Frozen Heat - 4º libro

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por Zeny_Mackenzie el Sáb Mar 23, 2013 4:07 am

Me gusta, el primer capítulo es interesante. Flipé mucho con el final de Aumenta el calor.

______________________
avatar
Zeny_Mackenzie
Moderador
Moderador

Mensajes : 1226
Fecha de inscripción : 07/06/2011
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por qwerty el Sáb Mar 23, 2013 10:04 am

No me di cuenta que se toqué alguna techa y no llegué a subir todo el capítulo completo. Dejo lo que falta:


—Dejémoslo en quince años.

Nikki volvió a besarle y a continuación le tocó las dos piernas.

—Ah, por cierto, ha merecido la pena esperar.
Y se fue a trabajar.





La escena del crimen la pillaba de camino al trabajo, de manera que, en lugar de ir hasta la comisaría 20 primero para coger un coche y luego volver, Heat se bajó del tren B una parada antes en la calle 72 y fue andando. Los artificieros habían ordenado cerrar el tráfico comomedida de precaución ya en la avenida Columbus, y cuando Nikki salió del metro cerca del edificio Dakota, se encontró con un atasco de auténtica pesadilla que llegaba hasta Central Park. Cuanto antes terminara su investigación antes terminaría el suplicio de los conductores, así que apretó el paso, pero sin dejar de observarlo todo.

Como siempre que se acercaba a un cadáver, la detective Heat centró todos su pensamientos en la víctima. No hacía falta que Rook le recordara cuántos homicidios se cometían en la ciudad cada año, era su firme propósito impedir
que las cifras le hicieran olvidar el valor de una vida humana. O que la acostumbraran al impacto de la muerte en amigos y seres queridos. Para ella esto no eran frases hechas o eslóganes publicitarios.Nikki había tenido ocasión de vivirlo en primera persona cuando sumadre fue asesinada. Aquella pérdida no solo la había llevado a cambiar su carrera universitaria por la de justicia criminal, también la había convertido en la clase de policía que era. Diez años más tarde, el caso de su madre seguía sin estar resuelto, pero la detective continuaba firme en su defensa de cada víctima, una por una.

Al llegar a la 72 con Columbus se abrió camino entre el nudo de espectadores que se había congregado, muchos de ellos con los móviles en alto, documentando su proximidad al peligro para después jactarse de la experiencia en sus páginas de Facebook. Nikki hizo ademán de sacar su placa para enseñársela al agente de uniforme que estaba en la barrera, pero este reconoció el gesto y la saludó fraternalmente con la cabeza antes de que tuviera tiempo de hacerlo. Podía haber ido por la calzada, desierta, pero se mantuvo por la acera. Aunque ya era una poli veterana, le inquietaba la visión de una avenida del centro de Manhattan completamente cerrada en plena hora punta de la mañana. También las aceras estaban vacías, a excepción de los coches patrulla que mantenían la zona despejada. La calle 71 también estaba cerrada al paso con borriquetas y, a unas cuantas casas al oeste, había una ambulancia aparcada delante de un edificio municipal que había perdido su fachada de ladrillo en el terremoto. Nikki dejó atrás uno de los fresnos que crecían en la acera y por entre sus ramas en flor vio a cientos de mirones asomados a las ventanas y a las escaleras de incendios. Lo mismo ocurría al otro lado de la avenida Columbus. Conforme se acercaba a la escena del crimen, el ruido que hacían los distintos vehículos de emergencias convocados resonaba en un envolvente fragor en la piedra de los edificios de apartamentos.

La brigada de artificieros estaba allí con su unidad blindada aparcada en el carril central de la avenida. Por si hacía falta detonar alguna cosa. Pero desde casi veinte metros de distancia Heat supo, por el lenguaje corporal, que los servicios de emergencia ya habían descartado ese peligro. Por encima de los techos de las furgonetas y de los coches de policía atisbó a su amiga Lauren Parry caminando alrededor de la puerta trasera de la puerta de carga abierta de un camión de transporte. Iba vestida con el mono de médico forense. Después se agachó y Nikki la perdió de vista.

Raley y Ochoa, de su brigada, se separaron de un hombre negro de mediana edad con gorra de lana y anorak verde al que habían estado interrogando junto al coche de bomberos número 40 y fueron a su encuentro.

—Detective Heat.

—Detectives Roach—dijoNikki, empleando el apodo amistoso que contraía los nombres de Raley yOchoa en una sola y cómoda sílaba.

—Supongo que habrás llegado sin problemas —dijo Raley, y no era una pregunta, puesto que no esperaba que Heat pudiera tener problemas con algo así.

—No, mi línea de metro funciona, pero he oído que están inspeccionando la N y la R en el tramo que pasa por debajo del río.

—Igual que la Q desde Brooklyn—dijo Ochoa—. Yo la he cogido justo antes, en cambio en Times Square la situación era surrealista. Como una película de Godzilla, con gente corriendo y chillando como loca.

—¿Tú lo has notado?—preguntó Raley.

Nikki revivió el momento en su cerebro y dijo:

—Sí, claro.—Intentando parecer despreocupada.

—¿Qué estabas haciendo cuando pasó?

—Gimnasia.

No era del todo mentira. Ladeó la cabeza señalando a la unidad acorazada de los artificieros.

—¿Qué tenemos aquí y a qué se debe el despliegue de heavy metal?

—Por lo visto la cosa ha empezado con un paquete sospechoso.— Ochoa fue hasta la primera página de su bloc de notas—.Un repartidor de alimentos congelados...Es ese de allí...

—... El de la chaqueta verde —añadió su compañero completando el habitual dueto.

—Abrió la puerta de atrás del camión para sacar unas alitas de pollo y unas hamburguesas para la deli esta de aquí. —Hizo un pausa para queNikki pudiera echar un vistazo al escaparate de All in Bun, donde un trío de cocineros con pantalones y delantales de cuadros estaban apoyados en el mostrador haciendo tiempo hasta la hora del cierre—. Apartó un cartón y se encontró con que había una maleta entre las cajas.

—Y supongo que la campaña del Departamento de Seguridad Nacional de «Si ves algo sospechoso, dilo» está funcionando— continuó Raley—. Así que el tipo salió pitando y llamó al 911.

—Los servicios de emergencia se ponen en marcha y mandan al amigo Robocop a ver qué pasa. —El detective Ochoa invitó aHeat a seguirlo dejando atrás el robot de control remoto de la brigada de artificieros—. El robot olisquea un poco, hace una foto y nada, negativo. Ni rastro de explosivos. Pero, bueno, el artificiero llevaba puesto el traje, así que (con toda la cautela del mundo) abrió el cierre y se encontró con que dentro de la maleta había un cadáver.

Unos pocos metros a su espaldaNikki oyó al detective Feller.

—Por eso yo nunca facturo. Lo de facturar es muerte segura.

Nikki volvió la cabeza y vio la sorpresa en la cara del detective mientras que los dos policías uniformados que constituían su audiencia reían.Había estado hablando en voz baja, pero no lo bastante. Feller se puso aún más colorado cuando Nikki dejó a Raley y Ochoa para ir a hablar con él. Los agentes de uniforme también desaparecieron, dejándolos a solas.

—Oye, lo siento.—Y trató de arreglarlo con un amago de sonrisa y una carcajada disimulada que a Nikki siempre le recordaba al actor John Candy—. Me parece que eso no tenías que haberlo oído.

—Ni yo ni nadie. —Hablaba con tan calma, con tal dominio de sí misma y sin delatar sentimiento alguno que alguien que hubiera pasado por allí habría pensado que no eranmás que dos detectives intercambiando observaciones—. Echa un vistazo, Randy.Más seria no puede ser la cosa. Esto es la escena de un crimen, mi escena del crimen, y no el club de la comedia.

El detective asintió.

—Sí, ya sé que me he pasado.

—Otra vez—apuntó Nikki. Randall Feller, eterno payaso de la clase, tenía la fea costumbre de hacer el indio en las escenas de un crimen. Era una costumbre fea en un por lo demás excelente detective, quien, junto con Rook, había resultado herido salvándole la vida en aquel muelle. El humor negrísimo de Feller tal vez resultara apropiado en los años que pasó en la División de Operaciones Especiales, patrullando toda la noche de incógnito al volante de un taxi en el mundo machote y sin ley de la Asociación de Taxistas de Nueva York, pero no en la brigada que dirigía Nikki Heat. Por lo menos no dentro de la zona precintada. Aquella no era la primera conversación que mantenían sobre el tema desde que Feller había sido trasladado a su unidad de homicidios después de recibir el alta médica.

—Lo sé, lo sé. Es que me sale sin pensar.—Nikki sabía que lo decía de verdad y que no tenía sentido insistir—. La próxima vez lo pensaré pero no lo diré, lo prometo.

Heat asintió ligeramente con la cabeza y siguió su camino hasta el camión de reparto. Desde la acera, una vez situada frente a la puerta, tuvo que inclinar la cabeza hacia atrás para ver a Lauren Parry, acuclillada sobre la cámara frigorífica. Las pilas de cajas de cartón situadas más al fondo sudaban por efecto de la condensación, algunas hasta tenían incrustados brillantes cristales de hielo en los laterales. Incluso con el motor de la cámara de refrigeración apagado, Heat notó una bofetada de aire frío en la cara. A la altura de la rodilla de Lauren, una maleta rígida de color azul grisáceo estaba abierta con la tapa doblada hacia arriba, lo que impedía a Nikki ver su contenido. Dijo:

—Buenos días, doctora Parry.

Su amiga se giró para mirarla y sonrió. Entonces dijo:

—Eh, detective Heat.

Esta se fijó en que su aliento formaba nubecillas de vapor.

—Me parece que tenemos un caso complicado.

—¿Y cuándo no?
La forense movió la cabeza de un lado a otro sopesando el comentario y pensando que estaba de acuerdo con él.

—¿Te cuento lo más importante?

—Estaría muy bien, para empezar.—Nikki sacó su cuaderno de notas, delgado y de espiral, como los que usan los reporteros; encajaba a la perfección en el bolsillo de su americana.

—Mujer sin identificar. Sin documentación, cartera ni joyas. Edad aproximada: sesenta y pocos años.

—¿Causa de la muerte?—preguntó Heat.

Los ojos de Lauren Parry abandonaron su carpeta y se posaron en su amiga.

—¿Por qué sabía que esa iba a ser tu siguiente pregunta? —Miró el interior de la maleta y prosiguió—: Todo lo que te diga es provisional.

—¿Por qué sabía que esa iba a ser tu respuesta? —la imitó Nikki.

La forense sonrió de nuevo y de las aletas de su nariz salieron pequeños hilos de vapor.

—¿Por qué no subes y te enseño lo que me he encontrado?

La detective Heat se puso unos guantes y trepó por la rampa de metal desde la calzada al interior de la parte trasera del camión. Cuando estuvo dentro, su vista se detuvo por un momento en la maleta y al hacerlo sus dientes entrechocaron de frío. Lo atribuyó al cambio de clima..., a cambiar una suave mañana de abril por un frío propio de enero dentro de la cámara frigorífica...

Decidió no pensar en el frío.

Lauren se puso de pie para hacer sitio a Nikki, de manera que pudiera echar un vistazo al cadáver.

—Ya veo lo que querías decir—dijo esta.

El cuerpo de la mujer estaba congelado. Cristales de hielo como los de las cajas de carne picada de buey, pollo y palitos de pescado brillaban en su rostro. Vestida con un traje de chaqueta gris claro, había sido colocada en posición fetal y encajada dentro de la maleta, donde yacía de lado. Lauren hizo un gesto con el capuchón de su bolígrafo hacia la mancha de sangre escarchada que cubría la parte trasera del traje.

—Todo apunta a que esa fue la causa de la muerte. Es una perforación importante hecha lateralmente en la parte posterior del tórax. A juzgar por la cantidad de sangre, el cuchillo penetró entre las costillas y alcanzó el corazón.—Heat tuvo esa incómoda sensación de déjà vu que la asaltaba cada vez que veía una de aquellas heridas. Sin embargo no hizo comentario alguno y se limitó a asentir y a cruzar los brazos para combatir la carne de gallina, causada sin duda por la refrigeración a pesar de la americana—. Como está congelada no puedo darte mi informe preliminar de siempre. Ni siquiera puedo estirarle los brazos y las piernas para buscar otras heridas, traumatismos, indicios de defensa propia, rígormortis, etcétera. Podré hacerlo, claro, pero ahora mismo no.

Nikki siguió con la vista fija en la mujer acuchillada y dijo:

—Supongo que hasta será complicado determinar la hora de la muerte.

—Eso desde luego, pero no te preocupes. Cuando me ponga a trabajar con ella en el laboratorio podré hacerme una idea—dijo la forense. Y a continuación añadió—: Suponiendo que no tenga que volver aquí por algo relacionado con el terremoto.

—Por lo que he oído, son casi todos heridos leves y pacientes ambulatorios.

—Me alegro—dijo Lauren—. ¿Estás bien?

—Muy bien. Es que no me esperaba que iba a necesitar un jersey hoy.

—Supongo que yo estoy más acostumbrada al frío

—Lauren le quitó el capuchón al bolígrafo—. ¿Te importa si tomo algunas notas mientras tú te pones con lo tuyo?

Parry y Heat habían trabajado juntas en suficientes casos como para conocer las costumbres y las necesidades de cada una. Por ejemplo, Lauren sabía que en toda escena del crimen lo primero que Nikki hacía siempre era inspeccionarla desde todos los ángulos posibles con lo que ella llamaba «ojos de principiante». A su entender, el problema de los detectives veteranos era que, después de años y años de casos, incluso los mejores caían víctimas de la costumbre y perdían frescura. Por paradójico que pareciera, la experiencia actuaba en su contra y embotaba sus dotes de observación. Si alguien le pregunta a un trabajador de una refinería si no le molesta el mal olor, dirá: «¿Qué olor?». Pero la detective Heat recordaba a la perfección sus sensaciones en los primeros homicidios que había investigado. Cómo se fijó en todo y después siguió buscando. Cómo cada pedazo de información era potencialmente importante. Nada debía pasarse por alto. La experiencia del asesinato de su madre le permitía adoptar un enfoque empático en la escena de un crimen, pero además es que estaba convencida de que había que mantener dicho enfoque siempre fresco y no convertirlo en un mero ritual. Como a menudo recordaba a los miembros de su brigada, la clave es estar atento al momento y a lo que se está percibiendo.

Sus ojos le decían que lo más probable era que el camión no fuera la escena del crimen. Tras recorrer el reducido espacio de la cámara frigorífica e iluminar con su linterna Stinger el suelo entre las cajas y las paredes, no encontró salpicaduras de sangre. Más tarde, cuando se hubieran llevado el cuerpo, la policía científica descargaría todas las cajas para realizar una inspección a fondo, pero Nikki estaba convencida de que la maleta había llegado allí con la víctima dentro y, posiblemente, ya muerta. La hora de la muerte y los tiempos de carga y descarga del camión ayudarían a confirmar su hipótesis. Aclarado esto, centró su atención en la víctima.

El cálculo de la forense Parry sobre la edad, sesenta y tantos años, parecía correcto. Llevaba el pelo favorecedoramente corto y apropiado para una mujer de negocios de esa edad y, a juzgar por las raíces que empezaban a revelar algo de gris y castaño en la raya, el color rubio miel, con leves mechas caramelo, indicaba dos cosas. En primer lugar que era unamujer con una posición económica desahogada que se preocupaba de su pelo lo suficiente como para pagar a un profesional para que se lo cortara y tiñera. En segundo lugar que, a pesar de ello, llevaba tiempo sin pasar por la peluquería. «¿Qué se lo habrá impedido?», escribió Nikki en su libreta. Las ropas también desprendían buen gusto. Talla pequeña. Compradas en unos grandes almacenes, pero de los caros. La blusa era de temporada y el traje gris era de una lana ligera y de corte funcional. Nikki tuvo la sensación de que no era tan caro como de buena calidad. No era el uniforme de una mujer que sale a almorzar, sino el de una que organiza almuerzos. Se acuclilló para estudiar la única mano que resultaba visible. Estaba parcialmente cerrada y metida debajo de la barbilla, de manera que no podía verla entera, pero lo que veía contaba una historia. Eranmanos que habían trabajado, fuertes sin ser musculosas, tampoco estropeadas por el exceso de tareas manuales. Los delgados dedos tenían esa fuerza que se encuentra en los tenistas y entusiastas del fitness. Reparó en una pequeña cicatriz en uno de los lados de la muñeca que parecía ser de hacía años, quizá incluso décadas. Se puso de pie y volvió a mirar a la mujer. Su cuerpo encajaba con el perfil de una corredora o una ciclista. Escribió una nota para acordarse de llevar su foto a gimnasios, a la asociación de corredores de Nueva York, a tiendas de bicicletas. Después volvió a agacharse para examinar una rozadura de tierra marrón oscura en la rodillera de los pantalones, que podría revelar algo sobre sus últimos momentos con vida. Lo apuntó también y a continuación se desplazó para mirar de cerca la herida de cuchillo. Confirmando su hipótesis de que había llegado muerta al camión, la mancha de sangre congelada formaba un amplio charco, como si se hubiera desangrado boca abajo. El ancho de la mancha indicaba un gran volumen y sin embargo no había demasiada sangre en el forro de la maleta, a excepción de manchas de abrasión en la tapa. Nikki iluminó con la linterna el punto donde la espalda de la víctima se encontraba con la bisagra interior de la maleta y vio solo manchas similares, sin indicios de hemorragia. Aquí, una vez más, cuando la sacaran, tendrían información más precisa, peroHeat iba haciéndose a la idea de que el asesinato se había perpetrado no solo fuera del camión, sino de la maleta.

Un indicador añadido sería buscar sangre en las bisagras y costuras de la maleta. Con cuidado de no tocar nada se arrodilló, apoyándose en el suelo de la cámara frigorífica para mantener el equilibrio, e inclinó la cabeza hasta casi tocar el suelo con una ceja. A continuación, despacio y metódicamente, recorrió con la luz de la linterna el borde inferior de la maleta de derecha a izquierda. Cuando la luz alcanzó la esquina izquierda dio un respingo. La visión se le volvió borrosa y de repente sintió vértigo. La linterna se le deslizó de la mano y cayó al suelo, junto a ella. Lauren dijo:

—Nikki, ¿estás bien?

En aquel momento era incapaz de decir nada. Notó unas manos que la cogían. Lauren le levantó la cabeza del suelo. Un par de técnicos en emergencias empezaron a subir la rampa, pero para entonces Nikki se había recuperado lo suficiente para sentarse y hacerles un gesto para que se marcharan.

—No, no. Estoy bien.No pasa nada.—Lauren se agachó a la altura de sus ojos para examinarla—. De verdad, estoy bien—dijo Nikki.

Pero a ojos de su amiga, su cara decía otra cosa bien distinta.

—Me has asustado, Nik. Me ha parecido que estabas en estado de shock o algo así.

Heat sacó las piernas fuera del camión y dejó que colgaran. Raley yOchoa se acercaron, seguidos de Feller.Ochoa dijo:

—¿Qué pasa, detective? Tienes cara de haber visto un fantasma.

Nikki se estremeció, esta vez no por la refrigeración. Se giró para mirar a su espalda, a la maleta, y después se volvió despacio hacia los demás.

—Nikki—dijo Lauren—, ¿qué pasa?

—La maleta—tragó con fuerza—lleva mis iniciales. Los detectives y la forense se miraron, perplejos. Por fin Raley dijo:

—No lo entiendo. ¿Cómo puede llevar esa maleta tus iniciales?

—Porque las grabé cuando era pequeña. —Los veía procesar la información, pero tardaban demasiado tiempo—. Esa maleta era de mi madre —añadió—. Su asesino la robó la noche en que murió.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por qwerty el Miér Abr 10, 2013 11:04 pm

Capítulo 2.

Nikki Heat entró en el espacio diáfano que hacía las veces de despacho del Departamento de Homicidios de la comisaría 20 con un paso decidido que dejaba pocas dudas a los detectives que se esforzaban por seguirle el ritmo de que se había recuperado, y de sobra, de la sorpresa de su descubrimiento.

- Reunión a las diez – les dijo a los miembros de su brigada mientras cruzaba la puerta. De camino a su mesa añadió-: Detective Ochoa, manda los datos de la mujer sin identificar con disparo en la cabeza a Personas Desaparecidas. Y ya de paso, incluye a los cuerpos de policía de Westchester, Long Island, Nueva Yersey y Faifield County. Detective Raley, limpia la pizarra blanca esa y saca otra más para que podamos trabajar con las dos a la vez. – Apartó un montón de papeles con mensajes y limpió el polvo procedente de los paneles de aislamiento acústico del techo que el terremoto de 5.8 había hecho caer como si fueran copos de nieve en su escritorio. Después tecleó en su ordenador y envió un correo a Lauren Parry, del Departamento Forense, con el mismo mensaje que le había dado de palabra quince minutos antes en la escena del crimen, a saber, que la interrumpiera en cuanto tuviera alguna información, por nimia que fuera, sobre el caso.

Nada más enviarlo, una taza de café apareció como por ensalmo sobre su calendario de sobremesa. Se giró en la silla y se encontró con el detective Feller enfrente.

- En vez de flores, acepta esto como disculpa por mi metedura de pata de esta mañana. Grande, con tres toques de avellana, si no me equivoco, ¿es así?

En realidad el café que Nikki bebía era grande, con leche desnatada y dos dosis de vainilla light, pero se limitó a decir:

- Más o menos – entendía que Feller quería hacer méritos, pero en aquel momento le preocupaban cosas más importantes que las modalidades de café - . Gracias y olvidemos el tema, ¿de acuerdo?

- No volverá a ocurrir.

En cuanto Feller se alejó, Nikki dejó la taza templada en una esquina de la mesa junto a los mensajes sin leer y empezó a hacer una lista de cosas por hacer en un bloc. Cuando había llenado un tercio de la página, escribió <> y se detuvo. Eso requería aprobación de su superior, un escollo al que no le hacía ilusión enfrentarse. Escudriñó las oficinas hasta el despacho acristalado del capitán, que daba a la zona donde trabajaba la brigada de Heat. El cristal también permitía que la brigada viera el interior del despacho, lo que creaba un efecto a escala real similar al de aquella película, Noche en el museo. El capitán Irons estaba dentro de la vitrina colgando su chaqueta en una percha. Heat sabía que a continuación iniciaría su ritual diario de remeterse la camisa blanca del uniforme, y de hecho lo hizo, como siempre intentando contener el michelín que le sobresalía por encima del cinturón.

- Perdone, capitán – dijo Heat ya en la puerta del despacho de éste -. ¿Tiene un minuto?

Siempre atento a las formas, Wallace Wally Irons hizo una pausa antes de invitarla a entrar, como si estuviera buscando alguna razón para no hacerlo pero no encontrara ninguna. No le pidió que se sentara y a Nikki no le importó. Cada vez que se sentaba frente a la mesa de Irons no podía evitar recordar al hombre maravilloso que la había ocupado hasta que lo mataron y Irons, un burócrata, fue nombrado para reemplazarlo. El capitán Irons no era el capitán Montrose y Heat estaba segura de que ambos eran conscientes de ello.

Para hacer la situación todavía más incómoda los altos cargos de Departamento de Policía de Nueva Yorl le habían ofrecido a Heat el puesto de Wally Irons después de que aprobara los exámenes de teniente con honores. Pero Heat se había desencantado con lo peor de la política administrativa que rodeó el proceso. Le hizo darse cuenta de cuánto echaría de menos las calles, así que no solo declinó quedarse con el puesto de Wally, sino que también rechazó la condecoración. Sin embargo, el hecho de que había estado a un pelo de ocupar el otro lado de aquella mesa hacía más que evidente la tácita fricción entre la detective y su superior. Tal y como ella lo veía, Irons era un burócrata superviviente más concentrado en su carrera que en hacer justicia, alguien a quien constantemente tenía que cuentear y superar en inteligencia para conseguir hacer su trabajo. Para Irons, Heat era parte del pacto fáustico que había firmado. Era una detective de increíble valía cuyo historial de resolución de casos le daba un aspecto de los más lucido a las estadísticas que Irons tenía que presentar en la sede central, pero lo cierto es que su competencia también lo dejaba en evidencia. En suma, que Nikki Heat era para Irons un recordatorio diario de todo lo que él mismo no era. Ochoa le había contado hacía poco a Nikki que había oído a Irons susurrarle al detective Hinesburg en la cocina: <>. Nikki le había quitado importancia y le había recordado a Ochoa que no le interesaban los cotilleos. Además aquello era algo que ya sabía sin necesidad de que se lo contaran. No hacía falta ser un detective genial para darse cuenta de que la situación era absurda. Vamos, que hasta Irons podía darse cuenta.

- Dicen que has hecho todo un descubrimiento esta mañana – dijo Irons, y parecía menos interesado en el descubrimiento en sí que en su red de informadores.

Nikki se limitó a exponerle el caso a grandes rasgos, describiéndolo como un homicidio múltiple que debía ser tratado como prioritario y que, sobre todo, requería de refuerzos desde el principio. El capitán levantó las manos con las palmas hacia ella.

- Eh, un momento, no tan deprisa. Entiendo tu interés personal por asignarle a esta caso código rojo, pero esos recursos extras habrá que justificarlos de alguna manera.

- Capitán, conoce las cifras que manejo. Nunca me excedo con las horas extras y…

- ¿Cómo que horas extas? – Negó con la cabeza -. ¿Así que no estamos hablando solo de traer agentes y detectives de otras brigadas, también de horas extras para tu equipo? ¡Madre mía…!

- Sería dinero bien empleado.

- Eso es fácil de decir. No sabes lo que es estar en este puesto. – Se dio cuenta del jardín en el que se estaba metiendo y dio marcha atrás -. Vamos, que para ti es fácil decirlo.

- Capitán, esto es muy gordo. Por primera vez en diez años tengo una pista nueva sobre el asesinato de mi madre. – Nikki había aprendido a nunca dar por sentadas las pocas luces del capitán, así que se lo explicó palabra por palabra-. La maleta robada es un vínculo directo entre los dos casos y estoy convencida de que si puedo encontrar al asesino de esta mujer sin identificar, también encontraré al de mi madre.

La expresión de Irons se suavizó y adoptó una mueca pastosa que quería ser compasiva.

- Mira, ya sé que este caso tiene muchas implicaciones personales para ti.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Tal como un programa de TV decía... "Y hasta aquí puedo leer" o escribir. Estos dos capítulos han sido publicado por los sitios oficiales para abrir boca. Dudo que saquen algo más.

Para leer el libro completo hay que adquirirlo en papel o e-book. También os recuerdo que antes de que se publicara nada en castellano, en el foro hay una traducción no-oficial de Calor Helado
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por 007Castle el Vie Abr 12, 2013 11:33 pm

A las que estéis traduciendo Frozen Heat os aconsejo que dejéis de hacerlo porque acaba de salir la traducción oficial de Suma de Letras (ayer mismito, yo lo he descubierto hoy); lo digo porque la que quiera ya se la puede comprar en la casa del libro (o en mi caso descargarla Very Happy Very Happy ) pero si queréis acabar vuestra traducción...
avatar
007Castle
As del póker
As del póker

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 17/12/2011
Edad : 23
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por Delta5 el Sáb Abr 13, 2013 12:26 am

Este libro está protegido por Copyright, por lo que no se puede copiar y subirlo al foro alegremente porque te pueden acusar de plagio.
Aunque aquí en España y otros países sea fácil conseguirlo, no todo el mundo tiene esta facilidad, y a muchos les será imposible. Nosotros seguiremos traduciendolo y subiendolo como hasta ahora, para beneficio del que lo necesite.


Última edición por Delta5 el Sáb Abr 13, 2013 9:10 am, editado 1 vez
avatar
Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10286
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por lastral el Sáb Abr 13, 2013 7:02 am

007Castle escribió:A las que estéis traduciendo Frozen Heat os aconsejo que dejéis de hacerlo porque acaba de salir la traducción oficial de Suma de Letras (ayer mismito, yo lo he descubierto hoy); lo digo porque la que quiera ya se la puede comprar en la casa del libro (o en mi caso descargarla Very Happy Very Happy ) pero si queréis acabar vuestra traducción...

Suele contestar a pocos foreros sobre sus opiniones ya que son suyas y este es un foro libre donde cada uno puede opinar lo que quiera, pero en este caso hare una excepcion. Lo que hagamos o no con las traducciones es nuestro problema y no el tuyo, ya sea dejar de hacerlo o seguir con ellas. Si de ti dependiera ya veo que no seguirias pero hemos decidido hacerlo por solidaridad por los que todavia no lo han conseguido y puede que no lo consigan.

A parte de eso, apoyo la contestacion de Delta5 en lo que respecta a porque no se puede subir el libro oficial.

avatar
lastral
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 747
Fecha de inscripción : 10/04/2011
Edad : 28
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por 007Castle el Sáb Abr 13, 2013 8:03 am

lastral escribió:
007Castle escribió:A las que estéis traduciendo Frozen Heat os aconsejo que dejéis de hacerlo porque acaba de salir la traducción oficial de Suma de Letras (ayer mismito, yo lo he descubierto hoy); lo digo porque la que quiera ya se la puede comprar en la casa del libro (o en mi caso descargarla Very Happy Very Happy ) pero si queréis acabar vuestra traducción...

Suele contestar a pocos foreros sobre sus opiniones ya que son suyas y este es un foro libre donde cada uno puede opinar lo que quiera, pero en este caso hare una excepcion. Lo que hagamos o no con las traducciones es nuestro problema y no el tuyo, ya sea dejar de hacerlo o seguir con ellas. Si de ti dependiera ya veo que no seguirias pero hemos decidido hacerlo por solidaridad por los que todavia no lo han conseguido y puede que no lo consigan.

A parte de eso, apoyo la contestacion de Delta5 en lo que respecta a porque no se puede subir el libro oficial.


Lastral, tranquilízate un poco, yo simplemente me he limitado a decir lo que me he encontrado, entiendo perfectamente que lo hagáis por solidaridad hacia otras personas que no puedan conseguir el libro, además de que lo último que he dicho, lo he dicho para evitarles pérdidas de tiempo a las traductoras pero, como tu muy bien has dicho, es VUESTRO problema. Respecto a lo del Copyright comentado por Delta5 os doy toda la razón. Cambio y fuera.
avatar
007Castle
As del póker
As del póker

Mensajes : 319
Fecha de inscripción : 17/12/2011
Edad : 23
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Frozen Heat - 4º libro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.