Back to the past

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Caskett(sariita) el Dom Ene 12, 2014 4:22 pm

que lindo me recuerda a mi gatita

Caskett(sariita)
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Edad : 16
Localización : En el mundo de los sueños

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 17

Mensaje por inievezi el Miér Ene 15, 2014 5:10 am

Gracias por las reviews!!!!


Capítulo 17


Era martes de la semana siguiente. Nos habíamos pasado el fin de semana cuidando de Nikki juntos, osea, que al final la pobre gatita me ha servido de excusa por pasarme más horas con Rick.
El viernes cuando mi madre volviendo de trabajar me pasó a buscar por casa de Rick le enseñamos a nuestra nueva gata. Enseguida se enamoró del animal y le pareció bien que la rescatáramos de la calle. Así que tanto el sábado como el domingo fui a pasar el día con él. Evidentemente no solo cuidamos a Nikki, sino que también tuvimos nuestros momentos a solas haciendo otras “cosas”…
El lunes (ayer) no nos vimos porque tuvo que ir a una reunión con los de la editorial, ya que ese sábado es la presentación oficial de su primer libro. Cuando hablamos por teléfono ya por la noche, se le notaba eufórico. Se ve que un famoso crítico literario ya ha leído su libro y le ha gustado, así que hará un pequeño artículo en una revista importante. Esa era su gran oportunidad y el inicio de una carrera prometedora como escritor. Yo estoy muy contenta por él, y quiero ayudarlo en todo lo que pueda, pero desgraciadamente esta tarde tampoco podemos vernos por no sé qué otra reunión, y lo echo de menos. También debo admitir que me preocupa que Nikki se quede sola toda la tarde en su apartamento. Castle me ha dicho que le deja comida y agua suficiente y no hay nada de qué preocuparse.
En estos momentos me encontraba en el instituto en clase de literatura hablando con Verónica. Nos sentábamos juntas ya que Madison iba a otra clase. Últimamente hemos estado hablando mucho, y casi ya la puedo considerar una buena amiga. Las dos hemos sido engañadas por el mismo idiota y eso nos une. El profesor nos llamó la atención un par de veces pero luego ya se cansó. Le conté algunas cosas de Rick y ella me propuso que ya que por la tarde no podía, que nos viéramos a alguna otra hora. Pero por la noche mis padres no me dejarían, aparte de que necesito dormir las pocas horas que puedo, y por la mañana estoy aquí estudiando.
Se me ocurrió una idea: ¿y si quedásemos un par de horas por la mañana? Dudo que perdiera mucha clase faltando solo un rato… Y según como mis padres nunca se llegarían a enterar. Ya lo hice un par de veces con Tom, y se como engañar a los profesores y falsificar luego la firma de mis padres.
Sonreí. Eso voy a hacer. Vero vio mi sonrisa traviesa y me preguntó en que estaba pensando.
- Se me acaba de ocurrir como puedo verlo hoy mismo…
En salir de clase lo llamé. Estaba en el descanso de media mañana y podíamos salir a la calle, así que me dirigí hacia fuera.
- Hey Kate, ¿Qué tal? – dijo por teléfono.
- Hola Rick, me preguntaba si ahora tienes algo que hacer… -dije con voz misteriosa
- No, iba a empezar a preparar el discurso que daré el sábado, pero puedo hacerlo luego. ¿Por qué?
- He pensado que podríamos ir a tomar un café.
- ¿Pero no estás en el instituto? –preguntó extrañado
- Es el recreo…
- Vale, por mi bien. ¿Nos vemos en la cafetería del otro día?
- Allí estaré.
Al cabo de cinco minutos entraba a la cafetería y pedí por los dos. Aún recordaba el tipo de café que él tomó el otro día: un Capuchino sin azúcar. Dos minutos más tarde llegó.
- Hola preciosa – dijo en verme. Me levanté y nos dimos un beso, para luego sentarnos los dos cara a cara sonriendo.
- Quería verte un rato – dije entrelazando nuestras manos. Luego señalé con la cabeza la taza que había enfrente de él. – Ya he pedido también por ti, espero que te guste.
- Perfecto, yo también tenía muchas ganas de verte.
Hablamos un poco sobre cómo le iba su presentación. Se le notaba muy entusiasmado y algo nervioso ante lo desconocido. No sabía si vendría mucha gente, y le atemorizaba que resultara un fracaso después de todo el esfuerzo que había estado haciendo.
De golpe miró su reloj de pulsera - ¡Ay Dios! – me miró con cara de susto - ¡Kate! ¡Hace como media hora que deberías estar de vuelta al instituto! – yo me reí divertida. Él se me quedó mirando extrañado sin entender lo que pasaba.
- Rick, no pasa nada por faltar unas horitas en clase – dije intentando explicarme.
- ¡Como que no?! – frunció el ceño – Kate, me estás diciendo que quieres hacer campana para podernos ver?
- Ajá – asentí.
- Que malota… - dijo con una sonrisa traviesa
- Si en el fondo sé que te gusta – contesté con orgullo.
- Debo admitir que sí, pero la próxima vez me avisas para que no me dé un ataque..
- ¿Estas insinuando que quieres que sea mala otra vez? – me mordí el labio. Él no pudo evitar mirarme a la boca y sentirse un poco nervioso.
- Solo digo que no me importaría, en absoluto… - me miró intensamente a los ojos - ¿Qué quieres hacer ahora?
- ¿Qué quieres hacer tú? – le desafié.
- Mmm… se me ocurren varias ideas, pero no sé si decírtelas… - me siguió el juego.
- Prueba a ver… - sonreí de lado.
- Que tal si – se incorporó acercando el rostro al mío – nos vamos a mi apartamento y… jugamos un rato… - movió las cejas.
- No sé si me apetece ganarte a la Play, Castle – Bromeé sabiendo perfectamente de que iba la cosa en realidad.
- Oh, señorita Beckett, los dos sabemos muy bien a qué clase de juegos me refiero.
- Mmm… me parece bien – dije, y me levanté de la silla, rompiendo nuestro contacto visual, sin que la tensión desapareciera. Él también se levanta y me coge de la mano.
Salimos de la cafetería y condujo su moto hacia su casa.
En entrar vemos a Nikki acurrucada en el sofá. Le ha cogido cariño a ese mueble y no hay quien consiga hacer que se vaya a recostar en la cama que le preparamos. Me acerco para saludarla y acariciarla un poco. Ella cierra los ojos contenta.
- Hola Nikki ¿Qué tal estas tu? Ehh Preciosa – no puedo evitar hablarle como si fuera un bebé.
Levanto la cabeza por saber a dónde ha ido Rick, ya que no está a mi lado. Lo veo salir de la habitación con un pañuelo en la mano y una sonrisa misteriosa. Se acerca a mí con un punto oscuro en la mirada que hace que me quede sin respiración. Mi mente empieza a imaginar lo que puede estar planeando hacerme, y la verdad es que me muero de ganas de saltarle a sus brazos y suplicarle que empiece de una vez el “juego”.
Me hace girar y me venda los ojos. Me pregunta si lo ha atado demasiado fuerte y yo niego con la cabeza incapaz de hablar por la anticipación.
- Vamos a la habitación – me susurra en la oreja y me provoca un escalofrío de excitación en notar su aliento en mi piel. Me empuja conduciéndome por el apartamento hasta entrar a su habitación. Me deja allí parada y se aleja de la habitación después de decirme que no me moviese.
Estoy sola de pie, y me siento un poco idiota por ser incapaz de moverme debido a los nervios por lo inesperado.
Por suerte no tarda mucho a volver y me abraza besándome suavemente en los labios, haciendo que mis nervios se apacigüen.
- ¿Lista para jugar?
- Sí… -digo en un exhalo y me muerdo el labio, y Rick me empieza a quitar la ropa, deslizando mi cazadora por los hombros y luego empezando a subir mi camiseta. Me acaricia suavemente ascendiendo por todo mi torso hasta sacarla por el cuello con cuidado de no quitarme la venda de los ojos. Después sigue igual, y me quita los pantalones y los zapatos con destreza.
Hace que me tumba en la cama con solo la ropa interior, y oigo como su cinturón se abre y sus pantalones caen al suelo. Supongo que también se ha quitado la camiseta, pero no lo puedo saber seguro porque sigo sin ver nada. Siento como se acerca a mí y me acaricia el rostro con la palma de la mano. Luego se tumba a mi lado, y empieza a besarme húmedamente en el cuello, recorriéndolo todo hasta detenerse en mi punto más sensible donde no puedo evitar que un jadeo de placer salga de mi garganta, describiendo como me siento en ese momento.
De golpe deja de besarme y ya no lo noto a mi lado. Me siento frustrada, pero enseguida vuelvo a sentirlo poniéndose a horcajadas sobre mí.
Me besa fugazmente los labios, dejándome con ganas de más y empieza a bajar, haciendo un sendero de besos hasta mis pechos. Me quita el sujetador, y pone toda su atención en ellos, lamiéndolos, mordiendo ligeramente mis pezones más que erectos, besándolos, toqueteándolos, haciéndome sentir de una forma tan especial que me parecía estar en una nube. Intento abrazarlo contra mi cuerpo para sentirlo más, pero se detiene haciendo que deje escapar gemido de frustración quejándome.
- No muevas los brazos – dice autoritario, y me coge por las muñecas, retirando mis brazos hasta quedar estirados por detrás de mi cabeza.
Luego noto como se separa un poco, pero enseguida vuelve a mi piel. Besa otra vez mi pecho, pero enseguida cambia el ardor de su lengua por una cosa fría y húmeda, que enseguida reconozco que es un cubito de hielo.
- Oh Dios… - digo acto reflejo mientras me recorre entera un escalofrío de placer que desemboca a mi parte más intima. Me ha pillado por sorpresa. Nunca hubiera imaginado que el juego sería eso, pero me encantaba.
Continúa paseando el hielo por mi piel yendo de un pezón a otro e intercalando besos y caricias increíbles, que hace que mi deseo se intensifique, haciéndome llegar a un punto de placer incalculable. Cuando este se derrite, coge otro y va bajando por mi ombligo. No puedo parar de jadear.
El segundo cubito se derrite, y no puedo aguantar más. Estoy empezando a llegar al borde de un poderoso orgasmo, y quiero tenerlo dentro de mí YA.
- Por favor Rick… - le susurro, y él para un momento y me besa en la boca, entrelazando nuestras lenguas hasta quedarnos sin respiración.
- El juego aún no ha terminado, preciosa – me susurra entrecortadamente por la excitación. Me muerdo el labio esperando que continúe – date la vuelta.
Me quedo parada un momento. ¿Qué querrá hacer ahora? Él se quita de encima, y espera a que me mueva. Poco a poco, con los ojos aún vendados, giro sobre mi misma y quedo bocabajo en la cama.
Baja mis bragas hasta quitármelas, y luego me indica que me quede a cuatro patas.
Oigo el plástico de un preservativo romperse, y no puedo evitar humedecerme aún más por la anticipación.
Me va a follar por detrás.
Vuelve a subirse en la cama y queda detrás de mí. Me acaricia la espalda hasta llegar a mi trasero y luego mis muslos. Me separa un poco las piernas, y noto como se posiciona justo sobre mi sexo, rozándolo con su miembro.
Poco a poco empieza a llenarme, y me hace sentir como en el cielo. Desde esta posición es distinto, lo siento completamente diferente y me gusta. Cuando ya está totalmente dentro de mí, empieza a moverse hacia fuera y luego otra vez hacia dentro acompasadamente. Su cuerpo va chocando contra mi culo, y los dos no podemos parar de gemir con la respiración muy acelerada. Mis brazos amortiguan las sacudidas que Rick provoca y tengo que hacer fuerza al apoyarme. Va aumentando el ritmo cada vez más rápido. Entra y sale de mí con fuerza hasta el fondo, llevándome otra vez hacia el límite, y creo que ya no podré aguantar mucho más.
- ¡Vamos Kate! ¡Los dos! ¡Ahora! – grita Castle, y me dejo ir en ese increíble orgasmo que sacude mis paredes interiores contra su miembro, liberándolo también al mismo tiempo, haciéndonos sentir un placer incalculable a cada una de las células de nuestro cuerpo, convirtiéndonos en uno solo.
Los dos nos dejamos caer al colchón, él encima de mi espalda, piel contra piel, completamente agotados mientras aún recuperamos nuestras respiraciones. Me quito finalmente el pañuelo de los ojos y giro la cabeza para verle y sonrío.
- OMG Rick eso ha sido increíble…
- ¿Verdad? Ni yo pensaba que fuera a ser tan perfecto cuando lo he planeado – dice, y me besa deslizándose hacia mi lado para abrazarme – te quiero Kate.
- Yo también te quiero – digo, y continuamos besándonos dulcemente durante un tiempo.
Más tarde nos vestimos y vamos hacia la cocina a comer algo. Nikki enseguida se acerca para saludarnos, y le damos unos cuantos mimos.
Definitivamente pasar estas horas con Rick ha sido mil veces mejor que ir a clase.




inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Caskett_Dever el Miér Ene 15, 2014 7:38 am

OMMMMMFFFFFFFFFFGGGGGGG
Increíble, perfecto.

Caskett_Dever
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 09/06/2013
Edad : 23
Localización : cantabria

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por trolido el Jue Ene 16, 2014 9:31 am

Eso si que es tomase unas horas libres

trolido
As del póker
As del póker

Mensajes : 387
Fecha de inscripción : 04/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por castle&beckett..cris el Jue Ene 16, 2014 3:31 pm

preciosooooo sigueee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 18

Mensaje por inievezi el Jue Ene 16, 2014 6:25 pm

Gracias por las reviews!! Me alegro que os guste la historia  Wink  Heart  Kiss 


Capítulo 18



- ¿Cómo me queda este? – dije saliendo del probador, dando una vuelta para que se viera desde todos los ángulos.
- Mmm… estas preciosa, pero el verde menta no es tu color – dijo Madison – Pruébate este.
Cogí el vestido rojo que me daba poniendo los ojos en blanco, y volví a entrar al probador.
Llevábamos toda la tarde mirando tiendas en busca del vestido perfecto para acompañar a Rick en su presentación. Maddie y Verónica insistían en que debía estar espectacular por la ocasión ya que era la novia del escritor. Pero ahora mismo estoy empezando a pensar que quizá no ha sido buena idea pedirles consejo, porque estoy cansada de quitarme y ponerme ropa.
Salí con el rojo puesto justo en el momento en el que Vero venía con dos vestidos más en las manos.
- ¿Ya te has probado el de color menta y me lo he perdido? – dijo colgando los vestidos en la percha.
- Sí, pero no le quedaba bien – contesta Maddie sin darme tiempo a abrir la boca – en cambio este – dijo poniéndome una mano en los hombros haciéndome girar – le queda divino!
- Cierto, le realza las curvas.
Exhalé un suspiro de frustración. Me daba la sensación que para ellas era como una Barbie de esas que las cambias de ropa mil veces solo para jugar.
- ¿No te gusta Kate? – preguntó Maddie.
- Sí, me gusta mucho la parte de la falda y de aquí, pero es que estoy un poco cansada… ¿No me puedo quedar el negro que me probé hace un rato y ya está?
- Kate cariño, ese era demasiado largo y no realzaba tus piernas delgadas e increíbles, así que ni hablarlo.
- ¡Pero a mí me gusta!
- Si lo que quieres es un vestido de color negro he traído este que también lleva encaje y además la falda tiene un estampado barroco en blanco. – dijo Verónica mostrándomelo.
- De acuerdo, voy a probármelo…
Entré al probador y me quité el que llevaba para ponerme ese. El vestido de manga corta me llegaba por las rodillas y estaba como dividido entre falda y torso. En la parte del pecho se arrapaba haciendo que se marcaran más mis curvas. Realmente me quedaba bien.
- Bien chicas, creo que este me gusta – dije corriendo la cortina para salir.
- ¡¡¡Oh Kate!!! ¡¡Me encanta!!– dijo Maddie
- ¡Sabía que te quedaría bien! Pareces una modelo Kate – dijo Verónica, y las tres nos pusimos a reír.
Estaba feliz por encontrar el vestido perfecto, pero debo reconocer que me ilusionaba más la visión de que finalmente se habría terminado la tarde de compras y podría irme a descansar. Los pies me dolían de tanto caminar. Pero por lo visto el sufrimiento y cansancio aún no habían terminado. Después de pagar el vestido Madison y Verónica se obsesionaron con que necesitaba unos zapatos nuevos, así que me arrastraron hasta la siguiente tienda.
- El tacón tiene que ser muy alto, y para que combine con el vestido deberían ser negras – dijo Vero mientras caminábamos por las calles de Nueva York.
- ¡Cómo esos! – exclamó la rubia. Giré para mirar los zapatos del escaparate que había señalado y me quedé impresionada. Siempre me habían gustado los zapatos y tengo muchos pares en casa, pero eses eran preciosos. Miré el precio, y la verdad es que tampoco estaba nada mal. Hacían un 40% de descuento y valían 59$. Por primera vez en toda la tarde me ilusioné de verdad.
- ¡¡Siii!! ¡Los quiero! ¡Tienen que ser míos! – dije, y entré en la tienda como un huracán antes que mis dos amigas, quienes sonrieron ante mi entusiasmo.



Estaba muy nervioso. Ese día era el día más importante de mi carrera como escritor. Llevaba esperándolo desde que mi editora leyó ‘Flores para tu tumba’ y me dijo que tenía un gran potencial como escritor. Había escrito cada palabra, cada frase, cada página, cada capítulo con todo mi esmero y dedicación que tenía. Intentando que mis ideas tomaran forma y le gustasen al lector. De momento a los que lo han leído, incluyendo a un par de críticos les gusta, pero aún no se si al público también le gustará.
- Vamos Richard, no te pongas nervioso que te va a salir genial – dijo mi madre acercándose a mi– Tienes la corbata mal atada. Anda déjame a mí –me la ató – Yo siempre antes de actuar una obra de teatro hago unas respiraciones de yoga, quizá te sirven a ti…
- Gracias madre, en estos momentos siento que voy a estallar. ¿Cómo puedes salir delante de tantas personas sin saber si les vas a gustar? – pregunté.
- Bueno hijo, esto nunca se sabe, pero tienes que tener confianza en ti mismo y demostrar lo que vales. Porque tú, Richard, vales mucho.
- No sé qué haría sin ti – nos dimos un abrazo cariñoso madre-hijo, y eso me calmó un poco.



- A ver repasamos: primero das la bienvenida a los asistentes y haces tú discurso…
- Luego leo el inicio del libro para que el público decida si quiere continuar, y por tanto me compran el libro – continuo – Lo sé Paula, llevas repitiéndome el planning desde hace tres semanas ¿de verdad crees que aún no sé qué hacer?
- Solo quiero que todo salga bien, porque si sale mal no solo te perjudicará a ti Rick, sino que también a la editorial – dice señalándome con el dedo – tienes que tranquilizarte, salir allí y hacer tu trabajo, entendido?
- Entendido –asentí.
- Pues ala – me empujó hacia la puerta.
Todos los presentes de la librería me miraron expectantes. Sonreí por el nerviosismo y miré un momento hacia atrás, donde Paula apoyada en la puerta alzó el pulgar dándome ánimos. Respiré hondo y caminé hasta el atril que habían colocado justo delante de un montón de sillas llenas de gente que estaban esperándome.
- Buenos días – dije intentando encontrar entre el público a mi madre y a Kate – Me llamo Richard Castle y os agradezco mucho a todos que hayáis podido venir a la presentación de mi primer libro ‘Flores para tu tumba’.
Continué mi discurso al principio aún nervioso pero poco a poco cogí confianza. Vi que Kate y Martha se sentaban juntas a la cuarta fila, junto a los padres de ella. Mis mejores amigos Matt y Tyler también estaban, junto a dos amigas de Kate. Ella me sonrió y me guiñó el ojo mientras me escuchaba atentamente. Mi madre me dirigía una mirada orgullosa cargada de ánimos.



- Chica, definitivamente voy a leer el libro de tu novio – me dijo Madison cuando Rick terminó el discurso y la lectura, y nos dirigíamos hacia las mesas donde había aperitivos.
- Es que es de mi escritor de quien estamos hablando, que esperabas? – contesté y empezamos a reírnos.
- Mira allí viene – señaló hacia él que ya estaba a diez metros – te dejo.
Madison se fue hacia donde estaban Verónica y los chicos, y yo me quedé mirando a Rick. Iba muy elegante con un smoking y corbata negros y una camisa roja debajo. Sonreí sin poder evitarlo.
- Hey – dijo, y me abrazó dándome un beso apasionado.
- Hey –dije después apoyando nuestras frentes y mirándonos a los ojos sonriendo – has estado genial cariño.
- Mmm, gracias cielo – nos volvimos a besar - ¿te he dicho ya que estas realmente preciosa hoy?
- ¿Y los otros días no?
- Siempre – dijo mirándome con intensidad – pero esos taconazos te hacen ver como una diosa.
Me reí y le cogí de la corbata – Pues a mí me gusta tu corbata, te hace muy sexy – me mordí el labio.
- Me estas provocando, lo sabes?
- Puede… - me separé un poco – anda, porqué no vamos a saludar a los otros, que luego tienes que continuar con la firma.
- Me muero de ganas de firmar libros ¡será como ser famoso! – me reí de él y su entusiasmo, y luego le acaricié la cara y me acerqué para darle otro beso.
Luego nos fuimos los dos a ver a Martha que estaba con mis padres charlando animadamente. Después de la cena habíamos planeado ir a cenar los cinco juntos a un restaurante de la zona.
- Querido has estado fantástico –dijo Martha solo en verlo – estoy muy orgullosa de ti, te quiero – le dio un abrazo con los ojos humedecidos por la emoción.
- Yo también te quiero madre – dijo Rick – no llores, se te correrá el maquillaje – le dijo susurrando a su oreja, pero yo pude oírlo igualmente.
- Richard lo has hecho muy bien –dijo mi madre acercándose a él – mi hija me dejó tu libro y lo he estado leyendo esta última semana, tienes mucho talento, me ha encantado.
- Gracias Johanna – contestó.
- Bueno chico, realmente has estado muy bien, quizá un día de estos me lea también tu libro – dijo mi padre. Creo que finalmente ha aceptado a Rick como parte de mi vida, y poco a poco le irá cogiendo cariño.
- Muchas gracias Jim – sonrió.
Más tarde Castle fue hacia una mesa dónde mucha de la gente que había asistido a la presentación esperaba que les dedicara su libro.

Estuvo firmando por casi una hora. La verdad es que para ser su primer libro estaba teniendo mucho éxito. En terminar habló con su publicista, la cual parecía muy contenta con el resultado de esta presentación y luego vino hacia mí, y nos fuimos despidiendo de la gente que quedaba para irnos a cenar con nuestros padres. Sus amigos ya habían marchado hace rato, y nuestros padres nos esperaban a la entrada de la librería para dirigirnos andando hacia el restaurante.
La cena transcurrió animada y alegre. Todos nos alegrábamos mucho del éxito en la presentación de Rick, y brindamos porque continuase así. Yo no podía parar de mirar y sonreír a Castle, quien estaba completamente eufórico. Ojalá todo continuara saliéndonos perfecto.




inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Caskett_Dever el Vie Ene 17, 2014 4:01 am

Me ha gustado, Rick que mono Smile
Sigue prontooooo

Caskett_Dever
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 09/06/2013
Edad : 23
Localización : cantabria

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por castle&beckett..cris el Vie Ene 17, 2014 10:40 am

Sigueee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Verispu el Vie Ene 17, 2014 11:14 am

Me encanta este par son tan lindos! Continua pf!

Verispu
As del póker
As del póker

Mensajes : 437
Fecha de inscripción : 24/06/2013
Edad : 38
Localización : Mexico, Oaxaca

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Verispu el Vie Ene 17, 2014 11:27 am

Me encanta este par son tan lindos! Continua pf!

Verispu
As del póker
As del póker

Mensajes : 437
Fecha de inscripción : 24/06/2013
Edad : 38
Localización : Mexico, Oaxaca

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 19

Mensaje por inievezi el Lun Ene 20, 2014 5:58 am

 Heart  Gracias por leer y dejar reviews Smile Este es el penúltimo capitulo que tengo escrito, y luego tardaré bastante más porque no tengo ni tiempo...  Crying or Very sad  Facepalm 



Capítulo 19



- ¡Podríamos ir a Nueva Zelanda!
- ¿Nueva Zelanda? ¿Por qué quieres ir tan lejos? – pregunté a Castle. Estábamos en mi casa sentados en el sofá mirando la tele, con Nikki acurrucada en mi regazo. Castle la había traído porque no se sintiese sola en su apartamento. Mi padre estaba trabajando y mi madre en la cocina preparando el almuerzo.
- ¡Porque mola! –dijo cómo si fuera evidente- ¡¡Allí grabaron El señor de los anillos!! ¿No te hace ni un poquito de ilusión?
- Pero ir de viaje a allí saldrá muy caro, y aunque las ventas del libro te vayan genial, no puedo permitir que te gastes tanto dinero. – dije – Podríamos ir a Canadá o a Puerto Rico ¡o hasta quedarnos a USA! Hay muchas ciudades a las que no he estado…
- Claaroo, y ya de paso porque no vamos a Groenlandia? Esta cerca visto así… -me dijo con ironía - No te preocupes por el dinero, vayamos a donde vayamos es caro, así que mejor vamos a un lugar que sea muy chulo.
- Groenlandia es chulo, hay osos polares y en el norte auroras boreales, seguro que es precioso! –dije un poco para picarle aunque no me disgustase mi idea.
- ¿Enserio quieres ir a Groenlandia? ¡Con el frío que hace! ¿Debo recordarte que estamos planeando las vacaciones de verano? –dijo con cara preocupado- Además si quieres ver animales Nueva Zelanda es el mejor lugar porque hay una fauna increíble y ornitorrincos.
- ¿Eres consciente de que en realidad los ornitorrincos no son agentes secretos, verdad?
- Esto aún está por comprobar…
- Y si quieres luego vamos al Polo Sur a comprobar si los pingüinos hacen comandos militares, no?
- Ja ja ja, muy graciosa…
Nos quedamos unos instantes en silencio.
- Si quieres sol, porque no nos vamos a California? – le digo siendo más racional.
- No… seguro que ya has estado. – yo asentí con la cabeza ligeramente haciendo una mueca. Había estado a Los Ángeles una vez con mis padres, pero con Rick sería muy diferente. – Si quieres quedarte en USA podríamos ir a Las Vegas
- ¡KATHERINE! ¡NI SE TE OCURRA DECIR QUE SÍ, QUE AÚN ERES MENOR Y SOYS CAPACES DE HACER UNA ESTUPIDEZ Y CASAROS!
- ¿¡MAMÁ!? – dije incrédula, ella estaba en la cocina, y teóricamente era una conversa entre Rick y yo. Noté como él se reía por lo bajo - ¿Nos estas espiando?
- No – dijo entrando un momento en la sala señalándonos con una cuchara y echándonos una mirada de advertencia – Pero ni se os ocurra ir.
- Ok… - Rick y yo nos miramos después de esta extraña interrupción sin poder evitar sonreírnos después de su comentario, y cuando estuvimos otra vez “solos” continuamos discutiendo nuestras vacaciones.
- Un lugar con playa también es el Caribe… - dejó ir Rick
- Sí, pero tooodo el día en la playa también es muy aburrido…
- Oh créeme, no estaríamos todo el día en la playa… - me susurró en el oído intentando que mi madre no se enterase.
- Mmm… - me puse a pensarlo mientras nos dábamos un beso – Pero ¿y qué tal una ciudad? Si quieres salir del continente podríamos ir a Barcelona, o París, o Roma, o Berlín…
- Me gusta la idea, sobre todo la primera… Pero Wellington también es una ciudad interesante…
En ese momento mi madre nos llamó para ir a comer, así que dejamos la conversa para más tarde. Comimos los tres una deliciosa pasta a la carbonara y luego unas croquetas. Nikki desde el suelo nos acariciaba las piernas con su cabecita pidiendo un poco de nuestra comida, y en un despiste de mi madre, Rick le dio media croqueta para comer, y se puso a ronronear feliz bajo la mesa.
Después de comer Johanna tuvo que ir a la oficina por un caso que le había salido a última hora, y nos quedamos solos en casa.
Nos tumbamos otra vez en el sofá mirando un poco la tele hasta que me cansé y la paré. Castle me miró adormilado, y yo me levanté y le tendí una mano. Él me miró extrañado.
- ¿Vamos a mi habitación a echarnos una siesta? – le pregunté ahogando un bostezo.
Rick asintió y cogió la mano que le estaba tendiendo y se levantó. Nos fuimos a mi habitación cogidos de la mano caminando medio dormidos. Dejamos la puerta entreabierta para que Nikki pudiese entrar y acurrucarse a los pies de la cama una vez estuvimos dentro.
Castle enseguida se tumbó en mi cama y yo le seguí después de coger una manta para taparnos. Me pegué a Rick y lo abracé fuerte contra mí, apoyando mi cabeza en su hombro. Él me abrazó se acomodó a mi lado.
- y… ¿solo vamos a dormir? – preguntó al cabo de un rato.
- Sí Castle, tengo sueño… - dije con los ojos cerrados. Él suspiró.
- Porque… estamos solos en casa… y podríamos hacer otras cosas que se nos dan muy bien… - dijo pasando su mano por encima mi abdomen de forma ascendente haciendo circulos.
- Castle… no sé cuando vuelve mi madre ni mi padre, y prefiero que nos encuentren durmiendo que no haciendo esas “otras cosas”
- De acuerdo…- dijo rindiéndose. Pero al cabo de un rato volvió a decir: - Pero podemos hacerlo rápido, y luego vestirnos y hacer como si no hubiese pasado nada.
- Castle déjame descansar y calla de una vez.
- ¿Pero por qué no? – se quejó – claaro, tu solo me quieres usar de almohada, no Beckett?
- A ver Castle – dije apoyándome con el codo para mirarle a la cara – primero: si te molesta que te use de almohada me lo dices y ya. Segundo: ahora no quiero hacer el amor contigo porque no quiero que mis padres nos pillen lo hagamos rápido o lento. Da igual. Tercero: tengo sueño. Y cuarto: no tenemos condones.
Se quedó callado un momento – Puedo ir a la farmacia si quieres – dijo, y yo suspiré exasperándome y me giré echándome hacia el otro lado y enterrando la cabeza en la almohada. – ¡Enserio Kate! ¡Cómo no puedes tener ganas de hacerlo, eh?! – me preguntó abrazándome por detrás. Y entonces me rendí y le dije la verdad.
- Tengo la regla, vale. – le confesé – Me duelen los ovarios como si tuviera un ataque de apendicitis, y no estoy por el tema… ¡Solo quiero descansar!
- Oh Kate… - dijo cuando finalmente lo entendió – lo siento… podrías habérmelo dicho… Ven aquí.
Me tumbé otra vez hacia él, abrazándonos, y acarició mi espalda con cuidado mientras yo volvía a apoyar la cabeza en su hombro.
Y así, poco a poco, nos quedamos dormidos.
Cuando nos despertamos un par de horas más tarde, oímos que alguien más estaba en casa. Nikki no se encontraba en los pies de la cama y la puerta seguía medio abierta. Nos desperezamos y nos dimos un largo beso, y luego salimos de la habitación.
Mis padres estaban en el salón leyendo. Levantaron la vista en vernos y nos saludaron.
- ¿Habéis dormido bien? – dijo mi madre.
- Si… - dijimos a la vez asintiendo con la cabeza, y luego me disculpé para ir al baño.
En volver Rick y mis padres estaban conversando.
- Kate, al final vamos a ir a Barcelona. ¿Te gusta?
- Sí, me encanta, pero no querías ir a Nueva Zelanda?
- Sí, pero ahora allí es invierno, así que mejor ya iremos por las vacaciones de Navidad para que haga más sol.
- ¿Por Navidad?
- Bueno, ese mismo día no, podemos estar aquí, pero si por fin de año…
- Vale… Pues nos iremos a Barcelona. – dije, y le sonreí mientras me acercaba a él y nos abrazamos, ante la atenta mirada de mis padres.



Si os preguntáis porqué he decidido que irán a Barcelona es sencillo: Porque Kate dijo que le gustaría ir en un episodio, y porqué vivo allí. Jajajaja Espero que os haya gustado, y que sepáis que aún no irán. Primero Kate tiene que terminar el curso Wink Reviews!!!



inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por castle&beckett..cris el Lun Ene 20, 2014 6:15 am

Sigieee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 20

Mensaje por inievezi el Mar Ene 28, 2014 5:54 am

PERDÓN! Hoy me he dado cuenta que aún no había subido el 20 aquí  No War Reverence Shocked 

Ahí va:


Capítulo 20

La semana de exámenes finales finalmente había pasado, y ya oficialmente había terminado de estudiar para sacarme el graduado del instituto y estaba muy feliz. Aún así nos obligaban a venir esta última semana a clase antes que nos dieran las notas, con el calor de verano ya presente por todas partes.
Habíamos entrado en Junio hacia escasos días, todo el mundo tenía ganas de vacaciones y en el caso de los alumnos Senior, que terminamos este año, estábamos deseando graduarnos. Aunque luego también viene la decisión final a la pregunta que nos han hecho desde que empezó el curso: ¿Qué queréis estudiar el año que viene?
Odio esa pregunta. ¡Con lo fácil que era seguir curso tras curso, y ahora de golpe nos dan a elegir entre miles de opciones y universidades!
Quiero hacer algo que me guste, que me apasione para dedicarme el resto de mi vida profesionalmente, pero es complicado. De momento he enviado solicitudes en muchas universidades y veré que se puede hacer en las que me acepten. Las respuestas deberían empezar a llegar esta semana.
Una de las cosas que me gustaría estudiar (y probablemente es lo que terminaré haciendo) es derecho, y ser abogada como mis padres, y llegar a ser un día jueza del tribunal supremo o incluso senadora. Ese siempre ha sido mi sueño, pero una cosa es un sueño y otra la realidad.
Volviendo al día de hoy, ahora mismo estoy sentada en una aburrida clase de mates con Madison al lado, y preguntándome porque el profesor sigue explicando cosas nuevas si no saldrán en ningún examen y las olvidaremos. Por la ventana veo como el sol de Nueva York se refleja en las ventanas de edificios cercanos, y me pregunto que estará haciendo Castle.
Castle… suspiro, y no puedo evitar sonreír en pensar en él. Ya habíamos cumplido un mes y medio de relación, y siento como si todos esos días hubieran sido los mejores de mi vida. Por nuestro primer cumple-mes me llevó todo un finde a su casa de los Hamptons. Dios… aún puedo sentir las caricias del sol y sus labios sobre mi piel. Hacía más calor que la primera vez que fuimos, y así hasta por la noche nos pudimos ir a bañar al mar. Cuando la playa estaba desierta y solo la luz de la luna y algunas casas vecinas iluminaban el paisaje.

--- FlaixBack---

- ¡Madre mía Rick! ¡Esto es genial! ¡Parece el paraíso! ¡No hay absolutamente nadie! – dije cuando salimos por la noche a la terraza después de cenar y estar mirando la televisión un rato largo.
- Lo sé… me encanta, todo está a oscuras, y lo mejor es que la temperatura del agua es similar a la de esta tarde y nos podemos ir a bañar si quieres…
- ¡Siii! – dije eufórica saltando escaleras abajo hasta la playa. Luego me giré mirándolo - ¿Vienes?
- Ya voy… - dijo con una sonrisa - ¿No te pones el bañador?
- Da igual, si total no hay nadie – pongo una mirada provocativa- podemos bañarnos desnudos…
- Me parece… perfecto – dijo con esa cara de hipnotizado que pone siempre cuando lo miro así. Coge una toalla y viene conmigo.
Corrimos hasta la orilla, y estira la toalla mientras yo me empiezo a quitarme la ropa. Pronto me quedo desnuda ante él, que sin apartar la mirada de mi cuerpo, empieza a quitarse su ropa. Luego nos cogimos de la mano y seguimos corriendo hasta meternos los dos al agua en bolas. Al principio grito porqué el agua está más fría de lo que me esperaba, pero me voy acostumbrando. Se siente raro no llevar el bikini, pero me olvido enseguida cuando Rick empieza a salpicarme y yo me vengo haciendo lo mismo.
La luna casi llena se refleja en el agua del océano que está calmada y cristalina. Nadamos hasta mar adentro en una zona en que hay casi tres metros de fondo y jugamos buceando juntos mirando como bancos de peces pasan bajo nuestros pies haciendo formas alucinantes. Cada vez que salimos a la superficie a respirar nos miramos sonrientes, disfrutando de cada instante.
Más tarde volvemos nadando hacia cerca de la orilla, donde Castle me abraza y me susurra tiernamente mil veces lo preciosa que soy y lo mucho que me quiere mientras compartimos algunos besos salados y le respondo lo mucho que yo también le quiero a él.
Finalmente salimos del agua y nos secamos un poco mutuamente con suaves caricias envueltos por una sola toalla. Los dos estamos bastante excitados. Nuestra ropa sigue toda tirada por la arena, y Rick tiende la toalla de nuevo y me tumba en ella. Luego él rebusca en el bolsillo de su pantalón mientras yo disfruto de las vistas de su culo, hasta que se gira con un condón en la mano y yo pongo los ojos en blanco mientras le sonrió provocativamente.
- Cariño, te juro que no vas a olvidar esta noche – me dijo con voz seductora y esa mirada que me derrite por dentro. Me incorporé cogiendo el condón mientras él se arrodillaba a mi lado, dejando que tomara su erección con la mano masajeándola, y no pude evitar las ganas de tomarlo con la boca. Rick gimió mientras yo lamía y chupaba su longitud con ganas. Finalmente me separé para después deslizar el condón y dejar que él se colocara encima de mí. Bajó su mano hasta mi intimidad comprobando lo húmeda que estaba y gemí. A continuación entró en mí, moviéndose lentamente y torturándome de placer mientras me besaba el cuello. Yo me aferré con las piernas en su cintura, permitiéndole entrar hasta más al fondo, y arañé su espalda con mis uñas queriendo sentirlo más.
Y así, bajo la luz de la luna, aún empapados con agua salada, el sonido del mar acompañando y la cálida brisa marina acariciándonos la piel, nos dejamos llevar por todas esas increíbles sensaciones y nuestro amor de una forma mágica.

--- Fin FlaixBack---

- Kate, ¡Kate! – Abro los ojos de repente- Despierta, ha terminado la clase – dice Madison a mi lado con una cara divertida.
- Perdona… ¿Me he dormido? – pregunto aún descolocada. Ella ríe.
- Sip… Pero tranquila, el profe no se ha dado ni cuenta. Creo que no eras la única que le ha pasado – señala hacia la derecha donde un chico pelirrojo sigue dormido y le han pintado un bigote. Me llevo la mano a la cara y saco un espejito que siempre llevo en la mochila por si me tengo que retocar el maquillaje - ¿Tan poco confías en mí? –dice riendo de mi reacción. Yo suspiro de alivio al ver que no tengo nada pintado en los morros.
- Nunca se sabe Madi – digo y le saco la lengua haciendo una mueca que le hacer reír aún más.
Ya están haciendo los preparativos para la graduación y por todas partes hay gente preparando cosas. Yo también colaboro en el montaje como voluntaria así que me dirigí al gimnasio a ayudar con Madison. Al mediodía ya nos dejan irnos a casa, ya que hemos avanzado mucho.

Al llegar, después de aparcar la moto, subí las escaleras y entré en el piso. Hoy mi padre estaba en casa preparando la comida, y enseguida salió a recibirme.
- Hola Katie ¿Qué tal el día?
- Bien papá, pero ya empieza a hacer mucho calor – dio dándole un beso en la mejilla.
- Mira encima de la mesa –dice.
- ¿Qué hay encima de la mesa?
- Tú ve a mirar – me guiña el ojo.
Me acerco y veo dos cartas. - ¿Es eso lo que pienso que es? – digo cogiendo los sobres rápidamente.
- Sí cariño – dice y se coloca a mí lado.
Una es de la universidad de Viginia y la otra de Stanford. Abrí la primera con una sonrisa en la cara y la leí.
- Me han aceptado!!!!!!! –grité abrazando a mí padre, y luego abrí la de la universidad de Stanford – porfaaa que ponga que sí….!!
La leí rápidamente hasta encontrar la frase clave de la carta, y volví a gritar ‘Síííííííi’, esta vez saltando de alegría como una niña pequeña.
- Me alegro Katie, estoy muy orgulloso de ti cariño. – nos abrazamos un largo rato compartiendo esta felicidad.
Cuando llegó mi madre también se puso muy contenta y nos pusimos a saltar con las manos juntas riendo sin parar. Los vecinos de abajo subieron con mala cara a preguntar qué pasaba con tantos gritos, y nos tuvimos que disculpar aguantándonos la risa.
Por la tarde quedé con Castle a tomar un yogur helado en Central Park y cuando le conté la noticia, él también se puso muy feliz por mí.
Ahora solo falta esperar que lleguen otras cartas y decidir donde me voy a estudiar el curso que viene.


-- continuará--


inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Caskett(sariita) el Mar Ene 28, 2014 1:40 pm

sigue me encanta!

Caskett(sariita)
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Edad : 16
Localización : En el mundo de los sueños

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Ene 29, 2014 2:44 am

Sigueeeeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por trolido el Miér Ene 29, 2014 7:04 am

sigue

trolido
As del póker
As del póker

Mensajes : 387
Fecha de inscripción : 04/12/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 21

Mensaje por inievezi el Lun Feb 03, 2014 10:02 am

Hola!!
Este capitulo lo colgué hace un par de dias en FF, pero no aquí, porque se me había salido la sesión y me daba palo buscar donde tenía guardada la contraseña y volver a entrar xD Lo sé, soy muy vaga jajajaja

Espero que os guste, ese final es un pelín raro (yo aviso) ...



Capítulo 21


- Hay una verdad universal que todos debemos afrontar queramos o no – empezó Elena – Al final todo se acaba.
Estábamos por fin en el día de nuestra graduación. Me encontraba sentada entre los otros estudiantes de mi curso, vestida con la toga y birrete, escuchando el discurso final de nuestra delegada. Estábamos sentados por orden alfabético y con los dos chicos que tenia al lado, Troy y Greg, no es que me hablara mucho, así que de vez en cuando miraba hacia las filas de atrás donde estaba Madison, y nos sonreíamos como saludo. Verónica estaba mucho más al final y con toda la gente no la veía, y mis padres y Rick a las gradas con el resto del público.
- Por más que desease que llegue ese día, nunca me han gustado los finales. – continuó – El último día de verano, el último capítulo de un buen libro, separarme de una buena amiga, … Pero los finales son inevitables. Llega el otoño, cierras el libro, dices adiós…
“Hoy es uno de esos días para nosotros. Hoy nos despedimos de todo lo que nos era familiar, todo lo que nos resultaba cómodo. Pasamos página, pero solo porque nos vamos, y eso duele.
Pero hay personas que son una parte importante de nosotros y que siempre estarán allí pase lo que pase. Ellos son nuestra tierra firme, nuestra estrella polar. Y esa voz de nuestro corazón, que siempre nos acompañará. Always.”
Me puse de pie a aplaudir el discurso al igual que la gran mayoría de los asistentes. Había sido realmente bonito, y no pude evitar pensar en Rick en la última frase.
Luego fueron diciendo nuestro nombre por orden alfabético para darnos el diploma de graduado y subimos uno por uno al escenario. Estaba emocionada y dejé escapar alguna lágrima mientras sonreía y encajaba la mano con la del director.

--

- ¡Ven aquí Katie! – gritaron mis padres en verme después de la ceremonia, y yo los abracé como si fuera una niña pequeña aún con alguna que otra lágrima.
- No llores hija, que hoy es un gran día – dijo Johanna
- Lo sé mamá, lo sé – me separé sonriente de ellos, que me miraban orgullosos con rastros de que también habían llorado durante la ceremonia.
- Anda cariño, ve con tus amigos de fiesta a celebrarlo y pásatelo bien –dijo mi madre.
- Os quiero mucho –dije aún emocionada.
- Y nosotros a ti, Katie – dijo mi padre.
- Nos vemos mañana cielo –dijo mi madre, y yo la miré extrañada hasta que continuó – Te dejamos quedar en casa de Rick – explicó- hemos hablado antes con él, y te vendremos a buscar a las doce del mediodía para ir todos a comer en un restaurante.
- Gracias mamá, gracias papá –y me volví a abrazar a ellos.

--

-Hey Becks! -dijo Madison apareciendo detrás nuestro de la nada. Me estaba besando con Rick al lado de unas mesas del pabellón donde celebrábamos la graduación. Ya no llevaba la toga, sino que llevaba un vestido dorado muy ceñido asimétrico, con un hombro al descubierto. -Perdona Castle, pero es una emergencia - dijo, y me arrastró cogiéndome del brazo.
- Dime Maddie ¿Qué pasa? – pregunté extrañada
- ¿¿¡¡Qué que pasa!?? - dijo ella como si fuera obvio - Que Matt, el amigo buenorro de tu novio, y con el que creía haber empezado una relación hace unas semanas, está hablando con esa morena de allí.
- Emm.. Quizá son amigos... – le dije.
- No se pueden ser 'solo' amigos de alguien cuando se miran así. -señaló ella, Matt estaba riendo junto a esa chica con un posado muy familiar.
- Bueno... Siempre puedes ir allí y preguntar…
- ¡Estás loca! ¡No puedo hacer eso! Me haría parecer celosa…
- Que es justo el contrario de lo que me pareces ahora... -dije con ironía.
- ¡Es que lo estoy! Pero no quiero que ÉL se entere de que lo estoy, ok?
- Valee... Y dime qué quieres q haga? ¿Qué disimuladamente con Rick vaya a espiarlos? – pregunté adivinando sus intenciones.
- Exacto, sabia q lo entenderías!! - suspiré - Ahora ve e interrumpe esa conversación.
Volví con Rick y le conté lo que sucedía por encima. Luego 'disimuladamente' fuimos a hablar con Matt y la chica.
- Hey Matt! Hacía rato que no te veía tío! - empezó Castle
- Eso es porque no puedes quitar la vista de encima de tu novia - ambos rieron.
- ¡Tienes mucha razón! - contestó - ¿Y tu quien eres guapa? -dijo, y yo enseguida le lancé una mirada recriminatoria por decir 'guapa' a esa chica juntamente con un buen codazo, que él supo disimular.
- Soy Lesly, la prima de Matt. Iba a la clase C y también me acabo de graduar. - contestó, y entonces me di cuenta de que a veces la había visto por el pasillo entre clase y clase. Yo iba a la A con Madison, así que no coincidíamos nunca.
- Oh, un placer conocerte- dije- yo soy Kate.
Nos saludamos todos, y luego 'disimuladamente' nos fuimos. Enseguida Madison se acercó a nosotros y le dijimos que era su prima. La cara de alivio que puso era para hacerle una foto. Nunca la había visto tan celosa como hacia un rato y eso que vamos juntas desde hace muchos años...
Con Castle fuimos a tomar algo de beber y luego fuimos a bailar. Me recordaba a aquella primera vez, cuando nos conocimos en esa fiesta. Cuando nos liamos sin saber ni quién era el otro, pero con una chispa única que nunca habíamos experimentado. Parece mentira, pero después de un mes y medio nuestra chispa sigue igual que aquella noche.
- Estás preciosa –me dijo con voz tierna perdido en mis ojos. Me sonrojé. – Te quiero.
- Y yo a ti también Castle, eres la persona que me hace sonreír cada día y a la que quiero conmigo para siempre – sonreí mirando el azul mar de sus ojos.
Nos volvimos a pegar más el uno al otro mientras bailábamos, volviéndonos a besar.

--

Al cabo de un rato Rick dijo que tenía que ir al baño y yo me quedé en un lado de la fiesta esperándolo. Observé que Madison por fin estaba bailando con su novio, y parecía muy feliz.
Me pregunté donde estaría Verónica, ya que desde que habíamos entrado que no la había visto. Empecé a buscarla con la mirada y finalmente la vi alejarse del baile de graduación. Me pregunté que le debió pasar, y sin pensarlo fui en su búsqueda.
La encontré en un pasillo lateral donde prácticamente nadie pasaba y estaba llorando. Me acerqué intentando no asustarle para que viera que le hacía costado. Puse mi mano en su hombro y la llamé. Ella me miró con los ojos humedecidos.
- ¿Qué quieres ahora Becks? – sollozó.
- Saber que te ha pasado, por qué estas así…
Respiró hondo y con una mano se limpió una lágrima de la mejilla.
- ¿Es que no te das cuenta? – me miró de una forma muy rara, como si fuera obvio.
- ¿De qué? – pregunté confusa
- ¡De que estoy celosa! – dijo exasperada.
- ¿Celosa de quien?
- De ti – y me golpeó suavemente. Estábamos a un palmo de distancia.
- ¿De mí? Pero… ¿Por qué? – seguía sin entenderlo.
- ¡Porque dejas a Tom y encuentras al novio perfecto! ¡Tu príncipe azul! - Me miró con ojos sollozantes. -¡Yo en cambio no tengo a nadie! Madison ahora mismo está bailando con su amorcillo de Matt, y yo… -se le rompió la voz.
- Creía que te gustaba David... No me dijiste que habíais quedado el otro día y que..
- Pero es que David es mono, y salvaje, como a mí me gustan los chicos, pero... - se encogió de hombros- no estoy enamorada de él y ni de lejos siento lo mismo que tú con Castle.
- Vero... Seguro que encontraras a alguien que te acelere el corazón y te haga feliz, solo que ahora aún no es el momento... - le dije para consolarla.
- Hay alguien... Pero ya esta cogido.
- Bueno, en ese caso supongo que no sirve... Supongo que no es el adecuado.
- No, definitivamente no es para nada adecuada...
- ¿Quién es?
Se me quedó mirando durante unos segundos fijamente a los ojos.
- Tú.
--
Eso no me lo esperaba. Yo la consideraba una amiga, y ahora… ella me ve más que eso? ¡Dios! Estaba muy confundida. Nunca me había pasado, de hecho no me sentía atraída por las chicas, aunque Vero sea muy guapa.
- Yo… ah… - no sabía que decir.
- No importa Becks. Tú eres feliz con Rick. Yo no pinto nada en tu vida… - dijo triste.
- Vero, es que… no sé qué decir… te veo como una amiga y no quiero perderte, pero yo no… osea… no siento lo mismo que tu… - intenté explicarme – Yo estoy profundamente enamorada de Rick, y que ahora me digas eso no lo cambiara…
- Debí habérmelo guardado… ahora ya no me querrás a tu lado – dijo dándose la vuelta.
- No, escucha – la detuve por el brazo - podemos ser amigas… eso no tiene por qué afectarnos.
- Pero afecta, porque me rompe el corazón verte feliz con otro. Es mejor para mí alejarme.
- Por favor… - supliqué. No quería perder a mi amiga.
- ¿Acaso saldrás del armario para probar algo conmigo? Yo ya te digo la respuesta: No. Así que es inútil. Ni que dejes a Castle querrás nunca estar conmigo. –dijo encarándose a mi
- Eso no lo puedes saber.
- ¡Oh! sí, lo sé. – cada vez nos acercábamos más.
- ¿Enserio me crees tan superficial como porque confunda amor con la condición sexual?
- Sí. – dijo. Nuestros alientos se juntaron por la cercanía. Mi cerebro no podía dejar de pensar en que ella se sentía atraída por mí, y me pregunté cómo sería.
- ¿De verdad? – las narices se rozaban. Las dos mirábamos fijamente a los ojos de la otra. Ella dirigió su mirada hacia mi boca. La tensión se notaba entre las dos. No pude resistirme a mirar sus labios también. ¡Dios! Esto estaba mal. No tengo nada en contra de los gais, pero hasta ahora yo estaba convencida de que no era lesbiana o bisexual. Aparte de que si sellábamos la distancia sería ponerle los cuernos a Castle y yo no quería. Pero fue inevitable. Nuestras bocas se acercaron lentamente hasta juntarse. La sensación de besar una chica era distinta a la de un chico. En cierta manera lo encontraba excitante. Cerré los ojos cuando ella movió sus labios sobre los míos. Estaba paralizada. No sabía si responder o no.
Empecé a corresponderle tímidamente, aunque el beso continuó siendo muy atemorizado e inexperto. Cuando ella intentó acceder a mi boca, me retiré de golpe.
Me puse la mano delante de la boca. No me lo podía creer ¡La había besado! ¡Había besado a una chica! ¡Verónica! Ella me miró un poco avergonzada, pero con una sonrisa tímida. Supongo que para ella eso es más de lo que pudo nunca imaginar.
- Dioosss… lo siento Verónica, pero no puedo… - me sentía culpable. Dos no se besan si una no quiere.
- Perdona, ha sido gran parte culpa mía, lo siento. Estaba equivocada sobre ti.
- ¡Pero es que yo amo a Castle! Y tú eres mi amiga, y yo…
- Hey, piensa como si hubiera sido un beso de despedida. – ella estaba triste y también se sentía culpable por haber forzado la situación.
- No quiero que te vayas… por favor…
- Es lo mejor… y más después de lo que nos acaba de pasar.
No supe que más decir. Nos miramos con una mezcla entre tristeza y añoranza, y finalmente sonreímos.
- Dime que de vez en cuando hablaremos.
- Claro… – me dijo, y fue ademán de irse.
- ¡Eh Vero!, respecto al beso -empecé – no ha estado mal. – admití.
- Pues no te imaginas lo que hubiéramos podido llegar a hacer…
No pude evitar sonrojarme. Me hizo adiós con la mano y abandonó el edificio.
Estaba sola. Me tomé un minuto para recuperarme, y volví a la fiesta.
Enseguida Rick apareció y me preguntó dónde había estado. Le dije que acompañé a Verónica hasta la salida porque tenía que marcharse ya. Él se extrañó y me notó un poco rara, pero no preguntó nada más.
Me separé de él para ir hacia la barra. Necesitaba algo fuerte para afrontar lo que me había pasado.

--

¿Os ha gustado? No me matéis por eso, y dejadme alguna review para saber vuestra opinión .-.

inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Lucia CasKett el Lun Feb 03, 2014 11:06 am

¡¡¿QUEEEE?!! No me lo creo Verónica lesbiana, no me mal interpretéis no tengo nada en su contra pero me a pillado por sorpresa.
Por lo demás muy bien, me gusta mucho como escribes.
¿Pero Kate se lo dirá a Castle?
Bueno sigue pronto
Besos

Lucia CasKett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 165
Fecha de inscripción : 11/05/2013
Edad : 17
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por castle&beckett..cris el Lun Feb 03, 2014 4:25 pm

Buaaa ke fuerteeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 22

Mensaje por inievezi el Mar Feb 04, 2014 3:41 am




Capítulo 22


Beckett se comportaba de una forma muy rara. Rechazaba mis caricias e intentos de acercarme a ella. Además se había bebido dos cubatas en media hora. Si seguía así terminaría borracha (si es que ya no lo estaba)
- Kate, ¿Quieres ir a bailar un rato? – le pregunté.
- No. –dijo después de dar un buen sorbo a su bebida, casi vacía, con la pajita - si quieres ir tu, ve. No me apetece bailar ahora mismo. –dijo, y volvió a beber.
- Kate, ¿Estás bien?
- Sí claro, ¿por qué no debería estarlo? –contestó mientras cogía el vaso y se terminaba su contenido de golpe dejando solo el hielo del fondo y la rodaja de limón.
Se giró de espaldas a mí y volvió hacia la barra. No entendía que le pasaba. Estaba muy distinta, como molesta o incómoda. A penas decía algo. Solo hablaba cuando yo le preguntaba cualquier cosa, y me empezaba a preocupar.
Todo había comenzado luego de volver del baño y no encontrarla en el sitio donde acordamos. La había buscado por la pista, y finalmente la vi aparecer por una de las puertas. Pero algo le había cambiado, y no me dice que es.
- Un mojito – le gritó al camarero.
- ¿No crees que ya has bebido suficiente por un rato?
- ¿Ahora eres mi padre? Porque creía que eras mi novio… - contestó lanzándome un ‘zasca’ en toda regla.
- Kate – dije ignorando el comentario. Le pasé un brazo por la cintura y la acerqué a mí, invadiendo su espacio personal y ella se apartó ligeramente volviéndose completamente rígida – Cariño, yo solo me preocupo por ti.
- Pues no hace falta. Estoy bien –dijo, y consiguió separarse de mí cuando el camarero le sirvió su mojito.
- Vale, pero luego vamos a bailar o algo, ¿Prometido?
- Prometido – carraspeó ella, y le di un beso en el pelo para que no protestara, deseando que cumpliera su palabra y volviera a ser quien era.

--

Había pasado más de una hora y continuaba esquivándome sin motivo aparente. Nos habíamos dejado de hablar, y yo ya ni siquiera intentaba empezar una conversación con ella o acercarme. Nos habíamos sentado en las gradas del pabellón, uno al lado del lado, observando a la otra gente bailar y pasarlo bien. Al menos la había convencido para que dejara de beber, ya que iba por la sexta copa de la noche y se la veía un poco mareada.
- Rick - dijo ella de repente sacándome de mis pensamientos.
- ¿Si?
- Te quiero - me dijo simplemente. Dejándome descolocado por un momento, pero sabiendo que era verdad.
Le cogí de la mano - Y yo a ti preciosa - ella se giró un poco hacia a mí mirándome con una expresión que nunca había visto. Yo le sonreí animándola- Siempre.
Entrelazamos nuestros dedos mirándonos y finalmente ella sonrió con tristeza. Nos volvimos a quedar en silencio, esta vez menos incomodo, volviendo a mirar a la otra gente de la fiesta. Dejándola reflexionar hasta que no puede evitar volverle a preguntar.
- Háblame Kate ¿qué te pasa?
- Nada... -dijo, pero su expresión cambió, y luego empezó - antes he visto a Verónica...
- lo sé, ya me lo habías comentado
- Y... ella... me ha confesado una cosa y luego ha pasado otra, pero quiero hacer como si no hubiera pasado nada, porque quiero estar contigo, pero ahora la he perdido como amiga y... Yo... – dijo hablando muy deprisa, y empezando a llorar.
Y la arrope en mi hombro y enseguida se cogió a mí apretando mi camisa con sus puños y mojando mi cuello con sus lágrimas.
- Cariño no entiendo nada –dije acariciándole la cabeza – Estoy contigo, si?
- Nos hemos besado -dijo y yo me quedo helado. Ella se separa un poco y continua hablando - con Verónica –mirando hacia un lado, esquivando mi mirada en un gesto muy típico de ella - nos hemos besado.
- Kate... – eso no me lo esperaba.
- Lo siento Castle… -dijo mirándome de golpe con los ojos humedecidos - Te quiero muchísimo, no sé por qué lo hicimos... yo en ese momento no pensé... ¡Ella era una amiga para mi! Pero ahora la he perdido… Y me siento mal…
La volví a estrechar contra mis brazos y ella terminó de desahogarse. Aún estaba procesándolo todo. No entendía muy bien lo que había pasado, pero no podía culpar a Kate de nada. Y menos sabiendo que ella me quería.
- Tranquila, no me enfado... –dije- De hecho siento que hayas perdido a tu amiga, os llevabais muy bien –seguí - Aunque es muy raro eso de que os hayáis besado…
- Lo sé... Yo no soy así –se separó para mirarme a los ojos - No me gustan las mujeres - hizo media sonrisa - solo me gustas tú.
Miré a esos preciosos ojos marrones con vetas verdosas, aún enrojecidos por haber llorado, y nos sonreímos tiernamente. Al fin volvía a ser mi Kate.
Me acerqué poco a poco a sus labios, pero cuando ya estaba rozándolos con los míos se apartó.
- Lo siento Castle, es que… no puedo dejar de pensar en Vero, quizá dentro de un rato –me explicó - ¿Qué tal si vamos a bailar?
-Como deseéis señorita Katherine – dije poniéndome de pie y ofreciéndole mi mano teatralmente para animarla.
- Gracias mi querido escritor – contestó levantándose, aunque se tambaleó un poco por culpa del alcohol ingerido y tuve que sujetarla. –estoy bien, tranquilo. Se me pasará –sonrió sin soltarse de mi agarre.
- No deberías haber bebido tanto.
- Te digo que estoy bien –me cortó poniéndose la mano en la cabeza, y luego nos dirigimos hacia la pista de baile.
Empezamos a bailar otra vez, moviéndonos abrazados en medio de la gente, pero sin besarnos. Solo moviendo nuestros cuerpos al ritmo de la música que pinchaba el DJ. Kate poco a poco se iba olvidando de Verónica y sonreía y gritaba levantando los brazos siguiendo la música electrónica y cantando las tornadas de las canciones remezcladas que todo el mundo sabía. Yo hacía lo mismo. Saltábamos pegados entre la multitud, enloqueciendo. Olvidándonos de todos los problemas y disfrutando del momento y de su graduación. Las horas nos pasaron volando y exceptuando una vez cuando volvimos a la barra a por una copa más los dos, no habíamos parado de bailar y pasárnoslo bien.
Ya eran las seis de la mañana, y nos empezaban a echar del local. La gente se iba a regañadientes, la mayoría muy bebidos y continuando la fiesta en el exterior.
Ya empezaba a salir el sol otra vez y me molestaba a los ojos. Kate iba abrazada a mí para no caerse y saludando con la mano a la gente que pasaba por nuestro lado como si los conociéramos de toda la vida.
Nos dirigimos hacia mi coche y la ayudé a subir al asiento de copiloto.
- Vámonos a casa –dije cuando yo me senté al volante.
- Nikki nos habrá echado de de menos –dijo ella – ¡¡¡La próxima vez nos la llevamos!!! ¿¡Vale!?
- Es un gato… -dije viendo que los efectos del alcohol en ella la hacían decir chorradas.
- ¡Me da igual! Pues la disfrazamos de chihuahua y la colamos dentro de mi bolso –se rió divertida.
- Claro, claro… -pensé que sería mejor dejarla decir tonterías hasta que se le pasara. A mí el alcohol no se me había subido tanto, y aunque me hiciese gracia, también pensaba en la pobre gata.
Arranqué el motor y me puse a conducir hasta mi apartamento deseando que no nos parara la policía a hacernos un control de alcoholemia.
- Rick ve más despacio que me mareo –dijo Kate al cabo de un rato y frené un poco.
- ¿Te encuentras bien? –dije preocupado.
- Creo que voy a potar –dijo tapándose la boca.
- ¿Quieres que pare? –me apresuré a decir, porqué no querría que vomitara en mi coche.
- Sí –dijo, y yo paré a un lado de la carretera donde nadie pasaba y había un solar abandonado. La ayudé a bajar del coche, y tal como había dicho ella, se puso a potar todo lo que había ingerido las últimas horas. Le sujeté el pelo mirando de no ensuciarnos ninguno de los dos.
Cuando hubo terminado y se había limpiado con un pañuelo de papel los morros y las manos, volvimos al coche. Se la veía muy desfallecida y pálida. Cerró los ojos medio durmiéndose de camino a casa, y más de un momento me pregunté si realmente estaba bien. Pero cuando la sacudía un poco y la gritaba con voz suave ella me respondía con un gemido diciendo ‘estoy bien’, y me tranquilizaba un poco.
En llegar la ayudé a bajar, pero viendo que estaba casi dormida la cogí en brazos como a una niña. Subí hasta el piso, y me dirigí directamente a mi habitación para depositarla en la cama. La arropé con las sábanas después de quitarle los zapatos y el vestido dorado increíblemente sexy que llevaba, dejándola en ropa interior.
Fui a ver a Nikki, que en este mes y medio que llevaba con nosotros había crecido bastante. Le puse agua nueva, y le di unos mimos antes de volver a la habitación. Cerré las persianas para que la luz solar no nos molestara, me quité la ropa quedándome en bóxers y puse la alarma a las 11. Esta ‘noche’ dormiríamos poco. Solo unas escasas cuatro horas, ya que casi eran las siete de la mañana.
Me abracé a ella por la espalda metiéndome bajo las sábanas y enseguida se acorrucó contra mí en sueños.
Poco a poco no quedamos dormidos profundamente.


-- continuará--

inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Apocalipsis. el Mar Feb 04, 2014 4:14 am

¡Me lo he leidO otra vez! Inlove ES QUEME ENCANTA!! Escribes de maravilla y amo esta historia! Ya sabes que soy tu fan Cool Heart Me parece bien que kate haya hablado con rick y me ha molestado un poco Su actitud, aunque es normal! Y que graciaBeckett borracha Laughing Y LLEGAN A LAS 6 Y SE LEVANTAN A LAS 11?! OMAYGOH. ME MUERO. MIS IDOLOS SI SON CAPAZES. YO RE DIGO QUE NO. Laughing

Apocalipsis.
As del póker
As del póker

Mensajes : 385
Fecha de inscripción : 08/08/2013
Edad : 19
Localización : Vivo con David el Nomo :3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por caskett_10fogue el Mar Feb 04, 2014 11:18 am

Me encanta!!! Continua

caskett_10fogue
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 168
Fecha de inscripción : 16/08/2013
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Lucia CasKett el Mar Feb 04, 2014 11:37 am

Me nos mal se lo a contado.Pobre Kate que mal rato y encima se pone a beber como una loca.
Mi hermana llego una vez a sí a casa y se la cargó un mes sin salir, esperemos que el padre de Kate no se entere. Smile

Lucia CasKett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 165
Fecha de inscripción : 11/05/2013
Edad : 17
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por castle&beckett..cris el Mar Feb 04, 2014 2:36 pm

Preciosooo

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Back to the past Capitulo 23

Mensaje por inievezi el Sáb Feb 08, 2014 10:19 pm

Mucísimas gracias por lar reviews!! Kiss Kiss Kiss 

Aquí està la continación Wink




Capítulo 23



Un pitido horrible me taladraba los oídos sacándome de mi sueño extraño y sin sentido en el que me encontraba muy bien. Flotando feliz en un mundo imaginario que mi subconsciente había creado, sintiéndome libre y protegida. Pero ese sonido estrepitoso seguía sonando y poco a poco conseguía arrastrarme a la realidad. Una horrible realidad. Poco a poco mis ojos pasaron de verlo todo negro a distinguir que estaba tumbada en una cama que no era la mía, y empecé a notar unos pinchazos en mi cabeza que me provocaban un dolor horrible y que por culpa de ese pito que seguía sonando incrementaba aún más. Me sentía muy mareada y desorientada. Solo quería acurrucarme bajo las sábanas para dormir unas horas más. Tenía la garganta seca y muy mal sabor a la boca. Me removí un poco y noté que alguien me estaba abrazando por la espalda. Esos brazos me sonaban, y aspirando profundamente noté que era el olor de Castle. Aunque no estaba muy segura de si todo me lo estaba imaginando yo y seguía soñando…
Como pude, ya que no sentía del todo mi cuerpo, me giré para mirarlo. Efectivamente si era Castle. Dormía acurrucado a mí profundamente, con el pelo revuelto y semidesnudo. Se lo veía muy tranquilo.
Pero a mí me continuaba molestando ese pitido. Intentando que no se me cerraran los ojos, miré hacia todas direcciones por la habitación de Rick, hasta dar con el origen del sonido. En la mesilla la alarma-despertador seguía sonando desde hacía horas.
Me apoyé a un codo para incorporarme y alargar mi otro brazo por encima de Rick hasta el objeto de mis pesadillas. Paré la alarma y dejé caer mi cuerpo adormilado sobre la cama otra vez, susurrando un ‘buenas noches’ y haciéndome un hueco en el pecho de Castle.
Cerré los ojos y la oscuridad volvió a envolverme.

--

- ¡Katherine! ¡Castle! ¿¡Estáis ahí!?
Oía unas voces de lejos gritar nuestros nombres, pero no sabía quién era. Me parecía irreal y seguía medio dormido. Estaba en la cama con Kate entre mis brazos. Casi no había dormido nada esta noche, y los ojos se me cerraban solos. Me removí intentando que ella no se despertase y miré al reloj.
¡MIERDA ERAN LAS 12:15!
Oí como alguien volvía a tocar el timbre y golpear la puerta con insistencia y me incorporé de golpe. ¡Sus padres ya debían estar aquí y nosotros seguíamos en ropa interior durmiendo! ¿Pero no había puesto una alarma a las 11?
Me puse unas zapatillas y unos pantalones cortos de chándal que tenía en una silla de mi habitación y corrí a abrir la puerta.
- Hey! Hola señores Beckett –dije abriendo justo cuando iban a volver a golpear la puerta otra vez. Se me quedaron mirando durante unos segundos en verme sin camiseta y muy despeinado.
- ¿Richard? ¿Y Katie? –preguntó su madre al cabo de un momento.
- ¡Lo siento muchísimo! Nos hemos quedado dormidos –me apresuré a decir para que no pensaran mal – la alarma no debió sonar o algo así…
- No pasa nada, nos esperamos un rato a que os vestís y luego ya nos iremos a comer –dijo Jim.
- Ehh…emm… ¡sí claro! ¡Por supuesto! –dije sin saber cómo salir de esta teniendo en cuenta que Kate tendría una resaca enorme y no habrá quien la saque de la cama – Voy a intentar despertar a Kate… -y me giré para dirigirme hacia la habitación pero me interrumpieron.
- Rick –dijo Johanna – hemos traído ropa de Katie para que se la ponga y también algunas de sus cosas – me tendió una mochila con un estampado étnico – para que no tenga que volver a llevar el vestido dorado de su graduación.
- Emm Gracias! Ahora se lo daré –dije volviéndome a girar pero Jim se aclaró la garganta detrás de mi.
- ¿No nos dejarás pasar? –dijo. Me quedé helado. Las cosas se estaban complicando.
- ¡Claro! Jejeje Que cabeza la mía –intenté disimular – Adelante –pasaron y cerré la puerta de mi apartamento - ¿Queréis algo de beber o para picar mientras os esperáis?
- No hace falta –dijo su padre, y ambos se sentaron en el sofá.
- Vale… Si queréis el mando de la tele esta allá, y además Nikki os hará compañía –señalé a la gata que volvía de la cocina relamiéndose los bigotes y entraba al salón.
- Gracias – dijo su madre. Y yo huí finalmente a la habitación.

Kate seguía durmiendo a pierna suelta ocupando toda la cama. Se había destapado de debajo de las sábanas y me ofrecía una visión perfecta de cuerpo. ¡Castle! ¡Ahora no! Me dije a mi mismo notando como estas vistas afectaban a mi amiguito de allí abajo. Abrí las persianas dejando entrar la luz y me acerqué a ella. La sacudí diciendo su nombre para que se despertara y poco a poco hizo una mueca de protesta.
- mmm… Castle ahora no… me duele la cabezaaaaa…-ronroneó removiéndose en la cama.
- ¡Kate! Tus padres ya están aquí, tienes que despertarte! – dije intentando no alzar mucho la voz.
- Apaga la luz… - dijo haciendo caso omiso a lo que le decía y se tapó los ojos con la almohada. Yo se la quité enseguida y volvió a protestar -¡Castle! ¡Déjame dormir!
- Kate, tus padres están en el salón. Levántate.
- ¿¡Qué!? - eso pareció hacerle efecto, ya que se incorporó de golpe mareándose y poniéndose una mano en la cabeza.

- -

- Tienes que vestirte y arreglarte. –dijo Castle – Te han traído ropa limpia – puso una mochila que reconocí enseguida sobre la cama, pero yo no estaba por vestirme. Sentía que la cabeza me iba a explotar y solo quería dormir más - ¿Te encuentras bien? – preguntó.
- ¿No puedes decirles que nos veremos a la tarde y quedarnos los dos a dormir más? –dije cerrando los ojos.
- No Kate, no puedo ¡Son tus padres! –dijo, y yo lancé un gruñido de resignación dejándome caer sobre la cama.
- Pues que mierda… –cerré los ojos. Estaba a punto de quedarme dormida otra vez.
- ¡Kate! No te duermas… - me sacudió él – Voy a traerte una aspirina y un vaso de agua para que se te pase un poco la resaca. No. Te. Duermas. –repitió, y lo vi alejándose por la puerta del baño de su habitación.
Intenté levantarme, pero a lo máximo que llegué fue a sentarme en la cama. Abrí la mochila donde había unos tejando cortos, una de mis camisetas favoritas junto a un neceser y unas bailarinas.
Castle volvió y se sentó a mi lado entregándome el vaso y un par de pastillas blancas. Las cogí y me las tragué sin beber agua. Luego agarré el vaso y también me bebí toda el agua de golpe. Seguía teniendo la garganta seca por culpa de todo el alcohol que había bebido esta noche. Nunca en mi vida había bebido tanto y menos hasta quedarme en este estado. Recordé como después de besar a Verónica me puse a beber intentando olvidarlo, y la insistencia de Rick advirtiéndome de que parase sin hacerle ni puto caso. También recodé que al cabo de un rato, luego de confesarle lo ocurrido fuimos a bailar hasta que el sol salió y nos marchamos del local, y cuando me di cuenta, ya en su coche, de que me encontraba fatal y de que quizás no debería haber bebido tanto.
Pero todo esto ahora ya ha pasado y tengo que afrontar las consecuencias: un dolor de cabeza horrible, muchísimo sueño, sensación de mareo permanente, y mis padres al otro lado de la puerta esperándome para ir a comer.
- ¿Te encuentras mejor? – Castle me sacó de mis pensamientos.
- Ni idea… - contesté recostando mi cabeza en su hombro – pero supongo que tengo que salir más o menos presentable para que mis padres me vean, así que espero que las aspirinas hagan un milagro…
Rick me ayudó a vestirme y luego se vistió él. Como pude llegué al baño y luego de hacer mis necesidades me miré al espejo. Llevaba uno pelo horrible, y tenía todo el maquillaje corrido haciendo que mis ojeras se notaran más. Realmente tenía muy mal aspecto.
Saqué del neceser el cepillo de dientes y la pasta para enjuagarme y quitarme el mal aliento que venía de haber vomitado esta noche. Luego me desmaquillé e intenté volver a hacerme la línea a los ojos, pero debido a mi mal pulso decidí dejarlo. Me recogí el pelo en una coleta y salí de ahí para enfrentarme a mis padres.
Estaban sentados en el sofá y Castle estaba hablando con ellos haciendo tiempo hasta que estuviera lista.
- Hey Kate! Por fin estas aquí – dijo Rick con una sonrisa forzada.
- Sí, y estoy aquí – dije acercándome y intentando poner mi mejor cara.
- Buenos días dormilona –dijo mi padre.
- Hola cariño, que tal os fue anoche? – preguntó mi madre. Si tú supieras...
- Emm muy bien –dije, me tambaleé un poco pero me senté en una butaca intentando disimular.
- ¿Estás bien Katie? –preguntó ella.
- Sí, solo es que me muero de sueño… he dormido muy poco porqué volvimos que ya era tarde…
- Es verdad –intervino Castle – entre una cosa y la otra terminamos durmiéndonos a las siete.
- ¿¡A las siete!? – Gritó mi padre provocándome un dolor horrible de cabeza- ¿¡Pero vosotros miráis la hora ve vez en cuando¡? ¡El baile empezó a las 10! Haber vuelto antes… En mis tiempos a las 2 ya estábamos en casa. -hice una mueca por el dolor cerrando los ojos. Sus gritos no ayudaban, y no quiero ni imaginar cuando se enteren de que tengo resaca… El suicidio empieza a ser una opción mejor que vivir con esa tortura.
- Bueno y dónde queréis ir a comer? – cambió de tema Castle.
- Habíamos pensado en ir a un italiano que hay aquí cerca y que a Katie le encanta –contestó Johanna.
En ese momento me di cuenta de que estaba hambrienta. Hacía más de medio día que no comía nada y las tripas me rugieron.
- Bueno pues mejor que nos marchamos ya… -dije levantándome de la butaca, pero me tambaleé otra vez y ahora mis padres sí se dieron cuenta.
- Katie, ¿seguro que estas bien? – preguntó otra vez mi madre mientras yo me sujetaba a Rick, quien enseguida se colocó a mi lado intentando que no me cayera - ¿¡No tendrás resaca!?
- ¿Resaca? – Contesté yo con ironía sin dejar a Castle – ¡Noo! Solo es un poco de dolor de cabeza y sueño…
Pero no coló, mi madre se levantó acercándose a mí y cogiéndome de la mandíbula para olerme el aliento.
- ¡Pero qué haces! –dije intentando apartarme.
- ¡Katherine! ¿¡Se puede saber cuánto bebiste anoche!? – me preguntó manteniéndose cerca de mí.
- ¡Y yo que sé! Te digo que estoy bien, vale? , no me grites. –me puse una mano en la cabeza.
- ¡Katherine! No nos mientas –dijo mi padre acercándose a nosotros- ¡Que sepas que estás castigada!
- ¿¡Pero yo que he hecho!? – grité.
- Por Dios… ¡Tienes resaca! – gritó.
- ¡Que no me gritéis, joder! Que mi cabeza no os aguanta –dije, y me volví a sentar en la butaca.
- Y tú –dijo ahora mi padre a Rick mientras mi madre se acotaba a mi altura para ver cómo estaba - ¡Te dijimos que la cuidases!
- ¡No es culpa mía! Yo intenté que no bebiera más, pero Kate es más tozuda que una mula!! – Exclamó – Al menos yo estoy bien y pude llevarla en coche hasta casa y cuidarla mientras dormía…
- Se que Katie es muy testaruda, pero tú eres su novio así que deberías haber hecho algo más!! –le acusó.
Mientras, mi madre me pasaba la mano por la cabeza, acariciándome y mimándome. No pude evitar cerrar los ojos y suspirar ante su toque. No era mucho, pero me aliviaba el dolor como cuando era una niña pequeña y tenía fiebre.
- Katie cariño… Te hemos dicho miles de veces que beber en exceso es malo –me dijo con voz suave.
- Ahora ya lo sé mamá… perdonadme. –Le dije arrepentida entreabriendo los ojos.
- Sabes cariño, mejor túmbate un rato y pedimos unas pizzas para que nos las traigan aquí. – yo asentí con la cabeza ante la idea –Descansa un poco… ¿Quieres una aspirina o algo?
- Rick ya me ha dado una –sonreí – Dile a papá que no le grite, que me ha cuidado mucho y yo no le hice ni caso.
- De acuerdo cielo –me besó en la frente y se levantó para ir a hablar con Jim y Rick y contarles el nuevo plan.

Yo me quedé dormida ahí y lo siguiente que supe es que Rick me volvía a despertar estando tumbada en su cama.
- Kate, las pizzas ya han llegado y empezaremos a comer, quieres?
- Perdona por hacerte pasar por eso –le dije volviéndome a levantar aún un poco mareada.
- No pasa nada preciosa, por ti lo que sea –sonrió.
- Gracias – le sonreí de vuelta, y acerqué mi rostro al suyo pera finalmente besarle.
Él aceptó el beso con gusto y enseguida empezó a corresponderme. Después de todo lo ocurrido la pasada noche, sus labios eran mi mejor medicina contra la resaca y a todos los problemas del mundo. Y era en esos momentos que me daba cuenta de que no podía vivir sin él.
Nos despegamos y nos fuimos abrazados hasta la mesa del salón-comedor donde mis padres ya estaban terminando de poner los vasos y los platos. Tres enormes y humeantes pizzas nos esperaban para ser devoradas.
Me senté con la ayuda de Rick y empezamos a comer los cuatro evitando hablar más de la noche anterior. Poco a poco me fui sintiendo mejor y más despierta. Nos pusimos a hablar de otros temas como el viaje que haríamos dentro de dos semanas a Barcelona Rick y yo.
A media tarde recogí todas mis cosas del apartamento de Rick, y me fui con mis padres después de despedirme de él con un beso.
Ya en el coche mi padre me dijo ‘Katie, recuerda que estás castigada sin salir de fiesta hasta dentro de dos semanas’, y yo asentí. Porqué en el fondo estaba agradecida de que solo fueran dos semanas.




inievezi
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 90
Fecha de inscripción : 27/12/2013
Edad : 20
Localización : Red verse' AltBCN

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Back to the past

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:19 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.