Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Hecman el Dom Mar 03, 2013 11:24 am

Buenas. Aun cuando no me he presentado formalmente en el Foro he leído ávidamente todo los concernientes al mismo. Por supuesto que mi favorita es la FanFic, donde me he dado cuenta que la mayoría de ustedes son mujeres apasionadas por las historias de amor. A mí la verdad que el amor me encanta creo que no poder hacer nada en este mundo sin él, así que me solidarizo con el sentimiento y el deseo de todas y he empezado este Fic. No sé si les gustara la forma en que yo escribo ni el argumento que he usado, solo espero que sientan las emociones que yo he sentido al leer los suyo.

Mi historia empiezas después del capítulo 47 segundos y en ella se vuelcan muchos de los sentimiento que afloran en una persona al sentirse traicionada y en el otro caso abandonada. No se cual largo será este Fic pero el primer capítulo se me fue de las manos en lo largo, asi que espero que no las/os aburra.


CAPITOLO I


Era imposible dejar de pensar en ella. Porque será que lo que mas nos importa es lo que más nos duele, cuando es lo que más feliz debería de hacernos. De buena gana me hubiese tomado la botella de un trago, mas no se mitigaría esto que me corroe por dentro. Debo hacer algo y lo tengo que hacer ahora.

Se levantó de su escritorio y tomándose de un trago el contenido del vaso, lo deposito en la mesa con un meuca. Cerró su bata lentamente y se dirigió a su habitación. Paso por el Closet, sacando su mejor traje y sus mejores zapatos. Era la cita para aclarar su vida, por lo cual debería estar acorde a esa situación. Entro en el cuarto de baño despojando de la bata, la cual callo lentamente al suelo y entro en su ducha abriendo el grifo del agua fría. Todo su cuerpo se estremeció al contacto del gélido líquido, todos sus vellos parecían alfileres a punto de salir disparados, más necesitaba que fuera de esa forma, debía borrar de su cuerpo las secuelas de una noche de insomnio y alcohol, debía mostrarse de la misma forma que se había sido durante todo ese tiempo. Debía esconder su pena, su dolor, su agonía y ponerse la máscara de risueño, divertido, infantil y alocado. Debia de disfrazarse de él, debía de disfrazarse de Richard Castle.
-0-
Era imposible dejar de llorar, habían sido demasiadas emociones en tan corto tiempo, no sabía cómo sus ojos se había dado permiso para abrir. Deseaba no levantarse, hacerlo provocaba en ella un fuerte sentimiento de angustia y desasosiego los cuales le había a acompañado durante todo el camino de anoche a su casa. La cama era como su fortaleza y su almohada en la cara era como la puerta que separaba la luz de las sombras en las cuales quería esconderse.

Era media mañana y todo el precinto de la 12va comisaria de la NYPD estaba muy a atareada. Inspectores pasando de aquí para allá, teléfonos que sonaban contantemente, puerta que se habrian y de la cual salían inspectores o policía muy apurados. Todo era un caos. Nadie había notado que un burro estaba vacío, nadie se percató que una de las más famosas inspectoras de homicidios de New York no estaba en su puesto. Nadie había echado en falta a Katherine Beckett.
-0-
Se sustentan las nubes en el cielo con un lento vaivén que denota la modorra de un día gris y frio. Un hombre sentado en una solitaria silla en el fondo de una simple cafetería de los suburbios de Manhattan tomaba café como si quisiera que nunca se le acabara la taza, era el 5to que pedía en un lapso de 20 minutos, estaba nervioso, por más que mirara su reloj Rolex no haría que el tiempo se acortar. La había citado para las 2 pm y solo esperaba que ella cumpliera con la cita.

¿Habían pasado qué? ¿4 años? Si, casi 4 años desde que le había visto en aquel lanzamiento de su último libro sobre Derrick Storm, llego en un momento de bloqueo creativo y en ese instante, a pesar de no ser de la forma que el preferiría, la inspiración llego en forma de una sensual inspectora de homicidios con unos ojos verdes tan expresivos y uno labios tan sensuales que solo de mirarlos invitaban ser besados. Si la conoció allí y luego por obra de sus influencias, logro estas cerca de ella con la triste escusa que necesitaba documentarme para recrear su nuevo personaje el cual basaría en ella. La Inspectora Nikki Heat. Si eso le hice pensar a todo y a ella, pero ocultaba un oscuro propósito. Quería poder ahogarme en el profundo verde de sus ojos y extasiarme del elixir embriagador que provocaban sus labios.

Si era eso lo que buscaba, mas ser famoso no siempre significa ser valiente. Le tenía miedo, si le tenía miedo, pero no a su arma; con la cual me amenazaba contantemente cada vez que me le acercaba de modo provocativo o le dejaba caer algo lascivo enfrente de sus compañeros, no ese no era mi miedo. Mi verdadero terror era que me dejase, que se alejase de mí, que fuéramos una aventura de una noche de cuerpos sudorosos y besos fervientes, de caricias vacías y miradas ausentes y cuando llegara la mañana ella dijera “…fue hermoso, tierno, fascinante, lujurioso, intenso. Ha sido una gran noche. Pero si, solo ha sido una noche, la misma que no repetiremos, pues nos ere un numero en tu lista, no seré otra para acrecentar tu ego…” Si a eso le temía pues ojos me miraban y no podía dilucidar si con desdén o con deseo. Y ya había (he) sufrido mucho y entonces me tome otra gota de veneno.

Si veneno, el amor lo es. Es el más poderoso elixir jamás inventado, te hace sentirte fuera de este mundo, ingenuo, pleno, eres quien quiera ser y buscaras cada día probarlo, sentir que te corre por las venas, es una droga alucinantemente, y aunque sabemos que al terminarse su dulce se vuelve amargo seguimos buscándola para que con su delicado néctar quitarnos el mal sabor de la ruptura.

Si he sido cobarde porque hui al verla en los brazos de otro, ocultando tras el sabor de un veneno ya extinto, el cual al final me di cuenta, había sido un error. Pero ya me había alejado para no verla, o fue para aclarar mis ideas pues al poco tiempo volví,….volví…., para que lo hice. Solo volví para vela en los brazos de otro más seguro, menos complicado, más maduro. Mas saber que me quería a su lado, que me había extraño era lo que más dolía. Pero estaba con otro, con el médico, el salvador de la humanidad, el ser superior, el don perfecto. Otra vez fui un cobarde si pero por quedarme, solo para darme cuenta que ella era (o al menos disimulaba) feliz. Todo mientras yo solo aumentaba mi dolor, mis celos y mi “Veneno”.

Pero llego ese día. El del sonido más cruel que pudo llegar a mis oídos. Era un una bala surcado el éter. La vi despacio cuadro a cuadro, como lo haría cualquier superhéroe con supervisión. Y me lance pensado que yo era también uno de esos superhéroes, mas solo la pudo alcanzar el humano, solo para ver como el plomo le envenenaba la sangre entrado al lado de su corazón. La perdía y con una lagrima le dije “te amo, no me dejes… te amo”. Se me iba y me prometí a mí mismo que de salvarse la cuidaría, la protegería, sería su sombra, su bastón su paño de lágrimas lo seria todo para ella, aun cuando para ella solo fuera un amigo.

Durante un tiempo no nos vimos, no por, mí por ella. Se salvó y cual ave fénix renació más hermosa, más radiante, mucho más ella. Pero ella me había alejado. Buscaba espacio y en ese espacio no cabía yo. Decidí volver a ser yo, algo se había roto, volví a escribir pero ya sin alegría, iba a ponerle fin a la historia de Nikki Heat, pero sin matarla como a Storm, de haberlo hecho habría muerto yo también.

Un día triste me encontraba firmando libros, con expresión inerte y una sonrisa falsa, mi corazón lentamente se había sanado, mas no por completo. Aún quedan recuerdos de ella los cuales trataba de borrar con pensamientos distantes, miradas vacías y sonrisas falsa. Cómodamente pudo haber pasado minutos los cuales para mi fueron horas, las manos me dolían y mi boca ya resentía las secuelas de las sonrisas falsas. Y entonces lo oí “… para Kate…dedíqueselo a Kate…”. Una relámpago fue pasando más rápido que la luz atreves de mi sistema neural, mi mente se preguntó y respondió en fracciones de segundo, “será ella… no lo creas… pero esa vos… una ilusión...pero ese olor… huele a guindas”. Fui levantando la mirada con la naturalidad del escritor famoso a acostumbrado a firmar autógrafos y proporcionar sonrisas, tomo el libro y estampo una linda dedicatoria, cálida y sencilla: “Para Kate, la chica de los hermosos ojos y la deslumbraste sonrisa”. Cerré el libro y se lo alcance sonriendo. No sé si fue porque al mirarla de nuevo me di cuenta que era más bella cada día, pero cuando lo tomo sentí esa conexión que provocaba que me estremeciera cuando estaba cerca de ella. Fue un instante hasta que abriendo el libro me regalo esa deslúmbrate sonrisa pues al leer lo escrito por mí no puedo más que morderse el labio de esa forma tan dulce y sensual que hechizaba a todos mis sentido. Cerro la tapa y se marchó en silencio.

Una hora, que me pareció un día. Fue el tiempo que transcurrió desde que la vi hasta que termino la firma de mis libros. Me levante cansado pero como aquellas personas no tenían culpa de mi desasosiego seguí riendo y saludando además de tomarme algunas fotos con mis fieles fans, los cuales me siguieron hasta la puerta y al levantar la mano para despedirme mi corazón sintió un vuelco, ahí recostada a la ventana estaba su silueta, me esperaba, …” pero porque?” Respire hondo hasta casi terminar el oxígeno de mis alrededores “… pero que haces…” se pregunta inquisitivamente mi alma “… que buscas volverme loco… no necesitabas espacio… te lo di y también a tu novio…” gritaba desaforadamente mi cerebro, que a gritos me pedía que pasara de ella.

Fui a su encuentro resuelto a no dejarme provocar por esos ojos, pero su voz, o su voz, si así cantan las sirenas que me lleven preso al fondo de su oscuro imperio, su voz me detuvo, me freno en seco. Como podías, como lo has hecho y como idiota me le mostré molesto. Con la paciencia que solo los ángeles tienen, con vos calmada y leve me pidió perdón por alejarme de ella, por sacarme de su espacio. Pero el inmaduro despertó “… y todo eso lo descubriste con el…”. Y con voz firme, con la voz de todos los días, la voz que temen todos los malhechores que entran al salón de interrogatorio me dijo que habían terminado. Me sentí estúpido como microbio y era tan insignificante que al marcharse dude en seguirla, mas su silueta me invitaba a perseguirla. Y nuevamente quede prendado de voz, de sus ojos, de su pelo, de ese olor a guindas que emanaba de su piel. Y hablamos por un rato y volví a ver a mi musa, me volví a enamorar de ella.

Todo pasa lento y pensé que era por su encuentro cercano con la muerte. Ella decía que no recordaba nada de ese momento pero mentía. Me mentía, me engaño, jugo con mis sentimientos me escondió que sabía que la amaba pero a me lo oculto. ¿Por qué me hiciste eso? Si no sentías lo mismo por mi pudiste, debiste a pagar mis fuegos, y decías que eres mi amiga. No eres una vil traidora, a un amigo no se le hace esto.

Ayer volví al precinto y les comunique a todos que me iría, que ya la aventura había a cavado y que volvía a mi vida, mi antigua vida. Habían caras largas, caras triste me despedí uno a uno de todos, desde la prominente capitana Gates hasta el más simple patrullero. Fui despacio, sin prisas recorrí el salón bordeando su escritorio solo para que mi último despido fuera para ella, que masoquista es el corazón, me acerque lentamente le tendí la mano, ella se levantó con pereza y sin pensarlo le dije que hoy quería verla , que hoy aquí me quera despedir. Dios faltan 10 minuta para las dos y ella no llega.

-0-

Llueve lentamente. Las gotas parecen espinas que quieren hundirse en mi piel. Se va porque, se me va. Cuesta tanto despojarse de la coraza que nos vamos forjando en el transcurso de los años, que vamos perdiendo el calor de los sentimientos. Se va, grito, se me va, lloro.

Soñaba con él desde los 18, lo descubrí un día así como hoy, me refugie en una librería y reí cuando al mirar el estante un ocurrente título llamo mi atención. “La tormenta”. Que cómico, afuera llovía y yo estaba enojada por mi padre por un castigo absurdo (según yo), así estaba mi alma en plena tormenta. Tome un ejemplar del anaquel y empecé a mirarlo, pase la mano por el lomo y vire para leer de lo que se trataba y lo vi, era un guapo escritor que no llegaba a los treinta años de pose seductora y unos ojos azules que me hechizaron al momento. Compre el libro, sin leer de que trataba y como afuera llovía, empecé a leerlo ahí mismo, fue un magnetismo instantáneo, no podía de parar de leer el libro, era atrayentemente encantador, y esas escenas, o mi madre esas escenas, me provocaban un latir tan incesante que no siempre salía de mi pecho. Iba casi por medio libro hasta que la vendedora llego a mí y me toco en el hombro diciéndome que ya cerraban, o mi madre (aunque pensaba más en el regaño que papá me daría por estar ausente tanto tiempo). Salí corriendo rumbo a mi casa con la necesidad de seguir leyendo aquel nuevo manojo de sensaciones, historias, sueños e ilusiones y sexo…si sexo, no se lo digas a mi padre. Entre corriendo saludando a mi padre y un enorme beso a su madre y subió corriendo rumbo a su cuarto para devorar de nuevo lo que quedaba de esas fantasías. Mi madre entro despacio y se acercó a mí y al ver mi cara extasiada esbozó una brillante sonrisa preguntándome solo que sentía. Que sentía mamá, yo era esa mujer temblando en los brazos del protagonista al cual veía igual que aquel escritor de ojos hechizantes.

Me leí ese libro y busque todos los anteriores y me los devoré. Me enamoraba más cada día de ese escritor, soñaba con el haciendo lo mismo que escribía en sus libros, provocando que mis latidos aumentaran, y si no solo aumentaban en mi pecho.

Pasaron cosas y cambio mi mundo me hice policía y entre en homicidios y ya no era una niña y las fantasías solo eran eso. Fantasías. Mas seguí leyendo y de vez en cuanto se permitía pensar en los ojo de su escritor favorito. Un día paso por aquella librería y entro ya que había dentro un revuelo extraño, y lo vio una foto de tamaño real de el con la inscripción “Conozca hoy a Richard Castle y asista a la firma de su última novela “Tormenta de Otoño””. Que palpitaciones entro y tomo un ejemplar del de una mesa cercana y se puso en fila. Toda una hora pensando, fantaciando y preguntándose “…valdrá la pena…”. Y sí que la valió. Me pare nerviosa con la mirada perdida y un cálido “para quien lo quieres”. Que para quien para mí, dije abriendo los ojos y la boca. El limitó a reír y a mírame seductoramente con esos ojo. “Por qué lo haces, tendré sueños contigo toda mi vida”. “Sabe señorita que tiene unos ojos preciosos y una sonrisa encantadora” y eso fue lo que me puso, aparte de mi nombre y el suyo.

Soné con él otra vez. Como no hacerlo, esos ojos azules me habían hechizado otra, pero ahora los había visto de cerca. Me devoré el libro en una noche, como no hacerlo si todo lo que escribía era mágico. A veces lo creía más un investigador que un novelista ya todo los matices, las pesquisas, enredos y demás cosas eran las mismas que me enfrentaba en mis casos en la unidad de homicidios.

Pasaron unos años y las ilusiones se fueron esfumando. Seguía leyendo sus libros, pero mi trabajo me había endurecido y ya no era la niña de 18 años que se estremecía cuando lo leía. Aquella noche cambio mi mundo para siempre. Estaba en casa y Javier me llamo diciendo que teníamos una víctima en un apartamento. Me prepare como siempre y salí para allá. Al llegar me mente se bloqueó un instante, “…como era pasible aquello…”, Javi, Ryan y Lanni estaba a mi lado asombrado de la forma en que yo miraba ese cuerpo “… vamos no les recuerda nada, el cuerpo lleno de pétalos de rosas girasoles en los ojos…”, sus caras me mostraron la más absoluta ignorancia, contrariada las increpe “…es que no leen?...”

Si no podía ser de otra forma ese muchacha muerta era la representación de un crimen el cual había leído en un libro, si en un libro de Richard Castle. No era posible pero lo teníamos que interrogar, no como sospecho pero si como una persona de gran interés. Estaba casi segura que no había sido él “…cuantos locos habían leído ese libro, cual quiera es sospechoso… oh no hasta yo…” sonreía al darse cuenta que se incluía entre los locas y “locas” admiradores de los libros de Castle.

Al llegar al precinto busco información de su autor favorito. Su cara cambio el semblante de solemne y endurecido a extasiada y feliz. Un crimen le daba la excusa perfecta para tener una “charla privada” con Richard Castle. Investigado en http://www.richardcastle.net descubrió que esa misma noche hacia una presentación de su último libro y se alisto llamando a sus compañeros para salir en busca de Richard Castle.

Llegue al local donde se realizaba la presentación. Pregunto dónde podía encontrar al señor Castle, siempre tratando de esconder su emoción. Pase entre la gente buscándolo más son no lo encontraba, le di una foto a sus compañeros los que para sus adentro se preguntaban de qué forma lo iba a reconocer sin la foto, pero al ver que no se movían del lugar les lance una mira que los estremeció y en seguida se alejaron de allí. Seguía adelante y empecé a notar que la mayoría de las personas que estaban ahí eran mujeres, si mujeres jóvenes y guapas por lo que empecé a sentirme algo incomoda y al ver a dos rubias despampanantes con los senos operados y mostrando como trofeo de guerra la firma del autor sobre los mismo sentí un pellizco de celos los cuales nunca iba admitir.

Después de recorrer todo el local sin encontrarlo estaba algo frustrada, me detuve en una esquina y otee con mis ojos el horizonte. A mi lado una rubia le decía a otra que no hablara lo que no sabía que Castle no había abandonado la fiesta con ninguna mujer, solo estaba en la barra con el amor de su vida. En un flash voltee a ver a la barra y lo encontró allí reclinado sobre la misma hablando animadamente con una jovencita de pelo rojizo la cual no debía pasar de los 15 años y que llevaba un deslumbrante vestido rojo de tirantes pero que se encontraba con muy enfrascada entre unas cuadernos y libros, imagine que debía ser su hija, de la cual, según había leído en su página web y en alguna que otra revista nunca se separaba y que no había mujer en el mundo a la que amara más. Me acerque rápidamente y los llame, él se volteo con esa sonrisa en cantadora y un bolígrafo en la mano pensando que era una fan que le pedía un autógrafo. Yo me quede mareada y tras unos segundos le dije quién era mostrando mi placa y le pedí que me acompañara.

En la comisaria yo me apunte para interrogarlo, me derretía solo de pensar que estaría sola con él. Pero él era una persona de interés en un caso macabro y yo tenía que presentarme dura e inexpresiva. Empezamos hablar y su tono me pareció algo arrogante pero demasiado seductor, como pude controlarme, le pregunte directo y el respondió sin pensar, estaba tranquilo como todo el que no tiene nada que ocultar, empezó hacer bromas y creo que me moleste. No entendía como alguien que escribe tan maravillosamente de crímenes podía burlarse tan descaradamente cuando se le preguntaba sobre una real. Cuando al final de iba a dejar marchar soltó aquel piropo tan encantador sobre mis ojos que no supe que hacer y solo le dije “…hemos acabado…”

Al otro día se apareció en la comisaria para ayudarnos. Me asuste pues como podría llevar aquel caso teniendo lo a él tan cerca, así que me plante ir en plan atarantada, no dejarle pasar una, que nunca se diera cuenta que me gustaba y que me perdía en el fondo de esos ojos azules. Aquel caso termino, no sin una que otra metedura de pata por el pero al final atrapamos al malo. Al ir al despedirme me invito a una copa, me reí mordiéndome el labio. No, no voy a ser una de tus conquistas le dije, el sin perder la sonrisa del rostro me dijo que era una lástima y yo provocadoramente me acerque y sensualmente le dije que no se hacía idea. Me vire y me marche lenta y segura, mientras me erizaba sabiendo que él tenía sus ojos clavados en mí.

Lo que paso luego me llego de pronto, se las agencio para seguirme. Iba a escribir sobre mí, creo un personaje que era yo, o bueno así quería el que fuera yo, solo que muy en el fondo así también me hubiese gustado ser. Y a partir de ahí no nos separamos. El me seguía a todos mis casos dando teorías disparatadas que nos hacías más reír que seguirlas. Mas en algunas ocasiones se mostraba brillante poniéndonos en el camino correctos después de que todos nos hubiésemos bloqueados. Era atento y caballeroso trayéndome un café todas las mañanas. Fue día a día metiéndose en mi cerebro en mis sueños y volvía a desearlo como cuando era una jovencita.

Y si me fui enamorando de él, pero temía que me hiriera él era famoso, rico y las mujeres se lo disputaban. Su primera ex, la madre de Alexis cada vez que venía se le metía en la cama, y su segunda ex Gina era su editora. No quería ser otra en su lista, no quería demostrarle estaba loca por el aun cuando se dio cuenta que me puse celosa por una de sus “ex” Kyra a la que volvió a encontrar en una de nuestros casos. Tenía que ocultar lo que sentía, y encontré a Demmin alto apuesto y me hacía sentir bien y entonces paso que al vernos juntos él se alejó. Se alejó de todo de la comisaria, de Nueva York y de mí. Creo que lo hubiese superado de no ser que cuando se fue se fue con Gina, se fue a su casa de veraneo en los Hampton’s. Estaba destruida por dentro y me di cuenta que el seguir con Demmin no era lo correcto. Y lo deje. Y volví a estar sola y triste, pensando (aun cuando siempre lo negaba) en su sonrisa, en sus ojos azules y en general en él.

Pasaron meses y no volvió. Como por magia encontré a Josh, y en pesamos a salir y me empezó a gustar. La verdad ahora no sé qué le halle pues si era muy atractivo pero no se amoldaba a mí, tenía sus sueños propios, salvar al mundo y esos sueños los llevaban a irse lejos. En eso el volvió. No quería ni verlo ni saber de él. Mentira, me mentía cruel y descaradamente, lo quería cerca de mi haciéndome reír, trayéndome el café, inventando esas ridículas teorías. Que estuviera con quien quiera aunque me muriera de celos pero que no se alejara de mí.

Al poco tiempo de volver volvió a quedarse solo, era libre pero yo no. Mi conciencia no me permitía dejar a Josh porque era bueno, cálido y tierno, además sequia yo teniendo miedo de que si empezaba una relación con Castle esta pudiera no durar mucho y mi corazón no lo soportaría, pues además de los coqueteos y las frases picantes, yo sequia pensando que el solo busca acrecentar su lista de conquistas y yo no pretendía ser otra más en ella.
Pero paso lo de aquel fatídico día, a quien intentó matarme y el intento salvarme pero era tarde, la bala entro y yo sentí como se me iba la vida. Solo busque sus ojos azules para ahogarme una última vez en ellos. Y los vi llorando mientras que de sus labios salía un Te quiero, te necesito, no me dejes. Y entonces cerré los ojos pero no me deje morir, después de esa confesión no podía morir tenía que vivir, pero no tenía fuerzas y ya no dependía solo de mí.

Desperté pero no le vi, el rostro de Josh me esperaba con una gran sonrisa, mientras sus ojos denotaban la pena por la que había pasado en esos momentos. Me sentí cruel por desear que fueran los ojos de Castle y no los de él los que me estuviesen mirando. Trate de sonreír pero me salió forzado, el con ternura me dio que no forzara que estaba débil y que se alegraba que estuviera bien. Se levantó y fue hacia la puerta, dejando pasar a mi padre y a Lanni. Vi los ojos cansado de mi pobre padre y lo sonrisa triste de mi buena amiga. Pasamos un rato en el que solo ellos hablaban Josh se quedó a un costado solo mirándome. Dios porque he hecho esto, porque estado tanto tiempo con un hombre al que no amo pero que están bueno que puede hacerme feliz. Ellos tres se fueron despidiendo uno a uno, la última fue Lanni a la que mire con gesto de súplica. Me miro con una gran sonrisa me dijo “…si lo hare…”

Si le pedí que lo llamara, quería verlo, quería que de nuevo me dijera que me amaba, quería de nuevo ver sus profundos ojos azules. El entro despacio como con miedo se frenó al ver que no estaba sola, que Josh estaba ahí y con nerviosismo empezó a jugar con el hermoso ramo de flores que me había traído. Al instante nos quedamos solo, él se fue acercando y pude notar las horas de angustia que se enmarcaban en esos bellos ojos. Otra vez me sentí culpable y decidí poner orden a mi cabeza y a mi corazón, y por eso le mentí diciendo que no recordaba nada de lo sucedido. Le pedí que no volviera al día siguiente que esperar porque yo lo llamara, él sonrió levemente aceptando mi pedido, pero su cara denoto que lo estaba matando lentamente con ese impase propuesto, abrió la puerta y se fue.

Porque mi corazón es tan duro, será que me aterra pensar en cómo terminara algo que no ha empezado. Será que al final soy solo una cobarde que le teme a sus sentimientos. Tres meses sin saber de él, tres meses donde deje a Josh y lamí mis heridas, tres meses deseando esos ojos y esas boca, tres meses a la que más le mentí fue a mí.
Volví a buscarlo pero estaba herido, con una herida más profunda de la que había sufrido yo. Pero me amaba y él sabía que yo lo necesitaba así que volvió para a ayudarme y a estar a mi lado. Cuanto tiempo poder soportar si decirle que yo lo escuche y que yo sentía lo mismo que él. Pero decidí estar fuerte, fuerte de mente y espíritu. Nueva mente estuvo a mi lado como todo el tiempo antes del disparo, volvió a ser la persona atenta y cariñosa que me hacia reír trayéndome un café todas las mañana y mi sentimiento fue aumentando y aumentando hasta el punto de decidirme a decirle la verdad, de pedirle que fuera mío, de querer estar con él para toda la eternidad.

Estaba ya a punto de entregármele, cuando llego ayer, triste sombrío, con la mirada de esos ojos azules ausente y a pagada. Fue despidiéndose uno a uno de cada miembro de la comisaria, dejándome a mí la última. Se acercó me tendió la mano diciéndome que me invitaba a un café para despedirse que me espera hoy aquí a las 2 de la tarde. Se repuso y se marchó sin más, no miro para atrás, no volteo ni entrando al elevador. Empecé a llorar sordamente, por mi mejilla empezó hacerse un surco salino, levante la mirada y vi las cars triste de Ryan y de Javi mirándome entrañados. Estuve allí toda una hora dejando caer mis lágrimas sin siquiera hacer un sonido. Cuando no pude más me levante y Salí de allí corriendo necesitaba llegar a casa, a que no se, solo sé que cuando estaba a dentro mi llanto y mis gritos se oyeron por toda la habitación. Caí en la cama destrozada. Había comprendido que se iba, que se había cansado de esperarme, que ya no quería seguir amando a esta cobarde.

Hacer frio, aunque es junio la impertinente lluvia refresca mucho. He llegado a la puerta de la cafetería donde me espera, abro la puerta y lo veo al final. Está guapo, elegante y sin duda impaciente. Creo que es hora de enfrentar mis demonios es hora de que ambos abramos nuestro corazón.


continuara...






Última edición por Hecman el Vie Abr 12, 2013 7:48 am, editado 5 veces

Hecman
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 21/01/2013
Edad : 40
Localización : miami fl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por RcKb el Dom Mar 03, 2013 12:18 pm

Increible. No tengo palabras para describirlo y creeme, se me ha hecho corto.Sigue pronto!!

RcKb
As del póker
As del póker

Mensajes : 378
Fecha de inscripción : 21/08/2012
Edad : 17
Localización : NY, Sacramento & Tokyo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Delta5 el Dom Mar 03, 2013 12:20 pm

Estupenda historia, continúa cuando puedas. Very Happy

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por xisaa el Dom Mar 03, 2013 1:24 pm

Geniaaaaal! continùa pronto, espero que se digan cosas bonitas Muajaja

xisaa
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/11/2012
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://twitter.com/luchacontigo

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por castle&beckett..cris el Dom Mar 03, 2013 3:23 pm

continuaaaa

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por carla_NYPD el Dom Mar 03, 2013 6:50 pm

me gusta, continua Thumb

carla_NYPD
As del póker
As del póker

Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 26
Localización : Mendoza - Argentina

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/profile.php?id=1654652545

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por asita24 el Lun Mar 04, 2013 1:14 am

Wowww quierooooo continuación yaaaa!!! Muy bueno!! Reverence

asita24
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 07/09/2011
Edad : 27
Localización : Heredia, Costa Rica

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por rikala el Lun Mar 04, 2013 1:56 am

Me ha encantado. Espero que continúes pronto Very Happy

rikala
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2043
Fecha de inscripción : 16/07/2012
Localización : Conquistando el mundo ù.ú

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por KateC_17 el Lun Mar 04, 2013 2:16 am

siiiiigueeeee Happy Clap Big Crying plissss jejej me ha gustado muchoooo Thumb

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por choleck el Lun Mar 04, 2013 2:51 am

wowow que manera de narrar, que buena pinta tiene!!
sigue pronto por fa!! Thumb

choleck
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1967
Fecha de inscripción : 07/06/2012
Localización : en la parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Hecman el Lun Mar 04, 2013 5:39 am

Muchas gracias por sus comentarios. Espero no decepcionar con el capítulo 2, el cual espero terminar hoy. Solo puedo decirles que en el se desvelara la trama del Fic, y por supuesto la conversación de los protagonistas. Pero no se hagan ilusiones, no va haber besos ni reconciliaciones.

Hecman
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 21/01/2013
Edad : 40
Localización : miami fl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Cata Castillo el Lun Mar 04, 2013 8:06 am

Estupenda historia, espero que puedas seguir pronto.

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Hecman el Lun Mar 04, 2013 12:42 pm

Hola aquí está el segundo capítulo de este Fic. Espero que les guste pues a lo mejor no es como lo que verdaderamente esperaban. Espero terminar en 2 días el próximo capítulo ya que el trabajo me lleva a mil. Saludos y que lo disfruten.

CAPITULO II

Castle levanto lentamente la mirada de su reloj al que veía por más de 10 minutos consecutivamente, enfilo sus ojos hacia la puerta para ver la Beckett entrar por la misma con el pelo suelto, cayendo sobre sus hombros y con esos tacones que estremecían el suelo tras sus pasos. Caballerosamente se levantó para esperarla apartando una silla, en la cual, con un dulce gesto le indico que se sentara. El hiso lo mismo frente a ella y se extasió por unos segundo viendo sus verdes ojos y su provocadora boca envuelta en carmín. Cuando regreso a la realidad le hablo con voz melodiosamente suave.

-La verdad que esta hermosa inspectora.- hiso una pausa que a Kate se le hiso interminable- ¿Deseas algo de beber?
Kate se estremeció levemente, no entendía como aquel hombre solo 24 horas antes parecía agobiado, cansado, derrotado, aparecía impávido y con el semblante de niño que le había conocido por esto últimos años. Acopio fuerza desde lo más profundo de su corazón y respondió.
-Algo caliente que no sea café, hace frio a fuera y estoy un poco mojada.- diciendo esto empezó a quitarse los guantes mientras observaba a Castle hacer una ademan al mesero, fue cuando decidió ir al ataque.- ¿Richard a que viene todo esto?
-Esto, a nada.-dijo lentamente.- Pensé que debía despedirme de ti de forma diferente a los demás.- hiso una pausa leve y por primera vez Kate vio que en sus ojos aparecía las secuela de una noche en vela, más el prosiguió.- Mi relación contigo nunca fue normal, por lo cual no puedo despedirme de ti de forma normal.
Dicho esto levanto la vista para ver al mesero que traía dos copas y una botella de vino. El mismo la descorcho delante de ello y la extendió a Castle para que probase, a lo cual el negó levemente señalando a Kate para que la degustara y aceptara, lo que ella hiso con tristeza.
Ella lo miro detenidamente, mientras el camarero serbia ambas copas, ponía la botella en la mesa y se retiraba con una leve inclinación. Tomo su copa y sintiendo que una lágrima deseaba aflorar le pregunto:
-¿Richard por qué te vas ahora?- sosteniendo la copa entre sus manos.- ¿Hay algún motivo especial para que te vayas ahora cuando no lo has hecho en los últimos 4 años?
-Directo, como en un interrogatorio
-No te estoy interrogando Richard.- frunciendo el seño
-Sabes cómo me ha gustado siempre verte fruncir el entrecejo.- dijo mientas tomaba un sorbo de su copa.
-¿Cuál es tu juego Richard?
-Cuarta vez que me llamas Richard, y de noto que estas molesta por lo agudo de tu vos, aun que además de que me parece que has llorado toda la noche.- rio mordazmente.- ¿O me equivoca inspectora?
-No.- la desarmaron sus palabras.- No te equivocas Ric... Richard.
-Valla, siempre pensé que la noticia de mi alejamiento sería motivo de felicidad no de tristeza inspectora.- dijo mirando con despreocupación.
-Puedes empezar por dejarme de llamarme así “inspectora”.- algo contrariada.- denota una formalidad algo falsa en ti.
-Bien, yo dejo de llamarte de esa forma si tú no vuelve a llamarme por mi nombre, siento que estoy hablando con mi madre cuando lo haces.
-Como quieras pero por favor contesta mi pregunta.
-Eso hare y te diré todo lo que quieres saber.- ella lo miro extrañada.- Y despreocúpate no está delante de ti el famoso escritor, no te inventare una historia maravillosa para que me la creas.- Kate empezó a temblar.- hoy tienes frente a ti solo a Richard Castle, el hombre.
Rick se recostó a respaldo de su silla acomodándose como si quisiera acomodar sus ideas. Kate fijo su vista en sus ojos, los cuales le parecieron más intensos pero sin brillo. El relleno su copa y con voz leve, casi ensayada comenzó a decirle:
-Pues bien, me voy porque no soporto más estar a tú lado de esta forma.- ella asombrada intento hablar, pero él la contuvo.- Déjame terminar, por favor no me interrumpas. Si no soporto estar más a tu lado, porque no soporto más que a la persona que más amo yo le siga siendo indiferente. Si Kate te amo, y lo más triste de todo es que tú lo sabes, lo sabes desde aquel triste día en que intentaron matarte, yo al ver que te me ibas sin yo poder hacer nada solo pude decirte que te quería que no me dejaras solo.- hiso una pausa y bebió.- Me hesite creer todo este tiempo que no sabías nada, que mi declaración en aquel momento no la habías escuchado mas no has hecho más que mentirme, tenerme engañado. ¿Por qué Kate, te molestaba no sentir lo mismo? Creo que durante todos estos años te demostré que podías tener confianza en mí para cosas importantes. Si me hubiese dicho que no me amabas y que no podías corresponderme me hubiese sido fácil entenderte y te aseguro que no me hubiese ido, pues te amo y lo más importante para mí era tu felicidad. Y sí, me hubiese quedado.- los ojos de Kate no habían podido resistir y habían empezado a derramar lágrimas.- te prometí un día ayudarte a superar tus miedos a derribar ese murro que no te dejaba ser feliz. Y lo hubiese hecho aún a coste que cuando lo lograras fueras feliz con otro y no conmigo. Pero lo único que no soporto en que me mientan y tú lo has hecho, así que mi promesa queda invalidada y te dejo sola para que vivas como quieras y resuelvas tus problemas tu sola.- y volvió a beber cerrando los ojos como si acabara de quitarse el peso del mundo de sobre sus hombros.
-Rick…- empezó a decir después de sosegar sus lágrimas.- quisiera que me perdonaras por hacerte sufrir así.
-No Kate, no tengo que perdonarte por no amarme,- dijo inclinándose en la mesa.- Lo que no te puedo perdonar es que nunca fueras sincera conmigo.
-Ese es el problema Rick… es que no he sido sincera ni contigo ni conmigo.- y se irguió buscando es sus ojos las fuerza para continuar, pero no se las dieron y bajo la cabeza.- yo también estoy enamorada de ti.- dijo como un susurro.
-¿Qué?- la copa a su lado empezó a tambalearse peligrosamente.- Estas enamorada de mí, creo que eso es más cruel que lo que me has hecho hasta ahora.
-Rick… por favor déjame explicarte.- dijo pero él la corto
-Explicarte, pero que vas a explicar. Si ahora va a resultar que el de las teorías locas no soy yo, que defensa puedes inventar para que yo me trague esto que me has dicho.- la vena de su frente por primera vez empezó a latir, ella nunca la había visto así y empezó a asustarse.
-Rick por favor, tú me dijiste todo lo que tenías que decirme, y es verdad la mayoría y me las merezco.- hiso una leve pausa para encontrar las palabras de debían decir.- Pero la verdad que entre mis miedos y tu reputación no me los han puesto fácil.- el empezó a entornar el rosto.- Si, y no te estoy echando culpa de nada, verdad que la culpable de todo esto he sido yo, tenía que haberte hablado hace mucho tiempo pero tenía miedo, tengo miedo y ese miedo es el que me ha llevado a esconderte que había oído todo lo que me dijiste cuando estaba tirada en el suelo o a no decirte que lo que tu sentías era lo mismo que sentía yo por ti.
Por primera vez ella vio que las facciones de él se aflojaban. No era que se hubiera ablandado solo pensó que el empezaba a creer en lo ella le decía. Él extendió la mano por primera vez en la velada y con ese tono conciliador de siempre le dijo.
-Bien Kate habla, dime cual son eso miedos.- ella esbozo una leve sonrisa y prosiguió.
-Rick mi mayor miedo es que lo tuyo y lo mío no funcionara, no quería ser otra conquista más en tu haber, un número más en tu lista y más cuando llevo enamorada de ti desde mucho antes de conocerte.- los ojo de Rick empezaron a salir de sus orbitas.- Si Rick, desde que tengo 18 años estoy enamorada te ti, de tus ojos, de tu forma de escribir, de esas escenas donde más de una vez soñé que tú eras el protagonista y yo la mujer fatal haciendo el amor.- el no cabía en su asombro pero la dejo proseguir.- Luego ya no soy una niña y tú no has tenido una vida amorosa muy estable que digamos. Más de una vez he visto cómo te miran las mujeres y como te comportas tú con ellas y tengo mucho miedo a que me hubieses sido infiel y me abandonaras. Si soy cobarde y no sé si todo esto que te digo valga de algo pero tenía que ser sincera contigo y sobretodo conmigo.
-La verdad que no sé qué decirte,- se desabrocho el primer botón de su camisa para tomar aire.- Es algo abrumante y revelador. Y ahora no se si estoy más o menos molesto contigo de lo que estaba ayer. Y lo que si estoy seguro es de que estoy muy dolido.- Kate empezó a llorar de nuevo.- ¿En todo estos años no te he dado las suficientes pruebas de que puedes confiar en mí? No has visto en mis ojos que lo único que deseo es amarte, complacerte, mimarte. No te he dado suficientes muestras de que solo con que me sonrías soy el hombre más feliz del mundo. No Kate, que nos declaremos este amor que sentimos mutuamente no va a cambiar nada. Lo que no empieza bien no termina bien. Ya me he casado 2 veces y sé que con mentiras y con miedos no se va a ninguna parte.
-Entonces apresar de todo esto que nos hemos dicho te vas.- su cara era la viva expresión de la pena incontrolable.
-Aunque no te guste lo hare.-volvió a tomar la pose de ser resolutivo.- Y creo que es lo mejor para ambos volver a nuestras vidas de antes yo a escribir y tú a introducirte de lleno en tu trabajo el cual haces maravillosamente.
-Y crees que esto se resuelve así.- había cambiado su expresión a un fugas brote de ira.- crees que lo que yo siento se borrar solo con que te valla. Es que acaso crees que el amor es un interruptor que se enciende y a paga cuando uno quieres. Veo que al final no me equivoque en tener miedo de mis sentimientos. Siques siendo un irresponsable egoísta e inmaduro que siempre has sido y lo único que te importa eres tú y lo que sientes tú. No importa que me pasara toda la noche llorando porque te vas y que no supiera como hacer que te quedes, a ti solo te importa.- y haciendo un ademan para levantarse.- Richard Castle.
-Si eso es lo que crees,- empezó a decir inmutado.- de mi significa que como todo el mundo que no me conoce, miras solo mi superficie, no escruta en mi interior. Ya veo que me crees vacío Katherine Beckett y por eso hemos llegado a este punto.
-No sé a qué punto hemos llegado, pero en algo si tienes razón. No quiero verte más, voy a deshacerme de todo lo que me recuerde a ti, te voy a arrancar de mi alma y mi pasado, aunque con eso me haga más daño, solo espero despertar un día sin tener un solo recuerdo de ti.

Kate se marchó dejando con una cara inexpresiva y meditabunda. El mesero se acercó y él le dijo que no quería nada y puso unos billetes en la mesa, recogió su abrigo y también salió del local. Ya no llovía pero sequia el cielo gris. En lo lejos la vio perderse con paso apurado calle abajo, así que tomo el rumbo contrario lentamente. Tenía que organizar sus ideas a partir de todas estas revelaciones y ver cómo iba a planificar su vida a partir de ahora.
- Creo que una larga temporada en los Hampton me sentaría bien y el aire del mar es muy bueno para olvidar.

Sequia exhorto en sus pensamientos cuando el móvil empezó a sonar. Lo saco sin muchas prisas del bolsillo (la verdad que no estaba para que le interrumpieran), mas cambio la cara cuando reconoció la imagen de su amigo el Alcalde, y con la encantadora voz de siempre de dijo.
-Hey pez gordo, que cuenta el mejor Alcalde que ha tenido la ciudad de Nueva York.
-Donde estas Ricky… necesito verte cuanto antes.- las vos no era la risueña de hace una semana en su acostumbrado juego de póker, era muy grave y con un matiz de amarga tristeza.- voy camino a tu loft. ¿Estás ahí?
-No, pero estaré en breve,- y con vehemente preocupación.- que es lo que pasa para que tu valla a mi casa así de improviso.
-Cuando te nos veamos te lo diré,- con voz de apuro.- ahora apúrate por favor que no tememos el tiempo de nuestro lado.- corto.
Castle miro intrigado su Smartphone, el Alcalde necesitaba su ayuda. ¿Qué raro? En los años que se llevaban conociendo había sido al revés él era el que le solicitaba la ayuda y Bob era el que se la concedía. Su voz se notaba afectaba y debía ser muy importante para que se tomara la molestia de llamarlo. Moviendo la cabeza metió el aparato en su bolsillo y estiro la mano.- ¡Taxi!

-0-

Beckett salió con presteza de aquel local. Quería poner distancia de por medio de…- Ese Idiota.- iba secándose las lágrimas que pertinazmente brotaban de sus cuencas esmeralda. Pensaba.- pero que se creerá que el único que sufre y le duelen las cosas es a él, es que acaso no se da cuenta que él no es el centro del mundo, de mi mundo. –esto último lo dijo como quien le duele al amor en lo más profundo de su ser.- en verdad creí que había cambiado, pero no, no lo ha hecho y nunca lo hará y yo soy una tonta por pensar que tendría una vida con él, que podría ser feliz con él. Pero no es más de lo que ha demostrado. Un niño egoísta superficial e inmaduro que no le importa nadie más que él, aunque en verdad él siempre pone a su hija por delante de todo.- se sorprendía a si misma defendiéndolo en algo.- pero que estoy hablando como es posible que lo defienda después de todo lo que me ha dicho. Katherine Beckett te mereces un cachetazo por idiota.

Siguió caminando pero ahora lo hacía despacio acurrucándose con las manos, y le llego la imagen de ellos dos en aquel contenedor refrigerado donde estuvieron a punto de morir y solo veía los fuertes brazos del intentando darle calor. Y los soltó, la imagen era dulce y ella estaba amargada y enfadad con él. Y empezó a pensar “… como se supone que me lo voy a sacar de mi cabeza si cada cosas que hago me lo recuerda. Se ha colado en mi mente como un parasito y ya mi mente responde a mi corazón, dios como podre desterrarlo definitivamente para no volver a sentir esto…” Avanzaba despacio pero sin noción de tiempo y espacio. Por cada pensamiento malo que tenía sobre Castle, saltaban dos o tres muy buenos sobre el mismo tema, eso la molestaba en gran manera al no poder estar enteramente enfadada con él, así que decidió poner mente en blanco y caminar a su departamento, al doblar la esquina vio un auto el cual reconoció al instante.- ¿Que hace Javier en mi casa, habrá pasado algo grabe?- y miro su celular y vio que tenía más de una docenas de llamadas de la comisaria, de Gates, Javier y Lanni. Algo debía estar pasando si no fueran tantas y de tan variadas personas. Subió casi corriendo para ver a Javier frente a su puerta tocándola como un desaforado mientras gritaba.- ¡Beckett abre! - ¿Qué pasa Javi que te pasa?

-0-
Tres horas antes en la 12va comisaria de la NYPD

La capitana Gates estaba sentada en su oficina mirando un expediente con minucioso detenimiento. La expresión de su cara de notaba la preocupación de un caso complicado el cual le acaba de llegar a su comisaria. Sabía que tenía gente muy calificada cara este caso y que ellos darían el 110% de su esfuerzo para resolverlo en la menor brevedad posible. Más había algo que no le terminaba de convencer. Y movía la cabeza bufando de tanto en tanto. De des sus puestos Expósito y Ryan la miraban como se mira un toro a punto de envestir.
-Que estará pensando Bro… esa mujer asusta nada más verla así que imagina si la situación se complica asusta mucho más.
-Si para colmo Beckett no vino hoy y Castle nos dejó para siempre ayer.- dijo Ryan con un toque de tristeza en su voz.- ¿Crees que la ausencia se Beckett se debe a eso, que Castle se fue para siempre de aquí?
-Pues claro. Crees que no iba hacer de otra forma. Uno se cansó de esperar y la otra se dio cuentas al final de lo que sentía.- dijo el latino con pose despreocupada pero con ojos que denotaban lo contrarios.
-¿Eso crees que los dos estaban enamorados?
-Enamorados, es poco se comían con las vista. Pero ella nunca le dio el pase y el la respeto hasta hartarse. Y…
Expósito se calla por la puerta del elevador emergía, rodeado de 6 fornidos guardaespaldas el Alcalde de Nueva York, este fue directamente a la oficina de Gates. Y sus hombres quedaron de guardia en la puerta.
-Capitana.- el tono era cortes pero severo.- vengo a que me diga todo lo que ha averiguado de este caso.-dijo señalando a los papeles que tenía Gates en las manos.
-Señor Alcalde estamos haciendo todo lo posible por encontrar al o los culpables del crimen de hoy. Los agentes Álvarez y Mckey me tienen informada de todo lo nuevo que surge sobre este caso.
-¿Por qué la inspectora Beckett y el señor Castle no están al frente de la investigación?- dijo con tono imperativo.- Según tengo entendido la Inspectora Beckett es la mejor de la comisaria y unas de las mejores de la Ciudad de Nueva York.
-Señor Alcalde con todo respeto no voy a permitir que nadie se entrometa en como manejo a mi personal.- dijo algo enojada de la forma en que se lo había insinuado.- todo mi personal está calificado para intervenir y resolver este caso lo más pronto posible.
-No pretendo hacer su trabajo pero los quiero a los dos y a su equipo en el caso desde ahora mismo.- seguía calmado pero ya yo era de la misma forma que había entrado.
-Sr Alcalde ya le….
-Y yo le dije lo que quería, quiero a Richard Castle y a la inspectora Beckett es este caso y lo quiero ahora. Y por favor quiero que esto sea pactado solo entre nosotros no quiero tener que hablar con su superior.
-Me esta Ud. amenazando.- las venas de Gates se empezaron a hinchar.
-No, no es una amenaza.- esta vez el alcalde mostro una cara como si fuera de piedra, y de sus ojos parecía brotar chispas.- solo le estoy comunicando que si no hace lo que le pido hable con sus superiores para que la hagan entrar en razón.
Gates lo miro detenidamente. Aunque no le gustaba el Alcalde (de hecho no voto por el), sabía que tenía mucho poder y una negación de ella, aun con su reputación, le traería serios problemas. Respiro profundamente y le dijo.
-Bien Sr Alcalde mandare a buscar a la Inspectora Beckett, que hoy está en su casa indispuesta.- mintió de pena, Beckett no vino a trabajar y ella se encargaría de castigarla cuando serrara este maldito caso.- Por otra parte el Señor Castle ya no colabora con nosotros desde el día de ay…
-¿Volvió a expulsarlo de aquí Señora? ¿Cuál fue su motivo ahora?- él sabía que ella lo había expulsado de allí no más tomar posesión del cargo y que él había que tenido que llamarla para que se volviera a reintegrar.- Que le hiso el que molesto tanto a su ética de trabajo.- finalizo en forma irónica.
-He de aceptar que el señor Castle no es mi persona favorita en esta tierra y que no compacto su decisión de tenerlo aquí. No obstante ha sido de provechosa ayuda en ocasiones,- estas palabras al ser ciertas era bilis que tenía que tragar.- aun cuando sus métodos no son policiales. Pero en esta ocasión se ha marchado por voluntad propia, no he tenido nada que ver.
-¿Sabe la razón de esas decisión?
-Solo me dijo motivos personas les y profesionales, nada más.
-Bien Señora.- ella se estremecía cada vez que se lo decía, pues a sus subordinados que exigía que la llamaran “Señor” o “Capitán” todo muy masculino como para demostrar que ella tenía el poder, pero ante el Alcalde la subordinada era ella.- en cárguese de localizar a la inspectora Beckett. Yo voy a buscar a Richard Castle para traerlo de vuelta. Buenas tardes.
Se levantó le hiso un ademan y se marchó rumbo al elevador. Guiado por su personal de seguridad y seguido por la mirada de Javier y Ryan, que se interrogaban uno a otro sobre lo que pensaba que se habían dicho ahí dentro. Estaban intercambiando pensamientos hasta que sintieron un grito que los asusto de gran manera.
-¡¡¡EXPOSITO, RYAN. LOS QUIERO EN MI OFICINA AHORA!!!
Sin perder un segundo salieron disparados a donde estaba Gates, entraron y ambos dijeron… “Capitán”
-Donde diablos esta Becket.- y levanto la mano para silenciar el intento de respuesta de Expósito.- no la intente cubrir que me imagino el por qué no está aquí, la marcha de su “novio” le ha afectado pero eso a mí no me importa, los problemas personales no pueden afectar su trabajo, pero ya la amonestare más tarde. Ahora tiene que meterse de lleno en este maldito caso y resolverlo lo antes posible.
-Con el debido respeto Señor, Castle y Beckett no son ni han sido nunca pareja, ni han tenido nunca una relación sentimental.- Javier pensó que era necesario aclarar este punto. No obstante intento proteger a Kate- Beckett no se rige por sentimentalismo. Lo más seguro es que se encuentre en casa verdaderamente indispuesta.
-Y engañarme de esa forma les hace feliz,- arre costándose en su silla.- hare como que me lo creo, pero me importa poco si sienta muriendo la quiero aquí en una hora. Y ahora salgan de aquí a buscarla.
Ambos volaron de ese lugar. Tenían que localizar a Kate lo más pronto posible, ni ella ni Castle contestaban sus llamados así que Expósito le dijo a Ryan:
-Bro. Llama a Lenni a ver si a ha sabido algo de Beckett y luego intenta seguir localizándola. Yo me voy a su casa a ver si está ahí.
-Ok dale.- y Javier salió disparado al ascensor para ir en busca de Kate.


continuara....

Hecman
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 21/01/2013
Edad : 40
Localización : miami fl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por choleck el Lun Mar 04, 2013 1:48 pm

wow que pelea!!!
me gusta como estas desarrollando la trama Thumb

choleck
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1967
Fecha de inscripción : 07/06/2012
Localización : en la parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Delta5 el Lun Mar 04, 2013 1:52 pm

Estupendo. Lo estás llevando de maravilla. Sigueee. Smile

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por KateC_17 el Lun Mar 04, 2013 9:48 pm

sigueeeeeeeee que esto se esta poniendo interesanteeeee Awesome Big Crying

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Cata Castillo el Mar Mar 05, 2013 5:30 am

Genial. Está de lo más interesante. Esperando el próximo y a ver que cara se les pone cuando tengan que volver a trabajar juntos.

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por _Caskett_ el Mar Mar 05, 2013 6:50 am

Me encnata, continua pronto. Un fic estupendo

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Hecman el Jue Mar 07, 2013 5:32 pm

hola, aqui les hago entrega del tercer capitulo de esta historia. tiene un poco de carga emocional, pero espero que les guste como a mi cuando lo escribia. el proximo se demorara unos dias pues el trabajo me lleva de la mano y corriendo, pero como dise castle. ya tengo la historia lo demas viene solo, que lo disfrutes y no olviden criticarlo. Razz



CAPITULO III

El alcalde Robert Weldon, se paseaba lentamente por la oficina de Castle. Al ser una persona de confianza, Martha le había dicho que podía esperarlo donde gustara y que además podía servirse un trago. Era increíble como esta mujer con la que había tenido un trato afable pero distante, parecía entender el estado deplorable en que se sentía. Tomo el vaso de la coctelera y se sirvió medio vaso.- A Rick no le importara.- Se sentía cansado, parecía como si hubiese envejecido 10 años en estas últimas 6 horas. Ese había parado en la amplia ventana cuando un voz familiar le saco de su ostracismo mental.
-Pez gordo.- dijo con esa amplia sonrisa que le conocía.- en que te puede ayudar este tu humilde escritor favorito.
-Te necesito en la 12va comisaria Rick y te necesito ahora.- con sus palabras vio como la sonrisa de Castle se volvía en una mueca sombría.
-Bob yo no tengo intenciones de volver a poner un pie en ese lugar.- dijo mientras vertía el contenido de una botella en un vaso.- sé que te debo el favor de haberme mantenido ahí, pero eso se acabó, no es un lugar donde me siento cómodo.
-Siento mucho escuchar eso pero esta vez me tendrás que hacer el favor tú a mi.- dejándose caer sobre un asiento.- no es correcto que te lo pida esta forma pero si vas a pagarme aquel favor va a tener que ser ahora.
Castle lo miro con cara indefinida. Sabía muy bien que Bob jamás que pediría nada a cambio por nada y que si hacia esto era porque era algo sumamente grave que lo llevaba a cobrarle al amigo aquel favor. Tomo un sorbo de su baso y finalmente le pregunto.
-¿Qué puedo hacer por ti?
-Acaban de secuestrar a mi hija y asesinar a su guardaespaldas.- Castle sintió un puño que empezó a apretarle el corazón, conocía el amor que sentía Bob por su hija Laura, era tan grande como el que sentía por Alexis. Si antes estaba consciente de que quería ayudar a su amigo ahora más que estaba su hija por medio, sus resentimientos quedarían a un lado y seria capas de olvidarse de todo para meterse de lleno a resolver este caso.
-Bob, te voy a ayudar, pero la verdad no sé cómo ni por dónde empezar, además me especializo en crimines no en secuestros. De esas cosas se encara el FBI no la policía. Aunque si no me equivoco si encontramos quien mato a su guardaespaldas, encontraremos a quien o quienes la tienen retenida.
-Veo que ya piensas como uno.- por primera vez en una sonrisa se le dibujo en la cara.- Se ve que has aprendido mucho de la inspectora Beckett, tu bella musa.- ahora la cara que cambio a un tristeza inconmensurable fue la de Castle.- lo siento, al parecer mi comentario no ha sido muy a afortunado.
-No tienes que disculparte, es algo mío que no tiene que ver nada con esto que estamos hablando.- y poniéndose en pie dijo.- vamos para la comisaria a empezar a buscar a Laura.
Ambos hombre salieron con presteza en dirección al auto que esperaba al Alcalde, durante el trayecto Bob le iba comentando los pocos detalles que tenía sobre el secuestro. Rick lo escucha atentamente, pero no dejaba de pensar que tendría que encontrase de nuevo con Kate y estaba seguro que no iba ser nada cómoda su relación después de lo ocurrido hacia pocas horas.

-0-

-Beckett abre la puerta, es urgente, te necesitamos en la comisaria.- Expósito golpeaba la puerta con algo de desesperación, conocía las implicaciones que le podían acarrear a Kate si el no aparecía con ella. Intento tocar de nuevo pero escucho.
-Javi que haces aquí, que ha pasado para que estés derrumbando mi puerta.- Kate le hablaba saliendo del elevador.
-Beckett es urgente, tenemos que ir para la comisaria, ha habido un asesinato y un secuestro y la Capitana te quiere allí.- y la cogió del brazo.
-Pero es que acaso no pueden Uds. solos con eso, bueno con lo del asesinato. Del secuestro que se encargue el FBI. Al final es su jurisdicción no la nuestra.- dijo con voz pesada como si su cuerpo se negara a moverse.- además no tengo ningún deseo que pisar la comisaria, no tengo ánimo para crímenes el día de hoy.
-Pero en este vas a tener que sacar el ánimo de donde no hay. Tiene que ver con el Alcalde, él se persono en la 12 y después que se fue Gates salió como una fiera y mando a buscarte, así que ya sabes, vamos.
Kate no supo que hacer. Javier casi la arrastraba hasta el elevador. Ya en el auto empezó a pensar que debía concentrarse en otra cosas para dejar de pensar en lo que había pasado las últimas 24 horas, al final ella llevaba muchos años en la policía para que algo ajeno a la misma se interpusiera entre ella y su responsabilidad. Sequia exhorta en sus pensamiento tratando de sacar a Castle de los mismo, pero el destino es injusto y cruel y Javier demasiado curioso.
-¿Has estado con Castle, no es así?- Kate lo miro como si sus ojos fueran puñales que quisieran traspasarlo.- Si has estado con él y por tu mirada asesina no ha terminado bien las cosas.
-Javier puedes hacerme el favor de cambiar el tema. Es hombre ya desapareció de nuestras vidas y yo la verdad no quiero saber más nada del.- girando la vista a la ventanilla.
-Pues creo que vamos a tener que hablar. Mira, me quede ayer igual que como quedaste tú pero he de reconocer que era algo que me temía, era algo que de no ocurrir otra cosa iba a terminar pasando. Y aunque no lo comparto le doy la razón.- Kate volvió con su mirada asesina.- No te enojes conmigo cuando deberías estarlo contigo misma.
-Y por qué tendría que estar enojada conmigo, al final fue su decisión no la mía.
-Pero la tomo porque tú no tomabas la tuya.
-Y cuál era esa decisión que yo nunca supe que tenía que tomar.- esto lo dijo intentando restar importancia, pero sabía bien claro de lo que hablaba
-Si quieres seguir por ese lado. Nunca pensé que una persona tan inteligente quisiera representar el papel de tonta, no para el mundo si no para sí misma.- Kate abría la boca desmesuradamente, no daba crédito a lo que su compañero le estaba diciendo.- estas tan enamorada de Castle como lo está el de ti. El espero para que vieras lo que ha cambiado pero tu seguiste haciendo como que no sabías nada, cuando en realidad sabias perfectamente que los dos sentían lo mismo.
-No sabes los que estás diciendo. Tú y Ryan pasan demasiado tiempo sin hacer nada que empiezan a inventarse cosas.- el sentirse descubierta fue una sensación igual a que se la hubiesen visto desnuda, el rojo de sus mejillas así lo demostró.
-Por lo que veo piensas que todo el mundo está en contra tuya y a favor de él.
-Pero mis labios no han salido esas palabras.
-No hace falta, se cuándo las personas mienten, pero como ya te dije no me mientes a mi sino a ti misma.- por primera vez sintió que Kate no sabía qué le iba a responder.- mira te conozco mucho antes a Castle, pero esta vez he de decirte que no lo has manejado como debías. Pero si sé que él no se fue por ningún problema profesional, se fue por que te ama con locura, aun cuando a mí me parezca cursi.-Kate sonrió.- y que no le dolió déjanos a mí a Ryan, lo que más le dolió fue separase de ti.
-Y que se supone que quieres que haga.- se resignó al ver que no tenía más nada que refutar.
-No es lo que yo quiero que hagas. Es lo que tú quieras hacer.- y apunto.- hagas lo que hagas Lanni, Ryan y yo te apoyaremos.
Javier se calló y Kate empezó a machacarse el cerebro. “todo el mundo estaba pendiente a nosotros. Y por lo que veo también querían que estuviéramos juntos. Pero es que nadie me va a entender que no puedo estar con él porque no se…” se interrumpieron sus pensamientos con el frenazo del coche de Javier. En el fondo sintió alivio de que eso pasara pues ni ella misma se tenía una justificación para sus acciones.
-He al Alcalde ha vuelto.- dijo señalando a la limosina.-creo que mejor nos apuramos.

-0-

Gates estaba respirando profusamente, Castle no le caía tan mal como ella hacia aparentar a todos. Estaba al tanto de todos sus descubrimientos y de todas sus teorías. Compartía alguna pero le molestaban otras, pero como los resultados eran inmejorables y ella exigía eso, resultados. No estaba del todo en desacuerdo con la petición del que el entrara a investigar en el caso. Lo que realmente le molestara es que fuero por orden directa del Alcalde, alguien que de verdad no le simpatizaba nada. Bufón una vez más y dijo:
-Bien Sr Castle me alegra que nos ayude en este caso, aun cuando ayer nos dijo que se iba de aquí.
-Capitana yo no he provocado esto, cuando me despedí ayer lo hice pensando en no volver. Pero le debo mucho al Alcalde y sé en qué situación se encuentra y ha podido más mi corazón de padre que las decisiones que pueda tomar.
Gates bajo la cabeza, conocía perfectamente las cualidades de Castle como padre y el amor que sentí por su hija, al ver un amigo en desgracia por algo que el mismo no quisiera que le pasara, Castle era capaz de olvidar todo pues veía lo que estaba pasando como si le pasara a él mismo. En ese monto Kate y Expósito salían del ascensor dirigiéndose a la oficina de Gates a unos pasos Kate se frenó en seco.
-¿Que hace el aquí?- totalmente asombrada
-Llego con el Alcalde hace 5 min y han ido directamente a la oficina del Gates, que hacen o que dicen no lo sé.
-Pues si es lo que me estoy imaginado que lo olvide Gates, el Alcalde y Castle. Con el no vuelvo a trabajar.- y salió disparada hacia la oficina
-Huy el divorcio de mamá y papá va en serio.
-No sé qué decirte bro. Si fuera a apostar apostaba por Castle.- y sacando un billete del bolsillo.- 5 a que trabajan junto en este caso y al final se reconcilian.
-20 a que no.- metió Ryan la mano en el suyo
-Mejor no apostamos, que vas a perder en algo que sabes que va pasar. Además Jenny te va a matar si siques perdiendo dinero conmigo por culpa de esos dos.- ambos rieron.

-0-

Solo habían pasado 5 segundos desde que dejara a los chicos y se dirigiera a la oficina de Gates. Iba como bólido pero al llegar se detuvo un instante antes de tocar y pasar. En esa fracción de segundo lo vio tras el cristal y repara que seguía con la misma ropa que hacia unas horas, pero recordó que ella también así que eso significaba que prácticamente había salido de aquel local para allá. Lo que no sabía era porque después de todo lo dicho volvía, era para molestarla, vengarse arruinarle la vida, no lo iba a permitir así que toco y paso:
-Buenas tardes, me mando a buscar señor.- de hiso un ademan al Alcalde pero a Castle ni lo miro.
-Si inspectora la mande a llamar, después arreglarnos por qué no estaba aquí, pero eso ahora no es prioridad.
-¿Entonces que es lo que pasa?- seguía sin mirar a Castle, aunque sabía perfectamente que él no perdía de ningunos de sus movimientos o gestos.
-A partir de estos instantes Ud. y el Sr Castle quedan a cargo del secuestro de la hija del Alcalde y del homicidio de su guardaespaldas.- Kate no daba crédito a lo que oía, Castle y ella a cargo de un caso, levantar la mirada y al ver su sonrisa socarrona, se dirigió a Gates sabiendo que su carrera había acabado.
-Lo siento Capitana pero, no pienso trabajar en ningún caso con el “Sr Castle”- poniendo gran énfasis en ello.- puede expedientarme o mejor yo le pongo mi renuncia encima de su escritorio.-sacando su arma y poniéndola en el escritorio junto con su placa.
Gates y el Alcalde miraron instintivamente a Castle el cual había cambiado la sonrisa por una pose normal, como el que esperaba la reacción de Beckett. Tomo aire y al ver que Gates iba a decirle algo Kate, la interrumpió diciendo.
-Capitana, Bob me permiten que hable a solas con la inspectora, esto no tardara más de 5 minutos.- y haciendo le una señal a Kate.- vamos a la sala de interrogatorio.- Kate hiso ademan de no moverse y el con voz increíblemente baja y suave le dijo.- por favor.
-Como desees pero ya he tomado mi decisión.
-Como digas, estamos de vuelta enseguida.
Kate salió antes con una velocidad meteórica, Rick la sequió despacio rumbo a la sala de interrogatorios, al verlos Ryan y Expósito salieron corriendo a la habitación continua, para ver la pelea tras el cristal. Iba hacer sangre y no se la querían perder. Dentro de la sala Kate parecía un león enjaulado y Castle un ser con infinita paciencia. Kate no aguanto más y empezó a decirle.
-Estarás contento, acabas de terminar de arruinar mi viva.
-Yo no te hecho nada, tú te las arruinado sola.- y con vos conciliadora.- pero si quieres recuperar tu vida solo tienes que cálmate y volver a esa oficina y decir que vas a tomar el caso, la capitana Gates hará como que no ha pasado nada.
- Y desde cuando tú me dices lo que tengo y lo que no tengo que hacer. Pero no, si recuperar mi carrera depende de que trabaje contigo pues mantengo mi renuncia.- intento salir.
-Ahora tu puedes dejar de compórtate como la malcriada niña de 18 años que cree que todo el mundo está en su contra.- la agarro del brazo y la sentó en una de las silla.
Los de la otra sala tuvieron que taparse la boca para no delatar que estaba ahí. Luego casi en susurro Ryan le dice a Javi… “Huy, que papá se enojó de verdad”… Javier solo asintió con la cabeza. Y esa misma sensación de enojo la descubrió Beckett, cuando intento reaccionar, vio por primera vez algo en los ojos de Castle que la estremeció, era el más profundo enojo con el cual ser humano pudiera estar mirándola. En los más de cuatro años que llevaba conociendo a Castle nunca lo había visto así. Hace unas horas estaba enfadado, dolido pero nunca la miro así. Decidió calmarse y entonces prosiguió.
-Veo que al menos te has calmado un poco.- acercando una silla se sentó frente a ella y sus ojos quedaron a la misma altura y suavizando su expresión le dijo.- mira yo ya tome una decisión la cual se la comunique ayer a todo el mundo y hoy a ti te di mis porque. Bien ahora está pasando algo que ni yo, ni tú, ni nadie esperaba, han secuestrado a la hija del Alcalde. En circunstancias normales esto no llegaría a nosotros pero el Alcalde te quiere en el caso y a mí contigo. Es mi amigo y por el estoy dispuesto a pasar por encima de mis asuntos personales.- la vos de Richard había vuelto a su tono acostumbrado.
-¿Y por qué yo?- dijo Kate tratando de parecer calmada, semi-cruzando los brazos.
-Porque eres la mejor inspectora de homicidios de la ciudad de Nueva York- y enfatizo.- eres incansable, inteligente, detallista, astuta y nuca te rindes. Por eso te ha elegido.
-Y como él sabe todo eso, pues no creo que haya cogido el mi expediente para para que me quiera tan puntualmente en el caso.
-Pues se lo he dicho yo.- antes de que Kate replicara.- como te dije es mi amigo y jugamos al póker como ya lo sabes. Llevo más de 4 años diciendo que eres la mejor y el confía en mi por la tanto te quiere a tu es este caso.
Castle se levantó y empezó a caminar lentamente por la sala. Conocía bien a Kate y sabia su alto grado de responsabilidad ante el trabajo además sabía por qué hacia lo que hacía y la importancia que le daba a su trabajo. Respiro profundamente y prosiguió.
-Mira entiendo perfectamente que quieras odiarme, que no me quieras ver y mucho menos quiera trabajar conmigo, entiendo todas esas emociones y te doy la razón en todo. La verdad que de no ser por esto, no hubiese a poner un pie aquí. Pero esta situación me rebasa.- empezó quebrarse su vos.- cuando Bob me empezó a contar todo lo que había pasado no puede menos que ponerme en su lugar, de cómo me sentiría yo si a mi hija, a mi niña, le pasara lo mismo. Si Kate acepte venir y resolverlo y lo hare contigo o sin ti. Preferiría hacerlo contigo.- dijo sin mostrar ninguna intención maliciosa.- pero estés o no lo hare y después me iré para siempre. Desapareceré de la vida de todos.
Castle se calló recostándose contra la pared, lo habían vencido sus emociones y se sentía vulnerable. Por su parte Kate estaba atónita, no se atrevía a mirarlo, pues verlo así, tan débil le habría hecho sentir peor de lo estaba. Sabía perfectamente que todo era cierto, había podido más su frustración que su sentido de responsabilidad, se levantó y palmeando levemente le dijo con voz sosegada.
-Tienes razón Castle, he actuado como una niña,- estas últimas palabras le ardían en la lengua.- pero como has dicho esta situación nos ha rebasado y debemos actuar como profesionales y resolver esto lo más pronto posible. La vida de una niña está en peligro y ella no tiene culpa de nuestros problemas personales. Pero solo te pido de favor que me hagas caso en todo lo que te diga y que si te doy una orden la cumplas sin replicar.
-Está bien,- esbozo una leve sonrisa.- empecemos por hablar con Gates.- y abriendo la puerta le hiso un caballeroso ademan para que pasara primero.
Mientras en la habitación continua dos hombres no salían de su asombro. Será que la única persona en la faz de la tierra que podía controlar a Beckett era Castle, se preguntaban ambos.
-Quien va aguantar su humor cuando de verdad el no este.- dijo Ryan preocupado.
-No se bro, pero habrá que esperar que todo esto termine para saberlo.- y dando una indicación para que salieran.- Pero si Castle se va esta comisaria va hacer un infierno cuando Kate se enfade. Vámonos.

-0-

Kate volvió a tocar la puerta de Gates y entro pidiendo permiso seguida de Castle, el cual iba con el semblante sombrío. Gates los miro a ambos he hiso un ademan para que Kate recogiera su arma y su placa. Y pensando que no quería saber de qué habían hablado decidió ordenar en vez de preguntar.
-Inspectora empiece a investigar todo lo relacionado a el asesinato de del guardaespaldas del Alcalde, si sabemos quién lo mato tendremos un idea de quienes tienen a la niña. Valla al depósito a ver que ha arrojado la autopsia.
-Bien señor ahora mismo.- y salió como bólido de la oficina rumbo al elevador
-Sr Castle hable con los detectives que estaban encargados del caso, para que le digan todo lo que tienen hasta ahora.- el asintió pero no se movió de su lugar.
-Sr Alcalde le mantendré informado de cada paso de la investigación, imagino que por sus muchas obligaciones no podrá quedarse aquí.- no tenía ganas que él estuviera merodeando la comisaria entrometiéndose en todo.- además debe estar en casa por si los secuestradores intentan comunicarse.
-Tiene razón, y como Ud. dijo quiero sabes de cada paso que tome esta investigación. Señora, Castle te espero afuera.
Castle le hiso una seña que indicaba que enseguida lo se seguiría, pero seguía firme parado en esa oficina. Gates sabía que él estaba allí y sin levantar la vista pregunta sin querer oír la respuesta.
-¿Qué desea Sr Castle?
-Quiero que se olvide de lo que hoy ha pasado aquí con la inspectora Beckett.
-¿Me está indicando Ud. como tengo que tratar a mi personal?- ahora lo miraba fijamente.- sabe perfectamente que no me….
-Llevo un año trabajando con Ud. y sé que no soy su persona favorita en este mundo. Pero todo lo que ha pasado con la inspectora ha sido culpa mía y no quiero que por mis acciones alguien page lo que no tiene que pagar. Como le dije ayer me voy de esta comisaria, yo lo tenía hecho pero este caso me ha obligado a incumplir mi palabra con Ud. y los demás allá afuera. Por lo que si Ud. perdona a Kat… digo a la Inspectora Beckett estoy dispuesto no solo a irme cuando se acabe el caso sino también a aceptar cualquier amonestación o castigo que crea Ud. estime conveniente.
Gates lo mero de arriba abajo. Siempre había sospechado que los dos tenían una relación más allá del trabajo y por eso los vigilaba muy de cerca aunque nunca los había cogido en nada indebido dentro del precinto. Observaba ahora este hombre que con la mayor tranquilidad del mundo le pedía que envés de castigar a Beckett, él estaba dispuesto a asumir su castigo. “eso es fidelidad y amor”. El la miraba sin pestañar y sin parecer estar nervioso, síntoma de que era algo bien pensado y que no era una actuación improvisada. Luego de unos segundo el hablo.
-¿Y bien, que me dice?
-Lo discutiremos después de que termine el caso Sr Castle.- i con vos imperativa.- ahora salga de aquí y comience a trabajar.
-Si Capitán.
Gates lo vio atravesar por el cristal. Y una sonrisa se apareció en sus labios “Una está molesta por que la dejaron sola y el otro no quiera que ella sufra. Yo no sé si estarán o no juntos lo que si se es que están enamoradísimos el uno del otro y que juntos son la mejor pareja que jamase visto investigando crímenes. Es una lástima que después de esto esta pareja se rompa para siempre. Una verdadera lástima.” Esto último lo dijo con una sonrisa mucho más maliciosa.

Hecman
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 21/01/2013
Edad : 40
Localización : miami fl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Delta5 el Jue Mar 07, 2013 6:51 pm

Lo llevas muy bien, me gusta mucho, Sigueee Smile

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por KateC_17 el Jue Mar 07, 2013 11:50 pm

uooooooooo estoooo esta muuuuy inetresanteeeeeeeeee Awesome

solo espero que todo esto se arregle por que si no aquí va haber mucho dolor Facepalm además de lagrimas Crying Baby

en fin me gustó mucho el capi asi que sube la conti pronto ¿si? plisssssssssss Big Crying

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por _Caskett_ el Vie Mar 08, 2013 5:35 am

me ha encantado continua pronto

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Hecman el Miér Mar 13, 2013 6:54 pm

Bueno aquí está el 4 capítulo de este Fic, quiero agradecer a todos los que lo han leído y comentado y pedirles disculpa por la demora. Pero entre el trabajo y mi sobrina de 16 meses no tengo tiempo de escribir. Espero que el 5 capitulo ponerlo lo más pronto posible. Una vez más agradeciendo por tomar su tiempo en leerlo.
Gracias a todos.




CAPITULO IV

La doctora Lanie Parish estaba sentada enfrente de su ordenador introduciendo algunos datos referentes a la autopsia que acababa de concluir. Estaba muy casada, y de tanto en tanto se pasaba la mano por el cuello, tratando de aliviar con pequeños masajes, el punzante dolor que sentía por los músculos tensionados en el mismo. Lanie giro levemente la cabeza y quedo con la vista clavada en una de sus mesas de trabajo. Una chica de pelo rojizo y encantadores ajos azules terminaba de organizar unos expedientes relacionados con casos finalizados. Todo perfecto y organizado, reía para sus adentros, Alexis Castle era el polo opuesto de Richard Castle, su padre. Era la niña más responsable, hacendosa, preocupada, entregada, inteligente y podría seguir con la lista, la cual creía no alcanzaría para describirla, además de que no le iba hacer justica a la encantadora jovencita. “De no ser por esos ojos y esa deslumbrante sonrisa, nadie es capaz de imaginar que son padre e hija” pensaba a sus adentros mientras embozaba una amplia sonrisa al ver que la joven se le acercaba con el semblante de quien está feliz haciendo lo que hace y quiera hacer más.
-Dra. Parish tiene algo más para hacer.- dijo parando casi de puntillas como una niña pequeña esperando que le digan cómo seguir con un juego.
-Son casi las 6 de la tarde estas aquí desde las 9 de la mañana y nos has parado de hacer cosas y aun quieres seguir. Lo dicho a veces dudo que sea hija de tu atolondrado padre. Tienes más responsabilidad en la punta de uno de tus cabellos que el en todo su cuerpo.- empezaron a reír ambas.- además ya te he dicho que me llames Lanie, eso de Dra. Parish me suena abuela y yo soy muy joven todavía.
-Disculpe Dra. Parish… digo… disculpa Lanie. Es que aunque si soy hija de mi padre, al cual amo con locura,- dijo entornado los ojos.- y que sus modales están lejos de los que el mismo me enseño y perfeccioné en la escuela, por eso me es más fácil tratarte de Ud. que de tu.- Y cambiando de tema quiero estar aquí un rato más para seguir aprendiendo. En casa la abuela no está, sique de gira con su academia y papá no está muy alegre que digamos. De hecho ayer llego y sin saludarme ni cenar fue y se encerró en su estudio y no me respondió aun cuando le toque varias veces.
-No te preocupes.- dijo Lanie pasándole la mano por la cabeza.- seguro tuvo un arranque frenético de inspiración y necesitaba esta solo con su portátil.- trataba de animar a lo jovencita.
-No lo creo. Cuando tiene esos arranques llega feliz. Lo de ayer fue…-no sabía si seguir pero le dolía recordar cómo había escuchado a su padre.- lo de ayer era otra cosa, estaba llorando y oí el sonido de un cristal, así que no dudo que estuviese bebiendo. La verdad es que me da mucha tristeza verlo así y más cuando es por culpa…- se mordió la lengua al intentar decir el nombre de Beckett. Sabia de la amistad entre Lanie y Kate, y consideraba una mala educación hablar mal de alguien que no estaba enfrente de su amiga.
-De Beckett.- Lanie la completo la frase riendo y comprobando una vez más su teoría, cuando la joven, bajo la vista muy apenada.- Si el estado de tu padre es por culpa de Kate, como el mal humor de ella es por culpa del otro. Hay cuando se darán cuenta…
-De que están enamorados uno del otro.- ahora fue Alexis la que completo la frase ante la leve aceptación con la cabeza de la forense.- es que no se dan cuenta el daño que se hacen el uno al otro.
-Es que son unos cobardes cabezones, que no quieren dar su brazo a torcer. Tu padre porque cree que Kate no lo quiere como el a ella y la cabezona de Beckett cree que va hacer una más en su lista. Cosa que yo no comparto, solo hay que ver como él la mira choreándole la baba por la comisura de los labios.- volviendo a reír.- Está enamorado a mas no poder. Por su parte ella no puede estar un día sin saber de él. Cuando Castle no viene a la comisaria, o no la llama en algún momento, ese día no hay quien este a 50 metros a la redonda. Se pone insoportablemente histérica.- ambas ríen.
-Se exactamente de lo que hablas, lo he visto en los ojos de mi padre cuando habla de algo que se relacione con ella, aun cuando no diga su nombre sé que se refiere a Beckett. Lo mismo en las miradas que ella le lanza. Pero lo que no se es porque no han hablado ya.- frunciendo el ceño.- La verdad que cuando le dispararon a Beckett yo no quería que el volviera a la comisaria ni a andar más detrás de ella, me aterraba la idea que le pasara algo, pero en sus ojos vi que él no estaba de tras de ella por escribir más libros. Estaba enamorado y no la iba a dejar de acompañar.- dijo tristemente.
-Cariño, tu papá es un adulto, aun cuando la mayoría del día se comporta como si tuviese menos de la mitad de tu edad.- ambas volvieron a reír.- y para él eres la mujer de sus vida, pero sabe que no estarás a su lado siempre. Te iras a la universidad, te casaras y ya no vivirás con él.- Alexis intento replicar, pero la corto.- créeme pasara así, es ley de vida. Aun cuando creas que no, te pasara. Por lo tanto tu padre está buscando alguien que lo quiera y lo cuide cuando tú ya no estés.
-¿Y tú crees que Beckett es la indicada para eso?
-Que si lo creo, pues sí. No hay dos personas más distintas que se adapten tan perfectamente el uno al otro como eso dos. Tienen una química de trabajo y en su relación personal que no la encuentras así como así en dos personas como ellos, hacen una simbiosis perfecta. Y la verdad que me gustaría verlos juntos y algún día hasta casados.
-La verdad es que en el fondo yo también. Kate me cae bien. Pero siempre pensé en ella como una amiga o una hermana mayor, pero creo que pudiera a acostumbrarme a llamarla “Mamá”.- y sonrió como la misma cara de malicia que ponía su padre cuando hacia una travesura.
-La verdad es que si no ocurre un milagro eso va a estar muy, pero que muy difícil.- dijo con tristeza.- tu padre dejo ayer la comisaria y según me dijo Javier, en su cara se reflejaba que esta ves si no volvería más.
-¿Y ahora que me hago yo? Conociéndolo como lo conozco se va a esconder, huira a los Hampton y no querrá saber del mundo.- empezó a salírsele una lagrima.- mi padre se derrumba emocionalmente muy rápido. Cuando se divorció de Gina se bloqueó y dejo por meses de escribir y no estaba enamorado de ella como me parece que lo está de Kate. Que será de mi vida sin mi padre.- Ya las lágrimas no se aguantaban más.
Lanie abraso a lo muchacha y se sintió profundamente mal. Nunca pensó ver los alcances del daño que provocaría esta separación de Castle y Beckett, pues imagino siempre que el daño seria solo entre ellos, pero al ver a Alexis llorar de esa forma, comprendió que esto afectaría también a las personas que los rodeaban, y que a ella también le tocaría un fuerte remanente de la frustración que cargaría Beckett. Le acariciaba la cabeza a la joven mientras trataba de buscar una respuesta o solución a este conflicto que se las avecinaba. Nada, no se le ocurría nada. Trato de recomponer a la niña con unas palabras que sabía eran más un sueño que una esperanza.
-No te preocupes mi vida, ya verás que algo pasa y todo esto se soluciona con un final feliz para todo.- y cambia su vos de frustrada a decidida.- eso aunque tenga que encerarlos a los dos una semana juntos hasta que se den cuenta que uno no puede vivir sin el otro.
-Espero que no llegue a eso.-y volvió a reír.- pues eso sería una masacre. Se arrancarían hasta los ojos. ¿Por qué serán tan cabezones?
-No lo sé cariño, y ahora para que te animes un poco llégate hasta el laboratorio y mira a ver si las pruebas de toxicología que pedí ya están lista.
Alexis salió rápido rumbo al laboratorio, cual pequeña que le han dado un tarea importante, Lanie solo pudo sonreír mientras trataba de pensar que podría hacer para que ni la chica ni su padre ni su amiga sufrieran. Estaba medio frustrada pues nada de lo que le venía a la mente era posible o factible sin la ayuda de los propios protagonistas de este problema.
-Por lo que veo de Psicóloga no me ganaría la vida.- se dijo riendo ampliamente.- de forense mis pacientes son más fáciles de tratar.- y giro la cabeza cuando la amplia puerta de la morgue se abrió y un rostro conocido se mostró tras del.- Hablando del diablo y muestra los cuernos. ¿Tú no eras la que hoy no había venido a trabajar?- con cierta duda en su vos.
-Si pero Gates me mando a buscar urgentemente por el caso de hoy.- y recordando la analogía.- ¿A que vino eso del diablo y los cuernos, acaso hablabas de mi con alguien cuando llegue?
-Bueno la verdad que era no solo de ti. Hablaba de Katherine Beckett y de Richard Castle con Alexis. La pobre no sabe que va hacer.
-Lanie, eres mi amiga y te quiero pero a veces creo que te metes en cosas que no te incumben. Y más sabiendo que no me gusta que se metan en mi vida.- su voz sonaba realmente molesta, pero a todo esto su amiga solo respondía sonriendo esperando que terminara.
-Como acabas de decir soy tu amiga y por eso me meto.- hiso un paréntesis para asegurarse que la estaba mirando a los ojos.- Y sobre que no se metan en tu vida, está bien, siempre y cuando tu vida no afecte a terceras personas.
-A terceras personas.- la cara de Kate empezó a cambiar lentamente.- ¿De qué personas hablas?
-Empecemos por Javi, Ryan y por mí para terminar en Castle y su hija Alexis.
-¿Y por qué mi vida puede afectar a tanta gente?- su voz sonaba como si ni ella misma supiera lo que preguntara.- No sé qué les vaya a afectar como manejo mi vida.
-Ves eso es exactamente lo que temía. Haces negación total de toda tu culpa en todo esto.- se había enfadado y ahora Beckett tendría que aguantar su mal humor.- Y si después de lo que te voy a decir decides romper nuestra amistad me va a dar exactamente lo mismo. Pero no voy a soportar tu mal humor porque estés molesta con el mundo cuando deberías estar molesta contigo misma.
-¿Lanie pero que te pasa, porque te pones así conmigo?- Kate se asustó nunca vio a su amiga así de molesta con ella.
-Pues estoy molesta pues no miras los alcances de tu cabezonería ya a las personas que puedes afectar. Empecemos por los que trabajan a tu alrededor Javier y Ryan no tiene por qué pagar te sientas frustrada con los hombres, yo soy tu amiga pero cada vez que entras por esa puerta molestas porque el escritor de saco de tus casilla empiezas a decir cosas sin detenerte a ver quién está a tu alrededor tratando de consolarte. A Castle, pues Castle se cansó que lo tuvieras jugando al gato y al rato, él se muere por ti y tu haces como si te fuera indiferente, cuando las dos sabemos perfectamente que se te mojan las bragas por estar en su cama.- la cara de Beckett se puso colorada de pura vergüenza incontrolada.- el hiso lo que tenía que hacer irse, pero eso hace que otra persona también sufra. Su hija que ama a su padre y no soporta verlo sufrir y menos sabiendo que no puede hacer nada para alegrarlo, porque la persona que tiene el remedio están cabezona que no lo va a remediar. Lo más triste no es que la chica lo vea sufrir y no pueda hacer nada, lo más triste es que ella tema que el empiece a huir y por alejarse de lo que siente se aleje de ella también sumiéndose en un mundo enajenado de la realidad.
Lanie se calló y cruzo los brazos con pose de enojada, mi entras Kate cambio su cara de vergüenza por una de tristeza infinita y dos fugaces lagrimas empezaron a surcar por sus aun avergonzadas mejilla. Nunca se había detenido a pensar el alcance de sus actos, en verdad de ningunos de sus actos en su vida, hasta eso momentos. Siempre pensó que solo sufría ella por sus cosas, sus problemas y frustraciones. Las palabras de su amiga le habían calado en lo más hondo de su ser y se sentía impotente de decir nada. Solo quería empezar a llorar como lo había hecho anoche cuando se enteró que Castle se iba de la comisaria, pero seguía ahí rígida con ganas de expresar sus sentimientos sin la menor idea de cómo hacer. Sintió una silla a su costado y se derrumbó en ella con su cara entre sus manos.
-Ahora cuéntame todo lo que pasa por esa alocada y dura cabeza tuya.- Lanie la noto deshecha y quiso que se aliviara.
-Pues que soy una tonta egoísta que solo piensa en mí y en lo que yo siento.- dijo sin mostrar su cara.- hasta ahora me doy cuenta que Castle se comportó como persona adulta y yo como la inmadura cuando creí que era al revés. Ahora entiendo por qué me quiere lejos de él, prefiere desaparecer que seguir esperando por esta egoísta cobarde que no lo merece.
-Waoo, gran paso, aceptación. Aunque no comprendo la resignación con que lo dices, pero de todas formas es un gran paso.- Lanie había recuperado la sonrisa
-Eres malísima como Psicóloga lo sabias.- ella también empezó a mostrar su cara embozando un tímida y débil sonrisa.
-Eso mismo le decía a mis “pacientes” momentos antes que entraras.- y ambas volvieron a reír.- ¿Y ahora después de estas revelaciones a ti mismas que vas hacer?
-Morir
-Que trágica. Por qué no intentas conquistar al el escritos de los hermosas ojos azules.
-Porque no va a servir de nada, ya ambos estamos al tanto de lo que sentimos el uno por el otro y no ha servido de absolutamente de nada sique con la intención de irse de aquí y alejarse de mí.
-¿Y por qué no me has contado todo eso antes?-
Su amiga atrajo su silla hasta estar lo más cerca que puedo de Kate, la cual con pose de fatigada le empezó a contar todo lo que le había ocurrido desde anoche hasta hacia penas 30 minutos en el despacho de Gates. Lanie se asombra a cada momento de lo que iba escuchando y en más de un momento tuvo que aguantar la risa, sobre todo en la parte en que Castle le dijo que parecía una adolecente malcriada. Cuando termino Kate parecía más calmada, al desahogarse le había dado un poco de paz aun cuanto se sentía terriblemente mal. Su amiga se encontraba pendiente de cualquier reacción que tuviera, acariciaba el antebrazo y la mirada con una dulzura infinita, una mirada completamente diferente a la de molestia y enojo con que le había hablado unos minutos atrás. Al sentirse comprendida y protegida Kate la miro y le pregunto.
-¿Y ahora que hago?
-Bueno de todo lo que me acabas de decir y sabiendo que, aun estando molesto el contigo, que ambos están enamorados, es posible que este infausta situación que lo ha unido al menos por el momento te da la posibilidad se solucionar todos tus errores y engancharte al cuello de tu escritor de misterio favorito.- y con una sonrisa mordaz.- ahora a aplicar todos tus encantos y tus trucos femeninos, y si tienes que meterlo en tu cama pues hazlo. Pero no lo dejes escapar.
-Lanie, que cosas me dices. Ahora mismo no se ni como mirarlo a la cara como puedes siquiera insinuar que me acueste con él.
-Dios que pesimismo, mira tú relájate piensa que lo de ayer no paso y empieza a tratarlo como si nada hubiese pasado y veras como se relaja y pueden salvar su amor.- lanza un suspiro al aire que Kate no puedo más que reír como un niña.
-Ay Lanie eres una cursi romántica empedernida.- y sonó su teléfono, al sacarlo noto que era el que la llamaba y tratando de controlar su emoción le dijo.
-Beckett
-¿Te de moras mucho? Es necesario que empecemos a ver todo lo relacionado al asesinato para ver si hayamos a Laura
-Lanie me estaba dando los pormenores de la autopsia del guardaespaldas.- y le hacia una seña de urgencia para que le buscara el expediente.- voy enseguida para allá enseguida para ponerme al tanto de todas las pista que hay.
-Yo solo te llamaba para decirte que como al parecer nos vamos a quedar hasta tarde, le pedí a los chicos que fueran a buscar comida. Pedí chino, pero no sé si tú quieres otra cosa.
-No, no lo que tu entiendas está bien.- dijo como si fuera una niña pequeña.- en seguida estoy contigo con el expediente.
-Está bien cuando subas te pondré al tanto de lo que he averiguado, mientras te dejo.
La voz de Castle ni remotamente había sido, durante toda la corta conversación, la de siempre cuando ellos hablan. La pareció triste alejada. Pero que la llamara ara avisar y preguntarle si quería algo específico, la lleno de una pequeña dicha y al ver su semblante Lanie le lanzo una mirada llena de picardía.
-¿Y bien el escrito de tus sueños ya cambio de parecer con respecto a irse?
-No lo creo su voz no era su voz era tiste melancólica, me dijo que había mandado a comprar chino para comer y si yo quería otra cosa.
-Vez eso es un hombre, no el animal de Javier Expósito, aun molesto contigo se preocupa por ti, que haces ahí sentada que no has salido corriendo a donde está el, dale coge el expediente y vete. Ah.- dijo cuándo Kate estaba ya en la puerta.- procura tenerme informada de todo si no quieres si no quieres venir a hacerle compañía a mis “pacientes”.- Kate rio y salió, mientras por la otra puerta una cabeza rojiza empezó aparecer tímidamente.- ¿S puede saber por qué tardo tanto jovencita?- le dijo a Alexis con pose de molesta que cambio enseguida por su hermosa sonrisa.
-Este yo… no habían terminado cuando llegue y tuve que esperar.
-Mientes de pena.-Lanie seguía sonriendo mientras Alexis ponía sus mejillas del color de su pelo.- esas pruebas ya estaba listas cuando saliste de aquí. Cuanto oíste de la conversación entre la detective y yo.
-Casi todo.- poniendo la cara que pone todo niño cuando es pillado en falta.
-Pues si lo has oído casi todo cambia esa cara y pon la de felicidad, que esta historia tiene grandes posibilidades de terminar como cuento de hadas.- y poniendo pose de jefa.-ahora recoge vamos a salir a comer algo y te llevo a casa, que por lo que he oído hoy no quiero tener que chocar con la ira de tu padre.
Las dos rieron y empezaron a recoger para irse. Lo que a Lanie le había dicho empezó a rondarle la cabeza a Alexis y volvió a decirse para sus adentros que no le importaría decirle “Mamá” a Kate. Lanie la saco de sus pensamientos con un.- ¿Lista?- ella asintió con la cabeza y ambas salieron riendo y abrazada de la morgue.

Hecman
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 21/01/2013
Edad : 40
Localización : miami fl

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por macucaro el Jue Mar 14, 2013 1:25 am

Me gusta mucho tu historia, esta Lanie es increible espero que con su ayuda y un poquito de suerte este dos puedan arreglar lo suyo, sigue pronto Happy Clap

macucaro
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 15/02/2013
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Yaye el Jue Mar 14, 2013 3:59 am

Me gusta, espero que estos dos puedan arreglar pronto las cosas.

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aunque no te guste lo hare. Capitulo 4 (volver a escriber despues de casi un mes)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:22 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.