Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ir abajo

Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Sáb Ene 18, 2014 1:03 pm

Para poner noticias, comentarios, traducciones... lo que sea de éste libro.

Fecha de publicación 20 Mayo 2014
320 páginas


Sinopsis del libro, en azul su traducción

Now that Castle’s bestselling character Derrick Storm is well and truly back in the land of the living it looks like there’s another novel on the way. Titled “Wild Storm” the novel continues to follow the adventures of Derrick Storm as he works with the CIA to solve a case involving mysteriously crashing planes after saving the lives of everyone on board his own flight.

Derrick Storm, the guy the CIA calls on when it wants something investigated domestically, is thirty-three thousand feet in the air, returning from a rock climbing vacation in the Swiss Alps, when the plane spirals into a nose-dive. Storm uses his climbing gear to tether himself to the wing and heroically save the plane and all the people on board. Sadly, Storm isn ot available to come to the aid of the three other planes that have crashed under similar circumstances, killing everyone on board. Interestingly, many of the victims are powerful people in politics, business and religious groups.

The always elusive Jedidiah Jones, leader of the National Clandestine Service that has no name, calls on Storm to investigate. Storm determines that an unknown extremist has secured enough of the rare earth element promethium to create a laser with the power to shoot down planes from the ground. The problem swiftly becomes a global one as four more planes crash in the Arabia Desert.
Details, intuition and courage lead Storm to Monaco, Panama City and Egypt as he meets beautiful women, rides angry camels and rescues innocent victims in his valiant effort to track down the maniacal mind behind the terrorism.



Ahora que este personaje Derrick Storm del superventas Castle está bien y verdaderamente de regreso sobre la tierra de los vivos parece que hay otra novela en camino. Bajo el título "Wild Storm" (Tormenta Salvaje) la novela continúa las aventuras de Derrick mientras  trabaja para la CIA en resolver un caso que involucra a aviones que se estrellan misteriosamente después de salvar las vidas de todos a bordo de su propio vuelo.

Derrick Storm, el tipo que la CIA llama cuando se quiere alguna investigación a nivel interno, estando a treinta y tres mil pies de altitud, regresando de unas vacaciones de escaladas en los Alpes suizos, cuando el avión entra en picado en espiral. Storm utiliza su equipo de escalada para atarse al ala y heroicamente salvar el avión y todos los pasajeros de a bordo. Tristemente, Storm no está disponible para acudir en ayuda de los otros tres aviones que se han estrellado en circunstancias similares, muriendo todo el pasaje. Curiosamente, muchas de las víctimas son personas poderosas en política, negocios y grupos religiosos.

El siempre escurridizo Jedidiah Jones, líder del Servicio Nacional Clandestino que no tiene nombre, llama a Storm para investigar. Storm determina que un extremista desconocido ha conseguido bastante cantidad del raro elemento químico prometio para crear un láser con el poder para derribar aviones desde tierra. El problema se vuelve rápidamente uno global en el momento en que cuatro aviones más se accidentan en el desierto de Arabia.
Detalles, intuición y valentía guían a Storm a a Mónaco, Ciudad de Panamá y Egipto mientras encuentra hermosas mujeres, carreras sobre camellos furiosos y rescatar víctimas inocentes en su valiente esfuerzo para localizar la mente maníaca de detrás del terrorismo.


Última edición por qwerty el Miér Nov 12, 2014 6:07 am, editado 5 veces
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Vie Mar 28, 2014 7:44 am

Portada de lo que he encontrado:



La tengo en grande pero no me deja colgarla. Por último,
Sale a la luz el 16 May 2014 - en otro sitio leí el 13 de Mayo.
Editor kingswell (creo)
352 páginas
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Sáb Mar 29, 2014 9:53 am

Bueeeeeeeno, como es habitual, antes de la publicación del libro, sacan a la luz los primeros capítulos del libro para abrir boca.

CHAPTER 1: http://a.abc.com/m/pdf/shows/castle/wild-storm_chapter-1.PDF%20

Os dejo el enlace del primer capítulo para leerlo en inglés. Si me da tiempo en un rato lo subo editado para leerlo directamente por el foro. Otras veces he traducido los capítulos que sacaban pero como ahora mismo estoy inmersa en la traducción del otro libro de Storm (Storm Front) al menos yo no los voy a traducir hasta que acabe el otro libro porque no quiero retrasarme más de la cuenta. Me quedan 8 capítulos que es el último arreón.

Si algún voluntario/a lo quiere traducir, perfecto.

Por ahora los libros de Derrick Storm sólo se encuentran en Inglés y no hay traducciones en Español, sí las hay de Francés e Italiano pero en nuestro idioma nada de nada.


TO MY ALWAYS
YOU MAKE SAVING THE WORLD MAGICAL

CHAPTER 1


NINETEEN THOUSAND FEET ABOVE YORK, Pennsylvania


At the very moment Flight 937 was targeted— the moment when the three-hundred-plus souls aboard were brought into a peril whose magnitude they did not understand— the man in seat 2B was thinking about a nap.

Seat 2B was partially reclined, and he was breathing deeply. A rakish sort, tall, dark, and broad-chested, he had his thick hair swept fashionably to the side. Beyond his apparent physical allure, there was also an ineffable quality to him— call it charm, charisma, or just natural magnetism—that made the flight attendants pay him more attention than was strictly necessary.

His face was tanned, albeit in something of a windburned way. He had just spent several weeks climbing in the Swiss Alps, finishing his trek by solo-climbing the sheer north face of the Eiger in a shade under four hours. Not record territory. But also not bad for a man who didn’t make his living as a climber.

He still wore his hiking books. Some of his gear was stowed above him in a weathered rucksack. The rest was packed below, in the belly of the Boeing 767-300 that had been plowing dutifully through the sky since Zurich.

They had been making a long, slow descent toward Dulles International Airport and the man in seat 2B was looking forward to the evening, when he planned to take his father to an Orioles game. It had been two months since they had seen each other, which was too long. They had bonding to catch up on.

The 767 banked slightly to the right, then straightened. It was a sturdy aircraft and the flight had been smooth, with only the barest hint of turbulence as the plane had passed under a high ceiling of clouds a few minutes earlier. The man in seat 2B had his eyes closed, though he was not quite asleep. He was in that transitional period, when the conscious part of his brain was slowly ceding control to the subconscious.

Then came the loud chunk.

His eyes opened. It was definitely not among the sounds one wants or expects to hear on an airplane. It was followed by voices, plaintive and panicked, coming from behind him on the left side of the aircraft. From above him, the seat-belt sign chimed. The plane was no longer flying smooth or straight. It had entered a shallow, wobbly dive to the left, pitched at roughly ten degrees.

Physiologists have identified the two possible reactions to a threatening stimulus as being fight or flight. But those are, in fact, merely the instinctive responses, the ones gifted to humans by their simian ancestors. Fancying themselves members of a more evolved species, H. sapiens have learned to overcome those base, brutish urges. They are polite, civilized, especially when surrounded by many other H. sapiens. They value decorum— even over survival, at times.

As a result, most people’s response to an emergency is to do nothing.

The man in seat 2B was not most people.

As the other first-class passengers exchanged nervous glances, the man in seat 2B unfastened his seat belt and walked back toward the midsection of the plane. His fight-or-flight juices were flowing—heart rate increased, pupils dilated, muscles bathed in red blood cells and ready for action— but he had long trained himself how to harness that chemistry in a productive manner.

Passing through business class into coach, he reached the emergency exit rows. Without speaking to the passengers, all of whom had their necks craned to see outside, he bent low and took his own gander out the window. It took perhaps a second and a half for him to assess what he saw, perhaps another two seconds to decide what to do about it. He walked back toward the firstclass cabin. There he found a flight attendant, a pretty ash blonde whose name tag identified her as peggy. She was clutching the side of the fuselage.

The man’s voice did not rise as he said, “I need to speak to the pilot.”

“Sir, please return to your seat and fasten your seat belt.”

“I need to speak to the pilot now.”

“I’m sorry, sir, that’s not— ”

His tone remained calm as he interrupted her again: “Respectfully, Peggy, I don’t have time to argue with you. Whether you want to recognize it or not, we have entered into what pilots call a death spiral. It’s just a slight pull now, but there’s nothing your pilot is going to be able to do to stop it from getting worse. Unless you let me help him, the spiral is going to get tighter and tighter until we hit the ground at what will likely be a steep bank and a very high rate of speed. Trust me when I tell you it won’t end well for either of us, whether we’re wearing our seat belts or not.”

He finally had Peggy’s attention— and cooperation. She walked unsteadily toward a phone, lifted it, and spoke into the receiver.

“Go ahead,” she said, nodding toward the door to the cockpit.

“It’s unlocked.”

The pilot had the gray hair and crow’s-feet of a veteran flier. But in his many thousands of hours of flight time, he had never faced anything quite like this. He was leaning his weight against the flight stick, the muscles in his arms straining. The plane was responding, but not nearly enough.

The man from seat 2B did not bother with introductions.

“One of your ailerons on the left side is gone and another is just barely attached,” he said.

“I’ve added power to the port engines and applied the rudder, but I can’t keep us straight,” the pilot replied.

“And you won’t be able to,” the man from 2B said. “I don’t think I’ll be able to get your aileron functioning. But I think I can at least get it back in place.”

“And how are you going to do that?” the pilot asked.

The man from seat 2B ignored the question and said, “Do you have any speed tape in your fl ight kit?”

“Yeah, it’s in the compartment behind me.”

“Good,” the man said, already heading in that direction.

“We’re not the only ones,” the pilot said.

“What do you mean?”

“Three planes have already crashed. No one knows what the hell is going on. Air traffic control is calling it another nineeleven. Planes just keep dropping out of the sky.”

The man from seat 2B paused over this news for a moment, then drove it from his mind. It was not pertinent to his present circumstances, which would require all of his concentration. “What’s our altitude?” he asked.

“One-eight-six-two-five and falling.”

“Okay. I’m going to need you to reduce airspeed to a hundred and forty knots, lower to fourteen thousand feet, and depressurize the plane. Can you do that for me?”

“I think so.”

“What’s your name, Captain?”

“Estes. Ben Estes.”

“Captain Estes, I’m going to get you back some control of this aircraft. Hopefully enough to get us down safely. Just keep it as steady as you can for me for the next five minutes. No sudden moves.”

“Roger that. What’s your name, son?”

But the man from seat 2B had already departed the cockpit. He stopped briefl y at his seat, opening the overhead bin and bringing down his rucksack. He pulled out a Petzl Hirundos climbing harness, several carabiners, and a seventy-meter length of Mammut Supersafe climbing rope. The plane had slowed. It was now tilted roughly fifteen degrees to the left. The man in seat 2B felt his ears pop.

The woman in seat 1B was peppering him with questions: “What’s going on? Are we going to crash? What are you doing?”

“Just trying to avoid deep vein thrombosis,” the man in seat 2B said finally. “It’s a silent killer, you know.”

With that, he was on the move again, back to the coach section, toward the emergency exit rows. In this part of the plane, real terror had set in among the passengers. They had seen the wing. They felt the plane’s bank. Some were sobbing. Some had grabbed on to loved ones. Others were praying.

“I’m going to need you folks to clear out of here,” he said to the people seated in the exit rows. “There’s much less chance of your being sucked out of the airplane if you do.”

Those words— sucked out of the airplane— and the image they produced— had an immediate effect. The four seats, two in each row, emptied as the man from seat 2B stepped into his harness and attached one of his ropes to the front of it. He took the other end, looped it several times around seat 20B, and tied the sturdiest knot he knew.

He yanked hard to test it. The man from seat 2B could bench press 330 pounds and squat at least twice as much. He knew those numbers were nothing compared to the forces that might soon be exerted on this rope. He just had to hope it would hold.

Clamping the roll of speed tape in his teeth, he removed the seal from the emergency door, grasped it in both hands, and threw it out of the plane. He ignored the screams from several nearby passengers and concentrated on his next task.

As a kid, the man from seat 2B had enjoyed rolling down the window of his father’s Buick— always a Buick— and cupping his hand against the wind that rushed at him, pushing at it in a test of his young strength. At 60 miles an hour, it was a struggle. The plane was moving more than twice as fast— 140 knots is equal to 160 miles an hour. But he wasn’t a kid anymore. He flattened himself against the floor, took one deep breath.

And then he began to crawl onto the surface of the wing.

He was pointed forward, toward the plane’s nose, keeping one foot braced against the side of the porthole. The wind tore at him, doing its best to pry him loose. Only by keeping his profile flat could he keep himself from being swept away. The rope that tethered him to the plane might or might not hold his weight if called upon. The man from seat 2B was not especially keen to find out.

His objective, as he continued creeping ahead, was to reach the leading edge of the wing. He worked his way there slowly, with hands made strong and calloused by weeks in the mountains.

When he reached the edge he grasped it, then began inching away from the body of the plane, toward the tip of the wing. He slid one hand, then the other, not daring to move too quickly, until he reached the section of the wing where he could hear the aileron flapping behind him.

Now came the first hard part: getting himself turned around.

As if he was doing a pull-up, he yanked himself toward the leading edge of the wing. Then he hooked his right arm around it, followed by his right leg. The force of the wind was now keeping at least part of him pinned to the plane. Trying not to think about how much of his body was dangling fourteen thousand feet above southern Pennsylvania farmland, he reached his left hand out behind him. He followed it with his right hand until he was facing behind the plane. He wriggled toward the back edge of the wing.

Now the second hard part: grabbing the aileron.

The sheet of metal was a moving target, and there was no way he could reach it anyway— not without losing what little purchase he had on the wing. He grasped, instead, for the narrow strip of metal that had kept the aileron from flying away. Once he had it in his right hand, he began pulling it toward himself— right hand, left hand, right hand, left— until he had it.

He was thankful for the rubberized toes of his hiking boots. He doubted loafers would have had enough grip to keep him on the wing, especially as it continued its inexorable downward tilt. The death spiral was setting in. If the wing got much more pitch to it, his job was going to become impossible.

With the aileron finally in his hands, he moved on to the third hard part: securing it back in place.

Trapping the aileron under his body, he peeled a length of speed tape. While it looked like duct tape, speed tape was made from aluminum. It first came into heavy use during the Vietnam War, when it was used in the field to temporarily fix helicopters that had been damaged by small arms fire. In air force slang, it was called Thousand-MPH tape.

The man from seat 2B hoped the name wasn’t overselling the tape’s abilities as he attached the first strip of it to the sheet metal of the aileron. Then another strip. Then another. It was heavy tape, and it had a heavy job to do. When he felt he had used enough, he moved the aileron into what he judged was close to its original position. Or at least close enough. He pressed it down, keeping it there with his wrists as he unspooled more tape with his hands. He added several more pieces until he had something like confi dence in his jury-rigging.

Then came the critical moment, the one when he needed to take his hands off the aileron. If it didn’t stay in place, he might as well just jump off the plane. There wouldn’t be time to repeat what he had just done before the death spiral took them down. This was the moment of truth for him and every other man, woman, and child aboard.

He let go.

The aileron held.


AS THEY MADE THEIR FINAL APPROACH TO DULLES AIRPORT, A phalanx of fire trucks and ambulances were lining the runway. Battling valiantly, with at least some control returned to him, Captain Estes had willed the plane to limp through the final hundred miles of its journey. It was later opined that only one of America’s finest pilots could have pulled off what he had done. He was destined for a Time magazine cover, a book deal, even a guest appearance on a highly rated ABC television crime drama.

The man who made it possible had returned to seat 2B, as if nothing at all had happened, as if he were just another passenger. Even when his fellow travelers tried to thank him, he just shook his head, gestured toward the cockpit, and said, “I’m not the one who landed this thing.” The plane touched down to the sound of boisterous cheering. When Peggy the flight attendant— who was already planning her own special thank you to Captain Estes— came on the public-address system and said, “Welcome to Dulles airport,” the passengers burst into applause again.

The man in seat 2B felt hands pounding his back. He experienced no special euphoria, no thrill of being alive, only dread. The other passengers did not know about the larger tragedy that was unfolding outside the plane’s doors. They were unaware that whereas they had escaped certain death, hundreds of other passengers on this day had not been so lucky.

Peggy announced that they could turn on their approved portable electronic devices, though most had already done so. They were already sending a feverish onslaught of you’ll-never-believewhat-happened-to-me texts and I’m-okay-yes-I’m-okay e-mails.

The man in seat 2B did not share in their joy. He could have easily guessed what was waiting for him when he powered up his phone.

It was a text from a restricted number. It said only: Cubby. Now.

Being summoned to the cubby meant only one thing: a job awaited.

There would be no Orioles game for him.

The man in seat 2B did not even bother retrieving his carryon luggage, which would only slow him down; nor did he wait for the main cabin door in the middle of the plane to be opened. He opened it himself before the Jetway extended, dropped from the plane, then commandeered a passing baggage trolley. He was soon off airport property, heading to his destination.

Captain Estes was accepting tearful hugs and grateful handshakes from all the passengers who exited in the usual manner. He would hear many of their stories in the upcoming weeks and months and get a deeper understanding of all the lives he had helped save: a woman who was pregnant with twins, a sevenyear- old on the way to visit her grandmother, a medical research scientist who was helping to cure cancer, a nun who had given her life to the poor, a father with six adopted children— remarkable people, all of them.

But in that moment, Captain Estes was only thinking of one man, a man who had already slipped away.

“I never even got his name,” he said to the flight attendant when all the passengers were gone.

“He was seated in 2B,” Peggy told him. “Why don’t you check the manifest?”

The captain returned to his cockpit and scanned down the list of the passengers.

The man from seat 2B was named Derrick Storm.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Lun Mayo 19, 2014 6:37 am

Una página web de venta de libros ha sacado dos capítulos más que se pueden leer sin estar inscrito a nada, entiendo que estos dos capítulos más están cara al público por lo que puedo escribirlos.

Aquí choca la "política" de no hacer publicidad de sitios de venta junto con la de poner el enlace de donde lo he sacado. Opto por la primera opción.

Me gustaría saber la opinión de los foreros si queréis que se traduzca todo el libro de Storm de igual forma que el otro. Pues de momento va a ser la única forma de encontrarlo en Castellano y tendría que ver si se puede hacer.

CHAPTER 02



WEST OF LUXOR, Egypt


Flat and featureless, hot and barren, the expanse of the Sahara Desert that stretched for some three thousand miles west of the Nile River was a great place to hide. But only if you were a grain of sand.
Everything else stuck out. And so Katie Comely had no problem distinguishing the dust cloud rising several miles in the distance.
She trained the viewfinder of her Zeiss Conquest HD binoculars on the front of the plume and saw the glinting of windshields. There were vehicles, at least four of them, traveling along in a lopsided V formation, closing in at between forty and fifty miles an hour.
It was not, in any way, a covert approach. But the men that Katie worried about were not the type to bother with subtlety.
Bandits. Again. They were always a problem in the desert, but even more so since the revolution of 2011 and the April 6 uprising. It was all the authorities could do to keep order in the towns and cities. The outlying areas had become as lawless as they had been in the days that followed the fall of the Roman Empire. In the two months since Katie had been on the dig, the expedition had been raided three times by outlaws who had helped themselves to everything they could carry. One or two of the items were later recovered by Egyptian authorities. The rest disappeared, sold on the black market for a fraction of what they were actually worth.
The expedition had hired a security force—really, just two aging locals with even older weapons and without the heart to use them—but it had been outnumbered and outgunned all three times. The force had since been doubled in number to four. She hoped that would be enough.
Katie adjusted the binoculars, trying to get a better view. She was twenty-nine, only a few months removed from defending her dissertation. Her PhD sheepskin still had a new-car smell to it. The University of Kansas had instructed her on how to pry open the secrets of antiquity. It had not taught her how to deal with armed thieves.
She adjusted the hijab on her head. The garment served at least two purposes. It shielded her fair face from the sun. But it also made her at least slightly less conspicuous. In her native Kansas, her yellow hair and blue eyes made her just another corn-fed local girl on the cheerleading squad. Out here, amid all these swarthy, dark-haired Arabs, they made her something of a freak.
If only she could have found a way to hide her gender. While Egypt was more progressive than many other Muslim nations when it came to its attitudes toward women, Katie still felt men leering at her everywhere she went.
She lowered the glasses, feeling her brow crease. “Do you want to take a look?” she asked the man next to her.
Professor Stanford Raynes—“Stan” to the guys back at the Faculty Club at Princeton—was tall and lean, with a pointy chin and a few too many years on him to harbor the crush on Katie that he did.
“I’m sure it’s fine,” he said.
Katie tolerated the crush, even encouraged it, partly because it was so benign—he never laid a finger on her, never acted inappropriately around her—and partly because he could make or break her career. A world-famous Egyptologist, he had doctorates in both archaeology and geology. He had revolutionized the field by using seismograms to locate many heretofore hidden sites, finding lost pyramids that generations of Indiana Jones wannabes had only heard rumors about. He was also the source of her funding for this, her first dig as a true professional in one of the most hypercompetitive fields in all of academia.
“I’m worried,” she said. “Aren’t you worried?”
“Just some youngsters racing cars in the desert, I’m sure. And if not, that’s why we’ve got those gentlemen,” he said, gesturing toward the four men with guns.
The vehicles were still closing in, now roughly a mile away, driving in a straight line toward the dig site with a determination that, to Katie, seemed to signify malignant intent.
“They’re probably just merchants trying to sell us something,” the professor suggested. “Fruit or vegetables or trinkets. Anyhow, I’m going into the tent to get some water, and I suggest you do the same. I keep telling you, it’s very easy to get dehydrated out here.”
“I’m fine,” she said. “I just…I can’t lose Khufu.”
The professor disappeared. Katie, however, continued walking in the direction of the dust cloud, toward the tented staging area where the valuables they brought up from under the sand were being carefully wrapped and readied for transport. There were crates of varying sizes, some small enough for a few tiny figurines, others carrying huge slabs of carved granite that weighed a thousand pounds or more.
Among the artifacts she had personally discovered was a life-sized bust of Khufu. One of the early pharaohs of the Fourth Dynasty, a god-man who ruled Egypt some 4,500 years ago, he was generally accepted as being the pharaoh who built the Great Pyramid of Giza. Little else was known about him. If verified, the pink granite statue would be just the second known depiction of the ancient king.
It would also be the kind of find that would propel Dr. Comely into the first rank of young archaeologists. Perhaps it would even lead to a rare tenure-track professorship at a leading research university. But only if she could get it back to the lab.
The dust cloud now appeared to be at least three stories high, and the vehicles—they were pickup trucks, with men riding in their flatbeds—were just a few hundred yards away.
Close enough that Katie could see their guns without the aid of her binoculars.
“Professor!” she shouted. “It’s them. They’re back.”
Raynes reappeared from his tent.
“Are you sure?” he asked.
“Just look!”
He grabbed the binoculars from her outstretched hand, focused them, then swore.
“Okay, okay. Let’s…let’s not panic here,” he said.
Then—in a voice that sounded a lot like panic—he began shouting in excited Arabic at the sleepy-eyed guards. Katie only spoke a few words of the language, enough to be polite on the street and ask where the restroom was. She had been meaning to improve her skills. She was lost as soon as a conversation started.
The moment the professor’s instructions to the guards were issued, one of the young assailants rapidly closing in pointed his AK-47 in the air and gleefully squeezed the trigger. A rapid burst of ten or twenty rounds flew into the atmosphere. Katie counted at least six other men with guns in the raiding party.
To Katie’s dismay, the four guards did not return fire. They took one look at what was coming and, as if in practiced unison, reached the simultaneous conclusion that they were not being paid enough to do anything about it. They turned and ran.
Katie felt a shout escaping from her lungs. The professor was also berating them in Arabic. His admonishment bounced off the guards’ backs as they fled.
The bandits were now on them. They were mostly young, barely out of their teens, their dark beards still scraggly. The leader—or the man who appeared to be the leader—was older, perhaps in his late thirties or early forties, with strands of white in his beard.
They pulled to a stop near the staging area and hopped off the pickup trucks with the apparent intention of helping themselves to whatever was there. The professor rushed at them—courageously, foolishly, and completely unarmed—and did not stop even as several gun muzzles were trained on him. Katie rushed behind him, yelling at him to stop. He was unbowed.
The leader unleashed a stream of words at the professor. Katie tried to pick them up, but to her unschooled ear it sounded like, “Badaladaladagabaha.”
The professor responded while trying to wrestle a crate away from two bandits, an effort made all the more pathetic by the fact that he lacked the strength to rip it from them. The charade ended when the leader walked up behind Raynes and bludgeoned his head with the butt of his rifle. The professor crumpled to the ground.
Katie screamed and rushed to his side. The young men were actually laughing.
“Cowards. You’re all a bunch of thieving cowards!” she yelled. As if they could understand what she was saying, the men laughed harder.
The leader circled around so he was facing Katie. He pointed his gun at her.
“Get him out of here,” he snarled, in heavily accented English. “Get him ice for his head. I need him healthy so he can dig up more treasure for me.”
The leader translated what he said for the benefit of the men, who roared in approval. Katie glared at him defiantly, weighing her options, which she had to admit were few.
“Take him away,” the leader said, again in English. “Or maybe I take you, his pretty young girlfriend, as hostage, huh? Maybe we have some fun, huh?”
Again, the leader repeated his words in Arabic. The response was lustier this time. Katie could feel several pairs of lascivious eyes undressing her.
Beaten and scared, she lifted the half-conscious professor under the arms and began dragging him toward his tent.
“I’m sorry, Katie,” he murmured. “I tried. I tried.”


Última edición por qwerty el Lun Mayo 19, 2014 6:52 am, editado 1 vez
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Lun Mayo 19, 2014 6:50 am

CHAPTER 03

LANGLEY, Virginia


In that strange way that only a spy grows accustomed to, Derrick Storm did not know precisely where he was going. Only that he was in a hurry to get there.
From the moment he retrieved his Ford Taurus from a private garage just off the premises of Dulles airport, he kept the tread of his right hiking boot mashed into the car’s floorboard. He braked only when it was the last means of avoiding collision.
Storm occasionally took grief from D.C.-area acquaintances over his choice of the vehicle while he was there. To them, it seemed staid for a man of Storm’s panache. Storm just smiled and accepted their ribbing. Much like Storm himself, the car preferred to hide its true capabilities. It had a twin-turbocharged 3.5-liter engine with 365 horsepower worth of unruliness under its hood, and a heavy-duty police suspension system that could handle the extreme demands Storm occasionally had to place on it.
The radio was off. The information reported in the early hours of a mass tragedy was usually wrong. In its haste to be first with the news, the media sometimes seemed to prefer guessing over reporting. Storm didn’t want to muddy his mind with it. He concentrated, instead, on keeping the Taurus’s tires on the pavement. He did not always succeed. At least one Nissan Sentra driver was thankful for that fact.
And yet, for all his haste, his final destination was a mystery to him.
Any half-wit troglodyte with Google Earth can get a pretty good gander at the Central Intelligence Agency’s headquarters, which rests on a leafy campus just across from Washington, D.C., alongside a sweeping bend in the Potomac River. A slightly more sophisticated operator can figure out which buildings house the National Clandestine Service, one of the CIA’s more shadowy branches.
But no one—no matter how good a hacker he is, no matter what he thinks he knows—will ever lay eyes on the cubby, the home to an elite spy unit created by a man named Jedediah Jones.
Not even Storm, who had given the cubby its tongue-in-cheek sobriquet, knew its precise location. He knew of only one way to get there, which he began executing as soon as his Taurus and its smoldering tires came to a rest in the visitors’ parking lot at CIA headquarters.
It involved presenting himself at the main entrance to an agent who responded to Storm with all the excitement of a man receiving patients at a dentist’s office. Normally, this portion of Storm’s journey involved some waiting as another agent was summoned from the cubby. Storm was mildly surprised to see the well-muscled, dark-complexioned shape of Agent Javier Rodriguez already coming down the hallway toward him.
But only mildly. Rodriguez was one of Jones’s most trusted subordinates. He was usually involved when Jones called for Storm.
Rodriguez was grinning as he walked up. Storm was not in a joking mood, in light of the seriousness of what was happening in the world around them. And yet, even in the midst of a crisis—or, perhaps, especially in the midst of a crisis—there were rituals to uphold. Gallows humor helped men like Storm and Rodriguez survive their jobs with their sanity intact. A certain bravado, even if it was false, needed to be maintained.
“Why, Agent Rodriguez, it’s almost like you were watching me drive here and knew exactly when I was going to arrive,” Storm said.
“You owe that Nissan Sentra driver an apology, bro.”
“Send me her address. I’ll write a note.”
Rodriguez’s only response was to hold up a black hood between his thumb and forefinger and give it a brief shake.
“I don’t suppose you’d let me promise to just close my eyes this time?” Storm asked.
“Sure. If I drug you with pentobarbital first.”
“The hood it is,” Storm said, and dipped his head. At six foot two, Storm was a head taller than Rodriguez.
“The cubby it is,” Rodriguez replied, slipping the hood into place.
The unit that called the cubby its command post did not exist—at least not as far as anyone connected to it would admit, even under the most creatively cruel torture. It was a detachment within the National Clandestine Service that had no name, no printed organizational chart, no staff assigned to it, and no budget. The CIA bought a whole lot of $852 toilet seats and $6,318 hammers to hide its expenditures.
Its leader, Jedediah Jones, was a veteran bureaucrat who used his considerable executive talents and cunning to build this agency-within-an-agency-within-an-agency, the CIA’s version of Russian matryoshka dolls. Its missions and achievements were as secretive as everything else associated with it. It had occasionally been credited with saving the world. It had also been accused of trying to destroy it. Either way, it did so quietly.
Storm had long ago given up trying to guess where he was being led when he was taken to the cubby. He assumed it was underground somewhere, though for all he knew it could have been underwater or even in the clouds. The trip there involved the seemingly random application of g-forces from all directions: up, down, left, and right.
Technically, Storm did not work for Jones or for the CIA. He was a former private investigator turned independent contractor. While his adventures had taken him across the world, he was often called on to inquire into matters that had domestic ties, which was—again, technically—illegal. The CIA’s jurisdiction was strictly international. As a result, Storm’s missions did not exist. In the same way the cubby did not exist. He might as well have had DERRICK STORM PLAUSIBLE DENIABILITY on his business card, because that’s what he provided the powerful men who required his unique skill set. He was paid handsomely for his services, one of which involved accepting the fact that he would be treated as expendable if it became convenient.
He knew he had reached his destination when he heard the clacking of keyboards. When his hood was finally removed, he was greeted by the usual sight. A cadre of men and women sat in front of a bank of computers, their eyes reflecting the contents of the walls of LCD screens in front of them. Jones called them techs. Storm called them nerds—a term he used with both respect and love, because their digital wizardry had been an invaluable aid to him so many times.
Several of the nerds’ monitors contained satellite images of the crash sites of what were once airplanes, their broken pieces now spread over whatever field or forest where they had come to rest. One of the nerds was zooming in on a piece of what might have once been an engine. Another nerd was comparing a piece of shredded landing equipment to a picture of what it looked like when it came out of the box.
Storm, who had yet to see the repeated loops of television footage that were transfixing the rest of America, stopped to gawk at them. While he didn’t doubt Captain Estes, who had called it another 9/11, seeing the detritus that littered the screens made the disaster more real.
“So it’s that bad,” he said.
“No, bro,” Rodriguez said. “It’s worse.”
THE BRIEFING ROOM WAS JUST OFF the main corridor. It had a wall-sized, flat-screen monitor on one end, but its central feature was a polished conference table surrounded by high-backed leather executive chairs.
Seated in one of the chairs was Agent Kevin Bryan, a small-statured man who appeared to be every bit as Irish as his name. He was also one of Jones’s top lieutenants. He and Rodriguez were often teamed together. If Jones was the bread, Bryan and Rodriguez were the peanut butter and the jelly.
“All right, talk to me like I don’t know anything,” Storm said. “Because right now I don’t know anything other than the fact that I owe my life to the versatility of speed tape.”
“Told you that story was true,” Rodriguez spat at Bryan. “That’s what you get for doubting my boy. Twenty bucks.”
Bryan extracted a twenty-dollar bill from his wallet and handed it to Rodriguez as he began talking. “Okay, we’re looking at four planes, all of which were heading toward Dulles airport and came into difficulty when they were at approximately twenty thousand feet in altitude. The National Transportation Safety Board has yet to recover any of the black boxes, so we don’t have detailed information for any of these yet. But we were able to, ahh, appropriate some initial information from the Federal Aviation Administration.”
“Go,” Storm said.
“I won’t tell you about Flight 937, because you already know about that one firsthand. So I’ll start with the initial plane to go down. It was Flight 312, coming in from Amsterdam Schiphol.”
An image of an Airbus A300 appeared in hologram as if it were floating above the table.
“It was coming in on the same approach path as 937. As a matter of fact, all four planes were coming in on a northeast approach toward Dulles runway twelve-thirty,” Bryan said. “Four-fourteen was using an Airbus A300 that had reported no recent maintenance problems. It was a perfectly routine flight. Then, at 1:55 P.M., its pilot was reporting he had lost his left engine. Pilots spend hours in simulators training for such things, so he began putting engine failure procedures into place, except they didn’t work. The plane began rapidly losing altitude and the pilot said it was responding as if it hadn’t just lost its left engine, but its entire left wing. That was his last communication before he crashed at a steep angle into a wooded area near Interstate 83.”
Bryan clicked a button and the hologram changed to a McDonnell Douglas MD-11.
He continued: “Next we have Flight 76, coming in from Stockholm Arlanda. It was a cargo plane registered to a company called Karlsson Logistics. Again, it had been a routine flight. Again, it was a plane with a spotless maintenance record. Three minutes after 312 distress call, at 1:58 P.M., Flight 76 had its last communications with the tower. Then nothing. It was like it simply ceased to exist. It was found in a farm field near Glen Rock, Pennsylvania, a few miles away from the other ones. The theory is that the pilot had no control when the plane hit the ground, because it hit hard and fast. Residents in the area reported thinking it was everything from a bomb to an earthquake.”
Storm only shook his head. Whatever had happened to Flight 76 had obviously been too catastrophic to be fixed with speed tape. He was thankful there were no passengers, but that would be little comfort to the families of the crew members.
Agent Bryan had changed the plane floating above the table to a Boeing 747.
“Finally, we have Flight 494, inbound from Paris Charles de Gaulle,” he said. “Again, there was nothing about this aircraft that would have indicated trouble. At 2:07 P.M.—nine minutes later—it reported a loss of hydraulic pressure in its rear rudder. As I said earlier, pilots are trained for such things, though by this point, flight control was apparently freaking out. They knew what had happened to the first two planes. They were determined to get this one down safely and really thought they could. Then the pilot came back on and said it was far more catastrophic. A pilot can’t see behind himself, of course. But as near as the man could figure, the entire tail section of the airplane was just gone.”
“Gone?”
“Gone. What was left of the plane crashed into a forested area of Spring Valley Park. Your flight was the final one to report difficulty, about five minutes later, and the only one to survive.”
“Have any groups claimed responsibility?”
“Several are trying to, but none that we think have the capability to pull off something like this,” Bryan said. “Whoever is really behind it isn’t bragging about it yet. We don’t know what they want or why they did this.”
Storm concentrated on the desk in front of him for a moment before speaking. “So we have four different aircraft that seemed to suddenly lose valuable parts at approximately 2 P.M.”
“That’s right,” Bryan said.
“And we can be pretty sure it wasn’t some kind of nine-eleven-style hijacking,” Storm said. “There were no hijackers aboard my flight, and none of the other three reported anything. As far as we know, their pilots were still at the controls when the planes went down.”
“That’s right,” Bryan said again.
There was more staring at the desk.
“You think maybe it was sabotage?” Rodriguez asked.
“Talk it out for me.”
“Somebody on the ground was able to plant a small explosive at different points on each plane—the wing, the tail, whatever,” Rodriguez said. “The passengers on your flight said they heard a sound when the aileron came apart. Maybe the explosives were all set to go off within a few minutes of each other.”
Storm shook his head. “I don’t like it. These planes were coming from four different airports in four different countries—four sophisticated countries that have long experience taking terrorism and airport security pretty seriously. It’s hard to imagine what kind of organization could breach all four. And if you did go through all that trouble, why stop at one plane in each place? And why would they fixate on four airplanes that were not only traveling to the same airport but heading there via the exact same location? That’s far too big a coincidence.”
Rodriguez was nodding as Storm continued: “We need to think about that location. The geography has to be the common link here. Bryan, can you compare the four flight plans and find the places where they overlap within a mile or two?”
Bryan began typing furiously. On the flat screen on the far wall, Storm watched as Bryan manipulated the four flight plans on top of each other and began searching for points of intersection. Closer to Dulles, there were many of them—all four planes were on the same approach. Farther from Dulles, they were scattered.
The point of first convergence was slightly south of York, Pennsylvania.
“What’s there?” Storm asked, pointing.
Bryan zoomed in on the spot where Storm had gestured. When he got in close enough, they saw a chunk of green that was labeled, “Richard M. Nixon County Park.”
“Maybe they were enemies of the thirty-seventh president?” Rodriguez said.
“That wouldn’t narrow it down much,” Storm said. “No, this is our key. This spot. Everyone is talking about what happened in the air. But my bet is it was something on the ground that is responsible for this.”
“What could do that to an airplane from the ground? Some kind of surface-to-air missile?” Rodriguez asked.
“Something like that. If it was, you would think someone would have seen it. A rocket is not exactly invisible. It’s loud and bright and leaves a contrail. Can we dispatch some folks to make some gentle inquiries?”
“Got it,” Bryan said.
“Okay, so that’s getting us closer to figuring out what happened,” Storm said. “Where are we on the why?”
Bryan nodded at Rodriguez, who walked over to the large flat screen. Bryan’s jumble of flight plans disappeared with one touch from Rodriguez.
“Until someone credible claims responsibility, we’re mostly just fumbling in the dark,” Rodriguez said. “The current theory is that this is just random violence by some sick dude or dudes. No one has any clue what they want.”
“That’s not a very satisfying theory,” Storm said. “Are you sure there’s not anything the victims had in common? Maybe this was more targeted than we realize.”
“Not that we’ve been able to sort out so far,” Rodriguez said. “There were definitely some heavy hitters on board all the planes.”
“Like who?”
“We’ve had the nerds at work, searching for patterns among them. Nothing has popped so far. Not sure I have anything to tell you.”
“Humor me. Give me the biggest name on each flight.”
Rodriguez shrugged. “Okay, let’s see here. Flight 312 had Pi aboard.”
A photo of an unshaven, unkempt young man with a mop for a head of hair appeared on the screen. He vaguely resembled a grown Muppet.
Rodriguez continued: “Pi is the leader of the International Order of Fruitarians, a quasi-religious group that tries to convince people that fruit is the original diet of mankind—nutrition as God intended. Really, it’s a cult. It slowly lures innocent college kids, especially unsuspecting young women, into its clutches and then eventually brainwashes them into doing things like selling flowers at the airport.”
“Maybe the father of one of these kids who lost his daughter to this nonsense decided to seek ultimate revenge and fire a rocket at the airplane the guy was on,” Storm said. “A father would go to any length to protect his daughter from a monster like that.”
Rodriguez let that pass. “Flight 76 was the cargo flight. Beyond the crew, the only passenger was a Karlsson executive named Brigitte Bildt, who had some business in the States and decided to hop aboard. She was not the company’s CEO, but she apparently ran the day-to-day operations and was also involved in a lot of its strategic decision-making.”
A photo of a middle-aged woman with blue eyes and kinky brown hair was now being projected. It appeared to be a corporate head shot—no frills, no glamming up. She had been looking at the camera with a certain gravity, almost as if she was aware of the seriousness of the way the photo would someday be used.
“Is it possible Karlsson Logistics had business enemies?” Storm asked. “Maybe it was involved in some kind of leveraged takeover that Bildt was pressing for?”
“We’re looking into all possibilities,” Rodriguez said. “Moving on, Flight 494 had a couple of bigwigs, a professional athlete, some business types. But the biggest name was Congressman Erik Vaughn.”
A new image appeared. It was the beady-eyed, puffy-faced visage of the congressman, topped with helmet hair that never seemed to move.
“Eww…am I allowed to say I hate that guy?” Storm asked.
“You wouldn’t be alone. He chaired the Ways and Means committee and he’s one of those small-government zealots. He has used his position as leverage, refusing to bring any matter involving taxation before Ways and Means unless he gets a guarantee of reduced spending somewhere. I don’t think there’s a group whose funding he hasn’t cut. The young, the old, highway funding, the whole concept of foreign aid….You can go on and on with him.”
“We’d have a long list of people who’d love to see him die in a plane crash,” Storm acknowledged.
“There were others, too. Some more famous than others. And I guess it depends on your definition of famous. One of the people on the first plane down was Rachel McCord.”
“The porn star?” Storm burst.
Rodriguez arched an eyebrow. “Gee, Storm, how did you know about her?”
“I…I…read about her in a magazine once,” Storm said. “Anyhow, what’s my job in all this? Why does Jones want me here?”
As if he had the room bugged—and, really, he probably did—a trim man of about sixty with buzz-cut iron-gray hair and steely blue eyes walked through the door.
JEDEDIAH JONES’S TITLE WAS Head of Internal Division Enforcement. Its acronym was no accident, given that it neatly described his prevailing modus operandi.
Storm owed his existence to Jones in more ways than one. While it was Clara Strike who first discovered Derrick Storm—then a struggling private investigator who was considering changing his name to Derrick Aarons just to move it up a few notches in the Yellow Pages—it was Jones who took Storm’s raw abilities and honed them into polished proficiencies, turning Storm into a rare asset.
Their long association had been mutually beneficial in other ways as well. It had made Storm a rich man, one with a contact list of friends and sources that was even more invaluable than all the money he had amassed. And the missions that Storm had been able to complete—often against impossible odds—had been an invaluable boost to Jones’s career.
And yet there was always tension between the men. Jones knew he could never fully command Storm, who prioritized many things—his own moral code, his sense of patriotism, the welfare of his friends and family—over his orders from Jones.
And Storm, likewise, knew where Jones’s loyalties lay. And it wasn’t in their tenuous relationship. For all Storm had helped him achieve, for all the times Jones had deployed substantial resources to save Storm, Jones lacked sentimentality toward him. After a botched mission in Tangier, Morocco, Jones had faked Storm’s death, leading the world to think he had perished for four long years, not caring about the impact it had on Storm’s loved ones. What’s more, Storm knew that if it ever became expedient to have his death become real, Jones wouldn’t hesitate. He would leave Storm bleeding in a river full of piranhas if it benefited CIA goals or Jones’s sometimes-warped ideas about what was best for the country.
“Is he up to speed?” Jones asked, not bothering to immediately acknowledge Storm.
“As up to speed as any of us are at this point, sir,” Bryan said.
“Excellent,” Jones said, finally turning to his protégé. “Do you have a vehicle here?”
“Yes.”
“Great. We’re going to ask you to ditch it for the time being. Where you’re going, you’re not going to be Derrick Storm, and I don’t want you driving some souped-up hot rod, even if it is wrapped in a bland coating.”
“All right. Who am I and where am I going?”
“Not far. To Glen Rock, Pennsylvania.”
“That’s the Flight 76 crash site.”
“Correct. And it’s also where the National Transportation Safety Board has set up its investigation into what took that plane down. The NTSB will take its sweet time figuring it out, following all their policies and procedures and then coming out with a report in a couple of months outlining what they think might have happened. We don’t have a couple of months. I want to know what they know before they know it.”
“Why Flight 76?”
“One, because it’s as good a place to start as any figuring out what happened up there,” Jones said. “Those flatfoots from the FBI allowed this to happen on their turf and we’re going to stick it up their ass by cleaning up the mess for them.
“And, two, because the woman who owns the plane, Ingrid Karlsson, is a friend of mine. She’s been an aide to me and this agency on numerous occasions. She’s asked me for a favor and I don’t want to disappoint her.”
Storm looked for telltale signs of artifice from Jones, even though the man was too cagey to give them with any frequency. Still, Storm knew Jones didn’t do favors without the promise of a significant return. Storm wondered what it was this time—or if he’d ever find out.
There was never just one layer with the Head of Internal Division Enforcement.
“Okay,” Storm said. “And I’m guessing you have a plan for me beyond waltzing into an NTSB-secured crash site and asking them to show me their underwear?”
“Of course,” Jones said. “Follow me.”
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Sáb Sep 20, 2014 7:20 am

Al final he tenido un "hueco" y he traducido el primer capítulo. Intentaré traducir los 3 capítulos que han salido al público, lo que sí no estoy segura es de si puedo hacer todo el libro, al menos con la misma regularidad que el año pasado. que quitado de un par de veces que me demoré un mes o mes y pico el resto fue bastante bien.

No me atrevo a traducir la dedicatoria pues en inglés queda mejor que en español, pero bueno... por si queda alguna duda

TO MY ALWAYS
YOU MAKE SAVING THE WORLD MAGICAL



A MI ALWAYS
TU HACES SALVAR EL MUNDO MÁGICO

CAPÍTULO 01




DIECINUEVEMIL PIES SOBRE YORK, Pensilvania

En el mismo momento del vuelo 937 en que se convirtió en objetivo —el momento en que las otras trescientas almas de a bordo fueron puestas a un peligro cuya magnitud no entendían— el hombre del asiento 2B estaba pensando en una siesta.

El asiento 2B estaba parcialmente reclinado, y su ocupante respiraba profundamente. Alguien con aspecto de dandi, alto, moreno y de amplio torso, tenía su abundante cabello peinado hacia un lado. Más allá de su evidente atractivo físico, tenía también una cualidad inefable —encanto, carisma o simplemente magnetismo natural— que hacía que las asistentes de vuelo le prestasen más atención de lo estrictamente necesario.

Su rostro estaba bronceado, aunque por haberse quemado por el viento. Acababa de pasar varias semanas escalando en los Alpes suizos, terminando su travesía con una escalada vertical en solitario entre las sombras de la cara norte del Eiger durante cuatro horas. No fue un record. Pero tampoco nada mal para un hombre que no se dedica a la vida como escalador.

Todavía llevaba sus libros de senderismo. Algunos de sus bártulos estaban metidos en una mochila desgastada que tenía guardada encima de él. El resto estaba empacado abajo, en la bodega del Boeing 767-300 que se había abierto camino tranquilamente por el cielo desde Zurich.

Estaban realizando un largo y lento descenso hacia el aeropuerto internacional de Dulles y el hombre del asiento 2B estaba deseando que llegase la noche, cuando tenía previsto llevar a su padre a un partido de los Orioles. Habían pasado dos meses desde la última vez que se habían visto, lo cual era demasiado tiempo. Y se habían prometido ponerse al día.

El 767 se inclinó ligeramente a la derecha, luego se enderezó. Era una aeronave robusta y el vuelo había sido fácil, con el único toque raro de turbulencias cuando el avión pasó por debajo de un techo alto de nubes unos minutos antes. El hombre del asiento 2B tenía los ojos cerrados, aunque no estaba demasiado dormido. Fue en ese período transitorio, cuando la parte consciente del cerebro va cediendo el control poco a poco al subconsciente.

Entonces vino ese sonoro chunk.

Sus ojos se abrieron. Aquello definitivamente no era uno de los sonidos que uno quiere o espera escuchar dentro de un avión. Fue seguido por voces lastimeras y en pánico que venían de detrás de él, por el lado izquierdo de la aeronave. Por encima de él, el piloto del signo de cinturón de seguridad repicó. El avión ya no voló por más tiempo recto o suavemente. Había entrado en una picada hacia la izquierda superficial e inestable, de unos diez grados.

Los fisiólogos han identificado las dos reacciones posibles ante un estímulo amenazador como: lucha o huida. Y estas son, de hecho, las respuestas instintivas, las regaladas a los seres humanos por sus antepasados. Imaginándose a sí mismos como miembros de una especie más evolucionada, el H. sapiens aprendió a superar esta base, los impulsos brutales. Ellos son educados, civilizados, sobre todo cuando está rodeado por otros muchos otros H. sapiens. Ellos valoran el decoro —incluso por encima de su propia supervivencia, a veces—.

Como resultado, la respuesta de la mayoría de la gente ante una emergencia es el no hacer nada.

El hombre en el asiento 2B no era la mayoría de la gente.

Como los demás pasajeros de primera clase intercambió miradas nerviosas, el hombre del asiento 2B desabrochó su cinturón de seguridad y se dirigió hacia la parte media del avión. Le estaba fluyendo el dilema huir-luchar —el corazón aumentó su ritmo cardíaco, las pupilas se dilataron, los músculos se irrigaron con los glóbulos rojos preparándose para la acción— pero él había realizado un largo entrenamiento en cómo aprovechar esa química de una manera productiva.

Cruzando la clase preferente y entrando en la turista buscó las filas de la salida de emergencia. Sin hablar con los pasajeros, quienes todos tenían sus cuellos estirados para ver el exterior, se inclinó y tomó su propio vistazo por la ventanilla. Le llevó tal vez un segundo y medio para evaluar lo que vio, y quizás otros dos segundos para decidir qué hacer al respecto. Él caminó de vuelta a la zona de primera clase. Allí encontró a una asistente de vuelo, una rubia guapa de pelo medio cenizo cuya etiqueta la identificaba como PEGGY. Ella estaba completamente pegada contra el fuselaje.

La voz del hombre no se elevó cuando pidió, "Necesito hablar con el piloto."

"Señor, por favor vuelva a su asiento y abróchese el cinturón de seguridad."

"Necesito hablar con el piloto ahora."

"Lo siento, señor, eso no es—"

Su tono se mantuvo en calma cuando la interrumpió de nuevo: "Respetuosamente, Peggy, no tengo tiempo para discutir contigo. Tanto si lo quieres reconocer como si no, hemos entrado en lo que los pilotos llaman una espiral de muerte. Ahora mismo sólo es un ligero tirón, pero no hay nada que tu piloto vaya a ser capaz de hacer para evitar que se agrave. A menos que me dejes ayudarle, la espiral se va a poner más y más tensa hasta que nos estrellemos contra el suelo, probablemente contra una ladera escarpada y a una tasa de velocidad muy alta. Créeme cuando te digo que no va a terminar bien para ninguno de nosotros, tanto si estamos usando los cinturones de seguridad como no."

Finalmente obtuvo la atención de Peggy —y su cooperación—. Caminó con paso inseguro hacia un teléfono, lo levantó, y habló por el receptor.

"Puedes pasar", dijo, señalando hacia la puerta de la cabina. "Está desbloqueada."

El piloto tenía el pelo gris y las patas de gallo de un veterano aviador. Pero en sus miles de horas de vuelo, nunca se había enfrentado a nada como esto. Se estaba apoyando con todo su peso contra la palanca de vuelo, los músculos de sus brazos forcejeaban. El avión estaba respondiendo, pero no lo suficiente.

El hombre del asiento 2B no se molestó con las presentaciones.

"Uno de los alerones en el lado izquierdo ha desaparecido y el otro apenas está unido", dijo.

"He incrementado la energía a los motores de babor y corregí el timón, pero no nos puedo mantener rectos", respondió el piloto.

"Y no serás capaz de hacerlo", dijo el hombre de 2B. "No creo que seas capaz de darle su funcionamiento alerón. Pero creo que al menos puedo recolocarlo en su sitio".

"¿Y cómo harás eso?", preguntó el piloto.

El hombre del asiento 2B ignoró la pregunta y fue él quien preguntó: "¿Tienes alguna cinta de alta velocidad en el kit de vuelo?"

"Sí, está en el compartimiento de detrás de mí."

"Bien," dijo el hombre, dirigiéndose ya en esa dirección.

"No somos los únicos", dijo el piloto.

"¿Qué quieres decir?"

"Tres aviones ya se han estrellado. Nadie sabe qué narices está pasando. Control de tráfico aéreo lo está llamando otro 11-S. Los aviones sencillamente se están desplomando del cielo".

El hombre del asiento 2B se detuvo un momento ante esta noticia, luego la eliminó de su mente. No era pertinente en las circunstancias actuales, las que ahora requerirían de toda su concentración. "¿Cuál es nuestra altitud?", preguntó.

"Uno-ocho-seis-dos-cinco y cayendo."

"De acuerdo. Voy a necesitar que reduzcas la velocidad a ciento cuarenta nudos, por debajo de los catorce mil pies, y despresurizar el avión. ¿Puedes hacer eso por mí? "

"Creo que sí."

"¿Cómo te llamas, capitán?"

"Estes. Ben Estes".

"Capitán Estes, le devolveré algo de control sobre este avión. Con suerte, suficiente para bajarnos de forma segura. Sólo manténgalo para mí tan estable como sea posible durante los próximos cinco minutos. Sin movimientos bruscos".

"Entendido. ¿Cómo te llamas, hijo?"

Pero el hombre del asiento 2B ya había salido de la cabina del piloto. Se detuvo brevemente en su asiento, abrió el compartimiento superior y bajó su mochila. Sacó un arnés de escalada de Petzl Hirundos, varios mosquetones, y setenta metros de cuerda de escalada Mammut Supersafe. El avión se había ralentizado. Ahora estaba inclinado aproximadamente quince grados hacia la izquierda. El hombre del asiento 2B sintió que sus oídos se destapaban.

La mujer en el asiento 1B le estaba acribillando a preguntas: "¿Qué está pasando? ¿Vamos a estrellarnos? ¿Qué estás haciendo?"

"Sólo estoy tratando de evitar una trombosis venosa," para acabar, el hombre del asiento 2B dijo. "Es un asesino silencioso, ya sabes."

Con eso, se puso de nuevo en movimiento, volvió a la sección turista, a las filas de la salida de emergencia. En esta parte del avión, el verdadero terror se había impregnado en muchos de los pasajeros. Habían visto el ala. Sintieron la derrota del avión. Algunos lloraban. Otros abrazaban a sus seres queridos. Y unos terceros estaban rezando.

"Compañeros, voy a necesitar que os marchéis de aquí", dijo a las personas sentadas en las filas de la salida. "Habrán muchas menos posibilidades de que sean succionados del avión si despejan la zona."

Esas palabras —succionados del avión— y la imagen que les produjo, tuvo un efecto inmediato. Los cuatro asientos, dos en cada fila, se desocuparon mientras el hombre del asiento 2B se colaba en su arnés y afianzaba una de sus cuerdas a la parte opuesta de la salida. Agarró el otro cabo, rodeó en bucles varias veces el asiento 20B, y se aseguró con el nudo más fuerte que sabía.

Tiró con fuerza para probarlo. El hombre del asiento 2B podía alzar 150 kilos en el banco de pesas y de sentadilla por lo menos el doble. Él sabía que estas cifras no eran nada en comparación con las fuerzas que pronto ejercerían sobre la cuerda. Sólo esperaba que pudiera sostenerlo.

Sujetó con firmeza el rollo de cinta de velocidad entre los dientes, quitó el sello de la puerta de emergencia, la agarró con ambas manos y la arrojó fuera de la aeronave. Hizo caso omiso de los gritos de varios pasajeros cercanos y se concentró en su próxima tarea.

Cuando era niño, el hombre del asiento 2B había disfrutado bajando la ventanilla del Buick de su padre —siempre un Buick— y ahuecando su mano contra el viento que se abalanzaba sobre él, lo empujaba como prueba de su joven fuerza. A 100 kilómetros por hora, aquello era una lucha. El avión se desplazaba más de dos veces esa velocidad —140 nudos es igual a 257 kilómetros por hora. Pero él ya no era un niño. Se aplastó contra el suelo y tomó una respiración profunda.

Y entonces empezó a arrastrarse sobre la superficie del ala.

Estaba encarado hacia adelante, hacia el morro del avión, mantenía un pie apoyado contra el lado de la portilla. El viento lo arrancaba, haciendo su mejor esfuerzo para evitar que tirasen de él como haciendo palanca. Sólo manteniendo su silueta plana podía mantenerse de ser despedido. La cuerda que lo ataba al avión podría o no podría sostener su peso en caso de solicitarlo. Pero el hombre del asiento 2B no estaba especialmente interesado en averiguarlo.

Su objetivo, mientras seguía arrastrándose hacia delante, era alcanzar el flanco de ataque del ala. Se abrió camino lentamente, con sus fuertes y callosas manos por haber estado semanas en las montañas.

Cuando llegó al borde se agarró a él, y luego comenzó a avanzar centímetro a centímetro alejándose del cuerpo del avión, hacia la punta del ala. Deslizaba una mano, luego la otra, sin atreverse a moverse demasiado rápido, hasta que alcanzó la sección del ala donde podía oír el alerón batiendo detrás de él.

Ahora llegó a la primera parte dura: darse la vuelta.

Como si estuviera haciendo una levantada, tiró de él hacia el slat. Luego enganchó su brazo derecho alrededor del ala, seguido de su pierna derecha. La fuerza del viento al menos mantenía una parte de él clavada en el avión. Tratando de no pensar en qué cantidad de su cuerpo estaba colgando a catorce mil pies sobre las tierras de cultivo del sur de Pennsylvania, llevó su mano izquierda detrás de él. Siguió con su mano derecha hasta que estuvo mirando a la parte trasera del avión. Y se movió hacia el borde posterior del ala.

Ahora la segunda parte difícil: agarrar el alerón.

La hoja de metal era un objetivo en movimiento, y no había manera de poder llegar a él —no sin perder el poco de agarre que tenía sobre el ala—. Agarró en cambio, la estrecha tira de metal que había mantenido el alerón desde que fue arrastrado por el viento. Una vez la tuvo en su mano derecha, empezó a tirar de ella hacia él —mano derecha, mano izquierda, mano derecha, izquierda— hasta que lo tuvo.

Estaba agradecido por la puntera engomada de sus botas de montaña. Dudaba que los mocasines hubieran tenido suficiente agarre para mantenerlo sobre el ala, especialmente si continuaba la inexorable inclinación descendente. La espiral de la muerte se estaba preparando. Si el ala se disponía en una inclinación mayor, su trabajo sería imposible.

Con el alerón, finalmente en sus manos, pasó a la tercera parte: asegurarlo en su posición.

Atrapando el alerón bajo su cuerpo, desenrolló un trozo de cinta de alta velocidad. A pesar de tener el aspecto de la cinta americana, la cinta de alta velocidad estaba fabricada de aluminio. El primer lugar donde se realizó un uso intensivo de ella fue durante la Guerra de Vietnam, cuando fue utilizada en el campo para afianzar temporalmente los helicópteros que habían sido dañados por el fuego de armas pequeñas. En la jerga de la fuerza aérea, fue bautizada como cinta 1000-MPH.

Mientras unía la primera tira de la cinta a la hoja de metal del alerón, el hombre del asiento 2B esperaba que el nombre no fuese algo que sobreexagerase las cualidades de la cinta. Luego colocó otra tira. Luego otra. Era una cinta pesada, y tenía un trabajo pesado que hacer. Cuando sintió que había usado suficiente, movió el alerón a lo que él juzgó que sería cerca de su posición original. O al menos lo suficientemente cerca. Presionó hacia abajo, manteniéndolo en esa posición con sus muñecas mientras desenrollaba más cinta con los dedos. Añadió más tiras hasta que tuvo algo con la confianza de su buen entender.

Entonces llegó el momento crítico, el momento cuando tendría que quitar sus manos del alerón. Si no se quedaba en su sitio lo más seguro es que él también acabase despedido del avión. No habría tiempo para repetir lo que acababa de hacer antes de que la espiral de la muerte se los llevase abajo. Este era el momento de la verdad para él y para cada uno de los demás hombres, mujeres y niños de a bordo.

Lo soltó.

El alerón se sostuvo.

Mientras hacían su acercamiento final al aeropuerto de Dulles, una falange de camiones de bomberos y ambulancias fueron alineados a lo largo de la pista. Luchando valientemente, con al menos algo de control regresó al avión, el capitán Estes hubiera deseado que el avión apenas lograse el vuelo los últimos ciento cincuenta kilómetros. Estaba lejos de opinar que sólo uno de los mejores pilotos de Estados Unidos podría haber sacado adelante la situación. Estaba predestinado a una portada de la revista Time, un trato para un libro, incluso una aparición en una serie televisiva de crímenes de la ABC de gran valoración.

El hombre que sí lo hizo posible había vuelto a sentarse en el 2B, como si nada hubiera sucedido, como si fuera un pasajero más. Incluso cuando sus compañeros de viaje trataron de darle las gracias, él se limitó a asentir con la cabeza, hizo un gesto hacia la cabina del piloto, y dijo: "Yo no soy el que aterrizará esta cosa." El avión tocó tierra con el sonido de bulliciosos aplausos. Y cuando Peggy, la asistente de vuelo —quien ya había estado planeando su propio especial agradecimiento al capitán Estes— llegó al sistema de megafonía y pronunció: "Bienvenidos al aeropuerto de Dulles," de nuevo los pasajeros estallaron en aplausos.

El hombre del asiento 2B sintió manos golpeando su espalda. Él no experimentaba ninguna euforia especial, ninguna emoción de estar vivo, sólo temor. Los otros pasajeros no sabían nada de la gran tragedia que se estaba desarrollando más allá de las puertas del avión. No sabían que mientras que ellos se habían escapado de una muerte segura, cientos de otros pasajeros en el día de hoy no tuvieron tanta suerte.

Peggy informó que podían encender sus dispositivos electrónicos portátiles, aunque la mayoría ya lo habían hecho y se encontraban en un ataque febril enviando mensajes No-te-vas-a-creer-lo-que-me-acaba-de-ocurrir y correos electrónicos Estoy-bien-sí-estoy-bien.

El hombre en el asiento 2B no compartía su alegría. Podía adivinar fácilmente lo que le esperaba cuando encendiera el teléfono.

Había un mensaje de un número restringido. Se limitaba a: Cubículo. Ahora.

Ser convocado al cubículo sólo significaba una cosa: trabajo esperando.

Para él no habría partido de los Orioles.

El hombre en el asiento 2B ni siquiera se molestó en recuperar su equipaje de mano, el cual sólo podría ralentizarlo; ni tampoco esperó a que la puerta principal en el centro del avión fuese abierta. La abrió él antes que la pasarela telescópica fuese extendida, se dejó caer del avión, abordó un carrito de equipaje que pasaba. Pronto estuvo fuera de las propiedades del aeropuerto, dirección a su destino.

El capitán Estes aceptaba los abrazos llorosos y los apretones de manos llenos de agradecimiento de todos los pasajeros que salieron de la manera usual. Él escucharía muchas de sus historias en las próximas semanas y meses y obtendría una comprensión más profunda de todas las vidas que había ayudado a salvar: una mujer que estaba embarazada de gemelos, un niño de siete años de edad de camino a visitar a su abuela, una científico de investigación médica que estaba ayudando con la cura del cáncer, una monja que había dado su vida a los pobres, un padre con seis hijos adoptados —todas ellas, personas memorables.

Pero en ese momento, el capitán Estes sólo pensaba en un hombre, un hombre que ya se había escabullido.

"Ni siquiera tengo su nombre," le dijo a la azafata cuando todos los pasajeros se marcharon.

"Estaba sentado en el 2B," le dijo Peggy. "¿Por qué no compruebas la lista de embarque?"

El capitán volvió a su cabina y examinó la lista de los pasajeros.

El hombre del asiento 2B estaba identificado como Derrick Storm.

avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Sáb Sep 27, 2014 6:20 pm

Ahora mismo es domingo, pero como todavía no he pegado ojo es como si fuera un sábado de madrugada, subo traducción capítulo 2

CAPÍTULO 02




OESTE DE LUXOR, Egipto


Llano y monótono, ardiente y árido, la extensión del desierto del Sahara que se extiende unos cuatro mil ochocientos kilómetros al oeste del Nilo era un lugar fantástico para esconderse. Pero sólo si fueses un grano de arena.

Todo lo demás destacaba. Y por eso Katie Cornely no tuvo ningún problema en distinguir la nube de polvo que se levantaba muchos kilómetros allá en la distancia.

Dirigió el visor de sus prismáticos binoculares Zeiss Conquest HD hacia el frontal de la nube de polvo y vio el reflejo de parabrisas. Eran vehículos, por lo menos cuatro, circulando en una formación de V asimétrica, acercándose a una velocidad de entre sesenta y ochenta kilómetros por hora.

Aquello no era, de ninguna manera, una aproximación a escondidas. Pero los hombres que le preocupaban a Katie no eran del tipo que se molestan con sutilezas.

Bandidos. Una vez más. Siempre eran un problema en el desierto, pero todavía más desde la revolución del 2011 y el alzamiento del 6 de abril. Aquello fue todo lo que pudieron hacer las autoridades para mantener el orden en pueblos y ciudades. Las zonas periféricas se convirtieron en territorios sin ley como lo habían sido los días que siguieron a la caída del Imperio Romano. En los dos meses desde que Katie había llegado a la excavación, la expedición había sido asaltada tres veces por forajidos que se habían beneficiado todo lo que pudieron cargar. Uno o dos de los ítems fueron recuperados con posterioridad por las autoridades egipcias. El resto desaparecido o vendido en el mercado negro por una fracción de su valor real.

La expedición había contratado a una fuerza de seguridad —en realidad, tan sólo dos lugareños con sendas armas aún más antiguas y sin el valor para usarlas— pero fueron superados en número y potencia de fuego las tres veces. La seguridad la había duplicado a cuatro. Esperaba que eso fuese suficiente.

Katie enfocó los prismáticos, tratando de obtener una mejor vista. Ella tenía veintinueve años, apenas unos meses de la disertación de su tesis. Su diploma de doctorado todavía tenía olor de nuevo. La Universidad de Kansas le había enseñado cómo forzar la apertura a los secretos de la antigüedad. Pero no le había enseñado cómo tratar con ladrones armados.

Se ajustó el hijab en la cabeza. La prenda servía al menos para dos propósitos. Protegía su rostro pálido del sol, y también la hacía algo menos visible. En su Kansas natal, su pelo rubio y ojos azules la hacían otra chica más criada a base de maíz del equipo de animadoras. Fuera de allí, en medio de tantos árabes morenos de cabellos oscuros, la convertían en una especie de bicho raro.

Si al menos pudiera haber encontrado una manera de ocultar su género. Aunque Egipto era más progresista que muchas otras naciones musulmanas cuando se trata de sus actitudes hacia las mujeres, Katie todavía sentía a los hombres mirándola de reojo a dondequiera que fuese.

Ella bajó los binoculares sintiendo fruncir su frente. "¿Quieres echar un vistazo?", Preguntó al hombre de su costado.

El profesor Stanford Raynes —"Stan" para los chicos del Club de la Facultad de Princeton— era alto y delgado, con una barbilla puntiaguda y unos pocos años de más para albergar cierto deseo sobre Katie que tenía.

"Estoy seguro de que todo va bien", dijo.

Katie toleraba el flirteo, incluso lo fomentaba, en parte porque era sano —nunca le había puesto un dedo encima, nunca actuó de forma inapropiada con ella— y en parte porque él podría transformar en un rotundo éxito o en un auténtico fracaso su carrera. Un egiptólogo de fama mundial, con doctorados en arqueología y geología. Había revolucionado el campo utilizando sismogramas para localizar muchos yacimientos ocultos hasta ese momento, la búsqueda y descubrimiento de pirámides perdidas que generaciones de aspirantes a Indiana Jones sólo habían oído rumores acerca de ellas. Él también era el origen de su financiación para ésta, su primera excavación como verdadera profesional en uno de los campos más hipercompetitivos de todas las universidades.

"Estoy preocupada", dijo. "¿No lo estás tú?"

"Sólo son unos jóvenes que compiten con los coches en el desierto, estoy seguro. Y si no lo son, por eso tenemos a esos señores ", dijo, haciendo un gesto hacia los cuatro hombres armados.

Los vehículos seguían aproximándose, ahora se encontraban sobre kilómetro y medio de distancia, conduciendo en línea recta directamente hacia la excavación con una determinación que, a Katie, le inspiraba malas intenciones.

"Probablemente sean comerciantes tratando de vendernos algo," sugirió el profesor. "Frutas o verduras, o baratijas. Así que me voy a la tienda a por un poco de agua, y sugiero que hagas lo mismo. Te sigo diciendo, es muy fácil deshidratarse aquí fuera".

"Estoy bien", dijo ella. "Es que... no puedo perder Khufu."

El profesor desapareció. Katie, sin embargo, siguió caminando en la dirección de la nube de polvo, hacia la zona de tiendas de campaña donde los objetos de valor que sacaban de debajo de la arena estaban siendo cuidadosamente envueltos y preparados para el transporte. Había cajas de distintos tamaños, algunas lo suficientemente pequeñas para unas cuantas figurillas diminutas, otras llevaban enormes losas de granito tallado que pesaban media tonelada o más.

De entre los artefactos que había descubierto personalmente había un busto de tamaño natural de Khufu. Uno de los primeros faraones de la IV Dinastía, un hombre proclamado dios que gobernó Egipto unos 4.500 años atrás, aceptado de manera universal como el faraón que construyó la Gran Pirámide de Giza. Poco más se conoce de él. Si se verificaba, la estatua de granito rosa sería la segunda representación conocida del antiguo faraón.

También sería el tipo de hallazgo que impulsaría a la Dra. Cornely al primer puesto de jóvenes arqueólogos. Tal vez incluso lideraría una rara cátedra indefinida en una universidad líder en investigación. Pero eso sólo sería posible si conseguía llevarla al laboratorio.

La nube de polvo ahora llegaba a ser de al menos tres pisos de altura, y los vehículos —los cuales eran pequeños camiones, con hombres a lomos de sus plataformas— apenas estaban a cien de metros de distancia.

Lo suficientemente cerca para que Katie pudiese ver sus armas sin ayuda de los prismáticos.

"¡Profesor!", Gritó. "Son ellos. Han vuelto".

Raynes reapareció de su tienda de campaña.

"¿Está segura?", Preguntó.

"¡Mira!"

Cogió los prismáticos que le extendía, los enfocó, y entonces maldijo.

"Está bien, está bien. Vamos... que no cunda el pánico", dijo.

Entonces —con una voz que sí sonaba parecida al pánico— comenzó a gritar en un árabe alborotado a los adormecidos guardias. Katie apenas hablaba unas palabras en la lengua, lo suficiente para ser educada en la calle y preguntar dónde estaba el aseo. Había tenido la intención de mejorar sus habilidades. Pero estaba perdida tan pronto empezaba una conversación.

El momento en que el profesor zanjó las instrucciones a los guardias, uno de los jóvenes asaltantes rápidamente levantó al aire su AK-47,  apretó el gatillo eufóricamente. Una rápida ráfaga de diez o veinte disparos voló hacia el cielo. Katie contó por lo menos otros seis hombres con armas de fuego en el grupo de asalto.

Para consternación de Katie, los cuatro guardias no contestaron al fuego. Ellos dieron un vistazo a lo que se les venía y, como si hubieran practicado al unísono, llegaron a la misma conclusión de que no se les pagaba lo suficiente como para hacer algo al respecto. Se dieron media vuelta y comenzaron a correr.

Katie sintió un grito escapando de sus pulmones. Y el profesor también los reprendió en árabe. Su sermón tuvo el mismo efecto que gritárselo a las paredes.

Los bandidos llegaron a su altura. La mayoría eran jóvenes, apenas saliendo de la adolescencia, sus barbas oscuras todavía eran ralas. El líder —o el hombre que parecía ser el líder— era mayor, tal vez en su últimos años de la treintena o cerca de los cuarenta, con alguna cana blanca en la barba.

Hicieron una parada cerca de la zona de embalaje y saltaron de los camiones con la evidente intención de apropiarse con lo que fuera que estuviera allí. El profesor se abalanzó sobre ellos —con valentía, con estupidez, y completamente desarmado— y no se detuvo ni siquiera cuando varias bocas de cañones las dirigieron sobre su persona. Katie corrió detrás de él, gritándole que se detuviera. Estaba desafiante.

El líder dio rienda suelta un torrente de palabras sobre el profesor. Katie trató de captar alguna, pero para su oído poco entrenado sonaba como un "Badaladaladagabaha."

El profesor respondió mientras trataba de forcejear con un cajón para alejaro de dos bandidos, un esfuerzo tanto más que patético por el simple hecho de que carecía de la fuerza necesaria para arrancárselo. La comedia terminó cuando el líder se acercó por detrás de Raynes y aporreó la cabeza con la culata de su rifle. El profesor cayó al suelo.

Katie gritó y corrió a su lado. Los jóvenes se fueron riendo.

"Cobardes. ¡Todos vosotros sois una panda de cobardes ladrones!", Gritó. Como si pudieran entender lo que estaba diciendo, los hombres se rieron aún más fuerte.

El líder la rodeó en círculo por lo que quedó de cara a Katie. La apuntó con su arma.

"Llévatelo de aquí", gruñó con un fuerte acento Inglés. "Consíguele hielo para la cabeza. Lo necesito sano para que pueda desenterrar más tesoros para mí".

El líder tradujo lo que dijo para regodeo de los hombres. Ellos rugieron en señal de aprobación. Katie lo miró desafiante, sopesando sus opciones, las cuales, tuvo que admitir, eran mínimas.

"Llévatelo," dijo de nuevo el líder en inglés. "O tal vez te capture a ti como rehén, su joven y bella novia ¿eh? Tal vez hagamos algo divertido, ¿eh?"

Una vez más, el líder repitió sus palabras en árabe. Esta vez la respuesta fue más libertina. Katie pudo sentir a varios pares de ojos lascivos desnudándola.

Derrotada y asustada, levantó al semiinconsciente profesor por las axilas y comenzó a arrastrarlo hacia su tienda.

"Lo siento, Katie" murmuró. "Lo intenté. Lo intenté".


EDIT: Comentarios:
Este libro empieza como el anterior, nombrando a personajes de la serie, ya no sólo basados en la serie sino que su nombre es completo. En el otro libro vimos a unos cuantos de las parejas de Beckett (Demming, Sorenson) y otro alter ego para Ryan y Espo. En este libro vamos a ver otros personajes conocidos.
¿Os acordáis del profesor Stanford Raynes? Capítulo de las primeras temporadas cuando Castle se cree estar bajo un maleficio inca. Se para el ascensor, broma del trio Beckett-Espo-Ryan con la cafetera y aflojándole la silla. Castle en ese capítulo abre un sarcófago de un laboratorio, el investigador es... Stanford Raynes.
En el próximo capítulo también nombra a otros personajes.
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por beakia el Vie Oct 24, 2014 3:05 am

gracias por estos dos capitulos, pero para cuando mas??

beakia
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 23/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Vie Oct 24, 2014 4:42 am

beakia escribió:gracias por estos dos capitulos, pero para cuando mas??
Hola, bienbenido/a al foro.

Acabo de llegar de pasar unos días fuera. Como había dicho en otros post anteriores no sé si podría traducir el libro completo, al menos con la misma regularidad que el año pasado, así que no sé si hacerlo o no.

Con el capítulo 3, que al menos eso sí quería hacerlo, pues como muy pronto para la semana que viene ya que apenas tengo algo traducido, como mucho para dentro de 2 (si no pasa nada raro).

Saludos
avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por beakia el Vie Oct 24, 2014 10:20 am

Hola!! muchas gracias por traducirlo. No te preocupes si tardas más o menos yo te animo a que lo traduzcas porq estoy deseando leerlo. Lo esperaré ansiosa jeje
Saludoss

beakia
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 23/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por qwerty el Miér Nov 12, 2014 6:13 am

CAPÍTULO 03




LANGLEY, Virginia


De esa extraña forma en que sólo un espía llega a adaptarse, Derrick Storm no sabía exactamente a dónde se dirigía. Sólo sabía que tenía prisa en llegar allí.

Desde el momento en que recuperó su Ford Taurus de un garaje privado justo al lado de las instalaciones del aeropuerto de Dulles, mantuvo estrujada la suela derecha de su bota de alpinismo contra el suelo del coche. Sólo frenaba cuando era la última medida para evitar una colisión.

En ocasiones, Storm recibía reprimendas sobre la elección de su vehículo mientras permanecía en la ciudad por parte de conocidos suyos de la ciudad de Washington D.C. Para ellos, el vehículo parecía demasiado sobrio para un hombre del garbo de Storm. Storm se limitaba a sonreír y aceptaba las bromas. Pero al igual que Storm, el coche prefería ocultar sus verdaderas facultades. Tenía un motor doble turbo de 3.5 litros, 365 caballos de potencia indisciplinada bajo el capó, y un sistema de suspensión de alta resistencia de la policía que podía lidiar con las exigencias extremas que Storm le demandaba ocasionalmente.

La radio estaba apagada. La información emitida en las primeras horas tras una tragedia masiva era generalmente errónea. En la premura por ser el primero en dar la noticia, los medios de comunicación a veces parecían preferir las adivinanzas sobre la información verídica. Storm no quería enturbiar su mente con ellas. En cambio, se concentró en mantener los neumáticos del Taurus sobre el pavimento. Aunque no siempre con éxito. Al menos un conductor de un Nissan Sentra fue agraciado por ese hecho.

Y sin embargo, a pesar de su urgencia, su destino final era un misterio para él.

Cualquier troglodita memo con Google Earth podía conseguir dar un buen vistazo a las oficinas centrales de la Agencia Central de Inteligencia, que se hallaba en un campus arbolado nada más cruzar Washington, D.C., junto a un gran meandro del río Potomac. Un figura un poco más sofisticado podía averiguar qué edificios albergaban el Servicio Clandestino Nacional, una de las ramas más sombrías de la CIA.

Pero nadie —sin importar lo buen hacker que pudiera ser, sin importar lo que pensaba que sabía— jamás pondría los ojos sobre el cubículo, el hogar la unidad de espionaje de élite creada por un hombre llamado Jedediah Jones.

Ni siquiera Storm, que en broma le había dado al cubículo su sobrenombre, conocía su ubicación exacta. Sólo sabía una sola manera de llegar hasta allí, la cual comenzó a desarrollarse tan pronto como el Taurus y sus neumáticos humeantes llegaron a un estacionamiento para visitas en la sede central de la CIA.

Implicaba anunciarse en la entrada principal ante un agente que recibió a Storm con el mismo entusiasmo de un hombre recibiendo pacientes en el consultorio del dentista. Normalmente, esta parte del viaje entrañaba algunas esperas mientras otro agente era localizado desde el cubículo. Storm se medio-sorprendió al ver al agente Javier Rodríguez, el musculoso de tez oscura que ya venía por el pasillo en su dirección.

Pero tan sólo ligeramente sorprendido. Rodríguez era uno de los subordinados de mayor confianza de Jones. Normalmente estaba implicado cuando Jones requería de Storm.

Rodríguez sonreía mientras caminaba. Storm no estaba en un estado de ánimo para bromas, bajo la luz de la gravedad de lo que estaba sucediendo en el mundo que les rodeaba. Y sin embargo, incluso en medio de una crisis —o tal vez, especialmente en el medio de una crisis— había rituales que cumplir. El humor negro ayudaba a hombres como Storm y Rodríguez a sobrevivir en sus puestos de trabajo con una cordura intacta. Una cierta bravuconería, aunque fuera falsa, tenía que ser mantenida.

"¿Por qué será?, Agente Rodríguez, que me da la impresión que estabas vigilándome cómo conducía hasta aquí y sabías exactamente cuándo iba a llegar", saludó Storm.

"Le debes a ese conductor del Nissan Sentra una disculpa, hermano."

"Dime su dirección. Le escribiré una nota".

Como única respuesta de Rodríguez fue la de levantar una capucha negra entre pulgar e índice y darle una breve sacudida.

"Supongo que no me dejarás que te prometa que mantendré los ojos cerrados esta vez", Preguntó Storm.

"Por supuesto que puedes. Pero si primero te inyecto pentobarbital".

"Entonces la capucha," dijo Storm y bajó la cabeza. El metro ochenta y ocho de altura de Storm le hacía sobresalir una cabeza entera sobre Rodríguez.

"Entonces al cubículo", replicó Rodríguez deslizando la capucha a su lugar.

La unidad que llamaban cubículo, dicho centro logístico no existía —al menos no en cuanto a que cualquier persona relacionada con ella lo admitiese, incluso bajo la más creativa cruel tortura—. Era un destacamento dentro del Servicio Nacional Clandestino que no tenía nombre, ni organigrama impreso, sin personal asignado al mismo, y sin presupuesto. La CIA compró un montón de inodoros por 852 dólares y otros tantos más martillos por 6,318 dólares para ocultar sus gastos.

Su líder, Jedediah Jones, era un burócrata veterano que utilizaba sus considerables talentos ejecutivos y astucia para construir esta agencia-en-una-agencia-en-una-agencia, la versión CIA de las muñecas matrioska rusas. Sus misiones y los logros eran tan secretos como todo lo demás relacionado con ella. En ocasiones había sido acreditada por salvar al mundo. Y también había sido acusada de tratar de destruirlo. De cualquier manera, todo se hacía discretamente.

Hacía mucho tiempo que Storm había renunciado a tratar de adivinar a dónde era conducido cuando era llevado al cubículo. Suponía que estaba en alguna parte bajo tierra, aunque por lo que sabía podría haber estado bajo el agua, o incluso en las nubes. El trayecto hasta allí implicaba la aplicación aparentemente aleatoria de las fuerzas g en todas las direcciones: arriba, abajo, izquierda y derecha.

Técnicamente, Storm no trabajaba para Jones o para la CIA. Era un ex investigador privado reconvertido a trabajador independiente. Mientras que sus aventuras lo habían llevado por todo el mundo, a menudo era llamado a investigar asuntos que tenían vínculos nacionales, que era —de nuevo, técnicamente— ilegal. La jurisdicción de la CIA es estrictamente internacional. Como resultado, las misiones de Storm no existían. De la misma manera que no existía el cubículo. Perfectamente, él podría haber tenido escrito DERRICK STORM DENEGABILIDAD PLAUSIBLE en su tarjeta de visita, porque eso es lo que siempre proporcionó a los hombres poderosos que requirieron de sus habilidades únicas. Le pagaban generosamente por sus servicios, uno de los cuales involucraba aceptar el hecho de que sería tratado como prescindible, si se precisaba conveniente.

Sabía que había llegado a su destino cuando oía el repiqueteo de los teclados informáticos. Cuando finalmente le retiró la capucha, fue recibido por la vista habitual. Un grupo de hombres y mujeres sentados frente a un banco de ordenadores, sus ojos reflejaban el contenido de muros completos de pantallas LCD frente ellos. Jones los llamaba técnicos. Storm los llamaba cerebrines —un término que utilizaba con tanto respeto y devoción, porque para él, su magia digital había sido una ayuda inestimable en numerosas ocasiones.

Varios de los monitores de los cerebrines contenían imágenes de satélite de las localizaciones de los impactos de lo que antes habían sido aviones, pero ahora eran piezas rotas, diseminadas por un campo o bosque cualquiera a donde habían ido a parar. Uno de los cerebrines estaba ampliando la imagen sobre un pedazo de lo que podría haber sido un motor. Otra cerebrín estaba comparando una pieza del sistema de aterrizaje con una imagen de lo que tenía que ser cuando salió de la caja de embalaje.

Storm, que aún no había visto las repeticiones en bucle de las imágenes de la televisión que estaban emitiéndose al resto de Estados Unidos, se detuvo ante esas imágenes para mirar boquiabierto. Si bien no había dudado del Capitán Estes, quien lo había llamado otro 11/S, viendo los restos esparcidos por doquier en las pantallas, hacía el desastre más real.

"Así que es así de malo", dijo.

"No, hermano," dijo Rodríguez. "Es peor."

La sala de reuniones estaba justo al lado del pasillo principal. Tenía un monitor de pantalla plana del tamaño de una pared en un extremo, pero su característica principal era la mesa de conferencias pulida y rodeada de sillas de respaldo alto de cuero de ejecutivo.

Sentado en una de las sillas estaba el agente Kevin Bryan, un hombre de pequeña estatura que aparentaba ser tan irlandés como su nombre. También era uno de los principales lugartenientes de Jones. A menudo, Rodríguez y él eran llamados para formar equipo. Si Jones era el pan, Bryan y Rodríguez eran la manteca de cacahuete y la mermelada de fresa.

"Muy bien, háblame como si yo no supiera nada", pidió Storm. "Porque ahora mismo no sé nada que no sea el hecho de que le debo la vida a la versatilidad de la cinta de alta velocidad."

"Te dije que la comidilla era cierta," soltó Rodríguez a Bryan. "Eso es lo que te pasa por dudar de mi chaval. Veinte dólares".

Bryan sacó un billete de veinte de su cartera y se lo entregó a Rodríguez a la vez que empezó a hablar. "Bueno, estamos buscando cuatro aviones, todos ellos se dirigían al aeropuerto de Dulles y entraron en dificultades cuando se encontraban aproximadamente a veinte mil pies de altitud. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte Aéreo no ha recuperado todavía ninguna de las cajas negras, por lo que aún no tenemos información detallada de ninguno de ellos. Pero pudimos, ahh, apropiarnos de algo de información inicial de la Administración Federal de Aviación".

"Sigue", pidió Storm.

"No te voy a contar sobre Vuelo 937, porque tú ya sabes de primera mano lo que pasó. Así que voy a empezar con el primer avión en estrellarse. Fue el Vuelo 312, origen en Amsterdam Schiphol".

Una imagen de un Airbus A300 apareció en forma de holograma, como si estuviera flotando sobre la mesa.

"Fue enviado por la misma trayectoria de aproximación del 937. De hecho, los cuatro aviones venían acercándose desde el noreste hacia Dulles a la pista 12,30", aclaró Bryan. "La 4-14 la estaba usando un Airbus A300 que ha declarado que no ha habido ningún problema de mantenimiento reciente. Era un perfecto vuelo de rutina. Entonces, a las 13:55, su piloto informó que había perdido su motor izquierdo. Los pilotos pasan horas en simuladores para entrenarse para este tipo de cosas, así que comenzaron a poner los procedimientos de falla de motor, excepto que no funcionaron. El avión comenzó a perder altura rápidamente y el piloto dijo que estaba respondiendo no como si acabara de perder su motor izquierdo, sino como si hubiera perdido el ala izquierda completa. Esa fue su última comunicación antes de que se estrellase en una zona boscosa cerca de la Interestatal 83."

Bryan apretó un botón y el holograma cambió a un McDonnell Douglas MD-11.

Y continuó: "A continuación tenemos el Vuelo 76, venía de Stockholm Arlanda. Era un avión de carga registrado bajo una empresa llamada Karlsson Logística. De nuevo, había sido un vuelo de rutina. Una vez más, se trataba de un avión con un registro de mantenimiento impecable. Tres minutos después de la llamada de socorro del 312, a las 13:58 de la tarde, el Vuelo 76 tuvo su última comunicación con la torre. A continuación nada. Fue como si simplemente dejase de existir. Fue encontrado en un campo de cultivo cerca de Glen Rock, Pennsylvania, a pocos kilómetros de distancia de los otros. La teoría es que el piloto no tenía control cuando el avión se estrelló contra el suelo, ya que fue un golpe duro y a gran velocidad. Los residentes de la zona informaron pensando que se trataba de cualquier cosa, desde una bomba a un terremoto."

Storm se limitó a sacudir la cabeza. Lo que fuese que hubiese sucedido en el Vuelo 76, obviamente, había sido demasiado catastrófico para ser reparado con cinta de alta velocidad. Estaba agradecido de que no hubieran pasajeros, pero eso era poco consuelo para las familias de los miembros de la tripulación.

El agente Bryan cambió el avión flotante de encima de la tabla a un Boeing 747.

"Por último, tenemos el Vuelo 494, venía desde París, Charles de Gaulle", dijo. "Una vez más, no había nada acerca de este avión que hubiera indicado problemas. A las 14:07 —nueve minutos más tarde— se informó de una pérdida de presión hidráulica en el timón trasero. Como he dicho antes, los pilotos están entrenados para este tipo de cosas, aunque a estas alturas, el control de vuelo estaba volviéndose loco. Ellos sabían lo que había ocurrido con los dos primeros aviones. Estaban decididos a conseguir que éste tomara tierra de forma segura y realmente pensaban que podían. Entonces el piloto replicó con que era mucho más catastrófico. Un piloto no puede ver detrás de sí, por supuesto. Pero lo más cercano a lo que el hombre podía presuponer, era que acababa de desaparecer toda la sección de cola del avión."

"¿Desaparecer?"

"Desaparecer. Lo que quedaba del avión se estrelló en una zona boscosa de Spring Valley Park. Tu vuelo fue el último en informar dificultades, unos cinco minutos más tarde, y el único en sobrevivir".

"¿Hay algún grupo atribuyéndose responsabilidades?"

"Varios lo están intentando, pero ninguno que pensemos que tienen la logística suficiente de lograr algo como esto", dijo Bryan. "El que realmente está detrás, todavía no se jacta de ello. No sabemos lo que quieren o por qué lo hicieron".

Storm se concentró en el escritorio de enfrente a él un momento antes de hablar. "Así que tenemos cuatro aviones diferentes que parece que perdieron repentinamente partes valiosas aproximadamente a las 14:00"

"Correcto", confirmó Bryan.

"Y podemos estar bastante seguros de que no es una especie de secuestro al estilo del 11/S", dijo Storm. "No hubieron secuestradores en mi vuelo, y ninguno de los otros tres informó nada. Por lo que sabemos, sus pilotos estaban todavía en los controles cuando los aviones se estrellaron".

"Así es," confirmó Bryan de nuevo.

Se concentró todavía más en el escritorio.

"¿Crees que tal vez fuese un sabotaje?", Preguntó Rodríguez.

"No te lo guardes, di lo que piensas."

"Alguien sobre la superficie fue capaz de plantar un pequeño explosivo en diferentes puntos de cada avión —el ala, la cola, lo que sea—", dijo Rodríguez. "Los pasajeros de tu vuelo dijeron que escucharon un sonido cuando el alerón se deshizo. Tal vez los explosivos fueron preparados para activarse con pocos minutos de diferencia".

Storm negó con la cabeza. "No me gusta eso. Estos aviones venían de cuatro aeropuertos diferentes de cuatro países diferentes— cuatro países desarrollados con larga experiencia en terrorismo y seguridad en los aeropuertos muy seria. Es difícil imaginar qué tipo de organización podría franquear los cuatro. Y si has atravesado para hacer todo ese trabajo, ¿por qué detenerse en un único avión en cada lugar? Y ¿por qué iban a fijarse en cuatro aviones que no sólo viajaban hacia el mismo aeropuerto, sino que además se dirigían a través de la misma vía exactamente? Eso es demasiado grande para ser una coincidencia".

Rodríguez asentía mientras Storm continuó: "Tenemos que pensar en esa ubicación. En este caso, la geografía tiene que ser el nexo común. Bryan, ¿puedes comparar los cuatro planes de vuelo y encontrar los lugares donde se superponen y extenderlo de a dos a tres kilómetros?"

Bryan empezó a teclear frenéticamente. Sobre la pantalla plana de la pared del fondo Storm vio cómo Bryan manipulaba los cuatro planes de vuelo superponiéndolos uno a otros y comenzó a buscar los puntos de intersección. Cerca de Dulles, había muchos puntos —los cuatro aviones estaban en la misma ruta de enfoque. Más lejos de Dulles, se encontraban dispersos.

El primer punto de convergencia estaba ligeramente al sur de York, Pennsylvania.

"¿Qué hay ahí?", Preguntó Storm, señalando la pantalla.

Bryan amplió el punto donde Storm había apuntado. Cuando llegó lo suficientemente cerca, ellos vieron un trozo verde rotulado como, "Richard M. Nixon County Park."

"¿Es posible que tengamos enemigos del trigésimo séptimo presidente?", preguntó Rodríguez.

"¿Eso no sería reducirlo mucho?", dijo Storm. "No, esta es nuestra clave. Este punto. Todo el mundo está hablando de lo que ocurrió en el aire. Pero mi apuesta es que algo sobre el terreno es el responsable de esto".

"¿Qué podría hacer eso a un avión desde la superficie? ¿Algún tipo de misil tierra-aire?" Conjeturó Rodríguez.

"Algo así. Si lo fuera, se podría pensar que alguien lo habría visto. Un cohete no es precisamente invisible. Es ruidoso y brillante y deja una estela. ¿Podemos enviar a gente para hacer algunas averiguaciones suaves?"

"Lo tengo", advirtió Bryan.

"De acuerdo, ¿qué es eso que nos está acercando a averiguar lo que realmente pasó?", interrumpió Storm. "¿Estamos en el por qué?"

Bryan hizo una seña a Rodríguez, quien se acercó a la enorme pantalla plana. El revoltijo de Bryan de los planes de vuelo desapareció con un solo toque de Rodríguez.

"Hasta que alguien creíble reclame responsabilidades, estamos más que nada nadando a tientas en la oscuridad", dijo Rodríguez. "Ahora mismo, la teoría es que esto es sólo violencia al azar de un o dos tíos enfermos. Nadie tiene una pista de lo que quieren".

"Eso no es una teoría muy satisfactoria", reprochó Storm. "¿Estás seguro que no hay nada que tuvieran las víctimas en común? Tal vez esto es más específico de lo que pensamos".

"No es algo de lo que hasta ahora hemos sido capaces de zanjar", dijo Rodríguez. "Desde luego que habían algunos pesos pesados a bordo de todos los aviones."

"¿Como quién?"

"Hemos tenido a los cerebrines trabajando, en busca de patrones entre ellos. Nada ha aparecido hasta el momento. No estoy seguro de que tenga nada que decirte".

"Anda. Sigue la corriente. Dame el gusto. Dime el nombre más gordo de cada vuelo".

Rodríguez se encogió de hombros. "Como quieras, veamos. Vuelo 312 tenía a Pi a bordo".

Una foto de un hombre joven sin afeitar, desgreñado con una melena como una fregona apareció en la pantalla. Se parecía vagamente a un Teleñeco crecido.

Rodríguez continuó: "Pi es el líder de la Orden Internacional de los Frugívoros, un grupo cuasi-religioso que trata de convencer a la gente que la fruta es la dieta original de la humanidad —la nutrición como Dios la concibió—. En realidad, es un culto. Poco a poco tienta a adolescentes, especialmente a chiquillas incautas, hacia sus garras y entonces con el tiempo les lava el cerebro para que hagan cosas como la venta de flores en el aeropuerto."

"Tal vez el padre de una de estas muchachas que perdieron a su hija por esta sarta de majaderías decidió buscar la venganza definitiva y disparó un misil contra el avión donde estaba el tipo," dijo Storm. "Un padre llegaría a cualquier extremo para proteger a su hija de un monstruo como ese."

Rodríguez hizo caso omiso de eso. "El Vuelo 76 era el vuelo de transporte de mercancías. Aparte de la tripulación, la única pasajera era una ejecutiva de Karlsson llamada Brigitte Bildt, quien tenía algunos negocios en los Estados Unidos y decidió colarse a bordo. Ella no era la presidente ejecutiva de la compañía, pero aparentemente realizaba esas operaciones del día a día y también participaba en gran cantidad de tomas de decisiones estratégicas".

Se proyectó la foto de una mujer de mediana edad, ojos azules y cabello castaño rizado. Parecía una fotografía corporativa tipo carnet —sin distinciones ni florituras—. Ella había estado mirando a la cámara con cierta gravedad, casi como si ella era fuese consciente de la seriedad en que la fotografía sería utilizada algún día.

"¿Es posible que Karlsson Logístics tuviese enemigos de negocio?" Preguntó Storm. "¿Tal vez estuviera involucrada en algún tipo de absorción por emisión de deuda en la que Bildt estaba presionando para que se produjese?"

"Estamos investigando todas las posibilidades", dijo Rodríguez. "Cambiando de tema, el Vuelo 494 tenía un par de peces gordos, un atleta profesional, y algunos hombres de negocios. Pero el nombre más destacable es el congresista Erik Vaughn".

Una nueva imagen apareció. Se veía los ojos pequeños y maliciosos del hombre, el rostro hinchado del congresista, cubierto con un pelo de casco que no parecía moverse nunca.

"Ehh... ¿se me permite decir que odio a ese tipo?" Preguntó Storm.

"No serías el único. Presidió el Comité de Medios y Arbitrios y él es uno de esos extremistas de pequeños gobiernos. Ha utilizado su posición como apalancamiento, rechazando traer cualquier asunto relacionado con los impuestos ante el Comité de Medios y Arbitrios a menos que él reciba una garantía de reducir el gasto de alguna parte. No creo que haya grupo cuya financiación no se haya recortado. Los jóvenes, los ancianos, financiación de carreteras, el eje completo de ayuda externa... puedes seguir y seguir con él".

"Vamos a tener una larga lista de personas que les encantaría verlo morir en un accidente aéreo," reconoció Storm.

"También había otras personas. Algunas más famosas que otras. Y supongo que depende de la definición de famoso. Una de las personas del primer avión accidentado era Rachel McCord."

"¿La estrella porno?" Irrumpió Storm.

Rodríguez arqueó una ceja. "Caray, Storm, ¿cómo es que sabes de ella?"

"Yo... yo... una vez leí sobre ella… en una revista", dijo Storm. "De todas formas, ¿cuál es mi trabajo en todo esto? ¿Por qué Jones me quiere aquí?"

Como si tuviera la sala de micrófonos ocultos —y en realidad, probablemente lo estuviera— un hombre delgado de unos sesenta años con el pelo gris acero rapado y con ojos azules acerados caminó a través de la puerta.

El tratamiento de Jedediah Jones era el de Jefe de la División de Ejecución Interna. Este acrónimo no era un accidente, ya que describía perfectamente su modus operandi predominante.

Storm le debía su propia existencia a Jones en más de un sentido. Si bien fue Clara Strike quien descubrió a Derrick Storm —siendo entonces un detective privado en apuros que estaba considerando la posibilidad de cambiarse el nombre por el de Derrick Aarons sólo para moverlo hacia arriba unas pocas líneas en las Páginas Amarillas— fue Jones, quien tomó las habilidades innatas de Storm y las perfeccionó hasta transformarlas a unas habilidades pulidas, convirtiendo a Storm en un recurso raro.

Su extensa asociación también había sido mutuamente beneficiosa en otras maneras. Storm se había hecho un hombre rico, uno con una lista de contactos de amigos y fuentes de valor aún más incalculable que todo el dinero que había acumulado. Y las misiones que Storm había sido capaz de completar —a menudo contra probabilidades imposibles— había sido un impulso inestimable en la carrera de Jones.

Y sin embargo, siempre había tensión entre los dos hombres. Jones sabía que nunca podría mandar totalmente sobre Storm, quien priorizaba muchas cosas —su propio código moral, su sentido del patriotismo, el bienestar de sus amigos y familia— sobre sus órdenes.

Y Storm, del mismo modo, sabía hasta dónde cubría la lealtad de Jones. Y no era en su sutil relación. Para todos, Storm lo había ayudado a prosperar, por tantas veces como Jones había desplegado importantes recursos para salvar a Storm, Jones carecía de sentimentalismos hacia él. Después de una misión fallida en Tánger, Marruecos, Jones había fingido la muerte de Storm, dejando al mundo pensar que había perecido durante cuatro largos años, sin preocuparse por el impacto que tuviese sobre los seres queridos de Storm. Lo que es más, Storm sabía que si alguna vez se hiciera necesario que su muerte se hiciese realidad, Jones no lo dudaría. Dejaría a Storm sangrado en un río lleno de pirañas si beneficiaba los objetivos de la CIA o las ideas tan-a-veces-retorcidas de Jones sobre lo que era mejor para el país.

"¿Él está al tanto de todo?" Preguntó Jones, sin molestarse en saludar a Storm.

"Tan al tanto como estamos cualquiera de nosotros en este momento, señor", dijo Bryan.

"Excelente," dijo Jones, finalmente se volvió hacia su protegido. "¿Has traído un vehículo?"

"Sí".

"Fantástico. Vamos a pedirte que te deshagas de él por el momento. Donde vas a ir, no vas a ser Derrick Storm, y no quiero que conduzcas ningún bólido trucado, aunque esté envuelto en una capa insulsa".

"De acuerdo. ¿Quién voy a ser y dónde voy a ir?"

"No muy lejos. A Glen Rock, Pensilvania".

"Ese es el lugar del accidente del Vuelo 76."

"Cierto. Y es también el lugar donde la Junta Nacional de Seguridad de Transporte ha puesto en marcha su investigación sobre lo que ocurrió para que ese avión cayese. La JNST se tomará todo el tiempo del mundo para averiguarlo, siguiendo todas sus políticas y procedimientos y entonces saldrán con un informe en un par de meses perfilando lo que piensan que podría haber sucedido. No tenemos un par de meses. Quiero saber lo que saben antes de que lo sepan".

"¿Por qué el Vuelo 76?"

"Uno, porque es un buen lugar para empezar como cualquier otro para averiguar lo que pasó allí", enumeró Jones. "Esos patosos del FBI han permitido que esto suceda en su propio terreno y vamos a meternos por sus culos para limpiarles el desastre.

"Y, dos, porque la mujer del avión, Ingrid Karlsson, es una amiga mía. Ella ha sido una aliada mía y para esta agencia en numerosas ocasiones. Ella me pidió un favor y no quiero decepcionarla".

Storm buscó signos reveladores de artificios en Jones, a pesar de que el hombre era demasiado astuto para ofrecerles cualquier razón. Aún así, Storm sabía que Jones no hacía favores sin la promesa de una permuta significativa. Storm se preguntó de qué se trataría esta vez —o si alguna vez lo averiguaría—.

Nunca hubo una sola mella en el Jefe de la División de Aplicación Interna.

"Está bien", dijo Storm. "Y… ¿supongo que tienes un plan para mí más allá de bailar el vals en el lugar del accidente blindado por la JNST y pedirles que me muestren los calzones?"

"Por supuesto", dijo Jones. "Sígueme."

avatar
qwerty
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1631
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Localización : En la luna de Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Derrick Storm - 5 - WILD STORM [Traducción CAP 03]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.