Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Dom Sep 16, 2012 4:53 am


¡Hola!



Aquí me tenéis de nuevo. Otra vez me picó el gusanillo de escribir. Empecé la historia a principios del verano, pensando que durante las vacaciones, la tendría casi terminada. Ilusa de mí. En vacaciones, entre que me fui de viaje, la playa, las cervecitas y la vida disipada, la abandoné por completo. Hace unos días volví a retomarla. Es una idea que ya usé para otro fic de otra serie, y que se escribió hace mucho tiempo, pero solo la idea general, pues los protagonistas y su modo de vida, son totalmente diferentes unos de otros.

La historia empieza la mañana después, ¡Qué original!, ¿eh?, y es por eso que he querido publicar antes del inicio de la 5ª temporada, no es que lo que yo he escrito se vaya a parecer remotamente a lo que pase en la serie, pero prefiero ponerla ahora. Los primeros capítulos se escribieron en junio, o sea que ni había visto spoilers, ni sneek peeks, ni promos, ni había leído muchas de las estupendas historias que se han publicado este verano. Por eso CUALQUIER PARECIDO CON LA “REALIDAD” DE LA SERIE O LA “REALIDAD” DE OTRAS HISTORIAS ES PURA COINCIDENCIA.

Ahí os dejo el primer capítulo. Intentaré ponerlos cada cuatro o cinco días, pero no prometo nada. No me gusta hacer esperar, pero esto es un entretenimiento y muchas veces, no podemos dedicarle el tiempo que queremos.

No seáis muy duros conmigo, que el ataque de pereza veraniega, creo que me ha oxidado un poco más de la cuenta. Espero que os guste y si no, pues lo siento, se hace lo que se puede.



Capítulo 1:

Como bien dice el refrán después de la tempestad, viene la calma. La luz del sol se colaba a través de las persianas dejando la habitación en una agradable penumbra.

Kate, abrió los ojos, frente a ella el rostro de Castle, apaciblemente dormido. Sonrió al recordar la noche anterior, cuando llegó chorreando al loft y la recibió bastante serio y reacio, y como cambió cuando ella le dijo que solo lo quería a él.

Recordó como lo llevó hasta la habitación y como se besaron, queriendo poner fin a la tensión que había habido entre ellos casi desde el momento en que se conocieron. Como cayeron en la cama entre risas y jadeos y como se amaron con ardor y desenfreno. Los gemidos de placer de ambos se mezclaron con algunos de dolor de ella, que quedaron olvidados por la pasión del momento.

Una vez más calmados, ella no pudo evitar volver a gemir, le preguntó que le había pasado, y ella le contó todo lo que ocurrió en la azotea, donde estuvo a punto de morir de nuevo. Sin decir nada, Rick salió de la cama y se dirigió al baño, saliendo un momento después, con un albornoz marrón puesto y un tubo de pomada antiinflamatoria en la mano. La habitación permanecía iluminada tenuemente por la luz de las mesillas, fuera estaba oscuro y seguía lloviendo torrencialmente. Encendió la luz del techo y le pidió que se descubriese.

Ella no pudo evitar ruborizarse ante el pedido de él, que muy serio le dijo que solo iba a ver esos golpes que le habían dado. Se quitó la sábana y vio el dolor reflejado en los ojos de Castle, que se disculpó por no haber estado con ella y que con el mismo cariño que la había acariciado unos momentos antes y un cuidado infinito, fue extendiendo la pomada por todos y cada uno de los golpes que Maddox le había dado, y que se terminarían convirtiendo en horribles cardenales.

Una vez terminado, volvió a taparla y se dirigió al baño para lavarse las manos, cundo volvió a la habitación, apagó la luz principal, se quitó el albornoz y volvió a la cama junto a ella, preguntándole si quería algo más, a lo que ella le respondió de nuevo que solo lo quería a él, haciéndolo sonreír y dando pie a que empezaran a besarse y terminaran amándose de nuevo, esta vez de manera más dulce y sosegada. Se abrazaron mirándose el uno al otro y estuvieron hablándose flojito hasta que ambos se quedaron dormidos.

Mientras seguía recordando todo lo ocurrido, miraba atentamente las facciones de Castle, pensando en las veces que había fantaseado con acariciarlo, y diciéndose que ahora que tenía la oportunidad no iba a privarse de hacerlo.

Así que con extrema suavidad, empezó a pasar las yemas de los dedos por los párpados, nariz, mejillas y labios de Rick.

Un suave cosquilleo empezó a despertarlo. Abrió los ojos, enfocó la mirada y la vio junto a él acariciándole.

- ¿Es esto real?, ¿Estás aquí de verdad? – le preguntó en un susurro.

- ¿Cómo me preguntas eso después de lo que vivimos anoche? – preguntó con una sonrisa.

- He soñado tanto con este momento, que no sé si será eso, un sueño.

- No es un sueño, Castle – le dijo mientras le daba un suave beso en los labios – estoy aquí de verdad.

- ¿Vas a quedarte? – volvió a preguntar.

- Bueno, tendré que volver a casa a cambiarme de ropa y eso, pero…

- No me refiero a eso…

- ¿Entonces? – preguntó confundida.

- Me refería a si esto es serio, o si ha sido un arrebato momentáneo…

- ¡Castle! – exclamó indignada – como puedes creer que esto es algo de un momento, con lo que me ha costado decidirme, ahora que por fin lo hago, lo pones en duda – terminó de decir poniendo un mohín de disgusto.

- Lo siento – se disculpó dándole un beso en los labios – no soportaría que esto fuese cosa de una sola noche, te quiero demasiado y te necesito conmigo.

- Y contigo estaré – volvió a besarlo – pero ahora tengo que ir al baño.

- De acuerdo – dijo él – mientras, yo prepararé algo de comer.

Se giró y salió de la cama, dándole la espalda y una estupenda visión de su trasero, que mejoró cuando se agachó a coger los calzoncillos, para ponérselos. Kate sonrió pensando que realmente Castle tenía un buen culo, más de una vez se le habían ido los ojos al trasero de su compañero, y ahora comprobaba que sus sospechas eran ciertas. Se puso una camiseta y con una enorme sonrisa le dijo que la esperaba en la cocina.

Se levantó y empezó a buscar su ropa. Encontró las bragas y se las puso, el sujetador también estaba por allí tirado, pero pasó de él, ya se lo pondría cuando fuera a salir, era una prenda que le resultaba de lo más incómoda.

Su ropa estaba en el suelo hecha una bola, arrugada y bastante húmeda aun. Era evidente que no podía ponérsela, así que cogió la camisa que Castle llevaba puesta la noche anterior y se la puso. Le quedaba enorme, casi como un vestido. Se dirigió a la cocina, sin ni siquiera mirarse al espejo, estaba hambrienta.

En la cocina un atareado Castle, preparaba diversos alimentos. Ella sonrió al verlo así. Se volvió al oírla, y le dijo que debido a la hora, estaba preparando un brunch, que se sentara que en seguida le servía.

Le puso por delante un plato con huevos revueltos, jamón, y tostadas, así como un vaso con zumo de naranja. Él se sirvió lo mismo y empezaron a comer, estuvieron hablando sobre lo ocurrido el día anterior, él se volvió a disculpar por no haber estado con ella, que le dijo de nuevo, que no tenía culpa de nada. También le confesó que había dimitido, él casi se atraganta al oírla.

- ¿Has dimitido?, pero ¿Por qué?

- Acabo de explicártelo, ya no me interesa ser policía, quiero estar contigo.

- Puedes seguir siendo policía y estar conmigo. Ambas cosas son compatibles.

- ¿Qué pasa Castle?, ¿acaso solo me quieres si soy policía?

- Me da igual lo que seas, Kate, pero sé lo que siempre te ha gustado tu trabajo, solo quiero que seas feliz, y siempre he creído que eras feliz siendo policía.

- Y lo era, pero anoche por fin me di cuenta de lo que realmente era más importante y por eso estoy aquí, porque tú eres lo más importante.

Él se acercó a besarla, tan absortos estaban que no sintieron el ruido de la llave en la cerradura.

Por su parte Alexis regresaba feliz a casa después de una fantástica noche. Lo había pasado genial, con todos sus compañeros del instituto, además en uno de los locales a los que fueron a bailar, conoció a un chico muy atractivo, llamado Zach, que estudiaba segundo de medicina en la Universidad de Columbia, con el que congenió enseguida y con el que había vuelto a quedar. Llevaba los zapatos de tacón en la mano, abrió la puerta y entró al loft. Ellos seguían besándose ensimismados hasta que escucharon la alegre voz de Alexis, que llamaba a su padre.

- ¡Papá! – no bien acababa de decir esa palabra, cuando los vio.

Su padre en ropa interior y… ¿Becket?, solo vestida con la camisa que él llevaba puesta el día anterior sentados en la barra de la cocina besándose y apartándose el uno del otro sorprendidos por su presencia.

- ¡Hola! – fue lo único que acertó a decir.

- ¡Hola calabaza! – dijo su padre levantándose y acercándose a ella – ¿Qué tal tu noche?

- Parece que no tan bien como la tuya – dijo sin poderlo evitar – ¡Hola inspectora Becket! – la saludó muy formalmente.

- ¡Hola Alexis! – dijo Kate que en ese momento no sabía dónde meterse.

La situación era surrealista, los tres se quedaron mirándose. Rick se vio en la necesidad de decir algo:

- ¡Alexis, esto no es…!

- ¡Por favor papá!, no vayas a decirme que no es lo que parece, que yo no soy tu mujer…

Kate quería que la tragase la tierra, no sabía que hacer, ni que decir. Últimamente su relación con la pelirroja había sido bastante tirante.

Alexis también se sentía incómoda, estaba tan cortada, que quiso decir algo para romper el hielo, pero como no sabía que, soltó lo primero que le pasó por la cabeza, y mirando atentamente a Becket, le preguntó muy seria:

- ¿Qué le ha pasado a tu pelo?

Kate se tocó la cabeza, tenía el pelo revuelto y enmarañado producto de la cantidad de agua que le cayó la noche anterior y lo que había retozado con Castle en la cama.

- Bueno, anoche estuvo lloviendo, y me mojé mucho y luego cuando llegué, nosotros… yo… – balbuceó Kate que nunca se había sentido tan violenta.

- ¡Déjalo! – exclamó Alexis – no quiero saberlo.

- ¿Quieres desayunar, hija? – preguntó Castle, intentando limar asperezas.

- No, gracias, ya desayuné – creo que mejor me voy a dormir estoy cansada.

Y sin decir nada más, se dio la vuelta se dirigió hacia las escaleras, pero antes de subir, se volvió de nuevo y dirigiéndose a Kate le dijo:

- Si quieres puedo dejarte algo de ropa.

- Eso estaría bien – respondió Kate.

- ¿Subes conmigo y te la doy? – le dijo la chica que lo que realmente quería era quedarse un momento a solas con la detective.

- De acuerdo – dijo mirando a Castle.

- Ve con ella – respondió él – yo mientras recojo todo esto.

Subieron las escaleras y cuando llegaron a la habitación de la chica, esta abrió la puerta y la invitó a entrar.

Se dirigió al armario y sacó unos pantalones negros y un jersey y mirándola le preguntó:

- ¿Te parece bien esto?

- Me parece genial, te lo devolveré enseguida.

- No te preocupes, supongo que ahora te veré más a menudo, ¿no?

- Alexis, yo quería… – empezó a disculparse Kate.

- No tienes que explicarme nada – la interrumpió la chica – los dos sois mayorcitos para saber lo que hacéis, solo te voy a pedir un favor…

- Tú dirás…

- No le hagas daño…

- Alexis yo… – Kate quería explicarse pero la volvió a interrumpir.

- Mira Becket, no sé lo que ha pasado entre vosotros, bueno lo de anoche me lo imagino… solo quiero decirte que he visto como mi padre se enamoró de ti casi desde que te conoció. Sé que no es perfecto, que siempre ha sido un mujeriego, pero ha cambiado. Lo he visto sufrir por ti, sobre todo cuando te dispararon y pasaste de él. Por eso te pido que no juegues con sus sentimientos y no lo lastimes más.

- Alexis – dijo la detective conmovida y esperando que la pelirroja no volviera a interrumpirla – anoche pasaron cosas que me hicieron comprender cuanto quiero a tu padre, por eso vine a disculparme y a decirle que lo quiero. Sé que he sido una terca, que lo he tratado mal y que lo he hecho sufrir, pero te prometo que eso se acabó. Me ha costado mucho, pero vine a enmendar mi error y vamos a darnos una oportunidad.

- Espero que así sea… ahora me gustaría acostarme un rato, no he dormido en toda la noche – dijo mientras se dirigía a la puerta del cuarto.

- Claro… y gracias por la ropa.

- No hay de que – dijo cerrando la puerta.

Kate suspiró. No había sido tan malo. Era evidente que tanto Castle como su hija habían sufrido por su culpa. Bajó las escaleras, en el salón estaba sentado Castle, que ya se había vestido y que se levantó al verla.

- ¿Te ha reñido mucho? – le preguntó.

- Solo un poco – sonrió ella.

- Espero que la entiendas, Alexis me ha visto pasarlo mal y además se asustó mucho cuando te dispararon, pensando que me podían haber herido a mí, y…

- No tienes que disculparla, es lógico que se sienta así, te quiere mucho y es normal que se preocupe – dijo y le dio un beso – ¿te importa que me dé una ducha?

- Claro que no, ya sabes donde está el baño – dijo acompañándola hasta el cuarto – Yo te esperaré aquí – y se sentó en la mesa del despacho – a ver si consigo escribir un poco.

Sonrió al ver que Castle había hecho la cama. Puso la ropa que le había dado Alexis encima de esta y se dirigió al baño. Castle tenía una enorme bañera con hidromasaje de lo más tentadora, además de la ducha. Se duchó y se lavó la cabeza, con el champú y el gel de él. Usó el secador que allí había y mirándose al espejo vio que tenía un aspecto más presentable, aunque lo golpes estaban empezando a ponerse morados. Así que volvió a ponerse la pomada antiinflamatoria que estaba allí encima.

Salió envuelta en una toalla marrón, como el albornoz que él se había puesto antes. Alexis no le había dejado ropa interior y como no le apetecía ponerse las mismas bragas, decidió buscar en los cajones de la cómoda a ver que encontraba. Por fin dio con el de la ropa interior y escogió uno de los calzoncillos de Castle. Le estaban un poco grandes pero no le importó, al contrario le gustó ponérselos. Luego se vistió con la ropa de Alexis, volvió a mirar entre los cajones hasta que encontró unos calcetines y se puso las botas.

Salió al despacho con su ropa hecha una bola en la mano.

- ¿Tienes una bolsa por ahí? – le preguntó.

- Claro que si – dijo levantándose y yendo hacia la cocina.

- Te he cogido unos calcetines y unos calzoncillos – le dijo ella – espero que no te importe.

- ¿Importarme detective? – preguntó poniendo carita de interesante – ya veo que no has podido resistirte a mirar en mis cajones, ¿eh?

- Si Castle, hurgar en el cajón de tus calzoncillos ha sido siempre una de mis mayores fantasías, no puedes ni imaginar el placer que me ha dado poder cumplirla – dijo con cierto tono de sorna que él no fue capaz de interpretar.

- ¿De veras? – preguntó ilusionado y totalmente convencido de que así era.

- ¡Castle!, como puedes ser tan iluso – rio ella.

- Vaya y yo que llegué a pensar que fantaseabas conmigo – dijo con voz triste.

- Contigo si – reconoció ella – pero con tus calzoncillos no.

- ¿Y conmigo en calzoncillos? – siguió insistiendo él.

- No te pases anda – respondió risueña.

- ¿Quieres que salgamos a dar un paseo o que vayamos a algún sitio? – preguntó él cambiando de tema.

- Yo iba a ir a mi casa, necesito ropa, y hablar con Lanie – explicó ella – tengo un montón de llamadas perdidas, debió enterarse de lo de ayer y estará preocupada.

- Puedes llamarla desde aquí si quieres – le dijo Castle, que bajo ningún concepto quería que ella se marchase.

- Lo sé, pero prefiero ir a casa.

- ¿Te importa si nos vemos esta noche? – preguntó temeroso, pues no las tenía todas consigo y temía que ella terminara echándose atrás.

- Me molestaría mucho si no nos viéramos – le dijo con una sonrisa que tranquilizó el atribulado corazón de Castle – hablamos luego y vemos que hacemos, ¿de acuerdo? – y se acercó para besarlo.

- De acuerdo – contestó él – pero te voy a extrañar cada minuto que no pases conmigo – y la besó también.

La acompañó hasta la puerta.

- Estaré aquí escribiendo… por si me necesitas.

- Lo tendré en cuenta.

Se despidieron con un apasionado beso y ella se marchó. Nada más irse y Castle ya la echaba de menos, suspiró con resignación y se puso a escribir.

CONTINUARÁ…


Última edición por Cata Castillo el Vie Nov 30, 2012 9:32 am, editado 22 veces

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por LEILAKB el Dom Sep 16, 2012 5:01 am

Que bonito! Sigue pronto Smile

LEILAKB
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 202
Fecha de inscripción : 08/11/2011
Edad : 26
Localización : madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por amnigl el Dom Sep 16, 2012 5:11 am

Querida Cata, bienvenida de nuevo al mundo de los escritores (ja). Siempre he sido admiradora de tus historias y las echaba de menos. Espero que no me defraudes... el comienzo ha sido bastante esperanzador.

amnigl
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 954
Fecha de inscripción : 23/02/2011
Edad : 48
Localización : Córdoba

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Jorja el Dom Sep 16, 2012 5:23 am

Genial! Una historia nueva tuya! Me encantó!!! Espero el próximo cap!

Jorja
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1887
Fecha de inscripción : 12/03/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/jorja07

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Shura-chan el Dom Sep 16, 2012 5:30 am

Muy bonito, siguelo Very Happy Clap

Shura-chan
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 535
Fecha de inscripción : 07/09/2012
Edad : 18
Localización : Por ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Invitado el Dom Sep 16, 2012 5:32 am

La verdad, es que me gusto, pero el hecho de que Alexis la trate de ese modo me parece un poco irreal, porque aunque sea su padre, no es nadie para meterse en esos asuntos, me temo que en la serie será tan solo una conversación privado con Rick Smile

Continúa pronto...Heart

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Jorja el Dom Sep 16, 2012 5:39 am

Skyscraper escribió:La verdad, es que me gusto, pero el hecho de que Alexis la trate de ese modo me parece un poco irreal, porque aunque sea su padre, no es nadie para meterse en esos asuntos, me temo que en la serie será tan solo una conversación privado con Rick Smile

Continúa pronto...Heart

Personalmente pienso que Alexis suele ir a la fuente de los "problemas" de su padre. Es cierto, el asunto es de Kate y Rick, pero ella quiere verlo bien, y por eso creo que Alexis alguna charla "leve" con Kate, poniendo los puntos de vista de cada una. También creo que haya una charla con su padre, donde ella le pregunte "Estas seguro?"... Pero bueno, es solo mi punto de vista Razz

Jorja
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1887
Fecha de inscripción : 12/03/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/jorja07

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Dom Sep 16, 2012 6:11 am

Jorja escribió:
Skyscraper escribió:La verdad, es que me gusto, pero el hecho de que Alexis la trate de ese modo me parece un poco irreal, porque aunque sea su padre, no es nadie para meterse en esos asuntos, me temo que en la serie será tan solo una conversación privado con Rick

Continúa pronto...

Personalmente pienso que Alexis suele ir a la fuente de los "problemas" de su padre. Es cierto, el asunto es de Kate y Rick, pero ella quiere verlo bien, y por eso creo que Alexis alguna charla "leve" con Kate, poniendo los puntos de vista de cada una. También creo que haya una charla con su padre, donde ella le pregunte "Estas seguro?"... Pero bueno, es solo mi punto de vista

La verdad es que no tengo la más remota idea, de como van a plantear en la serie la reacción de Alexis. Tendemos a meternos en los asuntos de los demás, desde el momento que son importantes para nosotros, aunque no debamos hacerlo. Pero como siempre me ha parecido una chica madura y directa (aunque también tenga sus arranques de adolescente) no sé porque me pega que quizás hable con Kate y por supuesto con su padre. Pero ya te digo, a saber que nos tendrán preparado. Me alegra que te guste.

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por castle&beckett..cris el Dom Sep 16, 2012 6:29 am

Sigueeeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por okusak el Dom Sep 16, 2012 6:52 am

Me a gustado el inicio de esta historia. Yo también creo que Alexis intentaría hablar con Kate, aunque fuera de forma muy concisa. No creo que se quedara tranquila si no lo hiciera. Así que su charla con Kate la he visto bien, a sido breve pero directa, diciendo lo justo. Espero que sigas pronto el fic, está interesante. Un saludo!

okusak
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 749
Fecha de inscripción : 03/05/2012
Edad : 26
Localización : Entre la nebulosa Nervitana y el país de nunca jamás.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por May el Dom Sep 16, 2012 7:16 am

Muy bueno el fic Very Happy , espero que en el 5x01 tengan en cuenta el detalle de la ropa mojada y los moratones de Kate como lo estamos teniendo nosotros Very Happy

May
As del póker
As del póker

Mensajes : 350
Fecha de inscripción : 17/01/2012
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://mayrm1.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Libou el Dom Sep 16, 2012 8:21 am

Uiish, que interesante, me muero por encontrarle significado al título así que... Sigue pronto!! Jajaja. Enhorabuena por el fic.

Libou
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 149
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por maria_cs el Dom Sep 16, 2012 9:37 am

me encanta, y tengo Think mucha curiosidad por saber que quiere decir el titulo

maria_cs
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1921
Fecha de inscripción : 24/03/2012
Edad : 23
Localización : Huelva Andalucía

Ver perfil de usuario http://maria-de-la-o6.webnode.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por mery_caskett el Dom Sep 16, 2012 10:28 am

Me ha encantado la escena en que Castle le da la crema antiinflamatoria

cojo sitio en el hilo que me da a mí que esto se va a poner e lo más interesante Wink

mery_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 206
Fecha de inscripción : 03/11/2011
Edad : 28
Localización : Cordillera Cantábrica p'arriba

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Teresita_yocastle$$NYPD el Dom Sep 16, 2012 9:51 pm

Love simplemente perfecto continuaaaaaaaaaaaa Awesome

______________________
Heart Heart Heart Heart CASKETT ALWAYS Heart


Inlove Inlove Inlove Inlove

Teresita_yocastle$$NYPD
Moderador
Moderador

Mensajes : 5327
Fecha de inscripción : 13/12/2010
Edad : 26
Localización : NY I love you always (Zaragoza)

Ver perfil de usuario http://twitter.com/#!/@siemprecastle

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por caskett mola el Lun Sep 17, 2012 8:11 am

Me ha encantado el primer capítulo. Está muy muy bien. Love Love Love

caskett mola
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 874
Fecha de inscripción : 27/01/2011
Edad : 18
Localización : Castlelandia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Lun Sep 17, 2012 8:18 am

Que buena forma de empezar la última semana antes del estreno de la nueva temporada de Castle Smile
Me he pasado a leer tu fic porque nunca había leido nada tuyo y tenía ganas de ver de que iba tu fics y la verdad es que me ha gustado mucho.
No será muy original pero me gusta mucho como lo cuentas, la escena de Alexis, la parte en la que ella utiliza los calzoncillos de él y Castle se pone a elucubrar nuevas ideas, me gusta mucho como lo has empezado y me he quedado con ganas de más.
Espero que puedas continuarlo como dices cada cuatro o cinco días, espero con ganas el siguiente capítulo Wink

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Miér Sep 19, 2012 5:38 am

¡Hola!

Ante todo muchas gracias por pasaros a leer la historia y sobre todo a los que os habéis entretenido en dejar mensaje. Es complicado, con tantas buenas historias que actualmente se están publicando, poder seguirlas todas.

Me alegro de que os haya gustado, y solo decir antes de dejaros el siguiente, que todavía tardaréis un poco en conocer a quien hace referencia el título de la historia. No se me da muy bien eso de poner título a los fics, y este fue el único que se me ocurrió.

Espero que este nuevo capítulo también os guste.

Capítulo 2:

Kate paró un taxi nada más salir del loft de Castle, sacó el móvil del bolso y empezó a contestar mensajes, primero a Ryan, en principio para darle las gracias por salvarle la vida y luego para tranquilizarlo, asegurándole que todo estaba bien entre ellos y que ella también estaba bien, que no se preocupase.

Luego le tocó el turno a Esposito, también le dio las gracias por haber ido con ella sin importarle nada más, se disculpó por el marrón en que lo había metido, y también le pidió que no se preocupase por ella aduciendo que estaba mejor que nunca.

Para cuando le tocó el turno a Lanie, ya había llegado a su casa, así que esperó hasta estar tranquilamente sentada en su sofá para escribir el mensaje. Se disculpó por no haberse puesto en contacto con ella, y también al igual que a sus amigos, le pidió que no se preocupase, le dijo que estaba bien y que ya la llamaría para hablar con ella.

Enseguida recibió un mensaje de contestación de su amiga, que le decía que iba a llamarla y que ni se atreviese a no contestarle. Enseguida le sonó el móvil, dejó que diera un par de llamadas y contestó.

- ¡Hola Lanie! Antes de que me eches la bronca, perdona por no avisarte y…

Su amiga no la dejó seguir.

- Pero, ¿tú sabes lo preocupada que estábamos por ti? – le increpó molesta – viene Javi y me cuenta todo lo que ha pasado, primero que el chico escritor te abandona, luego que casi te matan otra vez, que Gates os ha suspendido, y que encima vas tú y dimites, y luego desapareces del mapa, creímos que te habría pasado algo.

- Lo siento, lo siento, Lanie de verdad, perdona por no avisar, y por no estar pendiente del teléfono, pero necesitaba pensar y estar sola.

- Llegamos a pensar que te habrías emborrachado y estrellado por ahí con el coche, cuando no te localizamos en tu casa, incluso empezamos a llamar a los hospitales, Kate, no vuelvas a hacerme esto nunca más.

- De verdad que lo siento Lanie, pero ya pasó, ya todo está bien.

- ¿Has dejado el cuerpo y dices que todo está bien? – preguntó dudosa – no te creo ¿sabes?

- Pues créetelo, anoche tomé la mejor decisión de mi vida, y puedo asegurarte que estoy feliz.

- ¡Ay, Dios, Kate!, ¿Qué has hecho?, y ¿Dónde estás?

- Tranquila, estoy bien y estoy en casa.

- Pues ni te muevas de ahí, Kate Becket, hoy no tengo clientes, así que estoy ahí en media hora.

- Pero Lanie – protestó Kate – no hace falta que vengas.

- No te hará falta a ti, ingrata – le recriminó su amiga – yo necesito saber que realmente estás bien – y sin más palabras le colgó el teléfono.

Kate suspiró, no iba a tener más remedio que contarle todo a Lanie, era la persona más intuitiva que conocía, y ella estaba más que segura que le iba a notar lo que había pasado con Castle. Y hablando de Castle, se dio cuenta que mientras hablaba con su amiga, le había entrado un mensaje de él, donde le decía lo que ya la echaba de menos. Sonrió al leerlo, ella también lo añoraba. Decidió llamarlo, enseguida le contestó.

- ¿Tú también me echas de menos? – le dijo por todo saludo.

- Mucho, ¿Qué haces?

- Haciendo como que escribo, no puedo dejar de pensar en ti – le dijo mimoso – y tú, ¿Qué haces?

- Esperando al huracán Lanie.

Y le puso al corriente de lo que había pasado con su amiga.

- ¿Te importa si le cuento lo nuestro? – le preguntó indecisa.

- ¿Te importa a ti? – le respondió él, encantado al oírla decir “lo nuestro”

- Supongo que no, es mi amiga, y estoy segura de que lo adivina, aunque no le dijera nada.

- Sabes que yo lo gritaría a los cuatro vientos…

- Si ya sé que si por ti fuera, seríamos portada del New York Times, pero de momento con que lo sepan Lanie y tu familia, me conformo.

- Kate, Alexis acaba de levantarse y quisiera hablar con ella – le dijo Rick que había escuchado a su hija bajar a la cocina y trastear en el frigorífico – te llamo luego y vemos que hacemos esta noche, ¿vale?

- De acuerdo, Lanie también estará al llegar, un beso – le dijo con cierta timidez.

- Otro para ti – respondió él, antes de colgar.

Rick se levantó de su escritorio y se dirigió a la cocina, donde una Alexis en pijama, bebía con avidez un vaso de zumo.

- ¿Descansaste? – le preguntó mientras la besaba en la mejilla.

- Sí, he dormido un rato, ¿ya se fue Becket? – preguntó curiosa.

- Se marchó a su casa, para coger ropa y eso…

- ¿Va a venir esta noche? – le preguntó a su padre.

- La verdad es que aún no hemos pensado que vamos a hacer.

- Invítala a cenar – le dijo su hija con decisión – pero que sea aquí en casa, sigo demasiado cansada para salir.

- ¿Quieres cenar con nosotros? – le preguntó dudoso.

- Pues claro, estoy deseando veros juntos.

- Entonces, ¿no te molesta que esté con ella?

- Si me molestara, ¿la dejarías?

- ¿Quieres que la deje? – preguntó alarmado.

- Eres tu quien tiene que tomar tus propias decisiones, ya eres mayorcito.

Rick no pudo evitar suspirar de puro alivio.

- ¿Papá?

- Dime hija.

- ¿Eres feliz?

- Inmensamente.

- Pues si eres feliz, a mí me basta con eso, aunque no me importaría que me contases como pasó todo.

- ¿Todo? – preguntó asustado.

- Solo las partes aptas para oídos de hijas – le respondió a su padre con una sonrisa.

Rick invitó a su hija a que lo acompañara a sentarse en el sofá y se dispuso a contarle como llegó Kate a la casa la noche anterior.

- Menuda sorpresa te llevarías cuando apareció por aquí, ¿eh? – lo interrumpió su hija a mitad del relato – tanto tiempo babeando por ella y ¡zas! Va y se aparece de repente.

- Un poquito de respeto por tu padre no estaría de más, ¿sabes?

- Si yo te respeto mucho papá, pero llevas babeando por la inspectora Becket desde que la conociste.

- Es cierto – dijo él con resignación, todo el mundo lo había notado menos ella.

Le siguió contando a su hija, hasta que esta lo interrumpió de nuevo.

- ¿Becket ha dimitido? – preguntó una asombrada Alexis.

- Eso parece, pero creo que será mejor esperar a que pasen unos días y que digiera todo lo que ha pasado.

- ¡Vaya, pues sí que le ha dado fuerte! – y mirando a su padre – me alegraría mucho saber que los dos estáis lejos del peligro, pero hasta que no sea seguro lo de la dimisión de Becket, no voy a alegrarme por ello, siento ser desconfiada, pero no me la imagino de otra cosa que no sea poli.

- ¿Sabes que yo también? – coincidió con ella su padre – pero habrá que esperar a ver que pasa.

- Solo prométeme que cuando volváis a la comisaría seréis muy cuidadosos, los dos – y ahora subo a ducharme y a hablar por teléfono – y levantándose le dio un beso a su padre y se dirigió a las escaleras.

En casa de Kate, Lanie ya había llegado e interrogaba a su amiga como si de un tercer grado se tratase.

- Por favor Lanie, solo te falta apuntarme con un foco de luz a los ojos y amenazarme con torturarme.

- No me des ideas, Kate, no me des ideas.

- Solo ha sido una noche, hemos pasado días, que digo días, semanas, sin saber la una de la otra, y no te has preocupado tanto – dijo Kate exasperada.

- Fue por las circunstancias en que desapareciste, una no está a punto de morir y dimite todos los días – dijo su amiga molesta – y ahora ¿vas a decirme donde te escondiste anoche?... y no me digas que con tu padre, que ya sé que está fuera de la ciudad.

- ¡Está bien! – dijo con resignación – pero prométeme que no vas a decirle nada a nadie, ni siquiera a Javi.

- ¿Y que tengo yo que ver con Javi? – intentó disimular la forense – él solo me llamó porque estaba preocupado y pensó que estarías conmigo.

Kate la miró con cara de incredulidad.

- No me mires así y cuenta… y si, no le voy a contar nada a nadie.

- Estuve en casa de Castle.

- Javi me dijo que Castle no estuvo con vosotros y que ya no estaba en el equipo. ¿Qué ocurrió Kate?

Dando un suspiro, empezó a contarle a su amiga todo lo ocurrido en los últimos días, e incluso le contó la declaración de amor por parte de Castle cuando le dispararon.

- ¿El chico escritor te dijo que te quería y tú lo ignoraste durante todo ese tiempo? – la interrumpió.

- Sí, pero tenía mis razones…

Y le siguió contando, que no estaba preparada, y todo el resto de la historia hasta que acabó la noche anterior en casa del escritor suplicándole perdón, y diciéndole que lo quería.

- Entonces, ¿ya? – le preguntó ansiosa.

- Ya, ¿Qué? – preguntó Kate.

- Hija que lenta eres a veces para algunas cosas, que si ya te has acostado con él.

- ¿Importaría eso mucho? – dijo haciéndose la interesante.

- ¿Qué si importaría? – preguntó Lanie con exasperación – ¿tú qué crees guapa?, ¿Cuántos años lleváis reprimiéndoos?... ¿mil?

- Pues si Lanie, para tu absoluta tranquilidad, Castle y yo nos acostamos anoche – dijo Kate.

- ¡Bieeeeeennnn, gracias Dios! – gritó Lanie levantando las manos hacia el cielo y asustándola – ya era hora, ¿Cuántas veces lo hicisteis?, ¿qué tal estuvo?, y lo más importante, ¿Está bien dotado?, ¡Ah! y, ¿Cómo es ese culo al natural?

- No voy a contarte eso – protestó – forma parte de mi intimidad.

- O me lo cuentas, o le cuento todo, a todo el mundo.

- No serias capaz.

- ¿Qué no?, no me pongas a prueba, además me lo debes.

- ¿Qué te lo debo?

- Si, por el susto de anoche, venga desembucha.

- De acuerdo, dos, fue maravilloso, extraordinariamente bien y espectacular.

- Lo sabía – gritó su amiga abrazándola – me alegro, Kate, me alegro mucho, ya era hora que te decidieras a vivir tu vida.

- Gracias Lanie, la verdad es que me siento muy bien, estoy feliz.

- ¿Y la comisaría?, ¿No vas a volver?, ¿Qué vas a hacer ahora?

- Voy a vivir Lanie, voy a disfrutar de estar con Castle y no, no voy a volver, ya lo sabes, he dimitido. De momento voy a descansar y ya veré que es lo que hago con mi vida.

- Muy bien, te lo mereces amiga, vas a ser muy feliz. Y ahora que ya he satisfecho mi curiosidad, debo volver al trabajo – le dijo su amiga – seguimos en contacto.

Y tal como había venido, se fue.

- ¡Uf! – se dijo Kate agotada – prueba superada.

Cogió el teléfono para llamarlo. Quería estar con él, besarlo, tocarlo, hacer el amor. Marcó su número.

- ¡Hola! – le respondió él, que había descolgado enseguida.

- ¡Hola! – le contestó ella que ansiaba oír su voz.

- ¿Vienes a cenar a casa?, Alexis me pidió que te invitase y no le apetecía salir, alega que aún está cansada, ¿Te importa que cenemos aquí?, pensaba pedir comida tailandesa a ese restaurante que te gusta tanto.

- Me parece una idea estupenda – dijo ella no muy convencida, pues realmente no le apetecía mucho cenar con Alexis – me arreglo y en un rato estoy allí.

- ¿Kate?

- ¿Si?

- Puedes traerte ropa y eso, si quieres.

- Vale, ya había pensado dejar cosas allí… tu puedes dejar las tuyas aquí otro día.

- Genial.

- Voy a preparar una bolsa. Ahora nos vemos.

- Ya estoy contando los minutos que quedan para que vengas.

Tal como había dicho, preparó una bolsa con varias mudas de ropa, un pijama, ropa interior y útiles de aseo, aunque la verdad es que la casa de Castle estaba muy bien surtida.

Se cambió de ropa y dobló la de Alexis para devolvérsela. Cogió sus cosas, las llaves del coche y se dirigió a casa de Castle.

Cuando llegó, fue Alexis quien le abrió la puerta.

- Buenas noches inspectora Becket – la saludó formal.

- Buenas noches a ti también Alexis, por cierto, me gustaría que me llamaras Kate.

- Vale, pero como mi padre te dice Becket y tú a él Castle, pensé que deberíamos llamarnos por el apellido, por cierto, yo soy Rodgers – dijo la pelirroja muy seria.

Kate la miró perpleja y Alexis no pudo aguantar más la risa.

- Es broma Beck…, perdón Kate, pero es que me llama mucho la atención que con el tiempo que hace que os conocéis y después de lo que habéis pasado juntos, todavía os llaméis por el apellido – le dijo sonriente – ven al comedor la mesa ya está puesta y la comida estará al llegar, papá está en la ducha.

Al ver que llevaba una bolsa de viaje, le dijo.

- A lo mejor quieres pasar al cuarto y dejar allí tus cosas.

- Gracias, creo que es lo mejor.

Fue hasta el despacho, para pasar a la habitación de él. La puerta del baño estaba entreabierta y se oía el ruido del agua correr. Le entraron unas enormes ganas de pasar al baño con él, pero se contuvo y después de dejar la bolsa sobre la cama, volvió al comedor.

Justo en ese momento llamaron a la puerta. Alexis abrió y recibió la comida que dejó sobre la encimera de la cocina. Kate se acercó hasta allí y le preguntó si necesitaba ayuda. La chica sacó varias fuentes y entre las dos dispusieron los diferentes alimentos y los fueron llevando hasta la mesa.

- Esto huele de maravilla – dijo Kate – no me he dado cuenta del hambre que tenía hasta que no hemos empezado a abrir las bolsas.

- No conocía este restaurante, pero un par de veces con papá pedimos comida y la verdad es que está buenísima, y es cierto, huele de maravilla.

Apareció en ese momento Castle, a Kate casi se le corta la respiración de lo guapo que estaba. Pantalón vaquero muy desgatado, casi celeste, con un roto en una rodilla, polo azul marino, pelo mojado y bien peinado y oliendo a gloria. Al menos eso le pareció a ella, que dejó de oler la comida, porque sus sentidos se impregnaron de la loción que había usado.

- ¡Hola! – la saludó alegre, dándole un beso en la mejilla – no sabía que ya había llegado.

- Hace solo un ratito – dijo ella sin poder evitar aspirar su olor y mirándolo a los ojos.

- Me alegro mucho de volver a verte – le dijo él sosteniéndole la mirada. En ese momento no existía nadie más en el mundo que ellos dos.

Alexis los miraba sin decir nada, se estaba arrepintiendo de haberse invitado a cenar con ellos, pues era obvio que allí sobraba. Había tal corriente de magnetismo entre los dos, que en cualquier momento podrían saltar chispas.

Pero como tenía hambre y unas poquitas ganas de incordiar, interrumpió el momento, con una sonrisa alegre y una pregunta:

- ¿Qué?, ¿Comemos?, porque yo estoy que me muero de hambre.

Acababa de romperse la magia.

- Sí, claro que sí – dijo Castle – voy por una botella de vino – y se dirigió a la cocina por ella.

Cuando se sentó a la mesa, llenó primero la copa de Kate y luego dirigiéndose a su hija, le preguntó si ella iba a querer.

- ¿Me estás dejando beber vino papá?, ¿Quieres emborracharme para que no os moleste?

- Bueno, ya tienes dieciocho años, que bien que me lo repites para otras cosas, pensé que te gustaría probar un poco.

- Bueno – dijo alegre – ¡por que no!

Castle le sirvió una copa a su hija, y luego se sirvió él. Empezaron a hablar de varias cosas, Kate le preguntó a Alexis por su discurso de graduación, pero antes de que la chica pudiese responder, intervino Castle, diciendo que guardaba una copia y que después se la daba a leer.

Alexis les contó sobre lo bien que lo había pasado y sobre el chico encantador que había conocido. Pidió permiso a su padre para irse a Los Hamptons con su abuela, aduciendo que sus amigas, que también tenían casas por la zona estarían allí, pero omitiendo que Zach, también veraneaba en el lugar y que esa tarde habían quedado para seguir viéndose allí.

Kate los observaba alternativamente y mientras más se fijaba, más parecido veía entre padre e hija, sobre todo en ese inteligente sentido del humor tan característico de Castle, que después de un par de bromas, pudo comprobar que había heredado su hija.

Cenaron tranquilamente, aparentemente, porque Kate no terminaba de encontrarse a gusto. Castle estaba en su salsa, la miraba con cariño, la tomaba de la mano, se la acariciaba, ella también lo miraba con inmenso amor, pero cada vez que el pasaba de una mirada a una demostración de afecto más personal, como alguna caricia o beso, ella se cohibía y se negaba, sencillamente no le salía, le costaba un mundo devolverle las atenciones delante de Alexis.

Por su parte ésta, se mostraba alucinada, ver a su padre y a Kate interactuar, a pesar del evidente apuro de ella era como ver una escena de Crepúsculo pero sin vampiros, parecían dos adolescentes y lo que más gracia le hacía era que la implacable e intachable inspectora Becket estaba como una gelatina.

No se pudo callar, la verdad es que estaba disfrutando:

- Becket, ¡uy!, perdón Kate, no paro de mirarte y no me lo puedo creer.

- ¿No puedes creerte qué? – preguntó confundida.

- ¡Estás nerviosa! – rio Alexis – pero, ¿Por qué?

- ¿Estás nerviosa Becket? – preguntó también un sorprendido Castle.

- La verdad es que un poco, esta situación es tan nueva para mí…

- ¿Nueva? – preguntó de nuevo Castle asombrado – ni que fuera tu primera vez.

- ¡Castle! – casi gritó ella mirando alternativamente a padre e hija.

- Jajaja – rió la chica – es graciosísimo que os sigáis llamando por vuestros apellidos, y Castle ni siquiera es tu verdadero apellido – y levantándose y cogiendo su plato – me voy a mi cuarto, ¿necesitáis que os ayude a recoger?

- No hace falta cariño – le dijo su padre – solo son un par de platos y tirar los envases, ya me ocupo yo.

- Buenas noches – y besó la mejilla de su padre y a continuación la de una sorprendida Kate que no se lo esperaba – Buenas noches Kate.

- Buenas noches – contestaron al unísono.

Cuando Alexis desapareció escaleras arriba, Castle se levantó y recogió la mesa.

Luego le tendió la mano y le dijo:

- ¡Ven!, quiero enseñarte algo.

- ¿Adónde vamos? – preguntó apurada por subir a la planta superior, pensando que Alexis podría oírlos.

- A una parte de la casa que no conoces.

- ¿No molestaremos a Alexis?

- Por supuesto que no, y tranquilízate que ella tampoco nos molestará a nosotros.

- Ella no me molesta – se apresuró a aclarar Kate.

- Lo sé, quise decir que no nos interrumpirá, pensé que cenáramos aquí, pero era un follón tener que subir todas las cosas.

Mientras hablaban, habían subido las escaleras al piso superior y se dirigieron hasta el final del pasillo hasta una puerta, que Rick abrió dando paso a otro tramo de escaleras.

La precedió al subirlas, y abrió otra puerta que daba paso a una azotea.

- ¡Ven, pasa!, ¿Qué te parece? – le preguntó haciendo un gesto con la mano que abarcaba todo el lugar.

- ¡Oh Castle!, es precioso – exclamó ella al ver la bonita azotea acondicionada con sombrillas, tumbonas, y muchas plantas – no tenía ni idea de que tenías esto.

- ¿A qué mola?

- ¿Cómo no me lo habías enseñado antes?

- Bueno, antes no era tan bonita, era solo una azotea, casi no la usábamos, hace un año o así a Alexis se le ocurrió que podríamos arreglarla, dijo que así podía tomar el sol en bikini – explicó – ahora tú también puedes venir a tomar el sol en bikini, o en top less, o sin bikini… ¡Ay! – dijo cuando ella le tiró de la oreja – que solo era una broma, que manía con tirarme de la oreja, cuando se me ponga una más grande que la otra y ya no te guste, me vas a tener que indemnizar, ¡Ayyy! – cuando ella le tiró de la otra.

- Eso para equilibrar y van creciendo las dos a la vez – dijo con una sonrisa.

- Me ha dolido, ¿sabes? – dijo con una lagrimilla saltada y poniendo cara de puchero, como un niño chico.

- Lo siento – dijo ella, pensando que se había pasado de la raya – ven y te curo.

Lo sentó en una de las tumbonas y ella se sentó encima de él, a horcajadas. Mientras enredaba sus manos en el pelo, le fue besando por toda la cara, la nariz, los párpados, la boca y luego se fue a una oreja y empezó a chuparla y darle besitos, mientras muy flojito le iba diciendo:

- Sana, sana colita de rana si no sanas hoy sanaras mañana – primero en una oreja y luego en la otra, hasta que él se separó y se dirigió a su boca.

Estuvieron así sentados un buen rato, mientras se besaban y se acariciaban. Cuando ella se separó se dejó caer sobre el pecho de él, que no dejaba de acariciarle la espalda.

- ¡Te quiero, Kate, te quiero tanto!

- Y yo a ti, Castle.

- ¿Sabes que no me importaría que de vez en cuando me llamaras por mi nombre?

- Y eso hago, Castle, eso hago.

Él dio el tema por zanjado y siguieron besándose, acariciándose y poniéndose muy, muy cariñosos, tanto que cierta parte de la anatomía de Castle empezó a crecer y a endurecerse. Al sentir como de animado se estaba poniendo él, ella se levantó y tomándolo de la mano, le dijo:

- Aquí no Castle, vamos a la cama.

Él no se hizo de rogar. Se levantó y los dos cogidos de la mano, hablando y riendo flojito, sin querer hacer mucho ruido para no molestar a Alexis, se fueron al dormitorio para terminar lo que habían empezado un rato antes en la terraza.

Él fue el primero que se despertó y al verla bocabajo dormida y con la sábana que solo le tapaba las nalgas, no pudo resistirse y empezó a darle tiernos besos por toda la espalda, por la que fue bajando hasta el trasero que descubrió levantando la sábana, para seguir por toda la extensión de sus piernas.

Ella llevaba despierta casi desde el principio, pero se sentía tan a gusto que lo dejaba hacer, hasta que no pudo resistirse y cuando volvía otra vez a los hombros, después de un completo recorrido por todo el cuerpo, se volvió para encontrarse con sus labios y devolverle el beso, que aceptó gustoso, pero él abandonó su boca, para dedicarse a besar sus pechos que ahora habían quedado expuestos ante él.

- Oye Kate – dijo entre beso y beso.

- ¿Sí? – gimió ella.

- ¿Dónde tienes el tatuaje? – le preguntó él, mientras seguía besándola – lo he buscado pero no doy con él.

- ¿Qué tatuaje?

- ¿Qué tatuaje va a ser?, el tuyo – dijo mirándola.

- Yo no tengo ningún tatuaje, es más, no me gustan los tatuajes.

- Pero tú me dijiste que tenías uno, y también un piercing – protestó él, ofuscado.

- Dios, Castle, ¿te crees todo lo que te digo? – rió ella.

- Si – dijo serio y enfadado.

- Era una broma – le dijo abrazándolo – ya sabes lo que me gusta hacerte rabiar, y si es por algo referente a Alexis, todavía más – dijo risueña.

- Dirás mejor, que te gusta hacerme sufrir – refunfuñó.

- Dime Castle, ¿Qué te ha dado más coraje, que no tenga tatuaje o que te haya engañado? – le preguntó sin poder evitar una sonrisa.

- Las dos cosas – dijo con un mohín de disgusto.

Kate se echó a reír, había puesto la misma cara que un crío que no se sale con la suya.

- No te enfades – y lo besó – te prometo que buscaré una forma de compensarte.

- ¿De verdad? – preguntó con carita ilusionada.

- Palabra de girl scout – dijo ella muy seria.

- Otra vez te estás quedando conmigo, tú no has sido girl scout.

- ¿Y quién te ha dicho que no?

En ese momento llamaron a la puerta.

- Papá, he preparado desayuno, os he oído hablar y por eso os aviso – dijo la pelirroja que ya se alejaba hacia la cocina sonriendo, pues había escuchado parte de la conversación.

- Me muero de hambre – dijo Kate que se levantó de la cama y empezó a vestirse – ¿Vienes?

- Ahora voy – dijo un Castle todavía un poco mosqueado – ve yendo tú.

- Como quieras.

En la cocina estaba Alexis, que le sonrió al verla.

- ¡Buenos días Kate!

- ¡Buenos días Alexis!

- ¿Sigue enfadado?

- ¿Nos has oído? – preguntó Kate apurada.

- Solo un poquito, no te preocupes, se le pasará pronto, ¿café?

- Si, por favor.

Apareció Castle, que le dio un beso a su hija, al darle su taza de café.

- Papá, he quedado con Paige para ir a Los Hamptons, ella va con sus padres y me han dicho que pueden dejarme en casa. Saldremos después del almuerzo – y con una sonrisa – así os quedáis solos.

- ¿Has hablado con tu abuela?

- Si, ya sabe que llegaré por la tarde.

- Así le dará tiempo a recoger si ha hecho alguna macro fiesta de las que suele montar ella.

- No seas exagerado papá. Últimamente la abuela se está portando mejor.

- Si, será que se va haciendo mayor.

Kate asistía divertida a la conversación entre padre e hija.

- ¿Puedo contarle lo vuestro? – preguntó Alexis de pronto,

- ¿Puede? – le preguntó Rick a Kate.

- Bueno – dijo ella recelosa – por mí no hay inconveniente.

- Ya verás, se va a morir cuando se entere – dijo alegremente Alexis.

- ¿Crees que le disgustará? – preguntó Kate preocupada.

- ¿Disgustarle? – rio Alexis – la abuela es la presidenta de vuestro club de fans, le va a encantar la noticia cuando se entere.

- ¡Ah bueno!, si es así me quedo más tranquila.

- Os dejo que voy a terminar de hacer la maleta.

Ellos siguieron desayunando.

- ¿Qué te apetece hacer hoy? – le preguntó ella – ahora que dispongo de tiempo libre, no sé en que emplearlo.

- Lo que tú quieras.

- ¿Sigues enfadado? – le preguntó con cautela.

- No, no estoy enfadado… y pensándolo mejor, como me debes una, yo organizo el día.

- ¡Genial! – dijo ella sabiendo que cualquier cosa que él pensara seguro le iba a gustar – solo el hecho de estar con él era para ella un regalo.

CONTINUARÁ…

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por forever23 el Miér Sep 19, 2012 6:08 am

Me encantaa!! Sigueloo pronto Smile

forever23
As del póker
As del póker

Mensajes : 382
Fecha de inscripción : 09/09/2012
Edad : 25
Localización : Bilbao

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Jorja el Miér Sep 19, 2012 6:12 am

Genial! Me encantaaa!!!

Jorja
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1887
Fecha de inscripción : 12/03/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/jorja07

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Invitado el Miér Sep 19, 2012 6:18 am

Ooooh, tenía muchisimas ganas de que subieras algo nuevo y me ha fascinado. Que lindo los dos. jajajajaja

Continua pronto...Heart

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Sep 19, 2012 7:46 am

me encantaaa sigueeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por maria_cs el Miér Sep 19, 2012 8:00 am

me encanta, sigue pronto por favor!

Pobre Castle, se queda sin su tatuaje =)

maria_cs
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1921
Fecha de inscripción : 24/03/2012
Edad : 23
Localización : Huelva Andalucía

Ver perfil de usuario http://maria-de-la-o6.webnode.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Teresita_yocastle$$NYPD el Miér Sep 19, 2012 9:11 am

me gusta genial Thumb

______________________
Heart Heart Heart Heart CASKETT ALWAYS Heart


Inlove Inlove Inlove Inlove

Teresita_yocastle$$NYPD
Moderador
Moderador

Mensajes : 5327
Fecha de inscripción : 13/12/2010
Edad : 26
Localización : NY I love you always (Zaragoza)

Ver perfil de usuario http://twitter.com/#!/@siemprecastle

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por mery_caskett el Miér Sep 19, 2012 9:21 am

ay ay me encantaaaaaa

especialmente el INTERROGATORIO LANIE

Qué
si importaría? – preguntó Lanie con exasperación – ¿tú qué crees guapa?,
¿Cuántos años lleváis reprimiéndoos?... ¿mil?


-

Pues
si Lanie, para tu absoluta tranquilidad, Castle y yo nos acostamos anoche –
dijo Kate.


-

¡Bieeeeeennnn,
gracias Dios! – gritó Lanie levantando las manos hacia el cielo y asustándola –
ya era hora, ¿Cuántas veces lo hicisteis?, ¿qué tal estuvo?, y lo más
importante, ¿Está bien dotado?, ¡Ah! y, ¿Cómo es ese culo al natural

en serio, gneial!!!

me has dejado con ganas de ver q le prepara Castle a Beckett para pasar el día... sigue pronto por fi!

mery_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 206
Fecha de inscripción : 03/11/2011
Edad : 28
Localización : Cordillera Cantábrica p'arriba

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Y tú, ¿Quién eres?, Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:31 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 11. 1, 2, 3 ... 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.