MI VIDA SIN TI, Epílogo

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Mar Mar 19, 2013 12:44 pm

Cada capítulo me gusta más esta historia.

Me encanta el modo en que Gates cuida de todos los chicos y como al final no le ha quedado más remedio que meter a trabajar a Castle de nuevo en la comisaría para así mantenerlo controlado.

El cambio de vida de Kate me ha sorprendido mucho a la vez que me encanta, imaginármela de hippie me resulta muy gracioso cuando ella es lo opuesto a ese estilo de vida tan relajado.

Estupendo Cata Thumb

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por anaforo el Miér Mar 20, 2013 1:29 am

Dios mio, pobrecicos y que penan me da. Estoy deseando que los vuelvas a juntar pero por lo que veo todavía queda para eso.
Si me permitas una petición o una idea que se me ha ocurrido al leer el último capítulo...me encantaría que Castle fuera de viaje a donde esta Kate por firma de libros o para relajarse y que se encontraran en el mercadillo donde Kate venderá sus abalorios. jejejejej Es simplemente una idea loca que se me ha ocurrido. Besos y continua pronto.

anaforo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1090
Fecha de inscripción : 06/02/2012
Edad : 23
Localización : Murcia. Y en una de las 20 manzanas que hay entre la casa Rick y la de Kate :)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Vie Mar 22, 2013 8:39 am

¡Hola de nuevo! Muchísimas gracias a todos los que habéis leído y comentado. Me alegra saber que os va gustando la historia, y quería deciros, que aunque todos deseamos que vuelvan a estar juntos, eso tardará todavía algunos capítulos. De momento, los dos van a tener que seguir viviendo sus vidas, sin la persona amada e intentar hacerlo lo más llevadero posible, aunque los pobres lo están pasando bastante mal.

Como dije, intentaré poner dos capítulos semanales, el próximo será el martes. Espero que este capítulo también os guste.

¡Feliz fin de semana! Y felices vacaciones, a los que como yo empiezan hoy a disfrutarlas.





AVISO: Aunque los principales personajes pertenecen a Andrew Marlowe, otros que aparecen y todos los lugares y situaciones que se describen en esta historia, son producto de mi imaginación. Si por alguna casualidad, algo resultara conocido de haberlo leído en otro fic de Castle, es pura coincidencia. Si al narrar algo, cometo algún error sobre algún tema de los tratados, ruego que disculpéis mi ignorancia y mi atrevimiento a escribir sobre ello.





Capítulo 4:



“¿En qué hondonada esconderé mi alma

para que no vea tu ausencia que como un sol terrible,

sin ocaso, brilla definitiva y despiadada?”

Jorge Luis Borges



Al lunes siguiente, Castle se despertó muy temprano en la mañana. La verdad es que dormía poco y mal. Se estiró en la cama y como a cada rato, desde que no estaba con él, la recordó, en esta ocasión dormida sobre su pecho, como más de una vez se quedara. Le dolía recordarla, la echaba muchísimo de menos y su ausencia le desgarraba el alma.

Llevaban cinco años casi sin separarse, cuatro como compañeros y uno como pareja, y el haber estado tanto tiempo juntos, y tan compenetrados en todos los aspectos, había creado entre ellos un vínculo de dependencia que ahora que no se tenían el uno al otro, se sentían como si les faltara una parte esencial de su vida.

La añoraba a cada instante, más de una vez había creído oír su voz o su risa. Habían pasado tantos buenos ratos en esa casa, que no había rincón ni lugar que no le trajeran algún recuerdo de ella. Suspiró pensando que se había vuelto un blandengue, pues no podía evitar recordarla, sin que se le saltasen las lágrimas y un nudo le atenazase la garganta.

Se levantó, se duchó y como siempre eligió vestuario de color negro. Ese era el día de su vuelta a la comisaría, aunque antes y como se había hecho costumbre, la visitaría en el cementerio. A Alexis no le había agradado mucho la idea de que volviese a aquel lugar, que consideraba tan peligroso y así se lo hizo saber a su padre. Tuvieron una discusión, pero Castle se mostró inflexible y le dijo que o hacía algo para encontrar a los asesinos de Kate o sería él quien terminaría matando a alguien. Se mostró tan decidido que Alexis no tuvo más remedio que claudicar, rogándole que fuese muy cuidadoso, a lo que él la tranquilizó diciendo con cierto halo de tristeza, que no pensaba salir de comisaría, que ya no tenía nadie a quien seguir.

A Martha tampoco le hacía especialmente feliz, pero pensó que ahora que su hijo tenía un objetivo en su vida por lo menos no se quedaría encerrado en casa y muriendo en vida por la pérdida de Kate.

Salió a la cocina donde Martha preparaba el desayuno.

- ¿Café? – le preguntó

- Si, solo café.

- De eso nada – dijo su madre – hoy no te vas de aquí sin que comas algo sólido.

- Madre, ya sabes… – empezó a protestar.

- Si, ya sé, pero no voy a consentir que te mates de hambre.

- Es que no puedo comer, la comida no me sabe a nada – dijo con un suspiro – sé que debo alimentarme, pero más de una vez, me dan ganas de dejarlo todo. No creo que me queden fuerzas para seguir…

- ¡Ah muy bonito! – le interrumpió Martha – y Alexis y yo, ¿Qué?, ¿acaso no te importamos?

- Claro que sí, pero Alexis ya es una mujer y tiene su propia vida y tú… tú eres la persona más fuerte que conozco y…

- Deja de decir estupideces, ¿quieres?, todos lamentamos lo que le ha pasado a Kate y a Jim, pero tú no puedes dejarte morir, tienes que luchar, ¿crees que a ella le gustaría verte en este estado?, hijo mío pareces un sepulturero.

- Es que no lo soporto, no soporto que ya no esté conmigo, la echo de menos en todo momento, cualquier cosa que veo, que leo, que huelo, que como, todo, todo me recuerda a ella, y duele, duele mucho – y ante la consternación de Martha empezó a llorar como un crío.

Se acercó a él y le abrazó. Richard necesitaba desahogarse, había llorado poco, apenas un par de veces y ella sabía que una pena tan grande como esa, no se alivia con un par de llantos. Tenía que llorar, llorar mucho, eso limpiaría su alma atormentada.

- Llora hijo, llora todo lo que quieras, eso te hará bien.

- ¡Ay mamá!, nunca voy a superarlo, no puedo acostumbrarme a vivir sin ella.

- Richard, perder a alguien es una experiencia terrible, pero el tiempo pasa y poco a poco te irás acostumbrando – le dijo su madre mientras lo besaba en la frente – algún día la recordarás sin que te duela y serás feliz.

- Nunca volveré a ser feliz – dijo de manera categórica.

- Claro que sí, hijo, volverás a serlo. Y ahora tómate el desayuno, lávate la cara y ve a la comisaría, tener la mente ocupada te vendrá bien.

Se obligó a desayunar y ya un poco más repuesto salió de su casa. Llegó al cementerio, y como se había hecho ya costumbre, le llevaba una rosa roja. Cambió la del día anterior por la que le llevaba fresca y se sentó a hablar con ella, para contarle entre otras cosas, que ese día volvía a la comisaría y que no saldría de allí hasta que no diese con sus asesinos. Luego sacó su Iphone y como muchas otras veces, estuvo un rato mirando las fotos que allí tenía, sobre todo las últimas que se hicieron juntos. Después de un par de horas, se levantó y puso rumbo a la 12th.

Cuando llegó, ya Gates le tenía preparado trabajo para hacer. Le dijo que le habían buscado todos los casos que había llevado Becket. La idea era que los revisase, y apartar todos aquellos que habían llevado al culpable a la cárcel. Luego informarse si estos, seguían encarcelados, o si estaban en libertad condicional o si bien, ya habían cumplido su condena. Debería hablar con los agentes de libertad condicional de todos ellos, o localizar a los que ya estaban libres.

Gates sabía que era una ardua tarea sin ningún sentido, y que para lo único que serviría, sería para actualizar los archivos de la comisaría, pero quería mantenerlo ocupado. Bastante tenía ella con todo lo que llevaba entre manos.

Bajó al sótano para ir al archivo y de nuevo lo embargó la melancolía y lo asaltaron los recuerdos. En una de aquellas salas llenas de trastos, tuvieron un intenso encuentro amoroso para aliviar un calentón que les entró en mitad de una investigación que los tuvo ocupados hasta las tantas de la noche. En el archivo le enseñaron un montón de cajas. Cuando vio tantas se desanimó bastante, pero luego pensó que ya no le quedaba más que hacer en esta vida que luchar para hacerle justicia a Kate, pensando en como se sentía ella cuando luchaba por hacer justicia a su madre.

El oficial encargado del archivo le prestó un carro que utilizaba para trasladar las cajas de un lado a otro. Eso hizo él, llenarlo de cajas, pero antes de subirlas pensó que eran tantas que no sabía donde podría ponerlas. Volvió arriba y llamó a la puerta de Gates, que le dio paso, preguntándole que quería. Él simplemente le pidió permiso para subir las cajas a la sala de descanso, a lo que el capitán le respondió que podía usar la mesa de Becket si quería.

Castle la miró horrorizado, aquella propuesta del capitán le había parecido una autentica profanación de la memoria de Kate. Al ver su cara de espanto Gates le dio permiso para que se instalara en la sala de descanso.

Salió del despacho y se encaminó de nuevo al ascensor. En varios viajes subió todas las cajas que colocó contra la pared de la salita. Cogió la primera y la abrió, sacando la primera carpeta de documentos, a nombre de Raymond Kelly que había matado a su socio, por un asunto de drogas. Empezó a leer y se sumió en la investigación.




* * * * * * * * *
“El crepúsculo de la desaparición

lo baña todo con la magia de la nostalgia”

Milan Kundera



Estuvo dos semanas escondida en el piso franco. Allí mismo les tomaron fotos, y en unos días les llevaron un sobre con toda la nueva documentación con sus falsas identidades.

Kate no veía la hora de salir de allí y cambiar de ambiente. La salida de Nueva York, la hicieron por la noche. Salieron del piso, tal como habían llegado, desde el garaje, en una furgoneta oscura de cristales tintados, que después de varias vueltas y rodeos entró a otro garaje de un edificio muy alto. En el sótano cogieron el ascensor que las dejó sin detenerse en la azotea, donde había un helicóptero, que las llevó hasta un aeródromo militar en Nueva Jersey, donde tomaron el avión en el que irían a California.

Kate se despidió de su padre intentando aguantarse las lágrimas. Sabía que lo vería en breve y no quería dejarlo preocupado, pero no estaba preparada para otra separación. Su estado la hacía estar tremendamente sensible, y cualquier cosa se le hacía un mundo.

Afortunadamente para ella, Pam era una gran persona, dotada de una enorme dosis de paciencia. Estuvo durante todo el rato que se mantuvo despierta durante el viaje, contándole anécdotas y viejas historias de sus casos, que alguna que otra vez consiguieron sacarle una pequeña sonrisa, para dejarla descansar cada vez que ella daba una cabezada y se quedaba dormida. Consiguió hacerle el viaje más ameno y cuando llegaron a California a última hora de la tarde, lo hizo con la seguridad de que había encontrado una nueva y gran amiga.

En el aeródromo de Santa Catalina en California, las esperaba una antigua furgoneta Volkswagen T1, pintada en color blanco y violeta, que provocó la sonrisa de Kate, porque era exactamente el tipo de vehículo que había imaginado que usarían en su nueva vida hippie.

Subieron su equipaje y se despidieron de los otros agentes. A partir de ahí estarían las dos solas, aunque siempre en permanente contacto con ellos.

Tardaron una hora hasta llegar a su destino. Ya era tarde, así que descargaron el equipaje y entraron en la casa, que estaba pintada de color vainilla, con un dibujo de un arco iris en la pared del salón. La amplia habitación principal, pintada en verde pistacho con muebles de madera, y llena de cojines con estampados étnicos era muy agradable, con un ventanal que según dijo Pam, que ya conocía la casa, tenía unas espectaculares vistas a la playa.

Kate estaba muy cansada, Pam le cedió amablemente la cama, alegando que podría apañarse con el sofá que había en la habitación, a lo que ella dijo que con lo grande que era, no le importaba compartirla.

Se acostó en seguida, pues aunque la noche era cálida, ella tenía mucho frío. Al hacerlo, se acordó de Castle, como se acordaba en cada momento del día. Recordó el coraje que le daba y como protestaba cuando ella se metía en la cama con los pies fríos y a traición como siempre le recriminaba, los metía entre sus piernas buscando calor. Era bastante friolera, y más de una noche se acostaba con las manos y los pies helados. Aunque protestaba y se quejaba, diciéndole que era como un carámbano de hielo, aguantaba estoicamente el mal rato que ella le hacía pasar, abrazándola y haciéndola entrar en calor. Ahora que no lo tenía se daba cuenta de lo segura y cómoda que se sentía cuando estaba con él. La nostalgia de esos momentos familiares, la hizo llorar por enésima vez ese día, como le decía su padre preocupado, corría serio peligro de deshidratarse si seguía llorando así. La soledad que sentía y la angustia de la separación, la habían vuelto muy sensible y lloraba por cualquier cosa.

El sol, que entraba a raudales, por el amplio ventanal, la despertó temprano en la mañana. Se desperezó y volvió a recordar a Castle, cuando la despertaba a besos y le llevaba el desayuno a la cama.

Se levantó sin hacer ruido, pues Pam dormía profundamente en el lado opuesto de la cama. Se envolvió en una chaqueta de punto grueso de color turquesa, que formaba parte de su nuevo vestuario y se acercó a la ventana. La vista de la playa era preciosa, una amplia extensión de arena dorada, y el mar de un intenso azul, volvieron a ponerla nostálgica al recordar sus fines de semana en Los Hamptons. Después de su primer fin de semana allí chafado por el tipo que se murió en la piscina de Castle, había habido muchos otros fines de semana, llenos de risas y amor.

Suspiró y salió a la cocina. El resto de la casa era mucho más alegre a la luz del día, de lo que le pareció la noche anterior. Salió por el jardín trasero y rodeó la casa, admirándola. Era bonita y grande, de una sola planta, con un pequeño jardín delantero, y otro trasero, bastante más grande, que terminaba en la misma playa. En la parte trasera de la casa había también un gran porche acristalado, que según le había dicho Pam, usaría como estudio pues además de amplio era muy luminoso.

Era una típica casita de aquel lugar, de madera pintada en azul pastel. Volvió a rodearla y miró hacia la calle, viendo que había casas de todos los colores, siempre en tonos pastel, dando un aspecto característico a aquel lugar, que parecía el pueblo encantado de algún cuento, en vez de la sede de una comuna de hippies.

- Buenos días – la saludó Pam sobresaltándola.

- Buenos días, pensé que seguías durmiendo.

- La luz del sol me despertó.

- A mí también, siento no haber cerrado las cortinas.

- No te preocupes, en un rato vendrá un camión con todos mis trastos de pintura, y algunas cosas personales que quería traerme – dijo sonriente – quiero instalarme cuanto antes y empezar a pintar, esta luz es increíble. ¿Desayunamos?

- ¿No tenemos que ir a comprar comida?

- Si, pero de momento, tenemos lo suficiente para sobrevivir hoy. Ya iremos mañana.

- Entonces voy poniendo el café.

Fue hasta la cocina, y mientras se hacía el café y las tostadas, encendió el pequeño portátil que le habían proporcionado y como siempre puso Richard Castle en el buscador, pero de momento no había ninguna novedad, ni en su página web, ni en su vida.

Pam la vio y le dijo:

- Entiendo que tengas la necesidad de buscar noticias de él, pero cuando termines, no te olvides de borrar el historial de búsqueda.

- Pero, ¿Quién va a verlo?

- Nunca se sabe, más tarde o más temprano recibiremos visitas, podría pasar que alguien te pidiese prestado el ordenador.

- Lo guardaré siempre en la habitación, pero tampoco creo que tenga nada de malo que a una hippie le guste la novela de misterio.

- Claro que no, pero es mejor prevenir.

Desayunaron y casi enseguida llegó el camión de mudanza, con todos los trastos de Pam. Kate la ayudo a desembalar y organizarlo todo. Entre las cosas que venían, había una caja, con todo lo necesario para que Kate hiciera los complementos que había comentado que sabía hacer. Cuando Kate la vio, no pudo menos que decir:

- Pero, ¿lo de hacer pulseras y pendientes para venderlas iba en serio?

- Totalmente – dijo Pam – eso te mantendrá ocupada y te ayudará a dar a entender que te dedicas a algo. Esta gente es muy trabajadora en las tareas que se proponen.

- Bueno, hace tiempo que no hago nada, veré que puedo hacer. Miraré en internet a ver si me actualizo en diseños e ideas.

Organizándolo todo, se les pasó parte del día. Kate había salido temprano en la tarde a pasear por la playa y ahora, cercana ya la hora de la cena, estaba bastante cansada.

- ¿Qué planes tenemos para mañana? – le preguntó a Pam.

- Pues pensaba dar una vuelta por el pueblo e ir de compras, hay que llenar la despensa. Además así nos va viendo la gente. Ya verás como te sientes a gusto aquí.

- Me gustaría visitar al doctor, con todo este jaleo de los últimos días quisiera saber si todo está bien.

- Por supuesto – dijo Pam – mañana mismo visitaremos a Mark.

- ¿Y podrá hacerme una ecografía?, me gustaría ver cómo está el bebé.

- Claro mujer – sonrió Pam – aunque esto sea un pueblo, Mark tiene un instrumental bastante avanzado.

- No sé – dijo Kate dudosa – siempre me había imaginado que los hippies vivían todos juntos en la misma casa y lo compartían todo.

- Bueno, podríamos decir que Santa María no es una comuna, es una comunidad de personas que han cambiado la vida ajetreada de la gran ciudad, por un lugar más tranquilo – explicó Pam – muchos de ellos son profesionales, que han trabajado en empresas, hospitales, bufetes. La estética hippie, solo hace que el lugar sea más pintoresco, a veces pienso que es como una estrategia publicitaria, se visten así, atraen al turismo y eso les reporta beneficios en sus pequeños negocios. Viven tranquilamente, pero como irás comprobando con todas las comodidades. Vas a ver que tienen teléfonos móviles, ordenadores, televisiones, lavadoras y frigoríficos, no son tan trogloditas como pudiera parecer. La comodidad no está reñida con la sencillez de vida.

- Me alivia saberlo – dijo Kate – mejor me acuesto, me caigo de sueño.

- Si, descansa, a mí también me dio mucho sueño cuando estuve embarazada de mi hijo pequeño, del mayor en cambio lo que me dio fue un hambre atroz.

- Buenas noches Pat.

- Buenas noches Meg.

Kate se levantó temprano a la mañana siguiente, Pam dormía profundamente y aunque ya había amanecido, aún era pronto, así que se acordó de cerrar las cortinas y salió a la cocina. Hacía un día cálido y soleado y pensó en dar un paseo por la playa antes de desayunar. Le dejó a Pam, una nota diciendo donde iba, pegada en la nevera y salió a caminar por la playa.

Le gustaba caminar y hacerlo por la playa era uno de sus grandes placeres, que en Manhattan no podía permitirse. Aunque en la ciudad paseaba o corría por el parque, le encantaba hacerlo descalza por la orilla del mar. Volvió a recordar a Castle y los paseos que dieron en sus varias estancias en Los Hamptons. Aprovechó que llevaba una falda por debajo de la rodilla, y que el sol empezaba a caldear el ambiente y se quitó las zapatillas de lona, que llevaba puestas para mojarse los pies.

El agua estaba muy fría y la hizo saltar, hasta que se acostumbró a ella. Se remangó un poco la falda y empezó a pasear. Anduvo bastante rato, hasta llegar a un espigón desde el cual se veía un faro un poco más lejos, pensó en ir hasta allí, pero como no sabía qué hora era, prefirió volver para desayunar e ir al médico. De ese día no pasaba que le hicieran una ecografía. Estaba un poco preocupada, el único síntoma que había tenido eran el sueño y el cansancio, y quería saber si todo estaba bien. Ese bebé se había convertido en lo más importante de su vida en esos momentos, era lo único que le quedaba de él, y se descomponía con solo pensar en que pudiese perderlo.

Volvió a la casa, Pam ya estaba levantad y recién duchada. Sonrió al verla.

- ¿Un buen paseo?, ya veo que has caminado descalza, tienes los pies llenos de arena.

- Lo siento, ahora la recojo – dijo un poco apurada.

- No te preocupes, puedo hacerlo yo, ve a ducharte si quieres – le dijo Pam – he hablado con Kendra, y nos recibirá dentro de un rato.

- ¿Kendra? – preguntó confusa.

- Si, la esposa de Mark, el doctor, ¿no te acuerdas?

- ¡Ah si! – dijo Kate, de momento no recordaba su nombre – voy a ducharme.

Se duchó y se vistió con unos pantalones anchos de color azul añil, una blusa estampada en diferentes tonos de azules y violetas y una rebeca de color verde pistacho. Se miró al espejo, seguía estando pálida, pero no le apetecía maquillarse. Se sentía muy rara con esa ropa tan amplia, acostumbrada como estaba a vestir más ceñida, aunque tenía que reconocer que no le quedaba del todo mal. Se imaginó a Lanie mirándola y diciéndole lo mona que estaba con su nuevo estilo “Flower power” y sonrió, pues era como si la estuviese escuchando.

También pensó en Castle, en que diría si la viera así vestida y se le ocurrió una idea. Salió a la cocina y se sentó ante la mesa que Pam había puesto con varios alimentos.

- Solo café – le dijo a Pam.

- De eso nada, a partir de ahora desayunarás en condiciones, además del café tomarás esto – y le puso por delante un plato con fruta variada – y esto – unas tortitas.

- Pero es que no tengo hambre – protestó.

- Pues vas a tener que comer algo, tu bebé no se puede alimentar de solo café, zumo y poco más, ahora le preguntamos a Mark, y ya él te dirá lo que debes y no debes tomar.

Se obligó a comer y después de terminar, salieron de la casa rumbo a la consulta del doctor Lester. Al llegar les abrió la puerta una mujer de cabellos largos y negros, vestida de modo similar a como iban ellas, se presentó como Kendra y saludó cariñosamente a Pam, diciéndole que se alegraba de volver a verla, después de tantos años y alegrándose también de conocer a Kate.

Las condujo al despacho del doctor. Este era un hombre agradable de cabello entrecano y muy rizado. Tenía barba y usaba gafas redondas de montura metálica. Las recibió con una sonrisa y un apretón de manos y como Kendra, le dijo a Pam, lo que se alegraba de verla tan bien.

El doctor empezó a preguntarle a Kate para abrirle una ficha médica. Ella le fue contando lo poco que podía contarle de su reciente estado y miró a Pam como pidiendo permiso, esta asintió y entonces fue cuando le dijo que estaba un poco preocupada pues no sabía si los últimos acontecimientos de su vida, podrían haber afectado a su embarazo.

Mark le dijo que podía confiar plenamente en él, que no era al primer testigo que ayudaba, que él mismo estuvo escondido ahí hacía ya muchos años, casi veinte. Fue así como se enteró Kate, que Pam ayudó a Mark cuando tuvo que ser protegido, por entonces ella era aún muy joven y estaba empezando a trabajar en el Programa de protección de testigos.

Después de hablar un rato, pasaron a la habitación de al lado, donde le indicaron una camilla a Kate para que se tumbara, para hacerle una ecografía. Se subió la blusa y se bajó un poco los pantalones. Kendra procedió a ponerle un gel en el vientre que la hizo estremecer por lo frio que estaba. Mark, empezó a pasar el ecógrafo y las primeras imágenes se vieron en el monitor.

- ¿Está bien el bebé? – preguntó preocupada.

- Por lo que se ve aquí, perfectamente – dijo Mark con una sonrisa – deja de preocuparte. El peso y el tamaño son normales, ¿Quieres escucharlo? – y le dio a un botón que encendió los altavoces y pudo oír el fuerte latido del corazón de su bebé.

No pudo evitar que se le saltaran las lágrimas, al pensar en lo que le hubiese gustado que Castle estuviese allí con ella. Como si le leyeran el pensamiento, Mark le dijo que le grabaría un CD, para que lo tuviese de recuerdo.

- ¿Puedo saber si es niño o niña? – preguntó.

- Aún es pronto para acertar, estas de unas trece semanas, cuando vuelvas dentro de quince días casi seguro que podremos decirte algo, ¿Alguna preferencia?

- Quiero un niño – dijo con determinación, y así era, desde que había tenido que irse tan precipitadamente, deseaba fervientemente que su bebé fuese un niño y que se pareciese a su padre.

- ¿Y si es una niña? – preguntó Kendra con una sonrisa, al verla tan decidida.

- Pues también me la quedo – dijo ella sonriendo como la esposa del doctor – que prefiera un varón no quiere decir que no quiera una niña, de hecho su papá seguro que preferiría que fuese chica.

Después de terminar, pasaron de nuevo a la consulta. Ya allí, le mandaron unas vitaminas, y le recomendó una dieta sana. Pam intervino diciendo lo poco y mal que comía. Mark le dijo que solo podría tomar un café al día y le pasó un papel con una dieta, que le aconsejaba lo que debía comer. Ella prometió que se portaría bien, pues no quería que le pasase nada a su niño.

Terminó la consulta y fueron dando un paseo hasta la tienda de comestibles, que por lo que parecía era como un centro comercial en pequeño, pues vendía de todo.

Mientras caminaban Kate le preguntó a Pam, si podría comprarse una cámara de fotos, ya que quería poner en practica la idea que se le había ocurrido esa mañana, y que no era otra que hacerse fotos para que cuando volviese al “mundo real”, Castle pudiese saber cómo había ido transcurriendo el embarazo, y hacer un seguimiento de este y posteriormente de la vida de su hijo. Sabía que cuando volviesen a verse tendrían mucho de qué hablar, pero ella quería tener también testimonios gráficos de todo lo ocurrido, en su nueva vida, sería una forma de hacerlo participe de lo que él se había perdido, todo el tiempo que estarían separados.

Pam, no puso inconveniente y le dijo que podía comprarla en la tienda, que allí seguro habría. Al entrar en la tienda, las saludaron algunas personas, preguntándoles si eran las nuevas vecinas de la casa azul de la calle 15. Ellas contestaron educadas, y pudieron comprobar que la gente era agradable y no parecían excesivamente cotilla, e interesada por la vida de los demás. Después de saludar a varias personas, se dedicaron a hacer la compra, que les llevaría a casa Kirk, el hijo de los dueños que se encargaba del servicio de reparto.

Volvieron andando hasta la casa. El lugar era tranquilo y agradable para pasear, vieron un autobús de turistas y se desviaron, tampoco era plan de salir en fotos ajenas, que quien sabe dónde colgarían en internet y quien podría verlas. Pam le aconsejó que se pusiera gafas de sol y sombreros a partir de ahora, cada vez que saliese a la calle, y se podría hacer unas gafas sin graduación que también serviría para disimular un poco.

Esto alarmó a Kate, que preguntó si allí podría encontrarla alguien, Pam le dijo que era muy poco probable, pero que nunca estaba de más tener el mayor de los cuidados, que el mundo la creía muerta, pero que a saber si alguien la fotografiaba por error y la reconocían, era casi imposible, pero era mejor prevenir.

Llegaron a la casa y ya era hora de comer. Kate se ofreció a cocinar, lo que Pam agradeció, pues dijo que aprovecharía mientras para empezar a armar los lienzos, pues quería empezar a pintar cuanto antes.

Cuando terminó, la comida ya estaba preparada. Comieron tranquilamente la pasta que Kate había preparado y por la tarde mientras Pam aprovechaba la luz que quedaba para empezar a pintar algo, Kate se sentó en el sofá del porche, y como muchos días tomó prestado el teléfono móvil que Pam tenía y cambió la tarjeta de ella por la suya, que desde que adquirió su nuevo look, llevaba escondida en un colgante de cuero con forma de flor y que hacía un pliegue por detrás, donde cabía perfectamente la micro tarjeta.

Estuvo un gran rato mirando las fotos, hasta que la volvió a cambiar. No quería ni por un momento que se le olvidase nada de lo que había vivido con Rick en todo el tiempo que había estado con él y especialmente, en los últimos días que pasaron juntos. Luego se recostó y se puso a pensar otra vez, en los últimos acontecimientos de su vida y por supuesto en su escritor de ojos azules, al que echaba desesperadamente de menos. Se quedó dormida pensando en él y soñó con ellos dos paseando por la playa y llevando de la mano entre los dos a un niño de cabellos castaños que empezaba a dar sus primeros pasos.

CONTINUARÁ…

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por MariaRomn@caskett el Vie Mar 22, 2013 9:17 am

Sé que hay que tener paciencia y que posibemente quede mucho, pero...quiero que se encuentren ya...

Cata, me encanta esta historia, sigue cuando puedas...

MariaRomn@caskett
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 08/10/2012
Edad : 18
Localización : Ceuta (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por agecastbet el Vie Mar 22, 2013 10:16 am

!!! JODO ¡¡¡,¿ tenemos que esperar hasta que el niño tenga casi un año para que se vuelvan a encontrar?, nena no te has pasado un pelín, mi paciencia no se si va ha aguantar tanto. jajajajajaja
A este paso se les va a olvidar cómo era el otro, por lo menos a Castle, ya que Kate tiene internet y se puede meter en su página web.
Bueno de momento sigue que ya veremos cómo, sujeto ésa curiosidad malsana que me mata, eso sí no prometo nada sobre protestar de vez en cuando, sobre todo cuando me acelere la impaciencia. jajajaja
BESOTESSSSSSSSSSSSSSSS

agecastbet
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2971
Fecha de inscripción : 27/12/2012
Localización : En la colina del loco - Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por _Caskett_ el Vie Mar 22, 2013 10:52 am

me encanta, continua pronto.

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Delta5 el Vie Mar 22, 2013 11:16 am

Una misión encubiertas de 1 año? que barbaridad, Smile pero alguna razón habrá. Sigue, parece una historia interesante.

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Vie Mar 22, 2013 11:53 am

Me encanta, me tienes enganchada a tu historia.
La vida de hippie de Kate me gusta mucho, le va a venir bien llevar una vida relajada ahora que está embarazada.
Castle me sigue dando mucha pena. El pobre lo está pasando fatal. Al menos con el trabajo en la comisaría tendrá la mente ocupada.
¡Fantástico Cata! Estoy deseando leer el capítulo del marte.

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por macucaro el Vie Mar 22, 2013 12:08 pm

!Que pena lo que están sufriendo los dos!, Crying or Very sad sobre todo Castle que la cree muerta, pero llevas muy bien la historia y los reunirás cuando toque reunirlos, esperamos con impaciencia ese momento pero de todos modos es una gozada leerte Thumb

macucaro
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 15/02/2013
Localización : Sevilla

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por RcKb el Vie Mar 22, 2013 12:21 pm

Me encanta esta historia, pero me mortifica ver lo que sufren los dos. Me dan una pena tremenda y deseo que les juntes ya !!! Por cierto, me puso supercontenta al leer que el martes subiras el siguiente capitulo. Ese dia es mi cumpleanos y es uno de los mejores regalos ejejjejee Un beso y .... QUE LLEGUE YA EL MARTES !!! Smile

RcKb
As del póker
As del póker

Mensajes : 378
Fecha de inscripción : 21/08/2012
Edad : 17
Localización : NY, Sacramento & Tokyo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por doricastle el Vie Mar 22, 2013 12:42 pm

me encanta todo, castle me da pena pero me gusta ver el amor k se tienen k la vaya a visitar al cementerio y k la hable , cuando he leido k pam le a dicho a kate k se ñonga gorro y gafas y beckett se ha asustado yo tambien digo a ver si la van a pillar , bueno siguee pork esta muuuuy biiien da gusto leerlo pork todo tiene sentido y esta muy bien pensado un beso

doricastle
As del póker
As del póker

Mensajes : 494
Fecha de inscripción : 25/10/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Anver el Vie Mar 22, 2013 2:26 pm

Nada Cata, tu toma el tiempo que sea necesario.

Me encanta como escribes. Repito, creo que las dos historias separadas están quedándote genial y sigue por dios!!

Anver
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 14/06/2012
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por castle&beckett..cris el Vie Mar 22, 2013 5:13 pm

juntalos yaaaaa

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Aitana el Vie Mar 22, 2013 9:53 pm

AAAAH! Estoy super viciada a esta historia! Me cae muy bien Pam, estoy segura de que va a ser un gran apoyo para Kate. Una pequeña duda de tengo.... cuando Kate tuvo que cambiar de look, se corto el pelo y se lo tiñó más rubio, ¿no? Mi duda es... ¿Cuánto se lo cortó? Como a principios de la primera temporada o como mas o menos a finales de la segunda? (Lo siento, es que soy muy maniatica para imaginarme las cosas en mi cabeza jaja)
Sigue escribiedo asi de bieeeen Heart

Aitana
As del póker
As del póker

Mensajes : 253
Fecha de inscripción : 25/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Kynu el Vie Mar 22, 2013 10:02 pm

ME tienes totalmente enganchada, ..... y x tu culpa me pillas en dia sensible y la pexá de llorar que me dao... T.T

me encanta, te lo digo de todo corazón. Que ternura en describir los sentimientos de cada uno.

Enorabuena

Kynu
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2069
Fecha de inscripción : 06/02/2013
Edad : 28
Localización : Entre líneas

Ver perfil de usuario http://castlemania.tk/

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Sáb Mar 23, 2013 1:11 am

Aitana escribió:AAAAH! Estoy super viciada a esta historia! Me cae muy bien Pam, estoy segura de que va a ser un gran apoyo para Kate. Una pequeña duda de tengo.... cuando Kate tuvo que cambiar de look, se corto el pelo y se lo tiñó más rubio, ¿no? Mi duda es... ¿Cuánto se lo cortó? Como a principios de la primera temporada o como mas o menos a finales de la segunda? (Lo siento, es que soy muy maniatica para imaginarme las cosas en mi cabeza jaja)
Sigue escribiedo asi de bieeeen

Te dejo unas fotos de Stana que seguro has visto ya y que son las que me dieron la idea de cambiarla de look, cuando no tuviese más remedio de cambiar de identidad. Me alegro mucho de que te guste la historia. Espero no defraudarte con los futuros capítulos.






Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Aitana el Sáb Mar 23, 2013 2:09 am

Cata Castillo escribió:
Aitana escribió:AAAAH! Estoy super viciada a esta historia! Me cae muy bien Pam, estoy segura de que va a ser un gran apoyo para Kate. Una pequeña duda de tengo.... cuando Kate tuvo que cambiar de look, se corto el pelo y se lo tiñó más rubio, ¿no? Mi duda es... ¿Cuánto se lo cortó? Como a principios de la primera temporada o como mas o menos a finales de la segunda? (Lo siento, es que soy muy maniatica para imaginarme las cosas en mi cabeza jaja)
Sigue escribiedo asi de bieeeen

Te dejo unas fotos de Stana que seguro has visto ya y que son las que me dieron la idea de cambiarla de look, cuando no tuviese más remedio de cambiar de identidad. Me alegro mucho de que te guste la historia. Espero no defraudarte con los futuros capítulos.






Muchas gracias por la aclaración Love

Aitana
As del póker
As del póker

Mensajes : 253
Fecha de inscripción : 25/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por AlwaysSerenity el Sáb Mar 23, 2013 2:54 am

Pobreticos Crying or Very sad Castle no va a poder ver la evolucion de Kate con el embarazo... esperemos que para el parto si este...
CONTINUA PRONTO! Very Happy

AlwaysSerenity
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 966
Fecha de inscripción : 14/10/2012
Edad : 19
Localización : Málaga (Andalucia) España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 23, 2013 3:30 am

La verdad es que la espera me esta matando, solo espero que Rick no se perdía alguna parte del embarazo y por como llevas tu historia, la forma en la que has dicho que hasta unos capitulos (que creo que no serán demasiados) no estaran juntos, no se perderá todo, "todo".

Eso de que le hagan la radiográfica y que se la entreguen me parecio un punto muy lógico, me ha encantado, precioso.

Con muchas ganas del siguiente, realmente siempre me dejas de ese modo. Esta historia simplemente es imposible de eivtar de leer y cada vez me lo impides más. Smile

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por KateC_17 el Sáb Mar 23, 2013 5:53 am

diosss como me gusta el fic Big Crying
espero que se encuentren pronto Crying Baby subren muchooo los dos Sad
en fin estare pendiente de la contiiii Happy Clap me tienes enganchadisima al fic Thumb

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Cata Castillo el Mar Mar 26, 2013 8:50 am

¡Hola otra vez! Muchísimas gracias a todos los que leéis y comentáis. Es bueno ver que hasta ahora, os va gustando la historia, aunque de momento, parece que Castle va a tener que conformarse con los documentos gráficos que Kate está guardando para él. Así que seguirán viviendo sus vidas, sin el otro.

Aunque no soy de dedicar capítulos (soy así de rara, lo sé) este quiero dedicárselo a RcKb, como regalo de cumpleaños. ¡Muchas felicidades!

Os dejaré el próximo capítulo, el viernes. Espero que este también os guste.

¡Que tengáis una buena semana!



AVISO: Aunque los principales personajes pertenecen a Andrew Marlowe, otros que aparecen y todos los lugares y situaciones que se describen en esta historia, son producto de mi imaginación. Si por alguna casualidad, algo resultara conocido de haberlo leído en otro fic de Castle, es pura coincidencia. Si al narrar algo, cometo algún error sobre algún tema de los tratados, ruego que disculpéis mi ignorancia y mi atrevimiento a escribir sobre ello.





Capítulo 5:



“Aquello que llamamos rutina,

está repleto de nuevas propuestas y oportunidades”

Paulo Coelho



Richard Castle nunca había sido tan metódico en ninguna de sus investigaciones, como lo estaba siendo con la de los casos que había investigado Kate, pensando que quizás arrojaran alguna luz sobre su muerte. Recordó con cierto sentimiento de culpa, las veces que ella le había pedido ayuda para hacer el papeleo y él se había negado a hacerlo.

Cada día llevaba su portátil a comisaría donde había abierto una base de datos, en la que iba archivando todos los casos, con su número de registro, clasificados, según el estado en que estuviese el culpable del mismo. Algunos habían fallecido, otros seguían en prisión. Otros pocos en libertad condicional, y los menos habían sido liberados, pues habían cumplido sus condenas. Todavía le quedaban muchos casos por revisar, pero se había auto impuesto esa tarea y la cumplía a gusto, pues necesitaba tener en todo momento la mente ocupada.

Había establecido una rutina en su día a día. Se levantaba temprano, para aprovechar bien la mañana. Lo primero que hacía cuando salía de su casa, era ir el cementerio. Visitar la tumba de Kate a diario, le proporcionaba un poco de consuelo. Cada día le llevaba una nueva rosa roja que sustituía a la del día anterior. Se sentaba durante un rato y hablaba con ella, contándole cosas de como transcurría su vida sin ella, como por ejemplo, que le había cumplido la promesa y no había bebido ni una gota de alcohol desde su muerte o los casos en los que había trabajado el día anterior. Hacía lo mismo cada día. Ir al cementerio, después a la comisaría y a media tarde volver a casa.

Poco a poco y a medida que pasaba el tiempo y tal como le dijera su madre, se fue acostumbrando a la ausencia de Kate, aunque todavía no había llegado a poder recordarla sin dolor. Aun se le humedecían los ojos, más de una vez cuando pensaba en ella y por supuesto tampoco era feliz.

Pero esa aceptación de lo que había pasado le dio una cierta estabilidad que aprovechó para volver a escribir. Tenía a medias, una novela de Nikki Heat, su primer impulso fue matar al personaje, al fin y al cabo su musa estaba muerta, pero por otra parte se sentía incapaz de acabar con ella de la misma forma que hizo con Derrick Storm. Así que se puso las pilas y para gran sorpresa y alegría de Gina terminó la novela que tenía entre manos tal como tenía en mente.

Se la llevó a su editora, a quien le encantó, pero cuando ésta le dijo que empezaría con la campaña publicitaria, él le pidió encarecidamente que no contase con él para un lanzamiento multitudinario, que solo estaba dispuesto como mucho, a una sencilla presentación del libro. Todavía no se sentía preparado para enfrentarse con las prensa y con sus fans.

Lo que Rick realmente quería era escribir la siguiente y última novela de la saga, para de alguna forma acabar con Nikki Heat y los tristes recuerdos que le traían. Tenía el argumento en mente y sabía perfectamente como quería terminarla. Pensaba que si la acababa pronto, podrían promocionarla las dos a la vez y así él mataba dos pájaros de un tiro y se evitaba las campañas publicitarias y todo lo que conllevaba la presentación de un nuevo libro, que tantos recuerdos le traían de Kate.

La penúltima novela de Nikki Heat, se presentó un soleado sábado a mediodía, en la terraza de un conocido hotel neoyorkino. Acudieron la prensa especializada y bastantes invitados, y aunque hubo un cóctel después de la presentación, fue un evento tranquilo y sin grandes pretensiones, tal como Castle había pedido, para disgusto de Gina, que al ver a su ex marido tan triste y demacrado supo a ciencia cierta que la gallina de los huevos de oro, que era el escritor en su rol de codiciado soltero, conquistador y ligón había pasado a mejor vida, junto con su musa.

Lo que ella no podía suponer era que aquel nuevo look con ropa negra y ese aire de tristeza y melancolía que lo acompañaba, había despertado el interés de muchas fans, que se sintieron irremediablemente atraídas por él.

El libro se empezó a vender muy bien, Gina insistió en que tenía que hacer algunas firmas de libros, él sencillamente no quería, pero tanto Martha como Alexis, le insistieron en que le vendría bien cambiar de aires, y muy a su pesar, sobre todo por tener que interrumpir sus visitas diarias a Kate, además de tener que dejar la investigación a medias, aceptó hacerlas.

Gates no le puso ningún problema, al contrario, le aliviaba que dejara de ir unos días, sobre todo porque llevaba un ritmo que estaba viendo que se le iba a acabar el trabajo en breve y ella no sabía que podría hacer para seguir manteniéndolo ocupado.

Poco a poco pasaba el tiempo, hacía ya cuatro meses de las muertes de Kate y Jim. Castle había empezado a escribir la que sería la última novela de la saga de Nikki Heat, la llevaba bastante adelantada, lo mismo que los archivos que investigaba. Ryan y Esposito también investigaban por su cuenta, pero era como si dieran palos de ciego, pues por más que indagaban no conseguían dar con ninguna información importante. Tanto los dos detectives, como el escritor estaban más que desesperados, viendo que pasaba el tiempo y no conseguían averiguar nada.

En poco más de tres meses, Castle acabó su última novela con Nikki Heat como protagonista, se la presentó a una sorprendida Gina y esta que no tenía ni idea, de que esa sería la última de la saga, puso el grito en el cielo, cuando leyó el final del libro.

- No sé porque te pones de esa manera – dijo Castle – a ella no la he matado.

- Ya lo sé – dijo airada – pero es casi lo mismo, tus libros se están vendiendo como rosquillas en estos momentos, se ha filtrado la noticia del fallecimiento de tu musa, y ese aire melancólico que tienes últimamente nos ha venido muy bien para las ventas.

- Es eso precisamente lo que no quiero – dijo molesto – que se utilice la muerte de Kate para dar publicidad a los libros. La saga de Nikki Heat se termina en este libro, el final queda abierto, quien sabe a lo mejor algún día ella vuelve a la investigación.

Y es que Rick aunque no había matado al personaje de Nikki, si lo había retirado de la investigación. Después de resolver el truculento caso que protagonizaba su última historia, se iba con Jameson Rook, al que le salía un interesante trabajo en Hawái, para escribir un artículo sobre un caso de corrupción, por lo que ella decide acompañarlo, dejando la policía, al enterarse que se ha quedado embarazada y se iban los dos a vivir a la paradisiaca isla.

- Una interesante y elaborada novela policiaca, que termina como una burda novela romántica – ironizó Gina.

- La novela romántica es un género tan respetable como cualquier otro – dijo Rick con tono seco – no me vayas a decir que tu editorial no publica novelas románticas, porque sé que no es verdad, y además que un libro tenga un final feliz no le resta calidad literaria, si lo has leído con atención, verás que dejo una puerta abierta, para una posible vuelta de Nikki Heat.

- Sí, pero a ver como se lo toma tu público.

- Que se lo tome como quiera, es un buen libro y eso es lo que hay.

- De acuerdo, como hace poco que lanzamos el otro libro, quizás podríamos esperar unos meses para lanzar esta última novela…

- De esperar nada de nada – interrumpió Castle – cuanto antes mejor, quiero cerrar ya el tema de Nikki Heat, no puedes hacerme esperar para el lanzamiento.

- Pero, entiende que…

- No entiendo nada – volvió a interrumpirla – entiéndeme tu a mí, quiero terminar con esto, ya, así que invéntate lo que sea para lanzar el libro, aunque sea tan seguido del otro.

- De acuerdo, empezaremos ya la campaña publicitaria, para el lanzamiento del libro – y mirándolo molesta, por no haberse salido con la suya – ahora si vas a tener que dejar que hagamos la publicidad que se merece el último libro de la saga y dejar que la hagamos como yo crea conveniente.

- De acuerdo – dijo con resignación – pero nada ostentoso ni estrafalario.

- No te preocupes, tu nueva imagen está vendiendo bastante, parece que a tus fans les ha gustado ese halo de misterio que te envuelve últimamente.

- Agradecería mucho que no frivolizaras con el dolor que siento por la pérdida de Kate – dijo con un tono más que molesto.

- Lo siento – dijo ella, sin sentirlo mucho realmente, ya que lo que le interesaba eran las ventas y el Castle triste y de luto que se prodigaba últimamente le estaba reportando pingües beneficios.

- Bueno – dijo él queriendo irse de la editorial lo antes posible para volver a la comisaría, a donde no había ido todavía esa mañana – ya me vas avisando con lo del lanzamiento, pero no hagas nada sin que yo dé el visto bueno que te conozco.

Y salió de la editorial para dirigirse a la 12th, que era donde realmente quería estar, siguiendo con su investigación particular.

En menos de una semana, Gina le presentó el calendario de actividades que tendría que llevar a cabo para el lanzamiento del libro. Aunque hacía poco que había salido el otro, propuso un novedoso eslogan y además de lanzar el último libro, relanzó el anterior que iba ya por la segunda edición.

Así que Castle no tuvo más remedio que ir a la presentación, acudir a varias firmas de libros en distintos puntos del país e incluso hacer un par de entrevistas en programas de televisión. Los dos últimos libros de Nikki Heat, empezaron a venderse como rosquillas.



* * * * * * * * *
“De todos los dones que nos han hecho,

el de la vida es sin duda el más precioso.”

Mohandas Karamchand Gandhi



En Santa María Beach, Kate también se acomodó a una rutina, que la hacía sentir un poco más tranquila. La gente del pueblo aceptó a la pareja sin problemas, y alguna que otra vez fueron invitadas a casa de algún vecino y ellas se vieron en la obligación de corresponder a las invitaciones. Eran muy discretas en todo momento.

Pam empezó a pintar y Kate se asombró porque realmente lo hacía muy bien. Ella por su parte exprimió sus recuerdos y empezó a hacer pulseras, pendientes y collares con los materiales que le había proporcionado. Además recolectaba piedrecitas y conchas de sus paseos diarios por la playa que también utilizaba en sus trabajos.

Acudía al médico con regularidad y este le confirmó, lo que ella más deseaba, que el hijo que estaba esperando sería un niño, al que ella enseguida empezó a llamar su pequeño Ricky.

Casi dos meses después de que se establecieran allí, llegó Jim Becket para quedarse a vivir con ellas. Lo sacaron del piso franco una semana después que a Kate y lo llevaron a una granja en Montana, donde permaneció hasta que lo llevaron a California. Kate se alegró mucho de volver a ver a su padre, lo había echado de menos y lo necesitaba con ella en esos duros momentos.

Se sorprendió al verlo con un nuevo look. Tenía el cabello más largo y se había dejado barba, lo que le daba un aire bastante interesante. Él excusó su nueva apariencia alegando que le habían aconsejado que tuviese un aire más desenfadado en su aspecto, pero sonrió feliz cuando su hija le dijo que estaba muy guapo y que su nuevo aspecto le sentaba muy bien.

Por su parte, ella seguía manteniendo los cabellos cortos y rubio platino, Pam también se daba buena maña con la peluquería y era ella quien le mantenía el peinado. Había adquirido un saludable color tostado en sus paseos por la playa sin llegarse a poner excesivamente morena, pues Kendra le aconsejó que tuviese cuidado con el sol, en su estado. Así mismo había ganado algo de peso, ya que después de sufrir una fuerte anemia, Mark se puso muy serio con ella y le dijo que si no comía como era debido, corría serio peligro de perder al niño o que este naciera con problemas.

Jim se estableció con ellas, durante su estancia en la granja había descubierto que le gustaba trabajar la tierra y no se le daba mal, por lo que además de plantar varios tipos de flores en el jardín, sembró un pequeño huerto, que lo tenía entretenido la mayor parte del día.

Kate seguía la trayectoria de Castle en su página web y en toda la prensa que sacaba alguna noticia de él. Lo conmovió verlo tan triste, visiblemente más delgado y siempre vestido de negro, aun así le pareció más guapo y atractivo que nunca. Más de una vez, estuvo tentada a llamarlo por teléfono, por el solo hecho de oír su voz, pero le dio miedo y fue capaz de contenerse.

Se enteró de la publicación de la nueva novela, que tuvo ocasión de leer cuando llegó su padre, ya que se la traía de regalo. La leyó en un día, como siempre le pasaba con sus libros, se sumergió en la lectura y no pudo parar hasta que lo terminó.

Suspiró aliviada y sorprendida al terminarlo, estaba totalmente convencida de que en aquel libro, alguien acabaría con la vida de su alter ego de alguna manera, y leer que no moría le produjo cierto alivio.

Siguió todo lo relacionado con el lanzamiento del libro por internet. Se hizo una autentica experta en buscar información. Incluso una fan colgó una firma de libros en YouTube. Menos mal que su padre estaba ya allí con ella, pues pasó unos días, realmente tristes y bastante deprimida, seguir por la prensa la vida de Castle, y verlo siempre acompañado de una sonriente Gina, a la vez que tan atento y educado, atendiendo a sus fans, le hizo llegar a temer que él la olvidaría pronto y eso estaba llegando a desquiciarla.

Afortunadamente su padre fue capaz de ayudarla a calmarse y sosegarse, verlo de nuevo, aunque fuese en el ordenador, le había llegado a provocar más de una crisis de llanto.

Estaba de algo más de ocho meses ya, cuando leyó en prensa que en unos días se lanzaría la última novela del escritor Richard Castle, sobre Nikki Heat, con la que acababa la saga. Le extrañó que hubiese salido tan pronto después de la anterior, ella mejor que nadie sabía lo que Castle, tardaba en escribir sus libros y así lo comentó con su padre.

- Seguro que Castle me ha matado ya en este libro – dijo con lágrimas en los ojos – querrá olvidarme definitivamente. Es increíble, lo pronto que ha escrito otro libro, cuando estaba conmigo tardaba casi un año en hacerlo.

- Cuando estaba contigo, no escribía porque pasaba la mayor parte del día siguiéndote – razonó Jim – ahora que no te tiene, tiempo es lo que le sobra, por eso se habrá aplicado en la escritura.

- Me olvidará – susurró ella – y no puedo culparlo.

- Él cree que has muerto, escribir sobre ti, debe hacerle daño – quiso consolarla su padre.

- ¿Y sobre quien escribirá después de Nikki Heat?, ¿Quién será su nueva musa?, me entran ganas de gritar, solo de pensar que encuentre a otra mujer que le inspire lo que yo le inspiré.

- No te olvidará tan fácilmente, y ten por seguro que después de este libro, va a tardar en publicar otro, ya verás.

- No sé si podré aguantar todo esto.

- Claro que podrás, sobre todo por este muchachito – dijo mientras acariciaba el abultado vientre de su hija, piensa que cada día que pasa, es uno menos que queda para que volváis a estar juntos.

- Esa es otra, ¿Cuándo demonios va a ser el maldito juicio?, ¿tanto tiempo necesitan para prepararlo?

- Si hija, esto es un lento proceso, son muchos los cargos contra ese malnacido, y es mucho lo que se tiene que preparar, porque es mucho lo que está en juego. ¿Por qué no damos un paseo por la playa y te hago alguna foto para tu álbum de recuerdos para Rick?

- Bueno, voy por la cámara.

Y se hizo algunas fotos, de perfil, o con la blusa levantada para que se le viese el vientre. Era tal su afán de que Castle pudiese llegar a compartir con ella toda esta experiencia que no solo se fotografiaba ella, sino también el pueblo, la casa, la playa, los cuadros de Pam, el jardín y el huerto de Jim, así como la artesanía que se dedicaba a hacer y que se había convertido en su nuevo medio de vida.

Se acercaba el día en que se publicaría el último libro de Nikki Heat. Seguía un foro por Internet sobre lectura, que tenía un reloj que contaba el tiempo que quedaba, para el día H, como les dio por llamarlo. Cuando llegó el día, solo pudo ver la publicidad y el anuncio de la gran fiesta de presentación que se haría.

Al día siguiente ya pudo verlo por internet, en esta página a la que se había suscrito, pusieron un video. Volvió a verlo triste y como siempre vestido de negro, flanqueado por Gina y Paula, lo que le molestó bastante. Escuchó sus palabras con atención, sobre todo cuando contestó las preguntas que le hicieron los periodistas. Muchos le preguntaron por ella, y el accidente que provocó su fallecimiento, él siempre contestaba educadamente y se desviaba del tema, respondiendo solo a las preguntas relacionadas con la novela y con el inesperado final de la misma.

Para frustración de Kate, el video terminaba con la rueda de prensa, aunque el autor del mensaje donde se había colgado el video, que era más que evidente que había asistido al evento, decía que después hubo una recepción durante la cual se vio al escritor siempre en compañía de atractivas fans. Cuando terminó de verlo, Kate echaba literalmente humo por las orejas, estaba indignada y su indignación se convirtió pronto en una llantina que atrajo la atención de su padre que se acercó a ella preocupado.

- Hija, por Dios, te vas a enfermar.

- Es que no lo soporto, verlo ahí con otras mujeres, me descompone.

- Pero, ¿es que no le has visto la cara? – preguntó su padre – ese hombre parece un muerto en vida, se ve claramente que está ahí porque no tiene más remedio, y no porque le apetezca.

- ¿Tú crees? – preguntó entre hipidos – la verdad es que en las últimas fotos que he visto de él, ya nunca sonríe como solía hacerlo. Siempre he adorado su sonrisa.

- Por supuesto que si – dijo Jim abrazándola y pensando que nunca se hubiese podido imaginar que su Katie fuese tan sensible, pues siempre había demostrado ser muy fuerte.

- Yo no sé lo que me pasa – intentó disculparse.

- Pues que estás embarazada y sensible, además de estar pasando por una situación muy difícil – intentó disculparla su padre.

- Esto solo me ha pasado con él – siguió explicando – siempre lo he celado mucho, incluso cuando no éramos más que amigos, me molestaba mucho que mirase a otra mujer.

- Eso era porque has estado enamorada de él desde siempre, cariño – dedujo su padre sin mucho esfuerzo – aunque no te habías dado cuenta.

- Lo necesito papá, necesito verlo, tocarlo y sentirlo – suspiró entre lágrimas – necesito que me abrace para sentirme segura y saber que todo va a estar bien.

- Y lo estará, hija, lo estará, ya ha pasado la peor parte, cuando menos te lo esperes, todo habrá acabado.

- Ni siquiera sabe que va a tener un hijo – suspiró.

- Mejor así – dijo Jim – imagínate que lo hubiese sabido, su desesperación por tu pérdida, se habría visto aumentada por haber perdido también a su hijo. Por el contrario, imagínate su alegría, cuando te recupere y se entere además que tiene un hijo.

- Nunca me va a perdonar que lo haya abandonado de esta manera, nunca – volvió a sollozar.

- Créeme hija, cuando Rick se entere que estas viva, a lo mejor se enfada un poco al principio, pero después será el hombre más feliz del mundo y recuperará esa sonrisa que tanto te gusta.

Después de hablar con su padre, se sintió un poco más consolada y a petición de este apagó el ordenador, y se acostó pues ya era tarde.

Al día siguiente salió con Jim a pasear y llegaron hasta la tienda del pueblo, que entre las cosas que vendía, había también libros y revistas, pero para su disgusto, el último libro de Castle, aún no había llegado hasta allí, lo que la hizo maldecir en silencio a aquel pueblecito perdido y atrasado, que ni siquiera tenía una librería. Le dijeron que aun tardaría unos días y amablemente le ofrecieron el anterior, por si le interesaba.

Siguieron paseando por el pueblo y saludando a muchos vecinos que se encontraron por el camino. Ya todos conocían a Jim y les parecía estupendo que hubiese decidido retirarse a Santa María Beach, en compañía de su hija y dedicarse a una vida más tranquila.

Terminaron en una pequeña y artesana tienda de ropa infantil bastante alternativa para el gusto de Kate, donde vendían peleles, monos, camisetas todo muy moderno y de estridentes colores. A ella no le gustaba especialmente ese tipo de ropa para un bebé, pero no tenía más remedio que comprar allí algo de ropa para su niño, pues no tenía otro sitio a donde acudir, mientras le decía a su padre por lo bajini, que no quería que su niño fuese un hippie, que ella quería un niño, vestido de bebé, lo que provocó la sonrisa del ilusionado futuro abuelo.

En días posteriores y en vista que el libro tardaba en llegar, se dedicaba a meterse en foros de lectura que lo único que hacían era ponerla más frenética, cuando leía comentarios sobre el inesperado final, que algunos calificaban de ñoño, mientras otros decían que les había gustado pues dejaba una puerta abierta, pero sin decir como acababa pues no querían desvelarlo a futuros lectores.

Por fin, casi tres semanas después fue Pam la que le trajo el ansiado libro, que ella le agradeció, cogiéndolo y yéndose al jardín a sentarse en una hamaca para empezar a leer.

Fue la dedicatoria lo que primero le llamó la atención, pues decía: “Para Kate, mi mejor amiga, mi musa, mi compañera y mi gran amor. Ojalá que nuestro final hubiese sido como el de esta historia. Nunca te olvidaré, te amaré eternamente. Rick”

Rompió a llorar, sin poderlo evitar, y entre lágrimas empezó a leer el libro. Tuvo que parar para tranquilizarse. Estuvo allí hasta que empezó a oscurecer y Jim salió a buscarla, para reñirle diciéndole que se metiera para la casa, que empezaba a hacer mucha humedad y que además tenía que comer algo.

Cenó un sándwich y un vaso de zumo, mientras seguía leyendo. No paró hasta que terminó. Cuando leyó el final y comprendió por completo la dedicatoria, volvieron a saltársele las lágrimas. Esta vez su padre, se sentó junto a ella, abrazándola y tratando de darle algo de consuelo, hasta que se tranquilizó lo suficiente, para dejarse acompañar hasta su habitación y acostarse.

Esa noche Jim, se quedó junto a ella, sin soltarle la mano, hasta que se durmió, pensando que cuando era pequeña, era capaz de soportar el miedo a la oscuridad como una prueba de valentía y era ahora, ya de mayor cuando por primera vez le había necesitado para que velase su sueño.

CONTINUARÁ…

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por KateC_17 el Mar Mar 26, 2013 9:25 am

dioss me ha gustadoo mucho el capi Big Crying y como siempre digo los dos estan sufriendo mucho Crying or Very sad ains ya tengo ganas de leer el esperado momento aunque supongo que me tendré que esperar Smile
en fin uuf pensaba que Rick iba a matar a Nikki Heat pero no, no lo hizo Laughing
bueno jee estaré esperando con ansias el siguiente capi asi que no tardes plisss Big Crying que ya quiero saber que pasa Wink

KateC_17
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3201
Fecha de inscripción : 03/01/2013
Edad : 20
Localización : En el lado oscuro... ù.ú

Ver perfil de usuario https://twitter.com/NGC_17

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por carla_NYPD el Mar Mar 26, 2013 9:31 am

hay q se solucionen las cosas de una vez por todas!!!

carla_NYPD
As del póker
As del póker

Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Edad : 26
Localización : Mendoza - Argentina

Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/profile.php?id=1654652545

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por _Caskett_ el Mar Mar 26, 2013 10:16 am

Dios me vas acer llorar de verdad Crying Baby Big Crying . Dios porfavor arreglalo como sea, que si no me va dar algo de un disgusto.
Me encanta, continua pronto.

_Caskett_
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2936
Fecha de inscripción : 22/01/2013
Localización : en un mundo feliz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por yamicastkett el Mar Mar 26, 2013 10:18 am

Porfa sigue pronto he llorado hasta yo..

yamicastkett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 29/12/2012
Edad : 23
Localización : alicante

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MI VIDA SIN TI, Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:01 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.