Testigo protegido-Tamyalways-Final

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Miér Jul 27, 2016 1:46 am

Definitivamente Rick le tendrá que contar toda la historia a Kate pues necesita un aliado ahora que se sabe que su familia va a estar a dos horas de ellos. Será que en el próximo capitulo vemos el beso??

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 16

Mensaje por tamyalways el Jue Jul 28, 2016 8:33 pm

Buenos días, solo daros las gracias por seguir ahí semana tras y semanas y desear que os guste el capítulo (crucemos los dedos).
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 16
POV KATE
Acerco mis labios acabando con la maldita distancia entre los dos que me estaba matando. Cuando siento su aliento sobre mis labios me paro un segundo para luego volver a acercarme un poco más hasta que siento como sus labios y los míos se tocan, una leve caricia pero hace que mi corazón salte al instante y que mi mente se vuelva frenética pensando en lo que mi cuerpo está haciendo. De repente me separo dándome cuenta de lo que estaba haciendo, no era el momento, y menos si él estaba así.
-Lo siento, perdona-digo levantándome de golpe y casi saliendo corriendo de allí.
-Kate…-dice levantándose y noto dolor en mi nombre al salir de su boca. Cuando me giro lo veo algo curvado sin duda por el dolor de sus costillas. Enseguida corro a su lado olvidando porque estaba huyendo de él.
-¿Estas bien?-le pregunto ayudándole a ponerse recto.
-No-dice y cuando le miro a los ojos ya no veo dolor en su cara pero si seriedad en su mirada-no me siento bien si no hago algo que quiero hacer-dice acariciándome la cara y acercándose lentamente a mí y juntando de nuevos nuestros labios, pero esta vez no retrocedí, nadie lo hizo.
Cuando sus labios se presionan sobre los míos siento una electricidad que me recorre todo el cuerpo y que hace que me sienta tan genial, que me sienta como si estuviera elevándome al mismo cielo.
Lo abrazo con cuidado cuando siento como sus brazos me envuelven aun cauteloso pero a la vez con fuerza, lleno de necesidad.
Cuando siento su lengua sobre mis labios pidiéndome permiso sobre los míos los abro y recibo su lengua con la mía en la lucha por el poder que ninguno de los dos queríamos perder. Enredo mis dedos en su pelo acercándolo a mí aún más si es posible hasta que siento como mis pulmones me arden por la falta de aire y me separo de él oyendo un suspiro por parte de él que me hace sonreír.
Cuando consigo un poco de aire lo vuelvo a mirar y veo como me mira, con adoración y siento como me sonrojo ante su mirada. Y tras morderme el labio fruto de mi nerviosismo vuelvo a buscar sus labios y los saboreo con ganas, los besos, los muerdo sensualmente, los chupo, los atrapo con los míos. Disfruto del beso hasta que vuelvo a separarme para poder mirarle.
Entrelazo mis dedos con los suyo y me quedo mirándolo. Tiene los ojos aun algo acuosos, el pelo descolocado por mis manos y los labios rojos del rozo con los míos y no puedo dejar de pensar en lo sexy que esta. Me muerdo inconscientemente de nuevo el labio y tras mirarle tiro de él para que entremos en casa.
Le dirijo hacia mi habitación casi sin mirarlo para no tener que pensar si lo que estaba haciendo estaba bien o no. Cuando entramos enseguida siento su fuerte cuerpo sobre el mío y sus labios atacando con fuerza los míos y todo pensamiento queda atrás mientras lo hace.
Siento como mis piernas se debilitan y siento que si no fuera por sus fuertes brazos estaría ahora mismo en el suelo. Lo empujo contra la cama haciéndole caer y veo como me mira, veo como sus ojos se han transformado en un negro azabache provocado por la pasión del momento.
Me siento en sus piernas y le acaricio el pelo haciendo que mis caricias le afectaran, le relajaran de tal manera que terminara cerrando los ojos. Lo miro y tengo miedo, miedo a lo siento, a lo que estamos haciendo, al paso que podemos dar y necesito saber que él esta bien con esto, que esta listo para ello.
-Rick-susurro su nombre hasta que veo como abre sus ojos centrándolos en los míos-¿Estás seguro?-le pregunto nerviosa por no saber su respuesta.
Nos quedamos varios segundos en silencio mirándonos a los ojos mientras no dejamos de tocarnos y acariciarnos como si lo necesitáramos para saber que era real. Y de repente siento su mano en mi mejilla acariciándome con cariño y tras varios segundos, siento como tira de mí hasta que nuestros labios se unen en un pequeño roce pero que hizo que mi corazón saltara con fuerza contra mi pecho.
-Estoy seguro-dice susurrándome las palabras contra mis labios y es lo que necesito para dejarme llevar, para no parar, para hacer lo que de verdad quiero.
Nos abrazamos a la vez que nuestros labios vuelven al ataque, se entrelazan entre si y hablan por nosotros. Me separo y lo miro a los ojos, puedo ver en ellos deseo, amor, ternura, nervios, vitalidad y una sonrisa que hace que mis piernas vuelvan a flaquear.
Con cuidado de no hacerle daño le saco la camiseta por la cabeza y puedo ver aun su costado morado por el fuerte golpe que le dio Josh. Con cuidado paso mi mano por sus costillas y lo oigo sisear.
-¿Te duele? Quizás sea mejor dejarlo-dijo acariciándole pero él me acaricia y vuelve a besarme.
-Estoy bien-dice sonriéndome y veo como me mira antes de levantarme la camiseta por la cabeza sin dejar de mirarme. Cuando lo hace veo como me mira y siento como me sonrojo ante su mirada-eres preciosa Kate-dice sonriendo y yo vuelvo a besarlo.
Junto nuestros cuerpos cuando profundizo el beso y al sentir su pecho desnudo sobre el mío me separo para soltar un pequeño gemido que no puedo evitar que salga de mi boca. Enseguida veo como se ríe y le golpeo de forma amistosa en el brazo.
Lo empujo haciéndole caer sobre la cama y me levanto para desabrocharle el pantalón mientras él no deja de mirarme. Le desabrocho el pantalón y se lo saco con cuidado dejándole solo con unos bóxer. Después hago lo mismo con mi ropa y vuelvo a la cama tumbándome a su lado.
Me quedo quieta sin atreverme a hacer nada, sé que ahora cualquier movimiento que hagamos será inevitable ya no podremos hacer nada para frenar esto, y necesito que lo de él. Parece que lo entiende y siento como se coloca encima de mi agarrándose con los brazos para no golpearme y para evitar que su costado de con algo y me besa despacio y va bajando su boca por mi cuello hasta llegar a mi hombro haciéndome suspirar.
Lo veo sufrir por posición y lo empujo despacio, le hago un gesto para que se siente y me vuelvo a sentar en sus piernas justo antes de volver a besarlo. Siento sus manos en el cierre de mi sujetador y enseguida ha liberado el cierre. Siento como la prenda cae sobre mi cuerpo hasta acabar en el suelo y siento sus ojos sobre mí. Después sonríe y veo como se acerca a mí hasta morder mi cuello y sigue bajando, me agarro a él para no caerme mientras de mi boca salen jadeos sin parar.
Ya no puedo esperar más, los separo me levanto y le quito su última prenda liberando así su erección. Me quito mi última prenda y vuelvo a fijar mi mirada en la suya. Puedo ver sus ojos llenos de pasión mirando directamente a lo mío. Me coloco de nuevo sobre sus piernas y lo beso con desesperación hasta que necesito aire y me separo despacio pero sigo dejando un reguero de besos por su cara, su cuello, su cuerpo. Nos miramos fijamente y no necesitamos decir nada. Me levanto despacio y poco a poco me dejo caer sobre su erección hasta que siento como me penetra por completo haciéndome soltar una maldición. Me mordí el labio nerviosa y el enseguida coloco un dedo sobre mis labios.
-No sabes lo condenadamente sexy que es eso que haces con la boca, morderte el labio de forma tan sexy-dice mirándome seriamente y yo solo puedo sonreír, estoy feliz.
-Rick…te necesito-digo acercándome a él para abrazarlo y siento como se mueve despacio y yo me muevo a la vez haciéndome sentir completa, llena, plena no sé qué más podía decir así que deje de pensar y me centré en lo que sentía. En cómo me hacía sentir.
Nos movíamos al unísono, entre jadeos por parte de los dos, y sin dejar de acariciarnos, y besarnos. Nunca antes me había sentido así con otro hombre, nunca antes me habían cuidado así. Siento como mi cuerpo empieza a tensarse, como el orgasmo está llenando mi cuerpo, como estoy a punto de explotar y quiero que él venga conmigo. Aprieto su erección en mi interior mientras muerdo su cuello haciendo que acelerara sus envestidas y todo empezara a ser menos equilibrado. Hasta que sentí como me penetraba más profundamente un par de veces y me deje ir sin poder dejar de gritar su nombre que se juntó en el aire al mío que salía con fuerza de su boca.
Ambos acabamos abrazados, agotados y con los cuerpos completamente sudados y pegados el uno al otro. Me separo y lo miro para ver que siente después de esto, después de lo que acababa de pasar y veo un amplia sonrisa en su cara que no puedo evitar besar.
-Ha estado bien-digo sonriendo.
-Ha estado genial-dice cogiéndome en brazos con cuidado de no hacerse daño y me tumba en la cama antes de meterse él a mi lado y me abraza.
-Creo que necesito una ducha.
-Creo que eso puede esperar-dice besándome mientras volvía a acariciar de nuevo mi cuerpo haciendo que la pasión volviera a crecer en mi interior.
CONTINUARÁ…
Espero que os haya gustado aunque imagino que no a todo el mundo, solo deciros que este es el comienzo y que el lunes habrá una conversación seria por parte de los dos, donde expondrán sus sentimientos y sus miedos. Veremos hacia dónde va la relación. Gracias a todos por leer y espero vuestros comentarios haciéndome saber si esperabais que pasara esto y si os ha gustado.
Buen fin de semana
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por alba_caskett el Vie Jul 29, 2016 1:06 am

daran el paso o se arrepentiran???? espero que no se arrepientan...

alba_caskett
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 214
Fecha de inscripción : 20/02/2015
Edad : 24
Localización : Asturias

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Vie Jul 29, 2016 1:14 am

Definitivamente tienen que hablar y poner los puntos sobre las ies!! kate sabe que rick esta casado todavía, bien o mal, sigue casado.
Esperemos que no se compliquen las cosas!!

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 17

Mensaje por tamyalways el Dom Jul 31, 2016 9:17 pm

Buenos días, aquí estamos un día más. Me alegro de que la mayoría estéis felices con lo que paso, espero que os siga gustando y a los que no, denle una oportunidad. Gracias y continuamos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 17
POV KATE
Siento su espalda sobre la mía bien pegado nuestros cuerpos mientras el agua caliente cae sobre nosotros. Siento como empuja en mi interior y el ruido del agua se mezcla con nuestros gemidos.
Siento el frio de los azulejos en mis manos mientras me agarro como puedo para intentar mantenerme de pie mientras empuja en mi interior. Siento su boca en mi hombro clavando ahí sus dientes mientras cierro los ojos.
De repente siento como sale de mi interior y voy a protestar cuando me gira de golpe dejándome de cara a él. Lo miro a los ojos y veo el deseo en ellos. Me besa con fuerza empujándome contra la pared de la ducha haciéndome saltar por el frio de los azulejos. Me mira y agarra una de mis piernas colocándola sobre su cintura y sin previo aviso me penetra de golpe haciéndome gemir y muerdo su hombro para no gritar.
Estoy demasiado cerca, necesito llegar al orgasmo y lo empujo un poco a él acercándolo a mí, mordiéndole el cuello y siento como el tira de mi otra pierna y salto colocando mis piernas sobre su cintura y me mantiene entre la pared y su cuerpo y empieza a acelerar sus embestidas hasta que ambos volvemos a gritar nuestros nombres.
Nos secamos el uno al otro y volvemos a acabar uno junto al otro en la cama sin dejar de tocarnos y de acariciarnos.
-¿Estas bien?
-Estoy genial-dice besando mi cabeza mientras no dejo de acariciarle su pecho desnudo. Veo el fuerte morado que aún tiene en su costado y me levanto dejándolo allí tumbado. Enseguida vuelvo con la pomada y me tumbo encima de él sentándome sobre su cintura.
-Esto hará que te sientas mejor-digo cogiendo un poco de la pomada y se la expando con cuidado por la zona afectada. La expando lo mejor que puedo y cuando acabo llevo la pomada a su sitio y vuelvo a su lado-¿Mejor?-digo y lo veo sonreír.
-Sí que es milagrosa esa pomada tuya-dice sonriendo y le golpeo en el hombro mientras yo también me rio.
Estamos así un buen rato tumbados, abrazados, acariciándonos y todavía completamente desnudos. Estamos tranquilos pero siento como hay cosas que aún me rondan por la cabeza, cosas de las que aún tenemos que hablar. Y la primera es saber si él se arrepiente, si ahora que empieza a entrar la luz del sol, ve las cosas diferentes.
-Rick… ¿Te arrepientes?-le pregunto con miedo en la voz y el debió notarlo porque se incorpora un poco y me mira a los ojos.
-¿Por qué dices eso?-pregunta y al ver como intento evitar su mirada él levanta mi cara hacia él, haciendo que mis ojos se encontraran de nuevo con los suyos-no me arrepiento de nada, me siento mal, por supuesto que lo hago. ¿Me hubiera gustado que fuera distinto? Claro que me hubiera gustado. Pero creo que me arrepentiría más si hubiera dejado pasar el momento-dice con una sonrisa y yo siento como las lágrimas caen por mi cara a la vez que una sonrisa se dibuja en mi cara.
-Y tu mujer….
-Creo que eso está acabado. No estoy enamorado de ella, hace mucho que no lo estoy y ha tenido que pasar esto para darme cuenta, pero, no puedo prometerte nada de nada Kate. Quiero ser sincero contigo y lo único que tengo completamente claro ahora es que si pudiera volver ahora mismo lo haría sin mirar atrás. He dejado allí lo que más quiero en este mundo. Pero ahora estoy aquí y esto bien contigo-dice mirándome seriamente
-¿Por qué no puedes tener lo demás?-pregunto tragando saliva y lo veo suspirar.
-No, es porque de verdad me siento bien contigo. Kate estoy mejor contigo y me siento mucho mejor contigo que…con Kyra-dice con dolor al llamarla por su nombre-esta claro que con ella tengo mucho más, la sigo queriendo de una manera que en nada se parece a cuando me case con ella pero aun así la quiero, es la madre de mi hija y hemos vivido muchos antes juntos, pero siento que eso cambio hace ya un tiempo. No estábamos bien y contigo Kate…es todo pronto pero me siento bien. No puedo prometerte mi amor ni nada de eso, quiero ser sincero y si ha pasado esto es porque me importas, me gustas, pero no puedo prometerte ser el amor de tu vida, estar aquí para ti siempre. No puedo ofrecerte nada más que esto-dice señalándonos-entiendo que no quieras esto, pero es lo único que puedo darte. No eres una más, no sé si hubiera hecho esto con otra persona. Pero no quiero engañarte, me siento atraído por ti y me siento bien, querido, apoyado y quiero estar contigo, besarte, acariciarte, pero no puedo prometer amor eterno. Solo quiero que lo tengas claro, es lo que hay, solo puedo ofrecerte un presente, para mí no hay un futuro…no sin ella.
-Me vale por ahora-digo sonriéndole y besándolo de nuevo, sabía en lo que me estaba metiendo, pero me gustaba lo suficiente para disfrutar de lo que pudiera ofrecerme por poco que pueda parecerme con el tiempo, por ahora me valía-Tengo que irme a trabajar, ya he perdido dos días y no es el mejor momento para tomarse el día libre, aunque ahora mismo es lo que quiero.
-Es una pena no poder-dice besándome el cuello-pero tienes razón no podemos dejarlo. Yo quiero volver hoy al trabajo.
-No, es pronto. Tienes que recuperarte.
-Creo que ya estoy más que recuperado-dice sonriéndome pícaramente y yo le doy un beso mientras me levanto.
-Creo que tienes que descansar, un par de días más. Luego ya veremos.
-¿Y qué hago mientras tanto?
-Pues descansar, quiero que estés descansado para esta noche-digo besándole con una sonrisa.
-Am, ya decía yo. Me quieres como tu esclavo sexual ¿no?-dice guiñándome el ojo y haciéndome reír.
-Nos vemos para comer-digo besándole de nuevo y saliendo casi a toda prisa por la puerta, ya llegaba tarde y no era algo propio de mí.
Corrí hacia la cocina y me encontré allí a mi madre que enseguida se levantó para abrazarme. La abracé rápidamente y cogí una manzana para comérmela por el camino, pero como no mi madre no me dejo ir.
-¿Cómo te ha ido el viaje?
-Bien, muy bien. Pero tengo que irme, luego hablamos ¿Si?-digo intentando escaparme.
-Hija, no hace falta que te vayas corriendo desayuna tranquila. Por una vez que llegues algo más tarde no pasa nada.
-No, tengo que dar ejemplo. Además ya he perdido dos días y no estamos para perder el tiempo. Hablamos luego ¿Vale?-digo besándole la mejilla y saliendo disparada hacia fuera donde los chicos ya estaban empezando a acudir.
Los deje a todos hacer su trabajo y me reuní con mi padre y Roy en las cuadras donde estaban los mejores caballos.
-Ya has vuelto-dice mi padre besándome.
-Sí, volví anoche. ¿Qué me he perdido?
-No mucho, todo va bien, aunque ya sabes cuándo más nos acercaremos parece que nos falta más y más. Todo empieza a acumularse así que…-lo dejo ahí porque no hizo falta que acabara, allí junto al resto estaba Josh como si nada hubiera pasado.
-¿Qué hace él aquí?-pregunto enfadada.
-Necesitábamos manos de obra, Rick no puede aún volver y tú no estabas. Quien mejor que él.
-Cualquiera.
-Cariño, ahora tenemos que mirar por la finca. Él sabe que ha hecho mal y se arrepiente. Ha prometido que no volverá a pasar.
-Si ya claro.
-Cariño, ahora lo importante ya sabes que es. ¿Podemos dejarlo estar?
-No, no puedo dejarlo estar.
-¿Puedes aguantar un poquito?
-Puedo intentarlo pero no puedo prometerlo.
-Con eso me basta de momento.
-Ok, pero lo quiero lejos de mí.
-Kate, necesito aquí a los mejores. Os necesito a los dos.
-No voy a poder concentrarme con él cerca.
-Kate aguanta. Es por el bien común-dice mirándome sabiendo donde podía empujar para que aceptase.
-Bien. Pero a la primera que me saque de mis casillas lo echo.
-Está bien. Se portara bien. Ahora vamos a ponernos manos a la obra.
Nos enfrascamos en el trabajo casi no baje de los caballos todo el tiempo. Estaba cansada, sucia, y tenía un fuerte dolor de cabeza y aunque sabía que en los últimos días no íbamos a mejorar nada que no hubiéramos hecho durante todo el año, no podía parar, no quería hacerlo.
-Chicos, hora de comer. Id y volved en una hora. Tenemos mucho que hacer-dije mandando a todos a trabajar.
Yo me dirijo hacia la cuadra y les hecho de comer a todos los caballos cansados tras el entrenamiento. Quiero seguir con él pero sé que los caballos necesitan descansar si no terminarán lesionados. Empiezo a reponer la comida cuando escucho unos pasos a mi espalda, sonrió pensando en Rick. Pero cuando me giró, me cambia la cara por completo.
-Hola.
-Hola-digo con mala cara y me giro dándole la espalda.
-Puedo ayudarte.
-Josh es hora del descanso, deberías irte a comer.
-Y tú y aquí estas.
-¿Qué quieres Josh?
-Quiero pedirte perdón, no estuvo bien lo que hice. Pero de verdad quiero ayudar. Esto ha sido mi vida, y agradezco que tu padre me haya dado una oportunidad. Espero que tú también puedas dármela.
-Tendrás que demostrar todo lo que dices.
-Lo haré. Ahora… ¿puedo ayudarte?
-No, tenemos que descansar. Así que vete a comer, yo también voy a hacerlo.
-Ok. Gracias por darme una oportunidad-dice con una sonrisa y yo solo asiento con la cabeza mientras lo veo desaparecer. No sé si creerlo o no. La experiencia me dice que no lo haga, pero se merece al menos una oportunidad. Solo el tiempo me dirá si se gana o no mi perdón.
Dejo lo que estoy haciendo y el pensamiento de Josh aquí aparcado y me dirijo a casa, quería recuperar el tiempo perdido en estos dos días pero ahora no podía hacer nada, y prefería una buena comida acompañada, con la mejor compañía posible.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por llegar hasta aquí, espero que os haya gustado la charla entre ambos y las explicaciones de Rick, luego cuando vaya pasado el tiempo ya veremos si se tiene que comer las palabras o no. Lo que tengo claro es que no os ha gustado la vuelta de alguien jiji pero no incordiara mucho
Gracias a todos y espero vuestros comentarios como siempre
Nos vemos el miércoles. Si todo sigue igual de bien, esta será la última semana que haya solo tres capítulos, si todo sigue bien la semana que viene volveremos a los cuatros capítulos diarios.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 18

Mensaje por tamyalways el Mar Ago 02, 2016 9:01 pm

Buenos días a todos, espero como siempre que os guste el capítulo y muchas gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 18
POV RICK
Veo a todos llegando para comer pero no logró ver a Kate por ningún lado. Espero paciente intentando no demostrar mi impaciencia por verla. Estoy empezando a plantearme ir hacia las caballerizas cuando veo a alguien inesperado llegar desde allí hacia la casa. Cuando me ve se queda frenado y me mira con una sonrisa en la cara. Después vuelve hacia su dirección sin volver la vista hacia mí pero yo no puedo dejar de mirarlo. Cuando vuelvo a mirar hacia las caballerizas veo a Kate venir desde allí y siento como algo dentro de mí empieza a hervir, ¿Qué era eso? ¿Eran celos? Pero… ¿Por qué?
Cuando Kate me ve, me dedica una sonrisa y después de verla en su cara todo se me olvida y yo también le sonrió. Cuando llega a mi lado no puedo dejar de sonreírle y tengo unas ganas locas de besarla pero me las aguante porque no habíamos hablado aun de si esto era público o no. Y además no era nada serio, era algo que era de momento mejor guardar para nosotros, un secreto más.
La veo morderse el labio de nuevo y siento aun mucha más ganas a de atraerla hacia mi besarla con todas mis ganas. Pero antes de poder hacer nada ella tira de mí miro hacia todos los lados pero la sigo porque ahora mismo la seguiría al fin del mundo, me siento como cuando era un adolescente y estaba locamente enamorado de Kyra, Kyra…en estos momentos no ayudaba pensar en ella.
Me llevo hacia la parte de atrás de la casa donde nadie podía vernos y enseguida sentí como me empujaba contra la pared y atacaba mis labios con fuerza con los suyos. Sentí un fuerte dolor en mi costado al chocar contra la pared pero todo me daba igual cuando sentí sus labios contra los míos.
-Te he echado de menos-digo sonriendo cuando consigo poder hablar-aunque sin duda tú también-digo sonriéndole y veo como ella también sonríe.
-Necesitaba esto-dice volviendo a besarme y siento como su lengua entra en mi boca y se enreda con la mía. Después siento como recorre el interior de mi boca haciéndome sentir excitado.
Nos vuelco haciendo que ella sea ahora la que este contra la pared y vuelvo a besarla con fuerza mientras acaricio su cuerpo con fuerza con mis manos, deseoso de poder tocar su piel.
-Rick estoy toda sucia.
-Me da igual, me pones mucho.
-Rick-dice empujándome mientras se ríe-tengo que comer antes de volver.
-Aaah-protesto poniendo mala y la veo reírse y siento un cosquilleo en el estómago cuando la escucho reír.
-Ahora tengo cosas que hacer, pero quizás esta noche…-dice mirándome pícaramente mientras se gira para volver a casa. Y la abrazo con fuerza por la espalda.
-Espero que esta noche estés preparada, porque yo estoy descansando.
-Te prometo que merecerá la pena la espera-dice volviendo a morderse el labio y vuelvo a sentirme frustrado.
-No hagas eso.
-¿Hacer qué?
-Morderte el labio, es demasiado sexy-digo y ella me sonríe.
-Anda, vente a comer conmigo. Quiero una buena compañía.
-Yo soy la mejor.
-Pues vamos-dice tirando de mí mientras yo no puedo sonreír más.
Llegamos hasta una zona alejada de la casa que nunca antes había estado. Todo el mundo estaba en la cocina comiendo no entendía porque Kate me había traído hasta esta sala.
-Quédate aquí un momento-dice empujándome para que me sentara y ella salió de la sala.
Me quede allí pensando en que estaría planeando pero no tuve que esperar mucho tiempo, enseguida llego con un par de platos de comida que coloco en una mesa cercana y ella se sentó a mi lado, casi pegada a mi cuerpo.
-Solo quería estar a solas contigo-dice evitando mi mirada y yo le beso el pelo mientras cojo mi plato y le paso a ella el suyo.
Comemos en silencio y rápidamente cuando acabamos Kate se va a levantar para llevar los platos a limpiar pero tiro de su mano haciéndola caer de nuevo en el sofá a mi lado y la atraigo hacia mí. Siento como entierra su cara en mi cuello y me abraza.
-Hueles muy bien-dice susurrándome en el oído haciéndome sentir un escalofrío.
-No puedo decir lo mismo-digo haciéndonos reír-no al menos ahora mismo-digo besándole la cabeza mientras la aprieto contra mí.
-Hoy ha vuelto Josh-dice de repente y sé que lleva dándole vueltas al asunto desde que nos vimos pero no sabía cómo tocarlo, por fin se había atrevido.
-Lo vi antes, venir de las caballerizas justo antes de ti-digo yo como si nada y enseguida ella levanta la cabeza y fija su mirada sobre la mía.
-Solo estábamos hablando. Quería pedirme perdón.
-Oh, está bien-digo intentando convencerla de que todo estaba bien, aunque no me creía para nada su actitud de querer hacer las cosas bien, no después de ver su mirada antes.
-No te lo crees ¿Verdad?
-No…si él lo dice por mi está bien.
-Yo tampoco me lo creo, pero necesito hacerlo. Necesito creer que quiere que las cosas vayan mejor porque si no…no podré trabajar con él. Y ahora mismo aunque me cueste decirlo lo necesitamos.
-Bien, tienes razón. Mañana empezaré también para ayudaros.
-No, todavía no.
-Kate necesitáis ayuda, y yo estoy bien.
-Un día más ¿vale?-dice mirándome con esa cara a la que no podía negarle nada, y a pesar de que no quería dejarla sola con ese animal, a pesar de que de verdad quería ayudar, acepte sin rechistar.
-Ok, pero pasado empiezo digas lo que digas.
-Está bien-dice besándome en los labios antes de volver a sonreír-tengo que irme-dice remoloneándose mientras se aprieta aún más a mí.
-Luego nos vemos-digo empujándola mientras me rio.
-Vale, pórtate bien-dice besándome de nuevo.
-Estaré esperándote todo recuperado ya sabes-digo riéndome cuando veo como ella refunfuñada sale por la puerta para volver al trabajo. Yo cojo los platos y me dirijo hacia la cocina para poder limpiarlos.
Cuando llego a la cocina allí esta Jim con Johanna hablando como si nada, haciéndose confidencias y caricias como si nada, casi treinta años después de casados. Era sin duda lo que yo siempre quise con Kyra, lo que pensé que conseguiría pero no logré conseguir. Ahora estoy con Kate pero pensar más allá del día de hoy es demasiado por ahora, no cuando no sé cuál es mi futuro.
-Hola Rick-dice Johanna cuando me ve sin parar de reír por algo que le ha dicho su marido.
-Siento interrumpir. Me voy ahora…
-No, no digas tonterías.
-No, además yo ya me voy-dice Jim besando a su mujer y pasando por mi lado-¿Cómo te encuentras chico?
-Bien, querría volver mañana pero mi doctora no me deja-digo haciendo reír a Johanna.
-Tomate tu tiempo, cuando estés listo estaremos encantados de contar con dos manos más. Llegaré tarde cariño-dice lanzándole un beso a su mujer antes de irse.
Yo me acerco con los platos y Johanna intenta quitarme los platos pero no le dejo, en vez de eso me pongo a su lado y le ayudo con el resto de platos hasta que dejamos toda la cocina impoluta.
Nos sentamos ambos en la mesa sin decir ni pio pero veía a Johanna como me miraba y sin duda tenía algo que comentar.
-Me he fijado que traías dos platos y bueno también me he fijado que mi hija no estaba en la comida así que…imagino que habéis estado juntos.
-Oh si-digo como si nada pero me siento nervioso.
-Veo que os lleváis muy bien.
-La verdad es que todos me habéis acogido muy bien, tengo que agradecéroslo.
-Si bueno es fácil hacerlo, eres un gran chico. Pero mi hija te ha aceptado de distinta manera-dice mirando con una sonrisa pícara en la cara haciendo que me sonrojara.
-Tienes una gran hija.
-Sí, y no me importa su vida privada, bueno si me importa pero no me meto. Solo quiero que sea feliz, que la hagan feliz.
-Bueno yo…me gusta verla feliz-digo tímidamente y veo como sonríe me doy cuenta de que ha sido una buena respuesta.
-La verdad es que tiene una gran sonrisa-dice mostrando la suya que también era bonita-me alegro de que hayas venido Rick. Y creo que tú también te alegras y que como ya te dije, te terminas enamorando de este lugar y de la gente que aquí vive-dice sonriendo y como si nada desaparece dejándome a solas.
Me doy cuenta de esas palabras que ha dicho, pero el problema es que no puedo estar aquí feliz del todo, no sin mi pequeña, no sabiendo que ellas están sufriendo. Eso me hace replantearme si Johanna pensaría lo mismo sabiendo que estoy casado y tengo una hija, si pensaría que soy bueno para ella. Lo único bueno es que a Kate no tenía que ocultárselo, ella lo sabía y aun así estaba a mi lado. Era una gran mujer, y solo esperaba no terminar haciéndole daño. No se lo merece, y no quiero hacerlo. Pero ¿y si lo atrapan y puedo volver? ¿Qué pasaría si vuelvo? Nueva York siempre ha sido mi casa y con Alexis allí no sé si podría vivir aquí y ella sin duda no dejara esto por nada del mundo. ¿Qué pasara entonces?
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir ahí leyendo. Prometo mucho Caskett por el camino, aunque ya va quedando menos de fics, os recuerdo que son 38 capítulos, ya casi estamos llegando al ecuador de la historia. Espero que a esta parte de la historia, a lo que llevamos podáis darle al menos un aprobado  y espero que la segunda parte de la historia siga igual o mejor que la primera. Gracias a todos por hacer que el esfuerzo por escribir, valga la pena.
Nos vemos el viernes, XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 19

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 04, 2016 8:45 pm

Buenos días a todos y gracias por estar ahí un día más. Como siempre espero que os guste el capítulo y que sigáis conmigo. Gracias por los comentarios.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 19
POV KATE
Me levanto aún más cansada que cuando me acosté y como no, después de un día repleto de trabajo en vez de descansar, tenía una buena sesión de sexo. Pero, ¿Cómo dejarlo pasar? Pienso al sentir su cuerpo desnudo abrazándome desde detrás y siento que me estoy volviendo adicta a él, a sentirlo cerca de mí, a sus palabras, a sus besos, a la pasión que me desborda cuando estoy con él.
Quiero vivir el momento, soy de ese tipo de personas que no piensa en el día de mañana si no en el ahora. Pero desde que estoy con él hay momentos en que no puedo evitar pensar que puede pasar mañana, y es por qué tengo miedo a perderlo. Miedo a que tenga que irse. Por qué lo sé, en cuanto pueda se irá de nuevo a Nueva York sin mirar atrás. Y lo extrañaré demasiado pero… ¿Podre irme tras él? Nunca he podido dejar este mundo, por nada del mundo, ¿Podría dejarlo por él? ¿Me arrepentiría si me quedara? ¿Y si me fuera? Muchas preguntas de las que no tengo respuesta y hace que todavía esté más nerviosa.
Pero de repente lo siento removerse y atraerme más hacia él y siento como esos pensamientos quedan aparcados a un lado. Me quedo con en el presente, un presente junto a él.
-Buenos días-lo oigo justo en mi cuello y me giro para enfrentarlo y le doy un pequeño beso de buenos días.
-Hola-digo mordiéndome el labio sabiendo lo que eso provoca en él.
-Eres muy mala-dice con cara de sueño enterrándola en mi cuello.
-Tengo que irme a trabajar.
-Oh si, hable con tu padre y me ha dado vía libre para empezar.
-Claro mañana podrás.
-Aguafiestas-dice enterrando su cara en la almohada haciéndome reír.
-No conozco a nadie que tenga tantas ganas de trabajar.
-Solo no quiero estar aquí sin hacer nada todo el día, le doy vueltas a las cosas y eso no me gusta-dice de repente serio y la verdad es que a mí tampoco me gusta que le dé vueltas a las cosas.
-¿Te encuentras bien?-le pregunto y le veo asentir-bien pero hará pequeños trabajos, no quiero verte coger nada que pese mucho. Puedes ayudar a limpiar los caballos pero nada más.
-¿Si?-pregunta con un brillo en los ojos como un niño el día de reyes.
-Si-digo y enseguida se lanza a abrazarme mientras deja toda clase de besos por todos los lados.
Tras el desayuno volvimos al trabajo. Todavía no estaban todos los chicos pero me agrado ver que Josh ya estaba listo, era un punto positivo para él.
-Hombre chico, ¿Ya vuelves?-dice Roy dando a Rick un apretón de manos.
-Si, por fin me dieron el alta-dice mirándome y yo intento no mirarlo porque si no, no voy a poder estar en modo profesional con él.
-Bien chicos, si ya estamos todos vamos a ponernos manos a la obra. Rick tú te quedas con Roy. Roy encárgate de que no coja mucho peso.
-Eso esta echo.
-Bien. Josh, Tom y Steve os venís conmigo vamos a poner a los caballos a entrenar a tope-digo caminado hacia la zona de obstáculos para poder entrenar con el futuro campeón, tenía muchas esperanzas puesta en él.
POV RICK
Me pongo a trabajar pero de vez en cuando no puedo dejar de mirar a Kate como trabajaba junto a Josh. No estaba celoso, claro que no vaya tontería. Solo quería protegerla ¿no? dios estaba empezando a comportarme como un crio y no me gustaba, yo no era así.
-Hey me alegro de que al final te dieran el alta-dice Jim dándome un apretón en el hombro.
-Gracias, aunque no puedo ayudar mucho.
-Dos manos son buenas en este momento, créeme-dice moviéndola cabeza afirmativamente-¿os ocupáis vosotros de esto?-dice mirando a Roy que asiente-si necesitáis algo solo avisad y os mando ayuda.
-Tranquilo-dice Roy mientras Jim se va-¿Qué te pasa? Estas despistado.
-No solo…vamos a ponernos anda-digo intentando quitarme de la cabeza que Kate estuviera con aquel animal.
Estuvimos trabajando durante horas bajo el sol abrasador, durante años pensé que mi trabajo podía ser duro pero nada que ver con todo esto, admiraba a todos los trabajadores de la finca, yo no sé si poder hacerme a esto. Aunque al menos me había mantenido ocupado y lejos de pensamientos duros con los que ahora no puedo vivir, pensamientos que no puedo afrontar aun.
Sentía como mi cuerpo ya estaba agotado, que apenas podía mantenerme de pie y sentía como el dolor volvía a mi costado, sin duda se estaban pasando el efecto de las pastillas. Estaba doblado intentando aguantar el dolor cuando escuchamos voces que venían de la zona de entrenamiento.
Salimos de las caballerizas y cuando dirijo mi mirada hacia allí veo a un grupo de hombros formados en círculo alrededor de algo o alguien que estaba tirado al suelo. Pensé que había habido otra pelea, que quizás las peleas en esta finca eran demasiado asiduas a la pelea.
-Es Kate-dice de repente Roy a mi lado mientras sale corriendo hacia el círculo humano y yo no tardo en salir corriendo detrás de él.
Empujo a algunos que están en el medio hasta que puedo hacerme un hueco y llego al centro del circulo donde Kate esta tirada en el suelo inconsciente.
-¿Qué ha pasado?-pregunto agachándome a su lado, al otro lado esta Josh con cara de asustado-¿Qué ha pasado?-repito más alto haciendo que me mire.
-Se ha caído del caballo. De repente se ha frenado y la ha tirado. Se ha golpeado en la cabeza. Debemos llevarla al centro médico del pueblo, no podemos esperar más-dice haciendo el amago de levantarla pero yo nervioso le doy empujón para alejarlo de ella-¿Qué coño haces?-dice enfrentándome pero dos hombre lo paran.
-No podemos tocarla. Puede tener alguna lesión en la espalda. No podemos moverla. Hay que llamar a una ambulancia.
-Tardará mucho en llegar.
-Es lo mejor para ella.
-Tú aquí no eres nadie para opinar-dice Josh mirándome a los ojos y podía ver fuego en ellos.
-Kate…Kate…-escucho a Jim desde lejos acercándose a toda prisa. Se hace hueco y se coloca a mi lado-¿Qué ha pasado?
-Se ha caído del caballo.
-Hay que llevarla al médico-dice Josh de nuevo seguro de que le harían caso a él.
-No debemos tocarla, puede tener alguna lesión grave.
-Tienes razón-dice Jim mirándome-llamen al doctor que venga a toda leche. Vamos moveos-dice Jim autoritario y es la primera vez que lo veo así desde que llegue.
No podía dejar de acariciarle, de poner su mano entre las mías con cuidado de no hacer daño a su cuerpo. Tenía miedo de que podía pasarle y el tiempo parecía que pasaba más lento aun de lo normal.
Cuarenta minutos de reloj justo después de llamar, el médico enseguida se acercó rápidamente hacia donde estaba Kate. Johanna que había llegado momentos después del accidente se mantenía de pie a una distancia prudencial sin poder parar quieta.
Cuando el médico se acerca me alejo para no impedir que haga su trabajo y me acerco a Johanna que enseguida se abraza a mí y yo intento darle mi apoyo, intento ser fuerte para ella y para Kate.
-¿La han movido?-pregunta el médico.
-No-dice Jim aguantando como puede.
-Bien, puede tener alguna lesión. Voy a colocarle el collarín y quiero luego que me ayudéis con cuidado a ponerla en la camilla-dijo el doctor y no le faltaron manos para ayudarle.
Cuando me quise dar cuenta a Kate ya la habían metido en la ambulancia para llevarla de camino al pequeño hospital del pueblo. Solo esperaba que pudieran tratarla bien, que no le pasara nada. Cuando volví a reaccionar la ambulancia ya estaba en marcha y Jim y Johanna iban detrás en el coche familiar.
Veo a Josh correr hacia el otro coche y salgo corriendo detrás de él, quiero estar con Kate y si para ello tengo que pedirle un favor a ese patán así lo haré.
-Josh-grito haciendo que se gire.
-¿Qué quieres?
-¿Vas al hospital?
-Si.
-¿Puedo ir contigo?
-Ni lo sueñes-dice con una sonrisa y se monta en el coche sin mirar atrás.
Veo la polvareda que deja en el camino y siento como me derrumbo, como cada paso que se aleja de mi siento como una presión sube en mi pecho. Necesito verla, necesito saber que está bien y no puedo quedarme aquí de brazos cruzados, no puedo hacerlo.
-¿Cómo puedo ir al pueblo?
-No puedes ir. Se han llevado los coches.
-¿Y en caballo?-digo mirando las caballerizas.
-Ni de coña, reventarás al caballo y puedes tardas varias horas.
-¿Cuántas?
-Un par no te las quita nadie y más tú que no has montado nunca. No sabrás llevarlo.
-Me da igual, prepárame uno.
-Rick…
-Por favor-digo mirando a Roy suplicándole con la mirada y parece que llego a él.
-Bien, pero en cuanto llegues llamas para saber cómo esta Kate.
-Lo prometo-digo siguiéndole hacia un caballo que enseguida me prepara.
-A la salida de la finca, por el norte hay un lago. Para allí a que el caballo beba y de ahí hacia el pueblo quedara aun casi la mitad del camino. Espero que lo consigas.
-Lo haré. Gracias.
-No hay de qué. Me gusta ayudar a los jóvenes enamorados-dice sonriéndome y no me paro a contradecirle, no cuando el tiempo corre en mi contra, no cuando sé que si no salgo puede que se me haga de noche, no cuando sé que Kate está en peligro y que cada minuto que pase lejos de ella me vuelvo más y más loco. Así que, presiono al caballo y me pongo en camino, sin olvidar que es la primera vez que cojo un caballo y que no tengo miedo, no cuando se cuál es mi camino, cual es mi destino, estar a su lado.
CONTINUARÁ…
¿Cómo estará Kate? ¿Tiene Roy razón y Rick está enamorado? ¿Llegara sano y salvo?
Que tengáis un buen fin de semana e intentaré responder a esas preguntas el lunes
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 20

Mensaje por tamyalways el Dom Ago 07, 2016 8:50 pm

Buenos días a todos, espero que la espera no os haya sido muy larga y espero que disfrutéis del capítulo un día más. Gracias a todos por vuestros comentarios, y a pesar de que este fin de semana he conseguido escribir poco, esta semana ya volvemos a los cuatro capítulos diarios. Así que estad atentos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 20
POV RICK
Llego cuando ya empieza a anochecer y cuando siento que el caballo ya ha acabado con sus fuerzas. Me bajo de él consigo un poco de agua y se la coloco delante, enseguida el pobre caballo empieza a beber como un descosido.
-Buen chico-digo dándole un toque en el lomo y entró hacia dentro.
No tengo el mejor aspecto pero es algo que no me importa, me da igual. Me acerco hacia una pequeña mesa donde está sentada una mujer con un teléfono en la mano.
-Perdone, Katherine Beckett.
-Lo siento pero si no es familiar…
-¿No pueden avisar a la familia de que estoy aquí?
-Si espera un momento.
-Claro-digo con una media sonrisa.
Me paseo por la pequeña salita esperando poder saber de ella. Estaba empezando a impacientarme cuando vi como alguien llegaba por ese pasillo por el que la mujer se había ido. Era Johanna que se acerca hacia mí rápidamente.
-¿Rick?
-Hola.
-¿Qué haces aquí?
-Yo…quería saber cómo estaba Kate.
-¿Cómo has venido?
-En caballo.
-¿En caballo? ¿Estás loco?
-Puede que un poquito.
-Anda ven conmigo-dice tirando de mí.
-¿Cómo está?-digo agarrándole del brazo para pararla.
-Está bien, están haciéndole unas pruebas pero creen que solo será un duro golpe pero no tendrá graves consecuencias si se cuida-dice mirándome y siento como todo el aire que tenía retenido sale de mis pulmones. Hasta me salió una sonrisa de tranquilad-anda ven, te llevo con ella.
Le seguí por un par de pasillos más hasta que llegamos a una habitación pequeña donde Kate estaba tumbada y a un lado de cada cama estaban su padre y Josh. No podía verla, ni ella a mi porque Jim la tapaba.
-Josh, ¿Puedes ocuparte del caballo?
-¿El caballo?-pregunta girándose y encontrándose con mi mirada-¿Qué hace este aquí?
-Ver a Kate-dice Johanna tranquilamente, pero mi mirada ya está posada en la de Kate-ahora…-dice Johanna y Josh sale enfadado de la habitación empujándome en su salida.
-Hola chico-dice Jim levantándose y dándome la mano.
-Hola.
-Anda cariño aprovechemos que está aquí Rick y bajemos a tomarnos un café.
-Pero…-dice Jim y Johanna tira de él sacándolo de allí sin duda para dejarnos a solas.
Cuando nos quedamos solos y tras cerrarse la puerta a mi espalda la miro y no puedo creerme que este bien, y lo preocupado que he estado por ella. Me importa mucho más de lo que pensaba para hacer lo que he hecho.
-Hola-dice con una sonrisa haciendo un gesto con la mano para que me acerqué.
Me acerco con cuidado y me siento a su lado en la cama agarrando su mano. Me pongo a acariciar sus dedos, su palma de la mano, dándome cuenta del miedo que he pasado desde que la vi allí tirada y siento como empiezan a caer las lágrimas que he estado aguantando desde ese momento.
-Hey, estoy bien-dice dándome un apretón.
-Lo sé…lo sé-digo limpiándome las lágrimas y quitándole los pelos de la cara-Estas muy guapa.
-No seas mentiroso-dice riéndose mientras esconde su cara en mi pecho-me encanta como hueles.
-Ahora la mentirosa eres tu-digo haciéndola reír.
-¿Qué es eso de un caballo?
-Bueno, no tenía otra manera de venir.
-¿En serio has venido en caballo?
-Si, he descubierto que tampoco es tan difícil-digo haciéndola reír, me encanta oír su risa.
-Oh es verdad, no habías montado nunca en caballo.
-Siempre hay una primera vez para todo.
-Y lo has hecho por mí-dice mirándome seria en esta ocasión.
-Necesitaba saber que estabas bien, estaba muy preocupado, no reaccionabas y…
-Pero estoy bien.
-Si lo estás.
Me tumbe a su lado y enseguida se tumbó encima de mí, no sabía dónde colocar la mano para no hacerle daño así que termine colocándola quizás demasiado baja.
-¿Te gusta mi culo?-dice Kate con una sonrisa que puedo notar en mi pecho.
-No está nada mal-digo sonriendo mientras subo un pelín la mano intentando no colocarla sobre la zona del golpe.
-No recuerdo nada después del golpe. Ni si quiera sé que paso-dice de repente apretándose aun más contra mí.
-Yo estaba con Roy al otro lado, dentro de las caballerizas. Escuchamos ruido y cuando fuimos estabas allí tiradas en el suelo. Estaba muy preocupado. No sabía que había pasado.
-Son gajes del oficio. No es la primera vez que me caigo, aunque sin duda esta ha sido la peor.
-¿Cómo puedes estar tan tranquila? Podías haberte hecho mucho daño, podías…
-Prefiero no pensarlo. Es el riesgo de este trabajo. En tu trabajo también tenías muchos riesgos ¿no?
-Más del que me hubiera gustado-digo serio recordando que por él estaba aquí lejos de mi familia. Aunque en parte y después de por lo que acababa de pasar, no es que no me arrepintiera y me gustaría volver a casa pero el conocer a Kate, el pasar este poco tiempo aquí me había cambiado la vida de alguna manera-Voy a salir un momento fuera para que tu madre pueda pasar.
-No, no te vayas.
-Kate…
-Quédate conmigo.
-Bien, si tu madre está de acuerdo me quedo esta noche.
-Lo estará-dice abrazándome con fuerza.
-Bien, pero ahora voy a tomarme un café y podrán pasar tus padres ¿bien?
-Vale-dice poniendo morritos y no puedo evitar reírme. La beso suavemente en los labios y ella se agarra a mi cuello con fuerza evitando que pueda separarme de ella. Pasados unos segundos de besarnos me levanto y salgo fuera gusto a tiempo para ver como Josh gira la esquina del pasillo y para ver a Johanna de pie allí dándome la espalda.
-Hola, ¿Ha pasado algo?-pregunto por curiosidad.
-¿Oh eso?-dice señalando hacia la dirección donde se ha ido Josh-no es nada-dice con una sonrisa.
-¿De verdad?
-Bueno ha visto algo que no le ha gustado-dice haciéndome mirarla sin entender y veo como empieza a reírse.
-¿Qué?
-Tienes que ver la cara que has puesto. No he podido evitar mirar a ver qué era lo que él había visto. Y a mí no me ha parecido tan mal.
-¿Y qué has visto?-digo tragando saliva.
-Bueno te he visto muy acaramelado con mi hija-dijo con una sonrisa y sentí como me sonrojaba.
-Yo…
-No tienes que explicarme nada. Todo está bien, mientras no le hagas daño.
-No puedo prometer eso-digo con sinceridad y veo como ella me mira fijamente intentando ver a través de mis ojos a que me refiero-nadie puede prometer eso. Pero prometo que no le haré daño de forma consciente.
-Bueno casi me vale. He visto hoy como te preocupas por ella, venir en caballo desde la finca ha sido una buena prueba.
-Hay que añadir que era la primera vez que montaba en uno.
-Vale, eso no se lo diremos a mi marido-dice haciéndome reír.
-Iba a tomarme un café, pero antes quería pedirle permiso para quedarme.
-¿Quedarte?
-Kate quiere que me quede yo.
-Oh, pues si es lo que quiere por mi está bien. Nos iremos en el coche, el caballo se quedara aquí y mañana mandaremos a alguien a por él.
-Bien.
-Ahora voy a ver a mi hija, mientras te tomas ese café-dice sonriendo y yo siento que vuelvo a sentir vergüenza. Veo como entra en la habitación con una sonrisa y yo me doy la vuelta para ir hacia la cafetería. Este nuevo rumbo que había tomado esto me daba miedo, lo hacía más real y haría mucho más daño si tenía que irme. Pero por otro lado, ya no teníamos que mantenerlo en secreto.
Tras tomarme mi café y hacer un poco de tiempo para que pudiera estar con sus padres recorrí el camino de vuelta hacia su habitación. Cuando llegue la puerta estaba abierta y no puede evitar escuchar hablar a Kate con su madre.
-Mama es mi vida y estoy bien.
-Nunca me he metido en tu vida y no voy a hacerlo ahora, solo te digo que me recuerda a tu padre y a mí.
-Ya lo has dicho, pero eso es meterme presión.
-¿Por qué? ¿Por decirte que creo que puede funcionar?
-Mama vamos a dejarlo.
-Bien pero…-no terminé de escucharla cuando sentí una mano en mi hombro, cuando me gire me encontré con Jim de cara.
-Hola.
-Hola, ¿no te decides a entrar?
-No quería interrumpir.
-Anda pasa-dice con una sonrisa empujándome para pasar.
-Oh, ya estás aquí los hombres de la casa-dice Johanna sonriendo mientras nos mira.
-Bien, creo que es hora de irnos-dice Jim agarrando a su mujer por la mano.
-Pero…
-Ni peros ni nada-dice tirando de ella para sacarla y acercándose antes de salir a su hija para despedirse.
Cuando salen de la puerta veo a Kate nerviosa tanto que no me mira a la cara. Me acerco hacia la cama pero me siento en la silla para poder mirarle la cara pero ella sigue allí mirándose las manos.
-Kate ¿Qué ha pasado?-pregunto mirándola y veo como sus ojos se fijan en los míos y sé que hay algo que le está removiendo en el interior pero espero, porque estoy seguro de que acabara contándomelo.
CONTINUARÁ…
Mañana nuevo capítulo, veremos a ver qué es lo que pasa por la cabecita de Kate, estoy empieza a ponerse cada vez más serio.
Espero que os hay gustado XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Lun Ago 08, 2016 1:33 am

Me preocupa la actitud de josh a partir de este momento en que ya se entero que existe algo entre rick y kate. Me gusta Johanna porque le da confianza a rick para seguir adelante y cuales serán las dudas de kate?? esperando con ansias la continuacion

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 21

Mensaje por tamyalways el Lun Ago 08, 2016 9:26 pm

Buenos días a todos, os dejo con un nuevo capítulo, espero que os guste. Gracias por seguir fieles a la historia.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 21
POV RICK
Se queda en silencio mirando hacia la pared de enfrente evitando mi mirada y cuando ya voy a darme por vencido empieza a hablar con la voz algo tomada.
-Mi madre ha dicho que cree en lo nuestro. Que le recordamos a mi padre y a ella. Según ella los polos opuestos se atraen. Seguro que mi padre cuando te conoció te dijo que él estaba aquí por mi madre, que se vinieron por amor. Esa es su versión siempre pero es mentira. Mi madre vivió toda su vida en esa finca hasta que pudo salir de aquí. Una vez salió ella no pensaba volver, es diferente a mí. Conoció a mi padre que es un amante del campo, un chico de ciudad pero que la quería dejar para siempre. Mi madre por nada del mundo hubiera vuelto aquí si no fuera por su enfermedad. Pero mi padre, siempre soñó con lo que tiene. Mi madre ahora está feliz, es feliz aquí porque como ella dice lo importante es la gente que tengas alrededor, ha aprendido lo bueno de este lugar. Ellos son polos opuestos y cree que tú y yo también lo somos. El chico de ciudad y la chica de campo, dos mundos opuestos que se atraen. Pero el problema viene ahí…
-¿Qué problema?-me atrevo a intervenir después de su discurso.
-Que esto es más que una atracción para mí. Me gustas mucho Rick yo…
-Hey-digo acercándome a ella y la atraigo hacia mi pecho.
-Tengo miedo, nunca he tenido miedo al futuro pero ahora lo tengo, tengo mucho miedo-dice llorando sobre mi pecho mojándome la camiseta y siento como mi pecho se contrae de dolor, de dolor por verla así.
-Kate yo…
-No, tú no tienes la culpa. Me dejaste las cosas claras desde el principio. Este no es tu mundo y en tu mundo tienes lo que más quieres, lo entiendo. Pero eso no hace que no me duela pensar que te puedes ir en cualquier momento-dice mirándome a los ojos, con sus bonitos ojos llenos de lágrimas y siento como los míos empiezan también a llenarse de ellas.
-Kate me gustas mucho, mucho más de lo que pensaba que podías llegar a gustarme. Para nada pensaba que iba a pasar algo parecido, incluso no puedo evitar a veces sentirme mal por todo esto. Pero me siento bien, me haces sentir bien. No me gusta verte sufrir Kate-digo con lágrimas en los ojos-aunque me duela, entiendo que no quieras seguir con esto. No puedo darte la seguridad que necesitas y sé que cada día que pase esto puede ser mucho más difícil. No quiero hacerte daño, pero no puedo evitar que si puedo volver a casa irme corriendo. Es mi hija, eso es un amor insuperable. Si estuviera solo, me daría igual dejar la ciudad por amor, pero tengo una responsabilidad y tengo que estar a su lado. Ahora no puedo pero cuando pueda…con esto solo te estoy dando la oportunidad de huir de esto Kate. Entendería que quisieras dejarlo…-digo tragando saliva y bajando la mirada.
-No…no…no...-dice negando con la cabeza-no quiero dejarlo, sé que voy a sufrir, ambos vamos a hacerlo. Pero me siento bien, muy bien. Hace tanto que no me siento así que…no quiero dejarlo Rick. No quiero tener miedo pero es inevitable tenerlo.
-Solo tenemos que pensar si nos compensa todo esto.
-A mí me compensa, solo el que mi madre nos haya comparado con mi padre y ella…cuando ha dicho eso, he pensado que no es real, porque esto no es como lo de ellos. Lo nuestro tiene fecha de caducidad.
-Por eso, solo tenemos que decidir si queremos disfrutar del tiempo que estemos juntos o dejarlo aquí. De las dos formas vamos a sufrir, pero quizás ahora el sufrimiento será menor.
-Me da igual sufrir luego, esto que tenemos…me hace sentir genial-dice mirándome fijamente con tanta seriedad que me hizo sentir especial, pero también me daba miedo la responsabilidad que tenía de hacerla feliz mientras pudiera.
-Te olvidas de una cosa.
-¿De qué?
-De que el sexo también es genial-digo haciéndola reír y yo me rio con ella rompiendo la tensión que habíamos sufrido en este instante. Me abrace con fuerza a ella y nos tumbamos en la cama-es hora de descansar-digo atrayéndola hacia mí y ella asiente con la cabeza y la apoya en mi pecho dejándose llevar por el cansancio emocional por el acabábamos de pasar. Yo también cerré los ojos deseoso de poder hacer algo para tenerlo todo, porque la quería a mi lado, pero también necesitaba a mi hija por encima de todo. Pero todo en esta vida, no se puede tener.

Me despierto con un fuerte dolor en el cuello por la mala postura con la que había dormido anoche. Siento como Kate ya está despierta por la forma en que su mano juega con mi camiseta.
-Buenos días.
-Buenos días.
La miro y la veo con una pequeña sonrisa en la cara que hace que ese miedo que tenía después de la conversación de anoche se evaporara. Le acaricio el pelo y la beso suavemente. Kate se mueve y queda de espalda sobre la cama y yo me coloco de lado mirándola.
-¿Cómo has pasado la noche?
-Bien.
-¿Has dormido?
-No mucho-dice haciendo una mueca y yo le aparto un cabello que se había atrevido a tapar su magnífica cara.
-Es tarde-digo mirando el reloj-tu madre tiene que estar al caer. Voy a tomar un café y vuelvo en un rato.
-Ok-dice mirándome con una sonrisa y yo me levanto y salgo de allí. Necesito un rato a solas, un rato para pensar en todo lo que había pasado anoche, en esa dura conversación.
Habíamos quedado en seguir mientras pudiéramos pero…el verla mal me tenía tocado. Sabía que iba a hacerle daño y eso me dolía demasiado. Nuestro destino no era estar juntos, me gustó mucho lo de los polos opuestos se atraen pero la verdad es que eso de ser de mundo distintos es lo que terminara separándonos. Yo no podré venirme aquí cuando pueda volver, querré estar cerca de Alexis, y ella, ella esta es su vida, nunca la dejaría por mí. Yo tampoco lo permitiría, me sentiría mal si deja su vida por mí, no podría dejarla hacerlo. Así que…como bien hablamos ayer esto tiene una fecha de caducidad y eso hace que me sienta mal, porque sé que esto al final terminara doliéndonos.
Tras tomarme el café volví a la habitación de donde salían voces por parte de Kate. Quería mantenerme al margen pero quería saber que le pasaba a Kate.
-Papa yo quiero.
-Me da igual. Aquí la última palabra la tengo yo y que te quede claro de que eso no pasara. Hola Rick-dice al verme-voy a firmar los papeles del alta y ahora vuelvo-dice dándome un apretón antes de salir.
-¿Qué pasa?-pregunto acercándome a ella.
-No me deja participar en la competición.
-Es normal Kate, en dos días no podrás estar en condiciones.
-Lo sé, sé que tiene razón pero llevo cinco años entrenando con ese caballo y ahora…este iba a ser nuestro año, lo tenía tan claro.
-Te entiendo.
-Este año se ha acabado la competición antes de empezarla. Lo preparas todo durante un año y al final…
-Pueden competir aun.
-Si ya, me va a sustituir Josh.
-Oh.
-Eso no es lo peor, no van a usar el caballo. Mi padre tiene miedo de que tire a alguien más. Hace cinco años, cuando Bucéfalo sufrió esa lesión, cogí este caballo para empezar a entrenar. Me ha llevado mucho tiempo porque era algo esquivo, yo era la única en dominarlo…
-Y aun así te ha tirado.
-Cualquier caballo puede tirarte. Se pueden asustar, cansarse, son muy cabezones, pero eso no hace que mañana pueda tirar a otro.
-Kate, es normal que tu padre este preocupado. Además piensa que tendréis un año más para prepararos.
-El año que viene.
-El año que viene estaréis aún más preparados-digo besándole la cabeza mientras ella apoya su cabeza sobre mi pecho mientras me abraza-yo estaré ahí orgulloso por ti.
-Lo prometes-dice de repente y siento que me he metido en un lio-¿me prometes que pase lo pase, estarás aquí el año que viene para la competición?-dice mirándome con esos ojos suyos enigmáticos llenos de miedo, tristeza pero también esperanza y yo no puedo acabar con esa esperanza suya. Además pasara lo que pasara, aunque no pudiéramos estar juntos, no quería perderla, quería que de alguna manera pudiera seguir formando parte de mi vida.
-Te lo prometo-digo mirándola fijamente a los ojos para que viera que iba completamente en serio, pensaba estar allí a su lado disfrutando de la competición, celebrando que era la mejor.
La veo sonreír y abrazarme con fuerza y sé que es feliz y con eso me quedo. No sé qué pasara en un año, quizás aún siga aquí o quizás ni si quiera este vivo pero si en este momento ella es feliz por mi respuesta yo también soy feliz, luego ya veremos si puedo o no cumplir mi promesa. Pero si me es posible, si estoy vivo, si no tengo que estar huyendo, estaré feliz y orgullo de estar a su lado ese día, aunque solo fuera por un día.
CONTINUARÁ…
Bueno conversación importante entre ambos y los sentimientos a flor de piel. Veremos cómo les va ahora que saben que es mucho más que una atracción para ambos y sabiendo que el tiempo juntos, puede acabar en un momento u otro.
Gracias a todos por seguir y nos vemos el jueves con un nuevo capítulo
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Mar Ago 09, 2016 10:47 am

Buena conversación entre ellos y necesaria a la vez, me gusta que rick se haya comprometido con su asistencia a la próxima competición!!

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 22

Mensaje por tamyalways el Miér Ago 10, 2016 10:23 pm

Buenos días a todos, aquí os dejo con un nuevo capítulo. Espero que os guste y como siempre gracias a todos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 22
POV RICK
Estoy junto a Kate desde las gradas mirando la penosa competición que está haciendo la finca, ahora entiendo porque decía que había perdido un año, Josh no tiene nada que ver con ella y tampoco el caballo, supongo que le falta muchas horas de entreno a los dos, que el caballo y el jinete deben ser uno.
Veo a Kate cada vez peor, casi sin querer mirar y pienso que aún queda otro día más para verla así de mal. No me gusta verla así de mal.
La atraigo hacia mí y beso su cabeza, porque ya puedo hacerlo, ya no tengo que ocultarme más. Y siento como parece que se tranquiliza un poco.
-Kate, no tienes por qué estar aquí.
-Sí, tengo que hacerlo. Es mi trabajo el que…se están cargando.
-Las cosas suceden así, a veces un trabajo no se puede hacer, o nos da un traspiés, dímelo a mí-digo con una sonrisa intentando aligerar la cosa.
-No puedo irme, no puedo dejarlos solos.
-Mira porque no mejor cogemos y nos vamos los dos solos a algún lado.
-¿A dónde?-dice sonriéndome.
-Pues no sé, a una cita.
-¿A una cita? ¿A dónde me llevarías a una cita?
-Aquí no sé. En la ciudad te llevaría a cenar a un sitio elegante y luego te llevaría al cine…
-Rick esto no es la ciudad.
-Ya, pero el pueblo está a algo más de una hora y podemos disfrutar de todo eso.
-Rick, no me gusta la ciudad.
-Bueno, pues hazlo por mí. Déjame demostrarte que en la ciudad también puedes hacer cosas divertidas, que también puedes disfrutar. Al menos si estás conmigo-digo sonriéndole y ve una sonrisa en la cara.
-No creo que sea el momento tengo que estar aquí.
-No, no tienes que estar. En realidad, deberías estar tumbada en una cama.
-Pues eso menos voy a hacer.
-Cariño, Rick tiene razón-dice Johanna de repente y me sonrojo al ver que ha escuchado la conversación-deberías iros a disfrutar. Nadie lo vería mal. Has trabajado mucho este año, pero ya no puedes ayudar más. Descansa, para estar preparada para el año que viene. Ver esto no te ayudara.
-Pero…debo estar aquí, debo dar ejemplo.
-Kate, nadie te va a pedir nada, me oyes. Rick coge a mi hija y sácala de aquí anda-dice con una sonrisa y yo asiento. Miro a Kate y la agarro de la mano esperando a que dé un paso.
-Rick…
-O vienes por la buenas, o tendré que llevarte en brazos, quieres dar un espectáculo-digo mirándola seriamente ocultando una sonrisa y veo que duda pero termina levantándose casi tropezando conmigo.
Nos vamos a su casa y ambos nos vestimos en nuestras habitaciones, y me doy cuenta de que tengo poca ropa, porque toda la tengo en la pequeña cabaña en la que pase solo tres días. Sé que es hora de volver pero solo pensar en volver a estar solo me aterra, la necesito a mi lado, pero ya no tengo excusa para quedarme, era algo de lo que tenía que hablar con ella, pero hoy no era el momento, hoy quería hacerla disfrutar y olvidarse de todo esta mierda.
Me arreglo con la poca ropa que tengo y me dirijo fuera para ver si el coche estar listo para llevárnoslo. Estoy nervioso, porque hace mucho tiempo que no voy a una primera cita. No puedo evitar recordar mi primera cita con Kyra y siento un nudo en el estómago. Vuelvo a sentirme mal por tener esto con Kate, pero no puedo evitarlo, me siento atraído por ella de una manera que no puedo evitar, pero es solo atracción, solo puede ser eso, solo que una atracción tan fuerte que no he podido evitarla.
Me estaba recomiendo ese pensamiento cuando sentí que me llamaban y cuando me giro me encuentro con Kate allí de pie. No iba muy distinta al resto de días, un vaquero y una camisa pero estaba muy guapa con su pelo suelto, normalmente lo llevaba recogido en una coleta para estar más cómoda mientras trabajaba. Dios era tan hermosa, era tan increíble, que como no me iba a sentir atraído por ella.
-¿Todo bien?-pregunto al ver mi cara y yo asiento con una sonrisa y me acerco a ella para besarla.
-Todo bien-digo tirando de ella hacia el coche.
El camino lo hacemos bien charlando, riéndonos, dejando pequeñas caricias al otro, me siento como un adolescente, me siento como cuando empecé con Kyra, lo que pasa que siempre pensé que Kyra sería mí siempre y no lo era, y Kate…Kate no puede serlo.
-Hey, te has puesto triste de repente.
-No, estoy bien de verdad. Hoy voy a hacer que sea un buen día, quiero hacerte sonreír.
-Gracias-dice colocando su mano en mi pierna y sonriéndome y yo le devuelvo la sonrisa.
Cuando llegamos al pueblo me doy cuenta de que lo de invitarle a un restaurante elegante va a ser muy complicado. Aparcamos el coche en la entrada del pueblo y decidimos ir dando un paseo. Pero no había ningún restaurante parecido a lo que yo tenía en mente.
-¿Qué pasa que esto no es lo que esperabas?-dice Kate con una sonrisa burlona.
-No te rías. Esperaba encontrar otra cosa.
-Anda ven, voy a llevarte a un sitio que no será tan elegante como tus famosos restaurantes, pero hacen la mejor comida del mundo-dice sonriendo mientras tira de mi hacia una pequeña calle donde hay un letrero que pone Bar la Callejuela, y entendí el nombre porque era donde se encontraba.
Entramos en el interior y me pareció un bar limpio, con gusto y donde solo había familias comiendo, comparado con el resto de bares que había visto por el pueblo sin duda era distinto.
-¿Qué te parece?
-Me gusta-digo mirando todo a mi alrededor sin duda me gustaba mucho.
-Me alegro que te guste-dice una mujer a mi espalda y cuando me giro me encuentro a una mujer de color con una amplia sonrisa en la cara.
-Hola Victoria-dice Kate abrazándose a la mujer y esta enseguida la abraza a ella.
-Hace mucho que no vienes por aquí, pensé que ya nos habías olvidado.
-He tenido mucho trabajo, pero como voy a olvidarme de la mejor comida del mundo.
-No eres exagerada ni nada-dice la mujer con una sonrisa-¿y quien es este chico tan guapo que te acompaña?
-Él es Rick, es nuevo en el pueblo y no conocía este lugar, me parecía un sacrilegio-dice Kate con una sonrisa y yo sonrió por verla así de feliz.
-Sentaros, voy a prepararos mis mejores platos-dice girándose y dejándonos allí solos.
Abrazo a Kate por detrás y siento como se sorprende primero y luego se apoya contra mi pecho y dejo un beso sobre su mejilla.
-Me alegro de que aceptaras venir-digo volviendo a besar su cara.
-Gracias por insistir. Esto puede que no sea tan mala idea.
-Ya te digo yo que no-digo sonriéndola mientras aparto la silla de la mesa para que pueda sentarse.
Comimos tranquilos disfrutando de la buena comida, que digo buena magnifica comida. Estaba rodo riquísimo, Kate tenía razón era la mejor comida del mundo. Acabamos con todo lo que nos pusieron y apenas podíamos movernos después de todo lo que comimos, pero sin duda mereció la pena, por la comida pero sobre todo por la sonrisa de Kate.
-Gracias por venir chicos.
-No, gracias a vosotros. Sin duda es la mejor comida que he probado en mi vida, y he probado muchas.
-Gracias, Kate, me gusta este chico para ti-dijo haciéndonos reír a los dos-espero que volváis pronto, que esto no sea cosa de un día.
-Volveremos-digo agarrando la mano de Kate mientras la miro y veo que se sonroja mientras sonríe.
Salimos fuera y parece que el tiempo ha cambiado un poco, hace un poco de frío y la noche ya está en lo alto. Sin duda la competición ya habrá acabado hace rato y en eso tiene que estar pensando Kate porque la veo pensativa mientras caminamos por las calles agarrados de la mano.
-¿Estas bien?-esta vez pregunto yo.
-Si-dice sonriéndome, y sé que en parte me miente, pero lo dejo pasar y me paro para enfrentarla y tiro de ella para abrazarla.
Allí ambos solos, abrazados en una noche estrellada, sintiendo su corazón latir sobre el mío, después de apenas unas semanas juntos, me doy cuenta de que esto es algo más que una atracción, de que me quiero mentir a mí mismo, pero yo sé que si solo fuera una atracción no hubiera dado el paso nunca, hubiera esperado por Kyra a pesar de que no hubiera habido ninguna posibilidad, pero esto que siento por Kate me lanza de lleno a sus brazos, me hace sentir lleno, y feliz cuando estoy con ella. Esto no es atracción es algo más, pero tengo miedo a darle un nombre, tengo miedo porque sé que debe acabar, que tiene que acabar, y me sobrecoge la idea solo de pensar, estar lejos de ella, no poder tenerla así entre mis brazos. Y tengo miedo, porque si lo que siento es real, no es algo que haya creado mi mente porque lo necesite en este momento, si esto es real, cuando me vaya, si es que me voy, volveré a perder, tengo miedo de volver a perder.
CONTINUARÁ…
Espero que os haya gustado y mañana continuamos con la cita de estos tortolitos. Gracias por estar ahí.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Jue Ago 11, 2016 1:12 am

Que difícil debe ser para Kate estar viendo la competición y saber de antemano que van a perder pues no son tan buenos como ella y no han entrenado tanto como ella. Me gusta que poco a poco rick va tomando conciencia de sus sentimiento, aunque tenga miedo debe dejarlos de lado y disfrutar.

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 23

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 11, 2016 11:49 pm

Buenos días, os dejo con el cuarto y último capítulo de la semana, espero que os guste y me lo hagáis saber 
Gracias a todos por seguir siempre ahí
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 23
POV RICK
La agarro de la mano y seguimos paseando por el pueblo. No quiero pensar en el futuro, en un futuro incierto porque no me ayuda pero cuando la veo, cuando la tengo cerca no puedo dejar de pensar en como será estar sin ella y me duele, me duele mucho más de lo que pensé que podría llegar a dolerme.
Pero la miro y veo su sonrisa y dejo eso a un lado para disfrutar, porque pensar en algo que no sé cuándo va a pasar ni se va a pasar no va a ayudarme en nada.
Nos acercamos a un pequeño cine que tiene el pueblo y no puedo evitar reírme al verlo. Kate me mira y me golpea en el pecho con la mano abierta.
-No te rías señorita de ciudad.
-Vale no me rio. Pero es que esto… ¿Cuántos caben ahí?
-Aquí no vivimos miles de personas. Esto es un pequeño pueblo no necesitamos más.
-Vale ok. Ojala algún día pudiéramos salir por Nueva York…
-Rick he viajado, ya he estado allí.
-Ya lo sé-digo en tono burlón-pero no conmigo. La compañía hace mucho-digo sonriendo y veo como se ríe.
-Si tienes razón-dice tirando de mí hacia el interior.
El cine era pequeño pero como bien decía Kate era más que suficiente para las personas que estaba hecho. A pesar de ser pequeño sobraban un montón de butacas. A parte de Kate y yo habrían unas seis o sietes personas más.
Nos sentamos en la parte de atrás con un paquete de palomitas. Kate no quería porque decía que estaba con el estómago lleno pero yo la convencí de que sin palomitas no era lo mismo.
Estábamos sentados ya en nuestras sillas, abrazados sin dejar de cuchichear esperando a que empezara la película.
-Come palomitas-le digo cogiendo una y metiéndosela en la boca, mientras Kate forcejea para impedirlo.
-Rick estoy llena.
-Pero no vamos a tirarlas.
-Te dije que no las compraras ahora te las comes-dice cogiendo un puñado y metiéndomela en la boca.
-Emse maljs-digo con la boca llena provocándole una gran carcajada.
-¿Qué? Con la boca llena no se habla-dice sin parar de reír.
Cuando consigo tragar las palomitas, cojo un par de ellas y se la acerco pero ella se echa hacia atrás haciendo que acabe el paquetes de palomitas en el suelo.
-Ya las tiraste-digo con cara de serio-con las ganas que tenía yo de palomitas-digo haciendo que se volviera a reír y haciéndome sonreír por lo hermosa que era cuando lo hacía.
De repente las luces se apagaron y la película empezó a reproducirse en la pantalla. Estaba tranquilo viendo la película cuando veo por el rabillo del ojo como Kate se mueve en su asiento pero yo sigo viendo la película. Estoy embelesado con ella cuando siento la mano de Kate sobre mi pierna haciendo que la mire. A través de la oscuridad puedo ver su sonrisa. Le devuelvo la sonrisa y vuelvo a centrarme en la película.
Un minuto después siento como Kate se acerca más a mí y deja un beso en mi cuello y empieza a subir su mano por mi pierna de forma peligrosa.
-Kate ¿Qué haces?
-¿No se hace esto en la ciudad? –dice mirándome de forma picara mientras sube un poco más su mano y yo trago saliva intentando mantener la compostura, alguien tenía que hacerlo.
-Hay gente Kate-digo bajito.
-¿Y?
-Vamos, no lo dices en serio.
-Oh, eres un aburrido, pensé que ibas a demostrarme que este mundo no era aburrido-dice con tono serio, casi enfadado aunque sé que esta provocándome y yo caigo, porque como no voy a hacerlo.
La beso con desesperación atrayéndola hacia mí lo que nos daban aquellas butacas, aquellas malditas butacas que ahora me parecían un gran incordio y más cuando siento como Kate me muerde el labio hasta llegar a hacerme sangrar y luego ataca con su lengua de forma sensual, poniéndome a mil.
-Kate, será mejor que no empieces algo que no puedes acabar-digo con la voz ronca.
-Quien ha dicho que no puedo acabarlo-dice colocando mi mano justo en el bulto de mi pantalón que con solo sentir su mano se vuelve un poco más grande.
-Kate…-digo casi como un lamento mirando a mí alrededor por si hay alguien que nos esté mirando.
-Relájate un poco, vamos a disfrutar-dice desabrochándome los pantalones y siento que voy a explotar de la emoción del momento, no puedo creerme que esté pasando, que Kate me esté metiendo en esto. Pero ya no había vuelta atrás no cuando siento como su mano se introduce en mi pantalón y tengo que impedir que un gemido salga de lo más profundo de mi interior.
Ya no podía parar, la atraje hacia mí y bese con fuerza, desesperado por sentirla a mi lado, por poder tocar su cuerpo, pero el sentir su mano en el interior de mi pantalón no ayudaba, no ayudaba para nada.
-Kate para un poco-digo más alto de lo que debía y siento como todo el mundo nos está mirando. Miro a Kate que esta toda sonrojada y enseguida encierra su cara en mi pecho para taparse. Veo como una mujer mayor nos mira con cara de pocos amigos y escucho como Kate me susurra al oído.
-Creo que será mejor que nos vayamos-dice con la cara enterrada en mi pecho y con su mano aun metida dentro de mi pantalón sobre mí ya más que evidente erección.
Salimos casi a trompicones de la sala de cine, agarrados de la mano, con el cinturón y la bragueta desabrochada y riéndonos a carcajadas por un último comentario de la mujer que tan mal nos miraba.
-Estos jóvenes de ahora…
Consigo colocarme el pantalón bien cuando salimos por la puerta del cine. Salimos a la calle y nos escondimos en la oscuridad de la noche pero aun iluminados por el cielo estrellado. Íbamos abrazados sin parar de reír hasta que sentí como Kate tiraba de mi hacia una zona más oscura, un callejón.
Enseguida y antes de darme cuenta estaba contra la pared y ella pegada a mí besándome hasta quedarme sin sentido. La agarro con fuerza y le devuelvo con ansias el beso, sintiendo como estoy a punto de explotar.
-Kate si no quieres hacer nada aquí será mejor que pares.
-Quien ha dicho que no quiera-dice volviendo a abrirme el pantalón hasta dejarlo sobre mis tobillos.
La beso con fuerza y nos giro, dejándola a ella contra la pared. No puedo esperar, no puedo hacerlo lento, la necesito con urgencia. La abro el pantalón bajándoselo y la levanto por el culo haciendo que envuelva mi cintura con sus piernas y sin previo aviso la penetro con todas mis fuerzas haciéndola soltar un grito. Vuelvo a moverme y la beso con fuerza silenciándola mientras me muevo como loco, llevado por la pasión, llevado por lo loco que me hace sentir.
Ya no podía más sentía como se me aceleraba el corazón y sentía como a ella también así que empecé a ir cada vez más y más rápido y empiezo a besarle el cuello y a mordérselo sabiendo que iba a dejarle una buena señal.
-Kate estoy muy cerca-digo casi sin aliento.
-Yo estoy contigo-dice clavando las piernas en mi culo haciendo más profundas las embestidas hasta que ya no pude más, y me corrí en su interior a la vez que sentí como Kate venía conmigo.
La beso despacio recuperando el aliento y la dejo suavemente en el suelo pero sin dejar de agarrarla hasta que pudo mantenerse de pie. La ayudo a vestirse y después me visto yo. La miro a los ojos con una sonrisa en la cara y la beso suavemente.
-¿Bien?-pregunto y le veo morderse el labio.
-Genial.
-Creo que es hora de volver a casa-digo sonriendo mientras tiro de ella hacia el coche.
Nos montamos en el coche sin dejar de tocarnos y sin poder evitar mirarlas de vez en cuando. Cuando íbamos a salir del pueblo veo una pequeña tienda 24 horas y decido que debería coger algo para cuando llegáramos. Quizás un buen vino para celebrar la vida.
-Espera un momento aquí ahora vengo.
-Rick.
-Un segundo-digo acercándome a la ventanilla y besándole haciéndole sonreír.
Entro en la tienda y me dirijo hacia la zona de los vinos. No hay mucha calidad pero era algo normal para esa zona. Me dirijo hacia la caja para pagar.
-¿Solo quiere eso?
-Si-digo sacando la cartera y me fijo en un periódico que hay en el mostrador. Me quedo fijo mirándolo, lo cojo también, pago y me montó en el coche rápidamente arrancando.
-Rick, ¿Qué pasa?-le enseño el periódico y ya no tengo que decirle nada más.
CONTINUARÁ…
Bueno no sabemos qué está pasando, tendremos que esperar hasta el lunes para saber que ha pasado. Espero que lo hayáis disfrutado.
Buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo24

Mensaje por tamyalways el Dom Ago 14, 2016 9:07 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Hoy es día de fiesta y aunque me cuesta subir por falta de internet aquí estoy. Espero que durante la semana sea más fácil subir porque llevo unos días complicados para ello. Gracias y espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 24
POV KATE
No podía dejar de quitar la mirada del artículo, era la noticia del año sin duda, pero esto ¿Qué significaba para nosotros?
Ha vuelto Salazar. Han encontrado muerto a uno de sus compinches que estaba protegido porque iba a declarar contra él. ¿Significa eso que ha vuelto a la ciudad?
-Rick, ¿tienes miedo a que este de nuevo por aquí?
-No, tengo miedo de que vayan a por mi hija y a por…-lo dejo ahí porque ambos sabíamos a qué se refería.
-Rick, te fuiste porque así estarían a salvo. Él cree que estás muerto ¿por qué irían a por tu familia?
-Porque ese tío al que han matado es el que supuestamente me mato a mí. Si saben que él está vivo y declarando contra él…
-Saben que tú también lo estas.
-Si no saben dónde estoy irán a por ellas para poder atraerme, para hacerme salir.
-Rick…
-Estoy bien, necesito saber que están bien.
-Sé donde están-digo de repente y veo como me mira por un segundo.
-¿Cómo lo sabes?
-Sé que están con su madre. Me lo dijo cuando estuve allí.
-Puedes… ¿puedes llamar?
-Lo haré. Pero estate tranquilo ¿si?-digo y lo veo asentir pero veo la tensión en su cuerpo. No puedo dejar de mirarlo y sé que todo esto cambiara, que el momento que no quería que llegara había llegado. Esto significaba el final de lo nuestro, ¿Se iba a ir?
Llegamos a casa y salí lo más rápido posible detrás de él. Cuando llegue a la sala donde estaba el teléfono ya estaba él con el teléfono en la mano. Lo agarro con fuerza y marco el número, sé que es tarde pero sé que Rick lo necesita.
-¿Si?
-Hola Vera soy Kate. Siento llamar tan tarde.
-No pasa nada querida.
-Voy a hacerte una pregunta que quizá te parezca rara pero…
-Pregunta lo que quieras cariño.
-Su hija… ¿Esta aun ahí?
-Oh no, se han ido esta tarde rápidamente. Ha venido un hombre, no sé cómo me han dicho que se llamaba Javier o algo así, y se han tenido que ir. ¿Por qué?
-Solo me hubiera gustado conocerlos.
-Oh lo siento querida, otra vez que vengan si quieres.
-Si gracias. Y siento haberte molestado.
-No pasa nada, nunca molestas querida.
Cuelgo y miro a Rick que no puede parar quieto. Le miro a los ojos y veo miedo en ellos, nunca antes había visto ese miedo en ellos y me sentí mal por él.
-Ya no están ahí, se han ido esta tarde con un tal Javier.
-Javier-dice despacio y lo veo asentir-¿puedo?-dice señalando el teléfono y se lo doy. Lo veo dudar en marcar o no pero al final lo veo coger el teléfono y marcar un número mientras esperaba nervioso a que contestaran al otro lado.

POV RICK
Espero ansioso a que me respondan del otro lado. Necesito saber que están con él, que están a salvo. Necesito saber que no les he hecho aún más daño, porque todo esto es culpa mía, por mi ansia de poder, por mi ansia de ser el mejor. Escucho los pitidos y no puedo evitar contarlos nerviosos, uno, dos, tres y al cuarto por fin una voz al otro lado.
-¿Si?
-¿Espo?
-Si.
-Soy yo…dime…
-Están bien-dice con voz tranquila y quiero creerlo pero necesitaría hoy más que nunca poder verlas con mis propios ojos.
-¿Qué va a pasar ahora con ellas?
-Las colocaré en un lugar donde estén protegidas. Pasaran a formar parte del programa de protección de testigos como tu Rick. Puedes venir con ellas, ya no tiene sentido seguir con esta falsa, ya no tiene sentido que estéis alejados-dice y siento algo que me atraviesa el pecho, por fin voy a conseguir lo que siempre he querido durante este mes y pico. Por fin voy a poder verlas y estar con ellas de nuevo. Pero no es de la manera que me hubiera gustado, al final las he empujado hacia esta marea de estar escondidos, de dejar todo atrás, y eso me hacía sentir mal.
-¿Cuándo?
-¿Puedes llegar hasta la frontera de Canadá para mañana al mediodía? Estarás a unas cuatro horas o así. Si pueden traerte sino…mando a alguien a por ti.
-Creo que me las arreglaré.
-Bien, nos vemos en unas horas hermano. Cuídate.
-Cuídalas-digo colgando y girándome encontrándome con la mirada impactante de Kate. Y volví a sentirme mal, sabía que este día llegaría pero no que tan pronto. Sabía que me iba y tenía que dejarla y eso me hacía daño, más del que podía llegar esperar en un principio.
-¿Qué ha pasado? ¿Están bien?-me pregunta ajena a todo y yo me siento mal por tener que dejarla, siento una fuerte presión en el estómago que casi no me deja hablar, así que me acerco a ella y la atraigo hacia mi abrazándola con fuerza. Nos quedamos así durante unos segundos hasta que siento como se me humedece la camiseta de sus lágrimas y la separo de mí para poder mirarla a los ojos. Le limpio con delicadeza las lágrimas dándome cuenta de que no tengo que decir nada más. Ella ya lo sabe-¿Cuándo?
-Mañana temprano-digo sin poder mirarla a los ojos porque sé el daño que le estoy haciendo en este momento porque yo mismo lo estoy sintiendo-lo siento mucho Kate…yo…
-No pasa nada. Yo sabía que pasaría en un momento u otro.
-Ya pero de verdad que lo siento. Quiero estar con mi pequeña por encima de todo, pero ojala todo fuera distinto. Kate…yo…gracias por todo. Gracias por volver a hacer que me sienta bien, que me sienta con ganas de vivir, de disfrutar, de sentir. Me he sentido de nuevo como una adolescente contigo. Ojala fueran las cosas distintas. Lo que según tu madre nos unió…nos separa pero…quiero que sepas, que siempre estarás aquí-digo agarrando su mano y colocándola sobre mi corazón para que sintiera como latía con fuerza en mi interior por ella, por el miedo de tener que dejarla cuando me sentía vivo de nuevo, cuando empezaba a sentirme renovado.
-¿Vienen a por ti?
-Pensé llevarme un coche si puedo…
-Yo te llevo.
-Kate no tienes…
-Quiero hacerlo-dice mirándome a los ojos y siento como se me llenan a mí también de lágrimas, nunca me habían gustado las despedidas, pero últimamente no dejaba de despedirme de gente que quería, y si, Kate estaba entre ellas. No creo que fuera el momento de decírselo pero si, a pesar de que me cueste creérmelo por el poco tiempo y por lo mal que me encontraba, estoy locamente enamorado de esta mujer, y tengo que dejarla con todo el dolor de mi corazón.
Kate me agarra de la mano y tira de mí hacia su habitación. Cuando cierra la puerta detrás de ella, me besa, pero no es un beso pasional, es un beso tranquilo, lleno de amor y de esperanza. Nos besamos despacio con miedo a que esto termine y tengamos que dejarlo atrás. La llevo hacia la cama y con cuidado la dejo caer sobre ella y yo encima sin dejar de besarla. Como voy a extrañar sus labios, su sonrisa, su cuerpo, su risa, su forma de andar, su formar de mirarme, su forma de gritar mi nombre cuando llega al clímax.
Nos quedamos mirándonos unos segundos antes de empezar a desnudarnos despacio el uno al otro, sin decir nada, diciéndonos todo con la mirada. Y cuando estamos ambos desnudos y preparados nos unimos en uno sin dejar de mirarnos, sin dejar de acariciarnos. Y lo hicimos lento, muy lento por miedo a que esto acabara, por miedo a decir adiós para siempre. Hasta que por fin ambos llegamos al clímax los dos a la vez, y vi por última vez como se sonrojaba su piel, como se le erizaba los pelos, como gritaba mi nombre y sentí que todo esto llegaba al fin, que debía decir adiós, se hizo tan real que no pude evitar que las lágrimas salieran de golpe sin poder pararlas.
Siento como Kate me abraza con fuerza contra su pecho mientras me besa la cabeza y me acaricia la espalda intentando calmarme. Pero ahora más que nunca me doy cuenta de que soy un perdedor, cuando parece que algo me va bien tengo que dejarlo. No puedo tenerlo todo en la vida, y sin mi pequeña no puedo ser feliz, no puedo serlo. Pero pienso en una vida sin Kate, y ahora mismo tampoco puedo ni quiero imaginármela. La quiero igual o más de lo que llegue a querer a Kyra alguna vez y eso me hace sentir raro, me hace sentir algo mal por Kyra, pero no puedo evitar querer a esta mujer como la quiero. Es increíble, es especial, es extraordinaria.
Y así abrazados, agotados físicamente pero sobre todo psicológicamente, me quedo dormido por sus caricias, soñando con un futuro en el que pueda tenerlo todo, en el que pueda tener a las dos mujeres de mi vida a mi lado, en el que pueda ser plenamente feliz.
CONTINUARÁ…
Llego el momento más temido para ambos, la despedida. Veremos como la llevan y si pueden o no vivir el uno sin el otro, y por supuesto como es la vida de Rick huyendo de nuevo esta vez con su familia metiéndolas en el hoyo del que tanto huyo en un principio.
Gracias a todos por seguir y nos vemos mañana con nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Lun Ago 15, 2016 1:30 pm

Llego el momento mas difícil para ambos!! que duro pues ellos sabían que pasaría pero no tan pronto. No me imagino como te las vas arreglar para volverlos a juntar y que sean felices, espero que cojan a kate de rehén o algo por el estilo porque entonces si que se derumbaria rick

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 25

Mensaje por tamyalways el Lun Ago 15, 2016 10:23 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Espero que lo disfrutéis y gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 25
POV KATE
Me levanto de la cama porque no puedo dormir, no sabiendo que en menos de un par de horas tendré que llevarlo lejos de mí, lejos de una vida juntos. Siendo sincera sabía que iba a pasar esto, o que podía pasar, porque tenía la esperanza de que no sucediera, sabía lo importante que es para él su hija, pero necesitaba tenerlo cerca, y si eso me hace ser egoísta…
Ahora se va para no volver. Él tiene razón, somos de mundos distintos y lo que mi madre pensaba que nos acercaría acabara alejándonos. Pero todo sería más sencillo si supiera que iba a estar bien, pero está en peligro. Lo busca un asesino a sangre fría y temo por su vida. Si le pasa algo yo…
Luego esta su mujer, tengo celos de que se vaya con ella, de cómo va a reaccionar al verla, de si volverán a estar junto por el bien de ambos y de la niña. A pesar de saber que no volverá conmigo, de que esto se acabara, no puedo dejar de sentir ese sentimiento de dolor de que pueda estar con otra. Y más cuando siento como se me rompe el corazón de lo que siento por él. Estoy enamorada de él, y quiero decírselo, quiero gritarlo pero no serviría de nada, solo nos haría mucho más daño.
De repente siento sus brazos rodeándome y me dejo caer contra su pecho desnudo y vuelvo a sentirme débil ante estos sentimientos que tengo, esos que tenía miedo a sentir para no sentirme tan mal como lo hago ahora. No sabía que era perder al amor de tu vida pero ahora que lo sé, sin duda es de lo peor que te puede pasar. Ahora me rio de cómo me sentí cuando lo deje con Josh, eso fue una mierda comparado con el dolor que siento en este momento.
-Hola.
-Hola-digo cerrando los ojos.
-¿Estas bien?-me pregunta en el oído y yo asiento despacio cerrando los ojos con fuerza para mantener las lágrimas pero sin lograrlo-no sabes lo que…lo que siento todo esto. No me malinterpretes, deseaba volver a su lado pero…
-No de esta forma.
-No claro que no. pero no solo es eso-dice girándome y mirándome a los ojos. Me quita con delicadeza las lágrimas y vuelvo a cerrar los ojos ante su leve tacto.-Me refiero a que no esperaba…no esperaba que esto, lo nuestro, llegara tan lejos. No sabes lo que me cuesta tener que dejarte. Es mucho más doloroso de lo que pensé. Eres increíble Kate, nunca en mi vida…he conocido a nadie como tú.
-Tu tampoco estas nada mal-digo haciéndonos reír a ambos a pesar del dolor que teníamos en este instante.
-Tenemos…
-Lo sé-digo besándole suavemente para poder irme a arreglar.

Nos montamos en el coche sin mirar atrás. Lo miro y lo siento ausente, mirando por la ventana el mundo que nunca quiso y que ahora deja atrás, ¿con nostalgia?
-¿Me despedirás de todos mañana? Me da pena no haber podido despedirme.
-Tranquilo yo lo haré por ti.
-Tienes unos padres increíbles Kate, y Roy es un gran tío. Creo que voy a echar de menos hasta las miraditas de Josh-dice sacándome una sonrisa-no me veía en este lugar, pero al final…no ha estado tan mal, ahora entiendo a tu madre cuando dijo que todo el mundo terminaba enamorándose de este lugar, y más si están las personas que quieres-dice mirándome y siento como me sonrojo a la vez que siento un fuerte dolor en el pecho por tener que dejarlo. Me concentro en mirar hacia delante, a no mirarle porque si no el camino se me va a hacer imposible.
Decidimos hacer una parada antes de nuestro destino. Solo queda una hora de camino pero que Rick me pidiera parar hace que me ponga nerviosa. No sé si acabar con esto cuanto antes o alargarlo lo máximo posible. Tengo miedo al momento de la despedida, tengo miedo a tener que decirle adiós, a tener que verlo partir y no poder ir detrás de él. Tengo miedo a lo que siento por él porque ahora mismo, creo que lo dejaría todo, dejaría toda mi vida por ir detrás de él sin dudarlo, pero él ya tiene una familia, él no me necesita allí con él.
Pedimos nuestros cafés y salimos fuera apoyándonos en el coche. Estamos pegados el uno al otro, ambos centrados en nuestros pensamientos intentando no pensar en ello.
El tiempo pasaba y quería decirle tantas cosas, pero no me atrevía a decirle lo que siento porque si lo hacía…no sé si podría dejarlo ir. Siento su mano cómo se entrelaza con la mía y siento un cosquilleo por todo mi cuerpo.
-Sabes que te voy a echar de menos-dice sin mirarme y yo vuelvo la mirada hacia el suelo para intentar no mirarle yo a él-quiero que sepas lo importante que has sido para mí todo este tiempo, sin ti…sin ti no sé cómo hubiera podido aguantar todo este tiempo, quizás ni si quiera estuviera vivo. Tú me mantuviste vivo, no solo literalmente hablando, Kate me siento más vivo que nunca-dice colocándose delante de mi agarrándome de las manos y siento como las lágrimas corren con fuerza, no puedo escuchar esto ahora de él, no puedo hacerlo.
-Rick…
-No déjame decírtelo. Quiero que sepas que esto…al principio me sentía atraído por ti de una forma que me daba miedo. Pero nada que ver con lo que poco a poco fue surgiendo. De verdad Kate nunca pensé llegar a sentir…de verdad no sabes lo que me duele tener que dejarte. Ojala todo fuera más fácil.
-Ojala-digo levantando la cabeza para mirarlo por primera vez en todo su discurso y veo tristeza y tanta sinceridad en su mirada que me duele horrores-tenemos que irnos si quieres llegar a tiem…-pero no acabe de decirlo porque Rick acerco su boca a la mía cortando con un beso ansioso, lleno de ganas, de desesperación, de miedo, de deseo, lleno de puro sentimiento.
Cuando nos separamos nos miramos y ambos sonreímos, una sonrisa triste pero una sonrisa de los dos, una sonrisa que servía como una declaración para ambos.
Nos montamos en el coche y en menos de lo esperado estábamos en el lugar del encuentro. Allí en el parking de un destartalado motel nos bajamos y nos miramos ambos con tristeza, sabiendo que había llegado el momento más complicado, el momento de decir adiós. Tenía que empezar a pensar en vivir sin él y lo que es peor el no saber nada de él, no saber si está bien, si es feliz, si piensa tanto en mi como yo pensaré en él, sin saber si este adiós es o no definitivo.
-Bueno…es hora de…
-Si…
-Kate yo…cuando esto acabe…
-No prometas nada, lo que tenga que pasar pasara.
-Solo quiero que sepas que siempre estarás conmigo de una manera u otra. Te voy a extrañar mucho, no sabes cuánto-dice con esa mirada que me atrajo tanto de él y ya no puedo más y me lanzo con fuerza a sus brazos. Encierro mi cara sobre su pecho, su calor, su olor, su tacto, todo lo iba a extrañar tanto que me estaba matando por dentro.
Me separo de el sin dejar de llorar y doy un par de pasos hacia atrás. Lo veo mirarme y lo veo dando un paso hacia mí pero lo detengo.
-Por favor…vete ya…no lo hagas más difícil.
-Lo siento…adiós Kate-dice mirándome por última vez antes de girarse y darme la espalda caminando hacia su antigua vida, alejándose de mí hasta siempre.
Mientras lo veo partir, lo veo alejarse, siento como mi corazón late con fuerza rompiéndose con cada paso de él. Siento como si mi vida cambiara de nuevo por completo como cambio el día que entro en mi vida. Me sentía atraída por él pero nunca me imaginé sentir lo que siento en este momento, nunca pensé que el dolor por perderlo sería tan doloroso, nunca pensé que el camino difícil por el que hemos pasado nos acercara de una manera que será insuperable.
-Te quiero-susurro casi para mí, atreviéndome a decirlo por fin en alto pero no lo suficientemente alto para que él pudiera oírlo.
Me monto en el coche, le doy la vuelta y cuando voy a salir del parking del motel miro por el retrovisor del coche y puedo verlo allí parado en la puerta de la habitación mirando hacia mí, mirando cómo me alejo de él para siempre.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por estar ahí, y espero que hayáis tenido pañuelos a mano jiji. Nos vemos el jueves.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Ruth Maria el Mar Ago 16, 2016 1:47 am

Dios que capitulo mas triste!! el amor de ellos es enorme, sincero, espero que pronto se solucione esta situación tan complicada entre ellos.
De hecho rick corre peligro al igual que su familia, si Kate sigue a su lado es otra mas que correrá peligro!!
Espero que no sea tanto sufrimiento para volver a reunirse!! veremos la actitud de Kyra!1

Ruth Maria
As del póker
As del póker

Mensajes : 487
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 26

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 18, 2016 3:17 am

Buenos días, con problemas pero aquí estoy un día más. Gracias a todos por seguir ahí y por todos vuestros comentarios, es un placer poder leeros.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 26
POV RICK
Me siento fatal cuando la veo partir sin mirar atrás. No puedo evitar mirarla por última vez y me giro para ver cómo se va. Siento como si me corazón se volviera a partir como aquel día que tuve que dejar ir a mi hija y a Kyra. Ahora que las recupero pierdo a Kate. Esta vida es una puta mierda.
Me giro resignado a dejarla ir y cuando me acerco a la puerta de la habitación puedo escuchar la voz de Espo al otro lado de la puerta.
-Tengo que contaros una cosa importante, pero la verdad es que no sé muy bien…-se quedó callado cuando me vio asomarme por la puerta-creo que es más fácil si lo veis con vuestros propios ojos-dice haciendo un gesto con la cabeza hacia mí y cuando se giran puedo ver la cara de sorpresa de Kyra, en cambio mi pequeña solo tenía una amplia sonrisa dibujada en su hermosa cara.
-Papi-dice gritando mientras corre hacia mis brazos. En cuanto puedo tocarla siento como todo mi cuerpo empieza a temblar por la emoción y termino derrumbándome y las lágrimas recorren todo mi rostro mientras la estrujo con toda mi fuerza contra mi cuerpo. No sabía hasta este instante todo lo que le había echado de menos.
Cuando me siento preparado la separo para poder mirarla bien, y ha crecido tanto que me duele haberme perdido tanto tiempo de su corta vida, haberme perdido su crecimiento.
-¿Cómo estas tan grande y guapa?-digo sonriéndola mientras le aparto el pelo de la cara.
-Papi ¿Por qué lloras?
-Porque estoy feliz de verte, te he echado mucho de menos cariño-digo volviendo a abrazarla y en ese instante centro mi mirada en Kyra que sigue completamente paralizada mirándome intentando averiguar si todo esto es real o no.
Me separo un pelín de mi pequeña pero no demasiado necesito tocarla para saber que todo es real, que está aquí a mi lado. Me levanto y miro a Kyra esperando cualquier reacción por su parte pero ella sigue allí parada.
-Kyra yo…-parece ser que llamarla por su nombre es lo que necesitaba porque en un instante está a mi lado abrazándome con fuerza y escondiendo su cara en mi cuello mientras me apretaba con fuerza tanta que casi no podía respirar pero me daba igual.
Se separa por un instante y me mira a los ojos intentando creerse lo que estaba viendo, la siento tocar mi cara y cierro los ojos ante su contacto y entonces la veo sonreír y me vuelve a abrazar mientras llora desconsolada sobre mi hombro.
Abrazo a las dos con fuerza contra mí mientras lloramos los tres felices por esto que se estaba dando, esto que quedaba tan lejos por fin ha llegado.
Kyra se separa de mí y me mira con una amplia sonrisa en la cara y yo también la sonrió. De repente veo como se acerca a mí y siento que va a besarme se acerca a mí y en él último momento me muevo lo gusto para que el beso quede justo en la comisura de mi boca. En cuanto he visto su movimiento he pensado en Kate, y no podía hacerlo, me sentía mal si lo hiciera, me sentía como si le debiera algo, como si debiera guardarle su sitio, su sitio en mi corazón.
Cuando conseguimos pasar la primera impresión nos sentamos en el sofá los tres juntos sin dejar de tocarnos. Espo nos mira con una sonrisa.
-Eso era lo que quería explicaros-dice sonriendo.
-¿Por qué te fuiste?
-Para mantenerme vivo.
-¿Por qué hacerte pasar por muerto?
-Para manteneros a salvo a vosotras.
-¿No era más fácil llevarnos contigo?
-Para mí sí. Para vosotros no. no quería que dejarais vuestra vida apartada por mí-digo mirándola-tenía miedo de que alguna vez pudierais echármelo en cara.
-Rick hiciste algo grande, gracias a ti se salvaron mucha gente.
-Se escapó así que…
-Pero eso no fue tu culpa. Nunca te hubiera culpado por hacer algo tan noble. Ese es el hombre del que me enamore-dice mirándome con una sonrisa y yo tengo que apartar la mirada porque no puedo mirarla, no en este momento.
-Tenemos que irnos chicos. Ya habrá tiempo para poneros al día.
Cruzamos la frontera sin ningún problema y fuimos todo el camino en silencio no sabía muy bien de qué hablar. Habían pasado un par de meses y mi vida había cambiado, por lo menos en cuanto a mi matrimonio. No podía estar con Kyra como estaba antes, no cuando estaba enamorado de otra persona.
Para mí sería muy fácil meterme de nuevo en este matrimonio aunque sea una mentira, para mí sería muy fácil si vamos a vivir juntos, no meterme en líos, huir de los problemas pero pensar en estar con otra mujer cuando siento esto por Kate me duele demasiado. Estoy bien viendo como mi pequeña esta contra mi costado, cansada por el último día tan estresante pero sobre todo y viendo a Kyra tranquila al menos después de todo, pero no podía dejar de pensar en Kate, en cómo estará, en el daño que le he hecho. Me duele pensar en que ella pueda estar mal, y mucho más si es por mi culpa.
Kyra es una gran mujer, por eso me enamoré de ella en su día. Recuerdo lo loco que iba detrás de ella hasta que conseguí conquistarla. Pero Kate, Kate es única, es extraordinaria. No conozco, ni he conocido en mi vida a nadie como ella, es especial, tanto me hizo olvidar por momentos que no estaba cerca de mi hija, me hizo todo este tiempo mucho más soportable, es tan especial que a pesar de tener a mi hija a mi lado, lo que más quería en este mundo, no puedo ser completamente feliz, no puedo serlo sabiendo que no puedo estar con ella.
Además de todo eso, estaba que aún estaba en peligro, y no yo solo. Ahora también estaba mi familia y eso me tenía un poco acojonado. Tenía miedo, pero tenía que confiar en Espo, no me quedaba más remedio.
-Chicos vamos a parar un minuto. Tengo que hacer una llamada para saber si el lugar es seguro. Podéis ir a tomar el aire pero no alejaros.
-Ok-digo saliendo del coche intentando no despertar a Alexis que está completamente dormida.
Kyra sale también del coche y se coloca a mi lado, ambos apoyados en el coche y casi tan pegados que puedo sentir su calor. No quiero hablar de nada en este momento, no cuando sé que puede que le haga daño. No quiero hacerle daño. Pero sé que no voy a poder evitarlo.
Kyra me agarra de la mano y cuando la miro la veo sonriéndome y hace que me sienta fatal. Vuelvo mi mirada hacia el suelo y espero, casi rezo que no quiera hablar pero nadie escucha mis suplicas.
-Tienes las manos…
-Si un poco zaleadas.
-Ya no tienes manos de escritor, ¿Dónde has estado?
-En un pueblo.
-¿En un pueblo?
-Trabajando en el campo.
-¿Tu? ¿En el campo? No me lo puedo creer-dice riéndose y no puedo evitar reírme con ella-el chico de ciudad, él que no quería ni pasar ni un solo día en el campo. Venga ya.
-Es en serio. Eso sí trabajar, trabajar solo fueron tres días.
-Está claro que no estás hecho para ese tipo de trabajo-dice riéndose.
-Culpable. ¿Y tú? ¿Cómo has estado?
-No he pasado por mi mejor momento. Cuando discutimos, cuando dijiste que tenías que pensártelo, después de luchar tanto, me enfade mucho. Pero cuando me entere de que habías muerto me sentí muy culpable. Me costó mucho vivir con esa última conversación que mantuvimos.
-Lo siento mucho pero solo quería que pudieras seguir con tu vida. No quería hacerte daño.
-Pues lo hiciste. Todo pasó muy rápido y pensé que no iba a poder con todo esto. Si no hubiera sido por Alexis…Estaba enfadada contigo por no haberme contado todo, por la pelea, pero sobre todo por dejarme. Todo paso tan rápido que no me dio tiempo a asimilarlo. Estuve tan mal que acabamos en casa de mis padres.
-Lo sé.
-¿Cómo?
-Es una larga historia.
-Tuve que irme con ellos porque…no solo porque me costará vivir sin ti, creyendo que habías muerto y que lo último que te había dicho era que no quería volver a verte. Todo eso me mataba, pero había algo más.
-¿Algo más?-pregunto mirándola.
-Rick…estoy embarazada-dice de golpe y me quedo mirándola intentado saber si me estaba diciendo la verdad, pero ¿Cómo no iba a estar haciéndolo? ¿Para qué se iba a inventar algo así? Sopese la idea, un niño, un niño ahora…no era el mejor momento pero un niño siempre tiene que ser una alegría, así que sonrió con fuerza y la abrazo porque de todo esto, de todo lo malo, ha surgido algo muy bueno.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por estar ahí, aunque sé que ahora mismo me querréis matar jiji. Me querréis matar algo más durante la historia pero espero que al final la historia os satisfaga jiji. Gracias a todos y estoy deseosa de ver vuestras reacciones.
Hasta mañana XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 18, 2016 9:05 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Gracias a todos por vuestros comentarios y solo pido paciencia, sé que no puedo contentar a todos pero espero que al final del fic haya merecido la pena leer todo hasta el final. Todavía queda un viaje movidito por el camino. Gracias a todos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 27
POV RICK
Estaba emocionado porque iba a volver a ser padre aunque sabía que esto me traería un principal problema. Mis sentimientos encontrados, enfrentados entre si. Por un lado mis principios no me dejan dejar a Kyra pasar por esto solo, tengo que hacerme cargo de mi hijo. Pero luego, estaban mis sentimientos por Kate. La quería tanto que no me podía imaginar con otra mujer. No podía estar con nadie porque me sentía fatal, me hacía sentir como si estuviera fallándola de alguna manera.
La abrazo contra mí porque no sé muy bien que decir. Intento pensar en las palabras perfectas para decir en este momento pero no las encuentro. Me siento mal decida lo que decida y decida lo que decida en parte irán en contra de mis creencias, pero ahora solo puedo pensar en el futuro bebe que viene en camino y en mi hija. Y ahora lo mejor es estar juntos, apoyándonos, aunque mi corazón este en este momento ocupado. Pero, ¿Puedo olvidar a Kate? ¿Puedo volver a sentir lo que sentí una vez por Kyra? Ahora mismo me da igual, mi felicidad no es importante, lo importante es mantenerlas a salvo a todos y después ya se vería. De momento teníamos que luchar todos juntos por mantenernos vivos, no podemos pensar en un futuro más allá hasta que no consigamos detenerlo, o hasta que pase el tiempo suficiente para saber que esta va a terminar siendo nuestra vida para siempre.
No puedo hacerle esperar más, tengo que decir algo, se merece que le diga algo más. Pensaba hablarle de Kate, decirle que no podía seguir con ella pero ahora, ahora todo ha cambiado, no puedo hacerle más daño.
-¿Cuándo lo supiste?-pregunto sin darme cuenta de que ahora mismo no eran las mejores palabras, no al menos las que ella quería escuchar.
-Poco después de…
-Estamos bien Kyra, somos una familia, uno más en la familia por lo que se ve-digo sonriéndole-vamos a salir adelante te lo prometo.
-¿Estas contento?-dice mordiéndose el labio y me recuerda a Kate, es un gesto tan de Kate que me duele verlo en otra persona.
-Claro que lo estoy-digo dedicándole una sonrisa y abrazándola contra mí. Me siento mal porque soy feliz, claro que lo soy pero…no sé si es un buen momento. Qué coño digo un bebe siempre en bueno, no puedo pensar lo contrario.
-¿Interrumpo?
-No-contesto a Espo con una sonrisa, la verdad es que me alegro de la interrupción necesito encerrarme en mis pensamientos.
-¿Nos vamos?-dice sonriendo y ambos asentimos y nos metemos en el coche.
El silencio vuelve a envolvernos y yo sigo encerrado en mí mismo y sin dejar de vigilar el sueño de mi pequeña. La quiero tanto y la he echado tanto de menos que ahora mismo dejo todo a un lado y me centro en ella, en cómo han sido esos últimos meses lejos de mí. Como ha sido su vida, como ha podido cambiarle todo esto. Tenía mucho miedo pero cuando la veo, solo puedo decir que está más grande pero que sigue siendo la niña de mis ojos, y eso me hace feliz. Kyra ha cuidado bien de ella, no es que pensara que no fuera a hacerlo pero con lo mal que ha tenido que pasarlo ella no sé si yo hubiera podido ocuparme así de nuestra hija. Quiero creer que sí.
-Ya hemos llegado a vuestro nuevo hogar-dice Espo aparcando en una pequeña casa a las afuera de una pequeña ciudad, se veía todo muy tranquilo pero no me recordaba en nada al que había sido mi hogar los últimos par de meses de mi vida.
Me bajo del coche y cojo a mi pequeña en brazos intentando no despertarla y la llevo hacia el interior. Es una pequeña casa con un par de habitaciones, un baño, un pequeño comedor y una pequeña cocina. La verdad es que me sobraba la mitad.
Al poco tiempo de estar allí, casi lo justo para poder asentarnos un poco. En ese momento Espo decidió que era hora de partir de vuelta a casa, era hora de dejarnos solos.
-Tengo que irme chicos. Ya sabéis que podéis contar conmigo para lo que sea. Tenéis un teléfono ahí. Si tenéis algún problema solo tenéis que llamarme. No tardarán mucho en llegar los primeros refuerzos. Pero por si acaso, Rick quiero que tengas esto-dice entregándome un arma. Nunca antes en mi vida había tenido una en mis manos.
-¿De verdad tengo que tenerla?
-Sí, si viene a por vosotros, cuando vengan los refuerzos puede ser demasiado tarde. Tienes que defender a tu familia.
-Bien, aunque nunca he cogido una de estas.
-Es muy fácil. Está cargada. Solo quítale el seguro, apunta y dispara.
-Ah, muchas gracias-digo en tono de broma y le doy un abrazo-en serio gracias por todo.
-Te debo mucho, mucha gente te debe mucho. Solo espero poder detenerlo lo antes posible para que volváis a vuestra vida.
-Gracias-digo despidiéndome de él.
Cuando se fue nos quedamos en silencio ambos sentados en el sofá del comedor mientras Alexis seguía dormidita en su cama.
-Cuéntame algo de lo que has hecho este tiempo.
-No hay mucho que contar. Estuve trabajando en una finca, y también tuve que arreglar un poco la casa donde me quedaba.
-Bueno eres una manita en eso no te iría tan mal.
-No, bueno.
-¿Y más?
-Bueno trabaje solo un par de días antes de meterme en líos. Estuve con un par de costillas fracturadas.
-¿En serio? ¿Por qué te peleaste? Tú no sueles hacerlo.
-Yo…ya no me acuerdo.
-Venga ya.
-Fue por defender a alguien-digo sin mirarla.
-A una mujer.
-Bueno puede ser-digo intentando quitarle importancia pero ella no lo deja pasar.
-Es importante.
-¿Lo que?
-Esa mujer.
-¡No!
-Rick no pasa nada, entiendo que rehicieras tu vida. Yo te deje.
-No es eso.
-Rick…
-Vale, hubo una mujer.
-¿Y era importante?-me pregunta mirándome y quiero mentirle y decirle que no, no meterme en más líos pero no puedo, no puedo negar lo que siento por Kate.
-Sí, lo es-digo en presente para que quede claro.
-Oh.
-Lo siento.
-No pasa nada. Lo entiendo.
-Lo hice mal. Tenía que haber esperado, yo os metí en esto y…pero no pude.
-¿Estás enamorado de ella?
-Si-digo mirándole a los ojos.
-Entonces no la dejes escapar.
-Es fácil decirlo-digo soltando una risita sarcástica.
-Sé que vamos a salir de este Rick. Y cuando salgamos ves a por ella.
-¿Y el niño?
-Eso no cambia nada. Eres el mejor padre que puede tener mis hijos y estoy feliz con eso. Pero no podemos forzar algo que no va a funcionar Rick. Te conozco y sé qué harías eso y más para que me sintiera bien, para darle una estabilidad a esta familia. Pero algo que he descubierto estos días es que la vida es corta, y mereces ser feliz Rick, no merece la pena vivir una vida solo para contentar a los demás. Yo estoy feliz si eres feliz. Y este niño como Alexis va a tener a su padre y a su madre. Eso lo tengo claro.
-Gracias.
-¿Por qué?
-Por esas palabras, creo que las necesitaba más de lo que pensaba.
-Me alegro de que te valga-dice sonriendo y yo le devuelvo la sonrisa.
Decidimos hacer la cena pues ya empezaba a oscurecer y necesitábamos descansar después del largo día. Iba a ir a levantar a mi pequeña para comer cuando escuche un ruido fuera. Decidía salir para asomarme pero no veía nada. Iba a meterme para dentro cuando veo un pequeño destello, como un reflejo. Me quedo mirándolo hasta que no sé cómo y porque como un acto reflejo me tiro al suelo, justo un par de segundos después escucho un disparo golpear contra la pared.
Salgo disparado hacia el interior y cierro la puerta corriendo, cojo la pistola a la vez que empiezo a marcar el número de teléfono con rapidez.
-¿Qué pasa?-pregunta Kyra sin entender nada.
-Están aquí-digo justo cuando escucho un porrazo en la puerta y esta queda completamente desplomada en el suelo. Me quedo paralizado ante la imagen que tengo delante, una imagen que llevo meses sin ver. Puedo escuchar a Espo al otro lado del teléfono preguntándome si estaba bien pero yo estaba paralizado.
-Cuelga ahora mismo el teléfono y tira la pistola-dice el mismo Salazar mirándome a los ojos y trague saliva mientras lo hacía. Ya había llegado el momento, estábamos cara a cara, y me daba igual. No tenía miedo, solo me daba miedo que ellas también estaban aquí conmigo.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por llegar hasta aquí, sé que me querréis matar por dejarlo así pero veras como al final el fin de semana no es tan largo jiji. Bueno gracias a todos por seguir y nos vemos el lunes.
Buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 28

Mensaje por tamyalways el Dom Ago 21, 2016 9:03 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, ya os aviso que cojáis pañuelos. Gracias a todos por seguir ahí y por vuestros comentarios.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 28
POV RICK
Me quedo paralizado allí mirándolo a los ojos una vez más, recordando el tiempo que pase en su equipo para la investigación y como vi como mataba a aquel hombre a sangre fría, sin dudarlo ni un solo segundo. Ahora estaba aquí delante de mí y llevaba aun agarrada con fuerza en mi mano la pistola de Espo. La apreté con fuerza y pensé lo fácil que sería levantarla y apretar el gatillo para acabar de una vez por toda con todo esto.
-Tira el arma chico, si no quieres quedarte viudo antes de tiempo-dice señalando a Kyra que está muerta de miedo allí en la cocina rodeada con dos de los tíos. Dudo si tirarla porque sé que si lo hago todo estará acabado pero de repente…
-Papi…papi…-escucho a mi pequeña gritar y cuando miro hacia atrás y veo a mi pequeña en brazos de un tipo que conocía, uno de sus hombres, uno con el que tuve que pasar mucho tiempo durante aquellos meses infiltrados. Me miro a la cara y vi odio en su mirada. Fui a dar un paso hacia ella cuando de repente saco un arma y apunto a mi pequeña.
-Mucho mejor. Tira el arma o te quedas sin esa preciosidad. Bueno en realidad voy a matarlas a las dos igualmente antes de matarte a ti, pero quiero tomarme mi tiempo. Si no quieres ese tiempo no sueltes el arma verás que rápido acaba esto.
Dude que hacer, sabía que iba a matarnos a todos de todas formas pero…si Espo cree que pasa algo raro puede estar de camino. Necesito algo de tiempo para poder salvarlas. Cierro los ojos y dejo caer el arma a mis pies.
-Dale una patada hacia mí-dice mirándome mientras me apunta con su arma y hago lo que me dice-bien ahora-dice haciendo un gesto a sus chicos que se mueven cada uno hacia un lado colocando a Kyra a mi derecha y a Alexis a mi izquierda a una distancia prudencial de mí y cada uno con un tío agarrándolas con fuerzas con una pistola en la cabeza de cada una de ellas. Siento miedo mucho miedo mientras trago saliva e intento mantener la calma, intentando pensar en positivo en que pronto estarán aquí los refuerzos, en que esto acabara todo bien.
-Te he estado buscando todo este tiempo, te habías escondido bien pero sabía que matar a ese traidor te haría salir. Y aquí estamos. ¿Sabes lo que más odio en esta vida? A los traidores-dice colocándose muy cerca de mi.-normalmente le hago pagar a aquellos que me fallan. Pero contigo voy a hacer algo especial, no todos me metieron en la cárcel, o casi lo consiguen-dice sonriendo-voy a matar a todas las personas que quieres y luego te mataré a ti. Voy a quitarte todo lo que quieres, pero sabes voy a ser bueno contigo. Tú eliges quien va primero-dice mirándome y siento una presión fuerte en mi pecho, un dolor horroroso que me atraviesa, un miedo atroz que me queda paralizado.
-No voy a elegir-digo intentado poner algo de fuerza en mi voz, esa que me falta ahora mismo por el miedo que tengo. Y lo escucho reír a carcajadas justo pegando su cara a la mía y trago saliva intentando mantenerme fuerza por ellas.
-Si vas a elegir. Si no lo haces mato a las dos ahora mismo-dice haciendo un gesto y enseguida sus hombres quitaron el seguro a la pistola y la apretaron aún más contra sus cabezas. Ambas lloraban y mi pequeña no dejaba de patalear y gritar.
-Rick, Rick…-escucho que me habla Kyra y no quiero mirarla, no porque sé que me matara mirarla-salva a nuestra pequeña, sálvala por favor. Elígeme a mí-y cometo el error de mirarla y ver cómo está llorando pero me mira casi suplicante. Y no puedo creer que tenga que elegir, no, no puedo hacerlo. No puedo elegir entre matar primero a mi hija o a Kyra embarazada de mi hijo, no puedo hacerlo, no puedo tomar esa decisión pero si no lo hago…si no lo hago las matara a las dos ahora y entonces no tendremos ni una sola oportunidad, no tendré una oportunidad de salvar a alguna de las dos. Aunque también podía hacer alguna locura, quizás podía ahorrarme esa decisión pero entonces…la matarían a las dos después de matarme a mí. ¿Qué tenía que hacer? De momento intentar ganar tiempo, pero esa idea se acabó antes de darme cuenta.
-Cinco segundos, o decides o disparo a las dos-dice mirándome con odio y tengo miedo pero…-cinco, cuatro, tres, dos…-se que va muy en serio, que no le temblara la mano en hacerlo, sé que tengo que hacer algo pero ¿Qué hago?
-No para, para…-gritó y veo como sonríe ante mi situación, ante mi reacción.
-¿Y bien?
-Lo siento, lo siento mucho-digo negando con la cabeza mientras las lágrimas se desbordan con fuerza sin poder evitarla. Miro a Kyra, no quería hacerlo, pero se merece eso, merece que cuando diga su nombre, que cuando la mande directamente a la muerte vea todo lo que lo siento, el miedo, la desesperación que tengo por no poder hacer nada-Ky…Kyra-digo casi sin voz y vuelvo mi mirada hacia Salazar. Lo veo sonreír y solo hace un mínimo gesto antes de escuchar un disparo y escucho como mi pequeña grita.
-Mami…mami…-y no puedo evitarlo y me lanzo hacia mi niña y la envuelvo contra mi pecho intentando evitar que pueda ver nada, intentando evitar que pueda ver más horror en esta vida.
-Cariño estoy aquí…shh…estoy aquí-digo intentando calmarla.
-Bien hecho. Llevároslo a la habitación de atrás y encerrarlos a los dos. Te doy cinco minutos para que te recompongas y luego seguiremos con la fiesta.
Nos agarran levantándonos del suelo y tirando de nosotros hacia la habitación más alejada. Agarro a Alexis con fuerza contra mi cuerpo para intentar mantenerla a salvo. Siento aun las lágrimas desbordándose por mis ojos y no puedo evitar rememorar la última mirada de Kyra, esa que me mata cada vez que lo pienso, que hace que me quede sin respiración. Entro en la habitación y miro alrededor intentando encontrar una salida pero…
-Ni se te ocurra intentar nada. O ella lo pagara antes de tiempo-dice Johnny mirándome y veo decepción en su mirada. Sé que confió en mí y entiendo que se sienta así, pero para mí solo era un trabajo.
-Johnny siento…
-No digas nada, nada de lo que me digas podré volver a creérmelo.
-Tú no eres como él. ¿Crees que ella merecía morir? ¿Crees que mi hija lo merece?-digo mirándole desafiante y veo como evita mi mirada-sé que no lo crees, sé que no serías capaz de matarla. Ayúdame a salvarla. Me da igual lo que me pase pero…si me pasa algo…ayúdala.
-No ayudo a traidores.
-Pues no lo hagas, pero tampoco ayudes a que maten a inocentes, a una niña. Ya has ayudado a que maten a una mujer inocente, una mujer que estaba embarazada-le grito con rabia y veo como levanta su mirada posándola en mí. Veo sorpresa y pesar en su mirada y eso me hace creer que he llegado a él. No puedo confiar en él pero…no tengo otra forma, otra idea, nada de lo que me pueda servir para sacarla de aquí.
-No voy a ayudarte-dice saliendo de la habitación y haciéndome golpear con fuerza la pared. Sé que lo haría, sé que no es un asesino pero el miedo que tiene a Salazar es superior. No puedo hacer nada, y eso me tiene loco. Necesito mantenerla a salvo, necesito que la muerte de Kyra y posiblemente la mía sirvan para algo, pero para ello tengo que asegurarme de que ella este bien, ella tiene que estar a salvo. No puedo cometer un error que la deje a merced de él. Tengo que sacarla de aquí. Solo espero que Espo este de camino, que estén cerca.
Me acerco a mi niña y la abrazo, está en estado de shock por lo que acaba de vivir y siento como mi corazón se rompe. Quiero sacarla de aquí, quiero envolverla en una nube y que nada ni nadie pudiera hacerle daño. Por mi culpa ha pasado por todo esto y eso hace que me sienta mal conmigo mismo, eso hace que sienta un fuerte dolor en el pecho que casi no me deja respirar.
Pienso, busco soluciones pero no puedo encontrarlas, siento que pierdo fuerza al no encontrar una solución, siento que me doy por perdido. Miro a mí alrededor sin dejar de sentir esa presión, con miedo, con dolor, con el peso de esa última mirada de Kyra, con la responsabilidad que sentía de haberla metido aquí. Me siento tan mal ahora mismo que si no fuera por Alexis, que si no fuera por mantenerla viva, haría lo que fuera porque esto acabara ya, porque todo acabara de una vez por todas. Siento que todo eso está empezando a derrumbarme, y sé que tengo que mantenerme fuerte por ella, por esta pequeña que acaba de perder a su madre, que está en peligro, y que seguramente también pierda a su padre y no me dejo caer, intento levantarme por ella, intento luchar a pesar de todo. Y cuando todo empieza a ponerse negro, cuando empiezo a sentir que no hay salida, empiezan a escucharse sirenas a lo lejos, sirenas que se acercan a toda velocidad, y pienso que hay una oportunidad al menos para ella. Que puedo sacarla de todo esto y eso hace que mi cuerpo y mi mente se recuperen solo para lograr mi objetivo, acabar con todo esto aunque me deje la vida en ello.
CONTINUARÁ…
Sé que a muchos nos os gustara el capítulo, pero era algo que podría pasar, y entre matar a Kyra, Alexis o a Rick pues…Espero que no me queráis matar a mí también sino os quedaréis sin saber el final jaja.
Gracias a todos y nos vemos mañana XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 29

Mensaje por tamyalways el Mar Ago 23, 2016 9:33 am


Buenas noches ya, se me olvido subir y si no es por AlwaysCaskett que me lo ha recordado, no hubiera subido, seguramente me hubiera acordado mañana y hubiera subido pero no es lo mismo y más después del último capitulo. Hoy el capítulo va dedicado en especial a ella.
Quería daros las gracias a todos los que continuáis leyendo la historia, sé que ha sido difícil el capítulo anterior y ha mucho no os ha gustado, acepto las criticas siempre. Gracias de verdad por vuestras críticas me ayudan de una forma u otra a ir mejorando día a día.
Sin más os dejo con el capítulo, espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 29
POV RICK
Sonrió al escuchar ese sonido, las sirenas a todo trapo viniendo hacia nosotros. Y sé que podemos salir de esta, por primera vez desde que vi a Salazar tengo esperanza de salir de esta. Me acerco a mi hija e intento llamar su atención mientras la abrazo y beso su cabeza.
-Cariño todo va a salir bien, vienen a ayudarnos-digo intentando calmarla pero no para de llorar y me siento tan mal de verla así.
De repente se abre la puerta y entra Salazar junto a Johnny, ambos muy nerviosos. Pero en cuanto me hablan se nota que esta mucho más tranquilo de lo que parece, está demasiado acostumbrado a estar en esta situación, y a salirse con la suya.
-Mátalos, te espero fuera-dice saliendo de la habitación y desapareciendo de mi vista.
Johnny se mantuvo allí de pie con su pistola en la mano pero sin levantar la mirada del suelo. Cuando la levanta y a la vez levanta la pistola para apuntarnos enseguida me coloco delante de Alexis de forma protectora.
-Johnny tu no quieres hacer esto, tu no…
-Deja de decirme lo que quiero.
-Te va a dejar aquí, tú serás el que termine pagando por todo esto. Entiendo que le tengas miedo pero si lo detenemos, si no lo dejamos escapar podrás ser libre.
-¿Libre? Tú no sabes lo que es ser libre. Él siempre será libre, él si. No puedes esconderte en ningún lado siempre te encuentra. No quiero morir.
-Yo tampoco Johnny, ¿Vas a matarme? ¿Vas a matar a una niña?
-Cállate-dice nervioso, y creo que no puede hacerlo, creo que le falta esa maldad que tiene Salazar, creo que el tiempo que pase con él pude llegar a conocerlo y sé que no es un asesino. Por eso me acerco cuidadosamente hacia él con las manos en alto mientras le hablo.
-Johnny tu no quieres esto. Déjanos vivir, déjame ir tras él y te prometo que no volverá a ver la luz del sol. Acabemos con esto de una vez por todas.
-No…no…-dice moviendo la pistola nervioso y temo que pueda escapársele un tiro así que me paro en seco. Aun puedo oír las sirenas acercándose y debería hacer tiempo hasta que llegue la ayuda pero no quiero que escapen, no puedo dejar que se escape otra vez.
-Johnny si vas a hacerlo hazlo ya. No pienso quedarme aquí viendo como escapa-digo dando un par de pasos y él me amenaza con la pistola pero lo veo dudar. Empujo un poco a Alexis para que salga de la habitación y después cuando veo que ya está fuera me acerco a él-has hecho lo correcto-digo dándole una palmada en el hombro y salgo disparado hacia fuera. Cojo mi pistola agarro a Alexis de la mano y salgo fuera justo cuando veo llegar al primer coche con Espo al mando.
-Se ha ido. Ha escapado-grito mientras dejo a Alexis con un policía. Me acerco a ella e intento calmarla-todo ha pasado ya cariño. Quédate un momento aquí papa vendrá enseguida-digo sonriéndole y me abraza mientras asiente.
Me monto en el coche con Espo y salimos disparados en busca de Salazar, tenemos que atraparlo si queremos que todo esto acabe de una vez por todas, y porque necesito hacerle pagar por lo que me ha hecho, por lo que le ha hecho a Kyra y a mi hija.
El coche derrapa con fuerza cuando coge la curva y de repente hay una bifurcación. Pensé que estábamos perdidos, no sabía cuál iba a ser la dirección correcta pero veo como Espo no duda y gira a la izquierda a gran velocidad mientras sigue y sigue acelerando poniendo al coche a prueba.
-¿Cómo sabes que es por aquí?
-¿tú no lo sabes?-dice sin mirarme y yo lo miro sin entender-veníamos por el otro lado, si hubiera ido por ahí lo hubiéramos visto.
-Bien visto-digo apretando el arma en mi bolsillo mientras pienso en volver a verlo, en que pienso hacer cuando lo haga y en las palabras de Johnny y el miedo en su mirada. Él tiene razón si sale vivo de esto…volverá a escapar una y otra vez, no puedo vivir así. Tengo que acabar de una vez por todas con él, tengo que hacerlo y no puedo dudar porque si lo hago…si lo hago estaré muerto.
De repente veo aun a lo lejos pero ya a nuestra vista el coche de Salazar y siento un nervio que me recorre por todo el cuerpo. Lo tengo ya en mi objetivo, lo tengo en mi punto de mira y sé que no se va a escapar, solo puede quedar uno, él o yo.
-Acelera Espo, que no se escape.
-No puedo darle más, pero pierden velocidad, enseguida estaremos a su lado. Rick mantente en el coche cuando todo pase. Quédate en un segundo plano-dice mirándome y yo asiento pero en realidad tengo todo pensando, no pienso quedarme atrás tengo que ver con mis propios ojos que todo ha acabado no puedo dejarlo escapar una vez más, y no es que no confié en Espo, es que necesito hacerlo yo, necesito vengar a Kyra, necesito hacerle pagar por lo que ha hecho.
Nos acercamos poco a poco, cada vez vamos ganándole más y más terreno a Salazar. Ya queda poco, ya podemos ver la parte de atrás del coche pegada a la delantera del nuestro. Ya no va a escapar, no lo va a hacer. De repente el coche Salazar da un volantazo girando de repente haciendo que Espo tenga que hacer lo contrario para no acabar contra ellos. Ambos coches acaban fuera de la carretera, cada uno a un lado. Siento un fuerte dolor en mi cuerpo al sentir el impacto. Pero cuando me recupero y veo a Salazar salir del coche y salir corriendo a través del bosque, golpeo con fuerza la puerta abriéndola de golpe.
-Espo, ¿Estas bien?-digo mirándole.
-Sí, pero no puedo salir.
-Llama a los refuerzos.
-Rick, ¿A dónde vas?
-No pienso dejar que se escape, no otra vez-digo mirándole y lo veo dudar pero finalmente…
-Ve a por él-dice y salgo corriendo detrás de Salazar con la pistola apuñándola con fuerza mientras corro por un terreno desigual mientras sigo a su asesino pero sin miedo, y seguro de lo que estoy haciendo. Lleno de odio, de rencor por lo que había pasado durante las últimas horas. Iba a hacerle pagar por todo lo que me ha hecho, voy a hacerle pagar por lo que ha hecho a mi familia y no pienso dudar, no voy a hacerlo.
Lo veo cerca, ya lo tengo a apenas unos pasos y puede sentirme porque mira hacia atrás haciendo que pierda ventaja. Acelero con fuerza intentando olvidar el dolor que me recorre todo el cuerpo. Acelero sin mirar atrás hasta que lo tengo lo suficientemente cerca y me tiro contra él haciéndole caer. Me coloco sobre le y lo golpeo, una, dos, y tres veces en la cara con todas mis fuerzas, lleno de odio y dolor. Mis manos se llenan con su sangre pero aun así no paro y vuelvo a golpearlo otra vez hasta que siento un dolor fuerte en mí costado tras el sonido de un disparo. Siento como una bala atraviesa mi cuerpo y hace que caiga hacia un lado.
Él consigue levantarse algo aturdido y con su arma en la mano. Saco la mía y le apunto a él también sin miedo a morir, aturdido por el dolor, por la rabia, por el odio que siento cuando lo veo.
-¿Crees que eres más rápido que yo? ¿Crees que puedes disparar antes que yo? Antes de que dispares estarás muerto.
-Puede que así sea. Pero te juro que no vas a salir con vida de esto. Vas a pagar de una vez por todas por todo lo que has hecho-pero antes de disparar, antes si quiera de poder levantar el arma contra él escucho un disparo. Cierro los ojos intentando evitar el dolor pero no tengo ningún dolor nuevo, no hay nada nuevo que sentir.
Vuelvo a abrir los ojos y me encuentro a Espo arrodillado sobre Salazar tomándole el pulso. Lo miro preguntándole con la mirada si está vivo pero lo veo negar con la cabeza. Todo ha acabado. Me dejo caer sobre el suelo y siento de golpe todo el dolor, el cansancio de los últimos momentos.
-Rick, quédate conmigo. Aguanta colega. Ya vienen a ayudarnos. Todo ha acabado ahora toca vivir.
-Ha matado a Kyra-digo por fin en voz alta y siento como las lágrimas vuelven a caer por mi cara. Siento un fuerte dolor en el costado pero nada que ver con el dolor que tengo en mi corazón y en mi alma por todo lo que ha pasado.
-Rick…
-Ha matado a Kyra…he matado a Kyra…-digo justo antes de que todo se volviera negro, porque era lo que de verdad pensaba, Kyra estaba muerta por mí, yo soy el verdadero culpable de todo.
CONTINUARÁ…
Mañana no hay capítulo, es el día de descanso, pero volveré el jueves con un nuevo capítulo y un salto temporal. Gracias a todos por seguir ahí y espero que este os haya gustado un poquito más.
GRACIAS
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 25, 2016 2:08 am

Buenos días, o más bien buenas tardes ya, un poco tarde pero aquí estoy con un nuevo capítulo. Espero que os guste y como siempre quiero daros gracias por estar ahí siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 30
POV RICK
Despierto desorientado en una cama. No recuerdo como he llegado hasta aquí, ni si quiera recuerdo que es lo que ha pasado. Abro los ojos con dificultad y miro a mí alrededor. Estoy en un hospital y cuando intento levantarme siento un fuerte dolor en el costado. Entonces lo recuerdo todo. Recuerdo el disparo, la persecución, recuerdo la mirada de Kyra, su última mirada y siento como el mundo vuelve a derrumbarse a mí alrededor. Me siento mal, siento que le he fallado, que yo…
-Rick…hey… ¿estás bien?-dice Espo apareciendo de la nada y yo solo trago saliva porque no puedo hablar. Enseguida me acerca un poco de agua.
-Gracias. ¿Qué ha pasado?
-Salazar…
-¿Esta muerto?
-Sí, lo está.
-¿Lo maté?
-No…estuvo a punto de matarte. Tuviste la oportunidad y no lo hiciste.
-No lo hice…-digo mirando hacia la pared de enfrente ausente.
-Rick no puedes hacerlo. Tú no eres así.
-Tenía que hacerlo, tenía que vengarla…tenía que hacerle pagar…tenía que…
-Kyra no hubiera querido que lo hicieras. Kyra hubiera querido que hicieras lo que hicisteis. Salvar a Alexis.
-Yo la mate.
-No lo hicisteis. Lo que hiciste fue salvar a Alexis. Si no hubieras echo cada cosa en su momento, ahora mismo los tres estaríais muerto. Rick has hecho lo correcto.
-No siento que así sea. Debería haber muerto yo.
-Sé que te sientes así, pero no podemos hacer nada para cambiar las cosas. Tienes que subir el ánimo, tienes a una pequeña que depende de ti.
-Alexis… ¿Cómo está?
-Está bien, un poco asustada pero…
-¿Puedo verla?
-Claro, la haré pasar-dice saliendo fuera. Yo sigo con ese mal sentimiento, con ese sentimiento de culpa que no me deja respirar.
Al poco tiempo la habitación se llenó de la energía de mi pequeña. Tenía cara de asustada pero cuando me vio salió corriendo hacia mí y me incorpore como pude para abrazarla. Y verla sonreír sin duda me tranquilizo bastante.
-Hola cariño. ¿Cómo estás?
-Bien ahora. Quería verte.
-Ya estoy aquí.
-Mama…
-Mama, mama se ha ido cariño.
-¿Pero va a volver?
-No.
-Tú tampoco ibas a volver y volviste.
-Lo sé cariño, pero esto es distinto.
-Voy a echarla de menos mucho-dice poniéndose triste y vuelvo a abrazarla con fuerza.
-Yo también cariño, yo también.

UN AÑO DESPÚES
Ha pasado un año y sin duda mi vida ha cambiado para siempre. He tenido que cuidar yo de mi pequeña solo. Volví a mi trabajo como un héroe, todos querían hacerme entrevista, pero enseguida me di cuenta de que no podía volver a hacer lo mismo. Ya no, pero tenía que mantener a mi hija, tenía que mantenernos a los dos. Hace apenas cinco meses me ofrecieron escribir un libro sobre todo este caso. Quise negarme, pero necesitaba el dinero y decidí que para que otro lo contara prefería contarlo yo. Hace un mes salió a la venta y ha sido todo un éxito. Pero no me gusta el éxito de ese libro, no porque para llegar a él he hecho daño a demasiada gente, porque por culpa de él ha muerto gente inocente.
Alexis tiene las vacaciones de verano y no deja de darme la murga para que vayamos a algún lado. No me apetece nada ir a ningún lado pero sé que ella necesita alejarse un poco de todo esto, disfrutar un poco. Aun no tengo nada pensado pero he prometido pensar en algo que le guste de verdad.
Enciendo el móvil y miro las noticias del día. Nada que tenga que ver con aquel día y lo agradezco. Hace una semana fue el aniversario de la muerte a Kyra y para nada fue fácil pasar por todo eso. Recordé a la madre de Kyra y lo mal que me sentí cuando tuve que decirle que su hija había muerto y que todo fue por mi culpa. Fue uno de los peores momentos de mi vida. Y ahora que lo recordaba…quizás era buen momento para ir a verla. A Alexis le gustaría y le prometí llevarle a Alexis cada poco tiempo y no había cumplido esa promesa.
En realidad, a quien quería engañar. No había querido ir para intentar apaciguar la tentación de correr hacia Kate. No me sentía bien conmigo mismo por pensar en ella después de…después de todo lo que paso con Kyra. Pero por otro lado, no puedo dejar de pensar en ella, no puedo dejar de querer estar con ella.
Vamos a hacer ese viaje pero será para ver a Vera, no para ver a Kate. Ese es mi objetivo, cumpliré con la promesa de llevarle a su nieta y cumpliré con la promesa de sacar a Alexis de aquí un tiempo, será feliz cuando le diga esto. Le encanta estar con sus abuelos, estar rodeado de animales, y será sin duda una prueba de aguante para mí, estar tan cerca de ella y no salir corriendo a su lado. No merecía ser feliz, no lo merecía y por eso me mantenía lejos de ella, porque ella sin duda era mi felicidad.

Llegamos a casa de los que fueron mis suegros y casi no me da tiempo a parar el coche cuando Alexis sale corriendo en busca de su amiga Niebla. Yo me tomo mi tiempo para bajar. Hace casi un año que no los veo. Casi desde el entierro de Kyra y me sentía mal porque le había prometido que les traería a Alexis a menudo pero me sentía culpable por lo de Kyra, aún me siento culpable y me cuesta mirarle a los ojos.
Veo a Vera y Joe abrazados a Alexis y eso hace que me dé cuenta de que he tomado una buena decisión con venir aquí a pesar de mis dudas y mis miedos. Me acerco despacio y me quedo a unos pasos sin saber muy bien que hacer o que decir. Pero Vera lo hace por mí. Se acerca y me abraza como siempre lo ha hecho, haciéndome sentir bien.
-Hijo me alegro de que hayas venido.
-Siento no haberlo hecho antes.
-Necesitabas tu tiempo lo entiendo. Vamos pasad-dice tirando de mi para que pasara dentro.
Estuvimos comiendo todos juntos y cuando acabamos Joe se llevó a Alexis para ver al resto de animales mientras Vera y yo nos quedamos tomándonos un café en la cocina.
-¿Cómo estás?
-Bien-digo mintiéndole y enseguida me echa esa mirada de no creerse nada.
-Sé que lo estás pasando mal. Nosotros también lo hemos pasado, hemos perdido a nuestra única hija.
-Lo sé y lo siento-digo mirando hacia el suelo porque me duele mirarla a los ojos.
-No tienes la culpa.
-Si la tengo.
-No cariño. Tú salvaste a mi nieta y te lo agradezco. Eres un gran hombre Rick y sé que hubieras echo lo que hiciera falta para salvar a mi hija. No te tortures tanto, ¿vale? Ya no puedes hacer nada, y mi hija querría que fueras feliz.
-No puedo serlo, no lo merezco.
-No digas tonterías-dice levantando la voz y sorprendiéndome-mereces más que nadie ser feliz. Soy su madre, y si yo pienso eso debe ser verdad.
-Supongo, no lo sé.
-¿Cómo fueron vuestros últimos…momentos?
-Bien, lo nuestro…estaba acabado pero…prometimos estar juntos por la familia. Yo quería mucho a su hija pero…
-Ya no la amabas. Lo sé. Mi hija tampoco lo hacía, la conocía lo suficiente como para saberlo. Hablaba con mucho cariño de ti, te quería, pero no te amaba.
-Yo también la quería…
-Pero no la amabas.
-No.
-¿Quién es ella?
-¿Ella?
-Si ella.
-No hay ella.
-Rick, te conozco. Hay algo que te está comiendo por dentro, y normalmente es el amor de una mujer.
-Yo…
-Dime.
-La conoce.
-¿La conozco?
-La conocí el tiempo que estuve escondido. Y aunque lo intente…no pude evitar enamorarme de ella.
-Pero ¿Quién es?
-Es Kate, Kate Beckett.
-¿Katie?-pregunta y asiento-¿Cómo la conociste?
-Estuve allí trabajando en su finca mientras estuve escondido.
-Ahora entiendo algunas cosas.
-Si.
-Es una gran chica. ¿Has venido a por ella?
-¿Qué? No. No voy a estar con ella, vine por Alexis para que os viera.
-Rick si la quieres lucha por ella.
-Ha pasado un año, ya me habrá olvidado. Además no estoy preparado.
-Si lo estas. Solo tienes miedo a que te haya olvidado. Ve a por ella Rick. Quien no lucha, no gana.
-Y si… ¿y si ya ha rehecho su vida?
-Pues podrás seguir con la tuya. Pero ve, no te quedes con las dudas. Es una gran chica. Me gusta para ti-dice sonriéndome y haciéndome sonreír-¿Sabes? Esta semana es la competición, seguro que le gustará que estés ahí-dice de repente y empiezo a sonreír-¿Qué?
-Le prometí que estaría ahí con ella, este año.
-Pues tienes que cumplir tu promesa.
-Y Alexis…
-Puedes quedarla aquí con nosotros.
-No quiero molestar yo…
-No lo haces. Para mi será un placer disfrutar de mi pequeña. Tú ve a vivir por fin tu vida. Demuéstrale lo que sientes. Reconquístala si hace falta y empieza a ser feliz. Te lo mereces Rick y sin duda es lo que mi hija querría para ti y para su hija, que fueras feliz.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por estar ahí, nos vemos maña con un nuevo capítulo. No queda mucho para disfrutar y sufrir con esta historia.
XXOO
Twitter: tamyalways


tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 25, 2016 8:44 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, gracias por estar siempre ahí. Espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 31
POV RICK
Me acerco nervioso hacia la finca de los Beckett. Cuando llego a la entrada de la finca dejo el coche fuera y entro andando en el interior. Me encanta volver a sentir el aire fresco del lugar, estar rodeado de naturaleza y esta vez me doy cuenta de lo que Kate me hablaba, sin duda es un gran lugar donde vivir.
Me acerco a las caballerizas donde todos los hombres ya nerviosos corriendo de un lado a otro, preparando todo para mañana. El día más importante para la finca, el día más importante para Kate. Entro en las caballerizas donde sé que estará y no me equivoco. Me quedo a un lado observándola y espero a que llegue la hora de la comida para que todos se vayan. Sé que ella se quedará aquí al menos un rato más.
Veo a todos salir desde mi escondite y como he previsto ahí sigue Kate acariciando a su caballo. Mimándolo para que mañana este a tope. No me importaría cambiarme por él.
Estoy nervioso y por mucho que haya ensayado este momento, que lo haya pensado y pensado mil veces, no sé muy bien cómo hacer mi entrada. Y no lo sé porque tengo miedo a su reacción.
Me acerco despacio hacia ella por su espalda y puedo escucharla hablarle despacio al caballo, animándolo, calmándolo y eso me hace sonreír. Me acerco quedando a unos diez pasos de ella y carraspeo para llamar su atención.
-¿Ese es el caballo ganador?-digo en voz alta haciendo que se sobresalte. La veo como se gira despacio hasta que quedamos enfrentados. La miro y veo una gran sorpresa en su cara-me gustaría apostar pero quiero ir a lo seguro así que…-sigo con la broma pero enseguida veo como algo cambia en su cara y cuando me doy cuenta está acabando con la poca distancia que hay entre los dos a grandes zancadas hasta que siento como se abraza con fuerza a mi cuerpo casi haciéndome caer. Cuando me recupero de su énfasis la abrazo con fuerza contra mi mientras me impregno de todo su ser.
-Estas aquí-dice casi con un lamento y siento como mi camiseta se moja con sus lágrimas.
La separo despacio para mirarla y limpio con delicadeza esas lágrimas de sus ojos. La miro y le sonrió porque me parece irreal poder tenerla así a mi lado.
-Te lo prometí-digo sonriendo y la veo reírse con ganas haciendo que mi corazón salte con fuerza.
-Ven-dice tirando de mí hacia la parte de atrás de las caballerizas donde se encontraba un gran árbol que daba una gran sombra. Nos sentamos uno al lado del otro sin dejar de mirarnos y tocarnos como si no pudiéramos creérnoslo.
-¿Cómo consigues tener las manos tan suaves?-digo sonriendo mientras las toco.
-No lo sé. Supongo que están hechas para este mundo.
-No sabes la crema que me he tenido que echar para recuperar la suavidad de las mías-digo haciéndola reír.
-Si están muy suaves-dice riéndose mientras me mira y siento que me muero de amor. Pero de repente se pone seria y aparta la mirada de la mía-siento lo que paso. Quería ir a verte pero…no sabía si era lo mejor.
-Me hubiera gustado verte, pero…puede que no fuera el mejor momento-digo serio y la veo asentir-lo he pasado mal, muy mal. En realidad he pensado mucho en ti Kate, mucho. Pero pensaba que…-siento como me rompo, como la voz me falla y paro para intentar recuperarme-no merecía ser feliz, aun creo que no lo merezco pero…
-Rick, eres un gran hombre. Merece ser feliz. No digas tonterías.
-Da igual, me ha costado pero…aquí estoy. Contigo.
-Me alegro de que estés aquí-dice mirándome con una sonrisa y siento unas ganas terribles de besarla. Pero no me da mucho tiempo a pensarlo cuando veo como ella hace un movimiento y lo siguiente que siento son sus labios sobre los míos.
Siento como todo mi cuerpo tiembla al sentir sus cálidos labios sobre los míos. Siento un cosquilleo que me recorre todo el cuerpo, es como volver a sentirme vivo, como hace un año cuando la bese por última vez, cuando me declaré antes de dejarla ir. Pero aquí estamos una vez más y esta vez no pienso dejarla ir, no al menos sin luchar por ella, sin luchar por lo nuestro y lo que me hace sentir.
Nos separamos despacio ambos con una sonrisa en la cara y casi temblando por la emoción. La miro a los ojos y puedo ver mi sonrisa en ellos, esa sonrisa que había desaparecido por un gran tiempo, esa sonrisa que en este año solo había podido sacar mi hija. Y ahora sonrío con todas mis ganas y es por esta hermosa mujer que tengo delante, esta mujer que me cambió la vida y que ahora sé que volverá a hacer.
Tiro de ella haciendo que quede su espalda apoyada en mi pecho y me apoyo en el tronco del árbol. Me siento genial así teniéndola entre mis brazos.
-Tienes que ir a comer.
-Um…puedo esperar-dice tranquila con los ojos cerrados y una sonrisa en la cara.
-No quiero llegar aquí y poner tu vida patas arribas, sé que mañana es un día importante para ti y…
-Hey, me encanta que hayas puesto mi vida patas arriba-dice acariciándome tiernamente.
-Te quiero Kate-digo de repente, sin pensarlo, simplemente salió de mí. Vi cómo me miraba intentando averiguar si decía o no la verdad pero cuando vio la mayor sinceridad posible en mi mirada, se acercó un poco más y deposito un suave beso en mis labios.
-Yo también te quiero-me dice casi en un susurro sobre mis labios y siento como mi corazón palpita deprisa casi a punto de salirse de mi pecho.
Bajo la mirada mientras una sonrisa nerviosa se dibuja en mi cara y toco sus manos una y otra vez. No puedo dejar de hacerlo.
-¿Qué paso? Cuando…-no tuvo que acabar sabía a qué se refería.
-Hablamos…ella…-trague saliva, era demasiado difícil para mí hablar de esto pero entendía que Kate lo necesitara-me sentía mal por lo que paso. No por lo que paso…-dije cabeceando dándome cuenta de que estaba liándola, de que no me estaba explicando-sabes que me hubiera gustado que lo nuestro fuera de otra manera-digo y la veo asentir-pero cuando estuve con ella…me sentí mal por otra cosa.
-¿Por otra cosa?
-Por dejarte-digo mirándole seriamente-no pude negarte Kate, no podía hacerlo, me dolía solo pensarlo.
-¿Se lo dijiste? ¿Le contaste lo nuestro?
-Si.
-Pero…
-No pude negarte, me sentía mal, no quería negar mis sentimientos hacia ti, no podía estar con otra persona porque sentía que te estaba fallando, así que…se lo dije.
-Y… ¿Qué paso?
-Decidimos seguir adelante, por separados-digo bajando la voz y sintiendo como las lágrimas corrían por mis ojos.
-Rick…
-Estaba embarazada, cuando paso…-dije sin poder evitar volver a romperme y siento como Kate me abraza con fuerza intentando consolarme.
-Sh…Rick…Sh…
-Fue mi culpa, yo la mate, yo mate a ella y mate a…
-Rick no digas eso. Gracias a tu decisión estas vivo y tu hija también.
-Pero ella no. Aun cuando cierro los ojos…puedo ver sus ojos…puedo ver su última mirada-digo cerrando los ojos mientras las lágrimas seguían cayendo.
-¿Qué veías en ella? ¿Te culpaba?
-No, en ella veo compresión, agradecimiento, orgullo…
-¿Entonces?
-Yo no siento que hiciera algo bueno, ojala pudiera cambiarme por ella pero…
-Rick no digas eso. Ella se fue tranquila, segura de lo que estaba haciendo. Ella sabía que estaba dando su vida por la de su hija. Sabía que se iba, le dolía en el alma pero sabía que la dejaba en buenas manos. Sabía que tú cuidarías de ella. Y lo hiciste y lo haces. Tú salvaste a tu hija Rick, salvaste a mucha gente.
-Todo este tiempo me he sentido tan mal, tan culpable que no he podido vivir. Me siento aun culpable pero…
-Ella hubiera querido que fueras feliz.
-No eres la primera persona que me lo dice.
-Pues que sepas que tenemos razón-dice sonriéndome mientras me limpia las lágrimas con cuidado.
-TE quiero Kate.
-Y yo.
-Me alegro de estar aquí, me alegro de estar a tu lado, me alegro de haber sido valiente y haber dado este pasó hacia ti. Me alegro de poder tocarte, besarte, sentirte-digo mirándole fijamente y Kate me besa con una gran sonrisa.
Escuchamos un montón de ruido que se acerca. Sin duda la hora de la comida se ha acabado y todos vuelven a sus puestos. Antes de darme cuenta Kate se levanta tira de mí para levantarme y cuando me doy cuenta estoy corriendo detrás de ella hacia el interior de la casa, riéndonos como dos niños, felices como hacía mucho que no lo estaba.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos y espero que os haya gustado, hacédmelo saber 
Buen fin de semana, nos vemos el lunes.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32

Mensaje por tamyalways el Dom Ago 28, 2016 8:50 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo de la historia. Muchas gracias por seguir ahí desde el principio. Ya solo quedan dos semanas de historia y estoy triste pero para acabar con esa tristeza un poquito he empezado a subir una nueva historia. Se llama Amistad, Sexo y ¿Amor?, espero que le deis una oportunidad.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 32
POV RICK
La miro con adoración. Veo lo sensual que es en cada movimiento que hace y siento que me muero solo de poder verla, de poder tocarla. La beso casi con ansia, atacándola sin poder evitarlo casi haciéndola caer hacia atrás. Kate me empuja hacia atrás y veo como se ríe.
-¿Qué?
-Tranquilo ¿vale? Tenemos todo el tiempo del mundo.
-En realidad no-digo abrazándola por la cintura atrayéndola hacia mí mientras ambos sonreímos. Vuelvo a besarla pero esta vez más tranquilo disfrutando de sus labios, de su lengua, de su sabor, de todo lo que me hacía sentir.
Acarició su espalda, su cintura, la atraigo todo lo que puedo contra mí sintiendo su duro cuerpo contra mí. Me siento extasiado por todo lo que me hace sentir. Levanto su camiseta despacio hasta sacarla por su cabeza dejando parte de su cuerpo al descubierto. Bajo mi boca por su cuello hasta su hombro sintiendo su sabor unido al sudor de un día de trabajo, me encantaba me volvía completamente loco.
Siento el calor de su cuerpo en mis manos y cuando la miro y veo esa pasión en su mirada siento que voy a morir en este instante de pasión, de ganas de tenerla entre mis brazos y no aguanto más y la beso con fuerza mientras ambos acabamos de desnudarnos el uno al otro.
Me tumbo sobre ella y acaricio cada parte de su piel viendo como su piel poco a poco se va poniendo de gallina. Sonrió al ver como tiembla al sentir mi aliento en su cuello, como me mira con deseo, con ganas, con miedo, con desesperación.
Siento como se agarra con fuerza a mi espalda clavando sus uñas allí sin duda dejando sus huellas mientras yo beso y muerdo su cuello dejando allí las mías. La escucho suspirar, escucho su respiración alterada y sigo mi ataque bajando por su cuerpo hasta su pecho. Allí me tomo mi tiempo disfrutando de lo que conseguía con mis atenciones, disfrutando de sus gemidos, de su cuerpo moviéndose debajo de mi inquieto y en busca de más, mucho más.
-Rick…déjate de juegos.
-¿Por qué? Me gusta jugar-digo mirándola de forma picara y ella tira de mi cuello para besarme con fuerza y con ganas haciéndome casi perder el sentido cuando sentí su lengua en mi boca haciendo cosas que me estaba volviendo loco.
-Si quieres podemos seguir jugando-dice mirándome de forma picara, sensual, tanto que casi pierdo el control. La beso con fuerza haciéndola callar y tapando esa sonrisa suya.
La acarició con fuerza respirando su piel, besando cada centímetro de su cuerpo y siento que ya no puedo más, no puedo aguantar más y me acomodo lo justo para quedar cerca de ella, cerca de la unión que tanto necesitamos ambos, ha pasado un año, tenemos muchas ganas, mucho deseo, pero cuando por fin nos unimos, siento que no ha pasado tanto tiempo, parece que fue ayer cuando estábamos así, unidos, juntos hasta el final.
La miro a los ojos mientras estamos conectados y siento una conexión que nunca antes he sentido en mi vida, siento como saltan chipas entre nosotros cuando nuestras miradas se unen. No puedo evitar una sonrisa y veo como ella tampoco. Me agacho despacio sin separarnos y la beso despacio, solo una leve caricia en esos labios que tanto he extrañado.
Volvemos a mirarnos ambos con una sonrisa y sin decir nada, solo mirándonos sabemos el momento exacto en el que ambos vamos a empezar a movernos, y lo hacemos a la vez. Siento su cuerpo debajo del mío moviéndose, retorciéndose, veo su mirada cada vez más y más oscura, su piel sonrojada, el sudor cubriendo su cuerpo y me siento en la gloria. Me siento especial por tener a estar mujer a mi lado.
Sigo moviéndome, sintiendo su cuerpo, viendo cada gesto, oliendo su olor, el de ambos, disfrutando de su sabor, de su suave piel, quería disfrutar de todo, de completamente todo de este momento, de cada momento con ella.
Siento como un calor recorre todo mi cuerpo cuando siento su cuerpo moverse con el mío, cuando siento como grita mi nombre una y otra vez, como se agarra con fuerza a mí, como cierra los ojos, abre la boca dejando escapar un gemido, como envuelve sus piernas en mi cintura y como llega al orgasmo gritando con fuerza mi nombre.
La sujeto con fuerza mientras el orgasmo se apodera de todo su cuerpo y antes de que pueda acabar, vuelvo a moverme en su interior, prologando su orgasmo, haciéndola disfrutar al máximo hasta que ya no puedo más y acabo en su interior, completamente extasiado.
Acabamos ambos envueltos el uno en el otro, abrazados y sonriéndonos como dos locos enamorados.
-¿Cómo estás?
-Genial-le respondo con una sonrisa-si hace unos días me dicen que voy a poder estar así yo…no me lo hubiera creído.
-Pues créetelo, me encanta que estés aquí-dice acariciándome y haciendo que mi corazón saltada de emoción.
-Tuve miedo.
-¿Miedo?
-A venir y que tu…tú hubieras pasado página.
-Rick…
-Tenía miedo de que todo hubiera sido un sueño, un sueño que el tiempo había hecho que olvidaras.
-No tienes ni idea-dice de repente seria-lo he pasado muy mal. Todo esto ha sido un infierno sin ti. Esto es mi vida y…
-Lo sé.
-No, lo que quiero decirte es que esto es mi vida y estuve a punto de irme detrás de ti y dejarlo todo. Te extrañe tanto que…-dice con lágrimas en los ojos que yo limpio y beso suavemente.
-Esto es tu vida…
-Quizás, o quizás mi vida es donde estés tú.
-¿Qué dices?
-Que quizás solo esto no me compensa, que te necesito a ti. Así que…entiendo que tú lo tengas más complicado para venirte por tu hija y yo…
-No.
-¿No?
-No quiero que dejes tu mundo. Esto es tu vida, vamos despacio. De momento tenemos un par de meses de vacaciones y Alexis estará encantada de estar por aquí, luego…luego ya veremos qué es lo que pasa.
-Pero…
-No podría vivir pensando que has tomado esta decisión en caliente y por mí. Vamos a pensarlo, vamos a disfrutar. Si dentro de dos meses aun piensas lo mismo pues…no te lo impediré.
-Ok, dos meses-dice sonriendo y yo la atraigo hacia mí para abrazarla con fuerza-¿Te vas a quedar? Para la competición…
-Si claro, en realidad es para lo que he venido-digo sonriendo y picándola y recibo un golpe de su parte en el hombro que me hace reír-tengo pensado estar aquí mañana luego me gustaría que conocieras a alguien.
-¿A alguien?
-Sí, quiero que conozcas a mi hija-digo y la veo ponerse seria, con miedo, sabe lo importante que es esto para mí y lo complicado que puede ser para ella dar ese paso-sé que va a ir bien. Se parece mucho a mí así que te adorara.
-Pues si es así, creo que yo también la adoraré-dice más tranquila y sonriendo y no puedo evitar besarla.

Estamos así durante unos minutos, acariciándonos, besándonos, tocándonos, sintiéndonos hasta que nos levantamos y nos vestimos. Quiero estar todo el tiempo con ella pero sé que mañana es un día importante para ella y necesita estar centrada en eso, después de mañana será toda mía y podremos disfrutar de esto, por ahora tengo que dejarla hacer lo que tiene que hacer.
Salgo fuera y me doy una vuelta por la finca donde puedo ver a todos corriendo de un lado para otro preparando todo, dejando todo perfecto para que mañana no falle nada, para que el trabajo de todo el año se vea recompensado.
La veo trabajar con su caballo, su fuerza, su belleza, esa suavidad en sus movimientos y me doy cuenta de lo enamorado que estoy de ella, de que quizás nunca antes había llegado a sentir tanto por una persona. La veo feliz, llena de vida en este lugar, su lugar, y tengo miedo de que llegue ese día, el día en que nos vayamos de aquí y eso pueda llegar a cambiarla, que yo no pueda hacerla feliz en otro lugar. Sé que este es su hogar y si yo estuviera solo, sin duda me vendría aquí con ella, para hacerla feliz, porque yo soy feliz solo que estar a su lado, pero Alexis, sé que le gusta este mundo, el campo, los animales, en eso se parece a Kate pero…ella necesita ir al colegio, necesita a sus amigos, y yo no puedo tomar una decisión así sabiendo que va a afectarle demasiado.
Pero no puedo evitar tener miedo, miedo a hacer infeliz a Kate, miedo a alejarla de su felicidad, miedo a que esto acabe antes de empezar. Pero luego la miro, la veo sonreírme, y me doy cuenta de lo que he extrañado esa sonrisa, de cómo la he echado de menos y de una cosa estoy seguro, de que la quiero y pienso luchar cada día para poder estar con ella, para poder disfrutar día a día de esa sonrisa de la que ya no sé si voy a poder llegar a saber vivir.
CONTINUARÁ…
Mañana si no hay problema espero poder volver a subir un nuevo capítulo, gracias a todos por seguir leyendo y espero que me hagáis saber si os ha gustado.
Recordad que hay historia nueva y espero que le deis una oportunidad.
XXOO
Twitter: tamyalways

tamyalways
As del póker
As del póker

Mensajes : 401
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Testigo protegido-Tamyalways-Final

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:23 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.