Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett(sariita) el Lun Mayo 12, 2014 4:09 pm

Me ha encantado mucho esta historia, sigue pronto!

Caskett(sariita)
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Edad : 16
Localización : En el mundo de los sueños

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Mar Mayo 13, 2014 9:56 am

Sigue me esta encantando!

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett1123 el Jue Mayo 15, 2014 6:22 pm

continualo es fantastico

Caskett1123
As del póker
As del póker

Mensajes : 398
Fecha de inscripción : 12/11/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Vie Mayo 16, 2014 1:39 pm

Capítulo 5




“Hola, ¿su nombre?” “¿A quién se lo dedico?” “Claro que puedo” “Un honor” Ésas son las 4 frases que más he pronunciado en las últimas dos horas. No me esperaba que tantísima gente viniera a mi firma. Me ha sorprendido gratamente. Y, aunque no puedo estar más feliz, estoy deseando acabar, el embarazo me hace sentir más cansada de lo normal.

Quiero llegar a casa, tomar un baño de espuma relajante y meterme en la cama.

Cierro los ojos cuando la chica a la que acabo de firmar el libro, se marcha. Cuando los abrió, me encuentro con una mirada azul que me observa nerviosa. Yo entrecierro los ojos y ladeo mi cabeza. ¿Qué hace él aquí?

Me pasa el libro y yo lo cojo, más por inercia que por otra cosa.

-Para Richard Castle –titubea sin dejar de mirarme. Me fijo en sus manos, no para de moverlas y entrelazarlas entre ellas. Poso mis ojos ahora en el libro y lo abro por la primera página.

Me sorprendo al encontrar ahí una nota. En esta me pide quedar para hablar. Yo lo vuelvo a mirar y veo una súplica en su mirada. Me muerdo el labio sin saber qué hacer hasta que, finalmente, opto por firmarle el libro con un seco “Para Richard Castle”.

Se lo entregó pero no se va. Está esperando una respuesta.

-No –es lo único que sale de mis labios.

-Kate…

-¡Hola! –saludó con una sonrisa al chico que está detrás de él, haciendo que este diese unos pasos para acercase hasta mi mesa. ¿Tú nombre?

Castle me mira por unos segundos más interactuar con el chico y se va.

XXX

Tres horas más. Eso es lo que ha durado mi firma de libros. Cinco horas en total. Estoy tan cansada que me he despedido del dueño de la Liberia rápidamente. Normalmente, suelo charlar un poco con ellos o, incluso, he tomado algún café con los dueños u organizadores del evento. Pero hoy, solo quiero llegar a casa.

Salgo a la calle y me vuelvo a despedir con un movimiento de mano y una sonrisa. Cuando me giró para ir a buscar mi coche… mi ceño se frunce automáticamente al ver a la persona que tengo en frente.

-Kate… -me dice mientras se acerca a mí. Yo doy un paso hacia atrás y levanto una mano para que no se acerque más. Me hace caso y deja de avanzar. -¿Podemos hablar? –con una voz llena de súplica y nerviosismo.

-Ya te dije que no –respondo, e intento pasar por su lado para seguir mi camino, pero me sujeta de la muñeca.

-Por favor… Llevo esperando por ti horas y… -yo suspiro, sé que así es.

-¿Qué quieres? -pregunto, cruzándome de brazos.

Mira a nuestro alrededor antes de contestarme. –Aquí no, ¿podemos ir a otro lado? No creo que este sea un lugar conveniente para esta conversación.

Me quedo pensando por un momento. Puedo saber de lo que quiere hablar aunque no me haya comentado nada aún. Y, tiene razón, este no es sitio para hablar sobre eso.

-¿Tu casa? –cuestiono, no pienso decirle a dónde vivo, así que esa es la única opción.

Asiente rápidamente. –He venido en taxi…

-Mi coche está aparcado a unos metros de aquí. –Sin decir nada más, comienzo a andar y noto que él me sigue de cerca.

XXX

Abre la puerta de su loft y me invita a pasar. Cierra la puerta de tras de mí y me pregunta que si quiero algo de beber. Yo niego y entonces él me hace una señal para que pase hasta la sala y me siente en uno de los sillones. Le hago caso.

-¿Y bien? –inquiero, mirándolo fijamente al ver que él no se atreve a empezar la conversación.

-Kate… yo… -agacha su mirada, observándose las manos. Yo suspiro audiblemente y Rick vuelve a centrarse en mí. –Lo siento –se disculpa mirándome directamente a los ojos. –Siento todo lo que te dije el otro día. Yo… no supe reaccionar… -continua al ver que yo no digo nada.

Me muerdo la lengua. No sé qué hacer. Si por mí fuese lo mandaba a la mierda y me iba. Después de todo lo que me había dicho y… ¡Lo odio! Pero luego pienso en mi bebé y sé que muy imbécil que sea, es su padre y… sacudo la cabeza.

-No, no supiste reaccionar o… -tomo aire, no debería seguir por ahí. No, si no quiere terminar discutiendo otra vez con él. –Mira, sé que no nos conocemos y que no nos soportamos, o, al menos, yo no te soporto –Castle asiente, tragando saliva. –Pero lo del otro día…

-Yo estaba enfadado –me interrumpe –y me dejé llevar por mi orgullo herido pero, luego de pensarlo en frío, recapacité. Lo siento. De verdad, Kate, lo siento mucho. Yo… sé que te dije muchas cosas… muchas cosas que no debí decir pero… sé que no hubieras venido a buscarme si yo no fuese de verdad el padre. –Yo asiento –Y –su voz tiembla y suspira –me gustaría…, sé que a lo mejor tú no quiere por todo lo que te dije pero….
-Pero ¿qué? –lo corto. Me está poniendo nerviosa. Este hombre logra ponerme de los nervios.

-Me gustaría poder participar en la vida de ese bebé. Soy su padre y…

-Vale –digo sin más. –Eres su padre, por mucho que me pese –susurro pero no lo suficientemente bajo como para que Castle no lo escuche –y aunque seas un capullo –lo miro a los ojos con odio –no quiero que mi hijo crezca sin su padre, mientras quieras ser parte de su vida.

-¿De verdad? –pregunta sorprendido. –Yo creí que…

-¿Te pondría más pegas? Lo haría si no estuviese tan cansada. No tengo ganas de discutir y… -voy a seguir hablando pero decido callarme. Él no tiene porqué saberlo. –Es lo que querías, ¿no?

-Sí –contesta y afirma con un movimiento de cabeza. –Gracias –me agradece con una sonrisa y yo me levanto para irme. –Kate –me llama –ahora que vamos a tener un hijo juntos,… había pensado que… a lo mejor, deberíamos conocernos mejor. Digo, después de todo ese bebé nos va a unir en cierta manera para siempre… ¿Te quedas a cenar? –me pregunta, dudoso.

-Estoy muy cansada –contesto sinceramente, pasándome una mano por la frente.

-Entiendo –dice algo desilusionado. –Solo pensé que podíamos hablar. Tenemos muchas cosas que ver, como lo del ginecólogo. ¿Has ido ya?

-Mañana.

-Ah –solo dice, como esperando a que yo diga algo más.

Alzo las cejas al ver que no dice nada y agacha la cabeza. Bufo y niego con la cabeza. -¿Quieres venir? –le pregunto finalmente, sin pensarlo. Si lo llego a hacer, no lo hubiese hecho.

-¿Puedo? –pregunta ahora más ilusionado.

-¿Crees que te preguntaría si no pudieras? –le respondo con tono borde.

-Es verdad –dice ahora más cauteloso por mi tono de voz.

-A las 10.15 en el NYU Langone Medical Center. –Asiente. –Hasta mañana –me despido por educación.

-¡Kate! –Me giro para mirarlo- Gracias –no contesto. Solo me giro y vuelvo a caminar.

XXX

Después de que Beckett se marcharse, Richard fue a recoger a su hija a la casa de la vecina. Esa que siempre la cuidaba cuando necesitaba ayuda con ella. Era una señora mayor, sin hijos, que había acogido a Daniela como si fuese su nieta.

Cuando le abrió la puerta, su hija, salió corriendo hacia él, levantando los brazos para que la cogiera. Lo hizo y le dio varios besos. La había echado de menos durante toda la tarde.

-¿Echaste de menos a papi? –le preguntó, quitándole el chupete de la boca.

-Sí. –Respondió, cogiendo de nuevo el chupete.

-Gracias por cuidarla. –Le sonrió.

-No hay de qué, Richard. Ya sabes que me encanta pasar tiempo con ella.

Castle le volvió a agradecer de nuevo, de todas formas, y se fue.

XXX

Media hora, ese era el tiempo que Richard llevaba en la sala de espera cuando Beckett apareció. Esta no llegaba tarde, más bien, llegaba 15 minutos antes, pero Castle estaba tan nervioso que había decido salir de su casa mucho antes de lo necesario.

XXX

-Hola –me saluda, acercándose a mí. Yo le devuelvo el saludo y camino algunas pasos más antes de sentarme en una silla. Él, me sigue y se sienta dos sillas más a la derecha.

Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Vie Mayo 16, 2014 1:49 pm

castle&beckett..cris escribió:Sigueee
Listo Wink

Caskett1123 escribió:continualo  es  fantastico

Gracias Smile
28Caskett escribió:Sigue me esta encantando!
Me alegra Wink


moxaCaSkett(sariita) escribió:Me ha encantado mucho esta historia, sigue pronto!
Listo Razz jeje me alegra que te guste

Verispu escribió:Pues vaya manera de improvisar! Me ha encantado creo que en el fondo realmente sabes hacia donde quieres llevar esta historia y logras expresarlo! Continua pf
qué va! Me pongo a escribir sin saber qué voy a hacer ni qué voy a escribir ni nada xD Lo que va saliendo...

Yaye escribió:Pues te ha quedado muy bien. A mi por lo menos me ha gustado Smile
Esa reaccion, no se por qué, pero es la que me esperaba por parte de él. Ahora toca que le pida disculpas y ambos se guarden un poquito del genio que tiene Smile

A la espera del próximo
Sí, porque cómo no lo hagan... pobre bebé... jeje

Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Vie Mayo 16, 2014 5:28 pm

Sigue me encanta tu fic!!!!

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por doricastle el Sáb Mayo 17, 2014 3:39 am

Lo leo en fanfiction pero me lo he encontrado también por aquí así que sí lo he vuelto a leer xD Pues a mi me gusta mucho como lo llevas eh y eso que es improvisado. Dices no sé si aquí o en ff que te dijeron escribe lo que sea oye pues tú sea lo que sea subelo porque todas tus historias son buenísimas historias de esas que te puedes tirar horas leyendo o releer. Así que subelas o si no quieres me las mandas por privado Ole ahí echándole morro jajaaj Me tengo que leer Qué bonita la vida!!!! ayyyyyyyy Besos!

doricastle
As del póker
As del póker

Mensajes : 494
Fecha de inscripción : 25/10/2012
Edad : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Yaye el Sáb Mayo 17, 2014 4:17 am

Bueno, por lo menos lo va a dejar que forme parte de la vida del pequeño y le a permitir incluso compartir parte del proceso del embarazo. Me alegra que no le haya puesto muchas pegas, como ella pensaba, menos mal a que está cansada y no quiere discutir, jejejejeje.
Espero que puedas continuar pronto, a ver que tal esa consulta ginecológica Smile

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Sáb Mayo 17, 2014 8:39 pm

Me encanta que se han arreglafo un poco las cosas con castle.. sigue porfavor escribes muy bn no me hagas esperar Very Happy saludos!!

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Dom Mayo 18, 2014 4:49 am

28Caskett escribió:Sigue me encanta tu fic!!!!
28Caskett escribió:Me encanta que se han arreglafo un poco las cosas con castle.. sigue porfavor escribes muy bn no me hagas esperar :Dsaludos!!
Me alegra qeue te guste :)Bueno, no es exactamente que se hayan arreglado.. solo ella no quiere discutir más ni quiere que su hija crezca sin su padre..

doricastle escribió:Lo leo en fanfiction pero me lo he encontrado también por aquí así que sí lo he vuelto a leer xD Pues a mi me gusta mucho como lo llevas eh y eso que es improvisado. Dices no sé si aquí o en ff que te dijeron escribe lo que sea oye pues tú sea lo que sea subelo porque todas tus historias son buenísimas historias de esas que te puedes tirar horas leyendo o releer. Así que subelas o si no quieres me las mandas por privado Ole ahí echándole morro jajaaj Me tengo que leer Qué bonita la vida!!!! ayyyyyyyy Besos!
jajajaja lo pregunté por los dos lados y sumé todos los votos. Ya, pero improvisar puede tener sus consecuencias.. pueden salir coss que no sean coherente o fallar en cualquier dato cosa así.. oh, gracias. jaja yo no diría eso xD Pues ahora mismo estoy escribiendo un fic (para una amiga que me dijo que le encanta X episodio y tal) y ahora no sé cómo seguir. Necesito ayuda Razz Saludos!


Yaye escribió:Bueno, por lo menos lo va a dejar que forme parte de la vida del pequeño y le  a permitir incluso compartir parte del proceso del embarazo. Me alegra que no le haya puesto muchas pegas, como ella pensaba, menos mal a que está cansada y no quiere discutir, jejejejeje.
Espero que puedas continuar pronto, a ver que tal esa consulta ginecológica Smile
Síi, eso tiene su historia. No lo hace por ella ni por él, sino pro el bebé. A lo mejor luego a la noche subo algo.. pero no sé seguro.



Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Mar Mayo 20, 2014 12:55 pm

Capítulo 6


¿Katherine Beckett? –me pregunta la enfermera rompiendo el silencio que se ha instalado entre Richard y yo.

-Soy yo –contesto, poniéndome de pie de inmediato.

-Acompáñeme, es su turno. –Se gira pero al notar solo mi presencia detrás de ella, se voltea de nuevo. -¿Usted es el padre? –Castle asiente con un movimiento de cabeza. –Puede entrar, si lo desea. –No hizo falta que la enfermera dijese nada más. Richard se levantó tan deprisa que provocó que la mujer riese.

XXX

La ginecóloga, Emily Bennett, ojeaba mi expediente clínico. Richard y yo, sentados frente a ella, en completo silencio, esperábamos a que terminase.

-Bien, -habló, mirándonos por encima de sus gafas. Se las colocó en su lugar con la ayuda de su dedo índice y tomó el bolígrafo que estaba a su derecha. -¿Es su primera visita, no? –Asentí. –En ese caso le tendré que hacer algunas preguntar y unos análisis de sangre y de orina. –Acepté sin decir una palabra, solo un con gesto afirmativo. –Tranquila –me dijo al notar mi nerviosismo –es algo rutinario. –Me dedicó una sonrisa. -¿Cuándo menstruó por primera vez, duración media del sangrado menstrual, fecha de la última regla?

Suspiré. Sabía que tenía que contestar pero la presencia de Richard me incomodaba. Total, él y yo no nos conocíamos y no teníamos la suficiente confianza, más bien no teníamos nada de confianza, al menos no yo, para hablar sobre eso. No con él, con la doctora pero, Castle, escucharía todo.

-La primera vez, creo recordar que, fue a los 11. –Me callé durante unos segundos. –La duración, unos cuatro días y la última vez, hace casi 10 semanas.

Emily, anotó en una hoja en blanco. -¿Tuvo problemas para concebir? ¿Cuánto tiempo le llevó conseguir el embarazo?

¿Problemas? Reí internamente. Problemas… ¿Cuánto? ¡Unas horas! No hizo falta más. Me miró fijamente y aclaré mi garganta antes de hablar. –No, no tuve problemas y… -agaché mi mirada. –No ha sido premeditado.

-Entiendo –volvió a escribir. -¿Es su primer embarazo o ya ha estado embarazada?

Negué. –Es mi primer embarazo. –La ginecóloga nos miró a Richard y a mí alternativamente. Estoy segura que por nuestra frialdad e ¿indiferencia? el uno con el otro se había percatado de algo.

-¿Algún aborto? –siguió.

-No

-¿Padece alguna enfermedad, tiene alergias? ¿Toma medicamentos? ¿Enfermedades infantiles por las que ya pasó? ¿Posibles enfermedades genéticas en su familia o en la del padre?

-No, no padezco ninguna enfermedad ni tengo alergia. No tomo medicamentos, solo algunos calmantes para el dolor de cabeza o alguna pequeña molestia puntual. –intenté recordar algunas enfermedades que hubiese pasado. –Enfermedades infantiles, las normales: constipados, varicela, gripe,… nada fuera de lo común. –Asintió. Yo me quedé callada. Para contestar a la última pregunta tenía que revelar algo sobre mí que no quería. –En la familia de mi madre no hay enfermedades genéticas pero… -tomé aire para continuar –a mi padre no lo conocí ni sé nada de su familia.

-¿Murió?

-Nos abandonó. –Bennett, me pidió disculpas con la mirada.

-Y Usted, señor…

-Castle, Richard Castle.

-Señor Castle, ¿alguna enfermedad que padezca usted o alguna enfermedad genética en su familia?

-Yo estoy sano pero mi familia no sé. –Se encogió de hombros –Me abandonaron cuando era un bebé. No sé ni siquiera sus nombres.

La doctora se llevó una mano a la frente y se concentró en escribir en el folio, ya no tan blanco.

-¿Tiene manchados? ¿Se encuentra bien o tiene muchos síntomas?

-No, no tengo manchados. Por las mañanas siento náuseas y, a veces, devuelvo todo lo que he comido. –Asintió. –También, he tenido algunos mareos y siempre estoy cansada, muy cansada.

-Luego, le daré algunas recomendaciones para sobrellevarlas. Ahora, la última pregunta: ¿fuma, bebe alcohol o toma algún estupefaciente? ¿Hace deporte? ¿Se alimenta equilibradamente?

-Ni fumo ni bebo ni nada de eso. Suelo salir a correr casi todas las mañanas e intento cuidar mi alimentación, comiendo lo más sano que puedo.

-Tendrá que suavizar su ejercicio. Si se siente bien y todo está bien, podrá correr pero no mucha distancia ni muy deprisa. También, puedes cambiar y hacer Yoga o Pilates, si lo prefiere.

-Lo tendré en cuenta.

-¿Tiene alguna pregunta? O –miró a Richard -¿Tenéis?

Negué.

-No –dijo Rick.

-Entonces, pasemos a la otra sala para hacer el reconocimiento físico.

Tomó nota de mis datos generales: altura y peso. Me medió la presión arterial y me auscultó el corazón y los pulmones.

-Túmbese –me señaló la camilla que estaba en el centro de la sala. –Nos queda realizar la exploración ginecológica. –Le hice caso. Ella se sentó en una silla que estaba a uno de los lados de la cama. Richard, al otro lado, de pie con los brazos cruzados seguía observando todo.

Después supervisar todo lo necesario, nos informó que en el monitor que estaba a su izquierda, veríamos a nuestro bebé por primera vez. Sonreí nerviosa.

Mi sonrisa se agrando cuando en la pantalla apareció un pequeño puntito que Emily nos dijo que era el bebé. Me llevé una mano a la boca emocionada. Miré al padre de mi bebé y vi que él también estaba sintiendo ese mismo sentimiento. Se escuchaba los latidos de su corazón, demasiado rápido pero la ginecóloga nos dijo que eso era normal al ser tan pequeño.

Nos dijo que podría recoger una foto de la ecografía a la salida en el mostrador. Me preguntó si sabía la fecha en la que lo concebimos para calcular la fecha probable del parto. Ocho semanas y dos días, esa era la respuesta a su pregunta.

XXX

-¿Quieres tomar algo? –me preguntó Richard cuando salimos.

-No –rechacé la invitación.

Castle me miró desilusionado. –Yo solo lo decía porque ahora, que vamos a ser papás, estaría mejor que nos conociéramos. –Ladeé la cabeza –No digo eso. Sé que tú nunca aceptarías tener nada conmigo. Pero, al menos, ser amigos. Una amistad sería buena para nuestro hijo.

Lo medité por varios segundos. Sabía que él tenía razón y lo odiaba. Bufé.

-Tienes razón. Eso sería bueno para él.

-Entonces, ¿aceptas?

-Sí –contesté en medio de un suspiro. –Pero poco a poco. Solo conocer lo necesario y mantener una relación cordial.

-Está bien. ¿Dónde quieres ir a por esa bebida? –arrugó la nariz y se llevó la mano a un bolsillo, sacando su móvil. –Perdona, -se disculpó –tengo que contestar. –Asentí.

-Hola

-….

-¿Qué ha pasado? ¿Está bien? –le preguntó, alterado a la persona que estaba al otro lado de la línea telefónica.

-….

-¿En qué hospital estáis?

-….

-Voy para allá. –cortó la llamada y me miró. –Lo siento pero me tengo que ir. Mi hija está en el hospital y… -suspiró y levantó la mano para parar un taxi. Se volvió antes de montarse en el coche. - ¿Quieres ir a cenar a mi casa el sábado? Solo para hablar y eso. –Acepté por inercia. Sin saber muy bien lo que estaba haciendo. Mi mente todavía estaba en esa conversación y en el recuerdo de esa pequeña niña que vi el primer día que fue a su loft. ¿Qué le había pasado? Cuando quise preguntarle, Castle, ya había desaparecido.


XXX

Dos golpes secos en la puerta hicieron que Castle se levantara de la alfombra donde jugaba con su hija para ir a abrir. Su conserje con una caja, lo miraba sonriente.

-Lo que me pediste, señor Castle.

-Muchas gracias, Jou. –Sacó un par de billetes y se lo entregó al empleado.

-Daniela, cariño –la llamó, caminado hacia ella con la caja en sus manos. –Tengo un regalo para ti.- Al escuchar la palabra “regalo” la niña se levantó con algo de torpeza y corrió graciosamente hacia su padre. –Cuidado, cariño, a ver si te caes y se te vuelven a abrir los puntos.

Se agachó junto a ella y dejó el cartón en el suelo.

-Ábrela –la animó. –Te ayudo.

Cuando la pequeña vio lo que había en su interior, soltó un gritito de emoción. Abrió la boca y los ojos al máximo, poniendo ambas manitas en su cara.

-¿Te gusta? –le preguntó Castle con una sonrisa.

-Un perrito –dijo feliz. Fue a cogerlo pero el cachorrito, un Beagle, se movió y Daniela se asustó.

Su padre lo tomó con una mano y lo puso en el suelo. –Tócalo, no hace nada. Es muy pequeñito.

-Sí –afirmó, sonriendo y encogiéndose de hombros.

-Son como los que a ti te gustan, como los del parque.

-Sí.

Rick le quitó el chupete. -¿Le das un besito a papá por el regalo? –Su hija se puso de pie y lo besó en la mejilla. Este le dio varios sonoros besos.

Cuando la señora que cuidaba a su hija lo había llamado diciéndole que se había dado un golpe y estaban en el hospital porque Daniela necesitaba puntos en la frente, se había asustado aunque le hubiese aclarado que no era mucho.

Habían pasado dos días desde ese momento y Castle había estado mimando a su hija, más de lo que ya hacía. Sabía que a la niña le encantaban los perros y, en otras circunstancias se lo habría pensado más, pero, después del golpe, había decidido regalárselo.

Su hija había estado triste y decaída la tarde del accidente. Ese mismo día le había pedido a su conserje que le consiguiera un cachorrito para ella, como una vez se ofreció.

-Ahora tenemos que ponerle un nombre. ¿Qué nombre te gusta?

Acarició al cachorrito y rio cuando se removió. Quitó la mano y, rápidamente, volvió a llevar su manita a la oreja del animal.

-Olaf

-Olaf, ¿cómo el muñeco de Frozen?

-Sí, la peli. –Dijo la niña, señalando la televisión.

-Pues, ¿vamos a darle de comer a Olaf?

Daniela se quitó el chupete. –Sí, comer Olaf.

Tomó la bolsa que había en la caja con las cosas necesarias para el perrito. Calentó un poco de agua en el microondas y la echó en el comedero amarrillo, decorado con huesos, acompañado de dos cacitos de leche el polvo para cachorros.

Fue hasta donde su hija estaba con el perro y dejó el tazón en el suelo. Con la ayuda de la pequeña, hicieron que Olaf se acercara y olisqueara antes de comenzar a beber la leche.

-¡OH! –exclamó, mirando a su padre.

-Tiene hambre. –le sonrió.

XXX

En este momento, me odio a mí misma por haber aceptado la cena con Richard. ¿En qué estaba pensando? En su hija. Bufo, soltando todo el aire que contiene mis pulmones.

Encima no puedo cancelarla porque no tengo su número de teléfono. La única forma sería ir o dejarlo tirado. Y… aunque se lo merezca, mis principios no me dejan.

Cojo mi chaqueta y salgo de mi departamento. Mientras antes cene, antes podré volver.

XXX


-Hola –saludó cuando Richard me abre la puerta.

-Hola –me sonríe pero yo no le devuelvo la sonrisa.

-Olaf –escucho la voz de una niña pequeña, miro hacia dentro y veo a la hija de Rick corriendo detrás de un perrito. Lleva un apósito en el lado derecho de su frente. Ríe, mientras, torpemente intenta seguir detrás del animal pero este se mete debajo de uno de los sillones.

Escucho a Castle reír. Él también estaba observando la escena.

-Oh, lo siento, pasa –me dice cuando se vuelve hacia mí.

Doy dos pasos hacia delante, entrando.

-Daniela, ven a saludar –llama a su hija, que sigue insistiendo en atrapar a Olaf, todavía debajo del sillón. –Ven –me dice a mí al ver que la niña no va a hacerle mucho caso. Toma a su hija en brazos. –Dile “hola”.

La niña me sonríe y se esconde en el cuello de su padre. –Dile hola –insiste. –Daniela me mira desde su escondite y murmura un tímido “Hola”.

-Hola –le digo yo, sonriendo. –Yo me llamo Kate, y tú, ¿cómo te llamas?

Solo me mira pero no contesta. Tras varios intentos de su padre, lo hace. “Anela” Dice que se llama.

-Daniela –la corrige su padre.

-Danela –dice ahora.

Yo sonrío y me atrevo a acariciarle el bracito. Ella me devuelve la sonrisa y pronto protesta para que su padre la baje al suelo para poder seguir buscando a Olaf.

Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Mar Mayo 20, 2014 1:57 pm

Sigue me encanta Smile respecto a mi comentario anterios es verdad no es que se han arreglado aun las cosas sorry!!! Very Happy me encanta tu fic!!

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett(sariita) el Mar Mayo 20, 2014 5:32 pm

Muy lindo encerio me encantan tus historias!!

Caskett(sariita)
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Edad : 16
Localización : En el mundo de los sueños

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Yaye el Mar Mayo 20, 2014 6:41 pm

Oh, que bonito, ya vieron por primera vez a su bebe. Que bien que Kate acepto la cena con Rick, la verdad es que este tiene razón, deberían conocerse y llevarse bien por el bien del bebe. Aver si poco a pocologren tener una relación más cordial Smile, aunque parece que Kate es un poco cabezota y se lo va a poner difícil.

Espero que puedas continuar pronto, deseando leer esa cena  Very Happy 

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Lun Mayo 26, 2014 2:09 pm

Sigueee

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Jue Mayo 29, 2014 2:53 pm

Capítulo 7

-¡Olaf! –escucho que se queja Daniela, tirando de un peluche que el perrito agarra con sus dientes. -¡Mío! –pero el animal sigue sin soltarlo. –Jooo, Olaf… -este abrió la boca, soltando el juguete y la niña se cayó hacia atrás, parando el golpe con su pañal.

Castle salió corriendo hacia su hija. –Cuidado, Daniela, la herida –la tomó entre sus brazos.

Al girarse se topó conmigo, todavía a unos cuantos pasos de la puerta.

-Perdona –se disculpa –ven, pasa. La cena está casi lista. ¿Quieres beber algo mientras? –Yo niego.

-Esperaré a que esté lista.

-Como quieras –me dice tragando saliva.

Vuelve a dejar a la niña en el suelo ante las protestas de esta. –Ten cuidado, sabes que no puedes darte ningún golpe, sino podría abrirse de nuevo la herida y…

-Duele –dijo la pequeña, poniendo cara de dolor. Rick le acaricia la mejilla con una ternura infinita.

-Ve a jugar con Olaf pero ¡cuidado! –le vuelve a advertir con una sonrisa.

-Sí. –Afirma, acompañándolo con un movimiento de cabeza.

Va hacia el perrito que está sentado sobre sus patas traseras mirando a la niña pero nada más que Daniela está a unos cuantos pasos de distancia, sale corriendo de nuevo. Quiere jugar con ella. Sonrío cuando veo a la pequeña correr detrás de él.

Castle me pilla con la sonrisa en la cara y cuando mis ojos se encuentran con los suyos, me sonríe.

-Siéntate, al menos. Puedes hacerlo donde quieras, en la sala o en uno de los taburetes de la cocina. –Yo asiento y me dirijo hasta el sofá que está cerca de donde está jugando Daniela.

Observo a la niña jugar con su mascota. El perro intente quitarle todos los juguetes que su dueña coge.

-No, no, no –niega, mueve su dedo también para darle más énfasis. –Mío. –Coge una pelota amarrilla que está a su lado derecho. –Tuyo. –Se la da pero el perro no parece muy conforme, sube por encima de la pierna de la niña y muerde el peluche que esta tiene en sus manos.

Daniela tira hacia un lado, mientras que Olaf lo hace para el otro. –Joo –se queja. –Malo –gimotea al borde de las lágrimas al no conseguir que el animal lo suelte. Finalmente grita.

Me pongo de rodillas a su lado y quito al perro de sobre su pierna, rápidamente intenta hacer lo mismo pero yo se lo impido.

La niña me mira con los ojos brillantes por las lágrimas. Le sonrío y acaricio su pelo. Enseguida vuelve a jugar con su peluche. Me quedo allí, sentada a su lado. Cojo la pelota del perro y empiezo a moverla entre mis manos, haciendo que Olaf vuelque su atención en ella y olvide el peluche.

Se la tiro pero aún es demasiado pequeño como para ir a cogerla y traérmela.

Da unos pasos hacia atrás y se queda mirándome. Me ladra, o eso intenta, rio. El sonido que hace es más parecido a un gruñido que a un ladrido. No sabe ladrar todavía.

Noto que algo roza mi mano y agacho la mirada. Es un juguete. Daniela quiere que lo coja, cuando lo hago me sonríe, enseñándome sus pequeños dientes.

-Es muy bonito.

-Sí –me dice solamente. Acaricio su carita, fijándome en sus enormes ojos verdes. Es una niña muy guapa. Me pregunto cómo será mi bebé. Aún no sé si será niño o niña pero ya quiero saber cómo será. -¿Qué es? –me pregunta pasándome otro juguete.

-Es un zorro –le respondo.

-Ah –dice y me da otro. -¿Qué es?

-Un delfín. –Sonríe.

-Oso –me dice, mostrándome un oso de peluche marrón.

-Sí, es un oso. –Ríe.

A nuestro lado Olaf intenta llamar nuestra atención. No le gusta eso de estar fuera de nuestras miradas. Le paso mi mano por su cuerpo y el perro mueve la cola contento.

-Es hora de comer, enana –escucho la voz de Castle a mi espalda. –Vamos a lavarte esas manitas primero. –Me mira cuando está frente a mí. –Lo siento, pero no sabía cuándo vendrías. Aún no le di de comer a ella y… ¿Te importa esperar un poco?

-No te preocupes. Dale de comer, puedo esperar.

-Gracias –me dice, caminado hasta el comedor. –Vente aquí, si quieres.

Me levanto del suelo y voy hacia allí.
-Uy, las manos –recuerda Rick. –Voy al baño a lavársela. Puedes venir y ya lavártelas tú también. Te vi tocando al perro y…

-Está bien, vamos. –Lo corto al ver cómo él mismo se está liando.

XXX

Pone a su hija en el suelo al llegar al baño. Es bastante grande y está decorado en tonos marrones.

-Pon las manitas –la niña parece entender exactamente lo que quiere su padre. Coloca sus manos hacia arriba, abiertas. Le echa jubón y luego vuelve a cogerla, abriendo el grifo. La ayuda a lavárselas y a secárselas. Se quita cuando acaba para que yo también pueda lavármelas.

XXX

Lleva el tenedor pinchado con un otro de carne hasta la boca de su hija que la abre inmediatamente. Sus ojos se topan con los míos y la niña sonríe. Le devuelvo la sonrisa.

-Otro poquito más –le informa, volviendo a llevar el tenedor hasta su boca. Daniela levanta los brazos y rodea el cuello de su padre, echando sus bracitos hacia detrás. Rick le da un beso en la mejilla. -¿Está bueno?

La pequeña asiente, mirándome. –Ta beno –contesta con la boca llena de comida. –Más –pide, cuando Richard para para trocear lo que falta de su comida.

-Ya voy, pequeña glotona. –La niña ríe y lleva su mano hasta su plato, cogiendo ella otro con los dedos para llevárselo a la boca. –Tramposa –dice Rick fingiendo estar enfadado, arrugando su entrecejo.

La verdad es que nunca esperé que Richard tuviese esta faceta. No podría habérmelo imaginado en la vida. Será un gilipollas pero, también, es un buen padre. Al menos, es lo que parece.

-Aaaah –dice Castle para que su hija, que está distraída jugando con el oso de peluche abra la boca. Daniela tiene todos los mofletes y la barbilla manchado de yogur. –La última –le avisa.

Después de acabar le limpia con una servilleta la cara a su hija antes de soltarla en el suelo. Olaf, que no se ha separado de las piernas de Rick en todo el tiempo que su dueña ha estado comiendo, levanta sus patitas, apoyándola en la pierna de la niña. Llamando su atención.

-Espero que te guste –me dice cuando pone un plato lleno de comida delante de mí. –no sabía muy bien qué hacer. No conozco tus gustos pero la comida italiana suele gustarle a casi todo el mundo por eso me decanté por hacer lasaña. Espero haber acertado.

-Lo has hecho –contesto, cogiendo el tenedor.

-¿Color favorito? –yo frunzo el ceño. –Esta cena es para conocernos y eso. –Asiento. Es verdad, ese era el fin.

-Púrpura. ¿El tuyo?

-El azul. –No puedo evitar reírme.

-¿Por qué te ríes? –me pregunta.

-Porque era de esperar. Siempre que te he visto, llevabas una camisa de color azul. –El hace una mueca con la boca.

-¿Número de la suerte? –Me encojo de hombros.

-No sé, supongo que el 9.

-El mío es el 18. ¿Por qué el 9?

-Me gusta ese número. –Digo sin más.

-Vale. –Me dice, llevándose otro de comida a la boca.

-¿Por qué el 18?

-Porque un 18 Daniela llegó a mi vida. –Yo sonrío ante la confesión. -¿Eres periodista, no? –Asiento. –Sin embargo, también escribes libros y das conferencia.

-Sí, me ofrecieron escribir un libro y acepté, desde entonces lo he seguido haciendo. Me gusta. ¿A qué te dedicas tú?

-Soy escritor. –Yo dejo el tenedor sobre mi plato para mirarlo. Suelo moverme por ese mundo y conozco casi todos los escritores neoyorkinos, al menos, su nombre. –De verdad –dice al ver mi cara de incredulidad. –Uso un seudónimo. Quise hacerlo así cuando empecé. Eso me permite vivir una vida completamente normal.

Asiento no muy convencida. Intentado localizar en mi mente cuál puede ser su sobrenombre.

La cena transcurre entre preguntas no muy personales. Pensé que sería mucho peor, que estaría incómoda y no ha sido así. Incluso, he tenido que disimular la sonrisa en varias ocasiones.

Solo en los momentos en los que recordaba el porqué de mi odio hacia él, me tensaba y suspiraba, queriendo salir pronto de ahí.

-Seño –se queja Daniela, tirando de la camiseta de su padre. Richard la coge y la recuesta sobre su pecho. La niña lleva una de sus manitas hasta una de las orejas de su padre, toqueteándola. También, lo hace con su pelo. Parece que eso la relaja. Castle acaricia su padre. La niña me señala, apuntándome con uno de sus pequeños dedos y ladea su cabeza para mirar a su padre.

-¿Qué pasa con Kate? ¿Te cae bien? –Ella asiente.

-Dormir

-¿Quieres dormir con ella?

-Sí. –Rick me mira preocupado.

-¿Quieres dormir conmigo? –le pregunto a la pequeña que asiente y se baja de las piernas de su padre para ir conmigo. La cojo en brazos y se acerca a mi mejilla para darme un beso. Yo le doy otro. –Eres una niña muy guapa. –Sonríe sin quitarse el chupete. Le acaricio la mejilla y le quito un mechón de pelo de la cara.

Tiene los ojos rojos y les cuesta mantenerlos abiertos.

-Hoy no ha dormido siesta –escucho que me dice Castle.

-Pues a dormir –la aprieto contra mi pecho. Veo que Richard me mira con una sonrisa en la cara y con algo en sus ojos que no sé descifrar.

XXX

-Gracias por venir y por dormir a mi hija –me agradece mientras me acompaña a la puerta.

Yo no digo nada, solo asiento. –Tu hija es una monada.

-Lo es –me dice orgulloso.

-Yo sonrío. –Será mejor que me vaya ya. Es demasiado tarde.

-Te acompañaría pero –mira hacia la habitación de Daniela.

-No te preocupes, sé cuidarme sola. –Me giro para irme pero su voz hace que me vuelva a dar la vuelta.

-Kate… ¿qué te parecería venir el próximo sábado? Así nos iremos conociendo más.

Dudo antes de contestar. Me lo he pasado bien pero sigo sin querer tener algún tipo de relación con él.

-Sería bueno para cuando nazca el bebé.

-No sé, Castle. No creo que sea necesario todo esto. –Él me mira desilusionado.

-Bueno, al menos, piénsatelo en estos días. Te estaré esperando el sábado si vienes y si no pues nada. –Asiento. –Pero, Kate, avísame cuando tengas cita con el ginecólogo, me gustaría ir.

-Está bien. Te avisaré.

-Gracias.

Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Yaye el Jue Mayo 29, 2014 6:39 pm

No entiendo por que le tiene tanto odio, con lo adorable que es Rick Smile, parece que la primera comida para conocerse ha ido bien, jejejejeje, ahora solo falta que se anime y que vuelva el sábado próximo para seguir conociéndose. Logrará averiguar Kate cual es el seudónimo que se ha puesto Rick para que nadie lo conozca?? Seguro que sin saberlo es fan de él jejejejejeje.
Espero que puedas continuar pronto.

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Vie Mayo 30, 2014 7:49 am

Sigue pronto porfavor me encanta!! Very Happy

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett(sariita) el Dom Jun 01, 2014 6:05 pm

Me fascina continúa!!

Caskett(sariita)
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 576
Fecha de inscripción : 25/10/2013
Edad : 16
Localización : En el mundo de los sueños

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por castle&beckett..cris el Lun Jun 02, 2014 4:37 pm

Sigueeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Mar Jun 03, 2014 12:35 pm

Yaye escribió:No entiendo por que le tiene tanto odio, con lo adorable que es Rick Smile, parece que la primera comida para conocerse ha ido bien, jejejejeje, ahora solo falta que se anime y  que vuelva el sábado próximo para seguir conociéndose. Logrará averiguar Kate cual es el seudónimo que se ha puesto Rick para que nadie lo conozca?? Seguro que sin saberlo es fan  de él jejejejejeje.
Espero que puedas continuar pronto.
Lo del odio se irá viendo... a ver si cuando lo sepas te sigue pareciendo adorable Razz
No sé, no sé. A ver si yo me aclaro con el seudónimo primero xD


castle&beckett..cris escribió:Sigueeee
En un momento Smile

moxaCaSkett(sariita) escribió:Me fascina continúa!!
Gracias Smile

28Caskett escribió:Sigue pronto porfavor me encanta!! Very Happy
En unos minutos, ya está escrito Smile

Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Caskett23 el Mar Jun 03, 2014 12:37 pm

[u]Capítulo 8[/u
]


Hoy es sábado y todavía no sé qué hacer. Durante toda la semana lo había tenido claro, no iba a ir a la cena, pero ahora que faltan horas y tendría que saber la respuesta con seguridad, tengo dudas.

Por una lado, quisiera ir, sobre todo, para ver a esa pequeña niña pero mi mente me repite una y otra vez que no debo hacerlo. No ir es poner más distancia entre nosotros y, eso, es lo mejor. Ya caí una vez y no puedo volver a permitirle el lujo de volver a salirse con la suya.

XXX
No es la primera vez que veo a este hombre en una de mis conferencias. La primera fue hace unos días, a diferencia de esta, estuvo sentado en primera fila pero no intervino. Se limitó a escuchar. Y a no quitarme la mirada de encima. Hubo algunos momentos que su incesante mirada me incomodó. En esta, no ha parado de intervenir en la sección de preguntas. Ha sido quién más ha preguntado de largo.

Me despido de los organizadores y del director de la universidad antes de abandonar el edificio.

Al girar la primera esquina, mi cuerpo choca con otro. Unos ojos azules me miran desde arriba. Parece divertido.

-Perdone –digo, apartando la mirada.

-O no, ha sido mi culpa –me dice, sonriente. Yo asiento e intento pasar por su lado para seguir mi camino pero su cuerpo vuelve a impedirme el paso.

Lo miro frunciendo el entrecejo, él me sigue sonriendo. –Disculpe, pero quisiera pasar, tengo que irme.

-Oh, perdona –se disculpa, falsamente porque su cuerpo no se mueve y su sonrisa no se borra. Intento esquivarlo pero vuelve a dar un paso, poniéndose de nuevo justo delante.

Yo lo miro, comenzando a enfardarme. -¿Qué es tan gracioso? –le pregunto al escucharlo reír.

Con uno de sus dedos señala mi frente arrugada. Yo bufo. –Oh, venga, dime que no te resulta gracioso que cada vez que intentas irte, te choques conmigo.

Aprieto los labios. –No me choco, eres tú el que te pones delante.

Se lleva una mano a su pecho, a la altura del corazón. –Eres tú, señorita Beckett. Yo me muevo para dejarte pasar pero tú te mueves en el mismo sentido y te chocas.

Ya… -ironizó. –Pues para que no hayas más problemas de este tipo, voy a caminar a la derecha para irme. –Cuando lo hago, él vuelve hacer lo mismo. -¿Qué te pasa? –mi paciencia está llegando a su límite.

-A lo mejor, tal vez,… no quiero que te vayas. –Su sonrisa sigue intacta en su cara. Alzo una ceja como respuesta. –Me gustaría tomar un café contigo.

-Lo siento pero voy a tener que rechazar tu invitación. –En realidad no lo siento nada y aunque ahora mismo lo que menos quiero ser en simpática con él, sigo siendo educada.

-¿Por qué? –inquiere, cruzándose de brazos. -¿Te espera alguien en casa?

Me muerdo el labio. ¿Qué le importa a él? –Tengo prisa. –Sigue impidiéndome el paso. -¡Deja de jugar! –exclamó, levantando el tono de mi voz. Me estoy enfadando de verdad.

-No estoy jugando, quiero tomar un café contigo de verdad. –Remarca.

XXX

Después de recordar el momento en el que nos conocimos o, mejor dicho, la primera vez que hablamos fuera de un salón de actos, decido que no voy a ir a esa cena. Estuvo jugando conmigo desde el primer momento.

XXX

Han pasado 15 minutos desde la hora en la que la periodista llegó a la casa del escritor el sábado pasado y eso solo significa una cosa para Castle: no va a ir.

Ha preparado la cena, como le dijo, iba a esperarla por si, finalmente, aceptaba a ir. Pero, por lo que se ve, toda esa comida que ha hecho para dos va a sobrar. Al menos, la mitad.

Suspiró, mirando la mesa preparada. Ese día hasta había dado de comer ya a su hija para no hacerla esperar.

El timbre sonó y, Castle, corrió, literalmente, hasta la salida.

-Pensé que ya no venías –dijo con una sonrisa mientras abría la puerta. La misma sonrisa que desapareció nada más encontrarse con la verdadera persona que había llamado. –Jou,… hola –lo saludó desilusionado.

-Señor Castle –lo saludó el hombre –venía para preguntarle qué tal le fue la primera semana con el cachorrito. –Miró hacia dentro, observando a la niña jugar con el perro.

-Pues muy bien, Jou –Miró en su misma dirección. –Se han hecho inseparables. –Le sonrió. El hombre asintió feliz.

-Su hija nunca va a tener un amigo que sea mejor que ese perro. Los perros son los mejores amigos del hombre. Nunca te abandonarán. –Castle asintió.

XXX

Dos semanas y tres días después.

Hace diez minutos que la asistente de mi ginecóloga me ha llamado para decirme cuando es mi siguiente cita. Diez minutos que he pasado pensando en cómo voy a decírselo a Castle. Él me pidió que se lo informara y, como es referente al bebé, debo hacerlo.

No sé nada de él desde que cené en su casa. La única forma que tengo para comunicárselo es ir hasta allí. Ojalá tuviese su número. Eso lo haría todo más fácil.

XXX

Finalmente, me he decidido y voy de camino a loft del escritor. Estoy a tan solo unos pasos de la puerta de su edificio.

-Hola –lo saludo cuando la puerta se abre. Él me mira sorprendido pero luego su gesto se suaviza y me sonríe.

-Hola, Kate, pasa –inmediatamente se echa a un lado para dejarme pasar.

-Solo he venido para decirte algo. –Le informo, mientras me adentro en su casa.

Daniela, que acaba de verme, ha dejado a Olaf en el suelo, estaba entre sus piernas, y ha salido corriendo hacia mí. O eso pensaba, porque al llegar a la altura de su padre se abraza a sus piernas mientras me mira curiosa.

-¿No vas a saludar a Kate? –le pregunta Rick. La pequeña deja un momento de observarme para mirar a su padre. –Es Kate –le dice. Vuelve a mirarme y le sonrío. Puedo ver cómo me corresponde a la sonrisa al ver sus labios curvados por los lados de su chupete. Castle se lo quita y la niña lo mira intentando agarrarlo pero está demasiado alto para ella. –Dale un besito. –Daniela vuelve a enfocarse en mí.

Comienza a dar pequeños pasos hacia delante. Está dudosa. En mitad del camino se para y vuelve la mirada hacia su padre. Este la anima a seguir con un movimiento de manos y un “vamos” susurrado.

Para darle más seguridad, le sonrío y me pongo de rodillas en el suelo. Poco a poco acorta toda la distancia que había entre nosotras y me da un beso en la mejilla. Puedo sentir la humedad que me ha dejado en ella por las babas pero no hago otra cosa que sonreír y darle yo otro beso.

Rápidamente, va a recuperar su chupete. Luego, vuelve a mí y me coge de la mano para dirigirme hasta la mitad de la sala donde su mascota ladra para que la saquen del pequeño corral improvisado.

Miro a Castle y levanta las manos, exculpándose de ese hecho.

Me agacho junto a Daniela y la ayudo a sacarlo de ahí. El cachorrito de dos meses pesa ya demasiado para la fuerza que tiene la pequeña.

Acaricio su cabecita y Olaf comienza a saltar a mi alrededor. Posando sus patas en mi pierna, reclamando mi atención.  

Cuando me vengo a dar cuenta, estoy jugando con Olaf y Daniela sin haberle contado a Rick el motivo de mi visita.

-Ahora vengo, Daniela –le digo antes de levantarme de la manta donde estaba sentada con ella.

Camino hasta la cocina, que es donde está Castle cocinando.

-¿Podemos hablar? –le pregunto, sacándolo de sus pensamiento o de su extrema concentración cortando cebolla.

-Perdona, -me dice quitándose las gafas que lleva puesta y limpiándose las manos. –No te he escuchado.

-¿Podemos hablar? –repito.

-Claro.-Da la vuelta a la barra americana. –Tú dirás –me dice.

-Hoy me ha llamado la asistente de Emily. Dentro de tres días tengo la cita con ella. Como me pediste que te avisaras…

-sí, sí. ¿A qué hora?

-A las 11.

-Gracias por avisarme. Allí estaré. –Yo asiento.

-Iré a despedirme de tu hija.

-¿No te quedas a cenar? –inquiere con un deje de desilusión en su voz.

-No, yo solo venía a decirte lo de la cita. –Me doy la vuelta para volver con la niña cuando escucho que dice mi nombre. Retrocedo mis pasos.

-Yo pensé que te quedarías y estaba preparando la cena. No le queda mucho…

-Castle…

-Por favor, ya estás aquí y la comida está casi lista. Por favor –pone ambas manos, juntas, debajo de su barbilla y su labio inferior sobre sale más que el inferior. Sacudo mi cabeza. En este momento me parece más infantil que su hija. ¿Cómo es eso posible?

Daniela llega y me coge de la mano. –Ven –me pide mientras tira de mí para que vuelva con ella.

-¿Ves? Ella también quiere que te quedes. –En ese momento se escucha un ladrido –Y Olaf también. –Sentencia, moviendo su cabeza de arriba abajo para dar más énfasis a sus palabras.

Ruedo los ojos. –Está bien, me quedo. –Digo finalmente.

-¡Genial! –Exclama - Voy a seguir haciendo la comida –me dice alegremente.




Cada vez se me hace más cuesta arriba seguirlo… Sé que prometí seguirlo y lo haré. Eso sí, vais a tener que tenerme paciencia xD

Agradecería vuestras críticas, pero en plan mal. Por ejemplo: “¿Qué c****** has hecho? Esto no tiene sentido. Vale que sea improvisado pero es que es aburrido, no tiene gracia (Conjunto de cualidades por las que una cosa resulta atractiva o agradable).  No me gusta. Tantos momentos perro/niña sobran. Más sobre Castle y Beckett y que avancen más deprisa.”

O cosas parecidas que me indiquen qué os va gustando y qué no. Para tener una pequeña idea de cómo seguirlo sin seguir “destrozando” esto…

PD: lo del ejemplo es lo que pienso yo cada vez que subo un capítulo. Aumenta por actualización xD

Caskett23
As del póker
As del póker

Mensajes : 337
Fecha de inscripción : 30/03/2013
Edad : 22
Localización : Cádiz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por 28Caskett el Mar Jun 03, 2014 3:01 pm

A mi me encanta como va el fic!! Te agradeceria que sigas actualizando ya que me he quedado enganchadisima!! Smile eso si me encantaria que mas adelante hubieran escenas de celos de castle hacia kate no se algun ex de ella no lo se no me hagas mucho caso estoy algo loca! Razz solo es una ideilla mia xD sigue porfa!! Smile Very Happy me encanta...(:

28Caskett
As del póker
As del póker

Mensajes : 454
Fecha de inscripción : 02/05/2013
Edad : 17
Localización : Cd. Juárez

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Yaye el Mar Jun 03, 2014 7:23 pm

Que quieres que te diga, pero a mí realmente me gusta como va el fic. Vale que hay muchos momentos de la niña con el perro, pero debemos entender de que Castle tiene una hija, la cual no se puede dejar de lado, es mas, yo creo que por esa pequeña y su perro será que ellos pasen mas tiempo juntos al principio Smile. Me hace gracia la idea de 28Caskett, estarían bien unos celos, pero por parte de ambos, no solo de Castle, jejejejeje.
Espero que lo continúes y no lo abandones, me está gustando mucho  Very Happy 

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Jun 04, 2014 7:45 am

sigueee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Obligada a improvisar (Epílogo) 23/07 TERMINADO

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:59 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.