Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Sáb Jul 21, 2012 9:12 am

Tercer y último libro de la trilogía Nº1 de New York Times: A Bloody Storm

1er libro: A brewing Storm (publicado 1 Mayo)
2do libro: A Ranging Storm (publicado 3 Julio)
3er libro: A Bloody Strom (publicado 7 Agosto)



Todos ellos publicados en formato electrónico. Desconozco si llegarán al formato papel o versión castellana.
Espero que pronto suban los capítulos oficialmente y los cuelgo para ver cómo empieza el último libro.

Os recuerdo que se pueden comprar por amazon o... en fin. Hay gente que los ha conseguido por medios alternativos.


Última edición por qwerty el Mar Ene 08, 2013 8:30 am, editado 11 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Lun Jul 23, 2012 9:18 pm

Voy colgando los capítulos que salen oficialmente en la pagina de ABC. Si tengo un rato ya iré traduciendo algo.
De momento os dejo el original

CHAPTER 1

Ten miles outside Oxford, England
Present day
Flames from the engine licked across the Vauxhall’s undercarriage and raced like a firecracker
fuse toward gasoline squirting from the sedan’s ruptured gas tank.

Derrick Storm was fifty yards away when the tank exploded, causing an ear-punishing
explosion that sent the car’s steel carcass flopping into the air before it came crashing down.

Only moments earlier, Storm had deliberately driven the speeding Vauxhall off the
highway into the stone wall of an abandoned farmhouse, sending his passenger, a Croation vixen
named Antonija Nad, through the windshield. She had been pointing a pistol at Storm at the
moment of impact. Now her lifeless body was limp in the grass beside the burning car.

Storm had cheated death thanks to a seat belt, a driver’s air bag, the car’s crumple zone,
and Nad’s foolishness in not buckling up and in assuming that no one would be crazy enough to
nosedive into a wall at nearly a hundred miles per hour.

Storm wasn’t sure if his partner, FBI Agent April Showers, had been as fortunate as he
was.

She’d been a passenger in a Mercedes-Benz that Storm was chasing. Its driver, Georgi
Lebedev, was supposed to be taking Showers and a Russian oligarch to a hospital emergency
room. She had been shot in her right shoulder. Ivan Petrov had been gut-shot.

Rather than driving to an emergency room, Lebedev had turned in the opposite direction,
eventually pulling off the highway onto a dirt road and stopping under a grove of English oaks.

“April!” Storm yelled, as he hurried toward the parked sedan some forty yards away. He
was moving as fast as a thirty-year-old man, who’d just survived a crash, could. His knees
threatened to buckle. His entire body ached. Blood trickled from his ears. His skin shined with
sweat and smelled of fuel and motor oil.

“April!” he hollered again.

Blood.

He could now see it splattered inside the Mercedes’s windows. Storm tightened his grip
on the semiautomatic pistol that he’d retrieved from Nad’s corpse.

Whose blood was he seeing? And why had someone inside the vehicle opened fire on a
fellow occupant?

Ignoring the shrill ringing in his ears and his shocked senses, Storm struggled to make
sense of it all. The stunning and now dead Nad had been chief of security in charge of protecting
her wealthy boss. Even in Storm’s confused state, he realized that Nad had betrayed Ivan Petrov.
So had Lebedev, who was the wounded Petrov’s oldest and dearest friend. Gold—lots of it—had
turned both of them into modern day Judases.

Storm didn’t care about the gold. Only rescuing Showers. Assuming she was still alive.
Assuming it was not her blood that he was now seeing.

Even though he was in top physical shape, by the time Storm reached the sedan, he was
gasping for breath. He grabbed the car’s latch, raised his handgun, and jerked open the driver’s
door.

The top half of Lebedev’s body fell out. Half of his skull was missing.

That explained the blood.

Storm leaned into the car for a better look

Showers was in the passenger seat, with her head leaning against the passenger window.
She was clutching her Glock in her left hand.

“April!” Storm called.

She didn’t respond.

Grabbing Lebedev’s belt, Storm pulled the dead man’s body from the car and slipped
onto the blood-covered driver’s seat. He touched Showers’s neck and found a pulse. But it was
weak.

The touch of his fingers caused Showers to open her eyes. She gave him a faint smile.

“I knew you’d come for me,” she whispered. “I knew Nad wasn’t clever enough to kill
you.”

“Hold on! I’ll get you to the hospital,” Storm said. Glancing over the front seat, Storm
looked onto the dead eyes of Petrov. There was a bullet hole in his forehead, as well as his earlier
chest wound.

Storm started the car’s engine.

“Wait,” Showers sputtered. “The phone. Get it!”

“What phone?”

“Lebedev’s.”

Stepping from the car, Storm found the phone in Lebedev’s jacket. Since he was out of
the vehicle, he quickly opened the car’s rear passenger door and grabbed Petrov’s elephantine
legs. Someone had shot a bullet into Petrov’s foot. Storm pulled the three-hundred-pound carcass
from the Mercedes, leaving smeared blood on the leather seat.

Two lifelong friends, now killer and victim, lying next to each other under the oaks.

Back in the driver’s seat, Storm jammed on the car’s accelerator, causing the sedan to
rocket from under the trees.

“April! You can’t fall asleep!” he snapped. “Stay awake!”

“Sure thing,” she replied unconvincingly. Her voice was robotic.

Alternating his glances between the road leading to Oxford and her face, Storm saw
Showers chose her eyes and he knew that he was in danger of losing her. He reached over, put
his hand on her leg, and squeezed it.

Showers opened her eyes. “Hands off the merchandise,” she said.

Good. She still had a sense of humor.

“You wear a bullet well,” he replied.

But the truth was that she looked wretched. Her white skin was ghostly and her blouse
was stained red.

Showers was in shock and that could kill her. He needed to make her stay focused, to
keep her grounded in the moment.

“What happened here?” he asked. “Who shot whom?”

“Lebedev,” she said in a whisper, “shot Petrov. Something about gold.”

Storm knew about the gold. Sixty billion dollars’ worth smuggled out of the Soviet Union
before it collapsed. But he hadn’t told Showers. The CIA didn’t want the FBI to know about it.

“April,” he said, “if Lebedev killed Petrov, who shot Lebedev? Who killed him?”

“Too tired to talk now,” she moaned. “Later.”

“No, now, April,” he said sternly. “Did you shoot Lebedev or did Petrov kill him?”

“Me. He was going to kill me. Blame me for Petrov’s death.”

The gunshot in her shoulder had crippled her right arm. How had she outmaneuvered
Lebedev?

“He took my Glock from me. Used it to shoot Petrov,” she said. He noticed that she was
speaking in bursts, trying to concentrate and also save her breath. “He put my Glock on his lap.
Got his own pistol. Was going to shoot me. Tell everyone I shot Petrov. There was an explosion.
A noise.”

“That was me crashing into the farmhouse,” Storm explained. But he wasn’t certain if she
understood.

“Loud noise. Lebedev looked away from me. Turned his head. I seized my Glock. Left
hand,” she said, smiling. “Didn’t expect that. Shot up in his face.”

Storm asked: “Why did you tell me to grab Lebedev’s phone?”

“The gold. Longitude. Latitude. App. Memory card.”

“You shot him left-handed after you discovered where the gold is hidden!” he exclaimed.

“Outstanding! You’re really incredible.”

Through half-closed eyes and with an unsteady head, she replied, “I have my moments.”


avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por MDSea el Mar Jul 24, 2012 10:34 pm

Muy bueno, muchas gracias! Esperemos que salgan en Español que seria lo suyo. Tanto libro me vuelve loca.....
avatar
MDSea
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2045
Fecha de inscripción : 09/04/2012
Edad : 38
Localización : Granada

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Sáb Jul 28, 2012 4:07 am

Aquí la traducción del capítulo 1:
Una Tormenta Sangrienta

Capítulo1

Dieciséis kilómetros a las afueras de Oxford, Inglaterra

Día de hoy

Las llamas del motor lamían el contorno de todo el bastidor del Vauxhall y avanzaban como una mecha de un cohete de fuegos artificiales por los chorros de gasolina del depósito roto del sedán.

Derrick Storm estaba a cincuenta metros de distancia cuando el depósito explotó, causando una explosión ensordecedora que lanzó por los aires la carrocería metálica del coche antes de estrellarse definitivamente al suelo.

Sólo unos momentos antes, Storm había conducido deliberadamente el Vauxhall acelerado hacia un muro de una granja abandonada, lanzando a su pasajera, una vil croata llamada Antonija Nad, a través del parabrisas. Ella estaba encañonando a Storm en el momento del impacto. Ahora, su cuerpo sin vida yacía inerte sobre la hierba junto al coche en llamas.

Storm había engañado a la muerte gracias al cinturón de seguridad, el air-bag del conductor, la zona de deformación del vehículo, la necedad de Nad en no abrocharse el cinturón y por el supuesto de que nadie sería tan loco como para ir directamente contra un muro a casi ciento sesenta kilómetros por hora.

Storm no estaba seguro si su compañera, la agente del FBI April Showers, había sido tan afortunada como él.

Ella era pasajera del Mercedes-Benz que Storm estaba persiguiendo. Su conductor, Georgi Lebedev, se suponía que estaba llevando a Showers y a un oligarca Ruso a las urgencias de un hospital. Ella había recibido un disparo en el hombro derecho. Ivan Petrov había sido tiroteado.

En lugar de conducir a urgencias, Lebedev se volvió en dirección contraria, en un momento se desvió de la autovía hacia un camino de tierra y paró bajo una arboleda de robles Ingleses.

"April" gritó Storm, mientras corría hacia el turismo estacionado a unos cuarenta metros de distancia. Él se movía tan rápido como podía de un hombre de treinta años, que acababa de sobrevivir a un accidente. Sus rodillas amenazaban en doblarse. Todo su cuerpo le dolía. La sangre goteaba de sus orejas. Su piel brillaba con el sudor y el olor a gasolina y aceite de motor.

"April" gritó de nuevo.

Sangre.

Ahora podía ver las salpicaduras del interior de las lunas del Mercedes. Storm agarró más fuerte la pistola semiautomática que había recuperado del cadáver de Nad.

¿De quien era la sangre que veía? ¿Y por qué alguien de dentro del vehículo abrió fuego contra alguno de los ocupantes?

Ignorando el estridente zumbido de sus oídos y sus sentidos aturdidos, Storm luchaba para dar sentido a todo. La impresionante y ahora muerta Nad había sido la jefe de seguridad encargada de proteger su acaudalado jefe. Incluso en ese estado de confusión Storm, se dio cuenta que Nad había traicionado a Ivan Petrov. Así que estaba Lebedev, el cual era el amigo más antiguo y más querido del herido Petrov. Oro – a raudales – había convertido a ambos en unos Judas contemporáneos.

Storm no le importaba el oro. Sólo el rescate de Showers. Suponiendo que todavía siguiera viva. Suponiendo que lo que veía ahora no era su sangre.

A pesar de que él estaba en forma, Storm tardó en llegar al sedán, jadeaba por una bocanada de aire. Agarró la manilla del coche, levantó su arma, y abrió de golpe la puerta del conductor.

La mitad superior del cuerpo de Lebedev cayó fuera. La mitad de su cráneo había desaparecido.

Eso explicaba la sangre.

Storm se reclinó en el coche para ver mejor.

Showers estaba en el asiento del copiloto, con la cabeza apoyada contra la ventana. Ella esbaba agarrando su Glock con la mano izquierda.

"¡April!" llamó Storm.

Ella no respondió.

Agarrando el cinturón de Lebedev, Storm sacó el cuerpo del hombre muerto del coche y se deslizó en el asiento del conductor cubierto de sangre. Palpó el cuello de Showers y encontró pulso. Aunque era débil.

El toque de sus dedos provocó que Showers abriera los ojos. Ella le ofreció una leve sonrisa.

"Sabía que vendrías a por mí", susurró. "Sabía que Nad no era tan inteligente como para matarte."

"¡Aguanta! Te llevaré al hospital", pidió Storm. Pasando la vista sobre el asiento delantero, Storm dio con los ojos muertos de Petrov. Tenía un agujero de bala en la frente, igual al anterior balazo recibido en su herido pecho.

Storm arrancó el motor del coche.

"Espera", farfulló Showers. "El teléfono. ¡Cógelo!"

"¿Qué teléfono?"

"El de Lebedev".

Caminando desde el coche, Storm encontró el teléfono en la chaqueta de Lebedev. Desde el exterior del vehículo, rápidamente abrió la puerta de pasajeros de atrás y agarró a Petrov de sus enormes piernas. Alguien había disparado una bala al pie de Petrov. Storm sacó el cadáver de ciento cuarenta Kg del Mercedes, manchando de sangre el asiento de cuero.

Dos amigos de toda la vida, ahora asesino y víctima, yacían uno junto al otro bajo los robles.

Regresó al asiento del conductor, Storm pisó a fondo el acelerador del coche, haciendo que el sedán saliera a fondo de debajo de los árboles.

"¡April! ¡No te duermas! ", Imploró. "Mantente despierta!"

"Por supuesto", respondió sin convicción. Su voz era robótica.

Alternando su vista entre la carretera a Oxford y la cara de ella, Storm miró a Showers y sus ojos, supo que estaba en peligro de perderla. Se acercó, puso su mano sobre su pierna, y la apretó.

Showers abrió los ojos. "Quita la mano de la mercancía", contestó.

Eso era bueno. Todavía tenía sentido del humor.

"Llevas bien el tiro".

Pero la verdad era que se la veía miserable. Su blanca piel era fantasmal y la blusa estaba teñida de rojo.

Showers estaba en estado de shock y eso podía matarla. Necesitaba estabilizarla, mantener su conexión a tierra.

"¿Qué pasó aquí?", Preguntó. "¿Quién mató a quién?"

"Lebedev", dijo en un susurro, "Disparó a Petrov. Algo sobre oro"

Storm conocía la existencia del oro. Sesenta mil millones de dólares sacados clandestinamente de la Unión Soviética antes de que cayera. Pero él no le había contado nada a Showers. La CIA no quería que el FBI supiera de él.

"April", insistió "Si Lebedev mató Petrov, quién disparó a Lebedev? ¿Quién lo mató? "

"Demasiado cansada para hablar ahora", gimió ella. "Más tarde".

"No, ahora, April", dijo con severidad. "¿Disparaste a Lebedev o fue Petrov quien lo mató?"

"Yo. Él me iba a matar. Culpándome por la muerte de Petrov".

El disparo en su hombro había paralizado su brazo derecho. ¿Cómo había hecho ella para superar Lebedev?

"Cogió mi Glock. La usó para disparar a Petrov". Storm Se dio cuenta que estaba farfullando, intentando concentrarse y ahorrar aliento. "Puso mi Glock en sus rodillas. Cogió su propia pistola. Iba a dispararme. Contaría a todos que yo disparé a Petrov. Hubo una explosión. Un ruido".

"Eso fue cuando me choqué contra la granja" explicó Storm. Pero no estaba seguro si ella entendía.

"Gran ruido. Lebedev apartó la vista de mí. Giró la cabeza. Agarré mi Glock. Mano izquierda" dijo ella, sonriendo. "No se esperaba eso. Disparo súbito en su cara. "

Storm preguntó: "¿Por qué me dijiste que agarrara el teléfono de Lebedev?"

"El oro. Longitud. Latitud. App. Tarjeta de memoria."

"¡Le disparaste con la izquierda después de descubrir dónde ocultan el oro!" Exclamó. "¡Extraordinario! Eres verdaderamente increíble."

Con ojos entreabiertos y cabeza temblorosa, ella contestó: "Tengo mis momentos."


Última edición por qwerty el Mar Ene 08, 2013 8:45 am, editado 5 veces (Razón : Arreglar unos fallos de traducción)
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por luchymenenduca el Lun Jul 30, 2012 3:02 am

Pero los libros entonces no estan ni en papel ni en español????
avatar
luchymenenduca
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 03/03/2012
Edad : 21

Ver perfil de usuario https://sites.google.com/site/castleobsesos/

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Lun Jul 30, 2012 4:16 am

A ver... que yo sepa. Estos tres libros publicados este verano
A Brewing Storm
A Ranging Storm
A Bloody Storm
Pertenecen a "Los grandes éxitos del N.Y. Times"
Realmente estos libros los han publicado y lanzado en formato e-book. A un precio de 2,95 dólares cada uno.

CREO que no los van a publicar en papel porque era una promoción para e-book. Y en castellano... ni idea.

En cualquier caso, los libros de Castle oficialmente traducidos salen más o menos después de un año de haber salido en lengua anglosajona. Así que de haber traducción para castellano nos lo dirán oficialmente en unos meses.

Después de enterarme del nombre del primer capítulo de la temporada 5 "After the Storm" pensé en estos tres libros y que o tienen algún spoiler dentro de lo que será la temporada 5 o es una manera ¿subliminal? para que les compremos los 3 libros. Vamos... publicidad pura y dura con sólo decir el título del 5x01.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Lun Jul 30, 2012 6:48 am

2º Capítulo (si las previsiones son iguales tendremos 3 capítulos colgados públicamente por ABC)

CHAPTER 2

The Mercedes’s GPS directed him to the emergency room at the John Radcliffe Hospital on the east side of Oxford. Storm bolted inside.

“I have a gunshot victim in the car!” he announced. “She’s bleeding. In shock. But conscious!”

An intake clerk grabbed a phone, and within seconds an emergency assessment unit came rushing from behind double metal doors. An attendant pushing a “trolley bed” ran behind a triage trauma nurse and a physician’s assistant. The three of them followed Storm to the still-running Mercedes, where he helped the attendant lift Showers onto the cart while the nurse and the medic worked on her.

“She allergic to any medicines?” the nurse asked.

“Don’t know,” he replied.

“How’d this happen?” she asked.

“She was shot at a protest rally at Oxford this morning.”

“We’ve already had three others come through here who were in the crowd. Why are you so late?”

“Got lost.”

The nurse noticed the blood on the interior of the car windows and also on him. “We’ll take it from here,” she said. “You need to sign in.”

As they hurried by the intake desk, Storm overheard the nurse say, “Call Security.” Before the receptionist could lift her phone, Storm handed her Showers’s FBI business card.

“Left my car running,” he said. “Be right back.”

“Wait,” she called after him. “There are forms—”

But he was already speeding away from the hospital.

From behind the wheel, Storm called Jedidiah Jones, the director of the National
Clandestine Service at CIA headquarters in Langley, Virginia. “Showers has been shot,” he said. “Just dropped her at the John Radcliffe emergency room in Oxford, England. You need to call.”

“I’ll put the FBI in touch with the hospital. They have her medical information from her personnel file,” Jones replied. “I’ll let our London embassy know. They’ll get people out there. What about you?”

“Only bruises.”

Storm recapped the morning’s events at the Oxford rally and later under the English oaks.

Jones listened without interrupting and then said, “Obviously, Georgi Lebedev was a traitor in Petrov’s camp. He was keeping Russian President Oleg Barkovsky informed about what Petrov was doing.”

Once former pals, Barkovsky and Petrov had turned against each other after the oligarch had criticized the Kremlin leader in public. A furious Barkovsky had forced Petrov to flee Russia and had later sent assassins to kill him in England.

Jones said,” It all makes sense now. President Barkovsky must have bribed Lebedev. Because Petrov trusted Lebedev like a brother, he wouldn’t have suspected that he would turn on him.”

Storm said, “There’s more. Showers found out where the gold is hidden.”

“She did? Only Petrov knew its location, and he’d refused to tell anyone. How’d she pull that off?”

“Judging from the bullet hole in Petrov’s foot, I’m guessing Lebedev forced the issue. Lebedev must have threatened him in the parked car. He probably said he wouldn’t drive him to a hospital for his chest wound unless he spilled his guts—pun intended—about the gold. When Petrov refused, Lebedev showed him how serious he was. Showers was in the front seat during all of this and overheard their entire exchange. I’ll send you the longitude and latitude coordinates for the gold from Lebedev’s cell phone after I ditch this car.”

“Delete them after you send them to me,” Jones said, adding, “Do you need a cleaner?”

“Too late,” Storm said. “I’m sure the car explosion has attracted a crowd by now.”

“I’ll call MI-6 and have the FBI pull strings with Scotland Yard. Both owe us. But it would be best if you disappeared. Hold on for a moment.”

Jones was off-line for less than a minute. When he returned, he said, “About forty miles south of Oxford is a town called Newbury. There’s a U.S. Air Force operation there under the command of the 420 Munitions Squadron. I’m arranging a military flight to get you out of England into Germany and then home. Best to avoid commercial flights and passport controls. How soon can you get to Newbury?”

“An hour or less unless I get stopped.”

“Don’t. At least not before you send me those coordinates.”

Jones had his priorities. Gold. Then Storm.

“Call me later,” Storm said, “about April.”

“April? She your girlfriend now?”

“Agent Showers,” he said, correcting himself. “And she’s not my girlfriend. She’s my partner.”

“ Right,” Jones said skeptically.

“Just make sure someone gets to that hospital.”

Hanging up, Storm used the Mercedes’s GPS to direct him to the closest shopping mall: Templars Square, less than four miles away. He parked in the garage across the street, leaving his blood-covered jacket in the car. Storm wasn’t worried about trace evidence. He’d been dead, at least officially, for four years. The CIA had helped him “die” and vanish from the grid. He’d been happily living in Montana when Jones summoned him back for what was supposed to be a simple kidnapping investigation. If Scotland Yard or Interpol found traceable evidence in the bloody Mercedes, their investigators would compare the findings to records of living suspects. No one searched a cemetery for a killer.

In the parking garage’s second-floor stairwell, Storm paused to examine Lebedev’s cell phone. He found the directional app and forwarded the coordinates on it to Jones. As a backup, Storm also sent them to his own private cell phone. Satisfied, he deleted the app but kept Lebedev’s phone for delivery to the tech experts at Langley. Who could tell what else it might contain?

Exiting the garage, Storm entered the shopping mall and went immediately into a public toilet to wash blood from his hands. He had it on his slacks, too, but they were black, so the stains were not so noticeable. He left the toilet and bought a pair of slacks and a shirt in a nearby clothing shop, then returned to the men’s room to change.

Outside the mall, he flagged a taxi at the corner of Crowell and Hackmore Streets.

“Where to?” the hack driver asked.

“Air base at Newbury.”

“That’s a long ride, mate,” he said, giving Storm a curious look.

“Got into a fight with my girl inside the mall,” Storm improvised. “She won’t drive me back to the base. She’s Irish, and if I’m late, it’ll be my head.”

“Birds—or in the States I guess you call ’em broads,” the driver said. “The nationality don’t matter. They’re all a bit loony. We’re off to Newbury.”

They’d gone about a mile when the cabbie started talking.

Storm leaned back his head and closed his eyes. He didn’t want conversation.

“You heard about the shootings at Oxford this morning, didn’t you?” the driver asked. “All over the radio. Three men started shooting at some Russian speaking at a rally. People got hurt.”

“I’ve got a twelve-hour shift waiting for me and a girl kicking my balls,” Storm replied. “I don’t need to hear about someone else’s problems.”

The cabbie chuckled. “Then you take a little nap and leave the driving to me.”

About forty minutes later, the cab arrived at the air base gate. Storm paid the sixty-dollar fare and then handed the driver another twenty. “My Irish girlfriend happens to be married,” he explained. “I’d like to have a face that is easy to forget.”

The driver pocketed the bills. “You Yanks all look alike to me, mate.”

Storm was about to board a flight an hour later when his cell phone rang.

“She’s out of surgery,” Jones said. “The prognosis is good. A car will be waiting when you land.”
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por Beckett el Lun Jul 30, 2012 10:20 am

Lo menos que podrían hacer es recopilar los tres en uno sólo, tengo entendido que la historia está separada en tres ebooks. Si no es así serán 3 relatos extremadamente cortos no?

avatar
Beckett
As del póker
As del póker

Mensajes : 484
Fecha de inscripción : 12/01/2011
Edad : 27
Localización : Barcelona

Ver perfil de usuario http://piojilloblanco.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Miér Ago 01, 2012 7:07 am

Si no he cometido fallos garrafales aquí tenéis el segundo capítulo traducido

CAPÍTULO 2

El GPS del Mercedes le dirigió a la puerta de urgencias del Hospital John Radcliffe en el lado este de Oxford. Storm entró atropelladamente.

"¡Tengo una víctima de disparo en el coche!", Avisó. "Se está desangrando. ¡Está en shock! ¡Pero, consciente!"

El recepcionista de admisión agarró un teléfono y en cuestión de segundos una unidad de evaluación de emergencias llegó corriendo desde detrás de las puertas dobles de metal. Un asistente empujando una camilla corría tras una enfermera de triaje de trauma y un asistente médico. Los tres siguieron a Storm al Mercedes que aún estaba en marcha, donde ayudó al asistente a alzar Showers sobre la camilla. Mientras, enfermera y médico trabajaban en ella.

"¿Es alérgica a algún medicamento?", Preguntó la enfermera.

"No lo sé", respondió.

"¿Cómo pasó esto?", Preguntó ella.

"La dispararon en una manifestación de protesta en Oxford esta mañana."

"Ya hemos tenido por aquí otros tres que estaban en la multitud. ¿Por qué llegas tan tarde? "

"Se perdió".

La enfermera advirtió la sangre en el interior de las ventanas del coche y sobre él. "Seguiremos desde aquí", dijo ella. "Tú necesitas firmar"

A medida que avanzaban por el mostrador de admisión, Storm oyó decir a la enfermera, "Llamad a Seguridad." Antes que el recepcionista pudiera levantar el teléfono, Storm alargó la identificación del FBI de Showers.

"Dejé mi coche en marcha", dijo. "Vuelvo enseguida".

"Espera", gritó tras él. "Hay formularios---"

Pero él ya estaba alejándose del hospital.

Tras el volante, Storm llamó a Jedidiah Jones, el director del Nacional Clandestine Service en los cuarteles generales de la CIA de Langley, Virginia. "Showers ha sido tiroteada", informó. "Acabo de dejarla en emergencias del John Radcliffe en Oxford, Inglaterra. Tienes que llamar."

"Voy a poner en contacto el FBI con el hospital. Ellos tienen su expediente clínico", contestó Jones. "Voy a poner al tanto a nuestra embajada en Londres. Podrán sacar gente de allí. ¿Y tú?"

"Sólo moratones."

Storm resumió los hechos de la mañana del mitin de Oxford y lo de más tarde, bajo los robles ingleses.

Jones escuchó sin interrumpir y luego comentó: "Obviamente, Georgi Lebedev era el traidor en el cuartel de Petrov. Mantenía informado al presidente de Rusia Oleg Barkovsky sobre lo que Petrov estaba haciendo. "

Antes antiguos amigos, Barkovsky y Petrov se habían vuelto el uno contra el otro después de que el oligarca criticara al líder del Kremlin en público. Un furioso Barkovsky había obligado a Petrov abandonar Rusia y más tarde había enviado sicarios para matarlo en Inglaterra.

Jones reflexionó: "Ahora todo tiene sentido. El presidente Barkovsky debe haber sobornado a Lebedev. Porque Petrov creía en Lebedev como un hermano, no había sospechado que se volvería contra él."

Storm interrumpió: "Hay más. Showers se enteró dónde está oculto el oro."

"¿Lo hizo? Sólo Petrov sabía su localización, y se negó a decírselo a nadie. ¿Cómo lo consiguió?"

"A juzgar por el agujero de bala en el pie de Petrov, supongo que Lebedev forzó la situación. Lebedev debió amenazarlo en el coche parado. Es probable que le dijera que no lo llevaba a un hospital por la herida en el pecho a menos que lo soltara todo - nunca mejor dicho - sobre el oro. Cuando Petrov se negó, Lebedev mostró lo serio que iba. Showers estaba en el asiento del copiloto durante todo esto y escuchó toda la conversación. Voy a enviarte las coordenadas de latitud y longitud para el oro desde el móvil de Lebedev. Después me desharé de este coche. "

"Bórralas después de que me las envíes", dijo Jones, quien añadió, "¿Necesitas un limpiador?"

"Demasiado tarde", contestó. "Estoy seguro que la explosión del coche ha atraído a una multitud."

"Voy a llamar al MI-6 y que el FBI tire de los hilos con Scotland Yard. Ambos nos deben favores. Pero sería mejor si desaparecieras. Espera un momento. "

Jones estuvo fuera de línea menos de un minuto. Cuando volvió, dijo, "A unas cuarenta millas al sur de Oxford hay una ciudad llamada Newbury. Hay un centro de operaciones de la Fuerza Aérea de EE.UU, bajo el mando del 420 Munitions Squadron. Estoy preparando un vuelo militar para que salgas de Inglaterra a Alemania y luego a casa. Lo mejor es evitar los vuelos comerciales y los controles de pasaportes. ¿Cuánto crees que llegarás a Newbury? "

"Una hora o menos a no ser que me pare."

"No lo hagas. Por lo menos no antes de que me envíes estas coordenadas".

Jones tenía sus prioridades. Primero el oro. Luego Storm.

"Llámame luego", dijo Storm, "Sobre April."

"¿De April? ¿Ahora es ella tu novia? "

"Agente Showers", dijo, corrigiéndose a sí mismo. "Y ella no es mi novia. Ella es mi compañera."

"Cierto", dijo Jones con escepticismo.

"Sólo asegúrese de que alguien llegue a ese hospital".

Al colgar, Storm utilizó el GPS del Mercedes para dirigirlo al centro comercial más cercano: Plaza de los Templarios, a menos de seis kilómetros de distancia. Aparcó en el garaje al otro lado de la calle, dejando su chaqueta ensangrentada en el coche. Storm no estaba preocupado por las pruebas de las trazas de sangre. Estaba muerto, al menos oficialmente, durante cuatro años. La CIA le había ayudado a "morir" y desaparecer de la red. Había sido feliz viviendo en Montana cuando Jones lo llamó para el regreso de lo que se suponía era una investigación de secuestro simple. Si Scotland Yard o la Interpol encontrara las evidencias en el Mercedes con sangre, sus investigadores compararían los resultados con los registros de los sospechosos vivos. Nadie buscaría un asesino en un cementerio.

En las escaleras del segundo piso del estacionamiento, Storm se detuvo para examinar el teléfono móvil de Lebedev. Él encontró la aplicación de la dirección y envió las coordenadas a Jones. Como copia de seguridad, Storm también se los envió a su propio teléfono móvil privado. Satisfecho, eliminó la aplicación, pero guardó el teléfono de Lebedev para entregarlo a los expertos en tecnología en Langley. ¿Quién sabe qué otra cosa podría contener?

Al salir del estacionamiento, Storm entró en el centro comercial y se dirigió inmediatamente a un baño público para lavarse la sangre de las manos. También tenía en sus pantalones, pero eran negros, por lo que las manchas no eran tan notables. Salió del aseo y se compró un par de pantalones y una camisa en una tienda de ropa cercana, y luego volvió a los vestuarios masculinos para el cambio.

Fuera del centro comercial, paró un taxi en la esquina de las calles Crowell y Hackmore.

"¿A dónde?", Preguntó el conductor.

"Base Aérea en Newbury".

"Eso es un viaje largo, colega,", dijo, mirando curiosamente a Storm.

"Me metí en una pelea con mi novia en el interior del centro comercial", improvisó Storm. "Ella no me va a llevar a la base. Es irlandesa, y si llego tarde, me cortan la cabeza."

"Pájaras - o en los Estados supongo que las llamaréis tipas", dijo el conductor. "La nacionalidad no importa. Están todas un poco locas. Nos vamos a Newbury. "

Había pasado cerca de kilómetro y medio, cuando el taxista comenzó a hablar.

Storm echó hacia atrás la cabeza y cerró los ojos. No quería conversación.

"¿Has oído hablar de lo ocurrido en Oxford esta mañana, verdad?", Preguntó el conductor. "Lo dicen todo por la radio. Tres hombres comenzaron a disparar contra algunos de habla rusa en un mitin. Hubo gente herida".

"Tengo un turno de doce horas esperándome y una niña tocapelotas", respondió Storm. "No necesito escuchar ningún problema de nadie.

El taxista se rió entre dientes. "Entonces hazte una pequeña siesta y déjame la conducción a mí."

Unos cuarenta minutos después, el taxi llegó a la puerta de la base aérea. Storm pagó la tarifa de sesenta dólares y luego entregó al conductor otros veinte. "Mi novia irlandesa se le ocurrió casarse", explicó. "Me gustaría tener una cara fácil de olvidar."

El conductor se guardó los billetes. "Para mí, vosotros los yanquis sois todos iguales, amigo."

Storm estaba a punto embarcarse en un vuelo una hora más tarde, cuando sonó su móvil.

"Ella está fuera de quirófano", dijo Jones. "El pronóstico es bueno. Un coche le estará esperando cuando aterrice".



Última edición por qwerty el Mar Dic 04, 2012 9:15 am, editado 3 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Miér Ago 01, 2012 7:50 am

Beckett escribió:Lo menos que podrían hacer es recopilar los tres en uno sólo, tengo entendido que la historia está separada en tres ebooks. Si no es así serán 3 relatos extremadamente cortos no?

He mirado los dos primeros y sí, se podría decir que los tres hacen juntos un Nikky Heat o algo menos. Son unas 100 o ciento y pico de páginas a letra extragrande de e-book
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Lun Ago 06, 2012 7:39 am

Ultimo capítulo publicado en la página oficial de ABC. En breve os la traduzco.
Para los que compren libros en Amazon. Recordaros que se vende por 2,89 a partir del 7 de Agosto.
CHAPTER THREE

“What’s today?”

Those were the first words coming from Agent Showers’s mouth when she awoke from the anesthetic.

“You was brought in yesterday morning, miss,” a nurse sitting next to her bedside answered. “I’m supposed to fetch our matron now. You’re quite the celebrity. You should see all the reporters hovering around, trying to get a story. They got cops at your door to keep them away. They told me not to talk to you, but I want you to know that I’m happy you’re okay, and I don’t want you to worry a bit, because I won’t tell anyone about your bloke.”

“My bloke?”

“Sure, your Steve,” she replied. “Isn’t he your bloke? I mean, I just assumed the way you was going on and on about him and mentioning his name. But don’t you worry, ma’am. Lots of people are as mad as a box of frogs when they’re gassed.”

“What did I say?” Showers asked.

“The truth is that it sounded a bit randy to me, you know. That’s why I’ll not be repeating it.”

“And you’re sure that I mentioned the name: Steve?”

“Oh, you did more than mention him. You had me blushing, but I’m really not one to gab.”

The nurse hurried from the room, leaving Showers to clear the cobwebs from her head. Obviously, she was in a hospital, which she presumed was in Oxford. Bandages covered her right shoulder, there was an IV in her left arm, and she was attached to a monitor that was tracking her heartbeat, temperature, and blood pressure. She felt a remote device at her side and pushed a button that raised the back of the bed with a loud mechanical whine. A pain immediately shot through her shoulder. Her head was throbbing and she needed to use the toilet.

The nurse returned with an older, gray-haired woman who was being followed by two men in business suits. One had an American flag in his lapel.

“I’m Rachel Smythe, head matron at the hospital, and these men are from the American embassy,” the matron said. “They insist on speaking to you. Do you feel up to it?”

“Who are you?” Showers asked the man with the flag lapel.

“FBI Special Agent Douglas Cumerford,” he replied, while reaching into his jacket to produce his credentials. “This is Thomas Goodman. He’s with the State Department.”

Goodman didn’t offer credentials, and Showers immediately suspected he worked for the CIA.

“Thank you, Ms. Smythe,” Showers told the matron. “I’m okay to speak to these two gentlemen.”

“I’ll be sending the doctor around dear,” Smythe said, “after these two officials are done. If you need anything, just push the remote buzzer.” She and the nurse exited.

“Glad you’re awake,” Cumerford said. “We need to brief you before the Oxford police and Scotland Yard take your official statement. Obviously, Ivan Petrov’s murder is making international headlines, and the shooting at the university rally is all over the BBC.”

“You’ve spoken to Washington about this?” Showers asked

“I’ve been on the phone with the director numerous times since you were brought into the hospital,” Cumerford said. “He sends his best wishes for a speedy recovery.”

Gordon removed an envelope from his navy blazer. “This is what we would like you to say in your official statement.” He handed it to her

“The director approved this?” she asked

Cumerford said, “He did. In fact, he said that you are not to deviate from the text. Say exactly what is written and offer nothing more. I’m going to be with you during all questioning, as your attorney.”

Gordon said, “We can’t stress how important it is for you to say only what has been written for you.”

Showers said, “And if I slip?”

“Don’t,” Cumerford replied. “The British media have been busy interviewing witnesses from the rally. They’ve told reporters three men started shooting at Petrov and his bodyguards. Two of the attackers had submachine guns. They killed Petrov’s two bodyguards, while the third gunman tried to assassinate Petrov, who’d just started his speech at the protest rally.”

Showers said, “That’s exactly what happened.”

Cumerford continued, “The witnesses told reporters that you drew your handgun and fatally shot the assailant nearest you. Meanwhile, an unidentified man tackled the attacker who was firing at Petrov and killed him. He then used that man’s pistol to shoot the third assailant, but not before that gunman fired his machine gun and wounded you.”

“That’s accurate, too,” Showers said, “except it wasn’t an unidentified man. It was Steve Mason. We’re working together. He’s got credentials issued by the State Department.”

Gordon replied, “Ms. Showers, there’s a bit of a problem when it comes to Mr. Mason.”

Cumerford jumped in. “It would be in the best interest of the Bureau and our country if the unidentified man who helped you yesterday remained exactly that. An unidentified man. The director would prefer that you not mention the name Steve Mason to anyone, including the Oxford police and the Scotland Yard detective who will be questioning you.”

“Read the statement,” Gordon said. “Stick to it.”

Cumerford added, “The media knows this unidentified man helped you into the Mercedes that was being driven by Georgi Lebedev and that Petrov was put into the backseat. Witnesses also described on the BBC how this mystery man and Petrov’s chief of security followed the Mercedes in a Vauxhall. That car was later found outside of town, where it had crashed. The bodies of Petrov, Lebedev, and Antonija Nad were found nearby. The Mercedes was later recovered in a parking garage at a local shopping mall. Hospital officials also have told the press that an unidentified man brought you into the hospital. The tabloids are calling him a Good Samaritan.”

“Steve Mason, Good Samaritan,” she said. “He’ll love that tag.”

Gordon said, “Let’s keep him faceless.”

Showers scanned the statement that Gordon had handed her. “You want me to tell the police that I blacked out while I was riding in the Mercedes and that I have no recollection of anything that happened from the moment that I left the rally until today when I woke up after surgery.”

“That’s right,” Cumerford said.

Showers said, “You’re telling me not to tell investigators what I observed inside the Mercedes. You don’t want me to describe how both Petrov and Lebedev ended up dead.”

In a stern voice, Gordon said, “You can’t comment because you were unconscious. Say that, and life will be easier for everyone.”

Showers asked, “Then how are you explaining the deaths of Petrov and Lebedev?”

“We’re not,” Gordon said.

“We don’t have to solve this case, Agent Showers,” Cumerford added. “These deaths are not an FBI problem. Just give the local authorities your statement. Our priority is to get you out of England as soon as you do that.”

“Before the police can blow holes in my story. Scotland Yard isn’t stupid,” she said. “When they identify the Vauxhall, they’ll know Steve Mason rented it.”

“Did he?” Gordon asked her. “Were you there with him?”

Showers realized that she hadn’t been at the airport when the car was rented.

“But there must be photographs of him somewhere,” she said. “This is Jolly Old England, home of cameras on every street corner. The emergency room here—surely, they have a picture of him bringing me in.”

Gordon smirked. “I believe the camera here and the ones outside the shopping mall all malfunctioned yesterday. It happens.”

Showers understood. Jedidiah Jones had worked his magic.

During the entire time that Storm and Showers had been in England, they had only been seen twice together. Once when they visited the Duke of Madison residence to interview Petrov and Lebedev, both of whom were now dead, and another when they got drunk at a local London pub. If their fellow pub revelers recognized Showers from the BBC and called the police, all they would be able to tell them was that she was drinking with a handsome Yank with brown hair and brown eyes who was in his thirties. That could describe anyone. Besides, by the time they called, she would be back in the USA.

Gordon said, “Let the British press and local cops come up with a plausible story.”

Cumerford said, “There’s speculation that Russian president Barkovsky is behind
Petrov’s murder. He’s denied it, of course. But he’s the media’s main target. Not the FBI or any other U.S. agency. That’s why the less said by you, the better. Save your explanations for when you are debriefed back in Washington.”

“And when will that be?”

“There’s a local detective and a Scotland Yard investigator waiting downstairs to question you,” Cumerford said. “We will let them in. You will give them your statement. As soon as they hear it and the doctor gives his okay, we will take you in an ambulance to a special flight home. I have been assigned to accompany you.”

“I’ll need a moment to use the bathroom,” she said. “Then I’ll lie to the investigators.”

Cumerford and Gordon exchanged nervous glances.

They expected her to take part in a cover-up. She knew when she began at the FBI that these things happened in government, and that she might be called on to lie someday. She hoped she’d never need to. Showers had run her own background investigation on the mysterious “Steve Mason” when they first met and he claimed to be a private detective. There were no records about him anywhere—no legitimate driver’s license, no private detective credentials. She had always known Steve Mason was not his actual name. It was a CIA legend. And Steve Mason had been careful not to give her any clues that might have helped her identify him. Until after they arrived in London. Until the night when they had gone on a long walk and ended up in a pub where they’d downed shots of whiskey and beers. She had told him about her father, a Virginia State Trooper who had been killed in the line of duty after stopping and fatally shooting two drugged-up predators who had kidnapped and raped a ten-year-old girl. Her father had saved that girl’s life. Her father was Showers’s hero, and when she asked Storm about his own father, he dropped his guard.

“My father was an FBI agent,” he’d said.

If that was true, it was start. She would begin investigating as soon as got back to Washington. It wasn’t much, but it was an opening. Jedidiah Jones had forced Steve Mason into her life. Judging from her loose tongue while under sedation, he had invaded her subconscious, too.

It was time for her to find out who this mystery man really was.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Mar Ago 07, 2012 12:27 am

Capítulo 3


"¿Qué día es hoy?"

Esas fueron las primeras palabras provenientes de la boca de la agente Showers cuando se despertó de la anestesia.

"La trajeron ayer por la mañana, señorita", respondió una enfermera sentada al lado de su cama. "Supongo que debo buscar ahora a nuestra supervisora. Es bastante célebre. Debería ver a todos los periodistas revoloteando alrededor, tratando de conseguir una historia. Tienen policías en su puerta para mantenerlos alejados. Me dijeron que no hablara con usted, pero quiero que sepa que estoy feliz de que esté bien, y no quiero que se preocupe ni un poco, porque no voy a decir a nadie sobre su “amigo”. "

"¿Mi amigo?"

"Claro, su Steve", respondió. "¿No es su novio? Quiero decir, Sólo lo asumí por la forma que te estabas comportando referente a él y diciendo su nombre. Pero no se preocupe, señora. Mucha gente está tan loca como una caja de ranas cuando andan bebidos".

"¿Qué dije?", Preguntó Showers.

"La verdad es que sonó un poco obsceno para mí, ¿sabes? Es por eso que no voy a repetirlo".

"¿Y estás segura de que mencioné ese nombre: Steve?"

"Oh, Hiciste algo más que llamarlo. Me hiciste sonrojar, pero realmente no soy una charlatana"

La enfermera salió corriendo de la habitación, dejando a Showers para aclarar las ideas de su cabeza. Obviamente, estaba en un hospital, supuestamente estaba en Oxford. Las vendas cubrían su hombro derecho, tenía una vía intravenosa en su brazo izquierdo, y estaba conectada a un monitor que seguía su ritmo cardíaco, la temperatura y la presión arterial. Vio un mando a distancia a su lado y apretó un botón que levantó a la parte de atrás de la cama con un fuerte quejido mecánico. Inmediatamente un dolor atravesó su hombro. Su cabeza palpitaba y necesitaba ir al baño.

La enfermera regresó con una mujer anciana y canosa que estaba siendo seguida por dos hombres en traje chaqueta. Uno de ellos tenía una bandera americana en la solapa.

"Soy Rachel Smythe, supervisora jefe del hospital, y estos hombres son de la embajada Estadounidense", dijo la supervisora. "Ellos insisten en hablar contigo. ¿Te sientes preparada?"

"¿Quiénes sois?" Preguntó Showers al hombre de la bandera en la solapa.

"Agente especial del FBI Douglas Cumerford", respondió, mientras rebuscaba en su chaqueta para presentar sus credenciales. "Él es Thomas Goodman. Del Departamento de Estado."

Goodman no presentó las credenciales, y Showers sospechó de inmediato que trabajaba para la CIA.

"Gracias, Sra. Smythe", dijo Showers a la supervisora. "Estoy bien para hablar con estos dos caballeros."

"Enviaré al doctor, cariño", dijo Smythe, “después de que estos dos oficiales hayan terminado. Si necesitas algo, basta con pulsar el timbre. "La enfermera y ella se marcharon.

"Me alegro de que estés despierta", dijo Cumerford. "Necesitamos informarte antes que la policía de Oxford y de Scotland Yard te tomen declaración oficial. Obviamente, el asesinato de Iván Petrov está en los titulares internacionales, y el tiroteo del mitin de la universidad está en todas partes de la BBC. "

"¿Has hablado con Washington acerca de esto?", Preguntó Showers.

"He estado en contacto telefónico con el director en numerosas ocasiones desde que te trajeron al hospital", aclaró Cumerford. "Te envía sus mejores deseos para una pronta recuperación"

Gordon sacó un sobre de su chaqueta azul marino. "Esto es lo que nos gustaría que dijeses en tu comunicado oficial." Entregándoselo.

"¿El director aprobó esto?", Preguntó ella.

Cumerford respondió: "Lo hizo. De hecho, él dijo que no te desviaras del texto. Di exactamente lo que está escrito y no expliques nada más. Estaré contigo durante todo el interrogatorio, como tu abogado."

Gordon añadió: "No podemos resaltar lo importante que es para ti declarar únicamente lo que se ha escrito para ti."

Showers preguntó: ¿"Y si tengo un desliz?"

"No lo harás", respondió Cumerford. "Los medios de comunicación británicos han estado muy ocupados entrevistando a los testigos de la manifestación. Les han dicho a los periodistas que tres hombres comenzaron a disparar contra Petrov y sus guardaespaldas. Dos de los atacantes tenían ametralladoras. Mataron a dos guardaespaldas de Petrov, mientras que el tercer hombre armado intentó asesinar a Petrov, quien acababa de comenzar su discurso en el mitin de protesta. "

Showers dijo: "Eso es exactamente lo que pasó."

Cumerford continuó: "Los testigos dijeron a los periodistas que tu giraste tu pistola y disparaste mortalmente a tu atacante más cercano. Mientras tanto, un hombre no identificado enfrentó al atacante que estaba disparando a Petrov y lo mató. A continuación, utilizó la pistola del hombre para disparar al tercer asaltante, pero no antes de que el hombre armado disparara su ametralladora hiriéndote."

"Eso es cierto, también", dijo Showers", salvo que no era un hombre no identificado. Era Steve Mason. Estamos trabajando juntos. Tiene credenciales expedidas por el Departamento de Estado."

Gordon respondió: "Srta. Showers, hay un pequeño problema cuando se trata de Mason."

Cumerford intervino: "Por el mayor interés de la Oficina y nuestro país sería mejor que el hombre no identificado que la ayudó ayer se mantuviera exactamente así. Un hombre no identificado. El director prefiere que no se mencione el nombre de Steve Mason a nadie, incluyendo a la policía de Oxford y al detective de Scotland Yard que va a interrogarte".

"Lea el comunicado," pidió Gordon. "Cumpla con él."

Cumerford añadió: "Los medios de comunicación saben que este hombre no identificado te ayudó a entrar en el Mercedes que era conducido por Georgi Lebedev y que Petrov estaba en el asiento trasero. Los testigos también describieron a la BBC cómo este hombre misterioso y la jefe de seguridad de Petrov siguió al Mercedes en un Vauxhall. Ese coche fue encontrado más tarde fuera de la ciudad, donde se había estrellado. Los cuerpos de Petrov, Lebedev, y Antonija Nad se encontraban cerca. El Mercedes se recuperó más tarde en un estacionamiento en un centro comercial local. Los trabajadores del hospital también han dicho a la prensa que un hombre no identificado te trajo al hospital. Los tabloides lo llaman el Buen Samaritano".

"Steve Mason, Buen Samaritano", repitió ella. "Le va a encantar esa etiqueta."

Gordon dijo: "Vamos a mantenerlo sin rostro".

Showers revisó el comunicado que Gordon le había entregado. "Quieres que le diga a la policía que me desmayé mientras viajaba en el Mercedes y que no recuerdo nada de lo ocurrido desde el momento en que dejé la manifestación hasta hoy, cuando me desperté después de la operación."

"Correcto", confirmó Cumerford.

Showers dijo: "Me estás diciendo que no diga a los investigadores lo que vi en el interior del Mercedes. No quieres que describa cómo terminaron muertos Petrov y Lebedev."

Con una voz dura, repitió Gordon: "No puedes decirlo porque estabas inconsciente. Digamos que, la vida será más fácil para todos. "

Showers preguntó: "Entonces, ¿cómo vas a explicar la muerte de Petrov y Lebedev?"

"No lo haremos", dijo Gordon.

"Nosotros no tenemos que resolver este caso, agente Showers", añadió Cumerford. "Estas muertes no son un problema del FBI. Sólo daremos a las autoridades locales tu declaración. Nuestra prioridad es sacarte de Inglaterra tan pronto como puedas."

"Antes de que la policía pueda encontrar agujeros mi historia. Scotland Yard no es estúpida”, añadió. "Cuando identifiquen el Vauxhall, sabrán que Steve Mason lo alquiló".

"¿Lo hizo?" Preguntó Gordon. "¿Estabas con él?"

Showers se dio cuenta de que ella no había estado en el aeropuerto cuando el coche fue alquilado.

"Pero tiene que haber fotografías de él en alguna parte", dijo. "Esta es la Vieja Alegre Inglaterra, hogar de las cámaras en cada esquina. Las urgencias de aquí, sin duda, tienen una foto de él trayéndome."

Gordon sonrió. "Creo que la cámara de aquí y todas las que están fuera del centro comercial, ayer no funcionaban bien. Eso ocurre".

Showers entendió. Jedidiah Jones había trabajado con su magia.

Durante todo el tiempo que Storm y Showers habían estado en Inglaterra, ellos sólo habían sido vistos dos veces juntos. Una vez, cuando visitaron la residencia del Duque de Madison para entrevistar a Petrov y Lebedev, los cuales estaban muertos, y otra cuando se emborracharon en un pub de Londres. Si sus compañeros juerguistas del pub reconocen a Showers en la BBC y llaman a la policía, lo único que podrían decirles es que ella estaba bebiendo con un yanqui atractivo con el pelo castaño y ojos marrones de unos treinta. Esto podría describir a cualquiera. Además, para cuando llamasen, ella estaría de regreso en los EE.UU.

Gordon añadió: "Dejemos a la prensa británica y a los policías locales con una historia plausible."

Cumerford dijo: "Hay especulaciones de que el presidente de Rusia Barkovsky está detrás de el asesinato de Petrov. Él lo negó, por supuesto. Pero él es blanco principal de los medios. No es el FBI o cualquier otra agencia de los EE.UU. Es por eso que cuanto menos digas, mejor. Guarda tus explicaciones para cuando se te interrogue de vuelta en Washington. "

"¿Y cuándo será eso?"

"Hay un detective local y un investigador de Scotland Yard esperando abajo para interrogarte", aclaró Cumerford. "Dejémosles entrar. Les das tu declaración. Tan pronto como la hayan oído y el médico dé su alta, te llevaremos en una ambulancia a un vuelo especial directo a casa. Me han asignado para acompañarte. "

"Necesitaré un momento para ir al baño", dijo ella. "Entonces mentiré a los investigadores."

Cumerford y Gordon intercambiaron miradas nerviosas.

Esperaban que ella tomara parte en el encubrimiento. Ella sabía cuando empezó en el FBI que estas cosas sucedían en el gobierno, y que podrían llamarla a mentir algún día. Ella esperaba que nunca hubiera necesitado hacerlo. Showers había hecho su propia investigación de antecedentes sobre el misterioso "Steve Mason" cuando se reunió con él por primera vez y afirmó ser un detective privado. No habían registros en ningún sitio acerca de él, sin licencia de conducir legítima, sin credenciales de detective privado. Siempre había sabido Steve Mason no era su nombre real. Era un seudónimo de la CIA. Y Steve Mason había tenido cuidado de no darle ninguna pista que podría haber ayudado a identificarlo. Hasta después de su llegada a Londres. Hasta la noche cuando dieron un largo paseo y terminaron en un pub donde habían volado chupitos de whisky y cervezas. Ella le contó sobre su padre, un policía del estado de Virginia que había sido asesinado en el cumplimiento de su deber después de parar y disparar mortalmente dos drogados que habían secuestrado y violado a una niña de diez años. Su padre había salvado la vida de la niña. Su padre era el héroe de Showers, y cuando preguntó a Storm sobre su propio padre, él bajó la guardia.

"Mi padre era un agente del FBI", había dicho.

Si eso era cierto, era un comienzo. Comenzaría una investigación tan pronto como regresara a Washington. No era mucho, pero era una abertura. Jedidiah Jones había forzado a Steve Mason a entrar en su vida. A juzgar por su palabrería mientras estaba bajo el efecto del sedante, también había invadido su subconsciente.

Era el tiempo de ella para encontrar quién era en realidad este misterioso hombre.


Última edición por qwerty el Mar Dic 04, 2012 9:16 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Vie Ago 17, 2012 11:50 pm

Capítulo 4

Clara Strike sonreía. Estaban desayunando en un café al aire libre en la ciudad de Nueva York en una hermosa mañana de verano. Storm estaba en una racha de mala suerte como detective privado intentando mantenerse un paso por delante de los acreedores. La noche anterior estuvo cerca de ser asesinado. Había estado mirando a través de una ventana en un parque de caravanas de mala muerte, grabando clandestinamente a un marido infiel en una situación comprometida. A Storm le había llevado cuatro meses localizar a Jefferson Grout, pero Storm era tenaz, aunque no encontró mucha satisfacción en eso. Había deseado una mejor clase de clientela - y mejores pagadores que las esposas cornudas. Dos paletos, vecinos del parque de caravanas lo habían visto y escapó mientras le tiroteaban. Un Grout enojado también disparó dos ráfagas. Pero Storm escapó. Clara Strike entró en su vida a la mañana siguiente, apareciendo en su oficina con una sonrisa sensual y una invitación seductora. Durante el desayuno, le explicó que Grout era en realidad un agente de la CIA convertido en corrupto. La agencia lo había estado buscando durante un año. El hecho de que Storm hubiese encontrado a Grout cuando la agencia no pudo, la impresionó. Grout fue entrenado, según sus propias palabras, para "bailar entre las gotas de lluvia". Ella preguntó por la ayuda de Storm y le deslizó un sobre sin marcar lleno de billetes de cien. Él había sido ingenuo esa mañana. Cogió su dinero y bromeando pidió una píldora venenosa, una cámara espía, un bolígrafo que fuera un arma y un jet invisible. Ella se rió a carcajadas. Su sonrisa todavía lo atormentaba. Todavía podía oler su perfume. Miró en su cara directamente. Una brisa matutina la despeinó. Ella estaba sonrojada. Se levantó de la mesa de café y se acercó a ella. Se inclinó y la besó con fuerza. Cuando levantó la vista, la miró a los ojos - sólo que no era el recuerdo de Clara Strike. Era la agente April Showers.

Los neumáticos del transporte militar golpearon la pista de aterrizaje, sacudiendo a Storm despertándolo. Había estado soñando. Clara Strike. April Showers.

Se frotó sus cansados ojos y sintió la barba en su mentón.

Había sido Clara Strike quien le había presentado a Jedidiah Jones, y fue Jones, quien le había hecho algo más que un detective privado. Jones lo había reclutado como agente. Un rastreador de hombres. Fue Jones quien lo envió a Tánger, donde había terminado herido, tendido en el frío suelo de baldosas sobre su propia sangre. Tánger había sido una trampa. Alguien dentro de la agencia había traicionado la operación.

Un Lincoln Town negro esperaba en la pista y lo llevó al cuartel general de la CIA.

"Te ves como la mierda." Dijo Jones cuando Strom se dejó caer en un sillón familiar al otro lado del escritorio del jefe de espías.

"Encantado de verte, también"

Jones cerró un archivo rojo brillante con el título "PROYECTO MIDAS" estampado en él. "Las cosas se pusieron un poco feas en Londres, pero lograste tu cometido. Encontraste el oro."

"En realidad, fue April Showers quien consiguió esas coordenadas," Le recordó Storm. "Y casi le cuesta la vida."

"Todo esto forma parte del juego", dijo Jones. "Ella es una gran chica".

"Es fácil de decir cuando tu culo está a salvo detrás de un escritorio".

Jones soltó una risita. "¿Crees que tengo esta cara bonita trabajando tras un escritorio?"

Era verdad. La nariz de Jones se había roto tantas veces que incluso el mejor cirujano plástico no podría haberla corregido.

"Vamos a lo que importa", dijo Jones. "Antes de que te fueras a Londres, te dije que habían otros como tú que vivían fuera de la red. La agencia ayudó a algunos de ellos a "morir". Otros simplemente desaparecieron en nuestra versión del programa de protección de testigos."

Jones repiqueteó su dedo contra el archivo "proyecto MIDAS". "Lo he encontrado periódicamente útil para llamar agentes de nuestro 'D o D' para llevar a cabo misiones que deben ser completamente imposibles de rastrear hacia esta agencia y hacia nuestro gobierno".
"D o D?"

"Desaparecidos o Difuntos."

"¿Quién asciende con esto?", Preguntó Storm.

Ignorándolo, Jones continuó: "Tratando de recuperar sesenta mil millones en lingotes de oro y otros objetos preciosos que alguna vez pertenecieron al Partido Comunista, definitivamente no es algo que queramos rastrear hacia la agencia o la Casa Blanca".

"Entiendo", dijo Storm. "Lo hablamos antes de partir a Londres. Técnicamente, el oro pertenece a los comunistas que todavía están corriendo por toda Rusia, y alguien que va de cacería para ello estaría operando como pirata de acuerdo con las leyes internacionales."

"Eso sería una posición que podría tomar la corte internacional", explicó Jones, "pero creo que un buen abogado podría argumentar que los líderes de la KGB robaron el oro cuando tenían soldados sacándolo de Moscú a hurtadillas, en la oscuridad de la noche, justo antes de que todo el país se bloquease. Cuando la Unión Soviética dejó de existir como entidad jurídica en 1991, también lo hizo el Partido Comunista Soviético, y dado que la KGB robó el oro, realmente no pertenece a nadie en este momento. "

"No creo que el Kremlin piense en quien se lo encuentra, se lo queda. Especialmente cuando estás hablando de sesenta mil millones".

"En particular cuando el país está siendo gobernado por el Presidente Barkovsky", añadió Jones. "Y él tiene acceso a armas nucleares y está incitando a una contienda. Es por eso que el gobierno de EE.UU. y la agencia se alejan de todo esto. No vamos a ir tras el oro, aunque la agente Showers descubrió dónde está oculto."

Storm miró a los ojos de Jones e insinuó: "Estás hablando oficialmente, ¿verdad?"

"Correcto. Oficialmente, no estamos interesados. Pero voy a enviarte y a otros tres operativos D o D tras él. "

"¿Y si digo que no?"

"Puedes hacer eso", aclaró. "Puedes regresar a Montana. Puedes volver a ser un don nadie sin cara que gasta sus días de pesca con mosca recordando aventuras pasadas mientras él deja escapar su talento y su vida. "

"Haces que suene agradable", dijo Storm.

"Vamos, Storm, ¿no es momento para que veas la realidad? Enfrentar el hecho de que tú no eres alguien que pueda vivir fuera de la red. Necesitas la acción, la emoción, el subidón de adrenalina. Además, dentro de tu corazón, eres alguien que se preocupa - no sólo ayudar a la gente, sino a tu país. Puedes ponerte esa máscara de tipo duro para gente como la agente April Showers, pero tú no me engañas. Clara Strike también vio a través de esa máscara. Eso es el porqué yo hice que ella te reclutase para trabajar para nosotros. Por eso te necesito ahora."

Storm pensó en lo que había dicho Jones. Era cierto.

"¿Puedo asumir que has comprobado las coordenadas que te envié desde el teléfono de Lebedev?” Preguntó Storm.

Jones desplegó una fotografía satélite ampliada a lo largo de su escritorio. "No vamos a saber si el oro está allí hasta que tengamos los ojos sobre el suelo", dijo. "Pero las piezas parecen encajar". Señaló un pequeño círculo que había dibujado en la fotografía. "Las coordenadas de longitud y latitud del teléfono de Lebedev apuntan a este lugar, a unos 24 kilómetros del Valle de las Cinco Cuevas en Uzbekistán. Es la zona sur de la cordillera Molguzar de la región Jizzakh".

"No es un punto frecuente de vuelos", dijo Storm.

"La cuevas de Uzbekistán son famosas en los países euroasiáticos. La Gran Ruta de la Seda que unía Europa y China pasaba a través de Uzbekistán, y hay una leyenda que Alejandro Magno escondió enormes cantidades de oro y tesoros en una cueva en las montañas. "

"¿Su versión de El Dorado?", Dijo Storm.

"Así es. Tal vez la KGB decidió que si los cazadores de tesoros desde el año 323 A.C no habían sido capaces de encontrar ningún oro, sería un lugar seguro para el tesoro de la República Socialista Soviética".

Jones señaló una línea irregular en el mapa de reconocimiento. "Este es un viejo camino forestal abandonado desde hace mucho tiempo. Creemos que los soldados utilizaron camiones para llevar el oro a las montañas. "

"¿Y esperas que yo y un puñado de otros “D o D” carguen sesenta mil millones de dólares de oro?"

"No seas estúpido. Tenemos contactos en Kazajstán, con una flota de helicópteros rusos Halo, los más poderosos del mundo, pero el cómo sacaremos el oro no es de tu incumbencia", espetó Jones. "Todo lo que necesito que hagas tú y tu equipo es localizar la cueva, ver si el oro está oculto y salir."

"¿Te importaría si nos embolsáramos unas pocas barras como recuerdo?", Dijo Storm. "Recuerde, quien se lo encuentra, se lo queda".

"Ivan Petrov me dijo que el oro estaba escondido en el interior de contenedores de carga que llevaron fuera de Moscú. Los contenedores están marcados con 'Residuos Tóxicos' para evitar que alguien mire dentro. Cuando encuentres la cueva, miras dentro y luego vuelves a casa - con los bolsillos vacíos. Tan simple como eso."

Jones sacó un reloj de pulsera del cajón de su escritorio y se lo lanzó a Strom. "Un regalo".

"Déjame adivinar," dijo Storm. "Es un detector de oro".

"No."

"Un rayo láser que corta las cerraduras de los contenedores cuando encontremos el oro."

"No."

"Un arma secreta que-"

"Es un reloj de pulsera", dijo Jones.

Storm alzó una ceja.

"Está bien", aclaró Jones. "También es un rastreador mundial. Puedo encontrarte sin importar dónde te encuentres."

"No estoy seguro de querer que me sigas las veinticuatro horas del día", dijo Storm.

"Si tiras del vástago para ajustar la hora, se activa una señal de rescate de emergencia que significa que estás en problemas y necesitas ayuda. Inmediatamente."

"¿No hay píldora venenosa?", Preguntó Storm. Lo deslizó en su muñeca y volvió a preguntar: "¿Y si realmente se necesito poner la hora?"

"No lo necesitarás. Automáticamente se corrige sin importar dónde te encuentres."

"Un reloj que funciona y rastreador. ¿Qué será en lo próximo que piensen? "

"Para ti, una píldora venenosa".

"¿Quienes más de tu archivo D o D has escogido para esta operación? ¿Y también les has dado los relojes? "

"Hoy vas a reunirte con ellos, más tarde, y no, tú eres el único con reloj", dijo Jones. Abrió el archivo "Proyecto MIDAS" y sacó tres fotografías, que entregó a Storm.

"El primer miembro del equipo", explicó Jones, "Utilizará el nombre de Dilya. Ella es originaria de Uzbekistán. Después de que se desmembrase de la antigua Unión Soviética, los yihadistas islámicos se movieron. Dilya trabajó encubierta para nosotros. A cambio, la ayudamos a desaparecer. Ella va a ser tu guía e intérprete."

Su fotografía mostraba a una mujer de aspecto severo de unos treinta años con una cicatriz dentada cruzando su mejilla izquierda.

"Ella tiene esa cicatriz", explicó Jones, "mientras era interrogada por oficiales del gobierno. Es trágico porque ella en realidad estaba ayudando a su propio gobierno en ese momento, pero no podía decírselo a nadie. Ella estaba trabajando en el mismo bando que la gente que la cortó".

"¿Y ella no descubrió su tapadera?"

"No. Dilya es una mujer muy dura".

Storm echó un vistazo a la segunda foto. Mostraba un hombre bajito, cara redonda con gafas gruesas.

"Te será presentado como Oscar. Es un geólogo ruso".

"¿Antiguo comunista?" Storm preguntó.

"Probablemente todavía lo sea, pero le gustaron los dólares americanos. Él nos proporcionó información científica antes de la caída de la Unión Soviética. Está familiarizado con los lingotes de oro y puede confirmar si los lingotes son los que fueron robados de Moscú".

La tercera foto es de un americano. "Conoces a este operativo y él te reconocerá", dijo Jones. "En esta misión, será llamado Casper".

Storm lo reconoció. Habían trabajado juntos antes en Tánger. La especialidad de Casper era matar gente.

"Si trabajo con Casper, él sabrá que estoy vivo", dijo Storm.

"Y tú sabrás que él también lo está. No os habría puesto juntos si no fuera absolutamente necesario."

Fuerte e intimidante, Casper era el tipo que te gustaría tener contigo en una pelea en un bar, pero nunca le presentarías a tus padres - o tu novia.

"Has escogido Dilya como guía", dijo Storm. "Oscar es un científico que puede confirmar si el oro es real. Casper puede matar a cualquiera que se interponga en el camino. ¿Por qué me necesitas? Soy un detective privado. Lo que yo hago es el rastreo de personas."

"Necesito que vigiles a los otros tres", contestó Jones. "Confío en ti. Con esa cantidad de oro en juego, no confío en los otros".


Última edición por qwerty el Sáb Dic 29, 2012 5:13 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Dom Ago 19, 2012 12:50 am

Capítulo 5

"Hemos estado conduciendo algo más de una hora", dijo Cumerford. "Paremos y tomemos algo de café".

"Sólo asegúrese de que sea en un lugar en el que no me reconozcan", respondió Showers.

Ellos se habían escabullido del Hospital John Radcliffe de Oxford poco después de las ocho de esa mañana. El plan original era que Showers fuera dada de alta tan pronto como declarase a la policía local y Scotland Yard. El FBI quería sacarla de Inglaterra inmediatamente. Sin embargo, los médicos que la trataban se opusieron, decían que no era seguro darle el alta al día siguiente de haber sido operada de urgencia por la herida del hombro. Showers aceptó a regañadientes pasar una noche más en el hospital pero había estado ansiosa por haber salido esa mañana.

Se había quedado vestida con pantalones vaqueros azules y una camiseta, se puso una gorra de béisbol y gafas oscuras. Cumerford había dispuesto unas palabras para filtrar a los equipos de televisión y periodistas que acechaban fuera de la entrada de urgencias en que decía que Showers estaba a punto de ser dada de alta. Trabajadores del hospital empujaron a una paciente a una ambulancia la cual aceleró hacia Londres. Para hacer más creíble el señuelo, Thomas Gordon, agente de la CIA que trabajaba encubierto como un empleado del Departamento de Estado, había seguido a la ambulancia a la embajada de los EE.UU – con el propio auto usado por él y Cumerford que los había transportado a Oxford. Mientras que los medios de comunicación estaban persiguiendo a él y a la ambulancia, Showers y Cumerford se habían deslizado a través de una puerta lateral del hospital a un coche de alquiler. Se las arreglaron para abandonar Oxford sin que nadie los viese.

O eso es lo que ambos pensaban.

Showers no iba a Londres. El Departamento había notificado a Cumerford que la llevara a la base de la Real Fuerza Aérea en Lakenheath, donde tenía base el Cuadragésimo octavo escuadrón Médico de Estados Unidos. Tenía vuelos con personal médico a bordo en caso de que ella sufriera una recaída. La base estaba a setenta millas al norte de Londres, lo cual era otra ventaja. Si por el tiempo los reporteros se daban cuenta que habían sido engañados y comenzaban la carrera hacia Lakenheath, Showers se habría ido.

La bala había roto la clavícula derecha de Showers. Eso había sido lo que casi la hace entrar en shock. Si ella no hubiera llegado al hospital en lo que los médicos llaman "la hora de oro", ella habría muerto. Su brazo derecho ahora estaba en cabestrillo y tomaba pastillas para el dolor, ella no había sufrido ningún daño permanente, aunque tendría una fea cicatriz recordándole lo cerca que estuvo de la muerte.

"No necesito transporte sanitario para el vuelo de regreso", se quejó.

"Washington insistió," dijo Cumerford. "No tienes elección."

"De la misma manera que no tenía elección sobre mi declaración", respondió ella.

"¿Sabías que el Buen Samaritano llamó al hospital para saber cómo estás?", Preguntó Cumerford.

"¿Qué?"

"Steve Mason, o como demonios sea su nombre real. Específicamente había sido ordenado que no arriesgase llamado. Pero al parecer, él no es alguien que haga mucho caso."

"No, él no piensa mucho en las reglas", dijo. "¿Por qué nadie me lo dijo?"

"Estabas durmiendo. Al parecer, como no te pasaron la llamada, él dijo algunas cosas al personal del hospital que molestó su sensibilidad inglesa. "

Showers luchó contra el impulso de sonreír.

Conforme se acercaban a la intersección de las carreteras A14 y M11, Cumerford se dio cuenta de una señal de tráfico que tenía estampada dos palmeras amarillas dobladas, con un fondo de color rojo brillante.

"Esto es lo que los británicos llaman un área de servicio extra", explicó. "Podemos detenernos allí y conseguir algo. La mayor parte de estas áreas de servicio tienen una zona de comidas. Nos conviene parar aquí en lugar de salir de la autopista y entrar en un bar donde podrían reconocerte”.

"Vengo a Inglaterra y al final acabo comiendo en McDonalds".

"La BBC ha estado sacando fotos de ti casi cada hora durante los últimos dos días", dijo. "Lo llaman la Masacre de Oxford. Los británicos no están acostumbrados a los tiroteos, sobre todo en las manifestaciones universitarias pacíficas".

Para Showers, Cumerford parecía un buen tipo. Había sido agente especial unos cinco años más que ella y había hecho el periodo en Washington, DC, antes de ser enviado a Londres. Era una tarea cómoda reservado para los agentes del FBI que eran estrellas ascendentes.

"Mataría por una buena taza de café", dijo él. "Los británicos saben cómo preparar té, pero ellos son pésimos preparando una simple taza de café. Es una cosa que echo de menos."

"Mi estómago está un poco revuelto. Yo sólo iré al baño."

Se detuvieron frente a la A14, y Cumerford aparcó cerca de la parte frontal del edificio principal. Era una estructura moderna, de una sola planta con grandes ventanales. En el interior habían cinco restaurantes de comida rápida, incluyendo un McDonalds y un Kentucky Fried Chicken, ubicado en un patio de comidas semicírcular atestado de clientes.

"También usaré el aseo, antes de conseguir mi café", dijo Cumerford. "Te encontraré en el patio de comidas cuando hayas acabado. No me hagas ir a buscarte. "

Él le dirigió una sonrisa.

Los baños estaban en la entrada a la izquierda, a unos seis metros del patio de comidas. Cuando Showers entró al del lado de las mujeres, había dos chicas lavándose las manos en una fila de lavabos. Los cruzó, pasó dentro de una cabina vacía y forcejeó para desabrocharse los pantalones con la mano izquierda. Peleó con el botón y la cremallera y se rió en silencio. Había sido más fácil disparar mortalmente a un hombre con la mano izquierda que bajarse los pantalones vaqueros. Cuando se sentó, escuchó a las chicas salir de los lavabos. En el silencio, dejó escapar un fuerte suspiro. Estaba exhausta, pero sobre todo frustrada, porque sabía que su lesión en el hombro iba a sacarla de la acción. Había logrado para lo que había sido enviada a Inglaterra. Había resuelto el doble asesinato de Washington, DC, que era lo que había sido enviada a investigar a Inglarerra. Podría explicar a sus superiores que Lebedev y Nad habían orquestado el secuestro de Matthew Dull y el asesinato de su padrastro, el senador Thurston Windslow. No sabía por qué Storm y la CIA no le habían contado sobre el oro. Supuso que no tenía que saberlo. Pero ella había sido arrastrada a esa parte del caso cuando Lebedev comenzó a torturar Petrov en la trasera del Mercedes. Sospechó que "Steve Mason" ya estaba maquinando con Jedidiah Jones sobre las maneras de recuperar el oro. Pero ella no quería ser parte de eso ahora. Estaría atrapada en un escritorio atendiendo su herida. Se preguntaba si alguna vez volvería a ver de nuevo Steve Mason o si simplemente desaparecería tan repentinamente como apareció en su vida. De todos modos, estaba decidida a investigarlo tan pronto como regresara a Washington. Si su padre era un agente retirado del FBI, tendría que haber algún hilo que podría seguir.

Abotonarse los pantalones con su izquierda resultó tan difícil como aflojarlos. Cuando por fin logró completar la tarea, abrió la puerta de la cabina tirando hacia ella.

De la nada, una figura enorme apareció frente a ella. Showers dio un paso atrás y alargó su mano izquierda a la cadera derecha. Era donde normalmente mantenía su Glock enfundada. Cuando sus dedos sintieron nada más que tela, se dio cuenta de que Cumerford no le había devuelto su Glock cuando fue dada de alta esa mañana. Ella sólo tenía un brazo útil y sin armas.

Para ser un hombre corpulento, se movía con rapidez. Showers vio el destello de su mano, sintió un pinchazo en el cuello y luego una extraña calidez, justo antes de desmayarse. Él agarró su cuerpo fláccido cuando comenzó a desplomarse.

"¿La tienes?" Preguntó una mujer nerviosa observando desde la puerta de aseos de señoras. Iba vestida como enfermera, con un estetoscopio colgando de su cuello. Ella había estado impidiendo que las mujeres entraran al baño, explicando que una emergencia médica se estaba abordando en el interior.

"Sí", respondió la figura gigantesca.

Hablando a un diminuto micrófono escondido bajo la manga de su blusa, la enfermera informó: "Aquí estamos listos. ¿Dónde está el otro americano? "

"Acaba de salir de los aseos de hombres y ahora permanece de pie en la cola del McDonald," contestó una voz masculina en su pequeño auricular. "Tiene dos clientes por delante de él."

Desde el interior del patio de comidas, era imposible para el agente Cumerford ver la entrada al baño de mujeres o la salida lateral cercana por la que se accedía al estacionamiento.

Pero Cumerford no estaba en alerta. Generalmente, las mujeres tardan más que los hombres en los baños.

"¡Vamos!", Ordenó la mujer.

El hombre con el que había estado hablando abandonó su puesto en el patio de comidas y caminó rápidamente hacia ella.

"Emergencia médica", dijo la enfermera, tomando la delantera. "Háganse a un lado por favor."

El grupo de mujeres que esperaban pacientemente en la puerta de baño despejaron una salida para el cuarteto. En cuestión de segundos, Showers había sido llevada fuera y metida en el asiento trasero de un sedán con vidrios tintados.

Al poco rato, Cumerford pagó su café y recogió el cambio, estaba empezando a sospechar. Echó un vistazo al patio de comidas, pero no había rastro de Showers. Corrió al baño de mujeres, pero no quería gritar a Showers, y no podía entrar dentro sin crear una escena. Cumerford advirtió una garita de seguridad enfrente de la puerta de entrada, excusándose como trabajo, se apresuró a entrar en él.

"Estoy viajando con una amiga que fue dada de alta de un hospital esta mañana", explicó. "Ella ha estado en el baño de mujeres desde durante mucho tiempo y me preocupa que pudiera haberse desmayado o tuviera problemas."

El guardia utilizó su radio portátil para llamar a una supervisora, la cual se acercó a ellos un minuto más tarde.

"Este hombre ha perdido a su amiga en los váteres", informó el guardia. "Dice que acaba de ser dada de alta del hospital y lleva un cabestrillo".

"¿Un brazo roto?", preguntó la mujer.

"Clavícula rota, un accidente", respondió él, interrumpiéndose a sí mismo antes de decir "de pistola".

"Voy a ver", dijo la supervisora alegremente, sólo para volver momentos después.

"Lo siento, amigo", dijo. "Pero no hay ninguna mujer en los váteres con un cabestrillo. No hay ningún yanqui en absoluto. Tal vez esté en el patio de comidas".

Cogiendo su teléfono móvil, Cumerford se apartó de ellos y llamó a su agente supervisor en la embajada de Londres.

"¡Showers ha desaparecido!"

"¿Qué? ¿Cómo? ¿No estabas con ella? "

"No en los aseos. Nos detuvimos en un área de servicio."

Cumerford sintió un tirón en su brazo. Era la supervisora.

"Una pareja dijo que vieron trasladando a su amiga de los váteres hace unos minutos. Había una enfermera con ella. Estaba inconsciente."

"¿Una enfermera?"

"Una enfermera y dos caballeros. Uno de ellos la llevaba. Era un tipo grande".

Hablando a su teléfono, Cumerford dijo: "¡Oh, Dios mío! ¡Alguien la ha raptado! ¡Hemos perdido a la agente Showers! "


Última edición por qwerty el Mar Ene 01, 2013 6:58 am, editado 3 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Lun Ago 20, 2012 12:57 am

Capítulo 6

Oficina del Presidente

Edificio de oficinas del Senado, interior del Kremlin

Moscú, Rusia



Colgado en la pared justo detrás del escritorio del Presidente Barkovsky de su despacho del Kremlin estaba el escudo de armas de la República Rusa. El emblema rojo tenía en su centro un águila dorada de doble cabeza. En una siniestra garra, el ave agarraba un cetro. En la otra garra, una corona imperial. Había un superpuesto de San Jorge sobre un caballo a punto de matar a un dragón en el centro del blasón.

Barkovsky odiaba tanto su escritorio presidencial antiguo como el emblema, pero especialmente el emblema. Se había adoptado en 1993 por sus predecesores, tras la caída del imperio soviético. Los reformistas habían arrancado el familiar martillo y hoz y su lema: "Trabajadores del mundo, Uníos".

"¿Qué tiene que ver San Jorge matando un dragón con la Rusia moderna?" Se quejaba con frecuencia Barkovsky a los visitantes. La leyenda había sido importada de las cruzadas en Libia. ¿Por qué los líderes del país pusieron un cruzado en el emblema nacional cuando había mejores opciones? Barkvosky sentía que incluso podría estar él sobre ese emblema, sin duda antes de San Jorge. Él había hecho más por Rusia.

Barkovsky acababa de regresar a su despacho después de una comida ligera, cuando se produjo un golpe en su puerta y su jefe de gabinete, Mikhail Sokolov, entró diciendo: "Tengo noticias."

"Primero respóndame esto", replicó Barkovsky. "Quería a Ivan Petrov interrogado y asesinado. Quería que los estadounidenses fueran acusados de su asesinato. ¿Qué hizo nuestra gente en Londres? ¡Enviaron tres asesinos para tirotearlo en un acto público! ¿Cómo se culpa al FBI? ¡Y entonces fallaron en su asesinato! Y ahora Petrov y Lebedev están muertos, y sólo sobrevivieron los dos americanos."

"Petrov no debía ser asesinado en la manifestación", explicó Sokolov. "El plan para nuestros hombres era emboscar a Petrov y a los americanos después de la manifestación cuando estuvieran regresando con una escolta inglesa de Petrov. La jefa de seguridad de Petrov nos estaba ayudando. Se suponía que debía hacer que pareciera que los dos americanos mataban a Petrov y dos de sus guardias de seguridad antes de que ellos fueran heridos mortalmente. Se suponía que sólo la jefa de seguridad y Lebedev sobrevivirían al ataque. Ellos serían los únicos testigos e interrogarían Petrov sobre el oro antes de matarlo."

"Si ese era el plan, entonces ¿por qué los hombres comenzaron a disparar en la manifestación?"

"Porque los americanos los reconocieron en la multitud antes de que Petrov comenzara su discurso. Este Buen Samaritano - este hombre no identificado de la CIA - estaba a punto de enfrentarse a uno de ellos. Nuestro hombre se asustó y comenzó a disparar."

"Es un desastre total. Ahora el mundo entero me culpa, ¿y por qué no? Los hombres de Londres contratados para este trabajo eran todos ex-KGB, y todos ellos eran unos idiotas totales. Esto se ha convertido en un incidente internacional. Y todavía no tenemos idea de dónde se encuentra mi oro.”

"Ah, pero lo haremos. Esa es la buena noticia de la que he venido a informar".

"¿Sabes dónde está mi oro? ¿Dónde está? ¿Cómo lo sabes?"

"No sabemos el punto exacto todavía, pero lo haremos. Nuestra gente en Inglaterra han secuestrado a la agente del FBI ", dijo Sokolov.

"¿Cómo eso puede ayudarme a encontrar mi oro? ¿De qué me sirve ella ahora que Petrov está muerto?"

"Ella sabe dónde se oculta tu oro."

"Eso es imposible", respondió Barkovsky. "La BBC informa que estaba inconsciente en el coche después de los tiroteos de la manifestación. Ella no tiene idea de lo que ocurrió entre Petrov y Lebedev o cómo terminaron muertos."

"La BBC miente. Petrov le dijo la localización del oro antes de morir."

"¿Cómo puedes saber esto?"

"Porque tenemos la confirmación. Tenemos un amigo ayudándonos - alguien de quien nuestro servicio de inteligencia no ha tenido noticias en muchos años."

"¿Tenemos un espía en el FBI?"

"No, en Langley. Uno de nuestros mejores reclutas ha resurgido después de cuatro años. Pensábamos que lo habíamos perdido porque él cortó toda comunicación con nosotros y desapareció. Pero ahora ha regresado y nos está ayudando de nuevo. Él mandó decir esta mañana que la CIA está formando un equipo para ir tras el oro. La CIA está formando este equipo porque la agente del FBI - April Showers - les dijo dónde se encontraba el oro. Ella debe haber estado consciente en el coche cuando Lebedev interrogó Petrov. Esto es el porqué la hemos secuestrado."

Barkovsky soltó un torrente de improperios. "Avisamos a los Americanos mantenerse alejados de mi oro, pero el Señor Jedidiah Jones piensa que puede desafiarme y salirse con la suya".

"Sr. Presidente, aunque la agente del FBI no nos diga dónde se encuentra el oro, todavía seremos capaces de encontrarlo porque nuestro amigo - nuestro topo - está en el equipo que Jones ha seleccionado para localizar su oro. Sin darse cuenta, Jones nos llevará a su oro."

Barkovsky rompió en una sonrisa amenazadora. "Tenemos tanto la agente del FBI como el topo de la CIA." Vaciló y luego preguntó: "Pero, ¿este espía es de nuestra confianza? ¿Cómo sabes que esto no es una provocación de Jones? Uno de sus muchos trucos de CIA - ¿especialmente si este espía ha permanecido en silencio durante años y ha resurgido sólo ahora? "

"Es verdad, nuestro amigo desapareció hace cuatro años", dijo Sokolov. "Pero antes de eso, la información que nos daba era cien por cien fiable. En una de las últimas comunicaciones, nos advirtió acerca de una operación en Tánger. Fuimos capaces de utilizar su información para frustrar los planes de la CIA. Los Americanos fueron asesinados y la operación de Jones fue un completo fracaso".

"Podemos utilizar nuestro topo para corroborar la información que obtenemos de la agente del FBI, y viceversa", dijo Barkovsky. "¡Esto es brillante!"

"Sí, pero primero tenemos que conseguir que April Showers salga de Inglaterra. No nos podemos permitir más errores. ¿Dónde debemos enviarla para ser interrogada? "

"Llévala a donde sea que este equipo de la CIA vaya. Hazlo allí".

"¿Con qué propósito?, si me permite preguntar", Dijo Sokolov.

"Quiero que Jedidiah Jones sepa, cuando recuperen el cuerpo de ella, que fue ejecutada por su decisión de ir tras mi oro."

"Lo avergonzamos en Tánger", recordó Sokolov. "Lo haremos de nuevo."

"No quiero que la agente del FBI o cualquier miembro del equipo de la CIA muera hasta que tengamos mi oro. Esta vez sin errores. Una vez que tenga mi oro, los quiero a todos muertos. Quiero enviar un mensaje al arrogante Jedidiah Jones".

"Todo el mundo excepto nuestro amigo, el topo, por supuesto", dijo Sokolov.

"No, mátalo también", dijo Barkovsky. "Sólo hay una razón para que un espía traicione a su propio país. No hay romance, no hay misterio. Siempre es por el dinero. Y un hombre que puede ser comprado no es un hombre en el que se puede confiar. Después de tener el oro, él es prescindible."

"Pero más tarde podría ser útil", protestó Sokolov.

"Jones es demasiado inteligente para eso. Si sobrevive y escapa únicamente una persona, él sabrá que esa persona es el traidor. ¿Por qué si no iba a estar vivo?"

"Entonces los mataremos a todos ellos y a la agente del FBI, también. Esta vez ella no escapará."

"No quiero ningún testigo. Sin supervivientes. Quiero mear sobre Jedidiah Jones, y quiero que sepa que lo estoy haciendo. "


Última edición por qwerty el Miér Ene 02, 2013 12:57 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Mar Ago 21, 2012 5:29 am

Capítulo 7

Un vuelo militar trasladó a Storm a una base de EE.UU. en Alemania, donde embarcó en un avión privado fletado por la CIA. De allí lo trasladaron a un aeropuerto en Kazajstán. Aunque el gobierno de Kazajstán negaba que permitía vuelos de Estados Unidos operativos dentro de sus fronteras, un acuerdo tras bambalinas había acordado permitir a la CIA utilizar pistas de aterrizaje específicas para sus operaciones secretas a cambio de ayuda exterior de EE.UU., y esta era una de esas operaciones.

Storm encontró más tarde un Range Rover esperando en el aeropuerto de Kazajstán, una mujer esperaba cerca del vehículo. De las fotografías que Jones le había mostrado, sabía que era Dilya.

"Bienvenido a Kazajistán", ella saludó extendiendo su mano. Storm calculó que medía aproximadamente unos 1,65 y 54 kilos. Tenía el pelo corto y negro y un firme y sensato apretón de manos. A pesar de que era nativa de Uzbekistán, hablaba con un acento británico adecuado.

"Coge tus cosas y entra", dijo. "Te llevaré a nuestra área de entrenamiento, donde los demás están esperando."

"¿Estudiaste en Inglaterra?", preguntó cuando se dirigían a la pista de aterrizaje.

"Cuando era niña los soviéticos no nos permitían viajar. Pero todas nuestras escuelas se basaban en libros de texto ingleses. Es por eso que hablamos con acento. Las cintas de audio que escuchábamos eran de Londres. Hablo otros tres idiomas, y no hay rastro de acento británico en mi voz en ellos. Sólo cuando hablo Inglés hago sonar británico".

Ella lo miró y le dijo: "Llamarás la atención cuando entremos en las lejanas zonas montañosas. No te pareces a los hombres de aquí. La gente pensará que eres ruso, y aquí todos odian a los rusos porque nos torturaron durante décadas".

"Agitaré una bandera de Estados Unidos".

"Diles que eres de la televisión estadounidense. Aquí nos encanta la televisión americana. Si quieres conseguir mujeres exaltadas, les dices que perteneces a “Dancing with the Stars” y que están pensando en hacer una competición de baile en Uzbekistán. ¡Serás un héroe!"

"Gracias por el apunte", dijo. Se dio cuenta de la cicatriz que atravesaba la mejilla. Estaba iluminada por las luces del salpicadero cuando conducían a través de la negrura de la noche. Ella se percató que estaba mirando.

"¿Qué piensas de mi decoración?", Preguntó. "Un pequeño recuerdo. Aquí siempre se corta a una mujer en la cara. De esta manera, todos los días cuando se mira en el espejo, le recuerda lo que pueden hacerle, su poder. Y todo el que la ve sabe que es peligroso asociarse con ella”. El coche golpeó un bache que hizo a los dos a rebotar en su asiento, Dilya salió de la carretera principal a lo que le pareció a Storm un camino de vacas que los guiaba a la cima de la montaña.

Ella preguntó: "¿Nunca has sido torturado?"

"Sólo por ex-novias"

El Range Rover llegó a una casa de campo de un habitáculo con muros de piedra irregulares y techo de madera. Estaba completamente aislada de cualquier vecino. Dilya aparcó y explicó: "El americano de dentro se llama Casper y el ruso Oscar. Os presentaré". Él la siguió a través de la puerta principal de madera.

Un hombre con gafas levantó la vista de la mesa donde estaba estudiando un mapa. Storm lo reconoció como Oscar. En el otro lado de la habitación, sentado en el borde de una cama, fumando un cigarrillo, estaba Casper.

Oscar se levantó, Casper no lo hizo. Oscar habló. Casper lo fulminó con la mirada.

"Tienes que ser Steve", dijo el geólogo ex-soviético.

"Encantado de conocerte, Oscar," contestó Storm. Echó un vistazo a Casper y dijo: "Nos encontramos de nuevo."

"Hola, Stevie", contestó Casper, remarcando su nombre de forma clara destinado a menospreciar.

La última vez que se habían encontrado, Casper tenía el pelo negro. Ahora lo tenía completamente blanco y recogido en una cola de caballo. Se había añadido un nuevo tatuaje a su colección. En el brazo derecho mostraba una calavera con una serpiente saliendo de uno de los ojos y un cuchillo clavado en el otro.

"Pensé que fuiste asesinado en Tánger", dijo Casper, haciendo caso omiso de las reglas de Jedidiah Jones acerca de revelar nada acerca de las misiones pasadas.

"¿Decepcionado?"

Casper se burló. "Todo lo que sé es que Tánger fue mal y escuché que tú fuiste la razón".

"Fue mal," respondió Storm, "y yo pensaba que tú podrías haber tenido algo que ver en eso."

Casper se levantó de la cama, y Storm vió en su cinturón un cuchillo de marine de EE.UU Ka-Bar. Los dos hombres entrecerraron los ojos mientras Storm se preparaba para una pelea.

"Perdí gente buena en Tánger", dijo Casper. "Buenos hombres que no deberían haber muerto."

"Terminé en el suelo con mis tripas acribilladas, mientras estabas a millas de distancia sentado en un bar auxiliando una cerveza" respondió Storm, "así que no me des lecciones sobre víctimas"

"Realmente este no es el momento ni el lugar para discutir los dos" dijo Oscar con voz tranquila.

Dilya se interpuso entre Casper y Storm y en un tono de menosprecio, dijo, "no habríais sido elegidos para esta tarea si Jedidiah Jones no confiase en nosotros. ¡Necesitáis ser profesionales! Podéis resolver vuestras disputas personales después de que encontremos el oro. "

"Caracortada tiene razón", gruñó Casper. "Resolvamos nuestras cuentas personales más tarde, pequeño Stevie".

Storm no podía imaginar por qué Jones le había emparejado con Casper. Sólo sabía que tendría que ver vigilar su espalda cuando fuese con él. En cuanto a los otros dos: Dilya parecía de confianza. No estaba seguro de Oscar. ¿Tenía Jones alguna razón - además del hecho de que todos ellos eran oficialmente "difuntos o desaparecidos" - para ponerlos en el mismo equipo?

"Todo el mundo, acercaos", dijo Dilya, tomando el mando.

Cada uno tomó una posición en cada lado de la mesa cuadrada. "Estamos aquí en la base de estas montañas," dijo ella colocando su dedo sobre el mapa. "Mañana por la mañana, por las montañas, conduciremos tan lejos como sea posible, a continuación haremos una caminata a través de la frontera hacia Uzbekistán. Nuestras órdenes eran ir por este camino. "Pasó la mano por el mapa hacia donde ella había marcado una X de rojo brillante" Ahí es donde el oro está oculto. Sin embargo, vamos a desviarnos".

"¿De qué estás hablando?", Preguntó Oscar.

"Yeah", secundó Casper con recelo. "¿Por qué el cambio de última hora en los planes?"

"Como sabéis, no hay manera de ponernos en contacto con Langley desde la base de esta montaña, pero mientras estaba en el aeropuerto, recibí una llamada urgente de Jones. Me dio órdenes adicionales".

"No me gusta cómo huele esto", se quejó Casper.

"Ayer yo estuve con Jones, y no me dijo nada acerca de un cambio de planes", añadió Storm.

"Desde que abandonaste Alemania has volado con órdenes permaneciendo fuera de línea", le recordó. "Parece que una amiga tuya ha sido secuestrada en Inglaterra".

"¿La Agente Showers?", Exclamó Storm. "¡Secuestrada! ¿Cómo es eso posible? Ella está en un hospital recuperándose de una herida de bala. "

"Ella estaba en un hospital de Oxford, pero fue secuestrada mientras era conducida a una base aérea inglesa para volar de regreso a Estados Unidos."

"¿Quién la tiene? ¿Dónde está ahora? "

"Según Jones, está siendo trasladada en avión a Jizzakh, una ciudad no muy lejos de nuestro primer destino en las montañas Molguzar" dijo Dilya. "Él nos ha ordenado ir a Jizzakh y rescatarla."

"¿Qué?", Dijo Oscar indignado. "Soy un geólogo. No arriesgo mi cuello porque algunos descuidados agentes del FBI permitan ser secuestrados".

En un movimiento que le sorprendió incluso a sí mismo, Storm agarró la parte delantera de la camisa de Oscar, lo sacudió alzándolo del suelo y aplastó su cabeza en el mapa.

"Estás hablando de una compañera mía," dijo. "No es descuidada e iremos a rescatarla, ¿está claro?"

"Por favor, suelta a Oscar", dijo Dilya con voz práctica.

Storm volvió a liberarlo, y el ruso se quedó de pie, claramente enfadado. "Tócame otra vez, y te mato", farfulló.

"¿Con qué?", Dijo Casper. "¿Una roca?" Bajando la mano, sacó su cuchillo de su vaina y lo volteó en el aire, haciendo que girase de manera que pudiera cogerlo por la hoja. "Puedo prestarte esto, si crees que puedes cogerlo."

Oscar miró el cuchillo ofrecido y luego a Storm.

"Huh, justo como yo pensé", dijo Casper, devolviendo expertamente la cuchilla a su cinturón. "No pensé que tuvieras huevos." Miró a Dilya y dijo: "Sin embargo este cretino comunista tiene un punto de razón. Fuimos reclutados para ayudar a encontrar el oro perdido. Si esta tía del FBI necesita ser salvada, ¿por qué no envía Jones a los marines?"

"Somos los más cercanos", aclaró ella.

"Y somos in-rastreables", dijo Storm.

"Quieres decir prescindibles", se quejó Casper.

"Esta mujer conoce la ubicación del oro", dijo Dilya. "Si habla antes de que podamos rescatarla, podríamos caer en una trampa."

"Entonces nosotros necesitamos rescatarla o silenciarla", replicó Casper.

"Vamos a rescatarla", gruñó Storm. "Nadie va a hacerle daño."

Casper apoyó la palma de la mano sobre el cuchillo y le dijo: "Yo no soy como nuestro pequeño amigo comunista, pequeño Stevie. Agarras mi camisa y sacudes mi cabeza sobre la mesa y me voy a por ti directo. Te daría un recuerdo igual que el de nuestra princesa de Uzbekistán tiene aquí".

"¿Por qué no vosotros dos os bajáis los pantalones os la medís y acabáis con esto?", renegó Dilya. "Esto no es una democracia. Jones nos ha dado una orden y todos nosotros, por diversas razones, tenemos que escucharlo."

Casper quitó la mano de su cuchillo y le dijo: "¿Dónde tienen a esta tía?"

Dilya señaló con el dedo en el mapa. "Esta es la ciudad de Jizzakh. Jones ha hecho arreglos para el transporte y un dispositivo de seguimiento por satélite. Estarán esperándonos en el otro lado de la montaña después de cruzar la frontera mañana por la mañana. Él me ha dicho que use el GPS para llevar a nuestro equipo donde mantienen cautiva a la mujer. Cuando lleguemos al lugar, supongo que debo entregar el mando a Casper".

"¿Casper?", preguntó Storm.

"Sí", ella ratificó firmemente. "Jones fue muy claro sobre esto. No debemos tratar de llamar o comunicar con la Agencia mientras estemos en Jizzakh, porque nuestras señales serán captadas por las autoridades de Uzbekistán. Jones dijo que le corresponde a Casper idear un plan para rescatar la agente Showers".

"Claramente, Jones no quiere que se joda este rescate tal como hiciste en Tánger", dijo Casper.

A pesar de que hervía interiormente, Storm se mantuvo bajo control.

Dilya añadió: "Rescatamos primero Showers y luego vamos tras el oro."

"Suponiendo que todavía esté viva", dijo Oscar.

Casper sonrió, dejando al descubierto el hueco de un diente. "Es mejor ser amable conmigo, pequeño Stevie. Tienes el destino de tu novia en mis manos."

"Es verdad, esta vez tienes que hacer un plan mejor para un rescate perfecto".

Storm estaba preocupado. No por sí mismo, sino por Showers. No quería pensar en lo que le podría estar sucediéndole en ese mismo momento.


Última edición por qwerty el Vie Ene 04, 2013 11:48 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 8

Mensaje por qwerty el Miér Ago 22, 2012 4:30 am

Y con este capítulo pasamos el ecuador del libro. Ha sido larguito y complicado de traducir. Perdón por errores!!!!

Capítulo 8

¿Dónde estaba?

April Showers se quedó completamente inmóvil. No quería que sus captores supieran que estaba consciente. Tenía que evaluar su situación. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que había sido secuestrada en Inglaterra? ¿Cuánto tiempo había estado sedada? Con ojos entrecerrados, ella cuidadosamente revisó su alrededor. Estaba en una habitación pequeña con luz tenue, pero no parecía haber nadie vigilándola. Bueno. Abrió los ojos por completo y buscó una cámara de vigilancia. No había nada que ella pudiera ver.

El recinto en que estaba lo sentía fresco y húmedo. Una bombilla de bajo consumo colgaba del centro del techo de cemento. Las paredes también estaban hechas de cemento. Había un desagüe metálico en una esquina y una manguera de agua enrollada alrededor de una sujeción de acero inoxidable atornillada a una pared. Vio ganchos de carnicero sujetos en el alto techo dándose cuenta que estaba detenida en una habitación donde deshollinaban animales. El olor confirmó sus sospechas. Era una mezcla putrefacta de un centenar de malos olores. Las moscas se posaban sobre su piel. Cuando trató de aplastar una, un dolor atravesó su brazo derecho. Debido a su aturdimiento inducido por drogas, se había olvidado de que ella estaba recuperándose de su herida. Se palpó su hombro. Alguien había puesto vendas nuevas. Su brazo derecho colgaba a su lado. Podía moverse, pero no sin gran dolor y sólo con movilidad limitada. Ella llevaba los mismos vaqueros y la misma camiseta que se puso cuando salió del hospital. Sólo había perdido su gorra de béisbol. Su cabestrillo todavía lo tenía alrededor de su cuello. Con su mano izquierda, guió la muñeca derecha pasándola por el cabestrillo. Eso la hizo sentir mejor.

Showers se incorporó ayudándose con su mano izquierda. Había estado tumbada en un fino jergón ensangrentado que olía a orina. Alrededor de su tobillo derecho había sido sujetada una argolla de cuero. La atadura la ataba mediante una cadena corta de 60 cm anclada al suelo. Si tuviera un cuchillo o algo afilado, podía cortar la argolla. Sin embargo no podía romper la cadena. Sólo había una entrada a la habitación y era una puerta sólida. No habían ventanas. Escapar iba a ser difícil.

Levantó las piernas hasta su pecho. ¿Cuándo vendrían? No tenía noción del tiempo, y eso la frustraba. ¿Era de noche? ¿Era de día? ¿Estaban durmiendo?

Showers nunca había sido una persona paciente, y después de varios minutos aplastando las moscas sin rumbo y preguntándose qué podría pasar después, decidió hacerse cargo de su situación.

Gritó soltando su rabia reprimida.

"¡Estoy aquí! ¡Venga!, adentro".

Esperó escuchando. Pero no había ninguna reacción. Sólo el silencio. Decidió volver a intentarlo.

"¡Hola!" Gritó. "Vamos, esta fiesta empezó."

Todavía no había respuesta.

No había manera que supiera que Hasan Sadikov estaba a sólo unos metros de distancia, descansando fuera de la habitación en una silla metálica plegable. Apoyaba su espalda en la puerta mientras estaba leyendo.

Los libros eran la evasión de Hasan. Hizo caso omiso de las llamadas de Showers y en su lugar se centró en la novela. Quería leer otras treinta páginas antes de parar y pasar a interrogarla. La espera sería algo bueno. Lo había hecho antes, muchas veces y siempre había descubierto que sus víctimas se sentían incómodas con la incertidumbre. La imaginación podía ser peor que la realidad, sobre todo con los occidentales. Habían visto demasiadas películas de terror.

Hasan también estaba enseñando una lección a Showers. Quería que entendiera que ella no tenía control sobre su situación actual. Ella estaba a su merced.

Se quedó en silencio en el interior del matadero en el momento en que terminó de leer y colocó su libro en una bolsa muy gastada que había traído con él. Ya era hora de ir a trabajar. Se puso en pie, desbloqueó la puerta, plegó la silla metálica, cogió la mochila y la llevó junto con la silla a la habitación.

Showers todavía tenía la cara presionada contra las rodillas cuando él entró. Rápidamente, ella bajó sus piernas.

"Creo que deberíamos hablar Inglés," dijo educadamente. Se acercó a ella, abrió su silla y se sentó. Para Showers, Hasan parecía completamente corriente. Era un hombre de mediana edad, de estatura media, con una panza colgándole del cinturón. Le recordaba a un hombre que podría ver en el autobús al trabajo o paseando con sus hijos en una tienda. Podría haber sido cualquiera.

"He viajado a los Estados Unidos", dijo sonriendo. "Nueva York, Washington, DC, y, por supuesto, Orlando. ¿Has estado en Disneyland?"

"Disney World", dijo ella, corrigiéndolo. "Disneyland se encuentra en Anaheim, California. Disney World está en Orlando."

Se pasó la mano derecha por su pelo negro. Rodó el cuello de un lado a otro, como si fuera un boxeador consiguiendo agilidad antes de una pelea.

Showers dijo: "Me gustaría ir al baño." Ella lo estaba probando.

Él hizo una pausa considerando su solicitud, y luego dijo: "Soy un hombre razonable." Llamó fuera y un hombre joven entró en la habitación. "Tráenos un cubo".

"Prefiero usar un baño", dijo Showers.

"Por supuesto que prefieres, porque entonces intentarías escapar de esta habitación. Sin embargo, tendrás un cubo para hacerlo. "

El ayudante se colocó junto a la silla de Hasan y con el pie lo deslizó hacia ella.

"Puedes hacerlo aquí. Esperaré", dijo. "Incluso podría volver la cabeza."

Teniendo en cuenta los problemas que Showers había tenido cuando se había bajado sus pantalones en el baño del área de servicio inglés, decidió esperar. Pateó el cubo de nuevo hacia él. "Yo no uso eso."

Él se encogió de hombros.

Estaban jugando al juego de poder, y aparentemente ella iba a perder.

"Cuando estaba en los Estados Unidos", continuó Hasan, "no dejaba de oír una frase. Era: ‘Tengo buenas y malas noticias’”. Sonrió, claramente satisfecho de sí mismo, y continuó: "La buena noticia es que yo no soy un hombre cruel. Yo no soy un terrorista. No tengo ningún interés en mantenerte como rehén para pedir rescate durante años o sacrificarte por la gloria de Allah. Si eso importa, fui criado bajo la ortodoxia del este. "

"Obviamente, te dormiste durante la Escuela Dominical".

"Un agudo ingenio", comentó. "Me gusta eso. Hace mi trabajo estimulante".

Dejó la mochila en su amplio regazo y sacó de ella una vieja grabadora Panasonic. Después de comprobar que contenía una cinta, la encendió y la puso en el suelo.

"Mis jefes querrán saber exactamente lo que me dijiste y cómo lo dijiste. He sido contratado para asegurarse de que digas la verdad. "

Hasan sacó un cigarrillo de un envase rígido y le ofreció uno.

"No fumo", dijo.

"Yo tampoco. Es una mala costumbre", respondió encendiendo su cigarrillo y exhalando lentamente.

Su negación no tenía sentido, y ella se preguntó si su agotamiento nublaba sus ideas. De repente Hassan se inclinó hacia delante y clavó el extremo ardiente del cigarrillo en su cuello. Ella gritó y se echó hacia atrás el olor de la carne quemada llegó a sus narices.

Se echó hacia atrás en su silla y aspiró el cigarrillo hasta que la punta brilló de nuevo.

"Ahora las malas noticias", dijo con severidad-. "Te voy a herir mucho más que eso."

Showers respiraba rápidamente.

"No creo que nunca hayas sido interrogada" comentó, "pero sé lo que piensas de esto. Todo el mundo lo hace. ¿Podré guardar silencio? ¿O me romperé? "Es una cuestión tonta ¿Sabes porqué?"

Ella sacudió con la cabeza.

"Porque todo el mundo habla. Hablan o mueren. La única verdadera incertidumbre es cuánto tiempo tomará para que me digas lo que quiero saber. A mí, no me importa. Un minuto, una hora, un día. Pero para ti, bueno, importa mucho. "Miró a la punta roja del cigarrillo y se inclinó hacia delante. Ella instintivamente se echó atrás. Él esbozó una amplia sonrisa de dientes amarillentos.

Él preguntó: "Dime, ¿te gusta leer?"

Ella asintió con la cabeza.

"Bien," dijo. "Me encanta la literatura. Intento leer un libro cada día. He hecho esto desde que tenía seis años. Lo hago porque quiero aprender. Siempre estoy tratando de mejorar mi mente y la lectura puede ayudarte a lidiar con los problemas. ¿Has leído uno de Solzhenitsyn “Un día en la vida de Ivan Denisovich”? ¿No? Se trata de un libro importante, un libro muy importante sobre la vida en el interior de un campo de concentración soviético, donde abusaron de la gente. Y si lo hubieras leído, entonces, tal vez aprendieras algo de lo que te sería de gran ayuda ahora."

Ella se quedó en silencio.

"¿Sabes lo que Solzhenitsyn dijo de los americanos después de haber sido exiliado de la Unión Soviética y que vivió en tu país durante muchos años? Dijo que los americanos carecían de la fibra moral para derrotar el comunismo. Dijo que no tenían estómago para eso."

Ella respiró profundamente y respondió: "Tal vez te lo perdieras, pero la Guerra Fría acabó y todavía estamos en pie - a diferencia de comunismo".

"Desafiante. Eso me gusta. El reto".

El cigarrillo se consumió, lo dejó caer al suelo y lo pisó. Metió la mano en la mochila y sacó un pesado carrete de cordón blanco.

Ella lo observó con atención.

Él continuó: "Había una razón por la que mencioné libros. Es porque creo que una persona debe tratar de mejorarse a sí mismo en su profesión. Considere mi campo, por ejemplo. Podría utilizar las mismas técnicas de entrevista cada vez que interrogo a alguien, pero entonces ¿cómo podría mejorar? Es por eso que siempre estoy buscando algo más eficiente. Este cordón, por ejemplo. ¿Sabes cuántas posiciones un cuerpo humano puede ser atado provocándole dolor extremo?"

Ella no respondió.

"Los japoneses han incorporado el uso de nudos, cuerdas y dolor en sus prácticas sexuales. Lo llaman Kinbaku o Sokubaku – Esclavos sexuales con cuerdas. ¿Sabías que? "

Una vez más, ella guardó silencio. Él estaba alardeando.

Sonrió de nuevo y se jactó: "¿Qué ocurre? Como los americanos decís, '¿Se te ha comido la lengua el gato? ¿O es que también lo digo mal?"

Colocó el carrete en el suelo y cogió un nuevo elemento de su bolsa. Eran dos hilos de cable eléctrico. "Las descargas eléctricas, especialmente aplicadas a las partes íntimas de una persona puede ser muy dolorosas, aunque todo el mundo que ve la televisión lo sabe. La imaginación no está implicada. Es una tortura mundana."

Dejó el cable y le dijo: "Mira, un verdadero profesional, como mi caso, intenta adaptar las distintas herramientas de que disponemos para la cada personalidad de la persona que está siendo interrogada. Es mi trabajo encontrar la motivación correcta para asegurar que me digas lo que necesito saber. Deberías estar agradecida de que no soy una bestia, sino un verdadero profesional, porque en realidad estoy haciéndote un favor. Es increíble la cantidad de dolor que algunas personas pueden tolerar, pero puedo librarte de eso reconociendo tu miedo más profundo y explotar eso. Es más rápido, más humano, realmente. Porque te estaré haciendo un favor. Deberías darme las gracias, de verdad."

"Te daré las gracias si desabrochas esta cadena y me dejas ir", dijo.

Miró a los ojos de Showers y sonrió. "He usado todo tipo de artilugios en mujeres como tú. Ellas gritan, pero también lo hacen los hombres. "Hasan desenvolvió de la mochila una bolsa de plástico transparente llena de galletas de levadura. "Esto parece refrescante ¿verdad?", preguntó. "Apenas un instrumento de tortura. ¿Tienes hambre? "Abrió la bolsa y mordió una galleta. "Pero en manos correctas, alguien formado, déjame que te cuente un secreto." Sacudió la bolsa y su contenido. "Si pongo esta bolsa en tu cabeza y deshago las pequeñas galletas saladas, con el tiempo las respirarás hacia tus pulmones y estas migajas irán a tu interior. Empezarás a escupir sangre." Terminó el resto de la galleta y colocó la bolsa en el suelo. "Entonces, todavía estás hambrienta?"

Esta vez, apartó de la mochila un par de tijeras de acero inoxidable. "Mutilación – puede ser eficaz cortando dedos del pie, de la mano u órgano sexual masculino. La desfiguración aterroriza a la gente - especialmente a las mujeres - y es lamentablemente fácil. Cercenar una mano o un pie. Vaciar un globo ocular. La cicatriz de la mejilla. ¿Alguna vez has olido tu carne propia ardiendo...? Bueno, sí, acabas de hacerlo. "Sonrió de nuevo y añadió:" Todo lo que requiere es una lata de gasolina y una cerilla".

Puso las tijeras en la fila que había creado cuidadosamente en el suelo. Lo siguiente de la mochila fue una porra de madera. "Golpear a la gente es quizás la forma más mediocre de la persuasión, y la más común".

Ella se dio cuenta que le estaba mostrando estos objetos no sólo para intimidarla sino para observar su reacción.

"De hecho, estoy en un error", dijo con una voz siniestra", al igual que cuando te dije Disneyland en lugar de Disney World. Mira, golpear puede ser una forma común de tortura, y podrías discutir que hay otra práctica utilizada con la misma frecuencia en cárceles y prisiones. Agresión sexual. Violación".

"Ya he oído lo suficiente", dijo Showers. "Eres un hombre grande y valiente con su bolsita de horrores, sobre todo cuando te enfrentas a una mujer con un brazo inútil encadenada al suelo. Si te metes en algún problema, lo único que tienes que hacer es llamar a sus gorilas de fuera. Pero no me engañas. Sé lo que eres. No eres nada más que un pequeño sádico pervertido, un gusano, un pedazo de basura humana que consigue que sus coces las encajen las personas indefensas que no pueden defenderse. ¿Eso te hace sentir importante? ¿Eso te hace sentir poderoso?"

Showers vio como Hasan enrojeció. En la academia del FBI, le habían dicho que era importante para los agentes que se ocupan de testigos hostiles tomar el mando de la entrevista y luego tanto intimidar como amistarse con un testigo. Ahora estaba en el otro lado. Ella era la testigo, y sospechaba que Hasan no había leído el mismo libro de texto, ni planeaba jugar con las reglas del FBI.

"Torturarte", recomponiéndose, "para mí va a ser muy agradable"

"Eso es justo lo que sospechaba que dijera un gusano como tú", respondió.



Última edición por qwerty el Lun Ene 07, 2013 1:53 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 9

Mensaje por qwerty el Miér Ago 22, 2012 11:12 pm

Capítulo 9

"Esto no va más lejos", declaró Storm.

Dilya pisó a fondo el pedal del acelerador del Range Rovers y el motor del coche rugió, pero incluso con sus cuatro ruedas motrices y capacidad para trepar, el todoterreno había llegado a sus límites. Apagando el motor, Dilya dejó las llaves en el contacto y dijo lo obvio: "Desde aquí vamos a pie”

Los cuatro fueron a la trasera del vehículo, donde recogieron su equipo. Todos llevaban botas de montaña y armas de mano. Además de su mochila, Casper llevaba de una eslinga una escopeta calibre doce, Dilya tenía un rifle de francotirador, y Storm estaba armado con un fusil AK-47. Oscar, por su parte, llevaba una bolsa con varios aparatos geológicos.

"¿Cuánto falta para cruzar la frontera?", preguntó Storm.

"Sólo tres millas", respondió ella. "No tenemos que subir a la cima de estas montañas. Hay un paso que las atraviesa, pero por culpa del terreno nos llevará al menos dos horas en llegar. Es importante para todo el mundo ver dónde pone el pie."

Storm volvió a preguntar: "¿Cuánto tiempo hasta que lleguemos a Jizzakh?"

"Estaremos allí antes del anochecer."

"Eso les dará tiempo de sobra para interrogar a tu novia", dijo Casper, mofándose de él. "Tal vez también le hagan una cicatriz muy bonita en la cara. Después de que ellos se la hayan pasado de unos a otros como si fuera una bicicleta".

"Hablas demasiado", cortó Dilya. "Guarda tu aliento para subir la montaña".

"¿Hay guardias fronterizos?", preguntó Oscar.

"Sólo patrullas ocasionales. Hay tantos kilómetros de frontera en estas montañas, que sería imposible vigilar cada paso."

Dilya encabezó el grupo. Oscar inmediatamente siguió tras ella, pero tanto Casper como Storm vacilaron.

"Después de ti, cariño", dijo con desprecio Casper.

Storm sacudió la cabeza, indicando no. No quería a Casper detrás de él, y Casper lo sabía. Se rió entre dientes y fue tras Oscar, dejando último a Storm.

No había un sendero marcado y pronto el desnivel aumentó a cada paso, pero no tanto como para necesitar atarse juntos. Las cumbres estaban cubiertas por nieve espesa, la cual evitaban en lo posible. Sobre hora y media de su viaje, llegaron a un montículo de piedras sueltas que tenían que subir. Les obligó a usar sus manos para ayudarse a seguir adelante conforme escalaban a cuatro patas una serie de rocas dentadas. Dilya trepó por la superficie con facilidad, pero Oscar perdió un paso y media docena de piedras del tamaño del puño se desprendieron y salieron disparadas por la pendiente tras de él, por poco golpean Casper y Storm.

"Lo siento", se disculpó.

Casper maldijo, y Storm inmediatamente se arrepintió de su decisión de estar al final de la fila. Sabía lo que podía haber ocurrido, y un momento más tarde, se encontró esquivando otra roca que venía rebotando directa a su cara. Otra piedra más grande la siguió y no le dio por poco.

"Oops", dijo Casper. "Esa fue mía".

Cuando llegaron a lo alto de la rocalla, comenzaron a caminar por un sendero de cabras que pronto los llevó a un cortado entre montañas. El aire era pobre, y todos ellos luchaban por recuperar el aliento. Dilya repentinamente levantó la mano y pararon. Se dejó caer sobre sus rodillas. El resto también lo hizo. A Unos 270 metros delante de ellos había dos hombres con uniformes uzbecos de patrulla fronteriza. Ambos llevaban armas automáticas. Estaban fumando y hablando.

Casper se arrastró a donde Dilya se escondía.

"Dame el M-24", refiriéndose al rifle de francotirador estadounidense que llevaba. "Los mataré.

"Hay dos hombres", dijo ella.

"Sí, ¿y? Me cargaré al segundo antes de que se de cuenta de lo que ha pasado a su amigo."

"No", dijo firmemente. "Puedes fallar. Uno podría escapar. Esperaremos".

"Nunca fallo", dijo Casper. "Y podrían estar aquí horas".

"¿Y por qué razón?", Replicó ella. "Esta es una parada de rutina para ellos. Este camino es muy conocido. Esperaremos".

Casper dejó escapar un suspiro de disgusto y regresó atrás cerca de Storm. Se sentó, apoyó la espalda contra una roca, y cerró los ojos, pero no pudo evitar mofarse de Storm. "Tic, tic, tic," susurró. "Cada minuto que estemos atrapados aquí es otro minuto para que puedan jugar con tu dama. Tal vez sólo le estén arrancando una uña, o tal vez un dedo entero o incluso la mano. ¿Te gusta el apodo ‘Atajada'?"

Storm se movió hasta donde Dilya vigilaba a los guardias con los prismáticos, los cuales inmediatamente se los entregó.

"Cada segundo que estemos atrapados aquí cuenta," Recordó Storm.

"Estos dos hombres forman parte de un pelotón de doce. Recorren en un camión las áreas de paso conocidas y luego se despliegan en busca de traficantes de drogas y extranjeros ilegales. Si Casper dispara, sus compañeros lo sabrán. No podemos salvar a tu amiga si nos descubren."

A través de los prismáticos, Storm vio a uno de los guardias arrojar un cigarrillo consumido. El guardia se volvió, y los dos comenzaron a alejarse del paso.

"Esperaremos quince minutos para que se reúnan con sus compañeros y se vayan. Entonces cruzaremos a Uzbekistán. Sólo espero que los guardias no descubran nuestro vehículo nuevo oculto al otro lado de la frontera. Es un largo paseo por la montaña hasta el pueblo más cercano."

Storm pensó en Showers. Sola, siendo interrogada en Jizzakh. Él no era un hombre profundamente religioso, pero rezó en silencio para que hubiera un vehículo esperando y que Showers todavía estuviera viva cuando contactaran con ella.

Minutos después, el extraño cuarteto caminó cautelosamente por el paso y empezaron a bajar un sendero estrecho. Descender la montaña resultó ser más exigente que subir a ella. La gravedad tiraba, arrastrándolos cerca de la orilla del sendero, tratando de apresurarles el paso y forzar lo que sería una carrera mortal.

Estaban atentos esperando que llegaran los guardias fronterizos, pero no los vieron.

Después de una hora, Dilya dijo: "¡Ahí!" Señaló un grupo de árboles. Storm se percató del reflejo del parabrisas de un Chevrolet todoterreno. Cuando llegaron, se despojaron de su equipo e hicieron una pausa para recuperar el aliento.

Oscar desapareció entre los árboles para hacer pis. Casper inspeccionó un esquema que estaba en el interior del todoterreno junto con un GPS portátil. Storm y Dilya se apartaron. Caminaron hasta una gran roca que sobresalía del terreno, y Dilya tomó un trago de agua entregando luego la cantimplora a Storm.

"Es hermoso", dijo Dilya, explorando las pintorescas llanuras que se extendían por kilómetros delante de ellos desde su posición.

Él sabía que no debía preguntar, pero no pudo evitarlo. "¿Por qué te involucraste con Jones?"

"Cuando cayó la Unión Soviética, más de dos millones de rusos regresaron a Rusia porque sabían lo que sucedería si se quedaran aquí. Pero crecimos dependientes de sus limosnas y había caos. La gente se moría de hambre. Mi país es en su mayoría musulmana sunita, y el Grupo Jihad vinculado a Al Qaeda, pronto comenzó a lanzar ataques terroristas porque nuestro gobierno se hizo amigo de los americanos. Mis padres, esposo, e hija fueron asesinados en la explosión de una bomba en un café. Quería morir, pero antes quería matar a tantos terroristas como fuera posible. La gente de Jones me encontró. Ellos me ayudaron a infiltrarme en el Grupo Jihad."

Ella lo hizo sonar simple - como proclamar para Terrorism 101. Pero Storm sabía más. Estaba familiarizado con el Grupo Jihad, era uno de los grupos extremistas más secretos y mortales. Uno de los principales comandantes, un radical conocido simplemente como La Vívora, fue la razón por la que Storm fue enviado Tánger. Jones había necesitado la ayuda de Storm para localizar a La Víbora, y la CIA se había enterado que el terrorista estaba reunido en Tánger con otro agente de Al Qaeda. Durante años, la ciudad del norte de Marruecos había sido conocida como refugio seguro para espías y terroristas. Jones dijo a Storm que tan pronto como identificara dónde se escondía La Vívora, un equipo de la agencia sería enviado a capturarlo o matarlo. Casper había formado parte de ese "Kill Team". Habían sido alojados por separado del grupo de Storm en Tánger, esperando luz verde. Pero un día después de que Storm aterrizara en Marruecos, él y los otros habían caído en una emboscada. Todos excepto él fueron asesinados. Fue una trampa y La Víbora escapó.

"¿Conoces el Grupo de la Yihad?", Le preguntó ella.

"Sí, La Vívora es un hombre verdaderamente malvado".

"Todos lo son."

Oscar salió de entre los arbustos y Casper terminó con su mapa. "¿Las niñas van a charlar toda la tarde o estamos preparados para ir a matar a alguien?", preguntó Casper.

Dilya dijo: "¿Por qué tienes que ser tan desagradable?"

"En realidad, Caracortada, Estoy con mi mejor comportamiento sólo para impresionarte." Mirando directamente a Storm, añadió, "Tick, tick, tick".


Última edición por qwerty el Lun Ene 07, 2013 1:59 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Vie Ago 24, 2012 2:49 am

Pequeño recordatorio de término militar.
NOTA: Tango: Tango es la letra T en el alfabeto radiofónico internacional. En milicia (Al menos en USA y por lo tanto la usa Derrick Storm y compañía) se suele indicar a los objetivos con esta letra. Así que los objetivos a matar son los Tangos


Objetivo=Target =T=Tango


Capítulo 10

"Vamos a empezar con la pregunta más obvia: ¿Dónde está el oro?" preguntó Hasan a Showers.

"¿Qué oro?", Respondió.

Hasan se rió entre dientes. "Así que así es como jugaremos a nuestro pequeño juego". Él revisó los diversos instrumentos de tortura que cuidadosamente había colocado delante de él y luego gritó algo en Uzbeco. Dos hombres se apresuraron a entrar en la habitación. Uno de ellos llevaba una silla plegable metálica, que situó justo enfrente de Hasan. Levantó a Showers del colchón y la obligó a sentarse. El guardia de detrás de ella sacudió su brazo lesionado con fuerza, provocándole un dolor irritante hacia el hombro, pero ella se negó a gritar. Le esposó las muñecas a la trasera de la silla.

El otro guardia trajo a la habitación una batería de camión grande con los cables y la dejó caer cerca de sus pies.

"¿No dijiste que electrocutar a la gente era mundano?" Increpó ella.

"Considera esto como los preliminares", susurró Hasan. "Seré más creativo conforme pasemos la noche."

Al menos ahora sabía que era la noche. Hasan se levantó de su asiento, caminó detrás de ella, se agachó, y de repente agarró el hombro derecho, cavando su pulgar en la herida.

Showers gritó. Él apretó de nuevo, claramente tratando de separar la clavícula que los cirujanos del hospital se habían esforzado en reparar. El dolor era tan intenso, y ella estaba tan agotada que Showers afortunadamente se desmayó.


"Langley tiene una vista panorámica del vertedero donde están reteniendo a la tía del FBI", anunció Casper mientras Dilya conducía el todoterreno hacia Jizzakh. "Intel dice que ahora mismo sólo hay cuatro hombres en el interior del edificio".

"¿Cuatro?" Preguntó Oscar.

"¿Qué clase de edificio es?", Se interesó Dilya.

"El matadero", dijo Casper, riéndose. "Pensaba que los musulmanes no comían carne."

"Musulmanes de práctica Halal", aclaró Dilya. "No comemos carne de cerdo o cualquier carne que tenga sangre. Tampoco bebemos alcohol".

"Es una pena para ti, Caracortada. Sin bebida para ayudarte a dormir durante esas noches solitarias", dijo Casper. "Tal vez podamos ir juntos después de esta pequeña escapada y pueda presentarte a un amigo mío llamado Jack Daniel’s"

"¿Significa que las mujeres sólo te encuentran atractivo cuando están borrachas?" Preguntó.

"¿Cuál es tu plan de rescate?", Cortó Storm.

"BESO", respondió Casper, relamiéndose los labios hacia Dilya. "Hace referencia a “Bobo Estúpido, Sencillo y Oportuno”. Cuando lleguemos allí, nuestro pequeño amigo científico se quedará afuera y disparará a quien sea que trate de entrar a ayudar a los otros tangos".

Agarró el cañón de su escopeta y dijo: "Llevaré a mi pequeña amiga de aquí y volaré la puerta."

"¿Tienes C-3?", preguntó Dilya, en referencia a los explosivos plásticos.

"No los necesito", respondió. "Unas pocas descargas de perdigones en las bisagras y mi patada hará el truco. Y todavía tendré algunas de sobra para los tangos de dentro".

"¿Ese es tu plan?", Dijo Dilya. "¿Disparar a la puerta y luego correr dentro?"

"Bueno, es un poco más sofisticado que eso. También voy a tener al semental lanzando algunas granadas aturdidoras. "Refiriéndose a Storm. "Cuando esas granadas exploten, habrá un ruido muy, muy fuerte, un destello cegador, y una onda de choque que atontará en sus culos a quien esté dentro como si estuvieran junto a un altavoz gigante de un concierto de heavy metal.”

Casper Paró. Le gustaba ser el centro de atención y estar al mando. "Ahora", dijo, "me imagino que Caracortada tiene más experiencia disparando un AK-47 que nuestro semental. Tan pronto como derribe esa puerta, y mientras las aturdidoras convierten a todos en sordo-ciegos, ella dispara una serie de ráfagas que servirán de fuego base, matando a cualquier cosa en nuestro camino. En medio de la confusión y caos, su servidor cargará con la escopeta recargada, seguida por ella y su AK-47 y el semental en la retaguardia con su Glock. Obviamente, el semental tendrá que utilizar su pistola de juguete porque el único rifle que tenemos es el M-24, y que no vale nada en combates a corta distancia. Imaginaré que puedes disparar una pistola, ¿verdad?"

Casper echó un vistazo a Storm con desdén y no esperó su respuesta. En su lugar, Casper dijo: "En realidad no importa, porque Dilya y yo deberíamos ser capaces de hacer caer los cuatro tangos, y tú y Oscar sólo controlando el espectáculo. Rescataremos a la princesa FBI y luego a por el oro. BESO."

Storm preguntó: "¿Qué hay para evitar que maten a la agente Showers cuando derribes la puerta principal?"

"Absolutamente nada", dijo Casper. "Pero no hay manera de que podamos colarnos en ese edificio sin ser detectados."

"Tiene razón", dijo Dilya. "Nuestra mayor esperanza es que - durante la confusión - o la ignoren o traten de usarla como rehén. Debemos de conseguir el factor sorpresa. "

"A menos", dijo Casper, "Que tengamos aquí otra situación como la de Tánger. ¿No es verdad, semental?”

Dilya dijo: "Es un buen plan."

"Yo no preguntaba críticas, Caracortada".


Showers amordazada abrió los ojos justo a tiempo para ver a uno de los dos guardias en la cámara de tortura bajar el cubo metálico que le habían ofrecido antes para hacer pis. Él le había echado agua en la cara para despertarla y también para crear un mejor conductor de electricidad, ya que sus pies ahora estaban sobre agua. Le habían quitado los zapatos y calcetines. El dolor en su hombro era desgarrador. Estaba segura de que Hasan le había vuelto a romper su clavícula.

Hasan estaba puenteando la batería de camión que estaba a su lado. Conectó uno de los cables al polo de la batería y a la silla metálica de ella. En la mano llevaba la otra pinza. Ahora que estaba despierta, estaba listo para empezar. Él mantuvo la pinza frente su cara. "¿Dónde está ahora tu lengua sabelotodo? ¿Quieres sacármela? "

Ella apretó la mandíbula.

"Déjame pensarlo", dijo claramente disfrutando. "¿Dónde debo conectar esto?"

Aunque sus muñecas estaban esposadas y su pie derecho estaba unido por una argolla de cuero y una cadena al suelo, el pie izquierdo de Showers estaba libre. Apuntó a su ingle y pateó. Sus dedos descalzos y curvados dieron en el blanco, causando que Hasan se doblase inmediatamente, jadeando de dolor. "¡Eres una puta!" Farfulló

"Ten cuidado", dijo ella. "Puede que te electrocutes a ti mismo."

Hasan se lanzó hacia adelante desde su posición de cuclillas, extendiendo su mano izquierda. Justo cuando estaba a punto de agarrar su brazo lesionado, una fuerte explosión resonó fuera de la sala, seguida rápidamente por otras cinco estampidas idénticas y luego dos explosiones ensordecedoras que hicieron que Hasan creyera que el edificio entero se derrumbaba.

Dilya miró a través del humo causado por las explosiones aturdidoras y vio a un hombre a tres metros en el interior del edificio con un rifle automático a sus pies, donde lo había dejado caer. Las dos manos las tenía en sus oídos. Disparó una ráfaga con su AK-47 y su cuerpo cayó hacia atrás.

Casper cargó por el pasillo, pasando por encima del centinela muerto, y entró por una puerta entreabierta a la habitación donde Showers estaba siendo interrogada. En un movimiento experto, se dejó caer sobre una rodilla y al mismo tiempo sacó la escopeta de su espalda y disparó. La explosión literalmente voló al guardia más cercano desgarrando un agujero rojo en su pecho. El segundo guardia todavía estaba sacando su arma cuando la segunda ronda de perdigones de Casper lo arrojó muerto al suelo.

Presa del pánico, Hasan cogió su mochila.

Showers gritó: "¡Cuidado!"

Pero cuando Casper movió la escopeta hacia su nuevo objetivo, Hasan gritó: "¡No dispares!", E inmediatamente levantó las manos.

Dilya y Storm se precipitaron dentro y atendieron a Showers, recuperaron de Hasan las llaves de las esposas, liberaron sus manos y quitaron la argolla de su pie.

"¿Te hirió?" Preguntó Storm.

"Sí, pero puedo moverme. Me rompió de nuevo la clavícula."

Storm se giró y descargó su puño derecho en la mandíbula del torturador, rompiéndola y haciendo que Hasan escupiera sangre y dientes mientras se tambaleaba hacia los lados.

"Qué galante", Dijo Casper inexpresivamente.

Dilya dijo: "No hay tiempo para esto! ¡Vamos! "

Casper apuntó con su escopeta a Hasan.

"No puedes dispararle a sangre fría", dijo Showers.

"¿Quieres apostar, cariño?", Respondió Casper.

"Te estaba torturando", dijo Storm.

"Sólo espósalo", pidió.

Storm fue hacia las esposas que él había tirado sobre el suelo de cemento, pero antes de que pudiera recuperarlas, Casper descargó una ronda de perdigones en la cabeza de Hasan, literalmente su rostro a desapareció.

Showers se quedó sin aliento.

"Ahora no vamos a necesitar esas esposas", dijo Casper, sonriendo.

Storm lanzó una mirada de enojo a Casper.

"Ahora, ahora, ahora", dijo Casper como si estuviera dando una lección a un niño pequeño", No seas niñito de mamá. Recuerda que Jones me puso al cargo de este rescate".

"Hora de moverse", gritó Dilya. Salieron de la habitación, bajaron el corto pasillo y fuera en el parking un nervioso Oscar paseaba con su arma. Dilya se puso al volante mientras Casper saltó al asiento delantero. Ambos entregaron sus armas - AK-47 y escopeta - a Oscar, Showers y Storm estaban en el asiento trasero.

"Hay un botiquín en el compartimiento trasero", dijo Dilya.

Óscar puso los rifles en la trasera y cogió el kit. "Tengo formación en primeros auxilios".

"Finalmente, eres bueno para algo", Casper.

"Dale morfina", ordenó Dilya. "Para su hombro."

A medida que el vehículo comenzó a salir del solar, una ráfaga de balas acribilló el capó delantero reventando las ruedas del todoterreno y saliendo chorros de vapor de debajo del capó.

"¿Quién nos está disparando ahora?", Gritó Oscar.

"¡Sobre el tejado!", Respondió Storm. "¡Otro tango!"

Casper abrió la puerta del copiloto y saltó sobre su hombro, girando en el aire de modo que ahora estaba de frente al edificio de detrás de ellos con su arma levantada. Había vaciado el cargador de la semi-automática en el momento que tocó completamente el suelo.

Los disparos de Casper, sin embargo, flanquearon la figura solitaria del techo, completamente fallados. El tirador apuntó con su AK-47 a los indefensos americanos postrados en el suelo. Justo cuando iba a realizar la ráfagal fatal, Storm salió del todo-terreno con su Glock preparada. Disparando hacia arriba, su primer balazo alcanzó el pecho del objetivo con tal fuerza que lo levantó de sus pies haciendo que apretara el gatillo instintivamente de la AK-47.

Las balas impactaron contra el suelo cerca de Casper, pero el tirador las había dirigido mal y lo peor que sufrió el asesino entrenado por la CIA fueron las heridas de trozos de tierra volando del duro terreno.

El asaltante cayó muerto en la azotea.

Casper se levantó lentamente con la camisa rota y un rasguño con hemorragia de su amplio hombro, pero ningún hueso roto. Su vehículo no había parado tan bien.

"Hemos acabado con este viaje" dijo Dilya cuando salió de detrás de la rueda. "Buen tiro" añadió

"Ha salvado tu vida", Showers gritó a Casper mientras salía del asiento trasero seguida de Oscar.

Recargando su pistola y quitando sus armas, Casper miró a Storm, pero no le dio las gracias.

"Coge el equipo", dijo Dilya. "Tenemos que seguir adelante."

"Cojamos su vehículo" dijo Oscar, apuntando a un nuevo Range Rover aparcado en el matadero.

"¡No!" Objetó Storm. "Es demasiado fácil de rastrear." Fijándose en la calle, se fijó en una media docena de camionetas rusas Lada 4x4 aparcadas un bloque más abajo. Formaban parte de una flota de transporte para una cadena nacional de panaderías en Uzbekistán.

Storm corrió a una, forzó la puerta, y puenteó el encendido. "Es espantosa", gritó, "pero el motor parece sólido".

Cargaron sus armas y equipo al desgastado Lada.

"Debería haber reconocido mejor el terreno que confiar en INTEL. Cada vez que lo hago, estoy cerca que me maten", se quejó Casper. "Si hubiera tenido mi escopeta, ese hijo de puta del tejado nunca habría caído sobre mí."

"No importa el tamaño de un arma", dijo Showers rotundamente, "pero sí el hombre que la usa." Ella sonrió agradecida a Storm.

"No eres más que un condenado con suerte dispuesto a salvar su culo", añadió Dilya.

Storm se puso al volante. A una milla del matadero, un coche de policía blanco con brillantes rayas verdes y azules llegaban a toda velocidad hacia ellos por el lado opuesto de la carretera de dos carriles. Una vez más, Casper sacó su Glock, pero el coche pasó zumbando sin detenerse.

"No dieron a este viejo camión un segundo vistazo", dijo Storm. "Se deben de imaginar que estábamos haciendo una entrega matutina".

"Buena elección de vehículo de escapada", dijo Dilya.

Dirigiéndose a Showers, dijo Casper: "Ahora ya sabes por qué no dejé ningún testigo atrás, cariño. Los policías no tendrán idea de lo que pasó y probablemente la culparán a los terroristas. Si hubiera un testigo, ellos sabrían que fueron americanos".

Showers no respondió. La morfina estaba haciendo su efecto y sus ojos se hacían más pesados. Comenzó a cabecear. En algún lugar en la distancia, sintió la mano de un hombre mover su cabeza a su hombro. Storm se había cambiado al asiento trasero, turnándose en la conducción con Dilya.

Ella se apoyó contra él y se durmió.


Última edición por qwerty el Lun Ene 07, 2013 2:11 am, editado 3 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por Stana Beckett el Vie Ago 24, 2012 4:39 am

Muchas gracias Kiss
Está muy bueno .
avatar
Stana Beckett
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 963
Fecha de inscripción : 04/01/2012
Edad : 21
Localización : Nueva York, trabajando con Richard Castle. Y pegando tiros con Kate. Ausente!

Ver perfil de usuario http://www.Bren_abih/twitter.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Sáb Ago 25, 2012 7:18 pm

Capítulo 11

Condujeron al Sur desde Jizzakh hacia la cordillera Molguzar, turnándose todos al volante excepto Showers, de esa manera los otros podían dormir. El amanecer todavía los encontró viajando siguiendo las instrucciones del navegador GPS portátil que había sido programado con las coordenadas que los llevaría al oro. Su ruta finalmente los llevó a un camino de grava que serpenteaba por la montaña. Después, se vieron obligados a salir de ella y marcar su propio camino. El viaje fue lento y desagradable en la medida que la camioneta 4x4 ascendía sobre el terreno irregular, a menudo se veían obligados a dar un rodeo porque habían caído rocas y árboles derribados que bloqueaban su ruta.

A medida que se acercaban más y más a su destino, comenzaron a sentir el sentido de la expectativa. Era difícil imaginar tantos lingotes de oro en un lugar tan desolado, oculto durante más de veinte años.

Dilya detuvo el vehículo en lo que parecía ser un desprendimiento de tierra a unos 160 metros de donde decía que se escondía la cueva del oro. Tenían que cruzar las rocas. Salieron de la vieja camioneta.

Ahora era el turno de Oscar para estar al mando, agarró su mochila de aparatos geológicos y pidió el GPS a Casper quien había estado guiando mientras conducía Dilya. Casper se lo entregó a regañadientes y se puso un paso detrás de él, con su escopeta colgada al hombro. Dilya fue la tercera, mientras que Storm se retrasó con Showers.

"¿Te encuentras bien para caminar?", preguntó.

"Sólo señálame la línea de salida."

Juntos comenzaron a cruzar el terreno rocoso. "No te he dado las gracias por rescatarme", dijo Showers.

"Nada de lo que yo pueda sacar a relucir todos los días de tu vida", dijo.

"Entonces, ¿qué tengo que hacer para pagar mi deuda?", Preguntó.

Storm pensó por un momento sobre cómo lo había engañado en Londres después de que estuvieran bebiendo en el pub. Había creído que pasarían la noche en la cama de la habitación de su hotel, pero ella preguntado inocentemente que le buscara una taza de café y en cuanto salió al pasillo, cerró la puerta con pestillo.

"La próxima vez que nos registremos juntos en un hotel, tendré que tener todas las llaves de la habitación", dijo él.

"¿Qué te hace pensar que ocurrirá de nuevo? - ¿Nosotros registrados en un hotel?"

"Soy un optimista".

"Un optimista podría aspirar a algo mejor que tener el control de las llaves de la habitación."

"OK, ¿Y qué te parece nata batida y encurtidos?"

"¿Encurtidos?", Repitió.

"Huevos".

Ella sacudió la cabeza asqueada. Quedó impresionado por lo bien que estaba tomando esto.

"¡Ouch!" Exclamó ella, levantando repentinamente su talón.

Se apresuró para llegar a ella, tomándola del brazo izquierdo para sostenerla.

"¿Qué pisaste?"

Ella besó su mejilla. "No fue una cosa," dijo ella, liberándose.

Showers comenzó a caminar y dijo, como si entre ellos no hubiera ocurrido nada, "¿Cuál es la historia del oro? Sé que estamos buscando lingotes, pero eso es todo lo que sé."

"Si las coordenadas de teléfono de Lebedev son correctas, estamos a punto de descubrir sesenta mil millones en oro que perteneció al antiguo Partido Comunista en la igualmente antigua Unión Soviética. Fue escondido aquí por soldados después de que la KGB lo desviara de Moscú antes del golpe fallido de 1991".

Showers preguntó: "¿Cómo cinco personas - una con un brazo malo – supuestamente van a trasladar sesenta mil millones en oro en un Chevrolet?"

"No lo haremos. Se supone que estamos para confirmar que está aquí. Jedidiah Jones tiene un plan para trasladarlo con helicópteros desde Kazajstán. Miramos, pero no tocamos, y definitivamente no se toman muestras".

"¿Jones va a hacer esto bajo las narices de las autoridades Uzbecas?" preguntó escépticamente.

"Jedidiah no fue realmente comunicativo al respecto, pero mencionó varias veces que mantuviéramos las manos en los bolsillos".

"Ese debería ser un lugar conocido para tus manos", respondió ella.

Storm había estado tan centrado en el rescate de Showers que no había dado muchas vueltas a lo que podría suceder cuando realmente encontraran el oro. Cada kilobarra valía por lo menos cincuenta y siete mil dólares, y su trabajo en esta expedición - según Jones - era asegurarse que nadie se volviera codicioso.

Él sacó su Glock y se la entregó a ella.

"Ya sé que puedes disparar con la zurda", dijo.

"¿Crees que podría ser necesario añadir algunas muescas en ella?", se preguntó.

"Jones me advirtió que tal vez. No me fío de Oscar, y ni siquiera estoy seguro de cómo Dilya va a reaccionar a esa cantidad de oro. "

"¿Y Casper?"

"Te dije una vez que me hirieron en Tánger. Siempre he sospechado que alguien nos vendió. Alguien nos traicionó. Casper estaba en el equipo de exterminio que Jones envió. Él desapareció de la red después de que la misión saliera mal. Si tuviera que adivinar, Casper nos traicionó".

"Pero él te está echando la culpa de lo de Tánger".

"La mejor defensa es un buen ataque".

"¿Tienes un plan si alguien tiene los dedos largos?" preguntó, y rápidamente añadió: "Estoy hablando de las barras de oro, no de tus bolsillos."

"Depende de quién sea. Oscar no es una gran amenaza, pero Casper y Dilya saben manejar las armas y han matado antes. Ellos son los únicos que tenemos que vigilar".

"¿Y qué hay de ti?", Preguntó. "¿Debo estar preocupada por ti y el oro?"

"Yo no soy un gran fan de oro", dijo. "O los diamantes".

"Los diamantes son el mejor amigo de una chica."

"Entonces suerte que estemos buscando oro. Odiaría dispararte, especialmente desde que te rescatamos."

"Ya sabía que ibas a encontrar una manera de sacarlo de nuevo."

"Después de ese beso, me estoy replanteando toda la fantasía de la nata batida y encurtidos. También, quizás añadiendo un poco de helado y tarta. O una enana".

"Estás enfermo".

Caminaron en silencio durante unos minutos porque la altitud les robaba el oxígeno. Storm comentó, "Jones dijo que tenía una razón para enviar a cada uno a esta misión. Todo el mundo, excepto tú tenía un objetivo. Me dijo que no confiaba en los otros."

"Tu ya dijiste eso", respondió ella.

"¿Y si no estaba hablando del oro?", Respondió Storm. "¿Por qué me puso a cargo de detener a alguien de robar unas barras de oro? Él siempre se puede localizarlas."

"Tu trabajo es ¿qué? – ¿descubrir quien no es digno de confianza?"

"Quizás algo más específico que eso. Casper piensa que fastidié lo de Tánger. Creo que él traicionó a la agencia. Dilya me dijo ayer que se infiltró en el Grupo Jihad, y fui enviado a Tánger para localizar a su líder. ¿Es coincidencia que Casper, Dilya y yo tengamos enlaces con lo de Tánger?"

"¿Qué hay de Óscar?"

"Él no ha nombrado Tánger, pero Jones siempre sospechó que se trataban de soldados rusos Vympel los que allí atacaron mi equipo. Oscar tenía conexiones con la KGB rusa".

"¿Qué soldados son esos?"

"Las fuerzas de élite de la KGB, como nuestros SEALs. Jones estaba convencido que los rusos fueron los responsables de lo de Tánger".

"¿Por qué Jones puso a cuatro personas juntas a sabiendas de que uno de ellos es un traidor?"

"Si mi corazonada es correcta, esto puede ser algo más que el oro", dijo Storm.

Los otros estaban a cincuenta metros por delante de ellos. Cuando los alcanzaron, Oscar, Casper, y Dilya estaban de pie frente a una cornisa escarpada que sobresalía al menos 30 metros. Oscar volvió a comprobar las coordenadas GPS y luego miró a la pared de roca. "Si la ubicación del GPS es exacta, el oro está a unos metros detrás de este muro de rocas. Ahí debe haber una cueva."

Casper cogió el GPS, arrancándolo de las manos de Óscar. "Déjame mirar."

"Este pequeño bastardo ruso dice la verdad", dijo. "Tiene que ser una cueva tras de este muro de rocas."

"Esta área se compone de grandes losas de granito," dijo Oscar, "pero hay grietas profundas en las rocas que a menudo conducen a cámaras internas, algunas bastante grandes. No estoy seguro de cómo los soldados llevaron los contenedores de carga llenos de toneladas de oro hasta aquí, pero si hay una caverna, el único modo de entrar sería a través de una grieta en algún lugar del granito".

"Acabamos de cruzar rocas que parecían escombros", dijo Dilya. "¿Es posible que la KGB dinamitara la entrada? Sellaría el oro."

Oscar asintió: "Eso sería lógico".

"¿Qué es exactamente lo que quieres decir por "una grieta en algún lugar del granito?'", preguntó Showers.

"Un agujero, una entrada, quizás pequeño, tal vez grande" dijo Oscar. "Si los soldados destruyeron la entrada principal, debe haber grietas más pequeñas. Quizás no lo suficientemente grande para atravesarla con un camión, pero lo suficientemente grande para atravesarla nosotros"

"¿Tiene que ser una grieta? Eso es muy científico. Gracias por darnos tu experta opinión", se mofó Casper. En lugar de devolver el GPS al Oscar, se lo enganchó al cinturón.

"¿Cómo podemos encontrar la entrada?", preguntó Showers.

"Busca agua o un arroyo que desaparezca de repente en el suelo. Busca vapor saliendo de un agujero. Las cuevas son más cálidas que el aire de fuera. Busca suciedad roja – tierra rica en hierro que ha sido arrastrada de la cueva."

Dilya comprobó la hora. "Tenemos alrededor de una hora antes de ponerse el sol, así que vamos a desplegarnos. Oscar y yo iremos por la izquierda. El resto por la derecha. Si encontramos algo, nos pondremos en contacto con los otros. No nos adentraremos solos en ningún agujero".

"Esta es la única manera de que - "Empezó a decir Casper, pero Showers lo interrumpió, no deseaba oír otro comentario soez.

"Si quieres ir delante sin nosotros, vete", le dijo ella.

Casper no esperó a una discusión. Comenzó a caminar hacia su derecha.

"Si tenemos suerte, se meterá en una cueva y no saldrá nunca", comentó Storm.

Oscar abrió su mochila y sacó cuatro linternas. "Necesitaréis esto si veis una abertura. Pero, de nuevo, esperad a todo el mundo. Será más seguro. La espeleología es peligrosa."

Showers y Storm comenzaron a caminar en la misma dirección que Casper. Dilya y Oscar fueron en dirección contraria.

Durante treinta minutos Storm y Showers se movieron lentamente sobre el terreno, en parte porque era una escalada accidentada y tenía un solo brazo. No vieron ninguna abertura evidente y comenzaba a oscurecer. Estaban a punto de dar marcha atrás cuando de repente la cabeza de Casper asomó desde detrás de las rocas a unos tres metros delante de ellos.

"¡Encontré una abertura!" Gritó.

Se apresuraron hacia él. La grieta hubiera sido imposible ver si Casper no hubiera subido entre varias rocas grandes. Era una abertura de unos dos metros de alto y 60 centímetros de ancho.

"Yo no tengo linterna, por lo que sólo me he metido unos cinco metros, pero la abertura se hace más grande conforme avanzas más profundo", explicó Casper. "Dame una de tus linternas y la exploraré mientras vas a buscar a los demás."

"Se supone que debemos esperar", dijo Showers.

"¿Qué tienes miedo? ¿Crees que me voy a llevar sesenta millones de dólares en oro en los bolsillos en el tiempo que vas a buscar a los otros y volver aquí? Simplemente voy a ahorrarnos tiempo en caso de que esta abertura resulte ser un callejón sin salida."

Storm entregó a Casper su linterna y desapareció a través de la grieta. "Voy a ir a buscar a los otros así puedes descansar", se ofreció Storm. "Todavía tienes mi Glock, ¿verdad?"

Showers levantó su cabestrillo. Su pistola estaba escondida detrás de él, metida en la cinturilla de sus pantalones vaqueros para que pudiera sacarla con la mano izquierda.

Storm pudo regresar rápidamente sin Showers. Encontró Dilya y Oscar volviendo a la pared escarpada.

"Casper se ha metido en una abertura", dijo recuperando el aliento.

Los tres comenzaron a correr y pronto alcanzaron a Showers, que estaba sentada fuera de la boca de la cueva. El sol estaba casi completamente oculto.

"¿Ha regresado?", Preguntó Storm.

"Nop. Ha escapado como un conejo".

"O una serpiente", dijo Oscar tomando el mando. "Entraré primero en el agujero, Dilya después, luego la agente Showers y finalmente tú. Señaló a Storm. "Podría haber agua, haciéndolo resbaladizo y tened cuidado con las bajadas en el techo. Es necesario estar atento a vuestras cabezas para no golpearos, pero también mantener la luz en el suelo para no pisar fuera del saliente."

"¿Qué hay de los murciélagos vampiro?", preguntó Storm en tono de burla. "Sólo para mantener las cosas interesantes."

"Si nunca has estado en la completa oscuridad", continuó Oscar ", entonces vas a ir a una sorpresa. En una cueva no hay luz, no hay sol, ni siquiera la luz de las estrellas."

"Como en un ataúd", dijo Dilya.

Oscar metió la mano en su mochila y le dio una nueva linterna a Storm. El ruso se desvaneció en la abertura con Dilya pisándole los talones.

"Murciélagos vampiros, ataúdes, oscuridad total, cornisas escarpadas, y Casper el fantasma al acecho", susurró Showers a Storm al entrar en la cueva. "Puede que hubiera tenido más probabilidades siendo torturada".

Sus linternas atravesaron la oscuridad, iluminando un pasillo angosto. Storm estimó que se habían metido unos cinco metros cuando la grieta comenzó a expandirse y dividirse en varias direcciones. Oscar bajó por la principal con todo el mundo sobre sus pasos. Storm comprobó su reloj mientras se abrían camino. Quería saber cuánto tiempo habían caminado. Cuando caminaron otros veinte minutos, Oscar se detuvo y dijo: "¡Hemos llegado a una cámara!"

Se apiñaron junto a él y todo brillaba bajo la luz de sus linternas en la oscuridad. La cámara era al menos de diez metros de ancho, cientos de largo y unos 12 de alto. Sin duda era una abertura lo suficientemente grande para esconder sesenta mil millones en oro envasados en contenedores de carga.

"Casi todas las cuevas están hechas de calcita, el cristal de carbonato de calcio", explicó Oscar. Él alumbró con su linterna hacia abajo y la luz reflejó. A unos tres metros por debajo de ellos había un gran estanque de agua. El techo de la cueva estaba cubierto de estalactitas, el agua se había filtrado a lo largo de las paredes creando estratificaciones.

"El blanco que estáis viendo es calcita pura", dijo Oscar. "Otros minerales, principalmente hierro, son responsables de las manchas de color naranja y rojo."

"Es hermoso", dijo Showers.

"Sí", añadió Dilya, "pero no hay barras de oro, no hay contenedores."

"Si Casper no hubiera cogido el GPS, sería capaz de deciros si esta caverna está detrás de la pared de granito", se quejó Oscar.

"¿Te refieres a este GPS?" La voz ronca de Casper interrumpió desde detrás de ellos. Alzó el GPS delante de sus linternas para que lo vieran. Ninguno de ellos lo había oído acercarse. Ellos lo alumbraron. Su cara estaba sucia, y bajo los haces de sus linternas, parecía aún más amenazador.

"Estáis parados justo donde este GPS dice que debería haber carretadas de oro", dijo Casper. "Y no hay ninguna barra de oro comunista por ningún lado cerca de aquí. No hay más que agua y rocas. "

"¿Podría estar el oro bajo el agua?", preguntó Dilya, alumbrando su luz hacia abajo al estanque de debajo de ellos. "Quizás cuando destruyeron la entrada, crearon un dique."

Todos ellos apuntaron con sus luces al agua, pero no vieron nada excepto su propio reflejo devolviéndoles la mirada.


Última edición por qwerty el Lun Ene 07, 2013 12:34 pm, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Jue Nov 22, 2012 1:51 pm

Capítulo 12

"Iván Petrov debía estar mintiendo cuando dio las coordenadas del oro a Lebedev", dijo Storm.

"Pero oí decir a Lebedev que sabía cuando Petrov le decía la verdad sobre la localización", contestó Showers. "Los dos hombres habían crecido juntos. Eran como hermanos".

"Un hermano no dispara al otro en un pie y luego entre los ojos", replicó Storm. "Los hermanos no se matan el uno al otro por oro - normalmente".

"He comprobado todos los otros túneles a excepción de uno, señoras", avisó Casper. "Todos ellos son callejones sin salida y no hay oro escondido en ninguno de ellos."

"¿Qué hay del que no revisaste?", preguntó Oscar.

"Va en la dirección contraria a nosotros. Se aleja de las coordenadas. Eso significa que en esta caverna que la que estamos donde pusieron el oro - a menos que Petrov mintiera".

"Tú eres el geólogo," dijo Storm, volviendo su foco de la linterna de tal forma que iluminó la cara de Oscar. "¿No tienes algún tipo de equipo que nos pueda decir si el oro está aquí?"

"Tiene que estar bajo el agua", dijo Dilya. "No tenemos idea de cuánto de profunda es esta caverna. Volvamos a la superficie. Necesitamos cuerdas. Incluso puede que necesitemos equipo de buceo. Pero uno de nosotros tiene que ir ahí abajo al agua para echar una mejor mirada."

"Estoy de acuerdo", dijo Oscar. "Volvamos a la superficie y acabemos por esta noche."

Conforme caminaban hacia la salida de la cueva, Casper tomó la delantera, Oscar lo siguió para asegurarse que mantenía el rumbo. Dilya se rezagó para dar un último vistazo al foso de agua.

"El oro está ahí abajo. Lo presiento", dijo mientras Showers y Storm pasaban a su lado en el túnel.

Cuando Casper se acercó la abertura de la cueva, podía ver la tenue luz de luna de fuera. Salió de la cueva con Oscar y Showers justo tras él. Los tres fueron deslumbrados por una luz cegadora.

"¡Arrojen las armas!" Les ordenó una voz masculina.

Todavía dentro del pasadizo de la cueva, Storm se paralizó. La luz brillante venía de un proyector. Fuera, alguien les había tendido una emboscada.

Storm instintivamente buscó su Glock, y entonces recordó que había dado su pistola a Showers. Dio un paso hacia atrás alejándose de la entrada de la cueva y sintió el cañón de una pistola presionando contra su espalda.

Dilya ordenó: "Hora de abandonar la cueva."

Sin embargo, él se volvió lentamente hacia ella.

"¿Quién está ahí afuera?", Preguntó.

"Amigos", respondió ella, "míos, no tuyos. Ahora, muévete o morirás aquí mismo".

Dilya los había traicionado.

En lugar de dar la vuelta, Storm se quedó frente a ella con las manos levantadas retrocediendo varios pasos hacia atrás, hacia la luz. Se movió intencionadamente, y justo antes de que él saliera de la cueva, se detuvo.

"¿Por qué haces esto?", Le preguntó.

"¿Por qué te importa?" espetó ella.

En ese momento, Storm se giró de lado, haciendo que la luz brillante del foco deslumbrara sus ojos. Storm había mantenido intencionadamente su cuerpo entre la luz cegadora y la cara de Dilya, protegiéndola con su sombra.

En ese mismo instante, Storm agarró la muñeca de Dilya con su mano derecha y el arma con la izquierda girando el cañón lejos de él. Era una técnica rudimentaria de desarme enseñada por las Fuerzas Especiales, y la ceguera momentánea de Dilya dio lugar a que Storm tomara ventaja.

Soltando la pistola de su agarre, él la empujó a la entrada de la cueva por delante de él.

"Ahora, vamos a saludar a tus amigos", dijo.

Dilya salió de la cueva hacia la luz del foco con Storm manteniendo la pistola contra su cabeza con su mano libre.

"¿Qué tenemos aquí?", Preguntó una voz de hombre.

"Un rehén", replicó Storm.

"Y yo tengo tres".

Storm miró a su izquierda y vio los puntos rojos de la mira de láser bailando en los cuerpos de Showers, Oscar, y Casper, los cuales estaban de pie en fila en la entrada de la cueva.

"Puedes quedarte con el oro", dijo Storm. "A cambio, nos iremos libres nos llevaremos a Dilya con nosotros hasta que lleguemos a la frontera".

Dilya gritó algo en Uzbeco.

"¿Sabes lo que acaba de decir?", Preguntó el hombre.

A causa de la luz del proyector en su cara, Storm aún no podía ver al hombre, y no tenía ni idea de cuántos otros estaban allí con él, aunque él había contado cuatro puntos rojos apuntando a los miembros de su equipo. Dos de los láseres apuntaban a Casper.

"Ella sólo me dijo que la disparase", dijo la voz. "Esa es la lealtad que tiene a nuestra causa. ¿Y entiendes por qué está dispuesta a sacrificarse? Porque sabe que será mártir. No espero que entiendas este tipo de fe. "

"Tengo fe en lo que va a pasar cuando apriete el gatillo", dijo Storm.

La agente Showers interrumpió la conversación. "¿Quién eres tú?"

"El Grupo Yihad", dijo el hombre. "Y el americano que está apuntando con su pistola a la cabeza de mi hermana una vez trató de localizarme."

"La Víbora", dijo Storm en voz alta.

Dilya otra vez gritó algo en Uzbeko.

La Víbora respondió con una orden en uzbeko, y el chasquido de un rifle rompió el aire de la noche. Oscar se desplomó sobre las rocas, tiro en el pecho. Todo había sucedido tan rápido que Showers y Casper, quienes estaban de pie a su lado, no tuvieron tiempo de reaccionar hasta que el cuerpo muerto del ruso golpeó el suelo.

"La próxima a morir será la agente Showers del FBI", dijo La Víbora.

"Adelante", dijo Showers. "Vais a matarnos de todos modos."

"En realidad, en este momento, para mí eres más valiosa viva", dijo La Víbora.

"Prefiero morir", avisó Casper ", entonces tendré mi cabeza amputada en YouTube por una panda extremista de destripa-camellos Hajis".

Storm miró a Showers y vio que los cuatro puntos rojos estaban ahora en su torso. La Víbora no estaba lanzándose un farol. Ella sería la siguiente a morir a menos que él liberase Dilya.

Él hizo contacto visual con Casper, y por primera vez, los dos hombres parecían estar en la misma longitud de onda.

"¡Ahora!", Gritó Storm. Con su mano izquierda agarró la garganta Dilya y tiró de ella lateralmente hacia el suelo cuando comenzó a disparar su pistola al proyector que iluminaba la entrada de la cueva. Instantáneamente todo se volvió negro.

En ese mismo momento, Casper se arrojó delante de Showers, escudándola con su propio cuerpo mientras la derribaba, en ese momento los hombres de La Víbora comenzaron a disparar. Las balas rebotaron en las rocas con sonidos sibilantes.

En la oscuridad absoluta, Storm sintió el cuerpo Dilya sin fuerzas y sintió un fluido tibio en su mano izquierda la cual seguía apretando su garganta. Había sido herida mortalmente en el cuello.

Por un segundo se mantuvo completamente quieto, y entonces estalló el sonido de la escopeta de Casper. El primer estampido fue seguido inmediatamente por otro y otro. El asesino estaba usando las miras rojas del láser de las armas de sus enemigos para identificar dónde se escondían en la oscuridad. El último estampido de Casper fue contestado con el grito primitivo de un hombre cuyo cuerpo había sido perforado por los perdigones.

Se quedó en silencio de nuevo, y Storm se dio cuenta que ya no había ninguna miras láser dirigida a la cueva.

El Viper gritó en Uzbeko. Y cuando uno de sus hombres respondió, Casper disparó su escopeta hacia la voz del hombre. Su disparo provocó una descarga de fuego rápido de la pistola de La Víbora. Storm inmediatamente respondió con su propia pistola, apuntando a los fogonazos.

Y entonces se hizo el silencio.

Por costumbre, Storm había contado sus tiros, y sabía que sólo tenía una descarga de la pistola que había conseguido de Dilya. No tenía ni idea si Casper, Showers, o la Víbora y sus hombres seguían con vida.

Nadie quería hablar, porque eso revelaría su posición. La tenue luz de la luna de la noche fue oscurecida por nubes. Storm se arrastró lentamente en la dirección de Showers y Casper, abriéndose paso por las rocas altas que bordeaban la entrada de la cueva. Cuando llegó al lugar donde había visto por última vez a sus compañeros, su mano tocó un cuerpo y quedó paralizado.

¿Era ella?

Sintió el pelo de un hombre y gafas. Oscar.

"¿April?", Susurró.

"Por aquí," contestó ella.

Usando su mano como una sonda, notó una gran roca levantada frente a él y la bordeó. Showers y Casper estaban escondidos entre grandes rocas. Se habían refugiado en el terreno.

"¿Os dieron?", Preguntó en voz baja Storm.

"No, pero sí a Casper. Grave ".

"¿Qué tan grave?"

"Una en la pierna. Una en el abdomen", respondió Casper. "Pero todavía puedo disparar".

"¿Cuántos quedan?", preguntó Showers.

"No puedo decirlo".

Como si fuera una señal, se oyó a un hombre gritar y el fuego rápido de una pistola. Esto fue seguido por otro hombre gritando.

"¿Qué está pasando?", Preguntó Showers.

Storm cuidadosamente se encaramó donde los tres estaban escondidos y miró delante de él por encima de la enorme piedra, en dirección a los sonidos. No vio nada distinguible, sólo rocas. Avanzó lentamente fuera de su escondite y se arrastró varios metros alante, se paró detrás de otra piedra grande. Usándola para proteger su cuerpo, se asomó sobre su superficie irregular. Nada. Y entonces se produjo un movimiento, pero era tan pequeño que se preguntaba si su mente le estaba jugando una mala pasada. No veía la silueta de un hombre, sino que más bien parecía como si una piedras de tres metros se había movido en realidad delante de él, como si el suelo de su alrededor estuviera cobrando vida. Escogió una única piedra y centró sus ojos en ella. Dos minutos más tarde, estaba a punto de declararlo como paranoia y agotamiento cuando la roca pareció levantarse y seguir adelante, siempre de forma gradual.

Storm levantó la pistola y apuntó a la piedra. Si se movía de nuevo, iba a abrir fuego.

Mientras miraba fijamente la roca, sintió el filo de un cuchillo apretado contra su garganta y el calor de una respiración en su oído. Las palabras fueron en ruso, pero Storm no tenía necesidad de entender el idioma para saber el significado. Él soltó la pistola.
El hombre que sostenía el cuchillo en el cuello le obligó a ponerse en pie y gritó en voz alta. Otro ruso respondió y Storm escuchó los sonidos de gente en movimiento. Showers y Casper estaban siendo arrastrados desde las rocas detrás de él.

Los haces de los faros de un auto los alumbraron. El vehículo era uno de los dos que los hombres de La Víbora habían conducido a lo largo de una ruta alternativa a la entrada de la cueva. El foco que Storm rompió había sido empalmado con un cable largo a una de las baterías de sus otros vehículos.

Los faros hicieron posible que Storm viera la "roca" que se había estado moviendo en frente de él. Cinco monstruos tupidos rodeaban ahora Storm, Showers y Casper. No eran rocas. Eran soldados Vympel ataviados con trajes Ghillie, los trajes de camuflaje preferidos por las fuerzas especiales. Sus pesados trajes fueron diseñados para hacerlos imposibles de ver cuando estaban en el suelo.

"Creía que estos bastardos eran un mito de la KGB", dijo Casper. "Nunca los vi venir."

Los cuatro hombres que estaban de guardia llevaban auriculares y gafas de visión nocturna. Su superior se adelantó desde las camionetas estacionadas, donde había encendido los proyectores.

"¿Por qué no nos acaba de matar simplemente?", preguntó Showers.

"Supongo que ese es su plan", dijo Storm ", pero primero quieren asegurarse de que el oro está aquí. Seguimos siendo la mejor oportunidad de los rusos de encontrarlo."

Su líder dio una orden, y tres de los soldados desaparecieron por la entrada de la cueva, dejando al líder y a dos hombres detrás para vigilar a sus prisioneros. Mientras esperaban, el líder se acercó al cuerpo de Oscar y comenzó a registrar en la mochila que el geólogo llevaba antes de ser asesinado. El soldado quitó un pequeño aparato, guardándoselo en el bolsillo.

"Un dispositivo de rastreo", dijo Casper. "Ese gilipollas ruso les estaba ayudando."

Debido al maquillaje oscuro de sus caras, era imposible ver alguna expresión facial. Sólo sus ojos se veían a través de él. No dijeron nada, y eso los hacía parecer aún más feroces.

Los tres soldados se habían colocado al otro lado de Showers, Storm y Casper. Mientras que dos de ellos los vigilaban con sus armas apuntando al trío, el tercero dio un paso adelante para cachearlos. Comenzó con Storm y lo hizo rápida y expertamente quitándole los cargadores extra de munición. Satisfecho, pasó a Showers, empezando por los tobillos, subiendo las manos por sus piernas, pero vaciló al llegar a la cintura, porque su brazo derecho estaba en cabestrillo. Cuando empezó a cachearla, Showers gritó de dolor.

"¡Llevo un cabestrillo!", gritó ella. "¿Cómo puedo disparar a alguien?"

Él dio un paso atrás, sorprendido por su arrebato.

El líder dijo algo en ruso y el soldado se cambió a Casper. Ya lo había despojado de su querida escopeta, pero él todavía llevaba el cuchillo Ka-Bar en la cintura.

Storm miró a Showers, y ella movió su brazo derecho ligeramente, alejando del cabestrillo de su abdomen. Sin mover su barbilla, miró hacia abajo, indicándosela.

En ese momento, Storm entendió.

"Vosotros, bastardos comunistas os suponéis invencibles", dijo Casper en voz alta, "pero me parecéis una panda de nenazas."

"¡Oh, Dios mío!", Gritó Showers histérica. "¡No quiero morir!" Mientras los soldados miraban, ella pasó su brazo izquierdo alrededor del cuello de Storm, y pidió: "¡Bésame una última vez, cariño!"

El líder Vympel gritó: "Niet" Pero Showers se aferró desesperadamente a Storm.

Con ella bloqueando la vista de los soldados, Storm buscó entre el cabestrillo y su cintura, donde sintió el familiar agarre metálico de su Glock. De alguna manera ella se las había arreglado para deslizar la pistola a su escondite antes de que hubiera sido capturada.

"Ahora", susurró él.

Showers giró a su izquierda mientras Storm sacó la pistola y comenzó a disparar. Su primer objetivo era el líder. Por miedo a que el ruso pudiera estar usando un chaleco protector, Storm disparó directamente a la cara. Su primer tiro dio en el blanco. Saltando a su derecha, Storm disparó contra el soldado sorprendido que lo custodiaba, quien reaccionó levantando su ametralladora. Los disparos de Storm pasaron zumbando junto a la cabeza del ruso cuando el soldado apretó el gatillo, huyendo mientras disparaba dos ráfagas tal como había sido entrenado, en lugar de disparar una ráfaga completa, pero ineficaz en estado de pánico. Un disparo hirió a Storm en el muslo. Su hermana pasó junto a su pecho, golpeando una roca. Antes de que el soldado pudiera apretar otro par, Storm disparó su Glock, matándolo.

Mientras Storm estaba ocupado disparando a dos de los soldados, Casper atacó el ruso enviado a cachearlo. Aunque Casper estaba herido, lanzó un gancho de izquierda paralizante a la mandíbula del soldado y al mismo tiempo sacó el cuchillo Ka-Bar con su otra mano libre. Asumiendo que el ruso llevaba un chaleco antibalas debajo de su traje, Casper blandió la hoja de manera que haría punción en el costado de su atacante.

Clavó su cuchillo con tal fuerza que lo hundió hasta la empuñadura. Casper tiró hacia arriba, y luego en los lados y abajo, poniendo fin a la vida del hombre.

"Buen tiro, ‘Ojo mortal’", llamó Casper a Storm.

Habían matado con éxito el líder y dos soldados de fuera de la cueva, pero aún quedaban tres en el interior buscando el oro. Storm miró su pierna. Era una herida superficial, pero los disparos que Casper había recibido antes, durante su tiroteo con el Grupo Jihad, eran mucho más graves.

Agachándose, Casper recuperó su escopeta del ruso que antes se la había cogido. "Me estoy desangrando", dijo Casper. "Vosotros dos os vais. Detendré a los otros tres de la cueva tanto como pueda."

"No," dijo Showers. "No te vamos a dejar atrás."

"Es mi decisión", respondió Casper. Miró a Storm. "Pensé que tú nos traicionaste en Tánger. Te culpé por lo que ocurrió."

"Yo pensé que tú eras el traidor", respondió Storm.

Casper se rió entre dientes. "Y no fue ninguno de nosotros. Dilya estaba trabajando para La Víbora todo el tiempo, y Oscar era un topo para los rusos. Ellos son los que sabotearon Tánger".

Dejó escapar un gemido doloroso y buscó su costado.

"No tienes que ser un héroe", dijo Showers. "Podemos bajarte de la montaña."

"¿A dónde?", Respondió. "Voy a estar muerto para el momento en que salgamos a la carretera principal. Además, quiero morir como un héroe y te lo debo".

"No me debes nada", dijo Storm.

"Me salvaste la vida cuando se disparaste a ese bastardo en el techo del matadero."

"Entonces estamos en paz", dijo Storm.

Todavía no, Ojo Mortal. No hasta que salgáis y estas ratas vengan a husmear fuera de su agujero. Nunca quise a nada tanto como a esta escopeta así que sostengo algo adecuado para cuando me muera y vaya al infierno. Ahora salid de aquí antes de que cambie de opinión.


Última edición por qwerty el Mar Ene 08, 2013 8:31 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Jue Nov 22, 2012 1:53 pm

Capítulo 13

Storm condujo la camioneta por la montaña bajando a una velocidad temeraria, esquivando rocas, árboles y escarpados que parecían saltar los ejes del vehículo.

Habían pasado menos de dos kilómetros por el terreno rocoso cuando unas luces de faros aparecieron detrás de ellos.

"¿Casper?", preguntó Showers, pero ya sabía la respuesta. "Date prisa", pidió.

"No estoy haciendo una conducción dominguera", respondió. "Si voy más rápido, arrancaré la parte inferior del coche."

Las ruedas de la camioneta golpearon una roca, casi noqueándolos en sus asientos. Afortunadamente, llegaron a un camino de grava a un kilómetro y medio más adelante. La persecución de las camionetas estaba lo suficientemente cerca para que Showers pudiera ver el perfil de un conductor y un pasajero.

"Casper debe haber matado a uno de ellos".

Su razonamiento fue interrumpido por una bala que atravesó la luna posterior de la camioneta. Fragmentos de vidrio volaron por su cara. El ruso del asiento del copiloto de la camioneta estaba asomado por su ventana disparando su ametralladora contra ellos.

Storm le pasó su Glock y ella comenzó a disparar justo en el momento en que Storm se desvió para evitar un socavón de la estrecha carretera. Su primer disparo golpeó su propia ventana lateral trasera y el segundo el interior de su techo.

"Dispárales a ellos, no a nosotros", gritó Storm. "Nosotros somos los buenos".

"Ellos son menos peligrosos que tu conducción", le respondió.

El hombre armado disparó otra ráfaga, acribillando la parte trasera de la camioneta.

Showers se dio la vuelta en el asiento delantero del copiloto, de modo que su espalda estaba apoyada en el salpicadero, y levantó su mano izquierda para que pudiera disparar a través de la luna trasera rota. Vació el resto del cargador, haciendo que el vehículo atacante retrocediera.

"Debo haber dado a uno de ellos", explicó. "Dame un nuevo clip".

"No tengo ninguno. Ellos se los llevaron ¿Recuerdas? ¿El cacheo? "

"Hora de ser creativos", dijo Showers pasando entre los asientos al compartimiento trasero de la camioneta.

"¿Hay algo ahí", preguntó Storm mientras ella buscaba en la trasera. "¿Un AK-47, lanzacohetes, cañones, bombas? ¿Un sándwich de manteca de cacao?"

"En realidad, sólo hay esto". Levantó una bolsa de galletas.

Storm miró por el espejo retrovisor y vio a Showers arrojándosela cuando se acercó la camioneta. La mayoría reventaron en el parabrisas.

"Tienes que conducir más rápido", gritó Showers.

"Odio a los pasajeros del asiento de atrás", respondió.

Se deslizó en el asiento del acompañante y le dijo: "Conduce más rápido."

"Mira ese camino", advirtió.

Estaban conduciendo por un camino de grava de un único carril con un gran acantilado en uno de los lados. Un giro equivocado y se sumirían en un precipicio.

"¡Ei!, él va más rápido", dijo.

"Todavía estoy delante, ¿verdad?", Recriminó Storm mirando el espejo.

"Al menos no nos está disparando ahora", dijo Showers. "Debo haberlo herido."

"Con una galleta?"

"No, la Glock."

"Tal vez no tengan balas."

En ese momento el ruso les disparó otra ronda.

"Obviamente, trajeron consigo munición extra".

Storm viró bruscamente y las ruedas de la camioneta levantaron grava que voló desde el borde de la calzada. Showers apretó su mano izquierda contra el techo del Range Rover para prepararse para otra sacudida mientras él giraba rápidamente por otra curva.

A pesar de la conducción de Storm, el vehículo de detrás de ellos estaba ganando terreno. En unos pocos segundos, estarían tan cerca que Showers podría ver los ojos del ruso ojos cuando los apuntara con su ametralladora. A esa distancia, no podría fallar.

"Así no es como yo pensaba morir", dijo Showers.

"Una cerca blanca", dijo Storm, desviándose ", una mecedora, nietos corriendo mientras bebías limonada. ¿Era ese tu plan? "

"No, pero sinceramente no era muriéndose en una montaña de Uzbekistán al lado de alguien cuyo verdadero nombre no conozco."

"Planificar tu propia muerte está sobre valorado", dijo Storm. "Créeme. Yo lo he hecho".

Showers se preparó para lo que pensaba sería su último aliento mientras Storm se viró de nuevo y esperó lo inevitable.

Justo en el momento en que el ruso iba a disparar, la camioneta que él viajaba se convirtió en una gran bola de fuego gigante. La explosión levantó el vehículo de la calzada envuelta completamente en llamas. Se estrelló y rebotó al precipicio, cayendo en llamas por la ladera de la montaña.

"¿Qué había en esas galletas", preguntó Storm. Frenó en seco haciendo que el vehículo derrapara al parar.

"¿Qué demonios ha pasado?", Preguntó Showers.

"¡Silencio!", Dijo Storm. Apagó el motor.

A través de las ventanas rotas de la camioneta oyeron un ruido giratorio sobrevolando por encima de ellos en la oscuridad.

"¡Jedidiah Jones!", Gritó Storm. "Envió un Predator." Miró a Showers y comenzó a explicar: "Ya sabes, un zángano militar no-tripulado controlado por radio"

"Sé lo que es un Predator", le replicó. "Lo que no sé es cómo Jones sabía que estábamos siendo perseguidos por la ladera de una montaña en Uzbekistán por los rusos."

Storm levantó su muñeca para que pudiera ver su reloj.

"Creo que nadie en el FBI tiene uno de estos", dijo con orgullo. "Es un dispositivo de rastreo. Cuando Dilya me apuntó con el arma en la cueva, lo activé y envió a Langley una señal diciendo a Jones que estábamos en problemas. Este reloj le dice a Jones exactamente donde estoy yo en cualquier momento y en cualquier lugar en el mundo".

"Me alegro de que alguien te rastree", respondió ella.

Para cuando llegaron al pie de la montaña, el sol de la mañana asomaba y en el horizonte vieron un helicóptero Bell 206 volando raso hacia ellos a través de las llanuras. Storm salió de la carretera mientras el helicóptero aterrizaba. A los pocos minutos, estaban volando hacia Kazajistán dejando tras ellos la camioneta acribillada de balas y los cuerpos de Casper, Oscar, Dilya, La Víbora, sus hombres y seis rusos muertos.

Mientras viajaban en silencio en el helicóptero, Showers de repente acercó su mano izquierda.

"Aquí. Un regalo".

Storm miró su palma de la mano abierta.

Era una de las galletas de la furgoneta. Había caído en su cabestrillo cuando ella lanzó las otras a través de la ventana.


Última edición por qwerty el Mar Ene 08, 2013 8:32 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Jue Nov 22, 2012 1:57 pm

Capítulo 14
Se separaron tan pronto como el vuelo fletado por la CIA los trasladó a la guarnición de EE.UU. en Wiesbaden, Alemania. Showers fue ingresada en el hospital para que los médicos pudieran reparar la clavícula dañada, mientras Storm se tomó un tiempo para bañarse y comer, pero enseguida fue puesto en un vuelo de regreso a la Base Aérea Andrews. Un coche estaba esperando para llevarlo a Langley.

Jones estaba recostado en su chirriante silla de escritorio cuando Storm entró en su despacho y se sentó en la silla demasiado-familiar frente al jefe de espías de la CIA.

"No hemos encontrado nada de oro", dijo Storm. "Nada de sesenta mil millones en kilobarras que pertenecieran al Partido Comunista. Petrov debe de haber dado coordenadas erróneas a Lebedev".

Jones se inclinó hacia adelante y dijo: "¿Es eso lo que piensas?"

Storm hizo una pausa y dijo: "Intencionadamente introdujiste mal las coordenadas en nuestro GPS en Uzbekistán. Nos enviaste a una búsqueda inútil."

"Durante más de veinte años, ese oro se ha ocultado en las montañas de Molguzar y nadie ha sido capaz de encontrarlo", dijo Jones. "¿Por qué molestar ahora? Especialmente desde que conozco dónde está y podemos tener un ojo sobre él vigilándolo con uno de nuestros pájaros."

Sacar sesenta mil millones en oro de una cueva de Uzbekistán sería una operación de gran envergadura que no pasaría desapercibida. Habría denuncias enfurecidas de Rusia y Uzbekistán. La Casa Blanca tendría un problema político importante en sus manos - sobre todo desde que el presidente ruso Barkovsky continuó en el poder.

"Si no esperabas que encontráramos el oro", dijo Storm. "¿Por qué nos enviaste a Uzbekistán?"

"Pensé que ya lo habrías averiguado", dijo Jones.

Storm lo sabía, pero por una vez quería oírlo de Jones. Esta vez, él era el mudo de su juego del gato y ratón.

"Tánger", dijo Jones. "Después de eso, supe que tenía una fuga. Sólo había cuatro posibilidades. Oscar, Casper, Dilya, y - tú".

"¿Sospechaste de mí?"

"Mi trabajo es sospechar de todos. ¿Qué sabemos realmente de ti como persona? Clara Strike te reclutó porque eras un detective privado habilidoso. Después de Tánger, pensé que quizás el otro lado te había llegadoi, corrompiéndote. Decidiste que querías salir. Yo sospechaba, pero tu muerte también me dio una idea. Decidí retirar también a Oscar, Dilya y Casper."

"Tánger", dijo Storm.

Jones asintió. "Cuando me enteré dónde estaba escondido el oro, el destino me había dado una oportunidad, una oportunidad para atrapar un traidor. Sabía que el topo contactaría con los rusos. Sesenta mil millones era un premio demasiado grande como premio. Y eso es exactamente lo que Oscar hizo."

"¿Qué hay de Dilya?"

"Es una ironía, ¿verdad?", Dijo Jones. "Lanzas una red y ¿quién sabe lo que capturas? Sobre Tánger, Óscar se lo dijo a los rusos. Dilya avisó a La Víbora".

"Dos veces traicionado", dijo Storm. "¿Qué tipo de operación de espionaje estás ejecutando cuando dos de sus reclutas están trabajando en secreto para el otro lado?"

Jones se encogió de hombros. "Traidores buenos son difíciles de encontrar."

"¿Por qué sospechaste de Casper", preguntó Storm.

"Casper tenía la costumbre de emborracharse y fanfarronear. Pensé que tal vez sin darse cuenta había hablado con la gente equivocada".

"Casper fue asesinado y nosotros por poco también".

"Pero no lo fuisteis, ¿verdad?", Dijo Jones. "Antes de empezar a sentir lástima por ti mismo, recuerda que volviste a trabajar porque sabías que alguien te había traicionado en Tánger. Querías venganza. Y yo no podía permitir otro Tánger. Era un precio que estaba dispuesto a pagar."

"Casper podría pensar de otra manera."

"De una manera extraña", dijo Jones, "el destino nos trajo al punto de partida de Tánger. Nos enteramos que Dilya y Oscar eran traidores. Perdimos a La Víbora en Tánger, pero su cuerpo fue encontrado muerto en la montaña. Los soldados Vympel aparentemente le cortaron la garganta. Tú y Casper fuisteis absueltos, y ahora sabemos dónde se oculta el oro ruso. Es un ganar-ganar-ganar en mi libro. La pregunta que queda es: ¿Lo harás? ¿Desaparecerás de nuevo en Wyoming? "

"Montana", rectificó Storm.

"No importa. ¿Vas a salir de nuevo fuera de la red o vas a hacer lo que mejor sabes hacer? "

Storm se levantó de su silla. "En este momento, me voy a tomar algo de tiempo libre".

"Cógete todo el tiempo que quieras", aconsejó Jones, abriendo su escritorio y sacando un sobre. "Esto te ayudará." Deslizó el sobre y Storm lo recogió, sabiendo que contenía billetes de cien dólares.

Storm se quitó el reloj de pulsera que Jones le había dado y lo puso sobre el escritorio. "No voy a necesitar esto".

Jones dijo: "Lo guardaré para la próxima. Hay un coche alquilado aparcado fuera. "Él entregó a Storm un juego de llaves.

"¿Es de paseo?", preguntó Storm.

"Imagínatelo." Se puso de pie y le tendió la mano.

Mientras los dos hombres se las estrecharon, Jones dijo: "La agente Showers estará volando mañana. Tengo entendido que tendrá un mes de baja médica obligatoria. Tendrá tiempo libre, al igual que tú. "

Storm encontró el vehículo en el exterior. Jones había derrochado. Era un Corvette ZR1 rojo cereza, de 110.000 dólares, convertible, con una potencia de 638 caballos, V-8 sobrealimentado, el coche de producción más rápido jamás realizado por General Motors. No era el tipo de coche que pasaba desapercibido: el vehículo suburbano agradable que Jones insistía que condujeran sus operativos.

Storm encendió el motor y disfrutó del fuerte gruñido del tubo de escape al salir de la CIA en dirección a la alameda George Washington. Su teléfono móvil privado sonó.

"¿Hola?"

Era Showers llamando desde Alemania.

"¿Necesito mañana un chófer desde el aeropuerto?", Preguntó Showers.

"Revisaré mi calendario".

"¿Tendré que esperar algo más que una vuelta?"

"¿Cómo qué?"

"La cena".

"¿No hay galletas en Alemania?"

"Sólo estate a tiempo." Ella colgó.

Giró en uno de los miradores de la avenida y miró hacia abajo al río Potomac. Buscó en su teléfono hasta que encontró lo que buscaba. Cuando él estuvo en el estacionamiento de Londres, le había enviado a Jedidiah Jones las coordenadas del oro. Pero también había enviado una copia de seguridad a su teléfono privado.

Jedidiah Jones no era el único que sabía dónde se escondían los sesenta mil millones en lingotes.

Su teléfono sonó de nuevo.

"Escucha", dijo Showers con voz grave: "Realmente quiero que aparezcas mañana en el aeropuerto. Pagaré la cena, si quieres. Simplemente no te vayas AWOL (ausente sin permiso oficial) de mí. "

"La última vez que nos vimos, me clavaste la cuenta".

"Confía en mí, valdrá la pena tu tiempo. Te veo mañana, y no te preocupes no eres mi novio."

"Y tú no eres mi novia", respondió. "Pero tengo una pregunta. Dentro de poco tienes algo de tiempo libre, ¿verdad? "

"Me han obligado a tomarme un mes de descanso."

"Estoy pensando en ir de viaje."

"¿A que parte del mundo vas a ir ahora?"

"Montañismo".


FIN

Esta es una traducción echa por y para fans de la serie. Si en tu país puedes comprar este libro traducido, no seas rata y hazlo. Ayudarás a expandir el fenómeno Castle y a que la cadena nos ofrezca más productos como éste. Además, tendrás una traducción impecable realizada por profesionales.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por qwerty el Mar Ene 08, 2013 8:39 am

Trilogía de Derrick Storm finalizada. Seguro que hay algún fallo de traducción pero ya se puede leer completa.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción - Derrick Storm Nº3 - A Bloody Storm - Completo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.