Quiero una familia-Tamyalways-Final Subido

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 23

Mensaje por tamyalways el Jue Mayo 26, 2016 8:33 pm

Contenta de que os haya gustado el capítulo. Empieza una nueva etapa juntos. A ver como se les da y cuanto pueden aguantar yendo despacio jiji. Bueno gracias como siempre por estar ahí, y por los que se han unido nuevos. Sin más preámbulos…
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 23
POV RICK
Me desperté más temprano de lo normal al sentir algo que se movía a mi lado. Había pasado dos meses o más desde que no me levantaba con alguien a mi lado. Antes de eso me había pasado demasiado tiempo sin levantarme solo ni un solo día. La última fue Meredith pero antes de ella hubo muchas más no me gustaba la soledad y cada noche salía para no sentirme solo, de ahí que siempre amaneciera con una. Pero hoy era distinto, nunca antes en mi vida me había sentido así. Ojala pudiera despertar cada día y encontrarme a Kate pegada a mi costado y con su cabeza sobre mi pecho, era un día increíble, es más desde que Alex llegó a esta casa. ¡Alex!, tenía que levantarme y prepararle el desayuno, pero quería disfrutar un poco más de este momento, lo quería hacer eterno.
No podía evitar acariciarle tenía un piel tan suave que no podía dejar de tocarla. Poco a poco Kate fue moviéndose, se estaba despertando. Y recé como nunca en mi vida había rezado pero en este momento lo estaba haciendo para que Kate no se arrepintiera de nada de lo que paso ayer porque si no…no podría vivir sin poder tenerla cerca después de haberla besado, después de haber podido dormir a su lado toda una noche.
-Hey!-dijo mirándome.
-Hey!
-Pensé que lo había soñado-dijo sonriéndome y no pude evitar sonreírle y besarla suavemente agarrándole con amor sus mejillas para hacerlo más largo.
-No ha sido un sueño, y si lo ha sido por dios que no me despierte nunca.
-Castle eres muy exagerado-dijo riéndose.
-Me encanta verte sonreír-dije mirándole a los ojos-eres aún más hermosa si eso es posible.
Se puso roja como un tomate, intento ocultarse bajo las sábanas pero la destape por completo quería que supiera que era verdad, que lo decía muy en serio.
-Kate eres la mujer más increíble con la que he tenido el gusto de compartir cama.
-Que habrán sido muchas-dijo intentando bajar de nuevo la mirada, pero se la sostuve.
-Kate ninguna ha sido como tú, ni siquiera se han acercado. Eres una mujer increíble y te lo diré todos los días si hace falta para que te des cuenta de que lo digo en serio. Cuando te veo con Alex yo…no puedo quedarme más embobado. Eres una mujer increíble y eso que no te he visto aún desnuda-dije haciéndola reír.
-Entonces, a lo mejor cambias de opinión-dijo besándome.
-No, entonces a lo mejor me quedo ciego de ver tanta perfección.
-Castle eres un cursi y un exagerado.
-Si pero te gusto-dije mirándole con un poco de miedo.
-Si me gusta-dijo besándome con fuerzas, no pude más y nos giré quedando encima de ella y profundice el beso, sentí como mi cuerpo empezaba a reaccionar y no sé muy bien como pude pero me contuve-despacio recuerdas.
-Sí, pero no sabes lo difícil que es tenerte aquí así tan cerca y…dios vas a ser mi perdición.
-Espero que no, si no donde esta la diversión-dijo sonriéndome-ahora levántate y vístete. Hoy me toca hacer el desayuno por lo de anoche.
-No, yo me encargo, será mejor que subas y hables con Alex.
-Pero…
-La cena te toca a ti, eso que lo tengas claro-dije tirando de ella para que se levantara-y no bajéis hasta que entienda que lo sientes y que le quieres.
-Gracias-dijo besándome suavemente.
-Kate si necesitas algo allí arriba con él, estoy aquí.
-Gracias-dijo soltándome la mano y subiendo las escaleras, tenía miedo por como iría esa conversación, pero sabía que Alex finalmente entendería solo tenía que hablar. Con ese pensamiento salí al comedor y me dirigí a la cocina a hacer unas tortitas para acabar con cualquier mala cara por si la charla no funcionaba.
POV KATE
Entré despacio en la habitación, había llegado el momento. La charla de ayer fue difícil pero después de todo Castle podría llegar a entenderlo pero Alex, Alex solo era un niño. Me acerque a su cama, despacio demasiado despacio. Me senté en la cama, y le vi dormir. Se parecía tanto a su padre, bueno a Rick que parecía que de verdad tenía sus genes. Le acaricié la cabeza despeinándolo un poco. No sabía cómo podía querer tanto a ese pequeño, llevaba ya un par de años junto a él y quería pasar el resto de mi vida si era posible con él. Ojala hubiera podido ser su madre, aunque visto desde ahora si lo hubiera conseguido Alex no tendría el mejor padre del mundo, y yo no tendría a un hombre tan especial en mi vida.
-Alex-le llamé despacio.
-Mama-dijo sin abrir los ojos, no sé ni si quiera como me sentí al escuchar decirlo, pero sabía que no se refería a mí. Intentaba sacarle cosas sobres sus padres para que no los olvidara nunca, pero me costaba mucho sacarle cosas. Poco a poco se iría olvidando de ellos y la verdad es una pena.
-Alex, soy yo Kate.
-Kate-dijo abriendo los ojos.
-¿Estas enfadado conmigo?
-Yo…no viniste.
-Lo sé y quiero explicarme si me dejas.
-Sí, Rick me dijo que tenía que escucharte.
-Rick es muy inteligente-dije sonriéndole a la vez que le acariciaba-Alex ayer estaba triste y bueno a veces cuando estoy triste me gusta estar sola.
-Pero yo te hubiera ayudado.
-Sí, ya lo sé.
-Puedo hacerlo ahora.
-Bien-dije y Alex se acercó a mí y me abrazo con sus bracitos pequeños, el corazón estaba a punto de explotarme nunca en mi vida me había sentido así de feliz, era la persona más especial que había conocido en mi vida.
-¿Mejor?
-Si mucho mejor gracias.
-Kate porque estabas triste.
-Yo…bueno mis papas se fueron hace siete años.
-Oh.
-Sabes Castle me dijo que era bueno hablar de ellos acordarme de las cosas buenas y así no me pondría triste. Alex tu deberías también hacerlo.
-Yo…no me acuerdo.
-Seguro que sí, tú piénsalo. Pero ahora Rick esta haciendo el desayuno y tenemos que bajar antes de que se enfrié-dije levantándolo.
-Kate.
-Si.
-Te quiero mucho.
-Yo también Alex, yo también.
Bajamos las escaleras y en cuanto Castle nos vio me hizo una pregunta con la mirada, pero una sonrisa de ambos creo que le basto como respuesta.
-Alex ves a darle un abrazo a Rick.
Salió corriendo hacia Castle y se abrazó a sus piernas. Enseguida Castle lo cogió en brazos y empezó a besarle haciéndole reír a carcajadas, era una imagen que quería mantener en mi memoria para siempre.
-Alex ves a poner la mesa-dijo Castle dándole un trapo y un vaso para llevar.
Cuando me acerque a él me cogió por la cintura acercándome a él y me besó, fue un beso rápido para que Alex no nos viera pero no pude evitar sonreír y quedarme con ganas de más mucho más. Ya me estaba arrepintiendo de haberle pedido ir despacio.
-¿Todo ha ido bien?
-Perfecto-dije mirando hacia Alex-tienes el mejor hijo del mundo.
-En eso tienes razón.
-Y en qué no-dije provocándolo.
-Déjame pensarlo y ya encontraré algo-dijo haciéndome reír.
Nos sentamos ambos junto a Alex y disfrutamos de un gran desayuno, Alex parecía que poco a poco iba olvidándose de que estaba enfadado conmigo, se le veía como siempre alegre de estar junto a nosotros.
-Alex, que te apetece hacer hoy-dijo Castle.
-Yo…quiero ir al museo.
-¿Al museo?
-Si me dijiste que íbamos a ir.
-Oh si es verdad, entonces vamos al museo.
-¿Kate viene?
-Alex, cariño. ¿Quieres que vayas?
-Si pero si no puedes-dijo bajando la mirada.
-Cariño me encantaría ir contigo y con Rick-dije mirándole.
-Bien, entonces vamos-dijo ya más contento.
Me levanté y estuve colocando todo lo del desayuno, mientras Castle metía prisa a Alex para que se arreglara. Estaba de espalda lavando los platos, cuando sentí unos fuertes brazos abrazarme por detrás.
-Dios creo que no voy a poder estar ni dos minutos sin tocarte.
Me giré colocándome justo enfrente de él me puse de puntillas y le bese suavemente juntando nuestros labios en una caricia. Pasé mi brazo bueno por su cuello para profundizar más el beso.
-Dios como odio el brazo este.
-Jaja porque Kate qué harías con él-dijo moviendo las cejas.
-Ahora mismo golpearte con las dos manos-le dije haciéndome pasar por enfadada.
-yo creo que tendría mejor uso para ella-dijo besándome de nuevo, pero esta vez no fue un beso inocente, su lengua se introdujo en mi boca y no pude evitar soltar un suspiro. Era un besador increíble, y no tenía bastante de él. De repente sonó unos pasos por las escaleras y eso hizo que nos separáramos de repente corriendo.
-¿Nos vamos?-dijo Alex ilusionado y salimos de casa sin poder evitar estar frustrados de repente.
CONTINUARÁ…
El lunes nuevo capítulo, visita al museo. Veremos si Castle puede mantener las manos lejos de Kate, y si no como va a responder a sus caricias y besos Kate. No sé por qué pero creo que lo de ir despacio va a desaparecer pronto de sus mentes. Bueno espero vuestros comentarios XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 24

Mensaje por tamyalways el Dom Mayo 29, 2016 9:04 pm

Bueno pediros perdón por algunos errores ortográficos infantiles que tengo pero las prisas nunca son buenas y apenas tengo tiempo de revisar. Intentaré tomarme cinco minutos para releer jeje. En cuanto a escucharos, escucho vuestros gritos de MMMMM pero ya dije que ibais a tener que esperar. Además los capítulos ya están escritos los siguientes así que…poco puedo hacer jeje. Por lo tanto mañana no habrá M pero prometo un capítulo especial o por lo menos para mí. Sin más, daros de nuevo las gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 24
POV RICK
Estaba muy feliz, me encantaba venir a museo desde bien pequeño y ahora iba en la mejor compañía del mundo. Kate y Alex iban delante agarrados de la mano, era algo increíble. Después de lo de anoche pensé que a lo mejor iba a costarle más volver a recuperarlo, pero Alex era un niño especial por mucho que le hicieras y por mucho que quisiera estar enfadado no podía mantener odio dentro de su corazón, y eso era algo que envidiaba de él. Solo esperaba que lo pudiera mantener el resto de su vida, porque así pasara lo que pasara siempre podría estar tranquilo con cada acto que hiciera en la vida. Entramos en el museo y vi como Alex abría los ojos curioso por todo lo que encontraba a su alrededor, estaba disfrutando a lo grande y yo también, para que negarlo. Estaba observándolo como miraba fijamente un dinosaurio de gran tamaño, cuando Kate apareció a mi lado agarrándome la mano. No pude más que apretársela y sonreírle era ahora mismo el hombre más feliz del mundo.
-Estás muy pensativo.
-No solo disfruto viéndolo así de feliz-dije jugando con su mano.
-Castle, creo que debo pedirte perdón.
-¿Por?-le mire extrañado.
-Por dudar en un momento de que pudieras ser un buen padre, no podía haber tenido más suerte Alex.
-Gracias-le dije mirándole a los ojos, y en este momento solo quería besarla pero me contuve.
Estuvimos paseando un buen rato más por el museo cada cosa que veíamos nueva más parecía gustarle a Alex, era maravilloso verlo así. Yo también me uní a él en algunos momentos y Kate no dejaba de hacernos fotos y de reírse. Estaba siendo una tarde increíble y perfecta.
-Creo que deberíamos parar para comer-dijo Kate.
-Nooooo-dijimos Alex y yo a la vez poniendo morritos.
-Dios os parecéis tanto en algunas ocasiones-dijo Kate riendo-pero como aquí la adulta soy yo nos vamos a comer algo para reponer fuerza, vamos peques-dijo girándose y dejándonos allí a los dos.
Nos fuimos a una cafetería cercana y comimos con la voz de Alex en todo momento en nuestros oídos contando ilusionado todo lo que había visto y lo que más le había gustado. No paraba de hablar, nunca le había visto así.
-¿Ahora que vamos a hacer?
-Nos vamos a casa.
-Jooo-dijo quejándose.
-Alex, Kate ha prometido hacernos la cena, una cena increíble y si no estamos en casa como la va a hacer.
-¿De verdad?-dijo un poco retraído.
-De verdad Alex-dijo Kate acariciándole la mejilla-me toca a mí, ayer vosotros hicisteis todo el trabajo.
-Bien.
De repente sonó el teléfono de Kate y se levantó quedándonos allí sentados ambos, no podíamos dejar de hablar sobre lo bien que lo habíamos pasado en el museo. Cuando Kate volvió se sentó a mi lado de nuevo.
-¿Todo bien?-le pregunté bajito.
-Todo bien-me respondió con una sonrisa-era Lanie ya ha vuelto a Nueva York, está en el orfanato. Pensaba ir pero bueno me ha dicho que se encarga ella, así que podemos irnos a casa.
A casa, cuando dijo esa palabra no podía llenárseme más el corazón era tan feliz de escucharle decir eso a Kate, que debió de notarlo toda la cafetería porque me dolía la boca de tanto sonreír.
-Bueno entonces nos vamos.
Pagué la comida y nos dirigimos hacia casa, cuando llegamos Kate se metió en la cocina y yo me dirigí hacia arriba para duchar y preparar a Alex para la cama.
POV KATE
Me puse a hacer la comida, no sabía muy bien que hacer pero sabía que a Alex le encantaba la lasaña, así que me decidí por ella. Cuando estaba empezando a hacerla sonó la puerta de la calle, y alguien entró en casa. Cuando llegó a la altura de la cocina me di cuenta de quién era.
-Oh, hola Darling. ¿Qué tal todo?-preguntó Martha muy arreglada.
-Bien, gracias.
-Te toca la cena hoy.
-Sí, hay cena para más si quieres quedarte…
-Oh, por supuesto cena en familia me apunto.
-Bien. Oye en cuanto a lo de ayer yo…
-No lo digas hija ya te habrás disculpado bastante hoy, conmigo no hace falta que lo hagas. Sé que a veces necesitamos estar solos, es algo comprensible.
-Gracias Martha pero de verdad lo siento, hice daño a su hijo y a su nieto. Yo…-pero no me dio tiempo a acabar cuando aparecieron ambos corriendo escaleras abajo sonriendo y riéndose como dos niños.
-No hace falta decir nada más, me vale con verlos así-dijo Martha sonriéndome y no pude evitar devolverle la sonrisa.
-Madre-dijo Castle acercándose a ella y besándola en la mejilla, Alex hizo lo propio y le abrazo con fuerza-¿Puedo saber de qué hablabais?
-Cosas de mujeres.
-Oh, ¿y yo no puedo ser la excepción?-dijo poniendo morritos.
-Quizás si te vistes de mujer pues-dijo Martha tentándolo.
-Oh, creo que no tenéis nada que me valga-dijo Castle serio haciéndonos reír a todos.
-Kate-dijo Alex poniéndome sus manitas para que lo cogiera.
-Alex, Kate no puede cogerte tiene el brazo malo.
-OH, es verdad lo siento-dijo Alex triste.
-Ey cariño ven-dije acercándolo y poniéndome a su altura. Ya queda poco y luego no voy a soltarte nunca-dije besándole en la mejilla.
Una sonrisa apareció en su cara y me abrazo, era increíble dando abrazos casi tan bueno como Castle, como su padre.
Cenamos todos juntos, y por los visto la lasaña fue una muy buena elección porque todos disfrutaron de ella.
-A partir de ahora te toca cocinar a ti-dijo Castle casi chupándose los dedos.
-No ahora me toca a mí-dijo Martha.
-Oh no, no. Mejor no-dijo Castle aireando mucho las manos.
-No entiendo porque no quieres-dijo Martha riéndose.
Cuando acabamos Castle llevo a Alex arriba para acostarlo, le di mi beso de buenas noches y entre Martha y yo limpiamos los platos.
-Cariño debo de darte las gracias.
-¿A mí?-pregunté sorprendida.
-Sí, no sé qué es lo que has hecho, pero en mi vida he visto a mi hijo más feliz.
-Oh no Martha eso es gracias a Alex.
-No hija, tú has ayudado bastante, aunque no lo creas.
En ese momento bajo Castle y me miró extrañado como preguntándome si estaba bien, le sonreí para tranquilizarlo.
-Buenos chicos yo os dejo solos-dijo Martha de repente.
-Madre si has llegado hace apenas unas horas.
-La vida es joven hijo, hay que aprovecharla-dijo besándonos a ambos en la mejilla y saliendo de casa como un huracán.
-Hey, ¿estás bien?-me preguntó Castle.
-Si claro, como no.
-Mi madre bueno a veces puede…
-No tranquilo, ha sido una buena conversación, mucho mejor de la que merecía-dije bajando la cabeza.
-Kate, tú te mereces todo lo mejor-dijo acercándose a mí y abrazándome. Me encantaba sentir sus fuertes brazos sobre mi cuerpo, me sentía más segura y viva de lo que me había sentido en la vida.
-Castle eres un hombre increíble, ojala de verdad te hubiera conocido antes.
-Bueno el destino nos tenía reservado este momento para nosotros.
-¿En serio? ¿El destino?
-De verdad, ¿no crees en el destino? Kate yo sí creo. Creo que Alex y yo estábamos destinados a conocernos y que tú y yo…bueno ya sabes. Por qué no te sientas y nos tomamos una copa.
-Bien-me fui a sentar al sofá y Castle apareció con dos copas de vino en la mano. Las dejo encima de la mesa y se sentó tirando de mi para quedar pegados.
-Necesito sentirte-dijo Castle mirándome a los ojos mientras me acariciaba la espalda-necesito sentir que esto es real-dijo mirándome a los ojos y no pude evitar besarle, fue un beso lento, lento pero lleno de amor.
-Estoy aquí-le dije pasando mi brazo bueno por su torso para abrazarlo.
-Soy el hombre más afortunado del mundo por ello. Por tenerte cerca, por tenerte en mi vida.
Nos quedamos en silencio durante unos minutos abrazados disfrutando de la compañía del otro sin necesidad de movernos ni de hablar, no necesitábamos nada más.
-Kate.
-Umm.
-¿Qué quieres para Navidad?
-¿En serio?
-Si me encanta hacer regalos, hago los mejores regalos del mundo.
-¿A si?
-Si-dijo sonriéndome.
-Pues sorpréndeme.
-Oh, reto aceptado.
-Y en cuanto a Alex, ¿ya tienes pensado algo?
-Oh, sí. Pero no pienso decírtelo para que me lo quites-dijo serio.
-Dios Castle eres un crío.
-Sí, puede ser-dijo haciéndonos reír.
-Creo que deberíamos irnos a dormir.
-A dormir dormir-dijo moviendo las cejas.
-Si a dormir Castle.
-Bien, vale-dijo haciéndose el enfadado, como podía no adorarlo-mañana quiero decorar la casa para Navidad con Alex. Normalmente hago decoraciones impresionantes…
-Seguro-dije riéndome.
-En serio-dijo serio-pero esta vez quiero que sea especial. Quiero que lo hagamos juntos: tú, Alex y yo.
-Oh, bien. Os ayudare.
-Perfecto-dijo levantándose conmigo en brazos y llevándome a la cama sin parar de reír, era un hombre especial que había llenado mi vida de risa y amor. Que más podía pedir.
CONTINUARÁ…
Mañana nuevo capítulo, como he prometido será un capítulo algo sentimental pero para mí especial espero que os haya gustado este y os guste el de mañana. Para la semana que viene tendremos el primer capítulo M de la historia lo prometo y no será el único. Bueno espero vuestros comentarios como siempre que me sacan una sonrisa después del trabajo, sois increíbles. Por cierto también agradecer vuestras muestras de cariño en twitter que siempre se me olvida.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 25

Mensaje por tamyalways el Lun Mayo 30, 2016 8:34 pm

Bueno nuevo capítulo de la historia. Es un capítulo tierno aunque vemos al Caskett un poco alterado, alterado para bien jeje. Bueno daros las gracias por estar ahí siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 25
POV RICK
Me desperté por segunda mañana seguida el hombre más feliz del mundo. Sentí a Kate junto a mi pecho, su pelo me estaba haciendo cosquillas y se lo aparté con cuidado para no despertarla. Disfrutaba mucho de verla dormir. Era la mujer más hermosa del mundo, era muy joven pero aún así sus facciones denotaban la fuerza que había sacado tras una vida complicada. No podía dejar de mirarla ni de tocarla. Estaba locamente enamorado de ella y tenía ganas de gritarlo al mundo entero, pero había prometido ir despacio y no creo que eso sería ir despacio.
De repente Kate se movió y se separo de mi quedando con la espalda pegada en la cama, la sábana se le bajo lo suficiente para dejar al aire un poco de su piel. Su torso bien definido, tenía un cuerpo increíble que no podía dejar de desear. No me resistí y pasé mi mano por su suave piel. Era tan suave y cálida que me estaba empezando a volver loco.
-Hey.
-Hey-dije sorprendido.
-¿Te gusta lo que ves?-dijo de forma provocativa.
-Oh, me encanta-dije colocándome encima de ella y atrapándola entre la cama y yo.
-Castle-dijo advirtiéndome.
-Sh, no voy a hacer nada que no quieras. Dime lo que quieres Kate-y vi cómo me miraba con deseo.
-Bésame.
Bajé mis labios cerca, tan cerca de los suyos que sentía su aliento. Pero no le besé me quede allí esperando intentando sacarle de quicio. Rocé mis labios con su comisura y ella cerró los ojos con anticipación. Pasé mi nariz por su cuello como una caricia y sentí como su piel se ponía de gallina.
-Castle, por favor.
-Oh, estas muy necesitada-y me agarró fuertemente de la camiseta tirando de mi hacia sus labios. Nuestras lenguas se juntaron en una guerra. Fue el primer beso pasional que nos dábamos tanto que estaba empezando a querer más y más y no sabía si iba a poder parar. Kate empezó a pasar sus manos por mi espalda levantándome la camisa y tocando mi piel. Dios se sentía tan bien el sentir sus manos tocando mi piel que no podía más.
-Kate si no paras ahora no sé si voy a poder parar-dije separándome de ella y besando su cuello.
-No quiero que pares-me dijo cerrando los ojos fuertemente. En ese momento me separé sin poder creerlo.
-Lo dices en serio-dije mirándola a los ojos.
-Crees que estoy ahora mismo para bromas.
-No, si no vas a matarme-le dije volviendo a besarla.
La habitación estaba ardiendo, nuestros cuerpos estaban juntos muy juntos. El deseo que sentíamos en este momento era insuperable, apenas podía respirar. El corazón me iba a mil por hora y de momento solo nos habíamos besado. Kate me quito la camiseta y yo poco a poco empecé a subir la suya. Nuestros torsos se juntaron y nos hizo a ambos suspirar. Se sentía tan bien el roce de nuestros cuerpos que no podía parar y de repente…
-Rick…-dijo una voz a lo lejos.
-Dios Castle-dijo Kate empujándome.
-¿Qué?
-Alex te está llamando-dijo terminando de quitarme de encima y colocándose la camiseta.
-Joder, no puedo creerlo que oportuno es-dije resignándome.
-Castle deberías taparte-dijo mirando hacia abajo, y si mi amigo de ahí abajo había reaccionado normal después de tenerla tan cerca.
-Joder, ¿puedes ocuparte tú de él?, creo que necesito una ducha bien fría.
-Vale yo voy a ver qué le pasa, no te preocupes-dijo besándome en la boca y dejándome allí parado sin saber qué hacer.
POV KATE
Salí fuera de la habitación en busca de Alex. Estaba un poco alterada por el momento que había vivido ahora con Castle. Dios era un hombre increíble y nunca me había sentido así al estar con ningún otro hombre. Bueno quizás nunca había estado con un hombre, un verdadero hombre. Encontré a Alex en el final de las escaleras sentado y llorando con un peluche que compramos en el museo.
-Hey cariño ¿qué te pasa?
-Papa.
-¿Papa?
-Rick.
-Oh, ¿Qué pasa cariño?
-Tenía pupa.
-¿Pupa? ¿Has tenido un mal sueño?
-Si.
-Oh cariño-dije abrazándole-papa está bien.
Se acurruco junto a mi abrazándome sin dejar de llorar, le bese la mejilla y lo mantuve cerca de mí para intentar calmarlo.
-Papa.
-¿quieres verlo?
-Si.
-Bien vamos-dije cogiéndolo como pude y lo lleve a la habitación. Le deje en la cama allí metido entre las sábanas y me entré dentro del baño para llamar a Castle.
-Castle.
-Oh, no esperaba compañía pero la verdad no me importa-dijo asomándose y sonriéndome.
-Castle-le recrimine-Alex esta fuera llorando.
Apagó la ducha cogió una toalla colocándosela entre la cintura y se acercó preocupado a mí.
-¿Qué ha pasado?
-Ha tenido una pesadilla, ha soñado que le pasaba algo a su padre.
-Oh.
-Castle no me has entendido. Ha soñado con que te pasaba algo.
-¿Cómo?
-Te ha llamado desesperado, preguntaba por su papa, Castle preguntaba por ti.
-Oh-dijo con una sonrisa en la cara-me ha llamado papa. Es la primera vez y me lo he perdido-dijo algo más triste.
-Castle ahora te necesita ver.
-Sí, si es verdad.
Salimos ambos del cuarto de baño, a pesar de que había sido una charla seria no había podido evitar mirarle estaba muy bien la verdad, que digo estaba increíblemente bien. Lo vi acercarse a Alex y cogerle en brazos. En seguida Alex se agarró con desesperación a él.
-Alex estoy bien.
-Papa tenía pupa.
-Alex estoy bien, sh cariño-dijo abrazándolo y besándolo.
-Papa-dijo separándose de Castle y mirándole para ver que de verdad estaba bien, pero aún tenía lágrimas en los ojos, que Castle le quito con ternura.
-Alex, estoy bien. Estamos bien-dijo mirándome.
-Yo…
-Fue un mal sueño. Cuando te pase otra vez puedes bajar y dormir con Papa.
Alex asintió con la cabeza y se mantuvieron abrazados durante un rato más en la cama. Me costó mucho separarlo de Castle para que pudiera vestirse. No quería separarse de él, totalmente comprensible sobre todo después de haber perdido ya a sus padres.
-Alex, Castle está bien.
-Si. ¿No le va a pasar nada malo?-dijo triste.
-Alex no le va a pasar nada malo vale.
-Kate ¿tú vas a cuidar de él? Si detienes a los malos no le pueden hacer nada.
-Cariño yo os protegeré a los dos-dije abrazándolo y besándolo.
-Hey, vamos a desayunar que tenemos muchas cosas que hacer.
-¿Qué vamos a hacer?-y Castle me miro a mi sonriéndome.
-Vamos a decorar la casa para la Navidad.
-¿Si?-dijo con cara de ilusionado.
-si cariño, veras que guay.
-¿Pero habrá muchas luces?
-Todas las que quieras-dijo besándole le sien-porque no vas a lavarte las manos mientras Kate y yo hacemos el desayuno.
-Pero…
-Alex estaremos aquí cuando vuelvas.
-Vale-dijo levantándose algo más animado.
-Me ha llamado Papa-dijo Castle saltando en medio de la cocina como si le hubiera tocado la lotería. Me cogió por la cintura y me levanto dándome vueltas, se le veía tan feliz.
-Castle suéltame.
-Oh si, hoy es uno de los días más importantes de mi vida.
-Ya lo veo.
-Hasta ahora me sentía su padre pero…sentía como si él aún necesitaba algo más para que se sintiera mi hijo sabes y hoy por fin…me ha llamado papa-dijo con lágrimas en los ojos.
-Lo sé lo has conseguido cariño tienes un niño increíble que te quiere porque eres su padre-le dije acercándolo a mí y besándolo suavemente en la boca.
-Eres increíble Kate y…soy el hombre más afortunado del mundo por tenerte en mi vida y en la de Alex.
-Yo soy la afortunada.
-no eso seguro, no sabes cuantas se pondrían en tu lugar-dijo con su sonrisita en la cara, le di un golpe en el pecho.
-No seas tan listillo.
-Esta mañana parecía que te gustaba que lo fuera-dijo atrapándome entre él y el mostrador de la cocina.
-Si pero al final.
-Si al final hemos sido interrumpidos, no sabes lo que le ha dolido a mi amigo.
-¿A tu pequeño amigo?
-Jaja muy graciosa, cuando quieras te lo muestro-dijo subiendo las cejas
-Pues me gustaría verlo-dije escabulléndome de él.
-Um vas a ser mi perdición Katherine Beckett-dijo Castle resignado.
CONTINUARÁ…
El jueves un capítulo nuevo. Los próximos capítulos vendrá moviditos con conversaciones entre Kate y Lanie, conversaciones serias del Caskett y con un capítulo MMMM Bueno gracias por seguir ahí y espero vuestros comentarios.
XXOO.
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 26

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 02, 2016 2:43 am

Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 26
POV KATE
Castle empezó a sacar un montón de cosas para decorar la casa. No sé cómo pensaba poner todo. Si conseguía ponerlo no podría moverse ni Alex por la casa.
-Castle no podemos poner todo.
-Bueno, pero así podemos elegir lo que más nos guste.
-Si de ese montón que quieres poner.
-Esto, y esto también. Ah y esto.
-Todo vamos.
-No todo no, esta bola no. Bueno quizás si-dijo cogiéndola y colocándola en el árbol.
-Castle-dije riéndome.
-Me gusta-dijo poniendo morritos.
-Eres insoportable-dije dándole un golpe suave en el hombro.
-Alex ven a ayudarme a poner la estrella encima del todo.
-Si si-dijo saltando a los brazos de Castle.
-Bien-dijo subiéndolo-con cuidado Alex.
La colocó suavemente en todo lo alto quedando algo descolocado pero era perfecto. Habíamos estado toda la mañana preparándolo y aún quedaba mucho por preparar con la idea que tenía Castle en su cabezota.
-Bueno creo que lo tenéis todo controlado aquí. Voy a ir a ver a Lanie.
-Noooo-dijeron ambos poniendo morritos.
-Si chicos. Tengo que ir a verla y vosotros no necesitáis mi ayuda. Además con un solo brazo puedo ayudaros pocos. Así que dame un beso pequeño-dije a Alex pero cuando miré a Castle estaba con los morros puesto esperando un beso, dios era tan adorable. Alex me dio un fuerte abrazo y un beso y no sabía cómo despedirme de Castle estando Alex allí no quería confundirlo.
-Alex por que no vas a por el Papa Noel que está en la habitación de arriba.
-No allí no está.
-Si hazme caso lo deje allí.
-No mira está aquí-dijo sacándolo de debajo de una de las cajas vacías-no pude evitar reír al ver la cara de fastidio de Castle, no le había salido bien la jugada.
-Alex porque no me vas a por la chaqueta está en la habitación de abajo.
-Vale-salió corriendo, y antes de darme cuenta Castle estaba a mi lado besándome con ganas muchas ganas. Coloque mi mano buena en su cuello para profundizar el beso.
-Dios no sabes cuánto lo necesitaba.
-Me imagino-digo sonriéndole-la próxima vez búscate una mejor excusa.
-Es que tengo un niño muy listo-dijo sonriéndome-no tardes mucho ya te estoy echando de menos.
-Eres un cursi.
-Si un cursi que te gusta mucho.
-Nos vemos luego-dije dándole un beso rápido en los labios.


Llegue al orfanato lo más rápido posible, necesitaba hablar con Lanie de muchas cosas. Los días que había estado fuera habían sido días increíbles en lo que todo había cambiado, y ahora necesitaba hablarlo con alguien sino me iba a volver loca. No sé qué sentía por Castle pero me hacía sentir bien, me hacía sentir especial y eso hacía que tuviera miedo. Era una persona tan especial que tenía miedo a cagarla y perderlo. Y luego estaba Alex, tenían que ir con pie de plomo si no queríamos que él saliera escaldado. Alex era lo más importante para ambos y un factor importante en nuestra relación. Pasará lo que pasara Alex se vería afectado por cada decisión que tomáramos, y eso era lo que más miedo me daba. No podíamos hacerle daño por eso intentaba mantener a Castle a raya mientras Alex estuviera delante no quería confundir a nuestro pequeño. Si lo de Castle y yo salía mal no quería que afectara a mi relación con Alex, no podía vivir sin él en mi vida.
Llegue a la puerta del despacho de Lanie, cogí aire y golpee la puerta. Cuando Lanie me dio permiso para entrar abrí la puerta lentamente y entré dentro. En cuanto Lanie me vio se acercó a mí a abrazarme.
-¿Qué tal tu tía?
-Mejor gracias a dios. ¿Qué tal todo por aquí?
-Bien-dijo sin poder evitar sonreír.
-Huy huy. Esa sonrisa…
-¿Qué?
-Por cierto ¿que te ha pasado en el brazo?
-Una larga historia.
-Por cierto donde estabas anoche. Llegue y no estabas y no has venido en toda la noche. ¿Ha ligado la dura Kate Beckett?-dijo en broma, pero al ver mi cara se puso como una loca-¿has ligado? En serio ¿con quién?
-Yo… no sé de qué hablas.
-Venga, hacía mucho que no te veía sonreír así, además has dormido fuera.
-Podía haber estado trabajando.
-Pero no por tu respuesta. Así que Katherine Beckett, ¿Quién es él?
-No hay nadie. He dormido en casa de Castle, insistió mucho tras mi accidente.
-¿Con Castle?
-Que buena amiga eres. Te digo que he tenido un accidente y ni me preguntas.
-No juegues conmigo.
-Ya te he dicho, como no estabas quería que estuviera con alguien por si necesitaba ayuda.
-Si claro. No puedo creer que compartas techo con él y no te hayas tirado a sus brazos.
-No todos somos como tú.
-Ya y gracias a dios no todos somos como tú. Dios Kate no has visto cómo te mira.
-¿Cómo me mira?
-Kate está loco por ti. Le pones mucho eso está claro, te come con la mirada. Pero luego cuando habla contigo, cuando te ríes…no sé te mira de una forma especial.
-¿De una forma especial?
-Dios si no lo has visto es que estas ciega. Solo tú podrías vivir bajo el mismo techo con él y no hacer nada-dijo ofuscada.
-Y si te digo que le he besado.
-Porque vamos si yo fuera tú ese hubiera sabido ya quien es Lanie Pari… ¿qué?
-¿Qué, qué?
-¡¡Que has dicho!!-dijo con una cara de sorpresa total, tuve que aguantarme las ganas de reírme a carcajadas.
-Am nada que le he besado.
-¿Qué le has besado?-dijo gritando-y lo dices así como si nada pero dios mío no me lo puedo creer-dijo levantándose abrazándome y casi se pone a saltar no paraba quieta.
-Lanie solo te he dicho que le he besado o nos hemos besado y te pones así.
-Pero hay más ¿No?
-Bueno no sé qué será para ti más. Nos hemos besado alguna vez más y dormido-remarque esa palabra bien-juntos.
-¿Qué? dios mío esto mejora. Kate Beckett dime que…
-No, no. Es pronto.
-¿Qué es pronto? Para eso no hay tiempo. Porque para ti no es un ligue más y ya está ¿No?
-No, quiero decir no sé cuánto durara si dura pero…por eso no quería acostarme con él ya. Porque no sé quiero algo más antes.
-Oh cariño estas en una relación.
-No hemos hablado de ello, pero… queremos ir despacio. Ya sabes que ahí otra persona implicada.
-Alex.
-Si. Y de momento queremos mantenérselo oculto.
-¿Por qué? Estará feliz.
-Y si no sale bien, y si se acaba tan rápido como ha empezado como le sentaría a Alex. Prefiero estar algo más segura antes de…
-tienes miedo y es normal.
-Me gusta estar con él y perderlo solo pensarlo me da miedo, pero encima este Alex si acabamos mal.
-Castle no te separara de él solo porque acabéis mal.
-Pero a lo mejor yo no puedo estar cerca de él si todo acaba mal. Lanie no quiero que nadie salga herido en esto y menos Alex.
-Lo sé cariño-dijo abrazándome-pero no sabes que pasara de aquí a unas horas, unos días. Por eso disfruta del momento Kate, que estos pensamientos no te afecten porque si no al final serán los que os separen.
-Gracias Lanie.
-Bien ahora que hemos hablado de lo malo. Como besa.
-Lanie.
-Venga yo me lo merezco, solo como besa de momento luego querré todos los detalles-dijo haciéndonos reír a ambas.
-Es muy bueno-dije sonriendo-nunca me había sentido así antes.
-Normal antes solo estabas con niñatos. Él es un hombre.
-Bueno a veces no lo parece. Tenías que verlo jugar con Alex-dije con una sonrisa.
-Dios Kate tenías que verte ahora estas sonriendo como una adolescente enamorada.
-Nooo.
-Venga ya por como hablas de él no puedes negarlo.
-Lanie estamos empezando algo, no sé muy bien qué pero es pronto para eso.
-Si tú lo dices, pero ya te digo yo que estáis ambos locos el uno por el otro y el tiempo me dará la razón.
-Si tú lo dices.
-Oye si necesitáis canguro para…
-Lanie.
-Vale, yo solo para cuando lo necesitéis.
-Esta noche volveré a casa.
-Oh no por mí no lo hagas.
-La condición era por no estar sola. Ahora está en casa así que no tiene sentido.
-Háblalo con él, creo que encontrara otra excusa para que te quedes-dijo sonriendo-estaré bien. Por lo menos quédate esta noche también, yo tengo que quedarme aquí hasta tarde para rellenar mucho papeleo y para recuperar tiempo con mis chicos.
-Yo también debería hace mucho que…
-Kate está bien, es normal. Pero sé que no te olvidas de ellos.
-Intentaré traer a Alex el fin de semana para que este aquí con todos.
-Perfecto. Tengo ganas de verlo-dijo abrazándome de nuevo antes de que yo saliera por la puerta.
Estuve saludando a todos los voluntarios y trabajadores y me quede una hora más por allí jugando y hablando con los peques. Hasta entonces no me había dado cuenta de lo que los había echado de menos. Ya era tarde, cerca de la hora de la cena y decidí que había llegado el momento de marchar. Tenía ganas de ver a mis dos hombrecitos ya.
CONTINUARÁ…
Mañana nuevo capítulo de la historia y se va acercando el capítulo MMMM ya queda menos. Bueno daros las gracias por estar ahí y espero vuestros comentarios con un minuto que saquéis para comentar estoy muy feliz.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 02, 2016 8:21 pm

Espero que os guste, aunque como estáis tan ansiosos por el M no creo que lo disfrutéis jaja. Si este capítulo no es M ya lo aviso para que no os desilusionéis después. Bueno daros de nuevo las gracias a todos por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 27
POV RICK
Estaba terminando de hacer la cena, y había mandado a Alex a recoger todos sus juguetes y a lavarse las manos cuando la puerta se abrió. Solo podían ser dos personas o mi madre que ya llegaba de algunas de sus fiestas o Kate a la que le había dejado mi llave para que no tuviera que llamar a la puerta. Tenía que hacerle una copia para ella, para mí era algo normal pero tenía miedo de que ella pensara de qué iba demasiado rápido así que prefería no tentar a la suerte. Cuando la persona entró dentro de mi campo de visualización no pude evitar sonreír. Me seque las manos en un paño y salí a su encuentro. La rodeé con mis brazos su pequeña cintura y la besé en los labios suavemente manteniendo nuestros labios unidos el máximo tiempo posible. Solo había estado unas horas fuera y le había echado mucho de menos, le necesitaba cerca y tenía miedo a que llegara el momento en que volviera a su casa que estaba seguro que estaba llegando. La excusa de estar sola se había acabado, Lanie había vuelto. Solo esperaba que no se fuera esta noche necesitaba sentirla cerca por lo menos una noche más. Sabía que no se iba lejos y para siempre, pero una parte de mí tenía miedo a dejarla marchar, a que se rompiera la burbuja que había creado estos días.
-Te he echado de menos-no pude evitar decirle.
-Castle han sido, que ¿tres horas?
-Para mí ha sido un mundo-dije sin poder evitar besarla de nuevo.
-Va a venir Alex, luego seguimos-dijo con cara de pillina que me volvía loco-Dios Castle os a quedado fantástico-dijo al ver como habíamos decorado la casa-eso si prepárate para la factura de la luz-dijo haciéndonos a los dos sonreír.
Vi cómo se desprendía del abrigo y la bufanda y se dirigía hacia el salón fui detrás de ella, tenía que preguntárselo. No podía estar esperando toda la noche y cuando pensara ya que se quedaba cogiera y se marchara. Lo necesitaba saber ya.
-Kate yo… ¿te vas a quedar esta noche?-pregunté mirando hacia el suelo, me daba miedo su respuesta.
-¿No quieres que me quede?
-Yo claro, solo que como fue porque no estaba Lanie y…
-Castle si quieres que me quede me quedo.
-Claro que quiero-dije acercándome a ella con una sonrisa.
-Pero solo será por esta noche, quiero decir puede haber otras…ya me entiendes pero tengo que volver a mi casa.
-Lo entiendo, aunque no me gusta-dije volviendo a agarrarla y acercarla a mí para abrazarla.
-Yo también quiero-dijo una voz desde mi espalda.
-¿Qué?-pregunté sin entender.
-Abrazo-dijo levantando sus bracitos. Lo cogí en brazos y lo puse entre los dos para que todos estuviésemos unidos como una auténtica familia.
-Kate ¿te quedas esta noche?
-Si cariño, vamos a cenar juntitos y me enseñas todo lo que habéis hecho.
-Bien-dijo levantando el puño en señal de victoria haciéndonos reír a los dos adultos.
Estuvimos cenando entre risas por como Alex le explicaba a Kate todo lo que nos había pasado me encantaba verlos a los dos allí juntos en casa y mi lado.
-Si papa, se ha caído.
-¿Te has caído?-dijo Kate intentando evitar reírse.
-Sí y me duele el culo-dije haciendo que ambos se rieran a carcajadas-jaja que graciosos sois.
-O sea que me he perdido lo bueno.
-Bueno será mejor que recoja todo esto, y vosotros mejor os vais al comedor que me tenéis muy contentos-dije levantándome para recoger los platos.
-Ves a darle un beso a papa, que está triste-escuche a Kate decirle a Alex y no pude evitar sonreír. De repente apareció mi hombrecillo por detrás y me tiró del pantalón para que me agachara. Cuando lo hice mi dio un fuerte abrazo y fuerte beso que hicieron que no parara de sonreír durante todo el rato que estuve limpiando los platos.
Cuando acabé me dirigí hacia el salón, y allí estaba Kate junto a Alex. Kate estaba sentada en el sofá con Alex encima de ella tumbado y con los ojos medio cerrados. Kate le estaba cantando bajito una canción que nunca antes había escuchado pero por lo que parecía a Alex le relajaba bastante.
-Se ha quedado dormido-dije sobresaltando a Kate.
-Oh.
-¿Le cantabas?
-Sí, bueno en el orfanato solía funcionar así que-dijo en un movimiento de hombros.
-Eres un cajón de sorpresas, incluso cantas bien y amansas a los niños-dije haciéndola reír, cogí a Alex de su cuerpo, levantándolo y llevándolo a su habitación había sido un día largo y era normal que estuviera agotado. Cuando baje las escaleras me encontré a Kate de pie mirando por la ventana, de espaldas a mí. Me acerque con cuidado a donde se encontraba y le abracé por detrás. Enseguida Kate se apoyó en mí.
-¿Estas bien?-le pregunté depositando un suave beso en su sien.
-Ahora si-dijo apoyándose en mí beso.
-Kate sabes que puedes hablar conmigo ¿no?
-Si lo sé-dijo girándose-tengo miedo.
-¿Miedo?-dije preocupado y sorprendido.
-De que no salga bien, de que nos hagamos daño. De que le hagamos daño a Alex.
-Oh. Pero también puede salir bien, Kate quiero que esto salga bien. Necesito que salga bien.-dije mirándole a los ojos.
-Dios Castle, esto es tan complicado-dijo abrazándome y apoyando su cabeza en mi pecho.
-Es complicado si queremos hacerlo complicado. Kate déjate llevar. No pensemos en lo que pueda salir mal porque si no…si no, no vamos a disfrutar de esto-dije señalando a ambos.
-Lo sé-dijo besándome suavemente-pero…
-Ni peros ni nada, quiero disfrutar del momento.
-Y yo pero necesito decirte algo.
-¿Y luego disfrutamos de esto?-dije sonriéndole pillamente.
-Si te lo prometo.
-Vale, dilo rápido-dije besándole el cuello y haciéndola reír. Cuando se puso seria me miró a los ojos por unos segundos y luego bajo la mirada-Kate ¿Qué pasa?
-Yo…seguramente te haga daño.
-¿Qué?
-No lo haré queriendo, pero suelo hacer daño a la gente que quiero no sé…yo…
-Kate hagas lo que hagas estaré aquí.
-No lo creo.
-Kate.
-Bueno, da igual, solo espero que si ese momento llega puedas perdonarme y entiendas que nunca, nunca te haría daño queriendo.
-Lo sé Kate. Y no te puedo prometer que yo no te vaya a hacer daño, pero intentaré hacerte feliz todo el tiempo que estemos juntos-dije besándole la mejilla.
-Bien.
-Todo claro-dije sonriéndole pícaramente.
-No, necesito algo más antes.
-Bien dime-dije al verla que lo que quería decir era importante, lo noté en cómo se separó de mí.
-Yo…si al final no funcionase, yo…solo espero que no me alejes de él.
-Kate pase lo que pase, nunca te alejaré de él-dije levantándole la cabeza-me oyes nunca.
-Pero… si te hago daño y me odias.
-Kate nunca podría odiarte, podría enfadarme contigo sí, pero nunca odiarte.
-No podría estar lejos de él.
-Lo sé porque yo tampoco, y si te siente más segura si te lo prometo, pues haya va. Katherine Beckett te doy mi palabra de que nunca te alejare de él pase lo que pase. Lo quieres por escrito porque si quieres-dije haciendo amago de ir a por papel y boli.
-No está bien-dijo riendo y tirando de mi hacia ella.
-Bien, por donde íbamos-dije besándole de nuevo el cuello.
-Creo que deberíamos tener otra clase de charla en otro lugar-dijo mirándome con picardía. No pude evitarlo la levanté en volandas y la lleve hacia la habitación.
-Está segura de esto.
-Si Castle, estoy segura-dijo besándome.
-Bien espera un momento.
-¿Adónde vas?-dijo mientras yo salía de la habitación a toda prisa.
Volví al cabo de un rato con un montón de velas, que fui colocando por la habitación. Kate estaba en el baño, preparándose así que decidí encenderlas para cuando saliera se viera la habitación, de otra manera. Si era un cursi y un romántico, pero era una noche especial. Había tenido muchas otras noches, y con otras muchas mujeres pero esta era especial. Kate era especial, y era nuestras primera vez juntos. No podía evitar estar nervioso me sudaban las manos, dios parecía un crío, pero el poder estar con ella, el sentir su cuerpo junto el mío tenía que ser algo maravilloso. Estaba en esos pensamientos cuando escuche la puerta del baño. Cuando me giré vi a Kate mirando la habitación con una sonrisa en la cara.
-¿Te gusta?
-Es precioso-dijo sonriéndome.
-Bueno no suelo currármelo mucho.
-Bueno conmigo nunca se lo han currado tanto, tampoco.
-¿Ni si quiera tu primera vez?, yo me acuerdo que intente que pareciera todo tan romántico y al final acabó siendo un desastre-dije sonriendo haciéndola reír.
-Creo que en este momento prefiero que no me hables de otras mujeres y tú…ya sabes.
-Oh si claro, lo siento.
-Ven-dijo haciéndome un gesto con la mano para que me acercara a ella.
En dos pasos estaba delante de ella con mis brazos rodeando su cintura y mi frente junto a la suya. Nos besamos en un primer momento lento, con amor y poco a poco por nuestro deseo ese beso empezó a hacerse cada vez más descontrolado y pasional.
-Hazme el amor-me dijo Kate al oído y me volví loco, yo hoy era su esclavo. Todos sus deseos estaría deseoso de cumplir.
CONTINUARÁ…
El lunes nuevo capítulo, llega el esperado capítulo M y espero no decepcionaros para mí son algo complicados escribirlos aunque ya llevo uno cuantos. Solo espero que os haya gustado este y que os gusten los que quedan. Espero vuestros comentarios, me siento rara sin ellos.
XXOO
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 28

Mensaje por tamyalways el Dom Jun 05, 2016 9:17 pm

Bueno llegó el día tenemos el primer capítulo M de la historia muy esperado por vosotros. Para las personas que no le guste leer este tipo de fics decirles que no afecta a la historia el capítulo que se lo puede saltar tranquilamente. Bueno este es el primero capítulo M, tengo otros dos capítulos M para esta historia escritos ya que llegaran próximamente. Además seguramente tenga que escribir alguno más porque queda mucha historia por escribir. Creo que de los tres que he escrito este es el que menos me gusta, espero no decepcionaros tampoco he escrito muchos fics M para escribirlos bien jiji. Bueno sin más…
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 28
POV RICK
Me acerque a ella la bese. Era lo que quería hacer durante toda la noche besarla y besarla. Me encantaba sentir sus labios sobre los míos, sentir como su lengua se enredaba con la mía, me encantaba sentir su aliento dentro de mi boca. La acerque a la cama con cuidado haciendo que se sentara en ella y poco a poco la fui tumbado quedando yo encima de ella. Nuestros cuerpos unidos salvo por la ropa que llevábamos aún puesta. Pasé mi nariz por su mejilla bajando hasta su cuello.
-Me encantas como hueles, me vuelves loco Kate-y ella solo suspiró cuando besé su cuello. Un beso tierno y suave. Seguí un poco hasta su oreja mordiéndola despacio el lóbulo. Kate ante mi toque arqueo su cuerpo hacia arriba, un gesto inequívoco de que le gustaba. No pude evitar sonreír sobre su cuello.
-Rick demasiada ropa.
-Despacio Kate. Quiero disfrutar de cada momento, de cada parte de tu cuerpo-le dije mirándole a los ojos, esos ojos que me tenían loco por que no sabía muy bien de qué color eran, pero en este momento ante la luz de las velas y llenos de deseos eran oscuros muy oscuros, completamente negros.
Abrí un poco su camiseta solo los dos primeros botones, lo justo para poder meter mi nariz en el hueco de su cuello, el cual volví a besar. Deje suave besos allí, y continué investigando su cuerpo para saber qué era lo que le gustaba, que era lo que le hacía volverse loca. Me tomé un descanso de mi investigación por su cuerpo para besarla de nuevo en los labios, necesitaba sentirla. Nuestras lenguas se juntaron y Kate tiró de mí con su brazo bueno todo lo pudo para acortar la poca distancia que había entre los dos. Sentí su mano en la cinturilla de mi pantalón y metió la mano por dentro de mi camiseta subiendo y bajándola por mi espalda. Dios se sentía tan bien por fin sentir su piel tocando la mía, casi tan bien como poder tocar yo la suya. No pude evitar soltar un gemido ante su toque, yo también la necesitaba tanto pero quería hacerlo bien. Quería hacerle entender que esta vez era distinto, que con ella era distinto. Me hacía sentir con ganas de amarla y protegerla para el resto de mis días.
Me separé lo justo para poder mirarla a los ojos, esos ojos negros llenos de pasión que me miraban deseosos de que le tocara. Y así lo hice. Le abrí los botones restantes quedándole la camisa abierta. Su torso desnudo y su pecho cubierto por un sujetador negro de encaje fue lo que me recibió. La miré con deseo hasta que no pude más. Empecé besando un mordiendo su hombro bueno, recibiendo de ella un gemido. Satisfecho empecé a bajar tirando los tirantes hacia abajo por su brazo junto a la camisa, y fui dejando un reguero de besos por su brazo hasta llegar a la palma de su mano. Con el otro brazo hice lo propio pero con algo de cuidado por medio de su herida aún tapada. Me levanté sobre un brazo y con una mano le quite el broche del sujetador.
-Buena práctica.
-Bueno tengo alguna-dije sonriéndole.
Le besé despacio de forma lánguida y cuando me separé fui bajando por su barbilla y su cuello hasta llegar donde todavía estaba puesto su sujetador se lo quité con cuidado dejando al aire, sus pechos pequeños y turgentes. Eran perfectos y tenían muchas ganas de probarlos así que no espere más y bajé mi boca sobre uno de ellos. Empecé pasándole la lengua a lo largo de él, provocándola. Y después me centré en su pezón. Me lo metí en la boca y lo chupe y mordí a partes iguales, volviéndola loca. No paraba de empujar con su mano mi cabeza para conseguir más rocé, más toque. Levanté la cabeza unos segundos y no pude evitar sonreír al verla llena de placer. Me levanté un poco y le besé el cuello suavemente. Después volví a besarle justo detrás de la oreja, dejándole recuperar el aliento.
-¿Estas bien?
-Que si estoy bien, estoy increíble-dijo mirándome con amor.
-Bien porque esto solo acaba de empezar-dije mirándole pícaramente.
Y volví a bajar ocupándome del otro pecho. Volví a besarlo a morderlo volviéndola de nuevo loca. Pero no estuve demasiado tiempo allí y Kate dio un suspiro de desesperación que me hizo sonreír. Fui bajando despacio por su cuerpo centrándome en su fuerte torso. Estaba increíble, tenía un cuerpazo del que tenía unas ganas increíbles de disfrutar. Pasé mi lengua por su estómago introduciendo mi legua en su ombligo. Estaba empezando a subirme la temperatura a la vez que me acercaba a donde más me necesitaba ella. Estaba empezando yo también a perder la paciencia viéndola como se deshacía ante mis caricias.
-Castle tienes mucha ropa-dijo empujándome para que me levantara, se incorporó y poco a poco me quitó la camiseta pero los botones se resistían así que tiró de ambos lados haciendo saltar los botones. Tiró de mi cabeza hacia abajo juntando nuestros labios. La pasión empezaba a consumirnos a los dos. Me tumbe encima de ella juntando nuestros cuerpos desnudos, pecho con pecho haciéndonos a ambos suspirar.
-Dios te necesito ya Castle.
Y no lo dude más yo también la necesitaba ya. Así que abrí sus pantalones a la vez que ella abría los míos y bajándolos ambos a la vez. Nos miramos y nos sonreímos nerviosos el momento se acercaba a pasos agigantados. Volví a tumbarme encima de ella y pasé mis manos por su costado y por sus piernas. Coloque mi mano en el interior de su muslo, acercándolo suavemente y despacio hacia sus partes íntimas. Estaba tan caliente y mojada que tenía las bragas empapadas. Las hice un lado y le toque a la vez que le besaba en el cuello. Kate soltó un gemido al primer toque. Introduje un dedo dentro de ella haciéndola estremecerse.
-Te necesito.
Volví a besarla a la vez que seguía tocándola e introduciéndole un dedo en su interior. Pasado un rato lo acompañe tocándole el clítoris, Kate inmediatamente se arqueo en busca de más contacto, se agarró a mi espalda buscando el mayor contacto posible. Cuando me di cuenta Kate nos había dado la vuelta.
-Como coño has hecho eso.
-No sabes todavía mucho de mí-dijo sonriéndome, joder estaba tan sexy ahora mismo que no sabía si iba a poder aguantar mucho más. Se sentó a ahorcajadas sobre mí y empezó a bajarme el calzoncillo, dejando libre mi erección. Se quedó mirándola con deseo.
-¿Te gusta lo que ves?
-No está mal.
-Que no está mal-dije un poco ofendido haciéndola reír.
Me beso de nuevo haciéndome suspirar. Nuestros cuerpos completamente desnudos estaban tan juntos tan pegados que no podía aguantar mucho, la necesitaba. Así que nos di la vuelta colocándome encima de ella. La mire a los ojos pidiéndole permiso para poder conectarnos y Kate me respondió besándome y colocando sus piernas en mis espalda presionándome. La besé con todo el deseo que podía y me introduje dentro de ella haciéndonos gemir a ambos. Me quedé parado esperando a que se adaptara a mí. Nos quedamos mirando a los ojos y Kate me mordió el labio inferior volviéndome loco.
-Castle-dijo empujando mi culo con sus fuertes piernas-necesito que te muevas.
Y no necesité que me lo dijera dos veces, empecé a moverse despacio dentro y fuera, y cada vez más rápido necesitaba sentirla y cada vez necesitaba ir más y más rápido. Cada gemido de Kate me volvía cada vez más loco. Estaba a punto de estallar pero necesitaba que ella viniera conmigo. Empecé a utilizar los conocimientos de antes. Empecé a besarle por el cuello y justo detrás de la oreja. Vi como a Kate se le aceleraba el pulso sentí como estaba a punto también. Baje mi mano colocándola entre nuestros cuerpos tocando su clítoris haciéndola explotar de placer y llevándome con ella. Acabamos ambos exhaustos. Me levantó de encima de ella, colocándome de espalda en la cama al lado de ella.
-Ha sido increíble.
-Si lo ha sido.
Me acerque a ella y la besé suavemente acariciándole la mejilla. Volví a colocarme encima de ella volviéndola a besar y a tocarla, acariciándola.
-Castle, por dios espera un poco.
-Yo no lo necesito. Estoy preparado para más-dije sonriéndole.
-Dios eres increíble-dijo riéndose y besándome, empezando la segunda ronda.
CONTINUARÁ…
Mañana tendremos las consecuencias de la noche, es decid el despertar y quizás alguna charla de chicas jaja. Bueno como siempre espero vuestros comentarios y daros las gracias por estar ahí y para los del twitter.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 29

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 06, 2016 8:38 pm

Bueno pues aquí tenemos ya un nuevo capítulo para seguir con la semana. Empiezan las vacaciones así que podré escribir mucho más rápido, necesito avanzar rápido con ella.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 29
POV KATE
Me desperté y lo sentí pegado a mi espalda, completamente desnudo piel con piel. Había sido la noche más especial de mi vida. Nunca me había sentido así de querida y de viva. Estando a su lado, recibiendo sus besos y sus caricias me sentía más viva que en toda mi vida. Podía perfectamente acostumbrarme a esta vida, a una vida junto a él y a Alex. Me revolví y me coloque frente a él estaba completamente dormido. Su pelo ese que tanto tiempo había querido tocar y descolocar, estaba todo descolocado le hacía parecer aún más sexy. También tenía un poquito de barba. Desde que lo conozco nunca le había visto así, tan poco cuidado pero eso le hacía estar tan sexy. Le besé suavemente en la comisura de su boca, y fui bajando hasta su oreja.
-Umm es la mejor forma de despertarme de todas-dijo aún con los ojos cerrados.
-A mí me gustó más la del camping-dije pellizcándolo.
-Auch, ya rompiste la magia-se quejó alejándose de mí y poniendo morritos.
-Oh entonces será mejor que me levante-dije haciendo el amago para levantarme. Pero antes de poder ni si quiera mover un músculo tiró de mí de nuevo a su lado.
-Ni si quiera lo pienses. No sales de aquí en todo el día-dijo poniéndose encima de mí.
-Castle te olvidas de un pequeño detalle.
-Te prometo que aguanto.
-No-dije riéndome-no me refiero a eso, aunque me gustaría verlo.
-¿Entonces?-me miró con cara de pillo.
-Entonces, Alex.
-Oh es verdad. Pero es temprano todavía podemos disfrutar un poco de la mañana.
-Si claro-digo y lo siento besándome con pasión.
Nos besamos y nos acariciamos debajo de las sábanas más por necesidad de saber que era todo real que por pasión. Al poco tiempo nos separamos y nos quedamos mirándonos a los ojos.
-Kate eres increíble.
-¿Te gusto?-le pregunté un poco con timidez, yo tenía poca experiencia en comparación con él y bueno tenía miedo a no haber estado a la altura.
-Kate, fue increíble. Lo digo en serio, nunca me he sentido así. Además aunque no lo creas me encanta y disfruto mucho conociendo con que disfruta la otra persona-dijo con una sonrisilla de listillo.
-Muy gracioso.
-Y a ti, ¿te gusto?-dijo un poco inseguro.
-Castle eres el único hombre con el que he estado. Los demás eran unos críos.
-No has respondido a mi pregunta.
-Sí, me ha gustado. Me ha gustado mucho. Me has hecho sentir segura, querida, deseada. ¿Cómo no me iba a gustar?
Bajo su cabeza juntando nuestros labios en un beso suave lleno de amor y de deseo. Se levantó sobre un brazo y empezó a acariciarme el pelo y la mejilla. No pude evitar cerrar los ojos me sentía tan bien, eran tan tierno conmigo que sentí unas ganas terribles de ponerme a llorar. Desde hace mucho nadie me había tratado así con tanta ternura y no era de la misma forma. Me había acostumbrado a estar sola, bueno sola, sola no. Tenía a los chicos, y a Lanie pero…no era lo mismo.
-Ey ¿estás bien?
-Perfectamente- digo besándolo.
-Oh el brazo no te habré…
-Castle ni yo me he acordado de él. Además qué coño ya estoy bien. Me cansé de él.
-Kate hace tres días o así que te dispararon.
-Ya pero tampoco es para tanto.
-Kate si es para tanto yo…tengo miedo de que me vuelvan a llamar y me digan que…
-Castle-digo colocando suavemente mi mano en su mejilla-no voy a ir a ningún lado.
-Bien porque no sabes lo que me costaría vivir una vida sin ti-dijo mirándome a los ojos y me di cuenta de que lo decía totalmente en serio.
-Castle yo…
-Shh, solo bésame-dijo juntando nuestros labios.

Hicimos de nuevo el amor y con un poco de lucha conseguí que dejara levantarme para preparar el desayuno. Después de una noche llena de pasión y mucho pero que mucho movimiento me dolía la herida más de lo normal y decidí tomarme una aspirina para poder mantener el dolor. No quería que Castle se sintiera culpable por lo tanto intente ocultárselo lo mejor posible. Me quité el cabestrillo y estiré un poco el brazo para liberarlo un poco de estar tanto tiempo en la misma posición. Estaba en esa cuando Castle llegó a donde estaba y me beso justo detrás de la oreja haciendo que los pelos se me pusieran de punta con un mínimo toque suyo.
-Hey, ¿todo bien?
-Si-mentí-el desayuno hasta casi listo.
Castle cogió un trozo de tocino metiéndose un cacho en la boca y se acercó a mí ofreciéndome el otro lado.
-Castle con tocino no queda igual.
-No seas aguafiestas-dijo como pudo para que no se le cayera de la boca.
-Bien-dije agarrando la otra parte con cuidado picándole. Castle se desesperó y me agarro de la cintura atrayéndome hacia él y volviendo a juntar nuestros labios. Me estaba acostumbrando tanto a esta rutina que lo iba a echar de menos cuando me fuera. Y luego estaba lo de Alex. Si seguíamos así iba a ser imposible poder ocultárselo. Si Lanie nos viera diría que somos dos adolescente llenos de hormonas.
-Castle, un poquito de espacio-dije mirando hacia las escaleras.
-Pero no está.
-Si pero si seguimos así cuando venga yo…
-Vale, lo intentaré aunque soy adicto a tus besos. Y eso es culpa suya señorita-dijo sonriéndome pícaramente.
-¿Papa?-se escuchó una voz desde las escaleras.
-Estamos aquí Alex.
Alex bajo todavía con cara de sueño y con su peluche de león en la mano. Últimamente no se separaba de él parecía que lo tenía pegado al cuerpo.
-Buenos días Alex-le dije acercándome para besarlo.
-Buenos días Kate-dijo todavía perjudicado por el sueño.
-Hola grandullón.
-Hola papi, ¿Qué hay de comer?
Miré a Castle todavía se le ponía cara de tonto cuando le llamaba papa, se le caía la baba. Se notaba que le quería tanto, tanto como yo. Ambos haríamos lo que fuera por él, ambos daríamos la vida por él si fuera necesario.
-Bueno aquí Kate ha sido la cocinera así que creo que ella lo explicara mejor.
Desayunamos viendo los dibujos, disfrute mucho de la interrelación entre ambos. Eran una auténtica familia y después de mucho tiempo me sentía parte de una. Cuando acabamos y recogimos todo cogí a Alex y me lo lleve al orfanato de visita. Castle se quedó tenía una reunión con su editora tenía la presentación del libro pronto. Lo había aplazado con todo lo de Alex, no quería que la prensa lo metiera en todo esto y además quería centrarse en él. Pero ya no podía alargarlo más y posiblemente tendría que hacer una gira aunque él ni tenía muchas ganas de ella y menos ahora con Alex en casa. Cuando llegamos Alex enseguida se fue con unos chicos a jugar y yo me fui a ver a Lanie. Cuando entré en su despacho la vi que estaba muy ajetreada con todo el papeleo que se le había ido acumulando a lo largo de estos días.
-Ummm ¿Qué haces aquí Julieta?
-Bueno traía a Alex pero lo he perdido por el camino.
-Oh, ya no quiere a su tía.
-Um creo que tiene otros planes mejores.
-Oh eso ha dolido. Y tú que vienes a refregarme tu felicidad.
-A no, lo siento si quieres me voy-dije girándome pero antes de dar un paso.
-Ni se te ocurra irte sin contarme antes todo-dijo Lanie y no pude evitar sonreír, no podía evitar enterarse de todo.
-No yo no quiero molestarte con mis cosas ya sabes tienes mucho que hacer y…
-Katherine Beckett…
-Vale, vale como quieras.
-Lo has…
-Si.
-¿De verdad?
-¿Qué? Porque te sorprende tanto, no soy una monja.
-Ya, ya. Quiero decir ¿cómo dijiste que querías esperar?
-Bueno y he esperado. Hasta las 24 horas de haberlo besado por primera vez.
-Joder que gran reto, te ha tenido que costar mucho-dijo irónicamente.
-No quería aguantar Lanie. Lo necesitaba, lo necesitábamos. Además tarde o temprano iba a pasar así que…
-Pues mejor no perder el tiempo. ¿Y?
-Y ¿Qué?
-Que, que tal. No puedes venir aquí a refregarme que has ligado con un tío increíble y no decirme que tal.
-Bueno la noche ha sido larga, pero no me hubiera importado que lo fuera aún más.
-Dios, en serio ¿es tan bueno como dicen?
-No sé lo que dicen de él y me da igual. Lanie fue…increíble nunca me había sentido igual con nadie.
-Me alegro mucho de verdad Kate y joder ahora mismo te odio.
-Yo también te quiero Lanie.
-¿Cuándo vais a contárselo a Alex?
-No lo sé. Creo que es pronto para saber cómo va a ir todo. Necesitamos algo de tiempo para ver si esto funciona. No quiero, no queremos que Alex salga herido de todo esto.
-Lo entiendo pero Kate ambos sois mayorcitos y sabéis que puede salir bien o fatal. Que puede durar un día, un mes, un año o toda la vida. El momento perfecto nunca llegará.
-Puede que tengas razón, pero quizás al menos necesite unos días para pensarlo. A lo mejor al volver a casa y al trabajo los eche menos y me decida a decírselo pero de verdad necesito pensarlo.
-Piénsalo pero de verdad no va a cambiar mucho si se lo decís ahora que dentro de un mes, si esta de ocurrir de todas formas el niño puede terminar sufriendo.
-Lo sé-dije acomodándome en el sillón, tenía miedo pero desgraciadamente Lanie tenía razón si empezábamos algo no tendríamos el control sobre hacerle o no daño a Alex. Ya no habría marcha atrás.
CONTINUARÁ…
Hasta el jueves ya no habrá nuevo. Daros gracias a todos por vuestros comentarios y hoy en especial daros las gracias que casi siempre se me olvida a la gente de Twitter por sus menciones, comentarios, favoritos y retweet. Gracias de verdad y espero vuestros comentarios jiji. Nos vemos el jueves que tengáis un feliz semana XXOO.
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiero una familia-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por rikala el Mar Jun 07, 2016 7:39 am

Esta historia es tan fresca que se lee en un momento de lo adictiva que llega a ser Very Happy Very Happy

Sigue así porque me encanta!! Happy Clap Happy Clap
avatar
rikala
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 2043
Fecha de inscripción : 16/07/2012
Localización : Conquistando el mundo ù.ú

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 08, 2016 8:33 pm

Bueno un nuevo capítulo de la historia. Le tengo tanto cariño a esta historia por todo lo que me está dando que me va a costar soltarla, acabarla. Por el camino habrá momentos en los que me querréis matar pero por favor dadme algo de tiempo, creo que sé dónde quiero llegar y por ello necesito alargar esto. Gracias en especial a Rikala por su comentario. Empezamos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 30
POV KATE
Estaba trabajando en la comisaria, había pedido trabajar a jornada de mañana mientras Alex estaba en el colegio durante las dos semanas que Castle estaba fuera. No había podido evitar irse de gira y yo me había ofrecido para quedarme en su casa con Alex. Ya solo quedaban dos días más y volvería, le echaba mucho de menos. Vendría justo casi para pasar las Navidades. Le habría justado llevarse a Alex pero entendió que necesitaba ir a clase y no quería que faltara más ya había empezado demasiado tarde como para hacerle perder dos semanas más de clase. Yo me ocupé lo mejor que pude de Alex. Echaba mucho de menos a su padre pero hablaba dos veces al día con él, y esos momentos los disfrutaba lo máximo posible. Después de acostarlo hablaba yo con Castle y ahí era cuando más me daba cuenta de lo que lo extrañaba. Tenía ganas de abrazarlo y besarlo no podía evitarlo.
Estaba acabando el papeleo antes de ir a recoger a Alex, era viernes y tenía ganas de que llegara el fin de semana porque le había prometido que lo llevaría al orfanato con Lanie y los chicos mientras yo estaba trabajando. No podía pedir más días si quería disfrutar de algún día de los de Navidad para estar con ellos. Nunca desde que mis padres murieron había tenido tantas ganas de celebrarlo. Sí que lo celebraba por los chicos pero para mí intentaba pensar que era un día más porque me dolía recordar los buenos momentos navideños con mis padres.
-Kate te queda mucho-dijo mi compañero Espo apareciendo por detrás.
-No, ¿Por qué?
-Necesito tu ayuda con algo.
-Puf, ¿no puede esperar?-dije mirando el reloj.
-Yo…si claro lo siento.
-No que pasa, parece importante.
-Me preguntaba si podías echarle un ojo a un caso que vamos a tener que cerrar porque no tenemos ninguna pista.
-Si quieres dame una copia y cuando pueda le echo un vistazo.
-Oh muchas gracias, es que ya no sé qué más hacer. Si para Navidad no tenemos nada quedará cerrado y tendremos que pasar a otra cosa, y no dejan de entrar casos así que no podemos darle mucho tiempo.
-Haré lo que pueda-dije recogiendo el archivo y levantándome para recoger. Llegaba tarde para recoger a Alex del colegio.
Recogí a Alex y estuvimos comiendo fuera y tomando un helado. Luego pasamos la tarde juntos jugando y leyendo libros, hasta que llegó la hora de cenar y prepararse para irse a dormir. Lo ayude a ducharse y luego preparé algo de pasta para cenar. Una vez que terminamos de cenar lo lleve hacia su habitación lo acosté y lo arrope mientras marcaba el número de Castle para que hablara con Alex.
-Alex ahora te paso a papa.
-Bien.
Me aleje un poco para hablar con Castle a solas antes de dejárselo a Alex. Alex aprovecho para seguir leyendo su libro, pero se le veía ya cansado se le cerraban los ojitos. Así que intente hablar lo justo con él luego podría hablar más y mejor.
-Castle al habla-contestó enseguida.
-Hola-dije sonriendo al escuchar su voz.
-Hola hermosa, ¿Qué tal todo por ahí?
-Bueno tu peque tiene ganas de hablar contigo pero está muerto de sueño.
-Tengo poco tiempo, ahora voy a tener una entrevista en la tele.
-Oh entonces te paso con él.
-¿Te puedo llamar luego cuando salga?
-Si no es muy tarde.
-Intentaré hablar poco, pero ya me conoces eso es casi imposible.
-Jaja, si ya. Bueno te dejo con Alex.
-Kate.
-¿Si?
-Te echo de menos.
-Yo también.
-Tengo unas ganas increíbles de estar con los dos.
-Y nosotros Castle. Te estamos esperando.
-Te…un beso.
Me imaginaba que era lo que iba a decir y me hubiera encantado que lo dijera aunque no fuera el mejor momento, lo echaba tanto de menos que dios…lo necesitaba cerca. Le lleve el teléfono a Alex para que hablara con su padre y yo mientras tanto fui al baño. Cuando salí Alex estaba riéndose de algo que le estaba contando su padre. Se le veía tan feliz.
-Vamos Alex es hora de dormir.
-Vale, te quiero papa.
-Y yo a ti cariño, hazte caso de Kate.
-Vale un beso.
-Un beso grande.
Cuando colgó Alex me dio el teléfono y estaba casi llorando.
-Hey ¿Qué te pasa?
-Le echo de menos.
-Lo sé cariño, pero estará en casa pronto.
-Pero…
-Alex, él te quiere mucho y no nos puede ver mal. Así que venga una sonrisa-dije haciéndole cosquilla.
-Vale, vale-dijo riéndose.
-Bien, ahora a dormir, mañana tendrás que ir temprano a ver a la tía Lanie y a los chicos.
-Vale.
-Un beso-me dio un beso fuerte y me dio un abrazo.
-Hasta mañana peque.
-Hasta mañana Kate-dijo cerrando los ojitos.
Bajé las escaleras y me senté en el sofá dispuesta a ver la entrevista que Castle iba a dar para promocionar su libro. Le echaba tanto de menos que el simple hecho de verlo por la televisión hizo que me pusiera nerviosa. Encendí la televisión y ahí estaba la presentadora de turno, la rubia tonta que cualquier cadena quiere para subir la audiencia. Pasado unos minutos estaba ya presentando al famoso escritor Richard Castle.
“Hoy tenemos con nosotros al famosos escritor de misterio y uno de los solteros de oro de la ciudad, Richard Castle” todo el mundo rompió en un fuerte aplauso cuando Castle entró en el plató. Se le veía muy sonriente en todo momento. Estaba tan guapo que ahora más que nunca lo necesitaba. Le dio dos besos a la presentadora y esta se abrazó a él como una lapa, se me calentó la sangre de tal manera que si hubiera estado allí no sé qué hubiera pasado. Ya se sentaron cada uno en su sitio y empezó la entrevista.
-Bueno Richard, encantada de que estés de nuevo aquí.
-Igualmente Isabela, estas mucho más guapa que la última vez-dijo Castle con su sonrisa seductora.
-Oh, todo un caballero. Bueno Castle ¿Qué se te paso por la cabeza para escribir este libro, y sobre todo este final?
-Bueno no queremos estropeárselo a nadie, Isabela. Pero quizás necesitaba algo nuevo en mi vida, me aburría ya escribir sobre Derrick.
-Muchos dicen que se te acabaron las ideas que hasta aquí hemos llegado.
-No, os aseguro que hay Richard Castle para largo. Tengo la inspiración, muy pero que muy cerca.
-¿Eso es porque tienes alguna musa cerca?
-Digámoslo así.
-Oh, o sea no tengo nada que hacer para conseguir invitarte a cenar esta noche.
-Bueno a una cena nunca digo que no-todos rompieron a reír a carcajadas.
-¿Podemos decir que Richard Castle tiene el corazón ocupado?
-Bueno ahora está más que ocupado, pero si te refieres a una mujer. Bueno hay alguien especial.
-Oh, háblame de ella.
-De verdad preferiría no hacerlo Isabela. Ella… no creo que le guste todo esto. Y no voy a hacer nada por perderla.
-Bueno no hablemos de ella, pero que tiene que tener una mujer para volverte loco.
-Me gustan que se rían, que sean fuertes y luchadoras. Que luchen por lo que quiere y por las personas que quieren.
-Oh, qué bonito. ¿Meredith no tenía esas cosas?
-Oh, Meredith. Era divertida, no puedo decir nada malo de ella pero queríamos cosas diferentes.
-¿Cómo tener un hijo?
-Bueno entre otras cosas-dijo algo triste.
-Te has convertido en padre, como es esta etapa para ti.
-Bueno soy muy feliz creo que eso se me nota. Pero soy muy protector con las personas que quiero y nunca permitiré eso sí quiero dejarlo claro, que se le meta en este mundo o se le persiga a mi hijo. Es un menor y tiene sus derechos, y si se les roba los derechos a un niño ese tendrá que vérsela conmigo en un juzgado.
-Eres un gran padre Castle.
-Bueno intento mejorar cada día.
-Bueno vemos que Castle tiene ya una vida formada, pero aun así veré si consigo convencerlo para cenar conmigo-dijo haciendo reír a todos-bueno Castle ha sido un gusto volver a conversar contigo. Espero que la novela sea todo un éxito y que no nos hagas esperar mucho para la próxima.
-Eso espero-dijo sonriendo-ha sido todo un placer estar aquí con vosotros y en especial contigo Isabela. Y bueno espero que disfrutéis del último libro de Derrick Storm.
Todo el mundo rompió en un aplauso para despedirlo. Había hablado de mi pero sin hacerlo. Era un hombre increíble, ver cómo nos había protegido a Alex y a mí me hizo recordar porque estaba con él, porque le necesitaba tanto. Apagué el televisor y me fui a la cama. Me tumbe en ella y esperé su llamada, llegó cinco minutos después y eso me hizo sonreír.
-Hey.
-Hey.
-¿Dónde estás?
-En tu cama-escuché un suspiro por su parte y no pude evitar sonreír-¿Y tú?
-Cenando con Isabela ya sabes no podía perder la oportunidad-dijo riéndose.
-Eres un cabrón.
-Sí, sí. Pero un cabrón que te gusta. Te echo de menos.
-Yo también.
-Kate prometo que en cuanto vuelva y pase las navidades vamos a tomarnos unos días para nosotros tres. Quiero que vayamos a algún sitio en el que podamos pasar tiempo juntos sin separarnos para nada.
-Bien.
-Mañana nos vemos, no sabes las ganas que tengo de veros a los dos.
-Y nosotros Castle.
-Kate.
-¿Si?
-¿qué llevas puesto?
-Hasta mañana Castle-dije sin poder evitar reírme. Colgué el teléfono con una sonrisa enorme en mi cara. Solo quedaban unas horas para poder volver a vernos.
CONTINUARÁ…
Mañana nuevo capítulo de la historia, Castle vuelve a casa. Espero que os guste la historia y que os siga gustando hasta el final, ya tengo una idea de por dónde van a ir las cosas, solo necesito escribirlas jiji. Bueno gracias a todos y a los de twitter también y espero vuestros comentarios para poder escribir como una loca.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 09, 2016 8:29 pm

Bueno nuevo capítulo de la historia, espero que la disfrutéis es el recuentro de estos tres. Gracias por vuestros mensajes de apoyos y yo sigo en ello escribiendo para poder acabarla y darle un buen final a esta historia. Pero no os preocupéis que quedan muchos, muchos capítulos más y eso es gracias a vosotros que hacéis que quiera alargarla lo máximo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 31
POV KATE
Estábamos esperando como locos a que llegara Castle. Alex había pasado la mañana en el orfanato mientras yo trabajaba. Se lo había pasado muy bien pero ahora ambos estábamos ansiosos por que se abriera la puerta y apareciera Castle, de que por fin volviera a casa. Me costaba reconocerlo pero me había echo mucha falta estos días. Le había echado mucho de menos, apenas llevábamos unos días juntos y más de la mitad los habíamos pasado separados. Había sido un infierno, y necesitaba besarlo y abrazarlo. No querría soltarlo en días.
Para que el tiempo pasara más rápido decidimos jugar a un juego, pero de vez en cuando no podía evitar mirar la puerta de la entrada a ver si por fin se abría, pero no había medio. Se estaba retrasando y casa vez me estaba volviendo más y más impaciente.
-Kate te toca-dijo Alex llamando mi atención.
-Oh, sí cariño.
-No te gusta el juego.
-No, quiero decir ven. Quiero un abracito.
-Oh-se levanto y lo cogí en brazos sentándome en el sofá con él en brazos y abrazándolo fuerte.
-Te quiero mucho Alex.
-Y yo a ti Kate-dijo besándome la mejilla y haciéndome sonreír.
Tan absorto estaba mirándolo y abrazándolo que no escuchamos la puerta de casa solo el carraspeo de Castle desde detrás del sofá llamando nuestras atención, cuando lo miré me quede paralizada. Estaba tan guapo, y lo había echado tanto de menos que por un momento me dio tanto miedo. Tenía miedo a lo que sentía por él. Se había ido por una semana y le había echado ya tanto de menos.
-¿Qué? ¿Así me recibís?-dijo Castle con una sonrisa.
-Papi-dijo Alex saltando de mis brazos y saliendo corriendo a abrazar a su padre.
-Alex te he echado mucho de menos.
-Y yo papi-dijo abrazándolo fuerte y llenándolo de besos.
-Voy a tener que irme más de casa-dijo en broma.
-No-dijo triste Alex.
-No cariño, no me voy –dijo abrazándolo y besándolo.
Me levanté y no sabía muy bien cómo actuar, tenía tantas ganas de besarlo y abrazarlo. Pero estaba Alex y no sabía cómo…
-Alex porque no vas a lavarte las manos, ya he pedido la cena y estará aquí enseguida. Además si no vas no te doy el regalo que te he traído.
-Vale-dijo saliendo corriendo.
En cuanto desapareció escaleras arriba, Castle dio dos pasos y me agarró con ambas manos por las mejillas dándome un beso profundo. Me abracé a él con desesperación, le necesitaba tanto. Volver a sentir sus labios sobre los míos era lo mejor que me podía pasar en estos momentos. Nos separamos quedándonos con las frentes juntas y aún abrazados, muy abrazados.
-Te he echado de menos, no sabes cuánto Kate.
-Yo también-dije depositando un suave beso en sus labios.
-Dios necesitaba tanto tocarte y besarte-sonreí tristemente.
-Yo también-dije tímidamente.
-¿Cómo se ha portado el peque?
-Muy bien, te ha echado mucho de menos. Demasiado.
-A mí también me ha hecho mucha falta. No sabes cuánto necesitaba tenerlo cerca. No quiero alejarme más de él. No quiero pasar ni un solo día más sin poder verlo, sin poder sentirlo cerca.
-Eres un buen padre Castle. Eres el mejor.
-Papi papi papi-dijo Alex bajando las escaleras corriendo.
-Alex no corras te vas a caer.
-Ya me he lavado las manos.
-Oh, bien. Ven vamos al sofá tengo regalos para los dos.
-¿Para Kate también? Que bien, vamos-dijo tirándome de la mano haciéndonos reír a ambos.
Castle sacó dos pequeños paquetes del bolso y le entregó a Alex uno. Cuando Alex lo abrió se quedó con la boca abierta. Lo sacó y lo miró sin pestañear. Era un pequeño colgante de un libro, que parecía haberle gustado mucho.
-Me gusta mucho-dijo levantándose para darle un abrazo.
-Eso es para mi pequeño lector. Y esto para Kate. Ves a dárselo Alex-dijo Castle dándole el mío.
Cuando Alex me lo acercó lo bese y recogí el pequeño regalo, cuando lo abrí no pude evitar sonreír al verlo, Castle era único.
-Bueno al verlo me acorde de ti-dijo señalando mi regalo, un collar muy simple con unas esposas como colgante.
-Ah sí y ¿por qué te has acordado de mí?
-Pues porque atrapas a los malos-dijo Alex.
-Si por eso…-dijo Castle poniendo cara de pillo.
Nos vimos interrumpidos por el sonido de la puerta. La cena ya había llegado. Castle se levantó y pago la cena mientras Alex y yo poníamos la mesa para cenar. Cenamos entre risas con las historias de Castle hasta que se hizo tarde y Castle decidió meter a Alex en la cama. Yo me quedé en el salón sin poder dejar de pensar en él. No pude evitar tocarme el collar, era un gesto simple y gracioso. Me encantaba porque era como él. No quería quitármelo en la vida, me recordaba a él.
-¿No tienes ninguna de tamaño normal?-dijo señalando el colgante y sonriendo.
-Creo que tengo algunas por ahí-dije sonriéndole y abrazándole.
Nos quedamos mirando a los ojos con una sonrisa en la cara. No podíamos dejar de sonreír.
-Dios no sabes lo que necesitaba ver tu sonrisa-dijo juntando nuestros labios en un beso. Empezó a acariciarme la espalda con suavidad con adoración. Su tacto me estaba volviendo completamente loca.
-ummm-no pude evitar soltar.
-¿Te ha gustado el collar?
-Sí, me ha encantado. Sin duda me recordara a ti.
-Eso creo que era el plan-dijo sonriendo-no sabes lo que te he echado de menos.
-Yo también. Estabas muy guapo en la televisión.
-Si verdad. Bueno en realidad soy guapo siempre.
-Si ya-dije sin poder evitar sonreír-por cierto Isabella era muy guapa.
-Oh si, sabes nos tomamos una copa después y la verdad es que es más guapa incluso sin maquillar deberías…-me giré haciéndome la enfadada, y corriendo me abrazo por la espalda pegándose todo lo que pudo a mí.
-Pues si es tan guapa porque no te has quedado allí con ella-dije intentando evitar una sonrisa.
-Era broma Kate. Nadie en este mundo es tan guapa como tú. Además para que iba a querer estar con Isabella pudiendo estar aquí contigo. Sería un tonto si decidiera estar lejos de ti.
No pude evitar girarme y sonreírle, coloque mis brazos en su cuello y besarlo. Besarlo sin parar eso era lo que quería, estar todo el tiempo del mundo besándolo.
-Kate lo he dicho en serio, eres increíble. Yo no sé si te molesto lo de decir que tenía a alguien cerca pero…
-Castle está bien. Me pareció muy mono que nos defendieras a los dos.
-Kate sois los dos muy importante para mí. No voy a permitir que nadie os haga daño. No quiero teneros en la prensa no por nada. Me encantaría poder presumir de familia créeme. Pero creo que lo mejor para los dos es que estéis lejos de ellos, no quiero que os hagan daño, no quiero que se metan en nuestra vida.
-Castle no me gusta que me defiendan porque no lo necesito. Pero me parece mono que quieras protegernos.
-No quiero que nada ni nadie nos separe.
-No tiene porque. Castle mientras ambos estemos bien nadie nos separara.
-Bien, porque no quiero separarme de ti-dijo besándome.
Tiro de mi sentándome encima de él en el sofá y empezó a mirarme con tanta adoración que me daba vergüenza. Era increíble como con solo mirarme me podía hacer sentir tan especial. Bueno si, lo conseguía porque él era especial. Nunca en mi vida he estado con alguien como él, nunca he conocido a alguien como él, y nunca, nunca en la vida conoceré a nadie como él.
-Kate quiero que sepas que…
-Shh necesito sentirte-le dije besándole el cuello-lo demás puede esperar-dije mirando a los ojos con deseo.
-Oh, tus deseos son órdenes para mí-dijo sonriéndome y levantándome en brazos para llevarme a la cama y hacerme el amor. Nunca en mi vida hubiera pensado que pudiera ser tan feliz-me vas a enseñar tus esposas-dijo subiendo las cejas de forma pícara.
-Bueno eso depende de cómo te hayas portado.
-Me he portado muy mal señora-dijo y no pude evitar reír a carcajadas.
CONTINUARÁ…
El lunes nuevo capítulo, y sin ninguna duda tras el final de este será un capítulo M. Espero que os guste y que os alegre el lunes sin Castle jiji. Gracias de verdad a todos por vuestros comentarios a los de twitter también. Y sigo esperándolos porque la verdad es que soy adicta a ellos.
XXOO.
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiero una familia-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por clari_castleismylife el Vie Jun 10, 2016 3:59 pm

Increible me encantoo!! sigue sigue que esto esta buenisimo!!! Smile !!...
avatar
clari_castleismylife
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 05/06/2016
Edad : 19
Localización : ARGENTINA El Pais Mas Lindoo!!! =)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32

Mensaje por tamyalways el Dom Jun 12, 2016 8:58 pm

Este capítulo es M aviso para los que no les guste este tipo de capítulos para los demás espero que lo disfrutéis a tope jaja. Esta semana no sé cómo podré subir ni cuando, solo estad atentos. Gracias a todos por seguir ahí y espero que no me matéis por la tardanza.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 32
POV RICK
La había echado tanto de menos que ahora no quería soltarla. No deje de besarla ni cuando la deje encima de la cama. No quería, ni podía hacerlo. La necesitaba tanto, que me dolía el estar lejos de ella. Si, tenía que admitirlo, estaba enamorado de ella aunque nunca pensara que podía darse la ocasión de decírselo a ella, y al resto del mundo. Y ahora más que nunca tenía miedo de perderla, de que se fuera de la vida de ambos, tenía miedo a que ambos la perdiésemos.
-Castle, para. Necesito respirar-dijo riéndose.
-Lo siento. Es que te extrañe demasiado.
-Lo sé, yo también-dijo besándome de nuevo.
Mientras nos besábamos no podía dejar de tocarla de sentir su cuerpo, ese que tanto eche en falta durante los días de su ausencia. El destino había sido muy cruel con nosotros, cuando mejor estábamos, cuando de verdad habíamos empezado, tuve que irme. Ese destino en el que siempre creía, lo odiaba más que nunca.
-Castle te necesito-dijo Kate a media voz y mirándome a los ojos, perdí toda la razón.
Empecé a quitarle la camiseta con muchas ganas, tanto que casi la estrangulo con ella.
-Castle.
-Lo siento-dije besándola suavemente-¿Dónde dices que tienes las esposas?
-En el primer cajón de tu derecha.
-Oh perfecto-dije alzando el brazo para sacarlas.
Cuando las tuve en mis manos ataque uno de sus puntos débiles justo detrás de la oreja besándola, chupándole y mordiéndole suavemente el lóbulo. Kate empezó a volverse loca de deseo. Cerró los ojos con fuerza y se agarró a mi espalda con desesperación. Como pude le coloque los brazos sobre la cabeza, y ataque otro punto sensible, sus pechos. Por encima del sujetador empecé a morderlo los pezones volviéndola loca. Kate se agarraba con fuerza a los barrotes de la cama, y vi la oportunidad. Si esperaba algo más Kate obligaría a mi boca a tener un mayor contacto y entonces no tendría sus manos donde las quería. Alcé la mano con las esposas, y conseguí encerrarle una.
-Castle ¿Qué coño haces?
-Usar las esposas-dije con cara de pillo-ahora si me dejas.
-¿Pero no eras tú el que te habías portado mal?-le miré poniendo morritos.
Se quedó sopesando la respuesta durante unos segundos, pero no dijo nada simplemente coloco las dos manos de nuevo sobre los barrotes permitiéndome pasar las esposas por ellos y enganchársela a la otra muñeca. No podía moverse estaba a mi merced y eso me volvía loco.
-Kate no sabes lo hermosa que te ves.
-Por qué no puedo si no te ibas a enterar.
-Eso me gusta-dije colocándome de nuevo encima de ella y besándola.
Pase mis manos por su espalda desabrochando el sujetador. Cuando su pecho quedo libre no espere más y me centré en ellos. Vi como a Kate se le aceleraba el corazón, y como no paraba quieta necesitaba mayor contacto y necesitaba tocarme. Eso le tenía que estar volviendo loca, yo no sé si no rompería los barrotes.
Empecé a bajar suavemente sobre ella y me centré en su fuerte y duro estómago dejando allí pequeños mordiscos. Luego volví a subir y la volví a besar necesitaba sentir sus labios sobre los míos. Y casi sin separar nuestros labios le pregunté.
-Dime lo que quieres.
-Quítamelas.
-No eso todavía no.
-Puf-refunfuño-pues quítamelos.
-Lo que.
-Los pantalones, te necesito tanto.
Le baje los pantalones hasta sacárselo por los pies, con mucha suavidad y sensualidad mirándole en todo momento a los ojos, esos ojos llenos de deseo por la anticipación, de lo que iba a venir.
Empecé a dejar suaves besos desde sus pies hasta la rodilla. Allí paré y le miré a los ojos.
-No se te ocurra parar ahora-dijo haciéndome sonreír, me encantaba hacerle sacar su lado más alocado, más pasional.
Besé sus muslos deteniéndome en ellos el tiempo suficiente para sacarle un buen par de gemidos. Kate llevaba unas braguitas negras muy sexis, que fui bajando como los pantalones.
-Me estabas esperando-dije enseñándole las bragas que llevaba puesta y oliéndolas, olían tan bien, olían a ella.
Volvía colocarme entre sus piernas y empecé a morder de nuevo sus muslos, sin duda iban a quedar algunas señales en ellos. Poco a poco me fui acercando hacia su partes íntimas y pase mi lengua de arriba abajo haciéndola suspirar. Chupe y mordí con fuerza volviéndola loca, hasta que vi que como siguiera así iba a tener que comprar una cama nueva.
-Dios Castle quítamelas, necesito tocarte.
Avance a través de su cuerpo hasta llegar arriba y la volví a besar haciéndonos suspirar a los dos. Saque la llave y le quite las esposas. Enseguida tomo ella el control haciéndonos voltear quedando ella encima de mí.
-Dios Kate eso es tan sexy.
-Bueno ahora me toca a mí-dijo aferrando mis manos a los barrotes con las esposas, y no pude más que suspirar esto iba a ser muy pero que muy difícil.
Kate cogió mi camiseta y de un tirón me la arrancó de cuajo saliendo todos los botones disparados. Pasos sus manos por mi pecho arañándome suavemente con las uñas y volviendo loco.
-Kate creo que voy a explotar.
-Pues aguanta porque acabo de empezar contigo.
Empezó a besarme el cuello y no pude evitar gemir, me estaba volviendo loco. Empezó a bajar por mi cuello hasta llegar a mi pecho. Allí me acaricio y beso cada centímetro de mi cuerpo haciendo que se me erizara la piel. Siguió bajando hasta que llegó a la cinturilla del pantalón, me desabrocho el pantalón suavemente y mirándome a los ojos mientras me sonreirá de forma pícara. Cuando consiguió bajarme los pantalones y los calzoncillos liberando mi erección subió de nuevo para arriba uniendo nuestros labios en un beso abrasador.
-Agárrate que vienen curvas-dijo sonriéndome y bajando de nuevo. Agarro mi pene con sus manos haciéndome suspirar y bajo su boca hacia mi erección metiéndosela en la boca. Estiré con fuerzas las esposas al sentir su lengua. Me sentía increíble pero también a punto de explotar, necesitaba liberarme pero quería hacerlo dentro de ella.
-Kate por favor, necesito tocarte, necesito estar dentro de ti.
Se apiado de mí, se sentó en mi estómago, mi erección rozando su culo. No podía dejar de suspirar, iba a morir de placer. Kate me sonrió y soltó mis manos. En cuanto las tuve libre le agarré por la cintura, me incorporé y la besé juntando nuestras lenguas.
-Tengo el corazón a mil por horas-dije besándole el cuello.
-Castle hazme tuya.
Y no lo dudé la levanté los justo para poder penetrarla y cuando la baje entrando por completo en su interior ambos soltamos un fuerte gemido. Empecé a moverme a la vez que ella, haciendo que entrara cada más y más profundo. Solo se escuchaban nuestros gemidos. Nuestros cuerpos pegados, ambos en movimiento y llenos de placer. Estaba a punto de explotar, necesitaba que Kate llegase antes a su liberación. La besé y le mordí en el cuello y le besé con fuerza, luego baje mi cabeza para chupar sus pezones erectos. Kate no dejaba de gemir y de gritarme que quería más, aceleré un poco más las embestidas y seguí chupándole los pezones. Kate me agarró fuerte del cuello empujando mi cabeza aún más sobre su pecho. No iba a aguantar más así que metí mi mano entre nuestros cuerpo tocando y pellizcando el clítoris haciéndola estallar y dejándome ir tras ella. Nos quedamos ambos abrazados todos sudados intentando recuperar el aliento tras el esfuerzo.
-Joder ha sido increíble.
-Si lo ha sido-dijo separándose y mirándome a los ojos.
Estaba completamente desnuda, solo llevaba encima el collar que le había regalado, era tan jodidamente sexy. Me volvía loco, el poder tenerla así cerca tan cerca me hacía sentir el hombre más envidiado del mundo.
-Ahora mismo soy muy feliz.
-Yo también. Castle, tú y Alex me hacéis muy feliz-dijo y no pude evitar sonreírle y besarle. Tiré de ella colocándola junto a mi pecho y la cogí las sábanas para arroparnos a los dos.
-Vamos a dormir, mañana tendremos todo el día-dije sonriéndole.
-Castle te olvidas de Alex.
-No créeme que no lo hago, pero hay tiempo para todo ¿no?-dije sonriéndole y besándole suavemente en la mejilla cerrando los ojos y dejándome llevar por el sueño.
CONTINUARÁ…
Bueno mañana no creo que haya capítulo, estaré reventada. Ya aviso de que no sé cuándo podré subir pero que intentaré subir mi ración semanal o como mucho dejarlo en tres. Pero no puedo deciros el día ni la hora. Si sé que esta semana será por la mañana pero cuando mi cuerpo pueda. Gracias a todos por leer y seguid ahí que yo seguiré.
XXOO

Twitter: Tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33

Mensaje por tamyalways el Mar Jun 14, 2016 9:45 pm

Bueno daros de nuevo las gracias porque este fic se ha convertido en algo que para nada podía llegar a esperar, ha sido fantástico y eso es gracias a vosotros.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 33
POV RICK
Me desperté abrazado a otro cuerpo, a un cuerpo desnudo y caliente. Al cuerpo de Kate. Estaba abrazado a su cuerpo. Su pelo me hacía cosquilla en la nariz, me estaban entrando ganas de estornudar. Me abracé a ella más todavía si era posible acortando al máximo la distancia entre ambos, y deposité un beso húmedo en su cuello. Enseguida se le puso la carne de gallina y empezó a emitir ruiditos que me hicieron reír.
-Umm de que te ríes-dijo sin abrir todavía los ojos.
-De lo adorable que eres cuando estas dormida-dije besándole la mejilla desde atrás.
Kate cogió mis manos para que me acercara un poco más pero no podía. No había ni un rasguño entre ambos. Me incorporé un poco y le besé en la mejilla.
-¿Has dormido bien?
-Muy bien-dijo girando un poco la cabeza para mirarme a los ojos y sonreírme.
-Yo creo que no he dormido mejor en mi vida-le dije sonriendo.
-Eres un cursi-dijo girándose y poniéndose cara a cara conmigo.
-Si-dije y le bese suavemente.
-Ya mismo estará Alex por aquí.
-Si. Será mejor que te pongas algo, yo mientras voy a hacer el desayuno.
-Bien ahora voy yo para allá.
-No-dije colocándome encima de ella evitando que se moviera-quédate aquí, déjame traerte el desayuno a la cama.
-Pero…
-Por favor, déjame mimarte un poco.
-No tienes que mimarme.
-Pues como agradecimiento por cuidar de Alex.
-Tampoco tienes por qué.
-Bueno pues hazlo por mí, quiero comerme el desayuno en la cama con mi familia-dije poniéndole morritos y Kate me sonrió y me besó suavemente colocando su mano en mi pecho.
-No tardes.
-No tardo-dije levantándome de la cama.
-Creo que deberías ponerte algo antes-dijo mirándome de arriba abajo mi cuerpo completamente desnudo.
-Bueno creo que te gusta la vista-dije mirándola pícaramente.
-Si pero puedes dejar trastornado a Alex de por vida-dijo riéndose.
-Oh, no quiero tener que llevarlo a un psicólogo de por vida-dije acercándome a ella y besándola.
Cogí un pantalón de chándal y me lo puse. Sin ponerme nada más salí para hacer el desayuno para todos. Tarde varios minutos en terminar de hacer la comida. Esperaba que Kate se hubiera vestido ya y subí por las escaleras para despertar a Alex. Cuando llegue a su dormitorio Alex estaba completamente dormido.
-Alex-le llame a la vez que le hacía pedorreta en su mejilla y empezó a hacer ruiditos parecidos a los que Kate había hecho antes, y no pude evitar sonreír.
Alex abrió suavemente los ojos y agarro la manta tapándose la cara con ella.
-Alex es hora de levantarse, el desayuno está hecho. Vamos que Kate nos está esperando en la cama.
-¿En la cama?
-Sí, hoy nos lo comemos allí. Todos juntos.
-Bien-dijo haciendo el amago de levantarse. Lo cogí en brazos colocándomelo en el hombro haciéndolo reír me encantaba verlo así de risueño. Lo lleve escaleras abajo directamente a la habitación, en la que hacía apenas unos minutos había compartido con Kate.
Llegamos ambos riéndonos y en cuanto Kate nos vio así no pudo evitar sonreír.
-Kate dile que me baje-dijo Alex pateando a la vez que se reía a carcajadas. Le di un par de vueltas más antes de dejarlo suavemente sobre la cama al lado de Kate. En cuanto cayó encima de la cama se acercó a Kate y se abrazó a ella. Les deje allí mientras iba a por la bandeja con el desayuno para todos. Cuando llegaba les escuche hablar.
-Kate, si ya está papa en casa ¿Por qué te has quedado?
Vi como Kate se quedaba con la boca abierta sin saber que responder. Todavía no nos habíamos decidido a contarle nada, como Kate se quedó callada no tuve más remedio que actuar.
-Era muy tarde, y le dije que se quedara a dormir-dije colocando la bandeja en las piernas de Kate.
-Gracias-dijo Kate, sabía perfectamente que se refería a la respuesta que le había dado a Alex.
-Vamos a comer-dijo Alex con muchas ganas.
Comimos entre risas y confidencia, parecíamos una verdadera familia en un domingo cualquiera. Cuando acabamos me lleve la bandeja vacía y deje a ambos en la cama hablando como siempre, no sabía cómo podían hablar tanto.
POV KATE
Había sido un desayuno increíble. En estos momentos no me podía creer la suerte que tenía, tenía a mi lado a un hombre increíble y tenía a Alex cerca y encima más feliz de lo que en su vida podía imaginar. Había deseado mucho poder verlo sonreír y disfrutar como lo estaba viendo desde que Castle le había adoptado, era increíble como quería a este chico. Pero por un momento necesité un momento solo para mí y deje a los chicos jugando y yo me metí en el estudio de Castle con el caso que Esposito me había pedido que le mirase. Se trataba de un asesinato sin resolver.
Apenas había pruebas, las investigaciones habían ido por varios caminos y ninguna había llegado a buen puerto. No me gustaban que los casos quedaran sin resolver pero como policía entendía que no todo podía resolverse, la vida real no era un libro de los de Castle. Estuve horas sin encontrar nada hasta que de repente una luz se ilumino. Encontré una dirección a la que no le habían dado mucha importancia pero al mirar a quien pertenecía me quedé flipando. Pertenecía a uno de los narcos más conocidos de toda Nueva York. Se le había pillado un par de veces pero después de la última vez no habían conseguido atraparlo es más era como si hubiera desaparecido de la faz de la tierra. Se le daba por muerto pero…no era nada pero tenía un pálpito, además no perdía nada por ir a ver si encontraba algo.
Me levanté y dejé una nota a Castle en la cocina para no molestarlo y salí a la calle. Cuando llegué abajo, llamé a Esposito para decirle lo que había averiguado pero me saltó el buzón de voz. Así que le deje un mensaje diciéndole lo que había averiguado y a la dirección a la que me dirigía. Debería haber pedido refuerzo pero era solo una corazonada de una don nadie. Nadie iba a esperar que resolviera yo un caso en unas horas y por una dirección casi sin sentido. Pero tenía que averiguarlo, necesitaba hacer una última cosa por este caso, se merecía una última oportunidad.
Cuando llegué al destino aparque un poco alejada para poder tener una mejor visión del terreno antes de adentrarme, aunque no tenía muchas esperanzas pero en el cuerpo se aprende a tener cuidado, a tener previsto un plan B si el A sale mal. Yo ni si quiera tenía un plan A como para tener un plan B. Ni si quiera había pedido refuerzos algo que sabía todo principiante, pero no tenía nada ni si quiera era mi caso. Solo iba a echar un vistazo si encontraba algo o alguien ya pediría refuerzos. Además Esposito estaba al tanto.
Subí por una pequeña colina y me quedé agazapada mirando si había movimiento y no poco. Había dos fornidos hombres en la puerta, como dos gorilas en una discoteca. Había una furgoneta y otro coche aparcado en la entrada. Sin duda había mucha gente para ser un almacén abandonado. Sin duda había dado con algo importante en el caso. El coche del fallecido había pasado por esta zona deteniéndose en un punto que no se había logrado contactar pero sin duda era este lugar. Sin duda había sido un problema de drogas y si no era Menéndez el narco desaparecido el que estaba al mando era alguno que le había tomado el relevo.
Estudié la situación, no podía hacer nada. Había por lo menos dos fornidos hombres pero no sabía con exactitud cuántos podría haber dentro ni si iban armados. Era el momento de volver al coche a llamar a los refuerzos y a quedarme allí esperando, todo lo demás sería una locura.
En cuanto me levanté y me giré cuatro fuertes brazos me agarraron y por muchos que patalee y me enfrente a ellos solo conseguí golpear una patada a uno de ellos en el pecho, lo que empeoró las cosas. Me llevaron a rastras hacia el interior y allí dentro había otros dos fuertes hombres empaquetando un montón de coca. Ese hombre sin querer había dado con algo que la policía llevaba años buscando y no había podido encontrar.
-Um ¿que tenemos aquí?-dijo una voz detrás nuestra cuando me giré me encontré con el mismo Menéndez de carne y hueso delante de mí.
CONTINUARÁ…
Mañana nuevo capítulo, y os avise que me querríais matar pero todavía queda mucha historia y esto se puede poner aún peor jiji. Bueno espero vuestros comentarios como siempre.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 34

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 15, 2016 9:59 pm

Bueno nuevo capítulo de la historia, espero que no me matéis y entendáis aunque no sea ahora el motivo de porque estoy haciendo lo que hago. Necesito profundizar en los personajes a la vez que alargo la historia. No me matéis va a ser un camino largo y duro pero que como bien dijo Castle en el último capítulo de la sexta “Todo cuento de hadas tiene terribles pruebas que sólo los que son dignos pueden superar. Pero no puedes rendirte. Ése es el trato. Si queremos el final feliz, no podemos rendirnos”
Así que a aguantar que todo al final saldrá bien.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 34
POV RICK
Estaba riéndome tanto con Alex que se me pasó el día rapidísimo me dirigí a ver a Kate para comer pero no la encontraba por ningún lado. Resignado me dirigí hacia la mesa de la cocina y de repente lo vi, una nota de ella.
“Castle he tenido que salir por trabajo, seguramente no sea nada y este pronto en casa. No quería molestaros se os veía tan bien juntos. Cuando llegue te llamo. ¿Nos vemos mañana? Un beso para los dos hombres de mi vida.
(Seguro que ahora estas sonriendo)”
Como no iba sonreír era parte de su vida y ella de la mía, además ambos éramos parte de la de Alex. Cualquiera que se encontrara en mi lugar tenía que sonreír. No sabía muy bien si hacía mucho o poco desde que se había ido así que no sabía si llevaba mucho o poco trabajando. Decidí hacer la comida para ambos y si dentro de unas horas no me había llamado ya llamaría yo. Pero no quería ser un pesado.
POV KATE
-No estas muerto. ¿Qué te ha pasado?-dije mirándole, tenía toda la cara quemada y parte del cuerpo. Después de todos los rumores que se escuchaban tenían algo de verdad.
-Bueno tenía frío y me acerque demasiado al fuego-dijo haciendo reír a los demás- fíjate intentaron matarme pero tengo más vidas que un gato-dijo riéndose a carcajadas.
-Bueno ya te queda alguna menos-dije seria desafiándolo.
-¿A si? Y quien me va a matar tu jaja déjame que me ría.
-Vienen refuerzos.
-Si ya claro. Eres muy valiente pero muy poco inteligente.
-Jefe que hacemos con ella.
-Intentarle sacar como nos ha descubierto y quien más lo sabe. Luego matarla.
Dios donde me había metido, ahora si que la había liado. Por una vez que era feliz y la cago. Tenía que haber insistido con Espo y haber llamado a la central para pedir refuerzos antes de venir pero… joder. Necesitaba a mis chicos más que nunca, en cuanto volviera a casa se lo diría a Alex, no quiero esperar más si sale mal saldrá pero ahora solo me gustaría poder estar con ellos.
Me cogieron entre ambos y me levantaron como si fuera una marioneta y me ataron en una silla, esto era un interrogatorio pero completamente distinto. Por una vez estaba en el lado contrario y encima las técnicas no iban a ser las mismas.
-Bueno señorita Beckett, Porque así te llamas ¿no?
Me mantuve en silencio provocándoles, resistiéndome. Tenía que aguantar lo máximo posible por si Esposito por fin veía el mensaje y se decidía a creer en mi corazonada más que yo. Si se lo decía me matarían y luego irían a por Espo y quién sabe si a por Castle, los papeles aún estaban allí. El primer golpe vino desde la derecha y ni si quiera lo vi llegar solo sentí como me partía el pómulo como si fuera un trozo de cristal al caer al suelo. Sentí un fuerte dolor que me recorría el cabeza por completo.
-Bien continuemos. ¿Cómo has descubierto donde estábamos?
Silencio esa fue de nuevo mi respuesta y la suya fue otro fuerte golpe en mi cara esta vez cerca de la mandíbula enseguida sentía la sangre dentro de mi boca. La escupí cerca de sus zapatos y les miré desafiante. Recibí al instante un nuevo golpe que hizo que se me girara la cara. Apenas podía mantenerme despierta, el dolor era insoportable. Tenía que aguantar por Castle, tenía que aguantar por Alex. Volví a recibir un golpe, ya apenas podía oírlos, no podía aguantar mucho más.
-Hey, déjala. Démosle unos minutos. Así no nos puede decir nada-oí decirle uno a otro.
-Joder, pero no ves que no va a decir nada. Menéndez dijo que la matásemos.
-Si pero que le sacaremos todo antes. Déjala unos minutos para que se recupere. Después probaremos otros métodos más contundentes-y empezaron a reírse a carcajadas. Yo ya no podía más y cerré los ojos perdiendo la conciencia sabiendo que lo peor aún no había llegado.
POV RICK
Ya había pasado bastante tiempo y no había llamado. Empezaba a preocuparme y decidí llamarla prefería que me llamara pesado a quedarme aquí sentado sin hacer nada. Cuando la llamé me salto enseguida el buzón de voz. El móvil estaba apagado, ahora sí que estaba empezando a preocuparme. Miré los papeles que Kate había estado observando y me di cuenta de que el caso no era suyo. El capitán Montgomery estaba al mando, y aparecía otro nombre en él Esposito. Ese nombre me sonaba recordaba habérselo escuchado a Kate en alguna ocasión. Cogí a Alex y lo lleve al orfanato en un momento.
-Papi, ¿Qué hacemos aquí?
-Te quedas hoy con los chicos a dormir y con Lanie.
-Pero…
-Solo por hoy Alex, podéis jugar a muchos juegos.
-Vale.
-Bien vete a jugar con los chicos.
Cuando desapareció me dirigí a hablar con Lanie, la encontré como siempre enfrascada entre papeles, me acordé de que le había prometido ayuda y ni si quiera me había puesto en ello, pero no era momento para pensar en ello. Necesitaba saber que Kate estaba bien.
-Lanie.
-Castle ¿Qué haces aquí?
-Necesito pedirte un favor.
-Bien ¿Qué pasa?
-Necesito que te quedes con Alex.
-¿Ha pasado algo?
-No, si, bueno no lo sé. Verás Kate se fue hace unas horas por un trabajo, y prometió llamarme cuando llegara. Iba a llegar pronto y… la llamé y estaba apagado. Estoy preocupado.
-Bien, yo me quedo con Alex, tú averigua que le ha pasado a nuestra chica.

Llegué a la comisaria transcurridos unos minutos. Tenía una presión en el pecho que no me dejaba respirar. Solo quería pensar en que entraría dentro y me la encontraría allí sonriente y enfrascada en uno de sus casos, pero no podía evitar sentir esa presión, ese mal presentimiento.
Cuando bajé del ascensor la busque con la mirada pero no pude encontrarla, giré 360º y aun así no pude encontrarla, sentí como me mareaba ya estaba empezando a imaginarme lo peor. Me acerque a una de las mesas que estaban ocupadas y me llené de valor.
-Perdón busco a la oficial Beckett.
-Esta noche no está de servicio.
-Ya lo sé solo pensé…y el oficial Esposito.
-Se encuentra en la sala de descanso.
-Gracias-dije dirigiéndome a toda prisa hacia allí, cuando llegué abrí la puerta con fuerza y encontré a dos oficiales allí, el caso es que me sonaban de algo pero no sabía de qué.
-Perdón podemos ayudarle en algo-dijo el más blanquito.
-Yo…busco al oficial Esposito.
-Soy yo-dijo el otro-¿para que me buscas?
-Yo…conozco a la oficial Beckett y bueno no responde a mis llamadas y estoy preocupado-dije casi sin respirar, las palabras se me juntaban.
-A lo mejor no quiere saber nada de ti-dijo Esposito haciendo reír a su compañero.
-Dijo que me llamaría, esto no es una broma. Estaba investigando un caso tuyo y de repente desaparece. Así que por favor dime donde puede estar. Dime que está a salvo.
-¿Cuánto hace que se fue?
-No lo sé a ciencia cierta, pero dijo que tardaría poco. Hará ya más de cuatro horas.
-Bien yo…mierda tengo el teléfono apagado, déjame el cargador del tuyo.
-Bien-dijo el otro saliendo.
-¿Sabes si encontró algo?
-No lo sé, solo sé que estuvo horas con él luego salió y no ha vuelto. Tiene el móvil apagado y…estoy preocupado.
-Aquí tienes-dijo el otro dándole el cargador. Mientras que Esposito lo ponía a cargar el otro se presentó-hola soy el oficial Kevin Ryan, conozco a Kate y seguro que está bien.
-Encantado, soy Richard Castle.
-Lo sé, nosotros fuimos quien te detuvimos la última vez.
-Oh, ya decía yo que me sonabais-dije sonriendo por primera vez pero esa sonrisa se vio interrumpida al encender el teléfono Esposito.
-“Espo no sé si tengo algo o no, pero vuestra víctima paró en un lugar durante el camino dijisteis, y no pudiste encontrar nada. He encontrado por la zona un almacén abandonado, a nombre de Menéndez. Quizás no sea nada pero voy a ir a echar un vistazo. Si veo algo raro pediré refuerzos. Estate atento”
-¿Menéndez?, el capo de la droga dado por muerto.
-El mismo-dijo Espo-joder es increíble lo ha encontrado y solucionado en unas horas.
-Si pero ahora está en peligro, como sea él a alguno de sus lacayos yo…joder. Pedid refuerzos ya.
-Tenemos que ir a ver al capitán.
Fuimos los tres directos al despacho del capitán y casi sin esperar la respuesta estábamos todos dentro.
-¿Qué pasa chicos?
-Es Kate.
-¿Qué ha pasado?
-Bueno íbamos a cerrar el caso nuestro y…se lo di a Kate para que le echara un último vistazo y creo que ha encontrado al asesino y no solo eso a uno de los hombres más buscados: Menéndez.
-¿Qué?
-Si no hay mucho tiempo para la explicación, creemos que está en peligro.
-Bien. Coged a los mejores hombres e id en su búsqueda. Yo llamaré a los de vicio creo que también querrán ayudar.
CONTINUARÁ...
Nuevo capítulo mañana pero paciencia no queráis precipitaros esto va a ir lento porque creo que los personajes lo necesitan. Pero Kate siempre gana.
Gracias por vuestros comentarios XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 35

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 16, 2016 9:24 pm

Último capítulo de la semana. Gracias a todos por la paciencia seguramente la semana que viene sigamos como esta.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 35
POV KATE
Sentí como me agarraban por las piernas y por los brazos, intente resistirme pero no podía el cuerpo estaba ya sin fuerza tras la lucha de antes. Me tumbaron en una cama, y me ataron de pies y manos. Yo seguía casi inconsciente, apenas podía mantener los ojos abiertos. De repente sentí como el frío se apoderaba de mí cuando me tiraron un cubo de agua casi congelada para que me despertara. Casi me ahogo tras tragar tanta agua.
-Bienvenida bella durmiente-dijo uno haciendo reír a ambos.
Ya se había echo de noche, y todavía nadie se había dado cuenta de que faltaba. Siempre pensé que vendría alguien a mi rescate pero nadie había llegado y ya se había hecho de noche. Estaba sin fuerzas para luchar. Apenas podía hablar y me costaba respirar, necesitaba que esta tortura acabara ya, de una forma u otra pero que acabara.
-Bien no te lo voy a repetir más veces, ¿Cómo descubriste que estábamos aquí?
Silencio, abrí un par de veces la boca para responder pero la boca la tenía seca, y además mi cabeza se negaba a responder, era policía no podía dejarme vencer, no podía darles nada que arruinara la investigación, iba a morir de todas formas. Es esos momentos se me pasaron por la cabeza Alex y Castle, y empezaron a caerme lágrimas sin control. Lo sentía por ellos, solo yo…quería hacerlo bien esta vez y no había salido. Y ahora…ahora iba a morir. Alex tendría que sufrir lo suyo tras perder a sus padres, pero tendría aún a Castle y Castle le tendría a él. Tenían que ser fuertes el uno para el otro, yo ya no iba a poder estar ahí, de repente sentí como una descarga por mi cuerpo cuando pusieron una pinza atada a una batería sobre mi cuerpo mojado, vi mi vida pasar por fragmentos, y por último los vi a ellos a los dos sonrientes como los había visto por última vez, y no pude evitar sonreír antes de cerrar los ojos ¿para siempre?
POV RICK
Estábamos de camino, había un montón de hombres armados, si Kate tenía razón serían un grupo de narcos profesionales que estarían armados hasta las cejas. Había conseguido que me trajeran pero tenía que quedarme en el coche hasta que todo acabara. Necesitaba verla y sentir que estaba viva, no podía creer que estuviera pasándome otra vez. Otra vez Kate herida o peor porque no sabíamos nada de ella. Dios no quería ni podía pensar en que estuviera muerta pero… No creo que pudiera volver a vivir por una situación como esta, no podría. Kate era una inconsciente había venido sola pensando en que había un narco buscado por todo el mundo. No había pedido refuerzos, así que no podía seguir. Necesitaba verla bien y viva pero… no podría vivir el resto de mi vida con este sin vivir, no podría contarle a Alex que Kate ya no estaba que otra persona importante en su vida se había ido. Tenía que elegir, quizás fuera un egoísta de mierda pero…no quería ni podía vivir así. Nos estábamos acercando cuando de repente el coche se paró.
-¿Qué pasa?-pregunté.
-El coche de Kate está ahí-dijo Ryan con cara de susto.
-Dios entonces sigue aquí.
-Eso parece, esperemos que no sea demasiado tarde. Han ido un gran grupo desde aquí andando para no levantar sospechas. Nosotros esperaremos aquí.
-Joder, no puedo esperar aquí. Necesito saber que está bien.
-Nos avisaran cuando todo esté limpio Castle.
-Pero…no lo entiendes. Es la mujer…yo
-La quieres lo entiendo. Pero ahora no podemos hacer nada.
Intente mantenerme tranquilo, pero necesitaba escuchar esa maldita radio decir que todo estaba bien. Solo decían tonterías que no podía entender. Ryan no dejaba de mirarme y de intentar relajarme pero no podía.
-¿Qué han dicho?
-Han conseguido detener a dos y han entrado. Pero no de momento nada de Kate ni de Menéndez.
-Necesito estar cerca.
-Castle es peligroso.
-Lo sé y…joder sé que no es lo que tenía que hacer pero…
-Esperaremos unos minutos y entramos.
Pasaban los minutos y nada pasaba hasta que de repente sonó una voz al otro lado de la radio.
POV KATE
Seguían interrogándome pero yo seguía manteniendo la boca cerrada, iba a morir pero no me sacarían nada. Apenas podía respirar me dolía todo el cuerpo. Tenía la ropa desagarrada y sentía toda la cara pegajosa por la sangre que me cubría gran parte de la cara. De repente sonó unos ruidos en la estancia de al lado e hizo que ambos salieran fuera para ver qué pasaba. Pero no llegaron a salir cuando Menéndez les empujo para dentro. No llegó a cerrar la puerta cuando un grupo de policías armados entraron deteniéndolos. Por fin había venido la ayuda solo esperaba que no fuera demasiado tarde. Vi como Esposito se acercaba a mí y me tomaba el pulso, intenté decirle que estaba viva pero las palabras no me salían. Le oí hablar por la radio pero no podía entender lo que estaba diciendo. Todo se volvió negro.
POV RICK
Cuando escuche a Esposito que todo estaba limpio. No sé qué se me paso por la cabeza. Eso que significaba: habían encontrado a Kate, no la habían encontrado, estaba muerta, viva…joder que significaba eso.
-¿Qué?-pregunté a Ryan.
-Todo está bien, o eso creo. Podemos ir.
Nos hizo falta que me lo dijera dos veces, salí corriendo del coche hacia el interior del almacén. Nos quería ni podía parar. Dos oficiales lo intentaron pero no pudieron. Cuando entre la busque con la mirada por todos lados y no la encontraba. De repente me encontré con Esposito de pie tapando…¿que estaba tapando? cuando se ladeo y vi a Kate allí tirada sobre una mesa atada de brazos y piernas. Parada tan parada… ¿Estaba muerta? Dios no pude ni acercarme me dejé caer en el suelo y no pude dejar de llorar, estaba en shock Kate estaba… Vi movimiento por el rabillo del ojo, estaban levantando a un par de hombres que se llevaban detenidos. De repente una rabia superior se apoderó de mí y me lancé a por uno de ellos. Y empecé a golpearlo sin sentido hasta que Esposito y Ryan me separaron de él.
-Castle tranquilo, vale tío. Kate está viva-le miré con lágrimas en los ojos y sin poder creerlo.
-Pero…
-Está muy mal pero está viva, la ambulancia esta de camino. De momento esta con ella la oficial Márquez estudió enfermería, le ayudara mientras viene la ambulancia.
-Puedo…
-Deberías, a lo mejor el verte le ayuda a luchar. Castle está muy mal pero tú apoyo puede ayudarla me entiendes.
-Yo…si-dije quitándome las lágrimas de los ojos.
Me acerque despacio a donde Kate se encontraba, desde donde estaba no podía verle bien. Pero ya desde aquí se veía bastante mal. Cuando la tuve en mi visión, no pude evitar que el corazón se me rompiera en mil pedazos. Le habían destrozados a golpes, tenía toda la cara llena de sangre.
-Y usted…
-Soy, soy su pareja.
-Oh! Puede acercarse si quieres.
-Ella, esta…
-Está muy mal pero saldrá de esta.
Me acerque a ella, me arrodille a su lado y le quite un mechón de la cara. Dios mi hermosa Kate estaba destrozada, se veía tan pequeña he indefensa. No podía verla así, me estaba matando. En eso estaba pensando cuando me giré para irme y sentí como alguien me agarraba la mano. Cuando me volví a girar allí estaba Kate con los ojos abiertos y mirándome.
-Cas…
-Shh Kate estoy aquí-dije sin poder evitar que las lágrimas corrieran por mis mejillas-Kate vamos a salir juntos de esta.
-Háblale, intenta que se mantenga despierta-dijo Márquez.
-Kate tienes que aguantar. Vale escúchame tienes que mantener los ojos abiertos.
-Alex…
-Alex está bien, esta con Lanie. Te está esperando así que Kate no dejes de luchar me oyes.
-Yo lo…
-Sh-levantó su mano suavemente por mi brazo hasta llegar a mi mejilla, con un poco de dificultad me limpió las lágrimas. Giré mi cara besándole la palma y cerrando los ojos. Esto era más difícil de lo que había imaginado durante los últimos minutos en el coche. Nunca me había imaginado lo que había sufrido Kate durante estas horas, le habían roto varios huesos, la cara la tenía destruida. Además había una batería en el suelo, solo esperaba que no le hubiera dado tiempo de usarla, se la señale a la oficial Márquez y esta asintió, Kate también había sido electrocutada, le habían hecho sufrir para sacarle algo. Dios Kate cuanto habías tenido que sufrir.
CONTINUARÁ…
Continuara
La semana que viene más, no puedo deciros a qué hora y que día subiré pero estad atentos.
Twitter: tamyalways.
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 20, 2016 4:03 am

Nuevo capítulo, es un poco más corto de lo normal pero en el expreso los sentimientos y emociones de Castle, es algo duro y sé que me vais a odiar pero tiempo, dadme algo de tiempo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 36
POV RICK
Estaban tan asustado, Kate no quería soltarme la mano cuando llegamos al hospital. Y yo, yo solo quería alejarme de ella todo lo posible. No podía verla así, no podía seguir así. Lo había decidido, lo mejor era alejarme de ella, dejarla y que nuestros mundos se separaran. Todavía quedaba Alex, y si le prometí que nunca le separaría de ella pero…joder no quería que el niño sufriera. Estaba pensando, dándole vueltas al asunto, cuando alguien me tocó el brazo llamándome la atención. Cuando me giré me encontré cara a cara con Lanie que enseguida se me echo a mis brazos abrazándome fuertemente y llorando como una niña imposible de consolar. Cuando pasaron unos largos segundos se separó y agacho la mirada.
-Lo siento.
-Lanie, es normal es tu amiga. Me tenías que haber visto a mi antes-dije sacándole una pequeña sonrisa.
-Castle esta…
-Está bastante mal, pero vivirá.
-Oh, pensé que la perdía.
-No, está bien-dije mirando hacia el suelo.
-Castle, te conozco algo va mal.
-No tiene que ver con la salud de Kate.
-Pero si tiene que ver con ella.
-No. Tiene que ver conmigo. Lanie no puedo seguir viviendo así.
-¿Así como?
-Esperando en casa a que me llamen y me digan que la han matado, o que está en el quirófano luchando por su vida. No puedo-dije con lágrimas en los ojos por la frustración que tenía.
-Pero Castle no…
-Sé que es el peor momento. Pero no puedo fingir durante unas semanas para que se ponga mejor para luego decirle que no puedo seguir con esto.
-Castle. Pensé que eras un luchador.
-Si, pero esta batalla la tengo perdida. No puedo verla sufrir. Y para no verla sufrir prefiero no verla.
-Y Alex.
-Alex, esa es mi gran duda. No quiero separarlos, se podrán ver. Pero lo mejor será que se vean en el orfanato o a través de otra persona. Yo no puedo verla sino…
-Pero Castle no entiendes que vas a terminar haciendo daño a Alex.
-No, si seguimos así es como vamos a hacerle daño. Podrá ver a Alex cuando quiera, pero hasta que se recupere le diré a Alex que está de viaje. No quiero, ni debe verla así.
-Castle creo que te estas equivocando.
-La alternativa, es hacerle decidir entre su trabajo y Alex y yo. No creo que eso sea más justo.
-Ella lo dejaría.
-No lo entiendes, aunque lo dejara no dejaría de pasar. Ella se cree que es un superhéroe o algo así. No te has dado cuenta que lo que le ha pasado desde que la conozco nunca estaba trabajando. Es ella la que se lo busca, nunca parara.
-Creo que lo estás haciendo mal, pero en fin no es mi decisión. Pero creo que en este momento os necesita a los dos.
-Ya te he dicho que quizás no sea el mejor momento. Pero no puedo fingir que me siento mal. No lo entiendes, a mí me duele más que a nadie aunque no lo parezca. Pero si seguimos así, si estamos juntos y le pasa algo yo…yo me muero con ella. Necesito pensar en Alex, necesito olvidarla.
-La quieres tanto.
-La quiero tanto, que la tengo que alejar de mí. No te pido que lo entiendas, solo que respetes mi decisión.
-Ni si quiera vas a entrar a despedirte.
-Necesito hablarlo con ella, no soy tan despiadado. Pero mi decisión está tomada pase lo pase.
-Bien, yo puedo llegar a comprenderlo aunque no lo comparta.
-Bien. ¿Y Alex?
-Con las chicas, tranquilo está bien y no sabe nada de nada.
-Bien, no quiero que se preocupe.
-Perdonad familiares de la oficial Beckett-dijo un médico apareciendo a nuestra espalda.
-Si-dijimos ambos a la vez y nos miramos.
-Está en la habitación. Tiene varios huesos rotos el pómulo y algún hueso del oído. Además de que tiene algún que otro golpe por todo su cuerpo. También tiene un par de quemaduras porque la han electrocutado con algo. Pero saldrá de esta. En estos momentos está descansando en una habitación, tras la operación. Pueden entrar a verla.
-Gracias doctor-dijo Lanie, yo me quedé completamente callado. A pesar de que necesitaba y quería mantenerme lejos de ella, en estos momentos necesitaba ver con mis propios ojos que estaba bien.
-Lanie puedo entrar yo solo un par de minutos, luego será toda tuya.
-Claro.
Entré en la habitación, y Kate estaba conectada a toda clase de cables, tenía toda su hermosa cara hinchada por la operación y se le veía tan débil, tan desprotegida. Me acerque lentamente a la cama y allí estaba. Esa no era la Kate que yo conocía, la Kate de la que me había enamorado. Pero esa si era la Kate consecuencia de lo que más odiaba y temía. En realidad envidiaba esa virtud suya de querer salvar al mundo, ella era así y yo lo sabía cuándo la conocí. Pero era demasiada temeraria, parecía como si entrara en trance y no pensara en nada ni en nadie, como si no fuera a haber consecuencias. Le gustaba enfrentarse al mundo ella sola para la defensa de los más débiles y eso le había traído en más de una ocasión a esta situación. Y por eso también odiaba esa parte que la definía tanto, la odiaba porque iba a conseguir que el mundo algún día se quedara sin poder disfrutar de la mejor persona quizás que haya conocido en la vida.
Pero el problema residía en que pensaba en todo el mundo menos en ella, antes pensaba que no tenía a nadie que fuera a llorarla si le pasaba algo, así que iba a ciegas si hacía falta pero ahora tenía que pensar en nosotros. Tenía que pensar en Alex, en el resto de chicos, en Lanie y en mí. No se daba cuenta de a la gente que dejaría dañada y sola si algo le pasaba.
Sentí como la puerta sonaba y Lanie entraba, cuando la vio no pudo evitar que se le escapara un grito de sorpresa y horror.
-Dios que le ha pasado a mi pequeña-dijo llorando y tocándole con cuidado su mano.
-Lanie te voy a dejar a solas con ella. Cuando se despierte me avisas. Cuanto antes hable con ella antes podré irme a ver a Alex.
-Y antes se acabara todo.
-Antes se acabara-dije haciéndome más daño aún a mí mismo.
Yo quería que se acabara pero puf iba a ser tan difícil. Era la mujer a la que más he querido en mi vida. Iba a ser muy difícil vivir sin ella después de las semanas que habíamos pasado juntos. Si había sido poco pero…había sido tan intenso. Iba a ser muy difícil vivir sin ella, vivir cada segundo sin saber de ella. Cada segundo que pasaba sin ella era un suplicio para mí y ahora tendría que pasar el resto de mi vida sin ella. Aunque tendría que verla en algunos momentos importantes de la vida de Alex, no podía alejarla de él. Se lo había prometido a demás no sería justo para Alex, él no tenía que pagar por lo que los adultos hacían. Podría ver a Alex cuando quisiera, pero antes se tendría que recuperarse no quería hacer pasar a Alex por esto, no quería que el niño la viera así.
Me sentía fatal por dejarla así, tendría que estar a su lado en este momento pero si lo hacía yo…si lo hacía no tendría valor para separarme de ella. La decisión estaba tomada y tenía que vivir con ella a partir de ahora. Cuando fuera una fecha importante para Alex tendríamos que estar los dos, teníamos que hacerlo por él, pero iba a tardar bastante tiempo en poder estar a su lado sin querer besarla y abrazarla, sin sentir que el corazón se me partía en mil pedazos. Tiempo eso era lo que necesitaba, el tiempo todo lo cura.
CONTINUARÁ…
Me imagino que estaréis despotricando contra mí jaja, pues todavía queda tiempo por odiarme. Mañana un capítulo también duro, por fin podrán hablar y veremos cómo reaccionan ambos ante eso, y cuáles son los sentimientos de los dos. Gracias por estar ahí siempre, y espero vuestros comentarios llenos de maldiciones jajajj. Que haya paz que acabamos de empezar la semana.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje por tamyalways el Mar Jun 21, 2016 3:43 am

Habrá alrededor de 55 capítulos, uno arriba otro abajo y ha sido un placer poder escribirlo de principio a fin. Si vosotros tenéis alguna idea que os gustaría ver en un fic y me dais permiso para escribirla no me importaría ponerme ahora manos a la obra, pero me tiene que gustar mucho la idea y esperaría no decepcionar a esa persona cosa muy complicada. Buenos os dejo con el capítulo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 37
POV KATE
Me sentía como en una nube por momentos y en otros como si se me hubiera caído una casa encima, me dolía todo el cuerpo. Intentaba abrir los ojos pero no podía, no sabía que me pasaba ni donde estaba. Solo quería pensar en ellos, en volver con ellos.
Poco a poco conseguí abrir los ojos y una luz muy fuerte hizo que volviera a cerrar los ojos.
-Señorita Beckett-escuché una voz que no reconocí.
-Kate nos oyes-esa voz, esa voz era Lanie.
Intente volver a abrir los ojos despacio para poder ir acostumbrándome a aquella maldita luz que me cegaba. Escuchaba voces a mi alrededor pero apenas podía entenderlas. Cuando conseguí abrirlas del todo me encontré con un doctor joven y moreno que me sonreía y a Lanie justo detrás de él con una cara de preocupación importante.
-Kate dios mío estas bien-dijo casi apartando de un empujón al médico y abrazándome.
-Auch-no pude evitar soltar un gemido de dolor ante su contacto, me dolía todo el cuerpo. De repente ve vinieron un montón de imágenes horrorosas que explicaban porque apenas podía moverme sin soltar un alarido de dolor.
-Kate lo siento, pero me alegro tanto de verte despierta.
-¿Cuánto llevo aquí?
-Apenas unas horas Kate te operaron porque tenías algún hueso roto pero todo bien.
-Y Castle y Alex.
-Alex está bien, está en el orfanato con Jenny.
-Y Castle…-cuando lo nombre vi como su cara cambio, tenía casi pánico en su mirada-no le ha pasado nada ¿no? Quiero verlo, tengo que verlo-dije intentando levantarme. Entre Lanie y el doctor intentaron detenerme, apenas tenía fuerza para oponerme.
POV RICK
Llevaba horas y horas esperando en este maldito pasillo. Esperando para poder hablar con la mujer que amo con la mujer de mi vida para decirle que se acabó. Cada minuto que pasaba más difícil se me hacía la idea de tener que decirle que se acabó y más en esta situación. Quizás esto le hiciera replantearse su vida para bien o quizás la terminara de hundir. Ese no era mi objetivo, mi único objetivo era mucho más egoísta, era intentar sufrir lo menos posible, intentar no tener que contarle que no volverá a ver a Kate porque se había ido para siempre como sus padres. Aunque lo dejáramos esa posibilidad siempre podía llegar, nunca podría evitar que la mataran, que ese momento llegara y era lo que más temía en la vida. De repente escuché gritos desde la habitación de Kate, decía mi nombre y no lo dude en dos zancadas estaba abriendo la puerta de su habitación.
-Señorita Beckett voy a tener que sedarla para…
-Castle-dijo al verme y todos se giraron para verme-por favor no me sede. Ya estoy bien-dijo sonriéndome y el corazón se me rompió en mil pedazos dándome cuenta de lo que iba a hacer.
-Bien, pero nada de emociones fuertes, ahora necesitas estar relajada-dijo mirándonos a ambos.
Emociones fuertes, dejar al amor de mi vida era más que eso, era destruirnos a ambos. Cada vez que lo pensaba tenía menos razones para hacerlo, pero buscaba alternativas y no las encontraba por ningún lado. Lanie pasó a mi lado y me dio un apretón y me ofreció una media sonrisa de ánimo antes de salir junto al doctor por la puerta.
-Castle pensé…-dijo haciendo un gesto de dolor por moverse.
-Kate intenta no hacer muchos movimientos.
-Quiero y necesito tocarte-dijo y no sabía cuánto lo necesitaba yo pero…necesitaba mantenerme lo más lejos posible de ella. Kate notó que no me había separado de la puerta desde que llegue y empezó a inquietarse-Castle que pasa.
-Kate no puedo yo…no puedo vivir así.
-Así como.
-Pensando en que te van a matar. Pensando en que cualquier día me van a llamar para decirme que te han matado.
-Castle…
-Kate no puedo vivir así-dije con lágrimas en los ojos.
-¿Me estas dejando?-dijo intentando mantenerse impasible para no llorar.
-Kate tú…
-Puedo cambiar, lo dejo. Lo dejo todo por ti y Alex.
-¿Qué?-dije sorprendido.
-Lo dejo todo-dijo con lágrimas en los ojos-durante todo el tiempo que estuve allí solo podía pensar en vosotros.
-Pero tenías que haber pensado antes de hacer nada, te pensé más inteligente.
-Castle yo…
-No Kate, da igual que lo dejes. No es eso, no podría quitarte algo que es parte de tu vida. Kate aunque dejaras de ser policía no cambiarías. No puedes, te crees un superhéroe. No se si no tienes miedo a morir, si los que te rodeamos te importamos una mierda, si te crees invencible o si crees que por encima de todo, tienes que ayudar al resto del mundo. No lo sé pero es algo que no podrás evitarlo nunca. Kate las dos veces que te he visto en el hospital ninguna de ellas estabas de servicio. Tu buscas los problemas o los problemas te buscan a ti no lo sé. Pero quiero mantenerme lejos de ellos y a Alex también.
-¿Me vas alejar de él?
-No Kate no podría en la vida. Aunque creo que lo más lógico es que te mantengas un poco lejos hasta que te recuperes. Le diré que te has ido de viaje o algo. Pero no quiero preocuparlo.
-Bien.
-Y Kate no me entiendas mal. Te quiero y no sé si algún día podré olvidarte. Pero necesito intentarlo, lo necesito.
-Ya me quieres pero quieres estar lejos de mí porque quiero ayudar a la gente.
-Kate no es así y lo sabes. Me encanta esa cualidad tuya la envidio pero yo pienso en los que tengo a mi alrededor primero, en Alex y creo que eso no me hace ser mala persona. Pero porque te quiero y no quiero perderte es por eso que tengo que alejarme de ti. No se puede salvar a todo el mundo. Lo único que vas a conseguir es que te maten y luego, y luego no podrás salvar a los que de verdad te necesitan y a los que de verdad podrías ayudar. Kate eres policía y con ello puedes salvar a mucha gente. Pero los policías no son unos temerarios tienen compañeros en los que apoyarse. A ti te falta eso para ser la mejor policía del mundo. Piénsalo no quiero que te pase nada-dije acercándome por primera vez a la cama le cogí la mano y con cuidado acerque mi cara a la suya depositando un beso en su frente cerré los ojos intentando mantener mis lágrimas controladas- Adiós Kate.
-Castle.
-Si-dije girándome.
-Yo…te entiendo. Cuida de Alex.
-Kate no te voy a alejar de él.
-Quizás sea lo mejor.
-Cuando te recuperes búscalo, no lo saques de tu vida. Cuídate.
Salí de allí sin mirar atrás, necesitaba salir de allí lo más rápido posible. Salí corriendo por el pasillo, Lanie intento pararme pero en este momento necesitaba huir necesitaba estar solo necesitaba aire para poder respirar. Cuando salí del hospital seguí corriendo hasta que encontré un callejón solitario donde me deje caer en el suelo y rompí a llorar como un niño chico.
POV KATE
Aguanté hasta que salió por la puerta. Todavía no sabía cómo había aguantado tanto hasta que las lágrimas empezaron a caer por mis mejillas. Me dolía tanto todo, pero lo entendía. Era comprensible que no quisiera luchar por mí. Era todo por mi culpa. Había pensado en ellos como Castle me había pedido pero quizás fue demasiado tarde. Ellos eran lo más importante de mi vida y nunca querría hacerle daño, jamás y si lo mejor para ello era alejarme de ellos así lo haría. Sin ellos no podía ser feliz pero Castle tiene razón, no sé qué coño me pasaba pero Castle tenía razón no podía estarme quieta. No podía ver como esos hijos de puta se salían con la suya. No podía dejar de llorar cuando de repente, la puerta se abrió y Lanie entró corriendo para abrazarme.
-Cariño, lo siento mucho.
-¿Lo has visto?
-Se ha ido destrozado.
-Lo he perdido, Lanie yo… les he hecho daño y los he perdido a los dos.
-Kate, dale tiempo.
-No. Quise dejarlo todo por ellos y aun así…creo que tiene razón lo mejor es que se alejen de mí.
-Kate ellos te quieren.
-Y yo y por eso respeto su decisión. Lanie necesito tomarme un descanso, estar sola y pensar en mi futuro. Porque en este momento no sé qué hacer con él.
-Cariño si necesitas algo.
-Gracias Lanie pero…necesito estar sola.
CONTINUARÁ…
Creo que ahora me querréis matar aún más y a ¿Castle? Bueno tenemos que dejar que pase algo el tiempo a ver si estos consiguen entender que por mucho que luchen siempre volverán a estar juntos. Espero que lo disfrutéis va a ser muy intenso. Espero vuestros comentarios XXOO.
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 38

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 23, 2016 4:07 am

Bueno daros las gracias por seguir ahí siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 38
POV RICK
Tenía que ir a por mi niño al orfanato pero no quería que me viera mal, necesitaba reponerme un poco antes de verlo. No sabía que tenía ese pequeño pero enseguida se daba cuenta si algo andaba mal. No podía dejar de darle vueltas a lo último que Kate había dicho, que lo mejor sería alejarse de Alex. Y en cuanto a mi lógica de impedir hacerle daño si le pasaba algo así. Pero si la alejaba de ella también le estaría haciendo daño, no podía evitarlo el niño saldría perjudicado si Kate desaparecía de su vida. De momento la Navidad la tendría que pasar lejos de ella y eso iba a conllevarle un gran disgusto, pero ¿qué opciones tenía? Aunque Kate volviera a su vida no iba a ser como antes. De momento ni si quiera iba a poder estar en la misma habitación que ella, no podía. Íbamos a tener que estar lejos por un buen tiempo, quizás era eso lo que necesitaba, tiempo para olvidarla. Aunque no iba a ser nada fácil.
Había llegado al orfanato y fui al encuentro de mi pequeño, y como muchas otras veces me lo encontré en su árbol leyendo un libro.
-Papa-dijo acercándose a mí en cuanto me vio.
-Hola cariño. ¿Cómo estás?
-Bien. ¿Y Kate?
Dios solo llevaba aquí menos de un minuto y ya me había preguntado por ella. Esto iba a ser muy, pero que muy difícil.
-Alex cariño Kate se ha tenido que ir de viaje.
-¿A dónde?
-A la otra parte de la ciudad.
-¿Por qué?
-Porque tenía trabajo.
-No sé ha despedido.
-No ha podido cariño, pero quiere que te diga que te quiere mucho.
-¿Podré hablar con ella?-me quedé pensando de nueva en la frase de Kate pero que podía decirle.
-Claro, podrás llamarla por Navidad para felicitarla.
-No. Yo quiero llamarla ahora.
-Cariño ahora no puedes estará ocupada.
-Ella para mi no esta ocupada.
-Alex-le regañe.
-Lo siento, pero quiero hablar con ella-dijo bajando la voz.
-Lo sé cariño. Pronto conseguiré que hables con ella. ¿Vale?
-Vale. ¿Podemos irnos?
-Claro. Ves a despedirte.
Era el primer día y todo ya se estaba saliendo de madre. No sabía como iba a poder aguantarle la mentira a Alex hasta que Kate se recuperara del todo. Esto era demasiado para pensarlo en este momento. Todavía no podía dejar de ver la cara de Kate en el hospital después de decirle que todo se había acabado. Sentía un sentimiento de culpa que no había conseguido sacármelo desde que salí del hospital. Todavía sentía un atisbo de duda sobre lo que había echo pero…era lo correcto, era lo que tenía que hacer ¿no? Ya daba igual ya no había marcha atrás ahora solo estamos Alex y yo.
POV KATE
Acababa de irse y ya lo echaba de menos. Su sonrisa, sus ojos. No podía borrarlo de mi memoria solo esperaba que el tiempo, si el tiempo lo cura todo. Luego estaba Alex. No quería alejarme de él pero Castle tenía razón terminaré haciendo daño y si me pasa algo…quizás debería desaparecer para siempre de su vida. Quizás Lanie tenía razón y tenía que alejarme un poco de todo irme lejos por Europa como siempre había querido y quizás así pueda olvidarlo. Pero el trabajo…no podía dejarlo. Además si me centraba en el trabajo también me impediría el pensar en ellos en cada momento. En estos momentos no creo que me dejen volver, tendrá al menos que recuperarme un poco para poder volver.
Así que en cuanto me dieran el alta me iría lejos, necesitaba alejarme de él lo máximo posible. Lo odiaba en este momento tanto por dejarme por ser un cobarde y no luchar, dios me odiaba a mí misma por amarlo. Desde el principio sabía que no los merecía a ninguno de los dos, pero Castle me hizo sentir tan querida que…no pude evitar enamorarme de él. Y ahora, ahora me ha abandonado, y lo entendía y lo comprendía pero aun así lo odiaba por abandonarme por no luchar como luchó por conseguir a Alex. Bien perfecto ahora tenía celos de mi pequeño. Necesitaba salir de aquí cuanto antes para no volverme loca. De repente sonó la puerta y cuando se abrió aparecieron Espo, Ryan y el capitán Montgomery.
-Hola oficial-dijo el capitán.
-Capitán.
-Necesitamos hablar contigo de todo lo que ha ocurrido. Estoy muy enfadado contigo por no haber pedido refuerzos. Sabes que una parte importante de la policía es tener un compañero y apoyarse en él. También es importante tomar buenas decisiones y tú no has hecho nada de eso hoy. Debería despedirte. Pero tienes algo importante también, eres inteligente y tienes un gran olfato como investigadora y gran sentido de la justicia. Por ello he decidido ascenderte. A partir de ahora serás la detective Beckett y estos dos formaran parte de tu equipo.
-¿Lo dice en serio señor?
-¿Me ves con cara de bromear?
-No señor.
-Bien porque no lo hago.
-Gracias señor. ¿Cuándo empiezo?
-Pues esa es otra parte. Necesito que estés totalmente recuperada. Y no dijo solo físicamente sino psicológicamente también.
-Estoy bien señor.
-No lo dudo. Pues entonces tómeselo como unas vacaciones. Quedan dos semanas para Navidad así que empezamos el año que viene. Tres semanas te vendrán muy bien.
-Pero señor…
-Sin peros Beckett. Cuando empiece el año te quiero en comisaria antes mantente lo más lejos posible.
-Tengo que rellenar mucho papeleo.
-De eso ya se ocupan estos.
-Señor-dijeron ambos a la vez haciéndonos sonreír.
-Bueno yo os dejo tengo que volver a dirigir una comisaria.
-Señor-dije cuando se giró-gracias-hizo un gesto afirmativo con la cabeza antes de salir por la puerta.
Nos quedamos allí los tres como tontos mirándonos.
-Joder Beckett que suerte tienes, la cagas y te ascienden.
-¿Qué la he cagado? He detenido a un narco que creían muerto desde hace años-dije sonriéndoles.
-Si ya. Además tienes el mejor equipo del mundo-dijo Espo señalándolo a Ryan y a él.
-Ummm eso es lo que menos me ha gustado pero tendré que aguantarme-dije picándolos.
-Nos alegramos que estés bien jefa-dijo Ryan.
-Hey, nada de jefa. Somos compañeros, es lo que más necesito aprender a depender de un compañero así que…
-Bien. Bueno nos vemos cuando vuelvas de vacaciones y como somos compañeros luego tú harás el papeleo nuestro.
-Ja en vuestros sueños.
Los chicos se fueron al cabo de un rato dejándome sola de nuevo con mis pensamientos. Ahora que tenía oficialmente vacaciones en cuanto saliera del hospital me iría lejos por unos días. No iba ser capaz de estar totalmente lejos y por mucho tiempo. Pero al menos unos días lo necesitaba, necesitaba estar sola y pensar en que iba a hacer ahora con mi vida, mi nueva vida. Tenía miedo por la gran responsabilidad que conllevaba el ascenso y me dolía el pensar en tenerlos a ellos fuera de mi vida. Estas navidades iban a ser las mejores junto a ellos y ahora…ahora iban a tener que ser diferente. Seguramente Castle y Alex se pasarían por el orfanato para llevar los regalos a los niños, y yo no quería ni podía estar allí cuando ellos estuvieran. Todavía no había decidido que iba a hacer pero de momento necesitaba estar lejos de ambos de los dos hasta que tomara una decisión sobre Alex. Además luego estaba Castle no podía dejar de pensar en él en sus ojos en su boca, en sus labios besándome, en sus brazos acariciándome. Y ahora no podía tenerlo cerca sin querer tocarlo, sin querer besarlo. Puf dios cuando iba a poder salir de aquí me estaba volviendo loca.
-Hey Kate-dijo Lanie entrando por la puerta.
-Hey ya sabes cuándo me dan el alta.
-Kate todavía deberías…
-No. Si no me la dan me voy yo voluntariamente.
-Kate…
-No. Necesito salir de aquí ya.
-Vale bien pero necesitas reposo y…
-Me voy.
-¿Adonde?
-Aun no lo sé pero tengo unos días libres y me voy a ir fuera.
-Oh, sí creo que te va a venir bien. Pero Kate vendrás para Navidad ¿no?
-Yo… no lo sé.
CONTINUARÁ…
Mañana más y recordad que vuestros mensajes son siempre un gran regalo.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 39

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 24, 2016 4:15 am

Bueno espero que lo disfrutéis y me dejéis disfrutad del día hay mucho tiempo para matarme. Pero os prometo que el reencuentro de estos dos está muy que muy cerca.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 39
POV KATE
Estaba en Los Hampton al final no había podido alejarme lo suficiente de Nueva York. Había alquilado una pequeña casa cerca de la playa. Llevaba casi una semana aquí, y en dos días sería Navidad. Había decidido volver a casa y por ello ya tenía todo recogido para poder volver. Había pasado una semana sola sin que nadie me molestara, pero el siempre había estado en mis pensamientos. Dios no había conseguido quitármelo de la cabeza, al final el haber venido, las vacaciones habían perjudicado más que beneficiar. Ahora tenía que volver y seguramente encontrarme con él.
Había decidido ir a la fiesta del orfanato. No era justo que él fuera y yo me quedara en casa amargada sin ver a mis niños para no verlo a él. Pero luego estaba Alex, a pesar de haberme querido alejar de él, no podía lo necesitaba. Quizás la fiesta sería un buen momento para la reconciliación con mi pequeño. Deseaba tanto abrazarlo que…dios no pude evitar que las mejillas se me llenaran de lágrimas. No recordaba haber estado tanto tiempo lejos de él, sin poder ni si quiera verlo o abrazarlo. Esto era tan difícil que a pesar de saber que lo mejor para él era desaparecer de su vida no podía. No podía estar lejos de él, no podía dejar de ver esa carita monísima que tenía. Era el niño más especial que había conocido en mi vida, y por nada, ni nadie me iba a volver a separar de él.
Me preparé para volver a casa, para volver a mi hogar. Había disfrutado de la soledad de este paraíso pero no se estaba en ningún lugar como se esta en casa. Y eso era lo que más necesitaba en este momento volver a casa.

Ya estaba en casa. Me bajé del coche y estiré las piernas llenando mis pulmones de los olores que cubren la ciudad, mi ciudad. Estaba en casa y lo primero que quería hacer era ir a ver a Alex pero…antes tenía a alguien a quien visitar. Metí las pocas cosas que tenía en casa y me dirigí hacia el orfanato para hablar con Lanie, necesitaba una buena charla de chicas.
POV RICK
-Alex te he dicho que no puedes.
-Quiero hablar con Kate.
-Alex-dije intentando mantener la paciencia.
-Quiero ver a Kate.
-Alex no se puede, comete eso ya.
-No-dijo cabreado tirando el plato al suelo.
-Alex. Se acabó a tu cuarto castigado hasta que yo diga.
Alex salió corriendo escaleras arriba dando un pequeño portazo con la puerta. Estaba cabreado desde que no había conseguido hablar con Kate. Ya no sabía qué hacer, cada día iba a peor.
-Richard hijo, déjalo tranquilo. Dale algo de tiempo.
-Ya no sé qué más hacer. Apenas habla conmigo, no quiere comer y se pasa todo el día enfadado y preguntando por Kate.
-Cariño, es normal que le eche de menos.
-Lo entiendo, pero joder me siento mal. Es como si yo no pudiera hacerle feliz.
-Richard. Tú puedes hacerle feliz. Solo es que ella no está y sabes lo importante que es ella para él.
-Lo sé. Pero joder no es mi culpa que ella no quiera verlo ni hablar con él. Yo no se lo impedí se lo deje bien claro-maldije por mi mala suerte.
-Cariño, no dejes de insistir todo irá bien. Ahora tengo que salir nos vemos en unas horas hijo.
-Gracias madre-le dije besándola.
Estaba de nuevo solo. Alex no me hablaba, mi madre se había largado y Kate…Kate yo la había sacado de mi vida. La he cagado. La deje para no hacerle sufrir a Alex y para yo no sufrir y…ahora estábamos jodidos, muy jodidos. Dios yo también la echaba mucho de menos. La necesitaba tanto, pero ahora la había perdido para siempre. Necesitaba una ducha bien caliente y cuando acabara con ella entonces iría a hablar con Alex para hacerle entender que todo iba a estar bien. Y luego, y luego intentaría conseguir que Kate volviera a la vida de Alex. Entendería que no me quisiera a mí en ella pero solo por ver a mi pequeño bien haría lo que fuera porque volviera a su vida, lo que fuera.
Me duché con agua ardiendo corriendo por mi cuerpo, liberando mis músculos tensos por la situación en la que me encontraba con mi pequeño. Le echaba tanto de menos, poder jugar con él, abrazarlo, besarlo. Joder necesitaba arreglarlo lo más rápido posible. Si hacía falta me arrodillaría delante de Kate para pedirle que viniera a verlo.
Salí de la ducha y me vestí de forma cómoda. Y subí a la habitación de Alex, necesitaba hablar con él y conseguir solucionar las cosas. Golpeé la puerta pero no conseguí ninguna respuesta.
-Alex, soy papa y voy a entrar.
Aún no conseguí ninguna respuesta por parte de él, suspiré y abrí la puerta con cuidado. Dirigí mi mirada hacia la cama pero allí no estaba, busque alrededor y tampoco podía verlo por ningún lado. No estaba en su habitación, estaba castigado y había salido. Pero no estaba enfadado solo quería hablar con él. Lo busque por la parte de arriba y no lo encontraba. Bajé las escaleras y seguí buscando, estaba empezando a ponerme nervioso. Lo llamé a voces por todos lados pero allí no estaba. ¿Dónde narices se había metido? Entonces me di cuenta. La puerta de casa estaba entreabierta, no podía haber salido ¿verdad? Salí corriendo hacia afuera. Nos estaba en las escaleras ni en la recepción.
-John.
-Hola señor Castle. ¿Está bien?
-¿Has visto a Alex salir?
-¿A su hijo?
-Si.
-No. ¿Por qué?
-Creo que ha salido, pero no sé…
-Relájese señor Castle. Será mejor que llame a sus amigos para ver si lo han visto.
-Si tienes razón. Quizás Lanie sepa algo.

POV LANIE
Dios estos malditos papeles me vuelven loca. Iba a tener que buscar al final ayuda pero como y de quien. Joder me estaba volviendo loca. Tenía que hacer un montón de números para poder llegar abiertos a fin de año. Esto cada vez estaba peor y eso que contábamos con la ayuda de Castle, pero cada vez entraba más niños y… puf vaya mundo, estos niños merecen lo mejor.
-Mierda-dije apartando una carpeta llena de papeles.
-Se puede saber que te han hecho esos papeles.
-Dios Kate-dije al ver a mi amiga allí delante de mi puerta. Me levanté y salí corriendo a abrazarla. Se había ido hacia solo una semana a pesar de que le pedí que se quedara porque estaba herida tanto por dentro como por fuera. Pero necesitaba estar sola, y lo entendí, tenía mucho en que pensar.
-Lanie me vas a estrujar.
-Oh lo siento. ¿Cómo estás?
-Bien. Mejor.
-Y las heridas.
-Cicatrizando-me respondió y yo sabía que no solo se refería a las de su cuerpo.
-¿Cuándo has vuelto?
-Ahora, eres mi primera visita.
-Oh, me siento alagada. Siéntate. Kate ¿has decidido ya algo?
-Yo…no quiero perderme nada de la vida de Alex. Quiero estar en su vida.
-¿Y Castle?
-Castle, Castle nada. Él no me quiso en su vida, y se acabó.
-Y si él…
-Y si él ¿Qué?
-Si quiere volver.
-Yo no quiero. Yo lo he aceptado y estoy bien con eso. Solo he vuelto para volver a estar cerca de Alex. He pasado demasiado tiempo lejos de él y lo echo de menos.
-Entonces que haces aquí.
-Yo…tengo miedo a enfrentarme a él.
-A Alex.
-Si. No sé si estará enfadado conmigo. Ni si Castle lo habrá puesto en contra de mí.
-Kate, Castle nunca haría eso. Y Alex, Alex no deja de preguntar por ti. He querido llamarte en varias ocasiones para que hablaras con él pero…
-Tenía el móvil apagado.
-Si. Castle ha venido muchas veces a pedirme que me pusiera en contacto contigo. Estaba desesperado Alex estaba furioso con él. Cree que él no le deja hablar contigo.
-Oh. Yo… será mejor que hable con él y le explique todo.
-Sí creo que será lo mejor-de repente sonó el teléfono cortando nuestra conversación.
-Diga-contesté al teléfono con una sonrisa haciendo reír a Kate.
-Lanie-dijo un voz al otro lado del teléfono-soy Castle has visto a Alex.
-¿Yo? No por qué.
-Ha desaparecido.
-¿Cómo?
-No tengo tiempo, solo quería saber si lo has visto. Pensé que iría para allá sino… voy a llamar a la policía.
-¿Dónde estás?
-En casa. No me quiero mover por si vuelve.
-Estaré allí en unos minutos-dije y colgué.
-¿Qué ha pasado?-preguntó Kate.
-Era Castle. Alex ha desaparecido.
CONTINUARÁ…
El lunes nuevo capítulo veremos si aparece Alex y el reencuentro, no en las mejores circunstancias pero…
Que tengáis un buen fin de semana
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiero una familia-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por clari_castleismylife el Dom Jun 26, 2016 4:55 pm

woww!!! siguee que esto se esta poniendo interesanteee!!. me encanta me encanta! Smile
avatar
clari_castleismylife
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 05/06/2016
Edad : 19
Localización : ARGENTINA El Pais Mas Lindoo!!! =)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 40

Mensaje por tamyalways el Dom Jun 26, 2016 8:36 pm

Bueno nuevo capítulo. Espero que os guste. Daros las gracias por vuestros comentarios y prometeros que ya esta semana acabamos con el drama para pasar a una reconquista no prometo unirlos pronto, pero estarán cerca el uno del otro. Kate necesitará perdonar y eso le llevara su tiempo, Castle se lo tendrá que ganar. Pero ya se acabara el drama. Va dedicado a todos vosotros que seguís ahí confiando en mí a pesar de poner las cosas muy difíciles.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 40
POV RICK
Tenía la esperanza de que hubiera ido a ver a Lanie pero allí no estaba. Empezaba a inquietarme que la había podido pasar a mi pequeño. La policía había llegado y estaba mirando por los alrededores a ver si encontraban algo. Uno estaba conmigo haciéndome miles de preguntas pero de momento no había conseguido que me salieran ninguna. Mi madre había llegado nada más llamarla y estaba respondiendo a las preguntas antes que yo para que yo pudiera tranquilizarme. Pero cada minuto que pasaba era mucho peor. De repente se abrió la puerta y entró la persona que menos me podía imaginar. Allí estaba Kate seguida por Lanie y entraron directos hacia mí. Kate fue la primera en hablar.
-¿Dónde está?
-¿Crees que si supiera donde esta estaríamos así?
-Qué coño ha pasado.
-Las preguntas las hago yo señora-dijo un hombre uniformado que acababa de entrar- Soy el agente especial Will Sorenson y estoy al mando. ¿Quién es el que ha llamado?
-Yo, soy su padre.
-Bien y vosotras. ¿Eres su madre?-dijo mirando a Kate.
-Yo…
-No-dijo Castle-pero es como si lo fuera.
-Bien. De momento necesito hacerte unas preguntas a ti señor Castle.
-Bien, creo que ya estoy listo.
-¿Ha habido alguna pelea o algo que te diga que se haya podido escapar?
-Yo nunca podía pensar en que él se escapara. Pero si, acabábamos de discutir, yo me enfadé y le grité. Lo castigue a su cuarto, era la primera vez.
-Esto es tu culpa-dijo Kate apareciendo por detrás-si le pasa algo al niño…
-Mi culpa, de verdad crees que es mi culpa. No fui yo quien desapareció de su vida. No fui yo quien le dejo tirado sin hablar con él. Alex había cambiado desde que te fuiste, apenas hablaba, no sonreía, ni si quiera comía. Estaba todo el día enfadado conmigo pensaba que yo no quería que te viera y tu te fuiste yo no te prohibí verlo.
-Hey basta de echaros mierda-dijo Lanie- no es culpa de ninguno, Alex es solo un niño confundido.
-Tiene razón. Solo dime que fue lo que paso.
-Bueno discutimos porque quería hablar con Kate. Tiró el plato de comida al suelo y dio algunas voces. Lo castigue a su cuarto. Decidí darle algo de tiempo para ir a hablar con él. Lo gusto para darme una ducha corta y después…después ya no estaba. La puerta estaba abierta pero no estaba forzada.
-Crees que se ha ido por propia voluntad.
-Si. Creo que fue a buscarte-dije mirando a Kate.
-Mandaré a todas las patrullas, para que estén atentos. Necesitaré una foto.
-Tengo aquí una reciente-dije sacando una foto del día que estuvimos en el museo.
-Bien es perfecta, lo mejor es que se quede aquí Señor Castle por si decide volver.
-Vale.
-Yo puedo ayudar-dijo Kate.
-Señora perdona que…
-Soy detective de policía. Tengo mi equipo que estará dispuesto a ayudar. Peinaremos la zona, no ha podido ir muy lejos.
-Bien.
Yo me tenía que quedar allí parado sin hacer nada, cuando lo que quería era ir a ver a mi pequeño. Le necesitaba tanto que…me iba a volver loco allí. Necesitaba hablar con Kate, me había pasado antes pero…me sentí atacado y….dios yo no soy así. Me acerque a ella gusto cuando iba a salir por la puerta.
-Kate.
-Umm-dijo girándose.
-Siento lo de antes, yo…yo soy el único culpable. Fui yo quien la cague-dije bajando la mirada.
-Está bien, yo también.
-Encuéntralo. Tráemelo de vuelta.
-Lo encontraré-dijo con determinación, y sabía que lo haría. Haría cualquier cosa por traerlo de vuelta, cualquiera y eso me tranquilizaba. Lo que más había temido siempre de ella era lo que más me tranquilizaba en estos momentos.
Salió por la puerta sin mirar atrás y yo me quede allí pasmado viendo como mi mundo se había ido derrumbando en un abrir y cerrar de ojos. Todo había sido por mi culpa pero creo que ya había sufrido bastante, no me podían arrebatar a lo que más quería en este mundo, no podría vivir sin él.
El tiempo pasaba y no había ninguna noticia de él, estaba empezando a inquietarme. Y si le había pasado algo. Era un niño pequeño, solo, de noche en una ciudad como Nueva York. Nada podía salir bien.

POV KATE
No podía quedarme quieta necesitaba buscar y buscar sin descanso hasta encontrarlo. Sabía lo que sucedía en estos casos. Cuanto más tiempo pasara más complicado sería encontrarlo con vida. Joder Kate deja de pensar así solo se ha escapado nadie se lo ha llevado, tiene que estar aquí cerca. Cuando bajé ya estaba allí mis compañeros esperándome.
-Chicos gracias por venir.
-Estamos a tu disposición.
-Bien necesito que os dividáis y os ocupéis de las zonas de alrededor, no ha podido ir muy lejos. Os acabo de mandar la foto al móvil para que podáis saber cómo es. Preguntad a todas las personas a ver si alguien lo ha visto. Espero que alguien lo viera y le ayudara.
-Ok
-Si tenéis algo me llamáis en seguida. Es un niño que no suelo abrirse a nadie que no conozca y no querremos asustarlo.
-Bien. Te llamamos.
-Vale manos a la obra.
Cogí mi coche y decidí tomar el camino hacia mi casa. Si Castle tenía razón y quería verme a lo mejor había intentado llegar a mi casa. Si lo había intentado a lo mejor lo encontraría por los alrededores. Iba despacio mirando hacia todos los lados y de vez en cuando, cuando veía a alguien me paraba y preguntaba a la gente. Ver a un niño de esa edad solo a esas horas tenía que haber llamado la atención pero de momento nada de nada. Estaba empezando a inquietarme, no había ni rastro del niño. No había recibido ninguna llamada por lo tanto tampoco los chicos o el FBI había tenido éxito aún. Me sentía fatal pero también pensaba en Castle y en cómo se tendría que sentir. Él se tenía que sentir culpable y encima yo… yo empeoré las cosas. Tenía que estar comiéndose la cabeza, si algo le pasaba no sé si podría vivir con ello pero Castle, Castle se moriría en el instante. Le había prometido que lo traería de vuelta y es lo que pensaba hacer.
Estaba cansada, no sabía dónde seguir buscando y frené el coche dejando caer mi cabeza sobre el volante. Solo me quedaba esperar, esperar una maldita llamada. En ese preciso momento llegó. El móvil empezó a sonar y sonar hasta que conseguí sacar el valor para cogerlo.
-¿Si?
-Soy el Capitán Montgomery.
-Hola Capitán.
-Acaba de llegar un vagabundo con un niño que ha encontrado en la calle. Preguntan por ti Kate.
-Dios mío, gracias a dios. Estaré ahí en cinco minutos.
Llamé a los chicos para que dejaran la búsqueda y llamé a Castle. Quería que lo supiera para que fuera a buscar a Alex a la comisaria.
-Castle.
-Castle soy Kate. Ha aparecido.
-Está bien.
-No lo sé todavía no lo he visto. Dirígete a la comisaria, te espero allí-dije y colgué sin dejarlo responder no quería perder más tiempo.
Aceleré el motor poniéndolo por encima de lo permitido y en menos de dos minutos estaba delante de la comisaria. Deje el coche en la mitad de la calle y cuando entré me dirigí al primer compañero que vi.
-Toma coge el coche que esta fuera y apárcalo-dije lanzándole las llaves y sin esperar respuestas me dirigí hacia la puerta del ascensor. Le di al botón y parecía que el tiempo pasaba más lento de lo normal, me estaba volviendo loca hasta que conseguí escuchar el ping!! del ascensor anunciándome su llegada.
Me subí en él y no podía estar quieta, los segundos que pasé allí encerrada me di cuenta del tiempo que perdía al cabo del año allí en esa maldito pequeño espacio, ahora entendía porque a Alex no le gustaban. Volví a escuchar el ping!! del ascensor y las puertas se abrieron de golpe dándome paso a la comisaria. Empecé a mirar hacia todos lados y no los veía me dirigí hacia la oficina del Capitán y entré sin llamar.
-Capitán.
-Está en la sala de espera, está tranquilo.
-Bien-dije girándome corriendo a encontrarme con él.
Cuando llegue a la puerta de la sala de descanso lo vi allí sentado hablando con un vagabundo y estaba sonriendo, según Castle no había conseguido hacerlo sonreír durante toda la semana y que ese hombre le hiciera sonreír y además se lo trajera de vuelta. Estaría toda la vida agradecida a aquel hombre.
-Kateeee-una voz me sacó de mis pensamientos, y de repente sentí sus bracitos rodeándome las piernas y no pude más. Me agaché quedando a su altura y lo abracé como si no hubiera mañana. Me había asustado mucho, más de lo que pensaba. El verlo así sano y salvo fue lo que me hizo darme cuenta de que yo tampoco hubiera podido vivir sin él, él era el motor de mi vida, y no quería volver a separarme de él nunca más.
-Alex, te quiero mucho cariño.
-Y yo a ti Kate.
-Prométeme que nunca, nunca más lo volverás a hacer.
-Lo siento Kate. Solo quería verte.
-Lo sé cariño y siento haber estado alejada de ti.
-¿Fue culpa de papa?
-No cariño, él me ha buscado pero yo…
-No te encontraba. Pensé que me estaba mintiendo.
-Cariño, tu padre te quiere mucho. Y haría cualquier cosa por ti, cualquier cosa. No te olvides nunca de eso.
-Yo también lo quiero.
-Bien. No vuelvas a hacer otra cosa igual.
-¿Y papa?
-Papa está de camino.
-¿Está enfadado?
-Cariño está preocupado, no enfadado. Él te quiere mucho y solo quiere que estés bien. Se ha llevado un buen susto.
-Vale. No volveré a hacerlo.
En ese momento escuchamos un grito por toda la comisaría era Castle había llegado y buscaba a su hijo desesperado.
-Alex, Alex.
-Papa estoy aquí-dijo Alex saliendo a su encuentro, cuando los vi abrazándose el corazón se me lleno de una forma increíble. Esa podía haber sido mi familia, y yo la había perdido.
CONTINUARÁ…
Espero poder subir mañana un capítulo, cargado de emoción, tendremos el reencuentro de Castle y Alex y con la familia, creo que ese capítulo os gustara. Si no puedo subir mañana tranquilos que intentaré no tardar mucho más en subir.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiero una familia-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por clari_castleismylife el Lun Jun 27, 2016 10:23 am

naaa la verdad me quede sin palabrasss!! buenisimo el capitulo estee!! que bueno que aparecio Alex !! estoy anciosa de leer el capituloo siguienteee!! la verdad tamyy sos una GENIA!! Happy Clap Smile
avatar
clari_castleismylife
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 05/06/2016
Edad : 19
Localización : ARGENTINA El Pais Mas Lindoo!!! =)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 41

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 27, 2016 8:37 pm

Nuevo capítulo de la historia y antes de nada quiero haceros entender porque se comportan estos dos así, tienen miedo. Kate tiene miedo porque todas las personas que ha querido en el mundo acaban desapareciendo de su vida de una forma u otra, y Castle desapareció de ella dejándola sola por eso tiene miedo a volver a dar el paso. Castle por su parte ha tenido muchas relaciones pero o les dejaban tirado o le engañaban como Meredith. Esta vez está enamorado de verdad y tiene miedo de que Kate le deje de una forma u otra porque sabe lo que va a sufrir. Por eso ambos actúan así han tenido una vida donde les ha faltado un amor duradero y sienten que esto no puede funcionar, tienen que acabar con sus miedos y para eso se necesita tiempo y confiar en la otra persona. Con el tiempo se darán cuenta de que se quieren y que quieren estar ahí el uno para el otro y que nada ni nadie les va a separar solo su miedo y por eso tendrán que superarlo para ser feliz.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 41
POV RICK
Mi pequeño, estaba abrazando a mi pequeño y todo lo demás quedaba fuera. Me daba igual el resto del mundo ahora solo quería sentirlo, sentir a mi pequeño entre mis brazos.
-Alex cariño, me has asustado mucho-dije limpiándole las lágrimas.
-Lo siento papa. Yo…solo quería ver a Kate.
-Lo sé cariño-dije volviendo a abrazarlo.
-Te quiero mucho.
-Yo también mi niño, yo también-dije sin poder dejar de besarlo y abrazarlo. Por primera vez quité la mirada de él y cuando la levanté vi a Kate mirándonos. Tenía lágrimas en los ojos y una sonrisa en su cara. Había cumplido su palabra, me la había traído de vuelta y por eso iba a estar el resto de mi vida en deuda con ella.
-Papa, ven. Quiero que conozcas a alguien.
Perseguí a mi pequeño cogiéndole de la mano no quería que se soltara por si volvía a perderlo, no quería volver a pasar por ello. Me llevo justo delante de un hombre con una larga barba blanca, y el pelo de color blanco largo, llevaba ropa desgastada y sucia, sin duda era un sin techo, pero un sin techo al que le debía la vida, porque me ha devuelto a la persona más importante de mi vida.
-Hola-dije extendiéndole mi mano para estrecharle la suya-usted…usted es quien me ha devuelto a mi pequeño.
-Oh, bueno yo solo lo traje donde él me dijo.
-Papa, a que se parece a Santa.
-Oh, si. Muchas gracias, de verdad. No sé que hacer para agradecérselo. Pídeme lo que quieras.
-No necesito nada, me conformo con veros así-dijo señalándonos a Alex y a mí.
-Gracias pero si necesita algo en cualquier momento y cualquier cosa solo llámeme-dije dándole mi tarjeta.
-Lo tendré en cuenta. Y tú pequeño, pórtate bien y no vuelvas a hacerlo.
-Vale. Papa podré verlo otro día.
-Yo…si no le importa.
-Cuando quiera. Estoy a un par de cuadras de aquí. Pregunte por Krauss.
-Gracias de nuevo-dije estrechando de nuevo nuestras manos.
-A sido un placer-dijo saliendo y despidiéndose de Alex.
-Papa, Kate ha vuelto.
-Oh si-dije mirándola.
-Podré verla…-dijo bajito y mirando al suelo.
-Alex si Kate quiere ya sabes que si-dije levantándole la barbilla para mirarle a los ojos.
-Kate me dijo que había sido su culpa, papa siento haberme portado mal.
-Lo sé cariño. Será mejor que volvamos a casa, Lanie y la abuela estaban muy preocupadas por ti.
-Bien-dijo haciéndome gestos para que lo cogiera.
Me acerque a donde estaba Kate quería hablar con ella pero no quería dejar a Alex solo. Y además no era de algo que quería hacer delante de él. Así que pensé en invitarla a venir con nosotros, y cuando supiera que Alex estaba bien en casa (tendría que cerrar todas las puertas con llave y meterlas en la caja fuerte) entonces podríamos hablar los dos. Le debía una disculpas y un agradecimiento, también quería dejarle de nuevo claro que podía ver a Alex cuando quisiera y no solo eso sino que quería que fuera parte de su vida, de su día a día. Si era necesario para que ella estuviera a gusto con él, yo desaparecería durante ese tiempo.
-Vamos a casa a ver a la abuela y a la tía Lanie-dijo Alex sonriendo-¿vienes?
Kate se quedó mirándome sin saber que decir. Sabía que quería estar con Alex pero que no sabía que pasaba conmigo. Yo necesitaba que viniera para poder hablar con ella, así que di el paso para que aceptara.
-Kate vamos a estar todos. Creo que deberías venir-vi como estaba algo insegura-él quiere estar contigo Kate.
-Bien. Pero tengo que irme pronto a casa.
-Vale. Pero espero que me des un par de minutos para hablar conmigo.
-Bien-dijo no muy convencida.
Cogimos las escaleras por medio de Alex y llegamos enseguida abajo para coger un taxi. En apenas unos minutos estábamos en la puerta de casa dispuestos a entrar.
-Alex cuando entres ahora quiero que le des un abrazo a la abuela y a Lanie y muchos besos. Han estado muy pero que muy preocupadas por ti.
-Vale papi-dijo algo triste.
-Y cariño, sonríe. Sonríe siempre en la vida me oyes. Regálame una sonrisa.
Y Alex me sonrió y no pude evitar devolverle la sonrisa, cuando me giré vi a Kate también sonriendo y eso me relajo bastante. Parecía que por lo menos por Alex todo iba a estar bien.
-Bien es hora de entrar. A la de una, a la de dos y a la de…tres-dije abriendo la puerta. En cuanto la abrí del todo Alex salió corriendo y fue recibido por Lanie y mi madre muy emocionadas ambas. Kate y yo nos quedamos en la puerta, uno al lado del otro y sin poder evitar sonreír y estar orgullosos de ese pequeño.
De repente apareció nuestro pequeño colocándose justo delante de nosotros y nos agarró a cada uno por una mano y nos llevó hacia donde estaba el resto.
-Bueno creo que esto merece una buena celebración. Pido unas pizzas-dije acercándome hacia la cocina para poder llamar. Estábamos en familia porque todos los que estábamos allí teníamos a Alex en común. Una pequeñita persona que nos tenía a todos locos de amor por él. Por él estábamos todos aquí reunidos, y por él todos los que estábamos allí haríamos cualquier cosa. Me acerque de nuevo al salón y allí estaban todos sentados. Alex estaba sobre las piernas de Kate contándole a todos los que había hecho allí fuera.
-Papa-dijo al verme acercarme y salió corriendo para que lo cogiera en brazos.
-Mi pequeño. Bueno que me he perdido.
-Les estaba contando que no había tenido miedo. ¿A que soy muy valiente?
-Eres muy valiente pequeño-dije besándole suavemente en la sien.
-Papa, Krauss me encontró. Estaba buscando a Kate, pero me perdí. Pero me acordé de que era policía y Krauss dijo que había una comisaria cerca y que él me podía llevar. Tenía miedo porque no lo conocía porque siempre me dices que no hable con extraños.
-Es verdad Alex.
-Pero Krauss no era un extraño. Él me dijo su nombre así que…
Dios menos mal que mi pequeño se encontró con una buena persona. Podía haber sido cualquiera, alguien que le hiciera daño pero no…dio con Krauss al que iba a tener que agradecer el resto de su vida el haber devuelto a Alex a casa. Tenía que hacer algo por él, sabía que no iba a aceptar nada pero…bueno ya investigaría a ver que le podía dar.
-Papi, papi…
-Si cariño.
-Tengo hambre-dijo haciéndonos a todos reír.
-Bien, ya estarán las pizzas de camino. Lo mejor será que te vayas a lavar las manos.
-Vale-dijo sin ganas.
-Creéis ¿que está todo bien?
-Cariño, lo parece ¿no?
-Ya pero…
-Pero nada. Está bien y lo que tenemos que hacer es disfrutar de él.
-Castle tu madre tiene razón. Él niño se ve feliz. Además ahora os tiene de nuevo a los dos, como no va a ser feliz.
-Si claro-dije bajando la mirada. Es verdad los tenía a los dos pero…todavía tenía que aclarar algunas cosas con Kate. Sabía que ella tenía todo el derecho a no querer tenerme cerca.
El sonido de la puerta hizo que la conversación se cortara de repente. Me levanté pague las pizza y las lleve al comedor junto a algunas bebidas. Estuvimos comiendo en silencio. Solo quería poder cerrar los ojos y borrar este día de mierda. Nunca había tenido tanto miedo en mi vida como el de hoy.
-Bueno creo que me voy a ir. Tengo algunas cosas que hacer-dijo Lanie.
-Yo me voy contigo-dijo Kate levantándose. Por instinto me levanté agarrándole por el brazo.
-Kate yo…puedes quedarte un rato. Me gustaría hablar contigo.
-Yo…
-No vemos luego-dijo Lanie abrazándonos y sonriéndome. Sabía que estaba echándome una buena mano.
-Voy a ir a acostar a Alex-dije cogiéndole en brazos y llevándole a su cama. Lo acosté y lo arropé dándole un fuerte beso.
-Papa, te quiero mucho.
-Y yo a ti Alex. No te olvides nunca de eso.
-No papa.
De repente sonó alguien golpeando la puerta y ambos miramos hacia esa dirección con sonrisas en la cara. Pero al ver allí a Kate se me borró la sonrisa no pude evitar ponerme nervioso. El momento se estaba acercando.
-Hola, puedo…-dijo señalando a Alex.
-OH si claro-dije besando a Alex-nos vemos mañana pequeño.
-Nos vemos mañana papa.
-Si.
Les deje solo para que se despidieran y hablaran y me fui abajo. Intentaba darle vueltas a los que pensaba decirle a Kate. Solo quería dejarle claro que quería que estuviera en la vida de Alex y darle las gracias. Eso, eso es lo que quería decirle no tenía nada que ver con mis sentimientos, esos sentimientos que no podía evitar sentir pero…no eso era otro tema.
Escuché unos pasos justo a mi espalda y sabía que había llegado el momento. El momento de hablar con Kate después de toda una semana sin hablar. Si parecía poco pero me había acostumbrado a estar a su lado todo el día y el estar lejos de ella había sido un infierno.
-Bueno ¿de que querías hablar?
CONTINUARÁ…
No sé cuándo podré subir, pero estad atentos que al menos un capítulo más habrá esta semana. Espero que os haya gustado ha sido un capítulo algo sentimental. El siguiente creo que algunos lo odiaréis, otros os encantará, a algunos les gustará una parte y a otros otra. Pero creo que para mí es un capítulo muy completito y espero que lo disfrutéis. Espero vuestros comentarios como siempre.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 42

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 30, 2016 11:21 pm

Bueno nuevo capítulo, espero que me contéis a quien de vosotros os ha gustado y a quien no. No quiero adelantar nada para no jodéroslo. Solo gracias como siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 42
POV RICK
-Yo…no sé por donde empezar-la vi mirando extrañada-bien yo quería darte las gracias.
-¿Por?
-Por traerme a Alex de vuelta como prometiste-dije mirando hacia el suelo.
-No me ha costado tanto, sabes lo que quiero a Alex.
-Lo sé y eso es otra cosa de la que quiero hablar.
-Castle no pienso alejarme de él aunque…
-No, no. No quiero alejarte de él. Solo quería decirte que puedes ver a Alex cuando quieras. E incluso si necesitas que yo no este…
-No voy a alejarte de él. Creo que puedo soportar estar en la misma habitación que tú.
-Oh eso es un alivio. Pensé que me odiarías tanto que…bueno por tu cara creo que es lo máximo que me vas a permitir.
-Bueno si eso es todo creo…
-Kate necesito decirte algo más. Yo siento todo lo que paso. Yo no lo hice bien, tenía miedo y actué en consecuencia a ello.
-Castle no quiero hablar de ello.
-Pues yo creo que deberíamos hablar de ello.
-Castle no quiero saber nada de ello. Tú tomaste la decisión por los dos, no hablaste ni discutimos sobre ello. Tu decidiste ahora decido yo no hablar más del tema.
-Pero Kate yo….
-No lo entiendes. No puedes hacerme daño, dejarme tirada de un día para otro y ahora querer hablar de todo.
-Kate yo…te quie…
-No se te ocurra decirlo. No quiero escucharlo. No quiero volver a pasar por lo mismo no quiero…
Había llegado el momento de darlo todo o quedarme sin nada. No podía dejar que todo se fuera por la borda, no podía. Así que me lancé, me podía partir todos los huesos pero me daba igual, ya tenía el corazón roto no podía doler más. Me lancé y la callé con un beso pasional. Quería demostrarle todo el amor, todo el deseo que sentía por ella en aquel beso.
Enseguida Kate me correspondió al beso negándome todas las palabras que antes había dicho. Nos besamos como si no hubiera mañana, agarrándonos para no separarnos, tocándonos, acariciándonos y besándonos. No quería dejarla pensar, no quería que le diera tiempo a pensar en que aquello era un error.
ADVERTENCIA PARTE M (EL QUE NO QUIERA LEER ESTA PARTE QUE LEA A PARTIR DE DONDE PONE FIN PARTE M)
Coloqué mis manos en su culo impulsándola para que saltara. Se agarró con sus largas piernas a mi cintura y así pude llevarla a otro sitio algo más íntimo como mi dormitorio, el que hacía apenas una semana habíamos compartido. Pero Kate empezó a besarme por el cuello, y en cuanto sus labios rozaron ese punto que sabía que me volvía loco mis piernas me fallaron y estuvimos a punto de acabar por el suelo. Pero por suerte chocamos contra mi escritorio y la deposité allí con cuidado mientras volvía a besarla con fuerza. Kate empezó a pasar sus manos por dentro de mí camisa volviéndome loco. Hasta que me volví tan loco que necesitaba tocar su suave piel. Y no podía esperar a desabrochar los botones, así que tiré de ambos lados abriéndosela de golpe. Un par de botones salieron disparados pero en este momento no estaba para preocuparme por ello. Por primera vez desde que la atacaron la volvía a tener desnuda delante de mí. Tenía dos señales de quemaduras, y alguna que otra señal de aquella maldita noche. Por un momento me quedé paralizado pero Kate levantó mi cara con su mano, y en cuanto vi sus ojos llenos de deseo no dude más. Volví a besarla y la levanté lo justo para poder sacarle los pantalones. Se los deje recolgando por los tobillos y empecé a atacar su cuello.
De repente Kate nos separó y pensé que ya se había jodido todo, pero no de repente me arranco la camisa que llevaba y volvió a besarme. Empezó a pasar sus uñas sobre mi espalda haciendo que la piel se me pusiera de gallina. Necesitaba sentirla, necesitaba hacerle recordar lo bueno que éramos juntos.
Me desabroché el botón, pero Kate quito mis manos y las cambio por las suyas. Me bajo la cremallera con cuidado y luego tiró del pantalón hacia abajo. Metió la mano dentro de mi calzoncillo tocándome la erección y volviéndome loco con su tacto. Volví a besarla colocando mis manos en la mesa a cada lado de su cintura y tiré de ella hacia atrás. Pasé mi mano por sus muslos, tocándole, tentándola, provocándola. Kate cogió mi mano y la colocó donde más la necesitaba, justo por encima de sus bragas, no pude evitar sonreír. Coloque sus bragas a un lado y la toque, estaba más que preparada. Kate echó la cabeza hacia atrás y colocó sus manos en la mesa detrás de su cuerpo intentando mantener el equilibrio. Seguí tocándola hasta que introduje dos dedos de golpe en su interior, haciéndola soltar un gran gemido. Kate ante mi toque busco más contacto cambiando de posición, se echó hacia delante y se agarró con fuerza a mis hombros, clavando allí sus uñas. Estaba cerca, lo notaba por sus mejillas sonrojadas, sus ojos cerrados llenos de placer y por como mis dedos quedaban atrapados en su interior. Aumenté un poco el ritmo y ayudé con el pulgar en su clítoris haciéndola estallar de placer. La volví a besar manteniéndonos cerca muy cerca mientras ella recuperaba el aliento. Sentí sus frías manos bajándome el calzoncillo haciéndome suspirar. Kate agarro mi erección y empezó a masturbarme con sus hábiles manos. Me estaba volviendo completamente loco. Necesitaba estar dentro de ella, sentirla y llenarla por completo. Así que con una fuerza que no sé de donde saque, la separé de mi la recosté un poco en la mesa y sin más la penetré con toda mis fuerza hasta el fondo. Kate me atrapo con sus piernas alrededor de mi cintura acercándome más a ella y empecé a moverme rápidamente dentro y fuera, dentro y fuera, con un gran descontrol. La pasión y el deseo que sentía en ese momento era el que me movía solo quería que ambos quedáramos satisfechos. Apenas podía dejar de moverme pero de repente Kate me empujo haciéndome separarme. Por un momento pensé que se había acabado, pero muy sensual se levantó de la mesa y se colocó con las manos apoyadas sobre la mesa de espalda a mí. Ver su fuerte espalda y su culo perfectamente definido hizo que me pusiera aún más a mil. Me acerque a ella colocándome justo detrás de ella. Le bese la espalda y el cuello y pasé mis manos por su pecho tocándolo y jugando con él. Kate llevo su mano a mi miembro y lo introdujo dentro de ella. Empezamos a movernos ambos a la par, haciendo que la penetración fuera más profunda por lo tanto haciéndonos disfrutar a ambos más. Seguí besándole y tocándole los pechos para intentar hacer que se volviera a correr, lo necesitaba tanto para poder acabar yo también. Empecé a ver como mis caricias hacían mechas en Kate, como su piel se ponía de gallina. Intenté acelerar las cosas, aunque quería alargarlo lo máximo pero estaba a punto de explotar ante aquella visión así que una de mis manos dejó sus pechos y bajó hacia su clítoris. Seguí moviendo cada vez con más fuerza y al mismo ritmo movía mi mano. Los gemidos de ambos era lo único que sonaba a nuestro alrededor aparte de nuestros cuerpos sudados conectados. Sentí como Kate empezaba a dar señales de su orgasmo y aceleré liberando a ambos con un fuerte orgasmo. A Kate le fallaron las piernas y a punto nos hace caer a ambos, le agarré como pude con una mano la cintura y con la otra nos sostuve a los dos en el escritorio. Nos mantuvimos así durante unos largos segundos para conseguir recuperar el aliento.
FIN DE M
Me separé de ella para darle algo de espacio. Cuando se giró no pude evitar sonreírle pero ella no me devolvió la sonrisa, en realidad evito mi mirada agachando la cabeza.
-Puedes acercarme mi ropa.
-Yo…si claro-dije dándole su camisa rota-espera creo que mejor te dejo alguna mía-dije saliendo corriendo a la habitación. Cogí una camiseta larga para ella y me puse un pantalón del pijama para taparme. Cuando salí Kate tenía su ropa encima intentando taparse.
-Gracias-dijo recogiendo la camiseta pero no se movía como si no quisiera que la viese desnuda cuando acabábamos de disfrutar de una buena sesión de sexo.
-Yo…te dejo sola. Te espero fuera-dije señalando la puerta y me giré desapareciendo de allí.
Estaba dando vueltas por todo el comedor, estaba asustado esto no pintaba nada bien. Yo pensaba que con lo que había pasado allí dentro todo volvería a la normalidad, pero estaba completamente equivocado. Tras unos minutos eternos Kate apareció con su pantalón y mi camiseta. Todavía no me miraba y eso me estaba poniendo aún mucho más nervioso.
-Kate yo…
-Castle lo siento.
-¿lo sientes? Que es lo que sientes.
-Esto…no debería haber pasado.
-Pero…ambos queríamos. No pueden pensar que es un error, yo te quiero-intento cortarme pero no la deje-y por lo que ha pasado ahí dentro sé que tú también.
-Castle, esto complica aún más las cosas.
-¿Complican?
-Castle en estos momentos yo…no puedo tener una relación contigo. No puedo perdonar…yo no puedo confiar en ti, en que de buenas a primeras vuelvas a irte y dejarme sola de nuevo.
-Bien, esperaré. Esperaré lo necesario hasta que estés preparada.
-No puedo prometerte que en algún momento lo vaya a estar.
-Da igual, aunque quiera olvidarte no puedo Kate. No será muy difícil esperarte, el corazón quiero lo que el corazón quiere. No puedo hacer nada-dije acercándome a ella y cogiendo una de sus manos entre las mías.
-No quiero hacerte daño.
-Kate ya te he dicho que da igual lo que hagas, aunque quisiera no podría evitar querer estar contigo.
-Castle en cuanto…
-No quiero que te alejes de Alex y de mí. Aunque al final decidas que no tengamos nada-dije sin poder evitar bajar la mirada ante esa idea- tienes que formar parte de la vida de Alex y quiero que lo hagas de la mía-fue a hablar pero la interrumpí-Kate te quiero en mi vida aunque sea como una amiga pero no quiero perderte. Solo él poder estar cerca de ti, me hace feliz y me hace ser mejor persona.
-Bien. Será mejor que me vaya.
-Kate quédate. Puedes quedarte en esa habitación yo me quedaré en el sofá.
-Castle no qui…
-Mañana es Navidad…
-No, no lo es.
-Ya pero la vamos a celebrar en casa mañana. El día de Navidad estaremos con todos los niños en el orfanato así que…quiero darle a Alex una Navidad con toda la familia. Estará mi madre, Lanie y nosotros. Quiero que tú también estés.
-Bien pues vendré pero…
-Alex le hará ilusión si estás aquí cuando se despierte. Además quiero que veas su cara cuando le demos los regalos.
-Bien. Me voy entonces a dormir. Hasta mañana Castle.
-Hasta mañana Kate-dije sonriendo, aunque por dentro tenía miedo a que no pudiera perdonarme o lo que es peor que no volviera a confiar en mí. La había cagado, había tenido bastantes consecuencias ya mi decisión, necesitaba recuperarla. Haría lo que fuera para por fin poder conseguir la familia que quería, la familia que merezco y que perdí como un idiota. Es hora de comportarse como un hombre, es hora de hacer lo posible para ser feliz.
CONTINUARÁ…
¿Qué os aparecido? ¿Creéis que Kate conseguirá volver a confiar en él? Jaja. Espero que os haya gustado. Espero vuestros comentarios ansiosa para saberlo. Feliz fin de semana a tod@s.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 43

Mensaje por tamyalways el Dom Jul 03, 2016 8:29 pm

Bueno pues solo me queda retocar el epílogo para dar por finalizado el fic. Serán al final 53 capítulos epílogo incluido. Está semana subiré 4 capítulo, mañana subiré otro y el jueves y viernes otro. Solo descansamos el miércoles. Espero que os gusten los últimos 11 capítulos contando con este que quedan de esta historia. Gracias a todos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 43
POV RICK
Me desperté, bueno era un decir. Mejor dicho me levanté de la cama, porque había estado toda la noche en vela, recordando su tacto, su olor, saboreando sus labios. Dios era tan difícil tener que darle espacio, pero tenía que hacerlo. Se tenía que dar cuenta por si misma de que éramos el uno para el otro. Me levanté y me puse a hacer el desayuno. Mi madre y Lanie vendrían a comer y tendría que meterme toda la mañana en la cocina. Pero primero era lo primero. Tenía que hacer el desayuno para Alex y Kate y luego darle los regalos a los dos. Le había dado muchas vueltas de si darle a Kate el regalo o no. No quería que se sintiera presionada o no sé qué más, pero creo que pasara lo que pasara entre nosotros tenía que dárselo. Solo esperaba que ella lo aceptara y le gustara el regalo, porque si no…eso podría alejarla para siempre. El regalo de Alex era algo de lo que estaba seguro que iba a triunfar. Llevaba muchos días preparándolo y estaba seguro que le iba a encantar.
De repente, Alex apareció con su león en la mano y cara de dormido.
-¿Ya ha venido Santa?-preguntó mirándome fijamente.
-¿Te has portado bien?
-Yo…-dijo poniendo cara de pena.
-Oh no cariño, te has portado muy bien. Y por eso te han traído hoy un regalo por adelantado, pero mañana habrá más como a tus amiguitos-dije dándole un besito en la sien.
-Bien.
-¿Por qué no vas a ver que hay en mi habitación?
-¿Qué hay?
-Ves y me cuentas.
Fui detrás de él pero no llegue a entrar en la habitación, no quería molestarla pero me basto con escuchar a mi pequeño gritando.
-Kateeeeeee, te has quedado.
-Oh cariño, no chilles-dijo y de repente Alex empezó a reírse a carcajadas, sin duda estaba recibiendo una buena ración de cosquillas. Les deje solos y fui a terminar de hacer el desayuno. Al rato y cuando ya estaba acabando aparecieron ambos cogidos de la mano y sonriendo, me encantaba verlos así de felices.
-¿Qué hay de comer?
-¿Te has lavado las manos?
-Ehhh-dijo mirando hacia abajo.
-Pues entonces, ya sabes.
-Vooooyyy-dijo resignado.
-Buenos días.
-Buenos días Castle.
-¿Has dormido bien?
-Algo.
-Ya somos dos.
-Castle siento…
-No lo sientas. Es Navidad-me miró con media sonrisa-vale nuestra Navidad. Hoy nada de perdones ni nada.
-Bien.
-Bueno después del desayuno vienen los regalos.
-Castle yo…
-Kate yo quiero dároslo a los dos.
-No es que los míos tendré que ir a por ellos.
-Lo podemos dejar para mañana si prefieres-no quería que saliera de casa por si cambiaba de idea.
-No, luego voy a por ellos. Será lo mejor.
-Bien haz los que quieras.
De repente sonó el teléfono de Kate y por su mirada era una llamada que no esperaba. Kate desapareció en mi despacho para atender la llamada al cabo de un rato apareció con una sonrisa en la cara.
-Oh, buenas noticias supongo.
-Os si era el agente especial Sorenson.
-¿El que se ocupo del caso de Alex?-dije tragando saliva solo con recordarlo.
-Si, el mismo.
-¿Y qué quería?
-Oh, ha acabado con el papeleo del caso. Me llamaba porque quería invitarme a cenar.
-Am. Y le has dicho que no.
-¿Qué no? Le he dicho que si, ¿por qué le iba a decir que no?
-Oh, solo pensé que… da igual no importa-no, no importa pero eso me había sentado peor que una patada en…
La conversación se cortó con la llegada de Alex y nos pusimos a desayunar. Kate estaba muy pegada a Alex, más de lo normal. No dejaba de acariciarle y de mirarle con adoración. No podía dejar de sonreír al verlos así. Pero luego pensaba en ese Sorenson y en Kate cenando juntos y se me calentaba la sangre. Pero iba a pasar todo el día con Kate y tenía que aprovecharlo no podía pensar en eso. Tenía unas cuantas horas para demostrarle que yo soy su mejor elección y evitar esa maldita cena.
-Papa, papa-me llamaba repetidamente Alex.
-¿Si?
-Estaba llamándote.
-Oh.
-¿Ya puedo abrir los regalos?-dijo sonriéndome y poniéndome ojitos. No podía, me rendía a él cada vez que me miraba así.
-Bien vamos mejor al comedor, yo voy a por él.
Fui a la habitación y lo cogí, estaba envuelto con un papel infantil. Estaba nervioso, sabía que era un buen regalo, pero era el primero que le regalaba y no podía dejar de estar nervioso. Me acerque nervioso a Alex y se lo di. Kate notó mi nerviosismo porque me agarro la mano entrelazando nuestros dedos. Alex abrió el regalo con mucha ilusión, pero con demasiada lentitud lo que aumento mi nerviosismo. Pero el tiempo que pasara con Kate agarrándome de la mano bienvenido sea. Cuando terminó de desenvolverlo, se quedó con la boca abierta y sin decir nada. Temí por un momento que no le había gustado. Miré a Kate un poco acojonado y vi cómo me dio una sonrisa a cambio. Me acerque suavemente a Alex, y me senté a su lado.
-Alex cariño, ¿no te ha gustado?
-Es para mí.
-Si cariño, pero si no te gusta.
-Me encanta. Es sobre mí.
-Alex léelo. ¿Qué pone?
-Las aventuras de súper Alex.
-Y tú eres Alex ¿no?
-Si. ¿Entonces has escrito un libro sobre mí?
-Algo así sí.
-Me encanta. ¿Puedo leerlo?
-Claro, pero solo un rato. Luego tienes que ayudarme a cocinar.
-Vale-dijo ya más contento y enfrascándose en el libro.
Me levanté y di un fuerte suspiro acercándome a Kate que estaba sonriéndome y en cuanto me vio con esa cara de acojonado empezó a partirse de risa.
-Hey no te rías por un momento pensé…
-Castle como no le iba a gustar. Era un libro y escrito por su padre haciéndole de protagonista. Es lo que cualquier chico soñador le gustaría.
-Has visto como mi regalo iba a ser el mejor-digo sonriéndole.
-Bueno ya veremos cuando le dé el mío-dijo picándome.
-Kate tengo el tuyo, pero quizás sea mejor que dejemos aquí a Alex y vayamos a mi estudio o-la vi cómo me miraba extrañado-no es lo que piensas. Pero vamos que si quieres…-dije mirándole pícaramente.
-No gracias-dijo sonriéndome.
Fuimos hacia mi estudio y me acerque a Kate con el regalo en las manos. Estaba nervioso por lo que Kate pudiera pensar sobre él, pero estaba muy seguro de que quería dárselo. No lo había dudado, y no lo dudaba ahora.
-Bien ábrelo.
Kate lo abrió y se encontró con una carpeta tamaño folio de color negra normal y corriente y me miró con ojos interrogantes. La abrió y vio un montón de papeles.
-¿También me has escrito un libro?
-No, todavía no. Vamos léelo.
Vi como Kate a la vez que empezaba a leer y continuaba la cara le iba cambiando a peor. No llego a la segunda línea cuando levanto la cabeza de golpe y me miró con la boca abierta y cara de estupor.
-¿Qué…?
-¿Tiene algo de malo?-dije al ver su cara.
-No…si…no sé. Ni si quiera sé qué significa esto.
-Joder Kate, es muy fácil. Son los papeles de adopción de Alex. Creo que te comportas con él y él contigo como si lo fueras así que pues…
-Pero Castle ni si quiera estamos…
-Quiero que te quede claro eso Kate, me da igual lo nuestro. Esto tiene que ver con Alex y contigo no conmigo. Quiero que formes parte de su vida igual que hasta ahora. El niño continuará viviendo conmigo y eso, pero quiero asegurarme de que si me pasa algo…de que si me pasa algo Alex se quede contigo.
-Pero, ¿y tu madre?
-Alex tiene que estar contigo si me pasa algo. Quieras o no firmar eso, tienes que prometerme que lo harás.
-Pero Castle, si le pasa algo a alguien será a mí.
-No, eso no puedes saberlo. Kate tú te sientes la madre de Alex, sí o no.
-Si claro pero…
-Ni peros ni nada. Eres su madre y se acabó así que firma esos malditos papeles y así podrá ser oficial.
-Yo...-dijo mirando los papeles, de repente los soltó encima de la mesa y se acercó a mí colocándose justo delante de mí. Pensé que me iba a pegar una ostia o algo, pero de repente me abrazó fuertemente. No tardé ni dos segundos en envolverla entre mis brazos, y atraerla lo más cerca posible.
-Shh-intente calmarla al verla temblar entre mis brazos y sollozar-Kate no lo he hecho para que te pongas triste.
-No, no. No lloro de pena. Lloro de la emoción de teneros a los dos en mi vida-dijo mirándome fijamente a los ojos, y tuve tantas ganas de besarla que todavía no sé cómo me pude contenerme.
-Kate la suerte es nuestra, no se te olvide. Y bien fírmalos que en cuanto pueda se lo llevo a mis abogados para que se pongan manos a la obra. Además tenemos que contárselo a Alex.
-¿Contárselo?
-Claro, se pondrá muy feliz.
-¿Y eso no lo confundirá?
-Kate, vamos a decirle las cosas fáciles. No hay que complicarnos tanto. Además déjame a mí.
Firmó los papeles aun temblándole la mano, y me los paso. Los guarde en mi escritorio para luego pasárselo a mi abogado. Mañana era fiesta y no podría llevarles pero al día siguiente quería que los llevara a los juzgados para hacerlos oficial. Salimos ambos abrazados y nos sentamos en el mismo sofá que Alex que estaba muy concentrado leyendo su libro y no nos había hecho ni caso.
-Alex cariño.
-Umm-dijo sin levantar la cabeza del libro.
-Cariño, Kate y yo queremos hablar contigo.
-Bien-dijo mirándonos primero a uno y luego al otro.
-Verás Alex-ahora era yo el que dudaba de como contárselo no quería darle falsas esperanzas-a partir de ahora, Kate va a ser tu madre.
-¿Cómo?
-Verás. No van a cambiar las cosas. Solo que podrás llamarla mama si quieres y que llevarás su apellido también.
-¿Cómo me voy a llamar ahora?
-Alexander Castle Beckett. ¿Te gusta?-dijo Kate y que hablaba por primera vez.
-Si. Cuando haya reuniones en el cole tú podrás venir como mi mama.
-Claro.
-Y cuando sea el día de la madre y hagamos algo en el cole, ¿Puedo dártelo a ti?
-Claro Alex.
-Bien me gusta-dijo sonriendo por primera vez y haciendo que los dos adultos soltáramos todo el aire que estábamos reteniendo.
-Muy bien Alex.
-Kate.
-¿si?
-Puedo llamarte mama.
-Si quieres si, sino Kate está bien.
-No me gusta llamarte mama-y miré a Kate, y vi cómo se le nublaban los ojos de la emoción, le encantaba que le llamara así sin duda.
-Bien, pues ya está todo claro peque. Así que por que no guardas el libro y me ayudas a hacer la comida para cuando vengan los invitados.
-Vaalee-dijo muy poco convencido.
-Bueno yo dejo a los hombres haciendo la comida y voy a ir a ver si Santa ya ha llegado a mi casa-dijo Kate abrazando al pequeño y saliendo por la puerta.
-Alex ¿está todo bien?
-Si-dijo sonriéndome-le había pedido a Santa que Kate pudiera ser mi mama.
No pude evitar sonreír al escucharle decir eso. Mi pequeño era feliz con la noticia a pesar de que nada había cambiado. Solo esperaba convencer a Kate con mis actos de que lo mejor para los tres era estar juntos, de que los tres hacíamos una gran familia.
CONTINUARÁ…
Espero que os haya gustado el capítulo, mañana veremos los regalos de Kate y la ¿cita? Bueno daros las gracias por seguir ahí ya queda poco y espero disfrutarlo al máximo con vosotros. Espero vuestros comentarios deseosa. Ya estoy pensando en otra historia pero no creo que me dé tiempo de escribirla antes de acabar este, así a lo mejor tardo en volver a subir una historia pero avisaré, iba a parar pero soy adicta a vuestros comentarios . Gracias por estar ahí, hasta mañana XXOO.
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 544
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Quiero una familia-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.