Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Sáb Nov 21, 2015 12:23 am

11.21.2015 06:19:32

wow que buen capitulo el de hoy...que inoportuna tenia que ser gina...pobre rick pense que no llegaba a despedirce de kate..con esa clase de llamadas no creo que kate dure mucho..sera muy dificil estar separados...vamos a ver que le espera a kate en la academia...por lo menos ya cuenta con espo y ryan ...sera que aparecera lannie ? espero que no aparezca nadie en la academia que ponga a tambalear la relacion de kate y rick...muero por el siguiente capitulo...asi que porfis sigueee pronto ...que ya sea lunes... Thumb Thumb Thumb Thumb Clap Clap Clap Clap feliz fds

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Sáb Nov 21, 2015 12:48 am

Sigueeeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 15

Mensaje por tamyalways el Dom Nov 22, 2015 9:54 pm

Buenos días a todos y gracias por vuestros mensajes son un gran apoyo para continuar con algo de lo que disfruto mucho.
Gracias a mi compi por aguantar y estar ahí al pie del cañón dando algo de forma a lo que escribo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 15

POV KATE

Nos despertaron muy temprano y con poco tiempo para asearnos, hacer la cama, vestirnos y espabilarnos, que no era poco. Sin olvidar las colas del desayuno, bastante incomible. Con mis nervios del primer día, fui incapaz de comer, pero comprendí que no todos los días me bastaría un café, la mañana y los ejercicios eran duros y mi cuerpo se resentiría si no me alimentaba adecuadamente.
Nos llevaron a una zona de entrenamiento en donde había un recorrido marcado. Solo verlo comprendí que sería mi perdición. Sentía como me sudaban las manos de los nervios y me las seque como pude en el pantalón.
- Hola Beckett - dijo Ryan, bastante pálido después de ver el circuito.
- Hola – le respondí sin perder de vista la cantidad de obstáculos, con distintas formas y maneras que había en ese lugar.
- Hola ¿Cómo estáis? Bueno a ti no hace falta preguntarte Ryan parece un vaso de leche.
- Déjame, vale, estoy nervioso.
- Si es este recorrido, será duro, pero no imposible, hace falta algo de memoria y fuerza física.
- Complicado ¿no? – le pregunte yo, aun alucinando de aquello que me sonaba a tortura china.
- Si… pero pasara rápido - dijo riéndose.
- Hola a todos – dijo el Sargento que nos había distribuido en las habitaciones el día anterior - Iremos pasando por orden alfabético. Primero, el Sargento Royce que será vuestro instructor en lo que a la preparación física se refiere, os mostrara el recorrido haciéndolo el mismo, a partir de ahí, cada uno de vosotros repetiréis el ejercicio – El nombrado Sargento Royce era un hombre de más o menos unos treinta años, bastante bien parecido y con los ojos verdes. No me pareció “un hueso”, pero si era capaz de hacer ese circuito, seguro que nos pondría las pilas desde el primer momento - Pero vamos a ser comprensivos y de momento no lo haréis contra reloj. El que no lo consiga, que vaya planteando si quiere ser o no policía. Esto es solo una parte de vuestra enseñanza, pero si queréis salir a las calles para defender y ayudar a los americanos, debéis estar en forma y este recorrido os ayudara a ello. Si no conseguís superarlo, ciertamente me replantearía si ser policía, es lo que realmente queréis.
- Chicos, creo que dimito – dijo Ryan cada vez más pálido.
- Para nada. Acabarás reventado, pero lo harás. Solo tienes que pensar en el próximo obstáculo, no en cuanto queda – le dijo Esposito intentando animarlo.
- Bien, atended, porque al primer error se empezara de nuevo, el segundo deberéis abandonar el recorrido. Sargento Royce, cuando usted quiera.
El detective empezó el recorrido. Primero repto entre un embarrado charco y una red metálica llena de púas, salió de allí bastante asqueroso. Luego paso un par de vallas muy juntas, continuo saltando para evitar un gran hoyo lleno de agua sobre el cual colgaba una cuerda. Después hizo 20 flexiones justo antes de pasar por una tabla que se balanceaba, ahí mantener el equilibrio era primordial, trepo por una cuerda sin anudar, se tiro desde lo alto y siguió un pequeño sprint que desembocaba en el tramo final donde se hallaban unos escalones y una cuesta de bajada.
- ¡Dios! Yo no puedo hacer eso - decía Ryan muerto de miedo.
- Han rizado el rizo, es cierto, pero se puede hacer. Además si no lo consigues, no pasa nada tío. Antes de salir de aquí lo habrás logrado - dijo Espo intentando animar a su compañero.
- Debéis hacerlo como lo hizo vuestro instructor. Hoy solo se os exige que lo terminéis, pero antes de salir de aquí deberéis completarlo dos veces en un tiempo límite. Pero a eso llegaréis solo unos pocos de vosotros. Ahora demostrarnos de que estáis hechos chicos - dijo a la vez que sacaba la lista para empezar. Maldecí mi apellido por empezar por B, la segunda letra del abecedario. Me tocaría de las primeras y no estaba preparada. Sentía como las manos me temblaban y sudaban a la vez, y ver a los primeros fallar tampoco ayudaba.
Llegó mi momento, necesitaba humedecer mi garganta, mis nervios la tenían más seca que una piedra, pero a pesar de beber, aquello no se arreglaba lo más mínimo. El que me precedía lo hizo bastante bien, no le costó mucho, lo que no me animo. Era el primero que conseguía acabarlo.
- Beckett – dijo el sargento Royce consultando su lista.
- ¿Si? – dije saliendo de mi ensimismamiento. Estaba entumecida por el pánico, mis piernas no respondían a mis órdenes y volvieron a llamarme la atención.
- Beckett… venga… - dijo el sargento – va a rendirse tan pronto.
- A sus órdenes – dije llenándome de orgullo.
- Adelante - dijo y empecé a reptar por aquel barrizal.
Sentía como el barro se me pegaba haciendo mi cuerpo más pesado. Cuando conseguí salir con alguna magulladura de los espinos que me cubrían, además de empapada, las manos me temblaban pero estaba preparada para darlo todo… ahora que lo había empezado quería acabarlo. Seguí por el recorrido saltando las vallas sin ningún problema y después me detuve ante el gran hoyo de agua. Inspire aire y salte con todas mis fuerzas cogiéndome a la cuerda con los ojos cerrados conseguí llegar al otro lado rodando por el suelo. Me levanté sacudiéndome y retirando los pelos mojados que se me pegaban a la cara. Me tumbe en el suelo y empecé con las flexiones, los músculos no estaban acostumbrados al sobresfuerzo y protestaban pero lo hice.
Me tome un minuto para tomar aire antes de levantarme y dirigirme hacia el siguiente obstáculo. Pasé con facilidad por la barra fija hasta que llegue a mi prueba… a la prueba que más temía, tenía que darlo todo, demostrarme a mí misma las ganas de estar aquí.
Me agarré con fuerza a la cuerda e intente subir. Me apreté con fuerza agarrándome con las piernas y los brazos pero apenas conseguí subir un poco. Volví a intentarlo y estaba vez avance un poco pero antes de llegar a la mitad, caí de nuevo en el suelo. Me levante enfadada y otra vez caí… sentía tanta rabia que no lo dejaría hasta conseguirlo.
- Siga adelante… déjalo ya.
- Pero…
- Es una orden - dijo el sargento Royce mirándome muy serio.
Cuando todos habíamos acabado nos fuimos a comer. Estaba enfadada, apenas fui capaz de probar nada de lo que tenía en el plato, a pesar del hambre que tenia.
- Chicos no os preocupéis. Casi nadie lo ha conseguido es normal – decía Espo para animarnos.
- ¡Claro! lo dices tú que lo has hecho casi sin despeinarte - protesto Ryan a Espo.
- Oye…
- Lo he hecho fatal no valgo para esto.
- Venga ya Ryan… yo tampoco lo he acabado pero no pienso rendirme…
- Tú lo has hecho mejor que yo. Mucho mejor.
- Mira vamos a entrenar mucho los dos y cuando salgamos de aquí, nos subiremos a la cuerda esa sin despeinarnos.
- Yo os ayudaré si queréis - dijo Espo para ayudar y yo asentí con la cabeza con una sonrisa. Porque si hoy no había conseguido acabarlo, lo haría mañana.
- Está bien entonces Ryan.
- Contad conmigo… - dijo ya algo más tranquilo.
-Bien pues no se diga más. El tiempo libre que tengamos aquí podemos aprovecharlo para superar ese maldito circuito.
- Estoy deseándolo - dijo Ryan de forma irónica.
- Bien chicos, yo… os veo luego vale. Tengo algo que hacer.
- ¿Vas a hablar con tu chico? - dijo Espo provocándome y haciendo reír a Ryan. Lo golpee despacio en el hombro y me fui… si, tenía que hablar con Rick, me moría de ganas, mi novio… que raro, pero a la vez que bien sonaba.
Fui corriendo hasta la habitación. Me tumbe en la cama y saque el móvil, y allí estaba un solo mensaje pero que enseguida me hizo sonreír.
No sé cómo, ni por qué, pero… te hecho demasiado de menos 
Marque su número mordiéndome el labio por cómo me sentía. ¿Cómo era posible sentir así sin conocernos apenas?
- Hola - dijo su voz al otro lado.
- Hola
- Te he echado mucho de menos.
- Y yo a ti - dije como una tonta ¿enamorada?
- ¿Cómo estás?
- Bien, mejor de lo pensaba, pero todavía debo mejorar.
- Me recuerdas a mi antes de…
- Todavía eres así Rick.
- No, ya no, pero da igual… Llevó todo el día dándole vueltas al partido de mañana… será el primero y me hubiera gustado tanto que estuvieras aquí.
- A mí también y no solo por ti… sino también por Sophie, pero va a ser imposible.
- Lo sé, lo entiendo, solo es que te voy a echar de menos.
- Pensaré en vosotros, en los dos.
- Y nosotros en ti. ¿Sabes que te necesito? no quiero molestarte, ni asustarte, pero no puedo evitar pensar en ti todo el tiempo.
- Me gusta que pienses en mi… me gusta coger el móvil y ver un mensaje tuyo… me ayuda a seguir luchando. Así que no dejes de hacerlo, ¿vale?
- No dejare de hacerlo. Mi cama también te echa de menos ¿sabes?
- Y yo a ella.
- ¿Solo a ella? - dijo haciéndome reír.
- Bueno, tienes una cama muy cómoda en comparación con la que tengo ahora - dije riéndome y haciéndole gruñir haciéndose el enfadado y eso me hizo reír más.
- Me falta tu sonrisa, sé que solo ha pasado un día y medio. Que es una tontería que diga esto, pero tengo miedo a olvidarme tu rostro…
- Rick…tengo que dejarte. Pero hablamos mañana – le dije al escuchar por megafonía que nos llamaban a clases.
- Hablamos mañana - dijo justo antes de colgar y le envié un mensaje acompañado de una foto mía con esa sonrisa que él decía añorar.
Para que no te olvides de mí 
Nunca podría hacerlo, no dejes de sonreír nunca Kate. Buenas noches.
Y con eso me fui a clases de nuevo con una sonrisa en la cara, porque lo tenía a él. Sabía que pasara lo que pasara, estuviéramos separados el tiempo que estuviéramos, siempre, siempre nos tendríamos el uno al otro.

CONTINUARÁ…

Gracias a todos por estar ahí y por leer y forma parte de la historia.
Que tengáis un gran día y una buena semana. Nos vemos el miércoles con nuevo capítulo.
Feliz #CastleMonday
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Lun Nov 23, 2015 12:03 am

06:00:09 11.23.2015

bueno bueno...aparecio royce...cambiara eso en algo la relacion de kate y rick...espero que no..pobre de ryan y kate con esa prueba...vamos a ver que les espera..nos vemos el miercoles... Thumb Thumb Thumb Clap Clap Clap Clap #CastleMonday Happy Clap Happy Clap Happy Clap Happy Clap

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Lun Nov 23, 2015 1:12 am

Uy uy uy.... Espero que Kate no se olvide de Rick y Royce sea solo el entrenador

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Lun Nov 23, 2015 6:58 am

Sigueee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 16

Mensaje por tamyalways el Mar Nov 24, 2015 10:41 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Por fin llegó el día del partido veremos cómo le va a Rick y a sus chicos. Gracias por vuestro apoyo.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 16

POV RICK

Simplemente abrir los ojos y ya notaba su falta a mi lado. No entendía que me sucedía, apenas dos semanas de conocernos y estar juntos, y la sensación de vacío que tenía ahora era tal que parecía otra persona. Nunca experimente esto con otra mujer. Tuve mis aventuras, conocí muchas mujeres y con alguna me encontré a gusto, pero esa conexión que tenía con Kate era algo desconocido para mí. Además, ahora ya no era el futbolista famoso, rodeado de chicas a todas horas.
Conseguí que dejara una de sus camisetas en casa y ahora la guardo como un tesoro, intento tenerla cerca y así disfrutar de ese olor tan peculiar a “Kate”. A cerezas, a limpio, a dulce… ese perfume que me hace pensar que vivo en el cielo.
Estaba muy nervioso por el partido… me gustaría tenerla a mi lado, sentir su apoyo, su ánimo y a sobrellevar la tensión nerviosa que reinaba ahora mismo en mi cuerpo. No sabía cómo afrontarlo… como ayudar a mis chicos para que disfrutaran, para que dejaran atrás sus problemas y se divirtieran. No sabía cómo hacerlo, si ella estuviera a mi lado me ayudaría.
- ¡Dios! - maldije mientras me tapaba la cara con la camiseta oliendo su perfume.
Me levanté y me encontré con mi madre que acababa de llegar.
- Buenos días madre.
- Hijo mío, no grites, por favor.
- ¿Resaca? – Pregunte sin recibir respuesta - Eso te pasa por no faltar a ninguna fiesta.
- Soy el alma de la fiesta, sin mí no habría ninguna, me tengo que sacrificar - dijo sonriendo y haciéndome reír.
- ¿No vendrás al partido?
- ¿Quieres que vaya?
- Me gustaría la verdad… estoy nervioso sin Kate…
- ¿No va?
- No puede salir de la academia
- Vale, te acompaño. Déjame dormir un par de horas y me tomo un café y voy.
- Gracias madre.
- Ahora a desayunar. Tienes que estar fuerte para tus chicos.
- No sé cómo, me siento bastante perdido.
- Cariño, solo son niños, que se diviertan… eso es todo.
- Ya pero… - no sabía cómo explicarle que tenía miedo al fracaso.
- Lo harás bien, confía en ti - dijo besándome y dejándome solo con mis pensamientos.
Algunos de los niños, rodeados por sus padres estaban ya en el campo cuando llegue. Recordé esa etapa, cuando yo era apenas un niño, cuando iba a un partido… feliz por ayudar a ganar, pero perdí lo mejor, esos momentos… cuando me obsesione y solo la palabra ganar tenía sentido.
No quería cometer el mismo error con ellos… quería que se divirtieran, que dejaran atrás responsabilidades, aún tenían mucho tiempo por delante para ser competitivos… todavía debían divertirse y aprender los unos de los otros. ¿Pero cómo iba a conseguirlo?
Sophie llego contenta con su padre y pensé en cómo debía sentirse ella. Yo venía solo, y si mi madre me acompañaba alguna vez era con alguna cita o estaba siempre hablando por su móvil… nunca tuve una madre igual que el resto y… nunca me queje, pero ahora que los veía a ellos… me hubiera gustado tener un apoyo como ella.
- Hola - dijo Jim - ¿estás preparado?
- Lo intento - respondí intentando ocultar mi verdadero estado, pero Jim comprendió mi estado y me dedico una sonrisa - ¿Sophie lista?
- Si – dijo feliz.
- ¿No estas contenta?
- Si pero… me gustaría que Kate estuviera aquí - la miré comprendiendo como se sentía…
- Ella está aquí - dije poniendo mi mano en su corazón - ella nos está apoyando ¿Vale?
- Vale - dijo sonriente y salió corriendo para unirse a sus compañeros.
- Creo que es la primera vez que la veo contenta hoy – me dijo Jim, contento de ver como los ánimos que le infundí a Sophie habían servido de algo.
- Es normal, quiere mucho a Kate y siempre ha estado con ella. Yo también la echo de menos -dije y recibí un apretón en el hombro de Jim antes de irse con el resto de padres.
Me centré en el partido, pero cada vez iba a peor. Empezamos perdiendo muy pronto y cada vez la diferencia era mayor. No sabía cómo animar a mis chicos para que al menos disfrutaran, los veía cabizbajos mirando hacia abajo y cuando llego el descanso, no sabía que decirles para animarles.
- Chicos lo estamos haciendo muy mal.
- Sí, ya nos han metido 3 - dijo uno enfurruñado.
- No lo digo por eso, lo digo porque no nos estamos divirtiendo. ¿Cuáles eran las reglas que os di?
- Disfrutar y jugar en equipo.
- ¿Entonces? ¿Qué hacéis? Quiero que salgáis ahí y disfrutéis. Da igual el resultado, dejad de mirar el marcador, pasarlo bien como en los entrenamientos, si no sois felices cuando tenéis el balón a vuestros pies, nada tiene sentido. Salid ahí, pasarlo bien, disfrutad. El marcador no debe imponeros, son solo números, nada más.
- Vamos chicos - gritó Sophie animándolos.
El partido cambio radicalmente en cuanto empezaron a divertirse. El resultado no varió mucho, pero estaba feliz de ver que me hicieron caso. Estaban tan contentos y jugando… simplemente jugando entre amigos.
Cuando el árbitro pito el final, junte a todos los niños porque merecían mi felicitación.
- Chicos quiero felicitaros por el esfuerzo que habéis hecho, y divertiros y hacerme disfrutar con vuestro juego. Consideraros ganadores, porque habéis conseguido nuestro objetivo. Os he visto disfrutar y jugar en equipo, por eso me voy muy contento y espero que vosotros os sintáis igual.
- ¡Si! – gritaron todos al unísono.
- Mañana a entrenar de nuevo, para que en el próximo partido, sea como la segunda parte de este. Ahora a divertiros con vuestras familias – les dije y todos se fueron menos Sophie que se abrazó a mí con fuerza - ¡Ey peque! ¿Estás bien?
- Sí, muchas gracias Rick, por dejarme jugar.
- Gracias a ti por ayudarme a animar al equipo. ¿Nos vamos?
- Claro - dijo mientras corría junto a su padre - Katie… - escuche a Sophie gritando y cuando me giré, allí estaba, abrazándose a Kate… mi Kate. Deje de pensar en nada que no fuera su presencia.
Nuestras miradas se encontraron y sonreímos ambos. No sabía desde cuando estaba ahí, ni cómo consiguió salir de la academia, pero me daba igual… solo con que estuviera presente, me daba por satisfecho.
Se acercaba a mí, así que yo inicie el trayecto para unirme a ella. Primero nos miramos y luego enseguida sentí como colocaba sus brazos en mi cuello tirando de mí hacia ella, uniéndonos en un beso lleno de pasión que me dejo sin aliento, pero me daba igual, ella estaba junto a mí, eso me era suficiente para ser feliz.
- ¡Dios mío! te he echado tanto de menos – le susurre al oído.
- Yo también cariño - dijo besándome de nuevo - has estado genial – me dijo y la miré extrañado.
- ¿Desde cuándo…?
- Solo me perdí los cinco primeros minutos, tenía que veros como fuera.
- Me alegro de que estés aquí. Me sentía muy perdido, no sabía cómo trasmitirles todo lo que pensaba y me sentí mal.
- Pues les has dicho lo correcto, porque se han ido felices.
- Yo también estoy feliz, estas aquí - dije abrazándola.
- A mí también me has hecho falta pero… - sabía que era su obligación, debía cumplir su meta y eso era lo primordial, más que tenerla a mi lado.
- ¿Pero? – No comprendía exactamente lo que significaba eso, ¿había abandonado?
- Mañana a primera hora tengo regresar para la primera clase – me explico.
- Me conformo con eso - dije haciéndola reír.
- Rick. Veras, yo… - intentaba decirme algo, pero no la comprendía.
- ¿Qué pasa Kate?
- Quisiera cenar en familia, con ellos, lo comprendes ¿verdad? – me preguntó bajando los ojos, como si se avergonzara.
- Claro, por supuesto - dije decepcionado.
- Me apetece tener un momento a solas con todos.
- Eso quiere decir…
- Que me esperes despierto – dijo mirándome con esos ojos picarones que me tenían embobado - Si quieres claro.
- Vaya pregunta - dije volviendo a besarla.
- Intentaré no llegar tarde.
- Hasta luego pues.
- Hasta luego amor - dijo dejándome solo. Pero solo momentáneamente, esa noche era toda nuestra, y pensaba trasportarla al cielo. Le prepararía una gran noche para que no se olvidara de mí.
Mi madre se acercó y le sonreí porque me sentía feliz de verla, era la primera vez que sentía su apoyo con lo que siempre había sido mi vida… el fútbol.
- Gracias por venir madre.
- Cariño siempre que me necesites… solo tienes que pedírmelo.
- Gracias de verdad, ha sido muy importante saber que estabas aquí, cerca de mí.
- Has estado genial, no sabía que se te daban tan bien los niños.
- Ni yo madre - dije riendo.
- Por cierto, has tenido visita. Ha venido - dijo mirando hacia donde estaba una Kate sonriente con su familia.
- Si ha venido.
- Te hace feliz - dijo como confirmación más que pregunta.
- Si, muy feliz. Y la echo tanto de menos.
- Estás enamorado cariño, eso es todo.
- Madre…
- ¿Qué? No es nada malo, es lo más natural del mundo. Es guapa, os sentís a gusto, es una chica muy dulce y cariñosa, me parece perfecto.
- Anda vamos. Tengo que preparar una noche especial pero antes quiero cenar con mi madre. ¿Qué te parece?
- Perfecto, después desapareceré y os dejare tranquilos - dijo agarrándose a mi brazo mientras partíamos riendo.
Iba a disfrutar del tiempo que pasara con ella, iba a hacer que no olvidara esa noche. Pero antes iba a disfrutar de una cena con mi madre como hace mucho me hubiera gustado hacer. Me sentía como cuando era un niño y salía de un partido, creo que aunque nunca lo había pensado siempre habría querido esto, disfrutar tiempo con ella.

CONTINUARÁ…

Gracias a todos por seguir ahí y nos vemos el viernes con un nuevo capítulo Wink
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Miér Nov 25, 2015 1:46 am

07:45:16 11.25.2015

que buen partido a pesar del resultado...pobre rick no podia con los nervios del partido...y que bien que kate pudo ir ha apoyarlos..ya quiero que sea viernes... Clap Clap Clap Clap Clap sigueeee Thumb Thumb

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Miér Nov 25, 2015 1:26 pm

Sabia que Kate iria al partido!! Poco a poco iran ganando confianza y empezaran a ganar partidos...

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Miér Nov 25, 2015 6:49 pm

Sigueeeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 17

Mensaje por tamyalways el Jue Nov 26, 2015 11:12 pm

Buenos días chicos. Hoy un poco más tarde de lo normal pero con suerte porque por poco y no subo. Ni me acordaba que hoy era viernes y tocaba subir  que cabeza la mía.
Bueno os dejo con el capítulo no sin antes daros las gracias por estar ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 17
POV RICK
Tenía todo listo para cuando llegara. Estaba nervioso, por como iría la cena, por lo que pasaría después, pero sobre todo necesitaba sentir sus labios sobre los míos, hablar sobre mil cosas que pasaron durante esa larga semana, sobre nosotros, sobre nuestros sentimientos, sobre todo y sobre nada. La necesitaba tanto que me daba miedo el pensar en un posible cambio de planes y que no viniera. Y aquí estaba yo, nervioso, sin parar de dar vueltas de un lado a otro esperando su llegada.
Cuando escuche unos golpes en la puerta, el corazón me dio un vuelco y acudí raudo a la puerta, al llegar el corazón iba a mil por hora y tuve que coger aire, para no parecer tan ansioso.
Abrí la puerta, y ninguno de mis pensamientos en los instantes de espera me pareció equivocado. Estaba preciosa, como en cada uno de mis pensamientos, vestida con un largo abrigo que apenas dejaba que la viera pero me dio igual, todo cuando necesitaba era su sonrisa y ahí estaba. Intente hablar, pero fue en vano, sentí como Kate rápidamente se movía y cogiéndome por las solapas de la camisa me estiró hacia ella, juntando nuestros labios.
Eran cálidos, dulces y suaves, sobre los míos, apenas en una caricia al principio, para luego presionar abiertos sobre los míos haciéndome suspirar. Su lengua en el interior de mi boca me hablaba de reencuentro, de añoranza y de amor. Yo precisaba también rebuscar en ella y nuestras lenguas se juntaron reencontrándose finalmente después de una semana de abstinencia. En ese instante nuestra conexión fue máxima y deje de pensar, mi cordura desapareció y la empuje contra la puerta que cerré con nuestro peso. Ambos sentimos nuestros cuerpos, cuando quisieron fusionarse, a pesar de tener aun mucha ropa por quitar. Sentía como se estremecía, y sonreí contra sus labios. No era el único pletórico y feliz por esa noche que íbamos a pasar juntos. Ella también sentía esa necesidad que yo mismo experimentaba cuando la tenía a mi lado.
- Hola - dijo con un guiño pícaro.
- Hola - dije riéndome un poco - Buen recibimiento.
- ¿Verdad que si? – me respondió entre caricias.
- No era lo que tenía preparado… pero me ha gustado mucho más.
- ¿Qué tienes preparado? – pregunto intrigada.
- Ahora ya da igual – respondí permitiéndole mirar tras de mí.
- La verdad es que me gustaría saber que has preparado. Si te ha costado tanto pues…
- Vale - dije soltándola con un gruñido.
- ¿Y bien?
- Había pensado darte un masaje, imagino que tus músculos deben estar contracturados… - iba a seguir hablando cuando me dejo boquiabierto con sus movimientos. Lentamente fue despojándose del abrigo. Cuál fue mi sorpresa, cuando vi que solo llevaba puesto un pequeño tanga negro de encaje a conjunto con un precioso sujetador.
- ¿Qué? Cierra la boca o se te van a entrar las moscas – dijo mientras me entregaba el abrigo.
- Yo… - no podía reaccionar, y mucho menos hablar. Toda la sangre de mi cuerpo estaba demasiado presente en otro lugar de mi cuerpo.
- ¿No decías que me vas a dar un masaje? Mejor así ¿no? – dijo sonriéndome intentando aguantar la risa por el careto que debía tener yo.
No conseguía acostumbrarme a lo que esa mujer provocaba en mí. Me sorprendía en cada uno de sus movimientos, nunca sabía cuál sería su reacción, su próximo movimiento. Me tenía en sus manos con esa forma de comportarse tan especial. Eso sin olvidar el cuerpazo que tenía. Aquello era una mujer escultural y no los posters de mis ex compañeros del equipo. Y era mía, solo para mí. Sus pechos tan proporcionados, sus nalgas tan exuberantes, ese pelo largo con esos grandes rizos que movía con una soltura especial, esos muslos… toda ella era perfección y simetría. Nunca conocí una mujer tan guapa, pero eso era algo nimio al lado de su inteligencia. Podía hablar horas y horas con ella de cualquier tema que siempre conseguía dejarme sin palabras. Entendía y respondía con total cordura a cualquier conversación, jamás podría aburrirme teniéndola a mi lado.
- Eres mala, lo sabes ¿no? - dije consiguiendo humedecer mi lengua después de la impresión.
- Rick tranquilo… tenemos toda la noche… pero ahora, quiero mi masaje, lo prometido es deuda - dijo dejando el abrigo colgado y dirigiéndose hacia mi habitación con un contoneo de caderas que despertó cualquier musculo que aun siguiera dormido en mi cuerpo.
- Vas a matarme Kate - dije antes de salir tras de ella.

POV KATE
Sentía frío, pero no de ese que nos obliga a taparnos, era muy distinto. Mi piel despertaba y se erizaba ante la caricia de los ojos de Rick. Mi juego había surtido efecto. Mientras andaba tras de mí, sentía sus ojos pegados en mis nalgas y eso me hacía emerger una sonrisa en mí. Seguramente él estaba ya preparado para lo que fuera, pero esa noche conseguiría que fuera inolvidable. Aunque también yo lo estaba disfrutando, me excitaba en sobremanera notar sus ojos. Le estaba provocando de forma descarada, a pesar de no haber hecho nunca nada semejante con nadie, se me ocurrió probar, y surtió efecto, lo que no sabía, es cuanto me divertiría hacerlo. Mi ropa interior ya estaba húmeda con el recibimiento y ahora notarlo tras de mí, no ayudaba a enfriarme. A lo mejor, se nos iba de las manos la noche antes de lo pensado.
Cuando entré en la habitación, me quede con la boca abierta. Estaba repleta de velas y pétalos de rosa esparcidos por la cama y el resto de muebles. Era increíble.
- ¿Te gusta? - pregunto susurrándome al oído, consiguiendo que me estremeciera de placer -Voy a cuidarte Kate.
Se dio la vuelta agarrando mi mano y tiro de mi hacia la cama. Allí me senté mientras le miraba. Aún tenía toda la ropa puesta y yo necesitaba verle.
- Rick, llevas mucha ropa – sacándole una risa.
- Tranquila mi amor, todo a su tiempo – dijo mientras me descalzaba - Ahora túmbate boca abajo.
- Pero… - dije nerviosa.
- Confía en mí - susurro con esa sonrisa que conseguía que me temblara todo el cuerpo de deseo…
Seguí sus indicaciones, intentando relajarme pero no podía al saber que él estaba ahí tan cerca de mí y que ahora no podía verlo. Y además lo necesitaba tanto…que todo esto me excitaba mucho más de lo que quería admitir.
De repente sentí un cambio en el colchón y sus manos frías sobre el broche del sujetador, a continuación me despojo de él. Después volví a notar como se movía y yo me revolvía de anticipación. Colocó sus manos sobre mi espalda con algo pegajoso que olía a chocolate, era chocolate. Empezó a masajearme por toda la espalda con movimientos sabios, como si conociera todos y cada uno de mis músculos doloridos y contracturados por el ejercicio y empecé a relajarme con sus caricias. Cada vez me sentía mejor y mis pensamientos abandonaron mi cuerpo, no había dolor, ni molestias. Deje de pensar en el circuito de ejercicios, en el Sargento, en la academia, en todo, solo existía mi espalda y Rick.
- ¿Todo bien? – pregunto… pero yo solo pude emitir una especie de gruñido en respuesta, aquello era demasiado para describirlo.
- Pues acaba de empezar – dijo besándome en el hombro, para luego pasar su lengua por todo el chocolate que debía llevar esparcido – Mmm, sueles estar riquísima, pero ahora… te comería - comento entre risas – gírate cariño -dijo con voz ronca.
Seguí sus instrucciones y me dio un profundo beso con sabor a chocolate, a excitación, a deseo, a pasión e insistí en mi anterior afirmación.
- Rick tienes demasiada ropa – mientras intentaba incorporarme.
- Relájate preciosa - dijo tumbándome de nuevo.
Saco nuevamente la crema de chocolate dejando un poco sobre mi cuello y cuando coloco sus labios ahí dejándolo completamente limpio no pude evitar soltar un gemido mientras con mi mano mantenía su boca ahí.
Volvió a separarse para expandir más chocolate por mi cuerpo para luego limpiarlo con su lengua. Y notaba como una electricidad que me recorría todo el cuerpo volviéndome una bola ardiente de deseo. Pero él no había acabado y cuando sentí como cubría mis muslos con chocolate, el aire empezó a faltarme, gemía y me retorcía, al tiempo que mi piel cambiaba de un tono sonrosado a un roja carmesí.
Poco a poco, fue quitando el chocolate haciendo que mi cuerpo se levantara buscando más contacto. Sentí su fuerte mano sobre mi estómago manteniendo firme sobre la cama. Y de repente todo estallo cuando sentí como su lengua entraba en contacto con mis labios vaginales haciéndome enloquecer. Podía sentir su lengua haciendo cosas tan maravillosas que ya no sabía qué hacer para quedarme quieta.
- Rick… necesito… - No terminé de decírselo cuando sentí como introducía dos dedos de golpe en mi interior, mientras su lengua estaba justo donde más lo necesita. Todas esas sensaciones me estaban llevando al borde. Siguió moviendo sus dedos con rapidez dentro y fuera mientras su lengua chupaba, mordía mi clítoris sin piedad hasta que sentí como todo mi cuerpo convulsionaba encerrando sus dedos en mi interior y gritando su nombre sin poder evitarlo.
Cerré los ojos mientras me recomponía. Se colocó a mi lado y acaricio tiernamente mi cabeza, hasta que mi respiración se acompaso.
- Hola - dijo con esa sonrisa socarrona que adoraba.
- Hola – respondí aun entre jadeos.
- ¿Estás bien?
- Muy bien - dije riéndome. Y sentí como unía sus labios a los míos. En ellos podía saborear aun el chocolate junto a mi propio sabor.
- Esto no acaba aquí, la noche es muy larga señorita.
- ¿Ah sí?
- Si… pero estas un poco pringosa, creo que debería enjabonarte en la ducha. El chocolate esta bueno pero…
- Algo pegajoso, ¿verdad? – a lo que el asintió. Me levante y una vez incorporada, me quite despacio el tanga, sintiendo su mirada sobre mi cuerpo… me sentía deseada y eso es el mejor afrodisiaco que existe. Cuando llegue a la puerta del baño me gire y le mire, estaba otra vez boquiabierto, exactamente igual a cuando me quite el abrigo - ¿Vienes?
CONTINUARA…
Gracias a todos por llegar hasta aquí, espero que hayáis disfrutado del capítulo. Mañana más ¿y mejor? Eso lo juzgareis vosotros.
Gracias y espero vuestros comentarios como siempre 
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Vie Nov 27, 2015 12:46 am

11.27.2015 06:43:27

ufff que capitulo...heat...esperemos que esa noche sea largaaaaaaaaaaa...poruqe quien sabe cuando vuelvan a verse...nos vemos mañana... Clap Clap Clap Clap Thumb Thumb Thumb

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Vie Nov 27, 2015 9:20 am

Se avecina una noche laaaaargaaaaaa.... E intensa

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Vie Nov 27, 2015 1:04 pm

Diooos sigeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 18

Mensaje por tamyalways el Vie Nov 27, 2015 9:22 pm

Buenos días a todos, un día más aquí estoy con un nuevo capítulo. Espero que os guste y que sigáis disfrutando de la historia. La historia ya está escrita, tendrá 42 capítulos en la que espero haceros disfrutar. Ya he empezado con la historia sobre la Octava temporada y espero darle un buen adelanto para cuando acabe esta historia o si puedo un poco antes poder publicarla.
Gracias a todos y en especial a mi compañera por estar ahí y por su gran trabajo.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 18

POV RICK

No creí en la vida ser tan feliz como en ese instante, tumbados en la cama, desnudos después de una noche aprovechada al límite, sin dormir, solo amarnos y hablar, contarnos dudas y anécdotas de nuestro día a día. Pasar horas, aun sabiendo que al amanecer seriamos incapaces de mantenernos en pie. Pero debíamos aprovechar esos pocos momentos robados al sueño, en unas horas, partiría de nuevo y no sabía con exactitud cuándo volvería a verla, a disfrutarnos el uno del otro.
- ¿Estás bien? – me pregunto, cuando me quede callado rememorando los momentos pasados juntos.
- Si, mejor que bien - dije besándola suavemente - solo… ojala no tuvieras que irte.
- Lo sé, pero ambos sabíamos que esto iba a ser duro – dijo mirándome al incorporar la cabeza.
- Si, y no quería hablarlo, para olvidar y que todo fuera perfecto. Pero, han pasado las horas y temo tu partida.
- Y lo se cariño, pero no quiero que me ocultes nada Rick… si necesitas hablar, hagámoslo. Si necesitas algo, dímelo, lo que sea, mientras tengamos comunicación, lidiaremos con las contrariedades, ¿comprendes?
- Si Kate, y ahora que lo dices, si quiero algo - dije travieso mientras me ponía pensativo.
- Dime… - pregunto intrigada.
- Un beso, quiero besarte – le dije atacando sus labios cerca de los míos, accediendo a mi petición.
- ¡Dios! Estoy cansadísima, pero me da completamente igual - dijo riéndose.
- Y yo… creo que hoy voy a dejar que hagan lo que quieran, seguramente me dormiré en el entreno - dije sin evitar reírme por la tontería.
- ¿Sabes? jamás pensé, después de lo que le sucedió a mi madre, que volvería a ser feliz. Me estoy preparando para hacer algo que me fascina, siento que hago algo importante. Y luego, pues, estás tú. Ha coincidido todo y estoy tan contenta.
- Yo también estoy feliz. Hasta mi madre dice que nunca pensó verme sonreír a mi vuelta y que ahora me ve tan diferente, que no está ya preocupada por mí. Nunca he sido así de, no sé cómo explicar, risueño quizá.
- ¿Payaso? - dijo riéndose.
- Bueno, siempre fui un chico solitario, serio, introvertido… creo que has sacado un lado que ni siquiera sabía que tenía.
- Pues a mí me gusta este Rick.
- ¿Ah sí? – pregunte poniendo caras extrañas, mientras ella reía.
- Me encanta tu sonrisa y que me hagas reír.
- A mí también me gusta tu sonrisa, y tu cuerpo, y tus ojos… Bueno, la verdad es que me vuelves loco Kate - dije haciéndola reír.
- Hay días que se me hacen tan cuesta arriba por no tenerte, necesito tanto esta química que tenemos - dijo señalándonos a los dos - lo estoy llevando bien y estoy fuerte, pero me haces falta.
- Yo también te echo de menos – le dije por milésima vez, estirándola hacia mí. No quería que estuviéramos tristes, quería que disfrutáramos de cada momento que pasáramos juntos.
- Tengo que irme ya… - me dijo intentando incorporarse.
- Pero no quiero que te vayas – le susurre.
- Rick, cariño, no lo hagas más difícil – respondió dejándose abrazar.
- Lo sé y lo siento, pero cuesta verte partir – dije y sentí sus labios sobre los míos.
- Luego te llamo - dijo levantándose, pero le agarré el brazo deteniéndola.
- Yo te llevo… - le dije levantándome junto a ella.
- Rick - iba a quejarse pero no la deje.
Nos vestimos deprisa y corriendo, bajamos juntos y nos tomamos un café rápido. Hacía fresco a esa hora del día y vi como Kate se abrigaba más, por lo que tiré de ella, pasando mi brazo sobre sus hombros para trasmitirle calor, entonces nos miramos y recibí una de sus sonrisas que dejaba sin brillo al sol. No podía pedir más, esa mujer me tenía en sus manos.
Paramos para comprar otro café para llevar, íbamos a necesitar la cafeína para sobrevivir al día posterior a la gran noche. Todo lo bueno, tenía una parte mala y durante el día reviviría muchas veces lo vivido esa noche, para superar el sueño avasallador que empezaba a invadirme a pesar de la cafeína ingerida.
Cuando llegamos a la puerta de la Academia sentía de nuevo esa presión en el pecho, la misma que la primera vez que la deje. No soportaba verla marchar… no me gustaban las despedidas y últimamente tenía demasiadas.
- ¿Estas bien? - preguntó al verme cabizbajo.
- Si - le mentí.
- ¿Nos vemos en unos días?
- Nos vemos - dije intentando sacar una sonrisa de algún lado de mi cuerpo, pero no salió, solo las lágrimas estaban ahí, a punto de hacer un drama de la despedida. Pero las contuve, no quisiera preocuparla de forma innecesaria.
- Kate… - escuché a lo lejos, en la puerta del edificio. Era un chico de más o menos mi edad, hispano, fuerte, bien parecido, pero más bajo que yo. Ella levanto la mano y saludo. Ese simple hecho, clavo una espina en mi corazón, un dardo que dio justo en el punto donde más dolía, en la autoestima, en la duda, en algo que estaba creciendo fuerte y vivo en mi interior. Los celos se presentaron sin avisar y dejaron un agujero sangrando que molestaba bastante a mi ego.
- Tengo que irme. Luego te llamo ¿quieres? - dijo besándome despacio en los labios, volviendo a degustar el café de los labios del otro. Disfrutando de él, olvidándome de todo… cuando me besaba solo había algo en mi pensamiento… y era ella. Ella que era “mía”.
Se separó con una sonrisa y se acercó con paso ligero a donde se encontraba el hispano, cerré los puños que tenía guardados en la chaqueta deportiva que llevaba, intentando controlarme, pero luego pensé en nosotros, en nuestra noche, en su cuerpo ardiendo de deseo por mí y quise ponerle otra pequeña prueba a mis celos.
- Kate - grité y se giró - te estaré esperando – se extrañó de mi comentario que salió del mismo lugar donde el dardo de los celos se había clavado. Era una simple muestra de posesividad que tendría que controlar en el futuro, porque si no, la perdería. Entró con el hispano, y eso siguió reconcomiéndome por dentro, dudando de nuestros sentimientos, quizá encontrara alguien más fuerte o más inteligente, o quizá más guapo que yo. Quien sabia… yo no estaba en la posición de luchar por una mujer como Kate. Seguramente cualquier pelanas de esa academia tenía más posibilidades de impresionarla. Yo no era más que un futbolista retirado por lesión, sin vida por delante más que entrenando niños.
Pero no podía venirme abajo, ella vino a pasar la noche conmigo, y fue maravillosa, vino al partido, a ver a Sophie, pero también a mí. En ningún momento nos habíamos dicho aun que nos queríamos, pero estaba claro. Estábamos juntos porque algo muy grande se estaba formando. No debía dudar de ella y de sus sentimientos hacia mí. Permanecería fuerte frente a su ausencia y aguantaría, esperando su vuelta.
Empecé a andar de vuelta a nuestro barrio, en dirección al colegio dando vueltas a todo ese mundo que se despertó al ver a aquel chico llamando a Kate y me convenía esconderlo, sino quería perderla.
Llegue al colegio bostezando y fui directo a la sala de profesores no tenía clase a primera hora y eso permitiría preparar las clases de la semana. Quería que el equipo empezara a mejorar, que se conocieran mejor entre ellos y eso les llevaría a divertirse más.
- Hola - dijo Gina en la sala, y fue directa a la máquina de café - ¿quieres uno? – me pregunto.
- Gracias.
- ¿Sabes? Los padres están muy contentos contigo – dijo entregándome una de las tazas para sentarse después en la mesa de reuniones donde yo me encontraba.
- ¿Ah sí? – la cuestione, nunca estaba de más recibir un halago.
- Si… por lo visto sus hijos llegaron muy contentos a casa y el año pasado nunca lo hacían.
- Pues me alegro mucho – le respondí con una sonrisa.
- Y yo – dijo dando un sorbo a su taza - y me alegro también por ti. Se te veía bien con los chicos.
- Bueno… es mutuo, aunque parece ser que no se me dan muy mal.
- No, la verdad, es que no. Si tienes algún problema con alguno no tengas ningún problema en avisarme, es mi trabajo después de todo, soy la jefa de estudios.
- Gracias – Lo cierto es que había estado rechazando lo que me ofrecía porque pensé que tenía otras intenciones, pero comprendí que fui un poco grosero con ella. Solo me estaba ofreciendo su ayuda ¿Por qué no iba a aceptarla? No estaba haciendo nada malo con ello - Ahora que lo dices, me gustaría programar una excursión.
- ¿Una excursión? – pregunto intrigada.
- Sí, me gustaría llevarles a ver las instalaciones del New York City.
- Pero… ¿Cómo vamos a…?
- Eso déjamelo a mí. Solo necesito el autobús y las autorizaciones. El resto, será cosa mía, si quieres ayudarme.
-Claro yo me ocupo. A los niños les encantara - dijo sonriendo.
- Creo que será importante para ellos ver como lo hace un equipo profesional. Quiero que vean y les transmitan la ilusión que tienen, las ganas de trabajar y que deben jugar como un equipo.
- Si crees que va a ayudar me pongo con ello - dijo levantándose.
- Gina – mínimamente debía agradecerle aquello.
- ¿Si?
- Gracias - dije sonriéndole a la vez.
Con unas cuantas llamadas aquello estaría en marcha. Ahí fue donde empezó mi sueño, hace ya unos cuantos años atrás. Recuerdo cuando jugaba allí, en ese estadio, en casa. No tenía nada que ver con ningún equipo europeo, estaba claro que el futbol en América no era más que un deporte cualquiera para practicar, pero fue gracias a ellos que conseguí viajar a Europa a empezar a ver lo que realmente era el mundo que yo escogí, fue gracias a ellos a que estuve a punto de conseguirlo. Había dejado grandes amigos ahí, y sabía que estarían encantados de ayudarme con los chicos, a impregnarles de esa fuerza para seguir adelante, para que jugaran disfrutando, porque si lo hacían, terminarían llegando las victorias que tanto deseaban.
Aún recordaba el primer día que pise ese estadio. Estaba tan emocionado, que me temblaban las piernas. Superé una prueba, en la que me enfrente con muchos chicos como yo. Aquel día estaba tan feliz cuando me escogieron, porque sabía que ese era el primer paso para llegar a donde quería. Ellos me animaron a dar el paso a Europa, me apoyaron, me ayudaron. Iba a ser doloroso volver, pero lo haría por mis chicos.
Mire el teléfono para hacer una llamada, cuando en la pantalla vi el sobre parpadeando, tenía un mensaje. Lo abrí y todo ese mundo de celos que me asalto a la vuelta al colegio, se fue olvidando gracias a las palabras de Kate.
Gracias por esta noche, aunque ahora tenga todo el sueño del mundo. Ya te echo de menos y estoy deseando volver a verte.
Escribí una respuesta rápida, sin duda sería una semana larga pero todo iba a ir bien, lucharía por ello, conseguiría ser feliz de nuevo a su lado.

CONTINUARÁ…

Gracias a todos por llegar hasta aquí, nos vemos el lunes con un nuevo capítulo.
Que tengáis una gran fin de semana todos.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por alba_caskett el Vie Nov 27, 2015 11:31 pm

Rick celoso... Jejeje... Me encanta!!!! Aunque no me fio nada de Gina

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Sáb Nov 28, 2015 8:24 am

Sigueee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 19

Mensaje por tamyalways el Dom Nov 29, 2015 9:56 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo de la historia. Mil gracias a todos por hacer esto realidad.
Gracias por supuesto a mi compañera porque sin duda mi trabajo mejora gracias a ella.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 19

POV KATE

Pasaron dos semanas desde que lo vi por última vez. Me quedaba apenas un día para volver a verlo pero la espera me estaba matando. Fueron dos semanas llenas de clases, de pruebas, de entrenamiento duro y sin tregua. Fueron unas semanas intensas, pero de cada día me sentía mejor, más fuerte y sobre todo, más preparada.
- Hola. Nos han reunido en la cafetería. Deberíamos espabilarnos - dijo Espo adelantándose mientras Ryan y yo le seguíamos.
La cafetería estaba al completo, todos estaban apiñados para escuchar lo que iban a anunciarnos. Suplicaba internamente que no nos anularan el permiso, porque si lo hacían creí que me desmayaría en un ataque de desesperación.
- Buenos días a todos, tenemos programada salida. Pero solo podrán venir un par de vosotros, los mejores.
- ¿En qué consiste la salida señor? - preguntó uno del fondo.
- Solo os daré una pista, os servirá como práctica. La prueba es muy clara. Los dos mejores en tiro en movimiento, serán los que vayan. La salida será esta tarde, por lo tanto también se librarán del entrenamiento de esta tarde - dijo y se formó un gran revuelo en la cafetería.
- Voy a ganar - dijo Espo - si me libro del entrenamiento de esta tarde podre irme esta noche.
- Yo no voy a ganar así que… suerte chicos - dijo Ryan cabizbajo.
- ¿Y tú Kate?
- Yo iré a por todas, quiero hacer prácticas que puedan servirnos fuera.
- Bien, pues suerte chica - dijo Espo saliendo disparado.
Estaba nerviosa por la prueba, pero pase las primeras rondas con facilidad. Lo cierto, es que era de las mejores de mi clase en tiro, y si se le añadía el movimiento, estaba más fácil aun, se me daba bien, así que no me asustaba Espo. Tras varias fases, solo quedábamos cinco entre ellos Espo, dos exmilitares, una chica y yo. Ya la cosa iba complicándose y no podía fallar porque sabía lo buenos que eran. Terminamos quedando Espo, otro chico y yo.
- Sabes que vas a perder ¿no? - dijo el otro chico picándome.
- Kate no le hagas caso y demuéstrale lo que vales - dijo Espo apoyándome, sabia de mi destreza y como estuvimos practicando juntos, no tenía dudas de mí.
En el primer tiro se me fue un poco y cuando mire al otro, lo vi sonriendo, lo que me reforzó más interiormente. Me quedaba un solo disparo y superar a Espo era imposible… solo me valía un tiro perfecto para superar a ese engreído y vivir esa experiencia nueva, sin hablar de salir antes de la academia.
Me concentré, encañone la diana y espere el movimiento. Cerré los ojos predisponiéndome sobre todo a que el temblor debido al nerviosismo no me traicionara, apunté y vi que el objetivo estaba justo en mi punto de mira disparé dando justo en el centro.
- Así se hace Kate - dijo Espo abrazándome.
Vi cómo el otro chico me miraba y tras tirar el arma contra la mesa salió disparado de la habitación. Había hombres allí que aún no comprendían que las mujeres podemos llegar a ser mejores que los hombres… necios.
- Esposito, Beckett, felicidades, sois los mejores. Espero que disfrutéis de vuestra salida, y nos vemos el lunes para la vuelta.
- Gracias señor - respondí saludando con una sonrisa y salimos acompañados por el detective Royce… no sabíamos cuál era nuestro destino pero estaba segura de que lo disfrutaríamos y que aprenderíamos mucho, sin lugar a dudas era lo que más me importaba aunque tuviéramos que buscar en un cubo de basura.
Fuimos en coche hasta las afueras de la ciudad. Estaba nerviosa sin saber a dónde nos dirigíamos. Cuando llegamos a nuestro destino, nos bajamos y nos dieron las órdenes.
- Chicos, primero de todo quería felicitaros por la prueba que habéis hecho - Lo admiraba desde el primer día… ver como pasaba las pruebas sin ninguna dificultad… hizo que fuera una meta, el igualarlo. También sabía que era un gran policía y eso… me gustaba de él - Hoy vamos hacer de niñeras, algo que está muy de moda últimamente, por desgracia. Solo tenemos que velar por la seguridad de un grupo de niños que vienen aquí de excursión - dijo señalando el Stadium New York – Confío en vosotros - dijo entrando en el interior para hablar con la seguridad del lugar.
- ¿En serio? ¿De niñera? Yo esperaba algo mejor… algo que tuviera que ver con investigación.
- Pues a mí me encanta - dije al ver como llegaba el autobús lleno de niños. Cuando empezaron a bajar pensé que estaba viendo visiones… allí estaba él… mi chico… el que tanto había echado de menos - Espo.
- ¿Si?
- Me puedes cubrir durante cinco minutos.
- ¿En serio? ¿Ahora me dejas solo?
- Son solo cinco minutos, no seas aguafiestas.
- Ok… te cubro.
- Gracias - dije y salí corriendo para sorprenderlo. Me paré justo detrás de él. Estaba tan guapo, tan alto y tan apuesto, como siempre, aunque simplemente llevara su chándal de entrenamiento. Posé mis manos con cuidado en su cara tapándole los ojos y sentí como se tensaba por un momento.
- ¿Quién soy? - dije bajito a su espalda, y sentí como quitaba con fuerzas mis manos de sus ojos para girarse. Cuando me miró con cara de sorpresa no pude evitar sonreír. Nos miramos durante un par de segundos antes de que nuestros labios se buscaran deseosos por ese reencuentro. Sentía sus fuertes manos sobre mi cintura atrayéndome contra él mientras yo acariciaba su pelo… su pelo cuanto lo había echado de menos. De repente sentí un montón de risa a nuestro alrededor y cuando nos separamos vimos a un montón de niños mirándonos con cara de asombro, asco… sorpresa.
- ¡Oh chicos…! yo… - no sabía que excusa poner… olvide los niños… es más, olvide hasta a mi propia hermana, si él estaba allí, rodeado de niños, Sophie debía andar cerca.
- Yo me ocupo - dijo la jefa de estudios apareciendo de la nada para llevárselos.
Pero justo antes de irse vi como una niña se acercaban a mi corriendo, mi Sophie y se abrazó a mí con fuerza.
- Hola mi amor.
- Hola Katie… te he echado mucho de menos.
- Y yo a ti cariño. Pero este fin de semana vamos a estar juntas.
- Que bien.
- Ahora porque no te vas con los amigos. Yo estaré por aquí cerca y después nos vamos juntas a casa ¿vale?
- Bien - dijo abrazándome de nuevo antes de salir corriendo para no perder al resto del grupo.
Volví a mirarlo y vi como me sonreía haciendo que las piernas me flaquearan. Me agarre a su cuello y enseguida él hizo los mismo con mi cintura. Ambos nos quedamos así unos segundos solo mirándonos y sonriéndonos.
- ¡Dios mío! no puedo creerme que estés aquí.
- Pues créetelo. Era el destino que quería que nos encontráramos.
- No puedo creer que hayas dicho eso.
- ¿Ves? todos podemos cambiar - dije riéndome.
- Te he echado tanto de menos - dijo besándome de nuevo, y yo encantada de que lo hiciera porque lo necesitaba… precisaba saber, que a pesar del tiempo que habíamos estado sin vernos, todo seguía igual.
- Yo también… pero tendremos que esperar… tengo que trabajar.
- Y yo… aunque ahora mismo te sacaría de aquí…
- ¿Si? ¿Y adonde me llevarías?
- A cenar solos y luego a mi cama para no sacarte más de allí.
- Puedo saltarme la cena - dije riéndome.
- Vas a matarme - dijo besándome de nuevo antes de dejarme ir.
- Nos vemos luego.
- Prométemelo.
- Te lo prometo - dije riéndome al verlo así tan desesperado, porque yo estaba igual o peor que él.
Volví donde estaba Espo, esperándome, al tiempo que volvía el detective Royce. Enseguida nos hizo entrar y nos colocó a cada uno en una puerta para impedir que ningún niño pudiera salir y con eso evitar perderlo.
No paraba de mirar a Rick, se le veía muy feliz en este ambiente. Hablaba con todo el mundo, seguramente conocidos de su época de futbolista. También estuvo con los niños tirando a portería, algunos pases, algunos tiros y disfrutando de ellos. Se le veía tan feliz, que su sonrisa lo iluminaba todo.
- Beckett -dijo alguien a mi espalda haciéndome girar con rapidez.
- Si señor – respondí inmediatamente frente al Sargento Royce, allí de pie mirándome.
- Preste atención o será sancionada – me aviso.
- Sí, señor.
- Bien.
Se colocó a mi lado, y consiguió con ello que me pusiera nerviosa al sentirme observada. Sabía lo importante que sería él en nuestra formación y en la prueba final y eso hacía que quisiera demostrarle a él más que nadie.
- Tengo que felicitarla Beckett. Lo ha hecho muy bien en la prueba.
- Gracias señor.
- Me gusto como dejo callado al otro aprendiz - dijo riéndose - ¿Por qué quiere ser policía?
- Porque… - ¿qué contestarle? ¿La verdad? Era muy complicado -porque quiero lo que no tuve para mí - dije mirándole fijamente a los ojos. Me aguanto la mirada durante unos segundos, para finalmente, asentir. Pero había algo que aún me molestaba y hasta que lo solté no pude quedarme tranquila - es mi sueño Señor, y necesito cumplirlo.
- Me parece bien, no tengo ninguna objeción a ello.
- Por si acaso - dije sin mirarle.
- Todos tenemos sueños… y no sé si todos disponemos de la fuerza de voluntad suficiente para cumplirlos. Me parece muy bien que luches por ellos. Te deseo suerte en tu persecución Beckett - dijo girándose y dejándome sola y pensativa.
Se alejó mirando su teléfono móvil, estuvo buscando algo y finalmente llamo, dijo dos palabras y no vi más… supuse que era por trabajo y no le preste atención. Seguí en mi puesto, observando como Rick disfrutaba con los chicos y como Sophie seguía a sus compañeros de equipo. Y pensé en las palabras de Royce, en la importancia de los sueños, en cómo se veía Rick allí en su hábitat natural y en cómo sería si pudiera hacer sus sueños realidad.

CONTINUARÁ…

El miércoles nuevo capítulo 
Gracias a todos por leer y espero vuestros comentarios.
XXOO
Twitter: tamyalways


tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Lun Nov 30, 2015 12:16 am

Sigeee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Lun Nov 30, 2015 12:33 am

que bien por kate que haya pasado esa prueba...ya da muestra de ser la mejor... Thumb Thumb tremenda sopresa para ambos despues de dos semanas..ojala puedan pasar tiempo juntos...vamos a ver que sucede si rick se encuentra con espo..y la reaccion de gina luego del beso de kate y rick...nos leemos el miercoles.. Happy Clap Happy Clap Happy Clap

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 20

Mensaje por tamyalways el Mar Dic 01, 2015 9:35 pm

Buenos días chic@s. Estáis todos paranoicos, no os fiais de nadie. Que si no me fio de Gina, que si no me fio de Royce…vamos que no os fiáis de mi jaja. Dejémoslos disfrutar de su amor ¿no?
Gracias a todos por comentar, me encanta ver como os metéis en la historia tanto que veis cosas donde no las hay o ¿sí? Ya iremos viendo seamos pacientes.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 20

POV RICK

La tarde fue mucho mejor de lo que me esperaba y eso era porque tenía que incluir en la ecuación a una novia que estaba presente y con el uniforme de la academia estaba preciosa. Pero no solo ella era quien me tenía con el corazón a cien, también recordar buenos momentos. Recordé lo que era sentirse jugador y disfrutar de esas sensaciones y ver a los chicos que ahora eran mi presente, disfrutar con la experiencia, también me hacía mucha ilusión. Pero todo acaba en un momento u otro, la excursión había llegado a su fin y teníamos que marchar.
- Ha sido todo un éxito - dijo Gina acercándose con una sonrisa.
- Si… parece que han disfrutado, veremos si le sirve para algo todo el esfuerzo. Aunque con verlos así de felices, me conformo.
- Seguro que les sirve. Eres un gran maestro y un gran entrenador – dijo dándome un empujón en el hombro.
- Lo intento al menos – respondí riéndome y haciéndola reír a ella también.
- Perdón, interrumpo - dijo una voz a mi espalda. Cuando me giré encontré a una Kate algo enfurruñada, mirándonos con los brazos en jarras. ¿Estaba enfadada?
-No claro. Ya están todos los niños dentro del autobús. Ya nos vamos - dijo Gina por mí – hay sitio en el autobús si quieres venirte – le ofreció muy amablemente.
Yo me quede mirándola casi suplicándole que aceptara. No cambio una pizca su cara de enfado, pero acepto. Por lo que se marchó para abrazar a su hermana, quien le dejo sitio a su lado.
- Yo… - intente explicarle a Gina, señalando a Kate.
- Claro, no te preocupes. Los chicos están tranquilos y cansados, han dejado toda su energía en el campo.
- Gracias – le dije montándome en el autobús. Kate estaba sentada en la parte delantera con Sophie en el asiento de al lado, yo me senté en el asiento del otro lado del pasillo.
- Sophie.
- ¿Si? – respondió ella solicita.
- ¿Me cambias el sitio? – le pregunte guiñándole un ojo a la pequeña.
- Claro - dijo al mismo tiempo que salía disparada para sentarse con sus amigos. Ocupe su lugar y enseguida Kate miro hacia la ventana evitando mirarme o rozarme.
- Kate, ¿Qué pasa? ¿He hecho algo malo?
- No… - dijo dubitativa bajando la mirada a sus manos que estaban unidas en su regazo.
- Kate mírame, por favor. No sé qué hice mal para que estés así, pero si lo he hecho de verdad no quería hacer nada que te molestara.
-No has hecho nada Rick. Soy idiota, solo eso.
- ¿Qué? - dije sin entender. El cerebro de las mujeres me suena a una madeja de lana, si equivocas el inicio del hilo, ya puedes tirar el ovillo entero… no tiene arreglo.
- Estoy celosa… ¿vale? no me gusta Gina, ¿comprendes? - dijo muy seria, sacándome a mí una carcajada - si claro, tu encima, ríete de mí.
- No me río de ti cariño – le dije poniéndole un brazo sobre los hombros - La verdad es que cuando te deje el otro día en la Academia y te vi con ese morenito… yo también sentí celos - dije riéndome y haciéndola reír también a ella.
- ¡Que tontos somos! - dijo agarrando mi mano entre las suyas.
- No Kate, somos humanos. Y ese género es inseguro en todo, pero en pareja lo es aún más. Cuando no dependes solo de ti, sino de otra persona y de sus sentimientos, te sientes perdido e inseguro – pare para coger aire y mientras nuestras manos jugaban juntas seguí hablando -Yo quiero estar contigo, estoy seguro de ello, y sé que tú también quieres, porque si no, no estarías aquí, pero eso no resta que tenga miedo a que puedas enamorarte de otro con el que pases más tiempo.
- Rick, estoy segura de lo que quiero. Para mí sería más fácil dejarlo mientras este dentro… pero te necesito… quiero estar contigo. Y aunque a veces sea duro lo prefiero mil veces - dijo muy seria.
Eso no solo era una declaración de intenciones, sino claramente una declaración de amor, esa mujer me quería y yo a ella. ¿Por qué íbamos a meternos en enfados tontos debidos a los celos si los dos estábamos más que seguros de nuestros sentimientos?
El resto del viaje lo hicimos en silencio cogidos de la mano, dedicándonos miradas y algún que otro beso pero con la seguridad de que nuestra relación era algo por lo que los dos estábamos dispuestos a luchar.
Cuando el autobús nos dejó en el colegio, fui en un momento al vestuario, deje mis papeles y cerré el gimnasio, después de coger mi bolsa de deporte. Fuimos dando un paseo hasta casa de Kate, hablando por el camino con Sophie sobre lo que había visto y sobre la experiencia en sí. Estaba emocionada y le apetecía mucho llegar a casa para contárselo a su padre.
Jim recibió una llamada de Kate cuando el Sargento les había “soltado” y ya estaba manos a la obra haciendo una cena especial para recibir a su hija. Los veía bien juntos. Habían pasado por muchos malos momentos juntos, y me daba mucha pena pensar en todo lo que habían sufrido, pero verlos así… me gustaba.
- Bueno yo… mejor me voy y os dejo tranquilos para que os lo contéis todo.
- Que dices Rick... Tú te quedas a cenar con nosotros - dijo Jim dándole vueltas a algo que olía delicioso.
Me quede mirando a Kate, para saber lo que opinaba ella sobre eso, pero estaba muy ocupada metiendo el dedo en la cazuela que tenía su padre sobre el fuego. Iba a negarme, acababa de salir de la academia y necesitaría ponerse al día con su padre, no debía abusar, sé que merecía pasar tiempo también con su familia, y yo no quería molestar.
- Mejor os dejo que…
- Tú te quedas - dijo Kate mirándome fijamente muy seria. No podía negarle nada que me pidiera. Esos ojos me dejaban claro que me quería allí.
- Si, jefa - dije y ella me saludo con su saludo militar cuando paso por mi lado para subir las escaleras a cambiarse.
Estuvimos cenando juntos, como una familia. Todos los que estábamos allí teníamos a alguien en común, Kate, y todos la queríamos, es más, haríamos lo que fuera por ella. Era el foco de cada uno de nosotros, ella nos unía. Me sentía bien con ellos, me sentía como en casa.
Cuando acabamos de cenar, nos despedimos y nos fuimos paseando cogidos de la mano hacia mi casa. La ayude a quitarse el abrigo y ella se acomodó en la alfombra junto al sofá y la tele, sentada en el suelo, mientras yo iba a por unos refrescos y unas palomitas.
- ¿Qué te apetece hacer?
- No lo sé, estoy cansada.
- Quieres que veamos una película ¿Te apetece?
- Vale – dijo cogiendo un puñado de palomitas aun tibias.
- ¿Qué vemos? – Dije acomodándome a su lado - ¿Terror? ¿Drama?
- La verdad es que me da igual, solo quiero - dijo colocándose entre mis brazos, al tiempo que se abrazaba a mí, descansando su cabeza en mi hombro – sentirte cerca, saber que estas a mi lado.
- Bien - dije encendiendo la televisión con el mando sin más… estaban dando una serie de policías y ahí se quedó. Me dedique a acariciarle el pelo, la cara, besarla de forma suave y dulce durante un buen rato hasta que se respiración se hizo lenta y placida, dándome a entender que estaba dormida.
Después del día de hoy, de la excursión al que fue mi hogar, al que fue el lugar del nacimiento de mi sueño… mi pensamiento había cambiado. Ya no deseaba ser el mejor… triunfar como jugador. Fue mi sueño y ahí seguiría, pero sería simplemente eso, un sueño.
Nunca tuve una madre dispuesta y entregada a mí, ni amigos con los que divertirme, gente en quien confiar y por supuesto nunca tuve una mujer tan especial como Kate a mi lado. Con eso entendí que realmente se podía cambiar de sueños, lo de jugar al futbol paso a la historia, lo intente, no pudo ser, pero ahora era muy feliz con todo lo que me rodeaba. Los chicos, mi trabajo como entrenador, los nuevos amigos que estaba haciendo y por supuesto, ella.
La veía dormir y me sentí afortunado de tenerla en mi vida, apareció en el momento oportuno y cuando más falta me hacía el encontrar a alguien que me quisiera y me comprendiera. Poder sentirla así de cerca, el calor de su cuerpo sobre el mío hizo que me diera cuenta de que hay cosas de las que no he podido disfrutar en mi vida… cosas que casi ni sabía que existían.
Nunca antes había pensado en el amor, estaba tan obsesionado con el futbol, que no me daba cuenta de lo que me estaba perdiendo. Tengo lo que fue mi sueño ahí… en mi corazón, y me siento algo frustrado por ello, eso no puedo negarlo. Pero tengo claro que ahora no vivo solo por un sueño, por algo inalcanzable quizá, ahora sé que hay más cosas en esta vida que pueden hacerme feliz y la más importante está aquí ahora, apretada contra mi cuerpo… relajada a mi lado… y simplemente me hace feliz… ¿Hay algo más importante y bonito que eso? No lo creo.
Con ese pensamiento cerré los ojos y dejé que el cansancio de estos días, que el miedo, la añoranza por ella, hicieran su camino y me deje llevar por el sueño, por su calor… por el saber que cuando despertara aun estaría aquí.

Desperté al notar el movimiento de alguien junto a mí, el calor que me cubría, se movía y me acariciaba la cara haciéndome cosquillas. Abrí despacio los ojos, encontrándome con su mirada, esa que me volvía completamente loco y con la que soñaba cada noche en la que ella no estaba.
- Buenos días dormilón – dijo ronroneando como un gatito y gruñí removiéndome.
Ella siguió acariciándome la cara y el pelo, cerré los ojos de nuevo, me relaje y casi vuelvo a dormirme. Pero paró y note como se separaba de mí.
Protesté con un gruñido y abrí los ojos de nuevo, la vi, mirándome con una sonrisa, pero tras su mirada había algo extraño, una preocupación quizá… no sé, aun no la conocía tanto como para adivinar.
- ¿Está todo bien?
- Todo bien - respondió besándome suavemente. Cuando nos distanciamos un poco, comprendí que aún había algo en sus preciosos ojos que rondaba y no me decía.
- Está todo bien, de verdad - dijo volviendo a besarme.
Al instante, sentí su lengua junto con la mía, conectando de tal manera que la electricidad nos recorría por entero. Me perdí en ella, en ese beso y me olvide de todo. Porque una cosa tenía clara… iba a aprovechar cada momento a su lado.
Tiré de ella dejándola tumbada en el sofá, tumbándome yo encima con cuidado de no aplastarla y seguí besándola hasta que conseguí sacar un gemido de su boca.
Su cuerpo era un imán para mí, disfrutaba notando como se retorcía debajo de mí cuerpo para conseguir mayor contacto. Nos besamos con pasión, con amor, con ternura, con una adoración que hizo que nos desbordara la pasión. Quería hacerla mía aquí y ahora, no podía esperar más a sentirla plenamente, poder entrar en su cuerpo y sentirla totalmente mía.
Sentí como Kate tiraba de mi camiseta sacándomela por la cabeza y yo necesitaba sentirla a ella así que empecé a desnudarla. Estábamos perdidos el uno en el otro, perdidos en desnudarnos cuanto antes el uno al otro… deseosos el uno del otro… de la unión total y absoluta.
-Siento interrumpir chicos-dijo una voz desde la cocina.
Ambos dimos un salto y nos quedamos sentados en el sofá, tapándonos con lo que encontramos, que en mi caso fue la sudadera de Kate y ella mi camiseta. La situación era cuando menos cómica y así lo demostramos echándonos a reír mientras mi madre hacía lo propio desde la cocina. Aquello se estaba convirtiendo en una maldita costumbre.

CONTINUARÁ…

Gracias a todos por llegar hasta aquí, nos vemos el viernes con un nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Miér Dic 02, 2015 12:39 am

cuando no... siempre martha en los mejores momento...no esta de mas estar preparados para que alguien se interponga entre ellos...pero si prometes dejarlos disfrutar y permitirnos disfrutar..sera relajarnos con ese par...que buen cap..nos vemos el viernes... Happy Clap Happy Clap Happy Clap Clap Clap Thumb Thumb No War No War

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por castle&beckett..cris el Jue Dic 03, 2015 1:59 am

Siguee

castle&beckett..cris
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 5454
Fecha de inscripción : 20/03/2011
Edad : 25
Localización : Menorca..I LOVE NEW YORK..NYPD..RICK CASTLE & KATE BECKETT

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 21

Mensaje por tamyalways el Jue Dic 03, 2015 10:00 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo de la historia. Espero que lo disfrutéis 
Gracias a todos por seguir ahí y a mi compañera por su trabajo y crítica constructiva sobre mi trabajo. Te lo agradezco porque cada día aprendo más de todos vosotros.
Los personajes no me pertenecen…

Capítulo 21

POV KATE

No era la primera vez que nos sucedía, pero eso no lo hacía menos vergonzoso. Rick se levantaba y se abrochaba el pantalón que ya había conseguido deshacerle, cosa que era evidente por el sospechoso bulto de sus pantalones y luego cogía su camiseta para ponérsela. Yo mientras tanto me tape con mi camisa lo que pude.
- Hola madre - dijo Rick acercándose a Martha y besándola en la mejilla como si no hubiera pasado nada, no sé entendía cómo podía hacer eso. A mí me ardían las mejillas y otras partes de mi cuerpo por no haber terminado lo empezado.
Me levanté, coloque la camiseta y me quede allí sin mirarla directamente porque no podía hacerlo… la vergüenza del momento me lo impedía.
- Buenos días Kate - dijo Martha sentándose a mi lado, como si no hubiera pasado nada y eso me hizo preguntarme si es que estaban acostumbrados a esta situación.
- Hola Martha - dije mirando al suelo, aun sofocada por el momento de vergüenza y por todo lo demás.
- Darling no tienes que avergonzarte. No es nada malo divertirse y disfrutar de tu cuerpo. Tanto es así que ahora mismo me voy y os dejo
tranquilos, para que podáis acabar lo que habíais empezado - dijo guiñándome el ojo.
- Madre - dijo Rick regañándola, mientras venia con tres cafés en la mano, casi haciendo malabares con ellos.
- ¿Qué? No es la primera vez que… - empezó a decir, pero menos mal que Rick la interrumpió.
- Mejor lo olvidamos ¿vale?
- Vale, vale, pero es algo normal. No deberíais avergonzaros por ello.
- No lo hacemos, pero si vas a aparecer cada vez que…
- Avisadme para buscarme algún plan cuando estéis en casa. Yo no tengo problemas para dejaros la casa para los dos.
- No Martha, por favor, es tu casa…
- No, en realidad es de mi hijo – Rick intento cambiar la frase, pero Martha no le dejo hablar - Así que, si tengo que desaparecer, lo hago. Además, la vida es una fiesta para mí - dijo sonriendo mientras se levantaba y desaparecía.
Rick se sentó aún más cerca de mí y empezó a besar mi cuello haciéndome cerrar los ojos para evitar soltar un gemido de mi boca.
- Rick - protesté.
- ¿Qué? Podemos seguir donde lo dejamos, no te parece - dijo volviendo a besarme.
- Rick… por favor…
- Vale - dijo levantándose y sirviéndose otro café.
- ¿Esto os ha sucedido muchas veces? – pregunte intrigada.
- ¿Esto? – pregunto arrugando el entrecejo.
- Sí, lo de pillarte “in fraganti” – le dije algo molesta.
- Alguna vez ¿por? Kate, no he sido un monje hasta hoy, ya lo sabias.
- Se os veía muy tranquilos con la situación, acostumbrados.
- Contigo es la segunda vez - dijo riéndose, sin darle importancia.
- Gracias, lo recuerdo perfectamente.
- Y si Kate, ha pasado otras veces – dijo al ver como mi enfado iba subiendo de temperatura.
- Pensé que no habías presentado a ninguna chica a tu madre, tu dijiste... – le apostille al recordar una conversación de los dos.
- Y así es… - me respondió interrumpiéndome.
- Entonces, no comprendo… - intente decir. Algo no cuadraba allí.
- Era ella la que rebuscaba en su ropa para taparse. Es decir, era yo el que llegaba y…
- ¡Oh Dios! - dije evitando reírme.
- Así es, imagina mi situación. Porque eso, que ahora ella pase por lo mismo, no me da ninguna pena - dijo riéndose mientras se acercaba de nuevo, un poco menos tenso debido a sus explicaciones – Entonces, ¿todo bien?
- Mejor que bien - dije besándolo - ¿me llevas a desayunar?
- Claro… tú mandas. Pide y serás complacida.
- Bien - dije levantándome y tirando de su mano para ayudarlo a levantarse - quiero pasar el tiempo contigo, pero fuera.
- Vale. Podemos ir al parque… o al museo… o al cine… o a… - iba a seguir sugiriendo, pero a mí me apetecía improvisar… conocernos un poco mejor, saber de sus gustos, sus ideas, hablar y bucear un poco en la mente de ese hombre que estaba robándome el corazón.
- Rick… para, lo que surja ¿comprendes?
- Alto y claro jefa - dijo besándome - si tú estás conmigo cualquier plan es perfecto - dijo mirándome a los ojos.
Estuvimos andando sin ningún rumbo fijo, ni destino, solo disfrutando de nuestra compañía, de lo que veíamos, de lo se nos ocurría, fuera lo que fuera. Terminamos sentados en una cafetería en la que nunca había estado, se hallaba muy cerca del Central Park, y las vistas eran increíbles. Nos sentados muy cerca el uno del otro sin parar de dedicarnos miradas dulces, caricias y algún que otro beso perdido, mientras cualquier cosa nos parecía maravillosa.
- Me encanta la idea que has tenido…
- A mí también.
- Si, pero, también te gusta la Academia.
- Claro que me gusta, me metí allí voluntariamente.
- Si ya lo sé, yo tengo a los chicos y eso pero… supongo que mi vida durante la semana es muy diferente a la tuya – dijo a modo de recriminación, como si sintiera mal por aquello.
- Rick…
- No me quejo… de verdad. Quiero que seas feliz. Me gusta que seas feliz – se interrumpió a sí mismo y quiso cambiar de tema - Anda cuéntame algo. ¿Qué haces en el tiempo libre?
- Libre tengo poco y el que hay lo dedico a entrenar, sino no conseguiré las marcas que nos han puestos. Pero cuando necesito descansar leo…hablo con el resto… comparamos apuntes.
- Vale, ya no te envidio tanto - dijo haciéndome reír.
- Ya te dije que tampoco era para tanto. Yo lo hago con gusto porque sé a lo que me llevara… a cumplir mi sueño, pero… es duro en muchos momentos.
- Imagino…
- A veces olvido por todo lo que has pasado tú también para triunfar.
- Cuando uno tiene una meta, un propósito, es mucho más fácil.
- ¿Qué tal tu rodilla? – estuve evitando el tema desde que le vi, pero le vi tocarla un par de veces y pensé que podía estar molesto.
- Parece algo más relajada. No hago demasiado ejercicio, ya me entiendes - dijo moviendo las cejas sonrojándome - pero espero solucionarlo este fin de semana - dijo besándome el cuello y sacándome una risita.
- ¡Ey! que yo también… tengo mis necesidades, no solo tu - dije haciéndole un guiño.
- Entonces ¿qué hacemos aquí? - dijo de forma cómica levantándose como para salir a correr. Se sentó a mi lado de nuevo besándome.
Terminamos de comer en un pequeño bar de allí y luego cambiamos de lugar para tomar un café y un helado. Estaba siendo un día muy romántico y después de comer seguimos con nuestro paseo por Central Park.
Estuvimos paseando cogidos de la mano como una pareja más. Sonreíamos, nos besábamos, jugábamos, nos susurrábamos cosas… parecíamos dos auténticos adolescentes enamorados.
Acabamos sentados en el césped cerca de un árbol. Él se apoyó contra el árbol y yo me senté entre sus piernas dejándome recostar sobre su pecho. Sentía como me acariciaba el pelo haciendo que me relajara que me hiciera sentir amada con sus caricias tan suaves y tiernas.
- Rick…
- ¿Si?
- ¿Puedo preguntarte una cosa?
- Claro…
- ¿Alguna vez pensaste que podrías estar viviendo esto?
- ¿Esto? ¿A nosotros te refieres? No, no pensaba estar aquí tumbado en el césped junto a la persona más especial y única que he conocido nunca - dijo sinceramente, se notaba en su voz.
- Tonto - dije golpeándole la pierna en broma.
- Cuando volví a Nueva York, lo cierto es que no pensaba salir de mi habitación, pensaba simplemente que mi vida había cambiado y que ya no podría volver a vivir de una forma “normal”.
- Rick… - no sabía que decirle, el pobre pensaba que su vida había acabado y ahora me sentía algo responsable de ello y me preocupaba.
- Lo sé… era muy dramático, es cierto - dijo soltando una risa sarcástica, sin creer muy bien lo que nos estaba sucediendo - pero de verdad Kate, me sentía completamente hundido. Pero ahora eso ya no es importante, he pensado mucho estos días solo y si he de serte franco, ahora me siento bien, agradecido por lo sucedido, porque “gracias” a mi lesión, te conocí y estamos aquí juntos y que algún día podre volver a ser feliz.
- Eso espero.
- Kate lo que quiero decir es que no me imaginaba que me pasara nada bueno cuando llegue, lo veía todo muy negro y no veía motivo por el que seguir en pie, ahora es totalmente distinto, ahora estas tú y eres la “culpable” de mi felicidad.
- De verdad… ¿puedes ser feliz sin a volver a jugar?
- Bueno, eso ya… Kate… - lo sentí resoplar.
- Dices que eres feliz… que puedes serlo sin jugar, pero… yo lo pienso en mi caso y no creo que pudiera ser feliz sin cumplir mi sueño.
-Pero yo es que no puedo… - dijo levantando la voz y tensándose. Me levanté para poder encararlo. Lo vi nervioso y le acaricié tiernamente la mano para que pudiera entenderme, para que viera que no quería decir nada que le hiciera daño.
- Lo siento.
- No, yo lo siento Kate… no quiero enfadarme.
- Lo sé.
- Solo que… no puedo hacer nada para solucionarlo… solo quiero dejarlo atrás, porque no puedo hacer otra cosa.
- Lo siento, solo es que no sé muy bien cómo te sientes y quiero saberlo, sentirlo como tú para comprenderte mejor.
- Cuando estoy contigo Kate, todo desaparece y me siento bien, eso es lo que tienes que tener claro - dijo mirándome a los ojos y solo pude abrazarlo, porque sabía por lo que estaba pasando, porque quería ser su apoyo.
- Yo también estoy bien contigo.
- Lo sé… creo que deberíamos irnos.
- Sí, quiero ir a mi casa. Podíamos cenar allí y luego irnos de nuevo a tu casa. Si te parece bien.
- Prefiero…cenar en mi casa. Te dejo y ¿nos vemos luego?
- Claro - dije extrañada por su negación, pero supongo que necesitaba algo de tiempo a solas después de nuestra dura conversación. Solo esperaba que dejara esto atrás para poder volver a estar bien el tiempo que estuviéramos juntos.
Cuando llegue a casa Sophie vino a abrazarme pero enseguida me dejo para irse a dibujar, otra de sus grandes pasiones. Me senté con el tercer café del día en la cocina pensando y dándole vueltas a la conversación con Rick cuando llegó mi padre.
- Hola cariño - dijo besándome en la cabeza.
- Hola papa.
Se sirvió una taza de café y se sentó a mi lado. Estuvimos en silencio durante un buen tiempo hasta que mi padre acabo con ese silencio que para mí estaba bien pero por lo que se ve para él no lo era tanto.
- ¿Qué te pasa?
- Nada.
- A mí no me puedes engañar.
- Papa…
- Venga puedes contármelo.
- He tenido una conversación un poco dura con Rick y… me ha dejado pensativa.
- ¿Sobre qué?
- Sobre los sueños… sobre si seré suficiente para que él sea feliz.
- Si no lo eres, es tonto.
- Papa… yo os tengo a todos y aun así necesito hacer lo que hago.
- Lo sé cariño, pero lo suyo es diferente, él tiene que hacerse a la idea de que no puede cumplir su sueño.
- ¿Y si hubiera una posibilidad?
- ¿Lo dices por algo?
- He llamado a una amiga. Hay nuevas investigaciones y quizás…
- Kate ¿se lo has dicho a él?
- No.
- Creo que deberías comentárselo. Es su vida Kate no puedes hacer eso así… él debe saberlo.
- Lo sé…lo sé.

CONTINUARÁ…

Gracias a todos por seguir hasta aquí, nos vemos mañana con un nuevo capítulo.
Que tengáis un gran fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Vie Dic 04, 2015 1:04 am

sigue sigue sigue...nos leemos en el próximo... que dificil debe resultar para rick esa conversacion...y pobre kate queriendo ayudar y eso puede traerle problemas...amanecera y veremos... Clap Clap Clap Thumb Thumb Thumb

BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lo que hay detrás de los sueños-Tamyalways (Final subido)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 1:32 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.