MI VIDA SIN TI, Epílogo

Página 6 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por ZOMAtitos&Oreos el Dom Abr 07, 2013 4:26 am

¿que pasara cuando castle vea a beckett? ¿Que pasara con bracken? Continualo que en mi cabeza solo hay preguntas.
me a encantado sigue
BESOSS
Kiss

ZOMAtitos&Oreos
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 862
Fecha de inscripción : 02/02/2013
Localización : Con los ZOMAtes parlantes XD

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Kate&Rick el Dom Abr 07, 2013 5:00 am

No me perdono no haber leido tu fic con anterioridad. Ayer por la noche me dio por entrar, empezar con tu historia y te puedo decir que me lei los 8 capitulos del tiron. Thumb Thumb Me ha dejado un poco desconcertada el que haya otro testigo oculto, ¿sera alguien conocido?. Think Think

Una de las cosas que mas me han gustado son las citas previas a cada capitulo. Prometo comentarte en cada continuacion que publiques y tengo unas ganas terribles de "escuchar" lo siguiente:

Juez......- "Señor Stewart llame a su siguiente testigo"
C. Stewart.- "Llamo a declarar a ... Katherine Beckett"


I\'m Dead

Kate&Rick
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2867
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Edad : 50
Localización : MADRID

Ver perfil de usuario HTTP://mavilu.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Mizz_Castle el Dom Abr 07, 2013 6:42 pm

Increible fic, en un dia lo eh leido y me a encantando, y ahora estoy ansiosa por saber la continuacion!! Clap

Mizz_Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 29
Localización : Paris

Ver perfil de usuario http://mizzbones87.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Invitado el Lun Abr 08, 2013 5:26 am

¡Perdón, perdón y perdón! Siento no haber comentado, me había nombrado fan de tu historia y los días que falto. Facepalm La verdad es que los malditos estudios no me dan un asalto y la verdad es que el tiempo que me queda no me quedan más ganas de trabajar con el ordenador, pesé a todo desde el móvil te leo cada vez que actualizas. Me encanta, creo que esto cada vez va a mejor.

De los dos últimos capítulos, solo puedo decir que el primero fue un poco díficl a la vez que triste, el ver como ella sola lo cría y como el está desemparado por la noticia de su pequeño. Crying or Very sad

Parece que queda muy muy poco para el feliz reencuentro, ¿o no tan feliz? La verdad es que es si yo fuera Rick me costaría perdonarla, pesé a todo creo que será bonito de leer y como hago con tu historia navegar mentalmente a esos momentos.

Espero que continues, te leo, pesé a no poder casi comentar sigo aqui. Muchas gracias por esta historia, me encanta. Kiss

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Mar Abr 09, 2013 6:52 am

¡Hola! Otra vez por aquí. Gracias a todos los que leéis y comentáis, siempre es agradable saber que os gusta lo que una escribe. En el capítulo de hoy estaremos un pasito más cerca del reencuentro, aunque no tengo muy claro cuánto tardarán en volver a verse, porque cuando empiezo a escribir, los personajes toman su rumbo y la mayoría de las veces son difíciles de controlar. Espero que os guste este capítulo.

Que tengáis una buena semana. Hasta el viernes.



AVISO: Aunque los principales personajes pertenecen a Andrew Marlowe, otros que aparecen y todos los lugares y situaciones que se describen en esta historia, son producto de mi imaginación. Si por alguna casualidad, algo resultara conocido de haberlo leído en otro fic de Castle, es pura coincidencia. Si al narrar algo, cometo algún error sobre algún tema de los tratados, ruego que disculpéis mi ignorancia y mi atrevimiento a escribir sobre ello.





Capítulo 9:

“Solo existen dos días en el año en los que no se puede hacer nada.

Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal

para amar, creer, hacer y principalmente vivir”

Dalai Lama



El juicio contra el senador William H. Bracken, era la principal noticia de todas las cadenas de televisión. Bracken, había sido un político muy popular y mediático. Además de tener ideas novedosas y progresistas en cuestión de política, era un hombre que salía bien en televisión, tenía atractivo y siempre que era entrevistado se comportaba de manera amable y educada. Tenía muchos seguidores. Por eso, cuando fue detenido y se empezó a filtrar en prensa y televisión la cantidad de delitos en los que estaba implicado y de los que era culpable, la opinión pública se le echó encima, fueron muchos los que se sintieron estafados y desengañados por las sucias artimañas del político.

En el tiempo que había estado en la cárcel, su posterior hospitalización y su vuelta a prisión, muchos ciudadanos empezaron campañas de protesta y crearon foros y plataformas en internet entre otras cosas, para apoyar a las víctimas de Bracken, que eran varias. Algunos más osados se habían dedicado a insultar y hostigar a la familia del senador, teniendo que intervenir la policía en varias ocasiones. Estas acciones habían sido noticia más de una vez y ahora que sería el juicio, se temía que en las inmediaciones de la corte suprema de la ciudad, se formaran tumultos y alborotos entre los allí presentes.

La última noticia que se tenía es que el juicio sería público y con jurado popular, que había sido elegido entre distintos ciudadanos, así que Castle ya le había dicho a los chicos, que en el momento que empezara este, dejaría de ir por la 12th pues no quería perdérselo. No podía evitar sentirse triste y ansioso a la vez. Sobre todo triste porque Kate no estaba allí con él, para disfrutar juntos de lo que iba a ser sin ninguna duda, el fin de la carrera de Bracken y vengar así y de una vez por todas la muerte de Johanna Becket. Ella se merecía haber sido testigo de la vergüenza pública del senador y poder estar allí cuando se lo llevaran a la cárcel de por vida para mirarlo a los ojos y decirle quien había ganado al final.

Pero Kate no estaba y en su lugar iría él, a estar pendiente de todo para que no se olvidasen de nada de las barbaridades que había cometido. En prensa solo había salido los caso más llamativos en los que se había visto envuelto, de Johanna Becket, y los policías corruptos no se decía nada, a pesar de saber Castle que Kate iba a ser llamada como testigo de la acusación, por lo que imaginaba que la fiscalía del estado había tenido más que tiempo de investigar toda la basura que rodeaba al senador.

Al final nadie se había puesto en contacto con él, pero a pesar de todo, si no trataban ese tema tan importante, ya se las apañaría para declarar y si no le dejaban convocaría una rueda de prensa, pero el mundo tenía que saber por fin que entre los crímenes de Bracken estaba el de haber matado a Kate, a su madre y al hijo de ambos.

Castle se dedicó en esos días a revisar todo el material que había ido recopilando, tanto de lo que había en casa de ella, como lo que él había averiguado, lamentando que los papeles custodiados por el señor Smith, se hubiesen perdido en aquella explosión, en previsión de que pudiese necesitarlo, no sabía si al final lo buscarían para declarar o no, pero por si acaso quería estar preparado.

Esa mañana llegó al cementerio, con las dos rosas como de costumbre. Las cambió por las del día anterior y se sentó a hablar con ella y contarle que el juicio contra Bracken sería en muy poco tiempo, que por fin se haría justicia con Johanna Becket y las otras víctimas y que estaba deseando que el mundo supiese que fue él quien la mató. También volvió a lamentarse de que no pudiese estar presente para ver que toda su lucha y esfuerzo iban a ser recompensados por fin.

Más de tres horas estuvo allí sentado hablando con ella de mil y una cosas, diciéndole lo que la quería y la echaba de menos y lo feliz que hubiese sido de haber conocido a su hijo, para terminar pidiéndole que esperaba que no se cansase de oírle hablar siempre de lo mismo.

Más de una vez se había dicho que era absurdo que fuese allí cada día a hablar con alguien que no podía escucharle, incluso le había llegado a preguntar a su madre si estaba loco por hacerlo, a lo que ésta le contesto, que de ninguna manera, que era una forma como otra cualquiera de sobrellevar su dolor, y debía ser así porque los ratos que pasaba en el cementerio hablando con ella, le iban aliviando poco a poco su pena y ayudándolo a superarla.

Salió del cementerio y aprovechó el buen tiempo que hacía para dar un largo paseo. Pasó por un quiosco y compró un comic y una revista que le llamó la atención. Llegó a Central Park y se sentó en un banco a leer tranquilamente. Aquel día no le apeteció ir a la comisaría, aunque llamó a su madre para decirle donde estaba y que estaba bien. Cuando le empezó a entrar hambre compró un perrito caliente y siguió leyendo otro rato, hasta que se cansó de estar sentado y decidió seguir caminando.

Cuando empezó a oscurecer y casi sin darse cuenta sus pasos le llevaron hasta el antiguo apartamento de Kate, donde no había vuelto desde que estuvo con Lanie. Después de recoger todas sus cosas, había alquilado un trastero y las había guardado allí junto con sus muebles y todas las pertenencias de su padre. Ella había ido amueblando su nuevo piso con tanto cariño y dedicación que él se sintió incapaz de deshacerse de ninguna de sus cosas. Miró hacia arriba y vio luz en las ventanas, lo que le hizo suspirar pensando en quien estaría ahora viviendo en su casa.

Siguió andando por esa zona de la ciudad que tan familiar se le había hecho y a la que no había vuelto, al no sentirse capaz de enfrentar los recuerdos y sorprendiéndose al recordar muchas vivencias que había tenido allí con Kate y ser capaz de hacerlo sin la angustia que antes le embargaba.

Fue evocando todos los momentos que había pasado con ella, en el italiano de la esquina de su calle, donde hacían la mejor pizza de cuatro quesos del mundo, según palabras textuales de Kate, o cuando comían en el restaurante chino favorito de ella y se daban de comer el uno al otro, con los palillos, como dos adolescentes.

Paseó también por el parque cercano donde ella salía a correr y él la había acompañado más de una vez. Dio un largo paseo por todos y cada uno de los lugares que tanto habían frecuentado en el barrio de ella y después de mucho andar, empezó a notar el agotamiento y volvió a su casa. Estaba solo, se sirvió un vaso de zumo y se dirigió a su estudio, donde encendió la televisión. Estaban hablando de Bracken, como era habitual en los últimos días, y anunciaron que el juicio comenzaría el próximo lunes.

Sintió renovarse sus fuerzas, empezaba la cuenta atrás, para que todo acabase por fin. Por primera vez, después de haber terminado la saga de Nikki Heat se sintió en paz consigo mismo y sacó el ordenador para volver a escribir.

Se le había ocurrido que podría escribir un libro contando todo el caso Bracken, él no era periodista de investigación, pero había leído tanto sobre este y todo lo que le rodeaba, que pensó que el mundo debía conocer la verdadera cara de uno de los políticos más conocidos del país. No sabía como quedaría el libro, ni si llegaría a publicarlo alguna vez, pero estaba decidido a hacerlo, aunque fuese para su propio disfrute.

Al día siguiente decidió volver a la comisaría, de momento no tenía nada que hacer allí, pero le apetecía charlar un poco con los chicos, por si pudiera servirles de ayuda, y si no estaban, se acercaría hasta la morgue a hablar con Lanie. Últimamente hablaban mucho, más de lo que lo hicieron nunca, y siempre tenían el mismo tema de conversación, pues hablaban de Kate, recordándola en cualquier momento o situación que se les ocurriera.

Esposito y Ryan estaban cada uno sentado en sus respectivas mesas, enfrascados en algunos informes.

- ¡Hola chicos!, ¿Qué tal todo?

- ¡Hola Castle! – contestó Ryan levantando la cabeza – ¿Vienes a echarnos una manos con todo este papeleo? – le dijo con una sonrisa sabiendo lo que el escritor odiaba hacer eso.

- Bueno, ya sabes que no es mi tarea favorita, pero es este último año, no he tenido más remedio que hacerme un experto en estos temas, ¿en qué puedo ayudarte? – preguntó solidario y dispuesto a ayudarlo.

- No hace falta, de verdad – dijo Ryan conmovido por su interés – tampoco vamos tan atrasados, es que de momento no hay ningún caso, así que algo hay que hacer.

- Pues a mí no me importaría que me echases una mano – dijo Esposito con una sonrisilla – ya que te has ofrecido – y se levantó para cederle su sitio a Castle, con la clara intención de endilgarle a este su trabajo, que él no tenía ganas de hacer.

Gates salió en ese momento de manera apresurada de su despacho, lo que hizo que Esposito volviese a sentarse como si se tratase de un niño pillado en falta en la escuela.

- Señor Castle – dijo sorprendida por su presencia, aunque sin poder disimular la sonrisa – no esperaba verlo por aquí.

- Iba de paso – mintió el escritor, pensando que lo echaría ahora que había terminado de revisar todos los antiguos casos de Kate y allí ya no tenía nada que hacer – solo subí a saludar.

- Usted siempre será bienvenido en esta comisaría – dijo Gates pensando que más pronto que tarde volvería a tenerlo por allí alrededor de su mejor inspectora, que en breve y con toda seguridad volvería a reintegrase en la comisaria.

- ¡Vaya, gracias! – dijo realmente sorprendido.

- Tengo que salir a ocuparme de algo urgentemente – les dijo a los chicos – si alguien quiere hablar conmigo que tomen el recado, porque no estaré disponible hasta después del almuerzo – y volviendo a sonreír a Castle, ante la extrañeza de este, salió apresuradamente de allí.

- ¿Será que se nos ha echado un amante? – se preguntó Esposito con malicia.

- Pues si es así, le está cambiando el carácter para bien – dijo Castle – me ha sonreído, dos veces – dijo con asombro.

Lo que ninguno de los tres podía imaginar es que Gates acababa de ser informada de que Kate Becket acababa de volver a la ciudad y ella había preguntado si podía visitarla. Cuando le dijeron que si no lo dudó. Tenía que reconocer que había echado de menos a su mejor inspectora y sabía con certeza que ella querría saber como había transcurrido la vida en la 12th durante el tiempo que ella tuvo que ausentarse.



* * * * * * * * *
“No hay nada como volver a un lugar

que permanece sin cambios,

para descubrir cómo has cambiado tú.”

Nelson Mandela



Como le dijeron los abogados, Kate empezó a recoger sus cosas y a preparar el equipaje. Le sugirieron que viajara a Nueva York, en compañía de otros agentes y dejara a Ricky en Santa María con Pam y Jim, pero ella no se sintió capaz de separarse de su hijo y dejarlo allí. No porque no confiase plenamente en su padre y su amiga para cuidarlo, sabía que no podría estar mejor atendido, sino porque no quería pasar ni un instante lejos de él y menos para irse a la otra punta del país, sin saber cuánto tiempo tardaría en volver a verlo.

Así que al final y ante su rotunda negativa, decidieron que todos viajarían a la gran manzana. Se instalarían en otro de los muchos pisos francos con los que contaba el FBI en la ciudad, y Jim cuidaría de su nieto, mientras Kate iba a declarar.

No tenía mucha ropa, se había apañado todo el tiempo con lo que Pam le proporcionó para empezar su nueva vida. Solo había comprado alguna prenda, cuando estaba embarazada, pero por lo demás era poco lo que tenía que llevarse. En cuanto a objetos personales, solo tenía la cámara de fotos, el libro electrónico que le regalara su padre y que tanta compañía le había hecho, el ordenador portátil que le proporcionaron y que ni siquiera era suyo y el último libro de Castle, que compró en el pueblo en papel, aunque también lo tenía ya en versión digital.

En cambio el equipaje de Ricky si iba a ser más voluminoso, aunque solo se llevaría su ropa y algunos juguetes, ya que le dijeron que en el momento que se reintegrase a su vida de siempre, le harían llegar todos los objetos personales que dejase en la casita azul que había sido su hogar durante el último año.

Todavía no sabía con certeza la fecha del juicio, pero ella empezó poco a poco a despedirse de Santa María Beach, al final le había tomado mucho cariño al pintoresco pueblecito. A los más allegados, solo les dirían que tenían que irse por un asunto familiar sin entrar en más explicaciones, no es que hubieran hecho muchas amistades pero al ser gente sencilla y agradable y aquel un lugar pequeño, todo el mundo los conocía.

Mark y Kendra, que si sabían de su situación en el programa de protección de testigos, con el que ellos mismos colaboraban, también estaban al tanto de su próxima partida. El doctor Lester también ejercía de pediatra de Ricky, así que las visitas a su consulta habían sido continuadas.

Los últimos días que Kate pasó en aquel pequeño pueblecito, los dedicó a pasear por la playa, por las alegres calles y plazas y a fotografiar cada detalle, por pequeño que fuese para mostrarle a Castle, cuando se reencontrase con él, lo que había sido su vida durante el tiempo que tuvieron que estar separados.

Cuando Pam le comunicó que en dos días salían para Nueva York, pues el juicio empezaba al siguiente lunes, le entró un ataque de angustia, al pensar que tendría que enfrentarse no solo a Bracken, sino a toda la vida que había dejado allí. Aunque no sabía cuándo la llamarían a declarar, era conveniente, que estuviese allí desde el comienzo del mismo, preparada para cuando llegase el momento.

Como casi un año antes, metieron el equipaje en la furgoneta y se dirigieron al aeródromo de Santa Catalina. Conducía Pam, y Jim ocupaba el asiento del copiloto. Kate iba detrás con Ricky sentado en su silla adaptada. Estaba nerviosa y en un vano intento de calmarse iba hablando con su hijo. Le cogía la manita al niño y mirando por la ventanilla le decía:

- Despídete de la playa cariño, dile adiós a la arena y al mar.

- Abababababa – decía Ricky por toda respuesta.

- Mira Ricky, mira esas vaquitas – le decía – dile adiós, cariño, dile que vas a conocer a tu papá.

- Papapa – decía el niño haciendo que a su madre se le cayese la baba y le diese un beso en el cachete.

Kate le había enseñado a su hijo multitud de fotos y videos donde Castle aparecía, en un esfuerzo de que el niño supiese quien era su padre, aunque Pam, le decía que el niño era demasiado pequeño para asociar las imágenes que ella le enseñaba, con la figura paterna, y también le decía más de una vez y con cierto temor, que no debía arriesgarse con sus comentarios, a descubrir quien era el padre de Ricky.

Anochecía cuando llegaron al aeródromo. Ya había gente esperándolos y unos oficiales se encargaron de descargar la furgoneta y cargar todas sus pertenecías en el avión privado que los llevaría a Nueva York.

Se instalaron en sus asientos y esperaron pacientemente hasta que llegó la hora de despegar. El comandante se presentó y les comunicó la duración prevista del vuelo, y el tiempo que hacía en la localidad de destino. El viaje duraría varias horas, afortunadamente tenían todas las comodidades. Jim observaba a su hija, que en todo momento llevaba al niño en brazos, aunque habían subido a la cabina su silla del coche que habían amarrado con el cinturón de seguridad, a uno de los asientos, para que estuviese más cómodo durante las largas horas que duraría el vuelo.

Kate hablaba poco, solo lo que le decía al niño, para entretenerlo. Estaba muy nerviosa, no sabía cuando tendría que declarar ni cuando podría ver a Castle. Pam le había dicho que con toda seguridad, tendría que quedarse en el piso franco hasta que terminase todo el proceso, que debería tener paciencia pues sería largo y que lo más seguro es que no pudiese salir de allí, hasta que se dictara sentencia, pero realmente ella tampoco estaba muy informada y solo eran conjeturas.

No le hacía nada de gracia tener que volver a permanecer encerrada, y le preocupaba que Ricky también tuviese que estar prisionero, pero Pam le aseguró que ella misma se encargaría de salir a pasear con el niño todos los días, aunque ella no pudiese acompañarlos, que no se preocupase, porque le habían comunicado que la casa donde estarían esta vez, tenía un pequeño jardín privado, fuera de la vista de los curiosos, pues habían pensado en que tanto ella como su hijo , necesitarían que les diese el sol y el aire de vez en cuando.

Terminó de darle de comer y cuando se le quedó dormido en los brazos lo colocó en su sillita y lo tapó. Le dijo a su padre que estuviese pendiente mientras ella iba al baño. Entró y cerró la puerta. Se miró al espejo. Aunque tenía el pelo un poco más largo que antes, aun lo llevaba corto, solo le llegaba a los hombros. Había seguido manteniendo el rubio platino, casi decolorado y aunque se había bronceado un poco, producto de sus diarios paseos por la playa, sabía que ahora que tendría que volver a estar encerrada, lo perdería más pronto que tarde. Además seguía estando muy delgada. En definitiva y a pesar de todo, no tenía mucho mejor aspecto que cuando tuvo que salir tan precipitadamente de Nueva York.

- “¿Iría a declarar con ese look?” – no pudo evitar preguntarse.

Y es que no se imaginaba entrando a la sala de audiencias vestida con una falda larga de flores o esos pantalones anchos que llevaba puestos en ese momento.

- “¿Le seguiré gustando a Rick con estas pintas?” – era otra de las preguntas que se hacía con más frecuencia, incluso le había preguntado a su padre si le parecía que estaba atractiva, o si por el contrario estaba muy rara.

Su padre sonreía diciéndole que lo principal era que estaba viva, y que para él era la más guapa de todas las chicas, tuviese el pelo como lo tuviese, pero que claro, que eso era amor de padre, aunque estaba más que seguro que a los ojos de Castle, una vez que se repusiera de la sorpresa de su reaparición, que era lo que más le interesaba a ella, también estaría bellísima.

Seguía mirándose y absorta en sus pensamientos, cuando sintió que tocaban a la puerta y a su padre preguntándole si se encontraba bien. Abrió la puerta y salió al exterior.

- Nos han servido ya la cena – le dijo Jim – deberías comer algo.

- De acuerdo – dijo volviendo a sentarse en su asiento al lado de su hijo.

Comió sin ganas. Nunca le había gustado la comida de los aviones, y ese aunque era privado, no era distinto de los demás. Después de comer, encendió su libro electrónico y empezó a releer por enésima vez uno de los libros de Castle, hasta que se quedó dormida con el libro en la manos.

El balbuceo de Ricky la despertó, aún era muy temprano, aunque el día empezaba a clarear. Se desperezó mientras besaba al niño, que estaba un poco inquieto, supuso que habría que cambiarlo. Cogió la bolsa del portaequipajes y lo sacó de su silla para ponérselo sobre el regazo y cambiarle el pañal, aprovechando que todos los demás dormían. Después de cambiarlo se lo puso al pecho, ya le prepararía un biberón si se quedaba con hambre.

De momento se quedó satisfecho, con la toma que le dio y sentada junto a la ventana, empezó a enseñarle las nubes, como las de su habitación y a cantarle flojito una canción de un autobús que le encantaba.

Pam y Jim, se despertaron a tiempo para tomar el desayuno que ya estaban preparando. Después de desayunar, el comandante anunció que en poco menos de una hora aterrizarían en el mismo aeródromo militar de Nueva Jersey desde donde salió para California.

Sentía un nudo en el estómago, iba a volver a verlo en unos días, no sabía cuantos, pero estaba claro que iba a verlo. Por ella se pondría en contacto con él en cuanto aterrizase, pero lógicamente tendría que esperar a que la llamasen a declarar, mientras, seguía muerta para el resto del mundo. Pensó también en Lanie, Esposito y Ryan, intuía que sus amigos estarían muy tristes y esperaba que entre todos hubiesen ayudado a Castle, porque estaba más que segura, que era él quien peor lo habría pasado.

Pensó también en Gates y no pudo evitar sonreír al hacerlo. La gran dama de hierro, había terminado siendo una gran aliada, ella se encargó de tramitarlo todo para evitar que la mataran, cosa que tendría que agradecerle siempre. Además ella era la única que sabía que seguía con vida. Pam le comentó en varias ocasiones, que se comunicaba con ellos con la mayor discreción posible y a través de sus contactos, para interesarse por ella y su familia, incluso le habían hecho llegar su sincera felicitación cuando dio a luz.

El auxiliar de vuelo, anunció por el altavoz que debían prepararse, pues aterrizarían en unos minutos. Se sentaron todos y abrocharon sus cinturones. Kate tomó la manita de Ricky que gorjeaba feliz, agitando una sonaja que hacía ruido. El avión aterrizó con suavidad y en menos de media hora estaban en una furgoneta negra de cristales tintados, con todo su equipaje de camino al que sería su nuevo hogar en los próximos días.

Amanecía en Nueva York, cuando la furgoneta entro en el garaje de un edificio. No se pudo fijar muy bien en que zona de la ciudad estaban. Bajaron del coche y entraron a un ascensor que solo subió dos pisos, por lo visto su nueva casa estaba en la planta baja de la finca. El agente que les acompañaba abrió la puerta y los invitó a pasar. Era un apartamento amplio, y bastante sobrio en la decoración, aunque con todas las comodidades, lo mismo que el otro que ocupó antes de irse. El salón tenía una gran cristalera que daba a un pequeño jardín trasero. Le enseñaron su habitación donde también había una cuna y un cambiador para el bebé. La habitación al lado de la suya sería ocupada por su padre y Pam, que la acompañaría durante todo el proceso, ocuparía la del fondo del pasillo. Ella dejó a Ricky en un corralito que había en el salón, con varios juguetes, donde el niño empezó a entretenerse, mientras ayudaba a organizar todas las cosas que traían.

Al cabo de un rato, Ricky empezó a protestar porque tenía hambre, y mientras ella lo sacaba para consolarlo, Jim se dirigió a la cocina a prepararle su biberón de cereales, que se tomó de un tirón y casi sin respirar ante los comentarios jocosos de los adultos, que no pudieron evitar echarse a reír al verlo comer con tanta desesperación.

- Es increíble, como traga este enano – dijo Jim con una carcajada – come como si hiciera un siglo que no lo hace.

- Si – corroboró Kate – cualquiera diría que lo mato de hambre – y retirando el biberón de la boquita del niño que empezó a protestar – respira hijo, que te vas a ahogar – pero viendo que se enfurruñaba y protestaba le volvió a ponerle la tetina en la boca, que el niño aceptó encantado y siguió comiendo con ansia.

Mientras terminaba de darle de comer se acercó Pam y encendió la televisión del salón que era donde estaban en ese momento. Estuvo buscando entre los canales hasta que dio con uno de noticias, del país y la ciudad, para estar pendiente de si salía alguna información interesante sobre el juicio.

- He hablado con una de las agentes – dijo Pam – aún no saben qué día te llamarán para declarar, así que es probable que los abogados vuelvan a hablar contigo, seguramente vendrán mañana.

- Estoy deseando que acabe todo esto ya y volver a llevar una vida normal – suspiró Kate – claro si eso es posible, porque me cuesta verme de nuevo ejerciendo de detective de homicidios.

Y como si la hubiesen oído, un oficial encargado de la vigilancia, les anunció que tenían una visita. Al preguntar quién era, Kate se impresionó al escuchar que Victoria Gates estaba allí, era la última persona que esperaba ver en ese momento, se levantó con el niño en brazos, esperando su entrada. Llamaron a la puerta y fue Pam quien abrió, invitando a pasar al capitán hasta el salón donde estaban todos. En un principio se mostró un tanto sorprendida ante el cambio de look y ese nuevo color de cabello, pero cuando esta le sonrió como saludo, la mujer se acercó a ella y ante el asombro de Kate le dio un abrazo cariñoso.

- Me alegro mucho de verla en tan buen estado – y mirando a un asombrado Ricky que no perdía detalle de aquella mujer – y este debe ser el pequeño Castle – y mientras le hacía una carantoña – no puede negarlo, es igualito a su padre.

A Ricky le cayó bien esa señora que le hacía monerías, y tan sociable y cumplido como era, se vio en la obligación de echarle los brazos para que lo cogiera, cosa que el capitán hizo con una amplia sonrisa.

- Veo que también ha salido a su padre en lo adulador, es increíble, con lo pequeño que es.

- Yo también me alegro de verla, capitán – dijo Kate sincera – ¿Quiere sentarse?

Gates se sentó con el bebé en el regazo. Saludó a Pam y a Jim y estuvieron hablando un largo rato. Kate le contó un poco de lo que había sido su vida durante esos meses y Gates le correspondió contándole, ante su enorme curiosidad, como había seguido la vida en la comisaría 12th, sin ella, sobre todo, el trabajo que le había costado permanecer callada siendo testigo mudo, de la desesperación y tristeza de todos, principalmente de Castle.

Le contó como le había echado en cara, que no le dijeran nada cuando sufrió las amenazas, y como había dedicado meses, a revisar todos y cada uno de los casos que ella había llevado, intentando buscar un posible culpable, aunque al final y debido al desarrollo de los últimos acontecimientos, ya todos sospechaban de Bracken, aunque ella insistía en negarlo por tenerlos lo más alejados posible de toda la investigación.

Kate no pudo controlar las lágrimas en más de una ocasión, cuando escuchaba lo que Gates le contaba, sobre todo cuando le hablaba de lo mal que lo había pasado Castle, pues no podía evitar sentirse culpable. Ahora solo quedaba esperar a que todo acabase y a que su vida volviese a ser el paraíso que era cuando tuvo que salir huyendo.

CONTINUARÁ…

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por EverKB el Mar Abr 09, 2013 7:55 am

POR FAVOR, SIGUE Awesome

EverKB
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 13/01/2013
Edad : 18
Localización : NYC

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por lovecaskett el Mar Abr 09, 2013 8:17 am

quiero que se encuentren yaaaaa Sad

lovecaskett
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 12/08/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz but I LOVE NYC

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Mizz_Castle el Mar Abr 09, 2013 8:41 am

Woow ya quiero la continuacion, el tan esperado reencuentro!!! Happy Clap

Mizz_Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 29
Localización : Paris

Ver perfil de usuario http://mizzbones87.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por KateC_17 el Mar Abr 09, 2013 8:50 am

uaaaa cada ves me vuelvo adicta a este fic!!! Big Crying me gusta, es maravillosoooo Inlove
ains ya estoy esperando con ansias el encuentro entre Kate y Rick, haber que pasara... Thumb y el pequeño Ricky ahhh... Heart es una preciosidad de niño jeje
sigueeee prontooo plisss que ya quiero saber que pasaraaaa... me tienes intrigadaaaa jeje Big Crying

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Yaye el Mar Abr 09, 2013 9:16 am

Que ganas de que sea el reencuentro ya, a Castle le va ha dar algo cuando la vea, se va a pensar que es una alucinación.

Me ha gustado mucho el capítulo. Continúa pronto.

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Mar Abr 09, 2013 9:18 am

Creo que hasta ahora no te lo he dicho Cata, me encanta las frases que usas en cada capítulo antes de desarrollar las vidas de Castle y Beckett por separado y lo bien relacionadas que están siempre con cada parte.

Con respecto a este capítulo, me agrada ver como ha cambiado la forma de ver a Castle de Gates después de que el escritor se haya pasado meses trabajando para hacer justicia por la muerte de Joahnna y de la persona que el cree muerta, Beckett.
Con el paso del tiempo es lógico que Castle ya sea capaz de recordar los momentos vividos con Beckett sin que le duela. Me pregunto como reaccionará cuando la vea después de todo lo que ha sufrido creyéndola muerta.

La parte de Beckett me encanta, es que Ricky me vuelve loca Love Ese niño es un pequeño Castle, es adorable. A Castle se le va a caer la baba con él.
Me gusta ese final con la con la visita de Gates. Me encanta como muestras a la capitana en tu fics, alejada de esa dama de hierro que vemos en la serie. Yo siempre he creído que detrás de esa fachada se esconde una mujer de gran corazón.

Fantástico, como siempre Cata. Estoy deseando leer el siguiente capítulo.

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por AlwaysSerenity el Mar Abr 09, 2013 11:07 am

Ojala que en el siguiente capi se reencuentren Love
Te esperamos el Viernes Wink

AlwaysSerenity
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 966
Fecha de inscripción : 14/10/2012
Edad : 19
Localización : Málaga (Andalucia) España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por L-beckett41319 el Mar Abr 09, 2013 11:20 am

Siguee por diooos! Que ganas tengo de leer el esperado reencuentro entre nuestra parejitaaa!
Me ha encantado sube el siguiente prontooo! Jaja

L-beckett41319
As del póker
As del póker

Mensajes : 355
Fecha de inscripción : 23/02/2013
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por castle&beckett..cris el Mar Abr 09, 2013 12:10 pm

JUNTALOS YAAAAAA

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Jorja el Mar Abr 09, 2013 12:12 pm

Apague el celular en la universidad para no tentarme a controlar el mail sabiendo que hoy actualizabas.... Llegue y lo primero que hice fue leerlo! Muy buen capítulo, espero que los juntes pronto, aunque temo la reacción de Rick con Kate, no con el pequeño.

Jorja
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1887
Fecha de inscripción : 12/03/2011
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/jorja07

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por macucaro el Miér Abr 10, 2013 3:23 am

!!Por fin está Kate en Nueva York!! ya queda menos para el reencuentro. Sinceramente te digo que estoy haciendo acopio de clinex para ese momento, con la sensibilidad que escribes y como nos muestras los sentimientos de los personajes, ese momento va a ser épico seguro.
Te leo el viernes Clap

macucaro
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 15/02/2013
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Kate&Rick el Miér Abr 10, 2013 3:39 am

Por Dios cuanto tarda en empezar ese juicio?. Mad Mad Mad

Kate&Rick
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2867
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Edad : 50
Localización : MADRID

Ver perfil de usuario HTTP://mavilu.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por agecastbet el Miér Abr 10, 2013 6:19 am

No se si voy a poder aguantar tanto ¡¡¡¡¡¡¡ ya tengo ganas de que se acabe el juicio y de que todo vuelva a la normalidad, que no se por que pero me da que no va a ser tan fácil, como creemos, temo la reacción de Castle, enterarse de nuevo que Kate no está muerta y de que tiene un hijo al que no ha podido ver nacer, ni crecer estos meses puede que se le atragante un poco. jajajajajaja
Siempre pensando mal, así si no acierto me llevo una grata sorpresa, jajajaja
Bueno sea como sea quiero el siguiente pronto que estoy en ascuas, ya se van a encontrar, jajajajajajaja
BESOTESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

agecastbet
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2971
Fecha de inscripción : 27/12/2012
Localización : En la colina del loco - Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por _Caskett_ el Miér Abr 10, 2013 6:53 am

me encanta, continua pronto

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Vie Abr 12, 2013 3:16 am

¡Hola! Aquí estoy de nuevo. Sí, lo sé, tenéis muchas ganas de que se vuelvan a ver y todo eso, yo también. Los que me habéis leído antes en otras historias, saben lo que me enrollo cuando escribo y eso me pasa aquí, empiezo a escribir y cuando vengo a darme cuenta, he escrito un montón de hojas y al final no llego a la parte importante. Lo siento, pero no sé hacerlo de otra manera, solo deciros que cada capítulo que pasa es uno menos que queda para que se vean y como me pedían por ahí espero ser capaz de poner muchos arco iris y unicornios en ese capítulo.

Quiero también advertir que no tengo ni pajolera idea de temas legales. Lo que he escrito sobre el juicio es porque me suena de mis tiempos de antigua seguidora de “La ley de Los Ángeles” y seguidora actual de “The good wife”, así que como es más que probable que haya escrito algunas burradas, os ruego que disculpéis mi ignorancia y mi atrevimiento por hablar de lo que no sé.

Gracias a todos los que leéis y comentáis, de verdad, hay comentarios que me han llegado al alma y me han hecho sonrojar. Espero que aunque no sea lo que esperáis, también os guste este capítulo.

¡Feliz fin de semana! Hasta el martes.







Capítulo 10:



“Si la justicia existe,

tiene que ser para todos;

nadie puede quedar excluido,

de lo contrario ya no sería justicia.”

Paul Auster



El día del juicio amaneció nublado y ventoso, acorde con el ánimo de todos. Empezarían a las diez de la mañana, y habían anunciado que dejarían entrar al público hasta que se llenase la sala de audiencias, por lo que Castle siendo previsor, se fue muy temprano, por si había mucha gente, como se esperaba, ya que primero quería pasar por el cementerio, como hacía a diario. Ese día solo estuvo unos minutos, despidiéndose de ella para ir a la Corte. Fue de los primeros en llegar, aunque le sorprendió encontrar a varias personas que ya estaban esperando, eran los trabajadores de una empresa que había quebrado debido a los sucios manejos de Bracken y que como él, y muchos más que irían llegando después solo querían verle la cara al desalmado que les había arruinado la vida.

Se colocó de los primeros cerca de la puerta, un policía de los muchos que había por allí y que se encargaban de la seguridad y de mantener el orden, les indicó que deberían de hacer una fila, que no querían jaleos, y que estaban autorizados para desalojar la zona si veían que empezaban los problemas. Había varios patrulleros, camiones de policía, así como camiones de distintas cadenas de televisión.

Los periodistas pululaban por toda la zona, buscando a quien entrevistar, y siguiendo a todos los que se acercaban por allí por si estaban directamente relacionados con el caso y podían obtener alguna exclusiva para sus cadenas. Castle que imaginaba que aquello podría pasar, pero nunca a tan gran escala, había tenido la buena idea de ponerse gafas de sol y un sombrero, que junto con la gabardina que llevaba, por supuesto todo en color negro, lo hacía parecer algún tipo de agente secreto.

Sabía que quizás exageraba en las precauciones, pero lo último que quería es que lo reconociera algún periodista y empezaran a preguntarse el motivo de su asistencia al juicio, y que tenía él que ver con todo eso. Sabía que siempre podía apelar a la excusa de la documentación para una de sus novelas, máxime cuando pensaba escribir una sobre todo lo relacionado con el senador, pero por si acaso no quería que nadie empezase a tirar del hilo y a hacer conjeturas y terminara averiguando, la relación de la muerte de su musa e inspiración para el personajes de Nikki Heat con Bracken. Ya llegaría el momento en que el mundo supiese quien había matado a Kate Becket, pero todo sería a su debido tiempo.

Tuvo que esperar más de dos horas, hasta que se abrieron las puertas. En ese tiempo, aprovechó, para prestar atención a todo lo que ocurría a su alrededor. Eran muchos los que allí había buscando venganza, querían ver a Bracken entre rejas, pues por su culpa habían perdido algo o a alguien valioso en su vida, sus casas, sus trabajos, sus familiares. Castle respondía educadamente si alguien le preguntaba, pero intentaba no inmiscuirse ni relacionarse con nadie. Realmente aquello se estaba convirtiendo en un circo romano.

Cuando por fin pudieron entrar, después de tener que pasar por un arco de seguridad, los policías que allí había, los fueron guiando para evitar aglomeraciones hasta la sala donde se celebraría el juicio. Era una sala muy amplia, la gente empezó a apresurarse para coger los mejores sitios. Castle pudo sentarse en segunda fila, bastante cerca de donde se desarrollaría todo. Se quitó el sombrero y la gabardina y guardó las gafas de sol en el bolsillo interior de la chaqueta, de donde sacó un cuaderno de notas Moleskine y un bolígrafo, pues quería tomar notas de todo lo que allí pasara.

Mientras que esperaba a que el juicio diese comienzo, empezó a anotar, como era el lugar, las personas que le rodeaban y de que acusaban al senador, con objeto de no olvidar nada y poder documentarse cuando llegara a casa esa noche y empezar así, a preparar el material para el que pensaba que sería su próximo libro.

Se acercaba la hora, ya habían llegado los abogados de la acusación acompañando al fiscal, así como los de la defensa. También habían entrado los miembros del jurado ocupando su lugar correspondiente. Solo quedaban el acusado y el juez que presidiría la causa. A las diez menos dos minutos cesó el murmullo del público, pues se abrió una puerta por la que salió el senador Bracken, custodiado por dos policías. Castle se sorprendió en un principio al verlo tan elegantemente vestido, no sabía por qué pero lo imaginaba ataviado con el mono naranja de los presidiarios. Era evidente que le habían llevado ropa para el juicio, y no un traje cualquiera, Castle reconocería a leguas un traje hecho a medida como el que llevaba.

En la cara y ademanes del acusado se notaban las secuelas del infarto cerebral que había sufrido recientemente, cojeaba de la pierna derecha y era evidente que tenía otras dificultades motrices, pues el brazo derecho permanecía en un cabestrillo, además estaba pálido y visiblemente más delgado, pero el aire de prepotente suficiencia que era característico de él, no lo había perdido, a pesar de la enfermedad y el encarcelamiento que había sufrido. Entró en la sala como si fuese el dueño del mundo, mirando a todos con superioridad y como si le estuviera perdonando la vida a alguien. La gente no se pudo aguantar y empezó a abuchearlo y a insultarlo, lo que fue enseguida cortado por un oficial que puso orden, al anunciar solemnemente al juez que entraba en ese momento en la sala.

- En pie – dijo el alguacil ceremoniosamente, haciendo que todo el público se levantase – preside el Honorable Juez Horace William Greyson.

- Pueden sentarse – dijo el juez cuando él mismo ya lo había hecho.

Empezó el proceso. Fue primero un abogado de la fiscalía, quien tomó la palabra para pasar a exponer todos y cada uno de los cargos que se le imputaban al senador Bracken. Eran tantos, que habló de forma general, para aclarar que irían profundizando poco a poco en cada uno de ellos, anunciando así, que el juicio iba a ser largo. Hablaron de asesinatos, extorsión, tráfico de armas y de estupefacientes y corrupción policial, entre otras barbaridades que había cometido el senador.

Ante tal cantidad de cargos, los murmullos de los presentes no se hicieron esperar, por lo que el juez tuvo que pedir silencio, golpeando con el mazo.

Al escuchar los cargos de asesinato y corrupción policial, Castle supo que por fin se haría justicia. Él mientras, no perdía detalle y tomaba nota de todo. Cuando la acusación terminó de exponer toda su argumentación, se dio paso a la defensa, que empezó a exponer sus razones para exculpar al senador.

Se llamó al primer testigo, relacionado con corrupción política y extorsión. Estuvo declarando casi toda la mañana, él y otra mujer, que había trabajado también para un consorcio de empresas, dirigido por Bracken, de la que además era principal accionista.

Castle tomaba apuntes y había observado que también lo hacían otros. Aunque el juicio era público, no se les había permitido la entrada a cámaras de televisión, ni ningún tipo de aparato de grabación, por lo que algunos periodistas, estaban como él, tomando notas.

Se hizo un descanso de dos horas para el almuerzo. Desalojaron la sala, Castle se dirigió a la cafetería de los juzgados, pero estaba abarrotada de gente, así que salió a la calle, pensando en que tardaría menos tiempo y maldiciéndose por no habérsele ocurrido llevarse algo de comer para no perder el sitio. Cerca de la puerta se había instalado un carro de perritos calientes, que estaba haciendo el agosto y no daba abasto. Compró uno y un botellín de agua y se volvió a la audiencia. Después de ir al baño, se quedó por allí hasta que los dejaron pasar de nuevo, para la sesión de la tarde. Ya había gente dentro, fue a buscar donde sentarse, cuando una señora a la que reconoció, como su compañera de asiento de esa mañana, le hizo señas diciéndole que le había guardado su sitio, cosa que Castle, agradeció con sorpresa y una sonrisa.

Por la tarde siguieron declarando varios testigos. Se sucedían las peguntas de la acusación y la defensa. A última hora de la tarde, se suspendió la sesión hasta el día siguiente. Castle estaba agotado, le dolía la espalda y el trasero de estar tantas horas sentado. Había tomado muchas notas, y pensando en el trabajo que le quedaba pendiente para esa noche, salió del tribunal para dirigirse a su casa.

Sintió vibrar el IPhone por enésima vez en ese día. Lo sacó y vio que tenía varios mensajes, el último de Esposito que le preguntaba como había ido todo, que Ryan y él habían seguido el juicio, por la información que habían estado dando todo el día por radio y televisión. Terminaba preguntándole si le apetecía tomar una cerveza con ellos. Les dijo que si y quedaron en un bar cerca de la 12th. Habló con su madre para comentarle como había ido esa primera jornada, y decirle que se retrasaría un poco pues había quedado con los chicos.

Estuvo un rato con ellos, contándole del juicio y todo lo que había vivido ese día y cuando terminó su cerveza sin alcohol, se despidió alegando que estaba muy cansado. Cuando llegó a su casa, su primera intención fue ponerse enseguida a escribir todo lo que tenía anotado, quería empezar a organizar la información, pero Martha le insistió en que debía cenar algo. Le hizo caso por no escucharla, y mientras ella le calentaba la comida, él aprovechó para ponerse ropa cómoda. Cenó con su madre y estuvieron hablando de Bracken y de toda la mierda en la que estaba metido.

Después de cenar, Martha le dijo que si no le importaba iba a salir con unos amigos, su hijo se alegró por ella y la animó a hacerlo. Él por su parte se fue a su estudio y tras encender el portátil, empezó a escribir todas sus impresiones, no quería olvidar nada de lo que había vivido esa mañana. Luego transcribió las notas que había tomado y cuando terminó estuvo buscando información sobre el consorcio de empresas, sobre el que habían estado hablando en el juicio esa mañana y de todas las personas y entidades, que había sabido que tenían que ver con Bracken y sus turbios manejos.

Eran casi las tres de la mañana cuando sintió la llave en la puerta y supuso que era su madre. Guardó toda la información en su ordenador y se dispuso a apagarlo, para acostarse antes de que entrara en la casa, pues sabía que le reñiría como a un crío, por no descansar lo suficiente. Pero la realidad era que desde que Kate había muerto se le había quitado el sueño, con dormir cuatro o cinco horas, como mucho ya estaba más que descansado.

Martha lo sorprendió cuando se dirigía a su habitación.

- ¡Hijo por Dios!, ¿Aun estas levantado? – preguntó preocupada.

- Si mamá, he estado escribiendo un rato, pero no te preocupes, que ya me acuesto.

- ¿Mañana también irás temprano al juzgado?

- Mañana y todos los días hasta que el juicio se acabe y vea salir a Bracken humillado camino de una prisión de máxima seguridad para cumplir su condena.

- Esperemos que sea así hijo mío, te dejo descansar, hasta mañana.

- Buenas noches, que descanses – y se despidió de su madre con un beso en la mejilla.

Se fue a su habitación y se preparó para acostarse. No podía dejar de pensar en Kate, y en lo que habría disfrutado pudiendo asistir al juicio, seguía echándola de menos a cada momento. A veces pensaba que nunca iba a ser capaz de rehacer su vida, pues la sombra de Kate siempre iba a estar presente.

A la mañana siguiente volvió a levantarse temprano, se duchó, desayunó y se acordó de prepararse un sándwich para llevárselo, así como una botellita de agua. Podía comer en la cafetería sin tener que abandonar el juzgado. Cuando llegó hasta allí, al igual que el día anterior, había gente ya esperando para entrar. Una vez dentro pudo volver a sentarse en el mismo lugar del día anterior y casualmente junto a la misma señora que lo saludó amable, para luego decirle.

- Mató a mi marido, lo arruinó y por su culpa se quitó la vida – dijo sorpresivamente con los ojos llenos de lágrimas – ¿Qué te hizo a ti muchacho?

- Él mató a mi novia, a su madre y a nuestro hijo – dijo por toda respuesta, arrepintiéndose después, aunque nadie los había escuchado.

- Por fin se hará justicia y nosotros estaremos aquí para verlo.

Durante ese día, pasaron a testificar varios empleados de la oficina del senador. Estuvieron así todo el día. Él siguió tomando notas de todo, empezando un segundo cuaderno, con el testimonio del último testigo del día. Como el día anterior volvió a quedar con los chicos, a los que esta vez acompañaba Lanie, para informarles de como había transcurrido la sesión de ese día. Ellos cuando estaban en la 12th, podían seguir el proceso, por la televisión que allí había, o por internet, pero ese día habían tenido un caso y habían pasado la mayor parte de la jornada en la calle.

Luego volvió a su casa y se dispuso a pasarlo todo al ordenador, acostándose otra vez sobre las tres de la mañana. Esa rutina se repitió, durante las primeras jornadas del juicio. Conseguía sentarse siempre en el mismo sitio y siempre al lado de la misma señora que se presentó como Rosemary McPherson y que más de una vez le ayudó con sus notas, pues si se le pasaba algo de anotar, ella estaba pendiente y se lo recordaba, pues tenía una memoria prodigiosa.

Casi cuatro semanas después de empezar, el fiscal empezó a hablar de un grupo de policías corruptos que se dedicaban a secuestrar mafiosos y pedir un rescate y de como Bracken se enteró y quiso sacar provecho de eso, exigiendo una parte de los rescates, mientras fue fiscal adjunto en Nueva York y como financió su primera campaña al congreso, con el dinero obtenido.

Castle se enderezó en su asiento prestando la máxima atención. Estaba expectante, por fin empezaba lo bueno




* * * * * * * * *

Nada se parece tanto a la injusticia,
como la justicia tardía.”

Séneca


Llevaba varios días encerrada en aquella casa, y pensaba que iba a volverse loca. Seguía el juicio por prensa y televisión. Sentada cómodamente en el sofá de la casa, veía como los corresponsales de diferentes cadenas, iban informando de como se iban sucediendo las sesiones día a día.

Los abogados que la visitaron en California, habían vuelto a hablar con ella, la habían interrogado de mil maneras distintas, y ella era capaz de salir airosa de sus interrogatorios, claro que eso era allí en la tranquilidad de la casa, cuando tuviese que enfrentarse al senador en persona, no estaba tan segura de que todo saliese tan bien.

Estaba desesperada por salir a la calle, pero no se lo permitían. El que si podía hacerlo era Ricky, todas las mañanas lo sacaban al parque cercano, donde pasaba un par de horas paseando en compañía de su abuelo, de Pam y de cualquier otro agente que estuviese disponible. Afortunadamente parecía que nadie sabía quienes eran, parecían una familia que salía a pasear y el niño agradecía estas salidas, pues acostumbrado como estaba a salir con frecuencia en Santa María, ahora se le hacían muy pesadas las largas horas encerrado en casa.

Menos mal que también podía disfrutar del pequeño jardín trasero, donde pasaba gran parte del tiempo. Necesitaba que le diese el aire, y sobre todo tener el maldito juicio y acabar de una vez con todo.

Gates la visitó varias veces y le traía noticias frescas de la comisaría. Nunca se pudo imaginar que llegaría a establecer esa relación de afecto y cordialidad con su jefe, pero en los días que la mujer la visitaba se fue dando cuenta de la categoría humana de Victoria Gates y sabía que en ella encontraría siempre a una aliada. Ahora se arrepentía de no haberla avisado cuando salió sola en busca de Maddox y estuvo a punto de morir cayendo de esa azotea, pues se había dado cuenta de que ella la hubiese ayudado sin problema.

Gates la sorprendió contándole, que Castle era quien se había ocupado de todos sus asuntos, no solo del funeral y el entierro de ella y de su padre, sino también de las escasas propiedades que tenían, es decir la cabaña de su padre en Jersey, porque tanto su apartamento como el estudio de Jim, eran de alquiler. También le dijo que después de muchos meses pagando ambos alquileres, le parecía haber oído hablar a los chicos que había dejado de hacerlo, aunque no estaba muy segura de esa información.

- ¿Y todas mis cosas? – no pudo menos que preguntar Kate con pesar – mi ropa, mis libros, mis muebles.

- No tengo ni idea, Kate – respondió Gates – no sé si lo habrá dado a alguna organización de caridad, pero sabiendo el apego que ese hombre le tiene, estoy segura de que lo ha conservado todo en algún sitio.

- Espero que así sea, no me apetece seguir vistiendo con estas pintas – dijo mientras se señalaba la falda larga con flores bordadas con hilos de colores y abalorios – estoy deseando volver a ponerme mi ropa, y mis zapatos, que seguro que se me ha olvidado lo que es andar con tacones.

- Pues no le queda para nada mal, ese nuevo look – dijo el capitán con una sonrisa – y si no aprovéchese de que tiene un novio millonario – se rió la mujer.

- Capitán – dijo Kate censurándola, pero sin poder evitar la sonrisa ella también – pobre Castle, cuando se entere que he estado engañándolo tanto tiempo, lo último que va a querer es comprarme ropa.

- Créame si le digo que ese hombre se va a volver loco de la alegría, desde el momento que vuelva a verla.

- Está muy mal, ¿verdad? – preguntó Kate.

- Lo ha pasado fatal, como ya le dije, se ha dedicado a hacer todo lo posible para hacerle justicia – le aclaró Gates – ahora hace algún tiempo que no lo veo, se pasa el día entero metido en el juzgado.

- ¿Castle está asistiendo al juicio? – preguntó alarmada, tenerse que enfrentar a Bracken y a Castle el mismo día, no iba a ser tarea fácil.

- Desde el primer día – dijo Gates – lo sé porque en la comisaría ya se ha corrido el rumor de que fue Bracken de alguna manera, el causante de su muerte. Todos están pendiente de la televisión, y el otro día escuché a Ryan, como le decía a Karpowsky, que el señor Castle estaba yendo todos los días, y que él les informaría de cualquier novedad que ocurriese.

- No quiero ni pensar que esté en la sala de audiencia el día que me toque declarar, se va a llevar una impresión enorme – suspiró Kate.

- Avíseme el día que tenga que ir con tiempo, e intentaré inventar algo para hacerle ir a la comisaría, pero no le aseguro nada, porque tampoco puedo darle motivos para que no asista.

Gates se tuvo que marchar y dejó a Kate con una nueva preocupación en la cabeza. Lo comentó con su padre y Pam, y estos lo único que pusieron hacer es darle ánimos y decirle que tarde o temprano iba a enterarse de que seguía viva, así que casi que daba igual el modo en que lo hiciese.

Le comentó a Pam también el tema de su ropa, aduciendo que no quería ir así vestida. Pam le dijo que ya habían hablado de eso, que ella misma se encargaría de pasar por alguna tienda y comprarle algunos conjuntos más acordes con su estilo de siempre. También le dijo si quería que comprase un tinte castaño, para volver a teñirse el pelo, esta vez de su color habitual, a lo que Kate dijo que si, estaba harta ya de verse los pelos casi blancos. Aunque se los había ido cortando con frecuencia, le había crecido un poco, y ahora los tenía como cuando Castle empezó a trabajar con ella.

Un par de días más tarde se presentó en el piso, la misma agente que le tiñese el pelo de rubio antes de irse. Era más que evidente que la chica, tenía que haber sido peluquera en su vida anterior, porque no solo tiño el cabello de Kate devolviéndole su color castaño de siempre, sino que le recortó las puntas y le dio forma a su corta melena. Cuando se miró al espejo sonrió, otro paso más cerca de volver a su vida de siempre. Al que más le sorprendió el nuevo look de Kate fue a Ricky, que la miró con extrañeza, haciendo reír a todos por su expresividad ya que a pesar de ser un niño que no extrañaba a nadie, parecía que no le había gustado el nuevo peinado de su mamá.

Kate sabía que cada día que pasaba, era uno menos que quedaba para ir a testificar. Procuraba estar tranquila y sosegada, y aunque no podía salir a la calle, el poder estar tomando el sol en el jardín o jugando con su hijo sobre la manta que colocaba sobre el césped, le hacía sobrellevar su espera. Eso y las visitas de Gates, la ayudaban a hacer esa espera más corta.

El día que Pam le avisó de que al día siguiente pasarían a buscarla unos agentes para acompañarla, pues tenía que estar en el juzgado a las once de la mañana, casi se desmaya de los nervios que le entraron. Mandó avisar a Gates, en un vano intento de que impidiese que Castle asistiese ese día al juicio, pero en lo más profundo de su alma, sabía que por fin había llegado el momento de volver a ver a Richard Castle.

CONTINUARÁ…

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por EverKB el Vie Abr 12, 2013 3:26 am

PROMETEME QUE SEGUIRÁS PRONTO. POR FAVOR. Estoy super enganchada a tu fic Smile

EverKB
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 143
Fecha de inscripción : 13/01/2013
Edad : 18
Localización : NYC

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por _Caskett_ el Vie Abr 12, 2013 4:04 am

me encanta, continua pronto.

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por yamicastkett el Vie Abr 12, 2013 4:13 am

Te lo pido porfavor no me dejes asi todo el finde semana por el amor de dios. Ten piedad de esta cristiana. Chica cada dia que le un nuevo post estoy mas enganchada;me encanta como escribes sabes como dejarnos con la miel en los labios. Te lo pido porfavor sigue pronto Very Happy

yamicastkett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 29/12/2012
Edad : 23
Localización : alicante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Mizz_Castle el Vie Abr 12, 2013 4:18 am

Ahhhhhh estoy mas que ansiosa para ver que pasa cuando estén finalmente frente a frente!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Big Crying

Mizz_Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 07/01/2012
Edad : 29
Localización : Paris

Ver perfil de usuario http://mizzbones87.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por KateC_17 el Vie Abr 12, 2013 4:22 am

oooh que emocion!!!!!! Really? ya falta poco para el reencuentro Caskett Inlove ainss me tienes nerviosas ya quiero leer la contii asi que plisss sube la contiii prontooo plissss que ya quiero saber que pasaraaaaa!!
seguro que Rick le dara algo cuando llamen su nombre al el juzgado No War
ains me tienes en esperaaa Big Crying

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:59 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 5, 6, 7 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.