Presunto inocente-Tamyalways-Final Subido

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 22

Mensaje por tamyalways el Miér Mayo 31, 2017 7:03 am

Buenas tardes, bueno como ya avise hoy iba a tocar algo más tarde, pero como siempre estoy aquí. Tengo la semana bastante ocupada y apenas he podido escribir nada, solo espero que a partir del fin de semana tenga algo más de tiempo para escribir, necesito avanzar, creo que voy a volverme loca jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 22
Una semana después
POV KATE
Camino como una loca dejando todo preparado para el juicio, solo queda dos días y tengo que tener todos los testimonios, testigos, pruebas, todo lo tengo que tener perfectamente controlado para que no se me escape nada. Estamos las tres a tope, aunque me hubiera gustado que Alexis se mantuviera al margen pero era imposible. Ahora estaba hablando con su madre por teléfono, había ido a ver a Rick y le estaba contado como estaba.
Hacía ya una semana que había entrado en prisión, no he ido a verlo, puede que no lo entienda, pero ahora necesito centrarme en esto, necesito hacerlo para no volverme loca, para no correr a su lado y no querer separarme. Necesito sentirme ocupada, necesito mantenerme modo profesional, porque en estos días si pienso en él, en lo que lo quiero, en lo que me hace sentir, me descolocaré tanto que puedo llegar a cagarla, y eso es lo que menos quiero.
Intento concentrarme en la lista de testigos de la acusación, en que puedo preguntarle, por donde puedo atacarle para ayudar a mi cliente, pero no puedo dejar de mirar a Alexis andando de un lado para otro nerviosa, mientras habla con su madre, y siento miedo, nervios, siento la necesidad de saber que está bien, pero sé que eso no me ayudara, necesito sacarlo de mi cabeza.
-Concéntrate joder-me maldijo pero lo he dicho en alto por cómo me mira Lanie y bajo la mirada hacia los papeles solo para no mirarla, pero eso no ayuda a concentrarme, aun pienso en él allí dentro, como un criminal, y siento como la presión en el estómago está subiendo y me dificulta hasta el respirar-Voy a por un café-digo levantándome y caminando hacia la pequeña sala de descanso que teníamos. Saco un café de la máquina y no he pegado el primer trago cuando escucho a alguien entrar justo detrás de mí.
-Kate…-escucho la voz de Alexis sofocada y cierro los ojos esto que voy a escuchar no me va a gustar.
-¿Que?
-Es Rick.
-¿Qué ha pasado?-pregunto sin fuerza.
-¿Estas bien? Estas muy blanca.
-Solo estoy cansada-intento disimular-¿Qué ha pasado?
-Mi madre viene de hablar con él. Dice que está bien pero mi madre lo conoce como nadie, no aguantara más ahí dentro Kate.
-Solo queda un día más-digo con un nudo en el estómago.
-Le han vuelto a golpear. ¿Por qué tiene que estar en la cárcel?-dice llorando y me acerco a ella abrazándola mientras siento como las lágrimas caen también por mi cara perdiendo esa batalla contra mis sentimientos.
-Vamos a sacarlo de ahí Alexis, para eso estamos trabajando, sé que no es fácil, pero tenemos que hacerlo ¿sí?-digo limpiando sus lágrimas mientras ella limpia las mías.
-Ve a verlo. No sé porque, pero a ti te hace caso, tiene que intentar alejarse de los líos. Tiene que aguantar-dice suplicándome y aunque sé que si lo veo allí dentro me voy a derrumbar y va a hacer que todo sea más difícil y complicado, tengo que hacerlo, tengo que ir a verlo, tengo que hacerlo por él y por su familia.
-Está bien, iré ahora a verlo. Pero si me prometes que vas a estar tranquila ¿sí?
-Si. Pero dime que tengo que hacer algo, necesito hacer algo-dice mirándome casi suplicante y asiento mientras me dirijo hacia mi mesa y saco una lista de los testigos.
-Toma llámalos, que estén disponibles para el día ¿sí?-digo entregándoselo y ella asiente sentándose en mi mesa y cogiendo rápidamente el teléfono. La miro y sonrió al verla así, me acerco a Lanie y cuando me ve se levanta enseguida.
-Dime-dice ya dispuesta como siempre.
-Échale un ojo ¿sí? Tengo que salir un momento.
-Claro, yo cuido de ella.
-Gracias Lanie, no sé qué habríamos echo sin ti.
-Pues nada-dice con una sonrisa sacándome a mi otra.
Llego a la cárcel y siento una fuerte presión en mi pecho. Quiero verlo más que nada en el mundo, pero verlo mal sé que no me ayudara. Esto va a ser duro, muy duro y más cuando cada vez que lo veo más me cuesta separarme de él.
Paso a la sala de visitas y allí esta Rick con la cabeza agachada, mirando hacia sus manos y pensativo y triste, sin duda una semana en la cárcel le ha pasado factura. Paso dentro y el guardia cierra la puerta tras salir. Cuando la puerta se cierra Rick levanta la cabeza encontrándose nuestras miradas. Esta sorprendido de verme aquí, pero luego una sonrisa ilumina su cara y solo por eso, me alegro de haber venido.
Me acerco a la mesa sentándome al otro lado y estiro mi mano para poder tocarle. Rick estira su brazo y nos tocamos después de varios días sin hacerlo y siento como un nudo vuelve a formarse en mi estómago, un nudo que se aprieta aún más cuando veo su cara golpeada.
-Dios Rick… ¿Qué ha pasado?
-Es menos de lo que parece-dice acariciándome tiernamente el dorso de la mano.
-Tienes que aguantar un poco más ¿sí? Intenta no meterte en más líos.
-Lo líos vienen a mí ya lo sabes-dice con una sonrisa triste.
-Voy a pedir que te dejen en la enfermería, así podrás pasar las últimas horas más tranquilo ¿sí?-digo intentando tranquilizarlo y él asiente, pero está ausente.
-¿Por qué…? ¿Por qué no has venido?-dice levantando la mirada y mirándome fijamente con dolor en la cara, y puede que no entienda mis motivos, pero al menos merece que se lo explique.
-He sido egoísta por una vez-digo tragando saliva-no podía verte aquí, no podía verte sabiendo que no estabas bien, tenía que mantenerme lo más profesional posible para poder ayudarte.
-Me gusta la letrada Beckett, pero también me gusta Kate-dice con una sonrisa mirándome.
-Siento no haber estado aquí. Lo siento de verdad-digo sintiendo como mis ojos empiezan a picarme.
-Sh Kate…tu siempre estás aquí-dice colocando su mano sobre su pecho y siento como el nudo va subiendo-todo está bien, y va a estar mucho mejor cuando esto acabe. Así que te entiendo y te agradezco todo lo que has hecho.
-¿Qué he hecho?-digo sin poder evitar que las lágrimas caigan.
-Me vas a sacar de aquí, me has cambiado para siempre, soy feliz. ¿Qué, que has hecho? ¿En serio lo preguntas?-dice sonriendo y sacándome una sonrisa.
-Lo siento, estoy nerviosa y cuando lo estoy, no sé ni lo que digo.
-Estoy feliz de que te preocupes por mí, quiero decir, no quiero que este mal y eso yo…
-Te he entendido-digo con una sonrisa apretándole la mano y pierdo toda la cordura cuando me levanto y a pesar de que sé que no se puede hacer, a pesar de que sé que en cuanto lo haga el guardia entrara, no puedo evitar hacerlo. Me levantado doy la vuelta a la mesa y le abrazo con fuerza, porque necesito sentirlo y sé que él también lo necesita.
-Gracias-dice apretándome contra él y sé que está sonriendo, tanto como lo hago yo.
Entonces entra el guardia como ya había previsto, pero no tiene que decir nada para que me separe y vuelva a mi sitio mientras Rick se sienta al otro lado con una sonrisa.
-Lo siento, no volverá a pasar-digo mirando al guardia que después de dudarlo, nos vuelve a dejar a solas.
-Me gusta cuando te saltas las reglas-dice con una sonrisa.
-Las conozco perfectamente para eso, para poder saltármela.
-Si claro. Doña perfecta-dice haciendo gesto excesivos con la mano, bromeándome, y eso es lo que quería, verlo bien, ver al Rick del que me enamore, el payaso que hace reírme con eso un gesto o una palabra, quiero ver al Rick que lucha sin descanso para ayudar al más débil, al que sonríe, al que quiere vivir. Y sé que ahora para él es difícil pensar en eso por mucho que sepa que falta un día para que su vida vuelva a la normalidad, ahora ve todo negro a su alrededor, pero no se puede dejar vencer, solo queda un día, un día y todo esto habrá acabado, cueste lo que me cueste. Por eso, el verlo bromear, reír, el ver esa sonrisa suya que me tiene enamorada, era un gran logro, era algo que había que celebrar.
-Prométeme que vas a estar bien, ¿Si? Solo un día más y podremos cumplir todas esas promesas que nos hemos hecho.
-No puedo esperar para ello. Van a ser las horas más largas de mi vida-dice con una sonrisa intentando bromear, pero era verdad, iban a ser la horas más largas de su vida, porque su vida iba a dar un vuelvo de nuevo, pero esta vez sí hay justicia, será para bien, será para poder volver a empezar e intentar ser feliz de una vez por todas, se lo merece, merece ser feliz.
-Solo un poco más ¿Si?
-¿Vais a montarme una fiesta?-dice con una sonrisa.
-Depende de cómo te portes-digo con una sonrisa pero lo veo ponerse serio-¿Qué?
-¿Nunca se sabrá la verdad?
-No depende de nosotros.
-Ella se merece la verdad, su familia lo merece.
-Lo sé, confiemos en la justicia ¿sí?-digo tirando de su mano para que me mirara y cuando lo hace asiente, pero sin seguridad de que eso pudiera pasar.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir, continuamos con fuerza a pesar del poco tiempo jaja. Nos vemos el viernes con un nuevo capítulo, y como siempre me quedo aquí esperando vuestros mensajes.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 23

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 02, 2017 6:39 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Gracias como siempre por estar ahí y solo espero que el calor y el tiempo me den una tregua para poder escribir un poco más, aunque a pesar de eso, seguimos con fuerza y con ganas solo un poco más de tiempo y todo iría genial jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 23
POV KATE
Estoy nerviosa, creo que es el caso más importante de mi vida, y sé que lo es por el carácter personal que tiene, pero no puedo evitarlo. Llevo toda la noche sin dormir, dándole vueltas a todo, no quiero que nada ni nadie me estropee esta victoria, la victoria más importante, ahora mismo la victoria con mayúsculas.
Colocó mis papeles sobre la mesa, una y otra vez fruto de mi nerviosismo, esperando a que Rick entre por esa puerta y después la jueza y todo empiece, el principio del fin.
Veo al que hoy será mi adversario tranquilo, sacando las cosas mirándome con una sonrisa de superioridad, pensando que esto lo tiene ganado, que lo piense, el golpe será mucho más duro. Porque lo tengo ganado ¿no?
Las dudas se acumulan en mi cabeza, antes de que Rick la cagara, antes de verlo así en la cárcel, no tenia dudas, ahora creía en la mala suerte y solo esperaba que no se aliara en contra nuestra. Tenemos que ganar esto cueste lo que cueste.
Alexis esta junto a Lanie justo detrás de mí, no está menos nerviosa que yo, pero para ella es normal, no tiene que ejercer su trabajo, hoy no esta aquí como ayudante, esta como hermana, pero yo tengo que hacer mi trabajo cuando querría estar ahí solo apoyándole a él, sufriendo con él, pero tengo que dejar todo eso a un lado, a menos durante lo que dure el juicio.
Entonces aparece él, nervioso sin duda y con la mirada baja, esa que mantendrá durante un tiempo, pero solo lo que dure el juicio, luego tendrá que salir por esa puerta con la cabeza en alto porque sino el mundo se lo comerá y no se puede permitir eso.
Le quitan las esposas y tras hacerlo se queda mirándome, sé que es lo que quiere y yo también lo quiero, pero no podemos hacerlo, no ahora, no aquí. Alexis tira de su brazo y Rick se acerca a ella y lo abraza con todas sus fuerzas.
-Mama no ha podido venir. Era demasiado para ella-dice Alexis y Rick asiente entendiéndolo, aunque quizás esperaba que estuviera allí apoyándolo.
Le hago un gesto para que se siente y así poder hacerlo yo también, para que dejen de temblarme las piernas y por debajo de la mesa coloco mi mano sobre su rodilla dándole mi apoyo.
-Vamos a ganar ¿sí?-digo con una sonrisa tranquilizadora y él asiente con una sonrisa mientras coloca su mano sobre la mía.
Solo un minuto después, anuncian la presencia de la jueza y nos levantamos hasta que ella nos da permiso para sentarnos. En cuanto lo hago miro a Rick que sigue mirando hacia abajo con sus manos entrelazadas.
-Bien. Cuando quieran podemos empezar. ¿Fiscal?
-Quiero empezar llamando a mi primer testigo-dice Sorenson y hace entrar a un hombre de la edad de Rick pero con peor pinta sin duda. Se sienta en el estado y Sonrenson se acerca para hablar con él pero antes se permite echar una mirada hacia nuestra mesa, pero no me está mirando a mí. Cuando miro a Rick lo veo nervioso mirándolo.
-Hola señor Smith. Lo primero que quiero saber es si conoce al acusado aquí presente.
-Sí señor. Lo conozco-dice muy seguro mirando a Rick y este le mira y su cara no me gusta.
-¿Puede decirme de que lo conoce?
-Bueno…hemos coincidido en algunas fiestas.
-Am. Sabes porque está acusado el señor Castle.
-Sí, de asesinar a una chica.
-¿Cree que lo hizo?
-Creo que puede llegar a matar-dice y veo como el jurado se sobresalta.
-Protesto señoría.
-Aceptada. Señor Sorenson cuidado con sus preguntas.
-Lo siento señoría. Puede decirme si ha tenido contactos con el acusado.
-Bueno algunas charlas que se hacen cuando estas de fiesta ya sabes.
-¿De qué hablaban?
-De su trabajo, es escritor de novela negra. Un día dijo que era tan buen escritor por todos los cadáveres que tenía en el armario.
-Protesto señoría son habladurías que pueden afectar al jurado.
-Señor fiscal.
-Tengo pruebas de ello señoría. Tengo un video donde el acusado dice esas palabras.
-Muéstreme ese video.
-Claro señoría es mi prueba número cinco-dice sacando un video del que para nada sabía que existía.
En el video se veía a Rick reírse con otros chicos mientras bebían y como les hablaba de sus libros, entonces se ponía serio y decía la misma frase que había dicho el acusado. Todos reían mientras Rick se mantenía serio para mantener el personaje, pero yo lo conocía yo sabía que estaba bromeando, pero tenía que demostrárselo al jurado.
-No tengo más que decir en cuanto a este testigo. Su testigo-dice Sorenson con una sonrisita mirándome y yo trago saliva mientras intento arreglar esta mierda.
-Señor… ¿Smith?
-Si señora.
-Cuando mi cliente hizo esas declaraciones, ¿Estabais de broma?
-Sí, siempre lo estábamos.
-Nunca pensaste que fue verdad.
-No claro que no.
-¿Y ahora sí?
-Bueno dicen que ha matado a esa chica.
-Lo dice el fiscal señor Smith, pero es algo que tiene que demostrar. Entonces cree que mi cliente es un asesino porque la gente lo dice ¿es eso?
-No…si…quiero decir no lo sé.
-Entonces cuando has dicho eso antes.
-No lo decía en serio-dice abatido.
-¿Cómo es mi cliente? Dice que lo conoce.
-No lo conozco mucho.
-Entonces no lo conoces pero vienes aquí a decir que puede ser un asesino-digo lo más duro que puedo porque estaba enfadada con la gente que hablaba sin saber, que se dejaba llevar por lo que se decía, pero estaba sobre todo cabreada con esta sociedad, porque aunque Rick salga hoy declarado inocente, muchos lo miraran como si fuera culpable.
-Lo siento. Fue una noche de fiesta, todos bromeábamos, era solo una broma pero…pensé que si había hecho eso podía esto ayudar a que lo pagara.
-No se puede demostrar algo con una mentira. No tengo más preguntas para este testigo-digo dándome la vuelta y sentándome de nuevo en mí sitio.
Miro a Rick y sigue con la cabeza agachada, sin duda pensando lo mismo que yo, este juicio va a cambiar su vida pero no todo para bien.
-Va todo bien-susurro para que solo él pueda oírme pero no hace ningún gesto de que lo haya hecho. Le agarro de la mano hasta que consigo que me mire y solo con una mirada intento transmitirte toda mi confianza y mi apoyo.
Tras varios testigos más del fiscal que no llevaban a nada que pudiera demostrar que Rick era un asesino, me toco a mí llamar a mi testigo estrella, él que nos haría ganar este juicio.
-Quiero llamar a mi siguiente testigo. El forense Dexter Morgan-digo y veo como Sorenson no entiende aun porque lo he llamado, pero para eso lo voy a hacer esperar un poco, primero quiero que todo el mundo sepa que es el mejor en su campo, que es un genio, quiero que el jurado se quede sorprendido con él, prendado con lo que dice y entonces, no tendrán ninguna duda de que Rick es inocente, de que esto no tiene ningún sentido.
Veo como Dex entra tan profesional como siempre, creo que no puede dejar de serlo, él sería mejor que yo para el día de hoy, menos mal que el caso depende de él y no de mí. Se sienta tranquilamente en el estrado para declarar y tras mirar a Rick una vez más, empiezo a presentar a Dex al jurado.
-Señor Morgan ¿Puede explicarnos a que se dedica?
-Soy forense en Miami. Estoy especializado en manchas de sangre.
-¿Cuántos años lleva dedicándose a esto?
-Diez años.
-¿Cuántos casos has resuelto en estos diez años gracias a sus análisis?
-Bueno no solo a mis análisis, pero si han ayudado a ello sin duda. Alrededor de 2000 casos en toda mi carrera.
-¿Con un gran porcentajes de éxito?
-La verdad es que si, un 70%.
-Muy buena, ojala aquí fuera igual-digo en tono de broma antes de continuar-Bien. Le he pedido al señor Morgan que haga un estudio, un análisis de la escena del crimen, quería que me diera su visión sobre lo que paso, que viera a través de las manchas de sangre que paso. Ahora me gustaría que nos expusiera lo que paso.
-Según mis cálculos y según lo que la sangre sugiere que paso, la víctima se encontraba dormida sobre la cama, no opuso resistencia porque no lo esperaba, y porque la primera puñalada ya la había matado. Fue la que le mato. Las demás fue propulsada por la rabia, pero eso ya os lo habrá expuesto el forense. Yo vengo para daros mis resultados y estos sin dejar ni un atisbo de duda, aclaran que el acusado es inocente-dice de repente haciendo que un revuelo se propague por la sala, justo lo que quería, justo lo que necesitaba para que el jurado ya no crea ciegamente en la palabra del fiscal, ahora todos miran a Dex, ahora era el momento de dar el estoque final.
CONTINUARÁ…
Si, puede que lo he haya dejado en el mejor momento, pero pensad que solo tendréis que esperar un día más, mañana más y mejor. Gracias a todos por seguir y solo espero que la semana que viene venga más tranquila que esta jaja.
XXOO
Twitter: tamyalways

avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 24

Mensaje por tamyalways el Sáb Jun 03, 2017 2:29 am

Buenos días, os dejo con el ultimo capítulo de la semana, como siempre daros las gracias y deciros que de momento vamos a seguir aguantando los cuatro capítulos, aunque si sigo así de mal con el tiempo quizás tengamos que volver a reducirlo. Espero que no. bueno sin más os dejo con el capítulo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 24
POV KATE
Miro la reacción de todo el mundo y dejo que las palabras de Dexter haga mella en ellos. Cuando veo que poco a poco la sala se va relajando tras un par de toques de la jueza sigo con mi testigo no antes sin echar un ojo al fiscal que esta haciendo estiramientos porque sabe que ahora mismo puede que haya dado un giro el juicio que le lleve solo a un sitio, la derrota.
-Puede exponernos un poco sus argumentos para poder decir con esa rotundidad que el acusado es inocente.
-Puedo decirlo y vuelvo a decir que el acusado es inocente, pero puedo decirlo gracias a el estudio intensivo que he hecho de la escena del crimen. Puedo decir sin lugar a dudas que había un objeto bastante grande al lado de la victima tumbada junto a ella.
-Como mi cliente dijo que estaba ¿no?
-Si, pero no puedo asegurar que fuera su cliente, o una persona, podía ser cualquier objeto que pusiera y luego lo quitara-dice y parecía que nadie entendía la rotundidad de porque era inocente, veo al fiscal y lo veo sonreír relajado, sin esperar lo que viene después.
-¿Qué más pude deducir de su estudio?
-Con toda seguridad, y gracias a las manchas de sangre y la dirección que tomo esas salpicaduras, puedo decir con toda seguridad, que el atacante no superaba los 175 centímetros. Si alguien se ha fijado en el acusado, los supera con creces. Eso me hace decir que no pudo ser él.
-¿No pudo haberlo hecho de alguna manera?
-Es algo imposible de falsificar, pudo agacharse un poco más, pero sería imposible que llegara a quitarse casi diez centrípetos. No pude ser alguien que superara esa medida-dice de forma rotunda, con seguridad, tanto que si tenía yo incluso alguna duda me las quito de golpe, era imposible que no convenciera a alguien de que lo que decía era verdad.
-¿Algo más?
-Sí, para acabar mi estudio, me centré en las heridas en las víctimas. Eso podía haberlo sacado el propio forense, pero como vi que no hacia ninguna referencia a ello decidí hacer mis propios estudios. La entrada del cuchillo también nos dice que era una persona más baja, y no solo eso, nos dice claramente por la poca profundidad de las heridas, que no era una persona fuerte.
-¿No podía haberlo fingido?
-No, se nota que las heridas se hizo con una gran rabia, incluso el cuchillo se partió un poco dentro de la víctima. El problema de que no fuera tan profundas era que el atacante no era muy fuerte, por la entrada del cuchillo, por la marca que han dejado he podido calcular la fuerza de impacto, y quien lo hizo no era una persona fuerte, es más creo, esto no es una afirmación cierta, que pudo ser una mujer, o en todo caso un hombre débil físicamente.
-¿Mi cliente entra entre esas pautas?
-Cómo podemos ver, el señor Castle es un chico alto y fuerte. Si él hubiera agarrado ese arma homicida y le hubiera asestado las puñaladas con la misma rabia que lo hizo el asesino, las heridas hubieras sido mucho más profundas. Por lo tanto, según mi estudio, pudo asegurar sin lugar a dudas, que el acusado no es el asesino-dice de nuevo y de nuevo se produce un alboroto en la sala. Por mucho que la jueza intenta calmar a la gente no lo consigue hasta el tercer intento.
-Ya no tengo más preguntas-digo con una sonrisa mientras me siento en mi silla con la sensación del trabajo bien hecho. Miro al fiscal que está completamente blanco.
-¿Tiene algunas preguntas?-le pregunta la jueza y lo veo carraspear para intentar recuperar la compostura, pero sabía perfectamente que estaba acabado.
-No tengo preguntas para este testigo-dice levantándose para volver a sentarse mientras se coloca bien la chaqueta y hace estiramientos, estaba tocado y hundido.
-Entonces si hemos acabado con todos los testigos y las pruebas, el jurado se va a ir a deliberar. Mientras tanto esperen fuera hasta que sean llamados-dice mientras el jurado es evacuado para que puedan deliberar y tras eso la jueza sale haciendo que en la sala vuelva el bullicio.
-Vamos a ganar ¿verdad?-dice Alexis con una sonrisa.
-Eso creo-digo sonriendo, pero Rick no está sonriendo-Hey, ¿Estas bien?
-Sí, solo cansado.
-Todo va a salir bien.
-Lo sé-dice con una tímida sonrisa.
-Te ayudaré-digo sorprendiéndole y me mira sin entender-te ayudaré a limpiar tu imagen, y si para eso tenemos que coger al culpable, que así sea-digo agarrándole de la mano y lo veo sonreír por una vez de verdad.
-Gracias-dice justo cuando aparecen los policías para llevárselo a una sala cerrada mientras el jurado delibera. Podían pasar horas, incluso días, pero tenía el presentimiento de que este no iba a durar tanto.
Salgo con Lanie y Alexis y decido que es hora de intentar al menos comer algo mientras esperamos, lo hago más por Alexis que por mí misma, pero creo que lo necesita. Justo cuando salimos por la puerta del juzgado nos chocamos de frente con la madre de Rick, una madre asustada pero que estaba aquí, apoyando a su hijo, haciendo lo que su hijo necesitaba.
-Mama, ¿Qué haces aquí?-dice Alexis abrazándola.
-Necesitaba estar con él, necesitaba que supiera que estaba apoyándolo a pesar de que me muero de miedo.
-No tienes que hacerlo, esto esta ganado-dice Lanie con una sonrisa intentando relajar el ambiente, y aunque todos sabíamos que eso era real, necesitábamos que el jurado se pronunciara para poder estar seguros.
-Vamos a comer algo ¿sí?-digo pasando mi mano por su cintura intentando apoyarla y las cuatros vamos hacia el pequeño bar que había junto al juzgado.
Pedimos la comida, pero no soy capaz de meterme nada en el estómago, veo como a Alexis y a Martha les pasa lo mismo.
-Tienes que comer algo-digo a Alexis preocupándome por ella.
-Hasta que no sea libre creo que no voy a ser capaz de meterme nada en el estómago-dice mirándome y yo asiento porque me siento igual.
-Qué suerte-dice de repente Lanie y cuando la miramos está devorando la comida-yo con los nervios me como todo-dice haciéndonos reír y relajando el ambiente.
-Entonces…ha ido todo bien-pregunta Martha sin duda con miedo a la respuesta.
-Ha ido todo lo bien que podía ir, solo hay que esperar, pero su hijo es inocente y creo en la justicia.
-Gracias-dice mirándome con una sonrisa y yo asiento con otra.
Siento entonces como me vibra el móvil y pienso que puede que ya haya sentencia, pero aunque creo que va a ser rápido esto sería demasiado rápido. Saco mi móvil y cuando lo abro veo que es un mensaje, pero solo porque mi cliente pide hablar conmigo.
-Tengo que irme.
-¿A pasado algo?
-No, nada. En cuanto me avisen de que hay sentencia os avisaré. Pero de momento estaréis más relajados aquí, no os molestaran.
-Bien-dice Alexis nerviosa.
-Tranquila-digo con una sonrisa antes de salir de la cafetería para ver a Rick, solo esperaba que este mejor de lo que estaba cuando salimos.
Cuando llego a la pequeña sala donde lo tienen, se levanta y con un gesto consigo que los policías nos dejen a solas y entonces, solo entonces dejo de ser la profesional que me había propuesto ser hasta el final del juicio, pero verlo ahí, estar a solas y sabiendo que podía perderlo, hace que no pueda evitarlo, y me lanzo a sus brazos abrazándolo con todas mis fuerzas mientras él me aprieta también con fuerza. Y siento su calor, su fuerza, y aunque su olor ha cambiado un poco, aun está ahí, lo noto.
-¿Estas bien?-digo separándome mientras lo miro con una sonrisa.
-Todo bien gracias a ti-dice con una sonrisa pero no una sonrisa completa, sé que para recibir una de esas voy a tener que esperar un poco más.
-Tu madre ha venido-digo sonriéndole porque sé que es importante para él, sé que eso le ayudara con el último paso.
-¿En serio?
-Quería apoyar a su hijo aunque le cueste estar aquí-digo y lo veo sonreír.
-Gracias por decírmelo.
-Para eso estoy ¿no?-digo apartándole ese flequillo loco que tenía.
-Tengo tantas ganas de que esto acabe.
-Lo sé, lo sé, solo queda un poquito más. ¿Si?
-Está bien-dice asintiendo pero sin soltarme en ningún momento, y se siente tan bien pudiendo sentirlo así, pudiendo sentir sus manos sobre mi cintura acariciándome suavemente un poco distraído.
-Hey, todo bien-digo sonriéndole y le beso suavemente en los labios. Cuando nos separamos nos quedamos el uno pegado al otro, sin separarnos, sintiéndonos, respirando el mismo aire. Y entonces suena la puerta y un guardia entra.
-Ya hay veredicto.
Miro a Rick y sé que está nervioso pero se mantiene tranquilo lo miro y sin decir nada ambos nos decimos todo, esto está llegando a su fin y ambos estamos preparados.
CONTINURÁ
Gracias a todos, disfruten del fin de semana todos aquellas que puedan. Ya queda menos para saber el veredicto, sé que lo he alargado demasiado pero…se siente jaja. Bueno ya queda menos para saberlo, el lunes nuevo capítulo.
XXOO
Twiiter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 25

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 05, 2017 2:35 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, empezamos la semana con lo que lleváis esperando durante toda la semana pasada jaja. Bueno gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 25
POV RICK
Entramos dentro de la sala de nuevo. Siento el apoyo de Kate en todo momento pero sigo estando nervioso no puedo evitarlo. Llegamos a nuestra mesa mientras la sala aun sigue vacía. Me dejo caer sobre la silla mientras Kate se mantiene allí de pie sacando todos sus papeles de nuevo. La veo nerviosa pero ya esta metida de lleno en ser profesional, el momento de hace un rato ha quedado atrás, y quizás sea mejor así.
Empieza a llenarse la sala de nuevo, y entre ellos entran Lanie, mi hermana y mi madre, cuando la veo es entonces cuando me doy cuenta de todo lo que la necesitaba, y sé que es complicado para ella, por eso lo valoro aún más, sé que ha vuelto, y que ha vuelto para quedarse.
Se colocan en el banco de atrás y mi madre tira de mí para abrazarme. Siento un nudo en el estomago cuando lo hace, siento todo su amor y su apoyo, todo lo que necesito en este momento, todo reunido en un solo abrazo.
-Estoy aquí cariño-dice limpiándome las lágrimas y yo asiento sin poder evitar que sigan saliendo.
-En pie-dice de repente y me doy la vuelta colocándome junto a Kate mientras entra el jurado y la jueza, ha llegado el momento y siento como tengo la boca seca, como las manos me sudan, como me tiemblan las piernas, pero entonces me siento y Kate hace lo mismo, y cuando lo hace coloca su mano junto a la mía y siento su apoyo y su fuerza haciendo que me relaje, y que me prepare para lo que venga.
-¿Ya tienen su veredicto?-pregunta la jueza y el portador del jurado se levanta para contestar.
-Si señoría.
-¿Es unánime?
-Si señoría.
-Pueden pasarme su veredicto-dice la jueza y le entregan un papel, donde va escrito mi futuro-en pie-dice y me levanto sintiendo aun la mano de Kate cerca de la mía-El jurado en el caso contra Richard Castle, declaran al acusado inocente del cargo de asesinato de Elisabeth Green-dice por fin y casi no soy capaz de reaccionar a lo que acabo de oír, no lo hago hasta que siento como Kate me abraza dejándose de profesionalismo y entonces siento como las lágrimas me nublan la vista mientras siento como el nudo poco a poco va desapareciendo.
Oigo un montón de ruido a mi alrededor, un montón de focos sobre mi cara, pero yo me pierdo en el abrazo de Kate en su cuerpo pegado al mío en escuchar una y otra vez esa palabra INOCENTE.
Todo después se vuelve un caos, me siento rodeado de las mujeres de mi vida y por fin me permito sonreír, por fin sonrió con ganas después de estos días, estas horas interminables. Siento el abrazo de mi madre, el abrazo de mi hermana y a Kate mirándome con una sonrisa y todo parece un sueño.
-Salgamos de aquí ¿sí?-dice Kate empezando la comitiva hacia fuera, hacia mi libertad.
Salimos con algo dificultad por culpa de la prensa que había fuera esperando mi puesta en libertad, o mejor aún, poder contar que era culpable, que había hecho esa atrocidad. Cuando creo que voy a perder los nervios por las preguntas y por la presión de las cámaras, Kate se para y levanta la mano, va a sacrificarse para que podamos llegar hasta el coche. La miro un segundo y me sonríe haciendo un gesto para que siga y asiento tirando de mi madre y de Alexis hacia el coche.
Nos sentamos en el asiento de atrás los tres con una sonrisa en nuestra cara y les aprieto su mano como forma de agradecerles su apoyo.
Solo un par de minutos después Kate sube al lado del copiloto y Lanie en el lado del conductor. Puedo ver a Kate por el espejo y la veo sonriéndome y eso me hace sonreír.
-¿Todo bien?
-Si todo bien, les he dejado claro que hemos ganado-dice Kate con una sonrisa y mi madre y Alexis sonríen con ganas, unas ganas que hacía mucho que no veía.
-¿Y Dex?-pregunto de repente dándome cuenta de que no había podido darle las gracias como era debido.
-Tenía algo que hacer, vendrá ahora a mi casa para la cena. Vamos a celebrar que por fin hemos ganado-dice Kate feliz, creo que tenia miedo a perder, a perder por todo lo que eso conllevaba.
Llegamos a casa de Kate y todos corren de un lado para otro celebrando mientras yo me acerco a la ventana para poder ver el exterior.
-Ya no tienes que mirarlo más por la ventana-dice una voz conocida a mi espalda
-¿Am no? tienes buenas vistas-digo con una sonrisa.
-Bueno…puedo dejarte ver esas vista alguna vez que otra-dice con una sonrisa acercándose a mi hasta que mordiéndose el labio mientras me sonríe, se abraza a mi cintura y yo hago lo propio antes de poder besar sus labios despacio, saboreando el momento. Me pierdo en su cuerpo pegado al mío, en sus labios cálidos que tanto he necesitado estos días, me olvido de todo y de todos en ese instante al que me quedaría encadenado de por vida.
-Oh dios mío-escucho una voz con fuerza gritar haciendo que la magia del beso llegue a su fin. Cuando nos separamos allí esta Lanie con la boca tapada y haciendo que todo el mundo aparezca y no puedo evitar mirar que aún seguimos abrazados el uno al otro. Miro a mi hermana que nos mira sin entender, la miro y veo que esta sin duda flipando y entonces aparto mi mirada de ella para mirar a Kate que esta roja como un tomate de que todos nos estén mirando.
-Alexis…-dice nerviosa pensado que quizás le siente mal, pero de repente mi hermana nos sorprende a los dos saliendo corriendo hacia nosotros y abrazándonos a los dos con fuerza fundiéndonos los tres en un abrazo en grupo.
-Dios ¿Esto es real? ¿Estáis juntos?-dice con una sonrisa mirándonos y Kate y yo nos miramos antes de contestar ambos a la vez.
-Si-decimos los dos a la vez con una sonrisa en la cara y la vemos sonreír mientras Lanie se pone a aplaudir como una loca. Miro hacia mi madre y allí está de pie mirándonos con una sonrisa amplia en su cara.
-Esto hay que celebrarlo-dice Alexis corriendo a por unas copas para todos y Kate y yo nos miramos con una sonrisa en la cara porque esto ha salido mejor de lo que pensábamos.
La agarro de la mano y caminamos ambos hacia la cocina donde está el resto para celebrar que al final el día ha acabado mejor de lo que ninguno podíamos esperar.
Cenamos todos juntos y varias copas después todos se van a su casa, incluso Dex decide quedarse en un hotel en el que ya había dormido la noche anterior. Le di las gracias, pero creo que hiciera lo que hiciera siempre le debería demasiado.
-Nos hemos quedado solos-dice Kate mirándome con una sonrisa mientras se mordía el labio.
-Eres mi perdición, lo sabes ¿no?
-Eso espero-dice con una sonrisa tirando de mí hacia ella para poder unir de nuevo nuestros labios, esta vez sin nadie alrededor que pudiera separarnos, que pudiera interrumpir este momento que siempre era único con ella. Nos separamos y Kate tira de mí hacia la habitación cerrando la puerta tras entrar dentro.
Nos besamos de nuevo esta vez con más ganas, dejándonos llevar con las ganas que teníamos de sentirnos después de tantos días sin poder ni tocarnos, me moría de ganas de estar con ella plenamente, de poder por fin estar juntos en todos los sentidos, pero no sabía que si era el mejor momento o quizás debíamos esperar.
-Kate…-digo separándome a pesar de lo que me había costado hacerlo, ¿Por qué eran tan adictivos sus besos?
-¿Si?-dice con una sonrisa tan bonita, tan sexy.
-¿Estas segura…?-pero no me deja termina cuando me vuelve a besar despacio saboreando mis labios sin prisa y haciéndome sentir un primerizo en todo esto. Se separa despacio mordiendo mi labio inferior de una forma tan sensual que no pude evitar soltar un gemido desbordado por la pasión que me desataba esta mujer.
-No he estado más segura en mi vida de nada más-dice mirándome fijamente y trago saliva antes de dejarme perder, antes de dejarme llevar por ella, antes de dejarme llevar por la pasión, pero sobre todo antes de dejarme llevar por lo que me hacía sentir esta mujer, sin duda era la mujer de mi vida, no me cabía ni un atisbo de duda.
CONTINUARÁ…
Bueno pues ya tenemos el veredicto, parece que la cosa entre ambos va muy bien y ya es oficial. Veremos cómo pasan su primera noche juntos, pero para eso hay que esperar un poquito más, el miércoles nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 26

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 07, 2017 4:01 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Os recuerdo que el capítulo es hot, avisados quedáis. Gracias por estar ahí y seguimos con fuerza.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 26
POV RICK
La atrapo entre mis brazos mientras la beso con todas las ganas del mundo. Siento unas ganas enorme de hacerle mía, quería explotar en mil pedazos con ella entre mis brazos, pero quería hacerlo bien, quería sentir y recordar cada minuto de esta noche.
Nos separamos y no puedo dejar de sonreír cuando la miro, pero me siento menos tonto cuando veo que ella también sonríe, y esa sonrisa hace que pierda la razón, que el mundo de vueltas a mi alrededor, pero yo sigo pegado a esa sonrisa, y seguiría así de por vida.
Coloco mi mano en su cintura subiéndolas por su cuerpo mientras levanto despacio la camiseta por su cabeza, con cuidado y sin dejar de mirarla en todo momento, era tan hermosa.
La beso de nuevo suavemente mientras con cuidado caminamos hacia la cama. La dejo sentada en la cama y con una sonrisa empiezo a quitarme la ropa intentando hacerle un striptease sexy, pero lo único que logro es que se ría y es lo más sexy del mundo, su risa, su sonrisa, la forma en que me mira, en que se mueve, en que me besa.
Me quito la ropa rápidamente haciéndole reír y me acerco de nuevo a ella solo con mi bóxer puesto pero termino tropezando con la ropa que hay sobre el suelo cayendo encima de la cama sobre ella, la risa aumenta aún más.
-No te rías-digo agarrándome el pie con el que me he dado con la pata de la cama.
-ES que…-pero no puedo acabar cuando empieza a reírse de nuevo.
-Creo que esto va a ser recordado como el momento más desastroso de mi vida-digo haciéndole reír de nuevo.
-Lo siento, ya paro-dice sonriendo mientras me acaricia suavemente la cara antes de volver a besarme y me tumbo a su lado dejándome llevar por esos besos que me tienen completamente loco, que saca ese lado más loco, pero también el lado más tierno que he sentido nunca.
Seguimos besándonos, tocando nuestros cuerpos semidesnudos y disfruto de poder estar así con ella, de poder tocarla, de sentir su suave piel sobre mis manos y de sentir su cuerpo junto al mío mientras su lengua me vuelve completamente loco.
-Rick…-dice entre suspiros cuando nos separamos para poder respirar.
-Tienes mucha ropa-digo tirando de su pantalón para acercarla aún más a mí con una sonrisa.
La tumbo más cerca del cabecero y vuelvo de nuevo a los pies de la cama para quitarle esos zapatos de tacón que le hacen aún más sexy y luego me ocupo de su pantalón, sacándolo por sus largas piernas hasta que me deshago de ellos dejándome ver su piel blanca y suave esperando para ser tocada, para darle esa electricidad que ambos necesitábamos.
Subo dejando un reguero de besos por su cuerpo hasta llegar a su cuello. Siento su mano en mi cuello tirando de mí para fundirnos en un beso lleno de pura pasión que se desbordaba por cada poro de nuestra piel.
Nos besamos y mientras tanto aprovecho para deshacerme de ese maldito sujetador que acaba resistiéndose más de lo que esperaba. Cuando consigo quitárselo me separo para mirarla en todos su esplendor, no puedo creerme que la pueda tener así, tumbada en la cama completamente desnuda solo para mi.
La beso mientras me tumbo sobre ella y siento sus brazos tirando aún más de mí haciendo que no haya ni un solo espacio entre los dos. Bajo mis labios por su cuello, su hombro, sus brazos, hasta llegar hasta su pecho. La miro por un segundo y es tan hermosa que siento como me duele el no poder estar ya en su interior. Pero tengo que aguantar, tengo que hacer que esta noche dure mucho más, que esta noche sea inolvidable para ella, porque para mí ya lo es.
Introduzco uno de sus pezones en mi boca, sin dejar de mirarla en ningún momento y veo como echa su cabeza hacia atrás absorta en el placer de mi boca en sus pezones y me siento vivo y libre, y genial por conseguir que este así, liberada ante mí, llena de placer.
La siento moverme debajo de mí, agarrarse con fuerza a las sabanas mientras yo sigo atacando sus pechos, y quiero que llegue al orgasmo, quiero verla gritar de placer gracias a mí, y no puedo esperar más para verlo. Acaricio su cuerpo bajando por él hasta que llego a su pequeño tanga, ese que está riéndose de mí desde que saque sus pantalones por las piernas.
Introduzco mi mano por dentro de su tanga, y la siento removerse por debajo de mi mientras le acaricio donde más lo necesita y me siento orgullo, sonrió, mientras sigo jugando con sus pezones en mi boca mientras introduzco un par de dedos en su interior haciendo que su cuerpo empiece a moverse más rápido buscando más contacto conmigo y la veo agarrarse a la cama con fuerza, no puedo verle muy bien la cara porque no deja de echarla cada vez más y más atrás. Pero sé que está cerca y no dejo de mover mis dedos en su interior mientras muerdo suavemente sus pezones, hasta que consigo mi objetivo, siento como sus paredes se cierran atrapando mis dedos en su interior y la escucho con fuerza gritar mi nombre y solo eso hace que esté a punto de correrme yo también, ¿Cómo puede ser tan increíblemente sexy?
La dejo que se recupere y vuelvo a su lado besando suavemente su hombro mientras ella sonríe y respira con algo de dificultad. Puedo ver su cuerpo desnudo, su piel brillante y suave y era lo más hermoso que he visto en mi vida.
Me besa con ganas y yo le devuelvo el beso con todas mis ganas, mientras la atraía hacia mí abrazándola con fuerza por la cintura. Quería hacerlo más lento… demostrarle que esto no era solo pasión… aunque había mucho de eso… esto no solo era deseo… no era solo cosa de una noche. Era una noche que pensaba hacerla inolvidable.
La giro quedando sobre ella y le bese el cuello haciéndola suspirar, bese su mejilla, su mandíbula, su cuello, su hombro y subo mi boca hacia su oído mordiéndolo suavemente haciéndola gemir y estremecerse, haciéndome sonreír por lo que conseguía sacar de su cuerpo.
Vuelvo a meter mi mano por su tanga quitándolo de una vez por todas, estaba tan obsesionado de hacerla mía que no espere más y la penetre de un golpe haciendo que soltara un fuerte gemido. Siento como me abraza el cuello y empieza a mover sus caderas en busca de las mías mientras sus piernas me acercan más a ella, para hacer mi penetración más profunda, dándome permiso… más bien rogándome que me moviera.
Estaba tan cerca, cuando decido levantarme un poco para poder aumentar mejor la envestida, pero enseguida noto que Kate no estaba de acuerdo con ese movimiento. Me agarra por el cuello para atraerme de nuevo hacia su cuerpo… para poder sentirnos piel con piel.
No podía parar, no quería quedarme quieto… estaba tan cerca y notaba que ella también lo estaba. Levanta más sus piernas envolviendo mi cintura con ellas instándome a ir cada más y más profundo hasta que sentí como tenía su orgasmo, apretando mi pene con mucha fuerza… pero seguí moviéndome con fuerza y rapidez aumentando su placer y llevándome al mío… al mayor de mi existencia… nunca antes me había sentido así… tan pleno y con de ganas de repetir una y mil veces más.
Me quede quieto sobre ella durante unos segundos, esperando que nuestras respiraciones se acompasaran, dejando suaves besos sobre su cuello, su hombro, mientras notaba su aliento acelerado aun sobre mi cuello, haciendo que me estremeciera.
-¿Todo bien?-le pregunto con una sonrisa y ella me devuelve otra mientras se muerde el labio haciendo que me parezca aún más sexy si eso es posible-Dios no hagas eso, me vuelves loco.
-No me importa nada que te vuelvas loco-dice sonriéndome.
-Pues sin dudas vas a conseguirlo-digo haciéndola reír.
Me separo de ella dejándome caer a su lado en la cama y beso suavemente su hombro. Kate se coloca del lado mirándome y yo hago lo mismo para poder mirarla.
-Esto…no cambia nada ¿no?-pregunta sin duda preocupada.
-Al menos no nada para mal-digo con una sonrisa apartando un mechón de su pelo.
-¿Ha merecido la pena la espera?
-Ha estado genial, pero…quizás ahora piense que hemos perdido mucho tiempo-digo haciéndola reír-ha llegado en el mejor momento, en el momento que tenía que ser-digo con una sonrisa y ella asiente mientras pega su cara a mi hombro y yo paso mi brazo por su cuerpo como protección.
-Ahora vamos a estar bien.
-Si…aunque habrá gente que aun piense que soy un asesino-digo intentando bromear sobre el asunto pero con dolor verdadero detrás de esa broma, y ella lo nota enseguida.
-Lo importante es lo que pensemos los que de verdad te queremos y te conocemos, pero te juro que voy a pasarme todo el tiempo posible luchando para que a nadie le quede ni una gota de dudas-dice seria mirándome y sé que lo dice muy en serio, y que se preocupe por ello solo porque sabe que para mí es importante lo hace aun un gesto más hermoso.
-Te quiero-digo mirándole con una sonrisa y ella me devuelve la sonrisa.
-Yo también te quiero-dice mirándome antes de dejar caer de nuevo su cara sobre mi hombro, y así abrazados, satisfechos y felices, nos quedamos completamente dormidos.

CONTINUARÁ…
Gracias a todos por estar ahí, espero que os haya gustado y como siempre seguimos con fuerza para poder mantener a Castle aún vivo. El viernes más ¿y mejor? Eso solo vosotros podréis valorarlo.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 08, 2017 10:00 pm

Buenos días, hoy día de descanso y por eso puedo subir por la mañana, como siempre daros las gracias por seguir ahí y deciros que poco a poco estoy volviendo a escribir y que la próxima historia, la que estoy escribiendo, va a ser sin duda la historia más larga de las que he escrito, espero que os guste como las otras. Hasta entonces, disfrutemos de esta que aún le queda buena parte de la historia.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 27
POV RICK
Me he despertado con el primer rayo de sol, otra cosa que ha cambiado en mi vida, nunca antes había madrugado tanto pero desde que todo esto empezó no he conseguido dormir demasiado bien, hoy ha sido por otros motivos, estaba cansado, agotado después de la tercera ronda, pero estaba tan emocionado y nervioso por lo que había pasado que no era capaz de pegar ojo. Y aquí estoy poco después mirando por la ventana de Kate como entran los primeros rayos.
-Ya veo que sí que te gustan las vistas-dice su voz a mi espalda y enseguida una sonrisa tonta me ilumina la cara.
Me doy la vuelta despacio y me la encuentro allí con el pelo despeinado, recién levantada y solo con una fina bata de seda cubriendo su hermosa piel. Es la mejor imagen que he visto en mi vida.
-Sí, son grandes vistas-digo mirándola de arriba a abajo, consiguiendo sonrojarla.
Me acerco hasta ella y paso mis manos por su cintura, esa bata dejaba poco a la imaginación y la mía ahora mismo estaba con todos los sentidos puestos. Kate pasa sus brazos por mi cuello abrazándome y empieza a jugar con mi pelo haciendo que todo mi cuerpo se estremezca. Nos miramos un par de segundos y no tenemos que decir nada antes de que empecemos a besarnos con ganas, con desesperación haciendo que acabemos ambos de nuevo sobre la cama uno pegado al otro y no con otro fin que no sea acabar de nuevo ambos extasiados por el placer.
Pero entonces, suena el timbre y siento unas ganas terribles de gritar y decirle al que este en la puerta que se vaya y no vuelva más.
-No déjalo-digo tirando de ella de nuevo hacia la cama y Kate se ríe.
-Puede ser tu madre, o tu hermana.
-Me da igual, que se vayan, ya volverán-digo colocándome sobre su cuerpo para impedirle que se vaya y besándola de nuevo, dispuesto a pasar sin duda del quien estuviera en la puerta, pero entonces cuando siento que vuelvo a estar a tono para seguir con lo que estábamos, vuelven a dar en la puerta otra vez, esta vez de forma más insistente y haciendo que me desespere más aún si eso es posible.
-Rick…déjame levantarme anda-dice golpeándome suavemente en el pecho para que me apartara, y no me queda otra que hacerlo.
-¿Quién puede venir tan temprano?-digo frustrado.
-No tendremos que esperar mucho para saberlo-dice Kate abrochándose mejor la bata para poder salir a abrir la puerta-vístete-dice mirándome una última vez antes de salir.
Me quedo tumbado en la cama furioso como un niño chico porque me había puesto el caramelo en la boca y me lo habían quitado, quería pasar el resto del día a solas con ella, solo los dos, ¿Era algo tan malo?
Escucho voces fuera, sin duda era la voz de mi hermana, algo había pasado, también oía la voz de Lanie, ambas exaltadas. Me levanto corriendo me pongo el pantalón y salgo colocándome la camiseta de forma rápida.
-¿Qué ha pasado?-digo al ver a las tres mujeres allí reunidas.
-Tienen una nueva sospechosa. Acaban de pedir una orden de arresto.
-¿Cómo lo sabéis?
-Me ha llamado mi amigo de la policía, se lo pedí como favor que me avisara si había algún avance-dice Lanie y siento como algo se remueve en mi interior, van a detener al asesino, esto va a acabar antes de lo que pensaba.
-¿Quién es? ¿Quién es la asesina?
-Por lo visto una de las empleadas del hotel, la que dijo que le habían robado la llave o que la había perdido. Tenían sus huellas en la habitación y lo de la llave era sospechoso, pero nunca se fijaron porque ya tenían a un culpable-dice mirándome-pero ahora con los datos que saco Dex y con tu inocencia pues…han atado cabos-dice Lanie y siento como un peso se me quita de encima.
-¿La conozco?
-Estaba en la lista de Kate.
-¿En mi lista?
-Si la apuntaste el día que estuviste con Dex, bien remarcada.
-Oh…
-¿Qué?-digo mirando a Kate.
-Me dijo el camarero que habías estado con ella, aquella noche estaba en el bar mientras tú estabas con Elisabeth, no estaba mirándoos muy bien.
-¿La mato por qué me vio con otra?
-Hay personas que están enfermos de celos Rick, y que están locas porque por acostarte con un tío un día no significa que te vayas a casar con él ni nada de eso-dice Lanie al verme la cara, porque me sentía culpable, yo sabía que era lo que quería de cada una de ellas y pensaba que todas ellas también lo tenían claro pero quizás no fui tan claro, quizás esto es culpa mía.
-Rick…-siento como Kate toca mi brazo llamando mi atención-esto no es tu culpa-dice como si pudiera leerme la mente y yo asiento pero no puedo dejar de pensar en que en parte puede que así lo sea.
-Necesito saber si la han atrapado ya-digo mirando a Lanie que es la única que tiene contactos para saberlo.
-Pensaba pasarme por la comisaria, si queréis…
-Voy a vestirme-digo dándome la vuelta y casi corriendo hacia la habitación para poder sacar algo rápido que poder ponerme, necesitaba saber si toda esta locura había llegado de verdad a su fin.
-Rick…-la escucho a mi espalda y siento entonces como me derrumbo, como todo esto me ha llevado a mi límite. Siento como me abraza desde la espalda y no puedo evitar que las lágrimas caigan por mi cara.
-Lo siento-digo dándome la vuelta mientras intento borrar mis lágrimas con rabia pero ella aparta mi mano y me las limpia con delicadeza.
-No pasa nada por llorar Rick, pero esto es algo bueno ¿sí? Vamos a esperar a ver que sabemos, pero esto es el final que querías, el final que estabas esperando.
-Eso espero, lo necesito para…para descansar de todo esto, para poder seguir adelante sin tener que preocuparme de nada.
-Lo sé. Vamos a ir, pero necesito que este bien y que no te alteres ¿sí? Mantente siempre en segundo plano.
-Está bien-digo asintiendo y nos ponemos a arreglarnos para poder salir de aquí lo antes posible.
Salimos todos juntos hacia la comisaria sintiendo los nervios correr por mi estómago. Kate se sienta delante con Lanie y Alexis es la que está a mi lado sin soltarme la mano en ningún momento.
-Rick… ¿Estás bien?
-Si-digo sonriéndole para que estuviera tranquila.
-Esto es importante para ti ¿no?-dice seria mirándome.
-ES importante, pero teneros a todos aquí es más importante-digo sonriéndole-¿Y mama?
-No lo sé, ayer se quedó aun celebrando tu liberación con unos amigos, no ha vuelto a casa-dice con una sonrisa y yo sonrió cabeceando.
-Hemos llegado-dice Lanie aparcando el coche y nos bajamos todos. Enseguida Alexis me mira nerviosa y con una sonrisa le agarro de la mano para entrar todos juntos-esperad aquí ¿sí?-dice Lanie y los tres asentimos.
Las miro a las dos y sin duda han vivido momento como estos antes pero las veo nerviosas, y siento que soy yo quien debería darle apoyos en este momento, que debo decir algo para relajarlas.
-Hey todo bien ¿sí? No queremos hacer un boquete en la comisaria-digo al verlas dar vueltas de un lado para otro. Ambas se miran y sonríen y eso nos relaja a los tres.
-Estoy muy nerviosa. Por fin vamos a ponerle cara al asesino-dice Alexis.
-Además, estarás a salvo, te recuerdo que intento matarte-dice Kate mirándome, y ni si quiera recordaba ya eso, es verdad que intento matarme y quizás podía haberlo vuelto a intentar si no llegan a descubrirla, solo tenemos que esperar a que por fin la hayan atrapado para que todos podamos estar ya perfectamente tranquilos.
Alexis se sienta en la silla porque supongo que ya no puede más con el estrés y yo me acerco a Kate hasta que ella apoya su cabeza sobre mi hombro y la abrazo mientras le beso suavemente la cabeza.
-¿Estas bien?
-Vamos a dejar de preguntarnos eso ¿sí?-dice Kate haciéndome sonreír.
-Ya pronto podremos dejar de hacerlo-digo sonriéndole y ella me mira con una sonrisa recordándome lo loco que estaba por esta mujer.-Kate prométeme que en cuanto el policía nos diga que esto ha acabado, nos iremos de aquí juntos a lugar lejano, los dos solos.
-¿Dónde quieres llevarme?
-Al fin del mundo-digo sonriéndole mientras ella se ríe con una sonrisa.
Estamos perdidos en esa sonrisa cuando vemos llegar a Lanie junto al inspector del caso, hacia bastante que no lo veía, y sin duda las circunstancias habían cambiado.
-¿Qué ha pasado?-pregunta Alexis por los tres levantándose de golpe y por sus caras, creo que la respuesta no nos va a gustar mucho.
-Se ha escapado-dice el detective y siento como mis sueños se hunde en esos momentos.
CONTINUARÁ…
Bueno pues parece ser que ya han dado con la culpable, el problema es que ha escapado. Juntos deben dar con ella para poder cumplir ese sueño que ambos tienes, ser felices juntos para siempre.
Gracias por seguir ahí.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 28

Mensaje por tamyalways el Sáb Jun 10, 2017 7:03 am

Buenas tardes, os dejo con el capítulo del sábado, espero como siempre que os guste y que me lo hagáis saber.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 28
POV RICK
Todos nos quedamos en estado de shock, y aunque quiero estar fuerte sobre todo cuando veo a mi hermana que es la más débil ahora mismo del grupo, pero no puedo evitar que esto sea un duro golpe para mí.
Tomo aire y atrapo a mi hermana entre mis brazos mientras la siento llorar, y sé que es lo que está pensando en este mismo instante, lo que estamos pensando todos.
-¿Entonces…?-dice Kate pero no consigue acabar, la veo nerviosa, temerosa.
-Creo que visto lo que paso con usted señor Castle, deberíamos ponerle bajo custodia.
-No, no pienso estar más tiempo encerrado ni con alguien detrás de mí todo el día. Quiero volver a mi vida normal lo antes posible.
-Rick…-dice Alexis con lágrimas mirándome, y sé que está preocupada, yo también lo estoy, pero he luchado mucho por mi libertad y no pienso permitir que nadie me lo arrebate.
-No quiero protección. Búsquenla, atrapadla pero yo no pienso quedarme encerrado en casa ni nada por el estilo.
-Rick nadie quiere que te quedes encerrado en casa. Solo un guardia en la puerta de casa o siguiéndote a una distancia donde nadie lo note-dice Kate mirándome fijamente.
-No es eso, no quiero sentir que mi vida…quiero vivir tranquilo, quiero tener una vida normal-digo sin poder evitar que alguna lagrima caiga por mi cara.
-Está bien, no puedo ponerte protección si no la quieres, pero deberías tener mucho cuidado, si lo ha intentado una vez puede volver a intentarlo. Nosotros haremos nuestro trabajo.
-A ver si por una vez lo hacéis bien-le grita Alexis enfadada, con demasiada rabia y miedo acumulado.
-Anda vamos-digo tirando de ella para sacarla de allí necesitaba sacarla de allí cuanto antes. Tenía que hacer que se olvidara de todo, si quería mi vida normal no podía pasarme el resto del tiempo viéndolas así con miedo de que me pase algo.
Salimos todos de allí y aunque me encantaría poder pasear como si nada por mi ciudad, por mi casa, sabía que no era el mejor momento para hacerlo, antes tenía que hablar con ellas, con todas ellas para poder hacerle entender porque hacia esto, y que necesitaba de ellas.
Llegamos a la casa de Kate y mientras Lanie hacia café para todos, Alexis llamaba a mi madre para contarle todo lo que había pasado esta mañana, y para que viniera a comer con nosotros y así poder hablar con todas ellas. Kate se queda conmigo y sé que está pensado algo por la forma en que me mira pero no dice nada.
-¿En que estas pensado?-termino preguntándole porque sé que necesita hacer esa pregunta.
-Yo…
-Venga suéltalo-la insto a que lo diga.
-Creo que estas cometiendo un error.
-¿Un error? Quiero vivir, ¿Es tan complicado entenderlo?
-No, no lo es. ¿Pero es tan complicado entender que tengamos miedo y queramos lo mejor para ti?
-Lo mejor para mi es volver a la normalidad cuanto antes.
-Lo mejor para la gente que te queremos es que estés bien Rick, que estés vivo-dice con los ojos vidriosos a punto de perder la batalla por no llorar, y la entendía pero ¿Era tan complicado que ellas me entendieran a mí?
-Necesito esto…necesito volver a la realidad, a mi vida normal-digo mirándola y veo como aparta la mirada, está perdiendo la batalla-Kate os entiendo de verdad, pero no puedo hacerlo, sería como estar de nuevo encerrado.
-Pues vayámonos. Adelantemos el viaje ¿sí?-dice acercándose y yo sonrió mientras aparto su pelo, y estaría feliz de hacerlo pero sé que eso es solo un parón de este problema.
-¿Y después? ¿Y si no la pillan? ¿Nos vamos para siempre?
-Me daría igual si estuvieras vivo.
-No puedes dejar tu vida, nunca te lo pediría. Además, yo tampoco podría dejar a mi hermana y a mi madre, y menos en este momento.
-Entonces…
-Entonces confiemos en la policía.
-¿En esos que creían que tú eras el culpable y no la victima?
-Ahora ya saben quién es el culpable. Ya estará su foto en todos los lados, darán con ella. Pero yo necesito seguir con mi vida.
-Al menos prométeme que tendrás cuidado.
-Claro, yo siempre llevo cuidado-digo sonriéndole.
-Estoy diciéndolo en serio Rick.
-Lo sé, Kate te prometo que haré todo lo posible para mantenerme con vida, ahora más que nunca quiero vivir Kate-digo sonriéndole y la abrazo con fuerza contra mi cuerpo porque necesito sentirla, la necesito tanto como respirar.
-Al menos…quédate ¿sí?-dice mirándome con cara suplicante y dios eso sí que no es ningún castigo.
-Bueno no es volver a mi vida normal pero…venga acepto-digo bromeando mientras no puedo evitar reírme y recibo un golpe cariño por su parte justo antes de volver a esconder su cara entre mi cuerpo-va a salir todo bien Kate.
-Ahora eres tú el optimista.
-Desde que estoy a tu lado todo ha salido bien-digo sonriendo.
-Has recibido un disparo y has estado en la cárcel.
-Bueno exceptuando eso todo ha salido bien-digo haciéndola reír y riéndome con ella, me gustaba que pudiéramos reírnos a pesar de que la situación no era la mejor, por eso la quería, por eso la necesitaba, por eso solo con tenerla a mi lado ya era un poco más feliz.
Tras la llegada de mi madre, que no está menos preocupada que el resto, nos sentamos en la mesa para comer. Quiero comunicarles lo que he decidido, y quiero que me ayuden a conseguir mi objetivo, volver a la normalidad lo antes posible.
-Bueno chicas, sé que estáis preocupadas por lo que ha pasado hoy. Pero….necesito que no lo estés…al menos no tanto-digo y saco una risa irónica de mi hermana.
-¿Crees que eso es fácil? ¿Será fácil para ti si fuera yo la que estuviera en tu situación?
-No, no lo sería, pero respetaría tu decisión, esta es mi decisión. Llevo semanas, encerrado entre cuatro paredes, unas mucho mejor que otras-digo mirando un segundo a Kate-pero no soy de las personas que pueden estar encerradas, necesito el aire, necesito respirar. No puedo quedarme otra vez encerrado. ¿Sabéis cuanto durara esto? Puede durar horas, días, semanas, meses, años…o puede que nunca la detengan. ¿Tengo que pasar el resto de mi vida en vilo? Prefiero vivir de verdad aunque sean dos días que una vida así mirando detrás de mí en todo momento.
-Te entiendo hijo-dice mi madre de repente y hace que todas las miradas se dirijan ella, incluso la mirada de sorpresa de mi hermana que quizás pensaba que le iba a apoyar a ella-entiendo que quieras vivir, como no voy entenderlo-dice sin duda emocionada recordando el momento en que tuvo que decidir si luchar por sus sueños o quedarse con sus hijos-pero solo te pido que tengas un poco de cuidado ¿sí?
-¿En serio? ¿Eso es lo que vas a decirle? Van a matarlo y ninguna vais a hacer nada para solucionarlo-dice enojada Alexis levantándose de la mesa y dejándonos al resto echo una mierda.
-Voy a ir a hablar con ella-dice mi madre pero me levanto colocando una mano hacia abajo para que se sentara.
-Voy yo-digo levantándome y caminando hacia la puerta.
Cuando cruzo la puerta me la encuentro allí en el pasillo llorando pero de rabia por no poder hacer nada, sé que quería ayudarme y no podía era esa impotencia y ese miedo el que la tenía así, y tenía que intentar ayudarla, siempre necesitaba que estuviera bien para estarlo yo.
-Alexis…sé que es complicado.
-¿Complicado?
-No sé cómo definirlo.
-Es cuestión de vida o muerte.
-¿Crees de verdad que si me quedo en casa no moriré? ¿Puedes asegurármelo?
-Estarás más seguro.
-Esa no era la pregunta.
-Rick…te necesito en mi vida, no puedo perderte-dice a la vez que se derrumba y la abrazo con fuerza, sé que para ella no es fácil, para nadie lo es pero sé que ella lo siente más, ella es así. ¿Cómo le hacía entender que necesitaba vivir normal tanto como respirar?
-Alexis…estos meses han sido muy complicados…pensé que pasaría el resto de mi vida en la cárcel encerrado entre cuatro paredes. Y aunque me costaba respirar solo con pensarlo…solo podía pensar en lo que eso os podría afectar a vosotras. Sois lo más importante para mí, las tres lo sois. Aunque me duela, si necesitas que pase el tiempo que sea encerrado en una casa lo haré, pero quiero que sepas que no podré ser feliz, no del todo.
-Rick…solo quiero que este a salvo.
-Lo sé cariño, lo sé. Pero yo quiero ser feliz. Tengo una familia que quiero disfrutar, tengo a una persona a mi lado que quiero, por primera vez en mi vida, y quiero disfrutarlo. Quiero volver a disfrutar de la ciudad que más quiero y de la que últimamente no lo he hecho a pesar de haberlo intentado con todas mis ganas. Quiero empezar mi nueva vida, quiero ser feliz, quiero vivir, quiero respirar este aire.
-No es muy bueno-dice sonriendo, la primera sonrisa que veo desde que todo se derrumbó-te entiendo y aunque tengo miedo yo…lo entiendo. Solo te pido una cosa.
-¿Qué tenga cuidado?-digo con una sonrisa.
-Sí pero…un escolta, al menos durante un tiempo ¿sí?-dice suplicándome y aunque no me hace gracia, y aunque sé que si la asesina quiero hacerlo un escolta no podrá evitarlo, acepto, acepto solo porque ella vuelva a sonreír, acepto solo por verla aunque sea solo por un minuto feliz.
CONTINUARÁ…
Bueno pues continuamos, todos están bastante preocupados por la noticia, pero él necesita ser feliz, solo esperemos que este bien y no le pase nada. Bueno pues el lunes empezaremos con un nuevo capítulo, ya va quedando menos.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 29

Mensaje por tamyalways el Dom Jun 11, 2017 9:09 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, el primero de la semana y entramos en la recta final ya quedan poquitos capítulos y espero que los disfrutéis hasta el final.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 29
POV KATE
Me quedo sentada en el sofá mientras Rick despide a su familia. Tengo miedo, no puedo evitarlo, y aunque sé que Rick ha aceptado tener un escolta por así decirlo, no puedo dejar de estar preocupada, porque sé que si ella quiere puede matarlo antes de que el escolta pueda incluso darse cuenta. Lo dejaría encerrado en casa para poder protegerlo, pero sé que no puedo hacerlo, sé que ahora puedo estar con él unos días gracias a que Lanie se ha ofrecido para llevar durante lo que queda de semana la oficina, pero sé que tarde o temprano tendré que volver y no voy a poder dejar esta preocupación atrás, no mientras ella este fuera, si ya mato por verla con otra puede hacer lo que haga falta.
Lo oigo cerrar la puerta y poco después lo veo allí de pie mirándome con una sonrisa, pero a mi ahora no me sale la sonrisa. Se sienta a mi lado en el sofá y tira de mí para abrazarme y yo me dejo llevar y escondo mi cara en su cuello dejándome llevar por su abrazo y por olor que me envuelve por completo.
-Tengo miedo-digo por fin sacándolo y sé que no es lo que quiere oír, que tiene que estar cansado de oírlo pero no puedo evitarlo soltarlo.
-Lo sé-dice apretándome un poco más hacia él-pero todo va a salir bien-dice besando mi cabeza con suavidad y me separo para poder mirarlo.
-Tengo unos días libres, vámonos.
-Kate ya te he dicho…
-Por favor, solo hasta el fin de semana ¿sí? Quizás cuando volvamos todo haya acabado-digo suplicando porque haría lo que fuera para poder mantenerlo a salvo.
-Kate…
-Por favor…solo unos días ¿sí?
-Si prometes en estos días al menos no hablar más de ello ¿sí?
-¿En serio?-digo emocionada solo por poder sacarlo unos días de aquí.
-Bueno otra condición quiero poner.
-¿Cuál?-digo emocionada.
-Que pasemos un buen tiempo de esos días encerrados en la habitación-dice con cara de pillo haciéndome reír.
-O sea que ves mal tener que estar encerrado entre cuatro paredes pero si hay una cama por medio ya no es tan malo ¿no?-digo haciendo que sonría.
-Lo has explicado estupendamente-dice empujándome sobre el sofá mientras se tumba sobre mi haciéndome reír-Entonces… ¿Hay trato?
-No lo sé…-digo intentando no reírme pero sin conseguirlo.
-No seas mala-dice besándome el cuello haciéndome cosquillas.
-No seas malo tu-digo cuando siento sus dientes en mi cuello haciéndole reír.
-Solo di que aceptas-dice poniendo morritos y no puedo evitar sonreír al verlo así.
-¿Dónde te habías metido?
-Eh-dice mirándome sin entender.
-Nada-digo cabeceando por la pregunta que acababa de hacer, pero es verdad, doy gracias a la vida de poder haberlo puesto en mi camino.
-Kate…yo…también estoy feliz de poder haberte encontrado-dice como si pudiera leerme la mente y es tan increíble lo que tenemos que me parece irreal.
-Acepto-digo mirándole mientras le sonrió y se acerca para besarme suavemente haciendo que me temblara todo el cuerpo, la mejor manera de sellar un trato.
UNAS HORAS DESPUÉS
Ya lo tenemos todo preparado para irnos, estoy feliz de conseguir haberlo sacado aunque no he conseguido alejarlo mucho de la ciudad. Acaba de llamar a Alexis y a su madre para decírselo y yo he llamado a Lanie para que supiera que no iba a estar en la ciudad.
-¿Nos vamos?-dice abrazándome por la espalda y me giro y beso con mi sonrisa la suya.
-Nos vamos-digo sonriendo y agarrados de la mano bajamos hacia el coche para poder irnos a ese viaje que ambos habíamos deseado durante mucho tiempo.
Llegamos a la pequeña cabaña que habíamos alquilado en las montañas Catskill. Íbamos a estar unos días alejados del mundo, y así lo prefería no quería que nada pudiera empañar este momento juntos.
Descargamos todas las cosas dejándolas dentro de la casa hasta que ya no queda nada más en el coche. La verdad es que para unos días hemos traído demasiadas cosas, la mitad seguramente ni las usemos pero parece que Rick necesita tenerlo todo bajo control.
-¿Ya has acabado?-digo intentando ocultarle una sonrisa.
-Muy graciosa, ya me agradecerás cuando necesites algo de esto.
-Seguro que lo usamos todo-digo riéndome.
-Todo no lo sé, pero esto seguro-dice señalando un bañador que había traído porque a Rick se le había metido en la cabeza.
-Hace demasiado frio, no creo que eso pase.
-Hay piscina climatizada, podemos usarla, ¿Qué digo? Vamos a usarla-dice acercándose a mí con una sonrisa juguetona haciendo que me ría.
-Antes de nada voy a tomarme un buen baño. Tú deberías llamar a tu madre y a Alexis para que estén tranquilas.
-Eso puede esperar-dice agarrándome por sorpresa y levantándome llevándome hacia el baño mientras no podía dejar de sonreír, porque sí, me hacía feliz como nunca nadie había conseguido que fuera. Era el hombre que llevaba toda la vida buscando y ni si quiera me había dado cuenta de que estaba ahí, solo tenía que abrir los ojos para verlo.
Nos metemos en la ducha ambos sin dejar de tocarnos y besarnos como si no hubiera un mañana. Me sentía tan mujer estando a su lado, me sentía deseada como nunca antes me había sentido y sobre todo, me sentía amada.
Nos desnudamos el uno al otro con ganas, con muchas ganas mientras nuestras manos recorrían el cuerpo del otro.
-Rick…-le suplico cuando siento sus labios en mi cuello haciendo que me vuelva loca por momentos.
Me levanta apoyándome contra la pared mientras el agua corre por mi cuerpo caliente pero creo que no puedo notarlo porque mi cuerpo ya está a bastante temperatura, demasiada quizás como para esperar demasiado. Paso mis manos por su cuello, su espalda provocándole mientras él ataca de nuevo mi cuello, sabe que es mi punto débil y sabe sin duda como usarlo contra mí.
Me siento tan desbordada por el deseo que cuando siento que me baja de nuevo hacia el suelo de la ducha quiero gritarle y pegarle por hacerlo, lo necesitaba ya. Por eso cuando me gira volteándome para que quede mi espalda pegada a su pecho no puedo evitar soltar un grito de sorpresa y puedo sentirlo sonriendo detrás de mi sin necesidad de girarme.
Me agarra con su fuerte mano por la cintura y coloco mis manos sobre la fría pared de azulejos para poder sujetarme un poco, porque empiezo a sentir como mis piernas no me responden y aun no si quiera me ha tocado.
Entonces siento como baja su mano peligrosamente hacia donde más lo necesito y cuando toca mi clítoris con su pulgar siento como las piernas me flaquean y entonces me agarra con más fuerza contra él.
-Te tengo-dice en mi oído haciendo que mi cuerpo grite por su contacto.
Mueve sus dedos en mi interior volviéndome loca, pero lo necesito a él dentro, necesito sentirlo moviéndose en mi interior. Estiro mi mano agarrando su miembro entre mis dedos y lo veo sobresaltarse y saltar hacia mi contacto sacándome una sonrisa. Saca su mano pero sin alejarla demasiado y poco a poco va llenándome por completo haciendo que mi respiración sea cada vez más acelerada y entonces empieza a moverse en mi interior, rápido cada vez más y más rápido mientras me agarra con fuerza con un brazo y con su mano hace magia con mis pechos, con mi clítoris, volviéndome loca, acercándome a mi orgasmo.
Intento aguantar todo lo que puedo, necesito que este ahí conmigo, pero cuando ya entra su boca en juego sobre mi cuello no puedo aguantar más y acabo rendida a su pies, gritando su nombre con todas mis fuerzas, deseando que esto no acabara nunca.
Siento que voy a derrumbarme y quizás hubiera sido así si no fuera porque Rick no me suelta en ningún momento. Intento recuperar el aliento mientras el agua caliente sigue corriendo por mi cuerpo, pero no puedo sacar todo ese ardor de mi cuerpo, no cuando lo siento aun duro dentro de mí.
Cuando consigo mantenerme de pie por mí misma, lo saco de mi interior para poder darme la vuelta y mirarle a los ojos, esos ojos que ahora son negros azabache y que me mira como si no hubiera nada más importante en el mundo, esos ojos que me hacían sentir amada y deseada a partes iguales. Sin dejar de mirarle en todo momento poco a poco me agacho hasta quedar de cuclillas delante de él, aunque estoy a punto de caer un par de veces consigo mantener la postura. Levanto la cabeza para mirarle y con una sonrisa acerco mi boca hacia su miembro aun duro. Lo meto en mi boca y lo chupo con fuerza mientras empiezo un movimiento que espero que le lleve hacia su orgasmo.
Sigo moviendo su miembro en el interior de mi boca mientras no lo dejo de mirar. Cierra los ojos con fuerza, lo veo echar la cabeza hacia atrás mientras maldice y sé que lo estoy haciendo bien, que está cerca, muy cerca. Lo veo agarrarse a la pared como puede, sus piernas ya empiezan a flaquear también y siento como empieza a moverse un poco sin poder evitarlo, está cerca y quiero que se corra, quiero que grite mi nombre una y otra vez como si fuera un cántico a los ángeles. Y no tengo que esperar mucho para verlo, para sentirlo correrse en mi boca, para sentir como su cuerpo tiembla, para oír sus gemidos y mi nombre caer de su boca como un lamento y no puedo evitar sonreír, no puedo cuando soy feliz de tenerlo.
Me levanto mientras él se recupera y cuando lo hace me mira con una sonrisa y nos besamos una y otra vez. Veo a Rick darse la vuelta y cuando vuelve a girarse esta con la esponja en la mano y hace que me gire, y siento como me limpia con delicadeza haciéndome sentir amada, y yo hago lo mismo, y así lavándonos el uno al otro acabamos el día, el primero de estas vacaciones, pero sobre todo el primero de muchos que nos esperan por el resto de nuestra vida.
CONTINUARÁ…
Bueno pues unos días lejos de todo y de todos puede que les ayude a superar ese miedo y a afianzar aún más si es posible esta relación que ambos tienen. Gracias a todos por seguir y nos vemos el miércoles con un nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 14, 2017 4:05 am

Buenas tardes, os dejo con un nuevo capítulo, gracias como siempre por seguir ahí. Seguimos disfrutando de nuestra parejita favorita.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 30
POV RICK
Me despierto a su lado y es algo con lo que nunca había soñado. Nunca fue una prioridad para mí encontrar a alguien con la que pasar el resto de mi vida, pero ahora…ahora no puedo imaginarme una vida sin ella, la necesito tanto como respirar.
Tengo unas ganas de despertarla y besarla una y otra vez, poder tocar de nuevo su piel, ser solo uno de nuevo, pero sé que está cansada, y no solo por lo de ayer. Las últimas semanas han sido una locura y apenas ha podido descansar, por eso acepte venir aquí, no tengo miedo, no quería huir, pero sabía que ella lo necesitaba no solo por sentir que estaba a salvo, sino porque necesita descansar y yo, yo necesito estar con ella.
Me levanto dejándola allí dormida y salgo fuera al exterior, Kate tiene razón, hace un poco de frio pero no voy a dejar que eso me eche atrás. Salgo fuera y sentir el aire fresco es increíble, estamos aislados del mundo y eso normalmente me daría miedo, pero si ella está aquí conmigo me da igual.
Pensando en eso recuerdo que aún no he llamado para avisar que hemos llegado, saco el móvil para llamar pero no hay cobertura. Ando unos pasos más arriba para ver si consigo alguna rayita pero no consigo nada, tendremos que ir a la pequeña tienda que hay varios kilómetros al norte para poder tener cobertura, pero eso puede esperar.
Vuelvo sobre mis pasos hasta que llego de nuevo a la pequeña cabaña, en realidad no es tan pequeña para lo que hay por aquí cerca pero si para lo que estoy acostumbrado. Pero tiene una pequeña piscina climatizada que estoy seguro que va ser mi perdición.
Camino rápidamente cuando siento como el aire atiza mi cuerpo y no puedo evitar temblar del frio, quizás tenga que esperar un poco más para disfrutar de la piscina.
Entro dentro de casa y allí esta Kate ya levantada con un café en las manos, sin duda era adicta a la cafeína. Me acerco a ella agarrándole de la cintura.
-¿Ya le has dado el primer trago? Si no mejor te suelto-digo recordando el mal despertar que suele tener.
-Muy gracioso-dice con voz de enojada pero sin poder ocultar una sonrisa.
La aprieto con fuerza contra mi cuerpo consiguiendo el calor que necesitaba y el apoyo que necesitaba. Beso su cuello y siento como se estremece, se cuál es su punto débil y eso me gusta.
-¿Dónde estabas?
-Intentando llamar a mi hermana y a mi madre, estamos sin cobertura así que…
-¿Entonces?-dice preocupada girándose.
-Oye vinimos aquí para estar los dos solos, para huir de todo ¿no? pues perfecto si no hay cobertura-digo con una sonrisa pero sé que está preocupada de que pueda pasarnos algo y nadie puede saber que estamos en peligro-no va a pasar nada-digo intentado calmarla-pero para que te sientas mejor en un rato vamos a ir a la tienda por la que pasamos. Allí si había cobertura, podemos aprovechar también para traer algunas cosas más y así no tendremos que salir de aquí más-digo con un movimiento de cejas y la veo reír a la vez que se sonroja.
-Estás congelado-dice tocándome los brazos.
-Bueno…no es muy recomendable salir sin chaqueta-digo quitándole la taza y pegándole un buen trago antes de volver a entregársela.
Le sonrió y ella me devuelve la sonrisa y estar así con una pareja para mí es nuevo, pero parece como si hubiera estado así durante toda nuestra vida. Es como si la conociera toda mi vida, ojala no hubiera sido un idiota durante todo este tiempo, quizás nos hubiéramos conocido antes como nos conocemos ahora y entonces hubiéramos disfrutado de todo esto antes y quizás no hubiéramos tenido que pasar por todas esta mierda. Pero fuera todo eso, ahora solo quiero vivir, vivir a su lado.
-Rick…-escucho como me llama.
-¿Si?
-Estabas en el limbo. ¿En que pensabas?
-En ti, siempre en ti-digo con una sonrisa y recibo un golpe suave de su parte.
-Eres un payaso.
-¿Yo?-digo apretándome el pecho como si me doliera lo que me había dicho.
-Anda deja de decir tonterías-dice empujándome para poder salir.
-¿Adónde vas?
-Voy a vestirme.
-¿Para qué? A mí me gusta así-digo mirándole de arriba abajo.
-Será mejor que te muevas antes de que tu hermana venga a buscarnos porque no le has llamado.-dice haciendo que salga a correr adelantándola mientras me empiezo a vestir rápidamente haciéndola reír.
Llegamos poco después a la pequeña tienda. El sol ya empieza a salir pero apenas calienta y no podemos salir sin la chaqueta, sin duda hubiera sido mejor ir a algún lugar más caluroso para poder disfrutar más de su piel, verla en biquini, con un vestidito…bueno quizás pueda aprovechar el frio para estar más pegados el uno al otro. Tengo que mirar el lado bueno de las cosas.
-Rick…-dice Kate y por su cara no es la primera vez que me llama.
-Lo siento, solo pensaba.
-En que estarías pensado-dice bajando del coche y yo salgo detrás de ella.
-Espera-digo corriendo para alcanzarla.
-No, tu sigue pensado en lo que estés pensando yo voy a comprar lo que necesitemos. Y si tienes algo más de tiempo llama a tu madre y a Alexis-dice haciéndose la enojada, o puede que sí que lo estuviera. Pero ¿Tenia culpa? Ella era la culpable, no podía pensar en otra cosa, me volvía completamente loco.
La veo entrar y cuando la pierdo de vista saco mi móvil para hacer las llamadas, cuanto antes lo haga antes podré volver a su lado.
-¿Si?
-Alexis soy yo.
-Dios ya era hora, ¿Dónde narices te habías metido?
-No tenemos cobertura, tenemos que andar unos kilómetros para conseguirla, por eso no he podido llamar antes y por eso no podré llamar hasta que no nos vayamos.
-¿Y si pasa algo?
-No va a pasar nada, ¿Vale? Me preocupáis más vosotras. ¿Cómo va todo por allí?
-Por aquí va todo igual. No hay novedades.
-Bien-digo resignado-cuidaros y no hagáis ninguna tontería.
-Tu tampoco. Mama está aquí, quiere hablar contigo.
-Bien.
-Hola hijo.
-Menos mal, me acabo de librar de hacer otra llamada.
-Oye, llamar a tu madre nunca es una molestia-dice haciéndome sonreír-¿Cómo estás?
-Bien mama, mucho mejor-digo mirando a mi alrededor, sin duda estar aquí al aire libre era mucho mejor que estar encerrado en una cárcel o pensar que puede estar esperando a la vuelta de la esquina para matarme.
-¿Qué tal tu chica?
-Creo que lo lleva bien, aunque creo que acabo de enfadarla un poquito-digo sonriendo.
-Richard Castle, espero que te portes bien con esa chica si no será mejor que no vuelvas por aquí-dice con su voz de madre y me hace sentirme de nuevo un niño-pórtate bien cariño, no la dejes escapar, creo que esta chica te hace mucho bien.
-Me lo hace-digo con una sonrisa de enamorado.
-Entonces no seas idiota, sé mi chico ¿sí?
-Si mama. Cuida de Alexis ¿sí?
-Lo haré porque es mi hija, pero ella ya es mayorcita, no tienes que preocuparte tanto por ella cariño, ambos sois adultos.
-Sí, pero sigue siendo mi hermanita pequeña, siempre voy a estar preocupado por ella.
-Lo sé, y por eso supe que la dejaba en buenas manos cuando me fui. Gracias cariño, gracias porque gracias a ti tu hermana es quien es.
-Ella se merece lo mejor.
-Y tú también, cuídate.
-Lo haré-digo antes de colgar y suspiro emocionado porque por fin la he recuperado, a ambas.
Sonrió al recordar cómo me ha hablado de Kate, sin duda es un ángel que nos ha acercado a todos. Dejo todo a un lado y salgo corriendo hacia la tienda, quiero verla y dejarle claro que ella es en lo único que pienso.
Cuando entro en la tienda la busco por los pasillos y voy rápidamente cuando algo hace que me pare de golpe. Cojo una caja de condones y la busco rápidamente, quiero sacarle una sonrisa para así poder acabar con su enfado si así esta.
La encuentro en uno de los pasillos mirando fijamente un paquete en su mano, la cesta que lleva está casi llena ya y solo vamos a quedarnos unos días.
-Hey, ¿Tienes pensado invitar a un regimiento?-digo haciendo que se gire.
-¿Qué?
-¿Para qué tanta comida?
-Prefiero que sobre a que nos haga falta ¿sí?
-Está bien, está bien-digo levantando las manos en señal de paz.
-¿Qué llevas ahí?
-Oh, pensé que los necesitaríamos. ¿Crees que tendremos bastante con una caja?-digo bromeando con una sonrisa.
-¿No crees que eso deberías haberlo pensado antes?
-¿Por?
-Ayer…ducha…
-Oh…bueno…-digo poniéndome blanco.
-Tranquilo, tomo la píldora-dice ¿aun enojada?
-Kate no quiero que creas que me preocupa tener un hijo contigo no es eso es…
-Rick déjalo ¿sí? No es momento para hablar de eso.
-Está bien.
-¿Nos vamos?
-Claro-digo cogiendo la cesta y llevándola hacia la caja, sin dejar de mirarla, siento que esta rara y no sé qué le pasa ¿Tanto le molesto lo de los condones? ¿Fue por lo de antes de la tienda? Lo mejor será hablarlo para poder aclararlo porque no quiero estar mal con ella, no puedo estar mal con ella.


CONTINUARÁ…
¿Pelea de enamorados? Dicen que las reconciliaciones…
Gracias a todos y nos vemos el viernes con un nuevo capítulo. Con dificultad, sigo intentando escribir, aunque necesito un poco más de fresquito por favorrrr.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 16, 2017 2:22 am

Buenos tardes, aquí tenemos otro capítulo. Veremos cómo les va a la parejita y si hablan para resolver sus problemas. Gracias a todos por seguir y estar ahí siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 31
POV RICK
Espero paciente hasta que llegamos a casa, no quiero que se encuentre mal, no quiero que estemos mal porque he venido para poder disfrutar y así no vamos a poder disfrutarlo.
Cuando llegamos bajamos entre los dos toda la comprar y la colocamos en un silencio atronador, tengo que hablar con ella, no puedo esperar más.
Cierro la puerta del coche y Kate sigue colocando las cosas dentro, me siento mal por verla así y me acerco en silencio esperando a que se diera cuenta de que estaba ahí, y sé que lo hace pero sigue colocando las cosas como si no estuviera.
-Kate…necesito hablar contigo.
-Tengo que colocar esto.
-Esto puede colocarse después-digo agarrándole de la mano a pesar de que no quería al final se deja llevar y acabamos los dos sentados en el sofá uno al lado del otro-Sé que hay algo que te molesta, y normalmente lo dejaría pasar, pero no quiero perder el tiempo. Necesito…necesito que estemos bien.
-Estoy bien.
-No me mientas ¿sí?-digo mirándole fijamente y la veo suspirar mientras aparta la mirada.
-Puf…esto es complicado.
-Bueno pues vamos poco a poco. ¿Por qué te enfadaste cuando estábamos fuera en la tienda?
-Porque…porque estabas ausente.
-¿Eso te enfada? Lo siento pero a veces estoy en mi mundo.
-No es eso…yo también pienso…pienso en lo que hemos dejado…y tengo miedo.
-Kate no estaba pensando en eso. Entiendo que eso te de miedo pero yo no pienso en eso y mucho menos ahora. Solo pensaba…pensaba en ti.
-¿Qué dices?-dice mirándome con una sonrisa intentando averiguar si decía la verdad.
-Pensaba en que me estaba volviendo loco porque no quería separarme de ti ni un momento. En estos días…desde que te bese por primera vez, solo pienso en ti Kate. Me da igual lo demás.
-Rick…
-No dejaba acabar ¿sí? Sé que tienes miedo, yo también tengo miedo sería un idiota sino lo tengo. Pero no puedo vivir así, solo quiero ser feliz, nunca he pensado en poder conseguir esta felicidad y ahora…ahora que lo tengo no quiero que nada ni nadie me lo estropee.
-Lo entiendo-dice mirándome mientras asiente.
-Por otro lado, sé que te molestó lo de dentro de la tienda, sé que te parecí un idiota. Dios Kate fui un idiota pero no quiero que pienses que…
-No sigas-dice parándome-de todas formas no era el momento, solo ya estaba un poco enfadada, pero creo que es más por mí que por ti. Solo tenía miedo y me enfada tener miedo.
-No tienes que enfadarte por tener miedo, todos tenemos miedo. Pero quiero acabar con lo de antes. Fui un idiota porque me sorprendió la respuesta que me diste.
-Antes de que sigas quiero que sepas que no estoy embarazada.
-Está bien saberlo-digo haciéndonos a los dos sonreír y relajar el ambiente.
-Hubiera esperado que saltaras de alegría.
-Quizás si me hubieras dicho que lo estabas hubiera saltado-digo sonriéndole y veo como me mira con sorpresa-Kate sería feliz si fuéramos a tener un hijo, porque aunque es algo en lo que nunca he pensado, ahora si lo pienso solo me sale una sonrisa. ¿Ves?-digo señalándole mi sonrisa.
-¿En serio? ¿Te gustaría ser padre?
-¿A ti no?-le pregunto sorprendido por la pregunta.
-Yo…creo que siempre he pensado en ello pero ahora…
-¿Ahora no? porque como digas eso creo que me caigo aquí rendido-digo agarrándome el pecho sacando una sonrisa de su cara.
-Ahora…ahora parece más real y da miedo solo pensarlo.
-¿Entonces? ¿Te gustaría tener un hijo conmigo?
-Es pronto…pero creo que sí, que en algún momento sería perfecto-dice con una sonrisa y me tiro en brazos de ella mientras nos reímos ambos y estoy feliz, feliz porque hablamos ya de un futuro, pero sobre todo feliz de que ya no este enfadada y de que hayamos podido hablar por fin para poder aclararlo.
-Entonces podíamos tener al menos tres o cuatro o…
-O un equipo de futbol-dice con cara de pánico haciéndome reír-no te pases ¿sí?-dice con una sonrisa.
-Bueno…pero solo uno no-digo serio haciéndola reír-¿Todo bien?
-Todo bien, gracias por no darte por vencido.
-Por ti nunca me daré por vencido-digo sonriéndole y veo como se sonroja mientras se muerde el labio antes de acercarse y darme un tierno beso.- ¿Podemos ir ahora a la piscina?
-Ni de coña-dice levantándose mientras se ríe.
-¿Entonces qué hacemos?
-Hace frio para la piscina. Podíamos salir a correr y así entrabamos en calor.
-Yo sé otro modos de entrar en calor-digo con una sonrisita que hace que se ría.
-Para eso siempre hay tiempo-dice guiñándome el ojo-anda cámbiate y vamos. ¿No querías aire libre?
-Sí, pero también quería mucha cama, muchaaa-digo gritando para que me oiga desde la habitación donde ya estaba cambiándose.
Salimos ambos preparados para correr y empezamos con un buen ritmo, sin duda este aire era increíble para correr, pero es verdad que hacia bastante frio y por eso mire a Kate y sin tener que decir nada aceleramos el paso.
Llevamos ya varios kilómetros cuando veo que estamos llegando arriba de la montaña. Hemos ido uno pegado al otro durante todo el rato, sin hablar disfrutando del magnífico paisaje, sintiendo las endorfinas haciendo que me sintiera increíble.
-A ver quien llega antes-dice Kate apretando el paso y corro para poder alcanzarla, pero cuando solo quedan unos metros, sé que no voy a ganar así que decido hacer un poquito de trampas.
-Ahhh, Ahhh-grito tirándome al suelo mientras me agarro el tobillo como si me lo hubiera torcido consiguiendo que Kate se pare en seco y salga corriendo hacia donde me encuentro, tirándose a mi lado.
-¿Estas bien?-dice preocupada tirada en el suelo y me siento mal por engañarla, que digo voy a ganar, sonrió al pensarlo y antes de que pueda darse cuanta estoy de pie y salgo corriendo hacia la cima mientras ella se queda allí con la boca abierta mirándome hasta que llego arriba.
-Gane-grito dando pequeños salto y la veo levantarse, limpiarse los pantalones y acercarse con cara de pocos amigos.
-Eres un tramposo.
-¿Yo?-digo haciéndome el ofendido pero sin poder evitar una sonrisa-¿Cuál es mi premio?
-Hoy te toca hacer la cena, ese es el premio.
-Pero eso…vale está bien-digo al ver su cara, no quería enfadarla de nuevo.
-La próxima vez te dejo tirado ahí como un perro-dice cruzándose de brazos y me acerco mirándole con una sonrisa hasta que consigo ver un pequeño atisbo de una en su cara.
-Lo siento, mejor disfrutemos de las vistas ¿sí?-digo ladeando la cabeza poniéndole morritos hasta que consigo que se relaje. La agarro de los brazos colocándola para que vea las hermosas vistas y yo me coloco detrás de ella abrazándola por la cintura hasta que consigo que se relaje y se apoyó contra mi pecho-¿Mejor?
-Mucho mejor-dice y sé que está sonriendo-no estaba enfadada, lo sabes ¿no?
-Lo sé, pero la próxima vez no te pongas tan seria porque casi lo dudo-digo haciéndole reír.
-Te quiero-dice de repente sorprendiéndome.
-Yo también te quiero.
-Lo sé, solo quiero que lo sepas, no quiero que lo olvides ¿sí?
-Bueno, tengo mala memoria así que no me importa si me lo recuerdas de vez en cuando-digo haciéndole sonreír. Nos miramos ambos con una sonrisa y no podemos evitar besarnos, nuestros labios se buscan hasta que se encuentran en un beso lento, en un beso lleno de amor.
-Será mejor que vayamos bajando antes de que se haga de noche.
-¿Corriendo?
-Si ese pie tuyo aguanta-dice con una sonrisa empezando a bajar y yo sonrió antes de correr para poderme a su lado, siempre a su lado.
Llegamos exhaustos a la cabaña pero aun así sintiéndome vivo, sin duda era algo que necesitaba. Kate está duchándose mientras yo empiezo a hacer la cena. Luego me tocara a mí y ella acabara la cena, trabajo en equipo es lo que ha dicho y a mí me encanta forma parte de este equipo.
Tengo la comida ya casi preparada cuando la veo salir del baño con el pelo mojado y un pijama que deja al aire su clavícula.
-Empieza a oler bastante bien.
-Está casi listo. ¿Tienes frio?-digo al ver como se frota los brazos.
-Un poco, voy a avivar el fuego un poco antes de ducharme-digo limpiándome las manos y caminando hacia la chimenea donde remuevo el fuego y hecho un poco más de leña y papel para acelerar el fuego.
Cuando acabo y me giro veo a Kate removiendo la comida y probando la comida y solo con ese gesto ya me parecía que era la mujer más sexy del mundo.
-Voy a ducharme-digo mirándola casi comiéndomela con la mirada.
-Está bien-dice mirándome extrañada sin duda por mi mirada. Sonrió y salgo corriendo hacia la ducha para poder estar de nuevo a su lado cuanto antes.
CONTINUARÁ…
Solo era miedo, miedo a que le pasara algo a la persona que quiere, ya no hay ninguna duada entre ellos, incluso están haciendo planes de futuro, esto va en serio, muy en serio. Mañana más ¿Y mejor?
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 16, 2017 9:30 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, el último de la semana. Como siempre espero que os guste y os saque una sonrisa, ya queda poco, muy poco, por eso la semana que viene empezaré a presentaros la nueva historia que aún estoy escribiendo y que os aviso de nuevo que va a ser la más larga de todas.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 32
POV KATE
Acabamos de cenar y acabamos ambos tirados en unas mantas delante de la chimenea que rugía mientras la leña poco a poco iba perdiendo la batalla contra el fuego. Rick me tiene atrapada entre sus brazos sin soltarme, acariciándome y besándome suavemente le cabeza de vez en cuando. Y no pensaba que fuera así de cariñoso, la verdad es que yo pensé que no sería tampoco ese tipo de persona en una relación, nunca pensé que me sentiría tan bien solo con estar así con la persona que quiero. Me estiro un poco y me doy la vuelta para encararlo, y ahí está apoyado en su codo mirándome con esa sonrisa de la que me enamoré la primera vez que la vi, bueno eso es mentira la primera vez que la vi quería borrársela de un plumazo. Solo recordarlo hace que sonría.
-¿Te acuerdas la primera vez que nos vimos?-le pregunto con una sonrisa al recordarlo.
-¿En una de esas celdas?-dice con una sonrisa.
-No-digo sorprendida de que no se acordara.
-Ya lo sé-dice con una sonrisa-nos conocimos en una de las fiestas que hice en mi casa. Viniste acompañada de mi hermana, créeme nunca podré olvidarme de ese día-dice haciéndome sonreír.
-Háblame de ese día-digo recostándome sobre él y me dejo llevar por ese recuerdo contado con su voz que lo hacía como si fuera un cuento de hadas.
DOS AÑOS ATRÁS
(POV RICK)
Me siento genial dando vueltas por esta gran fiesta, por fin ha salido mi segundo libro y creo que este va a ser mucho mejor que el primero. Tengo esa esperanza, y quizás sea que ya voy subidito con la pastillita que me acabo de tomar. Esta el lugar lleno de gente que apenas conozco, pero quizás sea así mejor, así nadie sabrá que en realidad no tengo nada que celebrar, o al menos así es como me siento. Cojo otro vaso de uno de los chicos que ha contratado la editorial y me la bebo de un tirón.
-Una sonrisa Rick-dice mi editora y sonrió a pesar de que no tengas ganas, solo espero que la pastilla haga efecto cuanto antes.
Camino por la fiesta y siento como todas las chicas me miran y yo le dedico la mejor sonrisa posible a cada una de ellas. Cojo otra copa y me acerco a una de ellas para poder conversar y para ver si será la chica con la que pase esta noche, o quizás…una de ellas, pienso mientras sonrió de mi ocurrencia.
Estoy charlando un poco con la chica, aunque no hay nada interesante en lo que me cuenta así que sonrió mientras bebo pero apenas le estoy escuchando. La verdad es que puede que me haya equivocado en mi elección. Entonces veo a mi salvadora a mi hermana entrar por la puerta, la excusa perfecta para poder huir. Me levanto tras disculparme y corro hacia ella.
-Hola hermanita.
-Hola Rick-dice con una pequeña sonrisa, pero sé que no está feliz.
-Disfruta ¿sí? Por lo visto no está permitida la entrada si no tienes una sonrisa en la cara-digo cogiendo una copa y pasándosela, y entonces es cuando puedo ver a una mujer deslumbrante justo detrás de ella.
-Hola, ¿Nos conocemos?-digo con mi mejor sonrisa ofreciéndole mi mano pero a pesar de que la acepta y me la estrecha con fuerza no consigo sacar ninguna sonrisa de su cara.
-Es mi amiga, viene acompañándome.
-Entonces bienvenida-digo con una sonrisa, es una mujer espectacular y sin duda no va a ser fácil, eso me gusta.
Cojo otra copa para ella y se la ofrezco pero niega con la cabeza y entonces me doy cuenta de que quizás no vaya a conseguir nada de ella.
-Si necesitáis algo solo tenéis que pedirlo, tengo que hacer de anfitrión.
-¿No puedes quedarte un rato con nosotras?-dice mi hermana mirándome y sé que quiere hablar sobre cosas serias y no era el momento.
-Lo siento, el deber me llama. Pero divertiros ¿sí?-digo dedicándoles una sonrisa y desapareciendo de allí huyendo de esa conversación.
Ya llevo unas cuantas copas en mi cuerpo, siento el cansancio después de la noche pero por fin me siento algo feliz, por fin siento como todos bailan a mí alrededor, por fin me siento más relajado para poder disfrutar. Bailo con una chica, con dos, con tres, con las que quiera, todas están allí por mí. Me siento como en el cielo, que coño como si fuera un dios. Apenas veo caras, apenas siento nada ni oigo nada de lo que me dicen.
Acabo la noche tumbado en uno de los sofás de la fiesta rodeado de tres chicas y todo el mundo se ha ido, entonces es cuando vuelve toda la mierda, entonces cuando me siento fatal de nuevo, cuando me siento vacío una vez más. Y entonces recuerdo algo, Alexis enfadada, Alexis gritándome mientras llora. Pero son solo recuerdos vagos en mi mente.
HOY
(POV KATE)
-¿De verdad no recuerdas que paso?
-No, por aquella etapa juntaba de todo. Necesitaba encerrarme en esa felicidad falsa y efímera.
-Alexis aquel día se fue destrozada. Nunca antes la había visto beber. Aquel día se tomó un par de copas y ya estaba diciendo demasiadas tonterías, o quizás la verdad. Te quería mucho pero empezaba a odiar a ese Rick al que ella no conocía.
-Fui un completo idiota.
-Si lo fuiste, pero no eras tú.
-Si lo era.
-No, tú mismo lo has dicho, intentabas huir de este Rick pero… ¿Por qué?
-No era feliz con el Rick que había sido siempre, además no pensé que ese Rick, el Rick que soy ahora, pudiera con todo eso que me vino de golpe. Tenía mucha presión, nunca creí que pudiera aguantar esa presión por mí mismo, de ahí las pastillas, el alcohol, y entonces todo empezó a descontrolarse.
-Pero eres más fuerte ahora Rick, lo veo, lo noto. Sé que puedes llegar a triunfar de nuevo sin necesidad de toda esa mierda.
-¿Eso crees? Yo ni si quiera me he planteado a volver a escribir por miedo a…a necesitar eso para aguantar todo lo que viene después.
-Ahora nos tienes a todas nosotras. Tienes a Alexis, a tu madre y siempre me tendrás a mí-digo mirándole y lo veo sonreír hasta que se acerca para besarme.
-Eso me gusta-dice volviendo a besarme y no puedo evitar sonreír cuando siento sus labios sobre los míos mientras se coloca sobre mi tapándome con su fuerte cuerpo haciéndome sentir tan bien-Creo que soy un romántico.
-¿Tu?-digo mirándole con una sonrisa.
-Sí, voy a hacerte el amor al calor de la chimenea-dice sonriendo mientras mueve sus cejas haciéndome reír.
-Eres sin duda un romántico-digo con una sonrisa atrayéndolo hacia mí para poder besarlo con ganas mientras lo aprieto con fuerza hacia mí para poder sentir su peso sobre mí, para poder sentir su calor.
Nos desnudamos despacio, sin prisas descubriéndonos de nuevo el uno al otro, sin dejar de tocarnos, de besarnos. Nos miramos un segundo antes de que Rick se incorporé un poco para poder unirnos pero entonces se para y se queda mirándome.
-Tengo que ir a por la caja de…
-Está bien, tengo todo controlado-digo con una sonrisa y él asiente antes de penetrarme despacio haciendo que ambos suspiremos al sentirnos uno por fin.
Nos movemos los dos a la par, como si fuera una coreografía ejecutada con perfecta sintonía, haciendo que ambos suspiremos. Lo beso con fuerza atrayéndolo hacia mí, noto que estoy cerca muy cerca y quiero que llegue conmigo.
Nos separamos, lo miro y la luz de la chimenea crea una imagen espectacular, parece un dios ahí encima de mí y es mío, solo mío. Vuelvo a besarlo con ganas y subo mis piernas hasta que mis piernas se juntan en su cintura haciendo que la penetración sea mucho más profunda haciéndolo gemir, siento que él también está cerca y ambos nos ocupamos de que el otro disfrute del camino hasta el fin, hasta llegar al magnifico clímax que nos hace a los dos gritar.
Nos quedamos así abrazados recuperando el aliento y no puedo evitar reírme, estoy tan feliz que me sale la risa y una sonrisa casi sin planearlo. Rick me mira y me sonríe antes de besarme con ganas haciéndome suspirar. Luego me mira con una sonrisa de suficiencia y se levanta de encima de mí dejándome sola y a pesar del calor de la chimenea, siento como si el calor se me va con él.
Pero no tarda mucho en volver con una manta. Se tumba a mi lado y yo vuelvo a su lado abrazándome a su cuerpo. Coloca la manta sobre nosotros y así abrazados con el calor de la chimenea y la tranquilidad y la paz que nos daba este lugar, nos quedamos completamente dormidos.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir, nos vemos el lunes con un nuevo capítulo, solo quedan 8 para el final así que ya solo queda disfrutar de lo poco que nos queda para cerrar esta historia, una más.
Que paséis un buen fin de semana
XXOO
Twiiter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 19, 2017 6:22 am

Buenas y tormentosas tardes. El calor no ayuda mucho a estar muy cuerda así que si hay algún fallo lo siento de antemano pero esto no puede aguantarse. Gracias a todos por seguir, vamos a por los últimos capítulos y el miércoles haré una presentación de la nueva historia, ya tengo ganas de empezarla solo espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 33
POV KATE
Despierto a su lado como últimamente lo hago y eso me hace sonreír, me encanta despertar a su lado. Me levanto un poco para poder mirarlo y entonces…entonces lo veo lleno de sangre.
-Rick, Rick…-grito su nombre con ganas mientras lo toco y entonces siento como mis manos se llenan de sangre. Mis manos…su sangre…siento como mi corazón se para, siento como mi mundo se derrumba a mí alrededor.
Quiero gritar, quiero llorar, quiero…da igual lo que quiera no consigo hacer nada de eso. No puedo hacer nada porque no puedo ni moverme. Esto no puede ser real, no puede serlo.
Despierto sobresaltada, todo mi cuerpo esta sudando y temblando a partes iguales, quiero gritar pero el miedo me tiene paralizada. Tengo miedo a mirar hacia el lado. Tengo miedo de que esto no haya sido una pesadilla. Tomo aire, todo el aire que me es posible y poco a poco giro mi cara para poder mirarlo. Allí estaba tranquilo, plácidamente dormido y entonces es cuando me permito llorar, me rompo como nunca he hecho antes en mi vida, tenía tanto miedo a perderlo que casi me olvido de respirar.
Me levanto rápidamente para no despertarlo y voy hacia el baño donde me tiro al suelo como un ovillo y no puedo parar de llorar. Me levanto llena de rabia y me lavo las lágrimas rápidamente. Necesito saber algo, necesito saber que solo ha sido una pesadilla y no un mal presentimiento, ¿Puede que se acerque algo malo? ¿Necesito saberlo?
Me pongo la primera ropa que encuentro rápidamente y salgo del baño cogiendo las llaves del coche y mi móvil. Echo un último vistazo a Rick que sigue ahí dormido ausente de todo lo que me está pasando. Me acerco dejo un suave beso en su cabeza y salgo corriendo de la cabaña antes de volverme completamente loca.
Salgo corriendo con el coche a pesar de que la carretera no es la mejor, llego antes de lo debido a la pequeña tienda. Aparco el coche y saco el móvil, necesito que alguien me informe de que es lo que está pasando, pero ¿a quién tengo que llamar? Lo mejor será llamar a Lanie para no tener que preocupar a nadie más, y además seguramente sea la persona que mejor pueda decirme lo que está pasando, si es que está pasando algo.
Marco el número de Lanie, mientras los tonos suenan no dejo de dar vueltas de un lado para otro esperando una respuesta que parece que no llega. De repente salta el contestador y cuelgo con rabia antes de poder volver a marcar. Esta vez Lanie contesta al tercer tono.
-¿Si?
-Lanie soy yo-contesto apresurada.
-Ya lo sé, pero no son horas ¿no?
-Ni si quiera sé qué hora es. Solo necesitaba llamar.
-¿Qué pasa Kate?-dice ya más despierta y con preocupación.
-Necesito saber si hay alguna novedad desde que llamo Rick.
-Bueno…
-¿Eso qué significa?
-Ayer hicieron un registro en su casa pero no encontraron nada. También registraron su taquilla y la casa de una tía suya, pero nada de nada.
-¿No tienen ni idea de dónde está?
-No, pero tampoco ella sabe dónde estáis nadie lo sabemos así que mientras no hayáis dejado algún rastro no os encontrará, podéis estar tranquilos mientras estés lejos.
-Pero Rick no querrá quedarse mucho más.
-Bueno ya encontraremos otra solución, además ojala la encuentren antes.
-Eso espero.
-Hasta entonces manteneros a salvo ¿sí?
-Lo mismo digo-contesto antes de colgar. Intento mantener la calma pero no lo consigo aún estoy nerviosa, tengo que hablar con Rick, tengo que verlo, quizás eso me termine calmando.
Vuelvo de nuevo a la cabaña intentando volver a la normalidad. Pero cuando llego Rick está allí de pie en la puerta y sin duda nervioso y preocupado, quizás debería al menos esperado a que despertara o haberle dejado una nota, pero estaba conducida por el miedo, por lo tanto no podía responder con normalidad.
-Kate donde coño…-pero doy los pasos que nos separa y lo beso con fuerza agarrándole por el cuello de la camisa y él me abraza con fuerza por la cintura mientras me devuelve con todas sus fuerzas el beso. Hasta que no lo visto así de pie no me he dado cuenta de que en realidad todo ha sido una pesadilla, una maldita pesadilla, hasta que no lo he tocado, lo he besado, hasta que no he sentido su respiración luchando con la mía, no he despertado de esta maldita pesadilla.
-Estas bien-digo casi más para mí que para él, pero por su cara sé que lo ha oído.
-Ven pasa, hace mucho frio-dice tirando de mí hacia la chimenea que ya estaba de nuevo encendida. Me deja allí sentada con una manta y al rato aparece él con una par de cafés.
-Gracias-digo con una sonrisa y él se sienta a mi lado y aunque sé que se muere por preguntar me deja disfrutar antes del café.
-¿Dónde has estado?
-Tenía que llamar a Lanie.
-¿Algún motivo en particular?-dice apartándome el pelo con suavidad.
-Yo…he tenido una pesadilla-digo tragando saliva por el miedo que tenía solo de recordarlo.
-Kate…estamos bien-dice tirando de mi para abrazarme y me dejo llevar porque necesito sentirlo.
-Me desperté….y…estabas ahí a mi lado…pero…había mucha sangre-digo con la voz entrecortada-necesitaba saber algo, necesitaba saber si la pesadilla había acabado.
-¿Y?
-Aun no tienen nada de nada.
-Bueno ya encontraran algo ¿sí? Tenemos que tener fe.
-Mientras nos mantengamos aquí que no saben dónde estamos estaré bien, pero ¿Y luego?
-Y luego ¿Qué?
-Cuando volvamos…no quiero volver.
-Kate no podemos estar aquí de por vida ya lo sabes. No puedo huir, pero vamos a olvidarnos de eso al menos por ahora, ¿sí? Quiero disfrutar de estos días, ahora que estamos a salvo, y si ni si quiera aquí podemos descansar entonces…
-Lo siento, nunca he sido tan miedosa, de verdad, pero no sé qué me pasa.
-Lo entiendo, si fuera al revés, si tú estuvieras en peligro me volvería loco. En realidad puedes que estés en peligro-dice pensativo de repente.
-Rick…
-No, mato a Elisabeth por acostarse conmigo si sabe de ti a lo mejor.
-Vamos a hacer un trato, ¿sí? Vamos a dejar todo de lado, vamos a disfrutar esto ¿sí?-digo al verlo preocupado y eso es lo que hacía falta que le pasara yo también mi preocupación.
-Está bien, pero la próxima vez avísame, estaba preocupado.
-Estoy bien.
-Pensé que te habías ido, que me habías dejado.
-No voy a dejarte. Si no lo he hecho antes ¿por qué iba a hacerlo ahora?-digo con una sonrisa y me abrazo a su cuerpo para darle yo ahora a él mi apoyo, y así tenía que ser siempre, el uno para el otro. Supongo que preocuparnos él uno por el otro e intentar animarnos mutuamente era amor, si eso era, amor.
-Eres tan hermosa Kate-dice mirándome haciendo que me sonroje, y aunque esta con una sonrisa sé que aún está dándole vueltas a mi seguridad, los bandos se habían cambiado. Tenía que hacer algo para quitarle ese pensamiento, y sabía muy bien cómo conseguirlo.
-Estaba pensando…que quizás…podíamos estrenar esa piscina climatizada que dices que hay-digo intentando ocultar una sonrisa y enseguida él me mira con una sonrisa.
-¿Lo dices en serio?
-Si esta calentita sí.
-Se le puede dar un poco a más caliente.
-Bueno pues mientras tú te ocupas del agua yo voy a cambiar de ropa ¿te parece?
-Me parece-dice dándome un beso rápido antes de salir rápidamente al exterior dejándome sola y con una sonrisa, era demasiado fácil hacerlo sonreír, igual que él conseguía de la nada hacerme sonreír a mí.
Me meto en la piscina, la verdad es que el agua esta calentita y a pesar del frio que hace fuera enseguida siento como mi cuerpo entra en calor.
-¿Esta buena?-dice apareciendo con un bañador tipo bóxer de color naranja chillón que casi dañaba a la vista.
-No te pierdes ¿eh?-digo riéndome y haciéndole sonreír.
-Es para que todos se fijen en este cuerpazo-dice haciendo gesto como si estuviera desfilando-allá voy-dice corriendo y saltando hacia la piscina sacando una buena cantidad de agua.
-Rick…-grito y sale a la superficie justo a mi lado con una sonrisa.
-Esta perfecta-dice agarrándome de la cintura mientras me encierra contra la pared de la piscina.
-Sí que lo está. Quizás deberíamos haberla aprovechado un poco más.
-Te lo dije, si me hubieras echo caso antes-dice haciéndose el ofendido y haciendo reír a mí por su entusiasmo.
-Vamos a disfrutar ¿sí?-digo pasando mis manos por sus hombros, y bajándola poco a poco por sus brazos haciendo que cierre los ojos, justo lo que quería. Acerco mi boca a su oído mordiéndolo suavemente haciéndolo suspirar y entonces cuando siento como me libera un poco le susurro.
-¿A que no me pillas?-digo suavemente sonriendo antes de meterme de lleno en el agua y empezar a nadar lo más lejos posible. Y aunque le toma unos segundos darse cuenta de lo que pasa, sé que enseguida está detrás de mí, siempre cuidando de mí.
CONTIANUARÁ…
Gracias a todos y espero que lo hayáis disfrutado. El miércoles más y recordad que empezaré a meteros un poco de la nueva historia.
XXOO
Twitter: tamyalways

avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 34

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 21, 2017 2:47 am

Buenas tardes, os dejo con un nuevo capítulo. Ya queda muy poquito y se va notando, aunque aún queda resolver muchas cosas. Gracias a todos por seguir ahí, a por ello.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 34
POV RICK
DOS DÍAS DESPUÉS
La siento removerse a su lado de la cama, estoy despierto, no puedo dejar de vigilar que este bien. Desde que me conto su sueño no he podido apenas pegar ojo, necesito que este bien, tengo miedo de despertarme y que…esa pesadilla se repita, mi pesadilla, la pesadilla tan vivida y de la que me costo tanto salir. Por eso, ahora viéndola así removerse mientras frunce el ceño sé que esta viviendo otra pesadilla, y tengo que despertarla.
-Kate…Kate…-le susurro para despertarla pero tampoco quiero asustarla.
Abre de golpe los ojos mientras se sienta en la cama con el pulso acelerado y con lágrimas en los ojos. Tiro de ella y la aprieto contra mi cuerpo para poder tranquilizarla y la oigo llorar en mi hombro, sé que no puede seguir así, ni yo tampoco, pero ¿Qué tengo que hacer para que se sienta mejor?
-Ya estoy mejor-dice respirando algo más normal.
-No, no lo estas-digo consiguiendo que me mirara.-Dime que quieres que haga.
-No lo sé, no sé cómo quitarme eso de la cabeza.
-A mí me pasa lo mismo-digo mirándola y siento como coloca mi mano por debajo de mis ojos.
-No creas que no me he dado cuenta de que apenas duermes-dice acariciándome haciendo que cierre los ojos.
-No vamos a poder vivir tranquilos hasta que esto acabe de verdad.
-No, no vamos a poder.
-¿Qué hacemos?-digo frustrado porque habíamos huido para poder disfrutar de nosotros a pesar de que pensaba en un principio que no era lo mejor, y así seguimos sin conseguirlo.
-Creo que debemos volver-dice sorprendiéndome.
-¿En serio?-pregunto totalmente sorprendido.
-No sé si eso será la solución, pero tengo claro que necesito ver a esa tía bajo llave para poder estar tranquila. Si podemos ayudar a ello…
-Estoy de acuerdo-digo con una sonrisa.
-Eso no quita que se me vaya a ir el miedo de golpe.
-Imagino-digo con una sonrisa-pero vamos a intentarlo. Quizás así consigamos acabar con esto cuanto antes.
Nos levantamos desayunamos tranquilamente y luego recogemos toda y cada una de nuestras cosas. Estoy preocupado, pero necesitaba esto, necesitaba acabar con esta maldición para que podemos ser felices, pero sobre todo para que pueda estar a salvo, porque creo que por ese miedo que sentía no me había permitido pensar que ella estaba en peligro, era más fácil pensar que vendría a por mí, pero ahora, ahora no puedo quitármelo de la cabeza y tengo que arreglar todo esto, tengo que mantenerla a salvo.
Vamos en el coche de vuelta a casa, de vuelta a la realidad. No puedo dejar de mirar a Kate en todo momento. Antes de darnos cuenta, estamos ya en la puerta de la casa de Kate. No quiero quedarla sola y menos ahora, pero con la promesa de volver en menos de una hora, la dejo y vuelvo a mi casa para poder dejar mi ropa y ver como todo iba por ahí. Además también tenía que llamar a mi madre y a mi hermana para decirle que ya estábamos de vuelta.
Cuando tengo todo preparado y con aun media hora de tiempo para ir a casa de Kate, saco el teléfono y al final decido marcar el número de mi madre antes que el de mi hermana, sorprendiéndome a mi misma.
-¿Richard?
-Hola madre.
-Me alegra oírte. ¿Qué tal estas?
-Bien, de vuelta en casa.
-¿Estas aquí?
-Si, acabamos de volver. Teníamos que volver.
-¿Todo bien con Kate?
-Si, pero necesitamos…necesitamos que esto acabe.
-Lo entiendo. Pero siento decirte que aun no hay novedades.
-Ya lo imaginábamos. Mañana iré hablar con el detective para poder acabar cuanto antes.
-Bien, pero siempre piensa en tu bienestar cariño, nunca te olvides de eso.
-No madre. Ahora voy a irme de nuevo a casa de Kate, no he hablado con ella pero no creo que le importe. ¿Os venís a cenar con nosotros?
-Será un placer.
-Entonces nos vemos.
-Nos vemos cariño-dice colgando y no puedo evitar sonreír.
Recojo unas pocas cosas limpias, las meto en una bolsa y vuelvo a la casa de Kate, no pensaba volver a separarme de ella por nada del mundo.
Cuando llego a su casa no puedo dejar de mirar a todos lados por si me habían seguido, por si había alguien rondando por aquí. Pero no veo nada de nada. A pesar de eso, no estoy del todo tranquilo, no volviendo de nuevo a la ciudad, no sabiendo que sigue libre.
Cuando llego a la puerta golpeo despacio lo justo para que lo oyera pero no se sobresaltara. Solo tarda unos segundos en abrir la puerta, y cuando lo hace esta con ropa cómoda y el pelo mojado, había tenido el tiempo justo para darse una ducha.
-Pasa-dice mirando detrás de mí, sin duda buscando algún movimiento cerca.
-No hay nadie, ya he mirado yo-digo pasando y la escucho suspirar-esto va a acabar pronto te lo prometo.
-Eso espero.
-He hablado con mi madre, les he invitado a cenar, espero que no te moleste, si lo hace puedo volver a llamarla y…
-No, está bien-dice con una sonrisa.
-Menos mal, porque solo pensar en volver a llamarla…-digo haciendo un gesto de fastidio haciéndola reír-¿Qué has hecho?
-Ducharme, y he hablado con Lanie, espero que no te importe que también la haya invitado-dice con una sonrisa.
-Bueno…tendré que aguantarme-digo bromeando.
-He hablado con ella, me ha conseguido una cita con el detective mañana.
-Está bien.
-Cuanto antes empecemos…
-Antes acabaremos-acabo por ella-estoy de acuerdo.
-Bien. ¿Y tú que has hecho a parte de llamar a tu madre?
-He puesto alguna lavadora y he recogido cosas para quedarme.
-¿Te he invitado a quedarte?-dice mordiéndose el labio haciéndose la sorprendida.
-Muy graciosa.
-No bromeo-dice seria.
-¿En serio? Si me echas me quedo a dormir en la puerta de tu casa, te lo aseguro, no pienso irme así que…
-Está bien, no puedo correr el riesgo de que me manches la entrada-dice ya sin poder ocultar la sonrisa.
-Esta noche te quedas sin este cuerpo para disfrutarlo, que lo sepas-digo haciendo un gesto sobre mi cuerpo haciéndola reír, me encantaba hacerla reír.
Preparamos la comida entre los dos con lo poco que había en el congelador, porque lo que había en el frigorífico para nada tenía pinta de estar comestible, estábamos huyendo de la muerte como para morir intoxicados por comida en mal estado.
Me gustaba estar a su lado, trabajando en equipo, la verdad es que se nos daba de lujo el trabajo en equipo.
-Prueba esto-dice colocando la cuchara sobre mi boca quemándome en el intento pero sin duda dándome cuenta de que eso estaba de vicio.
-Me quemo, me quemo…-digo dando pequeños salto hasta que agarro un vaso de agua y me lo bebo de un golpe.
-A quien se le ocurre, sopla-dice con una sonrisa.
-Me due..le-digo casi sin que se me entienda por medio de que tenía la lengua quemada.
-Eres un quejica, tampoco es para tanto-dice acercándose.
-Pupa-digo poniéndole morritos hasta que se acerca y besa suavemente mis labios sacándome una amplia sonrisa.
-¿Mejor?
-Si-digo ya hablando con normalidad y haciéndola cabecear.
-¿Ya has acabado de hacer el tonto?
-No-digo antes de agarrarle por sorpresa por la cintura haciéndola saltar por la sorpresa y la beso con fuerza contra la encimera, y en ese momento deciden dar en la puerta haciéndome maldecir.
Me separo de Kate y me decido a ir a la puerta, miro por última vez hacia atrás, buscando su mirada y la encuentro suspirando y colocándose la ropa y eso me hace sonreír hasta que me mira con cara de querer matarme, entonces me giro y abro de una vez por todas, la puerta.
-Hola chicos-dice Lanie entrando y arrollando como siempre y después entra mi madre y a Alexis que me abrazan como si hubieran pasado años sin vernos, y solo habían sido unos días, pero entendía que el momento no era el más propicio para estar separados.
-¿Estas bien?-dice Alexis mirándome y yo le sonrió volviendo a abrazarla con fuerza.
-Ahora estoy mejor-digo con una sonrisa.
-Pasad-dice Kate y veo como se abraza con mi madre y con Alexis y siento que ahora sí, ahora tengo una familia, todo lo que quiero todo lo que necesito, y nadie iba a arrebatarme por nada del mundo, por encima de mi cadáver.

CONTINUARÁ…
Espero que os haya gustado, parece que han vuelto para luchar contra la amenaza, ambos saben que no pueden vivir así. Esperemos que todo les vaya bien ahora que están juntos, ahora que son una familia.
Como os dije en el último capítulo, os dejo con un pequeño resumen de la historia, solo espero que le deis una oportunidad, yo intentaré que no os defraude jaja.
Vacaciones en Roma: Rick va a cumplir su sueño, va a sacar su primer libro y sabe que su vida va a cambiar por completo. Antes de que eso pase, decide hacer un viaje solo, para poder disfrutar de su antigua vida antes de que cambie. Su destino Roma. ¿Qué le tendrá reservado el destino en la Ciudad Eterna?
Espero que os guste el resumen, aunque no os dice mucho jaja. Bueno ya sabéis que lo mío no es hacer resúmenes pero espero que cuando leáis el primer capítulo os deis cuenta de que merece la pena leerla. Gracias.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 35

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 23, 2017 2:31 am

Buenas tardes, aquí estamos un día más. Como siempre daros las gracias por estar ahí y seguimos con los últimos capítulos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 35
POV RICK
Estamos ambos en la comisaria esperando para poder hablar con el detective. Me hubiera gustado venir solo, me gustaría que Kate se mantuviera al margen para que no corriera peligro, pero sabía que no iba a poder conseguirlo, que era todo una utopía.
Nos agarramos de la mano sin soltarnos, dándonos mutuo apoyo, porque no podía evitarlo, tenía miedo, aunque pensaba que era necesario hacer algo, no podía evitar tener miedo, siempre he sido de los que preferían quedarse atrás que ponerse en la línea de tiro, pero ahora me tocaba a mí, me tocaba dar ese paso.
Entonces veo salir al detective de un despacho, por lo que leo en la puerta es la del capitán de la comisaria, y por su cara no le había gustado mucho lo que había pasado allí dentro. Lo veo firmar unos papeles que un compañero le entrega y entonces nos ve y se acerca hacia nosotros. Kate es la primera en levantarse, yo solo me limito a seguirla.
-Hola, siento haceros esperar-lo veo mirar a su alrededor y entonces habla-acompañadme, vamos a ir a lugar más tranquilo-dice moviéndose y haciendo un gesto a otro que se acerca y nos sigue de cerca-quiero presentaros a Kevin Ryan, él es mi compañero-dice presentando al hombre que ha entrado justo detrás de nosotros.
-Encantado.
-Ambos nos encargados de su caso. Siento comunicarte que a pesar de todos los esfuerzos aún no hemos encontrado nada y acabo de hablar con mi capitán, todos los días entran nuevos casos y lamentándolo mucho vamos a tener que ir dejando el caso en poco tiempo.
-Elisabeth merece un final.
-Todos merecen un final digno.
-¿Entonces?
-Entonces daremos las horas extras que hagan falta para conseguir encontrar a la sospechosa y poder cerrar el caso.
-Yo…queremos ayudar.
-¿Ayudar?
-Sí, lo que haga falta. No sé si podemos ayudar en algo, pero no queremos huir y esperar a que algún día pase algo, queremos tener controlada nuestra vida.
-Bueno…no ha salido de donde este, quizás podamos hacer algo que la haga salir, quizás ahora que has vuelto…
-No vais a usarlo de cebo-dice Kate de repente hablando por primera vez.
-Bueno…es solo una idea, quizás si te viera, si hiciéramos algo de ruido, un lugar donde podemos tenerlo todo controlado.
-¿Cómo controlado?
-Bueno podemos aprovechar tu fama y cercar un lugar donde sepa que puedas estará salvo.
-¿Cómo una fiesta?-pregunto para poder llegar a entender.
-Por ejemplo. Haces una fiesta lo publicamos para que todos lo sepan y rezamos para que se entere. Si aparece, estaremos allí para detenerla.
-Es muy peligroso, así que no-dice Kate rotundamente.
-Podemos pensarlo ¿no? es la forma de acabar con esto, y encima estará controlado no es que vaya a estar solo-digo mirándola pero ella no tiene dudas.
-No, no voy a dejar que te pongas en peligro.
-Bueno, no tenemos que hacerlo hoy o mañana, pensadlo es solo un plan, pero podéis ayudar de otras maneras, pensadlo y si encontráis otra manera pues venid a contárnoslo, estamos abiertos a todo.
-Ok gracias.
-De momento, intentad salir por lugares con mucha gente, nada de lugares solitarios y cerrad todas las puertas. A la mínima duda de que pase algo llamad a la policía.
-Así lo haremos-digo estrechándoles la mano antes de salir agarrado de la mano de Kate de allí. Necesitaba convencer a Kate porque esta podía ser nuestra única salida, pero sabía que no iba a ser para nada fácil.
Caminamos agarrados de la mano hacia el coche y aunque esta en silencio sé que ese silencio le está matando. Aguanta hasta que llegamos al coche. En cuanto la puerta del coche se cierra ya no aguanta más.
-No vamos a hablar más de esto.
-Kate…
-No, no voy a dejar que una loca tenga la oportunidad de matarte.
-Sabes que puede estar ahora mismo ahí fuera. Sabes que cuando menos me lo espere puede intentarlo, o lo que es peor, intentarlo contigo. De esta manera podremos tenerlo algo controlado.
-Algo…eso es lo que me da miedo.
-Necesito que esto acabe, ambos lo necesitamos. Dejemos que ellos nos expliquen mejor el plan, puede que sea nuestra única oportunidad.
-Tengo miedo.
-Lo sé cariño-digo tocándole tiernamente la cara borrándole las lágrimas.
-Prométeme que todo saldrá bien.
-Todo va a salir bien-digo con una sonrisa besándola, y es lo que más quería en este mundo que todo saliera bien, aunque no podía prometerlo, no podía hacerlo.
Llegamos a casa y la veo aun pensativa, sé que no está aún del todo segura de hacerlo, pero yo si lo estoy, y no voy a esperar a que cambie de opinión, así que cojo mi móvil mientras ella está ausente aun mirando por la ventana mientras sigue dándole vuelta y llamo a mi editora, si quiero hacer una fiesta por todo lo alto de la que todo el mundo hable, ella era la mejor para ello.
-¿Si?
-Hola soy Rick.
-¿Rick? ¿Qué Rick?
-Vamos Gina.
-No puedes desaparecer como si nada durante meses y ahora aparecer así porque si, y menos después de todo lo que paso.
-Necesitaba algo de tiempo, no podía volver así como así, ¿lo entiendes?
-¿Para qué me llamas?
-Quiero volver, y quiero hacerlo por todo lo alto.
-¿Cómo que por todo lo alto?
-Quiero una fiesta de bienvenida. Ya sabes, toda la crème de la crème. Quiero que este allí todo el mundo, quiero que la prensa sepa que estoy de vuelta. Ya sabes.
-Pensé que habías cambiado, me alegro de que no lo hayas echo.
-Claro que no, sigo siendo tu gallina de los huevos de oro-digo mintiéndole, porque no solo había cambiado, sino que no había dentro de mi casi nada del antiguo Rick, solo que sigo escribiendo, solo que seguiré haciendo lo que me gusta, pero esta vez a mi manera. Pero ahora necesitaba esto, necesitaba su ayuda y haría lo que fuera para conseguirla.
-Eso espero Rick. Dime, ¿Qué es lo que quieres?
-Una fiesta para el viernes, una gran fiesta.
-Solo son dos días, no creo que pueda…
-Sé que puedes, por eso te he llamado a ti. La necesito para el viernes.
-Bueno, puedo intentarlo.
-No, lo lograrás. Quiero que hables con la prensa, quiero que todo el mundo se haga eco de que el viernes hay una fiesta en mi honor por mi vuelta.
-Bueno…tengo una buena idea. Será perfecta y todo el mundo sabrá que ha vuelto el rey de lo macabro.
-Gracias. Cuando sepas algo me avisas ¿sí?
-Estamos en contacto-dice antes de colgar, y sé que está hecho que ya no hay marcha atrás.
-Lo vas a hacer ¿no?-dice de repente una voz a mi espalda, sé que no está feliz con la decisión, pero es mi decisión, era algo que tenía que tomar yo y por eso lo he hecho.
-Lo siento Kate, pero ya te lo he dicho, tengo que hacerlo.
-Estaré ahí contigo-dice seria mirándome, y no quiero que este sería ni triste. Quiero que este bien, quiero que este feliz.
-Podemos usarlo para decirle al mundo que estamos juntos, una presentación en pareja-digo con una sonrisa intentando bromear un poco y Kate sonríe levemente y yo me acerco para agarrarla por la cintura-Que me dices, ¿Quieres ser oficialmente mi novia?
-No lo sé-dice colocando su manos sobre mi cintura abrazándome mientras se muerde el labio-¿De verdad estas preparado para ello?-dice con una sonrisa.
-Estoy preparadísimo-digo sonriéndole-¿Entonces?
-Bueno…si dices que estás preparado…pues…no puedo negarme ¿no?
-Más te vale que no-digo con una sonrisa acercándome para besarla suavemente mientras ambos seguimos abrazados por la cintura.
-Juntos…
-Juntos-digo sonriéndole mientras la atrapo contra mi cuerpo y la beso una y otra vez saboreando el momento, saboreando cada instante de mi vida que paso con ella, esos momentos que son los verdaderamente importante para mí.
-¿Has quedado hoy con alguien?-dice mordiéndose el labio sin duda provocándome, y sin tener que proponérselo ya lo consigue.
-La verdad es que no. esta noche es para los dos-digo con una sonrisa agarrándole de la cintura levantándola haciéndola gritar por la sorpresa y así feliz, decididos y juntos, sobre todo eso juntos, la llevo a la cama para hacerle el amor, para demostrarle que ni esto ni nada va a apartarme de ella, de lo que necesito y quiero en esta vida, que es pasar cada minuto, cada momento importante de mi vida, a su lado.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos y espero que os haya gustado, mañana hay nuevo capítulo, capítulo en donde todo el caso quedara cerrado de una vez por todas, de una manera u otra.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36

Mensaje por tamyalways el Sáb Jun 24, 2017 2:08 am

Buenas tardes, nuevo capítulo. Veremos a ver si podemos ponerle fin a todo esto. Ya queda tan poquito que empieza a darme mucha pena. Gracias por seguir.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 36
POV RICK
Está todo listo para dentro de un rato, ha sido difícil tener que volver a ser por un par de días el Rick de antes. Tenia que dejarme ver para que supiera, para que pudiera verme, que estaba ahí, esperándola para que todo esto acabe. Kate ha estado ahí conmigo en un segundo plano siempre, era mi bastón, lo que me hacia volver a casa con una sonrisa, sabiendo que todo esto lo hago por ella, para estar con ella bien cuando esto llegue a su fin.
Me coloco la chaqueta, lo único que me queda para poder volver a ser el antiguo Rick, Kate está ahí detrás de mí mirándome, lo sé, no necesito girarme para saberlo.
-Estás muy guapo.
-Pues siento decirte que esta ropa es del antiguo Rick.
-No me importa si te quedas con algún traje de esos-dice con una sonrisa y me doy la vuelta para acercarme despacio a ella.
-Tú también estás muy guapa-digo mirándola con un traje negro que resaltaba su figura. Había intentado evitar que viniera a la fiesta, tenía miedo de que pudiera pasarle algo, pero había sido imposible, amenazo con atarme a la pata de la cama si intentaba salir sin ella y lo creía.
-¿Tienes el chaleco?-dice tocándome el estomago sin duda notándolo debajo de mi camisa.
-Está listo. Me hace sentir importante ¿sabes?-digo haciéndole sonreír.
-Quizás pudieras pedir que te lo dejaran para alguna noche-dice con cara de pilla sorprendiéndome.
-No lo dudes, sino me compro uno-digo haciéndole reír.
-¿Estás listo?
-Siempre si tú lo estás-digo sonriéndole antes de acercarme para poder besarle suavemente en los labios.
Quiero ir a su lado en todo momento, pero sé que lo más seguro es que no esté cerca de mí, pero aprovecho cada minuto que paso en el coche para ir a su lado agarrándola de la mano en todo momento. Estaba cagado con lo que pudiera salir mal, sobre todo eso, por si puede pasar algo malo, por si algo fallaba. Pero solo esperaba que la promesa que me había hecho el detective Esposito fuera verdad, si pasaba algo, no saldría de allí. Que esto acaba aquí y ahora, y con ese pensamiento iba, que aunque pudiera pasarme algo, también sería el final del sufrimiento para la gente que quiero, y también el final de las dudas sobre mí, era inocente, y lo justo ahora era que la persona que lo hizo page por ello.
Cuando llegamos a la fiesta siento un montón de flashes fuera del coche. Había llegado el momento, me tomo unos segundos para tomar aire, para poder meterme en el personaje que he llegado a odiar durante este tiempo, pero que fue durante mucho tiempo mi careta para poder sobrevivir.
-Estoy aquí-dice Kate a mi lado y puedo sentir su fuerza a través de nuestras manos unidas. Me giro un segundo para poder mirarla, le sonrió y ella me sonríe y con esa fuerza salgo del coche con una falsa sonrisa saludando a todo el mundo, como si estuviera feliz de estar aquí, como si me sintiera en mi salsa, pero esto no era lo mío.
Saludo con una sonrisa y miles de flashes me fulminan, pero ya había aprendido a soportarlos, por eso siempre me acompañan mis gafas de sol, y también para ocultar mi verdadero yo. Veo a Kate entrar con mi hermana a la que no he podido evitar venir, al menos mi madre si se mantuvo al margen, pero sé que era porque no iba a poder estar tranquila. Sé que Alexis y Kate también les va a costar, pero al menos sé que se tienen la una a la otra.
Tras estar allí un rato recibiendo toda la atención, con una sonrisa entro dentro quitándome las gafas para poder ver mejor. Hay un montón de gente y todo muy bien preparado, para eso Gina era sin duda la mejor.
Cojo la primera copa de la noche y pienso en tomarme una y otra hasta que pueda acabar con estos nervios, para poder meterme mejor en el papel y no tener que fingir una y otra vez. Pero entonces miro a Kate, y solo verla ahí me recuerda que ya no soy más ese Rick, que no lo necesito, no cuando la tengo a ella.
Doy vueltas, hablo con todo el mundo, mientras sonrío con toda la falsedad que puedo, aunque cada vez me cuesta más. Miro a mí alrededor a cada momento, buscando a Kate, buscando a los detectives, y sin duda buscándola a ella. Quiero que esto sirva para algo sino…no, no puedo pensar en eso, esto tiene que acabar bien porque si no creo que me volveré loco.
-Aquí está el hombre del año-dice un tío que ni si quiera recuerdo su nombre, pero sé que trabajaba en algo que tenía que ver con la editorial.
-Hola….
-Jack, da igual. Tiene que ser súper guay haber podido vivir todo eso, ¿En tu próximo libro se reflejara? Estaría súper bien poder saber algo sobre esos días-dice con una sonrisa súper emocionado y yo sonrió pero por dentro tenía unas ganas terribles de darle una a ostia este tipo.
-Jack ¿no?
-Si.
-Cuando vivas lo que yo he vivido, me cuentas que tal ¿Si?-digo dándole un golecito en el hombro y salgo de allí antes de hacer una tontería.
Vuelvo a la barra y cojo una copa de nuevo, la necesito. Cuando voy a bebérmela de golpe sin pensarlo, siento que alguien está a mi lado, pero antes de poder verla la oigo y hace que pare rápidamente.
-No creo que quieras tomarte eso-dice y cuando la miro está ahí con una sonrisa.
-Creo que lo necesito, me voy a volver loco,
-Tienes que estar con todos los sentidos en alerta.
-Lo sé, pero no puedo soportar esto sin estar bebido, ahora lo sé.
-Bueno si quieres puedo hacerte un poco de compañía-dice mordiéndose el labio y haciéndome sonreír.
-No me vendría para nada mal-digo sonriéndole-pero creo que deberías ir a buscar a mi hermana antes de que haga alguna locura, estaré bien-digo con una sonrisa dejando la copa sobre la barra y girándome sabiendo que ella está cabeceando mientras sonríe.
Y entonces, oigo un fuerte ruido y de repente todo el mundo gritando. Cuando me giro veo a Kate agarrándose con fuerza del brazo donde sale sangre sin parar.
-Kate…-digo corriendo a su lado agarrando con fuerza la herida.
-Suéltala-dice de repente una voz y cuando me giro allí está la chica con la pistola en la mano y apuntándonos a los dos. Enseguida salen los detectives y la apuntan a ella pero yo levanto la mano para que no disparen, no quiero que nadie más salga herido.
-Hey, espera-digo colocándome estratégicamente delante de Kate, no quiero que vuelva a dispararle, esta vez ha tenido suerte pero la próxima vez…no va a ver próxima vez-sé que estas enfadada.
-No sabes nada. No tienes ni idea y no te acerques más-dice al verme dar un paso hacia ella y trago saliva para intentar mantener la calma, porque no quiero que se ponga más nerviosa y pueda disparar queriendo o sin querer.
-Sé que te he fallado, fui un idiota-digo y veo sorpresa en su cara por mis palabras, eso es lo que quería-me equivoque contigo, no supe valorarte. Pero puedo conseguir que eso cambie si tú quieres. Vámonos de aquí los dos solos ¿sí? Tira el arma y vámonos.
-No soy idiota, no vamos a salir de aquí con vida-dice apretando con fuerza su arma.
-Espera, espera...-digo nervioso de que pudiera disparar.-Lo siento, tienes razón, pero déjame decirte algo antes ¿sí? Lo siento, lo siento de verdad. Sé que al final, no tienes la culpa de lo que ha pasado-digo serio sintiendo como las lágrimas hace que me piquen los ojo, en realidad, me siento culpable de que esto esté pasando, quizás yo sea el mayor culpable-no mereces acabar mal, sabes que si disparas, que si no sueltas el arma vas a morir aquí, y lo sabes. No quiero que esto acabe así, no es justo para ti. Puedes conseguir salir con vida, puedes pagar por lo que has hecho y poder volver a reconstruir tu vida. No hagas que esto acabe tan mal.
-Sé que todo acaba aquí, pero nos vamos juntos-dice de repente y entonces veo como aprieta más el arma y entonces se escuchan varios disparos y siento como al menos dos golpes sobre mi cuerpo que hacen que caiga al suelo.
CONTINUARÁ…
Si vale, quizás querréis matarme por dejarlo aquí, pero…si no lo dejara aquí no sería yo ¿no? jaja. No os preocupéis que el lunes seguimos justo por donde lo hemos dejado. Gracias a todos por seguir.
4 para el final
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 26, 2017 2:39 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, espero que os guste, ya no os voy a hacer esperar más jaja. Gracias a todos por seguir, ya queda muy poquito para el final pero como siempre os digo continuaremos mientras siga esa inspiración y vosotros, tenemos que mantener vivo el recuerdo bueno que tenemos de nuestra pareja favorita.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 37
POV KATE
La veo caer, pero para poder llegar a ver eso antes he tenido que ver como Rick esta tirado en el suelo y no se mueve. Siento como mi corazón desbocado golpea una y otra vez con fuerza contra mi pecho. Corro hacia él mientras siento como la sangre sigue cayendo por mi brazo, pero me da igual, necesito estar a su lado, necesito saber que esta bien.
Me tiro a su lado mientras oigo como todo el mundo corre desbocados de un lado para otro. Pero yo me centro en él, en lo verdaderamente importante. Llego a su lado y veo que no responde cuando grito su nombre y no se mueve, siento un nudo en el estomago. Tiro de su chaqueta y después de su camiseta quitándosela de golpe y entonces ahí esta el chaleco antibalas y el par de balas incrustados en él. Y entonces siento como se mueve.
-Vas a tener que comprarme una camisa nueva-dice con voz de dolorido, pero esta bien, está bien y eso es lo que importa.
-Dios-digo saltando sobre el abrazándolo haciendo que se queje de dolor-lo siento.
-Esto para las balas, pero aun así duele-dice haciéndome reír-tu brazo…
-Es solo un rasguño, estoy bien-digo tranquilizándolo, pero se sienta de golpe a pesar de que intento que no lo haga.
-Tenemos que…-pero entonces se queda paralizado, cuando miro hacia donde él está mirando veo que está mirando a la asesina allí tirada, sin duda muerta. No hace falta que diga nada para saber que se siente mal, sé que antes cuando estaba intentando convencerla para que no disparara, en parte, creía lo que decía, se siente culpable, pero él no lo es, sin duda no debe sentirse así.
-Rick…mírame a mi ¿sí?-digo al verlo sin duda hundido, derrotado-Rick-grito de nuevo consiguiendo que me mire.
-Si lo siento-dice cabeceando-tenemos que llevarte al médico-dice levantándose y me levanto con él y enseguida mira mi herida y la aprieta para intentar que deje de sangrar.
-Rick…-escuchamos como lo llaman y aparece Alexis corriendo a abrazarlo.
-Estoy bien-dice Rick abrazándola con fuerza.
-Chicos, esto ha acabado-dice el detective acercándose mientras sus compañeros se encargan de sacar a todos el mundo y de tapar la escena del crimen-debería mirarte eso un médico.
-Si tiene razón-dice Rick mirándome realmente preocupado.
-Está bien-acepto solo para poder relajarlo un poco.
Me acompaña junto a Alexis al exterior, pero cuando íbamos a salir veo como una mujer lo frena y Alexis me acompaña hasta la ambulancia que está esperando fuera. Mientras me atienden no puedo dejar de mirarlo, se le ve enfadado discutiendo con esa mujer y después de un par de minutos haciéndolo, lo veo dejarla y buscarme con la mirada hasta que me encuentra. Lo veo acercarse con la mirada baja sin duda para que no pudiera darme cuenta de que está enfadado, pero cuando llega a mi lado pone de nuevo esa cara de preocupación en la cara.
-¿Está bien?-dice preguntándole al paramédico.
-Ha tenido mucha suerte, la bala entro y salió, un rasguño casi-dice con una sonrisa tranquilizándolo un poco.
-Te dije que no era nada-digo con una sonrisa agarrándole de la mano para que sintiera mi apoyo.- ¿Está bien?
-Si.
-Te he visto discutiendo con…con esa mujer.
-Es mi editora, quería beneficiarse de todo esto-dice con una sonrisa sarcástica y cabeceando-no puedo creerlo.
-Está bien, no pasa nada.
-No puedo creer que haya gente así. Esto no es nada de lo que se pueda sacar algo bueno. Solo que se ha acabado, pero ojala se hubiera acabado de otra manera.
-Lo sé. Pero todo está bien. No podías hacer nada más.
-No sé…-dice aun cabizbajo y no quiero verlo así más.
-Dejemos eso para otro momento ¿sí? Ahora celebremos que estamos bien, que estamos vivos-digo sacándole una leve sonrisa.
Acabamos en el hospital porque el médico quiere que me laven bien la herida y me den allí los puntos. Rick y Alexis me acompañan en todo momento.
Cuando llegamos nos separan que para que puedan curarme la herida mientras Rick se queda fuera con Alexis. Solo espero que también lo miren a él porque a pesar del chaleco sé que puede tener algún daño, alguna costilla dañada. Pero no puedo decírselo porque me llevan enseguida hacia dentro.
Pasan unos minutos mientras me limpian y me cosen la herida. En cuanto me la tapan me dejan sola en una sala de curas y van a buscar a Rick supongo que solo para que me calle porque no he dejado de preguntar por él en todo momento. Un par de minutos es lo que estoy sola, antes de que Rick entre corriendo a mi lado abrazándome con fuerza, haciéndome sonreír.
-Ves solo unos puntitos y ya estoy-digo acariciándole la cara y el pelo con la mano buena mientras él se agarra a mi cintura y se agacha un poco para poder besarme-¿te han mirado?
-Estoy bien.
-Rick…
-Me han mirado-dice con una sonrisa-Alexis se puso pesada y para no oírla-dice con una sonrisa-solo un par de costillas tocadas. Nada que con reposo no se consiga.
-Podemos hacer reposo juntos-digo sonriéndole.
-Se acabó-dice con una sonrisa y aunque sé que esto le ha marcado tanto como a mí, sé que lo dice en serio, esto se ha acabado y aunque el camino ha sido largo, aunque el dolor y la tensión va a durar un poco, esto se ha acabado, podemos pensar más en nosotros, podemos luchar por nosotros.
Salimos camino a casa, me encantaría estar a solas con él, solos, tranquilos y sin preocupaciones después de mucho tiempo. Pero entendía que él necesitara ver a su madre y estar con su hermana. Yo intento sonreír a pesar del dolor y el cansancio, porque en parte tienen razón tenemos que celebrar porque estamos vivos, pero ninguno de los dos tenemos cuerpo para ello, y mucho menos después de por lo que hemos pasado.
-Imagino que lo habréis pasado fatal. Pero no creáis que he estado de fiesta, creía que me iba a dar algo. Pensé en salir corriendo a la fiesta.
-Me alegro que no lo hicieras. Ya había demasiada gente en peligro que no debería haber-dice Rick pasando su brazo por mi cintura atrayéndome hacia él.
-Bueno, lo bueno es que esto se acabó-dice Alexis suspirando-esto no ha traído nada bueno.
-No estoy de acuerdo-dice Rick-a mí me ha traído a Kate-dice mirándome haciendo que me sonroja.
-Y no os olvidéis que ha hecho que vuelva y para quedarme-dice su madre haciéndonos reír a todos.
-Bueno yo también he sacado algo bueno de esto-dice Alexis-he recuperado a mi hermano, al verdadero Rick-dice mirando a Rick y este me suelta para abrazar a su hermana con fuerza.
-Y he vuelto para quedarme-dice con una sonrisa haciendo que Alexis sonría con todas sus fuerzas, creo que nunca antes la había visto tan feliz.
Después de pedir la cena y cenar todos en familia, por fin nos quedamos los dos solos, tumbados en el sofá pegados el uno al otro y sin tener que decir nada, el silencio era algo que ambos necesitábamos.
No podía dejar de pensar en esos instantes en los que escuche como disparaban y él caía al suelo, fue el peor momento de mi vida, solo pensar en perderlo…hacía que mi corazón se saliera. Aún sigue golpeando fuerte dentro de mi pecho solo de recordarlo.
-He tenido mucho miedo-digo sin poder evitarlo mientras lo miro y él me acaricia despacio la cara mientras sonríe levemente.
-Yo también. Pero solo pensaba en que no podía pasarte nada.
-Podía haberte matado.
-Y a ti. No hubiera podido vivir con eso. Pero al final no ha salido tan mal.
-Bueno…-digo con una sonrisa-te quiero lo sabes ¿no?-digo mordiéndome el labio nerviosa.
-Lo sé, es fácil-dice guiñándome el ojo haciéndome reír. Entonces siento como me acaricia con suavidad apartando el pelo de mi cara y una pequeña sonrisa asoma de su boca-Te quiero Kate, te quiero más de lo que he querido a nadie mi vida, tanto que a veces duele-dice mirándome fijamente y muy serio y no puedo apartar la mirada de esos maravillosos ojos que no dejan de mirarme en todo momento haciendo que mi corazón palpite con fuerza. Y entonces lo veo acercarse y besarme haciéndome sentir especial, tanto como solo él puede hacer sentir a alguien con solo un beso, con solo una mirada. Y ahora, en este momento, sé que siempre seré feliz, siempre porque lo tendré a mi lado y eso es tener la felicidad asegurada.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos, nos vemos el miércoles con un nuevo capítulo, solo quedan tres para el final y espero que lo disfrutéis, lo malo ya ha quedado atrás.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 38

Mensaje por tamyalways el Mar Jun 27, 2017 10:59 pm

Buenos días, aquí estamos en la fase final de la historia, como siempre esperando y deseando que os guste. Aparte de este quedaran dos más para el final. Por lo tanto el sábado acabara esta historia, y como siempre, el sábado también subiré el primer capítulo de la nueva historia, tendréis doble ración de Caskett, espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 38
POV KATE
Han pasado ya un par de semanas y aunque había estado perfectamente a solas con él sin hacer nada en especial, tenía que volver a trabajar, no podía esperar más aunque me costo un mundo dejarlo solo en la cama. Habíamos quedado en mi casa para la cena, dijo que iba a prepararme una cena para chuparme los dedos y yo no pensaba hacerle esperar.
Miro el reloj y son ya las 8, aunque tengo aun mucho que hacer no pienso quedarme ni un solo segundo más allí. Recojo mi chaqueta y mi bolso y miro a mí alrededor, sin darme cuenta me había quedado sola. Apago la luz y con una sonrisa vuelvo a casa, en su búsqueda.
Llego a casa y lo encuentro tarareando una canción mientras se mueve de un lado para otro en la cocina. No se ha dado ni cuenta de que he entrado en casa y sigue moviéndose mientras canta, mientras yo disfruto de la vista.
Y entonces llega el momento culmen de la canción y se pone a saltar como un loco mientras hace como si estuviera tocando la guitarra y entonces ya no puedo más y empiezo a reírme sin poder parar y entonces es cuando se da cuenta de que estoy aquí, justo detrás de él sin parar de reír.
-Oye no vale espiar y menos cuando estoy cocinando-dice girándose y entonces aún me entra más risa cuando lo veo con un delantal con una foto de un cuerpo desnudo.-Vale lo entiendo, yo estoy mejor sin ropa y sin este delantal pero mola ¿no?-dice sonriendo y no puedo dejar de reírme.
-Lo siento…ya paro-digo pero sin poder evitar seguir riéndome.
-Serás-dice moviéndose hacia mí y agarrándome de la cintura mientras me sube dándome vueltas.
-Para para-digo agarrándome a él para no caerme.
-¿Quién ríe ahora?-dice con esa sonrisa suya que siempre me vuelve loca.
-Suéltame-digo dándole un suave golpe para que me baje.
-Hola-dice volviéndome a sonreír.
-Hola-digo devolviéndole la sonrisa y no puedo esperar más para juntar nuestros labios en un tierno beso pero que me hace suspirar por más y a él le pasa lo mismo, porque no me deja separarme mientras me aprieta aún más a él.-Huele a…
-Mierda la cena-dice soltándome y sale corriendo hacia la comida para poder apagarla-mierda, sé me ha pegado un poco la salsa-dice poniendo morritos y me acerco hacia donde está mirando hacia la salsa que está completamente pegada.
-¿Un poquito?-pregunto con una sonrisa.
-Muy graciosa, llevo toda la tarde preparándola para que este perfecta y ahora…
-Podemos pedir algo para comer-digo sonriéndole.
-No, no es justo-dice enfadado como un niño pequeño y sé que le hace ilusión así que intento darle algo de tiempo para que se sienta mejor.
-¿Qué te parece si me tomo un largo y caliente baño mientras tu arreglas la cena?
-Bueno…o podemos tomar ese baño juntos-dice con una sonrisita.
-Otro día, hoy me prometiste que me chuparía los dedos y eso es lo que espero.
-Está bien-dice poniendo de nuevo morritos haciéndome sonreír.
-Te prometo que mañana si quieres tomamos el baño más largo de tu vida.
-Oh…pues hubo una vez que…
-Cállate-digo con una sonrisa y entonces me besa suavemente en los labios juntando nuestras sonrisas antes de dejarme ir mientras él se pone de nuevo manos a la obra.
Me tomo un buen baño relajante mientras le doy tiempo para que arregle el estropicio, no sé porque pero desde que me dijo esta mañana que quería hacerme la cena, supe que era importante para él, y no quería que le saliera mal, quería verlo sonreír porque eso me hacia sonreír a mi también.
Dudo entre ponerme ropa cómoda o ponerme algo más elegante, pero a pesar de que tengo pocas ganas de arreglarme, quiero hacerlo, quiero hacerlo por él. Saco un vestido arreglado pero lo suficientemente cómodo para estar en casa. Me doy unos pequeños toques de maquillaje, me recojo el pelo en un moño algo desaliñado y tras echarme unas gotas de perfume salgo en su búsqueda.
Lo encuentro colocando la mesa y arreglado, con un pantalón vaquero negro que le sienta como un guante y una camisa blanca. Lo veo moverse nervioso mientras enciende un par de velas que ha colocado en el centro de la mesa. Huele bien, la verdad es que huele muy bien, pero la verdad es que no puedo dejar de mirarlo como cuenta mentalmente esa lista para ver que no le falta nada.
-Ajan-carraspeo para hacerme notar y se gira nervioso pero cuando me ve una sonrisa aparece en su cara y lo veo acercarse despacio hacia mí.
-Estás preciosa-dice apartándome con delicadeza un mechón de pelo que se ha escapado de mi moño.
-Tu tampoco estas nada mal-digo pasando mis manos por su camisa alisándola un poco.
-Hace mucho que no me pongo una, pero creía que era un buen día.
-¿Am si? Menos mal que me he vestido, pensaba ponerme el pijama-digo con una sonrisa.
-También estarías preciosa-dice sonriéndome, mirándome como si fuera lo único que le importaba, haciéndome sentir amada y especial.
-¿Y la comida?
-Lista, siéntate que ahora vengo-dice aparatándome la silla para que pueda sentarme. Y en cuanto lo hago sale disparado a la cocina para poder traer la comida.
Cuando lo hace el buen olor se convierte también en algo muy apetecible con la vista, tiene una pinta increíble cuando Rick lo coloca sobre la mesa. Se sienta a mi lado reparte la comida y luego me mira con esa sonrisa suya.
-A comer-dice sonriendo y yo me acelero para probarlo. Cuando lo hago es increíble, esta delicioso demasiado delicioso.
-Quiero la receta-es lo primero que consigo decir.
-Lo siento es receta de familia.
-Venga ya.
-A lo mejor algún día. Quizás antes de lo que piensas-dice con una sonrisa y lo miro extrañada, sé que esta liando alguna pero no sé que puede ser-ahora comételo ¿sí?-dice señalando mi plato y yo sonrió mientras me meto un poco más de comida en la boca mientras sonrió.
Acabamos de comer entre risas, bromas, la verdad es que cada vez estábamos mejor. Tenía miedo de que cuando todo se volviera normal esto se acabara, empezó con toda esa mierda y ahora que estamos bien, que estamos tranquilos y podemos ser felices tenía miedo de que esto se fuera al garete. Pero ha sido al contrario, cada vez estamos mejor, cada vez me siento mejor y cada vez veo algo, cada día conozco algo de él que aún me engancha más y más.
Nos sentamos en el sofá, bueno yo lo hago mientras él va hacia el baño. Enciendo la televisión por si le apetece ver alguna película. Cojo mi móvil para ver si tengo algún mensaje o correo importante, pero nada que no pueda esperar hasta el lunes. Entonces lo escucho moverse detrás de mí y dejo el móvil con una sonrisa.
-Ya era hora-digo levantándome para poder mirarlo y allí está mirándome fijamente muy serio demasiado serio-¿Ha pasado algo?
-No…bueno…allá voy-dice tomando aire mientras se acerca a mí.
-Rick me estas asustando.
-Espero que no-dice con una risa nerviosa-Kate, tenía miedo por estos días después de toda la locura, pensé que te darías cuente de que era un idiota y que te marcharías. Pero por ahora no es así-dice con una sonrisita de nuevo-Estos días, me han ayudado a darme cuenta de que estoy feliz, tanto que casi duele. Por eso, quiero pasar el resto de mi vida contigo. ¿Quieres pasar el resto de tu vida conmigo? Kate, ¿Quieres casarte conmigo?-dice nervioso arrodillándose mientras saca un anillo mientras me mira fijamente y siento como mi visión se vuelve nublosa por culpa de las lágrimas y como me tiembla todo el cuerpo-Por favor di algo-dice suplicante y no sé si es que ha pasado mucho tiempo, pero siento que tengo que decir algo, tengo que hacerlo antes de que se crea que no quiero, porque esto es aunque algo raro y complicado de entender y de explicar, es algo que me tiene con el corazón encogido de la emoción.
-Si…si quiero Rick-digo sin poder evitar más las lágrimas y veo como no se levanta y pienso que quizás ni si quiera me haya salido la voz del cuerpo-Rick…quiero pasar el resto de mi vida contigo.
Y entonces, solo entonces es cuando veo como una sonrisa ilumina su cara y se levanta mientras las lágrimas corren por su cara y me abraza con fuerza contra su pecho mientras ambos lloramos y sonreímos.
-Esto es una locura-digo sin poder dejar de sonreír.
-Una hermosa locura-dice Rick separándose para poder colocarme el anillo en mi dedo y no puedo dejar de mirarlo.-Es sencillo, sabía que no te gustaría algo más grande.
-Es perfecto-digo sonriéndole y ya no espero más, me lanzo para besarlo y enseguida nos fundimos en un abrazo sin fin.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos, ya solo quedan dos para el final, estoy triste pero feliz de que la historia haya vuelto a llegar a vosotros. Seguimos con fuerzas, seguimos manteniendo el Caskett vivo para siempre.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 39

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 29, 2017 10:57 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, el penúltimo de una historia que empezó antes incluso de escribirla, recuerdo que me llego un día y no puede evitar escribir el primer capítulo y dejarlo ahí hasta que acabe la historia que estaba escribiendo, no quería que se me olvidara, no quería dejarla escapar y ahora 39 capítulos después estoy feliz de ello. Gracias a todos por seguir la historia con entusiasmo, con ganas de daros el final y con ganas de daros una nueva historia.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 39
POV RICK
Hoy sin duda es el día más importante de mi vida. Hoy es el día en que me caso con la mujer de mi vida. Estoy muy nervioso pero tan feliz de que haya llegado este día, de que podamos disfrutarlo con la gente que queremos, con los que siempre han estado ahí.
No puedo evitar recordar en este momento cada instante que hemos pasado juntos, desde el día que la conocí, sus momentos de abogada conmigo y por fin, el momento en que ambos nos conocemos de verdad, sin fachadas. Quizás no fueran las mejores circunstancia pero solo por llegar a este momento, todo ha merecido la pena.
A veces cuando estoy con ella no puedo llegar a explicarme como esta conmigo, como he conseguido que se quede a mi lado tanto tiempo. Pero ahora que lo he conseguido, voy a pasarme el resto de mi vida intentando hacerla feliz cada día para poder mantenerla aquí conmigo, para que este sueño siga hacia adelante y no acabe nunca.
Mi madre y Alexis están de un lado para otro moviéndose sin parar. En vez de ayudarme a relajarme creo que me están poniendo mucho más nervioso.
-Rick…ponte la corbata bien-dice mi madre.
-Si póntela bien y los anillos ¿los tienes?-dice Alexis sin parar poniéndome aún más nervioso.
-Lo tengo ya todo, y por favor no me ayudáis.
-Lo siento hijo, no todos los días se casa un hijo-dice sonriéndome mientras me coloca bien la corbata y no puedo evitarla sonreírle y besarle en la mejilla, porque estaba feliz de que estuviera aquí.
Cuando me dijo que venía para quedarse, que quería estar con sus hijos, tenía miedo de que fuera todo un espejismo y que volviera a dejarme. Pero aquí estaba siempre que la necesitábamos, y era otra de las cosas mejores que me había pasado. Recuperar a mi madre y también a mi hermana, y en eso Kate también había tenido mucha culpa.
-¿Estás listo?-dice Alexis y yo asiento sonriendo para poder salir por la puerta, pero entonces me encuentro con el padre de Kate allí esperándome y me freno de golpe. Solo lo he visto en un par de ocasiones con anterioridad, apenas nos conocemos y sé que para ambos no es lo mejor puesto que hay una persona en común que es lo que más queremos en la vida. Pero quizás mi prisa por no dejarla escapar ha hecho que hayamos tenido poco tiempo para conocernos.
-¿Podemos hablar un momento?
-Claro-digo asintiendo y con un gesto hago que mi madre y Alexis salgan para que podamos hablar a solas. Le hago pasar y ambos decidimos quedarnos de pie y tomarnos un tiempo antes de empezar a hablar.
-Chico apenas nos conocemos.
-Lo sé yo…
-No déjame acabar ¿sí?-dice serio mirándome y yo asiento mientras trago saliva nervioso. –Apenas hemos tenido tiempo para conocernos y bueno mi hija es lo único que tengo, es lo que más quiero en esta vida-dice y yo asiento para que sepa que estoy escuchándole-Para mí es importante conocerte para saber si mi hija va a ser feliz o no, pero aunque no nos hemos podido ver mucho, todo ha sido demasiado rápido, he hablado con mi hija, y tengo que decir que me ha sorprendido verla y charlar un poco con ella. Desde que murió su madre…ella…se metió de lleno en su trabajo y no la veía feliz. Ahora no es feliz, es…no sé ni cómo describirlo, nunca la he visto tan radiante de felicidad, no deja de sonreír, no deja de hablarme de lo feliz que es y de lo bien que le haces sentir. Así que, aunque no te conozca, solo con ver a mi hija hablar de ti puedo decir que eres el adecuado para ella-dice sacándome una sonrisa ya más relajado-ojala pueda conocerte un poco más ahora que vas a ser el marido de mi hija, pero quiero sepas que tienes mi bendición, que ambos lo tenéis.
-Muchas gracias, para mí era importante tenerla porque sé que para ella lo era. Ojala hubiéramos podido coincidir más para que pudiéramos habernos conocido, pero después de todo por lo que habíamos pasado, no quería esperar más para ser feliz, quería casarme con ella cuanto antes para poder disfrutar por fin, para poder hacerla feliz.
-Me alegra oír eso. Hazla feliz ¿sí?-dice con una sonrisa y yo asiento mientras ambos nos damos un buen apretón de manos-te dejo, tengo que ir en busca de la novia-dice saliendo y yo sonrió algo más tranquilo. Ahora que todo estaba claro solo tenía que casarme con la mujer de mi vida, ya estaba todo listo, ahora solo faltábamos los dos para poder sellar nuestro amor.
No sé cuánto tiempo llevo esperando aquí en la arena de la playa, donde Kate decidió que quería casarse. A mí me daba igual el lugar mientras ella decidiera casarse. Pero ahora sé que fue una gran elección porque sin duda era un lugar especial un marco increíble para nuestra boda, aunque sé que en el momento en que ella aparezca no tendré ojos para nada más que para ella.
Estaba empezando a impacientarme, no sabía cuánto había pasado ya pero cada instante que pasaba hacia que me ponía más y más nervioso, ¿Se había dado cuenta de que era demasiado poco para ella? Pero eso acabo cuando la veo acercarse agarrada de su padre y tan hermosa que se me caía hasta la baba.
Iba con un vestido que en el cuerpo de cualquier mujer seria simple, pero en el suyo era el vestido más hermoso del mundo. La veo acercarse con una sonrisa agarrada de su padre y cuento los pasos que quedan hasta poder tenerla a mi lado. Tres, dos, uno, y aquí esta solo tengo que estirar la mano para poder tocarla y siento como mis ojos están más húmedos de lo normal, síntoma de la emoción que me recorre por el cuerpo.
-Estás preciosa-consigo decir casi con un susurro y la veo acercarse con una sonrisa mientras le agarro de la mano para ayudarla a colocarse a mi lado.
-Tú también estas muy guapo-dice pasando su mano por mi cuello acariciando mi pelo haciendo que todo mi cuerpo se estremezca y entonces nos colocamos el uno al lado del otro para poder celebrar nuestro amor.
Empieza la ceremonia y en todo momento estamos agarrados de la mano y no podemos dejarnos de mirar y sonreír en todo momento. Y entonces llega el momento de los votos y los tengo tan claros, que salen sin ni si quiera pensarlos.
-Kate tengo tanto que agradecerte, pero sobre tengo que agradecerte que sea libre, y no por todo lo que el mundo piensa, soy libre porque puedo ser yo, contigo no necesito usar caretas, no tengo que esconderme, puedo ser yo mismo y me aceptas y me quieres tal y como soy. Por eso y porque siento que cada vez que te veo y te tengo cerca siento como mi corazón se acelera-digo soltando una pequeña risita-soy feliz, por eso te quiero, por eso quiero pasarme el resto de mi vida contigo, simplemente por eso porque me haces feliz.
Le sonrió y veo como me sonríe emocionada y mira durante un segundo al suelo antes de mirar hacia el cielo sin duda intentando evitar que caigan las lágrimas y entonces me agarra de las dos manos y empieza con sus votos.
-Rick…te quiero, eso es lo principal, te quiero por cómo eres pero sobre todo por como soy cuando estoy a lado. Gracias a ti quiero ser mejor y sobre todo, gracias a ti, soy feliz, soy una persona completamente feliz. Por eso, y porque mi corazón late desbocado cada vez que te veo, quiero pasarme el resto de mi vida feliz a tu lado.
Nos miramos ambos emocionados, felices de poder estar viviendo esto momento, de poder ser valientes y por fin, ambos luchar por nuestra felicidad.
-Pues puedes besar a la novia y tu besar al novio-y ambos nos sonreímos y nos acercamos para poder sellar esta promesa de amor por siempre y para siempre.
Disfrutamos de la fiesta con la gente que queremos. Pero decido hacer algo para nosotros, solo para nosotros. Y tras dejarlo todo preparado voy en su búsqueda. La encuentro hablando con mi madre.
-Estas preciosa, déjame que te sujete así la cola-dice enredando en el traje de Kate que sin duda era precioso pero algo incómodo para poder andar en condiciones por la playa-¿así mejor?-dice mi madre preguntando a Kate.
-Perfecto, gracias Martha-dice Kate sonriendo y ambas se abrazan, me encanta verlas así.
-¿Puedo robarte a mi mujer un rato?-digo apareciendo y agarrando a Kate por la cintura sacándole una sonrisa.
-Solo un rato-dice mi madre guiñándome el ojo y saco a Kate de allí para irnos a un lugar separados del resto.
-¿A dónde vamos? No podemos dejar esto así, somos los novios.
-Y los novios pueden hacer lo que quieran, es nuestro día-digo sonriendo haciéndola sonreír.
Llegamos al pequeño lugar que había preparado. Unas pocas velas, unas flores y una manta en la arena justo a primera línea de playa, era lo mínimo que se merecía, pero al ver su cara veo que le ha gustado.
-Esto es…esto es increíble.
-Es nuestro día, hay que celebrarlo. Además ha sido fácil, has elegido un lugar increíble, perfecto para ambos.
-Sí, me gusta sentir el olor del mar, la brisa, pero da igual el lugar mientras estés tú-dice mirándome con una sonrisa y no puedo evitar acercarme y sellar mis labios juntos a los suyos.
-Ha sido un día…
-Espectacular-dice acabando por mí y ambos sonreímos.
-Espectacular-digo acariciando su cara-y aún no ha acabado-digo agachándome y cogiendo un par de copas y las relleno de champan. Le paso una y la levanto para poder hacer un brindis, pero ella se me adelanta.
-Por nosotros.
-Por lo que significa ser feliz-digo entrechocando nuestras copas y así brindando por nuestro amor y con ese magnífico paisaje que nos rodea, nos abrazamos y nos besamos disfrutando de estar juntos, de algo tan simple como la compañía de la persona a la que quieres.
CONTINUARÁ…
Pues ya hemos tenido una boda perfecta, ¿puede ser un buen final? Puede, pero me he reservado un epilogo para cerrar esta historia, mañana más para poder ponerle el broche final. Os recuerdo que mañana también habrá primer capítulo de la nueva historia. Gracias a todos y disfrutad del día.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 40-Final

Mensaje por tamyalways el Sáb Jul 01, 2017 12:49 am

Buenos días, llegamos al final de la historia, solo espero que cada capítulo de esta historia, haya servido para evadirnos de la realidad durante unos minutos, que hayáis podido meteros de lleno en esta historia aunque sea solo por unos instantes. Gracias por este camino, pero recordad se acaba uno pero empieza otro.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 40
POV KATE
La fiesta ha acabado y Rick y yo nos vamos a la habitación de hotel que hemos reservado para nuestra noche de bodas. Ambos vamos todo el pasillo adelante sin dejar de besarnos y reírnos en todo momento, borrachos de felicidad.
-Aun no puedo creérmelo-dice Rick atrapándome contra la puerta de la habitación-nos hemos casado-dice con una sonrisa mirándome fijamente haciéndome sentir la mujer más querida y deseada al mismo tiempo.
-Estamos casados-digo pasando mi mano por su mejilla con una sonrisa haciendo que su sonrisa aun sea más amplia.
Nos miramos antes de juntar nuestras bocas en un nuevo beso apasionado. Abro la boca para recibir su lengua en mi interior mientras yo busco su boca con la mía fundiéndolas en un compas perfecto. Mientras nos besamos siento sus manos en mi cintura acercándome más a él y yo no puedo dejar de tirar de su cuello hacia mí para intentar que este beso no acabe nunca, pero por desgracias, necesitamos aire para poder vivir.
Cuando abro los ojos allí esta él mirándome con sus ojos azules completamente negros, con el pelo desordenado por culpa de mis manos y con una sonrisa que hace que mis bragas estén completamente húmedas ya.
Entonces, sin previo aviso me agarra de las piernas y coloca otra mano sobre mi espalda levantándome fácilmente con una sonrisa.
-Es la tradición-dice guiñándome el ojo antes de con mucha dificultad, abrir la puerta para que podamos pasar al interior, del que no salir en muchas, muchas horas.
Entramos en el interior y todo este precioso lleno de velas pétalos de rosas. Rick me deja con cuidado en el suelo y me da un beso rápido en los labios que me sorprende, antes de salir disparado.
-¿A dónde vas?-pregunto al verlo casi correr.
-Espera-dice y unos segundos después suena una melodía de fondo-ahora si es perfecto-dice acercándose a mí con una sonrisa y nos volvemos a besar jugando el uno con el otro.
-Esto es precioso-digo con una sonrisa.
-Tu sí que eres preciosa-dice tirando de mi espalda para acercarme más a él-y ahora viene lo mejor-dice con un movimiento de cejas-por fin voy a poder ocuparme de este vestido-dice susurrándome en el oído haciendo que mi cuerpo tiemble de anticipación.
Gira despacio dejando un reguero de beso por mi cuello hasta que se coloca justo detrás de mí dejando un último beso justo debajo de la oreja. Aparta mi pelo para poder besar mejor mi cuello, mordiéndolo suavemente haciendo que me estremezca. Pasa sus manos por mis brazos, subiendo poco a poco hasta que llega a mi espalda pasando levemente su mano. Echo mi cabeza hacia delante para darle espacio suficiente para poder dejarle hacer.
Siento su aliento contra mi cuello y siento como sin duda va a ser mi perdición. Siento sus manos en el cierre de la cremallera y suspiro, porque por fin va a poner fin a esta tortura. Baja despacio la cremallera haciéndome sonreír porque por fin iba a dejar la tortura pero entonces siento como su boca sigue el camino que la cremallera va dejando y mi piel se pone de gallina.
Cuando acaba con la cremallera poco a poco va quitándome el traje hasta que acaba en el suelo y siento como el frío impregna mi cuerpo.
-¿Tienes frio?-dice susurrándome en oído haciendo que mi cuerpo se caliente al instante. Y sé que está sonriendo por lo que le hace a mi cuerpo y quiero matarlo.
Me giro quedándome enfrente de él y ahí está con una sonrisa socarrona que hace que la humedad entre mis piernas sea casi insoportable. Coloco mis manos en sus hombros quitándole la chaqueta dejándola caer sobre el suelo. Le agarro de la corbata tirando de él hacia la cama donde lo empujo para que quede sentado sobre ella.
Siento su mirada sobre mi comiéndome con ella y me gusta sentirme deseada por él. Me gusta todo de él, me gusta cómo me mira, como me besa, como me toca, me gusta cómo me hace sentir. Pero yo también quiero disfrutar de su cuerpo, así que me toca a mí ahora.
-Quiétate la camisa-digo con la cara ladeada mirándole mientras me muerdo el labio y enseguida se desabrocha rápidamente la camisa rompiendo los botones en el intento.
-¿Me quito también el pantalón?
-No, de eso me ocupo yo-digo bajando despacio colocándome sobre sus piernas y me agarro a su cuello ante de poder besarlo.
Me dejo llevar por el beso, por ese beso que tanto me hace sentir, hasta que acabamos ambos tumbados sobre la cama dándonos pequeños besos mientras recuperamos el aliento. Vuelvo a sentarme sobre su estómago donde seguramente puede notar mi humedad, y paso mis manos por su torso desnudo clavándole suavemente las uñas consiguiendo que levante un poco las caderas de la impaciencia, justo lo que quería, provocarlo hasta que no pudiera más.
Me levanto arrodillándome justo delante de él y sin dejar de mirarle con una sonrisa voy abriéndole el pantalón despacio dejando mis manos lo máximo posible sobre su cuerpo. Levanta un poco su culo para que pueda bajárselo hasta que se los quito por completo. Allí estamos solos los dos únicamente con nuestra ropa interior, mirándonos completamente poseídos por la pasión. Y antes de poderme dar cuenta ambos estamos de pie volviendo a juntar nuestras bocas con auténtica pasión.
Siento como me gira rápidamente encerrándome entre su cuerpo y la pared, puedo sentir su erección justo sobre mi culo, su aliento en mi cuello y sus manos sobre mi cintura bajándolas peligrosamente a donde más los necesito.
Coloca mis manos sobre la pared supongo que para que pueda agarrarme, coloca una de sus manos entre mis piernas y sin darme cuenta las abro para poder darle espacio, puedo sentir su sonrisa justo detrás de mí.
Vuelve a pegar su cuerpo al mío, pero esta vez siento que no tiene nada de ropa. Baja sus manos por mi estómago poco a `poco mientras besa mi cuello y yo ladeo mi cabeza para darle un mayor acceso mientras me agarro con fuerza a la pared. Entonces es cuando siento como sus manos entras dentro de mi braguitas acariciándome donde más lo necesito.
-Estas muy mojada Kate-dice en mí oído con una sonrisa y siento como mis piernas flaquean pero sus manos aún se aprietan más a mi cuerpo.
Siento como introduce un dedo en mi interior mientras con el pulgar presiona mi clítoris, y yo solo puedo suspirar y gemir rogándole por más. Me siento en el cielo hasta que siento como saca sus dedos de mi interior y siento su otra mano masajeando mi culo. Siento entonces como sus dientes se clavan en mi cuello y cuando siento que estoy perdida en eso me penetra de golpe haciéndome gritar por la impresión, haciéndome gritar de pasión.
Se mueve dentro de mí mientras su mano sigue presionando mi clítoris y yo no dejo de gemir y gritar pidiéndole más y más. Me encorvo un poco para poder ayudar con el movimiento y empiezo a moverme hacia delante y hacia atrás consiguiendo que la penetración sea más profunda y más placentera a la vez.
A los pocos minutos acabamos ambos soltando un fuerte gemido tras llegar al clímax, y acabamos tumbados en la cama el uno pegado al otro sin dejar de sonreír.
-Esto es el principio-dice con una sonrisa acariciándome y siento como mi piel aún está muy sensible a su tacto.
-Solo el principio-digo acariciando suavemente su torso haciéndole saltar también a él y ambos nos miramos con una sonrisa-tengo que ir al baño, solo dos minutos. Espero que estés preparado-digo con una sonrisa y lo veo mirarme con deseo.
Voy al baño con una sonrisa recordando que estoy casada con el hombre de mi vida, con el hombre que entro de golpe y se quedó para siempre. Lo quiero, lo quiero como nunca he querido a nadie en mi vida y eso me hace feliz, pero también me da miedo, un miedo supongo que bueno que te hace darte cuenta de lo que te importa y necesitas a alguien.
Me lavo un poco la cara y cuando voy a secarme veo mi bolso allí, lo que mande a Lanie a traerme antes de la boda. Esta abierto y sin tener que tocarlo puedo ver allí una cajita, una cajita que puede cambiarme la vida. La compré hace un par de días quería saber pero a la vez me daba miedo. Lo fui dejando convenciéndome a mí misma de que lo mejor era esperar a después de la boda, quería que la boda solo fuera algo de los dos, ahora me llama desde dentro del bolso y la saco despacio casi con miedo.
No sé qué hacer, no sé si sacarla y ver si mi mundo va a cambiar aún más o no. Estoy a punto de meterla de nuevo cuando no aguanto más, la abro rápidamente y sin más me hago el test, necesito saber si esto va a seguir siendo cosas de dos o no.
Salgo cinco minutos después del baño con la cajita en la mano y Rick está allí tumbado en la cama. En cuanto me ve sonríe y se acomoda un poco más.
-Ya era hora, pensaba que habías huido por la ventana o algo. ¿Hay ventana para huir?-dice bromeando.
-No, no lo sé-digo con un movimiento de cabeza, estaba nerviosa.
-Kate ¿pasa algo?-dice incorporándose y levantándose colocándose justo delante de mi agarrándome de lo brazos para poder mirarme mejor a pesar de la oscuridad de la habitación.
-Estoy…estoy embarazada-digo con una leve sonrisa mientras las lágrimas corren por mi cara. Veo sorpresa en su cara durante apenas unos segundos antes de saltar sobre mí cogiéndome en brazos riéndose con fuerza mientras me da vueltas y vueltas.
-¿Estas embarazada?-dice soltándome y puedo verlo sonreír mientras llora emocionado.
-Eso dice esto-digo entregándole la cajita con el predicto dentro.
-Ahora si-dice con una sonrisa.
-¿Ahora sí?
-Ahora sí que este día es insuperable-dice sonriéndome antes de besarme tiernamente haciéndome sonreír.
-¿Estas feliz?
-No puedo estarlo más, ¿y tú?
-Tengo miedo…pero estoy feliz-digo con una sonrisa.
-Podemos hacerlo, juntos podemos hacerlo-dice sonriendo y me abraza contra su cuerpo y suspiro en sus brazos porque soy feliz, tan feliz que hasta me duele. No puedo creerme como te puede cambiar la vida de un día para otro. Como puedes llegar a ser feliz con la persona que menos te esperas y en el que piensas que no es el mejor momento. Pero la vida es así, cuando menos lo espera y con quien menos lo esperas, llega esa felicidad que corre por tus venas y ya, no la quieres dejar salir más.
FIN
Gracias a todos por estar ahí hasta el final, espero que os haya gustado este epilogo que pone el broche final a una historia de amor, que al final es lo que define las historias que escribo. Gracias y estad atentos que en unos minutos tenemos nueva historia.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 577
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Presunto inocente-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.