The Dragon (Capítulo 13)

Página 5 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por RcKb el Dom Mar 17, 2013 5:25 am

Mira... supongo que odiaras las amenazas, como.todo el mundo pero... o lo sigues pronto... o te prometo que voy hasta tu casa, te ato a la silla y te dejo el.portatil delante y hasta que no.lo sigas.no sales de ahi. Solo digo eso.... Me encanta tu fic y espero queo continues pronto!!!

RcKb
As del póker
As del póker

Mensajes : 378
Fecha de inscripción : 21/08/2012
Edad : 17
Localización : NY, Sacramento & Tokyo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Delta5 el Dom Mar 17, 2013 6:12 am

Muy bueno, sigueee. Smile

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Cata Castillo el Dom Mar 17, 2013 6:34 am

Espero que puedas seguir pronto, porque lo has dejado en lo mejor o en lo peor, segun se mire.

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por xisaa el Dom Mar 17, 2013 8:23 am

¿Pero quééééééééééé? Big Crying
Cómo haces estoooooooo...... terminaré sin uñas mientras espero la continuación, y a ver si Castle aparece prontito Muajaja jaja

xisaa
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/11/2012
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://twitter.com/luchacontigo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Yaye el Dom Mar 17, 2013 10:26 am

Por el amor de dios, cómo lo dejas así??? eso no se hace. Espero que hayan llegado a tiempo Rayan y Espo y hayan podido ayudarla, ya que la cosa pintaba mal, y no me gustaría que desapareciese igual que Castle. Aunque, pensándolo bien, si se la llevan, podían llevársela al mismo sitio donde tienen retenidido a Rick, jejejeje, los dos juntos seguro que consiguen escapar.

Continúa pronto.

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por suika el Dom Mar 17, 2013 11:17 pm

Nooooo, como lo has dejado así??? Todavia no me puedo creer que nos proporciones tanta intriga y cambios en la trama como los que has hecho.

Sin más, decirte que me enganché a tu fic desde el principio y no me has decepcionado con ninguno de los capítulos que has escrito. Bien!

suika
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 26/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Dom Mar 17, 2013 11:21 pm

L-beckett41319 escribió:Guau........ Me has dejado sin palabraas!
Solo espero subas el siguiente pronto por q me has dejado a cuadroos!
Siguelo lo antes posible!
INCREIBLEE!! Awesome

Jajajaja, me gusta dar ese punto de suspende a mis historias Razz. Así que me alegro de que haya surtido efecto Crying or Very sad. Juuuup, MUCHISIMAS GRACIAAAAAAAS! Love En breves voy a subir el capitulo 8, presiento que os va a gustar Razz.

EverKB escribió:Guauuuuuuuuuu, sigue please !!


Ya sigo, ya siiiigo jajaja. Muchas gracias por comentaaaaar! <3 Ahora mismo voy a subir el 8, ya me diras que te parece Razz.

Beckett_Castle_Alba escribió:Pero, ¿cómo lo dejas ahí, Sara? Mad

Me ha encantado como has continuado la historia. Pese a que te haces de rogar cuando actualizas compensas con creces la espera.
Me gusta como has ligado Helen a Kate a través del asesinato de la madre de Beckett, cada vez se pone más interesante.

Pero, ¿tenías que dejarlo justo en esa escena? Crying or Very sad

Espero que esta vez no tardes mucho en actualizar.

Jajajaja ya me conoces, me gusta dejaron con la intriga Razz (lo se, soy muy mala xdd).

Jooooop, MUCHISIMAS GRACIAAAAS, ALBA! Big Crying Es que con esta historia me esta costando un poco mas, tengo que pensarme la resolucion del caso y toda la pesca, no quiero que se me escape nada Razz. Pero no te preocupes, esta vez no me he hecho mucho de rogar Cool. En seguida voy a subir el capitulo 8, espero que te gusteeeeee! Love

AlwaysSerenity escribió:A ver Ornitorrinco...COMO LO PUEDES DEJAR AHI?!
Por favor continua pronto mala persona.. Crying or Very sad
P.D: Love

Mi puntito de suspense, ya me conoceis Dreaming jajajajaja. No te preocupes, que voy a subir en nada el capitulo 8 Razz. Y MUCHAS GRACIAS POR COMENTAAAAAR, MI LOCA! Inlove

RcKb escribió:Mira... supongo que odiaras las amenazas, como.todo el mundo pero... o lo sigues pronto... o te prometo que voy hasta tu casa, te ato a la silla y te dejo el.portatil delante y hasta que no.lo sigas.no sales de ahi. Solo digo eso.... Me encanta tu fic y espero queo continues pronto!!!

Joooo vale, vale. Ya subo el capitulo 8, pero no me mateeeeis Big Crying jajaja. Aaaaaay, MUCHISIMAS GRACIAS Inlove espero que el 8 este a la altura y todo eso Razz.

Delta5 escribió:Muy bueno, sigueee. Smile

Muchas graciaaaaaas! Love En seguida subo el capi 8, espero que gusteeeeee Very Happy.

Cata Castillo escribió:Espero que puedas seguir pronto, porque lo has dejado en lo mejor o en lo peor, segun se mire.

Sus deseos son ordenes pra mi Cool jajaja. Ya voy a subir el capitulo 8 y tal Smile. Muchas gracias por comentaaaaaaar! Love Espero que te guste! <3

xisaa escribió:¿Pero quééééééééééé? Big Crying
Cómo haces estoooooooo...... terminaré sin uñas mientras espero la continuación, y a ver si Castle aparece prontito Muajaja jaja

Jajajajaja soy asi, ya sabeis que me encanta el suspense Razz. Pero esta vez no os he hecho sufrir demasiado y he tardado poco en continuar jajaja. Espero que el capitulo 8 te gusteeeee Love. Y MUCHAS GRACIAS POR COMENTAAAAAAAAAR! Inlove

Yaye escribió:Por el amor de dios, cómo lo dejas así??? eso no se hace. Espero que hayan llegado a tiempo Rayan y Espo y hayan podido ayudarla, ya que la cosa pintaba mal, y no me gustaría que desapareciese igual que Castle. Aunque, pensándolo bien, si se la llevan, podían llevársela al mismo sitio donde tienen retenidido a Rick, jejejeje, los dos juntos seguro que consiguen escapar.

Continúa pronto.

Jajajaja, se nota que me encanta el suspense, a que si? Dreaming Bueno, espero que el 8 te vaya a gustar, no se si sera como lo has pensado pero... bueno, creo que os gustara Razz. Y MUCHAS GRACIAS POR EL COMENTARIO! Big Crying

suika escribió:Nooooo, como lo has dejado así??? Todavia no me puedo creer que nos proporciones tanta intriga y cambios en la trama como los que has hecho.

Sin más, decirte que me enganché a tu fic desde el principio y no me has decepcionado con ninguno de los capítulos que has escrito. Bien!

Jajajaja ya lo dije al principio, nada en este fic es lo que parece Razz. JOOOOO, MUCHAS GRACIAS POR ESO! Big Crying Que te digan estas cosas pone suuuper feliz Crying or Very sad. Ahora mismito voy a subir el 8, espero que te guste! Very Happy

saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Dom Mar 17, 2013 11:26 pm

Buenos diaaaaaas! Love Mi musa ultimamente esta OOOOON FIIIIIIIIRE! Así que ha decidido portarse bien y hacer que el 8 lo termine pronto Razz. Decir que muchisimas gracias por seguir leyendo y comentando y que espero que os guste este capitulo! Inlove

***

Capítulo 8: Pesadilla

La Decimosegunda es una réplica casi exacta de las calles de Manhattan. Todos y cada uno de los policías se llevan las manos a la cabeza, corriendo de una esquina a otra, chocándose unos con otros en una frenética batalla por saber cómo van a solucionar lo que se les viene encima mientras se respira esa tensión única y exclusiva del estrés ocasionado por no saber ni en qué avenida estás. Solo que en lugar de un océano de coches, rugidos constantes de motor y olor a gasolina, más bien es un caos en forma de personas sin orden ni rumbo fijo. Igual de perdidos, igual de estresados.

Y en medio de todo eso, están Ryan y Esposito al borde de un ataque de nervios, rogando con un hilillo de voz a Gates que fueran armados hasta los dientes a casa de Helen Murray.

Beckett había llamado hace dos minutos y después de eso, sonaron dos disparos. No volvieron a saber nada de ella. Gates también está a punto de perder los estribos y unirse al coro de hostilidades.

-¿Cómo la han dejado ir sola?
-¿Y cómo íbamos a saber que había un asesino ahí? Se supone que ese piso debería estar precintado, señor –Esposito se defiende, elevando su tono de voz, angustiado-. Tenemos que ir allí. Ya. Ni siquiera sabemos cómo está.
-¿Han vuelto a llamar a Beckett?
-No lo coge, capitán –Ryan ya está preparado para irse. Gates suspira, asintiendo con la cabeza.
-Muy bien, vayan con una unidad. Tengan mucho cuidado, no sabemos lo que puede haber ahí.

Los dos le dan las gracias repetidas veces, aliviados. Gates observa cómo desaparecen por el ascensor mientras se dirige hacia su despacho, encerrándose ahí.

Cuando se sienta sobre la silla, pierde el poco aplomo del que había conseguido hacer uso, resignándose y dando un puñetazo contra la madera de su escritorio.

Lo único que quiere es ver a su detective sana y salva.

---

-Por lo menos hay medio litro de sangre –si hay algo que siempre ha admirado es la precisión con la que Lanie es capaz de valorar algo. Totalmente a priori, pero lo suficiente certera como para que se aproxime de una manera casi inverosímil a la verdadera exactitud.

Pero en estos momentos, lo odia. Odia esa precisión y, sobre todo, odia la franqueza con la que lo dice. Nadie sobrevive a eso. Nadie que ha perdido medio litro de sangre en un punto y sigue perdiéndolo progresivamente tarda mucho en seguir resistiendo. Y esa no va a ser la excepción.

-¿Cuánto tiempo lleva esa sangre ahí? –su voz tiembla bajo las palabras y es algo que no ayuda. Porque, en estos momentos, requiere profesionalidad. No que el resto de los policías observen cómo se cae y se le hace todo eso demasiado personal.

Pero sabe que no puede evitarlo. No cuando se trata de Castle y el hecho de que puede haber muerto. Y por su culpa. Porque siempre le ha costado mucho tragarse su orgullo y más delante del escritor y sus discusiones sin fundamento alguno.

Y ahora está a punto de perderle. La vista se le nubla y reza para no ponerse a llorar en esos momentos. No puede rebajarse a tanto. Ahí no.

-Por lo menos un par de días. O más. Tendría que asegurarme, pero…

La detective se lleva el puño a su boca, mordiéndolo. Sus ojos empiezan a escocerle y quizá, solo por eso, sabe que va a derrumbarse. Porque sabe que, después de quince años, todavía no es capaz de ponerse un límite. De controlarse a sí misma.

-Kate –su amiga se levanta, envolviendo su cuello y cintura con sus brazos. Beckett agradece ese gesto, correspondiéndolo-, no te me vengas abajo. Ni siquiera sabemos si es de Castle. Tenemos que hacer un análisis.
-Hemos encontrado su móvil aquí. Por favor, no lo pintes de rosa, porque sé que no lo es –se le escapa una lágrima y ella suspira, resignada, estrechando más el cuerpo de la forense contra el suyo-. Lanie, si le ha pasado algo yo… No podría. No quiero perderle. Le necesito. Joder, le necesito y mucho.

Lo peor vino cuando vio una pequeña cajita al lado de la silla y le dio por abrirla. Porque cuando vio el contenido, se acabó derrumbando. Y, mientras lloraba, se colgó lo que iba a ser su anillo de compromiso en su cadena, junto al de su madre.


---

Abre los ojos, poco a poco, aturdida y siente que casi no puede moverse. Deduce que está sobre una superficie cómoda, tumbada, por el simple hecho de que las leyes físicas siguen incidiendo sobre ella y, a pesar de la gran ausencia de sobriedad en su persona, se las apaña para reconocerlas. Hay una cegadora luz blanca envolviéndola, provocando que entorne su mirada porque la molestia es tal que es como si tuviera un sol enfrente de ella, quemándole los ojos. Rebufa, con cansancio.

Se pregunta a dónde habrán ido todas y cada una de sus extremidades porque no las siente.

Luego cae en la cuenta. La habían disparado. Temerosa, empieza a vacilar en cada uno de sus movimientos y replantearse si ha muerto. Si eso es lo que todos dicen. El cielo o algo así. Ni siquiera es muy consciente de lo que piensa, así que le da igual.

-¡Oh, dios mío! –una voz nerviosa, amortiguada resuena como un eco dentro de su cabeza, interrumpiendo sus cavilaciones, llamándola la atención. Entorna sus ojos, hay una silueta sobre ella. Intenta distinguirla como puede- Oh, Kate, lo siento muchísimo. En serio, perdóname. Lo siento.

Nota algo cálido en su rostro. Algo parecido a unas manos, suaves, acariciándola las mejillas con dulzura, temblando sobre su piel. Su visión empieza a esclarecerse levemente, lo suficiente como para reconocer la figura. Niega con la cabeza dos veces, soltando una pequeña carcajada.

Al final va a tener razón.

-¿Rick? –susurra. Este asiente y la detective suspira, sonriendo de medio lado- Vale, he palmado. Genial.
El aludido suspira, aliviado- No, pero casi.
-Sí, he tenido que hacerlo. He muerto. Porque todo es blanco, raro, no siento mi cuerpo y tú estás aquí –dice, con desesperación. Tanta que su voz empieza a temblar.
Castle le da un suave beso sobre su frente- Kate, oye–
-No –interrumpe-. Dime que he muerto, Rick.
-Escucha, perdóname. Siento lo que te ha pasado.
-No, lo siento yo. No he podido darte la justicia que te mereces –resopla, mirando hacia otro lado. Siente el suave tacto de los dedos de Castle, enmascarado por su confusión sobre su barbilla, moviendo su cabeza ligeramente para encontrarse con sus ojos.

Azules. Esa mirada que le hace sentir de mil y una maneras, como siempre ha hecho. Y es como si el tiempo nunca hubiera pasado y todo siguiera como antes, casi parece mentira que se haya ido. Sonríe de forma puramente instintiva, no siendo muy consciente de lo que piensa, dice o hace. Así que deja que de sus ojos broten las lágrimas sin resistencia alguna, y se derrite aún más por dentro cuando Castle se las limpia, con esa delicadeza propia de él, para luego jugar con los mechones de su cabello con ese cariño tan propio de él.

Beckett siente ese cosquilleo en su estómago. Ese calor tan único y confortable que solo Castle sabía transmitirle. Se le hace raro porque ha sido mucho tiempo desde la última vez que sintió algo así.

Y eso hace que se muera aún más –si es posible- de amor con él.

-No, no digas eso, Kate. Lo estás haciendo muy bien.
Ella niega con la cabeza- No sabes cuánto te he echado de menos, Castle –susurra, seguido de un pequeño gemido.
-Y yo a ti –deja otro suave beso, esta vez sobre la punta de su nariz-. Oye, queda poco, ¿vale? Lo estás haciendo genial, Kate. Demasiado. Respeta la baja médica que te van a poner. No quiero que vuelvas a ponerte en peligro.
-¿Baja médica? ¿Peligro? –sacude su cabeza, desorientada- Castle, estoy muerta. Por eso estás aquí.
-Va a ser inútil convencerte de lo contrario, estás muy sedada –percibe las yemas de sus dedos deslizándose desde sus mejillas hasta el cuello, en una breve caricia, para acabar sosteniendo su colgante.

Castle se queda mirando fijamente a un punto de este con una impotencia mal disimulada, y Kate se habría dado cuenta de eso si no estuviera demasiado ocupada admirando el rostro de su novio. No sabe por qué, quizá sea a causa de la ausencia de un año y poco más, pero ve la perfección personificada. Y se sigue deshaciendo emocionalmente.

-¿Por qué llevas esto? –pregunta, sin despegar su mirada del segundo anillo. Beckett sonríe con ternura.
-Porque era tuyo. Quería tener algo que me recordase que te mataron por mi culpa, y que me hiciera vivir con ese peso en la conciencia. Cuando lo hice me prometí que no me lo perdonaría hasta que encontrase al capullo que te hizo eso –suelta una débil carcajada-. No, en realidad no me lo voy a perdonar nunca. Pero yo qué sé, darme una tregua personal o algo.

Castle se ríe, acariciándola el cuello. Casi no recordaba lo que era sentir el calor de su piel sobre la suya, ni esa sensación de deliciosa plenitud que conseguía transmitirle, y el sonido de sus risas que era como música para sus oídos. Y, paradójicamente, se siente más viva que nunca. Agradece que hayan llegado a ese momento, porque sabe que, a partir de de ahora, van a estar juntos. Por encima de todo, y no existen las venganzas, promesas y esas mierdas que te condenan a la insufrible pena de la responsabilidad cada día de tu vida, solo ellos.

Solo que, para ser el eterno paraíso, Beckett tiene una extraña sensación. Algo que la dice que la cosa va mal y no debería ser así.

-Entonces, si me permites, me lo voy a quedar. Ahora será mi promesa.
-¿Qué? –bosteza ligeramente, acurrucándose sobre la esponjosa superficie en la que está. Se siente algo mareada- Oye, Castle, ¿los muertos tienen sueño?
-Duérmete, tienes que descansar. Has perdido mucha sangre.
-Los muertos no duermen.
-No estás muerta.
-¿Esto es un sueño? –pregunta, con pánico. Intenta articular algo más, pero el cansancio la vence y va entrecerrando los ojos progresivamente.
-Dejémoslo en que ha sido mi peor pesadilla.
-No, quiero estar contigo, Rick. No te vayas. No me dejes –susurra, en un vago tono de súplica, debilitada. Y medio reconoce que era demasiado bonito para ser real.

Su vida nunca le ha dado un respiro y esta no iba a ser una excepción. De todos modos, ya está acostumbrada. No es la primera vez que sueña que Castle está vivo y coleando a su lado, como en los viejos tiempos.

Suena cruel, pero la cosa va así.

-Y no lo voy a hacer. Nunca lo he hecho. Voy a estar ahí, ¿vale?
-Promételo.

Un “siempre” es lo último que oye antes de perder el conocimiento, nuevamente, entre lágrimas.

---

Se despierta casi de un salto, con el corazón golpeando contra su pecho como si en cualquier momento fuera a abandonar su cuerpo. Le cuesta coordinar su respiración y se da un par de segundos para recuperar el aliento antes de empezar la ardua labor de volver al mundo terrenal y orientarse, física y psicológicamente.

La cabeza le duele como si fuera a estallar y eso hace que cierre los ojos brevemente. Se sienta, esta sobre algo mullido, como un colchón. Apoya su codo sobre el muslo, para poder sostener su frente con su mano, mientras abre los ojos despacio. Una cama de hospital, a juzgar por las sábanas. Levanta la mirada, con dificultad, inspeccionando el entorno. Está en una habitación, culminada de rosas, cajas de bombones y todo tipo de regalos.

Cuando mira su muñeca, se da cuenta de que tiene puesta una vía, con un líquido de un rojo intenso. Mira hacia arriba, hay una bolsa de sangre.

Cuando vuelve en sí, poco a poco, un intenso dolor se propaga por su abdomen. El disparo. Se mira el estómago y cae en que lleva puesto un pijama del mismo hospital. Se levanta la camiseta con cuidado y puede ver una venda envolviendo toda esa zona.

Vuelve a tumbarse, relajándose. Supone que todo ha pasado, pero ese instinto de supervivencia animal hace que la sensación pánico no termine de esfumarse, así que sigue con esa postura de alerta. Suspira, abatida.

Sin lugar a dudas, este caso no tiene nada que ver con Tyson. Tiene que ser algo relacionado con Bracken.

Entonces recuerda el sueño. Mierda. Tiene la sensación de que, a este paso, no va a recuperarse nunca en ninguno de los aspectos que más necesita cubrir. Es casi un hábito soñar con la resurrección de Castle o una vida paralela en la que él aún sigue vivo, y todo es maravillosamente rutinario. Pero nunca acaba de acostumbrarse a eso. Duele como el infierno y cada vez cuesta más moldearse a la realidad.

Está a punto de llorar cuando lleva su mano al colgante, como siempre hace cuando sueña ese tipo de cosas. Lo hacía cuando soñaba con su madre y mimetizó la misma costumbre cuando empezó a soñar con Castle.

Y se da cuenta de que algo va mal.

Se saca el colgante por fuera, asustada. Lo palpa, a lo largo y ancho, moviéndolo alrededor de su cuello. Nada.

Solo hay un anillo, el de su madre.

No ha sido un sueño.

Beckett cree que esta vez sí va a morir porque su corazón nunca ha alcanzado tal velocidad de palpitación. Siente vértigos cuando intenta reincorporarse para buscar el mando del timbre, necesita hablar con un médico. Necesita una explicación, urgente.

Necesita saber cómo ha llegado hasta ese punto.

---

-Nos has pegado un buen susto –el moreno se acerca a ella en un amago de abrazarla, pero se detiene porque no está muy seguro. Beckett le pone esa sonrisa que sugiere permiso y acaba de acortar la distancia, y la detective puede sentir la preocupación entre sus brazos.

Hace lo mismo con Ryan, que hasta hace un rato estaba sudando como un cerdo y todos esos gestos le han parecido demasiado adorables. Eso es lo que le urge ahora, tenerlos cerca. Tener ese apoyo continuo que la pueda levantar cuando se caiga –porque tiene la sensación de que de aquí a unos días va a vivir más en un abismo emocional que en las nubes-. Beckett revuelve el pelo de Kevin cariñosamente y le dedica otra sonrisa, moviéndose cómodamente e indicándole que la cosa no va tan mal como parece.

Ambos siguen sin parecer muy convencidos y Beckett se lo repite por tercera vez desde que han entrado.

-Beckett, podrías haber muerto. Necesitas descansar –le encanta cuando Ryan saca ese lado más sobre protector. Esposito asiente con la cabeza dándole la razón y Beckett suspira, encogiéndose de hombros.
-Pero no lo he hecho. Estoy viva, mirad –levanta los brazos-. Relajaos, ¿vale?

Después de pasarse diez minutos entre risas –con la atención de sus dos compañeros puesta única y exclusivamente en Beckett, recomendándola que no se riera demasiado, por si acaso- vino ese silencio incómodo pero extrañamente peculiar. Ese que suele sacar temas que se han estado evadiendo pero de inevitable necesidad por sacarse a relucir. Ninguno sabe cómo empezar así que la detective decide dar el paso:

-¿Cómo he llegado aquí? Porque esto –se señala la zona del abdomen en la que tiene la venda, sobre el pijama- no me lo han hecho aquí. Y lo sé.
-Así que ya te has dado cuenta –observa Esposito, acercándose más a ella.
-Es una larga historia –se sobrecoge un poco sobre el colchón al recordar ese pequeño encontronazo, e intenta que no se note demasiado. No todavía.
-Fuimos al apartamento de Helen y no estabas. Lo único que había era un charco de sangre. Nos temimos lo peor –explica Ryan-. Vinieron los forenses, realizaron el análisis de ADN con urgencia, lo compararon con el tuyo y… dio positivo –suspira. Puede ver un pequeño atisbo de angustia en sus ojos que la conmueve-. Te buscamos por todos lados, llamamos a todos los hospitales...
-Pero no estabas en ninguno de ellos –continua Esposito-. Dimos la orden de búsqueda y al cabo de dos días–
-¿Dos días? –pregunta la detective, sobresaltándose- ¿He estado durmiendo todo este tiempo?
-No sé, aquí llegaste hace unas horas. Decían que ya venías así. Como nos pareció raro, pedimos unos análisis y al parecer te pusieron tanto sedante como para dormir a un caballo, chica.

Se masajea la sien y la frente con su mano derecha. Pensar en el tinglado que tiene montado Castle hace que se la revuelva el estómago.

-Beckett, ¿dónde estabas? –preguntan casi a la vez.

Esta es la parte difícil, porque se encuentra demasiado cansada como para ponerse a explicar algo tan amargo pero sabe que va a ser así, porque recaer en la idea de que eso está pasando –después de un año es demasiado difícil de asimilar- le quita todas las energías. Traga saliva, con fuerza y se da unos segundos para reordenar sus pensamientos.

Sabe que en cuanto les dé la noticia no va a haber marcha atrás. Saben que es algo que se les queda muy grande. Pero qué va a hacer, son policías y cumplen con su trabajo.

-Me desperté durante un momento, pensaba que estaba soñando. Debe de ser por el sedante que decíais y tal. El caso es que… había alguien conmigo –sus dos compañeros inquieren con la mirada y ella se relame los labios, intranquila. Tan intranquila que hasta ellos se han tensado-. Era Castle. Lo sé porque dijo que iba a quitarme el anillo y… –les muestra el colgante, en el que solo luce el anillo de Johanna.
-¿Castle está vivo? Al final… ¿vivió? –ella asiente con la cabeza y cuando les mira, tienen esa sensación entre melancolía, alegría y fervor, ese con el que miras a alguien a quien quieres pegarle un tiro- Pero ¿cómo?
-No sé, lo veo todo muy borroso. Me dijo que respetara la baja y luego siguiera, que faltaba poco.
-¿Y nada más? –Ryan parece tan agobiado como ella. Niega, abatida.
-Chicos, no sé qué vamos a hacer.
-Nosotros seguiremos con el caso. Tú tienes que descansar. Por lo menos un mes o un mes y medio –Beckett va a decir algo, para quejarse pero Esposito la detiene-. Por favor, esta vez déjalo pasar, Beckett. Tú solo dinos lo que tenemos que hacer.

Ella suspira, resignada. Sabe que es una lucha perdida y tienen razón. Ellos y Castle. Al menos hasta que esté recuperada y pueda encontrar una respuesta por sí misma.

---

-Ha pasado un mes desde que te dispararon, ¿verdad?

Hacía tiempo que no hablaba cara a cara con Burke sobre algo tan retorcido y desequilibrado por todos los costados, y agradece que le haya hecho un hueco con tanta facilidad. Es algo que llevaba replanteándose desde hace tiempo, si hacerlo público por otra parte más y desahogarse. Necesita algo que la oriente –ella siempre ha sido una persona muy indecisa en cuestiones que se le vienen grandes. Cuestiones de tipo decisivo, giros copernicanos y esas cosas- porque, ahora mismo, es como si el viento soplase en todas las direcciones.

Asiente, con dificultad- Lo llevo bastante bien. Estoy haciendo la rehabilitación y tal.
-¿Algún síntoma de estrés post-traumático? –ella niega, casi orgullosa. No es su mayor preocupación en estos momentos, la verdad- ¿Entonces qué ha pasado?

Sonríe, con acidez. Qué no ha pasado sería una pregunta más adecuada.

-¿Te acuerdas del caso relacionado con Castle? –Burke asiente y ella resopla- Nos llevó por un rumbo muy diferente –él se muestra receptivo y ella se dispone a relatarlo-. Pensábamos que había sido Tyson, pero resulta que no. Fue otro tío. Sopesamos la posibilidad de que le contratase él y se encargara de hacer el trabajo sucio. Pero investigamos ese cabo y no nos llevó hacia el 3XK. Y pensamos que no tuvo nada que ver con él y que Castle, en una situación de extrema amenaza reaccionó instintivamente y… le mató. Luego se dio a la fuga –carraspea, le cuesta sudor y lágrimas hablar de ese tema-. No, realmente lo seguimos pensando. Pero descubrimos que, en realidad, tiene relación con Bracken –respira hondamente, todavía se le forma ese pequeño y angustioso nudo en la garganta cuando habla del tema-. El padre de la chica asesinada era Scott Murray, uno a los que asesinó Dick Coonan, junto con mi madre y Diane Cavanaugh. Creemos que tenía documentos que podrían perjudicar a Bracken y decidió tirar de la manta. Y el caso de mi madre vuelve a resurgir. Otra vez.

Ese “otra vez” ha sonado demasiado desolador hasta para él, que remueve sobre su asiento intranquilo. Ella suspira, encogiéndose y levantando sus pies para ponerlos sobre el sillón, abrazando sus rodillas con inseguridad.

Tiene la sensación de que es algo que va a estar atormentándola de por vida. De que nunca va a ser capaz de mirar hacia delante y ver algo que no sea ella tropezándose una y otra vez con el mismo recuerdo.

-Hay días que ni siquiera puedo dormir –murmura, haciéndose aún más pequeña-. ¿Cómo tengo que afrontar eso? ¿Cómo, cuando posiblemente mi novio se ha dado a la fuga y ha sido como si me abandonase?

Quizá eso es lo que posiblemente la machaque, sobre todas las cosas. Que hace un año y poco más la gente empezase de hablar de él en pasado, como si ya dieran por hecho que no iba a volver. Que Richard Castle había muerto y su cadáver, simplemente, no ha sido encontrado. Eso la desgarraba por dentro y minaba todas y cada una de sus esperanzas por pensar que su vida iba a acabar mereciendo la pena, de un modo y otro.

Ahora, la gente vuelve de hablar de él en presente, porque está vivo. Pero no como el famoso novelista de misterio, ni el consultor civil que es como si hubiera resucitado, sino como el asesino que se dio a la fuga y abandonó a su novia –cuando tenía pensado pedirle matrimonio, no hay que olvidar eso.

Y ella está en medio de todos los trapos sucios, obligada a saltarse todos y cada uno de sus principios morales.

-¿Hablaste con Castle?
-Sí. Me dijo que siguiera con todo eso, que faltaba poco.
-Entonces puede que estés equivocada.
-No sabes lo estúpido que puede llegar a ser Castle. Es como un niño pequeño, nunca sabe lo que quiere.
-Pero contigo sí que lo sabía. Desde un principio. ¿O no?

Posiblemente esa simple respuesta es lo que, en muchísimo tiempo, ha sido capaz de dejarla sin palabras y cortar de todas las maneras el hilo de la conversación. Y sabe que, en lo que a Richard Castle respecta, ella siempre va a perder. Es como si estuviera condenada a vivir bajo sus necesidades y no es, hasta ese momento, consciente de lo poderoso que se ha vuelto el amor en su vida.

Se encoge de hombros, teniendo por seguro que la decisión de seguir con eso ya lleva demasiado tiempo siendo asumida.

E incluso se permite sonreír un poco.

---

-Sí, no se preocupe, señor. Ya le he dicho a Esposito y a Ryan de qué va todo esto.

A Beckett le ha enternecido sobremanera el hecho de que Gates la llamase al número de su casa para preguntarle expresamente qué tal tenía la herida. Sabe que la dama de hierro de vez en cuando se funde un poco. Y agradece que sea de tal manera, porque se siente recogida y protegida de alguna forma.

Después, para no perder su esencia, ha tenido que sacar a colación el caso. Típico de Gates.

-Por cierto, no la quiero ver por aquí hasta dentro de otro mes, Beckett. La quiero al cien por cien y es una orden –remarca tanto esa última frase que ella suelta una carcajada. El enlatado sonido del teléfono le daba un cierto toque cómico a la situación.
-Lo haré, señor. No se preocupe.
-¿Y volverá?
-¿Por qué lo pregunta? –cuestiona, extrañada. Gates rebufa desde el otro lado, con preocupación.
-Usted sabe por qué.

Últimamente todo gira alrededor de Castle y Beckett no está muy segura de que todo eso le guste.

-Castle nos debe a todos una explicación. Y a mí, sobre todo. Créame, pienso ir a por él.
-¿Sin excluir la posibilidad de que sea un asesino?

Beckett sostiene el aparato tan fuerte que se hace daño en la palma de la mano. Después de tragar saliva y respirar profundamente, responde sin titubear:

-Sin excluir la posibilidad de que sea un asesino.

***

Muchas gracias por leeeeeer! :3 os vemos en el siguiente!

saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por L-beckett41319 el Lun Mar 18, 2013 3:32 am

Esta vivooo menos mal ya empezaba a perder las esperanzas, ojala Castle no tenga nada q ver con el asesinato!
Sigue pronto,sigo super enganchada a esta historiaa!!

L-beckett41319
As del póker
As del póker

Mensajes : 355
Fecha de inscripción : 23/02/2013
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Yaye el Lun Mar 18, 2013 3:55 am


Happy Clap Clap Thumb genial el capítulo, te superas con cada uno.


Cada vez lo dejas más intrigado. Menos mal que Castle está vivo (o eso nos has hecho creer) Laughing , solo espero que no esté metido en nada turbio, y como dice Kate, merecemos una explicación y ya se verá si lo perdonamos o no después de todo lo que nos ha hecho sufrir.


Continúa pronto.

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por rubiodav el Lun Mar 18, 2013 5:05 am

Enhorabuena, simplemente genial

rubiodav
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 240
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Delta5 el Lun Mar 18, 2013 5:25 am

Sigueeee, me encanta. Very Happy

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por AlwaysSerenity el Lun Mar 18, 2013 10:35 am

Eink? Entonces Castle esta vivo... y ahora creen que es un asesino... pobre, no lo van a dejar, ni a el ni a ella...
Me encanta como Espo y Ryan cuidan de su hermanita...y Gates que no es tan de hierro...
CONTINUA PRONTO ORNITORRINCO!

AlwaysSerenity
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 966
Fecha de inscripción : 14/10/2012
Edad : 19
Localización : Málaga (Andalucia) España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Mar Mar 19, 2013 5:41 am

Si siempre me sorprendes con cada capítulo con este lo has hecho aun más Sara.
Me encanta ese momento en que Kate vuelve a reencontrarse con Kate, ha sido tan tierno, que me ha dado pena cuando ha despertado y no estaba ahí.
Yo no creo que Castle sea un asesino, me imagino que algo muy gordo debe pasar, pero creo que para saberlo tocará esperar.
Me encanta lo protectores que se muestran Espo y Ryan con Kate, se nota que son más que compañeros, son una familia.
Como ya sabes me gusta mucho el personaje de Burke y cada capítulo en el que sale me encanta.
Me encanta Sara. Espero que la musa siga contigo y nos dejes el próximo capítulo pronto Razz

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Cata Castillo el Mar Mar 19, 2013 7:31 am

QuestionQuestionQuestion¡Aysss, sigue por Dios! que mira que dejarlo así. Espero que pronto se aclare todo y vuelvan a reencontrarse, pero sin calmantes y heridas de por medio.

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por _Caskett_ el Mar Mar 19, 2013 11:04 am

me encanta, continua pronto

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por MariaRomn@caskett el Mar Mar 19, 2013 11:13 pm

WTF??? No espera ¿¡WHAT THE FUCK!?...me acabo de leer los tres últimos capítulos del tirón y...buaahh!!...me has dejado sin palabras, espero que todo este embrollo se resuelva. Sólo decirte que me tienes enganchadísima y porfavor sigue pronto.

MariaRomn@caskett
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 08/10/2012
Edad : 18
Localización : Ceuta (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Mar Mar 26, 2013 10:07 am

Hoooooolo! Love Aquí traigo el capi 9! ^^ Espero no haberos hecho esperar mucho Very Happy. No se muy bien como habra salido este capi, me parece un poco flojillo y tal =/. Aun asi, espero que os guste y esas cosas! Very Happy Y muchisimas gracias por seguir leyendo y comentando! <3

***

Capítulo 9: Necesidad

Encontraron al tío que la disparó en casa de Helen.

Un día, Kate estaba desplomada sobre el sofá envuelta en el más agonizante sopor y llamaron por teléfono. Era Ryan. Necesitaba que fuera al Instituto Forense a reconocer un cuerpo que había sido encontrado un par de manzanas más allá de la casa de Helen Murray. Le dispararon entre ceja y ceja, con una bala del calibre 19 mm, proveniente de una Glock 17. La misma con la que mataron al tío congelado.

Kate aceptó porque no tenía nada mejor que hacer, salvo ser testigo de cómo los segundos parecían horas y la casa se iba encogiendo hasta asfixiarla de alguna forma. Además, así tenía una excusa para hablar con Lanie –en esos momentos era lo que más falta le hacía, su mejor amiga.

Cuando Beckett se puso a pensar y a atar los pocos cabos sueltos que quedaban llegó a la estúpida pero desgraciadamente factible conclusión de que su novio se había convertido en un mercenario a sueldo o algo parecido. No sabe cómo, pero ahí está. Liquidando asesinos mientras ella se muerde las uñas sintiendo que la burbuja va a explotar en cualquier momento.

¿Cómo se vive sabiendo que tu novio es el nuevo Vincent Vega?

Y, aparte de eso, nada más digno de mención ocurrió en esos dos eternos meses de baja médica.

Salvo sus dos compañeros bailando sobre la mesa de la casa de Esposito medio en bolas con una cogorza descomunal mientras Lanie grababa el panorama. Necesitaba esos días en los que se podía desmelenar libremente para que no se le hiciera todo demasiado pesado.

---

No veía el día que las puertas del ascensor de la Decimosegunda se abrieran ante ella. Así que, cuando consiguió vislumbrar su oficina envuelta en aplausos, aparte de sufrir un amargo déjà vu, lo primero que hizo fue caminar hacia Ryan y Esposito mientras sentía el olor del papeleo y la delincuencia como un soplo de aire fresco.

Pr suerte o por desgracia, es su segundo hogar y cuando está mucho tiempo fuera lo echa de menos. Inevitablemente.

-Se te ve de maravilla –observa Ryan, tendiéndole una taza de café. Ella lo agradece con una sonrisa.
-Es que estoy de maravilla.

No tarda ni medio segundo en abrazarle efusivamente, en parte porque le echaba demasiado de menos y en parte porque la atmósfera de la comisaría tiene un efecto singular sobre ella. Suplir esa necesidad hace que Kate vuelva a volar un poco sobre todas las cosas que la han ido minando moralmente en los meses de baja.

Cuando Esposito aparece, hace lo mismo. No le deja hablar, simplemente se tira a sus brazos. Y después de un par de minutos, se separa, porque supone que tiene algo importante que contarle.

-Me alegro de que hayas vuelto, por cierto.

Durante esos dos meses había hablado con ellos casi a diario. Era una forma más de entretenimiento y así se sentía un poco más cerca de la comisaría y todo lo que eso implicaba. Tenían un rastro importante y no quería perderlo. Les daba sugerencias de dónde podrían estar escondidos los posibles documentos sobre el caso de Scott Murray y todo ese tema, pero nunca dieron con ellos.

-A lo mejor ya se los han llevado –propone Esposito. Beckett hace un sonido de desaprobación.
-Creedme, Castle se habría encargado de eso.

Lo dice medio apenada, y sus dos compañeros la miran con inquietud. No sabe en qué punto exactamente ha pasado de ser el inocente escritor a un amago de protagonista de una película a lo Scarface. Así que decide compartir con ellos sus ridículamente razonables ideas:

-Mirad, Castle será un escritor rico y famoso, pero nunca ha tenido esa clase de recursos. Si hubiera hecho todo esto solo ya se lo habrían comido vivo.
-¿Y qué sugieres? –pregunta el pregunta el moreno.
-Está claro que alguien o algo le está cubriendo las espaldas. Y ese algo no va a por nosotros, sino con nosotros, así que no estoy demasiado preocupada por nuestra seguridad. Lo que no sé es por qué.
-Bueno, el mismo Bracken nos lo dijo –Ryan se cruza de brazos-. En esa profesión se ganan muchos enemigos y el tío no tiene un corazón de oro, precisamente.
-Ya, pero ¿por qué Castle, Ryan?

Con un silencio y bastándose con las miradas que intercambian entre los tres, parecen llegar a la conclusión de que lo mejor será darle el beneplácito de la duda por ahora. Lo de Castle es un problema aparte, ahora lo que quieren es darle justicia a Helen Murray. Quieren recuperar esos documentos porque también tiene la sensación de que es una oportunidad única para acabar con eso que la lleva amargando tanto tiempo.

Si puede hundir a Bracken en la basura con la que él mismo ha estado jugando, lo va a hacer.

-Intentad haceros con una orden de registro para el bufete donde trabajaba. Hay pruebas de que buscaban algo en casa de Helen Murray. Yo iré otra vez ahí, a lo mejor consigo encontrar algo –los dos detective asienten-. A ver si, con un poco de suerte, esta vez suena la flauta.

---

Con un gran esfuerzo y haciendo uso de esa labia policial delante de Gates y el juez –y aprovechándose abiertamente del hecho de que este es un gran amigo de Castle- consiguen, finalmente, la orden judicial. El bufete está patas arriba, con todos los papeles esparcidos por el suelo. Da auténtica pena y han prometido en un número elevado de veces que van a recogerlo todo en cuanto se vayan.

Lo que quieren es desmantelar eso que tanto les urge encontrar. Beckett les ha estado orientando y han dado los tres cabida a dos posibilidades: o está escondido en algún lugar remoto y casi inaccesible para la mente humana por su complejidad –sin contar con que tendrá algún sistema de seguridad- o en un lugar muy simple, tan simple que resultaría una bobada replantearse si está ahí.

Pretenden hacer uso de la psicología humana. Es lo que les han enseñado Castle durante todos esos años. Las personas piensan como personas, dejando a un lado casos extraordinarios y totalmente inverosímiles. Helen Murray parecía una chica sencilla, pero inteligente.

Después de tirarse dos horas rastreando todo el bufete, y desgraciadamente saliendo como ellos han supuesto desde un principio, no hay nada.

No lo dijeron en voz alta, pero era de esperar que algo tan importante y sumamente confidencial no estuviera en su lugar de trabajo. Es un lugar demasiado accesible y predecible. Tanto que ni siquiera saben por qué sopesaron esa opción también.

-Creo que no vamos a encontrar mucho más. Lo siento –el suspiro de Beckett se oye amortiguado por el otro lado y Ryan se encoge de hombros, observando impasible a Esposito masajeándose los lumbares.
-Tío, vámonos. Creo que he envejecido treinta años de repente.
-Lo has oído, ¿no? Esposito está en plan senil –el moreno le mira con recelo y Ryan sonríe, con sorna-. Lo siento, de verdad. ¿Tú cómo vas?
-En su casa no había nada. Además he estado investigando sus cuentas, si tenía algo guardado en el banco o era propietaria de algún trastero o caja fuerte. Pero nada. Es como si los documentos no existieran.
Ryan nota un trasfondo de pesadez en el tono de voz de Beckett y casi se ve forzado a sacar su lado más fraternal- Kate, se te nota cansada.
-Gates ya ha dado la orden de búsqueda para Castle, no tengo tiempo para retiros de ningún tipo.

Beckett está enfadada con Castle. Muy enfadada. Ryan y Esposito lo saben por la cara que pone la detective cuando se queda mirando su foto en la pizarra de la comisaría. Pero también saben que, inevitablemente, Beckett está decidida a protegerle. O al menos hasta que tenga una respuesta. Por eso Ryan intenta darle un poco de cuartelillo.

-Sí que los tienes. Siento ser tan franco, pero lleva un año y medio desaparecido. Se las apañará para seguir así –hay un breve silencio de diez segundos, seguido de un intenso resoplido por parte de la detective y Ryan intenta aplacarle los nervios-. Oye, solo digo que te relajes un poco. Encontraremos los archivos, ¿vale?

Al poco rato se despiden y acuerdan volver a verse en la comisaría, en un vago intento por idear otro plan o al menos replantearse algún lugar más que sirva como un buen escondite para esos documentos. Ryan no puede evitar sentirse con el peso del mundo sobre sus hombros y sale del buffet con medio cuerpo agarrotado, medio estresado, medio cabreado.

-Eh, anímate. Podría ser peor –la voz de Javier por detrás, intentando subirle el ánimo hace que levante un poco más la cabeza.
-Beckett tiene razón. Estamos jodidos.
-No tan jodidos. ¿Sabes lo que he leído en uno de los archivos de antiguas denuncias? Un tío denunció a su ex mujer porque esta, después de haberle pillando colgándole los tochos con la profesora de su hijo, le puso somnífero en la comida y le corto los...

Ambos se llevan ambas manos a la vez a su entrepierna musitando un quejido, mirándose con sufrimiento para después soltar varias carcajadas. Y Ryan piensa que sí, podría ser peor. Aún conservan su virilidad. Así que inspira profundamente sintiendo que poco a poco va recuperando su ánimo.

Después de mirar a Esposito por última vez antes de meterse en el coche y ver cómo le sonríe, afable, también piensa que tiene al mejor compañero del mundo. Y, durante unos minutos, se siente el hombre más afortunado de toda la redonda.

---

Desde que ha vuelto a la comisaría ha intentado evitar de todas las maneras posibles cualquier contacto con Gates. Siempre que la ve venir la esquiva, se va al baño, se mete en el ascensor o cualquier otra cosa –la situación es tan seria que se está replanteando hasta esconderse debajo de la mesa- porque sabe que, en cuanto Gates consiga pillarla, la famosa pregunta será totalmente ineludible.

Pero cuando se pone a pensarlo con el raciocinio propio de una persona madura, se siente una completa gilipollas. Trabaja diariamente en la comisaría, se podrá escapar un par de días a lo sumo, con muchísima suerte. Pero no eternamente y menos cuando se trata de la dama de hierro. Conoce a su jefa lo suficiente como para verla capaz de personarse enfrente de su puerta y el único remedio será salir por la ventana, rezando para que desarrolle repentinamente un superpoder o que ocurra un milagro.

Con mucho pesar, reconoce abiertamente que su plan tiene poco futuro así que se resigna. No puede ser tan malo. No debería ser tan malo por el simple hecho de que hay una cuestión mucho mayor que resolver, y quiere creer que, a ojos de Gates, la desaparición de Castle tiene tanta relevancia que el tema de los asesinos a sueldo queda ampliamente opacado por la orden de búsqueda.

Aún así, eso no quiere decir que esté preparada mentalmente. Por eso, cuando oye el tono autoritario de Gates pronunciando su nombre a sus espaldas, casi se queda petrificada. Puede asegurar que ha perdido el don del habla y está a punto de hacer lo mismo con el de la conciencia al escuchar sus pasos acercarse hacia ella.

Ella vuelve a llamarla y se da la vuelta lentamente, con miedo. Toma aire profundamente, preparándose como si fuera a hacer frente al fin del mundo.

-¿Qué tal va la búsqueda de esos archivos?

Tartamudea al principio, luego contiene el aire y reza por soltar algo coherente por su boca:

-De momento, nada. Supongo que tendremos que seguir intentándolo –se encoge de hombros, sonriéndola con nerviosismo.

Se le nota demasiado. Es consciente de que se le nota demasiado y Gates está empezando a pensar. Lo sabe porque su expresión está cambiando considerablemente a esa suya típica de “esfuérzate un poco más porque no me lo trago”. Suspira, va de mal en peor.

Aún así, se empeña en buscar algún pensamiento positivo. A lo mejor no se acuerda. Habló con ella tres o cuatro veces en esos dos meses de baja y no se lo mencionó en ningún momento.

-¿Por qué siempre hay alguien que intenta matarla, Beckett? –la detective empieza a sudar y a balancearse tímidamente, arrugando sus labios.

Sí, sí que se acuerda. De todos modos, habría sido demasiado bueno y estúpido por su parte. Beckett no está acostumbrada a recibir esos regalos en su trabajo.

-No sé a qué se refiere.
-Es que todo esto me es tan familiar. ¿Para usted no?
Traga saliva, soltando una leve carcajada- Señor, he tenido mala suerte y ya está. A lo mejor el hombre que me disparó estaba buscando algún caso en el que haya podido estar involucrado, me vio y se asustó.
-Y por tal atrocidad le castigó la misma persona que mató a ese, ¿verdad? –señala la pizarra, justo donde está la foto del tío congelado. Beckett se rasca la nuca- Y también resulta que ambos son personas sin pasado ni futuro, solo con una identidad falsa y una generosa cantidad de dinero ingresada recientemente en una cuenta que no tiene ni un año.
-Todavía no estamos seguros de nada, señor. Lo estamos investigando –miente a medias, porque realmente no está segura de que está pasando. Solo de que Bracken vuelve a tenérsela jurada.
-Está volviendo a encubrir a Montgomery.

Esa es su mejor baza y es plenamente consciente de ello. Tan consciente que en seguida niega con la cabeza, aunque sepa que la va a pillar. No sabe de dónde ha sacado esa relación, pero tampoco se esfuerza en pensárselo demasiado. Es Gates. No habría tardado mucho, de todos modos.

-En otras circunstancias lo habría dejado pasar, pero creo que resulta evidente que las cosas están un poco complicadas, detective.
-Señor, le juro que en cuanto tengamos esos documentos saldrá de dudas. Todos saldremos de dudas. Solo le pido un poco de tiempo. No…

Inspira aire, no quiere cometer una osadía a esas alturas. Pero necesita defender y reclamar su espacio vital y Gates ha llegado a un punto en el que lo está sobrepasando. La mira fijamente y contiene el aire brevemente, para luego soltarlo.

-No quiero que esto suene como una falta de respeto, pero necesito que no me presione con ese tema. Como usted ha dicho las cosas están un poco complicadas.

Su capitana suspira, pensativa y Kate espera que no se esté replanteando si ponerla a dirigir el tráfico por ese arrebato de valentía.

-No crea que esta charla se acaba aquí, detective. Espero que encuentre esos archivos rápido, ya sabe que los de asuntos internos no se andan con tonterías.

Beckett asiente y resopla cuando Gates se da la vuelta, agradeciendo esa paciencia inhumana que está teniendo con ella.

---

-¿Tú dónde esconderías la cosa más valiosa que has tenido en tu vida?
-¿Debajo de mi colchón?

Beckett rebufa, mirándola y sonriendo con suspicacia y Lanie se encoge de hombros, divertida.

Después de desistir en la búsqueda de algo que parece inexistente, se inclinó por tirarse lo que le quedaba de semana a hacer el papeleo como método poco efectivo de distracción. Cuando Beckett se dedica única y exclusivamente al papeleo pierde el sentido de la orientación, los segundos se pasan como si fueran horas y acaba con dolor de cabeza y la vista cansada. Y además nota cómo el peso del aire se incrementa hasta tal punto que le hace andar encorvada y resoplando como si le faltara el aliento.

Y eso sumado a que se siente con las manos vacías en un punto muerto de la investigación provoca que la detective solo quiera tirarse sobre su cama, enroscarse en el edredón, dormir y desear no despertarse hasta que el mundo sea un lugar más habitable.

Pero en lugar de eso, ha preferido llamar a Lanie e invitarla a un par de copas en su casa, con un buen vodka que les queme la garganta de lo fuerte que está.

No es momento para echarse a llorar y desear que la vida sea un poco más justa. Así que, contra todos sus principios, ha optado por ahogar sus penas en chupitos de alcohol. Y la cosa no va tan mal.

No como creía que iba a ir.

-Kate, tú eres la poli. Yo solo soy la forense.
Suspira, recostándose contra el respaldo del sofá- Lo sé, pero… es que es demasiado raro, ¿sabes? Es como si hubieran desaparecido. No, es como si ni siquiera existieran.
-¿Y si no tenía nada, en realidad?
-No, a esa chica la mataron por algo. Estoy segura –se sirve otro chupito y se lo bebe tan rápido que no le da tiempo a saborearlo, solo a sentir el ardor transmitirse desde su boca hasta el estómago-. Le dijo a su prima que tenía un caso muy grande entre manos.
-A ver, tú has dicho que trabajaba en un bufete –Beckett asiente-, si ahí no está, no tenía caja fuerte y, aparentemente, no se lo dio a nadie…
-Dios, es como si estuviéramos dando palos de ciego.
Lanie se muerde el labio, levemente impotente e intenta aportar su granito de arena- Si yo fuera ella, lo habría escondido en mi casa. Es el lugar más seguro, después de eso. Solo yo conozco dónde vivo, ¿no?
-Lo revolvieron los hombres de Bracken, luego nosotros y no había nada. Y tiene que ser una carpeta voluminosa, saltaría a la vista si damos con el sitio donde la escondió.
-Tienes un problema, chica.

La detective suspira, masajeándose la sien, levemente mareada. Opta por dejarse llevar por la noche y despejar un poco su cabeza del caso. Con cinco chupitos de vodka blanco en el cuerpo ha asumido que está perdiendo el tiempo intentando buscar una explicación razonable, porque ya no está en plena posesión de sus facultades mentales y lo único que va a conseguir es que todo eso tenga un efecto negativo.

Se relaja y dedica el resto del tiempo a preguntarle qué tal va lo suyo con Esposito, reírse recordando viejas anécdotas y a agradecer mentalmente el hecho de tener a alguien como la forense a su lado, porque momentos como ese es lo que necesita cuando más apabullada se encuentra.

---

El sonido de su móvil la despierta.

Ella cree que lo está escuchando en sueños, por eso se da media vuelta. Además, tiene una pizca de resaca en las venas que hace que se le quiten todas las ganas de abrir los ojos e incorporarse porque cree que, como lo haga, su mundo empezará a moverse en todas las direcciones y perderá el sentido de la conciencia.

El molesto sonido cesa y ella casi sonríe. A los diez segundos, vuelve a sonar y gruñe, malhumorada y replanteando si estampar el aparato contra el suelo aunque sepa que a la mañana siguiente se va a arrepentir duramente.

Una tercera vez acaba por desvelarla a causa de la irritación y se incorpora sobre el cabecero, sosteniéndose la cabeza. No tenía que haber abusado tanto del alcohol, ahora le duele el estómago como si tuviera el infierno metido dentro. Suspira, mirando el reloj de la mesilla.

Las cuatro y media.

¿Quién mierdas llama a la cuatro y media?

Extiende su mano vagamente y coge el aparato, mirando la pantalla mientras entorna los ojos. Ni siquiera es capaz de ver claramente. No aparece nada, es un número oculto. Arquea una ceja, extrañada mientras se sienta sobre el borde de la cama, estirándose y llevándose el móvil a la oreja.

Quiere oír la voz del desgraciado que interrumpe su pobre descanso a altas horas de la noche.

-¿Quién es? –contesta, malhumorada.
-Siento quitarte el sueño de esta manera, de verdad. Tienes todo el derecho del mundo para mandarme a la mierda, pero escúchame.
Como todavía está medio dormida, no es capaz de reconocer su voz- ¿Quién eres?
-Antes de nada, atenta. Los archivos no están en su casa, ni en el banco, ni en el bufete. Ni en ningún otro sitio.
-¿Cómo sabes eso? –se va despejando progresivamente y sus oídos empiezan a asimilar mejor los sonidos de su entorno- Oye, en serio. ¿Quién eres? ¿Y por qué llamas a estas horas?
-Porque no quiero que vuelva a pasarte nada, Kate –no ha sido la frase en sí lo que hace que su duda se vaya esclareciendo, sino esa forma de pronunciar su nombre, con esa entonación. Ahoga un pequeño gemido y se estremece, los ojos empiezan a escocerle y la vista se le nubla.
-¿Castle?

Lo dice con una voz tan resquebrajada que el otro no contesta y nace un pequeño silencio entre ambos. La detective se frota los ojos a la vez que intenta relajarse porque nota su corazón desbocándose contra su pecho con una velocidad que hasta consigue asustarla.

-Lo debe de tener protegido de alguna forma que solo pueda acceder ella. O al menos cuando estaba viva –él consigue reponerse y continúa-. Y a la vez tiene que ser poco sospechoso.
-Castle –repite, más serie y cortante. El escritor no contesta-. Castle, joder, no te quedes callado como si no tuvieras nada que decir, porque llevo un año y medio sin saber de ti y de repente me llamas por teléfono a las cuatro de la mañana. ¿De qué vas, en serio?
-Solo intento protegerte.
-¿Protegerme cómo? La gente cree que eres un asesino. Hay pruebas de que eres un asesino y te están buscando. ¿Cómo mierdas vas a protegerme?
-Kate, te prometo que nos veremos pronto. Muy pronto. Más de lo que crees, y ahí tendrás todo el tiempo del mundo para echarme lo que quieras en cara. Tienes muchísimas razones. Pero ahora tienes que confiar en mí.
-¿Cómo voy a confiar en ti, Castle? Dime, ¿cómo voy a hacerlo cuando me has dejado sola durante todo este tiempo?
-Kate, por favor –la mano de Beckett se tambalea tanto que le cuesta sostener el teléfono-. Se me acaba el tiempo. Intenta encontrarlo, solo tú puedes hacerlo. Hazlo al menos por darle la justicia que se merece a Helen y a todas las personas que se ha llevado por delante ese tío. Y sé que no vas a tener esto muy en cuenta pero… –se aclara la voz y a la detective se le encoge el alma- hazlo también para que estés a salvo. Porque si te pasará algo… yo…

Castle vacila levemente y, por alguna razón, Beckett se va rompiendo lentamente por dentro. Es consciente de que ha pasado mucho tiempo, de que la ausencia de Castle es imborrable y, probablemente, no tenga mucho perdón, pero sigue siendo Castle y sigue ocupando un hueco demasiado significativo en su vida. Que cuando el escritor se hace pequeño, ella se hace pequeña también y casi se asombra de que esa especie de conexión emocional no se haya desgastado con el paso del tiempo.

Y es innegable el hecho de que, de alguna forma u otra, Kate Beckett le sigue necesitando en su vida. Y demasiado.

-Me tengo que ir. Confío en ti. Sé que lo harás –ella asiente como si él le viera, mordiéndose los labios hasta hacerse daño por contenerse las lágrimas y no ponerse a llorar. No quiere hacerlo más difícil, ni para ella ni para el escritor-. Y… ¿Kate?
-¿Mmm?
Tras un breve silencio y tartamudear varias veces, Castle susurra-: Te quiero, ¿vale? No lo olvides, por favor.

Él cuelga y la detective se deja caer sobre la cama. En algún punto ha dejado de esforzarse y ha empezado a empapar la almohada con sus lágrimas, sin dejar de sostener el aparato entre sus manos. Se abraza a sí misma en posición fetal, durante varios minutos mientras nota todo tipo de sensaciones agridulces expandirse por todo su cuerpo, y no sabe cómo sentirse. Solo sabe que está muy jodida y su dependencia con el escritor es algo irremediable.

Al final, a causa del cansancio del berrinche, acaba quedándose dormida.

***

Bueeeeeno, muchas gracias por leer! :3 Nos vemos en el siguiente! ^^

saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Mar Mar 26, 2013 10:22 am

L-beckett41319 escribió:Esta vivooo menos mal ya empezaba a perder las esperanzas, ojala Castle no tenga nada q ver con el asesinato!
Sigue pronto,sigo super enganchada a esta historiaa!!

Os lo dije al principio! Razz Nada en este fic es lo que parece jajajaja. Pero como iba a matar a mi Castle? Crying or Very sad No soy tan mala, jooo jajaja. Aaaaay, me alegro de que te tenga enganchada, que te digan esto anima muchisimo, creais que no Big Crying. Muchisimas gracias por tu comentario y espero que el capi 9 te guste! ^^

Yaye escribió:
Happy Clap Clap Thumb genial el capítulo, te superas con cada uno.


Cada vez lo dejas más intrigado. Menos mal que Castle está vivo (o eso nos has hecho creer) Laughing , solo espero que no esté metido en nada turbio, y como dice Kate, merecemos una explicación y ya se verá si lo perdonamos o no después de todo lo que nos ha hecho sufrir.


Continúa pronto.

Halaaaaa, MUCHAS GRACIAS! Big Crying Comentarios asi emocionan mucho <3. Es que me gusta el suspense (se nota, a que si? Razz) yyy me gustan los dramas, pero no soy tan mala como para matar a los personajes (y menos a Castle, EL HOMBRE ES UN AMORRRRCIO Inlove ). Y bueno, ya se ira viendo para donde tira la historia jaja. Muchas gracias por tu comentario! ^^ Ya he colgado el 9, espero que te siga gustando! Very Happy

rubiodav escribió:Enhorabuena, simplemente genial

MUCHAS GRACIAAAAAS! Inlove Espero que te guste el nuevo capitulo! ^^

Delta5 escribió:Sigueeee, me encanta. Very Happy

MUCHAS GRACIAAAAAAAAS! Big Crying Ya he colgado el 9, a ver que te parece! Very Happy

AlwaysSerenity escribió:Eink? Entonces Castle esta vivo... y ahora creen que es un asesino... pobre, no lo van a dejar, ni a el ni a ella...
Me encanta como Espo y Ryan cuidan de su hermanita...y Gates que no es tan de hierro...
CONTINUA PRONTO ORNITORRINCO!

CLAUDIAAAAAAAAAAA! Inlove Of course, como iba a ser tan mala como para matar a un personaje? CON LO MONERRIMO QUE ES CASTLE! Love Es que Espo y Ryan son amor, AMOR. Tenia que hacerles un huequecito especial en mi fic a esa relacion tan asdfsdfsd <3. Y con Gates igual. Cada dia amo mas a esa mujer Love. Ya he subido el 9! Very Happy Espero que te siga gustando, loca! :3 Y muchas gracias por comentar! Rolling Eyes

Beckett_Castle_Alba escribió:Si siempre me sorprendes con cada capítulo con este lo has hecho aun más Sara.
Me encanta ese momento en que Kate vuelve a reencontrarse con Kate, ha sido tan tierno, que me ha dado pena cuando ha despertado y no estaba ahí.
Yo no creo que Castle sea un asesino, me imagino que algo muy gordo debe pasar, pero creo que para saberlo tocará esperar.
Me encanta lo protectores que se muestran Espo y Ryan con Kate, se nota que son más que compañeros, son una familia.
Como ya sabes me gusta mucho el personaje de Burke y cada capítulo en el que sale me encanta.
Me encanta Sara. Espero que la musa siga contigo y nos dejes el próximo capítulo pronto Razz

ALBAAAAAA! Kiss Jooooo, muchisimas graciaaaaaas! Big Crying Jo, me alegro de haber transmitido eso. Queria que su reencuentro fuera mas o menos asi, no sabia si me habia quedado muy pasteloso o forzoso Crying or Very sad. Y siiii, es que me encanta verlos en la serie en ese plan, queria que no perdieran eso en el fic Razz. Y a mi tambien me encanta Burke, cuando sale en la serie es geniaaaaaaal Love (tambien tenia que rendirle un poco de honor jajaja). Y si, la musa sigue conmigo y ya he colgado el 9 jajaja. Muchas gracias por tu comentario! Crying or Very sad Espero que te guste el nuevo capi! <33

Cata Castillo escribió:QuestionQuestionQuestion¡Aysss, sigue por Dios! que mira que dejarlo así. Espero que pronto se aclare todo y vuelvan a reencontrarse, pero sin calmantes y heridas de por medio.

Jajajaja lo se, me encanta tirar del suspende Razz jajaja. Bueno, eso ya se ira viendo en un futuro jaja. Muchas gracias por comentaaaaar! Love Espero que el capi 9 te gusteee! Very Happy

_Casckett_ escribió:me encanta, continua pronto

Muchas graciaaaaaaas! Crying or Very sad Ya he subido la conti, espero que no defraude! Razz

MariaRomn@caskett escribió:WTF??? No espera ¿¡WHAT THE FUCK!?...me acabo de leer los tres últimos capítulos del tirón y...buaahh!!...me has dejado sin palabras, espero que todo este embrollo se resuelva. Sólo decirte que me tienes enganchadísima y porfavor sigue pronto.

Es que en tres capitulos han podido pasar muchas cosas Razz jajaja. Y bueno, ya se ira resolviendo en un futuro jaja. Muchisimas gracias por comentar! Love Espero que el capi 9 este a la altura! ^^

saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por _Caskett_ el Mar Mar 26, 2013 10:24 am

me encanta un capi genial, continua pronto

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Yaye el Mar Mar 26, 2013 11:09 am

Por fin tenemos pruebas más que suficientes de que Castle está vivo Laughing , por lo menos, hoy me he llevado una gran alegría cuando ha llamado a Becket, aunque sigo sin entender por que ha desaparecido de esa forma.

Continúa pronto y que se reencuentren yaaaa, jejejeje.


Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por L-beckett41319 el Mar Mar 26, 2013 11:41 am

Madree... Miaa me has dejado de piedra no me esperaba la llamada de Castle, pero al menos ya sabemos q esta vivo y q es inocente!
Continua pronto me encanta escribes de cine!

L-beckett41319
As del póker
As del póker

Mensajes : 355
Fecha de inscripción : 23/02/2013
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por RcKb el Mar Mar 26, 2013 12:04 pm

Hay dios mio.... La ultima escena me a dejado helada. Muchas gracias por subir el capitulo el dia 26 y por hacerme disfrutas mis ultimos min de cumpleaos leyendi tu fic. GRANDIOSO!! Sigue pronto por favor.

RcKb
As del póker
As del póker

Mensajes : 378
Fecha de inscripción : 21/08/2012
Edad : 17
Localización : NY, Sacramento & Tokyo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Delta5 el Mar Mar 26, 2013 1:49 pm

Un capítulo genial, continúa así, que me encantan. Clap

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Miér Mar 27, 2013 4:19 am

Pero, ¿cómo puedes decir que este capitulo es flojillo?
Te digo que para nada lo es, Sara.
Puede que fuese de introducción para volver a meter a Kate de nuevo en la comisaría tras estar de baja, pero es tan bueno como lo han sido los 8 anteriores.
Me encanta el hecho de que los personajes son fieles a la serie, como esa amistad entre Lanie y Kate, como la forense está para apoyar a su amiga, o esa relación entre Ryan y Esposito.
El final ha sido precioso Love Y ese momento en que Castle le dice a Kate que encuentre al asesino para que ella esté a salvo y le recuerda que la quiere me encanta.
Genial Sara Clap

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:44 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.