Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Página 35 de 36. Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por agecastbet el Dom Ago 11, 2013 3:55 pm

Capítulo XXI  
PARTE I

La detective llegó a toda velocidad al aeropuerto, estacionó su auto en el primer lugar vacio que encontró. Salió caminando rápidamente rumbo al hall, recorriendo con la mirada todo el lugar mientras se adentraba en la multitud, buscando con desesperación a Rick.  Se detuvo en el centro buscando la ventanilla de informes, con la idea de confirmar a qué hora salía el vuelo que debía abordar el escritor, al divisarla se dirigió de inmediato hacía allí.
Preguntó a la recepcionista  que hora de arribo tendría el avión con destino a  Punta Cana, a lo que la señorita le informó que el vuelo 7411 tendría que estar llegando en media hora, pero que llevaba como mínimo 20 minutos  de atraso.  Eso le daría tiempo suficiente para intentar encontrar  a Castle, si es que todavía se encontraba dando vueltas por afuera.
Siguió caminando por el hall mirando hacia todos lados, buscando en todo hombre de una altura considerable, a su escritor. Dio infinidad de vueltas sin encontrarlo, llenándose de resignación segundo a segundo al no poder hallarlo, hasta que finalmente,  miró en dirección a los baños, siendo el único lugar que no había inspeccionado aun.

http://www.youtube.com/watch?v=7TVRArvdrxQ

En la puerta del baño de caballeros había un cartel donde informaban que lo estaban limpiando. Con medio cuerpo adentro, un hombre parecía estar preguntando algo. El corazón de la detective se detuvo por completo al ver a ese hombre cerrar la puerta y pararse delante,  observando la hora en su reloj. Beckett no podía creer que lo había encontrado. Ahora debía acercarse y hablar con él, pero todavía no sabía muy bien cómo abordarlo.  No sabía bien que decirle, porque aun no sabía muy bien qué hacer con su vida, pero al enterarse que se iba, que pensaba en  desaparecer por completo de la ciudad,  que de verdad quería estar fuera de su vida; sintió una angustia incontenible, un miedo inexplicable y un inaguantable deseo por verlo una vez más. Y ese deseo se había convertido en realidad, lo tenía muy cerca, a escasos metros y todavía dudaba sobre la forma de encararlo.
Vio salir al empleado de la limpieza, dejando la puerta abierta para que Castle ingrese. Si perder más tiempo se dirigió hasta el baño pensando su próxima jugada. El tocador parecía ser el lugar indicado para hablar con él sin que se le escape, pero aun tenía que lograr que nadie entre a interrumpirlos. Se le ocurrió entonces, sacar el cartel informativo que el empleado había guardado al salir en un pequeño closet destinado a los artículos de limpieza. Abrió la pequeña puerta buscando el cartel y en su lugar encontró uno mucho mejor que decía: “Fuera de servicio. Disculpe las molestias”. Sonrió con satisfacción mientras sacaba el letrero mirando hacía ambos lados intentando pasar desapercibida. Lo bueno (y lo malo) que tenía el aeropuerto de New York era que la gente parecía estar inmersa en su mundo sin importarle en lo más mínimo que hacían los demás, y eso a la detective le venía como anillo al dedo.

http://www.youtube.com/watch?v=-gTIXEwjch8

Después de poner el cartel en la puerta, ingresó al baño encontrando a Rick lavándose las manos en el lavabo. Al girar para tomar una toalla de papel para secarse la vio ahí parada, observándolo.  Su desconcierto era tal que apenas podía hablar.

-¿Beckett? - fue lo único que pudo decir el escritor.
La detective cerró la puerta del baño, apretando el botón del pomo con el que se disparaba automáticamente la traba. Un poco más repuesto de la sorpresa el escritor agregó con hiriente sarcasmo: -¿Olvidé algo más en tu mesa de luz?- ella lo miró apretando las mandíbulas. Él realmente sabía utilizarlo muy bien cuando quería punzarla.

-Tenemos que hablar…-dijo finalmente Kate.
-¿Hablar? Yo no tengo más nada que decirte, así que si me disculpas, tengo que tomar un vuelo…- el escritor no se la estaba poniendo nada fácil, pero ella ya estaba ahí y si bien no sabía que decirle, aun no le permitiría irse.

-Sé que tu vuelo está retrasado. Tienes tiempo de escucharme…
-¡Buen trabajo! Veo que no perdiste el tiempo… ¿Qué más sabes? ¿Qué me voy a Punta Cana? ¿Qué compre un pasaje sólo de ida?
- Sé que te vas de la ciudad  por un largo tiempo…
-¡Pero, que excelente trabajo has realizado, detective! ¿Te costó mucho averiguarlo?…- Beckett volvió a interrumpir impidiéndole seguir con el estúpido sarcasmo que tan naturalmente brotaba de su boca.
- No quiero que las cosas queden así entre nosotros…-  
-¿Así… como, Beckett?- dijo con seriedad. Kate podía sentir la displicencia de Rick al hablarle. Era la primera vez que lo hacía de esa forma y eso la acobardaba aun más.
-No lo sé…frías…
-¿Incómodas? - interrumpió el escritor mientras tiraba en el cesto de basura la toalla de papel.  Ella bajó la mirada y guardó silencio unos segundos  ignorando que contestar.
-No quiero que las cosas  terminen de esta forma, no quiero cruzarte algún día y que exista esta distancia entre nosotros…. – dijo Kate acercándose a él.
-No tienes por qué preocuparte. No volveremos a cruzarnos, yo me encargaré de eso; así que no notarás la distancia que existe entre tú y yo.- explicó el escritor, intentando seguir con su postura distante, aunque por dentro sintiese a su corazón estallar de amor por ella, sólo por el simple hecho de tenerla enfrente. Pero no podía ser de otra forma, él había intentado todo lo que estaba a su alcance para lograr arrancarla del peligro latente al que se exponía, y ella no había querido escucharlo y Castle se había prometido a sí mismo no volver a intentarlo nunca más. Si no lo lograba cumplir esa promesa seguiría dándose la cabeza contra la pared una y otra vez hasta morir desangrado, continuando con el papel de estúpido que sentía representar cada vez que corría tras de ella.

http://www.youtube.com/watch?v=8_GbEi-iN10

-¿Eso es lo que quieres? ¿No cruzarte conmigo nunca más?- preguntó ella con la voz casi quebrada. Castle la observó mientras notaba como se resquebrajaba  ante él.
-No. No es lo que quiero y tú bien lo sabes, pero no me dejas opción, Kate. Los dos tomamos una decisión respecto a todo esto ¿no es así?
-Así es…
-¿Has cambiado de opinión desde que hablamos esta mañana?-  dijo el escritor mientras se aproximaba cada vez más a ella, quien había agachado la cabeza permaneciendo en silencio. Él tomó su mentón suavemente, pero con firmeza, obligando a levantarlo hasta que sus miradas se chocaron. Sin obtener respuesta de su parte, el escritor prosiguió: -Lo suponía…Debo irme, Beckett.- dijo dando un paso para atrás, soltándola.
-No te vayas… por favor.- le dijo tomándolo de la mano. Castle sintió como su corazón latía cada vez más fuerte, comprendiendo lo mucho que le costaba mantenerse alejado de ella, sintiendo un deseo irrefrenable por besarla una vez más.
-¿Por qué lo haces tan difícil, Beckett? ¿Por qué no simplemente me dejas ir y continuar con mi vida? ¿Quieres que me quede? Entonces tendrás que modificar la decisión que tomaste y decidir realmente si me quieres en tu vida.  Tan simple como eso.-dijo el escritor parándose nuevamente a escasos centímetros de ella. La detective lo miró directo a los ojos diciéndole:
-Castle, escucha…  Quizá pueda mantenerme alejada por ahora ya que no tengo casi ninguna pista que seguir, pero no puedo olvidarme del caso de mi madre para siempre… No puedes pedirme que si algún día aparece algún indicio,  rastro o sospechoso, yo lo ignore y lo deje pasar o simplemente se lo pase a un compañero para no involucrarme. Me convertí en policía por esto, Rick, no puedo sólo hacerlo a un lado… Simplemente siento que  no puedo…- le había dicho la pura verdad y Castle se había dado cuenta de eso; de que la columna vertebral de su vida como detective, lo que la mantenía erguida, lo que cimentaba la gran coraza en la que se protegía,  era el asesinato de su madre y su posible resolución.  Él no había sido capaz de derrumbar la muralla en la que se había convertido esa coraza y ahora debía dar un paso al costado, y lo sabía muy bien.

-No entiendo que haces aquí, entonces…
-No lo sé realmente…  intentar que te quedes, vivir el ahora y que aceptes que en  algún momento pueda surgir la posibilidad de intentar atrapar al culpable…
-¡Ah! ¡Ya entiendo! Entonces vivimos felices hasta que aparezca una pista y vuelves a poner en peligro tu vida y la de todos los que te rodean, nuevamente. ¿Y yo? ¿Me siento a ver cómo te matan o vuelves a alejarme de ti por temor a que me pase algo? ¡Excelente plan, detective!
-¿Podrías por una vez ahorrarte el sarcasmo, Castle?
-¿De verdad creíste que aceptaría algo así, Beckett? ¿Qué intentaría una vida contigo temiendo que ese momento llegue? ¿Qué clase de vida tendríamos?
-Sabía que no estarías de acuerdo…
-Y si lo sabías ¿a qué viniste? ¿A hacerme la vida un poco más miserable?  
-Yo… lo siento, Rick…Sé que hice todo mal contigo y entiendo que no quieras verme nunca más,  pero aun así, yo sí necesitaba verte por última vez…- sin pensar demasiado en lo que estaba haciendo acortó la distancia que la separaba de él rodeándolo con sus brazos, se acercó a su boca y susurró cerca de sus labios:- …supongo que necesitaba despedirme…- Kate lo besó sin esperar realmente que él correspondiera a ese beso, queriendo sentir por última vez sus labios sobre los de ella, deseando atrapar su cálido aliento en un precioso recuerdo.

http://www.youtube.com/watch?v=-VtGewXQOMI

El beso lo había tomado por sorpresa. Al principió pensó en apartarse, pero le fue imposible; él también deseaba esos labios, él también quería su boca para atrapar su aliento por última vez, y dejando de lado toda la racionalidad con la que se había manejado  hasta ese momento, la tomó por la cintura pegándola a su cuerpo y se dejó atrapar en sus dulces labios.
La escena que representaban era sacada de una película amor: dos amantes en el baño de un aeropuerto despidiéndose con verdadera e incontrolable  pasión, disfrutando de ese último momento juntos, sin pensar en el después.
Una vez más no querían dejar de besarse, no podían dejar de hacerlo; sus lenguas se reconocían al mezclarse, saboreándose segundo a segundo, como si tuviesen alma propia. Las manos de la detective fueron deslizándose  muy despacio hacia el rostro del escritor, subiendo hasta su cabello, enredando sus dedos en él. Richard la apretó aun más contra su cuerpo, mientras una de sus manos se colaba por debajo de su blusa, rozando su piel, estremeciéndola, como siempre sucedía cuando la acariciaba; y él lo sabía, podía sentir lo que provocaba en ella y le encantaba hacerlo, mientras disfrutaba de los ardientes besos que su musa le regalaba. Ella lo encendía con una simple caricia, con el primer contacto con su piel, y ya no podía evitar disfrutar de eso completamente, su mente ya no podía controlar a su cuerpo, en este momento el que regía sus movimientos era su corazón.
Castle se separó de su boca, descendiendo por su cuello sobre un camino de besos, mientras que la mano que se posaba sobre su cintura subía lentamente hasta llegar a uno de sus senos, apretándolo suavemente, logrando robarle un delicioso gemido.  
La detective estaba disfrutando plenamente del momento, de sus caricias, sus besos, de todo él. Castle se iba para no volver y ella en lo único que podía pensar era en que por última vez iba a sentir su cuerpo pegado junto al del ella, sus manos recorriendo su piel, su aliento chocando en su oído. En lo único que pensaba era en despedirse como corresponde, gozándolo una vez más, teniendo sexo con él en el baño de un aeropuerto, lo que curiosamente, había dejado de importarle en el preciso momento que el escritor  había mordido el lóbulo de su oreja, provocándole escalofríos en todo el cuerpo.  
Las manos de la detective comenzaron a bajar por su cuello, introduciéndose en su camisa, acariciando sus pectorales, entretanto  él deslizaba la mano dentro de su blusa, acariciando su otro seno por arriba del corpiño.  Con sus dedos apretaba su pezón sobre la tela de encaje de la prenda, provocando un roce delicioso en su delicada piel. Retiró su otra mano de la espalda para desabrochar los botones de la blusa,  permitiéndole acceder a sus senos con total comodidad, acariciándolos, apretando sus pezones, soltándolos,  enloqueciéndola con los besos que poco a poco bajaban por su cuello, provocando que su respiración se agite. Las expertas manos del escritor dejaron de jugar con sus pechos para ocuparse del botón y el cierre del ajustado jean que vestía la detective. Apenas lo abrió introdujo una de sus manos agarrando su tanga,  pegándole un suave tirón para acercarla a él nuevamente, invitando a la prenda a perderse entre sus húmedos pliegues, atrapando su clítoris, estimulándolo cada vez que la tela lo frotaba, logrando que de su boca se escapen pequeños gemidos, excitando aun más al escritor quien sentía enorme placer al ver como empezaba a gozar por sus caricias. A él tampoco le importaba ya estar en el baño del aeropuerto y al parecer también quería una despedida memorable, esmerándose verdaderamente en la tarea,  disfrutando de ella milímetro a milímetro, sin detenerse a pensar en nada más.

El ruido del pomo de la puerta girando sin poder abrirse  alertó a la fogosa pareja. Alguien estaba tratando de ingresar al baño cuya puerta había sido cerrada desde adentro por Kate al ingresar, rompiendo la magia que los envolvía. Unas voces masculinas se empezaron a escuchar del otro lado. Beckett miró a Castle esperando que él le dijese algo, pero el escritor estaba aun más sorprendido que ella.  Se separaron de inmediato, sin lograr calmar sus respiraciones ni serenar sus corazones que latían desbocados.
Kate debía esconderse, no debían encontrarla ahí con él, sería un momento de lo más bochornoso. Ahora, ya podía oír las voces con mayor nitidez, escuchando la conversación entre los dos hombres.

“-…le digo que no puede ser que el baño esté inhabilitado. Yo mismo lo limpié hace unos minutos, es más, cuando terminé, el famosísimo escritor Richard Castle estaba en la puerta esperando para usarlo. Lo dejé pasar y le dije que iría a buscar una copia de su último libro que tenía en mi locker para que me lo firme… Tenía la esperanza de que todavía estuviese dentro…”

-Lo olvidé por completo…- dijo el escritor al escuchar al empleado.
-No deben encontrarnos aquí o mañana seremos tapas de todas las revistas…-  señaló la detective.
-Estoy de acuerdo. Trataré de llevármelo de aquí. Tú escóndete en el baño y espera hasta que nos vayamos.
La detective le hizo caso y se dirigió a esconderse.

“-Pues, el baño se habrá estropeado después… el cartel dice “fuera de servicio, disculpe las molestias”…
-Si el baño estuviese roto me lo hubiesen informado. Déjeme buscar la llave y lo revisaré para saber si lo puede utilizar o tendrá que dirigirse al otro.
-¿Sabes cuál es la llave? Si tienes que probar una por una, olvídalo. Tengo un vuelo que tomar…
-Creo que es ésta…”

Antes de que ella cerrase la puerta, Castle se acercó y tomando su rostro con ambas manos la besó con inmensa dulzura por última vez. Luego se apartó de su musa y clavándole sus profundos ojos azules le dijo:

http://www.youtube.com/watch?v=53CnVceNhJ0

-Me hubiese encantado terminar con nuestra despedida, pero ahora estoy seguro de que hubiese sido un gran error…En verdad lamento que todo esto tenga que terminar así, pero es lo mejor…. Adiós, Kate…- el escritor mismo fue entornando la puerta sin darle la oportunidad de decir algo, pero antes de cerrarla por completo agregó: -…en verdad te deseo que alguna vez puedas atrapar al culpable. Sólo espero que no se te vaya la vida intentándolo…- sin nada más que decir se metió en el box de al lado para acomodarse la ropa lo mejor que pudo.  Al salir se  acercó rápidamente al lavabo abriendo la canilla, segundos después el empleado de la limpieza ingresaba acompañado de un hombre de traje.
Castle sonrió al empleado mientras se lavaba las manos diciendo:

-¿Ya estas de vuelta? Habrás traído tu libro para que te lo firme  ¿Verdad?
-¡Señor Castle! ¿Todavía está aquí? Sí, si lo traje... La puerta del baño estaba cerrada y afuera había un cartel que indicaba que estaba fuera de servicio… es muy extraño…. -el joven sonaba de lo más confundido. El escritor trató de distraerlo para sacarlo de ahí.
-Seguramente alguien quiso hacer una broma… Ven caminando conmigo mientras te autografío el libro…
El caballero de traje que lo acompañaba ya se había metido en el wáter y parecía ser la oportunidad perfecta para que Beckett saliera de ahí.  Castle lo tomó del brazo guiándolo hacia la salida
-… si quieres podemos sacarnos una foto, pero en el bar, mientras me pido un trago. No me queda mucho tiempo antes de abordar mi vuelo y tengo por costumbre tomar un whiskey antes de subir al avión.
-¡Como usted prefiera, Sr. Castle! ¡Lo seguiré a donde guste!- dijo el joven notablemente emocionado.
-¡Perfecto! Sólo una cosa más…
-Sí, dígame.
-No me trates de usted. Me haces sentir viejo…  
Salieron los dos del baño dirigiéndose hacia el bar de aeropuerto. Aun adentro, la detective trataba de reponerse para salir de ahí, serenar su corazón que aun palpitaba a toda velocidad, tratando de acomodarse la ropa que casi le había sacado el escritor en su casi despedida y fundamentalmente debía olvidarse de estos últimos minutos con él.
Castle abordaría su vuelo en unos instantes y ya no volvería a verlo. Había intentado hacer que se quede con un fundamento bastante egoísta de su parte, pero no podía mentirle con respecto a lo que verdaderamente sentía sobre la investigación y lo que podría llegar a pasar en un futuro, y se había dado cuenta al apenas decírselo que Rick no podría aceptar semejante cosa. No había más nada que hacer al respecto, todo finalmente se había terminado para siempre y a la detective no le quedaba otra cosa por hacer que volver a la soledad de su hogar, a la que tan acostumbrada parecía estar, a la que ella misma se había condenado.

http://www.youtube.com/watch?v=TbZteV6bLgE

16 HORAS ANTES…

Castle dio vueltas por toda la ciudad durante más de una hora. Un sabor amargo había quedado en su boca tras la última discusión con la detective, sabiendo que ella tarde o temprano continuaría con la maldita investigación y él ya no estaría ahí para impedirlo, no estaría a su lado para protegerla. Eso le carcomía la conciencia y debía hacer algo al respecto antes de desaparecer completamente de su vida.
Fue hasta una cafetería, estacionó el auto y se sentó a tomar un café. Al pedir la segunda taza, miró su reloj comprobando si ya era una hora prudencial para llamar por teléfono. Supuso que siendo las 7 de la mañana Espo podría perdonarlo si llegaba a despertarlo, así que decidió hacer la llamada.

-¿Castle?¿Tan temprano?- respondió Javi de otro lado.
-Disculpa si te desperté, pero necesito hablar contigo.
–No estaba durmiendo, estaba por encontrarme a desayunar con Ryan antes de ir al precinto. Hoy estamos de servicio ¿Pasó algo, bro?- preguntó con preocupación.
-No te preocupes, sólo tengo que pedirles algo a ti y a Ryan ¿puedo invitarlos a desayunar?
-¡Por supuesto! Dime donde nos encontramos.
-Gracias, Espo. ¿Conoces el Café Pierre?-
-¿El que está sobre la 5th Avenida?
-Ese mismo. Los espero aquí.
-Ok. En 10 minutos estaremos por ahí.- dijo el detective antes de cortar.

El escritor cortó con Espo y a continuación llamó a su agente de viajes, suponiendo y sin equivocarse que a él no le molestaría la hora tratándose de negocios. Charles Bates conocía a Rick desde hacía años y siempre le había recomendado lugares increíbles, donde la había pasado de lujo y parecía ser el indicado para sugerirle algún lugar paradisiaco para escapar de inmediato. No importaba donde,  estaba seguro de que cualquier parte lejos de aquí serviría para alejarse de ella,  de lo que no estaba seguro es de poder olvidarla algún día.  
Habló durante unos minutos con Charly  de la clase de viaje que quería realizar, sobre  lo cual no tenía muchas pretensiones, sólo irse esta misma noche.  Su agente, que conocía estupendamente sus preferencias,  le pidió un rato para armarle algo interesante y a la brevedad se comunicaría con él.
Al levantar la vista de su taza de café se encontró con los dos detectives parados frente a su mesa. Se levantó y les dio un abrazo, demostrándoles que los había extrañado.
Los invitó a sentarse mientras hacía una seña al mozo para ordenarles los desayunos y hablaron de todo un poco hasta que el camarero regresó con la bandeja cargada de cosas. Apenas el joven se retiró de la mesa Javi preguntó:

-Bueno, bro. Somos todo oídos ¿Qué necesitas?
-Chicos… tengo que pedirles algo importante. Se trata de Beckett… supongo que es lo último que se me ocurre hacer para intentar protegerla…-se excusó el escritor.
-¿Qué está pasando, Castle?- inquirió Ryan.
-Es una larga historia… - Rick les explicó todo el intricando proceso que había atravesado con Beckett a lo largo de las últimas semanas. Al finalizar, se detuvo un segundo, suspiró y luego agregó: -… y ustedes se preguntarán porque seguí insistiendo después de tremenda negativa y también tiene una explicación...
-Pues, nos encantaría saber cual es…- se interesó Espo.
-Recibí un llamado anónimo de un amigo de Roy Montgomery…- el escritor les contó todo acerca del llamado y de la discusión posterior que tuvo con Kate. Los dos detectives lo escuchaban con atención mientras relataba lo sucedido notando la tristeza que se dibujaba en el rostro del escritor al recodar la pelea.
-Viniendo de Beckett, no me sorprende…-aseguró Ryan
-Quiere conseguir un registro de mis llamadas, quiere descubrir quién es este hombre misterioso. Supone que llegando a él podrá encontrar al responsable del asesinato de su madre y lo único que va a conseguir es que la maten…- Rick guardó silencio unos segundos y luego prosiguió: -Chicos, necesito que no le permitan hacer una locura. Necesito que la cuiden, que no la dejen acercarse demasiado o terminará como todos los que alguna vez estuvieron involucrados.
-Conociendo a Beckett, no va a ser fácil…pero quiero que sepas, Rick, que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para protegerla.- aclaró Javi.
-No lo dudes. Somos una familia y siempre estaremos a su lado cuando nos necesite.- agregó Ryan.
-Sabía que podía contar con ustedes. Gracias, de verdad.
-No tienes por qué darlas, bro. Y dime ¿Qué hay de ti? ¿Te vas a hacer a un lado así porque sí?
-Sí. No voy a quedarme aquí viendo como desperdicia su vida en busca de venganza. Intenté de todo para convencerla y no quiso escuchar. Ya hice todo lo que me fue posible, me rindo…
-Entonces…  ¿nunca más vendrás a la comisaría? ¿Nunca más le llevarás café por las mañanas?...- preguntó Ryan.
-No, y créeme que lo lamento muchísimo…
-Podemos darnos cuenta cuanto la amas y de verdad es una lástima que no tengan la oportunidad de estar juntos.  Sé que esta decisión debe ser durísima para ti, Castle… y ya sabes aquí estamos si necesitas hablar o cualquier otra cosa…- Javi notaba la angustia que rodeaba al escritor.
-Lo único que necesito es desaparecer cuanto antes. Estoy esperando un llamado de mi agente de viajes, en donde me informará que destino me tiene preparado…
-Eso te vendrá increíble. Tomarte unas buenas vacaciones para despejar la mente antes de volver a la locura de New York…
-No creo que vuelva a New York en mucho tiempo, Ryan. Si no me alejo lo suficiente, no podré quitármela de la cabeza y no lograré rearmar mi vida. Es por eso que tengo pensado mudarme a otro lado en cuanto decida finalizar mis  vacaciones… Francia, por ejemplo. No estaría mal ¿Verdad? Tendrían un lugar donde quedarse si deciden visitar Europa…- reveló el escritor forzando una sonrisa para disimular la tristeza que le provocaba pensar en no verla nunca más.
El teléfono comenzó a vibrar sobre la mesa. Castle, se disculpó con los detectives por la interrupción y atendió a Bates de inmediato mientras  lo observaban incrédulos. Ninguno de los dos podía creer que Castle hablase en serio sobre no volver a la ciudad que tanto ama.

-¡Soy todo oídos, Charly! ¿Qué tienes para mí?- el escritor aguardó impaciente la respuesta.-¿Punta Cana? No. No fui nunca… ¿Esta misma noche?... No. No quiero esperar hasta el lunes, esta noche estará bien… ¿A qué hora sale el vuelo?... ¡Perfecto! ¡Muchas gracias, Charly! Nos vemos luego.- Castle cortó la comunicación y volvió a dejar el teléfono donde estaba.

-¿Te vas esta misma noche?- curioseó Ryan.
-Así es. 21:30 sale mi vuelo a Republica Dominicana…
-Cuando hablaste de desaparecer cuanto antes no me imaginé que sería esta misma noche… ¿estás seguro de lo que estás haciendo?- dijo Javi asombrado.
-De lo que estoy seguro es que Beckett no me quiere a su lado. Ya hice el papel de estúpido más de una vez y si me quedo por aquí no sé si podré evitar volver a intentarlo… No tiene ningún sentido demorar mi partida, no tengo nada más que hacer aquí.
-Espero que no te olvides de nosotros, en verdad te apreciamos, Castle.- dijo Ryan algo apenado.
-No lo haré, se los prometo. Yo también los aprecio mucho. Hemos pasado momentos increíbles juntos y jamás podría olvidarlos. Les diré que haremos: cuando decida donde instalarme en Europa los llamaré para avisarles, por si algún día deciden ir a visitarme. ¡Les prepararé una gran bienvenida!
-¡Eso sería estupendo!- dijeron al mismo tiempo los detectives.
-¡Entonces es un trato! De todos modos, quiero que sepan que estoy para cualquier cosa que me necesiten, pueden mandarme un mail o comunicarse con Gina y ella me avisará de inmediato…
-¿Qué hay del teléfono?¿No funcionan en Europa?- inquirió Espo.
-Voy a darle de baja a mi actual número, y estoy pensando seriamente en no volver a tener teléfono móvil…
-Wow, me estas asustando, bro… ¿Estás bien?-
-No es para asustarse, Espo. Te aseguro que estoy bien, no te preocupes.
-Entonces ¿esta es la despedida?- señaló Ryan después de mirar brevemente su reloj, notando que se acercaba la hora de entrar a trabajar.
-Eso creo… Aunque, hay algo más que debo pedirles… Pasó algo muy desagradable con el Dr. Davidson y Beckett…- el escritor relató el episodio de la noche anterior en el departamento de la detective. Ninguno de los dos podía creer lo que Castle les relataba acerca de Josh.  
-Quiero creer que después de la paliza que le di anoche va a mantenerse lejos de ella, pero de todos modos  me gustaría pedirles que le hagan una visita “oficial”, por así decirlo. No va a volver a atacar a Beckett directamente, ya que ella no se va a dejar sorprender de nuevo, pero temo que quiera vengarse de alguna otra forma y una advertencia por parte de ustedes no le vendría nada mal.
-Descuida, Castle. Nos ocuparemos de él. Ese malnacido aprenderá a nunca más tratar de ese modo a una mujer.- Javi se mostraba indignado al igual que Ryan. Sin ninguna duda, el doctorcito se había ganado dos nuevos enemigos.
-Gracias chicos, sabía que podía contar con ustedes. Y por favor, mantengamos esto entre nosotros sin que ella se entere ¿sí?
-No te preocupes por eso, seremos discretos…- dijo Javi mientras se levantaba de la mesa. Ryan lo imitó mientras Castle levantaba la mano haciéndole señas al mozo para que traiga la cuenta. Los detectives quisieron pagar su parte, pero el escritor insistió en invitarlos.
-Gracias por el desayuno, Castle. Esperamos tener noticias tuyas pronto.- Ryan se acercó para darle un cálido abrazo de despedida. Su compañero lo imitó rápidamente.
-Adiós, bro. Que tengas un buen viaje.
-Gracias  por todo a ambos. Los extrañaré chicos…

Los dos detectives salieron de la cafetería con dirección al precinto,  intentando asimilar  todo lo que el escritor les había contado. No podían entender como Beckett podía ser tan necia y dejar ir al hombre de su vida por continuar con una investigación que de la que no tenía ni siquiera una pequeña pista sólida que le permitiese descubrir algo. Tanto Ryan como Espo estaban convencidos que la detective estaba demasiado involucrada sentimentalmente, que esto la tocaba de forma tan profunda,  que no le permitiría  actuar profesionalmente y debían hacérselo entender de una forma u otra antes de que sea demasiado tarde. Si Castle abordaba ese vuelo, era muy probable que ella nunca más supiese nada de él y eso era lo que debían evitar. A Espo se le ocurrió entonces  llamar a Lanie. Ella seguramente lograría hacerla entrar en razón y ellos la ayudarían a conseguirlo, pero primero tenían que arreglar unas cositas con el Dr. Davidson, al que pasarían a visitar al mediodía, antes de sentarse a almorzar con la Dra. Parish.

                                                                                              ***
Los rayos de sol se colaban audaces  por la persiana semi abierta de la habitación, dibujando extrañas sombras sobre paredes y muebles ante su inconmovible mirada. Ya pasaba del mediodía y Beckett había permanecido despierta desde que Castle se había marchado, después de discutir acerca del llamado que el escritor había recibido.  Lejos de aclarar un poco las cosas, ese llamado había logrado alejarla más de él, al no poder aceptar las condiciones que le imponía aquel extraño amigo del Capitán Montgomery. Lo único que le importaba en ese momento era descubrir la identidad del desconocido poseedor de  su seguro de vida, a como diera lugar; y lo único que se le ocurría era conseguir un registro de las llamadas que había recibido el escritor, pero para eso necesitaría la orden de un juez, la cual conseguiría únicamente con ayuda de sus compañeros ya que ella se encontraba de licencia.  
Sin perder más tiempo, tomó su celular y les mandó un mensaje a los chicos preguntándoles si  podían reunirse hoy mismo, ya que tenía que hablar con ellos. Los detectives le comunicaron  que al salir del trabajo pasarían por su casa y que por supuesto, debería esperarlos con unas cervezas bien frías. Sin demora se levantó de la cama, se dio una ducha rápida y se dirigió al supermercado a comprar lo necesario para recibir a Ryan y a Espo.
Luego de un par de horas, la detective regresó a su departamento y se dispuso a acomodar las compras, para después recostarse un rato antes de que llegasen sus amigos. No había dormido bien durante la noche,  a la mañana tampoco había podido pegar un ojo y su cuerpo empezaba a reclamar el descanso necesario que no le había proporcionado.
Se dejó caer en su cama y a los pocos segundos cayó rendida en un sueño profundo, para despertarse únicamente con el llamado de los chicos avisándoles que estaban saliendo para allá. Saltó de la cama dirigiéndose al baño para acomodarse un poco después de la siesta.  Al terminar, puso las cervezas en freezzer, para que estuviesen heladas al momento de servirlas, preparó unos snacks y algunas cosas para engañar al estomago y se sentó en el living con una taza de café a esperar que llegasen sus compañeros.

Apenas pasadas las 18 horas, Ryan y Espo se encontraban en la puerta del departamento de la detective, abrazándose con ella. Los hizo pasar al living ofreciéndoles unas cervezas heladas, que ambos agradecieron con una gran sonrisa, mientras se acercaban al sofá. Después de sentarse y beber un largo trago Ryan fue el que habló:

-¿De qué querías hablarnos, Beckett?
-Cuéntanos…- agregó Javi.
-Necesito que hagan algo por mí. Verán, Castle recibió un llamado de un supuesto amigo de Montgomery que aparentemente tiene información relevante sobre el caso de mi madre… Y quiero pedirles que consigan una orden de un juez para lograr que la empresa de telefonía nos dé un registro de las llamadas que recibió ese día. Necesito saber quién es ese sujeto y  la única pista que tengo es ese llamado…
-¿Y tú crees que va a ser tan fácil conseguir que un juez firme una orden para investigar las llamadas de uno de los personajes más conocidos de New York, con tan solo la presunción de que un llamado está relacionado con un caso del que no tienes pista alguna?- preguntó Ryan intentando que la detective razone.
-Se nota que todavía no conoces a Gates… ¿De qué forma piensas que le vamos a pedir que firme la petición para presentar al juez, si ni siquiera podemos decir la verdad sobre todo lo que ocultaba Montgomery?- agregó Espo.
-Tiene que haber una forma… es lo único que tengo para seguir tras la pista del responsable…- dijo Kate visiblemente concentrada en encontrar alguna manera de lograr su objetivo.
-No tienes nada, Beckett. Sólo una misteriosa voz que asegura ser amigo del Capitán y que te garantiza seguridad si permaneces al margen de la investigación…
-¿Cómo sabes eso, Ryan? Yo sólo les conté que este hombre tenía información importante con respecto al caso y nada más ¿Cómo saben todo el resto?- los dos detectives se miraron durante un segundo sabiendo que era el momento de contarle.
-Castle estuvo hoy temprano con nosotros y nos contó todo… Nos dijo que intentarías conseguir una orden para conseguir el registro de llamadas… Y nos pidió por favor que te cuidemos, que no te permitamos hacer una locura. Y eso intentamos…- contestó Javi.
-¡¿Cómo pudo hacer eso?! ¡¿Por qué fue a contarles todo?!- preguntó frunciendo el entrecejo. La detective sentía que Castle la había traicionado al contarle a sus compañeros lo del llamado.
-Lo hizo porque te quiere e intenta protegerte. Escucha Beckett, esto ha llegado muy lejos y ni siquiera tienes un indicio lo suficientemente fuerte como para seguir. Ni siquiera el obtener la orden para el registro de llamadas te garantiza que  podrás ponerle un rostro o una identidad al amigo de Montgomery.  No entiendo porque te empecinas en tratar de encontrar algo para continuar investigando, sabiendo que el responsable de todo esto es alguien muy poderoso que sabe cubrir muy bien su rastro. Todo aquel que conocía su identidad está muerto y tu no vas a ser la excepción  si te acercas demasiado.-Ryan sonaba muy preocupado.
- ¿Y que se supone que debo hacer? ¿Nada? ¿Cómo pueden decirme esto dos detectives? ¡Es nuestro deber como oficiales de policía intentar atrapar a los culpables ¿o se han olvidado de eso?! - preguntó enojada.
-No puedes hacer nada. Estás tan obsesionada con resolver esto que no estás pensando con claridad, Beckett. Eres capaz de lanzarte de cabeza sobre cualquier pista que se te cruce sin siquiera detenerte a evaluar la situación.  No estás siendo objetiva…
-¡No puedes decirme eso, Javi! ¿Cómo que no soy objetiva? Estoy tratando de seguir una pista utilizando los procedimientos lógicos que aprendí en la academia…
-No. No lo haces. Sabes que no tienes suficiente como para conseguir que Gates firme el petitorio y te encaprichas en encontrar una manera de descubrir la identidad del autor de la llamada, sabiendo que al hacer eso te pones deliberadamente en la línea de fuego… Estás demasiado involucrada sentimentalmente y ningún superior en su sano juicio te dejaría seguir investigando; derivaría el caso a cualquier otro detective de inmediato y tú bien lo sabes, sólo que no lo admites... –el detective guardó silencio un segundo y luego prosiguió.-Escucha, si prometes alejarte de todo esto nosotros investigaremos cualquier pista que aparezca, por pequeña que sea, intentando ser lo más discretos posible para mantenerte a salvo… - dos golpes se escucharon en la puerta interrumpiendo a Espo y sorprendiendo a la detective, quien se levantó para ir a atender de inmediato.

-¿Y yo? ¿Qué pretendes que haga mientras tanto? ¿Me quedo de brazos cruzados esperando hasta que ustedes dos lo atrapen?- preguntó mientras se acercaba a la mirilla. - ¿Lanie? ¿Qué haces tú aquí?- dijo al abrir la puerta.
-¿No te lo imaginas? Tratando de evitar que cometas una estupidez. – respondió la doctora al ingresar.
-¿Tu también con eso?- dijo con fastidio.
-Por supuesto. Eres mi amiga, Kate, no quiero que te maten. Y déjame decirte que te lo estás buscando… ¿Hasta cuándo seguirás con esto?
-Hasta que consiga encontrar al responsable  y lo primero que necesito es saber es quién demonios llamó a Castle, y lo voy a conseguir con su ayuda o sin ella…- contestó la detective visiblemente enfadada.
-Por tomar una decisión tan estúpida como esta, estás por perder a Castle para siempre y todavía no tomaste dimensión de eso. El amor de tu vida está por tomar un avión a Punta Cana esta misma noche y si no reevalúas toda esta situación y vas a buscarlo no volverás a verlo.- explicó la doctora mirando con severidad a su amiga.
-Me parece genial que Castle se tome unas vacaciones y permanezca lejos. Yo tampoco lo quiero cerca ahora…
-No lo entiendes ¿no? No va a volver. Después de que se aburra de Republica Dominicana tiene pensado radicarse en Europa. Nunca más volverás a verlo si no haces algo al respecto, Kate.- la detective se quedó pensando unos minutos en lo que le acababa de decir Lanie. No podía creer que él se iba para siempre, que no volvería a luchar por ella, que nunca más intentaría protegerla. Fue un baldazo de agua fría que ciertamente no se esperaba. Así todo estaba tan decidida a seguir, a intentar conseguir que sus compañeros consigan el registro de las llamadas, a permanecer encerrada dentro de su tozudez, que aparentó no darle importancia a lo que acababa de enterarse.

http://www.youtube.com/watch?v=kIGVf_zAD_k

-No puedo ocuparme de él ahora, Lanie.
-Si no es ahora, no será nunca ¿es que ni siquiera el no verlo nunca más hará que abandones esto? No puedo entenderlo, no puedo creer que cambies tu felicidad por luchar contra un espectro al que no puedes cazar. Tienes la garantía de que nada va a pasarte si te apartas, y con eso la oportunidad de comenzar una vida junto al hombre que más has amado, y aun así lo desperdicias porque se te ha metido en la cabeza poder ganarle a este monstruo. En mi opinión, estas demasiado involucrada como para poder seguir con esta investigación…
-Parece que se han puesto todos de acuerdo en lo que tenían que decir ¿verdad? Todo perfectamente diagramado sobre cómo debo vivir mi vida... Le diré algo que ustedes no parecen entender: todo este asunto del asesinato de mi madre es lo que impidió que alguna vez cometiese una locura. Me mantuvo enfocada, me ordenó en la vida, me dio un motivo para seguir viviendo, y ese motivo es encontrar al culpable y meterlo tras las rejas para siempre… Les agradezco que se preocupen por mí, pero estoy muy segura de lo que estoy haciendo. Ahora debo pedirles que me dejen sola…-

-Como prefieras, amiga. Sólo espero que al quedarte sola recapacites y cambies de parecer con respecto a todo esto…- Lanie se mostraba apenada al salir del departamento, al notar que ya no había nada más que decirle.
-El vuelo sale a las 21:30 hs. Adiós Beckett- agregó Javi al salir. El único que permaneció en silencio fue Ryan, que simplemente le dedicó una triste mirada al marcharse.

http://www.youtube.com/watch?v=j1pIvWamXO8

La detective cerró la puerta detrás de ellos y se dirigió al refrigerador a buscar una cerveza. Estaba furiosa con sus amigos por meterse en su vida, furiosa con Castle por haberlos citado para hablar de ella, y furiosa con ella misma al darse cuenta de que todo lo que le habían dicho era verdad, pero aun así no podía aceptar que ellos tuviesen razón, simplemente no podía aceptarlo. Ya tendría tiempo, en tal caso para enmendar las cosas con sus amigos, el problema era que, a diferencia de ellos, con Rick no tendría oportunidad futura, con él tenía los segundos contados
Las cosas con el escritor habían quedado de lo peor y eso torturaba a Kate. No podía enfadarse con el después de todo lo que había hecho por ella y lo menos que merecía Rick era una disculpa por haberlo tratado de ese modo. No podía permitir que él se fuera de la ciudad llevándose tan amargo recuerdo de ella. Miró la hora en su reloj, pensando en llamarlo. Seguramente estaría por salir hacia el aeropuerto y podría hablar con él para disculparse,  oírlo una vez más. Marcó su número de teléfono esperando ansiosa a que le responda, pero en vez de eso un mensaje grabado le informaba que el número no correspondía a un abonado en servicio. Volvió a marcar dos veces más pensando que era un error, sin embargo era correcto.  No había ningún error. Ese número no pertenecía más a Richard Castle.  –No puede ser…- pensó al escuchar el mensaje por tercera vez. No se esperaba que diera de baja  a su teléfono móvil, no había contado con la posibilidad de no escuchar nunca más su voz, y una poderosa angustia comenzó a invadir su cuerpo. Por primera vez enfrentaba la posibilidad de no verlo más, y esta vez era definitivo,  como muy bien se lo habían aclarado sus amigos, como muy bien se lo había explicado el escritor antes de irse de ahí esa mañana.
Sin razonar, logrando silenciar su cabeza un segundo y dejándose llevar por sus emociones,  se levantó del sofá impulsada como un resorte, se puso su chaqueta, agarró las llaves del auto y salió de su departamento con destino al aeropuerto J. F. Kennedy, sin poder evitar ir a verlo por última vez.  
El reloj de su auto al poner la llave marcó las 20:15 hs, con un poco de suerte, si es que estaba de su lado, llegaría en menos de 40 minutos, así todo manejó por las calles de New York endemoniada, sin importarle más nada que llegar antes de que se suba a ese avión.

http://www.youtube.com/watch?v=hEj1z_ihVX8



Última edición por agecastbet el Dom Ago 11, 2013 4:10 pm, editado 2 veces

agecastbet
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2971
Fecha de inscripción : 27/12/2012
Localización : En la colina del loco - Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por agecastbet el Dom Ago 11, 2013 3:56 pm

PARTE II


La temperatura había bajado considerablemente en la ciudad y el viento arreciaba implacable en cada cruce de calles, anunciando una de esas tormentas tenebrosas que invitan a esconderse. Beckett llegó a su departamento con la idea de pegarse una ducha caliente para sacarse el frio que invadía su cuerpo desde que había salido del aeropuerto. Todo en ella estaba frio, incluso su interior. Había dejado ir a Castle, quien la encendía con tan sólo mirarla, dejando ir también a su corazón con él; y ahora extrañaba su calor, entendiendo perfectamente que nunca podría amar a alguien como lo amaba a él y que probablemente había cometido el peor error de su vida al permitir que su deuda con el pasado se imponga ante cualquier otro sentimiento.

http://www.youtube.com/watch?v=IXy9j9nOsOA

Corrió desde su auto hasta la entrada del departamento, tratando de ingresar de inmediato esquivando un poco el frio. Al llegar a la puerta de su casa un hombre la sorprendió saliendo de las sombras.

-¿Papá? ¡¿Vas a matarme de un susto?! ¿Qué haces aquí?- preguntó sabiendo ya la respuesta, imaginando que sus amigos lo habían puesto al tanto de todo.
-Kate… tenemos que hablar.- dijo dándole un beso en la mejilla.
-¿Tu también?- la detective suspiró mientras abría la puerta para entrar.-Papá… tuve un día fatal… por favor no intentes sermonearme tu también…
-No vine a sermonearte, hija.- respondió ingresando hasta el living. Luego prosiguió: -Vine a decirte que no quiero perderte como perdí a tu madre, no sabría que hacer con mi vida si algo malo llegara a pasarte. No tienes idea la angustia por la que pasé cuando te dispararon… creí no poder soportarlo… Kate, sin ti no hubiese podido salir del alcohol, no hubiese podido levantarme después de lo de Johanna, lo único que quería era que no duela más el no tenerla, y gracias a todos tus esfuerzos y sacrificios lograste hacerme salir de toda esa oscuridad que me envolvía…
-Papá…
-Déjame terminar… Cuando me dijiste que querías ser policía supuse que la decisión provenía de lo que había pasado y no pude más que enfadarme a pensar que arriesgarías tu vida a todo momento, que cualquier día vendrían a informarme que cumpliendo tu deber habías resultado herida o algo peor; pero viéndote tan decidida a no retroceder no me quedó más que rezar para que nada malo te ocurra…   pensé más de una vez en volver a hundirme en un vaso de licor, librando una batalla contra mí mismo día tras día, y no lo hice por ti, sabiendo lo decepcionado que estarías de mi, sabiendo que te faltaría el respeto por haber salvado mi vida. Siendo la persona que más me importa  ¿Cómo crees que podría vivir si algo malo te pasa? ¿Crees que podría mantenerme sobrio si terminas como tu madre?  Eres lo único que me queda en la vida, Kate. Tienes la oportunidad de alejarte de todo esto que te ata al pasado, no la desaproveches.

-Se lo debo a mamá… solo así tendrá la paz que se merece…
-No le debes nada a tu madre más que vivir tu propia vida, hija. Conocía a Johanna muy bien, incluso mejor que tú y estoy seguro de que ella no soportaría que cargues con tremenda cruz que tú misma te construiste… Piénsalo, Kate ¿qué padre querría  que su hija estuviese en un peligro constante? Lo único que le debes a tu madre y a mi es intentar ser feliz, y creo que sabes muy bien cómo conseguirlo…- la mirada de Jim hacia su hija era de lo más triste, más al final de sus palabras un pequeño brillo asomó en sus ojos cuando le dijo:-… y sobre todo sabes muy bien con quien intentarlo…- la detective lo miraba en silencio pensando en todo lo que le estaba diciendo cuando un relámpago iluminó el living, precediendo al sonoro trueno que sobresaltó a Kate.

-Se viene una tormenta muy fea… ¿te quedas a dormir, papá? Puedo preparar café o algo para cenar, si no has comido nada…- Jim miró su reloj y rápidamente le contestó:
-No, hija. Me vuelvo a casa antes de que se largue a llover. Ya son casi las 11 menos cuarto de la noche y mañana tengo que salir muy temprano de casa para el trabajo… Salvo que aun tengas miedo a las tormentas…- dijo abrazando a su niña.
-Ya lo superé, papi. Gracias de todos modos- respondió con una sonrisa.- prométeme que manejarás con cuidado- pidió volviendo a abrazarlo.
-Te lo prometo, amor. Ahora tú prométeme que pensarás en lo que te dije… por favor.- solicitó suplicante Jim.
-Te prometo que lo pensare… Adiós papá, mándame un texto en cuanto llegues a casa así me quedo tranquila ¿De acuerdo?
-De acuerdo. Adiós hijita.- Jim se despidió de su hija y salió del departamento dejándola sola y con la cabeza llena de pensamientos de lo más contradictorios; pensamientos que tenía que ordenar cuidadosamente dentro de su tozudo cerebro.

                                                                       ***
http://www.youtube.com/watch?v=-c9VVm6BqgE

Salió del baño del aeropuerto como un bólido. No quería estar un segundo más ahí dentro, no quería estar cerca de ella ni un solo instante más o estaba seguro de que cometería una estupidez.  Guiando al empleado por el hombro lo llevó hasta el bar casi corriendo, donde se pidió un trago mientras se sacaba algunas fotos con los empleados del aeropuerto, quienes eran los únicos que se encontraban en el bar hasta el momento.
Después de firmarle el autógrafo al muchacho de la limpieza, Castle consultó su reloj para saber con cuanto tiempo contaba antes de que empezaran a llamar para abordar su vuelo y siendo las 22:10 consideró que tenía el tiempo justo para otra vuelta. Se pidió otro whiskey más bebiéndolo de dos tragos y luego se dirigió a la sala de espera del aeropuerto. Su vuelo ya había llegado y desde hacía un rato habían comenzado a llamar a los pasajeros invitándolos a acercarse a la puerta de embarque, pero él, lejos de apurarse para abordarlo, permaneció sentado en el mismo lugar, sin moverse.

"-...última llamada para el vuelo 7411 con destino a Punta Cana,  pasajeros, favor de  presentarse en la puerta 47..." –repetía por segunda vez una señorita por el altoparlante.

Este era el momento en  que debía levantarse y salir corriendo en dirección a la puerta señalada, mas su cuerpo estaba atornillado a la silla y su voluntad anclada en sus sentimientos hacia ella. Castle se preguntaba una y otra vez porque había venido hasta acá, porque lo torturaba de esa forma proponiéndole algo casi imposible de aceptar por alguien que estuviese en su sano juicio, se preguntaba porque lo ponía en esa situación tan difícil, tan dolorosa, que le impedía continuar con el plan que había trazado ¿Con que derecho Beckett podía jugar así con sus sentimientos?  Él no tenía una respuesta para todos esos interrogantes, tampoco tenía idea de lo que debía hacer ahora,  lógicamente, su vuelo había partido rumbo a Punta Cana sin él abordo, y se había quedado sin rumbo fijo, sumamente confundido y con una necesidad imperiosa de beber hasta el desmayo. Sí. Esa parecía ser una buena idea, emborracharse hasta no entender nada, emborracharse hasta que deje de doler. Mañana sería otro día y vería que hacer con todo el inconveniente que conlleva perder un vuelo con su equipaje en él, por ahora lo único que necesitaba era vaciar alguna botella de escocés de su propia colección, hasta lograr sacarse de encima todos los contradictorios pensamientos que tenía rondando en su cabeza. Sin meditarlo más, finalmente se levantó de la silla dirigiéndose a la salida, apurando los pasos para largarse de allí cuanto antes.

http://www.youtube.com/watch?v=j_KO5tf_COw

Mientras volvía a su loft en un taxi, pensaba en todo lo que había sucedido desde el funeral del capitán Montgomery, desde que ambos habían recibido un balazo, desde el  instante en que había asumido cuanto la amaba,  desde el momento que se había dado cuenta que la vida de ella había pasado a ser más importante que su propia vida; y no podía entender porque todo había sido tan complicado para poder estar juntos, porque todas y cada una de las veces que intentó alejarse, el destino inevitablemente volvió a cruzarlos, enredando sus vidas hasta finalmente  quebrarlas. Se preguntaba por qué ese mismo destino se empecinaba en ser tan ruin, que habiéndole permitido conocer lo que es sentir el más puro y verdadero amor hacia una mujer, no le permitiera disfrutarlo. La vida le mostraba la más perfecta, delicada e irresistible manzana, ofreciéndosela para que la saboree y después quitándosela perversamente, encerrándola en una bóveda de impenetrable cristal que sólo podía  abrirse desde adentro.

El conductor frenó bruscamente en la puerta de su loft sacándolo de golpe de su reflexión. Castle pagó el viaje al taxista  y se bajó del auto rápidamente. Le urgía entrar a su departamento, le urgía llegar a esa botella.
Eligió el whiskey más caro que tenía en su barra de licores, ese que guardaba para grandes ocasiones. Y que mejor ocasión que la de olvidar, precisamente, a la más inolvidable de las mujeres que había conocido.
Arrancó la botella de ese bar sin siquiera molestarse en agarrar un vaso, abriéndola al momento para darle un largo trago que llenó su boca, quemando su garganta al primer contacto con el fuerte licor. Repitió la operación unas cuantas veces más, mientras caminaba por todo su despacho dando vueltas y más vueltas, con un ritmo similar al que llevaban sus pensamientos, pero al parecer el alcohol no estaba funcionando con el olvido, tampoco lograba mitigar el dolor y ciertamente no ayudaba a responder los interrogantes que nadaban en su cerebro. Se estaba volviendo loco, estaba llegando al borde de la desesperación, debatiéndose entre un montón de sentimientos que no sabía cómo manejar.
Su cuerpo se sentía de lo más tenso, como si toda la defensa de los New York Giants  se le hubiese tirado encima impidiendo que anote un tanto.
Se pasó la mano por la nuca intentando desatar los nudos provocados por las contracturas, mientras le daba otro beso al pico de la botella. Se le ocurrió entonces intentar relajarse con un baño de inmersión en su bañera con hidromasaje, donde los chorros de agua harían de masajista y aliviarían un poco la rigidez de su cuerpo.
Sin soltar la botella se dirigió al baño abriendo el agua caliente, buscó unas toallas limpias en el armario y se desvistió rápidamente para meterse dentro de la tina, sumergiéndose en el remolino de agua tibia que lo envolvía golpeando su cuerpo con las burbujas. Metió la cabeza dentro del agua dejándose azotar por el chorro de agua, deseando que los golpes silencien su cerebro, destruyan sus pensamientos y acallen las malditas preguntas; preguntas que sólo ella tenía la capacidad de responder.

http://www.youtube.com/watch?v=vpoaypartEA

                                                                     ***

Al cerrar la puerta tras su padre, se quedó apoyada de espaldas sobre ella, con el cerebro cargado de recomendaciones, consejos, miedos, angustias, remordimientos, culpas. Tenía la cabeza repleta de sensaciones,  las cuales se sentía incapaz de organizar de forma tal que dejen de atormentarla.
Aun tenía frio y todavía rondaba por su cabeza la idea de la ducha caliente. Prendió las estufas para calentar un poco el ambiente y luego se dirigió al baño de inmediato, a  dejarse envolver en el cálido vapor que en segundos colmaría la ducha.

El departamento había adquirido calor rápidamente con lo que sólo se puso una musculosa y un mini short sobre su ropa interior a modo de pijama. Se peinó un poco su húmedo cabello y se dirigió al living a servirse un vaso de whiskey. Necesitaba tomar algo fuerte mientras repasaba todo lo que había sucedido ese día. Realmente había sido intenso, todo lo ocurrido había logrado desestabilizarla aun más, si es que esto era posible. Entre trago y trago recordaba cada palabra de Rick, de sus amigos, de su padre; todos estaban de acuerdo en lo mismo, todos pensaban que estaba cometiendo un terrible error, y hasta ella misma comenzaba a creerlo, pero aun no sabía cómo aceptarlo.
La visita de su padre, con sus fuertísimos argumentos desprendidos desde lo más profundo de su corazón se lo había terminado de confirmar. Su personalidad, siempre tan cerebral, hacía un esfuerzo sobrehumano intentando hermanarse con su corazón, permitiéndole analizar con detalle cada una de sus sabias palabras, entendiendo su dolor, apaciguando el de ella, desbloqueando por primera vez  la posibilidad de repensar su decisión sobre el caso de su madre, comprendiendo que si continuaba y algo llegaba a pasarle su padre se clavaría en una botella de alcohol buscando su propia muerte. Entonces se preguntaba ¿Cómo podría  hacerle eso? ¿Cómo podía condenarlo a pasar dos veces por el mismo dolor?  No podía comportarse de esa manera con él, no podía arruinarle la existencia, pero ¿Por qué aun tenía dudas? ¿Quizá porque se había dado cuenta que al renunciar a la investigación y sin Rick a su lado su vida quedaba completamente vacía?

http://www.youtube.com/watch?v=bwd4lIlUAkE

Debía continuar con su vida, sin volver a mirar atrás, intentando ser feliz,  pero sabiendo con total certeza que la única persona que podría acercarla a esa felicidad absoluta era su amado escritor, al cual había apartado de su vida obligándolo a desaparecer para siempre. Al comprender que su oportunidad con él se había esfumado, comenzó a invadirla una tristeza tan grande que sintió como su pecho se oprimía, como sus ojos se humedecían, como algunas lágrimas brotaban inconscientes derramándose sobre su rostro.

Dos potentes golpes retumbaron en su puerta, sobresaltándola. Inmediatamente pensó en su padre. Quizás se había arrepentido de manejar bajo la tormenta y había decidido pasar la noche con ella. Se levantó del sofá al instante, secándose las lágrimas con sus manos y dirigiéndose hasta la puerta para observar por la mirilla. Su corazón le dio una puntada al enterarse quien estaba al otro lado.

-¡¿Castle?!- dijo abriendo la puerta visiblemente asombrada por la inesperada visita. -¿No deberías estar arriba del avión?

-Bien dijiste… debería.- respondió el escritor mientras ingresaba al departamento. Ella cerró la puerta lo siguió hasta el living.
-Rick, escucha…
-No, detective. Ya tuviste tu oportunidad de hablar. Ahora es mi turno y tú vas a escucharme…
-Pero, Rick…- intentó interrumpir ella.

http://www.youtube.com/watch?v=sIGvPgMHmKM

-¿Sabes por qué estoy aquí, Beckett?  ¿Tienes idea de por qué estoy aquí otra vez haciendo el papel de estúpido en vez de estar volando a Punta Cana?- el escritor alzaba la voz a cada pregunta.
-Tranquilízate, Rick… por favor…- dijo la detective intentando que recobre la calma.
-¿Quieres que me tranquilice? ¿Cómo puedes pedirme eso? Aunque, pensándolo bien no debería sorprenderme en lo más mínimo, después de todo me has pedido cosas peores ¿no es así?- otra vez el maldito sarcasmo del escritor estaba a la orden del día. Estaba furioso y quería mostrárselo. Furioso por qué Kate se había presentado en el aeropuerto, furioso por no haber sido capaz de tomarse ese vuelo, furioso por haberse permitido pensar en todo lo que ella le había propuesto, furioso por estar otra vez frente a ella haciendo el papel de estúpido. –¿Tienes idea de lo que me hiciste al aparecer en ese baño? ¿Tienes idea de lo que provocaste en mi?- Castle se acercaba cada vez más a la detective.- Yo tenía todo planeado para largarme de aquí para siempre, para desaparecer, para arrancarte de mi vida como te mereces… ¿Con que derecho fuiste a buscarme? ¿Con que derecho fuiste a imponer tus condiciones para esta relación? ¡Dime, Beckett ¿Con que derecho juegas así conmigo?!...-

Ella permanecía en silencio escuchándolo, dejando que se descargue toda la angustia y todo el dolor que ella le había provocado una vez más. Era lo menos que podía hacer después de lo mal que se había comportado con él: soportar su descargo, digerir sus filosas palabras que la atravesaban de lado a lado.

http://www.youtube.com/watch?v=Lc_-GVGRTUY

-¿Sabes lo que sentí al verte parada enfrente mío en ese baño? ¿Sabes lo que sentí cuando me fui de ahí? Te lo diré para que no tengas que esforzarte imaginándolo: Sentí un dolor tan grande que quise morirme, maldije al cielo por permitir que me encuentres y me fui a mi casa derrotado, incapaz de poder subirme a un avión que me aleje de una vez por todas de ti,  intenté emborracharme para sacarte de mi cabeza…para sacarme la absurda idea de aceptar la locura que me propusiste…- un relámpago iluminó todo el living y por primera vez se permitió mirarla. Estaba verdaderamente para el infarto. Su diminuta vestimenta permitía disfrutar de la perfección de su cuerpo, y para completar  la bella imagen algunos mechones de su húmedo cabello reposaban sobre su rostro, enmarcando la más delicada obra de arte que alguna vez había apreciado ¿Cómo podía resistirse a ella? ¿Cómo no aceptar cualquier demencia que le proponga?  ¿Cómo no correr a besarla una vez más?, se preguntaba mientras no podía evitar acercarse a ella.

-… ¿Sabes que es lo peor? Que estoy loco, Kate… lograste llevarme a la demencia absoluta...-Castle se acercó peligrosamente a sus labios y sin poder contenerse la besó con salvaje pasión hasta dejarla sin aliento.

-…Lograste enloquecerme de tal forma, detective, que no me importa nada más que estar contigo… Estoy tan loco por ti que acepto cualquier cosa que me impongas con tal de permanecer a tu lado…- siguió diciendo al separarse de su boca para dedicarse a besar su cuello, sin esperar palabra, sin pedir su autorización, logrando erizar su piel una vez más con el simple roce de su aliento.
-Rick…debo decirte algo…- alcanzó a decir antes de que el la acalle.
-Shhh… no digas nada, no esta noche… disfrutémonos ahora sin decirnos nada más y mañana, pasado, algún otro día volvamos a preguntarnos que estamos haciendo…- como respuesta, el escritor recibió un apasionado beso al que correspondió introduciendo profundamente su lengua, atrapando la de ella, saboreándose salvajemente, realizando un pacto que implicaba silencio, un pacto de mutuo goce y entrega, un pacto que al menos debía durar esta noche.

http://www.youtube.com/watch?v=Bm5UXzk6NsQ

Tanto habían deseado volver a estar juntos, volver a tocarse una vez más, que sus manos no daban abasto para acariciarse. La detective comenzó a desvestirlo sin poder separarse de sus labios, sacándole la chaqueta, arrancando los botones de su camisa de un solo tirón, despojándolo de sus pantalones, mientras él se dejaba desvestir separándose de su boca y atacando su cuello, mordiéndolo, besándolo, susurrando al oído de ella todas las cosas que pensaba hacerle. Las manos del escritor la acariciaban metiéndose debajo de sus diminutas prendas, provocando escalofríos en todo su cuerpo, enredando los dedos en su tanga, estirándola hacia atrás, sometiéndola poco a poco con la exquisita tortura que el roce de la tela le provocaba a su sexo. Beckett se quitó la musculosa y el corpiño dejándole libre acceso a la boca de él, que desesperaba por morder sus erguidos pezones. Sin dejar de jugar con la diminuta bombacha, se dedicó a lamer, apretar y besar sus pechos que tanto le gustaban, provocando los más encantadores gemidos en su adorable musa, quien estaba totalmente entregada a él. Castle se separó de golpe, haciendo que ella retroceda hasta quedar contra la pared, luego se arrodilló frente a ella para bajarle de un tirón el mini short y la tanga, dejándola totalmente desnuda. Sus dedos, implacables, fueron acariciando todo su húmedo sexo, empapándose lentamente, encontrando su clítoris, ejerciendo una leve presión sobre él, soltándolo, apretándolo nuevamente, estirándolo, haciendo gemir a su mujer como tanto disfrutaba hacerlo. Acercó la punta de su lengua y comenzó a jugar junto con sus dedos sobre el hinchado botón, provocando que las piernas de la detective se aflojen teniendo que apoyarse en la pared para no caerse. El placer que le proporcionaba su amado era tal que no podría aguantar mucho más sin llegar a su primer orgasmo, sus labios apretaban su clítoris tironeándolo suavemente, entretanto sus dedos se colaban en su interior entrando y saliendo una y otra vez, enloqueciéndola por completo una vez más.
La detective apartó la cabeza de Rick haciendo que se incorpore, tomándolo de la mano para llevarlo hasta su habitación sin decirle una sola palabra. Castle se dejó llevar, no sin abrazarla por detrás, no sin besarle la nuca provocándole cosquillas, arrancándole una preciosa sonrisa.

Apenas entraron al cuarto y sin dejar de besarla fue llevándola hacia la cama hasta chocar contra ella, rebotando sobre el colchón, golpeándose con la mesita de luz, descubriendo gracias al golpe, las esposas de la detective que se encontraban debajo de un libro junto a su arma de respaldo.                                                                                  

- ¿Debo asustarme, detective? – preguntó al mirar sobre la mesita.
-Supongo que no… siempre y cuando te portes bien…- respondió siguiéndole el juego.
-Y exactamente… ¿Qué es portarse bien?- volvió a preguntar acercándose a su boca.
-¿Quieres averiguarlo?- interrogó la detective después de morderle el labio suavemente.
-Me tienes muy intrigado… no creo poder decir que no…
-¿Seguro que quieres averiguarlo?- dijo ella en un tono muy sugerente agarrando las esposas.
-Mmm… Recuerdo a alguien que no le fue nada bien cuando lo esposaron a la cama…- respondió sonriendo.
-Eso fue porque no fui yo quien lo esposó…- indicó la detective acercándose a escasos milímetros de su boca. Enseguida agregó mientras sonreía con malicia:-¿Tienes miedo?
-Nadie va a llamarme cobarde. Puedes hacer lo que quieras conmigo, detective- manifestó el escritor atrapando su boca y ofreciéndole sus muñecas.
-¿Lo que quiera? Tú lo pediste…- preguntó Beckett al separarse de él, acto seguido, le colocó las esposas sujetándolo contra los barrotes de la cama. Acariciando suavemente sus largos brazos, fue bajando lentamente hasta tomar su rostro, acercando su boca a la de él, mordiendo delicadamente sus labios, atrapando su lengua para terminar en un ardiente beso que dieron por finalizado al quedarse sin aliento.

-¿También vas a vendarme los ojos?- preguntó divertido.
-No, Rick. Estoy segura de que te encantará ver esto…- susurró sensualmente a su oído antes de morder su lóbulo con suavidad.    
Siguió bajando por su cuello, acariciándolo,  besándolo,  mordiéndolo, enloqueciéndolo con su lengua. Sus pectorales fueron su próxima parada: los que se dedicó a besar, lamer y apretar, provocándole un gran placer que demostraba con el aumento de los latidos de su corazón. Continuó con el delicioso descenso besando sus abdominales, rodeando su ombligo, provocando cosquillas en el cuerpo del escritor al rozarlo con sus pezones, mientras que con sus manos llegaba hasta su bóxer, acariciando su erecto miembro sobre la ajustada tela de algodón, disfrutando del calor que emanaba de él.
Se incorporó arrodillándose frente a él para dejarlo completamente desnudo, liberando al fin al prisionero que se erguía orgulloso frente a ella. Humedeciéndose los labios con la lengua, ante la atenta mirada de él, fue acercándose lentamente hasta su mástil, tomándolo con una mano, evitando que se le escape, abriendo levemente su boca, respirando sobre su carne, rozándola con su cálido aliento, exasperando a su hombre que yacía suplicante en su cama. Su lengua se deslizó desde la base hasta la punta, saboreándolo pausadamente una y otra vez, estirando hacia atrás la delicada  piel, dejando al descubierto su hinchado capullo para recorrerlo con la punta de la lengua. El encantador tormento que le aplicaba la bella detective lo llevaba hasta el borde de la demencia, imprimiéndole sensaciones únicas que no quería abandonar jamás.  
     
http://www.youtube.com/watch?v=vA94Mq4Pyxk

Sus  labios se amoldaron a su erecta anatomía, formando un candente círculo, rodeando su miembro, marchando implacable en su ida y vuelta, entreteniéndose con entusiasmo en la sensible piel de su glande, atrapándolo finalmente con su boca, envolviéndolo con su lengua, mordiéndolo muy suavemente, aturdiendo sus sentidos en un torrente de placer inentendible para él, quien dejaba escapar gemidos mezclados con alguna balbuceante palabra, convirtiéndose en una sexy melodía para los oídos de ella.
Se sentía poderosa al notar la pétrea dureza que había adquirido su falo, al aprisionarlo en su boca, al succionarlo con fervor, sometiéndolo a su antojo al ritmo que  ella imponía, estremeciéndolo, haciendo suplicar a su escritor que por favor no se detenga. La detective le dedicó una mirada traviesa, calma, segura de lo que hacía, entendiendo lo que provocaba, disfrutando de los roncos gemidos de placer que brotaban de la boca de Rick.
Su musa parecía no tener piedad de él,  lo había envuelto en llamas, haciéndolo delirar en el más exquisito goce, sintiendo ya no poder aguantar más la celestial tortura con la que lo esclavizaba.

-Quítame las esposas…- dijo intentando incorporarse y con la respiración entrecortada. Kate sonrió con maldad mientras se acercaba muy despacio hasta su rostro, mirándolo con lujuria.
-¿Por qué habría de hacerlo? ¿No me habías dicho que podía hacer lo que quisiera?- preguntó sentándose a horcajadas sobre su estomago,  mordiéndose el labio de forma muy sensual, observando la reacción de él.
-Porque necesito tocarte… sentirte con cada milímetro de piel… comerte entera sin que puedas escaparte de mi… por favor- rogó tratando de acercarse a su boca para besar esos labios que tanto le gustaban. Kate lo esquivó jugando con su desesperación, agarrando las llaves de las esposas.

-Como prefieras…- dijo al soltarlo.
-No lo lamentarás…- retrucó.

http://www.youtube.com/watch?v=-O_D_NYJo6k

Inmediatamente después de que sus manos estuvieron libres de la opresión del rígido aro de metal, se incorporó y tomándola de la cintura, la acercó más a él, besándola con fogosidad, atrapando su lengua, succionándola, para terminar mordiéndole suavemente los labios. Retiró una de las manos que posaban en su cintura, la cual se apoderó de uno de sus pechos, pronto se sumó su boca, rodeando su pezón, jugueteando con la punta de su lengua sobre él, provocando en ella esos pequeños gemidos que tanto le gustaba oír.
Ahora una de sus manos llegaba hasta su sexo, escabullendo sus dedos otra vez, humedeciéndolos con sus jugos, apretando suavemente su clítoris, haciéndola suspirar, provocando el contorneo de su cintura queriendo tener más contacto con sus sabios dedos.  La boca del escritor seguía entreteniéndose con sus pezones, endureciéndolos como una piedra, erizando su delicada piel, sin olvidarse de su pulgar que continuaba haciendo círculos alrededor de su hinchado botón, mientras otros dos de su dedos se introducían lentamente en su vagina recorriéndola con esmero, buscando arrancarle una súplica,  encontrando su punto G, provocándole esa sensación inconfundible que roza al dolor, esa sensación imparable que anuncia un orgasmo único. Castle retiró su mano suavemente para darle paso a su miembro que tanto deseaba sentir su calor. Lentamente fue recostándola quedando encima de ella, mientras su falo recorría la entrada a su húmeda vagina, desesperando a la detective que no podía aguantar más sin tenerlo dentro. Poco a poco fue introduciéndose sin prisa en su interior hasta amoldarse a la perfección, aumentando la intensidad de las embestidas y sin dejar jugar con su clítoris logró que su amada entrara en un éxtasis insuperable, haciéndola acabar más de una vez, aprovechando los espasmos que su cuerpo ofrecía para intensificar el movimiento de vaivén, imprimiéndole la velocidad necesaria para culminar junto a ella en una explosión de placer pocas veces sentido.


Sus cuerpos quedaron exhaustos tendidos en la cama boca arriba, aun jadeantes, intentando recuperar el aliento, tratando de serenar el pulso, que tanto se resistía a volver a la normalidad. La detective giró apoyándose en su hombro, descansando su cabeza en su pecho, escuchando el latir de su fuerte corazón que poco a poco la iba arrullando, invitándola a rendirse al más dulce sueño. Rick pasó su brazo por debajo de su cuello, abrazándola, acariciándola suavemente, disfrutando de su tersa piel que tanto le gustaba. Por primera vez iban a dormir juntos, abrazados dulcemente, después de haberse demostrado una vez más cuanto se amaban, gozándose con locura y eso lo hacía feliz, muy feliz. Ciertamente podría acostumbrarse a esto con mucha facilidad, no tenía dudas al respecto; el escritor estaba entregado a ella en cuerpo y espíritu, completamente a su merced y sin ningún tipo de defensa ante cualquier cosa que se ocurriese hacer con él, y el problema es que ya no le importaba nada más que permanecer a su lado.
Castle la miró por última vez antes de cerrar los ojos dejándose ganar por el cansancio, guardándose su bella imagen, atrapándola en sus sueños.

http://www.youtube.com/watch?v=0MZXMT9vRag

La claridad de la media mañana se entrometía en su cuarto, posándose sobre su rostro. La joven detective abrió los ojos y sonrió al recordar la noche anterior, pero su sonrisa de desvaneció al notar que él no descansaba a su lado. Se incorporó velozmente quedando sentada sobre la cama, mirando toda la habitación, buscando algún indicio que le confirmara que todo lo que había pasado anoche no era un sueño.
No había tenido la oportunidad de decirle que había cambiado de opinión, él no la había dejado hablar, y ahora ¿Dónde estaba Rick? ¿Se había arrepentido de todo lo que le había dicho? ¿Se había marchado sin darle la oportunidad de hablar con él? Tan absorta estaba en sus preguntas que no escuchó los pasos del escritor acercándose con una bandeja.

-¿Ya estás despierta, princesa?- dijo con una enorme sonrisa al entrar.
-¡Rick! ¡Estás aquí!- respondió ella devolviéndole la sonrisa y llenándose de dicha al verlo.
-¿Pensaste que me había ido?- preguntó extrañado apoyando la bandeja a un lado de la cama. La detective asintió con la cabeza. Él se acercó para abrazarla con fuerza besándola en la cabeza. Acto seguido la miró y acariciando su rostro agregó:- Kate, no puedo estar lejos de ti. Estaré a tu lado siempre que tú me lo permitas, te lo prometo…- ella lo besó largamente sellando esa promesa con sus labios.
-Tengo que decirte algo, Rick.- el escritor tembló al oír esas palabras, demostrándolo en su rostro al mirarla.
-¿Qué pasa, Kate?
-Antes de que llegaras anoche mi padre estuvo aquí…- Beckett le contó todo lo que le había dicho su padre, la forma en que le había hecho ver las cosas, replanteándose todo una vez más.-Decidí abandonar la investigación, Rick… comprendí que a mi padre ya se le hace bastante difícil continuar viviendo sin mi madre, como para también agregarle la preocupación de que el responsable de la muerte de mi mamá puede acabar con mi vida de un momento a otro, deshaciendo por completo lo poco que queda de él…
-¡¿De verdad, Kate?!- una enorme sonrisa se dibujó en sus labios.
-Sí, Rick. De verdad…
-¡No sabes lo feliz que me hace escucharte decir eso! ¡No sabes el peso que le estás quitando a mi corazón! Te amo detective, con toda mi alma…- el escritor se acercó a su musa para besarla, demostrándole todo el amor y la felicidad que sentía en ese momento por la sabia decisión que había tomado. Castle sabía perfectamente que su cambio de rumbo había sido posible gracias a su padre y no a él, pero aun así no se quejaba; después de todo el resultado había sido el mismo y ella finalmente dejaría de investigar. Por lo menos mientras su padre estuviese vivo tendría la certeza de eso, y ahora no se permitiría pensar en que pasaría el día que Jim ya no esté; en lo único que tendría que pensar es en cómo hacerla tan feliz día tras día, en lograr que no le quede otra opción que disfrutarlo, sin darle la oportunidad de pensar en el pasado nunca más.

-¿Puedo pedirte algo, Rick?- preguntó mirándolo a los ojos.
-Lo que quieras.- contestó él.
-No permitas que vuelva a enceguecerme otra vez… No me dejes apartarme de ti, Rick. Eres lo mejor que me pasó en la vida y me hace muy feliz tenerte a mi lado… ¿me prometes que lo intentarás?- el escritor le apartó un mechón de pelo de su frente para besarla con incalculable dulzura. Por primera vez sentía que podía disfrutar por completo a la mujer que tanto amaba sin preocuparse por nada más, por primera vez sentía que ella le correspondía de la misma forma, por primera vez empezó a imaginar lo maravillosa que sería su vida junto a su perfecta  musa y no pudo evitar sonreír al contestarle:
-Siempre.  

FIN

Como no puede ser de otra forma no me resisto a incluir un par de títulos que son los que me inspiran el fic completo.

http://www.youtube.com/watch?v=IrznmH3XZQ8  

y el himno por excelencia de los enamorados, y nuestra parejita no iba a ser menos:

http://www.youtube.com/watch?v=ZKDDS7zhAzM



agecastbet
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2971
Fecha de inscripción : 27/12/2012
Localización : En la colina del loco - Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Mar Ago 13, 2013 8:40 pm

Apocalipsis. escribió:Wow, me lo he leído todo del tirón! Falta decir que me ha encantado :cry:que triste que acabe! En serio escribes de maravilla y me ha encantado el final, espero leer más fics tuyos!!! Inlove

Besotes.
 
Me alegra mucho que te haya gustado!!!! En cuanto se me ocurra alguna historia prometo volver con un nuevo fic. Muchísimas gracias por comentar y bienvenida al foro!!! Saludos y hasta la próxima!!!!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Mar Ago 13, 2013 9:06 pm

agecastbet escribió:HOLAAAAAA SOLEEEETE!!!!!!
Me vas a tener que disculpar por tardar tanto en contestarte, pero ya sabes que no siempre se puede hacer lo que se quiere, sino lo que te dejan, jajajajajajaja o lo que viene a ser que el hombre/mujer proponen y Dios dispone, jajajajaja.
En realidad, no solo la falta de tiempo, sino que también he tenido que buscar y decidir ese regalo que siempre te hago, pero que en esta ocasión he querido que fuese algo especial, pues se trata ni más ni menos de tu capítulo final, apoteósico capítulo final, por lo que no podía dedicarte sólo una canción. Pensé en principio buscar alguna que otra canción para musicarlo, por así decir, y me explico; lo que pensé es por cada párrafo o párrafos que me inspirasen alguna canción dedicárles lo que me sugiriesen. Al principio todo bien, pero en un momento dado pensé que a ti te encanta el Rock, por lo que decidí que serían canciones rockeras, aunque no es mi fuerte.
Pero una vez que empezé a buscar, me dí cuenta de que hay una banda que lleva la friolera de treinta años y que tiene muchas canciones que me encantan, por lo que decidí repasarme su extenso repertorio, buscando las canciones que expresaran lo que tus párrafos me sugerían.
Por fín lo he terminado, no se si se adaptan demasiado a lo que son tus gustos, pero lo he hecho con la mejor disposición, y el resultado es el que verás al final de mi comentario.
Espero que sea de tu agrado, he de confesar que no es mi terreno más favorable, pero creo que he conseguido que se acerque lo más posible a mis sensaciones y espero que a tus gustos musicales. Te ofrezco este trabajo con todo el cariño deseando haber acertado con mi propósito.


Hola Adri!!!! En principio, no tengo nada que disculparte. Entiendo perfectamente la falta de tiempo para hacer lo uno quiere y sé que no siempre se puede. Sabía que en algún momento, cuando pudieses me ibas a contestar, lo que nunca me imaginé es que te ibas a tomar tanto trabajo para ofrecerme tan increíble obsequio. De verdad que me dejaste sin palabras nuevamente y no puedo más que agradecerte desde lo profundo de mi corazón. Te pasaste, en serio! Las canciones fueron excelentes, muy bien seleccionadas, como siempre, solo que esta vez fueron de puro Rock y eso es lo que más te agradezco, que a pesar de no ser tu fuerte elegiste cuidadosamente tema por tema exquisitamente complaciendo mis gustos musicales. Te aclaro que es la primera vez que escucho a esta banda y debo decirte que me encantó. Se nota que aprendiste a conocerme bien en cuanto a mis gustos y lo demostraste con semejante trabajo desplegado. Quedó excelente y realmente me has hecho muy feliz!!!! MUCHAS GRACIAS AMIGA!!!! SOS LO MÁS DE LO MÁS!!!!!!!!!!!!!!!

Hola Adri!!! Me pone muy feliz que haya gustado como terminó la historia. Confieso que estuve tentada de darle un final amargo y separarlos, pero después me decidí a pintarlo de rosa y dejarlos disfrutar de su amor… Temí por mi integridad física si no los juntaba al final, jajajajajajaja Me alegra haber alcanzado las expectativas y sobre todo haberlos tenido en vilo hasta el fin preguntándose que iba a pasar.

Ya imagíno lo que ha debido de costarte, no dejarnos con un pellizco en el corazón, se lo mucho que te gusta hacernos retorcer de dolor, jajajajaja. Pero aunque quieras parecernos cruel y despiadada, aunque me pongas escusas diciendo que temías por tu integridad física, se que no serías capaz de hacerlos y hacernos sufrir gratuítamente sin razón, y este relato es al fin y al cabo una ficción, no la realidad que suele ser más arisca.
Pues sí la verdad es que las expectativas las has superado ampliamente como siempre y el mantenernos en vilo es algo que dominas a la perfección, jajajajajajaja si no no serías tú.


Pues, sí. Me costó bastante, jajajajajajaja ¿Te conté alguna vez que mis dos películas románticas favoritas son "Gone with the Wind" (o "Lo que el viento se llevo") y Casablanca? Casualmente dos películas en la que sus protagonistas terminan separados, jajajajajajajaja pero tenés razón, no hubiese podido hacerlo… me hubiese quedado  un sabor amargo  y lo habría arreglado con un epílogo bien meloso y muy rosa, jajajajajajaja.

Bien sabés que no me gusta dejar cabos sueltos por ningún lado y es por eso que le di mil vueltas hasta dejarlo como quería, pero al parecer tuvo un buen resultado final, jajajajajaja

Pero bien que lo sé, jajajajaja esa perfeccionista que llevas contigo no te lo consentiría y el resultado nunca podría ser mejor jajajajajajaja


See… a veces quiero matar a la perfeccionista… no me deja pasar ni una, jajajajajajajaja

Te alegrará saber que empecé a escribir algo "en serio" hace unos días. Todavía no tiene mucha forma, pero por lo menos lo estoy intentando y quiero que sepas que vos fuiste la principal responsable para que me decida a hacerlo, así que me encantaría que en algún momento lo leas y  me des tu sincera opinión. Sabés que valoro muchísimo tus comentarios, pero te aclaro que te lo pido sin  que te sientas en el compromiso o la obligación de hacerlo.

No sabes la inmensa alegría que me das, que te hayas decidido es lo más importánte. Por supuesto que me encantará leer todo lo que escribas, y lo sabes. Ya estoy impaciente por que me lo envíes, aunque comprendo que tardarás un tiempo, pues se que lo que escribas estará siempre a gran altura. Mi opinión aunque no sea la de un experto será siempre sincera, pues no me gusta mentir.
Como voy a sentirme comprometida ni obligada si para mí es una gran satisfacción que consideres mi opinión importante. Y mucho más que hayas pensado en mí para leerlo.


La alegría es mía al saber que puedo contar con vos para que lo leas!!! Voy a tardar un poco, es verdad. A diferencia de los fics, en los que ya existe un argumento o una línea que seguir, acá soy yo la que tengo que pensar todo sin usar ningún tipo de referencia anterior y confieso que a veces se complica, jajajajajaja Se que tu opinión va a ser sincera y es por eso que la considero importante, porque sé que no me vas a mentir y pensé en vos para que lo leas, porque como ya te dije antes fuiste la causante de que finalmente me decidiera a empezar. En cuanto termine el primer capítulo te lo mando. Gracias amiga!!!

Ok. No te voy a llevar la contraria, por esta vez, ya que es en vano intentar convencerte, simplemente te voy a agradecer mucho por tus palabras, que te aclaro, me hacen sentir de
lo mejor siempre.


Por eso las escribo, para intentar alentarte tal y como haces tú conmigo, para qué están las amigas, jajajajajaja para levantárnos el ánimo siempre.


Cierto, para eso estamos entre otras cosas, pero no por eso voy a dejar de agradecer, jajajajajajaja

Muchas gracias, profe! Me encanta que te haya gustado, tanto éste como los anteriores encuentros, aunque sigo pensando que los de tu fic se llevan la medalla de oro, jajajajajaja

No intentes desmerecer que también tienes mucha mano con esas escenas, jajajajaja


No es desmerecer, pero insisto,  te llevás los laureles, jajajajajajaja

Acepto lo de seguir engrosando el manual, pero siempre y cuando sigas aportando tu sabiduría, ya sabés lo que me gusta aprender y la facilidad que tengo para aprender ciertas cosas, jajajajajajajajajajaja

Si tengo el orgullo de saber lo buena alumna que eres y la facilidad que tienes para aprender, además del mucho interés que pones en todo lo que haces, jajajajajaja


No lo dudes, jamás te decepcionaría, jajajajajaja Siempre con mucho esmero…jajajajajajajajaja

Me olvidé que por allá están en verano, no era mi intención elevar aun más el calor, bueno en realidad si lo era, por acá estamos en invierno y no viene nada mal una subidita de temperatura, jajajajajajajaja

No si ya sabía yo que tú nunca das puntadas sin hilo, jajajajajaja pero efectivamente, el verano no es lo más apropiado para leer estas escenas, lo es para ponerlas en práctica, jajajajaja siempre tendremos la ducha a mano, jajajajajaja


El invierno también es genial para ponerlas en practica, conozco pocas cosas que te hacen entrar en calor tan rápido, jajajajaja y en verano, benditas sean las duchas, jajajajajaja

Si a alguien le sirve para aprender algo, bienvenido sea, ya sabemos que no hay nada mejor que disfrutar del buen sexo y si además de pasión hay amor, (como decís vos, mi amiga) miel sobre hojuelas, jajajajajajajaja  Aunque, la verdad  no creo haberte enseñado nada nuevo  a vos, profe, jajajajajajaja

Hay está mi alumna aventajada, muy bien aplicado el refrán, jajajaja nada que añadir. Nadie puede decir que lo sabe todo y en eso creo que nos parecemos las dos mucho, siempre estamos dispuestas a aprender y si no a recordar lo que sabemos, jajajajaja


Insisto, sus refranes son de lo mejor! Siempre pueden aplicarse sin problema en infinidad de situaciones, jajajajajaja. Es cierto, profe, siempre dispuesta a seguir aprendiendo... nunca se debe dejar de hacerlo. Y nunca hay que dejar de recordar, jajajajajajaja

Te soy muy sincera, no había pensado en un epílogo, ya que no creo haber dejado nada por contar como para extenderlo, pero se me hace muy difícil decirte que no a tu pedido, sobre todo por la forma en que me lo pedís, jajajajajajaja Así que te prometo que lo voy a pensar y si se me ocurre algo más o menos potable lo escribo. Veremos que dicen las musas al respecto, jajajajajajajajaja

Si te pido un epílogo no es porque haya quedado nada por contar, es para que me brindes la oportunidad de seguir leyéndote, jajajajaja. Cualquiera que sea tu decisión la respetaré, jajajaja


Sé que no vas a tener problema en cuanto a lo que decida hacer, pero quiero que sepas que de verdad me encantaría poder darte el gusto…

El placer ha sido mío al leer tu mensaje, como siempre. Te agradezco nuevamente por haberte tomado el tiempo de leer toda esta historia y tomarte el trabajo de comentar cada uno de los capítulos con gran detalle,  además  de plantearme desafíos que pusieron a prueba mi imaginación, incentivándome todo el tiempo y confiando siempre en que podría resolverlos. Así que por todo esto MUCHAS GRACIAS, AMIGA !!!!

No tienes nada que agradecerme más que yo a ti, pues leer tus relatos es algo tan placentero que no me cuesta trabajo alguno. Gracias a ti por escucharme y aceptar mis desafíos, que no tenías por qué llevar a cabo. Y vuelvo a repetir, para eso están las amigas, jajajajaja


¿Cómo resistirme a tus desafíos siendo tan interesantes? Jajajajajajajaja Imposible! Ya te dije alguna vez que tenés una oratoria formidable a la que es difícil escapar, sabés enredarme muy bien, jajajajajajajajajaja

Sabés que podés seguir insistiendo todo lo que quieras para que empiece un nuevo fic, tenés total libertad de hacerlo, pero lamentablemente, hasta que no se me ocurra una idea nueva va a ser imposible, jajajajajajajajajaja

Bueno lo mismo consigo interesarte en algún tema o proposición, jajajajajajaja ya veremos.


Encantada de que lo intentes, jajajajajajaja Acá te espero! Pero te aclaro que tiene que ser algo diferente, muy diferente como para que me interese, jajajajajajajaja

Bueno amiga lo único que me queda por decirte es que me estas debiendo algo ¿Te acordás? Jajajajajaja Imagino que no pensarás privarme de mi regalo musical ¿no? Jajajajaja
Muchos besos Adri! Hasta la próxima!


No creas que se me ha olvidado, pero después de todo lo que has sido capaz de escribir en este final, he decidido hacerte un regalo musical, más acorde con tus gustos. La verdad es que no me ha resultando fácil, pero no por eso voy a dejar de complacerte, lo único que espero es poder estar al nivel que tú te mereces y que sea de tu gusto.
Eso sí el grupo musical es Medina Azahara como ya habrás comprovado y aquí te dejo una grabación del concierto donde conmemoraban su 30º año de carrera, por si te han gustado.
http://www.youtube.com/watch?v=dKSpbCgyCig
Un beso y un abrazo muy grandes para ti. y por supuesto ! HASTA SIEMPRE ¡, por que esto nunca será una despedida, sino un HASTA LUEGO, jajajajajaja

Sabía que no te ibas a olvidar, y quiero repetirte que de verdad me gustó mucho.  Imagino que no debe haber sido fácil hacer tremenda recopilación de canciones de un género que no te resulta familiar. Tremenda sobredosis de rock que te pegaste, jajajajajajajajaja Reconozco el esfuerzo que hiciste para obsequiarme tremenda lista, (que te repito, estuvo formidable) para musicalizar estos dos últimos capítulos. Me sorprendiste, mucho. No sólo me sorprende, sino también me emociona que hayas tenido este gesto hermoso conmigo. Es algo que no voy a olvidar nunca, querida amiga.
El recital lo voy a escuchar hoy (en un rato, nomás)  mientras trabajo, ya que el estilo de la banda nos gusta a todos los que trabajamos en la fotocopiadora, así que un gracias general de parte de todos, jajajajajajaja
Te mando un beso y un abrazo enorme! Y por supuesto que nunca será una despedida. Será un hasta pronto, jajajajajajaja!!!
 
PD: Me olvidé de comentar las dos últimas canciones: sólo voy a decir PERFECTAS ¿Podías haber elegido mejor idioma que el del amor? jajajajajajajajajaja



Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por agecastbet el Mar Ago 20, 2013 3:45 am

Hola de nuevo Sole!!!!!!!!!!
Perdón por el retardo, jajajajajaja


Hola Adri!!!! En principio, no tengo nada que disculparte. Entiendo perfectamente la falta de tiempo para hacer lo uno quiere y sé que no siempre se puede. Sabía que en algún momento, cuando pudieses me ibas a contestar, lo que nunca me imaginé es que te ibas a tomar tanto trabajo para ofrecerme tan increíble obsequio. De verdad que me dejaste sin palabras nuevamente y no puedo más que agradecerte desde lo profundo de mi corazón. Te pasaste, en serio! Las canciones fueron excelentes, muy bien seleccionadas, como siempre, solo que esta vez fueron de puro Rock y eso es lo que más te agradezco, que a pesar de no ser tu fuerte elegiste cuidadosamente tema por tema exquisitamente complaciendo mis gustos musicales. Te aclaro que es la primera vez que escucho a esta banda y debo decirte que me encantó. Se nota que aprendiste a conocerme bien en cuanto a mis gustos y lo demostraste con semejante trabajo desplegado. Quedó excelente y realmente me has hecho muy feliz!!!! MUCHAS GRACIAS AMIGA!!!! SOS LO MÁS DE LO MÁS!!!!!!!!!!!!!!!


No te puedes imaginar la tremenda alegría que me da saber que te ha gustado mi regalo, jajajajajajaja No te negaré que me costó un poco de tiempo pues aunque muchas de las canciones de este grupo las conocía, pues ya te dije que tienen una larga trayectoria, otras no, y la verdad es que sí me dí un atracón pero no me importó pues ya conocía muchas y las he disfrutado mucho también.
Yo no soy una experta pero si han conseguido sobrevivir tantos años por algo será, jajajajaja Es fácil complacerte, pues te conformas con poca cosa y a mí no me costaba nada hacerlo, pues eres muy agradecida. Mayor ha sido tu esfuerzo y tu trabajo a lo largo de este fic.
MUCHAS DE NADAS Y SIEMPRE TE AGRADECERÉ QUE ME REGALES CON HISTORIAS TAN ESTUPENDAS Y BIEN ESCRITAS, ASÍ QUE GRACIAS A TI POR TU TRABAJO.!!!!!!!!!


Pues, sí. Me costó bastante, jajajajajajaja ¿Te conté alguna vez que mis dos películas románticas favoritas son "Gone with the Wind" (o "Lo que el viento se llevo") y Casablanca? Casualmente dos películas en la que sus protagonistas terminan separados, jajajajajajajaja pero tenés razón, no hubiese podido hacerlo… me hubiese quedado  un sabor amargo  y lo habría arreglado con un epílogo bien meloso y muy rosa, jajajajajajaja.

Por qué será que no me sorprende en absoluto. jajajajaja buenísimas películas, Casablanca no tanto pero lo que el viento se llevó, hace tiempo que perdí la cuenta de las veces que la he visto, yo añadiría a la lista LOVE STORY, y esa fráse mítica de, "amor significa no tener que decir nunca lo siento", creo que es así literalmente si no me falla la memoria, el Alzahimer es muy malo, jajajajajajaja  Y esa banda sonora, tengo los pelos como escarpias ahora mismo, sólo recordándola: 

http://www.youtube.com/watch?v=iJRzSy0Ho7U

Dios y terminan separados, la de lloreras que me han hecho soltar. ainfffffffffff jajajajajajaja me gusta que las historias terminen bien, pero son las tragedias las que nos se olvidan jamás, y los grandes amores suelen terminar así, para mi desgracia, jajajajaja.


See… a veces quiero matar a la perfeccionista… no me deja pasar ni una, jajajajajajajaja

Ni se te ocurra hacer eso, es tu mejor aliada, jajajaja

La alegría es mía al saber que puedo contar con vos para que lo leas!!! Voy a tardar un poco, es verdad. A diferencia de los fics, en los que ya existe un argumento o una línea que seguir, acá soy yo la que tengo que pensar todo sin usar ningún tipo de referencia anterior y confieso que a veces se complica, jajajajajaja Se que tu opinión va a ser sincera y es por eso que la considero importante, porque sé que no me vas a mentir y pensé en vos para que lo leas, porque como ya te dije antes fuiste la causante de que finalmente me decidiera a empezar. En cuanto termine el primer capítulo te lo mando. Gracias amiga!!!

Siempre podrás contar conmigo y si es para leerte no me quitará nadie ese disfrute. Se la dificultad que entraña, no pienses en el tiempo, sólo escribe y cuando termines o desees me lo envías, que no dejaré de prestar mi máxima atención y será mi prioridad.
No te corra prisa, cuando quieras, sabes que siempre estaré dispuesta. Gracias a ti por la deferencia.


Cierto, para eso estamos entre otras cosas, pero no por eso voy a dejar de agradecer, jajajajajajaja

La amistad nunca se debe de agradecer, más bien disfrutarla al máximo, jajajajaja

No es desmerecer, pero insisto,  te llevás los laureles, jajajajajajaja

Para ti la perra gorda, pero no es para tanto, jajajajajaja los he leído mejores

No lo dudes, jamás te decepcionaría, jajajajajaja Siempre con mucho esmero…jajajajajajajajaja

Nunca me has decepcionado y sé de tu esmero, jajajaja

El invierno también es genial para ponerlas en practica, conozco pocas cosas que te hacen entrar en calor tan rápido, jajajajaja y en verano, benditas sean las duchas, jajajajajaja

Se te olvidó que es la forma más hermosa de demostrar todo lo que sientes por tu pareja, y cuando es correspondido no tiene parangón con ninguna otra cosa. Eso, a pesar de ser tan barato, jajajajajajaja

Insisto, sus refranes son de lo mejor! Siempre pueden aplicarse sin problema en infinidad de situaciones, jajajajajaja. Es cierto, profe, siempre dispuesta a seguir aprendiendo... nunca se debe dejar de hacerlo. Y nunca hay que dejar de recordar, jajajajajajaja

Estoy de acuerdo, pero es que la sabiduría popular es lo que tiene, con sencillez y sin grandilocuencias, pero a fin de cuentas experiencia vital, pura y dura. No se debe de perder nunca el entusiasmo por aprender cosas nuevas cada día, y por mucho que vivamos, no seremos capaces de aprenderlo todo. Será la mayor riqueza que podamos atesorar en este mundo. Y los recuerdos serán nuestro mayor patrimonio, aunque no sean del todo buenos, pero serán nuestros.

Sé que no vas a tener problema en cuanto a lo que decida hacer, pero quiero que sepas que de verdad me encantaría poder darte el gusto…

Si lo haces será el mayor gustazo y si no tampoco he dejado de regodearme con lo escrito, solo con releer.

¿Cómo resistirme a tus desafíos siendo tan interesantes? Jajajajajajajaja Imposible! Ya te dije alguna vez que tenés una oratoria formidable a la que es difícil escapar, sabés enredarme muy bien, jajajajajajajajajaja

Es que no es difícil convencerte, jajajajaja siempre estás dispuesta a enfrentar un nuevo desafío, pero esta vez me lo tomaré con calma y lo meditaré seriamente, cuando lo encuentre serás la primera en conocerlo, jajajajajaja

Encantada de que lo intentes, jajajajajajaja Acá te espero! Pero te aclaro que tiene que ser algo diferente, muy diferente como para que me interese, jajajajajajajaja

Intentaré estar a la altura, jajajajajaja

Sabía que no te ibas a olvidar, y quiero repetirte que de verdad me gustó mucho.  Imagino que no debe haber sido fácil hacer tremenda recopilación de canciones de un género que no te resulta familiar. Tremenda sobredosis de rock que te pegaste, jajajajajajajajaja Reconozco el esfuerzo que hiciste para obsequiarme tremenda lista, (que te repito, estuvo formidable) para musicalizar estos dos últimos capítulos. Me sorprendiste, mucho. No sólo me sorprende, sino también me emociona que hayas tenido este gesto hermoso conmigo. Es algo que no voy a olvidar nunca, querida amiga.

Si no lo hice antes es porque no tenía claro como hacerlo y la idea me vino de repente, así que solo era cuestión de ponerme manos a la obra, jajajajaja Mi mayor recompensa es que te gustase y que lo hayas disfrutado tal y como pensé que lo harías, pues como ya te dije eres fácil de contentar, y creo que he llegado a conocerte un poco. Lo hice con todo el cariño para ti, siento no dominar el inglés para haberlo hecho con algún grupo de los que te gustan, y las canciones que me mencionaste de guitarra ya las había usado, por lo que no podía repetir, jajajajajaja era una de tus condiciones, te acuerdas??jajajajaja

El recital lo voy a escuchar hoy (en un rato, nomás)  mientras trabajo, ya que el estilo de la banda nos gusta a todos los que trabajamos en la fotocopiadora, así que un gracias general de parte de todos, jajajajajajaja

No las merece pues si lo disfrutas con tus compañeros y amigos, mayor será mi satisfacción, cuando tenga otro rato intentaré buscarte algún otro grupo para ampliar la discografía. Obús, Leño, Loquillo, Miguel Rios, Barning, Tequila, Barón Rojo, Rosendo, Fito y los fitipaldis, toreros muertos, seguridad social, .................ya te buscaré con un poco de tiempo te prepararé un dossier, hay infinidad de ellos, no a todos los conozco, aunque creo que a la mayoría sí, los menos conocidos para mí son los más actuales, pero haré lo que pueda.

Te mando un beso y un abrazo enorme! Y por supuesto que nunca será una despedida. Será un hasta pronto, jajajajajajaja!!!
 

Más bien será un hasta que tengas algo de tiempo, al igual que yo, pero eso no es obstáculo para seguir hablando cuando tengamos un ratico, jajajajajajaja o lo que es igual por y para siempre

PD: Me olvidé de comentar las dos últimas canciones: sólo voy a decir PERFECTAS ¿Podías haber elegido mejor idioma que el del amor? jajajajajajajajajaja

Nunca puedo olvidar aquellas canciones que me enamoraron, no importa el idioma, a pesar de no comprenderlas a veces, o tener que traducirlas malamente, pero es que tienen algo que engancha, y deben de ser los sentimientos que desprendió en ellas el autor, pues no se porqué me atraen como la luz a los insectos y no me importa quedarme suspendida de ellas para siempre. Como músico que eres se que entiendes perfectamente lo que digo. jajajajaja Una canción no es solo la letra, también la música y sobre todo la forma de interpretarlas.

Bueno ya me despido, que me enrollo más que las persianas, un cariñoso abrazo para ti y todos tus colegas y miles de besotessssssssssssssss para todos. Y a disfrutar que a los cien años todos calvos, jajajajajajajaja HASTA SIEMPRE!!!!!!!!!!


agecastbet
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2971
Fecha de inscripción : 27/12/2012
Localización : En la colina del loco - Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por _Caskett_ el Sáb Ago 31, 2013 8:09 am

Ya he llegado de las vacaciones, y solo puedo decir, quiero un epilogo.

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Miér Sep 04, 2013 11:58 am

_Caskett_ escribió:Ya he llegado de las vacaciones, y solo puedo decir, quiero un epilogo.

Bueno… si me lo pedís así, imposible negarme, jajajajajajajajajaja
Ahí tenés el epílogo, que lo disfrutes!
Saludos y hasta la próxima!!!!!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Miér Sep 04, 2013 12:01 pm

Hola a tod@s!!! Supongo que les extrañará que después de tanto tiempo haya vuelto con un epílogo para cerrar completamente la historia.  La verdad es no tenía pensado hacerlo ya que el fic está bastante frio debido al paso del tiempo, y quizás sea tarde para publicarlo, pero algun@s lectores preguntaron si habría o no epilogo y especialmente una insistió lo suficiente para convencerme y es por eso que me decidí a hacerlo. Entonces no me queda más que dedicárselo a AlwaysSerenity,  castle&beckett..cris, y a _Caskett_(fieles lectoras que preguntaron o lo exigieron, jajajaja),  pero  muy,  muy especialmente a mi amiga Adri, quien terminó de convencerme y a quien no le puedo negar nada, jajajajajajaja!
Que lo disfruten…
 
 

Epílogo
 


La distante raya del horizonte sostenía el pequeño y último tercio de sol, que con sus largas pinceladas naranjas teñía el centro del mar. Era una imagen bellísima,  cargada de un magnetismo imposible de resistir para la detective, que se encontraba apoyada en la baranda del pequeño balcón observando el atardecer desde hacía un rato largo.
Esa era la última noche de las vacaciones que se había tomado con Rick. Él había decidido no perder el viaje que su agente le había programado y la convenció para acompañarlo a Punta Cana. Charly Bates había reservado para Rick una cabaña rústica sobre la orilla del mar. El lugar era paradisíaco, y las dos semanas que había disfrutado junto a Castle habían sido fantásticas, pero todo llegaba a su fin y debían volver a New York al otro día, volver nuevamente a sus vidas de detective y escritor, y el pensar como sería su vida de acá en más, le inquietaba un poco. Sobre todo,  pensaba como serían las cosas con él a partir de ahora que eran una pareja ¿Se tomarían las cosas con calma intentando no apresurarse o se precipitarían a vivir juntos  abandonando sus vidas solitarias? Mejor dicho ¿ella estaría dispuesta a abandonar su soledad para compartir más tiempo con Rick? No lo sabía aun, pero el interrogante se hacía más y más audible a medida que el final de sus vacaciones se acercaba.  Y además, también estaba el problema de Gates ¿Qué pasaría  si no lograba convencer a su nueva Capitana para que lo acepte en el precinto? Según lo que le habían dicho Espo y Ryan no parecía ser nada accesible, y seguramente no sería nada fácil convencerla.  La detective suspiró pensando: -Supongo que deberé acostumbrarme a no verlo en el trabajo…
Castle apoyó los vasos en una pequeña mesita, se acercó muy despacio a su musa rodeando su cintura con sus fuertes brazos y besando su cuello dulcemente le susurró al oído:
 
-Espero no haber tardado demasiado… ¿ese suspiro fue por mí?- preguntó mientras la giraba dejándola frente a él.
Beckett lo besó dulcemente mientras sus brazos rodeaban su cuello. No iba a admitir que sí, que sí estaba pensando en él, que no sabía si lo aceptarían otra vez en el precinto, o que iba a extrañarlo horrores si no lo tenía a su lado todas las noches , que  tenía miedo de asustarlo, de apresurarse, de asfixiarlo y finalmente alejarlo de su lado por no poder esperar el momento; y por supuesto, también tenía ese miedo a ella misma,  miedo a sabotear instintivamente esta relación,  ese miedo que muy  adentro de su inconsciente la había acompañado a lo largo de su vida adulta,  miedo de espantarse frente a ese vínculo tan fuerte que tenía con él, miedo al compromiso auténtico, miedo frente al amor verdadero. La detective estaba convencida de que si debían vivir juntos, seguramente el tiempo se encargaría de acomodar todo correctamente; y de no ser así, en algún momento tendrían que sentarse y hablar al respecto, pero eso sería en New York. Así que, de ninguna manera cometería la estupidez de transmitirle sus dudas e inseguridades arruinando la última noche de vacaciones. Hoy enfriaría su cabeza y disfrutaría al máximo de su escritor favorito.  
 
-¡No seas engreído, Castle! ¿Crees que en lo único que pienso es ti?- contestó con una enorme sonrisa ocultando la verdad.
-Me encantaría que así fuese… Yo pienso en ti cada segundo que no estás a mi lado… - el escritor la besó hasta dejarla sin aliento. Le encantaba besarla, amaba esos labios de seda que ahora envolvían su lengua atrapándola, provocándole tal embrujo que le resultaba  imposible alejarse de ella. No podía creer aun que habían estado juntos durante dos maravillosas semanas, solos ellos dos, saboreándose  a cada segundo sin querer separarse por más de unos minutos.
El escritor  también estaba consciente del final de sus vacaciones, y en su mente sólo rondaba el pensamiento de saber cómo haría para lograr acostumbrarse a no despertar y verla a su lado cada mañana ¿Debía decirle que no soportaría pasar una noche sin ella o eso provocaría tal terror en su musa que la obligaría a salir corriendo?
Eso era lo que se repetía constantemente estos últimos días, sin poder evitar el  miedo que le producía el sólo hecho de tener que alejarse de ella. Un terror inmenso invadía su cuerpo pensando en un posible rechazo ¿Qué pasaría si la respuesta no es la que él espera?  Tenía que hablarle y decirle como se sentía, a pesar del inmenso  miedo a estropear las cosas después de todo lo que habían avanzado. La coraza de Beckett recién se había terminado de quebrar y Castle no sabía si el hueco era lo suficientemente grande como para permitirle ingresar completamente; pero por otro lado había esperado tanto tiempo para estar con ella, todo había sido tan cuesta arriba, tan lleno de piedras, tan repleto de frustraciones durante todo este último tiempo, que en verdad  no quería separarse nunca más de su lado y hasta le parecía sumamente estúpido no avanzar en la relación que tanto les había costado construir.  Y es por esto que Richard Castle había tomado una decisión.  Algo extrema podría decirse, pero considerando que todo en su relación había sido “algo” extremo, no veía diferencia alguna esta vez que le impidiera lanzarse de cabeza a la épica cruzada. Y a pesar de que la incertidumbre comenzaba a inquietarlo, no se permitiría seguir pensando en ello. Ahora tenía algo mucho más importante en que pensar, algo tan importante como regalarle a su amada una noche inolvidable. 
 
Castle se separó de su musa para ofrecerle un daiquiri. Ella lo agarró sacándole la pequeña sombrilla que adornaba la bebida y le dio un largo trago.
 
-¡Está exquisito, Rick. Gracias!
-De nada. Ahora que aprendí como te gusta, no tengo problema en prepararte los que quieras. – dijo con una enorme sonrisa.
-Mmm… ¿Noche de daiquiris en el balcón? Muy Hemingway, señor Castle…
-Aunque me encantaría homenajear a tremendo escritor tomando media docena de daiquiris, debo confesar que no es mi estilo… y  a decir verdad, tengo pensado algo para nuestra última noche. Después de que terminemos nuestras bebidas podemos irnos.
-Y… ¿se puede saber dónde vamos?
-¿De verdad piensas que voy a contarte, detective?- preguntó arqueando una ceja. Beckett rodeó su cuello con sus brazos acercándose a escasos milímetros de su boca y le dijo con una sonrisa  maliciosa:
-No lo sé, Rick…- la joven rozó con sus labios los de él, separándose en dirección a su oído y le susurró con sensualidad antes de morder su lóbulo:-… ¿tú qué crees?
-Creo que si me dejo atrapar por tus encantos se arruinará la sorpresa…Así que pórtate bien- respondió antes de atrapar su cuello con un pequeño beso.
-De acuerdo. Seré una niña buena. Por ahora…- dijo soltando una risita.
 -Así me gusta, que seas obediente. Quiero regalarte una noche especial y no voy a permitir que nada la arruine.
-Todas las noches que pasamos juntos fueron especiales y todas fueron un regalo, Castle. Nunca olvidaré estos días que pasamos juntos…
 
El escritor sonrió abrazando a su musa con verdadero amor. Era el hombre más feliz del mundo gracias a ella y quería demostrárselo con cada fibra de su cuerpo. Las palabras de la detective apaciguaban sus temores y le infundían renovado coraje, logrando así terminar de convencerlo de que el camino que había elegido era el correcto. O al menos, era el único camino posible que él estaba dispuesto a tomar.
 
Luego de terminar sus daiquiris salieron  en dirección al  muelle que se hallaba a unos metros de su cabaña. Sobre un pequeño bote, parecido a una góndola veneciana, se encontraba un hombre esperándolos de pie dentro de la pequeña embarcación, que con una afable sonrisa les daba la bienvenida.
Castle se adelantó para subir primero y así  poder ayudar a Beckett. Cuando ambos estuvieron sentados, el gondolero marino comenzó a impulsar la embarcación con un largo remo.
La noche se presentaba completamente serena, sin una nube y sin nada de viento, lo que hacia el viaje sumamente placentero. La luna llena también participaba en la romántica escena reflejándose sobre el manso mar, completando la postal perfecta de ellos dos fundiéndose en un beso que se negaba a terminar, bajo el manto de luz plateado que los envolvía  protegiéndolos, preservándolos  de todo lo ajeno a ellos dos.
 
Bordeando la orilla y sin alejarse demasiado de la costa, rodearon el cabo en dirección al sur hasta llegar a una playa cuya única luz provenía de unas cuantas antorchas clavadas en hilera  en la arena y de una enorme fogata en el centro. El gondolero se acercó hasta un muelle rústico al costado de la playa y amarró el bote para que la pareja pudiese descender.
El escritor tomó de la mano a su musa para guiarla por el muelle, caminando lentamente, dirigiéndose hasta la fogata. Junto al fuego, una manta blanca descansaba sobre la arena blanca y junto a ella una enorme canasta de mimbre.
 
-¿Nos sentamos?- preguntó Rick  al llegar junto a la manta.
-Por supuesto.- respondió agarrando la mano que el escritor le ofrecía. Beckett no podía más que sonreír. Todo lo que había preparado Castle para la última noche de vacaciones era en verdad perfecto. Una vez más, el escritor había logrado sorprenderla, haciendo mágico otro momento, regalándole un nuevo y maravilloso recuerdo para atesorar por siempre.
Rick abrió la canasta y comenzó a sacar los recipientes de cerámica con sushi acomodándolos sobre la manta. Luego sacó un balde de metal con hielo que contenía una botella de Champagne, la cual descorchó sirviendo rápidamente dos copas y ofreciéndole una a ella.
 
-Quiero hacer un brindis…- dijo el escritor alzando la copa. –Quiero brindar por nosotros, por las increíbles semanas que pasamos juntos, que para mí, serán inolvidables.- ella chocó su copa contra la de él y agregó:
-Para mí también serán inolvidables… Gracias por todo esto, Rick. Realmente te has lucido…
-Te mereces esto y mucho más, Kate. Sólo quería que nuestra última noche aquí fuera especial y por eso te traje a la Playa de los amantes. Mientras cenamos te contaré la mágica historia de este lugar… ¿Te parece?
-Muero de ganas de saber…- respondió mientras tomaba una pieza de sushi.
-Cuenta la leyenda que hace muchísimos años, en una noche de luna llena, un barco llegó a esta playa cuando aun  nadie sabía de su existencia. La lujosa embarcación que provenía de Europa en un viaje de exploración, transportaba, además de las grandes maravillas del viejo continente, algunos pasajeros pertenecientes a la nobleza y entre ellos un apuesto joven que viajaba en compañía de su padre, un adinerado conde de alguna región de Italia…- Castle relataba la historia de una forma encantadora, haciendo imposible para la detective sacarle los ojos de encima.
 
-…la única mujer de la aldea que se había dejado ver era la hija del jefe de la tribu. Apenas cruzaron sus miradas sus destinos quedaron sellados. Se amarían hasta el fin de los tiempos sin que nada más importe, y así lo hicieron, disfrutándose a pleno en esta playa que se asemeja al edén, sin ningún tipo de preocupaciones.  Durante el tiempo que el barco estuvo anclado cerca de la orilla, el conde le prestó poca atención al romance entre su hijo y la nativa, suponiendo que sería sólo una diversión para el joven, pero al comunicar la partida del barco de regreso a Europa, rápidamente se enteró de que estaba completamente equivocado. Su ira se desató al instante de enterarse de que su hijo pensaba quedarse a vivir aquí con su amada sin que hubiese nada que pudiera hacerlo cambiar de opinión. Sin otra opción posible, el conde engañó a su hijo organizándole una fiesta de despedida arriba del barco, donde se encargó de emborrachar al joven hasta desmayarlo, para luego zarpar de vuelta a Europa y así alejarlo de su amada...  
 
-Es una historia triste…Tengo el presentimiento de que no va a mejorar…- dijo la detective durante el breve silencio que se produjo cuando Castle bebió un poco de champagne.
 
-¡No me arruines la historia!…- agregó el escritor antes de beber otro trago, mientras la observaba sonreír ante la reprimenda. Luego de comer rápidamente una pieza de sushi continuó con su relato:  -… la joven todas las noches de luna llena se sentaba en la playa, cerca de la orilla, esperando a que su amado regrese. En el fondo de su corazón sabía que él haría lo posible por volver algún día a su lado, sin importar lo que costase. En cuanto al joven, se pasó toda su vida tratando de encontrar la ruta para volver a la playa, pero su padre se había encargado de silenciar a todo aquel que supiese como hacerlo, condenándolo a viajar a la deriva una y otra vez, sin saber por dónde regresar a buscar a su amada. Sólo en su lecho de muerte, con su último aliento y después de haber sido amenazado ferozmente por su hijo,  el conde reveló la ubicación del mapa que lo devolvería a la playa donde lo esperaba su único amor. Y sin demorar un instante, el incansable amante, se entregó una vez más a los océanos que lo devolverían finalmente a ella. Regresó a la playa una noche de luna llena para encontrarla sentada en la arena, como lo había hecho desde que vio partir al barco. No podía esperar para abrazarla y besarla otra vez, pero lamentablemente su cuerpo, ahora viejo y cansado, no le permitía acercarse tan rápido como hubiese querido. Aun así, ambos intentaron correr hasta abrazarse nuevamente. Otra vez estaban juntos y su alegría era tal que un manantial de lágrimas de dicha recorrían sus mejillas. Los eternos amantes se durmieron abrazados a la orilla del mar, pero el único que despertó al amanecer fue él. Ella yacía a su lado con lo que parecía ser una sonrisa dibujada en sus labios. El hijo del conde no podía creer lo que había pasado, no podía creer que después de finalmente haberla encontrado, se había dormido para nunca más despertar. Comenzó a llorar con tal desgarro sobre el cuerpo inmóvil de su amada que no pudo más que llamar la atención de los dioses, que lo habían observado durante todo este tiempo. Al reunirse las deidades con él, le explicaron que la temporada de su amada en la tierra hacía mucho que había terminado, pero que ella los había conmovido de tal forma con la intensidad de su amor hacia él, que le concedieron permanecer con vida hasta su regreso para poder pasar una noche más con su amado. Él les rogó con todo su corazón que se lo lleven, que le permitan pasar la eternidad con su amada, a lo que los dioses respondieron que todavía le quedaba mucho por vivir y le preguntaron si en verdad estaba seguro de lo que pedía. Sin dudar un segundo, el mortal les respondió que su vida no sería tal sin ella a su lado, convirtiéndose en un paria esperando que llegue su hora. Los dioses nuevamente conmovidos ante su inmenso amor, le otorgaron lo que pedía y lo reunieron con su amada para pasar el resto de la eternidad juntos…- el escritor tomó un trago de champagne para remojar su garganta.
 
-Es una historia preciosa, Rick. Algo triste, pero no deja de ser hermosa…
-Hay algo más que cuenta la leyenda…- se apresuró a decir él.
-¿Debo asustarme? No me dirás que se aparecen los espíritus de los amantes ¿no?- preguntó ella intentando no sugestionarse. Rick le tomó una mano dulcemente y con una enorme sonrisa le dijo:
-Nada de eso, preciosa.  Deja que te cuente…dicen que a todos los amantes que vengan a la playa en una noche de luna llena, si su amor es puro y verdadero, nunca nada ni nadie podrá separarlos… ¿Crees en las leyendas, Beckett?
-Mmm… supongo que creo en las que quiero creer…- respondió astutamente.
-¿Y qué me dices de esta que te acabo de contar? ¿Crees que nuestro amor es tan puro y verdadero que nunca nada ni nadie podrá separarnos?
-¿Y tú qué crees, Rick?
-Yo creo que sí, que estamos destinados a estar juntos siempre. Y es por eso que debo hacerte otra pregunta…- el escritor metió la mano en la canasta de mimbre para sacar un elegante estuche. Luego de tomarlo con sus dos manos lo abrió delante de sus ojos que se abrían como dos monedas ante tremenda sorpresa, y sin dejarla reponerse del primer impacto, le preguntó:
-Katherine Houghton Beckett ¿Te casarías conmigo?- la detective levantó la vista del anillo para mirarlo a él. En verdad estaba impactada por la repentina propuesta. No estaba preparada para esa pregunta y su estado de shock era tal que ninguna palabra lograba salir de su boca.
Castle comenzaba a preocuparse por no escuchar la voz de su musa. No había pasado tanto tiempo, pero para el escritor había sido eterno. Se sentía como en el final de temporada de una serie de tv, donde los protagonistas guardan un ridículo silencio hasta el inicio de la próxima temporada, dejando a todos al borde de un ataque de nervios. La escena bien podía haber sido copiada por algún guionista, ya que no le faltaba nada  -¿Cómo es que no dice nada?  ¿Es que acaso mi temor se convirtió en realidad y no me quiere totalmente a su lado?- se preguntaba el escritor desesperado, hasta que no aguantó más y le dijo algo decepcionado:
 
-Realmente no esperaba este silencio…
-Realmente no esperaba este anillo…- dijo finalmente la detective frunciendo levemente el entrecejo en clara señal de estar pensando.
-Tampoco esperabas el de Josh, sin embargo no tardaste tanto en agarrarlo…- sentenció duramente el escritor. Kate apretó sus mandíbulas, intentando disimular el enfado que le había producido ese hiriente comentario. Rick notó al instante la estupidez que había cometido al decir semejante burrada.
 
-¡No puedo creer que seas tan imbécil, Castle! ¿Cómo puedes decirme una cosa así?
-Tienes razón, soy un imbécil… ¿Cómo pude creer que te harías cargo de esta relación?-  La mirada de Kate lo atravesó de lado a lado comprendiendo el dolor que le había causado con sus palabras. Los ojos de ella se habían encargado de hacérselo saber, pero aun así le dolía la incertidumbre y la falta de respuesta de su amada. El escritor se levantó de la manta para dirigirse a la orilla. Si se quedaba a su lado ahora, seguramente seguiría sacando lo peor de él y vaya a saber  que otra estupidez  podría llegar a salir de su boca.
 
-Castle, espera…- la detective se quedó mirándolo mientras se alejaba en dirección al mar. No podía entender como Rick era capaz de ser tan hiriente cuando se lo proponía, y la enorme capacidad que tenía para enredar las cosas con sus teorías especulativas, sin permitir aclarar nada. Eso aun la enfermaba de él, pero aun así no podía enojarse completamente con su escritor favorito. Sabía que su reacción y las fuertes palabras que le había largado provenían de la inseguridad provocada por su inmadurez; y eso era algo que todavía lograba enternecerla: ese lado infantil tan presente en su hombre.  Se levantó rápidamente y corrió hasta alcanzarlo. No iba permitir que esta maravillosa noche terminara con ellos dos distanciados, no podía permitir que ese fuera el final de tan increíbles vacaciones.
 
-Rick… ¿puedes escucharme?- preguntó mientras lo tomaba del brazo para que se detenga.
-Yo… lo siento, Kate. Nunca debí decir algo semejante con respecto a Josh… y además entiendo que probablemente me haya apresurado al proponerte…- Kate lo interrumpió colocando un dedo en sus labios.
-¿Vas a dejarme hablar, Castle?
-Sí… lo siento.
-Escucha, no voy a mentirte. No me agradó lo que dijiste hace unos momentos, pero descuida, puedo entenderlo y no estoy enfadada. Y créeme, que lo que no me esperaba que me propongas casamiento… de verdad me sorprendió. Más aun después de escucharte en el programa de tv cuando te entrevistaron en los Hamptons. No pensé que quisieras volver a casarte nunca más…
-Eso lo dije porque estaba furioso. Nunca quise otra cosa que pasar el resto de mi vida a tu lado, pero entiendo si tu no sientes lo mismo…
-No he terminado… Estas dos semanas que pasamos juntos fueron increíbles y no pude dejar de fantasear con despertarme cada mañana a tu lado. A medida que las vacaciones fueron llegando a su fin, me atormentaba la idea de volver a New York, de volver a la soledad de mi departamento, de no tenerte a mi lado cada noche, pero también tenía miedo de decirte como me sentía, miedo de contarte las inmensas ganas de convivir que me habían dejado estos días, miedo de que te sintieses presionado y huyeras de mi. Y lo creas o no, también tengo un miedo increíble a echar a perder esto que tenemos por mi estúpida  inseguridad, miedo a sabotear nuestro amor por no ser capaz de asumir cuanto en verdad te amo… No voy a permitir que esto pase. No voy a dejar pasar esta oportunidad por tener miedo de cometer un error… Así que si aun no te arrepentiste vuelve a preguntarme…- sugirió la detective parándose frente de él.
 
Castle sonrió al meter la mano en el bolsillo del fino pantalón de hilo, apoyó una rodilla en la arena y volvió a sacar el estuche, con la diferencia de que esta vez sacó el  anillo de la cajita forrada de terciopelo rojo y tomó su mano antes de volver a preguntar:
-Katherine Houghton Beckett ¿Te casarías conmigo?
-Sí. Richard Castle. Por supuesto que sí.- el escritor se incorporó mientras colocaba el anillo en el dedo de su amada, para terminar sellando el compromiso con un largo beso, dejándose bañar por la blanca luz de la luna llena, convirtiéndose por unos segundos en los protagonistas de la historia de los eternos enamorados, recibiendo el regalo divino del amor eterno que reza la leyenda de la Playa de los amantes.
 
 
                                                                                              Fin
 



Espero que les haya gustado. Saludos y hasta la próxima!!!!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por carla_NYPD el Miér Sep 04, 2013 12:22 pm

Me alegro mucho q hayas vuelto con este epilogo, me encanto!!! como todos los capitulos de este fic. La historia muy linda, la verdad te felicito compratiota, terminaste esta historia de manera perfecta.Clap 

carla_NYPD
As del póker
As del póker

Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 26
Localización : Mendoza - Argentina

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/profile.php?id=1654652545

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por agecastbet el Miér Sep 04, 2013 1:19 pm

Eres toda una artista, no se puede negar, ha sido increíble este epílogo, jajajajaja
Muchísimas gracias por escribirlo, aún sin tenerlo previsto y presionada, especialmente por mí, jajajajajajaja, pero no me arrepiento de nada, jajajajaja ha sido estupendo volver a leer un capítulo, tan perfectamente escrito, tal y como acostumbras a hacer.
Al no pertenecer al hilo conductor de la serie, no sabía que harías, aunque si tenia asumido que seria un digno broche final a una historia tan alucinante como la que has escrito. No puedo por menos que felicitarme, por tener el privilegio de poder seguir leyendo, un capítulo lleno de ternura, de miedos e inseguridades de ambos, que es algo que captas de la serie y expones magistralmente, sin grandilocuencias ni palabras rimbombantes, con tu estilo sobrio y sencillo, sin términos excelsos, sino de uso normal y corriente, que en tus manos se convierten en una sinfonía, perfectamente ajustada al sentir de dos amantes.
Lo he dicho siempre, lo mantengo y lo seguiré defendiendo, has nacido para escribir, te otorgaron el don de la genialidad, que fue entregado a muchos grandes artistas, ... como tú.
Y por eso de ser tú, no podías cerrar el círculo, sin un pequeño sobresalto, ¿verdad?, jajajajaja claro que entonces no tendría la completa seguridad, de que estabas ahí, no podía ser de otra forma, y me encandila aún más que lo hicieras, que te dejaras llevar por tus verdaderos sentimientos, pues no habría sido lo mismo si no me das ese último pellizco, jajajajajaja.
Bueno he de terminar, que si no me van a recortar el presupuesto en el espacio disponible, para los comentarios, jajajajaja. no me quiero enrollar mucho, jajajaja
Extraordinario este resumen final, donde a pesar de los miedos latentes, de las inseguridades el amor de dos personas como ellos, que han tenido que pasar por tantas dificultades y reveses, al final y por fin ha hablado y ha puesto la cordura que a ellos parecía empezar a faltarles, Se que quizá no lo habrías hecho así, por no parecer empalagosa, pero amiga mía, ¿a quién le amarga un dulce?, aunque solo sea de vez en cuando, jajajajajaja o unas torrijas, por ejemplo. jajajajaja
Deseando que en algún momento sigas escribiendo, me despido de momento de ti. Ya sabes dónde y cómo encontrarme, y siempre que quieras.
BESOTESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS y hasta lo más pronto posible.

agecastbet
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2971
Fecha de inscripción : 27/12/2012
Localización : En la colina del loco - Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por AlwaysSerenity el Miér Sep 04, 2013 2:14 pm

WoW! Realmente impresionante Eink?
Bueno, me ha encantado que me hayas mencionado, pero es lo menos que podia pedir por este maravilloso FIC que parecia que jamas iba a tener un final feliz Bleh
Despues de esto, tengo que decirte que esa leyenda que has dicho ha sido muy, muy bonita (no se si sera cierta o producto de tu imaginacion) pero ha sido preciosa, una mezcla de romanticismo y dramatismo (una cosa casi siempre va pegada a la otra) asi que te felicito por este epilogo.
Por cierto, cuando Rick ha dicho lo de Josh me han entrado ganas de pegarle, a ver si espabila xD Menos mal que Kate lo ha entendido y ha sabido que ha reccionado asi por sus inseguridades. Al final ha tenido e mejor de los finales Love
Y ahora si que si COLORIN COLORADO, ESTE FIC, SE HA ACABADO!!
Espero verte pronto con un muevo proyecto Smile

AlwaysSerenity
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 966
Fecha de inscripción : 14/10/2012
Edad : 19
Localización : Málaga (Andalucia) España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Sep 04, 2013 6:45 pm

graciaaasss ha sido preciosooo

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por _Caskett_ el Jue Sep 05, 2013 3:09 am

El principio a estado precioso Love Love . La historia increible Love , suponia que no podrias estar quieta y darnos un final feliz enseguida y que nos harias sufrir un poquito mas. Neutral 
He de decir que me a sorprendido que pusieras el final de la quinta temporada, magnifico final.
Y con respecto al comentario de antes del epilogo, solo he de decir "yo exigir" ala no tanto, pero si no lo hubieras echo te ubiera matado Neutral  asi que como lo has echo no hay ningun problema  Very Happy .
Fantastico, continua escribiendo por que me he convertido en tu fan numero 1, asi que ya sabes a escribir mas fics que asi yo estoy feliz. Very Happy Very Happy  jajaja

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por RcKb el Jue Sep 05, 2013 10:09 am

A pesar de no haber comentado los últimos capitulos, quiero que sepas que no me he perdido ni uno. Adore la parte en la que metiste el final de la quinta temporada de Castle, un buen detalle jajjaa Tambien decirte que el último capitulo te quedo genial, Jim apareció en el momento justo para arreglar todo.
Sobre el epílogo, pues que decir. Me ha encantado. Sobre todo el detalle del silencio de Beckett y la ira de Castle. Sería muy raro que le pidiera matrimonio y le dijera que si a la primera. Magnifico Final para un Magnifico Fic. Espero certe por aqui pronto con otra de tus increíbles historias y que sepas que aqui tienes a una lectora que no se perderá un solo capitulo.
Un beso enorme y muchas gracias por escribir esta historia que me ha alegrado tantas tardes.

RcKb
As del póker
As del póker

Mensajes : 378
Fecha de inscripción : 21/08/2012
Edad : 17
Localización : NY, Sacramento & Tokyo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Jue Sep 05, 2013 1:58 pm

carla_NYPD escribió:Me alegro mucho q hayas vuelto con este epilogo, me encanto!!! como todos los capitulos de este fic. La historia muy linda, la verdad te felicito compratiota, terminaste esta historia de manera perfecta.Clap 
Muchísimas gracias!!!  Me alegra mucho que te haya gustado, compatriota. Muchas gracias por comentar ahora y siempre!!! Saludos y hasta la próxima!!!! 
 

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Jue Sep 05, 2013 2:13 pm


Eres toda una artista, no se puede negar, ha sido increíble este epílogo, jajajajaja
Muchísimas gracias por escribirlo, aún sin tenerlo previsto y presionada, especialmente por mí, jajajajajajaja, pero no me arrepiento de nada, jajajajaja ha sido estupendo volver a leer un capítulo, tan perfectamente escrito, tal y como acostumbras a hacer.

Muchas gracias, Adri! De verdad me encanta que te haya gustado. No me des las gracias, lo hice con el mayor de los gustos y me hace muy feliz que lo hayas disfrutado. Además, como no tengo claro cuando volveré a escribir otro fic me pareció una buena forma de seguir estando por acá un ratito más, jajajajajaja

Al no pertenecer al hilo conductor de la serie, no sabía que harías, aunque si tenia asumido que seria un digno broche final a una historia tan alucinante como la que has escrito. No puedo por menos que felicitarme, por tener el privilegio de poder seguir leyendo, un capítulo lleno de ternura, de miedos e inseguridades de ambos, que es algo que captas de la serie y expones magistralmente, sin grandilocuencias ni palabras rimbombantes, con tu estilo sobrio y sencillo, sin términos excelsos, sino de uso normal y corriente, que en tus manos se convierten en una sinfonía, perfectamente ajustada al sentir de dos amantes.
Lo he dicho siempre, lo mantengo y lo seguiré defendiendo, has nacido para escribir, te otorgaron el don de la genialidad, que fue entregado a muchos grandes artistas, ... como tú.

Te soy sincera, yo tampoco sabía muy bien de que se iba a tratar el epílogo, pero lógicamente, la proposición de matrimonio era algo que se veía venir y no podía faltar. El problema era hacerlo mas o menos interesante, y es por eso que se me ocurrió lo de la playa, la leyenda y demás. Creo que los miedos y las inseguridades que tienen los personajes, son las características principales que los definen, (en lo afectivo, claro, ya que en su vida profesional ambos están bastante bien parados.) por eso nunca dejé de mostrarlo dentro de la historia. Repito, me encanta que te haya gustado, y  te agradezco por tus palabras, que ya sabés, me colman de aliento.[/size]

Y por eso de ser tú, no podías cerrar el círculo, sin un pequeño sobresalto, ¿verdad?, jajajajaja claro que entonces no tendría la completa seguridad, de que estabas ahí, no podía ser de otra forma, y me encandila aún más que lo hicieras, que te dejaras llevar por tus verdaderos sentimientos, pues no habría sido lo mismo si no me das ese último pellizco, jajajajajaja.

Bueno he de terminar, que si no me van a recortar el presupuesto en el espacio disponible, para los comentarios, jajajajaja. no me quiero enrollar mucho, jajajaja
¿Y que esperabas? Decí que era un epílogo y no un capítulo regular, que sino los hacía agarrarse de los pelos ahí mismo en la playa, para terminar durmiendo en habitaciones separadas. Claro que después de eso, la reconciliación hubiese tenido que ser directamente proporcional a la magnitud de la pelea,  jajajajajajajajaja No podés negarme que estuve de lo más buenita, jajajajajajaja[/size]


Extraordinario este resumen final, donde a pesar de los miedos latentes, de las inseguridades el amor de dos personas como ellos, que han tenido que pasar por tantas dificultades y reveses, al final y por fin ha hablado y ha puesto la cordura que a ellos parecía empezar a faltarles, Se que quizá no lo habrías hecho así, por no parecer empalagosa, pero amiga mía, ¿a quién le amarga un dulce?, aunque solo sea de vez en cuando, jajajajajaja o unas torrijas, por ejemplo. jajajajaja
Deseando que en algún momento sigas escribiendo, me despido de momento de ti. Ya sabes dónde y cómo encontrarme, y siempre que quieras.
BESOTESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS y hasta lo más pronto posible.
Pienso que la comunicación dentro de una pareja es fundamental, es más, te diría que es uno de los pilares en los que se debería basar una relación. Si no le explicás al otro como te sentís, no podés pretender que adivine. Tod@s en algún punto de la relación tenemos miedo, sobre todo cuando hay que avanzar al siguiente nivel, entonces creo que lo mejor siempre es hablar, aunque es más fácil decirlo que hacerlo, jajajajajaja
Y tenés razón. Otra vez demostraste conocerme muy bien… No es mi estilo ser empalagosa, pero el epílogo no podía haber tenido otro matiz que un rosa intenso, jajajajajajajaja De tanto en tanto la dulzura no está de más, como las torrijas, (que ya te voy a contar como  me salieron!)

Amiga, me despido por ahora, no sin antes decirte que me dio una alegría tremenda poder cruzarme con vos en el chat. De verdad que la pasé increíble y espero que se repita pronto! Muchos besos y algún abrazo!!!! Hasta dentro de poco!!!!!
[/size]

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Jue Sep 05, 2013 2:17 pm

AlwaysSerenity escribió:WoW! Realmente impresionante Eink?
Bueno, me ha encantado que me hayas mencionado, pero es lo menos que podia pedir por este maravilloso FIC que parecia que jamas iba a tener un final feliz Bleh
Despues de esto, tengo que decirte que esa leyenda que has dicho ha sido muy, muy bonita (no se si sera cierta o producto de tu imaginacion) pero ha sido preciosa, una mezcla de romanticismo y dramatismo (una cosa casi siempre va pegada a la otra) asi que te felicito por este epilogo.
Por cierto, cuando Rick ha dicho lo de Josh me han entrado ganas de pegarle, a ver si espabila xD Menos mal que Kate lo ha entendido y ha sabido que ha reccionado asi por sus inseguridades. Al final ha tenido e mejor de los finales Love
Y ahora si que si COLORIN COLORADO, ESTE FIC, SE HA ACABADO!!
Espero verte pronto con un muevo proyecto Smile

Muchas Gracias! Me alegra mucho que te haya gustado!!! Tenía que mencionarte, te lo merecés!
 La leyenda de la playa de los amantes es un producto de mi imaginación ( o al menos eso creo!), "cualquier parecido con alguna persona o con algún hecho de la vida real es sólo una coincidencia", jajajajajaja
El comentario de Rick sobre Josh fue una clarísima muestra de inseguridad e inmadurez, dos rasgos muy característicos del personaje… Es lógico que quieras matarlo, yo si hubiese sido Kate lo ahogo ahí mismo!!! Jajajajajaja
En cuanto se me ocurra algo interesante  prometo volver con otra historia. Gracias por leer y comentar siempre! Saludos y hasta la próxima!!!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Jue Sep 05, 2013 2:20 pm

castle&beckett..cris escribió:graciaaasss ha sido preciosooo


De nada! Gracias a vos por comentar y me alegra mucho que te haya gustado!!! Saludos y hasta la próxima!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Jue Sep 05, 2013 2:22 pm

_Caskett_ escribió:El principio a estado precioso Love Love . La historia increible Love , suponia que no podrias estar quieta y darnos un final feliz enseguida y que nos harias sufrir un poquito mas. Neutral 
He de decir que me a sorprendido que pusieras el final de la quinta temporada, magnifico final.
Y con respecto al comentario de antes del epilogo, solo he de decir "yo exigir" ala no tanto, pero si no lo hubieras echo te ubiera matado Neutral  asi que como lo has echo no hay ningun problema  Very Happy .
Fantastico, continua escribiendo por que me he convertido en tu fan numero 1, asi que ya sabes a escribir mas fics que asi yo estoy feliz. Very Happy Very Happy  jajaja

Hola de nuevo! Muchas gracias, me encanta que te haya gustado!!! Ahora, decime ¿Cómo podías pensar que absolutamente todo iba a ser color de rosa? Algún conflicto tenía que haber ¿no? De otra forma no sería yo, jajajajajajaja Lo que sí, me vas a tener que reconocer que esta vez no los hice sufrir nada…
¿Te parece que es parecido al final de la  5ta temporada? Pensé que poniendo una playa en vez de una plaza iba a disimular bastante, jajajajajajaja
Me alegra haber escrito el epílogo y haberte dejado contenta, seguramente no me hubiese gustado leer tus comentarios si no llegaba a hacerlo, jajajajajajajajaja
Prometo que en cuanto se me ocurra algo vuelvo a escribir. Y gracias mil por tus mensajes, que además de hacerme reír, también me llenan de ánimo.
Saludos y hasta la próxima!!!!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Jue Sep 05, 2013 2:23 pm

RcKb escribió:A pesar de no haber comentado los últimos capitulos, quiero que sepas que no me he perdido ni uno. Adore la parte en la que metiste el final de la quinta temporada de Castle, un buen detalle jajjaa Tambien decirte que el último capitulo te quedo genial, Jim apareció en el momento justo para arreglar todo.
Sobre el epílogo, pues que decir. Me ha encantado. Sobre todo el detalle del silencio de Beckett y la ira de Castle. Sería muy raro que le pidiera matrimonio y le dijera que si a la primera. Magnifico Final para un Magnifico Fic. Espero certe por aqui pronto con otra de tus increíbles historias y que sepas que aqui tienes a una lectora que no se perderá un solo capitulo.
Un beso enorme y muchas gracias por escribir esta historia que me ha alegrado tantas tardes.

Antes que nada, Muchas gracias por el comentario. Me alegra mucho que te haya gustado!!! No te preocupes por no haber comentado antes, me basta con que lo hayas leído y te haya gustado!
Con respecto a la proposición de matrimonio, pienso igual! Beckett jamás hubiese aceptado así tan rápido, jajajajaja
En cuanto tenga alguna idea nueva me tendrás acá nuevamente, no te preocupes, que no va a ser tan fácil librarse de mí, jajajajajaja
Las gracias te las doy yo a vos! No sabés lo feliz que me hace saber que mi fic logró alegrar algunas de tus tardes, de verdad que me pone muy contenta eso!!! Gracias nuevamente por comentar!!! Besos y hasta la próxima!!!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por cururi el Jue Sep 05, 2013 3:42 pm

hermoso epilogo con un poco de suspenso como lo fue todo el fic pero me encanto! Reverence Reverence Reverence 

cururi
As del póker
As del póker

Mensajes : 447
Fecha de inscripción : 15/03/2013
Edad : 28
Localización : World Citizen

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Yaye el Vie Sep 06, 2013 10:17 am

Que bonito epílogo, me ha encantado la forma en la que Kate le ha contado todos sus miedos y preocupaciones y como al final se ha resuelto todo.

Un gran broche para este magnifico fic. Muchas gracias pot compartirlo con tod@s nosotr@s

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Sáb Sep 07, 2013 10:55 am

cururi escribió:hermoso epilogo con un poco de suspenso como lo fue todo el fic pero me encanto! Reverence Reverence Reverence 
Me alegra mucho que te haya gustado! Tenía que seguir fiel al resto del fic. El epílogo no podía carecer de suspenso, jajajajajaja! Muchas gracias por comentar! Saludos y hasta la próxima!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Solexite el Sáb Sep 07, 2013 11:00 am

Yaye escribió:Que bonito epílogo, me ha encantado la forma en la que Kate le ha contado todos sus miedos y preocupaciones y como al final se ha resuelto todo.

Un gran broche para este magnifico fic. Muchas gracias pot compartirlo con tod@s nosotr@s
Muchas gracias! Me encanta que te haya gustado! Los miedos en las relaciones son de lo más común, sobre todo cuando es necesario avanzar y creo que hablar sobre eso siempre es una buena opción. Muchísimas gracias por comentar! Saludos y hasta la próxima!

Solexite
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 638
Fecha de inscripción : 30/04/2012
Localización : America, debo estar en America del Sur ¡Bien al Sur!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por chelcas el Dom Sep 08, 2013 10:28 am

Muy linda la historia de los amantes de la isla,
Muy lindo este fic, me gustó mucho todo y el
Epílogo, estuvo excelente Smile

chelcas
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1437
Fecha de inscripción : 27/01/2012
Edad : 24
Localización : México

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos balas en el funeral Capítulos: I; II, III; IV; V; VI; VII; VIII; IX Pte. I y II; X; XI; XII; XIII; XIV; XV; XVI ; XVII-Pte I y II; XVIII; XIX; XX; XXI (Finale) P I; Parte II ; -EPÍLOGO-

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:22 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 35 de 36. Precedente  1 ... 19 ... 34, 35, 36  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.