Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Dic 16, 2015 5:27 am

Sigueloo no los separrees

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Jue Dic 17, 2015 10:35 pm

Gracias a todos por seguir leyendo y perdón de antemano por las faltas pero soy muy mala para corregir y cuando escribo soy lo peor. A veces lo releo y me doy cuenta de los fallos pero para eso soy muy mala. Mi compañera hace lo que puede y se lo agradezco un montón. Pero ya de aquí pido perdón.
En cuanto a vuestra preguntas, él no se ha decidido. Pero Kate tenía que animarlo a irse porque es su forma de pensar. Él tiene muchas dudas, y las tendrá hasta el último minuto que tenga para decidir.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 30

Unos días después.

POV RICK

Todo avanzaba tan rápido que me daba mucho miedo. Ya me habían hecho la pequeña operación para salvar mis ligamentos y desde ese día me estaban haciendo numerosas pruebas para saber si todo valió la pena, si sirvió para algo o solo fue un espejismo. Todos estaban ilusionados y esperanzados con los primeros resultados.
Yo, por mi parte intentaba mantenerme lo más relajado posible, manteniendo la cabeza fría. No quería pensar en mi futuro, solo estar completamente seguro, quizás así pudiera hacerme a la idea.
Tras las últimas pruebas de ese día, quede con Damián para hablar. Los resultados definitivos me los darían dentro de una semana y entonces pensaría que hacer. Pero él, me llamó porque tenía buenas noticias para mí y aquí estaba, yo sentado con mi café esperando que me dijera que era eso tan importante.
- Hola - dijo apareciendo con una enorme sonrisa.
- Hola, ¿a qué se debe esa sonrisa? Me estás deslumbrando - dije forzando una sonrisa.
- Muy gracioso. Verás como tú también estarás así cuando te cuente las novedades.
- ¿Qué sucede?
- Hay una oferta. He hablado con los mejores clubes de Europa y te reclama el Viejo Continente.
- ¿Qué dices? – dije sorprendido.
- Hay condiciones, pero estoy seguro de que…
- Damián…
- Cuando pases estas pruebas tendrás que pasar otras de los médicos del club. Pero si dan el “ok” que estoy seguro de que lo darán, entrenarás con el equipo y en el mercado de invierno tendrás ficha. Vas a jugar antes de lo previsto y en unos de los mejores clubs del mundo. ¿No está feliz?
- Sí, claro… pero no es seguro.
- Rick, si pasas estas pruebas que te han hecho hoy dalo por seguro. Así que hoy nos vamos a celebrarlo - dijo sonriendo mientras golpeaba mi hombro de forma amistosa.
Tenía que ser feliz, lo iba conseguir y antes de lo que esperaba. Pero quizás eso, era lo que no me dejaba estar plenamente feliz. Quizás el saber que todo esto iba a ser tan pronto hacía que estuviera tan nervioso, que no tuviera cuerpo para celebrarlo del todo.
Y esos nervios eran por ella, porque la despedida sería demasiado pronto… en dos semanas como mucho, era posible que estuviera al otro lado del mundo. No podía creérmelo… la iba a perder y no sabía si podría soportarlo, aguantar la vida sin ella.


POV KATE
Ese día debía volver a los entrenamientos. Perdí demasiado tiempo para mi gusto, aunque para el gusto de los médicos era demasiado poco. Pero ya no podía esperar más, tenía que recuperar el tiempo perdido cuanto antes, pronto llegarían las pruebas finales y quería pasarlas… necesitaba pasarlas.
Luego también estaba lo de Rick. Necesitaba no pensar en él… no pensar en que iba a perderlo y por ello precisaba concentrarme en algo… concentrarme a tope en las pruebas para poder olvidarme de todo, olvidarme del dolor que me daba el tener que separarme de él… el tener que dejarlo marchar sin mirar atrás.
Empecé con los ejercicios machacándome hasta que empecé a sentir como mi pie y la muñeca empezaba a palpitarme de dolor, pero no podía parar necesitaba esto para olvidar lo otro, lo necesitaba.
- Kate ¿ya puedes empezar? - preguntó Espo apareciendo de repente, seguido por Ryan. Cada vez eran más inseparables.
- ¿No me ves? - dije intentando trepar por la maldita cuerda.
- Ten cuidado, acabas de volver y…
- ¿Y qué? - dije enfadada.
- Oye… solo nos preocupamos por ti - dijo Ryan triste y me dio pena haber pagado mi mal humor con ellos.
- Lo siento chicos… necesito ponerme a vuestra altura cuanto antes, he perdido demasiado.
- Si te esfuerzas demasiado, puede ser perjudicial.
- Puede que tengas razón.
- Anda vente con nosotros a tomar un café, que seguro que te vendrá mucho mejor.
Y no sabía si era lo que necesitaba, pero despejarme un poco de todo eso no podía venirme mal, no podía empeorar las cosas y mi cuerpo me estaba pidiendo un descanso, ya no podía más.
- Me ducho y voy.
- Si, mejor. Te lo agradeceremos - dijo Espo riéndose y golpeé su hombro de forma amistosa.
Cuando llegue a la habitación prepararé todo para la ducha y justo cuando ya estaba el agua preparada sonó el teléfono. Miré quien era, y una punzada de dolor me atravesó. No estaba preparada para escuchar que se iba y que me dejaba… no ahora.
Ignoré la llamada y me metí bajo del chorro caliente intentando liberar el peso que llevaba en las espaldas. Aunque sabía que no era lo correcto… no podía dejar de pensar en aquel día que me decidí a llamar a Lanie… aquel día que quise hacer algo por él. Y a pesar de ser algo bueno para él y para su carrera… no podía dejar de pensar en lo que perdería. Seguramente al hombre de mi vida, así que era normal que quisiera huir de todo eso, era normal que me diera rabia todo esto, yo lo había causado. Y así y todo, era feliz por él, de verdad… pero eso no lo hacía menos doloroso.
Después de ducharme cogí el móvil y sentí remordimientos por no haber contestado, pero necesitaba algo de tiempo para mí. Lo metí en mi bolsillo y salí en busca de los chicos.
Estuvimos charlando durante un buen rato haciéndome olvidar de todo y de todos. Ya estaba mucho mejor y eso tenía que agradecérselo a ellos. Pero llegado el momento se despidieron dejándome sola. No podía dejar pasar más tiempo tenía que devolver esa llamada a Rick para hablar con él, quizás incluso disculparme con él y también, quizá, despedirme.
Giré rápidamente la esquina chocando contra otro cuerpo fuerte haciendo que me tambaleara y casi caí.
- Podrías mirar por donde… - casi le grité hasta que vi contra quien había chocado. Me miraba muy serio y sabía que la había cagado por completo - lo siento señor yo… - le dije cuadrándome y saludando como correspondía.
- Que no vuelva a ocurrir.
- No Señor.
- Eso espero – dijo el sargento Royce mirándome con esa mirada penetrante que casi podía sentir como me atravesaba, de lado a lado. Era tan penetrante, tan inquisidora que no podía dejar de tragar saliva. Le tenía respeto, miedo pero, sobre todo admiración por todo lo que me había demostrado que sabía y podía hacer.
Salí casi corriendo de allí, quería huir de aquello, no quería complicar más las cosas, pero lo escuche llamarme, haciendo que frenara de golpe, girándome para enfrentarlo.
- ¿Si señor?
- ¿Quieres recuperar el tiempo perdido?
- Claro, señor.
- Mañana a las 6 en el comedor, puedes recuperar el tiempo perdido.
- Allí estaré señor - dije sonriendo mientras me giraba y desaparecí de su vista. Iba a darlo todo para ser la mejor y algún día… conseguir encerrar al hijo de puta que mató a mi madre. Y con esa determinación me dirigí a la habitación para hablar con Rick, ya no podía esperar más esa conversación.
- Hola Kate – me saludo al otro lado de la línea.
- Hola - dije sonriendo al escuchar su voz.
- Te echo de menos.
- Yo también - dije soltando el aire que había retenido en mis pulmones.
- Tengo que contarte algo y me gustaría que estuvieras aquí conmigo, pero como no puedes, tendré que hacerlo por aquí.
- ¿Qué pasa?
- Tengo una oferta.
- ¿Ya? Que rápido, eso es muy bueno ¿No?
- Si, eso creo. Solo que esperaba que no llegara tan pronto.
- Yo tampoco, la verdad, pero…
- Solo es que no me hago a la idea de no poder verte… Kate yo…
- Lo sé. Para mí también es difícil y no sabes cuánto. Pero de verdad, Rick es lo mejor - eso había pensado desde el primer momento aunque cada vez lo tenía menos claro, pero si lo decía en alto quizás ambos nos lo creeríamos.
- ¡Dios! me encantaría estar allí y poder abrazarte.
- Rick… por favor, no lo hagas más difícil.
- Kate, en dos semanas puede que este sueño se acabe… no sé si estoy preparado para ello.
- Con el tiempo se te pasará - dije sin poder evitar las lágrimas, pero tenía que estar fuerte para él y para mí.
- Kate no voy a olvidarte… no voy a poder hacerlo… cierro los ojos y te veo. Te quiero tanto que me duele pensar en no volver a verte. Tenemos que intentarlo Kate, por favor…. Te lo suplico.
- Rick - dije tapando el móvil, cuando no pude aguantar un fuerte sollozo -no lo hagas más difícil.
- Kate yo… ahora mismo no puedo imaginarme una vida sin ti.
- Ahora mismo, tú lo has dicho. El tiempo lo cura todo - dije engañándome a mí misma.
- Bien… vale no volveré a decirlo… sé que no es justo para ti. Yo solo… ¿al menos podremos vernos antes de irme?
- No sé si podré salir – lo cierto, es que podía pero… ¿quería despedirme de él? ¿Podría decirle adiós y dejarlo ir? No, no podía…no sabía si podría hacerlo.
- Kate solo te pido esto… solo te pido decirte adiós y verte, hacerlo en persona y no a través de un frio teléfono… necesito hacerlo.
- Está bien… te iré a ver antes de irte.
- Gracias.
- Tengo que dejarte - dije aguantándome para que no escuchara mi desconsolado llanto que me impedía respirar de forma adecuada.
- Bien, te quiero, no lo olvides - dijo justo antes de que yo colgara.
Posé mis labios contra el móvil besándolo como si fuera él. Lo necesitaba tanto… iba a ser tan duro. Pero se merecía ese adiós, nos merecíamos un último adiós.

CONTINUARÁ…

Mil gracias a todos por seguir ahí leyendo, nos vemos mañana con un nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje por tamyalways el Vie Dic 18, 2015 10:30 pm

Buenos días y mil gracias a todos por estar ahí. Os dejo con un nuevo capítulo, espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 31

POV RICK

Había llegado el momento, era mi último día en Nueva York. Mañana por la mañana estaría de camino al Antiguo Continente, de nuevo a luchar por un sueño con el que prácticamente nací. Era un día lleno de despedidas, de dejar cosas atrás, que ahora mismo me sostenían, que me hacían feliz.
Hacía unos meses, cuando llegué aquí con tan pocas esperanzas de ser feliz. Y ahora mirando hacia atrás… veía que había conseguido una felicidad que nunca antes tuve. Y ahora esto.
Baje las escaleras y me encontré con mi madre, dando vueltas por la cocina. Me dirigí hacia ella y la bese en la mejilla, queriendo trasmitirle con ello todo el cariño que siempre me había dado, la comprensión y la paciencia para soportar mis idas y venidas.
- ¿No me digas que está cocinando? – le pregunté sarcásticamente.
- No hijo, quiero que te lleves un buen recuerdo de tu último día, no una intoxicación - dijo haciéndome reír.
- Te voy a echar mucho de menos madre – le dije desde el fondo de mi corazón.
- Y yo a ti cariño. Pero esta vez prometo ir a verte, quiero que puedas lucir a tu madre en el viejo continente - dijo y no pude evitar sonreír como un tonto.
Una de las cosas que me llevaba sin duda de este tiempo era la buena relación con ella. Estábamos mejor que nunca y era algo de lo que me iba a alegrar por el resto de mi vida. Estos momentos eran los mejores que habíamos pasado juntos.
- Gracias madre.
- ¿Gracias?
- Si… estos meses… han sido mejor gracias a ti.
- Hijo…
- No déjame acabar. Cuando llegue aquí yo… pensé que no iba a salir de esa habitación en todo el día. Me distes el mejor consejo y gracias a eso, yo… he conseguido mucho madre… he sido feliz.
Ya no podía seguir, las lágrimas corrían sin sentido por mis mejillas y vi entre ellas a mi madre que se acercaba a mí y me envolvía en sus brazos como cuando era un niño. ¿Cómo podía ser todo tan fácil cuando te envolvía en sus brazos? Sin duda es la persona que mejores abrazos daba en el mundo.
Nos separamos e intentamos aligerar un poco la despedida con risas. Me encantaba esa parte de ella, el sacar el lado bueno a los malos momentos, tener siempre una sonrisa… era algo que yo perdí hace mucho y ahora… lo estaba empezando a recuperar al pasar esos meses con ella, esperaba no volver atrás y perder esa enseñanza suya.
- ¿Y yo no puedo ir a las revistas? Si eres uno de los mejores jugadores me encanta presumir de hijo.
- Madre - dije riéndome.
- ¿Qué? Para que vean a quien has salido tan guapo - dijo haciéndome reír.
Pero en ese preciso momento escuchamos el timbre. Me levanté de la banqueta con una sonrisa aún en la cara, pero cuando vi quien era, sentí un puñal atravesarme por completo. Allí estaba mi punto débil, mi espada de Damocles, cayendo rápida sobre mi corazón herido, a sabiendas de lo que sucedería.
- Hola - dijo casi tímida y yo, no podía hablar, la miraba una y otra vez como si quisiera que su imagen quedara grabada a fuego en mi retina. Era tan preciosa, como una aparición. Era lo más bonito que había visto en mi vida.
- Hijo… esa educación, déjala pasar - dijo mi madre empujándome y abrazando a Kate con todas sus fuerzas – Darling, os dejo solos - dijo abrazándome para darme mucha fuerza justo antes de desaparecer de nuestra vista.
Acompañé a Kate hacia el sofá, ese sofá que vio nuestro primer encuentro y donde por primera vez la hice mía. Nos sentamos en silencio. Tenía tanto que decir que no sabía por dónde empezar. Tenía tanto miedo de decir adiós… tanto, que me tenía completamente paralizado.
Había una separación pequeña entre los dos, apenas un metro, pero para mí era tan enorme. Quería abrazarla y besarla y no soltarla nunca. Si tanto me dolía esta pequeña distancia, ¿qué iba a pasar cuando estuviéramos separados por un montón de kilómetros? prefería no pensarlo.
- Yo… - dijimos ambos a la vez y nos miramos sonriendo tímidamente.
- No me gustan las despedidas - dije mirándola fijamente y ella asintió con la cabeza.
Ambos volvimos a quedarnos en silencio hasta que vi un movimiento de Kate y lo siguiente que sentí fue como me abrazaba con fuerza. Tardé en reaccionar pero cuando lo hice no deje ni lugar para que pasara el aire. Sentía sus lágrimas calientes empapando mi camiseta.
Besé suavemente su hombro y cerré los ojos dejándome llevar por el abrazo que ambos estábamos compartiendo y por su olor, ese olor que tanto iba a echar de menos.
- Podemos no despedirnos… solo… hablar.
- Me vale con abrazarte - dije sacándole una sonrisa y con eso me valía, con poder recordar esa sonrisa por el resto de mi vida.
Le limpié con cuidado las lágrimas de su cara y aparte un mechón rebelde. No podía esperar más y me arrime despacio a ella, hasta que sentí sus labios sobre los míos. Era un simple roce. Un roce lleno de amor, de promesas en silencio y miedo por lo que nos esperaba ahora… un mundo el uno sin el otro.
Nos separamos despacio y allí estaba otra vez su sonrisa, esa que me enamoró y me ascendió a los cielos. Sentí su manos acariciándome el cuello y los pelos con sus uñas y me recosté contra la palma de su mano buscando más contacto, buscando una última caricia que se colara en mi corazón para siempre.
- Te quiero, lo sabes ¿verdad?
- Claro que lo sé - dijo sonriéndome y yo solo pude mirarla, acariciándola con la mirada.
- Estos días… han sido raros. No sabía que sentir. A veces sentía que me estaba equivocando.
- Rick… no digas eso… todo esto tiene que merecer la pena. Haz que merezca la pena.
- Y si… y si de verdad me estoy equivocando y estoy dejando algo que me hace feliz de verdad y me doy cuenta de que competir, luchar por ser el mejor no es lo que me llena ahora, no es lo que me hace feliz.
- Rick me enamoré de ti por como eras. Y una cosa que eras sobre todo, es competitivo. Eso me gusta mucho de ti y se que aunque ahora no creas poder, sé que lo eres y podrás volver a ser el mejor. Seré la primera en animarte en cada partido.
- Me hubiera gustado estar aquí cuando… cuando te graduaran.
- Estarás aquí - dijo colocando mi mano en su pecho justo encima de su corazón - siempre estarás aquí, conmigo.
- Kate no… ¡Dios mío! ¿Por qué tiene que ser esto tan difícil? Me duele pensar que mañana no podré verte. Y si fuera eso… pero luego pienso en mañana, pasado, la semana que viene… son tantos días, tantos y no sé si podré acostumbrarme a ello.
- Rick… el tiempo, el tiempo lo cura todo ¿vale?
- ¿De verdad piensas eso? De verdad piensas que con el tiempo nos olvidaremos de todo esto.
- Rick no digo eso… lo hará más fácil… menos doloroso.
- Espero que tengas razón…
- Será mejor… que me vaya.
- No… - dije demasiado rápido y alto sobresaltándola - Lo siento… pero no te vayas por favor -dije mirándola, casi suplicándole con la mirada – te lo ruego, aún no.
- Rick…
- Por favor…
La vi asentir con la cabeza y sonreí porque sabía que pasara lo que pasara, incluso el tiempo, nunca podría olvidar cada segundo que había estado con ella. Siempre lo guardaría en un rincón de mi corazón.
La vi cómo se levantaba muy segura y me agarraba de la mano tirando de mí. Ambos íbamos hacia mi habitación pero muchos más nerviosos que la primera vez. Aún podía recordar cómo me sentí cuando Kate me besó y me dijo que era lo que necesitaba… y ya en ese instante supe que nunca podría negarle nada.
Hicimos el amor de forma pausada, quería recordar cada pulgada de su piel, quería poder cerrar los ojos y verla por completo en mi memoria. Cada cicatriz, cada peca, cada pequeña diferencia que despertaba algo en mí.
Acabamos ambos agotados y abrazados, piel con piel como me gustaba hacer cuando acabamos de hacer el amor. Me encantaba sentirla sobre mí, como si fuéramos solo uno. Sus manos sobre mi pecho acariciándome casi sin saber que estaba haciéndolo hasta que me quede completamente dormido.
Desperté al escuchar ruido, cuando abrí los ojos me encontré a Kate de pie de espaldas a mí vistiéndose de prisa para huir. Estuve tentado de cerrar los ojos y dejar que se fuera, quizás así sería más fácil sin despedidas pero no podía, no podía hacerlo.
Me levanté despacio para que no me oyera aunque tampoco quería asustarla. Me acerque a ella y la abracé por la espalda. Primero se asustó pero luego se dejó llevar por el abrazo recostando su cabeza contra mi pecho.
- No te vayas - dije susurrándole en el oído.
- El que te vas eres tú - dijo pisoteándome el corazón con esa afirmación.
Se giró al sentir mi estremecimiento. Vi cómo me miraba con esa mirada suya triste, pero a la vez tan alegre, con ese atisbo que me enamoró.
- Lo siento no debería habértelo dicho así… no he sido justa.
- No, tienes razón… solo es que duele la verdad - dije sonriéndole.
- No quería despedirme.
- Pues no lo hagamos - dije agarrándola de la mano para acompañarla a la puerta, sabía que tenía que irse así que me despedí de la manera que ambos necesitábamos sin decir nada, solo con nuestro cuerpo.
La besé por última vez pero como si fuera la primera. Sentí ese algo especial que me hizo sentir cuando me besó la primera vez. Esos labios cálidos que tanta falta me iba a hacer. Nos separamos ambos apoyando nuestras frentes, entrelazando nuestros alientos por última vez.
- Esto no es un adiós Kate, es un hasta luego - dije volviendo a besarla justo antes de que saliera por la puerta y para quizás no volver a verla, quizás por ahí se iba el amor de mi vida… la felicidad podía estar saliendo ahora por esa puerta y nunca más volver.

CONTINUARÁ…

Mil gracias a todos por llegar hasta aquí, y como bien dice Rick esto no es un adiós es un hasta luego. Nos vemos el lunes con un nuevo capítulo.
Que tengáis un buen fin de semana.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Sáb Dic 19, 2015 1:19 am

Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad estos dos capitulos han sido para derramar lagrimas...porque rick se tiene que ir dejando sola a kate y a sophi...no se que esperar en el siguiente capitulo solo espero que sigas pronto (lunes) y ver que pasara... Crying Baby Crying Baby Crying Baby Heart Crying Baby Crying Baby Crying Baby Crying Baby .... Clap Clap Clap Thumb Thumb Thumb

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 314
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Dom Dic 20, 2015 6:14 pm


castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32

Mensaje por tamyalways el Dom Dic 20, 2015 9:22 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Espero que os guste a pesar de la separación. Pegamos un salto en el tiempo y vemos cómo les va a los dos.
Gracias a todos por seguir leyendo y por vuestros comentarios.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 32

CUATRO MESES DESPÚES

POV RICK

Allí estaba, encerrado en una habitación tras el entrenamiento. Estaba “feliz” aunque no podía dejar de pensar en Nueva York y en lo que deje allí, cada día hablaba con mi madre y preguntaba por ella… era superior a mi. Cuando llegue hace ya unos meses nos mandábamos algunos mensajes, pero con el tiempo, comprendimos de que hablar, aunque fuera poco, nos traía demasiado dolor y un día dejó de suceder.
Ya no hablamos, pero no puedo dejar de pensar en ella, en cómo estará y que estará haciendo. Por eso mi madre me tiene informado de todos sus logros. El otro día, cuando hablamos, me dio la una gran noticia, en unos días se graduaría. Me comento que estaba preocupada por las pruebas finales, pero yo sabía a ciencia cierta que las pasaría con los ojos cerrados. Era la mejor.
Desde que me lo dijeron, no deje de pensar en ella y quería llamarla para darle mi apoyo, animarla… pero ahí queda, en intención, porque cuando marco, cuelgo justo antes de dar el primer tono. No sabía qué me pasaba, tenía que haberlo dejado pasar, centrarme en lo que tengo aquí, pero no lo conseguía… como alguien una vez me dijo: “nunca se es completamente feliz”. Por eso, aunque estaba bien en el terreno profesional, por jugar, por estar mejor que nunca y haber olvidado los molestos dolores que tenía antes de la intervención, no olvidaba la felicidad que me daba ella a mi vida en Nueva York.
Quedaba poco para acabar la temporada y luego debería tomar muchas decisiones, pero primero tenía que darlo todo hasta el final para conseguir los objetivos, los éxitos por los que estaba luchando, por conseguir que mereciera la pena todos los sacrificios.
Me tumbé en la cama y cerré los ojos, sin poder evitar pensar en ella, en cada centímetro de su piel. Tenía miedo a olvidarme de su tersura, a olvidarme de sus labios, de sus ojos… pero no lo había echo. Solo tenía que relajarme y ahí estaba, intacta en mi pensamiento, pero ya no me valía con eso, necesitaba tocarla, acariciarla, besarla. Recordaba su mirada la última vez que la vi, su sonrisa triste y su “hasta luego”.
También recuerdo mi último día. Recuerdo ir a despedirme de mis niños. Lo que me costó empezar con ellos, como no me veía como entrenador y al final fue una de las cosas que más me satisface haber hecho. Recordaba sus miradas al despedirme y se me rompía el corazón.
Los chicos venían hacia mí corriendo, las lágrimas se acumulaban en los ojos, a punto de brotar e intento… de verdad, pararlas. No sabía que decirles, no llegaba a encontrar las palabras necesarias para que no me odiaran, para que entiendan que deberían seguir luchando y no se vengan abajo… para que no crean que los abandono.
- Chicos yo… tengo que deciros algo - dije tragando saliva - tengo que deciros algo muy importante y espero que me entendáis. Tengo que dejar el equipo y…
- No… - dijo Sophie la primera - pero ¿por qué?
- Voy a volver a jugar en Europa chicos y para ello tengo que ir allí.
- ¿Ya no somos importante para ti? - dijo uno enfadado y sentí como mi corazón se partía en mil trozos.
- No digas eso. Gracias a él estamos jugando bien y estamos disfrutando - dijo Sophie muy convencida - él nos ha ayudado mucho y ahora tenemos que ayudarle a él. Tenemos que darle ánimos y seguir jugando por él. Se lo debemos - dijo de carrerilla consiguiendo que todos asintieran como robots y mi corazón no supo qué hacer.
Y ¿Qué debía hacer ahora? Estar feliz por haber conocido a estos niños que me devolvieron la alegría de disfrutar de lo que más me gusta, o llorar por estar perdiéndolos.
- Gracias Sophie.
- Vamos a jugar por ti y vamos a ganar.
- Si seguís haciéndolo igual y os ira muy bien. Sois muy grandes chicos. ¿Me dais un abrazo? - y todos vinieron y me abrazaron y sentí que había hecho algo bueno con ellos. Llegaran o no a triunfar en el fútbol al menos habrían aprendido algo en la vida, lo bueno que de verdad te puede dar un juego en equipo y es la amistad, ellos serían siempre amigos.
Cuando me iba sentí unas pisadas que venían hacia mí. Cuando me gire me encontré con Sophie corriendo hacia mí. Me coloque a su altura y enseguida sentí sus pequeños brazos sobre mi cuello.
- Te voy a echar de menos. Mi primer gol prometo dedicártelo - dijo tan segura que me hizo sonreír.
- Lo mismo digo. Confío en que mantengas al grupo unido y que sigáis teniendo claras las ideas para poder jugar.
-Las tendremos.
- Bien… cuida de tu hermana ¿Si?
- Yo cuidaré de ella - dijo sonriendo y me recordó tanto a su Kate que no pude evitar de nuevo llorar.
Me giré y sin mirar atrás deje todo para poder volver a empezar. Pero sin poder olvidar lo que eso me había dado.

POV KATE
Cerré las piernas sobre su cintura haciendo que se moviera cada vez más rápido. Necesitaba llegar necesitaba sentir algo… algo que no fuera este sentimiento que me consumía por dentro. Él empezó a moverse cada vez más rápido sabía que estaba muy, muy cerca y por ello necesitaba llegar cuanto antes. Metí la mano entre nuestros cuerpos y apreté mis dedos sobre mi clítoris. Consiguiendo estallar a su alrededor consiguiendo que él llegara al mismo tiempo.
Ambos caímos sobre la cama, muy separados el uno del otro. Esto no era para nada parecido a lo que él me hacía sentir pero era lo único que tenía en este momento y a lo que me tenía que aferrar. Lo vi moverse y levantarse hacia el baño mientras yo me tape como pude y cerré los ojos. Solo por unos minutos había conseguido olvidarme de todo…de cómo lo echaba de menos. Pero en cuanto acabábamos…él volvía a estar aquí en mi cabeza.
Lo vi acercarse hacia la cama y coger el paquetito de tabaco que tenía siempre en la mesilla saco uno y se lo encendió. Odiaba el humo desde siempre pero ahora… necesitaba algo… y no sabía que.
Le quité un cigarro de las manos dándole una buena calada hasta que me puse a toser como una loca.
- Beckett, no vales para esto - dijo quitándomelo de nuevo.
- Creo que voy a ir vistiéndome. Mañana tenemos entrenamiento temprano. Ya queda poco para los exámenes finales.
- Sí y creo que deberíamos dejar de vernos.
- ¿Por qué? - dije de forma demasiado lastimera.
- Kate sabías que esto… no iba a llegar a ningún lado.
- Lo sé pero… lo pasamos bien y…
- Becket...
- Está bien Royce, no hace falta que me lo digas más. Lo dejamos aquí y… - dije levantándome corriendo mientras me vestía.
- Beckett - dijo colocando su mano sobre mi hombro - a mí también me gusta esto de verdad… pero no quiero perjudicarte.
- ¿Perjudicarme?
- Kate, eres muy buena… creo que puedes ser la mejor de esta promoción… no lo creo, lo sé. Pero si te relacionan conmigo, ya sabes que eso puede perjudicar tu futuro. No quiero que tu carrera se vea frustrada por mi culpa.
- Royce…
- No Kate… creo que tienes un gran futuro y para las mujeres siempre es más complicado. Si te relacionan conmigo tu carrera, a pesar de ser merito tuyo, te verás destinada a cualquier pueblucho o a regular el tráfico. No quiero que esta ciudad se pierda a una gran policía.
- Gracias, supongo…
- No me las des. Solo consigue la mejor puntación la semana que viene.
- Eso será imposible. Hay gente mejor que yo.
- Es una media entre cuatro. En tiro y resolución de problemas eres la mejor. Solo tienes que conseguir buena puntación en la prueba física, porque en la lucha serás la primera. Y estoy seguro de que puedes.
- Lo intentaré.
- Lo lograrás. Eres increíble Kate y he disfrutado mucho de “nuestros momentos” ya me entiendes - dijo riéndose y haciéndome reír.
- Si, yo también - dije besándole la mejilla y saliendo de su casa.
El frío de la noche me helo todos los huesos. Pero, en parte me sentía mejor, me hizo un favor cortando él. Sabía en parte que no me convenía esta relación para mi futuro, pero me sentí bien, lo admiraba tanto que no me costó enrollarme con él. Además me ayudaba a olvidar a Castle… Castle, no podía dejarlo atrás. El tiempo no ayudaba, la distancia tampoco. Lo quería… y lo quería aquí, conmigo, pero no podía hacer nada. Tenía que empezar a vivir sin él. Ya habían pasado cuatro meses… cuatro largos meses en los que más que vivir, había sobrevivido, me quise esconder de todo. Pero ahora tenía que vivir, dejarlo todo atrás y vivir.

Continuará…

Gracias a todos y espero que no queráis matar a Kate y que la entendáis un poquito. El miércoles más y veremos cómo les sigue yendo a estos dos.
Gracias y espero vuestros comentarios.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Lun Dic 21, 2015 12:21 am

affraid affraid affraid ya han pasado cuatro meses... Crying or Very sad Crying or Very sad que triste la despedida con los niños, pero que fortaleza mostro sophi...creo que la intervesion de kate por ayudar a que rick cumpliera su sueño les esta pasando factura y no son felices..no quiero saber que puede pasar cuando rick se entere que fue gracia a kate que el pudo volver a jugar pero que eso los alejo... Mad Mad Mad Mad Facepalm Facepalm Facepalm Boom Boom Boom Boom Boom It\'s no It\'s no no concibo el hecho de que kate se relacionara con royce es inconcebible Boom Boom Boom Muajaja Muajaja ..veamos que pasa el el otro capitulo..sigue..Clap Clap Thumb Thumb Thumb creo que rick deberia llegarle de sorpresa a kate para la graduacion Oops Oops

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 314
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33

Mensaje por tamyalways el Mar Dic 22, 2015 10:26 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Veo que habéis racionado al anterior capítulo y eso me gusta, sabía que iba a sacar reacciones vuestras. Gracias por darme la oportunidad de continuar con esta locura espero que os siga gustando.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 33
POV RICK
Hoy no podía concentrarme en nada. Tenía que estar concentrado como nunca pero no podía. Mi cabeza estaba en Nueva York, mi cabeza estaba con ella. Sabía lo importante que era para ella este día. Quería estar allí con ella… era donde más quería estar en este momento. Quería estar allí con ella cuando lo consiguiera, quería ser la primera persona en felicitarla porque sabía que iba a conseguirlo, no me cabía duda.
- Hola Rick. ¿Estás nervioso? Queda poco para las finales.
- Oh sí.
- Tío parece que te estoy diciendo que vamos a ir a tirar la basura.
- Ya, lo siento.
- Venga, ¿qué te pasa? - dijo Damián sentándose a mi lado.
- Solo…
- Vale, no digas más… ya se en quien estás pensando - dijo dándome un apretón en el hombro. Y si, si lo sabía. Como no iba a saberlo cuando estaba todo el santo día hablándole de ella. La verdad es que habíamos vuelto a ser amigos, él era la persona que me había mantenido cuerdo, era mi saco de lágrimas.
- Hoy es un día importante para ella… me encantaría poder estar allí.
- Lo sé. Pero es imposible.
- Ya… ahora mismo daría lo que fuera por estar allí.
- Esto no te hace lo feliz que esperabas ¿no?
- No… un amigo me dijo una vez algo y tenía razón… no siempre se es feliz completamente. Yo quería una felicidad completa, pero aún no la he conseguido.
- Tenía una buena noticia para ti, pero quizás no es tan buena.
- ¿Qué?
- Me han ofrecido una renovación. Te quieren para los próximos tres años. Te doblan el sueldo.
- Toma ya - exclamé sorprendido.
- Es muy buena oferta, pero tienes que pensar en lo que realmente quieres. Te dejo, y ¡ah! -dijo volviéndose antes de salir - llámala.
Me quede parado pensando en lo que me había dicho. Tenía razón, tenía que pensar en lo que de verdad me hacía feliz, lo que de verdad quería a partir de ahora. Tenía aún tiempo para pensarlo pero tenía que empezar a decidirme. En cuanto a llamarla, quizás podía hacerlo para felicitarla ¿no?... aunque no sabía si me atrevería a hacerlo… me daba miedo escucharla a través del teléfono, porque quizás… quizás nadie podría detenerme para correr hacia sus brazos.

POV KATE
Llego el momento más importante de mi vida, sabía que de este momento dependería todo. Cada prueba era importante, cada movimiento, cada paso de hoy seria decisivo y por eso estaba concentrada en mí y en nadie más.
Pero de repente lo vi, allí estaba el hombre que más me había ayudado en ese paso. Le debía mucho. Y no, no estaba enamorada de él, ni lo estuve, ni lo estaré. ¿Y por qué no? Me preguntaba a mi misma, pues simplemente porque aún sigo enamorada de Rick… y ahí está ya él otra vez, en mi pensamiento. Por mucho que quiero olvidarlo, por mucho que lucho por borrarlo, por mucho que me ha ayudado en los ratos buenos que he pasado con Royce no consigo sacarlo de mi cabeza y mucho menos de mi corazón. Por Royce no he sentido nunca amor, era una atracción sexual, era una admiración lo que sentía. Me gustaba, por supuesto, me sentía bien con él, me hacía sentir protegida, pero a la vez me hacía sentir fuerte y segura de mi misma. Por eso había empezado esa locura con él. Por eso ahora cuando lo miraba solo podía sentir admiración y aprecio. Además estaba el gesto de dejar esta aventura por mí, por beneficiarme a mí.
Lo deje allí atrás e intente centrarme en lo que se me avecinaba y con esa determinación me centré en todas las pruebas. Cuando acabe me reuní con los chicos, con dos grandes amigos que había hecho y que ojala algún día pudiera tenerlos como compañeros porque no podría tener mejores compañeros en los que poder confiar.
- ¿Qué tal Beckett?
- Bien, creo que bien.
- Vamos has estado genial. Verás cuando den los resultados - dijo Espo - tío para quieto parece que te va a dar algo.
- Lo sé… tengo miedo, vale. No todos somos como tú Espo - dijo Ryan mordiéndose las uñas. No pude evitar sonreír al verlos, eran una gran pareja de compañeros. Ellos se complementaban perfectamente.
- Chicos creo que llego el momento - dijo Espo señalando a nuestra espalda. Cuando me giré vi como Royce colocaba en el tablón de anuncios los resultados. Sentí como mi corazón se ponía a mil por horas. Espo agarró a Ryan por la solapa de la chaqueta y tiró de él hacia allí. Yo me quedé paralizada mirando, pero sin dar ni un solo pasó. Mire por el rabillo del ojo un movimiento muy cerca y entonces lo escuche.
- Felicidades.
Cuando me giré vi como Royce seguía andado sin mirar atrás. Él era el primero que lo hacía pero necesitaba saber porque lo hacía. Solté todo el aire que tenía retenido y a grandes pasos me acerque hacia el tablón repleto de gente saltado de alegría o enfadados por sus resultados.
- Tío felicidades - dijo Espo saltando y abrazando a Ryan que casi lloraba de alegría.
- No me lo creo, no me lo creo – repetía incrédulo.
- Pues créetelo - dijo Espo golpeándolo de forma juguetona en la espalda.
-He sacado un 7.8 - dijo Ryan sonriéndome - este orangután un 9.4 ¿y tú Kate? - dijo sonriéndome, yo me acerque hacia el tablón y busque mi nombre. Cuando lo encontré me quede mirando los números como tonta. No podía creérmelo, lo mire una y otra vez sin poder terminar de creérmelo.
- Kate - dijo Espo a mi espalda sobresaltándome - tienes la mejor nota. Lo sabía que eras la mejor - dijo abrazándome y yo le devolví el abrazo sin saber muy bien como lo había conseguido. Un 9.7 una nota casi perfecta, una nota que hacía que me quedara sin palabras.
- Felicidades Kate - dijo Ryan abrazándome con todas sus fuerzas.
- Gracias.
- Tía, esta blanca, reacciona.
- Supongo que será de la emoción - le contesto Ryan golpeando a Espo. Estaban tan felices que terminaron despertando la misma felicidad en mí. Estaba tan emocionada que me había costado demasiado reaccionar, pero ahora lo tenía claro.
Nos fuimos a celebrarlo con una copa y tras eso recogí mis cosas para irme a ver a mi familia, para celebrarlo como Dios manda con ellos. Pero justo antes de salir por la puerta me encontré a Royce hablando con el capitán Montgomery. Esperé a que acabaran y me acerque hacia él.
- Hola.
- Hola - dijo mirándome con esa mirada penetrante que me atrajo tanto.
- Gracias - dije y me miró sorprendido - no lo hubiera conseguido si no me hubieras pedido tanto.
- Solo pedía lo que sabía que podías dar. Y no me confundí. Ahora demuestra fuera de aquí que eres también la mejor Kate.
- Lo haré. Nunca olvidaré lo que has hecho por mí - dije sonriendo y me devolvió la sonrisa.
Con un asentimiento con la cabeza desapareció de nuevo hacia el interior. Cogí mi maleta y paré a un taxi. Tocaba empezar en la vida real. Empezar desde cero para poder llegar a ser la mejor lo más rápido posible y quien sabe, quizás conseguir esa tranquilidad que no tenía desde hacía ya casi tres años, conseguir encerrar a los malnacidos que mataron a mi madre.
Llegué a casa y fui recibida por mi pequeña y mi padre. Ambos parados en la puerta de casa sin moverse esperando que les diera un idea de cómo me habían salido las cosas. Me acerque y con una sonrisa les anime a acercarse. Ambos me rodearon y me abrazaron con todas sus fuerzas. Me llené de ellos, de todo lo que me habían echado en falta. Había sido muy duro pasar todo este tiempo lejos de ellos pero era lo que tenía que hacer, era lo que necesitaba y ahora sabía que había merecido la pena.
- ¡Dios! Kate - dijo mi padre viendo mi nota - sabía que eras increíble - dijo emocionado, con lágrimas en la cara.
- Felicidades Katie - dijo Sophie abrazándome, y yo cerré los ojos ante su abrazo.
Cuando entramos dentro de casa la tenía decorada con toda clase de cosas pero lo que más destacaba era una gran pancarta que decía: Felicidades Policía Beckett!! Que me hizo sonreír.
- Sois increíbles - dije riéndome.
- Pues espera a ver la cena que te hemos hecho - dijo mi padre yendo hacia la cocina para colocar todo.
- ¿Te ayudo?
- No, ya tengo una gran ayudante - dijo cogiendo a Sophie y haciéndole cosquillas se la llevo hacia la cocina.
Me quede allí mirando todo, la que había sido mi casa durante toda mi vida y ahora me daba cuenta de todo lo que había vivido y lo que había cambiado desde hacía menos de tres años. Era la hora de empezar a vivir de otra manera, era hora de centrarme en mí, de volar sola. Estaba pensando en ello cuando de repente llegó un mensaje a mi móvil y cuando lo abrí, las lágrimas se acumularon en mis ojos, pero una sonrisa brilló en mi cara.
Felicidades Kate, no esperaba menos de ti. Siempre confíe, siempre supe que ibas a ser la mejor. Hoy empieza tu vida, hoy has cumplido tu sueño. Gracias por enseñarme a luchar por lo que uno quiere.
Suerte en tu nueva vida,
Rick

CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir leyendo y espero que os siga gustando, todo esto va a ir avanzando y ya queda muy poquito para el final.
Felices fiestas y nos vemos el viernes.
XXOO
Twitter: tamyalways


tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Mar Dic 22, 2015 11:34 pm

super nota la de Kate!!!! Happy Clap Happy Clap Happy Clap que pasara ahora???? Rick se quedara en Europa otros tres años o volvera ca casa??? deseando leer mas

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Dic 23, 2015 5:44 am

Sigueeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Jue Dic 24, 2015 6:16 am

ese mensae sera una despedida definitiva de rick....volveran a estar juntos ...no puedo esperar..quiero mas....felices fiestas... Clap Clap Thumb Thumb Thumb Thumb

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 314
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 34

Mensaje por tamyalways el Jue Dic 24, 2015 11:01 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Mil gracias a todos por seguir ahí, feliz de pasar la segunda Navidad ya con vosotros.
Felices Fiestas, y Feliz Navidad para todos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 34
POV RICK
La temporada había acabado. Todos a mí alrededor saltaban, me felicitaban y yo solo les sonreía. Estaba contento, por supuesto. Había conseguido todo lo que había soñado en mi vida. Por fin estaría en la historia del fútbol pero ¿y ahora?... ahora, no sabía que era lo que tenía que hacer o no. Pero había tiempo para ello, ahora tocaba disfrutar y celebrar todo esto por lo que había luchado.
- Eres muy grande tío - dijo Damián abrazándome con todas sus fuerzas.
- Gracias.
- Vamos a celebrarlo en condiciones. Pídeme lo que sea, que yo te lo concedo - dijo riéndose y yo sonreí ante aquello, porque creía que ya tenía muy claro lo que quería.
Lo celebramos durante toda la noche y al día siguiente con nuestra afición. Ahora 24 horas después de haber conseguido todos mis sueños, estaba preparando mi maleta. Allí metí mi medalla de campeón de Europa, con la cual entraba directamente en la historia del fútbol.
Había quedado en unos minutos con Damian para decirle que era lo que había decidido y luego me pasaría por las oficinas del equipo para despedirme, empezaban mis vacaciones y quería dejar todo cerrado.
- Hola tío.
- Hola.
- ¿Cómo estás?
- Un poco resacoso - dije sonriéndole.
- Menuda fiesta ¿eh?
- Sí, la verdad es que estuvo muy bien.
- ¿Qué paso con esa chica…?
- Nada, no pasó nada.
- Que aburrido eres.
- Anda déjalo y hablemos de cosas importantes.
- Tú dirás. Pero antes de decir nada quiero que sepas que decidas lo que decidas yo te apoyo.
- Gracias. He decidido que… quiero ser feliz completamente. Aquí no puedo serlo del todo… la necesito a ella.
- ¿Entonces dejas el fútbol?
- No… claro que no, sin él tampoco soy feliz del todo.
- ¿Entonces?
- Bueno, eres mi representante. Quiero que me consigas una oferta del Nueva York City.
- ¿En serio?
- Si… ¿tan difícil crees que es?
- No, en cuanto llamen me harán una oferta y más después de esta gran temporada. Solo pensé que lo dejarías del todo.
- No, no quiero hacerlo.
- Entonces dalo por hecho. Ahora mismo me pongo a ello pero antes tengo que hablar con el club para declinar su oferta.
- No… yo lo haré. Quiero despedirme de ellos. Y quiero darles las gracias por permitirme participar de este magnífico año del club.
- Estoy feliz por ti - dijo abrazándome y sonreí con ganas, sonreí de verdad por primera vez desde que llegue. Y esa felicidad, esa sonrisa verdadera era por ella, solo por ella.
Aquí estaba, en el estadio donde toda mi vida quise estar, donde siempre soñé con jugar, donde siempre soñé conseguir todos los éxitos del mundo. Aquí estoy un día después de ser campeón de Europa para despedirme de todos, para decir adiós y dar por zanjado este sueño. Seis meses he disfrutado de todo esto, he entrenado con los mejores, he jugado en la mejor liga del mundo, con el mejor club del mundo y he conseguido todo lo que quería. Pero ahora me voy, seis meses me han bastado para darme cuenta que a veces hay cosas más importantes en la vida, cosas que te hacen más feliz que otras. Pero mí felicidad está al lado de ella. No sé qué pasara cuando llegué, si querrá o no estar conmigo, pero lo que tengo claro es que voy a luchar por lo que quiero, voy a luchar por ella. Esa sensación de lucha que había perdido ahora la había recuperado… ella me ayudo a hacerlo. Ahora lo tengo claro y aunque aún siento unas cosquillas cuando piso este terreno, aunque aún puedo escuchar a la gente gritando, animándonos, aunque aún puedo sentir el balón en mis pies y siento las pisadas de mis botas sobre el perfecto césped… sé que tengo que hacerlo, que es el momento de dejarlo todo.
- Aquí está mi estrella - dijo el míster apareciendo por detrás. Me limpie algunas lágrimas que habían caído y con una sonrisa le estreche la mano con fuerza y determinación.
- Hola.
- ¿Qué haces aquí? Vienes a firmar tu nuevo contrato.
- No - dije mirando hacia el suelo, sentía como si estuviera fallándole.
Él había confiado tanto en mí, él me pidió para que viniera, él confío en mí y me dio los minutos que necesitaba. Le debía tanto… que me costaba más que a nadie decírselo.
- Dejo el club. Vengo a despedirme.
- Uf tío… pero, ¡Ey! así es la vida. ¿A dónde vas a ir?
- Vuelvo a casa.
- ¿A casa? ¿A Nueva york? Siempre pensé que seguirías por aquí.
- Es más personal… - dije mirándole seriamente.
- Oh… bien entonces lo entiendo. Sabes que siempre serás bienvenido por aquí y por mí este donde este.
- Gracias míster. Sin ti esto no hubiera sido posible y… - sentí como las lágrimas volvían a caer sin previo aviso y sentí como me abrazaba, como si fuera un niño, la verdad es que me había sentido así con él. Como si fuera una padre protector que cuido de mi durante estos seis meses, me cuido y me dio lo necesario para triunfar para conseguir mi sueño.
- Que seas feliz chico.
Me decidí a dar unas vueltas por el estadio. Quería decir adiós para siempre a mi sueño. Pero feliz por haber conseguido vivirlo y deseoso para poder cumplir nuevos sueños a su lado.

POV KATE
Llevaba una semana en la comisaria. De momento solo estábamos aprendiendo, haciendo las cosas más fáciles y menos divertidas pero que eran igual de importantes para resolver un caso. La sorpresa al llegar fue encontrarme a Tom, Ryan y Espo en la misma comisaria. Me alegre mucho por estos dos últimos aunque no tanto por Tom. Desde el día de la competición de tiro no nos habíamos llevado muy bien.
En los días que habíamos pasado aquí en la comisaria habíamos aprendido mucho más de todo lo que nos habían enseñado en la Academia. Sabíamos que el aprendizaje de verdad empezaba aquí.
Llego el momento del descanso y lo agradecí demasiado. No me daba tiempo a ir a casa a lavarme pero aproveche las duchas de la comisaria para darme una ducha rápida. Olía fatal después de pasarme todo el día buscando entre los contenedores de una escena del crimen pero había merecido la pena. Habíamos conseguido el arma homicida y seguramente gracias a eso podríamos resolver el caso.
Estaba feliz por eso, sabía que era poco pero poder aportar aunque fuera poco me hacía sentir mucho mejor.
Cuando acabe con la ducha me fui en busca de los chicos que estaban en la sala de espera tomándose un café. Me fui directa a por un buen café cargado, sabía fatal pero necesitaba demasiado la cafeína tras la larga semana cargada de horas de trabajo.
- Mira, este no era tu novio Beckett - dijo Tom en tono burlón y quise romperle las piernas.
Me contuve y tras tomar un buen trago de café caliente me senté al lado de Ryan. Miré a Tom que estaba con el periódico en la mano. Me lo ofreció con una sonrisa en la cara. Lo agarré con fuerza y empecé a leerlo.
Rick Castle, el que sin duda ha sido uno de los mejores jugadores de la temporada (a pesar de haber empezado en enero), ha declinado la oferta de renovación de su club. Ha sido una sorpresa, porque todo el mundo pensaba que renovaría con su club actual, tras conseguir ganarlo todo este año.
De momento no sabemos nada sobre su futuro ya que tanto su representante como el club se han negado a hablar sobre el asunto porque será el propio jugador quien de sus motivos sobre la tan sonada no renovación y sobre su futuro. Estaremos atentos a la noticia.
Me sorprendió en parte. Seguía su carrera porque me importaba lo que le pasara. Además quería lo mejor para él. Creía en su criterio y si él pensaba que eso era lo mejor, así seria. Aunque la reseña del periódico decía que abandonaba el club y su futuro era un misterio. Solo esperaba que decidiera lo decidiera le hiciera feliz. No podía desearle otra cosa que no fuera felicidad. Aunque no sabía muy bien porque, pero algo me chirriaba en la noticia, algo que me revolvía el estómago y no sabía si de una buena manera o no, ni porque… pero hacía que me sintiera en alerta… que me sintiera nerviosa.
CONTINUARÁ…
Hasta aquí hemos llegado hoy, se acerca el reencuentro veremos cómo les va a estos dos.
Espero que paséis unos buenos días y nos vemos mañana con un nuevo capítulo como cada sábado. Esto sigue a grandes pasos.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 35

Mensaje por tamyalways el Vie Dic 25, 2015 10:22 pm

Buenos días a todos, aquí os dejo con un nuevo capítulo. Espero que os siga gustando que ya va quedando bastante poco. Gracias a todos por haber seguido esta historia desde el principio y a todos los que os habéis unido después.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 35
POV RICK
Estaba de nuevo en mi hogar. Acababa de bajar del avión y ya sentía que el aire era muy, muy diferente, todo era distinto al viejo continente, hasta la contaminación me parecía maravillosa y eso me hacía sonreír.
Cuando salí al exterior del aeropuerto y miré a mí alrededor todos los recuerdos se me agolparon en la cabeza, amontonándose sin dejarme respirar, ni pensar, la emoción me embargaba. Sin darme cuenta, estaba montado en un taxi y ya camino de su casa, no me había dado tiempo ni a pensarlo, simplemente lo hice.
Cuanto más me acercaba más nervioso estaba. No sabía que le diría, no lo planee, pero sabía que necesitaba verla, necesitaba decirle que estaba aquí por ella, que estaba de vuelta y que la quería exactamente igual al día que me fui.
Había conseguido que nadie se enterara de mis planes aun, porque primero quería que lo supiera ella, la principal causa de mi decisión. Bueno, mentiría si decía eso, lo hacía por mí, porque mi felicidad estaba a su lado, ahora lo sabía… aunque en realidad siempre lo supe, simplemente necesite este tiempo para ser capaz de comprenderlo y asimilarlo. Tuve miedo de esos sentimientos, porque nunca antes me había sentido así por nadie. Pensaba que podría ser feliz sin ella, solo cumpliendo mi sueño, solo disfrutando de lo que más me gustaba en este mundo. Pero ahora lo sabía, no podía ser completamente feliz sin tenerla a ella a mi lado.
Cuando llegue a su puerta, sentí como las piernas me temblaban, como las manos me sudaban y como el corazón latía desbocado dentro de mi pecho. Estaba temblando, asustado cual crio que ha roto un cristal con el balón y debe afrontar lo hecho frente al dueño de la casa del cristal roto.
Así mi pequeña maleta y nervioso caminé los últimos pasos hasta la puerta. Cuando llegue levanté el puño y tras varios intentos di con fuerza en la puerta. Cuando se abrió me encontré con un Jim sorprendido pero feliz de verme y enseguida me lo hizo saber dándome un fuerte abrazo.
- Rick, campeón, me alegro de verte.
- Gracias Jim, yo también.
- ¿Cómo que…?
- Vengo a ver a Kate.
- ¡Oh!… Kate… - pero no le dio tiempo a acabar porque apareció Sophie corriendo escaleras abajo y cuando me vio se quedo paralizada como si hubiera visto un fantasma.
- ¿No vas a darme un abrazo? – le pregunte sonriendo y enseguida vino corriendo para abrazarme.
- Rick… Cuanto te he echado de menos.
- Yo también cariño. ¿Qué tal todo?
- Quedamos terceros de la liga infantil… ¿no te parece fantástico?
- Que bien ¿no? y quien ha sido vuestro entrenador.
- Aquí lo tienes - dijo Jim sorprendiéndome y provocándome una risa sincera.
- ¿En serio? ¿Me lo estás diciendo de verdad?
- No podía dejarlos tirados. Lo cierto es que no he tenido mucho que hacer. Solo mantenerlo como me lo encontré - dijo y le abrace sinceramente. A pesar de todo, a los chicos les había ido muy bien.
- ¿Sabes? cuando marque mi primer gol, te lo dedique. Kate grabó todos los partidos para que pudieras verlos. Voy a por ellos – dijo mientras salía en dirección a su cuarto.
- Y…
- Kate ya no vive aquí. Está viviendo un par de calles más allá, con una amiga. Era hora de que se independizara.
- ¿Podrías darme la dirección? Me gustaría verla, si no hay inconveniente.
- Bueno, pero… si quieres verla ahora, estará en la 12th donde trabaja.
- Me gustaría…
- Ya estas tardado. Le hará ilusión verte de nuevo.
- Rick… Rick… - grito Sophie feliz mientras bajaba la escalera cargada con sus videos.
No quería hacerle daño pero en este momento necesitaba verla a ella, quería y necesitaba tenerla cerca y ser el espectador de la reacción de mi corazón… que me movía y hacia que dirección.
- Cariño, tengo que irme ahora, pero… ¿te parece que quedemos mañana y vemos los partidos?
- Vale - dijo sonriendo. La besé en la mejilla y salí de nuevo disparado hacia otro lugar pero a un mismo destino: ella.
Otra vez estaba montado en un taxi comiéndome las uñas por los nervios. No sabía que me iba a encontrar y como se sentiría respecto a nosotros, pero tenía que verla, era algo superior a mí.
Cuando me baje del taxi, me encontré delante del edificio donde trabajaba, donde se estaba convirtiéndose en la mujer que siempre había soñado ser. Estaba seguro de que sería la envidia de muchas como ella, que sería la mejor en su puesto porque a cabezonería, ha sentido por la justicia nadie la podía superar. Supongo que el haber tenía que sobrevivir a la tragedia que le toco pasar, el haber salido de ello como lo hizo, la hacía superior al resto. Era una de las cosas que me enamoró de ella.
Tome varias respiraciones antes de entrar. Iba con mi maleta en la mano y no quería tener que cargar con ella todo el camino. Me acerque hacia el policía que había en la entrada para ver si podía guardármela un momento.
- Hola, disculpe.
- ¿Si? - dijo sin mirarme.
- No quiero molestarle, pero necesito ver a alguien de la comisaria y no me gustaría ir cargando con la maleta…
- ¿Qué cree que es esto?
- Yo… déjelo, lo entiendo – le dije comprendiendo la situación, pero de repente levante la mirada y por cómo me miraba, supe que me había reconocido.
- Oiga ¿es usted Richard Castle?
- Si.
- Uf… es el mejor - dijo dándome la mano.
- Gracias.
- Podría firmarme un autógrafo, por favor – me dijo sacando una libreta y el móvil para hacernos un selfie.
- Claro - dije con una de mis mejores sonrisas.
Cuando acabe me quede mirándolo, se iba feliz, como un niño el día de Navidad. Nunca podía llegar a explicarme como ese simple gesto podía hacer tan feliz a alguien.
- Señor Castle, si quiere, yo me quedo con la maleta.
- ¡Oh! se lo agradecería mucho.
- ¿A qué piso va Señor?
- Pues no sé exactamente, ¿se lo puede creer?
- ¿A quién busca? Quizá pueda ayudarle…
- A Katherine Beckett.
- ¡Ah!… un chico con suerte - dijo sonriéndome, y ciertamente, no sabía cuánta era mi suerte -Planta cuarta.
- Gracias – dije encaminándome al ascensor.
Mientras iba en el ascensor pensaba en qué hacer. Me estaba entrando hasta dolor de cabeza de tanto planear nuestro encuentro. Decidí que lo mejor era dejarlo estar, improvisar y que mi corazón, el suyo y nuestros cuerpos dictaran el encuentro.
Cuando sonó el “clic” del ascensor avisándome de que las puertas del ascensor iban a abrirse, me limpie el sudor de las manos en el pantalón, tomé varias respiraciones y salí. La comisaria era un espacio grande abierto cubierto de un montón de escritorios destinado a cada uno de los detectives que trabajaban aquí.
Busque a Kate por todos los lados y de repente la vi. Allí estaba con su uniforme, aquel con el que había soñado desde que empezó soñar con ser policía. Sonreí ante aquella imagen. No había cambiado mucho, tan solo habían pasado seis meses, ¿qué podía esperar? Pero si noté como su pelo estaba algo más corto dándole madurez a sus facciones, pero igual de hermosa. No podía dejar de mirarla, temía a su reacción, no sabía porque, pero me daba pánico.
Cuando conseguí hacerme con el valor necesario para acercarme y di un par de pasos alguien apareció de repente acercándose a ella y haciendo que me quedara parado allí casi escondido, escuchándoles hablar.
- Hola - dijo el hombre sonriéndole de una forma que no me gustó nada.
- Hola Royce ¿Qué haces aquí? ¿Te has perdido? - preguntó Kate sorprendida.
- Tengo un caso nuevo y necesito un par de novatos, ¿Te gustaría participar?
- ¿Cómo…?
- De lleno… quiero una cabeza pensante y creo que eres perfecta para ello.
- ¿De verdad? – respondió ella feliz.
- Sí, si quieres, el puesto es tuyo.
- Claro que quiero. Pero… ¿Montgomery?
- Tranquila, yo me ocupo de él - dijo mientras colocaba su mano sobre sus hombros de una forma “poco profesional”.
De repente sentí que estorbaba, la rabia me consumía por dentro. No tenía derecho a pedirle nada, a exigirle nada, pero… no podía sentirme de otro modo, traicionado… dolido… sustituido…
Y me giré para marcharme, quería huir de ese lugar, quería desaparecer. Pero parecía que el destino no estaba de acuerdo conmigo, no quería que lo hiciera, quería enfrentarme a todo lo que estaba pasando.
- Hola, disculpe... ¿Es usted Richard Castle? ¿El futbolista?
- Si, pero yo… - iba a excusarme para salir más rápidamente de allí, pero tampoco quería ser maleducado.
- ¿Puede firmarme un autógrafo, por favor?
- Vera, yo tengo que… - quería esfumarme, desaparecer de la faz de la tierra.
- Es para mi hijo, es un gran fan suyo y le haría mucha ilusión si… - no podía negarme, cómo hacerlo.
- Está bien – le dije aceptando, pero antes de hacerlo, volví a girarme hacia donde estaba Kate, ella estaba petrificada, aun con el brazo de ese tipo sobre sus hombros, pero con la mirada fija en mí, como si estuviera viendo un fantasma.
Así era el destino, tanto buscarla sin encontrarla y cuando quiero huir de ella, me ve firmando un autógrafo tranquilamente como si fuera lo más normal del mundo. Pero era hora de encarar lo que pasaba. Tenía que aceptar las cosas, si ella me había olvidado, quizás tendría que empezar yo a hacer lo mismo, pero… cuando la volví a mirar, el miedo estaba reflejado en sus ojos, la sorpresa por verme, aun así… ahí estaba su sonrisa y por eso merecía la pena cualquier cosa.
CONTINUARÁ…
Si, sé que me queréis matar ahora mismo pero es lo que hay 
Que paséis un buen fin de semana y nos vemos el lunes con un nuevo capítulo. Me quedo esperando vuestros comentarios como siempre.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Sáb Dic 26, 2015 9:40 am

Sigueeem

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36

Mensaje por tamyalways el Dom Dic 27, 2015 10:59 pm

Buenos días a todos, ya queda poquito por eso tengo que advertiros de que esta semana en vez de cuatro capítulos habrá tres, el sábado habrá descanso pero el viernes para celebrar el inicio del año habrá un nuevo capítulo.
Hoy quiero dedicárselo en especial a Fan41319 que el otro día fue su cumpleaños y no pude felicitarla ni dedicarle un capítulo, no sé si es el mejor para ello pero…Muchas felicidades y gracias por estar desde el principio.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 36
POV KATE
No podía creer lo que mis ojos estaban viendo, parecía una aparición pero era tan real. Estaba tan sorprendida que no sabía que pensar pero a pesar de mis miedos, a pesar de la sorpresa me di cuenta de que estaba sonriéndole como una tonta. Porque a pesar de todo, lo único que me importaba en este momento, es que estaba aquí. Se le veía tan serio mirándome fijamente como si le hubiera sorprendido. Sentí mis piernas temblar como si fueran un flan de gelatina al ver cómo me miraba de esa manera que solo él sabía hacer y de repente lo vi sonreír, devolverme la sonrisa y todo quedó atrás y solo estábamos aquí de nuevo, el uno frente al otro.
Me deshice del brazo de Royce y de forma automática empecé a andar. Ambos dimos pasos tentativos hasta que quedarnos uno enfrente del otro. Y me di cuenta que no sabía qué hacer. Darle un abrazo, la mano, un beso, dos, nada… pero antes de que mi mente resolviera el enigma, ya tenía sus brazos sobre mi cuerpo y yo me relaje de nuevo en su fuerte pecho, en su olor tan familiar, en sus brazos donde siempre me sentí tan protegida. Cerré los ojos solo sintiéndolo, oliéndolo, respirando su mismo aire y sintiéndome en casa, donde nada podía sucederme porque él estaba aquí.
Nos separamos un poco, dejando que pasara el aire entre ambos y nos sonreímos como hacíamos cada vez que estábamos juntos. Me sentía feliz de una forma extraña, porque no sabía qué hacía aquí, ni por cuanto tiempo iba a quedarse, pero aunque solo fuera por un instante, en ese momento, me hacía estar feliz.
- Yo… - dijimos ambos a la vez y sonreímos con timidez.
- Será mejor que vayamos a un lugar más privado - le dije señalándole un camino para que me siguiera hacia la sala de descanso.
Allí le senté en una de las mesas que teníamos, mientras yo preparaba un par de cafés para los dos. Para mí, ya era el tercero y quedaba demasiado día todavía, me apunte mentalmente que por hoy se habían terminado, pero necesitaba estar muy despierta y totalmente orientada para la conversación que venía ahora.
- No está muy bueno, pero es lo que hay – me disculpe.
- Gracias - dijo con esa sonrisa cogiendo su taza. Se le veía igual de nervioso que a mí, a pesar de que él tenía ventaja, sabía que era a lo que había venido. Yo no sabía que podía esperar de la conversación que se nos venía encima.
- ¿Y bien? - dije sin poder evitar mi nerviosismo - ¿Cuándo has vuelto?
- Yo... no sé por dónde empezar. Supongo que por el principio - dijo riendo de forma nerviosa -te echaba de menos – siguió ya más serio y mirándome con esos ojos tan increíblemente azules que casi me desmaye de la impresión. Me quede paralizada y quizás debería haberle dicho que yo también le había echado en falta, pero estaba sin palabras, no podía hablar - he venido para quedarme Kate, solo quería que lo supieras, quería que supieras que he vuelto, y lo hice por ti, aunque también por otras cosas, pero sobre todo… por ti.
- Rick yo…
- Lo sé. No quiero decir con esto más de lo que te estoy diciendo. No pensaba que hubieras estado esperándome, o guardando ausencia a algo que dejamos hace seis meses - dijo mirando hacia sus manos, hacia la taza de café, solo para no mirarme a los ojos, y yo se lo agradecí porque en este momento me dolía terriblemente el mirarle a la cara - solo quiero estar a tu lado y si no estas preparada para una relación, lo entenderé, pero quería que supieras que estaba aquí y que he venido para quedarme – dijo dejando la taza en la mesa, mientras se levantaba y se daba la vuelta para irse.
Yo estaba paralizada, casi se me había declarado y yo apenas había abierto la boca, pero que decir ante esas palabras tan sentidas que había vertido frente a mí. No quería darle esperanzas porque no sabía en este momento que era lo que quería, pero si lo perdía, por decir alguna estupidez o por no decir nada, sería aun peor.
- Rick – le llame.
- ¿Si? – respondió volviendo solo su cabeza, porque sabía que no había una respuesta inmediata.
- Solo necesito tiempo para pensar - dije mirándole a esos ojos tan puros que me hacían temblar.
- Tomate todo el tiempo que quieras Kate. Estaré esperando - dijo abriendo la puerta y dejándome allí, sin saber qué hacer, con más dudas que nunca, pero con unas cosquillas en el estómago, que no sentía desde que él se fue.
Había vuelto y mi cabeza no estaba preparada para volver a atrás ¿tenía tiempo para una relación en este momento tan importante de mi carrera? ¿Y Royce? ¿Qué haría con él? Muchas preguntas de las cuales aún no sabía las respuestas.

POV RICK
Ya había hecho todo lo que podía hacer. Ahora necesitaba pensar y yo le daría todo el tiempo que necesitara. Había idealizado seguramente nuestra relación, fui un idiota pensando que iba a verme y se iba a tirar a mis brazos. Habían pasado seis meses, seis largos meses y no quería pensar en ello, pero verla al lado de otro, fue peor que recibir una patada la entrepierna.
Intente ver el lado bueno de las cosas, pero no podía en este momento, era imposible ver un lado bueno a que “la mujer de mi vida” me hubiera dejado a un lado y hubiera seguido su vida. Me dirigí a casa para hacer una nueva visita, esta vez a mi madre, esperaba que esta vez no hubiera montado un gimnasio en mi habitación y aun contara con una cama para dormir.
Cuando llegue a casa no noté nada extraño y parecía que no había nadie en casa. Me dirigí a la cocina y cogí una botella de agua bebiéndomela casi entera, la conversación me había dejado seco. De repente oí unos pasos que bajaban de las escaleras y me asomé para ver quién era. Cuando mi madre me vio, vino enseguida a abrazarme.
- Hola madre - dije abrazándola y riéndome por su entusiasmo.
- ¿Por qué no me has avisado que venías? Hubiera ido a por ti.
- Quería daros una sorpresa.
- ¿Daros?
- Déjalo… es igual.
- ¿Has visto a Kate? ¿Es eso?
- Si…
- ¿Y? - preguntó sonriendo.
- No lo sé.
- Que quiere decir eso.
- Le he dicho que venía por ella.
- ¿Vienes?
- Si vengo para quedarme.
- ¡Oh!… hijo, ¿no crees que has podido asustarla?
- Madre es lo que siento, pero ella no siente lo mismo.
- Cariño, no pienses así ¿por qué crees eso?
- Me ha pedido tiempo.
- ¿Entonces? Eso no es malo.
- La he visto con otro.
- ¿Los has visto? ¿Como…? ¿En qué situación?
- Hablando.
- Richard ¿no crees que te estas pasando?
- Lo miraba como me miraba antes a mí.
- Cariño, no te martirices inútilmente.
- Quiero verle el lado bueno a todo esto, pero ahora…
- ¿Qué has sentido al verla?
- Todo lo que sentía cuando la veía antes. La quiero madre, eso no ha cambiado. Cuando nos hemos abrazado me he sentido tan bien, ha sido increíble.
- ¿Crees que ella ha sentido lo mismo?
- No lo sé. Durante el abrazo he pensado que era todo como antes, que esos seis meses no habían pasado.
- Pues quédate con eso. Creo que se merece todo el tiempo que necesite ¿no? - y yo asentí - y si no, pues a vivir de nuevo, eres muy joven cariño, y si eso no funciona, tampoco puedes volver a encerrarte - dijo besándome en la mejilla - y ahora, cámbiate, que me vas a invitar a cenar fuera - dijo sonriendo mientras iba a ponerse guapa canturreaba alguna canción.
Coloque algunas cosas importantes y me arregle un poco para salir a cenar con mi madre. Hacía poco que la había visto, cumplido su palabra y me visito varias veces, la última en uno de los partidos de mi vida, el día de la final de la copa de Europa, hacía apenas unos días, aunque ahí, todavía tenía mis dudas. La verdad es que estaba feliz de disfrutar de una relación como la que tenía con mi madre, ahora me sentía especial a su lado. Siempre me daba buenos consejos, sus palabras eran sinceras y ella me conocía mejor que nadie. Hablábamos llanamente de cualquier tema y no había tapujos entre ambos.
Fuimos a un restaurante que frecuentábamos algunas veces, para ocasiones especiales. Me alegraba de su elección. Entramos ambos muy sonrientes, felices por la oportunidad que nos había dado la vida de estar juntos. Ella feliz por ir del brazo de su hijo, el campeón de Europa de Futbol y yo por tener la mejor madre del mundo. Pero mi sonrisa se convirtió en una mueca cuando me encontré con una persona que no esperaba encontrar. Pero después de la sorpresa y al ver como mi madre la saludaba con efusividad me permitir sonreír, porque pasara lo que pasara, al tenerla cerca, ya era feliz.
- Hola.
- Hola.
- Venimos a cenar Darling, si estás sola puedes acompañarnos - dijo mi madre sin soltarle el brazo, que había cogido para abrazarla.
- Lo siento Martha, otro día. He venido con alguien - cuando dijo eso sentí una patada en el estómago y unos celos que no sabía ni si podía controlar - es mi compañera de piso - dijo Kate mirándome a los ojos, que pareció leerme el pensamiento, por cómo me miraba.
- Bueno, te tomo la palabra y otro día quedas invitada, tenemos que celebrar la vuelta de Rick -dijo mi madre sonriendo.
Ella empezó a andar y yo me quede allí quieto, como si me hubiera convertido en una estatua de sal, hasta que mi madre tuvo que tirar de mí para que me moviera.
- ¿Nos vamos Kate? - dijo una mujer morena de piel que apareció de la nada pero que de repente recordé.
Ella era una de las chicas de prácticas en la clínica donde me operaron. ¿Era casualidad? La respuesta me llegó al ver la cara de Kate cuando nuestras miradas se volvieron a encontrar.
CONTINUARÁ…
Ya lo sé, querías reencuentro bueno pero tienen muchas cosas que aclarar y hablar. Esperemos que lleguen a un buen entendimiento porque quererse está claro que lo hacen. Gracias a todos por leer y nos vemos el miércoles con un nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje por tamyalways el Mar Dic 29, 2015 10:04 pm

Buenos días a todos, aquí os dejo el último capítulo del año. Gracias a todos por participar de mi año, gracias a vosotros he sonreído muchas veces y me habéis animado a hacer algo con lo que disfruto. Gracias y espero poder seguir al menos este año que entra con vosotros haciendo algo que me gusta y que disfruto compartiendo con vosotros.
Mil gracias por estar ahí desde el principio y por animarme a seguir y gracias por supuesto a mi compañera, feliz de habérmela encontrado por el camino y de que decidiera montarse en este viaje único conmigo. Gracias a todos de corazón y felices fiestas a todos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 37
POV KATE
Sabía que estaba sintiendo en estos momentos, lo conocía demasiado, porque quizá, si estuviera en su lugar, yo estaría igual, y se merecía toda la verdad, pero a solas, no allí rodeados de gente. Lo miré y vi dolor, desconcierto en su mirada, no entendía nada y yo tenía que explicárselo todo. Esperaba que entendiera porque lo hice, claro que lo entendería, tenía que hacerlo.
- Rick, vaya sorpresa… hola encanto… - dijo Lanie dándole un abrazo.
- ¿Qué coño pasa aquí? ¿Os conocéis? – pregunto con los ojos abiertos como platos.
- Si claro - dijo la pobre de Lanie sin entender nada.
- Podemos hablar a solas - dije mirándole a los ojos casi suplicante.
Lo vi cabecear, estaba empezando a enfadarse y si no me explicaba era lo único que iba a lograr.
- Cariño, vete a hablar con ella, yo me quedo con esta chica tan guapa - dijo Martha calmándolo mientras cogía del brazo a Lanie y se la llevaba a la mesa que tenían reservada.
Lo vi asentir y conseguí que me siguiera hacia el exterior del restaurante, no sabía donde ir pero terminamos sentados en un banco cercano, donde apenas pasaba nadie.
- Te escucho - dijo tranquilo, pero lo veía tan lejano que tuve mucho miedo de que no pudiera comprenderme.
- Rick… yo lo hice por ti. Sí, es mi amiga. Sabía que estaban haciendo un estudio sobre ello y pensé que podía ayudarte.
- Querías alejarme de ti y no sabías como ¿no?
- Rick no digas eso. Sabes como soy. Sabes como me siento, pensé que tú debías sentirte mal por no conseguir lo que necesitabas. Quise ayudarte. Quería que consiguieras tu sueño. Rick mírame y dime que lo entiendes.
- Da igual si lo entiendo o no. Yo nunca lo hubiera hecho. Yo te quería tanto Kate que hubiera hecho lo que fuera para que no te separaras de mí, no hubiera ayudado a lo contrario.
- Rick lo hice por ti, no pensé en mí. Cuando me quise dar cuenta de las consecuencias de lo que hice… me costó mucho aceptarlo. Pero no me arrepiento porque has conseguido todo, has conseguido estar entre los mejores. Si, te he echado de menos, he notado tu ausencia pero… tenía que hacerlo.
- Has estado con él ¿verdad? - dijo de repente sorprendiéndome.
- ¿Estar con quién? - pregunté sin entender.
- Con el que estaba contigo en la comisaria, el que te tenía cogida por encima de los hombros. Le mirabas como a mí, al principio.
Y entonces entendí, esto no tenía que ver con ayudarle a recuperarse o no, se debía a lo que vio y entendió. ¿Que debía decirle? ¿La verdad? ¿O debía mentirle? No sabía qué hacer, aunque le haría daño de todos modos, así que prefería confesarle lo sucedido, la verdad, por dura que fuera.
- Si, lo siento - lo vi asentir ausente, sin ni siquiera mirarme.
Y me dolió soltarlo, me sentí fatal por clavarle ese puñal. Pero él no sabía cómo me sentía, que fue lo que me lanzo a los brazos de otro. Lo echaba de menos, lo necesitaba tanto que me tire a otro hombre para intentar olvidarlo.
- Rick… yo quiero explicártelo.
- No tienes que explicarme nada. No me debes nada Kate. Que seas muy feliz, de verdad te lo deseo - dijo levantándose y mi corazón se partió en mil pedazos.
Quise correr detrás de él, pararle y decirle que lo quería, que lo hice por el miedo que tenía, por los sentimientos que me dejo con su marcha. Decirle que le quería y que lo sentía, pero no lo hice. Me quede sentada como una tonta sin dejar de llorar como una niña chica a la que le quitaron su mejor juguete.
Metí mi cabeza entre mis mano sin parar de llorar. No sabía que hacer, que era lo que tenía que hacer. ¿Qué digo? lo sabía, tenía que correr tras él, decirle que le quería, que lo de Royce no había significado nada, pero lo cierto es que ni siquiera yo sabía que era lo que me hizo caer en brazos de Royce. ¡Dios! esto es una locura.
- Kate… Kate… - escuché a lo lejos, cuando levante la vista, vi como Lanie me llamaba, pero yo no podía moverme de allí, no quería que me viera llorando, no quería que nadie me viera en ese estado.
- Lanie déjame sola… Por favor…. Te lo suplico – le dije gritando entre lágrimas.
- No te voy a dejar hasta que me digas que es lo que te pasa. Así que relájate y vamos a casa, allí hablamos. Vamos - dijo ayudándome a incorporarme.
Cuando llegamos, me dejo sola en el sofá y se metió en la cocina. Al poco tiempo apareció con una taza de té en la mano y me la ofreció.
- Gracias - dije echándome a un lado para hacerle un hueco a mi lado.
- Kate ¿Qué ha pasado?
- Lo sabe… sabe que te conozco… sabe que yo ayude a lo de la operación.
- Bueno, eso no es malo ¿no?
- No pero… cree que lo hice para separarlo de mí.
- Pero ¿cómo es tan tonto? ¿Se lo has explicado bien?
- Claro. Pero le daba igual, además, creo que no es por eso que se enfadó.
- ¿Entonces?
- No sé cómo, pero sabía lo de Royce… me preguntó, yo solo tuve que confirmárselo.
- ¿Pero cómo?
- Nos vio esta mañana en la comisaria, él tenía puesto un brazo sobre mis hombros y sumo 2+2.
- Comprendo. Está celoso.
- ¡No!
- Kate esta celoso porque esta enamorado de ti y tu de él. ¿Se lo has dicho?
- No.
- ¿Por qué?
- Porque tengo miedo Lanie - dije gritando - tengo miedo porque cuando se fue me dolió tanto, lo eche tanto de menos, que casi lo dejo todo Lanie - dije gritando y llorando - casi dejo la Academia y voy tras él. Tengo miedo porque sé que por él lo dejaría todo y no puedo hacerlo, no quiero hacerlo Lanie.
- Cariño - dijo atrayéndome hacia ella mientras yo no dejaba de llorar sin parar como una niña pequeña.
Tenía miedo a lo que sentía por él. Tenía miedo a fallar a mi madre, tenía que resolver su caso tenía que hacerlo por ella, por mi familia y por mí misma. Y si por ello perdía al hombre de mi vida, pues sería un riesgo que debía correr.

POV RICK
Salí huyendo porque no quería que me viera llorar. La había perdido para siempre. No sabía cómo sentirme en cuanto a lo de la operación y su protagonismo en ella. Pero eso me daba igual. Lo que me importaba es que estaba con otro, quería que fuera feliz pero quería ser yo el que la hiciera feliz.
Luché por no mirar atrás, porque sabía que ella también estaría llorando y entonces no podría dejarla allí sola en ese estado. Sabía que era descortés dejarla en ese estado, no me gustaba verla mal, pero no podía estar allí con ella, cuando sabía que estaba con otro, mientras yo aún moría por ella, cuando yo lo dejaría todo por ella.
Sabia, que en parte, estaba siendo injusto. Ella no tenía que esperarme, ni guardar mi ausencia. Ella podía volver a empezar con cualquier otra persona. Yo no tenía derecho a pedirle nada. Pero en el momento en que me dijo que ella había llamado para que me hicieran esas pruebas, de repente me vino a la cabeza de que conocía a aquel hombre. Él era su instructor en la Academia. Ya lo conocía. Y si… ¿y si simplemente quería dejarme y no sabía cómo? Prefería no pensarlo.
- Mama.
- ¡Dios! cariño. ¿Estás bien?
- No… nada está bien. ¿Podemos irnos a casa? No me apetece estar aquí.
- Claro vamos - dijo tirando de mí hacia su coche.
Cuando llegamos en casa nos sentamos ambos en el sofá, cada uno con un buen vaso de vino. No bebía, pero en ese momento necesitaba incluso algo más fuerte, es más, hubiera estado mucho mejor.
- Cariño ¿puedes decirme que es lo que ha pasado?
- Mama yo…
- Puedes hablar conmigo. Sabes que te vendrá mejor que guardártelo todo.
- Lo de Kate… es imposible ya.
- Pero…
- Pero nada. Esta con otro, madre, esta con otro.
- ¡Oh! Cariño, lo siento.
- No, no pasa nada - dije quitándome las lágrimas con rabia.
- Claro que pasa. Estás enamorado de ella, es normal que te duela, pero son cosas que pasan cariño. Pero, han pasado seis meses, ella tenía que continuar con su vida, no puedes pretender que…
- Yo no pretendo nada, ¿vale? – le respondí gritando.
- Entonces porque pareces tan enfadado.
- Porque… déjalo madre – dije antes de dar un sorbo a mi copa de vino – no lo comprenderías.
- Dime, puede que incluso te comprenda mucho más de lo que imaginas. ¿Olvidas acaso que te he criado sola?
- Ya se conocían, la enfermera y ella. Por eso me ayudo con mi rodilla, para poder dejarme.
- No digas tonterías - dijo mi madre levantándose enfadada y empezando a moverse de un lado a otro mientras hablaba muy enfadada, tanto que jamás la había visto así, sus ojos estaban rojos por la fuerza que ponía en su discurso - entiendo que estés dolido, pero no te montes tus propias conclusiones porque el dolor no es buen aliado para eso. Esa chica estaba enamorada de ti, te adoraba. ¿Qué digo? aun te quiere, lo he visto esta noche, cuando os habéis mirado, esos ojos no los pone una mujer por encontrarse con alguien en un bar, esa mujer tenía pasión en la mirada. Puede ser que haya seguido adelante con su vida, seguramente arrastrada por el dolor, pero tú siempre serás importante para ella, igual que ella lo es para ti. Así que no pienses mal de ella, nunca cariño. Puede ser que vuestro destino no estuviera escrito para estar juntos, pero es una gran chica y sabes que te quiere, eso no lo puedes dudar, ni tú, ni nadie.
- Lo sé, por eso creo que me duele aún más. Porque sé que aún me quiere… he sido un idiota ella no tiene culpa de nada. Fui yo quien me largue, soy yo el que la alejo, ahora no puedo pedirle nada.
- Tienes que seguir con tu vida cariño, si no estáis hechos el uno para el otro, habrá otra por ahí para ti. Pero antes… - dijo sentándose ya más calmada.
- ¿Qué?
- Antes tenéis una conversación pendiente. Tienes que hablar con ella cariño - dijo mirándome fijamente y sabía que tenía razón, ambos nos debíamos esto, merecíamos acabar bien, merecíamos ser felices.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por llegar hasta aquí, acabamos el año un poco mal pero esperemos que al año que viene estos dos por fin puedan entenderse. Gracias a todos por estos buenos momentos y nos vemos al año que viene Razz
Sigo preparando la nueva historia para empezar bien el año nuevo, espero que os guste porque el tema de la octava es complicado por dónde cogerlo. Gracias y que disfrutéis de los últimos días de este año y empecéis de lujo el nuevo.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Miér Dic 30, 2015 12:45 am

que penita me da que se este acabando ese fic...
me gusta muuucho

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por Ruth Maria el Miér Dic 30, 2015 1:25 am

Pues no queda mas que esperar que le depara el destino a este par de cabezotas!! feliz año 2016!!

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Dic 30, 2015 6:45 am

Siguelooo

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Miér Dic 30, 2015 2:08 pm

Facepalm Facepalm Facepalm affraid affraid affraid affraid affraid  hasta hoy me pude pponer al corriente de nuevo con este fic...y no puedo creer todo lo que ha avanzado...espero que el año nuevo traiga una mejor conversación para estos dos cabezotas...continua pronto y feliz año....Thumb Thumb Clap Clap

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 314
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 38

Mensaje por tamyalways el Jue Dic 31, 2015 11:26 pm

Buenos días a todos y FELIZ AÑO, espero que este sea un buen año para todos y que continuemos en contacto a través de historias como esta y por supuesto de CASTLE que fue lo que de verdad nos unió. Mil gracias a todos por estar aquí conmigo un año más y comencemos…
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 38
POV RICK
Había quedado con Damian para desayunar. Por lo visto tenía noticias sobre mi futuro. Ahora mismo no podía pensar en eso, pero sabía el trabajo que estaba haciendo Damian para conseguir lo que yo quería se merecía un poco de mi tiempo. Después había quedado con Sophie y Jim para comer y ver los partidos, se lo debía todo a esa pequeña. Después no sé qué haría, pero no podía dejar de pensar en la conversación con mi madre y sabía que tenía razón. Kate y yo nos merecíamos una conversación, tranquilos, sin enfadarnos, pero quizás hoy no fuera el día más apropiado.
- Hola.
- Hola - dijo Damián sonriendo aunque le vi nervioso.
- ¿Qué pasa? ¿Malas noticias? Si son malas creo que hoy no es el día - dije cerrando los ojos.
- No, no son malas noticias. Tengo una oferta muy buena de New York City. Te quieren y quieren que seas una pieza importante en el equipo en cuanto a lo futbolístico y en cuanto a lo publicitario.
- ¿Entonces? Eso es bueno… ¿Por qué entonces esa cara?
- Yo… tengo otra oferta.
- ¿Otra oferta?
- Si, no se rinden. Te ofrecen bastante más y tú dices como quieres el contrato. Si quieres un año, un año si quieres dos… pues… No sabía si contártelo, porque me dejaste claro que querías quedarte aquí, pero como tu representante tenía que decírtelo.
- Si, gracias, yo… - no sabía que pensar – déjame darle unas vueltas.
Lo deje todo porque pensaba que aquí estaba mi felicidad, junto a Kate. Pero ahora que Kate no estaba dispuesta a estar conmigo quizás… debía volver a empezar a vivir de nuevo, a buscar esa felicidad plena, no sabía si aquí o allá, pero seguro que no con Kate, así que…, al menos debía pensarlo.
- ¿En serio? Pensé que lo tenías claro.
- Bueno, algunas cosas han cambiado. Quiero que programes una rueda de prensa para mañana. Puede ser que ya tenga una respuesta para todo el mundo. Dame veinticuatro horas.
- Bien, haré lo que me pidas. Solo piénsalo, tu felicidad depende de ello y eso amigo es lo importante.
- Lo haré - dije levantándome y dejándolo allí. Tenía 24 horas para pensar, 24 largas horas en las que cada minuto me ayudará a tomar una decisión que me aleje de todo esto o que me acerque aún más.
Decidí aparcar un poco todo para disfrutar de la comida con Sophie y Jim, quizás ellos sin saberlo, podían ayudarme un poco en mi dura y difícil decisión.
Comimos tranquilos y de forma muy agradable. Cuando llegue a su casa, tuve dudas, después de lo que sucedió con Kate. Pero me alegraba que nada de esto afectara a mi relación con ellos. No quería perderlos, pero tampoco quería que pudieran sentirse incómodos con la situación, no quería tampoco que esto les afectara con Kate.
- Voy a por los videos Rick. Verás cómo mejoramos.
- Vale perfecto peque - dije acariciándole la cabeza antes de que saliera disparada hacia su habitación dejándonos a Jim y a mi solos.
- ¿Qué tal todo hijo?
- Bien - le mentí, porque no estaba nada bien, mis ojos rojos de llorar, mi cara triste y mi voz baja decían lo contrario.
- No me mientas. Ayer hablé con Kate y no sonaba muy bien. La viste ¿verdad?
- Si.
- ¿Y no fue bien la cosa? – pregunto serio.
- No muy bien, pero irán mejor. Creo que ayer me pasé con ella y me gustaría disculparme, me deje llevar por el momento.
- Entonces vosotros no…
- No. Eso se acabó.
- ¡No! – Dijo perplejo - Lo siento. Me gustas mucho y eso no va a cambiar, pero la relación es cosa de dos y si vosotros no estáis seguros.
- Exacto, si no se puede, no se puede, hay que ser cabal con la situación.
- Me alegro de que te lo tomes así.
- No te creas - dije bajando la mirada al suelo - ayer no me lo tome tan bien. Y encima hoy…
- ¿Hoy qué? – pregunto.
- He tenido una cita con mi agente, hay noticias sobre mi futuro.
- ¿Y?
- Tengo dos opciones.
- ¿Dos opciones? - pregunto extrañado - Pensé que te quedabas.
- Y yo, pero ahora no lo tengo tan claro.
- ¿Por Kate?
- Si. Vine por ella y ahora no estoy tan seguro como estaba ayer. Mañana tengo que dar una respuesta y la verdad es que ahora mismo no sé qué hacer.
- No soy buen consejero y no me lo has pedido, pero puedo decirte que pienses solo en ti mañana. Piensa en ti y acertaras.
- Gracias Jim - dije sonriéndole, porque aunque no lo creyese, me había ayudado bastante.
Enseguida llegó Sophie con los videos y nos tiramos casi dos horas viendo partidos. La verdad es que habían mejorado muchísimo, no tenían nada que ver con el equipo así como me los encontré yo. Se les veía felices y eso me hizo disfrutar mucho de verlos. Y de repente allí estaba ella sonriendo riñendo a su padre por grabarla. Esa sonrisa que me enamoro.
¡Dios! Era tan guapa. Y de repente la imagen se puso en negro dando a entender que la grabación se había acabado. Pero en mis ojos ya estaban las lágrimas dispuestas a salir sin pedir permiso.
- ¿Otro? – pregunto la pequeña mirándome esperanzada.
- Sophie otro día ¿vale? – le dije evitando ponerme a llorar, lo mejor era excusarme y salir de allí - Tengo que irme ya, se esta haciendo tarde.
- Vale - dijo levantándose y dándome un beso en la mejilla antes de desaparecer.
Me despedí de Jim con una sonrisa. Ellos me daban las ganas que quizás hoy me faltaban para querer quedarme y por eso no podía desanimarme. Pero cuando abrí la puerta y me choque con Kate, un escalofrió me recorrió de arriba abajo, me di cuenta de porque me estaba pensando replantearme mi decisión.

POV KATE
Cuando me encontré con él en la puerta de mi casa, sentí como las piernas me flaqueaban, cuando mi cuerpo choco con él, todos los poros de mi cuerpo se pusieron alerta, esas mariposas que sentía cuando nos conocimos, volvieron a salir a flote, paseando como perro por su casa en mi estómago y consiguiendo que me sintiera ligera cual pluma al viento. Lo quería tanto que me daba miedo respirar incluso.
Ambos nos quedamos paralizados mirándonos sin decir ni una sola palabra. Abrí la boca un par de veces para decir algo pero no me salía la voz. No sabía que me pasaba, pero no podía hacerlo. Pero, de repente, ese fue uno de mis menores problemas.
- Kate ¿podemos hablar? ¿Tienes un momento para mí? – me pregunto muy serio.
- Yo… - mis piernas seguían temblando y mis manos se contagiaron.
- Solo cinco minutos, no te molestare mucho rato -dijo mirándome a los ojos, con esos ojos tan azules que me ahogaba en ellos como si fueran el mar, de miedo por la dulzura con la que me miraban y por lo que conseguían sacar de mí. Asentí con la cabeza, di unos pasos atrás y me senté en el columpio del zaguán de la entrada de la casa de mi padre. Me senté donde muchas tardes observaba como Sophie jugaba en el patio. Rick por el contrario se quedó de pie cerca de mí. Preferiría que estuviera sentado a mi altura pero parecía incluso más nervioso que yo por lo que iba a decirme.
- Lo siento Kate. Siento lo de ayer.
- Rick…
- No, por favor, déjame acabar. Ayer me comporté como un energúmeno, como un primate de la era prehistórica, del pleistoceno. Sé que lo de la operación fue para mí bien y te lo agradezco. En cuanto a lo otro, es tu vida privada y no debí meterme en ella. Eres adulta, una mujer preciosa y tienes todo el derecho del mundo a rehacer tu vida después de que yo te dejara – tomo aire y siguió, como si tuviera estudiadas sus palabras, aunque estaba claro que le salían del corazón - De verdad lo siento, no debí ponerme así, no era justo para ti. Solo espero que de verdad te vaya todo bien Kate, y sobre todo… Espero que seas feliz.
- Rick…
- Veras… Solo quería decirte eso. Gracias por todo Kate - dijo girándose dispuesto para irse.
Quería pararlo, quería hacerlo de verdad pero quizás tenía razón, quizás deberíamos empezar de cero cada uno por su lado. Quizás era lo mejor para mí.
Me quede allí viendo cómo se alejaba de mi casa, de mí, de mi vida. Sentí como las lágrimas llenaban mis ojos hasta que empezaron a caer con rapidez por mis mejillas. Esto era una de las cosas más duras de mi vida, era ya la segunda vez en mi vida que lo veía marchar, que lo dejaba irse. Lo quería, de eso no tenía dudas, pero quizás no estábamos echo el uno para el otro como siempre pensé o quizás… no estoy hecha para dejarlo todo por el amor, no estoy echa para luchar y darlo todo por lo que más quiero en este mundo. A él.


POV RICK
Había sido una de las cosas más difíciles de mi vida, pero tenía que dejarla ir. No podía comportarme como un idiota como el día anterior. No podía seguir suspirando por sus huesos, porque solo pensarlo me estaba matando. Necesitaba dejar todo esto atrás para intentar ser feliz. Ella también merecía ser feliz y si estaba cerca sabía que le haría daño y no quería hacerlo porque si lo hacía me estaría matando a mí mismo.
Me centré en eso, en que ambos merecíamos ser felices, pero en especial ella. Ella merecía ser feliz y si él la hacía feliz yo me alejaría para que lo fuera, porque no podría vivir viéndola siendo feliz en brazos de otro que no fuera yo.
Había tomado una decisión y ya no necesitaba más tiempo para pensarlo. Quería hacerlo ahora así que saque mi teléfono y marque su número.
- Damián, soy yo. Quiero que adelantes la rueda de prensa para esta noche. Ya he tomado una decisión.
CONTINUARÁ…
Estos dos se resisten a entenderse, parece que Rick tiene clara ya su decisión veremos si no cambia a última hora o si Kate hace algo para impedirlo. Gracias a todos por estar ahí un día más y FELIZ AÑO a todos.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Vie Ene 01, 2016 3:28 am

Arreglaloo xrfaaa juntaloos

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Vie Ene 01, 2016 4:31 am

juntalossssss.....que kate se arme de valor y esta vez no lo deje ir....feliz año... Smile Smile

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 314
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 39

Mensaje por tamyalways el Dom Ene 03, 2016 10:27 pm

Buenos días, empezamos la última semana del fic. Estoy algo triste porque se acaba pero como siempre ya estoy preparando uno nuevo, el problema es que no llegaré a tiempo falta revisión y aún no tengo título aunque casi. No empezaré seguido tras acabar este pero espero no tardar demasiado. Daros a todos los gracias por participar de este fic ha sido una bonita experiencia.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 39

POV KATE

Tras quedarme sentada durante unos largos minutos intenté volver a entrar en la casa. Me sentía como una auténtica porquería, sentía que había vuelto seis meses atrás cuando él se fue y yo me quede sin algo que casi cambia por completo mi vida.
- Hola Katie - dijo Sophie corriendo para abrazarme y sentí como de nuevo las lágrimas se agolpaban dispuestas para salir. Me encontré con la mirada de mi padre y entendió que era lo que pasaba.
- Sophie cariño ¿por qué no vas a ducharte?
- Pero quiero estar con Katie.
- Cariño luego habrá tiempo. Ahora vete a la ducha, venga.
- Vale… - dijo desganada dándome un último abrazo mientras salía disparada hacia el baño.
- Tenía muchas ganas de verte - dijo sonriéndome.
- Y yo a vosotros - dije con una sonrisa triste.
- Cariño…. ¿Qué ha pasado entre Rick y tú? ¿Estás bien? - iba a mentirle y decirle que sí, iba a hacerme de nuevo la fuerte, pero no pude. Me fue imposible hacerlo y terminé llorando sobre su pecho como cuando era una cría.
Me desahogue con él todo lo que pude. Necesitaba llorar por lo que acababa de perder. Por lo que perdí hacia seis meses y por lo que perdí hacía ya casi tres años. Lloré todo lo que no me había permitido llorar estos años delante de ellos.
- Cariño - dijo separándome después de unos minutos.
- Estoy bien - volví a mentir al ver su cara de tristeza.
- No, no lo estás y es normal que saques todo esto. ¿Qué ha pasado?
- Que se acabó - dije mirando al cielo para mantener las lágrimas dentro de mí.
- Tú… ¿tú lo quieres?
- Claro, claro que lo quiero Papa.
- ¿Entonces? Porque lo dejas ir. Porque no se lo dices.
- Porque tengo miedo.
- ¿Miedo? - preguntó sorprendido. Y no sé ni cómo ni porque pero termine contándoselo todo.
-Miedo de la falta que me hace, de lo que me hace sentir, de dejarlo todo por él. Yo no soy así. Yo sé cuáles son mis prioridades y cuando estoy con él, cuando pienso en él, sé que lo dejaría todo, todo papa. No quiero decepcionar a mama.
- ¡Oh cariño! Si no haces lo que tu corazón te pide te decepcionarás a ti misma y eso es mucho peor. No puedes decepcionar a tu madre si eres feliz. Nosotros siempre deseamos tu felicidad. No tienes que dejar nada por él, solo tienes que lanzarte a ser feliz. Si él te hace feliz lo demás vendrá poco a poco. Pero si dejas esa felicidad atrás te estarás decepcionando a ti misma porque te estarás impidiendo ser feliz.
- Pero…
- No hay peros cuando se habla de amor. Yo dejaría todo, haría lo que fuera por vosotras, eso es un amor incondicional, un amor verdadero. Yo sé que tú harías lo que fuera por Sophie o por mí y no te sentirías mal.
- Eso es distinto.
- ¿Por qué?
- Sois mi familia.
- Una familia que no se elige. Seguramente yo te haya hecho más daño que él. Yo seguramente te entienda menos que él. Kate tú lo elegiste porque te hacía feliz. Ahora eres tú de nuevo la que tienes que elegir si merece la pena la felicidad que te hace sentir.
- ¡Dios mío Papa! Donde tenías guardado ese discurso - dijo haciéndonos reír a los dos.
- Kate tienes que pensar rápido.
- ¿Por? - pregunte sorprendida y con miedo.
- Tiene dos ofertas. Debe elegir entre quedarse o irse. Mañana dará la respuesta pero me parece que se marchara. Si de verdad lo quieres, no le dejes ir. Kate mereces ser feliz, él merece ser feliz. Y esa felicidad solo es posible si estáis juntos, haz lo que tienes que hacer.
- Gracias papa - dije de repente y sin mirar atrás salí corriendo.
Él tenía razón, si lo quería tanto para pensar en dejarlo todo por él tenía que ser amor verdadero. “Lo quiero y sé que es el hombre de mi vida, sé que quiero estar con él sobre todas las cosas así que si tengo que dejarlo todo por él lo haré. Me da igual donde este, si estoy con él nada importa” Esos fueron mis pensamientos mientras corría camino de su casa, camino se me hizo demasiado largo. Allí golpeé varias veces con fuerza, agitada por lo que iba a pasar pero, pero no pasó nada de lo que me imaginaba.
- ¿Qué tanta prisa? - dijo Martha abriendo la puerta y cambiando la cara al verme allí parada -¡Oh Darling!
- ¿Dónde está Martha? Necesito hablar con él - dije casi sin poder volver a controlar las lágrimas.
- ¡Oh cariño! ahora mismo está dando una rueda de prensa sobre su futuro.
- ¿Cómo? ¿No era mañana?
- Lo ha adelantado a esta tarde, decía tenerlo claro.
- Se va… se va por mi culpa.
- No digas eso cariño.
- Yo lo quiero Martha, lo quiero y quiero estar con él.
- Pues corre y díselo.
- Y si ya no me quiere más… y si se cansó de mis tonterías.
- No digas eso, ese hijo mío esta tan enamorado de ti que dejaría su sueño por ti sin dudarlo y creo que te lo ha demostrado, así que corre cariño, todavía hay tiempo. Además nunca es tarde para decir “te quiero” ¿no?
- Tienes razón. Gracias Martha - dije besándola en la mejilla y salí corriendo, hacia mi futuro. A decirle que le amaba y a estar junto a él decidiera lo que decidiera, porque mi felicidad estaba con él y lo demás podía esperar.

POV RICK
Estaba asustado por la decisión que había tomado, sabía lo importante que era para mi futuro pero ya lo tenía claro, no necesita ni un solo minuto más para decidir. Cuanto más lo pensara peor sería.
- ¡Ey tío! - dijo Damián dándome una palmada en la espalda - ¿Todo bien?
- Si.
- ¿Seguro de lo que vas a hacer?
- Todo lo que seguro que se puede estar en un momento como este - dije tragando saliva.
- Sabes que te apoyaré y estaré aquí como tu manager y como tu amigo decidas lo que decidas. Como si te quieres hacer pastor - dijo relajando el ambiente – aunque eso me lleve a la ruina.
-Gracias por todo Damian. Gracias por conseguirme esto, por conseguirme dos grandes ofertas, aunque ahora este jodido por tener que elegir. Es mejor siempre tener opciones.
- No me debes nada, se lo debes todo a tu trabajo. Eres un crack y esas son las dos únicas ofertas que sabía que ibas a escuchar, pero tenías una buena cantidad de ofertas chico. Como no después de la temporada que te marcaste.
- Gracias, no lo habría logrado sin ti - dije abrazándolo con fuerza.
- Bien, ahora sal ahí y dile a todo el mundo que es lo que piensas hacer a partir de la temporada que viene. Te aseguro que habrá mucha gente celebrando y otros bastante fastidiados, dependiendo de lo que decidas. Ahora mismo eres una caramelito para cualquier equipo.
- Gracias por tus ánimos - dije de forma irónica.
Pero había hecho caso a mi madre y a Jim. Iba a pensar por primera vez en mí, solamente en mí y en lo que me hacía feliz. Y eso lo tenía muy claro, por eso ya no tenía dudas sobre cuál iba a ser mi decisión.
Cogí fuerza y me dirigí hacia el interior de la sala de prensa, donde había un montón de cámaras y micros apuntándome. Nunca me había sentido cómodo delante de esa gente, pero sabía que era una parte importante en este mundo para poder llegar a esos aficionados que día a días me animaban desde el estadio o desde su casa, a esa gente que disfrutaba de tu trabajo.
Me senté en la mesa con un montón de ojos mirándome fijamente y tras tocar el micro para comprobar que estaba conectado y aclararme la voz, me dispuse a dar a conocer a todo aquel que quisiera saberlo cual era mi futuro, cuál iba a ser mi camino a partir de ahora.
- Buenas noches a todos y muchas gracias por venir. Quería daros las gracias a todos por esperar pacientemente a que tomara una decisión y por supuesto a los dos clubes por haber confiado en mí. No quiero haceros esperar más, he pensado mucho. He pensado en cómo iba a afectar mi decisión a todos hasta que me he dado cuenta que lo importante es mi felicidad, lo que a mí me hace feliz - sentí como todos me miraban impacientes, no sabían cuál iba a ser mi respuesta porque nadie lo sabía. Sentí un montón de flashes sobre mí cerré los ojos durante un par de segundos y después grité al mundo el camino hacia mi felicidad.

CONTINUARÁ…

Quedan tres capítulos para el final, veremos a ver que decide Rick, veremos a ver si Kate llega a tiempo. El final ya está cerca y no hay marcha atrás.
Nos vemos el día de reyes con un nuevo capítulo, que paséis un buen día aunque aquí está un día de perros.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 402
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Lun Ene 04, 2016 12:04 am

no acaba de llegar el momento... ahora si que espero que sea en el proximo capitulo

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:21 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.