Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ir abajo

Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por nato_kine el Jue Ago 02, 2012 5:56 am

CAPÍTULO 1

Día presente

Silver Creek, Montana

Podía sentirlo venir mucho antes de escucharlo, descendiendo como un repentino escalofrío que recorría a través de sus huesos, causando que cada músculo se tensara. Fue una respuesta primitiva, agudizada por años de experiencia. Esto, pensó, debe ser cómo se sienten los perros en esos momentos de tranquilidad antes de que llegue un terremoto, cuando sólo ellos saben la devastación que se viene. Cuando sólo ellos saben que todo está a punto de cambiar.

Durante un segundo, consideró la evasión táctica, pero allí afuera entre los pinos y enebros de las Montañas Rocosas, sabía que era una tontería. ¿Qué tan lejos podría llegar? Tal vez a la orilla del río antes de que lleguen, tal vez a la línea de árboles, si tenía suerte. ¿Y luego qué? Eran fácilmente cincuenta millas hasta la ciudad más cercana, equipado sólo con lo que podía entrar en su mochila.

Pero ¿qué importaba? Ya lo habían encontrado. Y si lo habían encontrado, significaba que ellos lo sabían.

Miró sobre el agua que rodaba en la corriente de la montaña. ¿Cuánto tiempo tenía? ¿Un minuto? ¿Tal vez dos? Rascando la gorra militar desgastada que cubre su cabello castaño oscuro, posó sus ojos en una trucha arco iris que nadaba perezosamente cerca de la superficie, echando un vistazo a la danza de color rojo y negro de bichos falsos en la superficie del arroyo. Había pasado las últimas horas atrayendo a las truchas desde las sombras. Tal vez tuvo tiempo suficiente para eso. Después de todo, si había algo que odiaba, era un trabajo sin terminar.

"Vamos. Ven con papá", susurró el hombre. La trucha, hipnotizada por la mosca atada a mano, se acercó más.

Pero justo cuando el pez estaba listo para rendirse, el agua empezó a agitarse y elevarse alrededor de él, acompañado por un rugido apocalíptico cada vez mayor.

Ya era demasiado tarde. Habían llegado.

Muy por encima de él, la monstruosa máquina que agitaba las hojas eclipsó el sol antes de barrer por sobre la línea de árboles y llegar a un imponente vuelo estacionario encima suyo. Las gotas de agua salpicaban como rastrojos de pimienta en su barbilla.

El sonido de un helicóptero Bell UH-Venom 1Y es algo que ningún soldado que lo ha oído podrá olvidar. Es lo que un hombre escucha al entrar en batalla y lo que oye cuando se produce la lucha, si es que todavía está vivo.

El piloto aterrizó en un claro junto al arroyo y un chico de veintitantos años vestido con un traje sacado de la percha saltó de él, las aspas de la aeronave aún seguían cortando el aire claro.

"¿Derrick Storm?" Lo llamó. "¿Eres tú?"

El pescador miró al muchacho con desprecio.

"Nunca he oído hablar de él", gruñó.

Sin saber qué hacer a continuación, el joven mensajero miró sobre su hombro hacia el helicóptero. Una puerta lateral se abrió y un hombre mayor y regordete se acercó a la tierra húmeda. Poco a poco se abrió paso hasta el borde del arroyo, se llevó las manos alrededor de los labios, y le gritó: ". Jedidiah me ha enviado".

"No lo conozco."

"Él dijo que dirías eso." El altavoz gritó: "Jedidiah dice que está llamando en Tánger".

Tánger. Tánger había sido malo. Incluso después de todos estos años, cada vez que el pescador pensaba en Tánger, todavía podía sentir el linóleo frío presionando contra su mejilla, pegajoso y mojado con su propia sangre. Aún podía ver los cuerpos destrozados y escuchar los gritos de auxilio sin respuesta. Si no fuera por Jedidiah. . .

Recogiendo su línea, el hombre comenzó a dirigirse hacia la orilla del arroyo. No habló con los dos desconocidos que esperaban allí. Recogió sus bártulos y se embarcó en el helicóptero.

Tánger. Era un infierno recibir una llamada de quien le debía. Jedidiah sabía lo difícil que había sido para él desaparecer. Ir fuera del radar. Para morir, al menos para estar muerto a un mundo que una vez había conocido. Un mundo que había tratado de matarlo, no una, sino muchas, muchas veces. Jedidiah entendió por qué había sido importante para él dejar de existir. Y ahora Jedidiah lo estaba llamando de vuelta, arrastrándolo otra vez hacia lo que él había trabajado tan duro para librarse.

Ahora en el interior del helicóptero, el hombre miró hacia el exterior en el arroyo, el prado, el cielo azul. Se estaba yendo por completo.

"Vamos", les dijo el pescador.

"¡Entonces usted es Derrick Storm!" Saltó el hombre más joven. "Tú no eres como todos los muertos”, dijo.

El enviado más viejo le hizo una seña de pulgar arriba al piloto y el helicóptero se elevó desde el suelo.

"¿Qué ha pasado, Storm", Preguntó el hombre mayor. "¿Cuántos años has estado muerto?"

Habían pasado casi cuatro años. Cuatro años de soledad. De paz. De auto-evaluación. De reevaluación y reflexión. Jedidiah conocía a Storm mejor que cualquier hombre vivo. Y él sabía que volvería si jugaba la carta de triunfo. Jedidiah la había jugado. Tánger. Derrick Storm siempre pagaba sus deudas.

Incluso en la muerte.


Última edición por nato_kine el Lun Ago 27, 2012 7:21 pm, editado 11 veces
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 2

Mensaje por nato_kine el Vie Ago 03, 2012 4:48 pm

Bien, ya he rendido un final así que he decidido traducir otro capi antes de ponerme a estudiar para el próximo. Aquí les va.


CAPÍTULO 2


Una limusina negra estaba parada, cerca de la pista de la Base Joint Andrews en Maryland, cuando el C-21A Learjet de la fuerza aérea que llevaba a Derrick Storm aterrizó. Ahora bien afeitado, vestido con un traje de chaqueta Caraceni y zapatos negros Testoni, Storm se dirigió directamente desde el avión hasta la puerta de pasajeros trasera del coche. Un oficial de la Agencia Central de Inteligencia de una división del cuerpo de policía, llamado el Servicio de Protección de Seguridad (SFS), abrió la puerta para él.

Deslizándose en el asiento trasero de cuero, Storm se encontró a si mismo sentado frente a Jedidiah Jones, el director de la agencia Nacional de Servicios Clandestina, un nombre de fantasía para la división de la CIA que reclutaba a los espías que hacían trabajos muy sucios para la nación en el extranjero.

Jones inspeccionó a Storm por sobre la mitad de las gafas posadas sobre una nariz que se había roto tantas veces que había sido imposible para los cirujanos repararla completamente. Aunque Jones tenía edad suficiente para ser el padre de Storm, el director de la NSC era un militar en forma, instituido como un pit bull, con la cabeza rapada y una voz ronca que sonaba enojada, incluso cuando estaba haciendo un cumplido, lo cual era raro.

"Te ves endemoniadamente mejor que la última vez que te vi", dijo Jones.

"Hubiera sido difícil verse peor", replicó Storm, mientras la limusina emprendió camino hacia Washington D.C., a lo largo de una ruta que era muy familiar para Storm.

Jones gruñó. "Tánger fue un desastre. No salió como nosotros lo habíamos planeado. Esas mierdas pasan. De cualquier forma, me alegro de que estés de vuelta."

"No lo estoy."

"No creo eso, Storm", dijo Jones. "Un sujeto como tú necesita la descarga de adrenalina. Un sujeto como tú mejora en el peligro. No estabas realmente contento en Montana. En el fondo, lo sabes. Y yo también lo sé. Sabías que este día llegaría."

"Estás equivocado. Yo estaba en paz."

"¡Tonterías, te estás mintiendo a ti mismo!"

"Mira, estoy aquí", dijo Storm. "Pero cuando haya hecho lo que sea que quieras en esta ocasión, me volveré a ir. Yo terminé. Estamos a mano."

Jones tomó un grueso cigarro de su chaqueta de abrigo, mordió la punta, lo miró con amor, y lo prendió.

"¿Qué sabes sobre Clara Strike?", preguntó él. "¿Estás diciendo que ella ya no te importa más?"

Ocultó sus emociones como siempre, algo que Storm hacía bien. Era algo necesario en su línea de trabajo. No quiso darle a Jones la satisfacción de verlo reaccionar ahora. O nunca. Sin embargo, Jones había dado un golpe. Storm y Clara habían trabajado juntos. Habían sido compañeros perfectos en las asignaciones – y en la cama. Ella era parte de la razón por la que había decidido desaparecer. Formaba parte de la razón por la que todavía él deseaba seguir siendo un fantasma.

Era un giro irónico. Clara también había sido declarada muerta una vez. Hubo incluso un certificado de defunción presentado en Richmond que verificó que la habían matado. Lo había creído a la primera que Jones se lo había dicho. Había estado destrozado. Había sido arrancada de su vida, y por primera vez en su memoria, estaba afligido. Realmente había sentido una pérdida tremenda y abrumadora a causa de su muerte.

Entonces él descubrió que era una mentira. Jones lo había planeado. Su muerte había sido por el bien de la compañía. Por el bien del país. Pero no había sido por su bien. Le había llevado mucho tiempo aceptar que Clara no había muerto, que había estado en cualquier otro lugar respirando, comiendo, posiblemente, haciendo el amor con otra persona, mientras él estaba de duelo. Sin embargo, ella no se había contactado con él. Le dejaba creer que había sido asesinada. ¿Por qué? Estar muerto parecía ser una hazaña laboral cuando uno trabajaba para Jones. Era una exigencia profesional, y sólo su muerte había cortado en lo más profundo.

Storm se preguntó, ¿Su muerte habría causado la misma reacción en ella?

"No te preocupes", dijo Jones. "Clara está fuera del país".

"Hazme un favor", dijo Storm. "No le digas que sigo vivo. Haría las cosas... complicadas".

Jones sonrió, mostrando hileras de dientes perfectamente coronadas.

¿Jones tenía un corazón? ¿O era el último hombre maquiavélico de negocios? Hielo puro. Storm no estaba seguro, incluso después de que todos los años que había trabajado para él.

"Lo que tú quieras, Derrick", dijo Jones, inhalando profundamente.

"Quiero otra promesa de ti", dijo Storm. "Cuando haya hecho lo que sea que quieres, prométeme que me dejarás ser un muerto de nuevo, esta vez para siempre."

Jones se inclinó hacia delante y sacó su mano derecha para estrechársela.

"Tienes mi palabra", dijo.

"¿Mi deuda está pagada?"

"Por completo. Después de esto, ya estás hecho." Y luego Jones agregó: "Además, te estás haciendo demasiado viejo, demasiado suave para esto".

Storm le devolvió la sonrisa. "¿Qué es tan importante para que hablaras sobre Tánger?"

"Un secuestro aquí, en Washington D.C."

"¿Hablaste de Tánger por un secuestro?" Storm repitió con voz incrédula.

"Hay más que eso."

Con Jones siempre lo había. Su mente ya estaba corriendo. Sabía que Jones no lo estaría llamando para que salga de su retiro autoimpuesto a causa de un secuestro. No tenía sentido. La CIA no estaba autorizada para operar dentro de las fronteras de los Estados Unidos. Los secuestros caían bajo la jurisdicción de la Oficina Federal de Investigaciones, y aunque en público la CIA y el FBI siempre presentaban un frente unido, Storm sabía que había una intensa rivalidad entre ellos. Eso era decir poco. Jones despreciaba al actual director del FBI, Roosevelt Jackson.

"¿Quién ha sido secuestrado?", preguntó Storm.

"El hijastro de un senador de los EE.UU.", dijo Jones. "Su nombre es Matthew Dull, y su padrastro es el senador por Texas, Thurston Windslow".

Thurston Windslow. El primer jugador en la obra de Kabuki que estaba a punto de comenzar. Windslow era uno de los senadores más poderosos en el Congreso y presidente del Comité de Selección de Inteligencia de los EE.UU., el comité de supervisión encargado de mantener un ojo sobre la CIA y Jedidiah Jones. No es de extrañar que Jones estuviera interesado. Pero tenía que haber otros jugadores y mucho más que un secuestro.

"¿Quién secuestró a su hijastro?", preguntó Storm.

Jones agitó el cigarro en su mano, descartando el humo a su alrededor y la pregunta de Storm en un solo movimiento. "Estamos de camino a la oficina de Windslow. Él puede ponerte al tanto. De esa manera entrarás en esto fresco, sin ningún tipo de impresiones preconcebidas".

Era el clásico Jedidiah Jones. Storm había estado aquí antes. A Jones le gustaba que sus oficiales evaluaran las situaciones por sí mismos, para llegar a sus propias opiniones. Quería ver lo que aprendían. Quería ver si podían descubrir algo que él podría haberse perdido. Jones les daría tan solo lo suficiente para ponerlos en marcha y luego darles información si es que lo necesitaban, cuando él sentía que la necesitaban, y sólo si sentía que la necesitaban. Jones jugaba cerca de su chaleco, e incluso cuando habías completado un trabajo, nunca estarías muy seguro de cómo encajaba eso con algún plan maestro. Sólo Jones entiende el plan maestro. Operó en un mundo de humo y espejos, donde nada era lo que parecía y no se podía tomar a su valor nominal. Incluso los más cercanos a él, nunca estaban seguros de saber que era lo que Jones estaba orquestando.

Storm dijo: "¿Qué hay del FBI?"

Jones se encogió de hombros. "¿Qué pasa con ellos? Están en el caso. La agente especial a cargo es una mujer llamada April Showers".

Otro jugador entra en el juego.

"¿April Showers? ¿Ese es su verdadero nombre?"
(Traducción: April Showers = Lluvia de Abril)

"Sí, lo es. Sus padres deben haber tenido sentido del humor. O eran hippies de los años sesenta. De cualquier manera, ella estará en la oficina del senador cuando lleguemos allí."

"¿Y quién se supone que seré yo?"

"Serás un asesor especial. Tu nombre es Steve Mason. De esa forma Derrick Storm puede permanecer muerto."

"Y si algo sale mal, no habrá Steve Mason que encontrar."

"Exactamente", dijo Jones.

"Parece como un montón de problemas, traerme de vuelta y darme una falsa identidad, sólo por un secuestro".

Jones lanzó una serie perfecta de anillos de humo. "Es realmente muy triste", dijo. "Anillos de humo. Con la prohibición de fumar a todos, se está convirtiendo en un arte moribundo."


Por suerte los capítulos no son muy largos así que capaz avance bastante rápido. De todas maneras, pido disculpas si en algún momento me cuelgo. Salu2.


Última edición por nato_kine el Vie Ago 24, 2012 6:50 pm, editado 1 vez
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 3

Mensaje por nato_kine el Dom Ago 05, 2012 5:15 pm

Aquí va el siguiente.

CAPÍTULO 3


A través de las ventanas a prueba de balas de la limusina negra, Storm vio la cúpula del Congreso de los EE.UU. creciendo ante ellos mientras viajaban hacia el este por la Avenida Constitución. Era un espectáculo impresionante, sobre todo con la brillante iluminación nocturna.

El coche pasó el Russell Senate Office Building (SOB1), que fue el primero de los tres edificios de oficinas adornados en ser utilizado para la nación por los cien senadores elegidos de los Estados Unidos. En una ciudad obsesionada con las siglas, Storm siempre había creído que la abreviatura SOB2 parecía una descripción apropiada de cómo los senadores hacían sus negocios.

1 Traducción: SOB = Edificio de Oficinas del Senado. 2 Traducción: SOB = Son Of Bitch = Hijo de perra.

El Dirksen SOB era el siguiente. Inaugurado en 1958, había sido conocido durante casi dos décadas simplemente como SOB Número Dos, hasta que el Congreso decidió nombrarlo después de todo por el Senador Republicano de Illinois, Everett M. Dirksen, un orador tan famoso que había sido galardonado con un Grammy por un álbum de sus discursos patrióticos llamado Hombres Valientes.

Los senadores amaban llamar a los edificios después como propios.

Cuando la limusina se detuvo en la entrada occidental del Dirksen SOB, el oficial de seguridad de SPS que iba en el asiento delantero salió de un salto y se precipitó en el interior para alertar a los oficiales de policía del Congreso que estaban de servicio que 2 VIPs habían llegado. Jones y Storm no fueron retrasados por los controles de seguridad. No habría arcos detectores de metales, no realizarían ninguna búsqueda de maletines y vaciado de bolsillos. En su lugar, ambos hombres fueron rápidamente escoltados a la oficina del senador Windslow, donde un secretario los llevó inmediatamente dentro de la cámara interior del senador.

Como con la mayoría de las otras cosas en el Congreso, las oficinas del Senado fueron concedidas según la antigüedad y el poder. Cuanto más grande la oficina, más importante el senador. A Windslow se le había asignado la oficina más grande en el Dirksen. Los techos de su dominio privado tenían quince metros de altura, con estanterías decoradas de madera tallada, y una gruesa alfombra. Caros sofás de cuero marrón y sillones se enfrentaban a un escritorio ejecutivo de madera de caoba pulida que se veía claramente que no provenía de cualquier almacén de la Administración de Servicios Generales. Una pared estaba cubierta de fotografías enmarcadas que mostraban al senador posando con presidentes y dignatarios extranjeros. Era una prueba de que Windslow disfrutaba mucho con su poder y gozaba claramente del fondo de los contribuyentes para ir de gira a lugares exóticos. Otra pared estaba decorada con el sello del Estado de Texas y un par de cuernos largos montados pertenecientes a un novillo de Texas.

El senador se levantó de detrás de su escritorio pero no hizo ningún esfuerzo para ir más allá y saludarlos. Dejó que vinieran a él con las manos extendidas.

"Ya era hora de que llegaras, Jedidiah", espetó Windslow, mientras estrechaba la mano del jefe de los espías de la CIA. "Me ha hecho esperar diez minutos”.

Windslow miró a Storm, e inmediatamente los dos grandes hombres se enfrentaron uno al otro, como dos colegiales enfrentándose durante el recreo.

Alto y delgado, Windslow estaba en sus tempranos setenta y reconocible al instante. Era un rostro familiar de la televisión en los programas de debate de los domingos por la mañana y los noticieros de la noche. Pero fue su corte de pelo y la voz lo que lo hacía inolvidable. Tenía el pelo más blanco de lo que lo llevaba antiguamente, cuidadosamente peinado con el copete hacia atrás de la frente y mantenido firmemente en su lugar con un spray de laca brillante. Hablaba con un acento lento y deliberado del Sur, que esparcía con frases informales que utilizaba con frecuencia para recordarles a los votantes que era uno de ellos, un perro amarillo democrático. En Texas, al que llevaba representando hacía más de treinta años, era considerado invencible.

"Así que este es su hombre", dijo Windslow.

"Senador Windslow", dijo Jones, "él es Steve Mason. No trabaja para mí, pero de vez en cuando hace trabajos a destajo para mí. Es un detective privado."

"¿Usted es el solucionador?", preguntó Windslow sin rodeos. "Usted es el hombre que consigue las cosas sin importar qué, ¿estoy en lo correcto?"

A Storm no le gustaba el hecho de que había otras tres personas en la oficina. Había identificado a la Agente Especial del FBI April Showers tan pronto como entró. Un bulto debajo de la chaqueta que llevaba lo revelaba. Había reconocido a la esposa del senador por los artículos de noticias. Pero no tenía idea de quién era la chica de veinte y tantos años que estaba sentada cerca.

"Estoy aquí para echar una mano", dijo Storm, esquivando las preguntas del senador.

"Ya tengo suficientes manos", respondió Windslow. "Tengo a todo el FBI dando una mano, y hasta el momento, no han hecho ningún bien. Lo que necesito es alguien con agallas."

Nadie habló por un momento, y luego la esposa del senador dijo en voz baja: "Mi esposo parece haber olvidado sus modales. Mi nombre es Gloria Windslow." Se levantó de su asiento con gracia, mostrando el control emocional de la esposa de un político bien entrenada. Incluso en tiempos de gran estrés emocional, sabía que tenía que estar íntegra.

Su apretón era suave. Sus uñas cuidadas. Ella era por lo menos treinta años más joven que su marido y estaba vestida con un traje de diseñador caro de Nueva York que había sido adaptado para acentuar su figura.

Storm había leído sobre ella en los medios. Tan pronto como había terminado la escuela secundaria, Gloria Windslow habían huido de la pobreza, de la zona rural de Texas donde había nacido. Su boleto había sido su impactante belleza y la ambición desenfrenada, que la había conducido a ganar un lugar en la lista de porristas de Los Vaqueros de Dallas. Había quedado embarazada y se había casado con un mariscal de campo estrella de la NFL, y luego divorciado de él dos años más tarde, después de afirmar que había abusado de ella. Junto con su hijo recién nacido habían hecho las portadas de las revistas People y Us, donde había sido retratada como una madre soltera que se había negado rotundamente a ser intimidada por su marido famoso. Gloria y el senador se habían conocido dos años más tarde en una recaudación de fondos política en Dallas, donde los partidarios habían pagado tres mil dólares el plato para oírlo hablar. Ella había llegado del brazo de uno de los solteros más codiciados de la ciudad, un destacado abogado, pero había cambiado, yéndose con Windslow. Un mes más tarde, él la contrató para trabajar en Washington como su secretaria personal. Un año después, Windslow pidió el divorcio a su esposa de treinta años, provocando un levantamiento de polvo en su vuelta a casa. La diferencia de edad de la nueva pareja levantó sospechas, pero Windslow contrató a una firma de Manhattan de relaciones públicas para salvar su bien elaborada reputación como un buen hombre de familia cristiana, y para cuando los maestros del artificio mediático de la Avenida Madison habían terminados, Gloria ya no era una rompe hogares. Ahora era una confidente y asesora de confianza de su marido, con una pasión por la educación, las bibliotecas, y los problemas de las mujeres. En Navidad, invitó a niños con necesidades especiales a una fiesta en su finca, y les dio paseos en pony en un cálido establo.

Ella seguía siendo deslumbrante a sus cuarenta y tantos años, gracias a una estricta dieta de hambre, la cirugía estética, e inyecciones regulares de Botox.

Después de haberse presentado, Gloria presentó a Storm a las otras mujeres en la oficina.

"Ella es la Srita. Samantha Toppers", dijo, dirigiendo su atención a la más joven. "Ella y mi hijo, Matthew Dull, están comprometidos para casarse."

Cuando Toppers se levantó de su asiento del sofá a su encuentro, Storm se dio cuenta de que estaba mirando una maravilla arquitectónica. Pesaba menos de 45 kilos y medía menos de 1,52 metros de altura, pero era tan voluptuosa que Storm se preguntó cómo se mantenía en equilibrio, cuando se acercó a estrecharle la mano.

"Un placer conocerlo", dijo Toppers con su voz infantil.

Cuando finalmente se decidió a mirarla a la cara, vio que tenía los ojos hinchados y enrojecidos por el llanto.

"Y ella es la Agente especial April Showers", continuó Gloria.

En sus ojos verdes, Storm vio una mirada de irritación. No podía haber sido más opuesta en apariencia a Toppers. La agente del FBI medía 1,82 metros de altura y tenía el cuerpo de una maratonista de clase mundial, lo que significaba un promedio de dos libras por pulgada. En sus treinta y tantos años, tenía la piel blanca de porcelana y llevaba el pelo rojo atado en un moño.

"Ahora que nos conocemos todos", dijo el senador Windslow, "vayamos al punto. Mi hijastro, Matthew, ha sido secuestrado. Lo agarraron mientras él y Samantha iban caminando por el campus de Georgetown."

"Afortunadamente", interrumpió Gloria "no se molestaron en Samantha, pero efectivamente sí secuestraron a mi hijo".

Por primera vez desde que Storm había entrado en la oficina, vio una grieta en la armadura de Gloria Windslow. Las lágrimas comenzaron a formarse en sus ojos. Sacó un pañuelo de su bolso y se secó con él.

"Los secuestradores," continuó Windslow, "dejaron a la Srita. Toppers histérica en la acera".

Storm buscaba alguna señal de simpatía en el rostro de Windslow, pero no había ninguna. ¿Acaso pensaba que la voluptuosa Toppers debía pelear con los agresores?

Toppers bajó los ojos, evitando el contacto de la mirada penetrante de Windslow.

"Creo que sería mejor", dijo Gloria, entre sollozos, "si la Agente especial Showers le da los detalles. Es difícil para mí hablar de los hechos sin ponerme emocional".

Tomando su posta, la Agente Showers dijo: "El secuestro ocurrió hace tres días. Una furgoneta blanca paró en una intersección en el costado del campus de Georgetown, donde el Sr. Dull y la Srita. Toppers estaban esperando a que el semáforo en rojo cambiara. Fue poco después de las mil cuatrocientas horas3. Tres hombres, todos con máscaras de esquí, saltaron del vehículo. Uno se quedó detrás del volante. El primer atacante disparó un arma automática al aire para asustar a los espectadores. Los otros dos se apoderaron de Matthew y lo forzaron a meterse dentro de la camioneta. Encontramos la camioneta abandonada a seis cuadras de distancia."
3 1400 horas = 14:00 hs.

"No hay huellas dactilares ni rastros de evidencias, supongo", dijo Storm.

"Eso es correcto. Completamente limpio".

"¿Qué hay de los casquillos de bala que dejaron?"

"Todo está en mi reporte", replicó cortante.

"El cual estará feliz de darle después de que hayamos terminado”, declaró Windslow. "Esta mañana hablé con Jackson, el director del FBI, y él ha dado instrucciones a la Agente Showers para que coopere plenamente con usted. No se hacen preguntas. ¿No es correcto?"

"Sí", dijo Showers. "Se me ha ordenado ayudarle."

"La Agente Showers no cree que meterlo dentro de la investigación sea una buena idea", dijo Gloria Windslow. "Mi esposo y yo lo sentimos diferente".

"Eso es porque el FBI no ha hecho absolutamente nada hasta ahora", declaró Windslow.

Storm vio como se tensaban los músculos de la mandíbula de Showers. Él sospechaba que se estaba mordiendo con fuerza para contener una respuesta.

"Recibí una nota de rescate", dijo Windslow, "el día después de que esos bastardos me lo arrebataran. Demandaban un millón de dólares, el cual inmediatamente accedí a pagar." Windslow le lanzó una mirada de disgusto a la Agente Showers del FBI "La Agente Showers me aseguró que si jugaban bien con esos hijos de puta, el FBI sería capaz de atraparlos cuando recogieran mi dinero."

"Pero eso no es lo que pasó", dijo Gloria Windslow, cortante por su cuenta. Ambos hacían un buen equipo en apariencia. Para no querer discutir el caso, ambos parecían muy dispuestos a hacerlo.

"El FBI lo arruinó", dijo Windslow.

"Con el debido respeto, Senador", respondió Showers. "Hemos seguido los procedimientos habituales. El rescate fue dejado exactamente donde los secuestradores nos habían dicho que lo pusiéramos. Todo el lugar estaba bajo vigilancia."

"Ese dinero sólo se quedó allí", dijo Windslow, "y nadie se presentó para agarrar mi millón de dólares. Sabían que era una trampa. Alguien avisó a los secuestradores. Lo sé. "

"Eso no lo sabemos", dijo Showers.

"Bueno, jovencita, algo los asustó, como si un ciervo olfateara una mula en el aire cuando estas cazando", dijo Windslow. "La mañana siguiente, recibí otra nota de rescate, sólo que ahora esos bastardos habían decidido jugar duro."

Gloria empezó a sollozar en silencio. Toppers dejó el sofá y se arrodilló a lado de la silla donde estaba sentada su futura madre política. Levantándose de detrás de su escritorio, Windslow se acercó, también, y puso su mano derecha en el hombro de Gloria. "Es una cosa terrible por la que está pasando mi esposa." Le acarició el pelo.

Continuando, Windslow dijo: "Esos bastardos le sacaron cuatro de los dientes frontales de Matthew y me los enviaron con esa nota de rescate, junto con una fotografía. Allí fue entonces cuando me decidí a hablar con Jedidiah. Allí fue cuando decidí que necesitábamos su ayuda."

Storm miró a la Agente Showers. Ella había puesto su pierna derecha sobre la izquierda y luego las había enredado juntas con tanta fuerza que ahora tenía la punta del pie derecho escondido detrás de su tobillo izquierdo. Tenía los brazos cruzados sobre su pecho. Incluso alguien para nada familiarizado con el lenguaje corporal, habría reconocido cuán frustrada se sentía.

"Me gustaría ver las dos notas de rescate", dijo Storm.

"La Agente Showers se las conseguirá para usted", dijo Windslow. "Ahora, me gustaría que toda las mujeres de aquí salgan rápido solo por un momento para que pueda hablar con Jedidiah y este hombre en privado."

"Vamos, señoras", dijo Gloria, levantándose lentamente de su asiento. Toppers enseguida se puso en línea, pero Showers no se movió.

"Senador", dijo con severidad, "como jefa de esta investigación, necesito estar involucrada en todas las discusiones que usted podría tener que involucren el secuestro".

"Tengo cosas que decir en privado, Srita. Showers", espetó Windslow. "El director Jackson me aseguró esta mañana que iba a tener su total y completa cooperación. ¿Es necesario que le pida a él que la remplace?"

"Que conste," dijo Showers: "que creo que está cometiendo un error metiendo a estos extraños al caso".

"Que conste," respondió Windslow, imitándola, "que le pedí que dejara mi oficina."

Showers salió por la puerta.

"Jedidiah me dice", dijo Windslow a Storm cuando ella se fue "que es un hombre que sabe cómo encontrar a las personas que no quieren ser encontradas y que puede manejarse en situaciones extremadamente difíciles."

Jones dijo: "Él es mi muchacho de confianza. Si se tratara de mi hijastro, lo llamaría a él."

"Eso es exactamente lo que quería oír", dijo Windslow. "Necesito a alguien que pueda localizar a esos bastardos y hacer lo que sea necesario para liberar a mi hijastro. ¿Entiende qué es lo que le estoy diciendo?"

Storm dijo: "Usted quiere resultados y no le importa cómo los consiga."

Windslow sonrió. "Finalmente, estoy consiguiendo el tipo de respuestas que quería. Sí, eso es exactamente lo que quiero de usted, Sr. Mason, o como diablos sea su nombre. Le pedí a Jedidiah que me buscara a alguien que no se preocupara por las sutilezas legales. Le pedí que me consiguiera al mejor."

Storm no respondió.

"Primero, quiero que localice a esos bastardos, y luego, que mate a cada uno de ellos. No estoy interesado en que le lea sus derechos legales y los arreste y que consigan que algún abogado con mucha labia estanque esto por largo tiempo, haciendo un juicio interminable. Los quiero muertos. Quiero que lo haga antes de que envíen más partes del cuerpo de mi hijastro a mi esposa."


Última edición por nato_kine el Miér Ago 22, 2012 3:18 pm, editado 2 veces
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4

Mensaje por nato_kine el Miér Ago 08, 2012 6:55 pm

CAPÍTULO 4


Eran las 8:30 PM, al momento en que Storm y Jones dejaron el Congreso y arribaron al Hotel Willard InterContinental en la Avenida Pennsylvania, a menos de una cuadra de la Casa Blanca. Antes de separarse, Jones le entregó a Storm un sobre lleno de billetes de cien dólares, una licencia falsa de conducir de Nevada, credenciales de investigador privado bajo el nombre de Steve Mason, un teléfono celular que era una línea directa con Jones en la CIA, y las llaves de un auto de alquiler que estaba aparcado en el estacionamiento del hotel. Storm llegó a su habitación del quinto piso en el mismo momento en el que el teléfono del interior comenzó a sonar. Era la agente Showers del FBI que llamaba desde el vestíbulo. Había venido a informarle.

"Suba", dijo Storm.

"Lo esperaré en el restaurante del hotel."

Storm se unió a ella cinco minutos más tarde en una mesa apartada.

"Nunca me he hospedado en este hotel", dijo ella mientras él se sentaba. "Pero es famoso. Mark Twain escribió dos libros aquí."

"Podemos ir hasta mi habitación y le daré un tour", dijo.

"Solo estaba siendo cortés, simplemente comentaba," dijo. "No tengo interés en ir a su dormitorio."

"Es una lástima", dio a entender. "Tenía la esperanza de un interrogatorio completo."

Storm miró a su alrededor en el restaurante casi vacío. "Este hotel es mucho más agradable que los lugares a los que Jedidiah normalmente me envía", dijo.

El mesero llegó. Showers pidió un café. Storm ordenó una hamburguesa de dieciséis dólares y una cerveza de ocho dólares. Cuando el mesero se fue, ella dijo: "¿Y dónde son alguno de esos lugares, donde lo envió Jedidiah?"

"Si le dijera, tendría que matarla."

"Esa es una vieja línea."

"En mi caso, pasa a ser verdad."

"Mire", dijo con severidad. "He recibido órdenes de informarle y trabajar con usted. Creo que tengo el derecho de saber quién es."

El mesero interrumpió con sus bebidas. Después de que se fue, Storm dijo: "Soy un investigador privado, tal cual dijo Jedidiah. Solía trabajar para él ocasionalmente cuando estaba en el ejército."

"Oh, en serio", respondió ella con escepticismo. "Hice algunas averiguaciones el día de hoy después de que Jedidiah nos dijo que estaba volando con usted a la ciudad. Dijo que Ud. es de Nevada. Si eso es cierto, ¿por qué no hay registro de que tenga una licencia de investigador privado en ese estado?"

Storm se encogió de hombros. "He tenido la intención de obtener una licencia. Es solo que no he llegado a hacerlo."

"Sin embargo, tiene una licencia de conducir de Nevada, ¿no es cierto?"

Storm no respondió. Ella suponía que él la interrogaría, no que ella lo interrogaría a él. Pero Showers no iba a parar ahora.

Ella dijo: "Revisé todas las fotos de los Steve Mason que tienen licencias de conducir de Nevada. Usted no se parece a ninguno de ellos."

Storm estaba decepcionado. Jedidiah por lo general hacía un mejor trabajo de respaldo.

"Tengo otro corte de pelo", replicó.

"Hice una verificación de antecedentes del FBI y no hay nada en ningún registro público de un Steve Mason que se ajuste a su descripción. ¿Quién es usted, realmente?"

Storm se inclinó y le susurró: "Yo soy el hombre que ha sido contratado para limpiar su desastre. Eso es todo lo que necesita saber."

El mesero le trajo su hamburguesa. Storm no se había dado cuenta de lo hambriento que estaba. Le dio una gran mordida y otro largo trago de cerveza fría.

Con una voz de resignada, Showers dijo: "¿Qué es exactamente lo que necesita saber sobre el secuestro?"

"Todo".

Entre bocado y bocado, Storm la interrogó. Showers comenzó por la base él ya había oído en la oficina de Windslow. Matthew Dull y Samantha Toppers habían terminado su última clase del día en la Universidad de Georgetown y fueron caminando a través del campus para buscar algo de comer cuando una furgoneta blanca se paró en la acera y tres atacantes saltaron de ella. Uno disparó un arma automática en el aire para intimidar a cualquier aspirante a héroe. A continuación, señaló directamente a la cara aterrorizada de Toppers. Los otros dos asaltantes se apoderaron de Dull y lo forzaron a meterse dentro de la camioneta. Todo el proceso del secuestro había durado menos de un minuto.

"¿Por qué no ha aparecido esto en todas las noticias nacionales?", preguntó Storm.

"Las cadenas fueron retiradas. Los medios de comunicación dijeron que se trataba de una broma de universidad. Funcionarios de Georgetown colaboraron. Dijeron que fue una broma de una fraternidad que se les fue de las manos."

"¿Qué tipo de arma automática utilizó?"

Showers abrió un maletín de cuero negro que había traído con ella y sacó una bolsa de plástico transparente que contenía alrededor de una docena de casquillos de bala de bronce.

"No había huellas dactilares en ellos", dijo ella, poniendo la bolsa sobre la mesa.

Storm no se molestó en abrirlo al terminar el último bocado de su hamburguesa. Había visto suficientes casquillos de municiones de 7.62 x 39mm para reconocerlos a simple vista.

"El agresor utiliza un fusil AK-47", dijo.

"Sí", respondió Showers, impresionada. "Desafortunadamente, hay unos setenta y cinco millones de AK-47 en uso en este preciso momento en el mundo. La Unión Soviética hizo un trabajo del demonio entregándole uno a todo terrorista y grupo revolucionario en el mundo, así como a todo imbécil en los EE.UU. que encontró la manera, legal o ilegal, para tener en sus manos un arma de fuego capaz de disparar 600 rondas por minuto."

"Es una mierda ser Bambi hoy en día."

Él sonrió. Ella no.

Storm dijo: "Estos chicos fueron rápidos, duros, deliberados, y no dejaron nada que se pudiera utilizar para identificarlos. Fueron profesionales. Posiblemente ex militares.", dijo, "Veamos las notas de rescate."

Ella sacó dos cartas de su maletín. Ambas estaban recubiertas en plástico. La primera estaba escrita en letra mayúscula, similar a la que un arquitecto utiliza en los planos.

"VAMOS A MATAR A SU HIJASTRO A MENOS QUE PAGUE U$S 1.000.000."

La nota se envió para ordenar a Windslow que pagara el rescate en billetes de cien dólares. Se suponía que el dinero sería colocado en un maletín que se dejaría en el área de comida rápida entre la Estación Unión, el metro principal de la ciudad y la estación de Amtrak, cerca del Congreso. Los secuestradores habían dibujado un diagrama en la nota que indicaba donde debía dejarse el maletín, debajo de una mesa cerca de una pared del fondo. Se suponía que el rescate debía ser entregado por la prometida de Dull.

"Samantha Toppers estaba aterrorizada", dijo Showers. "Yo le decía que estaba bien. Teníamos la estación de trenes completamente inundada de agentes, cerca de cien, yendo y viniendo. Usamos internos y agentes retirados para que los secuestradores no tuvieran idea de quién era civil y quién no."

"¿Y nadie se presentó para agarrar el maletín?"

"Nadie mostró ningún interés en él, incluso después de que ella se alejó de la mesa."

"Estoy sorprendido. No por los secuestradores. Pero sí de que puedas dejar un maletín en la Estación Unión sin que alguien se lo robe".

Continuando su relato, Showers dijo: "Encontramos una huella parcial en la esquina de la primera nota. No había ninguna huella en la segunda. Llegó al día siguiente."

Como la primera, la segunda nota de rescate estaba escrita a mano, pero no en letras mayúsculas. No había ninguna mención de un rescate, sólo una amenaza críptica.

"Su hijo morirá si sigue jugando con nosotros."

Storm dijo: "Obviamente, fueron escritas por personas diferentes. No sólo la letra es diferente, también el papel que se utilizó. La primera nota tenía una impresión parcial en ella. La segunda no. También hay un error en el segundo mensaje. En la primera, Dull es descripto correctamente como el hijastro de Windslow. En la segunda, lo mencionan como su hijo."

"Sí, yo también noté esas contradicciones", respondió Showers. "Pero sabemos que al menos cuatro secuestradores están involucrados. Uno de ellos podría haber escrito la primer nota, y otro la segunda, simplemente para despistarnos. Lo mismo podría ser verdad para las discrepancias. Podrían haber sido intencionales".

Storm no estaba tan seguro, pero decidió seguir adelante. "Cuénteme sobre el senador Windslow. ¿Tiene muchos enemigos?"

"Como él nadie. Es probablemente uno de los senadores más odiados en Washington. Es implacable y ha estado allí por tanto tiempo que es intocable. Él lo sabe. Es un matón, y cuando no consigue lo que quiere, se enoja y siempre lo termina consiguiendo. Los otros políticos le temen. Incluso la Casa Blanca. Tiene la reputación de ser cruel y vengativo".

"Suena como a todos los políticos que he conocido", dijo Storm.

"No, Windslow está en una liga propia. Uno espera que los Republicanos lo odien porque es Demócrata. Pero la mitad de los miembros de su propio partido no lo soportan. Y eso es sólo en el Congreso. Fuera del Congreso, los grupos que probablemente más odio le tienen son los medioambientalistas. Windslow es un cómplice de las grandes petroleras. Siempre ha sido así. No cree en el calentamiento global, cree que las compañías petroleras deben ser capaces de perforar agujeros en cualquier lugar que les plazca, y una vez votó en contra de un proyecto de ley que imponía multas a los visitantes que ensucian los parques estatales."

"Es difícil para mí", replicó Storm, "imaginar que una banda armada de medioambientalistas secuestrar al hijastro del senador."

"Usted me pidió que identificara a sus enemigos. Eso es lo que estoy haciendo. Siendo completa."

Storm llamó al mesero y pidió otra cerveza. "Está bien, además de los amantes de los árboles, ¿quién es el siguiente en la lista de enemigos?"

Como presidente del Comité de Inteligencia del Senado, Windslow ejerce un tremendo poder. Siempre ha sido un fuerte defensor de Israel. Eso lo hace odiado por los extremistas del Medio Oriente."

"¿Alguna célula terrorista en particular?"

"Todas lo desprecian. También ha logrado perturbar a los rusos, los alemanes, y los griegos. Es un rabioso anti-comunista y no confía en los nuevos líderes rusos; cree que secretamente todos los alemanes son nazis, y no le gustan los países socialistas".

"¿Cómo alguien puede odiar a los griegos?", preguntó Storm. "Todo lo que hacen siempre es romper platos y gastar euros que no tienen."

Showers no sonrió. "También está su gente, la comunidad de inteligencia. El senador Windslow y Jedidiah eran como dos grandes amigos esta noche en la oficina del senador, pero hay rumores de que están peleando en una operación encubierta. Y la disputa se ha vuelto desagradable."

"¿Qué operación encubierta?"

"No lo sé. Está por encima de mi rango. Tal vez usted lo pueda descubrir."

"¿Honestamente cree que Jedidiah está detrás del secuestro?", dijo Storm con escepticismo.

"Hasta el momento, no estoy considerando a nadie. Creo que ustedes los tipos de la CIA son capaces de todo. Incluso su llegada aquí hoy podría ser parte del plan".

Terminó su café y colocó cuidadosamente la taza de nuevo en el plato.

A pesar de que Showers ya le había dado una larga lista de sospechosos, Storm sospechaba que se guardaba algo. Había aprendido mucho tiempo atrás que durante esas entrevistas, la última cosa que la persona le decía a menudo era la pista más importante.

"Si nuestros papeles estuvieran invertidos", dijo con simpatía: "estaría enfadado. Yo pensaría, '¿Quién demonios se cree este tipo para irrumpir en mi investigación? "Yo no sería tan útil como lo ha sido usted en este momento. Pero un crimen ha sido cometido, y existe la posibilidad de que Matthew Dull todavía pueda estar vivo. Le debemos a él poner todas nuestras cartas sobre la mesa, así que si hay alguna cosa más que pueda decirme, cualquier cosa, por favor, compártalo."

Sonaba sincero. Era muy bueno para sonar sincero. Siempre le había servido bien, en el trabajo y en la cama.

Showers permaneció en silencio por un momento. "Hace aproximadamente un año, el FBI empezó a escuchar reportes de que Windslow estaba corrupto. Sobornos. Grandes. La primera denuncia provino de un texano que había ofertado en un contrato militar lucrativo. Uno de los miembros del personal de Windslow exigió un soborno. Cuando el texano se negó, el contrato fue dado a otra empresa. El tejano nos llamó, pero lo único que teníamos era su palabra y eso no era suficiente, no para construir una acusación criminal en contra de un senador de los EE.UU.".

"Usted comenzó a indagar".

Ella asintió. "No iba a dejarlo ir. Descubrí que Windslow fue añadiendo cláusulas a la legislación que le permitía a las empresas petroleras mover millones de dólares de sus operaciones en el extranjero en los EE.UU. sin tener que pagar impuestos federales sobre la renta."

"Pero eso no es ilegal", dijo Storm. "Los senadores fastidian con el IRS todo el tiempo para ayudar a sus amigos."

"Cierto. Pero descubrí que Windslow estaba recogiendo una tarifa basada en qué tanto dinero de las compañías petroleras él ayudaba a traer al país libre de impuestos. O, mejor dicho, tengo a bastantes personas hablando de sobornos. Pero nada en papel. Windslow es inteligente. Y entonces me encontré con un arma humeante. Descubrí una transferencia bancaria que estoy segura de que es un soborno pagado a Windslow por alguien en el extranjero."

"¿Quién? ¿Un gobierno, una corporación, un individuo?"

"No estoy segura. El soborno es difícil de probar. La persona que lo paga no va a hablar. La persona que lo recibe no va a hablar. La mayoría de las veces, sólo puedes hacer un caso penal, si tienes el rastro del dinero".

Storm no interrumpió. Quería que ella siguiera hablando. Pero estaba muy familiarizado con cómo funcionaban los sobornos y cómo ocultarlos. Él había ayudado a Jedidiah a distribuir millones de dólares en Irak y Pakistán. La agencia había distribuido billetes de cien dólares como si fueran caramelos de Halloween, todo a espaldas del Congreso y los contribuyentes estadounidenses.

Showers dijo: "Fui capaz de rastrear un pago de seis millones de dólares de una cuenta bancaria en Londres a las Islas Caimán, donde fue convertida en dinero en efectivo y me llevó a Washington D.C. Estoy bastante segura de que terminó en manos de Windslow."

"¿Bastante segura o segura?"

Una mirada de dolor apareció en su rostro. Su pregunta había dado en el clavo. Ella dijo: "Estaba segura de que había avanzado lo suficiente para un caso circunstancial, suficiente como para acusarlo. Pero cuando mi investigación llegó a la oficina del director, se congeló. Nadie me dijo por qué. Eso fue hace tres semanas."

Showers miró su reloj. Eran las once y el restaurante estaba cerrando. Tomó las dos cartas que tenía él. "He hecho lo que me dijeron", dijo. "Le he informado. Lo recogeré mañana a las 8 AM en punto. Hemos creado un puesto de mando en la sede del FBI. Si usted tiene más preguntas, entonces mañana podrá preguntarle a mis jefes en la conferencia".

"Tengo más preguntas", respondió. "Como el restaurante está cerrando, subamos a mi habitación para que podamos hablar más."

"No creo que hablar sea lo que usted tiene en mente."

Él sonrió. "Depende del tipo de conversación. Por lo menos permítame acompañarla hasta su auto."

"Estoy armada, y creo que podré lograr atravesar el vestíbulo del hotel hasta el valet sin su ayuda." Entonces, por primera vez desde que se conocieron, ella realmente sonrió y le dijo: "Además, creo que tengo más que temer de usted que de cualquier extraño."

"Auch", respondió él, tocando su corazón como si hubiera recibido un disparo. "Sólo estaba siendo caballeroso", dijo, repitiendo intencionalmente las palabras de ella.

"Entonces puede pagar la cuenta, Sr. Steve Mason."

La vio alejarse de la mesa, admirando los deslumbrantes resultados de su rutina de yoga ocultos bajo los pantalones a la medida. Tan pronto como firmó la cuenta con su número de habitación y nombre falso, Storm la siguió. Pero para cuando llegó al vestíbulo, ella ya estaba al volante de su BMW. Dio un paso fuera de las puertas dobles del hotel justo cuando se alejaba. Mientras observaba, vio un Mercedes-Benz sedán de color negro saliendo de una calle lateral cerca del hotel y que empezaba a seguirla.

Storm reconoció la etiqueta de la licencia, roja, blanca y azul. Era una placa diplomática.

Corriendo de vuelta a su habitación, utilizó su ordenador portátil para conectarse a Internet. Las placas diplomáticas contenían un código de dos letras que identifican qué país había emitido la placa por el Departamento de Estado de EE.UU. Periódicamente, el código de letras era cambiado y reasignado. GB nunca se había utilizado en las etiquetas de Gran Bretaña e IS nunca se utilizaba para Israel, porque así sería demasiado fácil para los enemigos potenciales identificar a los ocupantes del coche.

Storm había visto las letras YR en la placa del Mercedes que seguía a Showers. En cuestión de segundos, había roto el código.

¿En qué lo había metido Jedidiah Jones? ¿Por qué un vehículo diplomático de la Embajada Rusa iba detrás de la Agente Especial Showers?


Bien, ahora faltan 9 capítulos.


Última edición por nato_kine el Mar Ago 28, 2012 3:01 am, editado 2 veces
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 5

Mensaje por nato_kine el Miér Ago 15, 2012 5:52 pm

He empezado a cursar nuevas materias así que voy más lento y encima los capis se hacen más largos, jeje.

CAPÍTULO 5


El teléfono del hotel en la suite de Storm lo despertó de un sueño inducido por el alcohol. Varias botellas llenas de whisky de pequeño tamaño del minibar de debajo de la mesa de noche habían sido saqueadas. Se había quedado hasta tarde pescando algo de información en la red informática encriptada donde la CIA y otros servicios de inteligencia federales podían acceder a través de Internet. Su búsqueda lo había llevado a varias pistas. Pero lo que había descubierto seguían siendo piezas inconexas de un rompecabezas que todavía necesitaba ser ensamblado.

Alrededor de las 3 AM, Storm se había ido a la cama, pero había tenido dificultades para dormir. Él sabía por qué. No era el secuestro. Había dos razones, y ambas tenían que ver con su regreso a Washington D.C., Clara Strike y Tánger. A veces, sólo un Jack Daniel podía ayudar a un hombre a olvidar su pasado.

Una voz de mujer en la línea telefónica, dijo, "El senador Windslow lo llama."

Storm consultó el reloj junto a la gran cama. Fue unos minutos después de 6 AM. Su cabeza estaba palpitando. La siguiente voz que oyó fue la de Windslow. "Esos bastardos me dejaron otra nota, esta vez en mi casa."

"¿Le enviaron alguna cosa más?"

"Ni dientes ni partes del cuerpo, si eso es lo que está preguntando. Pero aumentaron su demanda de rescate."

"¿Cuánto?"

"¡Seis millones! Estoy en mi casa en Great Falls. ¡Venga aquí ahora mismo!"

Storm anotó la dirección y le preguntó: "¿Ha llamado a la Agente Showers?"

La pregunta fue recibida con silencio. Finalmente, Windslow dijo: "No la quiero a ella o al FBI involucrado. Se lo explicaré cuando llegue aquí. No la llame, esa es una orden."

¿Una orden? Eso era algo que Storm tendría que aclarar con Windslow. Sólo Jones le daba órdenes, no un político.

Storm bajó las escaleras para reclamar su coche de alquiler. El valet le trajo un Ford Taurus blanco. No era el que usan los espías en las películas, pero era perfecto para mezclarse en los alrededores de Washington y sus suburbios. Se dirigió a la avenida Constitución, giró a la derecha, cruzó el río Potomac, y se dirigió hacia el norte por la avenida George Washington hasta llegar a la Circunvalación de la Capital, una importante autopista que rodeaba la ciudad. Salió hacia el oeste por la carretera de circunvalación, que iba más allá de Virginia. Tardó otros diez minutos para llegar a Great Falls, una gran arboleda, rodeado de suburbios dotados de multimillonarias haciendas coloniales. Asumió que estaba siendo rastreado electrónicamente, si no por la CIA por el FBI. Ellos probablemente habían plantado un rastreador en algún lugar del Taurus, o estaban usando el teléfono celular que Jones le había dado. En esa etapa, no le importaba.

La entrada del Senador Windslow fue impedida por una puerta ornamentada, con un monograma en las puertas de hierro. Storm presionó el botón del altavoz que estaba montado en el camino de entrada, y cuando las puertas se abrieron, condujo a lo largo de un camino circular que rodeaba un césped cuidadosamente arreglado. Un viejo mayordomo negro contestó la puerta principal y escoltó a Storm dentro del gran vestíbulo, que tenía un piso de mármol italiano importado y una enorme araña de Versalles de cristal y latón oxidado. Elevándose directamente frente a él estaba una elaborada escalera doble. Unos retratos estaban colgados junto al primer escalón de cada lado. Una pintura era del senador Windslow y el otro era de Gloria Windslow. Debido a que cada cuadro estaba colgado junto al primer escalón, daba la impresión de que el senador utilizaba uno de los tramos de escaleras y su esposa el otro. El artista, notó Storm, había sido lo suficientemente sagaz para reconocer que sus clientes ubicaban un valor más alto a la adulación que al realismo. Ambos Windslows parecían de la realeza británica.

El senador Windslow apareció en un traje azul marino deportivo de nylon con una toalla descansando sobre sus hombros y la frente perlada de sudor.

"Ando en mi bicicleta fija durante una hora todas las mañanas", explicó. "Me da la oportunidad de ejercitar mientras leo los periódicos y veo las noticias."

Storm lo siguió a través de una puerta lateral a un estudio con paneles de madera, donde la sirvienta había colocado una jarra de café y dos tazas en una mesa bordeada por tres sillas de cuero. Hacían juego con los sillones de cuero marrón en la oficina de Windslow. Storm vio otro par de cuernos largos de novillo colgados en la pared, exactamente igual al que había visto en el Congreso. Obviamente, los gustos de decoración del senador eran los mismos ya sea en su casa o en el trabajo.

"Hattie, nuestra ama de llaves, me trae el periódico cada mañana desde el buzón de nuestra entrada mientras estoy ejercitando", dijo Windslow, mientras se servía café y tomó asiento. Señaló con la cabeza a Storm, indicándole que podía servirse una taza también, si lo deseaba. "Esta mañana", dijo Windslow, "Hattie encontró eso en la puerta."

Windslow señaló con la cabeza hacia un sobre de manila abierto en la mesa de café, junto con un par de guantes de goma amarillos.

"¿Alguien ha chequeado la nota por huellas?", preguntó Storm.

"No. Me puse esos guantes para que usted lo manejara después. Hice que Hattie me los trajera de la cocina."

Storm se puso los guantes. Estaban apretados. Sacó la carta y preguntó: "¿Su mujer sabe acerca de esta nueva demanda?"

Windslow negó con la cabeza. "Ella todavía está durmiendo arriba en su dormitorio."

Su dormitorio. No había dicho "Nuestro dormitorio". Al parecer, usar escaleras diferentes no era la única cosa que la pareja hacía por separado.

Esta nueva nota, la tercera desde el secuestro, se parecía mucho a la primer demanda de rescate. Estaba escrita a mano en letras mayúsculas y contenía instrucciones específicas.

"VAYA A SU CAJA DE SEGURIDAD Y SAQUE LOS SEIS MILLONES QUE TIENE ESCONDIDOS ALLÍ".

Mientras Storm estaba leyendo, el senador dijo: "Mi hijastro debe haberles dicho acerca de los seis millones. Debería haber sabido que ese bastardo no podía mantener la boca cerrada. Probablemente, les contó sobre ellos cuando le arrancaron los dientes frontales."

Seis millones de dólares en una caja de seguridad. Storm se maravilló por la manera en que el senador acababa de dejar caer eso, como si tener esa cantidad de dinero simplemente guardado en efectivo fuera la cosa más natural del mundo. Showers había tenido razón sobre Windslow. Realmente estaba aceptando sobornos. No es de extrañar que el Gran Hombre había querido verlo a solas. Viendo que las cosas estaban empezando a ponerse interesante, Storm decidió seguirle el juego.

"¿Por qué su hijastro sabe sobre él?"

"La caja está alquilada bajo su nombre."

La nota indicaba que el senador debía retirar los seis millones del banco antes de la hora de cierre de hoy. Iba a ser dividido en cuatro pilas iguales de U$S1.5 millones, y cada pila debía ponerse en un bolso de gimnasio. A las 6 PM, los secuestradores llamarían a Samantha Toppers a su teléfono celular con instrucciones sobre dónde se dejarían los bolsos. Ella necesitaría un coche porque los bolsos debían ser dejados en diferentes lugares alrededor de Washington D.C. Si el FBI trataba de monitorear las entregas o de intervenir, los secuestradores matarían a Matthew Dull.

Golpeando su dedo huesudo en la demanda de rescate, Windslow dijo: "¡Asegúrese de leer la última línea con cuidado!"

"STEVE MASON ACOMPAÑARÁ A SAMANTHA TOPPERS AL BANCO Y EN LAS ENTREGAS DE ESTA NOCHE."

"¿Cómo demonios saben los secuestradores acerca de usted?", preguntó Windslow con voz acusatoria, "¿y por qué quieren que acompañe a mi futura hija política por ahí con mis seis millones de dólares en efectivo?"

Storm tuvo que admitir que era una pregunta interesante. Era evidente que había una fuga, un informante, avisando a los secuestradores. Pero a Storm no le gustó el tono de Windslow. El senador podía haberse salido con suya intimidando a otros, pero no con Storm.

"Yo también tengo unas cuantas preguntas", respondió Storm, ignorando la pregunta de Windslow. "¿Por qué no quiere que el FBI sepa acerca de esta nota?"

El senador respondió: "Porque que seis millones es lo que llamamos ‘caminar alrededor del dinero’ en la política. Texas es un estado grande. Muchas personas tienen las manos en las próximas elecciones. No creo que la Agente Showers o el Departamento de Justicia puedan entenderlo."

"Ni tampoco podría el IRS." dijo Storm. "Es dinero de sobornos".

"Vamos, hijo. Jedidiah me dijo que tenía conocimiento de las calles. ¿Cómo cree que se hacen las campañas? Uso ese dinero para aceitar algunos acuerdos. No es gran cosa. Es esperable".

"No estoy hablando de aceitar acuerdos en Texas", respondió Storm. "Estoy hablando sobre aceitar sus propios acuerdos".

Un destello de ira se apoderó del rostro de Windslow. Nadie le hablaba de esa manera. Pero mantuvo su temperamento bajo control. "El lugar de dónde provino ese dinero no es de su maldita incumbencia", dijo. "No está aquí para investigarme. Mire, ¿qué otra opción tengo? Los secuestradores demandan seis millones, o ellos van a matar a mi hijastro. No puedo ir al FBI porque los seis millones están fuera de los libros de ingresos. Necesito que haga esto por mí. Necesito que lo haga sin decirle al FBI."

Habiendo regresado cuidadosamente la nota de rescate a su envoltura, Storm se quitó los guantes de goma y dijo: "Los secuestradores saben dónde vive."

Windslow dijo: "Todo el mundo sabe donde vivo. No es ningún maldito secreto."

"Los secuestradores saben que tiene seis millones en efectivo en una caja de seguridad y que no puede decirle al FBI al respecto".

"Sí, y también saben acerca de usted, Sr. Steve Mason, o cualquiera que sea su verdadero nombre".

"Parece que saben muchas cosas."

"Tenemos un grifo que gotea", dijo Windslow.

"¿Alguna idea de quién?"

"No. He estado repasando los nombres desde que llegó la nota."

"¿Qué hay sobre Samantha Toppers?”

"¿Samantha?", repitió Windslow mostrando una amplia sonrisa. "El tamaño del sujetador de esa chica es el doble de su coeficiente intelectual. No es lo suficientemente inteligente como para estar involucrada en esto. ¿Dónde iba a encontrar a cuatro hombres para secuestrar a Matthew? Los secuestradores no están en los avisos clasificados. Además, tiene un fondo fiduciario desde bebé. No tiene ninguna necesidad de mi dinero."

"Mi experiencia ha sido que cuanto más rico eres, más quieres. Los secuestradores le han pedido a ella que entregue el rescate dos veces hasta ahora. ¿Por qué ella?"

"Ella ama a Matthew y no va a tomar mi dinero y desaparecen. Se lo digo, está forrada en dinero. Sus padres murieron en un accidente y le dejaron millones. Además, no es exactamente una amenaza para ellos ya que es tan insignificante."

"¿Podría ser que ella y su hijastro hayan ideado toda esta escena?", preguntó Storm. Miró la cara de Windslow para ver su reacción. Sorpresa. Enojo. Cualquier cosa. Pero no había nada, y eso sugería que el senador ya había considerado la idea.

"Matthew es demasiado vanidoso como para dejar que alguien le saque los cuatro dientes frontales", dijo Windslow. "Además, la caja de seguridad está a su nombre, y él sabe que no puedo quejarme públicamente si ese dinero se desvanece. Podría haber ido y tomarlo sin fingir su propio secuestro."

"¿Qué hay con el personal del Congreso? ¿Un empleado descontento tal vez?"

"No han despedido a nadie en años, y sólo un par de ellos saben que Matthew ha desaparecido."

"Eso solo nos deja a otras dos personas que podrían haber avisado a los secuestradores de mi llegada ayer por la noche", dijo Storm. "Usted y su esposa."

Windslow sonrió. "¿Por qué secuestrar a mi hijastro y demandar seis millones en efectivo, dinero que ya es mío."

"Eso lo reduce a su esposa."

Windslow dejó la taza de café que había estado sosteniendo. "Voy a contarle una historia. Hace un año, tuve un ataque al corazón y casi me mata. Gloria nunca se apartó de mi lado. Me hizo volver a la salud. En ese momento, habíamos estado casados por casi veinte años. Casarse con una mujer más joven causa habladurías. Todo el mundo pensaba que Gloria era una buscadora de oro esperando a que yo muriera. Pero esa mujer realmente me ama. Lo demostró cuando me enfermé. Después de recuperarme de mi ataque al corazón, rompí nuestro acuerdo prenupcial. Si me marcho hoy, Gloria se quedará con todo y eso es más dinero que los seis millones que esos bastardos quieren. Aparte, Gloria no haría pasar por esto a su hijo. Es un malcriado."

"¿Dónde está la fuga entonces?", preguntó Storm.

"¿Por qué asume que proviene de mi terreno? Esas instrucciones, diciéndonos que dividamos el dinero en cuatro montones, para que puedan ser entregados en cuatro sitios diferentes, suena como algo con lo que la CIA soñaría."

"¿Jedidiah Jones?"

"Hijo, he estado tratando con la Agencia durante mucho, mucho tiempo, y nunca podrás estar seguro de lo que Jones y sus amigos están haciendo. Por lo que sé, Jones podría estar jugando algún tipo de juego aquí."

"Le debo mi vida a ese hombre."

"Eso no significa que no lo pueda usar, para llegar a mí."

"¿Por qué razón? ¿Por qué habría de arriesgarse a secuestrar al hijastro de un senador de los EE.UU. en territorio estadounidense?"

Windslow se encogió de hombros. "Todo lo que estoy diciendo es que él es quien lo trajo aquí, y tiene contactos con un montón de ex-militar que saben cómo llevar a cabo un secuestro. Además, los secuestradores lo quieren a usted paseando con mi dinero."

"¿El motivo? Jones podría robar millones en su trabajo. No necesita estafarlo a usted."

"A lo mejor tiene otras razones."

"Ya que te ha abierto esa puerta", dijo Storm, "¿Sobre qué trata la misión encubierta por la que usted y Jones se pelean?"

Un destello de sorpresa apareció en los ojos de Windslow.

"No estoy abriendo ninguna puerta. Nuestro desacuerdo no tiene nada que ver con esto, nada. No trate de ir allí."

"¿Qué hay sobre Ivan Petrov?", preguntó Storm. "¿Podría tener algo que ver con el secuestro de su hijastro?"

El ruso era uno de los nombres con los que Storm se había topado durante su larga noche en la red de inteligencia. Petrov era un oligarca que la CIA estaba vigilando. Hace poco había tenido varios acuerdos con Windslow, de acuerdo con los boletines INTEL de la CIA.

La mención del nombre Petrov provocó una reacción instantánea que Storm no había esperado.

Windslow saltó de su asiento hacia la silla donde estaba sentado Storm. Elevándose por encima de él, el senador dijo: "Ahora está metiendo la nariz donde no le pertenece. ¿Quién demonios se cree que es? ¡Cómo se atreve a venir a mi casa y acusarme de aceptar sobornos! ¡Cómo se atreve a acusar a mi esposa de estar en connivencia con los secuestradores! ¡Cómo se atreve a preguntar acerca de asuntos de inteligencia privados entre Jones y yo! ¿Por qué acaba de mencionar a Ivan Petrov? ¿Jedidiah le dijo algo de eso? ¿Es por eso que le trajo, para investigarnos a Petrov y a mí? "

Windslow vaciló por un segundo, claramente pensando en su próximo paso. Todavía humeante, dijo, "Escuche, hijo, todo lo que necesito saber en este momento es si está dentro de esto esta noche o si está fuera. Puedo hacer que Toppers consiga los seis millones del banco. Pero voy a necesitar tiempo para encontrar a alguien más para que la acompañe si se echa atrás. ¿Está en esto o no?"

"¿Qué hay de la Agente Showers y el FBI?", preguntó Storm.

"Ya he respondido a eso. Nada de FBI. Punto".

"¿Incluso si la Agente Showers y el FBI son la mejor oportunidad para salvar la vida de Matthew Dull?"

La cara Windslow estaba empezando a ponerse roja, por la frustración y la ira. "Se suponía que usted era mi mejor chance. Pero, hasta ahora, todo lo que ha hecho es abrir la boca y cuestionar mi integridad. He destruido a hombres mucho más poderosos que usted. Los he aplastados como insectos bajo la suela de mi bota. Si desea salir de esto, entonces váyase al demonio, lárguese de mi casa y vuelva debajo de la roca de la que salió. Pero va a mantener su maldita boca cerrada acerca de los seis millones, si sabe lo que es bueno para usted. De cualquier manera, necesito saber si está dentro o fuera".

Storm se levantó de su asiento y se puso justo delante de Windslow mirándolo a la cara. "No me amenace, senador", dijo con calma. "El último tipo que lo hizo no sobrevivió a su ‘ataque al corazón’."

Por un momento, ninguno se movió, y luego Windslow esbozó una sonrisa extraña. "Muy justo”, dijo. "En Texas, admiramos a un hombre que se mantiene firme. Pero mientras nosotros estamos teniendo este concurso de meadas, desperdiciamos tiempo."

El sentido común le dijo a Storm que se mantuviera alejado. Los secuestradores tenían una fuente interna. El hecho de que quisieran que él condujera esta noche era sospechoso. ¿Esto era una trampa? Desde Tánger, Storm había confiado completamente en Jones. Todavía lo hacía. ¿Pero era posible que el senador Windslow tuviera razón acerca de la participación de la CIA? Las personas eran prescindibles. Storm había aprendido eso desde temprano. Y eso también se aplicaba a él. Por el bien del país, podría ser sacrificado.

Desde el principio, Storm había tenido curiosidad acerca de por qué Jedidiah le había hecho volver para ayudar a resolver un secuestro. Tenía que haber más en juego aquí. Jedidiah había admitido eso en su cara. ¿Pero qué era lo que se ocultaba en las sombras? ¿Cuál era el juego en el que se estaba metiendo?

Durante su investigación nocturna en Internet, Storm se había enterado de Ivan Petrov. El ruso era otro sospechoso que se había añadido a la larga lista de sospechosos identificados por la Agente Showers. Ella le había dicho que el senador y Jedidiah estaban involucrados en una fuerte disputa sobre una operación encubierta. Windslow había reaccionado violentamente cuando le preguntó acerca de esa operación y sobre Petrov. Showers había mencionado un soborno de seis millones de dólares provenientes de un extranjero. Los secuestradores exigían un pago de seis millones de dólares. ¿Eran los mismos seis millones? y si así era, ¿eso era significativo o una coincidencia?

Sólo una cosa estaba perfectamente clara, cuanto más se quedara Storm, cuanto más descubriera, más difícil sería alejarse. El senador Windslow acababa de ofrecerle una salida. Para el mundo, Derrick Storm todavía estaba muerto. Podía coger un vuelo de regreso a Montana esa tarde y desaparecer. Podría estar haciendo pesca con mosca para mañana al amanecer. Las grandes truchas seguían allí esperándolo.

Realmente podía ser tan simple. Así de fácil. Todo lo que tenía que hacer era irse ahora, que es lo que cualquiera con una pizca de sentido común haría.

"Voy a conducir esta noche", dijo Storm.

"¿Qué hay de la Agente Showers?", preguntó Windslow. "¿Va a decirle acerca de lo que está pasando, sobre el dinero y los cuatro bolsos?"

"No", dijo Storm. "Voy a entregar el dinero esta noche con Samantha Toppers por mi cuenta. Sin refuerzos, ya sean del FBI o Jones."


Última edición por nato_kine el Vie Ago 24, 2012 6:57 pm, editado 1 vez
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 6

Mensaje por nato_kine el Vie Ago 17, 2012 6:06 pm

CAPÍTULO 6


Storm ya estaba a una milla de la casa de Windslow en Great Falls, cuando el teléfono celular que Jedidiah Jones le había dado empezó a sonar.

"Has salido de viaje temprano por la mañana", dijo Jones cuando Storm contestó. "¿Cómo está nuestro amigo esta mañana?"

Jones lo estaba rastreando. ¿El FBI también lo estaría haciendo?

"Está un poco agitado." dijo Storm.

"¿Por qué no caes por mi oficina? La salida está claramente marcada."

Jones se refería a una señal de salida color verde en la Avenida George Washington, que decía: "Centro George Bush de Inteligencia de la CIA, Siguiente a la Izquierda."

Demasiado para la discreción.

Storm tomó la salida y tan pronto llegó a un semáforo en Georgetown Pike cruzó la entrada al gran complejo de la CIA en Langley. Alguien había colocado flores frescas junto a dos cruces de madera en el medio. La visión de ellas le trajo un recuerdo.

Hacía frío en enero de 1993, cuando un fundamentalista islámico de Pakistán se detuvo en esa intersección y salió casualmente de su camioneta Isuzu. Había llevado un fusil AK-47 a su hombro y empezado a disparar a los conductores y pasajeros del vehículo que estaba detrás de él en el semáforo, esperando para dirigirse al complejo de la CIA. Eran empleados en su camino al trabajo. El tirador había salvado a las mujeres porque consideraba que asesinarlas era acto de cobardía. En total, el paquistaní mató a dos empleados de la CIA e hirió a otras tres personas antes de regresar a su camioneta y marcharse. A un equipo especial de la CIA le había tomado cinco años rastrear al tirador. Lo habían sorprendido mientras dormía en un hotel de tres dólares por noche de Pakistán. El terrorista había sido traído de nuevo a los EE.UU., llevado a juicio y ejecutado en la silla eléctrica en Virginia. Las flores eran un recordatorio a la nación de los muchos enemigos que tenían.

Cuando la luz roja cambió, Storm se dirigió a la entrada de la CIA y por costumbre se quedó en el carril izquierdo mientras se acercaba a una gran garita de vigilancia. De pronto, vio su error y desvió hacia el carril derecho. La entrada de la izquierda era para empleados. Según lo indicado por los carteles, Storm se detuvo en un altavoz, y anunció que su nombre era Steve Mason y que venía a ver al director de la NCS.

"¿Cuál es su número de Seguro Social?" preguntó una voz masculina.

"Eso tendrás que preguntárselo al director", respondió.

Durante varios minutos, Storm estuvo sentado en su coche con el altavoz en silencio, imaginando lo que estaba sucediendo en la garita, que estaba a unos cien metros justo en frente de él. Era inusual para alguien retener su número de Seguro Social.

Por último, la voz masculina dijo: "Sr. Mason, conduzca despacio hacia adelante."

Dos agentes de seguridad armados salieron de la garita de vigilancia, ambos cargando armas semiautomáticas. Cuando él se acercó, uno de los oficiales comparó su cara con una foto. Era una vieja foto de Storm de los archivos de la CIA, sólo que el nombre en ella ahora era "STEVE MASON." Satisfecho, el oficial lo dejó pasar.

Storm manejó el Taurus a través de un laberinto de pilares de hormigón que llegaban a la cintura, diseñados para evitar que los automovilistas en exceso de velocidad lleguen a la puerta principal. Estacionó el coche en el aparcamiento de los visitantes fuera del edificio que era la antigua sede en la época de 1960, en la parte superior de una colina. En el interior, Storm cruzó el emblema de la CIA incrustado en el suelo de mármol del vestíbulo gris. A su izquierda había un muro de piedra blanca tallado con una cita de la Biblia: Juan, Capítulo 8, Versículo 32:

"Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres."

A su derecha había cinco filas de estrellas en una pared, una por cada agente de la CIA que había sido asesinado en el cumplimiento de su deber.

Una atractiva mujer de mediana edad vestida con un traje gris oscuro estaba esperando para escoltar a Storm a través de Seguridad. Storm encontró a Jedidiah posado detrás de su escritorio ejecutivo GSA que tenía otorgado, que había sido limpiado de todo documento, una práctica habitual cada vez que alguien que no estaba oficialmente empleado por la Agencia entraba en un lugar.

"¿Por qué el senador te llamó esta mañana? ¿Estaba teniendo pesadillas?", preguntó Jones alegremente.

Déjà vu. ¿Cuántas veces Storm se había sentado frente a Jones en esa oficina? ¿Cuántas veces habían discutido operaciones encubiertas? Pero eso había sido en otra época. Esto era ahora.

Ignorando la pregunta de Jones, Storm respondió: "¿Cuándo ibas a decirme sobre Ivan Petrov?"

Jones se inclinó hacia delante y levantó los dedos entrelazados, colocándolos directamente bajo la barbilla con los codos ahora descansando sobre su escritorio. Parecía estar en una profunda reflexión. "Me preguntaba cuándo podrías identificar a Petrov. ¿Qué has aprendido?"

Era como si Storm todavía estuviera en entrenamiento, dejándolo tirado sólo con la ropa a cuestas en un desierto helado como parte de un ejercicio de supervivencia.

"Ivan Petrov," dijo Storm, "fue una vez el mejor amigo del Presidente de Rusia, Oleg Barkovsky. Fue Barkovsky quien ayudó a Petrov a convertirse en un multibillonario dejándolo privatizar el banco más grande de la nación tras el colapso de la Unión Soviética. Se convirtió en uno de los primeros oligarcas rusos. Jets privados, un yate en el Mediterráneo, Petrov compró todos los juguetes. Incluso posee un castillo ingles en las afueras de Londres, anteriormente propiedad del duque de Madison. Y luego, hace dos años, Petrov comenzó a morder la mano que le daba de comer. ¿Cómo lo estoy haciendo hasta ahora?"

Jones asintió con la cabeza. "Continua" dijo.

"Petrov comenzó a criticar públicamente a Barkovsky. Desarrolló ambiciones políticas propias. Fue entonces cuando el presidente Barkovsky dejó caer el martillo. Envió al Servicio Federal de Seguridad al banco de Petrov y se apoderaron de todos sus registros. Acusó a Petrov de malversación de fondos y delitos contra el Estado. Estaba a punto de arrestarlo cuando Petrov se las arregló para salir de Moscú".

Storm se detuvo y dijo: "Su fuga parecía algo así como que podría haber tenido una mano salvadora."

Jones sonrió levemente y dijo: "Más probablemente el MI-6. Los británicos. Ellos han hecho ese tipo de cosas antes, ¿recuerdas? Pero tú eres quien cuenta la historia".

"Petrov apareció en Londres, donde se rodeó de guardaespaldas y comenzó una cruzada personal para conseguir expulsar a Barkovsky de Kremlin. El presidente ruso no tomó bien los ataques. Ese fue un asesinato sensacional. El envenenamiento de un alto colaborador de Petrov. Radionucleótidos de polonio-210, creo. Trabajo sucio. Luego vino un coche bomba. Petrov decidido venir aquí. Probablemente se sentía más seguro. Allí fue cuando realmente comenzó a aparecer en tu radar. ¿Correcto?"

Jones se reclinó en su silla, que crujió ruidosamente. Apoyó las manos en su regazo. Y esperó, sin comentarios, a que Storm continuara.

"Petrov hace un gran revuelo en Washington. Compra una mansión en Embassy Row. Comienza a hacer elaboradas fiestas para la élite política de la ciudad. Y continúa con sus ataques verbales contra Barkovsky. Sigue diseñando formas para perjudicarlo. Empieza a hacer amigos en el Congreso."

"Dinero y poder", dijo Jones. "Son como imanes en esta ciudad."

"Petrov tenía el dinero. Billones ", dijo Storm. "Windslow tenía el poder. Un matrimonio perfecto".

Inclinándose hacia delante, Jones comenzó a golpear con el dedo índice derecho en la parte superior de su escritorio como si estuviera tocando un tambor. Se estaba impacientando. "¿Eso es todo?", preguntó.

"¿Hay más?", respondió Storm tímidamente.

"Esperaba que tú pudieras decírmelo."

El gato y el ratón. Tú primero.

Storm sacudió la cabeza, indicando que eso era todo.

"Haz descubierto lo básico", dijo Jones, tomando el relevo de la historia. "Todo el mundo empezó a ponerse nervioso cuando Petrov y Windslow se hicieron tan amigos. Oficialmente, la Casa Blanca tiene buenas relaciones con el presidente ruso, Barkovsky, por lo que al Presidente no le gustaba tener al Presidente del Comité de Inteligencia del Senado convirtiéndose en amigo del alma de un oligarca cuya misión en la vida es destruir al actual líder ruso."

"Estoy seguro de que los billones de Petrov pusieron nerviosa a la Casa Blanca, debido a los dedos ligeros de Windslow."

Jones dio una sonrisa de aprobación a Storm. "Así que sabes más. Asumiré que también sabes acerca de la investigación de la Agente Showers y su reciente afirmación de que Windslow recibió un soborno de seis millones de dólares."

"Showers dijo que los seis millones vinieron de Londres a través de las Islas Caimán. Petrov había recibido asilo político de los británicos después de que se vio obligado a huir de Moscú", dijo Storm. "Es una conexión fácil de hacer."

"Pero es una relación circunstancial en el mejor de los casos. No hay ninguna prueba de que Petrov pagara el soborno o de que Windslow lo tenga."

Por un segundo Storm consideró decirle a Jones sobre los seis millones de dólares en efectivo que Windslow tenía escondidos en una caja de seguridad del banco. Pero decidió no hacerlo. Quería ver qué otra cosa Jones estaba dispuesto a decirle.

"¿Qué es lo que Petrov esperaba comprar con su soborno de seis millones de dólares?", preguntó Storm.

"No lo sabemos. Al menos, no con certeza."

"¿Podría ser la operación encubierta por la que ustedes dos pelean?"

"Así que ya sabes acerca de eso también", dijo Jones. "Eres un ingenioso estudiante."

"Es por eso que me amas, ¿no es cierto? Ahora, ¿Sobre qué es, la operación encubierta por la que se pelean?"

"Es una operación de ‘necesidad de conocer’, y tú no necesitas saberlo."

"¿Está relacionada con el secuestro?"

Jones le dio a Storm una mirada en blanco. "Dije que no necesitas saberlo."

"¿Crees que Petrov es el responsable del secuestro?"

"Dímelo tú", dijo Jones.

Era un partido difícil de jugar con alguien tan experimentado como Jedidiah Jones. Él conocía los secretos de los secretos de los secretos. Y los mantenía cuidadosamente ocultos hasta que fuera necesario utilizarlos. Obviamente, mantenía la operación encubierta y su opinión de Ivan Petrov para sí mismo. Al menos por ahora.

"¿Está Petrov siquiera en el país?", preguntó Storm.

"Está en Londres o en su yate. Eso apenas importa. Un billonario puede contratar a quien quiera para hacer su trabajo sucio."

"¿Por qué un coche de la embajada rusa sigue a la Agente Showers?"

"Ahora, eso es una buena pregunta, que deberías preguntarle a ella".

"Lo haré." Cambiando de tema, Storm dijo, "el senador Windslow sugirió esta mañana que me has traído aquí como una trampa. Dijo que en realidad no te importa resolver el secuestro. Sugirió que me trajiste para investigar su relación con Petrov. Él piensa que tú podrías incluso haber diseñado toda esta cosa, el secuestro, como parte de una elaborada estratagema de la agencia."

Una mirada de disgusto apareció en el rostro de Jones. "Por favor, ¿crees que pondría a esta agencia en riesgo secuestrando al hijastro de un senador a plena luz del día en Georgetown y luego arrancarle los dientes? Mis manos están limpias. Pero tiene razón acerca de querer saber un poco más acerca de su relación con Petrov. La Casa Blanca también quiere saber más."

Storm preguntó: "¿Por eso el caso de soborno de la Agente Showers contra el senador Windslow se ha congelado? ¿La Casa Blanca no quiere que el público sepa que Petrov está sobornando a Windslow?”

"Digamos que todo el mundo cree que es prudente esperar por ahora hasta que sepamos con certeza si Petrov está sobornando a Windslow y, si lo hace, qué es lo que Petrov espera obtener por su dinero. La Casa Blanca quiere saber esas respuestas antes de que se haga público. Puede haber consecuencias internacionales."

"¿Y la misión encubierta, de la que no quieres hablar, podría ser algo que Windslow te dé a ti y a la agencia para hacer por Petrov? ¿Tus manos están realmente limpia?"

Jones levantó las manos en frente de él. Fue un gesto que tenía la intención de demostrar que sus manos estaban lavadas y también para poner fin a esa línea de preguntas. "Vamos a centrarnos en el secuestro", dijo.

"Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres '", se burló Storm.

"A veces demasiada verdad no es algo bueno cuando se trata de política internacional", dijo Jones. "Averigua quién está detrás del secuestro. Y hazlo sin causar un bochorno a la Casa Blanca o a esta Agencia."

"Una última pregunta," pidió Storm. "¿Dónde has ocultado el micrófono? ¿En el coche de alquiler o estás usando el teléfono celular?"

"Tú eres el detective privado", dijo Jones. "Descúbrelo tú."
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 7

Mensaje por nato_kine el Sáb Ago 18, 2012 6:56 pm

Aquí va el 7 y he pasado la mitad. Solo faltan 6 capis.

CAPÍTULO 7

Storm podía escuchar los sonidos apagados de un televisor prendido dentro de su habitación de hotel a medida que se acercaba a la puerta cerrada con llave. Alguien estaba dentro. Supo que era ella tan pronto como olió su perfume. Deslizó la llave de la habitación a través de la cerradura electrónica, y entró, esperando ver a Clara Strike.

Pero ella no estaba allí. Era la Agente Showers.

¿Era una coincidencia que ambas mujeres llevaran la misma fragancia? ¿O era él? ¿Cuántas veces Clara y él se habían reunido en habitaciones de hotel? ¿Cuántas mañanas, tardes y noches sudorosas habían hecho el amor? ¿Estaba teniendo una especie de reacción como los perros de Pavlov? ¿La Agente Showers estaba reemplazando a Clara en sus pensamientos?

"Se suponía que se encontraría conmigo a las 8 en punto," dijo Showers, claramente irritada. "Tenía programado llevarlo a nuestro puesto de mando del FBI."

Estaba sentada en el sofá de la suite viendo CNN en una pantalla plana mientras tomaba una Coca-Cola light del recientemente repuesto minibar.

"Un poco temprano para beber Coca-Cola Light, ¿no es así?", preguntó él, caminando hacia el minibar. Sacó una cerveza importada.

"Un poco temprano para estar bebiendo cerveza, ¿no es así?" replicó ella.

Se sentó en una silla cerca del sofá. "Me alegro de que finalmente entrara a la suite", dijo, mirando hacia la cama.

"No se haga ilusiones", respondió ella.

"Yo esperaba que usted se las hiciera por mi", respondió.

Ignorando sus insinuaciones, dijo: "¿Dónde ha estado? Lo he estado esperando".

"Excursiones".

"¿Va a hablarme de su reunión de esta mañana con el senador Windslow? ¿Qué hay de su reunión con Jedidiah Jones? Estamos en el mismo equipo, ¿cierto?"

Así que el FBI también estaba rastreando sus movimientos.

Storm tomó un trago y luego dijo: "Agente Showers, ¿cuándo iba a contarme sobre Ivan Petrov?"

Ella lo miró sorprendida. "¿Windslow le contó sobre Petrov o lo hizo Jones?"

"Ninguno. Esto puede sorprenderle, pero soy un detective privado".

"¿Jones piensa que Petrov está detrás del secuestro?"

"Va a tener que preguntárselo a él", respondió Storm. "¿Cree que Petrov tiene al hijastro secuestrado?"

"Sí, lo creo. Creo que es por eso que los secuestradores no trataron de recoger el rescate de un millón de dólares en Estación Unión. Petrov es un multibillonario y no necesita el dinero. Secuestró a Matthew Dull porque está presionando al senador para hacer algo por él, algo que creo que su amigo Jedidiah Jones sabe perfectamente. Creo que todo está ligado a alguna operación encubierta por la que están peleando. Pero cada vez que le pregunto al respecto, me han dicho que está ‘por encima de mi rango.’ La misma vieja excusa de mierda que siempre me dicen."

"Estoy sorprendido", dijo Storm.

"¿Por qué? ¿Cree que me equivoco?"

"No, creo que probablemente tenga razón. Petrov es el sospechoso más probable. Y también pienso que algo extraño está pasando entre Windslow y Jones. Pero la razón por la que estoy sorprendido es porque usted acaba de decir la palabra ‘mierda’.”

Ella le lanzó una mirada de perplejidad.

"Es lenguaje muy grosero", continuó, "viniendo de alguien que obtuvo su licenciatura en la Universidad de Marymount. ¿No está eso en los suburbios de Washington D.C., una escuela católica, fundada por las Religiosas del Sagrado Corazón de María? Dudo que las monjas le permitieran jurar en el campus."

"¿Esta es su hábil manera de decirme que hizo una verificación de antecedentes de mi anoche?"

"Editora de la Revista de Derecho de Georgetown, la mejor de su promoción en la Academia del FBI en Quantico. El FBI la envió a Seattle primero, pero era demasiado buena para permanecer mucho tiempo en el campo. Sus superiores la querían en la sede central. La mejor y más brillante. Llegando a ser agente en casos de alto perfil. Inteligente. Astuta. Alguien que entendiera esta ciudad. Una adicta al trabajo. Sin tiempo para pasatiempos. Sin tiempo para divertirse. Sin tiempo para el matrimonio o ni siquiera un novio. A su madre no le gusta eso. Ella quiere nietos."

"No hay nada en mi expediente personal sobre que mi madre quisiera nietos", dijo.

"No necesita estarlo. Llameante cabello rojo. Ojos color esmeralda. Tiene irlandés escrito por toda la cara. Nunca he conocido a una madre irlandesa, especialmente una buena católica, que no quisiera a su única hija casada y embarazada. Debe estar muy decepcionada."

"No es de su incumbencia."

"Usted me preguntó acerca de mi pasado".

"Y usted no me dijo ninguna maldita cosa."

"Ah, más groserías. ¿Las monjas le golpeaban los nudillos? ¿Cómo se sienten acerca de las relaciones sexuales antes del matrimonio?"

Empezó a responder, pero se contuvo. "Vamos a cortar la bola, er, mierda", dijo.

Había llegado a ella. La puso nerviosa. La irritó. Estaba disfrutando esto.

Ella preguntó: "¿Los secuestradores se contactaron con Windslow esta mañana? ¿Es por eso por lo que se levantó tan temprano y fue a su casa?"

Tenía buenos instintos. Sospechaba que algo pasaba.

Storm tomó otro largo trago y se dio cuenta de que casi había vaciado la botella. "El senador específicamente me pidió que mantuviera, nuestra reunión de esta mañana, confidencial", respondió. "Por si no se ha dado cuenta, ha perdido la fe en el FBI."

Showers golpeó fuerte el control remoto del televisor con su pulgar derecho, apagando el noticiero de CNN. "¿Qué le dijo Jones en la CIA?"

"¿Por qué no se ha casado, Agente Showers?"

"¿Usted lo está?" replicó ella. "¿Tiene una ex viviendo en Hawaii, una novia en Pocatello? Oh, ¿tal vez le gustan los hombres?"

Ella estaba entrando en calor ahora. Podía ver fuego en sus ojos verdes y le gustó.

Continuando, Showers dijo: "¿Va a decirme acerca de sus reuniones con Windslow y Jones? ¿O vamos a seguir intercambiando insultos?"

"¿Insultos? Pensé que estábamos haciendo ‘juego previo’”, replicó. "Dígame algo jugoso sobre usted misma, algo sucio".

Pudo notar que ella no estaba disfrutando esto. Él sí.

"Se cree muy listo, ¿no es cierto?", preguntó. "Usted llega a Washington como un gran mal héroe contratado para salvar el día y impresionar a todos mientras nos saca el dedo al FBI y a mí".

"Sí. Pero con usted pretendía hacerlo de la forma más agradable".

Levantándose de su asiento, dijo: "Necesita una revisión de la realidad. Nadie está por encima de la ley. Ni el Senador Windslow ni Jedidiah Jones, y ciertamente no usted. Si no va a cooperar, entonces no voy cuidar su espalda. Debería pensar en eso. Y pensar sobre esto también. Si descubro que intencionalmente oculta evidencia o hace algo ilegal para el senador, aunque sea una tontería adolescente, en contra de la ley, voy a caer sobre usted con todo el peso del Departamento de Justicia. No es un empleado federal. Es un civil, al igual que cualquier otro idiota en la calle."

Con una mirada de falsa inocencia, Storm respondió: "¿Cómo se define ‘tontería adolescente’ como ilegal en Derecho de Georgetown? No estoy familiarizado con eso como un término legal".

Su rostro se puso rojo. Comenzó a caminar hacia la puerta de la suite.

"Agente Showers", la llamó detrás de ella.

Hizo una pausa, mirando por encima del hombro.

"Esta es la segunda vez que he sido objeto de amenazas en el día de hoy y ni siquiera es mediodía", dijo.

"Tal vez en vez de ser un imbécil", respondió ella, "debería comenzar a cooperar con las personas que pueden ayudarle. Es un tonto si intenta manejar esto por su propia cuenta". Alcanzó el picaporte y lo giró. "Le diré a los del puesto de comando que usted ha sido poco comunicativo."

"Antes de que se vaya," dijo, "Tengo una pregunta. ¿Por qué un coche de la embajada rusa la estaba siguiendo anoche después de salir del hotel?"

Se volvió hacia él, pero mantuvo la mano en el pomo de la puerta. "Es interesante que sepa cuando alguien está siendo seguido, pero no sabe cuando lo están usando. ¿Alguna vez caerá en la cuenta de que la razón por la que Jones lo metió al caso fue para ser un chivo expiatorio?"

"¿Cómo yo puedo terminar siendo un chivo expiatorio, Agente Showers?"

"Quid pro quo", respondió ella.

"Oh, le mostraría el mío si me mostrara el suyo. No, gracias. A menos que usted actualmente quiera ver el mío."

Como antes, ignoró su insinuación sexual. "Será un chivo expiatorio si Matthew Dull termina muerto", dijo. "Esto es Washington. Alguien tendrá que asumir la culpa."

“Sí aprendió algo en Derecho de Georgetown", dijo.

"Una de las primeras lecciones fue que siempre es la persona que está en la posición más débil quien será colgada hasta secarse. Ese es usted."

Storm puso su única botella de cerveza abajo y miró hacia ella desde su silla. Había un magnetismo sobre ella. Una pasión. Su padre le había advertido que se mantuviera alejado de mujeres pelirrojas. "¡Están locos!", había dicho. Storm pensó en lo que estaba diciendo. ¿Él estaba realmente en la posición más débil? No era una posición inusual para él caer allí. Todo su entrenamiento se había dirigido a enseñarle la manera de fortalecer su posición, cómo superar cualquier tipo de obstáculo. Si estuviera en una posición débil, sabía que podía encontrar una salida. ¿Podría ella? Estaba claro para él que la Agente Showers estaba jugando una partida de damas, cuando todo el mundo a su alrededor estaba jugando al ajedrez. ¿Se daba cuenta de eso?

"Desde que se graduó magna cum laude", respondió Storm: "Sabe que lo que acaba de decir es, para usar su propio término, mierda.”

La estaba imitando. Seguía empujando sus botones.

Storm dijo: "Sí, el jugador más débil siempre es el chivo expiatorio. Pero en esta investigación, no soy yo. No es senador Windslow y ciertamente no es Jedidiah Jones. Es usted, Agente Showers."

April Showers cerró de golpe la puerta de la suite cuando salía.

Le dio diez minutos para dejar el hotel. Después de eso, se dirigió a la recepción y habló con el conserje.

"Me gustaría alquilar una furgoneta. ¿Puedo conseguirla antes del almuerzo?", preguntó Storm.

"Por supuesto. ¿Por cuánto tiempo la necesita?"

"La devolveré mañana por la mañana. Prefiero alguna sin ventanas, o con polarizados oscuros".

"La ordenaré inmediatamente".

Cuando regresó a su habitación, aún podía oler los restos de su perfume.


Última edición por nato_kine el Mar Ago 28, 2012 3:06 am, editado 2 veces
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 8

Mensaje por nato_kine el Mar Ago 21, 2012 7:17 pm

Uno más... ya solo faltan 5 capítulos para terminar el libro.

CAPÍTULO 8


Storm dejó el hotel poco después de las 12 PM en la alquilada y blanca furgoneta Ford serie E comercial que el conserje había dispuesto para él. La camioneta tenía asientos para el conductor y un pasajero, pero su bodega de carga estaba vacía. No tenía ventanas, excepto el parabrisas y las puertas delanteras. Después de conducir a través de los suburbios de Virginia durante media hora para asegurarse de que no estaba siendo seguido, Storm compró cuatro bolsos de mujer de deporte en una tienda de artículos deportivos y luego regresó al Distrito. Condujo hasta el Monumento a Thomas Jefferson, ubicado en el extremo sur del Nacional Mall, junto al Tidal Basin en el West Potomac Park. Aparcó la furgoneta allí y le hizo señas a un taxi, que lo llevó de regreso a su hotel con los bolsos de deporte.

Storm tomó una ducha y se vistió en mocasines, pantalones color caqui, una camisa azul y una chaqueta deportiva azul marino. Metió su Glock semiautomática calibre .40 en la funda especial que llevaba en el medio de la espalda y se aseguró de que tenía municiones extra. Una vez listo, bajó las escaleras y le dio al valet su recibo de estacionamiento. Unos minutos más tarde, Storm se dirigía al este hacia el Congreso en el Taurus sedán que Jones le había alquilado. Tenía previsto reunirse con Samantha Toppers y el Senador Windslow en el SOB Dirksen a las 4 PM.

Toppers se paseaba nerviosamente dentro del interior de la oficina del senador cuando él llegó. El Senador Windslow estaba sentado en su escritorio.

"He llamado al presidente del Banco Riggs y dispuesto para que Samantha tenga acceso a la caja de seguridad", dijo Windslow. "¿Consiguió los bolsos de deporte?"

"Están en el coche", dijo Storm.

Windslow repentinamente le gritó a Toppers. "¡Deja la inquietud, muchacha! Y asegúrate de tener tu maldito teléfono celular contigo."

"Tengo que usar el baño", balbuceó. Se metió en el baño privado del senador que estaba conectado a su oficina.

"No le ha dicho al FBI acerca de esto, ¿verdad?" gruñó Windslow.

"No. Le dije que lo mantendría como confidencial."

"¿Jedidiah sabe?"

"No."

"Bien.”

Una Toppers todavía visiblemente frenética se unió a ellos. "¡No estoy segura de poder seguir con esto!", dijo. "¿Qué cree que pasará esta noche?"

"Van a hacernos conducir por la ciudad", respondió Storm. "Vamos a ser enviados por las calles de un solo sentido y luego van a hacernos cambiar de ruta para poder ver si alguien nos sigue. Probablemente seleccionaran rutas que no tienen mucho tráfico por lo que será evidente si estamos siendo seguidos. Y cuando ellos estén convencidos de que estamos limpios, nos harán hacer las entregas."

"¿Y qué pasa si nos toman como rehenes?", preguntó ella. Storm notó que le temblaban las manos.

"No te preocupes, querida", dijo Windslow. "Lo tienes a él para protegerte, y mis seis millones".

Storm agregó: "Yo me encargaré de que nada te suceda. Vámonos."

El Banco Nacional Riggs estaba ubicado a una cuadra de la Casa Blanca y se podía ver en la parte de atrás de un billete de diez dólares, detrás del edificio del Tesoro de EE.UU. Naomi Chatts, una alta funcionaria del Banco, se reunió con Storm y Toppers en la entrada y los escoltó hasta la bóveda de seguridad en el sótano del edificio. Storm se quedó fuera de la entrada de la cámara gigante, que estaba protegida por una enorme puerta giratoria de acero inoxidable. Era un modelo antiguo de Diebold que tenía 1.06 metros de grueso y operaba con una traba de tiempo. Un fornido guardia de seguridad estaba colocado en una mesa junto a la entrada de la bóveda, y Storm mantuvo una pequeña charla con él.

La Sra. Chatts escoltó a Toppers dentro de la gran bóveda y luego se unió a Storm y al guardia fuera de la entrada de la cámara. Unos diez minutos más tarde, Toppers apareció en la puerta de la cámara cargando los cuatro bolsos de deporte, dos por cada mano. Storm tomó el bolso de peluche de ella, mientras la Sra. Chatts se metía en la bóveda para asegurarse de que Toppers no se había olvidado nada accidentalmente.

"¿Puede tener dos guardias para acompañarnos hasta nuestro auto?", preguntó Storm a Chatts. No habría manera de que él llevara los cuatro bolsos y poder defenderse.

"Sí," dijo la Sra. Chatts. Hizo que el guardia hiciera una llamada telefónica, y para el momento en que Storm y Toppers habían subido, había dos oficiales uniformados armados esperando en la entrada por ellos.

"Por favor, dele mis mejores saludos al Senador Windslow", dijo Chatts alegremente mientras salían del banco. El Taurus estaba aparcado en doble fila justo delante de la puerta. Storm puso los cuatro bolsos en el asiento trasero mientras Toppers tomaba asiento al frente.

Hasta ahora, todo bien. Ahora era la hora del show. Necesitaba mantenerse alerta. Para ver algo fuera de lugar, alguna pista de la identidad de los secuestradores. Algo que pudiera usar.

A medida que se mezclaron en el tráfico, Storm miró el espejo retrovisor y vio un sedán Ford sin patente detrás de ellos. Condujo el Tauro a la calle K, que era referida a menudo como la calle principal de la ciudad a causa de las muchas firmas de abogados y oficinas de mediadores que la bordeaban. El Ford la tomó con ellos. Storm se dirigió hacia el oeste por la calle K, junto al flujo constante de conductores en hora pico.

Repentinamente, salió de la carretera principal hacia el interior de un estacionamiento subterráneo. Dio la vuelta tan rápido que estuvo a punto de golpear a una mujer caminando por la acera. Ella saltó hacia atrás y le mostró el dedo mientras el Taurus corría por una de las muchas rampas.

En cuanto el coche llegó a la estación de la operadora del garaje, Storm salió de él, le arrojó las llaves a uno de los trabajadores de allí, y agarró los cuatro bolsos de deporte del asiento trasero.

"¡Vamos!" Le gritó a Toppers.

"¿A dónde vamos?" Gritó ella.

"¡Sígueme! ¡Ahora!"

Storm se precipitó por la rampa de estacionamiento a una salida. Con Toppers siguiéndolo después de él, corrió por dos tramos a paso firme a una salida a la calle que daba a un callejón detrás del edificio de oficinas. Salió corriendo y marchó por el callejón a la Calle 19 NW, una calle de único sentido lleno de tráfico hacia el sur. El aburrido taxista que pararon ni se molestó en salir de su taxi. En cambio, presionó el botón del control remoto para abrir el maletero del coche. Storm arrojó los cuatro bolsos en él y se metió en el asiento trasero con una Toppers ahora sin aliento.

"¿A dónde?", preguntó el conductor.

"Al Departamento de Estado y estamos apurados."

"Todo el mundo lo está," dijo el taxista. "Eso es lo que está mal con este país." El conductor, cuya licencia de taxi estaba en exhibición, era de Ghana, e inmediatamente se lanzó a un monólogo acerca de los males de la apurada sociedad Americana. Storm ignoró la charla sin sentido. Estaba mirando en dirección al callejón para ver si alguien los estaba siguiendo. No vio a nadie.

El taxista dejó de hablar abruptamente, y cuando Storm miró por el espejo retrovisor del coche, vio por qué. Los ojos del conductor estaban fijos en los senos Topper, que se agitaban mientras luchaba por recobrar el aliento por correr.

"Es posible que quiera redirigir sus ojos a la ruta", sugirió Storm.

Storm volvió a mirar detrás del taxi para ver si el Ford estaba detrás de ellos. No estaba. Tenía el presentimiento de que el hombre en su interior se encontraba ahora en el garaje de estacionamiento teniendo una frenética conversación con la Agente Showers, del FBI. Ella tendría que haber sabido que un pedido de rescate se estaba llevando a cabo en cuanto Storm viajó desde el SOB Dirksen al Banco Nacional Riggs. ¿Por qué más si no iba a ir allí? Storm asumió que ella había enviado inmediatamente a dos agentes especiales tras ellos. En ese momento, la Agente Showers había cometido un error crítico. Había sentido una falsa sensación de seguridad porque monitoreaban el Taurus. Ella no había sentido la necesidad de inundar la zona con agentes o llamar a la vigilancia aérea. Storm no sólo había abandonado el coche en el garaje subterráneo, sino que también había dejado el teléfono celular que Jedidiah Jones le había dado en el asiento delantero del vehículo. Probablemente estaba sonando ahora mismo.

Cuando el taxi estaba a una cuadra del Departamento de Estado, Storm anunció que había cambiado de opinión. "Llévenos al Jefferson Memorial", dijo.

Cuando el taxi continuó hacia el sur en el tráfico que viajaba alrededor del National Mall, Storm comprobó por seguidores. No había ninguno. Se habían ido a "negro".

"¿Ustedes están casados?", preguntó el taxista cuando el taxi se detuvo en un semáforo en rojo.

"No, trabajamos juntos", dijo Storm.

El taxista dio otra ojeada al escote de Samantha. Llevaba calzado unos zapatos de cuero negro sin cordones ni medias, una falda de vaquero ajustada azul jean y una chaqueta corta de satén de color rosa brillante que se depositaba sobre una blusa de seda color crema y camisola sexy de encaje negro.

"Es un tipo con suerte", dijo el taxista cuando la luz cambió. "Para trabajar con una mujer tan bonita debe ser un verdadero placer."

Samantha sonrió y dijo: "¡Gracias!"

Diez minutos más tarde, el taxi llegó al estacionamiento del Jefferson Memorial. Storm tomó los cuatro bolsos de deporte del maletero y echó una mirada al lugar mientras el conductor salía del coche para abrir la puerta trasera de pasajeros a Samantha, deseoso de tomar una fotografía mental de esas maravillas arquitectónicas, sin duda.

Seguro de que no habían sido seguidos, Storm llevó a Toppers a la camioneta Ford de carga que había aparcado allí más temprano.

"Vamos a usar esto", explicó, abriendo las puertas. “Sube."

Storm acababa de guardar los cuatro bolsos de deporte en el área de carga cuando la voz rítmica de Rihanna se oyó desde el interior del bolso Lilly Pulitzer de Toppers.

"¿Es su teléfono?", le preguntó a ella.

"Si." Fue a las 6 PM. Los secuestradores llamaban justo a tiempo.

Toppers estaba tan nerviosa que dejó caer el teléfono cuando lo estaba sacando de su bolso. Se inclinó hacia adelante y lo recogió de la alfombra del piso.

"Dámelo", ordenó Storm. Él contestó.

Una voz grave que sonaba como Darth Vader dijo: "¿Tiene nuestro dinero?" El que llamaba estaba usando algún tipo de software cambiador de voz.

"Así es. ¿Dónde quiere que vayamos?"

"Cementerio Nacional Arlington. Mansión Robert E. Lee. Deje el primer bolso de deporte en un recipiente de basura público a unos cincuenta metros de la entrada principal de la casa. Hay un cartel del Servicio de Parques Nacionales junto al bote de basura."

La línea se cortó.

Un contenedor de basura en un parque público. Era un extraño lugar para una entrega. ¿O qué era?

Saliendo del estacionamiento del monumento, Storm se dirigió hacia el oeste a través del Río Potomac hacia Virginia del Norte. Echó un vistazo a Toppers. Su rostro estaba fantasmalmente pálido. Parecía como si estuviera a punto de desmayarse o vomitar. Cuando bajó los ojos, se dio cuenta de que su apretada falda de jean se había levantado cuando se inclinó para recoger su teléfono celular del suelo. Llevaba una minúscula tanga roja con lunares blancos. O bien no lo había notado o no había sentido la necesidad de reajustar su falda.

Ella era una distracción y él necesitaba estar enfocado. Decidió hacer lo que siempre hacía cuando una mujer lo estaba distrayendo, sobre todo sexualmente. Tenía que hablar con ella. Tenía que calmarla. Entonces podría centrarse en lo que era importante y no en su pequeño cuerpo firme, sus piernas recién afeitadas, sus muslos musculosos.

"Lo estás haciendo bien", dijo. "Piensa en otra cosa. Háblame de Matthew. ¿Dónde lo conociste?"

"Estábamos en la misma clase de Ingles de primer año. Me pidió para tomar un café. Mantuvo sus ojos en mis ojos todo el tiempo. No muchos chicos hacen eso."

Su franqueza le sorprendió. ¿Por qué? ¿Pensaba que era tan ingenua que no entendía cómo su figura afectaba a los hombres? ¿Cómo podría usarlo para manipularlos?

"¿Qué estás estudiando en la escuela?"

"Nadie me cree cuando les digo, porque suponen que alguien que luce como yo tiene que ser tonto, pero estoy estudiando ingeniería mecánica." Ella se rio.

Bien. Estaba rompiendo la tensión. Ayudándola a relajarse. Ingeniería mecánica. Curioso.

Continuando, dijo: "Sé que el Senador Winslow cree que soy estúpida. Le dijo a Matthew que yo era una cabeza hueca. Pero siempre he sido buena con las matemáticas y el diseño. Soy una genio leyendo y dibujando planos."

"Bien por ti", respondió Storm. "El senador es un idiota."

"¿Dónde te dijeron los secuestradores que escondieras el dinero?", preguntó.

Su pregunta provocó una alarma. A pesar de que la había escuchado, hizo como que no lo había hecho. Quería asegurarse de que había oído exactamente lo que ella había dicho.

"¿Qué has dicho?", preguntó.

"¿Dónde te dijeron que escondieras el dinero?"

La había oído bien.

"En un bote de basura público", respondió. "¿Hace cuánto tiempo que estás comprometida con Matthew? Cuéntame un poco sobre su historia."

“Me lo pidió hace tres meses. Fue una sorpresa total. Él quiere tener una gran boda en un rancho en Texas."

"¿No se van a casar en tu ciudad natal?"

"No. Perdí a mis padres cuando era una adolescente. En un accidente."

"¿Un accidente?"

"Un terrible accidente de tránsito. Estábamos de vacaciones en España, donde mis padres tenían una casa. Mi mamá y papá y un amigo mío que estaba de vacaciones con nosotros fueron asesinados por un conductor ebrio que se desvió hacia el carril equivocado. Fue horrible."

"¿Tú no estabas con ellos?"

"No. Todo el mundo dice que tuve suerte." Las lágrimas comenzaron a llenar sus ojos. "Tuve un resfriado fuerte esa noche y me quedé en casa cuando fueron a cenar. Prefiero no hablar de ello."

El Tauro llegó a una rotonda. Storm giró en dirección a la entrada del Cementerio Nacional Arlington.

"¿Es ahí donde vamos?", preguntó Toppers, mirando a la casa directamente en frente de ellos en una colina.

"Sí", respondió. "Esa es la mansión Lee."

Un guardia los paró en la puerta de entrada del cementerio.

"Lo siento, se perdieron el último paseo a la casa", dijo. "Fue a las cuatro y media."

"Tengo amigos enterrados aquí. Irak ", dijo Storm. "Vamos a presentar nuestros respetos y recorreremos la casa en otra ocasión."

"Tome esto", dijo el guardia, entregando un folleto a Storm. Los saludó agitando la mano.

La casa Robert E. Lee fue construida a principios de 1800, al estilo del renacimiento griego. Diseñado por uno de los arquitectos que trabajó en el Congreso de los EE.UU., la mansión de piedra tiene seis grandes columnas que sostienen el inmenso pórtico delantero. Cuando estalló la Guerra Civil, la Unión comenzó a enterrar soldados caídos cerca de la casa porque el presidente Lincoln quería que la familia Lee, incluyendo a la esposa del general confederado, que vivía allí, viera las tumbas cuando miraba por su ventana cada mañana.

Storm cruzó a través de las hectáreas de placas blancas, haciendo eventualmente su camino hasta la colina en la parte delantera de la mansión.

"Ahí está el sitio de la entrega", dijo, señalando un contenedor público de basura verde oscuro. Estaba rebalsado de basura.

Storm se dirigió hacia allí y escudriñó la zona. Nadie los estaba observando. Cogió un bolso y lo abrió. Toppers había apilado cuidadosamente billetes de cien dólares en filas ordenadas. Cerrando el bolso, Storm salió de la camioneta de carga todavía andando y metió el dinero bien dentro de la basura, cubriendo la parte superior con periódicos desechados.

El teléfono de Toppers sonó ni bien regresó al asiento del conductor. Era Darth Vader de nuevo.

"Es hora de la próxima entrega."

Storm tuvo la sensación de que estaban siendo observados. Era un sexto sentido que le había servido bien en combate. No había nadie cerca de la casa Lee, pero había un gran grupo de personas a varios cientos de metros bajando la colina. Storm había ido a suficientes funerales para reconocer que el que había partido acababa de recibir todos los honores militares. El ataúd cubierto con la bandera estaba siendo transportado en un cajón tirado por caballos hasta el lugar de la tumba. Una guardia de honor la había escoltado allí. Una banda militar había tocado una despedida, seguido de tres descargas de rifles. Era el atardecer y era tarde para un servicio de entierro, lo que significaba que alguien importante había movido los hilos para arreglarlo. El sol de la tarde se estaba poniendo, pero desde el punto de vista de la tumba, un doliente podría echar un vistazo a la colina y ver la camioneta de carga blanca.

¿Había uno de los secuestradores mezclados entre la multitud de dolientes? ¿Estaba Darth Vader entre ellos?

La voz modificada dijo: "Encare por Georgetown. El canal sobre la calle trigésimo primera. Camine bajando por el paso a la Avenida Wisconsin. El primer bote de basura a la derecha. Deje el segundo bolso en él."

Storm salió del cementerio y cruzó el Potomac de vuelta dentro del Distrito, donde la camioneta inmediatamente se atascó en el tráfico. Una mujer hablando por su teléfono celular casi chocó con ellos cuando paró en frente de la camioneta.

"Gran estúpida", espetó Toppers. "Es contra la ley usar un teléfono celular en el Distrito a menos que tengas un dispositivo de manos libres. Alguien debería arrestarla. Podría habernos matado."

Un accidente era todo lo que necesitaban. Un policía sumado al estancamiento del tráfico. Un defensor escandalizado interrumpiendo su calendario de entrega.

"El Senador Windslow dijo que eras una nena con fondo fiduciario", dijo Storm, sondeando casualmente. "Esa es una razón por la que él sabía que no te escaparías con sus seis millones."

"No es de buena educación hablar de dinero", dijo Toppers. "Mis padres tenían casas en Connecticut, España, y en Palm Beach, también. Me encantó allí. ¿Alguna vez has estado?"

"Es demasiado rico para mi sangre", dijo Storm. "Estuve allí, pero no durante la temporada".

"El verano", dijo. "Ese es el mejor momento. Un amigo mío y yo tuvimos un tiempo salvaje allí. ¡En realidad, teníamos una apuesta para ver quién podría perder su virginidad primero!" Ella tomó una barra de goma de mascar de su bolso y le ofreció un pedazo.

"No, gracias", dijo. Se puso dos en la boca y empezó a masticar.

La Temporada. En Palm Beach, ese término tenía un significado especial. Era un torbellino de cinco meses de fiestas, bailes y eventos de caridad que nadie que fuera alguien se atrevería a perderse. Era un ritual intemporal para los más ricos de Estados Unidos, el evento social de la Vieja Guardia era el más preciado. Era una tradición cuidadosamente transmitida de generación en generación. Y no fue en los meses calurosos de verano. Fue cuando los pájaros de la nieve se aventuraban al sur para escapar del frío.

Cuando llegaron a la Calle 31 NW, Storm se metió en un callejón y dejó a Toppers en la furgoneta mientras caminaba con energía a la bahía de Chesapeake y el canal de Ohio. El canal artificial había sido construido porque el Potomac era considerado demasiado imprevisible para un viaje seguro. Los comerciantes necesitaban una forma segura para el transporte de tabaco y otros productos básicos a unas 185 millas al oeste. Para cuando el canal estuvo listo, ya estaba obsoleto por el ferrocarril. Ahora las parejas utilizan el paso cubierto de pedruscos al lado del canal para paseos nocturnos, mientras que los ciclistas y corredores se adelantaban por ellos.

Storm esperó hasta que el paso estuviera vacío, y luego metió el bolso de deporte en el contenedor de basura, cubriéndolo con tazas desechadas, latas, botellas y papeles.

Como había ocurrido después de la primer entrega en el Cementerio Arlington, la voz de Rihanna sonó tan pronto como Storm regresó a la furgoneta.

Cuatro secuestradores habían secuestrado Matthew. ¿Era posible que uno diferente estuviera monitoreando cada entrega? ¿Cómo más iban a saber dónde estaba?

"¿Por qué tardaste tanto?", preguntó Darth Vader.

"Había gente en el paso", dijo Storm. "¿Qué pasa si un extraño obtiene uno de los bolsos de deporte por accidente?"

"Tu muchacho muere."

Darth Vader les dijo que dejaran el tercer bolso en Hains Point, ubicado en el extremo sur del East Potomac Park, unos buenos veinte minutos de viaje desde Georgetown en hora pico.

Rodeados por el río Potomac por un lado y el Canal de Washington por el otro, Hains Point estaba en la punta de una isla artificial compuesta de suciedad dragada de ambos ríos. Cuando llegaron, Storm escondió el bolso en un contenedor de basura público tal como había ocultado los demás.

El último punto de entrega era en Battery Kemble Park, una pequeña zona de césped y bosques en el noroeste de Washington, justo en el medio de viviendas caras. El parque era una ex batería de la Guerra Civil construido en un terreno elevado para que las tropas de la Unión pudieran mirar hacia abajo durante la lucha y disparar cañones si los soldados enemigos intentaban cruzar el Potomac y entrar en la ciudad. Ahora era popular entre los paseadores de perros locales. Storm dejó varias bolsas de caca descartadas encima del bolso.

El teléfono de Samantha sonó como si fuera una señal.

"Bien, hemos hecho nuestra parte", dijo Storm. "¿Dónde está Matthew?"

"Espera en la Estación Unión por mi próxima llamada."

"Hemos jugado con las reglas", dijo Storm al que llamaba. "Si no lo haces, nunca vivirás para disfrutar de tu dinero."
La línea se cortó.

Miró a Toppers. Se había bajado la falda. Todavía seguía masticando su chicle.

No tenía ni idea de que él la había estado interrogando.



Última edición por nato_kine el Mar Ago 28, 2012 3:08 am, editado 1 vez
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 9

Mensaje por nato_kine el Miér Ago 22, 2012 6:18 am

Por fin un capítulo cortito. Uno más, uno menos, jeje.
Las cosas se ponen interesantes...

CAPÍTULO 9


Storm y Toppers encontraron asiento en el bar en la planta baja de la terminal de la Estación Unión. Ella puso su teléfono celular en frente de ellos para que no se perdieran ninguna llamada. Estaba nerviosa.

En los alrededores del bar, no había movimiento. Los pasajeros se apresuraban a coger los trenes. Los turistas miraban boquiabiertos la rotonda restaurada, vagando de tienda en tienda en busca de recuerdos y tomando fotografías. Un vagabundo rogaba por una moneda. Ni Storm ni Toppers prestaban atención al torbellino. Sus ojos estaban fijos en el teléfono celular rosa que descansaba sobre el bar. Estaban esperando la voz de Rihanna.

"¿Qué es lo que les toma tanto tiempo?", se quejó Toppers.

Había pasado cerca de media hora. Algo llamó la atención de Storm. Era una reportera de noticias en la televisión de pantalla plana detrás de la barra. Storm hizo señas al barman para que subiera el volumen.

"La policía del parque no cree que la explosión fuera obra de terroristas", anunciaba la pequeña rubia reportera de noticias casi sin aliento. A medida que la cámara retrocedía, los espectadores podían ver que estaba parada fuera de la mansión Robert E. Lee. Luces estroboscópicas rojas y azules de los vehículos de emergencia brillaban contra las columnas de mármol de la casa.

La periodista dijo: "Una vez más, esto no parece ser un ataque terrorista. Sin embargo, un portavoz del Servicio de Parques Nacionales dijo que la explosión no era el resultado de una causa natural, sino como un incendio de basura. Un artefacto explosivo fue puesto en el bote de basura, pero parecía más como un poderoso petardo del 4 de Julio que una bomba, dijo el portavoz. En este punto, no sabemos por qué alguien querría hacer explotar un bote de basura en este lugar. Se especula que podría ser parte de una protesta contra la memoria de Robert E. Lee y la Confederación. Sin embargo, no se hizo ningún daño a la casa Lee. La explosión fue ruidosa y lo suficientemente fuerte como para destruir el contenedor y toda la basura en su interior. Pero no hubo daños graves".

La cara de un presentador apareció en la pantalla, y parecía como si estuviera a punto de hacer una broma cuando su rostro se volvió sombrío. "Me acaban de decir se ha producido una segunda explosión en un contenedor de basura", dijo. "Esta vez en Georgetown en el paso entre C y el Canal O. Aparentemente no hay heridos, pero la explosión ha alarmado a las empresas y propietarios de viviendas en la zona. Una unidad de desactivación de bombas se encuentra en camino a la escena, y la policía ha acordonado la zona y persuadido a la población de mantenerse alejados del paso del canal. Perros detectores de bombas se enviaron en busca de otros dispositivos que pudieran estar ocultos en botes de basura por el canal."

El presentador hizo una pausa y luego dijo: "Una tercera explosión ha sido reportada. Esta vez en un bote de basura en el Hains Point. Repito, este es el tercer reporte confirmado de una explosión en un bote de basura. Se nos ha dicho que el jefe de policía, el Servicio de Parques Nacionales, Seguridad Nacional, y el alcalde han acordado hacer una reunión de emergencia, pero, una vez más, no se cree que se trate de un ataque terrorista. No ha habido heridos a causa de las explosiones, las cuales la policía subrayó que eran más como petardos gigantes que como bombas. El propósito de las explosiones, según un oficial del departamento de bomberos, era hacer mucho ruido, destruir los contenedores, y quemar todo lo que estuviera dentro de ellos, en lugar de herir personas o causar daños a la propiedad. Una fuente especula que esto podría ser una broma de mal gusto hecho por alguien que entiende de química básica y simplemente quería hacer algo para asustar a esta ciudad".

Debido a que Battery Kemble Park estaba más aislado, tomó unos minutos más antes de que la cuarta explosión hiciera noticia. Cuando el presentador lo anunció, Toppers, dijo en voz alta: "Están destruyendo el dinero".

El barman y varios clientes le dieron miradas curiosas.

"Vámonos", dijo Storm, tomándola gentilmente por el codo y la dirigió a través de la multitud que ahora se estaba congregando en torno a la televisión del bar.

Para el momento en que llegaron a la salida de la terminal, Toppers parecía aterrorizada.

"Esto fue un error", dijo. "¡Algo horrible va a pasarle a Matthew! ¡Simplemente lo sé!"
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 10

Mensaje por nato_kine el Miér Ago 22, 2012 8:13 am

CAPÍTULO 10


Storm y Toppers fueron directamente desde la Estación Unión al SOB del Senador Windslow. La Agente April Showers ya estaba allí. Estaban el Senador Windslow y su angustiada esposa, Gloria, que lloraba en los brazos de su marido.

"Encontramos a Matthew Dull", dijo Showers en voz baja.

"¿Él está bien? ¿Dónde está? ", preguntó Toppers.

Entonces se dio cuenta de por qué su madre estaba llorando. Toppers abrió la boca y susurró: "¡Oh, mi Dios!" Se desplomó en el suelo. Storm la ayudó a llegar al sofá, y Gloria se apresuró a abrazarla. Las dos mujeres se abrazaron y sollozaron.

"Su cuerpo fue encontrado flotando en el río Anacostia", dijo Showers.

"¿Ejecutado?", preguntó Storm.

Antes de que Showers pudiera contestar, Gloria se volvió hacia ellos.

"¡Se suponía que ustedes dos debían mantener a mi hijo vivo! ¡Confiaba en ustedes!" Gritó.

El Senador Windslow se interpuso entre su enojada esposa y los objetivos de su furia. "Será mejor que los dos nos dejen solos por ahora", dijo.

Ambos comenzaron a salir, pero el senador le pidió a Storm que se quedara un momento. Cuando lo hizo, Windslow se inclinó cerca de su oído de modo que ni su esposa ni Toppers pudieran oír lo que estaba susurrando.

"¿Qué demonios ha pasado?", preguntó. "Vi las noticias de última hora. ¿Por qué dejó que esos bastardos volaran mi dinero?"

"Más tarde, Senador", respondió Storm.

"Es fácil para usted decirlo. Simplemente no es usted quien tiene seis millones de dólares volando en pedazos."

La Agente Showers estaba esperando para emboscar a Storm en el pasillo afuera de la oficina de Windslow.

"Fue detrás de mi espalda", dijo, con los ojos en llamas. "Podríamos haber sido capaces de salvar a ese chico si hubiéramos trabajado juntos. La mierda va a llegar hasta el techo cuando la prensa se entere de que Matthew Dull está muerto".

Continuando con su sermón, dijo, "Tiene que decirme qué demonios pasó después de que abandonó a mis hombres en el garaje de estacionamiento en la calle K esta tarde."

"¿Me está arrestando?"

Él ya sabía la respuesta. Jedidiah Jones no permitiría que Storm fuera arrestado. O interrogado. La supervivencia del más apto. Jones no lo permitiría porque sería atarlo a él y a la Agencia a este desastre.

"Todavía no", espetó. "Pero si no viene conmigo ahora mismo a la sede central y me dice qué fue lo que pasó, voy a recomendar a mis superiores que usted sea arrestado."

Ella estaba mintiendo. Él lo sabía.

"No voy a ir con usted", dijo Storm en voz baja. "Tengo cosas más importantes que hacer".

Quería decírselo, pero todavía no estaba listo. Todavía quedaban algunas piezas que necesitaba reunir.

"Espero que tenga un maldito buen abogado", dijo Showers, "porque voy a clavar su trasero a la pared."

Ahora empezaba a irritarlo.

"Ya que lo menciona, ¿qué piensa usted de mi trasero, Agente Showers?", preguntó. "A la mayoría de las mujeres le gusta."

Por un momento, pensó que realmente podría darle una bofetada. En cambio, se alejó furiosa, con sus tacos de tres pulgadas golpeando el suelo de mármol como un palo batiendo un tambor.

Showers finalmente lo comprendía. Entendió que él tenía razón. Sabía que ella estaba en el fondo del tótem. Estaba a punto de convertirse en el chivo expiatorio, a la que harían responsable, el eslabón más débil. No era justo, pero era lo que iba a suceder. Lo que todavía no parecía darse cuenta era que Storm era la única persona que podía salvarla.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Miér Ago 22, 2012 10:08 am

Hola Nato! Aquí tienes a una lectora

Genial la traducción, como siempre. Por favor, un detallito pequeño que me he dado cuenta hoy al leerte los últimos capitulos que has subido.

En el capítulo 3 pones : Cuando Toppers se levantó de su asiento del sofá a su encuentro, Storm se dio cuenta de que estaba mirando una maravilla arquitectónica. Pesaba menos de cien kilos y medía menos de 1,52 metros de altura, pero era tan voluptuosa que Storm se preguntó cómo se mantenía en equilibrio, cuando se acercó a estrecharle la mano.

No son 100 kg son, "menos de 100 libras", es decir.... menos de 45 kg. En cualquier caso, está claro que la chica pesa menos de 100 kg Very Happy
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por nato_kine el Miér Ago 22, 2012 3:17 pm

qwerty escribió:Hola Nato! Aquí tienes a una lectora

Genial la traducción, como siempre. Por favor, un detallito pequeño que me he dado cuenta hoy al leerte los últimos capitulos que has subido.

En el capítulo 3 pones : Cuando Toppers se levantó de su asiento del sofá a su encuentro, Storm se dio cuenta de que estaba mirando una maravilla arquitectónica. Pesaba menos de cien kilos y medía menos de 1,52 metros de altura, pero era tan voluptuosa que Storm se preguntó cómo se mantenía en equilibrio, cuando se acercó a estrecharle la mano.

No son 100 kg son, "menos de 100 libras", es decir.... menos de 45 kg. En cualquier caso, está claro que la chica pesa menos de 100 kg Very Happy

Si, tienes razón. Cuando traduje el capi se me pasó convertirlo y después me olvidé de corregirlo. Ayer cambié unas frases de ese capi y se me escapó esa parte. Ahí lo corregí.
Saludos.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 11

Mensaje por nato_kine el Vie Ago 24, 2012 6:44 pm

CAPÍTULO 11


El Edificio J. Edgar Hoover en la Avenida Pennsylvania, que era considerado como una monstruosidad arquitectónica, después de su apertura se había hablado durante años sobre su demolición y traslado de la sede del FBI a los suburbios. Se decía que el mismo Hoover había intimidado a los arquitectos para poner varios resguardos inusuales en el diseño del edificio cuadrado. En ese momento, los disturbios raciales reinaban en Washington y otras ciudades importantes, y los manifestantes contra la guerra de 1960 amenazaban con hacer caer al "establecimiento". Temiendo que el edificio del FBI podría quedar en estado de sitio, Hoover exigió que el nivel de la calle de su nueva sede central se construyera sin ninguna ventana ni oficina. Construido de hormigón mezclado con piedra caliza triturada para mayor resistencia, el primer nivel se parecía al muro de un castillo. Protegía un entrepiso abierto donde había un número limitado de ascensores que conducían a los pisos superiores. No había segundo piso. En cambio, el segundo nivel era un feo agujero abierto sólo con soportes estructurales y ejes reforzados de ascensores y escaleras que unían la planta baja con la tercera. El segundo piso estaba hecho para disuadir a los manifestantes con el uso de escaleras para subir al edificio. En un momento, surgieron rumores de que Hoover había puesto alambre de púas en las ramas de los árboles que bordeaban la Avenida Pennsylvania frente a su edificio para evitar que los atacantes treparan en ellos para llegar a los pisos superiores de la sede central.

Fue dos días después de que los botes de basura que explotaron habían alarmado a la ciudad y el cuerpo de Matthew Dull había sido encontrado flotando en el río. Storm estaba sentado sólo en una sala de conferencias en el sexto piso de la sede central del FBI, esperando a la Agente Showers. En un movimiento infortunado que hubiera sido impensable en cualquier ciudad importante excepto en Washington D.C., Storm había ido a la sede central ese día, no para ser interrogado, sino para interrogar a la Agente Showers.

Las cosas habían salido mucho antes de lo que Storm había anticipado. Solo unos minutos después de que el cuerpo de Dull fuera encontrado, Jedidiah Jones comenzó tirando de los hilos. Jackson, el director del FBI le había garantizado a Jones que Storm seguiría siendo invisible e intocable, al menos por ahora. El Senador Windslow había estado dando vueltas alrededor de Samantha Toppers.

La Agente April Showers había sido evasiva.

En una conferencia de prensa efectuada la mañana después de que el cuerpo de Dull fuera encontrado, un portavoz del FBI dijo a los periodistas que el hijastro del senador había sido secuestrado, retenido para un rescate y asesinado, al parecer por una banda extranjera. El portavoz dijo que el senador Windslow había cooperado plenamente con el FBI durante la tragedia. La líder de la investigación del caso, la Agente especial April Showers, había sido removida de la investigación e iba a ser reasignada a un trabajo de campo.

No se mencionaron en la conferencia de prensa las cuatro explosiones de basura que se habían sucedido esa noche, no se mencionó el pago de los seis millones de dólares que habían sido destruidos por las explosiones y el fuego. En cambio, el portavoz de la agencia dijo que Dull había sido ejecutado por miembros de una banda, posiblemente de México o Ucrania, a pesar de que los Windslows habían accedido a negociar.

La Agente Showers entró en la sala de conferencias donde Storm estaba esperando, con un delgado archivo en sus manos y el ceño fruncido en su rostro. Ella dejó caer los papeles frente a él, donde aterrizaron con un ruido sordo.

"¿Va a tomar asiento?", preguntó.

Showers acercó una silla a la mesa de conferencias y se sentó frente a él.

"Me están enviando a Tulsa", dijo.

"Todavía no se ha ido", respondió.

Storm hojeó cuidadosamente los documentos que ella le había traído. El primero era su informe final sobre el secuestro/asesinato. En forma clasificada, en la sección secreta de su informe, teorizaba que Dull había sido secuestrado por una especie de contrato comercial entre el Senador Windslow y Petrov Ivan. Afirmaba que el oligarca ruso había pagado a Windslow una "cuota", se cree que seis millones de dólares, pero que el senador después había roto el trato. Petrov había reaccionado de una manera rusa típica, secuestrando al hijastro del senador como amenaza para forzar a Windslow a cumplir. Petrov también había exigido la devolución de sus seis millones de dólares, en forma de pago de un rescate.

Aunque la Agente Showers se había abstenido de interrogar a Storm y Toppers, la astuta agente del FBI había descubierto la relación entre el pedido de rescate y las explosiones de los botes de basura. En su informe, Showers explicó que la destrucción del dinero encajaba perfectamente con la mentalidad criminal de Petrov. No sólo había tomado venganza matando al hijastro de Windslow, Petrov había destruido el soborno original de seis millones de dólares que había pagado al senador.

Si bien el informe de Showers era bueno y ordenado, no contenía ninguna prueba para justificar su teoría o un arresto. Su relato mencionaba que los registros de inmigración de la noche del asesinato de Dull indicaban que cuatro ucranianos habían abordado un vuelo internacional a Londres. Sin embargo, nadie trató de detenerlos de huir. Investigaciones posteriores mostraron que los cuatro eran ex agentes de la KGB.

Cuando Storm terminó de leer el análisis de Showers, le preguntó: "¿Está segura de que Petrov estaba detrás del secuestro y que se llevó a cabo por matones pagados?"

"Eso es lo que escribí, ¿no es así?", respondió ella con voz sarcástica. "No es que importe. No parece que alguien esté realmente interesado en la verdad."

Storm sacó un segundo informe del expediente del caso. Era una autopsia. Dull había recibido dos disparos, uno en la parte posterior de su cráneo y otro en su corazón. Ambas rondas habían sido disparadas desde detrás de él a corta distancia, basándose en la entrada y salida de las heridas. El disparo en la cabeza había atravesado completamente su cráneo y no había sido recuperado. Sin embargo, el daño causado por la bala reveló que había sido hecho con una punta hueca redonda. Esto significaba que la punta de la bala se había multiplicado tras el impacto pudiendo causar mayor daño, ya que arrasó y destruyó el tejido cerebral y el apuesto rostro de Dull de una vez. La bala disparada en el cráneo había sido emitida en un ángulo descendente, lo que sugería que el tirador estaba parado detrás de Dull, quien probablemente estaba sentado en una silla. La ubicación de las dos heridas sugería además que a Dull le habían disparado primero en la parte posterior del cráneo y que luego había caído hacia adelante en el suelo, donde el tirador disparó el segundo tiro hacia abajo mientras estaba parado encima de él. La segunda bala había atravesado la espalda de Dull, haciendo que su corazón literalmente estallara, y saliera de su pecho. Debido a que Dull había colapsado sobre un piso de superficie dura, la bala había sido detenida cuando intentaba salir de su cuerpo. En un raro movimiento, muy probablemente causado por su forma de hongo, había rebotado de vuelta al pecho de Dull, donde se había alojado. El FBI había recuperado esa bala y se habían descubierto astillas microscópicas de baldosa y hormigón que provenían del suelo. Un examen de los pulmones de Dull, confirmó que estaba muerto antes de que su cuerpo fuera arrojado al río.

El informe encontró que las balas que mataron a Dull eran calibre 9mm. Balística del FBI y expertos en armas de fuego habían determinado que las balas habían sido fabricadas por la Planta de Máquinas y Herramientas JSC Barnaul en Rusia, un fabricante líder de municiones militares rusas.

Storm devolvió la autopsia a la carpeta y cerró el expediente del caso, el cual empujó al otro lado de la mesa a la todavía amargada Agente Showers.

"¿Tiene algún archivo sobre las explosiones de los cuatro botes de basura que sucedieron esa noche?", preguntó.

"¿Por qué querría verlos?", preguntó Showers, sin tratar de ocultar el desprecio en su voz.

"No se haga la tonta", dijo. "No le conviene".

"¿Ahora me está diciendo que esas cuatro explosiones están relacionadas con el secuestro?", preguntó. "¿Está admitiendo que Toppers y usted pusieron dinero en esos botes de basura?"

"Digamos que tengo curiosidad por saber sobre cualquier cosa extraña que haya sucedido esa noche. Quiero ser minucioso."

"Entonces deberá comunicarse con la policía de Washington", dijo sarcásticamente. "Tal vez alguien robó un elefante del Zoológico Nacional o corría desnudo por la Avenida Pennsylvania."

"Elefantes robados y personas desnudas me interesan", bromeó. "La gente desnuda más que elefantes robados, a menos que estén involucrados enanos y manteca. Pero por ahora me conformo con el archivo de las cuatro explosiones".

Una claramente irritada Agente Showers dejó la sala de conferencias. Cuando regresó, le lanzó otro expediente a Storm como si fuera un cuchillo.

"Usted y yo sabemos", dijo Showers, "que los secuestradores volaron el dinero del rescate después de mandarlos a Toppers y a usted a una elaborada búsqueda inútil. Ivan Petrov escupió en la cara de Windslow. Petrov recuperó su dinero del soborno y mató a su hijastro. Pero no puedo probar nada de esto, gracias a los altos mandos que lo protegen a usted, a Toppers, y al Senador Windslow".

Storm tomó el archivo y preguntó: "¿El FBI trabajó esa noche en las explosiones o fue alguna otra agencia?"

"Las explosiones ocurrieron en parques por lo que la Policía de Parques Nacionales y la Policía del Distrito de Columbia eran responsables de la investigación. La investigación actual de la bomba fue realizada por la Oficina federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (OATA), debido a su experiencia".

Storm sacó el informe analítico de la OATA. Las cuatro explosiones habían sido causadas por dispositivos caseros idénticos. Las explosiones habían comenzado por pequeñas cantidades de nitrato de amonio herméticamente envasadas en botellas de plástico. Un teléfono celular había sido utilizado como disparador. Los dispositivos se parecían a los dispositivos explosivos improvisados (DEIs) usados contra las tropas estadounidenses en Irak, pero hechos con una energía mucho menor. Esta similitud hizo que los investigadores de la OATA especularan que el fabricante de las bombas tenía algún tipo de formación militar. Los DEIs carecían de los proyectiles que los insurgentes utilizaban normalmente para causar el máximo daño. En cambio, las bombas habían sido diseñadas para causar mucho ruido e iniciar fuego.

Incluido en el informe había una lista de los escombros que habían sido recogidos en cada lugar de la explosión. A pesar de la explosión y el incendio resultante, una serie de restos de billetes de cien dólares habían sido encontrados. También habían sido recogidos fragmentos de periódicos, junto con otros residuos de los elementos que se encuentran comúnmente en los botes de basura, tales como botellas de plástico, sodas de aluminio y latas de cerveza.

Aunque los cuatro teléfonos celulares utilizados para activar las bombas habían sido destruidos, los investigadores habían sido capaces de deducir que eran idénticos modelos de Motorola.

Con el informe todavía en sus manos, Storm preguntó: "¿Leyó la lista de los restos?"

"Por supuesto", respondió ella. "¿Cree que es el único que quiere ser minucioso?"

"¿Notó algo extraño?"

"Supongo que está hablando de la gran cantidad de periódicos".

"El informe dice que habían encontrado cuatro veces más periódicos en cada lugar de la explosión que los restos que había de billetes de cien dólares", dijo Storm.

"Al principio, no pensé que eso fuera importante", admitió Showers, "pero entonces recordé que los periódicos están hechos de pulpa de madera."

"Y el papel moneda está hecho de algodón y lino", dijo Storm, completando su frase.

"Eso significa," dijo, "que el papel periódico debería haberse quemado más rápido que el papel moneda. Tendrían que haber sobrevivido menos periódicos. Pero había muchos."

Storm cerró la carpeta y se la entregó.

Ella dijo: "¿Qué está diciendo, que algo pasó con el dinero?"

"Estoy diciendo que este caso está lejos de terminar".

Se puso de pie para irse.

"Oiga, ¿a dónde va?", preguntó. "¿Qué quiere decir con ‘Este caso está lejos de terminar’? ¿Qué no me está diciendo?"

"Estaré en contacto. Gracias por su cooperación."

"No puede solo salir de aquí así como así", dijo.

Pero eso era exactamente lo que estaba haciendo.

"Es un hijo de puta, cualquiera que sea su nombre", dijo.

La frialdad de su voz era lo suficientemente fuerte como para tener una dosis helada de una quinta entera de Jack Daniel.

Ya falta poco. Solo 2 capítulos más y terminamos con la primera parte de la trilogía.


Última edición por nato_kine el Lun Ago 27, 2012 7:23 pm, editado 1 vez
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 12

Mensaje por nato_kine el Lun Ago 27, 2012 3:57 am

Aquí les dejo el anteúltimo capítulo.

CAPÍTULO 12


El funeral de Matthew Dull se realizó en la prestigiosa Catedral Nacional de Washington y atrajo el tipo de atención que se puede esperar cuando el difunto había sido asesinado y estaba relacionado con un poderoso senador de los EEUU. El Presidente de los Estados Unidos estaba de viaje en el extranjero, pero había enviado al vicepresidente para que lo representara. Por lo menos cuarenta miembros del Congreso se sentaron en los asientos delanteros. La alta sociedad de Georgetown, que conocía a Gloria y a su hijo, se entremezclaban con los políticos. Cada miembro del cuerpo de prensa de Washington que importara estaba cubriendo el evento. Aunque la mayoría de los dolientes acudieron a presentar sus respetos sinceramente, Storm conocía a unos pocos que habían aparecido simplemente para ganarse el favor o codearse con la crème de le crème de la ciudad. Él llegó tarde y se quedó en la parte trasera de la iglesia. Vio a Jedidiah Jones en la segunda fila de asientos.

Un colega del senador Windslow acababa de comenzar el elogio cuando se produjo un alboroto en la parte delantera de la catedral. Samantha Toppers se había desmayado y estaba tirada en el suelo. Todo se detuvo mientras los oficiales de seguridad le administraban primeros auxilios y la llevaban afuera a una ambulancia. Fue llevada a un hospital exclusivo y privado en el Congreso.

Después del servicio, los reporteros de noticias de la televisión estaban firmes fuera de la catedral reportando lo que podrían haber oído contándoles a los televidentes que Toppers había colapsado a causa de su "corazón roto".

Storm no se quedó para la procesión fúnebre al famoso cementerio Georgetown Tall Oaks. Creado en 1849, Tall Oaks se había quedado sin parcelas hace mucho tiempo, pero sus dueños recientemente habían excavado caminos y senderos del cementerio para crear más espacio. El cuerpo de Matthew estaría enterrado en una cripta de hormigón de dos pisos cubierta con pizarra y se usaría como un nuevo sendero. Un cartel de buen gusto se colocaría al lado del camino, señalando quien estaba enterrado debajo de él.

Esa noche el noticiero local reveló que Toppers sería tenida en observación esa noche en el Hospital Santa María del Milagro. Era un procedimiento estándar. Ella sufría de depresión situacional, dijo su médico, y necesitaba descansar.

La hora de visitas en el Santa María, que sólo alojaba cincuenta pacientes en sus habitaciones privadas, terminaba precisamente a las 8 PM, que era exactamente cuando Storm atravesó la entrada del hospital. El vestíbulo estaba diseñado para parecer como si fuera una sala de estar. Todos los visitantes estaban obligados a registrarse con una bondadosa y observadora mujer mayor ubicada detrás de un escritorio de caoba. La señora de cabellos blancos debía presionar un botón oculto que abría una maciza puerta de madera de roble que conducía a la sala.

"Tengo que hablar con el oficial de seguridad de turno," le dijo Storm.

"Oh, ese sería, Tyler Martin. Es un sujeto realmente agradable, pero siempre llega tarde. Se suponía que debía estar aquí ahora, porque mi turno termina a las ocho en punto."

En ese mismo momento, un sujeto obeso y calvo de mediana edad que llevaba un pantalón azul marino, una camisa de botones azul clara, y un lazo negro ingresó repentinamente dentro del vestíbulo y corrió hacia ellos.

"Lo siento, Shirley," dijo él, soplando debido al paso apresurado, "El tráfico es un caos allá afuera".

"Usted sabe que siempre lo es, Oficial Martin," respondió la mujer, "especialmente desde que han destrozado las calles que rodean al hospital con las construcciones. Uno pensaría que todo ese trabajo de construcción detendría a los conductores de correr por aquí, pero anoche casi me golpean cruzando la intersección. Alguien va a salir lastimado."

"La buena noticia es que si la golpean, estarán fuera de un hospital", bromeó Martin.

La mujer mayor no sonrió. Ella dijo, "Oficial Martin, este hombre quiere hablar con usted." Recogiendo su bolso, se dirigió a la salida, hablando sobre su hombro, "Nos vemos mañana y por favor, no llegue tarde otra vez."

"Deme un momento, por favor", dijo Martin mientras aparecía detrás del escritorio de recepción y ponía una bolsa de papel y un termo en un cajón grande. Tomando una profunda respiración, levantó la vista hacia Storm y dijo: "Bueno, ahora, ¿en qué puedo ayudarle?"

Storm le alcanzó a Martin su fina billetera negra que contenía las credenciales falsas de investigador privado que Jones le había dado antes. "El Senador Windslow me envió", explicó Storm. "Él quiere tener la certeza de que la Srita. Samantha Toppers estará protegida de los medios de comunicación. Le preocupa que algún fotógrafo tabloidista vaya a colarse aquí y tomar fotos de ella estando angustiada".

"He oído hablar de ella en la radio conduciendo al trabajo", dijo Martin, "pero el senador no tiene por qué preocuparse. Mantenemos las cosas bastante herméticas por aquí, especialmente por la noche. Soy el único oficial de guardia y todas las puertas excepto la puerta de entrada están bloqueadas. Nadie entra si no es por mí."

Recuperando sus credenciales falsas, Storm extendió su mano y le dio un firme apretón a Martin. "Oficial Martin, me alegro de que esté de turno. Será un placer trabajar con usted. Ahora, voy a tomar asiento en el vestíbulo, y si alguien le pide ver a la Srita. Toppers, me hace una seña".

Martin vaciló. "Voy a tener que llamar a mi supervisor acerca de esto."

"No hay problema. Dígale que estoy aquí por si alguno de los fotógrafos se las arregla para escabullirse de usted. Son unos bastardos escurridizos, y de esta manera, será mi pene, no el tuyo, el que esté en la picadora si el senador se enoja".

La idea de Storm cargando con la culpa parecía quitar cualquier duda que Martin podría haber tenido. "Creo que no hay ninguna razón para molestar a mi jefe. Se pone de mal humor cuando lo llaman por la noche."

Storm sonrió para tranquilizarlo. "Voy a tomar asiento por allí." Señaló un sillón de cuero marrón cerca de la pared del vestíbulo donde tendría una visión clara. "Si alguien viene que usted no conozca, cualquiera, incluso un médico o alguien que dice ser un nuevo empleado de su personal de limpieza, me hace un guiño".

"Deberíamos tener una palabra clave," ofreció Martin. "Yo les diré, 'Va a tener que esperar un momento antes de que le permita entrar."

"Eso sería genial. Espero que su jefe sepa lo afortunado que es de tenerlo trabajando aquí."

"No lo sabe, pero tienes razón, debería saberlo", dijo Martin, radiante.

Storm había lidiado con gente como Martin durante toda su vida. Todo lo que querían era un poco de respeto, un poco de aprecio y algo de aliento. Si se le daba eso, la mayoría te daría secretos de Estado para complacerte.

Storm se sentó y cogió un ejemplar del Washington Tribune de una mesa de café cercana. Durante las siguientes dos horas, un puñado de médicos llegaron a ver a los pacientes, pero Martin reconoció a cada uno de ellos.

Alrededor de las 11 PM, un hombre muy delgado, que parecía estar en sus lejanos veinte, entró con un gran ramo de flores recién cortadas. Vestido con pantalones de jean azul, zapatillas, una camiseta y una chaqueta de color marrón claro, fue directamente al mostrador de recepción, sin notar a Storm y le habló en voz tan baja que sólo el Oficial Martin podía oírlo.

El siguiente sonido que Storm oyó fue la fuerte voz de Martin. "TIENE UNA ENTREGA PARA SAMANTHA TOPPERS, ¿ESO ES LO QUE ACABA DE DECIR?"

Ahí estaba la señal. ¿Por qué una tienda de flores haría una entrega tan tarde en la noche?

Storm saltó de su asiento. Inseguro de por qué el guardia de seguridad había gritado tan fuerte, el repartidor miró a su alrededor y vio a Storm. Sus ojos se encontraron y Storm notó que el hombre lo reconoció, aunque Storm nunca lo había visto. El hombre lanzó el florero de cristal con las flores en la cara de Storm. Storm se agachó e instintivamente levantó el brazo derecho para bloquear el florero mientras el repartidor se deslizaba hacia la puerta principal. El florero golpeó el antebrazo de Storm y explotó al chocar con el suelo.

El repartidor era rápido, pero Storm lo atrapó a menos de veinte metros de la entrada del hospital, justo cuando entró en una intersección cercana. Storm lo tacleó por detrás en un movimiento que habría destacado en una gran película de la NFL. Los cuerpos de los dos hombres golpearon el negro asfalto duro cerca del medio de la calle. Cuando Storm aflojó el tacle alrededor de los tobillos del hombre, el sospechoso lo pateó en la mandíbula.

Un poco aturdido, Storm rodó hacia atrás para evitar recibir otro golpe y se levantó del asfalto. Su objetivo también se había parado. Storm se abalanzó hacia delante, pero el repartidor se movió más rápido de lo que Storm había anticipado y estaba fuera de su alcance. En un movimiento bien practicado, el hombre sacó una pistola de su cinturón.

Completamente a la intemperie y sin protección, Storm sabía que su agresor no podía fallar a tan corta distancia. Con la rapidez de un relámpago, Storm se lanzó a su izquierda, justo cuando el arma se disparó. La bala atravesó su hombro derecho, el frío se coló a través de la piel como si se tratara de un bisturí.

Storm rodó saliendo de la calle y se puso en posición de cuclillas con su Glock en la mano derecha. Ahora estaba protegido detrás de una barrera de hormigón de un metro de altura que los equipos de construcción habían instalado temporalmente cerca de la acera para protegerse del tráfico mientras trabajaban.

Repentinamente, desde detrás de él, Storm oyó al Oficial Martin gritar un insulto. El oficial de seguridad se acercaba pesadamente hacia ellos, su abultado vientre rebotaba con cada paso. Su voz hizo que el repartidor desviara momentáneamente la vista de Storm y reorientara su pistola al guardia de seguridad que se aproximaba. Disparó. Martin se paralizó y gritó aterrorizado.

Storm estaba a punto de devolver el fuego cuando hubo un brillante destello justo delante de él que lo cegó temporalmente. Al mismo tiempo, oyó el sonido del acero golpeando contra el concreto, la rotura de un vidrio, el chirrido de una frenada brusca y sintió un fuerte dolor en su hombro.

El conductor de un rápido BMW se había desviado para esquivar al repartidor, que seguía parado en la intersección, directamente en la trayectoria del vehículo. El conductor había perdido el control y el BMW había impactado contra la barrera de hormigón protegiendo a Storm. El impacto había destruido la parrilla distintiva del coche, salpicando el aire con piezas de faro roto del tamaño de metrallas, y despedido un delgado pedazo de cromo que atravesó el brazo izquierdo de Storm como una flecha dentada. El vapor y el humo brotaban del motor y el claxon del coche sonaba ruidosamente.

Storm no se había sobresaltó ni movido de donde estaba con su Glock levantada. Pero la colisión estaba bloqueando su vista, y ahora tenía una lanza de cromo del tamaño de un lápiz clavado en su bíceps izquierdo. Cambió de posición para tener una mejor vista de la intersección. El repartidor se había desvanecido. Con disgusto, Storm enfundó su Glock y usó su mano derecha para remover el dardo de cromo de su brazo.

Las luces se colaba en las viejas casas alineadas que rodeaban el hospital. Un perro aulló. A través del parabrisas agrietado del coche, Storm podía ver bolsas de aire. Le habían salvado la vida al conductor masculino y al acompañante femenino, pero ambos estaban ensangrentados y claramente aturdidos.

Storm miró detrás de él. Martin seguía paralizado en la acera. La bala le había errado.

"¡Consiga un médico!" pidió Storm.

Storm arrojó la pequeña lanza de cromo de su mano al suelo y se dirigió hacia el aterrorizado guardia de seguridad.

"La gente del coche necesita ayuda", dijo Storm. "Vuelva adentro y traiga un médico y a las enfermeras aquí".

Martin miraba fijamente al frente. "¡Nunca nadie me había disparado!"

"Todavía nadie lo ha hecho. Él le erró."

Martin notó que ambos brazos de Storm estaban sangrando. "No le erró a usted”.

"De hecho, lo hizo. Es sólo una herida superficial. Los dos estamos de suerte. Ahora tiene que conseguir ayuda del hospital. Las personas en el coche están conscientes pero heridas. Voy a ir a verlos mientras usted entra. Llame al departamento de policía y a los bomberos también. Y asegúrese de que nadie se escabulla mientras todo el mundo está prestando atención a este accidente".

"Está bien, está bien", respondió Martin. "Puede contar conmigo.", Comenzó a regresar hacia la entrada.

Storm notó un destello de luz en la intersección. Supuso que eran escombros del accidente hasta que vio que se iluminaba. A medida que se acercaba, se dio cuenta de que era un teléfono celular. Se había soltado del cinturón del huidizo repartidor cuando Storm lo tacleó.

Levantándolo, presionó el botón de llamadas recientes. Storm reconoció el primer nombre que apareció en la pequeña pantalla.

Era la última pista que necesitaba. Ahora tenía todas las evidencias. Había resuelto el rompecabezas, o al menos una parte clave del mismo.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 13

Mensaje por nato_kine el Lun Ago 27, 2012 7:19 pm

¡¡¡¡¡Si señor!!!!! Finalmente he terminado de traducir el libro. Aquí les dejo el último capítulo.

CAPÍTULO 13


La Agente Especial April Showers salió de la sede central del FBI y se dirigió a la acera de la Calle 10 NW exactamente en el mismo momento en que Storm llegó en el Taurus alquilado.

"Estoy loca por hacer esto", dijo en cuanto se metió en el coche.

"¿Hizo la llamada por mí?", le preguntó.

"Sí, el senador y su esposa se reunirán con nosotros a las seis y media en su oficina, y me prometieron que Samantha Toppers estaría con ellos. Fue dada de alta esta mañana del hospital."

La Agente Showers no estaba tan enfadada como lo había estado durante su última reunión. Eso era bueno. Más temprano ese día, le había dicho por teléfono a ella que había descubierto evidencias sobre el secuestro y el asesinato, pero no se las había revelado. Sólo le había pedido que juntara a todos. Le dijo que lo que tenía que decir podía redimirla con sus jefes. Ella podría no tener que irse a Tulsa.

"¿Va a decírmelo ahora?", dijo Showers, "¿o es otro secreto?"

"No va a haber ninguna razón para secretos después de esta reunión".

"¿Significa eso que me dirá su verdadero nombre?"

Storm sacudió la cabeza, indicando que no.

Se había expresado mal. Había partes de su vida que siempre serían secretas, especialmente si quería permanecer muerto y volver a Montana.

Storm giró a la izquierda en la Avenida Pennsylvania y se dirigió al este, hacia el Congreso de los EEUU, cuyo exterior blanco brillante parecía ligeramente rosado por la puesta de sol naranja detrás de ellos.

La Agente Showers entró en la oficina del SOB Dirksen primero, con Storm detrás de ella cargando cuatro pesados bolsos de deporte.

"¿De qué se trata esto?", dijo el Senador Windslow, levantándose de detrás de su escritorio. "¿Por qué está cargando esos bolsos?"

Storm los dejó caer sobre la alfombra.

"Él sabe quien secuestró a Matthew," dijo Showers.

Gloria se levantó del sofá, donde había estado sentada al lado de Toppers, y se apresuró a llegar a Storm. "¿Eso es verdad?", preguntó. "¿Ha encontrado a los hombres que asesinaron a mi hijo? ¡Dígame, por favor!"

"Lo haré," respondió, "pero es complicado." Tomó la mano de Gloria y la llevó hasta una silla. "Por qué no se sienta aquí, mientras yo lo explico." Gloria estaba ahora a su derecha. Toppers estaba a su izquierda, y él se enfrentaba a Windslow, que estaba sentado detrás de su escritorio. La Agente Showers estaba de pie detrás de él, cerca de la puerta.

Tenía a todos donde los quería. Divididos.

Storm comenzó. "La Agente Showers ya ha resuelto la mitad de este secuestro".

"¿De qué diablos está hablando?", preguntó Windslow incrédulo.

"Sí", dijo Gloria. "¿Qué es la mitad de un secuestro?"

"Empecemos por el principio", dijo Storm. "El día después de que Matthew fue secuestrado, recibió una nota de rescate exigiendo un millón de dólares. La nota estaba escrita a mano en letras mayúsculas. La escritura de esa nota era completamente diferente de la escritura de la segunda nota, que recibió al día siguiente. La segunda nota no incluía una demanda de dinero, pero sí contenía los dientes de Matthew".

"Ya sabemos eso", dijo Windslow impaciente. "Vaya al grano. ¿Quién mató a Matthew?"

"Déjalo que hable", dijo Gloria.

"La segunda nota tenía un error", recordó Storm. "Identificaba a Matthew como el hijo del senador. Las diferencias en estas dos notas fueron las primeras pistas de que en realidad se estaban comunicando con dos grupos diferentes".

"¿Dos secuestradores?", gritó Windslow. "¿Cómo podrían dos grupos diferentes secuestrar a una persona?"

"Por favor, Thurston, deja de interrumpir", lo reprendió Gloria.

"Vamos a llamar a un grupo los secuestradores reales", dijo Storm. "Son los hombres armados que realmente secuestraron a Matthew. El segundo grupo estaba tratando de tomar ventaja de su secuestro. No tenían nada que ver con su secuestro real. Su objetivo era conseguir su dinero. Es por eso que le enviaron una tercera nota escrita a mano pidiendo seis millones en efectivo".

El Senador Windslow miró nerviosamente a la Agente Showers y luego le dio a Storm una mirada furiosa. "Esa tercera nota se suponía que se mantendría en secreto," dijo. "Usted no está autorizado a hablar de ella. Voy a tener que traer a mis abogados—"

Gloria lo interrumpió. "Podrás amenazarlo después. Quiero saber quién mató a mi hijo. Continúe."

"Gracias", dijo Storm. "Fue este segundo grupo, los delincuentes que querían su dinero, los que me habían confundido al principio. Sabía que había alguien dentro de su círculo íntimo, porque mencionaron mi nombre en la tercera nota".

"¿Alguien cercano a nosotros nos traicionó?", dijo Gloria.

"Tuve una corazonada, pero no estaba seguro hasta que Samantha y yo estábamos entregando el dinero."

"¿Samantha?", repitió Gloria. Todos miraron a Samantha, que cruzó la mirada con Storm y luego miró a Gloria y dijo: "No soy yo."

"Durante nuestro viaje", dijo Storm, "Samantha usó la palabra ‘escondida’. Esa era la misma palabra que estaba impresa en la tercer nota de secuestro, ordenando al senador que usara los seis millones escondidos en la caja de seguridad para pagar el rescate. Es una jerga que los rusos no usan."

"¿Qué rusos?", preguntó Gloria. "¿Está diciendo que Samantha estaba ayudando a los rusos?"

"Ni siquiera conozco a ningún ruso", dijo Samantha. "No tiene ningún sentido."

"Voy a explicar lo de los rusos en un minuto", dijo Storm. "Volvamos a esa noche, cuando Samantha y yo estábamos haciendo las entregas. Ella me dijo que estaba estudiando ingeniería mecánica."

La Agente Showers intervino: "Lo que significa que sabe cómo escribir en letras mayúsculas de las impresas en los planos como los de las notas de rescate".

"Mucha gente sabe cómo hacer eso", protestó Samantha.

Gloria fijó sus ojos en Samantha y dijo: "¿Eso es cierto? Pensé que amaba a mi hijo."

"Sí, así es, lo amo", balbuceó. "No he hecho nada malo".

"Esto es ridículo", se quejó Windslow. "¿Por qué ella iría a robarnos dinero a nosotros?"

Storm continuó. "La pista más obvia era que cada vez que dejaba uno de los bolsos de deporte, los secuestradores llamaban al teléfono de Samantha. Era como si alguien les estuviera diciendo exactamente lo que estaba haciendo. Alguien que estaba sentado en la furgoneta esperando mientras yo estaba dejando los bolsos. Alguien mandando mensajes de texto".

"¿Por qué me ataca a mí?", exclamó Samantha. "¡Por qué miente sobre mí!" Se paró del sofá. "Quiero irme. No me siento bien".

"Nadie se va", dijo la Agente Showers. "Todavía no."

Con una mirada de frustración en su cara, Toppers volvió a sentarse. "Esto no es justo", dijo, y puso mala cara.

"La primera vez", dijo Storm "cuando Samantha llevó un millón de dólares a la Estación Unión, sabía que la Agente Showers había inundado la estación de trenes con agentes. Así que advirtió a su compañero. Fue entonces cuando a los dos se les ocurrió una nueva estafa. Pensaron en una ingeniosa manera de conseguir el dinero."

"¿Qué dinero?", dijo Windslow. "Los secuestradores volaron todo en pedazos."

"No," dijo Storm "no lo hicieron. Una vez más, veamos los hechos. La tercera nota instruía a Samantha para que tomara los seis millones de dólares de la caja de seguridad y los pusiera en cuatro bolsos de deporte. Pero eso no es lo que hiciste cuando estabas sola en esa bóveda, ¿verdad, Samantha?"

"Eso es exactamente lo que hice", protestó. "Usted me vio salir de esa bóveda cargando los bolsos de deporte. Miró dentro de los bolsos y vio los fajos de billetes."

"Lo hice. Pero no los vi lo suficientemente bien", dijo Storm. "Esto es lo que pasó. Cuando Samantha estaba sola en esa bóveda, abrió una caja de seguridad diferente, una que había alquilado. Tenía periódicos cortados del mismo tamaño que los billetes de cien dólares ocultos en su caja. Puso los billetes falsos en el fondo de cada bolso de deporte y los cubrió con un nivel superior de billetes reales de cien dólares. Luego puso el resto de los seis millones en su caja de seguridad."

"¿Mis seis millones no volaron en esos botes de basura?", dijo Windslow.

"Esas explosiones volaron billetes falsos hechos de papel periódico", dijo Storm.

"No tiene ninguna prueba," objetó Toppers, pero su rostro mostraba pánico, como si fuera un animal acorralado.

Storm recogió los cuatro bolsos de gimnasio y los llevó hacia ella. "Un billete de cien dólares pesa aproximadamente un gramo", explicó. "Un millón de dólares en billetes de cien dólares pesa cien gramos o el equivalente de veintidós libras. Seis millones de dólares pesan ciento treinta y dos libras”
(60 Kg)

"Puedo contar", dijo Toppers.

"Sí, me dijiste que eras buena en matemáticas". Dejó caer los bolsos a sus pies. "He colocado el equivalente de ciento treinta y dos libras en estos cuatro bolsos de deporte. Cuando saliste de la bóveda del banco, ibas cargando los cuatro bolsos, dos en cada mano. No deberías tener ningún problema en levantar todos estos bolsos ahora mismo, si los seis millones se encontraban en esos bolsos."

"¿Qué es lo que quiere probar?", preguntó Windslow.

La Agente Showers contestó. "Obviamente, el papel periódico pesa menos que el papel moneda. Si ella no puede levantar los bolsos, entonces le habría sido imposible llevarse los seis millones en billetes de cien dólares de esa bóveda. Eso probará que los bolsos estaban rellenos con papel periódico, no con dinero".

"Recoge los bolsos", dijo Storm. "Demuestra que me equivoco."

Toppers no se movió.

"Maldita sea, chica. Recoge los bolsos", ordenó el senador.

Ella no se inmutó.

"Si quieres que creamos que no estas involucrada, recoge los bolsos", dijo Gloria con severidad.

Toppers se levantó lentamente del sofá. Miró a cada uno de ellos y luego se agachó y puso sus dedos alrededor de las correas de los cuatro bolsos de deporte. Con un gruñido enorme, les dio un tirón.

Por un segundo, parecía como si fuera a levantarlos. Pero eran simplemente demasiado pesados y ella era demasiado pequeña, demasiado débil. Casi cayó sobre su rostro.

Gloria salió disparada de su silla, arremetiendo contra Toppers. La mujer mayor abofeteó la cara de la joven y la agarró del pelo. Las dos mujeres se desplomaron al suelo. Storm agarró a Gloria, que se balanceaba y golpeaba a Toppers. Showers sacó a Toppers a un lado.

"Eres una pequeña perra", gritó Gloria. "¿Cómo pudiste hacernos esto a nosotros? ¿Cómo pudiste hacerle esto a nuestro hijo? Te tratamos como de la familia. ¿Por qué has hecho esto?"

La Agente Showers dijo: "Samantha, ¿había periódicos en los bolsos cuando los sacaste de la caja de seguridad?"

Viéndose completamente derrotada, ella dijo, "Si. Hice el cambio justo como él dijo."

Showers la esposó y le dio a Storm una sonrisa agradecida. "Un pensamiento inteligente el poner ciento treinta y dos libras en esos bolsos", dijo.

"En realidad, hay 200 libras
(90 Kg) en cada uno. Era un truco. No tengo idea de cuánto pesa el papel periódico".

La cara de Toppers se volvió rojo brillante. Se echó a llorar, abrumada por las emociones reprimidas.

"¿Quién te ayudó?" exigió Windslow. "¿Quién es tu compañero? Es posible que hayas escrito esas notas, pero no hiciste esas bombas".

Entre sollozos, ella tartamudeó, "Usted nunca me agradó, y a su hijastro tampoco le gustaba. Es un matón".

Storm sacó un teléfono móvil del bolsillo y pulsó el último número de la función de marcado. La voz de Rihanna podía oírse proveniente del bolso de Toppers.

"Este teléfono celular pertenece al hombre que trató de entrar en el hospital ayer por la noche para ver a Samantha", explicó Storm. "Se lo tiré del cinturón justo antes de que me disparara. El último número al que había llamado era el de Samantha."

Vaciló y luego dijo con una simpática voz, "Este teléfono pertenece a tu hermano, ¿no es así, Samantha? Venía a verte porque quería conseguir el dinero."

"¿Tienes un hermano?", dijo Gloria. "Pensé que eras hija única."

Entre sollozos, Toppers, dijo: "Su nombre es Jack, Jack Jacobs."

"Debo estar maldito", dijo Windslow. "¿Cómo se pudieron perder eso nuestros investigadores de antecedentes?"

"La mujer que todos conocemos como Samantha es en realidad Christina Jacobs", dijo Storm. "Ella y su hermano nacieron en Vermont, donde vivieron hasta que los tribunales los alejaron de su drogadicta, y abusiva madre. No estoy seguro de cómo o por qué, pero Christina terminó viviendo con Charles y Margarita Toppers, una pareja rica en Stamford, Connecticut. Tenían una hija de la misma edad que se llamaba Samantha."

"Nos dijiste que los Toppers eran tus padres", dijo Windslow.

"Charles, Margarita, y la verdadera Samantha murieron en un accidente de tráfico en España durante sus vacaciones", explicó Storm. "Sus cuerpos estaban quemados más allá del reconocimiento. Christina estaba enferma en su casa esa noche, y cuando la policía le dijo que todos estaban muertos, decidió asumir la identidad de Samantha. Ella les dijo a las autoridades que la niña muerta era una amiga de la familia llamada Christina Jacobs, una huérfana."

"¿Cómo pudo lograr eso?", dijo Windslow.

"Ella nunca regresó a Connecticut. Margarita tenía parientes en España, así que los tres cuerpos fueron enterrados allí. La "nueva" Samantha se puso en contacto con el banco que era el administrador de la finca Toppers y le dijo al gerente que estaba estresada y quería vivir en Europa por un tiempo. Él había tratado sólo con Charles Toppers y no tenía idea de cómo se veía Samantha ni cómo sonaba. Le envió los cheques mensuales a un banco en París. Ella permaneció en el extranjero durante seis años, haciéndose pasar por Samantha, tratando solamente con el banco Stamford por e-mail y cartas. Para el momento en que regresó a los EEUU, se había transformado a sí misma, adoptando el mismo color de pelo, la misma firma que Samantha. Engañó a todos, al parecer, salvo por su hermano."

"Nunca pensé que volvería a verlo", dijo Samantha. "Después del accidente en España, le mandé a decir que su hermana había muerto. Me enteré que se había alistado en la marina y había estado en el Golfo Pérsico para combatir en Irak. Era de la Inteligencia del Ejército. Entonces de la nada, se presentó en mi casa la misma noche que Matthew fue secuestrado. Yo estaba quebrada emocionalmente y le conté lo que había hecho y que me había comprometido y sobre cómo Matthew había sido secuestrado. Creí que iba a ser simpático, pero me dijo que esa sería su gran oportunidad. Me dijo: 'Tú tuviste la oportunidad de comenzar de nuevo. Yo quiero la mía."

"Fue idea de tu hermano escribir esa primer nota de rescate, ¿no es así?", dijo Storm.

"Pensó que si actuábamos rápido, podríamos ganar de mano a los verdaderos secuestradores. Me dijo que si no le ayudaba, me expondría y tendría que ir a la cárcel. Pero entonces, le dije que el FBI estaba por todas partes en la Estación Unión. No había manera de que él consiguiera el dinero. Pensé que renunciaría a la idea después de todo eso, pero cometí un estúpido error".

"Le hablaste de la verdadera nota de los secuestradores", la que tenía los dientes en ella", dijo Storm.

"Quería que supiera que los secuestradores habían contactado a los Windslows. Le dije que la CIA había traído a un verdadero experto para ayudar al FBI. Yo quería asustarlo. Pero en lugar de eso se dio cuenta de que los secuestradores no estaban detrás del dinero. Estaban tratando de que el senador hiciera otra cosa. Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de sacar el dinero de la caja de seguridad y hacer que todos pensaran que había volado".

"¿Cómo te enteraste de los seis millones ocultos en la caja de seguridad?" preguntó la Agente Showers. "¿Matthew te contó algo al respecto?"

"Hizo más que contarme. Matthew me llevó a la bóveda y me enseñó todo ese efectivo. Me dijo que era dinero de sobornos que su padrastro obtuvo de algún ruso".

"¡Espera un minuto, chica!", exclamó Windslow. "¿Dinero de sobornos? No hay ninguna evidencia de que yo aceptara un soborno. ¡Necesitas cuidar tu lengua!"

Gloria dijo: "¿Qué has hecho, Thurston? ¿Eres el responsable de que Matthew fuera secuestrado? ¿Quiénes son estos rusos y por qué te pagaron un soborno?"

Mirando nerviosamente a la Agente Showers, Windslow dijo: "Esto no es algo que necesitemos estar discutiendo ahora mismo, Gloria."

Showers dijo: "Senador, yo puedo ayudarle si me dice la verdad acerca del dinero. Podemos llegar a un acuerdo. No es demasiado tarde para hacer lo correcto."

La cara de Windslow se puso colorada. "No se atreva a decirme lo que puedo o no puedo hacer. No tengo idea acerca de qué esta hablando esta mujer. Nunca he aceptado un soborno en mi carrera política".

Abordando a Toppers, Showers dijo: "¿Tu hermano fue el que alquiló la segunda caja de seguridad donde pusieron los periódicos o lo hiciste tú?"

"Él lo hizo. Los seis millones siguen allí, o la mayoría de él. Puedes conseguirlo como evidencia contra él." Movió la cabeza hacia Windslow. "Matthew me dijo que era dinero del soborno. Mi hermano me dijo que tomarlo era como estafar a un traficante de drogas. No dejaba de pensar: 'Bueno, si hago esto por Jack y que él consigue los seis millones, estará hecho de por vida. Me dejará en paz. Jack me dio la llave de la segunda caja el día que fuimos al banco. Me dijo que nada podía salir mal. Pensé que los secuestradores liberarían a Matthew en cuanto el senador hiciera lo que querían".

"¡Esto es indignante!", declaró Windslow. "Ella está tratando de implicarme para hacerse lucir bien. ¿Cómo sabemos que su hermano no secuestró a Matthew? Toda esta charla sobre rusos no es más que especulación y rumores."

"¿Dónde está Jack ahora?", preguntó Storm a Toppers.

"En un motel en Virginia. Después de que Matthew murió, nunca estuve sola. Así que estaba esperando hasta después del funeral para conseguir de nuevo la llave que yo tenía para que pudiera ir a buscar el dinero. Llegó al hospital para conseguirla anoche, pero no pudo entrar. Nunca se preocupó por mí. Lo único que quería era ese estúpido dinero".

La Agente Showers dijo: "Yo voy a enviar un equipo para arrestar a tu hermano." Mirando al senador, agregó, "Creo que es mejor que llame a sus abogados".

"Ese dinero estaba en una caja alquilada por mi hijastro", dijo Windslow. "No la pueden atar a mí. No puede probar de dónde vino".

"No te atrevas a tratar de culpar de esto a mi hijo", espetó Gloria. "Egoísta hijo de perra, ¿cómo pudiste permitir que esto sucediera?" Se volvió para hablarle a Storm. "Si Samantha, o Christina, o como sea su nombre, y su hermano no tenían nada que ver con el verdadero secuestro de Matthew, entonces ¿quiénes son estos rusos y por qué mataron a mi hijo?"

Storm miró al senador Windslow. "Ya es hora de que todo se aclare, ¿no es así, senador? Cuéntele a su esposa lo que hizo. Cuéntenos a todos."

Windslow se levantó de su escritorio. "Soy un senador de los Estados Unidos y ustedes están en mi oficina. Creo que es hora de que todos se larguen de aquí. Se cree que es muy inteligente. Lo tiene todo resuelto, ¿no es cierto? Pero en realidad no."

Gloria gritó: "¿Hiciste que mataran a mi hijo?"

Una oscuridad cubrió el rostro de Windslow. "Esto es mucho más grande de lo que crees. Ninguno de ustedes tiene ni idea de con quién está tratando o qué tan alto va esto. Estas personas son—"

Pero un crujido atronador y el estallido de cristales rotos cortaron la frase del senador de la misma forma que la ventana detrás de él al explotar. Su hombro derecho se sacudió hacia adelante por la ráfaga de una sola bala de francotirador en su pecho. La mirada de asombro en su rostro duró tan sólo una milésima de segundo antes de que su cuerpo cediera y se derrumbara enrevesado en un montón.

Casi sin pensarlo, la Agente Showers tiró a Toppers al suelo, fuera de peligro, mientras que Storm saltó detrás del escritorio del senador, donde estaba Windslow que ahora resoplaba su último aliento. La sangre salía a borbotones de la salida de la herida y Storm miró a los ojos de un hombre que sabía que estaba a sólo unos segundos de la muerte, Windslow susurró: "Midas. Jedidiah sabe".

Apenas esas palabras escaparon de sus labios, Storm vio que la vida dejaba los ojos de Windslow. El senador estaba muerto.

Gritos y alaridos llenaron el cuarto, pero todo lo que Storm podía oír eran esas últimas palabras de Windslow, haciendo eco una y otra vez en su cabeza.

Jedidiah sabe.


CONTINUARÁ EN “A RAGING STORM” (UNA FURIOSA TORMENTA)


Calculo que el miércoles o viernes de esta semana empezaré a traducir el que sigue así que no desesperen.
Mañana veré de poner el libro completo en un solo archivo.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por nato_kine el Mar Ago 28, 2012 3:40 am

Lo prometido es deuda.

Aquí les dejo el libro completo traducido en un archivo de word.
Para Word 2007 en adelante:
4shared.com/file/8loRqcLj/A_Brewing_Storm_Traducido.html?
rapidshare.com A_Brewing_Storm_Traducido.docx

Para Word 2003 para atrás:
4shared.com/office/bCXPwUel/A_Brewing_Storm_Traducido.html?
rapidshare.com A_Brewing_Storm_Traducido.doc

Si llegan a quedar offline avisenme.
Besos.


Última edición por nato_kine el Mar Ago 28, 2012 4:35 am, editado 3 veces
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por Becky343 el Mar Ago 28, 2012 4:14 am

gracias!!!!!

pero no puedo descargarlo!!!

lo podrias poner en otro servidor
avatar
Becky343
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 28/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por nato_kine el Mar Ago 28, 2012 4:36 am

Becky343 escribió:gracias!!!!!
pero no puedo descargarlo!!!
lo podrias poner en otro servidor

Ahí lo puse con rapidshare. Fijate si lo puedes descargar.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por Becky343 el Miér Ago 29, 2012 5:10 am

muchas GRacias !!! *
avatar
Becky343
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 28/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por Beckett el Jue Sep 13, 2012 10:21 am

Nato_kine, ¿Te puedo coger el libro, pasarlo a epub y colgarlo en el post que recopila todos los libros? Así los tendremos todos juntitos y será más fácil encontrarlos.
avatar
Beckett
As del póker
As del póker

Mensajes : 484
Fecha de inscripción : 12/01/2011
Edad : 27
Localización : Barcelona

Ver perfil de usuario http://piojilloblanco.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por nato_kine el Jue Sep 13, 2012 5:09 pm

Beckett escribió:Nato_kine, ¿Te puedo coger el libro, pasarlo a epub y colgarlo en el post que recopila todos los libros? Así los tendremos todos juntitos y será más fácil encontrarlos.
Si, no hay problema.
Saludos.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 33
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por Beckett el Vie Sep 14, 2012 12:52 am

¡Gracias!
avatar
Beckett
As del póker
As del póker

Mensajes : 484
Fecha de inscripción : 12/01/2011
Edad : 27
Localización : Barcelona

Ver perfil de usuario http://piojilloblanco.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción 1º Derrick Storm - A BREWING STORM - Completo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.