Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por nato_kine el Jue Ago 30, 2012 6:44 pm

Empezamos con la segunda parte de la historia.


A RAGING STORM (UNA FURIOSA TORMENTA)


CAPÍTULO 1


Washington D.C.

Día Presente, 7:15 P.M.


Un senador de los Estados Unidos estaba muerto en sus brazos.

Derrick Storm había sido el primero en llegar a él, y el único que había escuchado sus últimas palabras: Midas—Jedidiah sabe. Segundos antes, el senador Thurston Windslow había estado vivo y enojado. Había saltado de su silla y estaba a punto de revelar quién había secuestrado y asesinado a su hijastro cuando una bala lo envió estrellándose contra el suelo. Desde su posición de cuclillas, Storm podía ver el agujero de bala en la gran ventana directamente detrás del escritorio del hombre de estado.

Estaba atardeciendo afuera, y la ventana se había convertido en un espejo, haciendo imposible para Storm identificar al asesino. Junto con las tres mujeres que estaban con él dentro del Edificio de Oficinas del Senado Dirksen, Storm era un blanco fácil.

"¡Al suelo!" le gritó a Gloria Windslow, la esposa recién viuda del senador. Estaba de pie en el medio de la sala en estado de shock.

Storm necesitaba actuar antes de que el francotirador disparara de nuevo. De un salto, corrió alrededor de la mesa en un rápido movimiento. Como un león atacando, se abalanzó sobre Gloria, lanzando su brazo derecho alrededor de su cintura en pleno vuelo, tirando de ella hacia abajo sobre la gruesa alfombra fuera de peligro.

La Agente del FBI April Showers y Samantha Toppers ya estaban boca abajo en el suelo. Showers estaba agarrando su Glock calibre .40 semiautomática en una mano. La otra agarraba un par de esposas de acero inoxidable que había puesto sobre las muñecas de Toppers antes de los disparos.

Al igual que en todos los edificios del Congreso, la oficina del senador había sido renovada recientemente con ventanas de cristal a prueba de balas que supuestamente iban a impedir el tipo de asesinato que acababa de presenciar. Al componer los cinco trozos gruesos de vidrio inastillable, el fabricante había garantizado que las ventanas detendrían balas disparadas por armas tan poderosas como un revolver calibre .44 magnum, incluso si se les disparó a corto alcance. Pero la ventana había ofrecido poca protección real de un asesino profesional usando un rifle de francotirador de gran potencia. Las capas de vidrio de seguridad pueden haber alterado ligeramente el camino de la bala, ya que golpeó en el hombro izquierdo del senador en vez de lo que sería sin duda su objetivo, su corazón. Ese cambio le había impedido morir al instante y darle un segundo para susurrar sus últimas palabras.

Jedidiah sabe era claramente una referencia a Jedidiah Jones, el mal humorado director del Servicio Clandestino Nacional de la CIA y el hombre responsable de arrastrar a Storm en este espinoso desastre. Lo que la palabra Midas quería decir era menos claro, pero como Jones estaba involucrado, Storm sospechaba que era el nombre de una misión encubierta de la CIA.

"Las cortinas", gritó la Agente Showers del FBI.

Storm siguió su mirada a un botón rojo en la pared junto a la ventana de la oficina. Soltando su agarre alrededor de la cintura de Gloria Windslow, salió disparado hacia adelante, golpeando el botón con la palma de su mano y cayendo en la alfombra justo cuando otra bala atravesó el vidrio, esta vez apuntando a su cabeza. La bala pasó cerca de su oreja izquierda y se estrelló contra el escritorio del senador, haciendo que astillas de caoba pulida se rociaran en el aire.

Eso estuvo cerca.

¿Cuántas veces puede un hombre engañar a la muerte?

"¿Estás bien?" gritó preocupada la Agente Showers.

"Pan comido", respondió. "Pero gracias por preocuparte."

"Si alguien va a matarte", respondió ella con una sonrisa, "deberé ser yo, por meterte en mi caso".

"Pero nos hemos divertimos mucho juntos, ¿verdad?" le respondió.

Con las pesadas cortinas ahora bajadas, la Agente Showers se puso en pie, tirando de Toppers junto con ella levantándola del suelo. "¡No te muevas!" le ordenó a Toppers, una estudiante universitaria de veintitantos años cuyo cuerpo entero estaba temblando.

Storm se dirigió hacia la puerta de la oficina a la vez que un uniformado Oficial de Policía del Congreso de EEUU irrumpía en ella, seguido por otro. Ambos tenían sus armas en la mano e instintivamente dividieron sus objetivos. Uno apuntaba a Showers, el otro a Storm.

"Quietos", gritó el primer policía.

"Soy del FBI", gritó Showers. “Agente Especial April Showers. El disparo vino desde fuera, no de aquí. El senador ha caído".

No muy seguros de cómo reaccionar, un oficial mantuvo la pistola levantada hacia ella mientras el otro se apresuró a examinar el cuerpo de Windslow.

"¡Está muerto!", confirmó el policía.

"Ella ya le había dicho eso", dijo Storm.

"Muéstreme una identificación" el policía que apuntaba a la Agente Showers con su arma comandaba.

"Tómalo con calma", respondió Showers mientras lentamente enfundaba la pistola y sacaba sus credenciales del FBI.

"¿Qué hay con usted?", preguntó el otro oficial a Storm.

"No me mire a mí. Yo soy un don nadie, sólo pregúntele a ella."

"Él está conmigo", declaró Showers. "Es un detective privado llamado Steve Mason, contratado para ayudar al senador".

Steve Mason era el seudónimo que Jedidiah Jones le había dado a Storm cuando lo trajo a Washington para ayudar a resolver un caso complicado.

Mirando hacia abajo al cuerpo inerte de Windslow y luego otra vez a Storm, el policía preguntó: "¿Ese es el senador al que se suponía que debía ayudar?"

Storm hizo una mueca y dijo: "En realidad, las cosas iban bastante bien, hasta que simplemente le dispararon".

"Esta mujer está bajo arresto", dijo Showers, señalando con la cabeza a la  traumatizada Toppers. "Cuidado con ella, sellen la escena del crimen, y llamen al número que aparece en esta tarjeta". Ella pinchó su tarjeta de visita del FBI en el oficial. "Dígale a la persona que conteste que el senador ha sido asesinado".

"¿Qué edificios están al otro lado de la ventana de la oficina?", preguntó Storm.

"Sólo hay un edificio ahí fuera", dijo el oficial de la puerta. "El Edificio de la Policía del Congreso, nuestra jefatura".

"Ese tiene que ser el lugar de donde vino el disparo," dijo Storm, moviéndose hacia la salida de la sala.

"Llame a su comandante", dijo Showers, yendo detrás de él. "Dígale que bloquee por completo la jefatura de policía. Que detengan a cualquier persona que esté bajando del techo."

Una mirada perpleja se apoderó de la cara del oficial.

"Hágalo ahora", gritó ella. "Y consiga un médico para la Sra. Windslow. Está en shock. "

"Espere," dijo el oficial cuando ella pasó a su lado. "Ustedes dos no deberían salir, ¿o deberían? Quiero decir, ustedes son testigos".

Pero ella y Storm ya estaban a mitad de camino por el pasillo del edificio. El asesinato tenía todo el perfil de un profesional. Cada segundo que pasaba trabajaba en contra de la captura del asesino. Storm llegó primero a la calle C, con Showers pisándole los talones. La jefatura de la policía de ocho pisos estaba cerca de 400 metros adelante de ellos. Ubicado en el centro de un amplio estacionamiento y era la única estructura lo suficientemente alta como para dar cabida a un francotirador.

El asesino debía llevar un disfraz. ¿Cómo si no podría haber llegado a la azotea de una jefatura de policía sin que se notara?

Storm y Showers alcanzaron la entrada principal del edificio, mientras un Equipo de Contención de Emergencia y Respuesta (ECER), el equivalente a un escuadrón SWAT del departamento de policía, atravesaban las puertas dobles de cristal en su camino hacia el edificio Dirksen. Mostrando sus credenciales, Showers exclamó: "¡Un francotirador disparó desde su azotea!"

Hablando por el auricular, el líder del ECER dijo: "Comando ECER Dos comprobar la azotea. El sospechoso armado todavía puede estar allí. Nadie entra ni sale de nuestro edificio. Bloqueen las salidas. ¡Ahora!"

Abordando a Showers, dijo: "Tenemos la jurisdicción aquí. Tienen que retirarse."

Antes de que pudiera responder, su equipo comenzó a correr por el estacionamiento.

Storm, por su parte, revisaba el área, confiando en que el tirador ya había huido del edificio. A su izquierda inmediata había un parque de la ciudad que separaba el Congreso de la Estación Unión, el centro principal de trenes en Washington DC. Servía para Amtrak y las líneas de metro, que siempre estaba llena de viajeros, y era exactamente donde Storm habría ido para desaparecer en la multitud.

"¡Allí!," gritó, señalando con el dedo hacia el norte por Columbus Circle, el cruce de calles que estaba directamente en frente de la estación de tren. Showers vio la figura solitaria cuando caminaba bajo una farola. No podían ver su rostro a esa distancia, pero podía ver que llevaba una camisa azul y pantalones negros, un uniforme de la Policía del Congreso de EEUU. Todos los demás oficiales, o bien estaban encerrados en el edificio de la jefatura o corrían tan rápido como podían hacia el Edificio de Oficinas del Senado. Pero ese oficial estaba casualmente caminando lejos de la acción.

"Ese tiene que ser él", dijo Storm, echando a correr.

Showers golpeó las puertas de la jefatura que ahora estaban bloqueadas y presionó sus credenciales del FBI contra el cristal. "El tirador está escapando. ¡Llame a la Policía de DC de la Estación Unión! ¡Está disfrazado como uno de sus oficiales!"

Los oficiales que estaban de guardia tras el cristal le dieron miradas en blanco. Frustrada, usó su teléfono celular para llamar a la policía del departamento de DC.

En lo máximo de su estado físico, Storm podía correr un kilómetro y medio en menos de cuatro minutos y medio, incluso con zapatos. Pero a pesar de su rapidez, su objetivo había entrado a la Estación Unión antes de que pudiera llegar a él. Storm echó una ojeada a la multitud tan pronto como se precipitó al interior del enorme vestíbulo de la estación. No había uniformes del Congreso a la vista.

Estoy lidiando con un profesional, se dijo.

Un Policía de DC estaba merodeando cerca de la entrada de la línea de boletos de Amtrak. Storm corrió hacia él.

"Ha habido un tiroteo en el Congreso", dijo. "El tirador está vestido como un oficial de la Policía del Congreso y acaba de venir hacia aquí. ¿Lo ha visto?"

Con una mirada escéptica, el policía dijo: "¿Y quién, exactamente, es usted? ¿Tienes una tarjeta de identificación?"

"Soy un investigador privado".

"Veamos su identificación."

Lidiar con este imbécil era una pérdida de tiempo. Un baño de hombres. Ahí es donde el tirador se desharía de su disfraz. Saliendo como otra persona. Alguien que no resaltara. Un turista. Un hombre de negocios. Un portero. Un trabajador de la construcción. Cualquiera menos un Policía del Congreso.

Había un gran cartel de "BAÑOS" a su izquierda. Storm entró corriendo dentro del baño. Una larga hilera de hombres orinando en mingitorios levantaron la vista sobresaltados. Cuando Storm sacó su pistola, entraron en pánico y se apresuraron hacia la salida junto a él, sin siquiera molestarse en cerrar sus pantalones. Había siete cabinas al otro lado de los urinarios. Storm podía ver debajo de las puertas que tres estaban ocupadas.

Golpeó en la puerta de la primer cabina, y cuando el ocupante soltó una blasfemia, Stom dio un paso atrás y la pateó abriéndola.

"¿Qué demon—" exclamó el sobresaltado hombre sentado en el inodoro, su frase se interrumpió cuando vio la Glock de Storm.

"Lo siento", dijo Storm. "Puede volver a sus asuntos."

Se movió a la siguiente cabina, pero cuando golpeó la puerta, su ocupante la abrió y de inmediato levantó las manos. Era un adolescente. El último ocupante era un anciano. Ninguno de ellos se había estado cambiando un uniforme del Congreso. Ninguno de ellos le había parecido sospechoso.

"Arrógala" gritó una voz detrás de Storm. Era el policía de DC del vestíbulo.

Alzando la Glock por encima de su cabeza, Storm se volvió lentamente hacia él.

"¿Estás loco, hombre?" le preguntó el policía. "¿Qué demonios estás haciendo, reventando todo, revoleando un arma? Tienes suerte de que no te dispare ahora mismo."

"Estoy buscando a un francotirador", dijo Storm. "Como te dije, está vestido como un Policía del Congreso. Tenemos que cerrar las salidas antes de que escape."

"Entonces sí estás loco", contestó. "Incluso si quisiera, no hay manera de cerrar este edificio a tiempo. Tenemos entradas a la calle, abajo a las líneas de metro, y la parte de atrás a los trenes".

Un segundo Policía de DC entró corriendo con su arma en la mano.

"¿Qué está pasando?", preguntó su compañero.

"Dice que es un detective privado buscando un asesino.”

El oficial recién llegado preguntó a Storm: "¿Estás drogado con algo?"

"Consigue su arma", declaró el primer policía.

Guardando el arma en su funda, el segundo oficial se adelantó, tomó la Glock de Storm, y le ordenó que "asumiera la posición".

Storm colocó ambas manos contra la pared y abrió las piernas. Resignado, dijo, "Sin cosquillas".

La Agente Showers salió disparada dentro del baño de hombres. "¡FBI!", dijo, agitando su placa. "Tienen al hombre equivocado. Él está conmigo."

"Entonces puede quedárselo", dijo el primer oficial, bajando su arma. El segundo oficial detuvo el cacheo a Storm, que se volvió y dijo: "Mi arma, por favor".

El oficial se la devolvió.

Storm se acercó a un contenedor de basura cercano y abrió la tapa. Pero no había nada en su interior excepto toallas de papel arrugado y basura. Revisó el segundo. No había ningún uniforme de Policía del Congreso allí dentro tampoco.

"Vamos a revisar el vestíbulo", anunció el primer oficial.

"Genial", respondió Storm, sabiendo que el asesino probablemente se había ido hace tiempo.

"¿Qué es exactamente lo que estamos buscando?", preguntó el segundo oficial.

"¿En este momento?", respondió Storm. "Un fantasma".

Storm y Showers salieron del baño de hombres juntos. Un tercer contenedor de basura estaba a unos pocos metros, situado entre las entradas de los baños de hombres y de mujeres. Storm lo revisó. Una camisa azul de oficial de Policía del Congreso estaba metido dentro, con una placa y un par de pantalones negros.

Sacando la camisa del basurero, Storm, dijo: "Es talle Small
(Pequeño). Estamos buscando a un hombre de probablemente menos de 1.85 metros, con cerca de 70 Kg."

Juntos examinaron las oleadas de personas corriendo alrededor de ellos en el lúgubre vestíbulo de la estación. Decenas de hombres encajaban en esa descripción. El tirador podía ser cualquiera, en cualquier lugar.

"¿Cómo sabías que estaba en el baño de hombres?", preguntó Storm.

"¿Crees que eres el único que puede pensar como un criminal huyendo?", respondió.

Storm sonrió. "Podría haber sido embarazoso para ti si yo no hubiera estado allí."

"No realmente", dijo Showers.

"Oh, usted ha estado en un montón de baños de hombres, ¿verdad?"

Ella simplemente sonrió y dijo: "Vámonos. Tenemos un asesino que agarrar."


Última edición por nato_kine el Jue Sep 27, 2012 1:16 pm, editado 5 veces
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 2

Mensaje por nato_kine el Sáb Sep 01, 2012 10:02 am

CAPÍTULO 2


Moscú, Rusia

Estación del metro Mayakovskaya


"Somos la nueva Rusia", declaró el Presidente Oleg Barkovsky, poniendo fin a su discurso de tres largas horas. El público saltó de sus asientos. Pisoteaban el suelo. Gritaban. Silbaban. Nadie se quejó de la hora. Nadie se quejó de que habían pasado cinco horas desde que la cena había sido sacada de las mesas. El vodka había fluido libremente toda la noche. El ayudante de Barkovsky, Mijail Sokolov, se había asegurado de ello. Los muchos brindis y discursos anteriores habían sido cuidadosamente coreografiados para crear un impulso para ese momento.

La ovación a Barkovsky fue la gran final de la noche.

El Presidente ruso no hizo ningún esfuerzo por calmar a la multitud frenética. Estiró sus brazos, como un Cristo, detrás del podio y embriagado en su regocijo. En su mente, él se lo merecía.

Barkovsky estaba transformando Rusia. Las reformas del pasado, la Glasnost y la Perestroika, estaban muertas. Se habían ido los líderes que habían traicionado a la Madre Rusia, destruyendo el gran Partido Comunista. Se habían ido los oligarcas que habían violado la nación, robando billones y billones. Como un mítico Phoenix, Barkovsky había surgido del caos de la destruida antigua superpotencia. Había echado a los avariciosos capitalistas extranjeros que habían llegado con reformas prometedoras pero que sólo forraban sus propios bolsillos. Brillante y despiadado, se había conducido él mismo hacia la presidencia y reafirmado la autoridad del Kremlin sobre todos los aspectos de la vida rusa. Los periodistas que se atrevieron a cuestionarlo fueron atacados por matones que les dejaban sangrando y muriendo en las aceras. Los enemigos políticos eran arrestados, encarcelados, algunos habían desaparecido. Las elecciones fueron compradas. Después de años de inestabilidad, los rusos comunes y corrientes habían caído en silencio. No había habido ninguna queja cuando Barkovsky comenzó quitando las libertades civiles que la rebelión contra el antiguo régimen había traído. El puño de hierro de Barkovsky establecía el orden. Por primera vez en décadas, era seguro caminar por las calles de Moscú en la noche, las tiendas estaban bien abastecidas, los hogares estaban calientes, la gente tenía pan, y Rusia estaba una vez más exigiendo respeto internacional.

"¡Barkovsky!", gritó una belleza de pelo oscuro cerca del podio. Su grito despertó un coro. “¡Barkovsky! ¡Barkovsky! ¡Barkovsky!" Barrió a través de la habitación como una ola. Mirando hacia abajo desde el escenario a la mujer, Barkovsky llevó los dedos a los labios y sopló un beso.

Ella se desmayó. Él era una estrella de rock político.

El mitin de esa noche no se efectuó en el salón de baile de uno de los nuevos y deslumbrantes hoteles de estilo occidental que ahora salpicaban el horizonte de Moscú, sino en la estación del metro en Mayakovskaya de la línea de ferrocarril Zamoskvoretskaya. Para un desprevenido, podía parecerle una extraña elección. Pero para esta multitud, era una brillante elección.

Joseph Stalin prometió en 1932, que cuando la construcción del metro de Moscú comenzara, las paradas de los trenes serían lugares artísticos, un diario recordatorio a las masas de la superioridad del sistema Comunista. La estación Mayakovskaya era una joya de la corona del Metro. Era una hazaña de ingeniería cuando se inauguró en 1938, que fue galardonada con el Gran Premio en la Feria Mundial de Nueva York. Fue diseñada para calmar hasta a los viajeros más claustrofóbico. Enterrado más de un centenar de metros por debajo de la ciudad, el techo de la estación contenía treinta y cinco nichos individuales y redondos con luces incandescentes ocultos detrás de ellos. Las luces iluminaban tan brillantemente que parecía como si el sol del verano entrara por los cristales. Las vigas de soporte de acero de la estación se cubrieron con rodonita rosa. Sus paredes estaban decoradas con cuatro diferentes tonos de granito y mármol. Los artistas habían creado treinta y cuatro mosaicos en el techo, cada una glorificando al Imperio Soviético. Durante la Segunda Guerra Mundial, la estación había servido como un refugio antiaéreo y había sobrevivido ileso. Pero fue otro acontecimiento histórico el que había causado que Barkovsky seleccionara la estación para el banquete de esa noche. Cuando Moscú estaba en estado de sitio en 1941 por los Nazis, Stalin había dirigido a un grupo de dirigentes del partido y moscovitas comunes dentro de esa misma estación, dando lo que se conocería como el discurso de "Hermanos y Hermanas". En él, Stalin predijo que, si bien los Nazis parecían invencibles, serían derrotados. El discurso de Barkovsky de esa noche había imitado palabras famosas de Stalin. Había atacado a los "invasores externos" que amenazaban la nueva Rusia, al igual que los Nazis habían hecho una vez. Había apenas disimulados ataques contra los Estados Unidos y la OTAN. Stalin había prometido que la Patria se levantaría triunfante, pero sólo si se hacía "fiel a los principios morales" que habían guiado a la primera revolución Comunista. Barkovsky repitió esa misma fría línea.

Fue un triunfo de Barkovsky, y la de su Nuevo Partido Ruso, conocido simplemente como el NPR, que retornaba a Rusia, y, al hacerlo, restaurarla como una superpotencia mundial, capaz de proteger a su pueblo de la amenaza de los EEUU y sus más recientes rivales: China e India. Sospecha de cualquiera. Destruye a todos los enemigos. Utiliza cualquier medio a tu disposición.

Sillas y mesas de madera habían sido colocadas en la plataforma de embarque de la estación y el servicio de trenes había sido suspendido durante el mitin de esa noche. Rojo sangre y brillantes banners amarillos, los mismos colores de la bandera del antiguo imperio Soviético, pendía del techo. La estación entera tenía la sensación de estar en un antiguo mitin comunista. Todo estaba bien planeado. La mayor parte de la multitud de 400 habían sido miembros de la apparatchiki el aparato del Partido Comunista. Ellos habían recogido los despojos de la nomenklatura, el sistema de partidos de personas valiosas que estaban a favor político. Cuando era niño, Barkovsky había crecido envidiando a esos miembros privilegiados del grupo, queriendo desesperadamente ser uno de ellos. Pero sus padres no habían sido invitados a participar. Ellos habían sido trabajadores pobres en una fábrica al sur de Leningrado. Debido a que no eran miembros del partido, habían sido condenados a vivir en la oscuridad y la pobreza. Su único hijo debería haber sufrido su mismo lúgubre destino, pero Barkovsky había encontrado una manera de subir un nivel en la escala. Con gran determinación, una falta total de conciencia, y una insaciable sed de poder, había llegado a convertirse en el líder más poderoso de Rusia desde Joseph Stalin. Ahora utilizaba sus orígenes humildes en su beneficio. Se había convertido en un héroe para las masas, pretendiendo ser uno de ellos. Lo amaban incluso cuando él estaba recogiendo de sus bolsillos y construyendo un palacio para sí mismo a lo largo de las orillas del Mar Negro, a un costo de billones de dólares. Algunas noches, cuando estaba solo, Barkovsky se preguntaba si podría ser la reencarnación viviente de Stalin. Había momentos en que se imaginaba que podía sentir la sangre de Stalin pulsando a través de sus venas.

De pie frente a la multitud, sumergido en el alboroto, Barkovsky sintió una mano tocando suavemente su hombro, seguido por la voz familiar de su ayudante principal susurrando.

"El senador Windslow está muerto".

Sin mostrar el menor atisbo de reacción, Barkovsky ladeó la cabeza ligeramente hacia su derecha y preguntó. "¿Dónde está Petrov?"

"Londres".

"¿Por qué sigue vivo todavía?"
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 3

Mensaje por nato_kine el Vie Sep 07, 2012 8:38 am

CAPÍTULO 3


Propiedad del Duque de Madison

Condado de Somerset, Inglaterra


El sobresaltado faisán de collar salió repentinamente de su escondite en la alta hierba. El rojo sangre alrededor de sus ojos le daba al ave una mirada terrorífica, mientras batía sus alas para ganar velocidad. Un cocker spaniel marrón y blanco manchado lo había espantado. Al igual que muchas aves para la caza en Inglaterra, el faisán había sido criado y cuidado por un guardabosque profesional y luego puesto en libertad para vagar por las colinas de la amplia finca del Duque de Madison hasta que su amo venía a cazar.

El faisán voló unos veinte metros por encima del suelo cuando el estruendo de una escopeta calibre 12 rompió el silencio de la madrugada. Decenas de mirlos de los árboles cercanos alzaron vuelo, dispersándose en distintas direcciones.

Los perdigones rompieron el ala derecha del faisán, haciendo que aterrizara en el suelo, donde se agitaba desesperadamente mientras el perro corría hacia él. El spaniel agarró expertamente al pájaro herido con la boca y lo sacudió violentamente, rompiendo su cuello y poniendo fin a su miseria.

"Buen chico, Rasputin", exclamó el dueño del perro, Ivan Sergeyevich Petrov. El spaniel dejó caer el faisán a los pies de Petrov y fue recompensado tanto con un regalo como con una palmadita en la cabeza. Uno de los dos guardaespaldas de Petrov tomó el pájaro y lo depositó en una bolsa. Era la primer muerte de la mañana.

"Buen tiro, Ivan Sergeyevich", dijo Georgi Ivanovich Lebedev. Era el mejor amigo de Petrov y compañero de caza esa mañana.

Petrov abrió la recámara de su escopeta calibre 12 he insertó un nuevo cartucho. Consideraba antideportiva la caza con cualquier cosa que no fuera un único disparo de rifle. Si no podía matar a un pájaro con una ronda, la criatura merecía escapar.

"El siguiente pájaro que veamos será tuyo", prometió Petrov.

Lebedev era lo suficientemente inteligente como para permitirle a Petrov la primer muerte. Era una de las razones por la que los dos hombres habían sido amigos cercanos durante tantos años. Lebedev se contentaba con ser el segundo violín. Había sido así desde niños cuando crecían en el barrio noroeste de Solntsevo en Moscú, una de las áreas más duras de la ciudad. Cuando el adolescente Petrov tuvo un repentino interés por una niña llamada Yelena, Lebedev se hizo a un lado a pesar de que estaba enamorado de ella. Cuando Petrov se convirtió en el mejor amigo de del Presidente ruso Barkovsky, Lebedev con mucho gusto se convirtió en la tercera rueda. Cuando Petrov y Barkovsky se convirtieron en enemigos jurados, Lebedev apoyó a Petrov, siguiéndolo eventualmente hasta Londres.

Mientras Lebedev hacía bien el papel de aspirante, Petrov no hizo nada en absoluto. Es justo decir que nunca puso sus propios deseos o necesidades a un lado para nadie. Era un lujo que podía permitirse, dado su valor neto reportado en seis billones de dólares. El hecho de que su fortuna no había venido a causa del trabajo duro o la brillantez, sino por un buen momento y conexiones no hacían nada para disminuir su enorme ego.

Era su hinchada autoestima la que lo había conducido en última instancia a chocar con el Presidente Barkovsky. Para evitar ser arrestado y enviado a prisión, Petrov se había visto obligado a huir de Moscú en la noche, oculto detrás de un panel falso dentro de un SUV ruso. La Inteligencia Británica extranjera había organizado su huida y en cambio había exigido que delatara a sus amigos del Kremlin. Petrov lo había hecho con gusto. Sabía donde estaban enterrados muchos cuerpos.

En verdad, sólo su dinero le hacía atractivo para las mujeres jóvenes que le acompañaban con frecuencia a los clubes más elegantes de Londres. Un hombre grande, de 1.90 metros de alto y con un peso cercano a los 136 kilos, Petrov tenía la cara hinchada, blanca y redonda. A la edad de cuarenta y dos años, era calvo, aunque su estilista personal había hecho lo posible por disimularlo usando largos mechones de cabello de un lado de la cabeza atravesando su cráneo desnudo. Le gustaba la ropa suelta y hecha a mano a medida y sólo vestía de negro y blanco porque era daltónico. Esta mañana, un par de gafas de sol con montura de platino hechas a mano copiadas de una fotografía de unas gafas de Johnny Depp se apoyaban en su nariz.

Su compañero de caza era más bajo, de 1.67 metro y era considerado petiso. Lebedev tenía la cabeza llena de pelo negro tupido, así como dos cejas como orugas. Él era tanto abogado como contador, dos oficios que le sirvieron bien para ser el mejor ayudante y asesor de Petrov.

Poco antes del amanecer, habían dejado la casa señorial de doce mil doscientos metros cuadrados que Petrov había comprado en efectivo a los herederos pobres del Duque de Madison. Caminando uno al lado del otro, habían cruzado los exuberantes campos y colinas de los Cotswolds.

Con Rasputin corriendo unos metros delante de ellos, habían entrado en una zona de hierba alta junto a un arroyo y árboles. Era ahí donde Petrov había matado a la primer ave. Después, lo celebró abriendo un termo lleno de café negro mezclado con vodka, Kahlua, y amaretto. Lebedev había traído café, también, pero no contenía alcohol. Mientras los dos hombres bebían, los guardaespaldas de Petrov caminaban en círculos alrededor de ellos, atentos a sonidos distantes mientras exploraban el paisaje por posibles destellos de luz solar reflejados en la mira de un tirador camuflado con un arma telescópica.

"Los estadounidenses estarán enviando gente para preguntarte sobre el Senador Windslow", dijo Lebedev solemnemente.

"¿Debería verlos?", preguntó Petrov. "¿O me voy al Daria?" Se refería a su yate de 133 metros de largo que le había costado un billón de dólares construirlo y que había sido nombrado después como su madre. Lo mantuvo anclado en el Mar Mediterráneo frente a la Riviera francesa. "Va a ser más difícil para ellos interrogarme allí".

"Creo que deberías reunirte con ellos. De lo contrario, parecerá como si tuvieras algo que esconder".

Petrov se rió entre dientes. "Lo tengo".

"Yo debería estar presente como tu abogado."

"Tal vez fue un error decirle a la CIA sobre el oro, en vez de a mis amigos británicos", dijo Petrov.

"No estoy de acuerdo", respondió Lebedev. "Los estadounidenses tienen brazos más largos y no son tan tímidos como el MI-6. Estaba bien decirles a ellos. Los estadounidenses también tienen más que ganar ayudándonos a nosotros."

Rasputin, que esperaba pacientemente a los pies de Petrov, comenzó a jadear en voz alta y gimotear.

"Hueles algo, ¿verdad, muchacho?", dijo Petrov a su perro. Terminó su bebida. "¿Estás listo?", preguntó a Lebedev.

Arrojando los restos de su café, Lebedev puso su taza de acero inoxidable en su mochila y dijo: "Estoy listo".

Inclinándose, Petrov dio a su perro el comando: "AVE".

El spaniel corrió a lo largo de un seto, su hocico flotando a centímetros por encima del suelo. El sonido susurrante de las plumas y un ladrido de alarma causó que ambos hombres levantaran sus escopetas. Otro faisán salió repentinamente hacia el cielo, esta vez mucho más pequeño y más rápido que el primero.

Petrov disparó. Su tiro detuvo al pájaro en pleno vuelo. Un puñado de plumas volaron lejos desde su pecho. Cayó muerto.

Abriendo su escopeta, Petrov dijo: "Te prometí la segunda muerte, mi amigo, pero mi instinto anuló mi obligación".

Lebedev se encogió de hombros. "Habrá otras aves para mí."

Rasputín llegó con el pájaro muerto aferrado en su boca. Petrov acarició al perro.

"Tienes ha alguien observando a los estadounidenses", dijo.

"Sí, por supuesto. A uno de los mejores."

Lebedev volvió a cargar y cerró su escopeta.

"¿Crees que Jedidiah Jones le ha dicho al FBI lo que sabe?"

Lebedev respondió: "No podemos estar seguros. Es por eso que debes encontrarte con los estadounidenses".

Petrov sonrió. "Ellos piensan que vendrán a interrogarme, pero yo voy a estar interrogándolos a ellos".
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 4

Mensaje por nato_kine el Vie Sep 14, 2012 3:12 pm

CAPÍTULO 4


Sede central de la CIA

Langley, Virginia


¿Cuántas capas tiene una cebolla? ¿Qué había traído a Storm hasta ese momento?

Jedidiah Jones había llamado a Storm para que regresara a Washington DC, hace dos semanas, para ayudar a resolver un "simple" secuestro. Pero el crimen había demostrado ser más que un secuestro y no tan simple en absoluto.

Matthew Dull, el hijastro del Senador Windslow, había sido secuestrado cuando él y su novia, Samantha Toppers, caminaban cerca del campus de la Universidad de Georgetown. Cuatro hombres encapuchados lo sujetaron, lo obligaron a meterse a una camioneta, y huyeron, dejando a una Toppers histérica en la acera.

Cuando el FBI no lograba encontrar a Dull, Windslow le había pedido a Jones que trajera un "solucionador", alguien que supiera cómo rastrear personas desaparecidas y no le importara colorear fuera de las líneas. Jones había buscado a Storm y le había cobrado un favor. Un gran favor.

Storm había estado haciendo pesca con mosca en Montana cuando llegó el helicóptero. Era un hombre que aparentaba no tener ninguna preocupación. Eso se debía a que estaba muerto, al menos para el mundo. Había tenido éxito fingiendo su propia muerte hace cuatro años y se había ido fuera del radar. Lo había hecho para escapar de Jones y de un mundo clandestino que había tratado de matarlo, no una, sino varias veces.

Hubo un tiempo en su vida, antes de que hubiera conocido a Jones, cuando Storm había sido solo otro detective privado más bajo-su-suerte con demasiadas cuentas y sin suficientes clientes. Había pasado sus días y sus noches espiando por las ventanas en incontables moteles fotografiando esposos infieles y espiando a hombres sanos que habían presentado falsas denuncias para cobrar la remuneración del trabajador alegando "problemas de espalda." Storm había sobrevivido. Apenas.

Pero entonces Clara Strike había entrado en su mundo y lo puso de cabeza. El oficial de campo de la CIA había enlistado a Storm para que ayudara en una operación encubierta que se ejecutaba en suelo americano. Técnicamente, la CIA tenía prohibido operar dentro de los EEUU, así que ella necesitaba a Storm para que estuviera al frente. Ella se había aprovechado de sus expertas habilidades de rastreo, de su espíritu patriótico y de su entonces naturaleza confiada. Ella le había presentado a Jones, y había sido Jones quien lo había atraído más y más dentro de la telaraña de la CIA. Una de sus asignaciones había salido terriblemente mal. ¡Tánger! Había terminado con Storm gravemente herido tendido en un piso frío sobre su propia sangre.

Jones lo había rescatado. Storm había sobrevivido, pero Tánger lo había cambiado. Después de eso, decidió que quería salirse. Y la única manera de poder renunciar era que Derrick Storm, el travieso detective privado y agente reclutado de la CIA, muriera. De manera poética, había salido casi de la misma manera en la que había entrado al mundo de Jones. Storm había muerto en brazos de Clara Strike. Ella lo había visto sin poder creerlo mientras la luz en sus ojos se apagaba. Él había extendido su mano hacia ella, y ella la había tomado, apretándola por última vez. Su muerte había parecido legítima porque había estado tan cerca de una muerte real como era posible, gracias a los magos dentro de la Dirección General de Ciencia y Tecnología de la CIA. Los científicos de la CIA habían utilizado su magia para detener su corazón y no mostrar ondas cerebrales discernibles. Storm no sabía cómo habían hecho eso. No le había importado. La muerte lo había liberado.

O al menos eso había pensado.

Jones lo había traído de vuelta cobrándole lo de Tánger. Storm le debía la vida a Jones, y por eso había regresado, supuestamente para una última misión.

Ahora estaba caminando en círculos. Estaba sentado frente a Jones en su oficina en Langley el día después del asesinato del Senador Windslow.

"Te advertí que esto podría complicarse", dijo Jones.

"Sí, pero de alguna manera se te olvidó mencionar el elemento ruso cuando hablamos por primera vez", dijo Storm.

Jones sonrió con picardía. "Debe habérseme escapado de la mente."

Storm lo conocía bien. Nada se escapaba de la mente de Jones.

"Ya que pareces haber pasado por alto esa parte", dijo Storm, "¿por qué no me hablas de los rusos ahora?"

"Tengo una idea mejor", dijo Jones. "Dime lo que has descubierto sobre el secuestro y los rusos."

Así es como Jones jugaba el juego. Hazle una pregunta y te contestará con dos preguntas propias. Hazle dos preguntas y él responderá con una docena más.

"En realidad hubo dos grupos de secuestradores", dijo Storm. "Los secuestradores que realmente secuestraron a Matthew Dull eran ex-oficiales de la KGB".

"¿Y los segundos?"

"Resultaron ser Samantha Toppers y su hermano."

"Es la rubia de baja estatura con las grandes—“, comenzó a decir Jones.

Storm interrumpió. "Sí, Toppers está bastante bien dotada. Ella y su hermano trataron de aprovechar el secuestro enviándoles al Senador Windslow y su esposa notas de rescate a pesar de que no tenían a Dull. Era una estafa muy inteligente".

"Hasta que lo descubriste", dijo Jones.

Era lo más parecido a un cumplido que Jones pudiera dar.

Continuando, Jones dijo: "Por desgracia, no fuiste capaz de salvar a Dull. Los secuestradores reales lo mataron y ahora alguien ha asesinado a un senador de los EEUU".

"Hey, yo no apreté esos gatillos", protestó Storm.

"Es cierto, pero tampoco sabemos por qué ellos los apretaron".

"Los hombres que realmente cometieron estos asesinatos eran profesionales. Mi conjetura es que son asesinos a sueldo. La verdadera pregunta es ¿quién les pagó? Hay dos posibles candidatos: Ivan Petrov y Oleg Barkovsky."

Storm sospechaba que Jones ya sabía de ambos hombres. Jones siempre sabía más de lo que compartía con Storm. Nunca revelaba más de lo que era necesario. Escuchaba y esperaba que sus agentes hicieran su propia investigación, que desarrollaran sus propias ideas, para que llegaran a sus propias conclusiones. Esperaba que Storm encontrara sus propias respuestas. Era la manera de Jones de asegurarse de que ninguna roca quedara sin levantar.

Continuando, Storm dijo, "La Agente especial April Showers del FBI cree Petrov le pagó a Windslow un soborno de seis millones de dólares. Pero en algún punto, Windslow cambió de opinión y no siguió adelante con eso. Fue entonces cuando Petrov lo mandó a matar."

"¿Estás de acuerdo?"

"Estoy seguro de que Windslow aceptó un soborno, pero no estoy seguro de que fuera Petrov quien dio la orden de hacer que lo mataran a él y a Dull. Podría haber sido igual de probable que fuera Barkovsky".

"¿Por qué?"

"Para evitar que el Senador Windslow ayudara a Petrov. El problema es que no sé que querían cualquiera de los dos con el Senador Windslow. Siempre hay un motivo para el asesinato. Hasta que no descubra el motivo, no puedo identificar al asesino."

Jones se inclinó hacia atrás en su silla de oficina, que chirriaba. Había necesitado aceite desde que Storm había conocido a Jones. El jefe de espías de la CIA se pasó la mano derecha por la cara como si estuviera tratando de alejar un problema. Desarrollado como un bulldog y en excelente forma física, especialmente para un hombre en sus tempranos sesenta, Jones era tanto el mentor de Storm y como su tormento. Era el único hombre capaz de traer de vuelta a Storm al mundo de humo y espejos de la CIA.

"El francotirador dejó su rifle en la azotea del edificio de la jefatura de Policía del Congreso", dijo Jones. Se inclinó hacia delante, provocando otro chillido, y sacó una foto de un cajón del escritorio. Se la pasó a Storm.

Storm la inspeccionó y dijo: "Es una fotografía de un rifle de francotirador Dragunov. Modelo militar, no es uno de los más baratos, hay versiones de imitación fabricados en China e Irán a la venta en las afueras de Rusia."

Jones sonrió. "Continua."

"¿Los medios saben que un rifle ruso fue el arma homicida?", preguntó Storm.

"No, pero es sólo cuestión de tiempo. Ya sabes cómo es Washington con respecto a las filtraciones y los secretos."

Storm lo sabía. Cuando llegó a la capital del país, Benjamin Franklin lo había dicho perfectamente más de doscientos años antes: "Tres pueden guardar un secreto, si dos de ellos están muertos."

"A Matthew Dull le dispararon con balas de fabricación rusa", continuó Storm. "Ahora un francotirador dispara a Windslow con un rifle francotirador militar ruso. Los asesinos claramente no están preocupados por cubrir sus huellas.”

"Es por eso que la Casa Blanca está preocupada", dijo Jones. "Al público estadounidense le importa un comino la guerra privada que Petrov y Barkovsky libran entre sí. ¿A quién le importa si un oligarca multibillonario y su ex mejor amigo se matan entre ellos? Pero si se filtra que un estadounidense fue secuestrado y asesinado, y que un senador de los EEUU fue asesinado por uno de ellos, entonces estaremos frente a una maldita tormenta internacional".

"¿Cómo pueden ocultar ese hecho?", preguntó Storm.

"El Presidente llevará a cabo una conferencia de prensa el día de hoy. Va a asegurar al público estadounidense que los ataques no fueron actos de terrorismo. Dirá que el FBI sospecha que el secuestro y los asesinatos se llevaron a cabo por una banda de despiadados criminales del Este de Europa. Pero no habrá ninguna mención de Petrov y ciertamente ninguna del Presidente ruso Barkovsky".

"¿Cuál de los dos es peor?", preguntó Storm retóricamente. "Petrov es un ególatra y Barkovsky es tan efímero como Muammar Gaddafi sin los tacos altos y el rouge".

"La Casa Blanca está más preocupado por Barkovsky. No podemos quedarnos quietos y permitir que un presidente ruso asesine a un senador de los EEUU. Es por eso que tenemos que ser discretos".

"¿Discretos?" repitió Storm. "El Congreso ya está programando audiencias para investigar y los medios se están volviendo locos".

Jones dejó escapar un suspiro. "Sí, va a ser difícil, pero no imposible".

"Contigo, nada lo es", dijo Storm. "Pero tengo curiosidad. ¿Cuánto pasará antes de que alguien se interese en Steve Mason? ¿Cuánto pasará antes de que algún molesto reportero pregunte por qué has metido a un detective privado en el secuestro? ¿Cuánto pasará antes de que alguien descubra que Steve Mason no existe?"

"Lo más inteligente", dijo Jones, "sería que desaparecieras, que volvieras a Wyoming".

"Montana", dijo Storm, corrigiéndole.

Jones se encogió de hombros. "Donde sea. Pero la verdad es que te necesito ahora más que nunca. Necesito a alguien en quien pueda confiar para mantenerse un paso por delante de esta investigación".

"¿Me necesitas porque quieres descubrir la verdad? ¿O me necesitas para ayudarte a enterrar la verdad?"

"Probablemente ambas."

Jones parecía agotado. Las presiones de su trabajo claramente le estaban pasando factura. Su rostro se estaba convirtiendo en un mapa de rutas por las líneas de expresión. No había duda de que Jones habría tenido el pelo totalmente blanco si no estuviera calvo. Por el contrario, Storm aún era irresistiblemente guapo, aunque su cuerpo también mostraba los signos de su pasado. Cinco cicatrices en su abdomen marcaban donde le habían disparado. Había una herida de cuchillo en su espalda, donde le habían acuchillado por detrás. Más recientemente, una bala había pasado rozando su hombro, dejando una fea cicatriz superficial. Por supuesto, las peores heridas habían sido recibidas en Tánger, tanto física como mentalmente.

Una razón por la que Storm había fingido su propia muerte se debía a que silenciosamente había empezado a cuestionar sus propias habilidades después de Tánger. La pareja que le había estado ayudando había sido asesinada a tiros delante de él. Lo habían dado por muerto. Los médicos no podían creer que se recuperara. Pero con su recuperación habían venido las dudas. ¿Había pasado algo por alto? ¿Era de alguna manera culpable? Fue recién después de "muerto", mientras estaba solo en Montana pescando, que consideró otra posibilidad. Alguien le había traicionado. Alguien dentro de la agencia. Había repasado cada detalle de Tánger, una y otra vez, y había llegado a la misma conclusión, cada vez, sin importar cuantas vueltas le diera. Había caído en una trampa. La primera reacción de Storm había sido ponerse en contacto con Jones y buscar venganza. Pero no tenía pruebas. En Montana, él había estado fuera del juego. ¿Cuál era el costo de volver a entrar? Ahora el paisaje había cambiado. Ahora había dejado atrás el zorro en el gallinero. Ahora podría probar su corazonada y exponer al traidor que era el responsable de las cicatrices, tanto físicas como mentales, que él llevaba. Si realmente había un traidor, entonces Storm necesitaba desenmascararlo. Y sólo podría encontrar la verdad, trabajando de adentro hacia afuera.

Jones interrumpió sus pensamientos. "¿Realmente no tienes idea de qué motivos podrían tener Petrov o Barkovsky para querer muerto al Senador Windslow?"

"Las últimas palabras del senador fueron Jedidiah sabe y Midas."

Storm dejó que su respuesta flotara en el aire, pidiendo una explicación.

Pero Jones no lo pescó de inmediato. En su lugar, se sentó en su ruidosa silla y miró fijamente a su joven protegido. Y luego, después de unos incómodos segundos, dijo: "Está bien, estoy de acuerdo. Es hora de que te cuente un poco más. Sólo un puñado de funcionarios gubernamentales en Washington están familiarizados con lo que voy a contarte. El Senador Windslow era uno de ellos y eso le costó la vida. Puede costar tu vida también. Antes de ir más lejos, tengo que preguntar: ¿Quieres correr ese riesgo?”

"Parece que se te olvida", dijo Storm. "Yo ya estoy muerto."
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 5

Mensaje por nato_kine el Lun Sep 24, 2012 10:25 am

Como diez días después finalmente puedo traducir un capítulo más.

CAPÍTULO 5


Jedidiah Jones se acercó a una caja fuerte de la pared con una banda magnética que tenía la palabra "CERRADA" marcada en la puerta de acero reforzado. Jones giró la banda, así que la palabra "ABIERTA" se hizo visible en brillantes letras rojas y marcó una combinación en una pantalla electrónica que a la vez verificaba su huella digital. De la caja fuerte, sacó un grueso sobre rojo que marcaba "PROYECTO MIDAS”. Cerró la puerta de la caja fuerte, giró la banda magnética a "CERRADA" y comprobó dos veces la puerta para asegurarse de que estaba cerrada con traba.

Volviendo a su silla, escribió el nombre de "STEVE MASON" entre comillas en un anotador unido a la parte delantera del archivo de alto secreto. Escribió la fecha, la hora, su propio nombre, y luego señaló que había autorizado a Mason a ver cuatro fotografías del archivo. Las fotos estaban enumeradas MIDAS 001, 002, 003, y 004. Le pidió a Storm que firmara el registro con su seudónimo. Después de que lo hizo, Jones le pasó a Storm tres fotografías pero se quedó con una.

"Dime lo que ves en las fotos", dijo Jones.

Había jugado este juego antes. Después de que Storm había sido reclutado por Clara Strike, Jones le había enviado a un curso de formación en las legendarias instalaciones de la CIA llamada la Granja, en las afueras de Williamsburg, Virginia. Le habían mostrado una fotografía, le pedían que se la devolviera, y luego le preguntaban al respecto. ¿Qué has visto? ¿Por qué eso era tan importante? ¿Qué se te pasó por alto? ¿Qué significa eso? Su experiencia como detective privado le había hecho un experto en ello.

"Las tres fotografías muestran una kilobarra de oro", dijo. "Eso son unos mil gramos de oro o su equivalente de 2,21 libras. Las marcas en la barra dicen que es 99,9% puro, lo que significa que es de alta calidad. Pero la razón de por qué esta barra es tan especial es por el lugar donde se acuñó y para quién."

Jones asintió con la cabeza. "¿Y a quién le pertenece?"

"La impresión en la parte central inferior de la barra muestran un martillo y una hoz, que es el sello usado por la Unión Soviética. Los caracteres cirílicos bajo el sello forman un acrónimo, КПСС, que traducido al Español, representa al Partido Comunista de la Unión Soviética. La barra en la foto fue acuñada específicamente para el Partido y perteneció a su tesorería."

"Es realmente extraño", dijo Jones, "el poco conocimiento que tienen la mayoría de los estadounidenses sobre la Unión Soviética, incluso aunque mientras crecían le decían que se trataba de un imperio malvado y que sus líderes planeaban enterrarlos. Solo la semana pasada, tuve que explicar a un comité del Senado que sólo a un número limitado de rusos se les permitió ingresar en el Partido Comunista durante la Era Soviética y que el Partido tenía su propio tesoro el cual estaba completamente separado de los valores gubernamentales de la Unión Soviética."

Storm no lo interrumpió. Jones tenía una razón para esa lección de historia.

Jones dijo: "No podía creer que senadores de los Estados Unidos no supieran que el Partido Comunista le cobraban cuotas a sus miembros, tal como los sindicatos hacen aquí. El Partido deducía una parte del salario mensual de cada miembro para sus arcas."

Jones dejó de hablar y empezó a tamborilear con el dedo sobre la mesa como si estuviera marcando el tiempo.

Storm conocía la rutina. Ahora era su turno de evaluar.

"Hay otra marca en la fotografía", dijo Storm. "Esta kilobarra está identificada individualmente siendo la número 951.951. La lógica nos dice que esto significa que 951.950 barras de oro idénticas fueron acuñadas antes que esa y que las anteriores 951.950 kilobarras de oro también pertenecían al Partido Comunista, no al Gobierno soviético."

"¿Sabes el precio del oro?", preguntó Jones.

Esa era más que una simple pregunta. Era una prueba. Se esperaba que los agentes de la CIA escogidos para misiones secretas supieran el valor de los metales preciosos. Durante las guerras, las monedas locales carecían de valor. Pero el oro y los diamantes siempre podrían ser usados para comprar información, amigos y suministros.

"Te estás preguntando si todavía sigo las pistas", dijo Storm. "El oro se cotiza hoy a U$S1.770 por cada onza. Eso significa que una barra de un kilo, como la de la fotografía, debería valer cerca de los U$S57.000. Si tienes la suficiente suerte de tener las otras 951.950 barras de kilo que fueron acuñadas antes de esa barra, tú mismo tendrías un considerable pequeño cambio en el bolsillo."

"’Cerca de cinco billones de dólares‘ para ser exactos", dijo Jones.

"No," dijo Storm, corrigiéndolo. "Si quieres ser exacto, tendrías U$S54.124.326.318. Cuando has sido arrestado y hay cobradores golpeando en la puerta de tu oficina, como yo tuve, no haces estimaciones cuando se trata de dinero en efectivo. Cuentas hasta el último centavo."

Eso era algo que Jones siempre había admirado en la operativa de su chico prodigio. Incluso a pesar de que Storm estaba deteriorado cuando Clara Strike lo reclutó, Jones reconoció que Storm tenía una mente veloz y una capacidad asombrosa para recordar los más pequeños detalles, especialmente cuando se trataba de dinero e instrucciones.

"¿Alguna idea sobre de dónde salieron esos cincuenta y cuarto billones de dólares en oro?"

Jones no tiraba muchas boleas. Pero esta era una de ellas.

"Del fallido golpe de Estado ‘Casa de baños’ en 1991."

"Exactamente."

Storm conocía bien la historia. Había sido un momento decisivo en la historia. Un 17 de Agosto de 1991, un sábado, el jefe de la KGB, Vladimir A. Kryuchkov, convocó a cinco altos Oficiales soviéticos a una casa de baños en Moscú para discutir cómo podrían derrocar al Presidente soviético y jefe del partido Mikhail Gorbachov. Kryuchkov a menudo celebraba reuniones en salas de vapor, porque era una forma de poder asegurarse de que sus colegas no estaban grabando secretamente sus conversaciones. Mientras estaban sentados desnudos, decidieron poner a Gorbachov, quien se encontraba de vacaciones en Crimea, bajo arresto domiciliario y luego usar las tropas de la KGB y el Ejército soviético para hacerse con el control de Moscú. Al principio, los intransigentes parecían estar ganando. Pero eso había cambiado cuando los soldados rusos se negaron a disparar contra una enorme multitud de moscovitas reunidos fuera de la Casa Blanca, la casa del parlamento de Rusia. Kryuchkov y los otros fueron arrestados. Sólo después de que estaban en la cárcel, el Kremlin descubrió que la KGB había trasladado secretamente de Moscú varios billones de rublos y metales preciosos que pertenecían al Partido Comunista. No querían que cayera en manos de Gorbachov y otros reformistas por si el golpe fracasaba. Gorbachov, Boris Yeltsin, y todos los presidentes que habían seguido habían buscado los billones perdidos. Pero ninguno de ellos había tenido éxito en encontrarlos. Las historias comenzaron a esparcirse por toda Rusia. Las barras de oro habían sido transportadas por soldados Vympel, las fuerzas especiales de la KGB, a un búnker oculto. Los Vympel se parecían mucho a los equipos SEALs1 de la Armada de los Estados Unidos y eran utilizados por la KGB para misiones clandestinas. La primera vez que se hicieron notar fue en 1979 cuando un equipo de Vympel operativos asesinaron al Presidente de Afganistán, Hafizullah Amin, mientras dormía en su cama dentro del Palacio Tajbeg en Kabul y estando protegido por cerca de quinientos guardias. La leyenda decía que el oficial Vympel encargado de ocultar el oro había asesinado a todos sus hombres y luego había cometido suicidio para que ninguno de ellos estuviera tentado a revelar dónde se habían escondido los billones en lingotes.

1 SEAL = SEa, Air, Land. Traducción: Mar, Aire, Tierra.

"¿Cuándo fue tomada la fotografía?", preguntó Storm. "¿Fue mientras el oro se encontraba todavía en Moscú o después de su desaparición?"

"Ah, acabas hacer la pregunta clave", dijo Jones.

Le pasó la cuarta fotografía, la que él se había quedado, a Storm a través de su escritorio. Mostraba a tres hombres parados juntos. Eran Jedidiah Jones, el Senador Thurston Windslow y el oligarca Oleg Petrov. Estaban sosteniendo la barra de oro que Storm acababa de ver.

"De alguna manera", explicó Jones, "Petrov descubrió dónde estaba oculta la fortuna perdida del Partido. Trajo una barra de oro con él a los EEUU como prueba y se la mostró al Senador Windslow porque él era el jefe del Comité Selecto de Inteligencia de los EEUU. Windslow me trajo a Petrov."

"¿Cómo las encontró?"

Jones alzó las manos con exasperación. "Ojalá lo supiera. Petrov no nos lo diría, pero afirmaba que podría llevarnos a donde estaban escondidos el resto de los lingotes de oro."

"¿Todas las barras de oro?"

"En realidad, Petrov afirmó que el tesoro consistía en un millón de barras de kilo ocultos por la KGB, además de otros metales preciosos. El valor total es de alrededor de sesenta billones de dólares."

"¡Sesenta billones!" repitió Storm. "¿Cómo con B?"

"Sí", dijo Jones. "Ahora, ese sí es un tesoro que vale la pena encontrar, ¿no te parece?"


Última edición por nato_kine el Lun Sep 24, 2012 12:14 pm, editado 1 vez
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 6

Mensaje por nato_kine el Lun Sep 24, 2012 12:14 pm

Seguimos aprovechando el feriado y haciendo tiempo a que comience el 5x01.

CAPÍTULO 6


Jones recogió las cuatro fotografías de Storm y las colocó de nuevo dentro del grueso archivo, que metió de nuevo en su caja fuerte de la pared.

"¿Por qué te pidió ayuda?", dijo Storm. "Petrov es un multibillonario. ¿Por qué no contratar a un ejército privado de mercenarios? Por sesenta billones, podría comprar un país."

"Si sólo fuera así de fácil", contestó Jones. "¿En quién podrías confiar para ayudarte a recuperar sesenta billones en lingotes de oro y metales preciosos? ¿Pistoleros contratados? ¿Mercenarios?"

"Buen punto", dijo Storm. "Recuerdo un caso de detective privado que tuve. Una pareja asesinó a sus padres por cinco grandes en seguros de vida. Imagínate lo que estos tipos harían cuando están en juego sesenta billones."

"Petrov dio a entender que el oro se encuentra en un lugar remoto y difícil de alcanzar. Necesita el tipo de mano de obra y maquinaria que nosotros podemos conseguirle. Y hay otro problema: Petrov no es tan rico como todos han hecho creer. Barkovsky congeló los activos del oligarca ruso después de que se pelearan y huyera de Moscú. Nuestros analistas creen que sólo tiene acceso a unos siete a diez millones."

"Sólo siete o diez millones", gruñó Storm. "Boo-hoo. Me dan ganas de llorar."

"No duran mucho si tienes una finca palaciega en Inglaterra, una mansión Embassy Row aquí en Washington DC, y un yate de billones de dólares varado en el Mediterráneo."

"Entonces, ¿qué hay allí para ti?", preguntó Storm.

"Si lo ayudamos a conseguir los sesenta billones, Petrov lo utilizará para lanzar una insurrección contra el Presidente Barkovsky".

"¿Una guerra?"

"No, pero habría financiado manifestaciones de protesta, sobornado oficiales, plantado nuevas historias, y haciendo que la vida de Barkovsky y su presidencia fueran un infierno viviente."

"¿Deshacerse de Barkovsky vale la pena como para acostarse con Petrov?", preguntó Storm. "¿Por qué no simplemente lo matan si quieren deshacerse de él?"

"Nosotros realmente ya no hacemos eso."

"Seguro que no", dijo Storm con una voz llena de sarcasmo. "¿Eso significa que rechazaste a Petrov?"

"Absolutamente, lo rechazamos", dijo Jones. "Ya no podemos matar a líderes extranjeros y tampoco podemos derrocar a gobiernos extranjeros. El Congreso ha aprobado leyes que nos prohíben específicamente hacer ese tipo de cosas. Estos no son los años 1950 y 1960 cuando se podía poner veneno en uno de los cigarros de Fidel Castro."

"Sí, pero si mal no recuerdo, ese truco del cigarro no funcionó."

"Podría haberlo hecho", dijo Jones. "El pensamiento creativo de nuestra parte. Eso es algo que siempre he admirado. Pero volvamos al oro. Hay otras razones por las que no podemos participar en la búsqueda del oro. Una de las razones es que todavía pertenece al Partido Comunista de la Federación Rusa. A pesar de que la Unión Soviética ya no existe, el Partido Comunista en Rusia todavía lo hace. Es el segundo mayor partido político de esa nación. Todos esos pequeños bastardos comunistas no terminan de desaparecer durante la noche. Según la ley internacional, el dinero todavía les pertenece a ellos.

"Esta es otra razón", dijo Jones. "El presidente Barkovsky ha dejado claro a la Casa Blanca que cualquier cooperación de nuestro gobierno que se extienda a Petrov será visto como un acto de hostilidad contra él y su nación. El hombre puede estar loco, pero todavía tiene el dedo en un enorme arsenal de armas nucleares y la mayoría de ellas nos están apuntando a nosotros. No queremos fomentar el odio paranoico de los EEUU."

"Y finalmente," continuó Jones, "tenemos un problema interno. El día después de que la fotografía de la kilobarra fuera tomada en mi oficina, el embajador ruso realizó una visita no anunciada a la secretaria de Estado y estableció expresamente que cualquier intento por parte de los EEUU de recuperar el oro perdido se consideraría un acto de piratería internacional."

"Tienes una filtración. Alguien le avisó a los rusos."

"Exactamente", dijo Jones. "Barkovsky sabía de nuestra reunión privada en mi oficina, esta oficina, en veinticuatro horas."

"¿Un topo?"

"Sí, pero no creo que el topo esté en nuestro lado. Creo que está en el campo de Petrov. Sólo que no puedo estar seguro."

A pesar de la lista de motivos de Jones, Storm podía leer entre líneas. Claramente, Jones quería ayudar a Petrov, porque Barkovsky era un loco calculador peligroso. ¿Qué mejor manera de deshacerse de él que haciendo que uno de sus antiguos amigos lo derribara? ¿Et tu, Brutus? Usando la propia riqueza del Partido comunista para destruir a un presidente pro-Comunista sólo hacía que el esquema entero fuera más dulce.

"Si no van a ayudar a Petrov", dijo Storm ", ¿entonces por qué me dices sobre el oro?"

"Porque estás muerto, ¿recuerdas? Nadie puede hacerse responsable de las acciones de un hombre muerto, ¿o si?"

"Pero sólo soy un hombre."

Jones le lanzó una mirada astuta y le preguntó: "¿Estás seguro? ¿De verdad crees que eres el único hombre que ha salido fuera del radar? ¿Crees que eres el único hombre que ha desaparecido?"

"Proyecto Midas", dijo Storm, sumando dos más dos. "Ese grueso archivo guardado en tu caja fuerte, tiene los nombres de otros agentes ‘muertos’ como yo, ¿verdad? Quieres que yo y los otros agentes ‘muertos’ ayudemos a Petrov porque nuestro país no puede darse el lujo de dejar atrás huellas dactilares."

"Ni huellas dactilares, ni huellas de pisadas", dijo Jones. "Ninguna huella en absoluto."

Jones sacó un sobre grande de un cajón de la mesa y dijo: "Necesito que vayas a Londres y hables con Petrov. Primero, trata de averiguar quién mató a Windslow y por qué. Segundo, le dirás que he reunido un equipo para ayudarlo. Todo lo que necesitamos saber es dónde está oculto el oro."

Vació el contenido del sobre en su escritorio. "Aquí hay un pasaporte, dinero en efectivo, tarjetas de crédito, un teléfono celular, y billetes de avión. La Agente Showers ha reservado un vuelo a las seis hacia Londres. Ha sido enviada para interrogar a Petrov. Va a ser tu boleto para reunirte con él. Irán juntos. Ya lo he arreglado."

La mente de Storm se arremolinaba. "¿Y que pasa con el topo?"

"Si el topo está en el campo de Petrov, no hay nada que podamos hacer. Sólo ten cuidado."

"¿Y qué si está de nuestro lado, alguien dentro de la agencia?"

"Yo sé quién eres, pero siempre has trabajado en el campo. Nadie más aquí en la sede central te conoce o sabe que aún estás vivo. También he compartimentado el Proyecto Midas."

"¿Eso qué significa?", preguntó Storm.

"Significa que sólo tú y yo sabemos que estás involucrado en él. Eso es todo. Para todos los demás, Derrick Storm sigue siendo un fantasma."

La última vez que Jones había estado tan seguro acerca de una operación encubierta, había enviado a Storm a Tánger. Mira cómo había resultado.

Jones continuó, "Ten cuidado cuando te encuentres con Petrov. Solo porque me haya mostrado el oro no significa que podemos confiar en él. Quiero que averigües lo que puedas sobre el oro, pero también necesito que ayudes a la Agente Showers a resolver el secuestro y los asesinatos. Tal vez la Agente Showers está en lo correcto y Petrov mató a Dull y a Windslow porque el senador había decidido congelar el Proyecto Midas. Tal vez Barkovsky está detrás de los asesinatos porque quería que Windslow dejara de impulsar el Proyecto Midas. O tal vez Windslow estaba tratando de quedarse con un porcentaje mayor de esos sesenta billones del pastel de lo que Petrov quería darle. No confíes en nadie."

"Igual que en los viejos tiempos", dijo Storm.

"Todavía sigo haciendo operaciones encubiertas", dijo Jones, "porque confío sólo en un puñado de personas."

"¿La Agente Showers sabe acerca del oro?", preguntó Storm.

"No. Sólo personas contadas con una mano saben sobre eso, y ella no es uno de esos dedos."

"No le gustará que vaya junto con ella a Londres."

"Ella no tiene voto. Todo ha sido arreglado, aunque tu papel será estrictamente consultivo."

Storm se imaginó la reacción de Showers. Este no era un caso menor. Un senador de los EEUU y su hijastro habían sido asesinados. Ella no quería su interferencia. Era lo suficientemente astuta como para saber que Storm sería los ojos y oídos de Jedidiah Jones. Sospecharía de él.

"¿Armas?", preguntó Storm.

"Ninguna para ti. Vas a viajar con un pasaporte diplomático como Steve Mason. Te presentarás como un oficial de enlace del Departamento de Estado."

"¿Algún repartidor de papeles del Departamento de Estado te dijo que no podía estar armado?"

"No fue un repartidor de papeles. Venía directamente de la secretaria de Estado. Tánger. ¿Recuerdas? Desde ese fiasco, otras agencias han sido reacios a dejar que alguno de nuestros agentes se haga pasar por uno de los suyos, sobre todo si están armados."
Tánger. Incluso en la muerte, seguía persiguiéndolo.

"¿Qué hay sobre la Agente Showers?"

"Nadie se opuso a que ella tuviera un arma", dijo. "También voy a darte una carta personal para Petrov. Él sabrá que es de mi parte."

Jones le dio una mirada penetrante a Storm. "Eres la última pieza que necesitaba para el Proyecto Midas."

"¿Por qué yo?"

"Te lo acabo de decir, confío en muy pocas personas. Sucede que eres uno de ellos. Te estoy confiando que encuentres sesenta billones en oro y no permitas que te corrompa."

"Eso es un montón de oro", dijo Storm.

"Sí, lo es, y si me equivoco confiando en ti, entonces verás lo que es realmente terminar muerto."

Otra capa había sido pelada. Jones le enviaba por un camino peligroso. Y sin embargo, Storm todavía no estaba seguro de que Jones le hubiera dicho todo. Conociendo a Jones, dudaba que lo hubiera hecho. Iba a haber más capas, más sorpresas, más vueltas, más giros, y con sesenta billones de dólares en juego, iba a haber más asesinatos.

De eso, estaba seguro.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 7

Mensaje por nato_kine el Lun Sep 24, 2012 2:17 pm

Último por ahora.

CAPÍTULO 7


Storm tomó asiento en un bar de deportes directamente frente a la Puerta 21 en el Aeropuerto Internacional Dulles de modo que su espalda estaba contra una pared y podía ver todas las entradas y salidas posibles. Se suponía que debía encontrarse con la Agente Showers allí a las 5 PM. Él había llegado a las 4:30 PM. En su línea de trabajo, nunca quiso entrar en una zona fría, incluso aunque fuera simplemente tomar un vuelo a Londres con un agente del FBI.

Acababa de sentarse cuando la Agente Showers entró al bar. Había llegado temprano también. Eso le gustaba. Mientras observaba como escaneaba el salón, recordó lo atractiva que era. Showers llevaba un pantalón de traje gris oscuro con una chaqueta corta que cubría una blusa de seda color blanco en capas sobre una camisola color negro. Estaba impactante.

Showers atravesó cuidadosamente la maraña de sillas y mesas ocupadas por viajeros que estaban aprovechando el dos por uno en tragos de la hora feliz.

"Hola, Srita. Showers", dijo Storm, levantándose cortésmente de su asiento.

Ella sólo llevaba una mochila.

"¿Dónde está su equipaje?", le preguntó. "Nunca he conocido a una mujer que viaje ligero."

"¿Dónde está el suyo?", respondió. Echó un vistazo a una mochila a su lado.

Ambos habían registrado su equipaje por una razón además de la comodidad. No podrían ser capaces de reaccionar rápidamente en caso de una emergencia si estuvieran arrastrando maletas con ellos.

"¿Qué quieres beber, muñeca?" le preguntó una camarera pechugona, que llevaba demasiado maquillaje y medias de rejilla.

"Una cola de dieta, de cualquier marca", dijo Showers.

"Voy a tomar una cerveza. Lo que sea que tengas en barril."

"Gran elección, guapo," dijo guiñándole un ojo.

Mientras se alejaba, Showers dijo: "Solo pidió un trago de lo que sea que tengan en barril y ella felicitó su elección. Debe encantarle cuando las mujeres le coquetean."

"Pero usted no," dijo. Sonaba como una pregunta.

"¿Yo qué? ¿Gustarme qué alguien coquetee con usted? ¿O está diciendo que yo no coqueteo con usted?"

"Ambos."

"No sea ridículo.", dijo. "Esa camarera sólo trabaja con usted por una propina."

"Para estar seguros, le diré que usted pagará la cuenta."

La camarera regresó con las bebidas, sirviéndole a Storm primero. "Aquí tienes, dulce," dijo ella.

Ella dejó caer la bebida cola de Showers sobre una servilleta delante de ella sin hacer comentarios.

"Gracias", dijo Storm, radiante. "Por cierto, mi amiga es quien pagará nuestra cuenta."

"Una novia que le compra bebidas", dijo la camarera. "Ten cuidado, ella podría estar tratando de tener suerte."

"Él no es mi novio", dijo Showers indignada.

"Muy mal por usted", respondió la mesera.

Cuando estuvo fuera del alcance del oído, Showers, dijo, "No le dejaré propina."

Storm parecía petulante. Le gustaba la Agente Showers.

Se puso manos a la obra. "Me he puesto en contacto con Scotland Yard, y enviarán un enlace a nuestro encuentro en Heathrow y nos llevará a la Yarda para una reunión informativa sobre Ivan Petrov."

"Gracias, pero voy a saltarme las presentaciones en el aeropuerto y simplemente la veré más tarde en nuestro hotel. Puede informarme usted."

"¿Yo puedo informarle?", respondió ella, crispada. "Oiga, usted viene como mi acompañante, recuérdelo. No es mi trabajo informarle."

"Tiene razón", dijo Storm, echándole un hueso. "Pero creo que es mejor si me quedo en la sombra."

Ella lo pensó por un momento y dijo: "Probablemente tenga razón. Yo no tengo otra opción que notificarme con Scotland Yard. Es el procedimiento de la agencia cuando un grupo policial visita un gobierno extranjero para interrogar a alguien. Sólo espero que los británicos tengan suficiente sentido común como para mantener la boca cerrada acerca de nuestra llegada."

"Lo dudo", dijo Storm.

"¿Por qué? ¿Por qué son policías?"

"Por supuesto que no. Me encantan los policías, especialmente mujeres en uniforme con porras ", dijo, sonriendo. Ella frunció el ceño.

Él dijo: "Sospecho porque este es un caso de alto perfil e Ivan Petrov es conocido internacionalmente. Su llegada a Inglaterra para interrogar a Petrov será una gran noticia si se filtra una palabra."

"He planteado esa cuestión con mis jefes", dijo. "Pero me aseguraron que la Oficina y Scotland Yard tienen una estrecha relación profesional. En realidad, se me acusó de pensar como alguien que trabajaba para Jedidiah Jones en lugar de como un policía. Capa y espada contra el real trabajo policial."

"Real trabajo policial", repitió él. "Me gustó salió de sus labios."

"No soy una detective privada", dijo, "ni soy una ‘solucionadora’ contratada de Jones. Todavía no estoy segura de quién es realmente o qué está haciendo para Jones, y dudo si va a decírmelo, ¿lo hará?"

"Una deducción hecha por real trabajo policial", respondió, levantando su cerveza en un saludo burlón.

Ella dijo: "Mire, hay algo que debo decirle. Les dije a mis superiores que era un error enviarlo conmigo."

"Me habría sorprendido si no lo hubiera hecho."

"No es nada personal. Usted es un tipo agradable."

"Un tipo agradable, ¿no adorable?"

"La razón por la que dije que no quería que me acompañara es porque es un vaquero. No sigue las reglas y eso significa que no puedo depender de usted. Cuando nos conocimos, cuando el senador Windslow exigió que se lo pusiera en la investigación del secuestro, puse todas mis cartas sobre la mesa. Fui completamente honesta con usted y lo traté como un profesional. Pero usted no puso sus cartas sobre la mesa. No me trata como a una profesional. Me esconde información."

"Tiene razón", dijo Storm. "Le oculto información."

"Por lo menos es honesto acerca de eso", dijo. "Mi punto es: ¿Cómo se supone que trabajaremos juntos si no puedo confiar en usted? No sé con seguridad si está siendo honesto conmigo ahora mismo."

"Entiendo", respondió, "pero yo trabajo todo el tiempo con personas que no me están diciendo la verdad y esconden cosas de mí. Incluso he trabajado con personas que querían matarme."

"Puedo entender eso", dijo ella sin expresión.

"Pero encontrará una manera de superar eso y cumplir la misión."

"¿Cómo? ¿Especialmente si usted no sigue las reglas?"

"No confío en las reglas. Pero confío en mi instinto y lo que me dicen acerca de las personas que trabajan conmigo. Las reglas pueden hacer que te maten."

"Así que puedo romperlas."

"Agente Showers, ¿alguna vez ha tenido una aventura de una noche?", preguntó.

Ella dejó escapar un suspiro. "Estoy tratando de tener una conversación adulta."

"Tal vez no sea la mejor analogía, pero escúchame. Si conoce a alguien en un bar y terminan en la cama, tiene ciertas expectativas, tal vez incluso ciertas demandas, pero no te enamoras de esa persona y no compartes tus secretos más íntimos con ellos, incluso si está haciendo algo muy íntimo. Ni siquiera confías en ellos necesariamente. Solo harás tu trabajo y seguirás adelante. Lo mismo ocurre en el trabajo." Él sonrió, claramente satisfecho con esa explicación.

"Está haciendo girar mi cabeza con su lógica. ¿Eso es para usted una aventura de una noche?", preguntó ella, levantando una ceja. "¿Un trabajo? ¿Y luego sigue adelante?"

Sin esperar a que respondiera, dijo: "Creo que esa es una de las diferencias entre nosotros y por qué yo trabajo en el FBI y usted trabaja para Jedidiah Jones."

"Ahora mi cabeza está dando vueltas", dijo imitándola.

"Cuando estaba en la universidad, un reclutador de la CIA vino a verme. Me dijo que las personas que trabajaban para la Agencia no están obligadas a seguir las leyes de los Estados Unidos cuando viajan al extranjero. Él se jactó de que un empleado de la CIA podía mentir, engañar, robar, irrumpir en apartamentos, e incluso matar. Las reglas no se aplican. Eso es lo que dijo. Ese es el tipo de gente que quería trabajando para él. Personas que pensaran que están por encima de la ley. Gente como usted."

"Él sólo estaba siendo honesto con usted", dijo Storm. "Como mi madre solía decir: 'Tienes que romper algunos huevos para hacer una tortilla." Terminó su cerveza y llamó a la camarera.

"No soy una persona cuyo código moral termina cuando cruzo la frontera de los EEUU.", dijo. "Oh, otra cosa. No tengo aventuras de una noche. Así que no se haga ilusiones, o cualquier otra cosa, durante nuestro viaje."

"Cerca de usted," respondió, "Siempre estoy lleno de esperanza."

"Voy al baño", dijo ella. "Lo veré en el avión."

"No se confunda y entre al baño equivocado", dijo, sonriendo.

"Sólo hago eso cuando tengo que rescatarlo", respondió ella, yéndose.

Él notó que no había dejado propina.

"¿Problemas con su amiga?", preguntó la camarera, volviendo a su mesa.

"Ella es un poco bastante nerviosa".

"Muy flaca, también." La camarera se inclinó mientras le servía otra cerveza, dándole toda una vista a Storm. "Esta corre por cuenta de la casa. Mi nombre es Eva. Ya sabes, la chica que se comió esa sucia manzana. ¿Por qué no pasas de nuevo cuando regreses de donde sea que estés volando?" Ella caminó lentamente, asegurándose de que él tuviera una buena vista.

El agente de la puerta anunció por el intercomunicador que era el momento de abordar el vuelo de Heathrow. Los poseedores de boletos de primera clase debían adelantarse. Clase ejecutiva era el siguiente.

Storm miró su boleto de primera clase. Pero no se movió. No tenía ningún interés en abordar temprano. Si lo hiciera, todos los pasajeros que vinieran después de él verían su rostro mientras se abrían paso lentamente hacia el pasillo, buscando sus asientos y guardando sus equipajes. Storm quería ser el último en un vuelo. Quería sentarse tan cerca de la parte delantera del avión como fuera posible, y quería ser el primero en salir en cada vuelo. De esa manera, podría observar a todos los demás pasajeros y con suerte no llamar la atención.

Cuando parecía que los últimos pasajeros estaban en el pasillo, Storm arrojó una propina de diez dólares sobre la mesa y se acercó a la puerta. No había visto a Showers y tenía curiosidad de por dónde andaba.

"Bienvenido a bordo", dijo el agente, tomando su boleto. "Oh, usted es de primera clase. Podría haber abordado antes."

"Llamaba la naturaleza." se inclinó hacia abajo para atar su zapato, demorándose. ¿Dónde estaba Showers?

Storm oyó el sonido de alguien corriendo hacia él.

"Tengo un boleto." Era una mujer, pero no Showers. Storm notó que tenía un acento ruso distintivo.

"Parece como si tuvieras tres recién llegados", dijo Showers cuando llegó a la puerta.

"Sí", respondió el agente, "y los tres tienen asientos en primera clase. Qué casualidad."

"Sí, por supuesto", dijo Storm.
avatar
nato_kine
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 510
Fecha de inscripción : 16/02/2012
Edad : 32
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Dom Sep 30, 2012 8:07 am

A partir de ahora yo tomo el relevo.

CAPITULO 8

Storm conoció el acento ruso en el instante en que la vio y oyó. Tenía veintitantos años, llevaba zapatos funcionales, pantalones de diseño ceñidos, y un suéter gris oscuro con vuelta baja en el cuello, camisa a rayas gris a cuyo faldón echó una mirada. Tenía un reloj de buceo profesional en su muñeca. No llevaba joyas, pero tenía un cinturón fino de plata alrededor de la cintura que Storm sospechó podría ser un extrangulador eficaz en sus manos de manicura. Estimó que medía metro sesenta y ocho y de 54 kilos. Ella tenía el pelo largo y negro recogido tras una piel bronceada sin manchas. Sus ojos oscuros destacaban perfectamente por unas finas cejas.

Storm sabía que el SVR - sucesor de la KGB Soviética - no creía que las mujeres eran lo bastante emocionalmente estables como para ser entrenadas como operativos. En cambio, el servicio de inteligencia ruso las utilizaba como secretarias, mensajeras, y a veces como prostitutas en operaciones encubiertas. También las enviaban al extranjero como ilegales, dándoles formación improvisada y enviándolas a países enemigos a integrarse en la cultura local y abrirse camino gradualmente hasta posiciones útiles para el espionaje. Pero nunca las utilizaron como soldados Vympel o en destacamentos de protección.

Si Storm estaba en lo correcto, esta mujer no era nativa de Rusia, aunque era originaria de una de las antiguas repúblicas soviéticas cuyos servicios de inteligencia no compartían las directrices machistas de Moscú. Sospechaba que trabajaba para Ivan Petrov.

El vuelo nocturno resultó sin complicaciones. Por desgracia, Storm se encontró sentado al lado de una mujer bastante regordeta de mediana edad que bebió cuatro vasos de Riesling, se quedó dormida al instante, y empezó a roncar con la boca abierta.

En cuanto el avión aterrizó, Storm salió, manteniendo a la vez un ojo en la pasajera rezagada y en Showers. Después de pasar por la aduana e inmigración, se metió en la sede del club Virgin Atlantic de Heathrow, donde utilizó su ordenador portátil en una de las habitaciones privadas para enviar una foto a Langley de la pasajera. Había tomado la fotografía con su teléfono móvil cuando ella se había levantado para ir al baño después de la cena del vuelo trasatlántico. El programa de reconocimiento facial de la agencia la identificaría en menos de un minuto.

Antonija Nad era una ex miembro del Batallón de Operaciones Especiales de los servicios armados de Croacia. El BSD, como se le conocía, se centró en el asalto aerotransportado y el combate tras las líneas enemigas. Fue una de las unidades especiales más respetadas en el mundo. También fue una de las dos únicas fuerzas europeas que permitieron a las mujeres a luchar en unidades especializadas. Hacía un año renunció a la milicia Croata para trabajar para PROTEC, una firma de seguridad con sede en Londres.

Había supuesto correctamente. Ella tenía que trabajar para Petrov.

Storm comprobó la hora. De momento, Showers y Nad habrían salido de Heathrow. Se acercó a los mostradores de alquiler del aeropuerto para conseguir un coche y una hora después se detuvo frente al London Marriott Hotel Park Lane en a Hyde Park. Storm nunca entendió porqué los estadounidenses reservaban habitaciones en hoteles americanos cuando viajaban al extranjero. Era como comer en un McDonalds de París. Pero alguien en el gobierno, que organizaba los pasajes y hoteles, había conseguido habitaciones contiguas.

Como Showers estaba siendo informada por Scotland Yard, no se había registrado. Storm decidió encontrar una habitación en otro lugar. Condujo por el barrio hasta que divisó un acogedor cama-y-desayuno a pocas manzanas del hotel. La anciana propietaria en la recepción antigua dijo que había una habitación disponible, la cual se alquilaba en efectivo. Jones le había advertido que no confiaba en nadie. Estaba siguiendo su consejo.

El apartamento estaba en el segundo piso de lo que era una casa adosada de gama alta de Hyde Park, con habitaciones enormes. Pero eso había sido cuando nunca se ocultaba el sol bajo la bandera del Reino Unido. Desde entonces, el edificio había sido dividido en pequeñas unidades apenas más grande de una cama de matrimonio. Él se había quedado en peores sitios. Estaba limpio y tenía acceso a Internet. Lo mejor de todo, nadie sabía que se alojaba ahí.

Antes de abandonar Langley, Storm había recopilado fotografías tomadas por el FBI de la escena del crimen. Tomando asiento en una mesa de roble de 1850 que estaba enfrentada a la ventana de la calle de su cuarto, revisó las fotos, parando cuando llegó a un lote que había sido tomado en la azotea de la sede de la Policía del Capitolio, donde el francotirador estaba escondido.

El francotirador había utilizado una bolsa de azúcar para apoyar el cañón del fusil Dragunov de 4,4 Kg. La bolsa era un accesorio que nadie consideraría sospechoso si lo veían con él. El Dragunov es un arma que podría ser fácilmente desmontada y escondida en un maletín.

El cañón del Dragunov había sido equipado con un supresor de destello para ayudar a ocultar la ubicación del tirador. Pero no tenía un silenciador. Esto significaba que el francotirador no se había preocupado por el sonido del disparo.

Como todos los profesionales, el asesino sabía que habría dos sonidos reales cuando apretara el gatillo. El sonido de la explosión inicial – la explosión de la boquilla - sería enmascarado por el ruido del tráfico, el ir y venir del tráfico de hora punta alrededor de la sede de los cuarteles generales. El segundo sonido sería la grieta sónica que hace una bala mientras vuela por el aire. La bala crearía una onda sónica detrás de ella, ya que corría hacia adelante. Cualquier persona oyendo la grieta miraría en la misma dirección que la bala, no hacia atrás de donde había venido. No había necesidad de usar el silenciador. Sólo importaba el fogonazo, sobre todo al atardecer.

Storm miró instantáneas del Edificio Dirksen tomadas desde el punto de vista del francotirador. La distancia era de unos 360 metros, o la longitud de cuatro campos de fútbol, el equivalente a 1200 pies. Storm conocía el Dragunov, era el más efectivo entre 600 y 1300 metros, o el equivalente a 1.970 y 4.270 pies, lo que significó que el disparo en realidad había sido hecho mucho más cerca que durante un combate. Habría sido un blanco fácil para un tirador experto.

Dio la vuelta a una foto del Dragunov y examinó el arma. Por lo general, la culata del rifle era de madera con un agujero en su centro para hacer el arma más ligera. Alguien había modificado el rifle de la foto acoplando una más corta, una culata de madera sólida para el rifle. ¿Por qué?

Escondió las fotos, tendido sobre la cama, y usó el mando a distancia para encender un televisor que colgaba del techo. Pasó canales hasta que encontró el noticiero de las veinticuatro horas de la BBC. La agente Showers apareció de pronto en la pantalla con un bobby uniformado en un lado y un hombre identificado como un detective de Scotland Yard en el otro. El locutor dijo:

"El FBI ha enviado a uno de sus agentes a Londres para entrevistarse con el oligarca ruso Ivan Petrov como parte de su investigación sobre el asesinato reciente del senador Thurston Windslow de los Estados Unidos. El senador fue asesinado en su oficina del Capitolio en Washington, DC por un francotirador que sigue en libertad. La agente April Showers, se negó a hacer comentarios, pero fuentes de la BBC dice que el FBI considera a Petrov como una "persona de interés", debido a su estrecha relación con el senador asesinado."

Mientras que él y Showers tenían recelo, alguien en Scotland Yard había avisado a la prensa británica acerca de su llegada. Showers estaba pagando el precio por jugar bajo las normas.



Última edición por qwerty el Jue Nov 22, 2012 5:47 am, editado 1 vez
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Dom Oct 07, 2012 4:36 pm

Este capítulo es el más largo del libro, lo he dividido en dos partes

CAPÍTULO 9-1


El teléfono móvil que Jones le había dado sonó poco después de las 12:00 de Londres, despertándolo de una siesta corta.

"Hemos sido invitados a tomar el té con Ivan Petrov", dijo Showers.

"Debe de haber quedado impresionado con su aparición en la BBC."

"¿Alquilas un auto?", Preguntó ella, ignorando su comentario. "Nos llevará unas dos horas llegar a la hacienda del Duque de Madison a las afueras de Gloucester."

"¿Tus amigos de Scotland Yard no se ofrecieron a llevarnos?"

"¿Vas a restregarme eso todo el día?"

"Probablemente", respondió. "Te veo fuera del hotel en diez minutos".

"Sólo tengo que llamar a tu puerta cuando esté lista", contestó. "Estamos en habitaciones contiguas, ¿verdad?"

"Estoy fuera haciendo turismo. Te recogeré en la entrada principal"

Por un momento, Storm se preguntó si él estaba siendo demasiado paranoico. Tal vez estaba exagerando debido a Tánger. Pero no podía evitarlo. Mientras estuviera en Inglaterra, no podía permitirse el lujo de bajar la guardia. El anciano sentado en un banco en Hyde Park leyendo el Times no estaba realmente leyendo el Times. La mujer de detrás de él en la acera, en realidad no estaba paseando a su perro. "No confíes en nadie", dijo Jones. Era su mantra.

Había alquilado un Vauxhall Insignia porque este coche alemán, el cual era parecido al Regal Buick, en Inglaterra era tan común como un Honda en los EE.UU. No llamaría la atención. Después del debut de Showers en la BBC, por supuesto, su llegada era un secreto a voces.

Showers salía del hotel ataviada con un atractivo traje pantalón gris, llevando una chaqueta ligera y su maletín. Storm había introducido la dirección de la hacienda del Duque de Madison en el GPS del Vauxhall. Miró el espejo retrovisor mientras comenzó a zigzaguear a través de las congestionadas calles de Londres. Finalmente, llegaron a la M-40, la carretera principal que los llevaría al oeste de Gloucester. A unos seis kilómetros fuera de Londres, Storm vio un Mercedes-Benz negro acechando dos coches detrás de ellos.

"¿Qué has averiguado en Scotland Yard?", preguntó.

"Me dijeron que Petrov tenía problemas financieros. Los rusos han congelado la mayor parte de su fortuna en Moscú".

Storm se centró en la vigilancia del Mercedes. Showers leía un informe sobre Petrov. Cuando la voz del GPS avisó que el auto estaba sólo a kilómetro y medio de la salida que los llevaría a la hacienda del Duque de Madison, Storm de repente presionó el freno y llevó el Vauxhall a paso de tortuga. Los conductores enojados pitaron y viró a su alrededor. Al principio, el conductor del Mercedes ralentizó también, pero entonces se dio cuenta que Storm estaba poniéndolo a prueba. Sería obvio que el Mercedes estaba siguiendo el Vauxhall si también se ponía a paso de tortuga.

A medida que el Mercedes aceleró, Showers levantó la vista de sus papeles. "También me di cuenta de ellos, cuando salimos de Londres la primera vez. Buen trabajo".

Las ventanas del Mercedes estaban tintadas, conforme el coche los pasó, Storm hizo el signo de la paz. Tuvo la visión de los ocupantes dándole el dedo. Showers garabateó la matrícula y luego usó su teléfono móvil para introducir la matrícula del coche en una base de datos computerizada del FBI en Washington, DC. El vehículo estaba registrado a nombre de la Embajada de la Federación Rusa en Londres.

"Los Ruskies parece que te siguen donde quiera que vayamos", dijo Storm. "Deben disfrutar viéndote por detrás."

Showers suspiró.

Un minuto después llegaron a la puerta de entrada de la hacienda del Duque de Madison. Dos guardias de seguridad, con insignias bordadas en sus boinas negras que los identificaban como empleados de PROTEC, revisaron sus pasaportes y luego los dejaron pasar.

"¿Te diste cuenta que estaban armados?", preguntó Storm, mientras el Vauxhall rebotaba sobre el empedrado hacia el edificio señorial.

"En Inglaterra los llaman ‘manned guards’", dijo Showers, "y sí, vi las armas."

"Independientemente de cómo los llamen" dijo él, "Los guardias de seguridad no deben estar armados en Gran Bretaña. Tal vez deberíamos llamar a tus amigos de Scotland Yard e informarlos por romper las reglas. "

Ignorando la mofa, Showers contestó: "De acuerdo con mi información, se llega a la mansión a unos 8 kilómetros por este camino. Toda la hacienda se compone de unos 40 km2. La mansión fue construida en 1532 con piedras cortadas de una cantera cercana y fue diseñada para mostrar la vasta riqueza del duque de Madison".

"¿Cómo la perdieron los herederos del duque?", preguntó Storm.

"Malas apuestas como fondo de cobertura y casinos de Londres", replicó ella "Tu tipo de gente".

La mansión de tres pisos apareció a la vista. Un ciervo tallado y el escudo de armas del duque estaban esculpidos en el mármol encima de cada ventana.

Un hombre y una mujer esperaban. Storm reconoció Antonija Nad de su vuelo nocturno.

"Soy Georgi Lebedev", dijo el hombre, tendiéndoles la mano mientras caminaban desde su coche alquilado. "Reconozco a la agente especial April Showers de la BBC".

Showers sonrojó.

"Sí, ella está empezando a hacerse bastante célebre. Supongo que la reina la invite cualquier día de estos ", dijo Storm. Se presentó como Steve Mason del Departamento de Estado.

"Él está aquí sólo como consejero", agregó Showers. "Mira pero no escucha."

Continuó Lebedev: "Esta es la Srta. Antonija Nad, nuestra jefe de seguridad."

"Sí", dijo Storm. "Estábamos en el mismo vuelo desde Washington esta mañana."

"No me di cuenta", dijo Nad.

Ella estaba mintiendo.

"Yo tampoco me di cuenta", imitó Showers.

Ella también estaba mintiendo.

"Siempre me fijo en las mujeres hermosas", añadió Storm.

Él no estaba mintiendo.

Nad dio una leve sonrisa a Storm.

Él se dio cuenta de que llevaba una pistola semiautomática CZ P-01 en una funda en su cinturón. "Pensé que era ilegal para la seguridad privada llevar armas en Inglaterra", dijo él.

"Esto es completamente contrario a la ley", dijo Lebedev, "pero bajo una vieja ley Inglesa, un noble, como un duque, tiene potestad para armar a sus caballeros para la protección de sus tierras y de sus siervos. Obviamente, el Sr. Petrov no es un duque, pero cuando él compró la finca, fuimos capaces de persuadir a los herederos del duque firmar un documento que nos diera permiso para llevar armas mientras estemos en el terreno. Francamente, no estoy seguro si podría pasar el examen legal si alguien se quejara, pero nadie lo ha hecho. "

"¿Significa esto que la Srta. Nad es un caballero?", preguntó Storm, mirando a sus ojos oscuros.

"Esto significa que puedo disparar si es necesario", respondió ella.

Lebedev los llevó a la mansión. Mientras caminaban, Showers dijo: "No me fijé si los oligarcas rusos tienen la práctica de tomar el té Inglés."

"Por favor, no se refiera como un oligarca", dijo Lebedev. "No es un cumplido en Rusia. Y por favor no asuma que porque somos rusos, sólo bebamos vodka".

"No quería ofender", se disculpó Showers.

"Yo prefiero cualquier día, tener un buen tiro de Putinka, que beber té Inglés," se ofreció Storm.

"Ah, está familiarizado con vodkas rusos", dijo Lebedev. "Estoy seguro que podemos encontrar algo de Putinka para ti."

"Sospecho que el gusto del Sr. Petrov va más a la línea de Kauffman" dijo Showers, alardeando.

"En primer lugar mencionáis el vodka más popular de Moscú y luego habláis del más caro. Voy a pedir a uno de nuestros sirvientes que os sirvan una muestra para ver si vuestros paladares emparejan con vuestro conocimiento".

"Nada para mí", dijo Showers. "Cuando estoy trabajando, prefiero algo sin alcohol. Té estará bien"

"Entonces yo beberé sus tiros", añadió Storm.

Atravesaron un comedor enorme y salieron de la casa entrando a un patio ajardinado.

"Vamos a tener lo que los Ingleses llaman té bajo, que es un tentempié en la tarde, que es contrario al té alto", dijo Lebedev ", que es más como una comida."

"No veo al Sr. Petrov", dijo Showers.

"Él va a unirse a nosotros en breve. Por favor, tomen asiento."

Se sentaron en sillas en lados opuestos de una mesa rectangular cubierta con un mantel blanco. El punto de presidencia estaba vacío. Storm se dio cuenta que también tenía una silla más grande que las otras para soportar el contorno de Petrov. Tres hombres vestidos con traje formal llevaban bandejas de plata con fresas frescas bañadas en chocolate, sándwiches de ensalada de huevo, y bollos calientes con crema de Devonshire. Nad y Storm no tomaron nada. Pero Showers y Lebedev probaron las ofrendas. Un cuarto sirviente vertió té para las mujeres, y trajo a la mesa vasos de chupitos para los hombres.


Última edición por qwerty el Jue Nov 22, 2012 5:49 am, editado 2 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por Becky343 el Miér Oct 10, 2012 12:53 am

lo vais a subir a epub?¿
avatar
Becky343
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 28/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Lun Oct 15, 2012 3:14 am

Hola Becky343, supongo que sí, no es complicado pasar los libros a e-pub, pdf o lo que sea. Una vez traducidos el resto es sencillo. Pero primero hay que acabrlos.



A ver... He modificado unas pocas palabras del capítulo 9-1 y hoy dejo el 9-2 por lo que así tenemos el capítulo 9 completo. El libro competo son 13 capítulos y más cortos que este que he acabado. Así que queda poco.


Capítulo 9-2
Ivan Petrov entró en el cobertizo por una puerta lateral de la mansión. "No se levanten", dijo. "Me disculpo por llegar tarde, pero cuando tienes negocios en diferentes franjas horarias, a veces es difícil mantener un horario normal." Él vio los vasos de chupitos.

"Ah," dijo. "Me alegra que nuestros amigos americanos no sean muy rigurosos con la tradición inglesa. Pero me sorprende que no quiera una cerveza importada, el Sr. Mason. "

La referencia a la cerveza mostró que había mandado a Nad una verificación de antecedentes de él. ¿Sospecharía también que su nombre real no era Steve Mason y no era un empleado del Departamento de Estado?

"El Sr. Lebedev ha propuesto un reto " explicó Storm. "Un vaso contiene Kauffman y el otro Putinka".

"Jugaré", dijo Petrov. "Pero primero, ¿es un hombre competitivo?"

"¿Qué está en juego?"

"Soy extremadamente rico y tú, por desgracia, recoges un sueldo del gobierno", se jactó Petrov. "¿Cómo podemos hacer esto justo? Esto es lo que sugiero. Apostaré las libras esterlinas que tengo en mi persona contra las libras que tengas en tu billetera. De esta manera ninguno de nosotros conocerá el verdadero valor del premio hasta que ganemos. Formará parte de la diversión. "

"Está bien", aceptó Storm.

Los dos hombres tomaron el primer tiro de vodka simultáneamente y tragaron el contenido de los cristales de delante de ellos.

Relamiéndose los labios, Petrov dijo: "Creo que el primer vaso fue el Kauffman."

"Estoy de acuerdo", dijo Storm.

Petrov ordenó al criado que vertiera otra ronda.

De nuevo, Petrov fue primero, vació los dos chupitos de crital. "Esta vez, es la segunda copa", dijo.

Storm le siguió. "Y esta vez, me opongo".

Todo el mundo miró al criado. "¿En que copa vertiste el Kauffman?" preguntó Petrov.

Un destello de temor chispeó en los ojos del hombre.

"Vamos, hombre", dijo Petrov. "Sé honesto. No vas a ser despedido. O azotado.", Sonrió. "Dinos que vaso tenía el Kauffman."

"Su invitado es quien ha acertado, señor. Lo vertí en el primer vaso. El segundo era el de Putinka".

Petrov rió. "Y así, amigo, tú ganas." Él metió la mano en la chaqueta de su americana de diseño y sacó una cartera de cuero. "Desafortunadamente", dijo, "nunca llevo dinero. Nada de libras esterlinas, ni dólares americanos, ni rublos rusos. Nada. Mira por ti mismo. "Abrió su billetera, mostrando una docena de tarjetas de crédito de alta gama, pero ni un simple billete. "Esto es porque tengo gente que paga todas mis cuentas cada vez que salgo de la mansión. Es una de las ventajas de ser rico. Nunca tocas metálico. Lo siento, pero no ganas nada".

"Sólo los derechos de fanfarronear", dijo Storm.

"¿Y que pasaría si yo hubiera ganado", preguntó Petrov.

Storm sacó su propia cartera. A diferencia de Petrov, contenía un grueso fajo de billetes.

"Ah, estás de suerte", dijo Petrov, mirando el dinero en efectivo.

"No realmente", contestó Storm. Sacó uno de los billetes. "Nuestra apuesta eran libras esterlinas contra libras esterlinas y todo mi efectivo son dólares estadounidenses. Parece como si cada uno de nosotros estaba tratando de timar al otro".

"Touché", afirmó Petrov. Levantó un tercer vaso de vodka y dijo: "Za vstrechi!"

"Significa ...", dijo Lebedev, comenzando a traducir.

Showers interrumpió. "Por nuestro próximo encuentro".

"Ah, ¿sabes mucho ruso, querida?", Preguntó Petrov.

"Sólo unas pocas palabras. Lo suficiente como para ser peligroso."

"¡Claro!", dijo Petrov.

Storm se dio cuenta que Nad no había tomado nada. "¿No te gusta el vodka o el té?", curioseó. "¿Tal vez un tiro de Rakija?"

"Ahora, esa es una bebida con la que no estoy familiarizado", confesó Lebedev.

"Es popular en Croacia, especialmente en el ejército", explicó Petrov. "Nuestro invitado del Departamento de Estado ha hecho sus deberes".

"La bebida ralentiza las reacciones", puntualizó Nad.

Petrov dijo: "Mi Nad es muy, muy dedicada." Miró su reloj de diamantes "Has venido aquí para preguntarme acerca de mi relación con el senador Thurston Windslow. Al menos eso es lo que la BBC informó hoy."

Él miró a Showers, cuyas mejillas comenzaron a ruborizarse.

Continuando, explicó "Mi abogado, el señor Lebedev, me ha recordado que soy ciudadano británico y puedo reclamar ciertas protecciones. Pero no tengo nada que ocultar, así que estoy dispuesto a responder a sus preguntas."

"Tenemos una condición", avisó Lebedev. "Hoy, el horario del Sr. Petrov es extremadamente agitado, y como saben, el inglés no es nuestra lengua materna. Por lo tanto, nos gustaría que nos dijera en general la información que necesita ahora, y después, esta noche quizás, ¿Podrían enviar sus preguntas por escrito? Mañana podemos reunirnos de nuevo".

Igual que si estuvieran ensayando añadió Petrov: "Les puedo decir esto. Yo no estaba en los Estados Unidos cuando ocurrió esta terrible tragedia. También consideraba al senador Windslow ser un amigo cercano. No tenía absolutamente ninguna razón para desearle a él ni a su familia daño".

"Me gustaría saber más acerca de su relación personal", dijo Showers. "¿Con qué frecuencia se reunían en Washington? ¿Participaste en algún trato financiero? "

Estaba siendo deliberadamente ambigua. Ella no tenía ningún interés en mostrar su jugada.

"En Moscú", dijo Petrov, "Hacemos las preguntas directas cuando queremos respuestas directas. ¿Quieres saber si le pagué un soborno?"

Su franqueza parecía chocante. ¿Pero lo era realmente? Petrov y su abogado habían tenido mucho tiempo para planear su defensa. Mencionar el soborno era claramente parte de su estrategia. Pero ¿con qué fin?

"Han habido rumores", aclaró Showers, "de un pago de seis millones de dólares transferido de su banco de Londres a las Islas Caimán y luego al senador Windslow".

"Hablaremos de esto mañana", prometió Petrov. "Sin embargo, si ese dinero fue retirado de mi banco, no fue autorizado por mí."

"¿Permite a sus empleados transferir seis millones fuera del país sin hablar antes con usted?” Preguntó Storm.

Petrov miró a Lebedev y contestó: "Sólo a uno o dos. Pero la cuestión es que yo indudablemente nunca ofrecí un soborno al senador. Éramos buenos amigos. Y no hay necesidad entre buenos amigos sobornar al otro. Haces favores por amistad, no por dinero."

Petrov hizo una pausa y entonces añadió: "Si quieres, puedo ahorrarte un tiempo considerable mostrando el hombre que cometió los delitos de secuestro y asesinato en su capital. El hombre con las manos ensangrentadas es el presidente ruso Oleg Barkovsky. Él es el criminal que debería investigar, no yo."

"Fijemos una hora para encontrarnos mañana", dijo Lebedev. "Por la mañana, el Sr. Petrov pronunciará un discurso en un mitin estudiantil en Oxford."

"Deberíais asistir", aconsejó Petrov. "Voy a hablar sobre el asesinato de Svetlana Alekseev, la periodista rusa encontrada muerta en el ascensor de su edificio de apartamentos de Moscú el mes pasado. Ella había criticado Barkovsky, y es de conocimiento común que ordenó su asesinato. Justo como él hizo con su senador muerto."

"Si asistis", dijo Lebedev , "Podréis ver por vosotros mismos cuánto es querido el Sr. Petrov por el pueblo británico".

"¿No es peligroso que aparezca en un acto público?", preguntó Storm ", considerando que han habido intentos de matarle aquí en Inglaterra"

"Especialmente", añadió Showers", desde que su equipo de seguridad no puede llevar armas en cualquier lugar fuera de su propiedad."

Petrov respondió: "Tengo plena confianza en la capacidad de la Srta. Nad para mantenerme a salvo. Es una excelente tiradora."

"Además", dijo Petrov: "Yo no voy a dejar que ese miserable bastardo en el Kremlin me impida hablar sobre las atrocidades cometidas contra mis compañeros rusos oprimidos." Se levantó de la mesa y dijo: "Gracias por venir esta tarde. Os dejo para idear los preparativos de mañana".

"Antes de que nos deje", solicitó Storm. "Me gustaría hablar en privado con usted."

Showers le dirigió una mirada sorprendida e irritada.

"Lo siento, pero es imposible. Siempre incluyo al Sr. Lebedev en mis conversaciones privadas".

"Entonces tal vez los tres podamos entrar en la casa principal," ofreció Storm. "Es un asunto del Departamento de Estado, no está relacionado con la investigación del FBI."

"Si usted insiste," dijo Petrov.

"Un momento", increpó Showers. "No estoy del todo segura de lo que mi colega tiene que decir, pero por favor sepan que él no habla por el FBI o el Departamento de Justicia."

"Gracias", dijo Petrov. "Esto es bastante inusual".

Lebedev enfiló tras ellos al igual que Nad, dejando a Showers sola en la mesa. Estaba furiosa.

"¿Realmente necesita un agente de seguridad con usted?", preguntó Storm.

Petrov asintió: "Tiene razón. No tengo nada que temer de nuestro invitado. Por favor, haga compañía a nuestra amiga del FBI en el patio."

Tan pronto como los tres hombres entraron en la casa, Storm sacó un sobre de su bolsillo y se lo ofreció a Petrov.

"Un amigo en común me pidió que le diera una carta personal."

Petrov no hizo ningún esfuerzo para aceptarlo. En su lugar, preguntó con cautela: "¿Y este amigo tiene nombre?"

"Jedidiah".

"Se la puede dar al señor Lebedev", dijo Petrov.

"Prefiero dársela a usted".

"La cogeré", dijo Lebedev, alcanzándola.

Storm la giró a un lado, parando el robo de la misma.

"Jedidiah quería que la cogiera personalmente", dijo a Petrov.

El ruso dudó y luego se la quitó.

Antes de que Storm pudiera decir palabra, Petrov se giró y empezó a alejarse.

"Después de que la leas", dijo Storm. "Podemos hablar del oro."

Petrov se detuvo y miró por encima del hombro.

"Quizás. Después de leerla. Entonces mañana."

"Sólo que esta vez en privado, solos tú y yo", pidió Storm. "Jedidiah cree que podrías tener una fuga en tu organización".

Una mirada de preocupación apareció en la cara de Petrov. "Ya veo, y ¿te identificó esta filtración?"

"No por su nombre", respondió Storm.

Petrov los dejó y Lebedev se quedó solo.

"Os diré a Showers y a ti dónde está vuestro auto", dijo Lebedev abriendo la puerta del patio.

Showers se levantó y Nad fue detrás, Lebedev los guió a través de la mansión hasta su auto alquilado estacionado en el exterior.

"La llamaré por teléfono esta noche, Srta. Showers.", dijo Lebedev. "Quizás pueda enviarnos por fax sus preguntas por escrito. ¿Asistirán a la manifestación por la mañana en Oxford? "

"No me lo perdería."

Tan pronto como Storm y Showers estaban en el Vauxhall, Storm, dijo: "Bueno, creo que fue perfecto".

Showers estaba tan enfadada que no pudo hablar hasta que bajaron los adoquines y salieron por la puerta de entrada. Cuando llegaron a la carretera principal, explotó.

"¡Eres un podrido hijo de puta! Sabía que no podía confiar en ti. ¿Cómo te atreves lanzar esa engañifa? Me avergüenzas. Fuiste tras mi espalda de nuevo. Cada vez que pienso que empiezas a ser un ser humano real, demuestras que estoy equivocada".

"Yo sólo estaba siguiendo órdenes", indicó.

"Oh, así que ahora tú eres el que de repente está siguiendo las reglas. Cuando mejor te conviene. ¿Y qué era toda esa mierda machista con el vodka? Creo que este vaso tiene el primero, oh no, yo creo que era éste. Dios mío, sentí como si estuviera en una vieja película de espionaje."

Él empezó a explicar, pero ella levantó sus manos. "Simplemente no me hables", Advirtió ella. Alcanzó la radio. "Lo último que quiero escuchar es tu voz."



Última edición por qwerty el Jue Nov 22, 2012 5:51 am, editado 1 vez
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por Teresita_yocastle$$NYPD el Lun Oct 15, 2012 4:29 am

como lo puedo descargar cuando lo tengan completo para poder leer tranquilamente Question


gracias por publicar Razz

______________________
Heart Heart Heart Heart CASKETT ALWAYS Heart


Inlove Inlove Inlove Inlove
avatar
Teresita_yocastle$$NYPD
Moderador
Moderador

Mensajes : 5326
Fecha de inscripción : 13/12/2010
Edad : 27
Localización : NY I love you always (Zaragoza)

Ver perfil de usuario http://twitter.com/#!/@siemprecastle

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Mar Oct 16, 2012 10:31 pm

Capítulo 10

Tan pronto como sus invitados se fueron, Georgi Lebedev se apresuró a la amplia biblioteca de la mansión, donde Ivan Petrov estaba sentado detrás de un enorme escritorio tallado a mano leyendo la carta que Jones le había enviado. El director de la CIA había escrito una nota personal en una copia fotográfica que mostraba a Jones, Windslow y Petrov sosteniendo la barra de oro: "Aceptamos su propuesta. El Sr. Mason es mi enviado y se encargará de todos los arreglos."

Lebedev curioseó: "¿Qué escribió Jedidiah? ¿La CIA va a ayudarnos a conseguir el oro? "

"Como sospechábamos, el Sr. Mason no es un enlace del Departamento de Estado", dijo Petrov, eludiendo la pregunta. "¿Nad ha sido capaz de identificarlo?"

"Todavía no. Está tomando las huellas dactilares de los vasos de vodka mientras hablábamos. Debe tener la respuesta en breve. Pero ¿qué pasa con el Sr. Jones y la CIA? ¿Van a ayudarnos? "

Petrov dijo: "Mañana me enteraré de más, pero por hoy, es suficiente para mi decirte que los días de Barkovsky están limitados, y cuando llegue el momento, seré el que ponga una bala en la parte posterior de su cabeza."

"Vyshaya mer" dijo Lebedev, traducido como "el grado más alto de castigo" Era cuando un condenado era llevado a un cuarto, lo arrodillaban, luego un tiro en la parte posterior de la cabeza para que su cara saliese volando y hacerlo irreconocible. Era parte de la tradición estalinista.

"Todavía no me has dicho dónde se encuentra el oro", dijo Lebedev, "y nosotros somos como hermanos, más cercanos que hermanos. ¿Por qué deberías compartir tu secreto con un forastero sólo porque llega con una carta? "

"¿Me tomas por tonto?", preguntó Petrov.

"No, amigo mío."

"Entonces no me trates como a uno", dijo Petrov. "Hablaré con este Sr. Mason mañana, y le contaré un poco, o nada, hasta que sepa lo que ha venido a ofrecernos".

"Yo digo que jodamos a los americanos. Nad te es leal. Deja que ella consiga el oro. Hacer esto por tu propia cuenta."

Petrov dio una palmadita en el hombro Lebedev. "¿Y qué ocurrirá cuando sus contratados guardias leales vean montañas de oro delante de sus ojos? Miles de millones a su alcance. ¿Podrán superar la tentación? Sólo hombres que creen en una causa más grande pueden ser de confianza para recuperar el oro. No puedes comprar el honor o la lealtad. Es por eso que necesito a los americanos. No traicionarán a su propio país".



Última edición por qwerty el Jue Nov 22, 2012 5:52 am, editado 1 vez
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Vie Oct 26, 2012 4:26 am

Capítulo 11


Novo-Ogaryovo (Residencia del presidente)

Moscú, Rusia


Generalmente el presidente Barkovsky comía después de las nueve, hora de Moscú, en compañía de sus amigos más cercanos y una jovencita. Pero esa noche estaba cenando solo viendo a dos hombres sacudiéndose y pateándose en el programa Ultimate Fighting Championship de la televisión por cable en un comedor privado contiguo a su dormitorio. Acababa de terminar unos pirozhki rellenos de carne hervida y cebolla salteada, cuando su jefe de gabinete entró.

"Acabamos de tener noticias de nuestro amigo", dijo Mikhail Sokolov.

Barkovsky indicó sentarse a Sokolov, lo cual él hizo mientras el presidente rellenaba su copa de vino y sirvió otra para su huésped.

"Estos luchadores estadounidenses no son nada", dijo Barkovsky, apuntando a la pantalla del televisor. "Uno de nuestros soldados Vympel podría matar a cualquiera de ellos con un golpe rápido. Si no fuera presidente, me gustaría luchar en el ring y mostrar a estos bastardos americanos de que están hechos los hombres de verdad."

Tomó un largo trago de vino y preguntó: "¿Qué nos tiene que decir nuestro amigo?"

"Petrov tuvo hoy visitas en Inglaterra. Una agente del FBI y un hombre haciéndose pasar por un empleado del Departamento de Estado de EE.UU.".

"¿CIA?"

"Probablemente. Pero no hemos sido capaces de identificarlo."

"¿Y cuál fue el propósito de esta visita?"

"El FBI sospecha de Petrov en el asesinato del senador Windslow".

Barkovsky brindó a su ayudante una amplia sonrisa. "Esto es excelente."

"El hombre de la CIA, sin embargo, pidió hablar en privado con Petrov".

El presidente dejó el tenedor y se limpió los dedos en una servilleta de satén. "¿Y qué tenía que decir este extraño a Petrov?"

"Nuestra fuente no conoce los detalles. Pero era sobre encontrar el oro. "

Sin aviso, Barkovsky aporreó ambos puños sobre la mesa del comedor y lanzó un reproche. "¿Los americanos entienden lo que esto significa?"

"Estoy seguro que la CIA cubrirá sus pasos si le ayudan. No habrán pruebas que podamos usar.”

"¿Cómo es eso posible? ¿No son nuestros oficiales tan inteligentes como los parásitos de Langley? Dile a Londres que debemos identificar este extraño. ¡Ahora! "

Barkovsky dejó escapar un fuerte suspiro. "¿Por qué aún no sabemos dónde está oculto el oro?"

"Petrov se niega decir nada a nadie, ni siquiera a Lebedev, su mejor amigo y consejero. Y nadie sabe cómo encontró donde estaba escondido el tesoro. Nuestro amigo dice que Petrov se va a reunir mañana con la agente del FBI y el extranjero después de hablar en un mitin en Oxford".

"¿Qué mitin?"

"Sobre el asesinato de la periodista".

Barkovsky agitó su mano en el aire, despidiéndose "Que se demuestre - en Oxford. ¿A quién le importa la maldita británica? "

Por un momento no habló. Estaba considerando sus opciones. "Nadie sabe cómo Petrov encontró la localización del oro. Se ha negado decir a nadie dónde está escondido. Pero ahora parece que los americanos podrían ayudarlo a encontrarlo. Esto lo cambia todo. No podemos arriesgarnos a caer en manos de Petrov".

Él se quedó pensativo durante unos instantes más y añadió: "Si matamos a los americanos, simplemente enviarán a alguien más. Eso me deja sólo una opción. Si Petrov no quiere hablar, entonces debe morir. Es mejor que su secreto muera con él que tener a los americanos sabiendo dónde está escondido el oro."

"Han habido atentados contra su vida y todos han fracasado."

Una mirada de suficiencia apareció en el rostro de Barkovsky. "¿Crees que soy tan inepto? Si lo quisiera muerto, él estaría muerto. Esos atentados tenían la finalidad de hacerle compartir su secreto con otra persona en caso de muerte. Pero subestimé su ego. Petrov está dispuesto a irse a la tumba con su secreto. ¡Así que ahora es el momento de permitírselo! "

"Si Petrov muere", dijo Sokolov, "nunca sabrás dónde están ocultos los lingotes."

"Eso no es cierto", respondió Barkovsky. "Si él lo descubrió, también debe haber una manera para saberlo nosotros. Simplemente tomará más tiempo."

"Podríamos secuestrarlo. Podríamos torturarlo".

"Y el mundo me condenaría. Ellos exigirían su liberación. "

"Si lo matas, el mundo también lo sabrá ¿verdad?"

"No, si les doy un chivo expiatorio".

"Pero, ¿quién?"

Barkovsky dijo: "Sus invitados: la agente del FBI que estaba en la BBC. Y el misterioso hombre de la CIA. Parecerán que lo han matado y el mundo los culpará a ellos y a los Estados Unidos".

"¿Y el oro?"

"Mantendremos la búsqueda. Lo que es importante ahora es parar la ayuda de la CIA a Petrov. Envía un escrito a Londres. Queremos a Petrov muerto y queremos que parezca que lo hicieron los americanos."

Barkovsky levantó su copa de vino y la inclinó hacia Solokov. "Por el éxito de las tareas programadas", vitoreó. Era uno de los primeros brindis que ambos hombres aprendieron después de ingresar en el Komsomol, la liga joven Comunista. "Por una bala en la cabeza de Petrov", dijo Barkovsky, levantando su copa para brindar por segunda vez. "Y por una pistola en las manos de los estadounidenses."


Última edición por qwerty el Jue Nov 22, 2012 5:56 am, editado 1 vez
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por Beckett el Sáb Oct 27, 2012 8:55 am

Lo estoy copiando para que cuando lo acabéis lo pueda pasar a Epub y PDF. Lo pondré en el post "general" de los libros.

Lo subo a una cuenta de Mediafire, que es muy fácil de descargar.
avatar
Beckett
As del póker
As del póker

Mensajes : 484
Fecha de inscripción : 12/01/2011
Edad : 26
Localización : Barcelona

Ver perfil de usuario http://piojilloblanco.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Miér Nov 07, 2012 1:03 am

Penúltimo capítulo

Capítulo 12



Londres, Inglaterra


"Voy a presentar una queja formal contra ti tan pronto como llegamos al Marriott", decidió Showers. "No deseo trabajar más tiempo contigo."

"Entiendo por qué estás molesta", dijo Storm con voz comprensiva. "Yo también estaría furioso. Pero perderás el tiempo si te quejas a tus supervisores. Créeme, serás tu quien reciba la llamada a casa de Washington".

"¿Creerte?", Dijo Showers. "Esto es una broma. ¿Y qué te hace tan engreído que piensas que me llamarán a casa? Me enviaron aquí para resolver el asesinato del senador de EE.UU".

"No busques quejas. Esto vino de arriba. "

"¿Arriba de qué?"

"La Casa Blanca".

"Entonces dime lo que tú y Jones estáis haciendo, así podemos trabajar juntos. Me debes mucho."

"Está por encima de tu categoría de salario".

Showers respiró hondo y dijo: "En este momento, querría dispararte".

Él paró frente al Marriott.

"¿Qué hay de la Taser?", Propuso él. "Si eso realmente te hace sentir mejor".

"Sólo tienes arrastrarte al agujero que sea en el que estás durmiendo en Londres", protestó. "Ojalá nunca te hubiera conocido".

En realidad Storm se sintió apenado cuando ella cerró de golpe la puerta del auto y desapareció dentro.

Cuando llegó a su habitación de media pensión, se quitó las huellas dactilares falsas que se había puesto a primera hora de la mañana. Había utilizado su ordenador para descargar una copia de las huellas de otra persona de la base de datos de Langley y las había copiado en material-carne que había cogido de los científicos de la CIA. Cuando la jefa de seguridad de Petrov, Antonija Nad, comprobara el vaso, descubriría la identidad de alguien - alguien que ella ya conocía.

Ella misma.

Su teléfono móvil sonó.

"Alguien estuvo en mi habitación", dijo Showers con exasperación. "Mientras estábamos con Petrov. Pensé que deberías saberlo en caso de que alguien te siguiera y también registrara tu habitación."

"Gracias por preocuparte lo suficiente para llamar".

"Te lo dije, juego bajo las reglas", repitió ella. "Incluso si tú no lo haces."

"¿De dónde estás llamando?"

"Del vestíbulo del Marriott. Asumo que ellos han puesto micros a mi habitación. No he traído nada conmigo para comprobar. Puesto que eres un detective privado y un espía a tiempo parcial pensé que podrías venir a quitarlos. O eso, o tengo que llamar a un equipo de la embajada".

"Voy para allá".

Storm agarró su mochila e hizo el paseo de cinco minutos al hotel a pie. Le hizo señas que saliera del vestíbulo a la calle.

"Caminemos", dijo. "Será más seguro".

Durante quince minutos, cruzaron una serie de calles, a menudo duplicando sus pasos y luego yendo por una ruta diferente. Cuando se convencieron que estaban a salvo, él preguntó: "¿Cómo sabes que alguien estuvo en tu habitación?"

"Dejé documentación sobre el escritorio en un a carpeta de anillas. Eran comunicados de prensa del FBI sobre el asesinato del senador. Puse un centavo en la página seis. "

Era un viejo truco. Cuando el intruso cogió la carpeta, el penique cayó al suelo. Incluso si lo vio, no había manera que supiera de qué página había caído.

"¿Estás segura que la de la limpieza no movió los papeles?"

"¿No me has insultado suficiente por hoy?", Protestó.

"Lo siento."

"He estado pensando mientras caminábamos", dijo ella. "¿Deberíamos quitar los micros o usarlos para dar información falsa? Quienesquiera que sean “ellos”.

Estaba impresionado. Pensaba más como una agente de inteligencia que como una policía.

Él vio que pasaban por un pub. "Entremos y tomemos una copa. Ha sido un día muy largo. Yo pago".

"¿De verdad piensas que invitándome a un trago va a hacerme sentir mejor sobre lo que has hecho hoy? ¿Saltando por encima de mí y yendo tras mis espaldas? "

"Un par de tragos puede ser la única cosa que ayude", dijo. "Además, tengo hambre y sed. Vamos. Lo que sucedió no fue personal. Si hubiera habido una manera mejor de manejarlo, lo habría hecho.”

"Sólo un trago", dijo ella en un suspiro. "Y sólo porque puede servirme".

Era un local corriente con revestimientos de madera oscura y la gente habitual se percató de los extranjeros. Él pidió pescado con patatas y Showers pollo rebozado con semillas de amapola. Le dijo al camarero que les trajeran birras de London Pilsner.

Ella pareció relajarse después de terminarse su primera cerveza.

"¿La primera vez que alguien pone micrófonos a tu habitación de hotel?", preguntó él.

"Nos enseñaron sobre eso en la academia", explicó. "Pero esta es la primera vez".

Levantó su segundo vaso de cerveza y lo repicó contra el de ella. "Bienvenida al lado clandestino”

"Puedo ver por qué disfrutas esto. Es más entretenido que anotar las preguntas para Petrov y enviárselas por fax esta noche. "

"¿Por qué te molesta que le envíe algo? Él no va a admitir que estaba involucrado. Está jugando contigo, tratando de averiguar lo que sabes."

"¿Y qué te hace pensar que no está jugando contigo - en lo que sea que estés haciendo?"

"Oh, estoy seguro que lo hace. Todo el mundo está detrás de algo."

"No espero que Petrov confiese", admitió Showers. "Así no es como se juega el juego. Mi objetivo es conseguir que diga algo que después pueda probar en la corte que era mentira. Entonces podemos acusarlo de mentir a un agente federal y pertenecer a una conspiración criminal"

Storm sacudió la cabeza con incredulidad. "April", dijo tiernamente, llamándola por su nombre de pila, lo cual nunca había hecho antes. "¿Realmente crees que el Departamento de Justicia va a acusar Petrov de un crimen? Tiene amigos influyentes. Es un oligarca. Vive en Londres."

"Sé que piensas que soy ingenua", contestó. "Pero te lo dije antes y lo diré otra vez porque sinceramente lo creo. Nadie es inmune a la justicia. Sí, nuestro sistema está viciado. Sí, es mucho más difícil de llevar a los criminales ricos e influyentes. Pero se puede hacer, siempre y cuando haya gente que crea en nuestro sistema y no se dé por vencida. Mientras luchemos por eso. La verdad finalmente triunfa."

Storm sonrió.

"¿Crees que esto es divertido?" Preguntó ella.

"Oh no, no me estaba riendo de ti. Estaba pensando en cómo las palabras «y la verdad os hará libres" están inscritas en el vestíbulo de la CIA".

"Decir esas palabras y creer en ellas son dos cosas diferentes".

Storm preguntó: "¿Por qué estás tan segura de que la justicia al final triunfa? ¿Quién te enseñó eso: un maestro de escuela dominical, un reverendo?”

De repente, él notó lágrimas en sus ojos. "De hecho, fue mi padre. Él era el hombre más honorable y valiente que he conocido. "

"Lo siento. No era mi intención molestarte. ¿Cómo era él? "

"¿Por qué? ¿Para que puedas hacerle blanco de una broma tonta? "

"No," dijo. "Porque realmente me gustaría saber."

"Mi padre era oficial de Patrulla de Virginia", comenzó. "Yo lo adoraba. Era la niña de papá. Una noche, hizo el alto a dos hombres que estaban hasta arriba de drogas y con exceso de velocidad. Se dio cuenta que algo andaba mal con ellos y entonces oyó a alguien gemir. Hizo que el conductor abriera el maletero y en él había una niña desnuda de diez años. Los hombres la habían seguido desde el supermercado del barrio, la raptaron y ambos la violaron repetidas veces. El pasajero salió del coche con una pistola y disparó a mi padre. Aunque pensó que estaba herido de muerte, se las arregló para matar a los dos. Mi padre murió salvando la vida de esa chica."

"Entonces tu padre fue un hombre valiente".

"Es por eso que decidí entrar en el FBI. La gente como esos dos hombres son monstruos, depredadores. Destruyen a los débiles, los inocentes. Gente como mi padre es todo lo que se interpone entre el pueblo y los depredadores. Ellos son los verdaderos héroes. Ellos ponen sus vidas en la línea de fuego cada día ayudando a los otros."

Storm levantó su copa y dijo: "Un brindis por tu padre" Se dio cuenta que hablaba en serio, así que se unió a él.

Ellos pidieron otra ronda.

"¿Qué hay de tu padre?", Preguntó ella.

"En realidad, esto puede sorprenderte", dijo Storm. "De hecho, sé que lo hará. ¿Estás lista?"

Ella le lanzó una mirada perpleja.

"Mi padre es un agente del FBI jubilado."

"¡Oh, Dios mío!", Exclamó ella.

El dueño del pub apareció en su mesa con dos vasos de chupitos y una botella de whisky. "Vosotros dos sois Yanquis, verdad?" Preguntó con una voz profunda que retumbó en todo el pub.

Storm asintió y dijo el dueño: "Aquí tenemos unas pocas tradiciones. Vosotros los Yanquis estáis siempre en la tele con los dedos apuntando arriba al cielo gritando a pleno pulmón sobre vuestro número uno - cuando ni siquiera sabéis lo que es el fútbol de verdad. Así que cuando llega una pareja Yanky atractiva como vosotros a mi magnífico local, me siento obligado a daros a probar un auténtico whisky Inglés, no como esa meada de caballo que sirven en el Nuevo Mundo.", Se rió sonoramente y también lo hicieron los habituales del pub.

"Ahora", dijo el dueño del pub: "esto de aquí es una botella de whisky destilado en Inglaterra en conmemoración de la boda real del príncipe Guillermo y Catherine, y estaríamos muy agradecidos si os unís en un brindis por la pareja real y sería una gran ofensa si vosotros dos rehusáis."

Él estampó los dos vasos de chupito sobre la mesa y los llenó hasta el borde. También llenó uno para él, y lo izó en el aire.

"¿Beberéis por ellos conmigo?", preguntó, con cordialidad.

"Es lo menos que podemos hacer", dijo Storm ", ya que perdisteis una guerra por nosotros".

El propietario del pub fingió una mirada de enojo y anunció: "Por el príncipe Guillermo y la hermosa Catherine, su esposa"

Storm lo tragó, pero Showers no había levantado su copa.

"¿Qué es esto?", preguntó el dueño.

"Vamos," dijo Storm, animándola.

Ella cogió el vaso y gran sorpresa para él, lo vació con facilidad.

Todo el mundo aplaudió.

"Sería descortés por mi parte, como anfitrión, que abandonéis mi local sin levantar también una copa por su encantadora dama", dijo el dueño mirando a Showers. Volvió a llenar los vasos y rápidamente los levantó. "Por la bella joven, doncella pelirroja aquí sentada que tiene que tener algo de irlandés en ella - a juzgar por sus ojos verdes y piel clara."

Showers sonrió, y los tres bebieron los tiros mientras los otros clientes seguían observando.

"Y ahora", dijo el dueño: "Os voy a dejar solos con una última palabra." Él esbozó una enorme sonrisa y dijo: "Los tragos de whisky son cinco libras por pieza, por lo que estoy añadiendo otras treinta libras a su cuenta. ¡Bienvenidos a Londres, Yanquis!"

La multitud estalló en risas y aplausos cuando el dueño del pub se inclinó y volvió a la barra, donde anunció que ya era hora del karaoke. Un hombre delgado de la barra saltó inmediatamente sobre una pequeña plataforma en la esquina del pub, encendió un karaoke portátil, y comenzó a mutilar, "Lucy in the Sky with Diamonds".

Storm y Showers salieron del pub tres horas más tarde, habían bebido más tiros de whisky enviados sobre los amistosos clientes del pub con admiración de varias realezas Británicas y presidentes Estadounidenses. En un momento dado, Showers se había apoderado del micrófono del karaoke y cantó a pleno pulmón una versión sorprendentemente buena de Lady Gaga "Born This Way", que dejó a la gente clamando por más.

Conforme hicieron el camino hacia el Marriott, se dieron el brazo para apoyarse mutuamente.

"No sabía que eras una fan de Lady Gaga", dijo con admiración.

"Algunas de sus letras son poéticas", respondió "¿Alguna vez has oído alguna de sus canciones?"

"¿Qué tipo de música crees que escucho?", preguntó él.

"Eso es fácil", dijo. "Country Western".

Storm contestó: "No es que sea deshonesto, detesto la realidad. Fue desde uno de los vídeos de Lady Gaga.

Una pasmada Showers comenzó a aplaudir.

Storm llevó un dedo a sus labios. "Mantengamos esto como nuestro secreto."

Cuando llegaron al Marriott, ella dijo: "¿Y dónde está tu escondrijo?"

"¿Me estás preguntando si puedes venir a mi habitación para la última copa?" Dijo esperanzado

"Quizás", respondió ella. "O tal vez sólo estoy interesada dónde va un espía a esconderse".

"Yo no soy un espía, ¿recuerdas? Soy un detective privado".

"¿Es eso cierto? ¿Hay algo que me hayas dicho esta noche de verdad? "

Antes que pudiera responder, llevó un dedo a sus labios "Sólo llévame donde te vas a quedar”.

Cuando llegaron a su habitación, ella se derrumbó sobre la cama doble. El cerró la puerta y echó la llave de la habitación sobre en la mesilla de noche. Ella indicó con un gesto de su mano que se acercase. Él se sentó en el borde de la cama.

"Yo te encuentro razonablemente atractivo". Ella se inclinó y pasó un dedo por su mano.

Él se había acostado con muchas mujeres. Todas habían sido conquistas fáciles. No podía recordar muchas de sus caras. La única que le importaba era Clara Strike. Había sido más que una aventura de una noche. Y ella le había roto el corazón. ¿Cómo se sentía sobre April Showers? ¿Quería otro corazón roto? ¿A dónde podría llevar esto? Cuando terminara su trabajo y encontrara el traidor, él iba a volver a la vida de anonimato.

Ella se irguió y lo besó en los labios. Él le devolvió el beso, intenso y apasionadamente. Siguió con otro beso y sintió el calor que siempre surge cuando un hombre y una mujer se preparan para hacer el amor por primera vez. El absoluto deleite de descubrir un cuerpo nuevo. Explorando cada centímetro de piel. Tocar y ser tocado.

"Si hacemos esto", le susurró ella seductoramente, "Necesito que me hagas un favor. Vi una cafetera en la planta baja. Quiero que vayas a buscarme una taza de café".

"¿Quieres una taza de café?"

"En realidad," dijo ella, "Es una excusa. Una manera educada de sacarte de la habitación porque tengo que hacer pis y prefiero hacerlo en privado. Cosas de mujeres".

Se levantó y se dirigió a la puerta.

Ella se levantó de un salto, y cuando salía de la habitación, le dio una fuerte palmada en el trasero y se rió.

En el momento en que estaba en el pasillo, ella cerró la puerta, pasando el pestillo. Se dio cuenta que había dejado la llave en la mesita de noche.

Él golpeó suavemente la puerta y dijo en voz baja: "Ahora mismo puedo ir abajo y despertar a la propietaria. Ella me dejará de nuevo en mi habitación."

"¿De verdad quieres molestarla a estas horas?", Respondió Showers detrás de la puerta.

Él había pensado que estaba más ebria de lo que claramente estaba. Había sido más lista que él.

Ella contestó: "¡Piensa en el escándalo! Una mujer en tu habitación. Una mujer que ha estado bebiendo. ¿Quién sabe lo que yo podría decir? Incluso podría hacer que viniera la BBC desde que soy tan famosa. ¿Qué les dirías? ¿La reina va a invitarme pronto? "

Con su entrenamiento, tardaría menos de un minuto en forzar la puerta. Pero no quería abalanzarse sobre ella y forzarla.

"Debes dormir en el Marriott", susurró ella. "Si quieres puedes usar mi habitación. Sólo ten cuidado, puede ser que hayan instalado cámaras ocultas así como micrófonos. Estas con el culo al aire y podría terminar en algún sitio de Internet. ¡Buenas noches!"


Última edición por qwerty el Jue Nov 22, 2012 5:59 am, editado 1 vez
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por Beckett el Miér Nov 07, 2012 1:18 am

¡Gracias! Como veo que los libros son cortitos, cuando tenga los 3 me los leeré del tirón! Smile
avatar
Beckett
As del póker
As del póker

Mensajes : 484
Fecha de inscripción : 12/01/2011
Edad : 26
Localización : Barcelona

Ver perfil de usuario http://piojilloblanco.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por aroa_mr el Vie Nov 09, 2012 2:16 am

La traduccion esta genial!! Muchisimas gracias x el trabajazo realizado.... yo no he podido esperar y me lo he leido en ingles!! Porque me ha enganchado muchisimo esta trilogia, que empieza siendo un simple secuestro...

aroa_mr
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 09/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por qwerty el Jue Nov 22, 2012 6:09 am

Capítulo 13



Alguien llamó a su puerta. Ella oyó a Storm preguntar: "¿Estás despierta? Traje el desayuno."

Se enrolló una toalla como túnica y lo dejó pasar dentro.

"Traigo esto de la planta baja", dijo. "Es un desayuno Inglés. Tengo huevos revueltos, salchicha, pudding negro, judias guisadas, y una rebanada de tomate." Movió la bandeja bajo su cara.

Ella de repente sintió náuseas. Y eso lo hizo sonreír.

"Desde que pasé la noche en otra parte", continuó, "Me tomé la libertad de fisgonear tu habitación en el Marriott y agarrar algo de ropa limpia. En esta bolsa del hotel." Dejó caer una bolsa de plástico sobre la cama.

"¿Cómo es que estás tan animado y alegre?", preguntó ella.

"Tuve que tomar una ducha muy fría después de que cerraras la puerta."

"¿Sólo una ducha fría? Me imaginé que ibas a necesitar un par."

"La ducha fue suficiente para bajar mis expectativas."

"Lindo", contestó ella.

"Voy a llenar el auto de combustible", dijo con una imitación de acento británico. "Tenemos que salir dentro en una hora para llegar a la manifestación de protesta. Disfruta de tu desayuno."

Showers estaba incubando la peor resaca que había tenido desde la universidad mientras conducían hacia Oxford. Mantuvo los ojos cerrados bajo sus gafas de sol y luchó contra el impulso de vomitar cada vez que el auto golpeaba contra un bache o badén.

La manifestación anti-Barkovsky se celebraba en los campos de la Oxford University Parks, en el extremo noreste de las treinta y ocho facultades independientes que componían la universidad. Storm aparcó en un camino de tierra cerca del Old Observatory, y caminaron hacia un entarimado que había sido construido específicamente para la protesta. La plataforma se alzaba sólo dos metros por encima del césped y era lo suficientemente grande para un podio y cuatro sillas. Había cerca de un millar de manifestantes se mezclados a su alrededor. Una chica joven les dijo que todo el mundo estaba esperando a Petrov, que llegaba tarde.

Como era su costumbre, Storm inspeccionó la multitud e inmediatamente vio tres hombres que parecían estar fuera de lugar. Ellos eran de Europa del Este sobre la treintena. La mayoría de los otros de la multitud eran estudiantes más jóvenes o profesores más viejos.

"¿Has traído tu Glock?", preguntó Storm.

"Sí," dijo ella. "No tienes que gritar".

"No lo hice".

De todos modos, bajó la voz cuando dijo: "Yo voy a señalar tres hombres. Si mi corazonada es correcta, es posible que tengas que dispararles. Si no puedes hacerlo, dame tu pistola".

"No voy a darte mi arma" dijo ella. "Y no tienes que señalarlos. El hecho que vistan abrigos London Fog, que el sol esté fuera y hace calor los hace destacar. ¿Cómo quieres manejar esto? "

Dos sedán negros Mercedes-Benz S-Clase 600 con lunas tintadas aparecieron por un camino a la derecha del parque, a unos 180 metros de distancia. Cuando hicieron la parada, Petrov y Lebedev se apearon del primer coche. La jefe de Seguridad Nad salió del segundo. Los dos chóferes se rezagaron a la cola del grupo, Petrov y su comitiva comenzaron a caminar hacia el escenario.

"Voy a cortar el paso a Petrov y Nad", dijo. "Mantén un ojo en los hombres."

"¿Crees que Nad y los dos guardias de seguridad están armados?", preguntó Showers.

"Seguro como el infierno, espero."Comenzó su recorrido rodeando la multitud.

Storm había salvado unos seis metros cuando vio dos carritos de golf a toda velocidad detrás de la plataforma. Conducidos por dos estudiantes, los carritos estaban decorados con pancartas anti-Barkovsky y estaban en camino para dar al invitado y sus acompañantes un viaje hacia el escenario. Storm se dio cuenta que le sería imposible llegar a Petrov y su comitiva a tiempo.

Uno de los carritos de golf dejó a Petrov en el escenario. Lebedev y Nad permanecieron detrás del mismo. Los dos guardaespaldas se situaron en el frontal de la plataforma, uno a cada lado.

¡Nad sólo había traído dos hombres con ella! Ambos llevaban insignias de PROTEC en sus cazadoras negras y boinas. Si eran algo buenos, se darían cuenta de los tres intrusos.

Los tres europeos del este se separaron. Uno se colocó directamente en frente del podio del orador. Los otros dos se movieron a izquierda y derecha del entarimado, tomando sitio en línea directa con los dos guardaespaldas PROTEC. Showers estaba a la izquierda de Storm y mantenía un ojo sobre el sospechoso más cercano a ella.

Storm se concentró en el sospechoso de delante del podio. Él sería el responsable de disparar a Petrov. Los otros se encargarían de matar a sus dos guardaespaldas y luego respaldar a su amigo. Storm buscó a Nad y se dio cuenta que ella no estaba estudiando la multitud como debería haber hecho. En cambio, ella estaba mirando a Petrov, quien ahora estaba detrás del atril comenzando su presentación.

La multitud empezó a aplaudir en cuanto Petrov comenzó a hablar.

Moviéndose por otro camino, Storm comenzó a empujar espectadores fuera de su línea. "¡Muévete! Mueve! ", Gritó. Estaba tratando de iniciar tal alboroto que Petrov y sus guardias de seguridad se dieran cuenta. Los dos guardias lo hicieron y poco a poco pasaron la mano bajo sus chaquetas. Nad también lo vio, pero Petrov estaba demasiado preocupado con su discurso como para darse cuenta. "Hey, Petrov!" gritó Storm. El ruso paró a mitad frase.

Todo el mundo estaba mirando a Storm, exceptuando los tres atacantes de abrigos.

Storm gritó: "¡Agáchate!"

El europeo del este que estaba en línea con Petrov exclamó: "¡Traidor!" Y sacó una pistola calibre 45 de debajo de la chaqueta. Comenzó a disparar en el momento que Storm lo placó por detrás. Petrov se tiró en el escenario.

Los dos compañeros del tirador sacaron unas metralletas Heckler & Koch MP5 de debajo de los abrigos y mediante unas ráfagas mataron a los dos guardaespaldas PROTEC.

Antonija Nad corrió por el escenario hacia Petrov, quien tenía sangre saliendo del pecho. El pánico estalló. Algunos manifestantes se tumbaron contra el suelo; otros huyeron en diferentes direcciones, mientras que algunos se quedaron de pie petrificados por el miedo.

Ahora Storm yacía sobre la espalda del matón derribado. Agarró la mano derecha del tirador, sujetando su pistola contra el césped. Pero el asesino era más fuerte de lo que Storm había considerado. Con su mano izquierda libre, el tirador empujó su cuerpo hacia arriba, golpeando a Storm desde la espalda, pero no antes de que Storm fuera capaz de romper el agarre de su pistola.

Los dos hombres se incorporaron del césped para hacerse frente el uno al otro. El tirador buscó bajo el abrigo un puñal militar ruso con el cual trató de apuñalar a Storm. Con un movimiento experto, Storm esquivó la hoja, agarró la mano del atacante, e hizo girar la cuchilla hacia atrás, hundiéndolo en el pecho del hombre. Con un movimiento conocido en la calle como "correr los engranajes", Storm tiró la hoja hacia arriba, luego a un lado, luego al otro y finalmente hacia abajo sobre el estómago de su víctima antes de soltar su empuñadura. El cuerpo inerte del tirador cayó sosegadamente al suelo mientras Storm alcanzaba la pistola perdida del .45 del matón.

Mientras que Storm sometía al primer tirador, Showers sacó su Glock y disparó contra el atacante más cercano a ella. Uno de sus disparos le alcanzó en el cráneo, matándolo instantáneamente. Eso había dejado sólo un asesino con vida, y cuando él oyó el fuego de la pistola de Showers, disparó una ráfaga de su metralleta en su dirección.

Uno de los disparos dio en el blanco, penetrando en su hombro. Su brazo derecho resultó inutilizado, su Glock cayó de su mano mientras agarraba su herida con su mano izquierda y se desplomó en el césped para cubrirse.

Storm disparó contra el hombre armado con el recuperado .45. Rap. Rap. Dos disparos a la cabeza del atacante. Pop. Pop. Otros dos al pecho. Conforme caía, el dedo del pistolero apretó el gatillo de su ametralladora, vaciando al aire y al suelo de su alrededor lo que quedaba de su clip de treinta disparos.

Storm corrió hacia Showers, que luchaba para recuperar el aliento. Él la puso de pie, enfundó su Glock en su cartuchera, y buscó ayuda.

"Aguanta", le pidió.

Durante la refriega, Lebedev se había apropiado de un carrito de golf y condujo hacia uno de los Mercedes. Ahora conducía el sedán hacia ellos a través del parque. Un malherido Petrov estaba siendo ayudado por Nad a salir del entarimado.

Saltando desde el asiento del conductor, Lebedev abrió la puerta trasera de pasajeros y ordenó. "¡Trae aquí a Petrov!"

Nad gritó: "¡Todavía está vivo! ¡Tenemos que llevarlo a un hospital!"

Juntos empujaron enorme cuerpo de Petrov al asiento trasero del sedán.

Con su brazo derecho rodeó la cintura de ella, Storm se apresuró con Showers hacia el Mercedes.

"¡Yo la llevaré también!", Gritó Lebedev.

"Te seguiremos con mi auto", indicó Storm. "Está más cerca".

Lebedev pisó el acelerador levantando hierba y barro de debajo de las ruedas traseras del Mercedes gigante, dejando atrás a Nad y Storm.

Storm corrió al Vauxhall aparcado y todavía estaba abrochándose y arrancando el auto cuando Nad se unió a él en el asiento del pasajero. El Mercedes pronto lo iba a perder de vista mientras conducía hacia el sur en dirección a St. Cross Road.

"Gira a la izquierda", ordenó Nad.

Storm echó un vistazo a la pantalla iluminada del GPS del salpicadero del coche. Downtown Oxford estaba a su derecha. Vaciló, pero entonces vio el Mercedes a su izquierda coronando una colina a menos de kilómetro y medio. También se estaba alejando de Oxford. Lejos del hospital más cercano.

Storm sintió un vacío de temor en el estómago. Pisó el pedal del acelerador, haciendo rugir el motor del Vauxhall. El velocímetro registró 136 kilometros por hora y seguía subiendo.

El Mercedes estaba ahora a 800 metros por delante, y Storm estaba ganando terreno. Sin aviso previo, el sedán negro frenó y se desvió de repente de la carretera principal hacia un camino de tierra. Desapareció en un terreno arbolado.

Storm apretó el pedal más fuerte.

"Reduce la marcha", ordenó Nad.

Dentro del coche inglés, Storm miró a su izquierda y vio que ella había sacado su pistola semiautomática CZ P-01 y ahora estaba apuntando a su pecho.

"Te dije que bajaras el ritmo," dijo ella. "Y gira donde Lebedev salió."

Georgi Lebedev sacó una pistola de debajo de su chaqueta y la puso a la altura de Showers segundos después de aparcar el Mercedes bajo la hilera de árboles.

"Dame tu arma", pidió Lebedev.

Saturada de un intenso dolor y la sosteniendo su herida con su mano izquierda, Showers hizo una mueca y Lebedev se dio cuenta que su brazo derecho estaba inutilizado. Se reclinó sobre el asiento del coche y cogió la Glock de la funda de su cadera derecha.

"¡Es la hora de la verdad!" Gritó a Petrov, quien estaba tendido en el asiento trasero del sedán, gimiendo y agarrándose el abdomen. La sangre salpicó su camisa blanca.

"¿Dónde está el oro escondido?", Reclamó Lebedev.

"Oro", Repitió Showers. "¿Qué oro?"

"¡Cállate!" Ordenó Lebedev.

"Georgi Ivanovich", suplicó Petrov. "¡Llévame al hospital! ¡Me estoy muriendo. "

"Dime dónde está el oro escondido, entonces iremos al hospital."

"Pero somos hermanos", jadeó Petrov. "¿Por qué estás haciendo esto?"

"No, Ivan Sergeyevich", dijo Lebedev. "Yo soy tu perrito faldero. Tú me das las sobras. Pero no más. Nunca más. ¿Dónde está el oro? "

Petrov lo interrumpió con una serie de insultos.

Sin inmutarse, Lebedev disparó la Glock en el asiento del vehículo, cerca de la cabeza de Petrov. El disparo hizo un ruido ensordecedor dentro del sedán, pero no lo suficientemente alto como para ahogar los gritos de Petrov.

"El próximo será en el pie", dijo Lebedev. "Y luego en las pelotas".

"Reduce la velocidad o te pego un tiro", dijo Nad. "Para y gira a la derecha en esa casa de piedra de delante".

La granja abandonada estaba cerca del camino de tierra donde el Mercedes había girado momentos antes.

En lugar de disminuir, Storm pisó el pedal del acelerador contra el suelo.

"Estaba equivocado. Pensé que tú y Lebedev no mostraríais vuestra mano hasta más tarde ", dijo con calma.

"¿Hace cuanto que lo sabes?"

"Cuando vi las recortadas de Dragunov. Habían sido cortadas para una mujer. Pero debería haberlo sabido antes. En el momento en que encontré el disfraz de policía del Capitolio escondido en un cubo de basura fuera del aseo de mujeres, no en el de hombres."

"Has cometido tu último fallo", sentenció Nad. "Más despacio. No puedes girar a esta velocidad. Vas demasiado rápido. "

Ella era hermosa. Él había deseado que fuera algo distinta de lo que era. Pero no lo era y ahora tendría que matarla.

El velocímetro del coche superó los 180 kilómetros.

"¿Traicionaste a Petrov por el oro?", preguntó Showers, luchando por permanecer consciente. El dolor en su hombro era insoportable y estaba perdiendo sangre.

Lebedev respondió: "No sólo por el oro. Sino por amor."

"¡Bastardo!", Sollozó Petrov desde el asiento trasero.

"Cállate", ordenó Lebedev. "He estado informando a Barkovsky de todos tus movimientos durante más de un año. Nad y yo. Hicimos un pacto. Vamos a ser ricos y juntos".

"¿Eres responsable del secuestro en Washington", preguntó Showers. "¿Tuviste algo que ver en el asesinato del senador Windslow? Necesito saberlo si tienes pensado matarme."

"Sí", dijo triunfante Lebedev. "Con la ayuda de Barkovsky, Nad y yo arreglamos todo. Yo quería que los estadounidenses culparan a Petrov. No queríamos que Windslow lo ayudara a encontrar el oro. No queríamos que la CIA confiara en él."

A Showers le sonaron sus palabras como si vinieran de muy lejos. Luchaba para concentrarse.

"Nunca te diré dónde se encuentra el oro, hijo de puta", clamó Petrov desde el asiento trasero.

"Oh ya lo creo que sí, camarada", respondió Lebedev. Disparó la Glock, enviando un balazo al pie de Petrov haciéndolo gritar de dolor.

Con la salida de la vía principal aproximándose, Storm miraba confiadamente a Nad cuando rompió en una sonrisa enorme. "Good-bye. Perra".

Ella le echó una mirada confusa y apretó el agarre de su pistola. Pero ya era demasiado tarde.

Storm tiró del volante del Vauxhall a la derecha, enviando el coche acelerado a través de la vía de circulación que se aproximaba. Sus neumáticos golpearon un pequeño bache del borde del asfalto y el Vauxhall levantó vuelo, alzándose unos pocos metros de altura, dirigido directamente a los antiguos muros de piedra de la granja.

"Esta es tu última oportunidad", gritó Lebedev a un aterrorizado Petrov. "Dime dónde está el oro y te perdonaré la vida. Te llevaré al hospital. Por todos los años que he besado tu pretencioso culo, merezco saberlo. Ahora, dime, o el próximo tiro será en tu entrepierna."

Un derrotado y lloroso Petrov escupió una serie de números.

Lebedev tecleó las coordenadas de longitud y latitud en una aplicación en su teléfono.

"Esta cerca del Valle de las Cinco Cuevas en Uzbekistán" comentó, haciendo que la afirmación sonara como una pregunta.

"Sí", gritó Petrov. "Te lo juro. Ahora, sálvame, mi hermano, me estoy muriendo."

Lebedev apuntó la Glock directamente a la frente de Petrov. "Te creo, mi hermano". "Si hay una cosa que he aprendido gracias a nuestros años juntos, es cuando estás contando la verdad y cuándo mientes. Esta es mi recompensa por limpiarte el culo."

Disparó la Glock desparramando los sesos de su mejor amigo por todo el asiento y luna trasera del sedán.

Satisfecho, volvió su atención en Showers, quien ahora estaba tan débil y mareada que apenas podía comprender lo que estaba sucediendo. Su cuerpo estaba en estado de shock. Sin ayuda de emergencia, moriría.

"Le contaré a la policía que después de la manifestación nos obligasteis a venir aquí a punta de pistola y que disparaste y mataste a mi amigo con tu Glock. No tuve otra elección que matarte con mi propia pistola." Él dejó la Glock en el regazo de Showers y cogió su propia pistola.

"Estás loco", respondió Showers en un hilo de voz. "Nadie te creerá."

"Les contaré que le disparaste en el pie para torturarlo, tratando de hacerle confesar. Les diré que te volviste loca. Será la palabra de amigo más antiguo y querido de Petrov contra una agente muerta del FBI que vino aquí para vengar el asesinato de un senador de los EE.UU. La prensa británica le encantará. "

"Mi compañero", Señaló ella.

"No te preocupes por él. También estará muerto. Nad velará por eso."

Lebedev subió la pistola a la altura de su pecho.

"Adiós, agente especial April Showers", dijo.

Fue en ese preciso momento cuando Lebedev oyó el sonido de una fuerte explosión de fuera del Mercedes y por un momento giró su cara para mirar por la ventanilla del lado del conductor.

El Vauxhall volador se cayó en picado contra el muro de la vieja granja con un estruendo colosal. Se golpeó con tal fuerza que el vehículo parecía a punto de estallar en añicos de vidrios, cromos maltrechos, plásticos retorcidos y metal arrugado. El maletero del sedán voló por los aires en el impacto, y por un momento pareció que el Vauxhall podría dar la vuelta de campana, pero el eje trasero cayó de nuevo en el suelo con un fuerte estruendo. Las llamas, humo y vapor brotaban de debajo del demolido capó delantero.

La zona de deformación del auto, el air-bag y el cinturón del asiento del conductor había salvado la vida de Storm. Pero Nad no habían sido tan afortunada. No se había molestado en ponerse el cinturón de seguridad y Storm había desconectado los air-bags laterales del asiento del copiloto. Nad no se había dado cuenta y eso le había costado la vida.

El impacto la había lanzado desde el asiento del pasajero del coche, proyectándola a través del parabrisas, desgarrando jirones su impecable rostro. Su cabeza golpeó el muro de la granja como un melón lanzado a cien kilómetros por hora. Su cráneo reventó. Su médula espinal había sido dislocada. Su cuerpo destrozado yacía en una posición poco natural retorcido en el suelo cerca del Vauxhall ardiente.

Storm se alejó de los restos y cayó de bruces sobre la hierba. No podía oír de un oído. Tenía sangre goteando de ahí y de su nariz. Su rodilla derecha le daba punzadas. Pero él estaba vivo.

Ordenando sus sentidos, su primer pensamiento fue Showers, y el Mercedes negro aparcado a unos cien metros, bajo un grupo de robles Ingleses.

Al igual que un borracho tambaleante de un bar, trató de mantener el equilibrio mientras lentamente deambulaba hacia el cuerpo de Nad. Vio la pistola a unos ocho metros de distancia, junto al muro de piedra. Llegó y con gran esfuerzo se inclinó y examinó la pistola. Parecía en buen estado.

Debo salvar a April, pensó. Tengo que llegar a ella.

Con una fuerza de voluntad tremenda, luchando contra el intenso dolor que atravesaba sus miembros, Storm comenzó su camino desde la granja hacia el Mercedes aparcado.

Había andado unos cincuenta metros cuando oyó un fuerte estampido.

Era el sonido de disparos.

Y provenían desde el interior del coche aparcado de enfrente a él.


FIN




avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traducción Derrick Storm Nº2 - A RAGING STORM - Completo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.