Vacaciones en Roma-Tamyalways

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 24

Mensaje por tamyalways el Lun Ago 07, 2017 3:04 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Tengo dos noticias para vosotros, una buena y otra menos buena, bueno para mi si es buena jaja. El caso es que ahora estoy de vacaciones y podré escribir más, la mala es que la semana que viene me voy de viaje (viernes) y no voy a poder subir durante diez cortos días jaja. Esas son las noticias que os tenía que dar. Pero al menos esta semana y la que viene habrá los cuatro capítulos diarios, solo os perderéis una semana, espero que no acabe en un momento clave jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 24
POV KATE
Han pasado tres días desde que se fue y no ha dejado de llamarme ningún día. A pesar de que estamos genial cuando hablamos, que sigo disfrutando de hablar con él y me rio como siempre que estoy con él, no es lo mismo. No puedo tocarlo, no puedo besarlo, no puedo mirarle a los ojos.
No puedo negar que lo echo en falta. De repente cuando estoy sola y me doy cuenta de que él no está y que no va a volver a estar me hace sentir mal, horrorosamente mal. Nunca antes me había sentido así.
Pienso tanto en él que no consigo darme concentrarme en lo que tengo que hacer. Mi futuro está en el aire, tengo que estar pensado al cien por cien en ello y no lo consigo. No cuando solo puedo pensar en él.
En unos días tendré la entrevista y sé que tengo que cuadrarla para poder conseguirlo y sé que ahora no es el mejor momento. Pero tengo que hacer un esfuerzo no puedo dejar que esto me aleje de mi sueño, no puedo.
Mañana también sale el libro de Rick, es su sueño y está muy nervioso. Me gustaría estar allí y por lo que él me dice también le gustaría. Sé que es un día importante para él y no puedo dejar de pensar en que todo le vaya bien, pero no puedo dejar que eso interfiera en mi sueño, tengo que luchar también por ello.
-¿En qué estás pensando?-pregunta Lanie entrando en el salón donde tengo todos los papeles para preparar la entrevista y cualquier pregunta que me puedan hacer, como controladora necesito tenerlo todo en perfecto orden.
-En cómo sacar esto.
-No mientas-dice sentándose a mi lado y tocando mis papeles a pesar de que sabe que me vuelve loca que lo haga.
-Rick tiene mañana la presentación. Esta nervioso y creo que me lo ha pegado a mí también.
-Estas nerviosa porque te importa.
-Claro que me importa. Como tú.
-Bueno de formas distintas. Yo no te gusto desnuda-dice sacándome una sonrisa.
-Lanie eres un caso.
-Entonces…
-Me importa si y mucho.
-¿Y?
-Y nada. Él está allí y yo estoy aquí, cada uno luchando por nuestro sueño.
-Bueno pero eso no significa nada. En poco lo conseguiréis y a lo mejor os reencontráis.
-Eres como su madre.
-Tiene una madre lista.
-Sí y yo también tengo una amiga muy lista y optimista.
-¿Nos has pensado en tomarte unas vacaciones cuando todo esto pase?
-No puedo, ahora menos que nunca. Si consigo el trabajo tengo que demostrar que valgo para ello.
-Bueno pero no hace falta matarse. Además creo que tienes a uno de los que eligen de tu parte.
-Deja eso ya de Francesco.
-Vamos no puedes decirme que no te has dado cuenta de cómo te mira.
-No me fijo en eso porque no es verdad y porque no me interesa.
-Más bien di eso. Que no te interesa. A ti te interesa un neoyorquino muy guapo.
-Anda déjame ya, que en vez de ayudarme lo que haces es retrasarme.
-Para, para que al menos el resto que vaya detrás de ti puedan hacer su entrevista, después de preparársela al menos se lo merecen ¿no?-dice con una sonrisa-ya te dejo, tengo que irme de todas formas. Hoy te toca hacer la cena te lo recuerdo.
-¿Te vale si pedimos unas pizzas?-digo dándome cuenta de que el tiempo pasa y aun no me siento segura con la entrevista.
-Está bien, vuelvo en un par de horas más te vale que te pongas manos a la obra.

POV RICK
Estoy súper nervioso, no puedo parar de un lado para otro. Aquí estoy con mi editora que no para de hablar, de darme consejos, de decirme que tengo que hacer, pero yo no puedo ni oírla, siento que me tiembla todo el cuerpo. Siempre he soñado con este momento y ahora siento que los nervios no me van a dejar disfrutarlo.
-Rick ¿me estas oyendo?
-Lo siento, estoy muy nervioso.
-Pues no puedes estarlo. Necesito que de los poros de tu piel salgan seguridad a radiales. Quiero que todo el mundo vea que estas muy seguro de ti mismo, como cuando hiciste la entrevista en Roma, así te quiero ver-dice seria mirándome y yo trago saliva pensando en aquel momento y cuanto daría para que Kate estuviera aquí conmigo esta vez también, sin duda todo sería mucho más fácil.
-Está bien, lo intentaré, pero no puedo prometerte nada.
-Lo conseguirás. Sé que esto solo es el principio Rick, vamos a hacer cosas grandes juntos-dice con una sonrisa y yo intento poner mi mejor sonrisa mientras me levanto con cuidado sintiendo como mis piernas tiemblan de los nervios y me muevo como un muñeco hacia el coche para poder volver a casa.
En cuanto llego a casa me lanzo a por el teléfono, no puedo esperar más. Necesito hablar con ella, necesito que ella me dé la confianza que siento que me falta. Enseguida, escucho su voz y por arte de magia, la magia de su voz, me siento mucho más tranquilo.
-Hola.
-Hola Kate-digo con una sonrisa.
-¿Cómo va todo?
-Estoy cagado-digo sacándole una sonrisa.
-Va a ir todo bien y lo sabes. Solo tienes que tener un poco de paciencia.
-Sabes que no valgo para esto. Necesito ayuda.
-Si vales ya lo demostraste.
-Tú estabas allí para ayudarme.
-Y siente que estoy allí para ayudarte. Aunque no lo esté físicamente.
-Te necesito, no sabes cuánto.
-Rick…vas a hacerlo muy bien. Lo sé. Confió en ti.
-Nunca antes he estado más nervioso en mi vida, siento que voy a cagarla.
-No lo vas a hacer. Tienes profesionales cerca y a tu madre ¿no? ¿Dices que es muy lista?
-La más lista-digo con una sonrisa.
-Pues tira de ella, no tienes que hacerlo solo. Y piensa que estoy allí contigo. Piénsalo ¿sí?
-Estás conmigo.
-Estoy contigo-dice sacándome una amplia sonrisa.
-¿Y tú? ¿Cómo va lo de tu puesto? Tanto hablar de mí y tú tienes también lo tuyo.
-Bueno…no estoy al cien por cien, pero estoy intentándolo.
-Lo vas a conseguir no tengo dudas. La misma seguridad que tienes sobre mí las tengo yo sobre ti y deberías tenerla tú.
-Lo mismo digo-dice haciéndome reír.
-Somos unos idiotas. Vamos a conseguir nuestros sueños y estamos tan aterrados que no vamos a poder disfrutarlo.
-Tienes razón. Así que mañana solo vas a pensar en que todo va a salir bien y que es el principio de una gran carrera. Es el primero, y te recuerdo que voy a estar esperándolo.
-Mañana mismo te lo mando. Ya sabes que espero tu crítica, que para mí es la más importante.
-Lo leeré, tenlo por seguro.
-Por un lado tengo muchas ganas, pero por otro lado…si no te gusta.
-Si se acerca un poco a lo que leí en tus pequeños relatos, me encantara.
-Eso espero.
-Bueno tu mándamelo y en cuento pueda te digo lo que me ha parecido.
-Bien, pero sin prisa lo importante es tu entrevista. Quiero que la bordes, quiero que nadie tenga una pequeña posibilidad. Y sé que así será, así que concéntrate, disfruta, haz lo que sabes hacer y entonces todo saldrá rodado.
-Gracias por tanta confianza-dice con algo de sarcasmo pero me da igual, sé que está nerviosa, tanto como yo.
-¿Cuándo podrás venir?
-¿Venir? ¿De qué hablas?
-Yo fui primero, ahora te toca a ti ¿no?
-En realidad no viniste a verme.
-Da igual.
-No, eso no cuenta.
-Está bien, la próxima vez voy yo, solo si la próxima vez vienes tú.
-Puedo intentar hacer ese esfuerzo-y sé que está sonriendo y eso me hace sonreír a mí aún más.
-Tengo unas ganar locas de verte y no salir de una habitación en horas.
-¿Solo me quieres para el sexo?
-Ya sabes que si-digo haciéndola reír.
-Me parece muy bien.
-Ya sabes que tú también me quieres para los mismo, no puedes aguantarte a este cuerpazo-digo consiguiendo oír su risa desde el otro lado del teléfono.
-Debo dejarte, creo que hoy me toca hacer la cena.
-¿Qué vas a hacer?
-Voy a pedir pizza-dice haciéndome sonreír.
-¿La mejor?
-Por supuesto.
-Estoy deseando poder verte, ojala pudieras estar mañana aquí conmigo.
-Lo sé, a mí también me gustaría.
-Aun puedes estar, puedo retrasar un par de horas la presentación para que puedas llegar.
-No puedo y lo sabes. Pero estaré pendiente. Si necesitas algo ya sabes que puedes llamarme. Da igual que hora sea ¿sí?
-Aunque estés en el trabajo.
-Mañana tengo día libre, así que no te preocupes. Para lo que necesites…
-Llamaré a mi Julieta-digo sonriendo como un tonto.
-Descansa y verás cómo mañana todo ira perfecto ¿sí? Buenas noches Rick.
-Buenas noches-digo con una sonrisa colgando el teléfono y suspirando porque ya le echo de nuevo de menos.
CONTINUARÁ…
Bueno espero que os haya gustado a pesar de las noticias jaja. Solo será una semana la que perdáis, una semana sin capítulo y sin mi pesadez por pediros comentarios jaja. Cuando os queráis dar cuenta estaré de vuelta, aunque para eso aún queda mucho para disfrutar.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 25

Mensaje por tamyalways el Mar Ago 08, 2017 9:08 pm

Buenos días, aquí estamos un día más contenta de ver que os sigue gustando, espero que sea así hasta el final jaja. Disfruten.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 25
POV RICK
Ha llegado el día de la presentación. El día más importante de mi carrera. Espero que por fin esto llegue a buen puerto, porque aun no lo he tenido en mis manos. Tanto tiempo preparando la presentación y aun no he tenido el libro en mis manos.
Nos acercamos hasta el lugar de la presentación, según Gina, mi editora, habrá gente importante y la prensa. Que es el momento cumbre. Pero yo creo que el mejor momento, el momento cumbre, llegara mañana cuando el libro este en todas las librerías y la gente se decida a comprarlo para poder leerlo. Ese es el momento que estoy esperando, es el momento con el que siempre he soñado, no con estas fiestas en donde tengo que hacerme el interesante, donde sé que puedo cagarla.
-Rick cariño, deja de temblar-dice mi madre colocando su mano sobre mi rodilla para que pare, pero no puedo parar, no cuando estoy a unos metros de sentirme el centro de atención, y aunque nunca me ha importado, hoy me gustaría ser invisible aunque fuera por esta noche.
-No puedo hacerlo-digo de repente sorprendiendo a todos.
-No digas tonterías ¿sí?-dice Gina soltando su móvil por primera vez desde que nos montamos en el coche.
-No es ninguna tontería, para el coche-digo con más autoridad de la que creía que podía tener y el conductor para el coche.
-¿Qué coño…?
-No puedo hacerlo-digo tragando saliva sintiendo que esto me estaba superando.
-Cariño, quiero que cojas el teléfono y llames a una persona que sé que te ayudara. Vamos a dejarte solo durante unos minutos y después vamos a seguir hasta entrar dentro. Así que aprovecha esos minutos para relajarte ¿sí?-dice mi madre hablándome despacio como si fuera un niño y yo asiento aun con miedo mientras miro como mi madre casi saca a rastras a Gina y al conductor para dejarme esos minutos a solas.
No tardo ni dos segundos en darme cuenta con quien quiero y necesito hablar, y tras tomar aire marco su número mientras espero oír su voz al otro lado.
-¿Si? ¿Ya eres famoso?
-Ya soy el mayor idiota del mundo-digo de golpe porque con ella podía hablar sin miedos ni tapujos.
-¿Qué ha pasado?
-Estoy huyendo de mi propia fiesta.
-¿Qué dices?
-No he llegado. He mandado parar el coche y aquí estoy montado a unos metros de la fiesta y hablando contigo.
-¿Para qué me has llamado?
-Para que me digas que soy un tonto.
-¿Y?
-Para que me digas que tengo que ir.
-¿Si ya sabes lo que tienes que hacer para que necesitas que yo te lo diga?
-Porque eres la voz de mi conciencia-digo haciéndole reír.
-Me alegra que me llames y lo sabes. Pero no deberías estar llamándome. Deberías estar allí delante de todo el mundo dejándoles claro quién es Richard Rodgers.
-¿Y quién es Richard Rodgers?
-Es un chico que no tiene miedo, un chico al que no se le pone nada por delante, alguien que sabe lo que quiere y lucha por ello, pero sobre todo, es alguien con muchísimo talento que merece una noche grande para celebrarlo. Disfruta de la noche, y recuerda que todos están allí por ti, tú eres hoy la estrella, tu eres el que tienes que brillar por encima de todo.
-Eres increíble.
-Y por eso sabes que tengo razón.
-En algo no.
-¿No?
-No soy un chico, soy todo un hombre-digo haciéndola reír y me lleno de esa fuerza suya, de esa risa suya que me llena de energía por dentro y que me hace sentir invencible.
-Ve y disfruta de tu noche ¿sí? Mañana leeré en todos las portadas que ha nacido una estrella-dice haciéndome reír ahora a mí.
-Gracias por todo Kate, te llamo luego.
-Esperare tu llamada.
Cuelgo algo más tranquilo, bueno quizás no mucho más tranquilo, pero si lleno de energía, lleno de su energía.
Tomo aire y abro la puerta sin necesidad de decir nada. Dos segundos después entra mi madre en el coche y unos segundos después de ella el conductor y Gina.
-¿Todo bien?
-Estoy preparado-digo más seguro pero visiblemente nervioso y mi madre me mira con una sonrisa mientras me agarra de la mano.
-Quiero conocer a esa chica-dice de repente consiguiendo que la mire y cuando veo su sonrisa otra ilumina mi cara.
Llegamos al lugar donde se va hacer la fiesta de presentación de mi libro. Estoy muy nervioso aun pero sé que puedo y que tengo que hacerlo, por mí, por mi futuro, pero sobre todo por ella, porque se sienta orgullosa de mí.
-Listo-dice mi madre con la mano puesta ya en la puerta y yo tomo aire antes de poder asentir con toda la seguridad de la que en estos momento era posible-bien, solo quiero que sepas que estoy orgullosa de ti hijo, y esto es fruto de tu trabajo-dice sonriéndome y yo sonrió antes de darle un beso en la mejilla.
-Gracias madre, ahora sí que estoy listo.
-Pues entonces allá vamos-dice abriendo la puerta dejando que todos los flashes casi me cieguen al instante-las gafas de sol, ayudan-dice mi madre en mi oído y las saco para colocármelas con una sonrisa, y entonces con la cabeza alta salgo delante de todos estos periodistas para dejarles claro que todo esto es mi por y para mí.
La fiesta está llegando a su fin, no ha sido para nada tan malo como esperaba. Después de las entrevista junto a mi madre que me ayudo bastante, todo ha ido rodado. Hay mucha gente del gremio en la fiesta, gente de la que he devorado sus libros, gente importante de grandes editoriales, periodistas, representantes, y todo el mundo había venido para la presentación de mi libro, si mi libro, aun no puedo creérmelo.
Ahora ya mucho más tranquilo, me tomo una copa junto a la barra sin dejar de mandarle mensajes a Kate, haciéndole partícipe de esto, porque sin duda ella me ha ayudado a llegar aquí, literalmente, creo que me hubiera vuelto para atrás antes de pisar la fiesta.
-Cariño ¿Qué haces aquí solo?-dice mi madre sentándose a mi lado.
-Estoy cansado, creo que no estoy hecho para esto-digo con una sonrisa.
-¿Qué dices? Eres hijo de tu madre-dice con una sonrisa-anda deja el teléfono ahí y vamos a bailar.
-Pero…-no me deja acabar, me quita el teléfono dejándolo sobre la barra y me saca a bailar, y sonrió, porque soy feliz, he cumplido mi sueño, y nada que tenga que ver con mañana, mañana todo será una locura, mañana tendré mi primera firma de libros y podré hablar con la gente para venderles de alguna manera mi libro, convencerlos para que le den una oportunidad para leerlo, y aunque sé que eso es más complicado, para mi es más fácil, puedo ser yo, puedo hablar de mi libro, y con eso me siento mucho más cómodo.
POV KATE
Me alegra saber que está mucho mejor, que al final ha acabado disfrutando de la fiesta, temía que al final se echara atrás, a veces tenemos mucho miedo a cumplir nuestro sueños, y si, lo digo también por mí. Cada hora que se acerca el momento de la entrevista más nerviosa y desanimada me encuentro, pero el haber podido hablar con él durante toda su fiesta, ha conseguido que al menos no pensara tanto en ello, al menos durante un par de horas.
Ahora ha parado de escribirme mensajes, supongo que tendrá que atender a los invitados y dejo el móvil a un lado para poder intentar seguir con la preparación de la entrevista, pero entonces se abre la puerta y entra Lanie casi corriendo.
-Hola.
-Hola.
-¿Y la comida?
-No quería que se enfriara, ahora llamo-digo cogiendo el móvil aunque en realidad ni me había acordado de eso.
-¿Qué has estado haciendo?-dice cogiendo un par de refresco para que podamos comer.
-Preparando la entrevista-digo mintiéndole.
-Eres una aburrida.
-Tengo responsabilidades ¿sabes?
-Pues ya está eres una aburrida-dice con una sonrisa.
Pido la pizza y nos sentamos ambas en el sofá mientras charlamos, pero no puedo dejar de mirar el móvil como si así consiguiera que sonara otra vez, necesitaba esos mensajes suyos tontos, para saber que seguía ahí.
-¿Esperas alguna llamada importante?-dice Lanie sin duda dándose cuenta.
-No, nada en especial-digo volviendo a mentirle aunque sé que no he conseguido engañarla, pero antes de que pueda rechistar dan en la puerta, ha llegado nuestra comida y salgo corriendo para recibirla, y sobre todo para impedir tener una conversación para la que quizás no este aun preparada.
CONTINUARÁ…
Bueno pues la presentación ha sido todo un éxito y en parte es gracias a Kate, ambos se necesitan y eso es importante para seguir con el contacto, veremos si todo sigue igual…
Hasta el viernes XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 26

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 10, 2017 10:23 pm

Buenos días, pues aquí os dejo con un nuevo capítulo, sin mucho más que decir, solo que lo disfruten.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 26
POV RICK
Me despierto cansado pero motivado para el día de hoy después de la gran noche que hemos tenido. Me levanto cantando, creo que es el primer día que me levanto así desde que llegue y eso enseguida mi madre lo nota.
-¿Qué hace que estés tan feliz?
-La vida es bella madre, ¿no es suficiente?-digo besándole en la mejilla.
-Me alegra verte así.
-Ayer no fue tan malo, y estoy nervioso por lo de hoy, pero es otro tipo de nervio-digo sacándole una sonrisa- por cierto, ¿Has visto mi móvil?
-¿Yo? Ni idea.
-No lo veo desde…ni si quiera me acuerdo.
-Bueno, a veces no es malo estar incomunicado.
-En este casi si podría llamarme Gina o…
-O la chica italiana.
-No es italiana.
-Bueno casi-dice mi madre con una sonrisa.
-Da igual. Debo habérmelo quedado en la fiesta. ¿Puedo usar tu móvil para ver si alguien lo recupero?
-Claro, toma-dice sacándolo para dármelo y cuando lo enciendo veo una foto de ella cuando era joven.
-Qué guapa eras mama.
-¿Qué dices?-dice mirándome con cara de asesina.
-Qué guapa eres-digo con una sonrisa mientras marco mi número, pero enseguida sale mi contestador, el móvil está apagado y eso no sé si es bueno o no.
-¿Y?
-Nada apagado.
-Usa mi móvil para llamarla.
-No tengo su número.
-Yo tengo guardado el de Gina, ¿O no era a ella a quien querías llamar?-dice con una sonrisa provocándome.
-O claro, no sabía que lo tenías.
-Anda-dice riéndose mientras me deja solo para llamar por teléfono, aunque la verdad no me apetece nada hablar con Gina, solo quiero encontrar mi móvil para poder llamarla, porque si no creo que voy a volverme loco.
Suelto el móvil de mi madre, cojo la chaqueta y tras dar un último trago a mi primer café, salgo fuera y cojo el primer taxi que encuentro para volver al lugar de la fiesta, necesito encontrarlo como sea.
POV KATE
Salgo de trabajar y me he encontrado con Francesco, no deja de hablar de la maldita entrevista y sé que intenta ayudarme pero ahora mismo no tengo cabeza para eso. Quiero llamarlo, quiero hablar con Rick, es lo que necesito, después de los últimos mensajes de después de la fiesta no he vuelto a hablar con él, ni un solo mensaje y no puedo evitar echarlo de menos, así que por una vez quiero ser yo la que dé el primer paso.
-Francesco, lo siento pero tengo que irme, necesito preparar todo para mañana.
-Oh claro. Si necesitas cualquier cosa ya sabes que solo tienes que llamarme.
-Gracias-digo con una sonrisa sintiéndome culpable.
Camino de nuevo hacia el metro para poder volver a casa, solo unos minutos después de entrar por la puerta me siento con un vaso de vino y cojo mi móvil para llamarlo. Cuando lo hago, me sale el contestador y me siento frustrada, aunque entiendo que este ocupado.
Cojo el ordenador y tras enredar un poco, acabo buscándolo en el ordenador, pero no encuentro nada por Richard Rodgers y no entiendo nada, cuando voy a darme por vencida aumento la búsqueda y busco fiesta de presentación de libro en Nueva York y entonces lo veo Richard Castle el futuro de la novela negra hace su presentación. ¿Ese es su nombre? ¿Es un nombre artístico, un seudónimo? La verdad es que no lo sé, pero todo me da igual cuando lo veo junto a una mujer rubia, muy pegados y sonrientes, mientras le agarra por la cintura y le dice algo al oído. No es nada del otro mundo, pero no puedo evitar estar celosa, ¿Celosa? Me estoy volviendo completamente loca.
Cierro el ordenador de un golpe y entonces suena un mensaje en mi móvil, cuando leo su nombre en la pantalla el enfado enseguida se me pasa y lo agarro rápidamente para leerlo. Cuando lo hago casi se me cae el móvil de la mano.
Gina, lo que paso anoche fue genial, ¿repetimos?
No era solo el mensaje, iba acompañado por una foto de su torso desnudo y entonces me siento como una idiota, pero entonces entra otro mensaje suyo y quiero creer que ha sido una broma, pero cuando lo leo se pone todo aun peor.
Lo siento, me he equivocado, el mensaje no era para ti. Pero aprovechando esto, no quiero hacerte daño, pero anoche cambio mi vida para siempre, puedo tenerlo todo y ahora mismo lo que quiero es disfrutar de esta vida. Lo siento. Espero que algún día puedas entenderlo, pero ahora mismo esto es mi vida y lo que quiero, espero que lo entiendas.
Me siento una idiota, después de todo lo que le he apoyado ahora me da una patada en el culo y me echa de su vida, lo peor es darme cuenta de que estaba equivocada con él, no es como pensaba, era un idiota.
Tiro el móvil al otro sillón y me levanto sintiendo como las lágrimas caen por mi cara y me siento una estúpida por haber confiado en él y por estar llorando por él, ¿Cómo puede ser el mismo chico el que me acababa de escribir y él que había estado conmigo durante 15 días increíbles?
-Hola, ¿Qué tal esta…?-pero no acaba de hablar cuando se acerca y aunque intento evitar que vea mis lágrimas no puedo conseguirlo.
-Es un idiota.
-¿Un idiota? ¿Francesco?
-¿Qué? No-digo negando con la cabeza y señalo el móvil que sigue tirado en el sillón de enfrente.
Lanie se acerca a por el móvil, me mira como para darme permiso y tras verme asentir enciende el móvil y lee los mensajes que me acaba de mandar Rick. La miro para ver si es que yo lo he entendido mal, lo he leído mal, o simplemente me lo he imaginado.
-Es más que un idiota. Deberías mandarlo a la mierda.
-Ya me ha mandado él a mí.
-Joder amiga-dice abrazándome-al menos piensa de que te has librado de él antes de que te hiciera más daño.
-Me cuesta tanto creerlo-digo con la mirada perdida, porque no podía creerme que fuera así, que el chico con el que había estado durante 15 días, el chico que había hecho que de nuevo me ilusionara, ahora resultara ser todo un idiota.
-Vamos a salir ¿sí?
-No debería, mañana tengo la entrevista.
-Una entrevista que tienes más que controlada. Vamos a tomarnos algo ¿sí?
-Está bien-digo asintiendo con la mirada perdida, porque no podía ni si quiera negarme.
Salimos fuera y nos tomamos una copa, Lanie intenta animarme durante toda la noche pero termina sucumbiendo, sabe que ahora mismo nada puede animarme.
-Kate sé que duele, pero es un idiota, tienes que quitártelo de la cabeza.
-Es muy fácil decirlo. Nunca pensé que me llegara a gustar tanto, y a pesar de que sabía que era algo imposible, prefería soñar con ese imposible que descubrir esta mierda de realidad.
-Hay muchos hombres, porque ese no puede considerarse ni un hombre.
-Tenía que haberme dado cuenta, era todo demasiado bonito.
-Cuando se fue y te diste cuenta de que se había acabado me dijiste que te quedabas con lo bueno ¿No? pues sigue pensado igual.
-No puedo pensar igual después de ese mensaje. Si no me hubiera llamado yo…no sé hubiera pensado otra cosa.
-Sabes que hubiera sido peor, hubieras seguido con la esperanza, te la ha cortado de golpe. Al final ha demostrado que es un crio, ahora se le ha puesto algo bueno, demasiado bueno delante y quiere vivirlo y disfrutarlo, con esto no quiero dejar de decirte que es un idiota, pero puede hacer con su vida lo que quiera.
-Si lo sé, quizás sea mejor haberlo sabido, quizás…-digo tragando saliva.
-Anda amiga, vayámonos a casa. Es hora de que pienses en ti, ya has pensado demasiado en sus cosas, en sus sueños, ahora piensa en los tuyos.
-No me arrepiento de nada de lo que ha pasado, solo intentaré…intentaré quedarme con lo bueno, con eso que vivimos, lo demás ya es mejor no contarlo.
-Anda vamos-dice tirando de mi de nuevo a casa y aunque de verdad quiero quedarme con lo bueno no puedo dejar de encontrarme mal.
Me tumbo en la cama sabiendo que mañana mi futuro puede cambiar, que puedo conseguir mi sueño, pero ahora no puedo pensar del todo con claridad, solo pienso en ese mensaje maldito llegado en el peor momento, y tengo ganas de llamarlo y gritarle que es un idiota y que no quiero saber nada de él, pero al contrario, cojo mi móvil y tras mirar su foto durante varios segundos, bloqueo su número y después lo borro de la memoria del móvil esperando con eso borrarlo de mi memoria.
CONTINUARÁ…
Si, ya lo sé, ahora mismo queréis matarme, lo sé. Pero si lo hacéis no podréis saber cómo sigue así que…jaja. Bueno espero que os haya al menos entretenido el capítulo porque sé que lo que se dice gustar, no es que os haya gustado mucho. Bueno que paséis un buen día y nos vemos mañana, empieza otra fase de esta larga historia.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje por tamyalways el Vie Ago 11, 2017 10:12 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, feliz de leer todos vuestros comentarios, y feliz también de haberos sorprendido a algunos de vosotros, después de tantas historias es complicado hacerlo, pero seguimos intentándolo. Bueno pues ya sabéis que esto es muy largo, pero espero que disfrutéis del camino hasta el final.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 27
POV RICK
Ha pasado una semana desde el lanzamiento, y el encuentro con los lectores ha sido increíble. He disfrutado como un niño, y eso era lo que me importaba. Pero no depende todo de mí, entiendo que para la editorial lo importante son las ventas y he quedado dentro de un par de horas con Gina para comentarme que tal van las ventas y si de verdad todo el esfuerzo que han puesto para sacar mi libro, les ha merecido la pena.
Más que por mi espero que por ellos haya ido todo bien, por agradecimiento de todo lo que han hecho por mí, ojala hubiera podido agradecérselo de alguna otra manera, pero sé que la única manera de agradecérselo es a través de las ventas, y por eso he intentado hacer mi mejor trabajo, hacer todo lo que me dicen para que las ventas vayan más o menos como ellos esperaban, no quiero decepcionarlos.
Pero no puedo pensar en ello como me gustaría. Desde que perdí el móvil no he podido volver a hablar con ella, y reconozco que necesito hablar con ella. Al día siguiente de darme cuenta de que no iba a encontrarlo, y por necesidad de hablar con ella, hice una copia de la tarjeta pero no pude recuperar su número. Llevo una semana esperando a que me llame ella, a que me mande algún mensaje, pero nada de nada ha llegado y cada vez me siento más apagado.
-¿Alguna fiesta para esta noche?-dice mi madre con una sonrisa pero en cuento me ve se sienta y me mira esperando a que le cuente que me pasa.
-Hoy tampoco me ha llamado.
-Estará ocupada.
-¿Pero no tiene tiempo ni para dejarme un mensaje?
-Cariño…
-Creo que se ha dado cuenta de que esto era una tontería, que yo era una tontería para ella.
-Cariño nadie puede pensar eso de ti ¿sí?
-Ambos sabíamos que esto era un imposible, pero me costaba dejarla atrás, me cuesta dejarla atrás-digo corrigiéndome mientras lo digo ahora si en presente.
-Cariño…
-¿Y si para ella ha sido más fácil dejarme atrás?
-No lo sé cariño, no sé qué ha podido pasar. Pero no entiendo como de un día para otro deja de hablarte, el día de la fiesta fue ella quien te convenció para ir, fue ella la que te apoyo, y entonces al día siguiente deja de hablarte, no es comprensible. ¿Paso algo después que hiciera que no quiera volver hablarte?
-Nada, estuvimos mandándonos mensajes durante toda la noche, todo fue genial, no hubo nada que pasara que pudiera cambiar eso.
-Entonces puede ser algo que tenga que ver con ella, no tienes que culparte ni menospreciarte. Siéntete orgullo de quien eres, y si no ha podido ser, no ha podido ser. Eres joven disfruta de este momento que estas pasado ¿sí? Te lo mereces cariño.
-Gracias madre-digo dándole un beso antes de levantarme y dejarla sola, quería dar un paseo por la ciudad antes de la reunión.
Doy una gran vuelta por la ciudad, cerca de la editorial, esperando que sea la hora de la reunión, pero no puedo disfrutar de la vuelta, solo pienso en ella, en si habrá conseguido el puesto con el que siempre había soñado, en si pensara en mí, en si solo he sido una aventura pasajera para ella. Pero no puede ser eso, lo que hemos vivido ha sido especial, al menos para mí. ¿Qué ha podido pasarle?
Dudo si hacer algo para poder ponerme en contacto con ella o no, quiero hablar con ella, preguntarle que ha pasado, decirle que la echo de menos. ¿Debo mandarle una carta? Es la única manera que tengo de comunicarme con ella, ¿debo hacerlo?
Miro el reloj y ha llegado la hora, dejo el pensamiento de Kate a un lado y corro hacia la editorial, es en lo que tengo que pensar, todo lo demás puede esperar ¿no? creo que voy a volverme completamente loco.
Entro en su despacho y me sorprende no verla sola. En cada reunión que habíamos estado juntos solo habíamos estado nosotros, pero ahora aquí estaba su jefe también y eso hizo que me pusiera muy nervioso.
-Hola Rick, soy Matthew-dice ofreciéndome la mano y yo asiento con una sonrisa nerviosa.
-Ya sé quién es.
-Bien, pasa y siéntate. Hemos recibido los primeros números de ventas. Tengo muy buenas noticias-dice de repente y entonces siento un pequeño alivio-los números son muy buenos Rick, pero como entenderás siempre quiero más, vivo de eso, por eso me rodeo de los escritores en el top de ventas.
-Lo entiendo.
-Llevo dedicándome a esto toda mi vida, yo sé que has conseguido tu objetivo, pero yo también quiero conseguir el mío, quiero convertirte en un top de ventas por muchos, muchos años. No quiero que sea cosa de una vez y no quiero que se quede en buen número de venta, quiero que estés en el número uno de ventas. Llevo años dedicándome a esto, y sé cómo hacerlo. Necesito tu aprobación y que pongas de tu parte, pero estoy seguro de que ambos queremos seguir con esta relación ¿no?-dice mirándome y me siento intimidado, sé que le debo mucho, pero no sé qué puede querer a cambio y me siento nervioso. Miro a Gina pero siento que me evita la mirada, ella debe saber que está planeando para mí y creo que sabe que no va a gustarme mucho.
-Entonces…
-Quiero sacarte a la fama. Ya sabes que si sales en las revistas eso puede acarrear números de ventas.
-¿Cómo vamos a hacer eso?-digo nervioso.
-Eres un chico joven, guapo, con talento. Los focos ya se fijaron en ti en la presentación. La verdad es que conozco este mundo y todo el mundo se preguntó como un chico guapo estaba solo en esa fiesta. Quiero que tengas una relación que llame al mundo a leer tus libros.
-¿Cree que tener una relación con alguien puede hacerme vender más libros?
-Te he dicho que se mucho de esto. Además no va a ser cualquier persona. Quiero que finjas o no, eso ya depende de vosotros, una relación con Gina-dice de repente y casi me levanto de la silla de la impresión.
Miro a Gina que se mantiene allí de pie casi sin mirarme, seguramente avergonzada por lo que acababa de pedirnos. Me sentía en estos momentos completamente sorprendido y sin saber que decir o hacer, para nada esperaba esto.
-No creo que sea algo que deba hacer, no por respeto a Gina-digo convencido, y veo como Gina me mira sorprendida por mis palabras.
-Gina no tiene ningún problema con esto. Solo falta que tú lo confirmes, si no, no pasa nada, esto acaba aquí y ya está.
-¿Has aceptado eso?-digo mirando a Gina sorprendido.
-Solo quiero lo mejor para tu carrera, porque eso ayuda a la mía. Sé que es complicado. Pero no tenemos que hacer nada del otro mundo, solo tenemos que fingir delante de las cámaras, dejarnos hacer algunas fotos juntos, ir a fiestas juntos, no creo que sea tan malo ¿no?-dice mirándome esperando alguna respuesta por mi parte, pero estoy tan sorprendido que no sé ni que responder, ¿Estaba hablando de verdad? ¿Podría fingir tener una relación con alguien?
Quizás si me lo hubieran preguntado hace solo unos días me hubiera hecho hasta gracia y ni si quiera me lo hubiera pensado. Pero ahora, ahora que Kate ha desaparecido de mi vida, ¿Por qué no si esto puede ayudarme en mi carrera? ¿Le hago daño a alguien? Si Gina está de acuerdo, ganando menos que yo, ¿Por qué no puedo estarlo yo?
-Entonces, ¿Qué me dices?-dice el jefe mirándome, no dejándome más opción que responder y antes de darme cuenta ya lo he hecho.
-Si-es lo único que respondo haciendo que una sonrisa aparezca en su cara y trago saliva mientras lo veo levantarse y ofrecerme la mano. Me tomo unos segundos para conseguir levantarme y estrecharle la mano cerrando un trato del que no estaba del todo de acuerdo, pero del que tampoco me importaba demasiado, ahora solo podía y debía pensar en mi futuro, nada más debía importarme.
Salgo del despacho seguido por Gina, sé que tengo que hablar con ella, sé que para ella esto tampoco tiene que ser fácil, esto no tiene nada que ver con su trabajo y aunque ha dicho que solo quiere mi beneficio porque así se beneficia ella, sé que no puede ser fácil para ella aceptar hacer algo así, ni si quiera yo había pensado en mi vida que haría algo así.
-Gina siento que tengas que hacer esto.
-Tampoco es tan malo ¿no?-dice con una sonrisa aligerándome esta conversación y sacándome una sonrisa.
-No, no es tan malo-digo sonriéndole-gracias por todo, intentaré hacerlo lo mejor que pueda y ponértelo lo más fácil posible.
-Gracias, yo también lo intentaré, esto también es nuevo para mí. Pero solo serán unas fotos de vez en cuando dejarnos ver juntos y ya está.
-Sí, ya está-digo más bien ausente y sin poder evitar pensar en quien pueda ver esas fotos.
CONTINUARÁ…
Bueno pues parece que Rick está más que dolido y no entiende nada de lo que está pasando. Quiere centrarse en su trabajo por eso ha aceptado eso, ¿O está pensando en quien pueda ver esas fotos? ¿Quiere darle celos a Kate? ¿Quiere vengarse y dejarle claro que ha pasado él también página? ¿Qué opináis?
Bueno que disfrutéis de lo que queda de fin de semana y nos vemos el lunes con nuevo capítulo, última semana antes del parón vacacional.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 28

Mensaje por tamyalways el Dom Ago 13, 2017 9:28 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Como ya sabréis el viernes me voy de vacaciones y la semana que viene estaré fuera, por lo tanto esta semana los cuatros capítulos serán seguidos, de lunes a jueves. La semana que viene descansamos un poco. Empezamos una nueva etapa en la historia, no tan bonita como la que hemos vivido hasta ahora pero tengo la esperanza de que os guste. Gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 28
POV KATE
Debería estar tan feliz, he conseguido todo lo que había soñado, pero no sé porque no puedo estar del todo feliz, puede ser por las malditas fotos que he visto esta mañana, no debería afectarme, pero lo hace y me siento como una idiota por ello.
-Hey aquí está la protagonista de la fiesta, ¿Qué haces?
-Buscando otra copa-digo enseñándole mi copa con una sonrisa intentando que no se diera cuenta de lo que de verdad me pasaba.
-Anda déjate de tonterías y vamos a bailar-dice como una loca gritando y no puedo evitar dejarme llevar por su energía.
Bailamos durante un buen rato y tras un par de copas más, la dejo como una loca en el centro de la pista y voy a sentarme un poco. No llevo ni dos minutos allí cuando veo como Francesco se acerca.
-Hola, ¿interrumpo? Si lo hago…
-No, no digas tonterías-digo con una sonrisa ofreciéndole un sitio a mi lado.
-Esto esta muy bien-dice gritando un poco para poder hacerse oír.
-Lanie es la mejor para las fiestas-digo acercándome un poco para no tener que gritar.
-La situación lo merece. Será un placer poder trabajar más a mano contigo Kate-dice con una sonrisa haciendo que me sonroje, siempre se ha portado muy bien conmigo y yo en cambio no he sabido agradecérselo como debía.
-Para mí sí que va a ser un placer poder trabajar con todos, y en especial contigo-digo sonriéndole y lo veo sonreír mientras bebe un poco de su copa.
-Creo que voy a tener que irme, mañana tengo que trabajar.
-Yo también voy a irme.
-Mañana tienes día libre, puedes disfrutar, es tu fiesta, así que disfruta.
-Gracias.
-Te lo mereces-dice con una sonrisa y lo veo acercarse, pienso que va a hacer algo que no me va a gustar, pero acaba dejando un beso en mi mejilla antes de levantarse y con una sonrisa dejarme allí sola como una tonta.
La noche fue toda una locura, Lanie es la mejor para preparar una buena fiesta, pero ahora estoy reventada y apenas consigo mantenerme de pie.
-Hola amiga-dice levantándose con cara de…de resaca total.
-¿Cómo estás?
-Genial ¿no me ves?-dice poniendo mala cara-tengo la cabeza que me va a reventar.
-Será mi culpa.
-Por supuesto, tenía que celebrar las cosas buenas que le pasa a mi amiga.
-La próxima vez no permitiré que me pase nada bueno.
-Entonces tendremos que emborracharnos para superarlo, somos amigas, ya sabes, en lo bueno y en lo malo-dice sacándome una sonrisa-por cierto, ¿has visto las fotos?-dice como si nada, pero sabiendo que las he visto.
-Si.
-¿Y?
-¿Y qué? Pues nada que le vaya muy bien.
-Pero ¿no crees que es raro que te diga que quiere disfrutar de su nueva vida y ahora se eche novia? Y su editora, ¿Cuántos años tiene?
-No lo sé y me da igual, quizás ella le da lo que necesitaba.
-Kate esto no tiene que ver con lo que tú podías ofrecerle o no, esto tiene que ver con que es un niñato que no sabe lo que quiere.
-Me da igual, eso ya es pasado-digo haciéndome la fuerte, aunque no se lo crea nadie.
-Ya, tu presente ahora es Francesco ¿no? os vi anoche.
-No viste nada porque no pasó nada.
-Claro porque tú no quisiste.
-Venga ya…
-Ya sabes que es así, Francesco está loco por ti, mira lo contento que se puso cuando supo que el puesto era para ti. Solo quiere pasar más tiempo contigo. Es guapo, no es Rick pero…al menos no es un idiota. Además es tu jefe puede darte más vacaciones-dice con una sonrisa sacándome una sonrisa a pesar de que no tenía cuerpo para ello.
-Vamos a dejarlo ¿Si? Ahora solo me importa mi trabajo, luchar y hacer las cosas bien después de lo que me ha costado.
-Bien, pero no pasa nada si te diviertes un poco, si no quieres algo serio puedes disfrutar, no tiene nada de malo-dice con una sonrisa pícara y yo me levanto dejándola allí porque prefiero huir de sus tonterías.
No sé adónde ir ni que hacer para pasar el día, quizás sería mejor estar trabajando para no tener que comerme la cabeza con las malditas fotos, no puedo evitar que me joda verlo con otra, al final fui una idiota y me deje llevar por lo que me hacía sentir y al final he acabado como una idiota pillada por él. Soy una autentica idiota, y ahora tengo que pagar con ello, solo espero que esto acabe cuanto antes.

POV RICK
Estoy cansado, ayer tuvimos una fiesta de nuevo para dejarnos ver. Todas las revistas del cotilleo nos tienen en portada y aunque es algo que no me gusta, sé que se están vendiendo más libros y eso es bueno para la editorial y para mí, aunque me gustaría conseguir más ventas por otros medios.
No puedo quejarme con Gina, está siendo muy comprensiva y atenta conmigo, me lo está poniendo cada vez más fácil. La verdad es que le debo mucho, imagino que esto para ella no es fácil y por eso he decidido invitarle a comer los dos solos y en casa para huir de las cámaras por un rato y para poder celebrar que todo va genial.
Aún queda para que llegue pero ya hay prensa abajo, me siento perseguido y es lo único que temía de sacar un libro, y al final, he sido yo quien he provocado todo esto.
Veo a mi madre bajar las escaleras con esa forma tan peculiar que tiene, siendo siempre el centro de atención.
Mi madre me ha dejado por activo y por pasivo claro que no está de acuerdo con lo que estoy haciendo, pero no por hacerlo sino porque sea Gina, no sé porque pero no le gusta y no lo entiendo porque lo único que ha hecho durante todo este tiempo ha sido ayudarme en todo.
-Hola hijo. ¿Eso es para mí?
-No, he quedado con Gina.
-¿Con Gina? ¿Otra vez?
-Esto es algo real, estoy cansado de fingir.
-¿Te gusta?
-¿Gustar? ¿Qué?
-Ella.
-No…quiero decir…no quiero nada serio ahora.
-¿Por?
-Porque no estoy preparado.
-¿Y si viniera la chica de Italia?
-Mama…
-Contéstame.
-No lo sé.
-Si lo sabes, Gina no te gusta, no tendrías una relación con ella, pero si lo tendrías con ¿Kate? Si así se llamaba. Con ella si lo tendrías, te conozco, aún recuerdo como me hablabas de ella, y aun puedo ver como miras el teléfono para ver si recibes algo de su parte. Así que no es porque no estés preparado, sino porque no te gusta y en cambio si hay alguien que te gusta mucho. ¿Crees que estará viendo esas fotos con Gina?
-No lo sé.
-Yo creo que sí, ¿Cómo crees que le estará sentando verlas?
-No lo sé, porque como no me dice nada-digo algo enojado y veo una sonrisa en su cara.
-Es verdad hijo, no sientes nada por esa chica-dice con una sonrisa y tras guiñarme el ojo sale para prepararse un café mientras yo me quedo maldiciendo por haberme dejado ganar.
Pero aún se pone peor la cosa cuando acabo mirando otra vez el móvil con la esperanza de ver algún mensaje suyo, estaba volviéndome loco, ¿Qué había hecho para no recibir ninguna llamada suya en estos días? ¿Cómo estará? ¿Habrá visto las fotos y se habrá molestado? Pero es que ya había pasado unos días desde las primeras fotos y no me había mandado nada, no era por esas fotos había pasado algo que había hecho que la perdiera, y me dolía, no saberlo, pero sé que aunque lo supiera también me dolería. Pero lo que más me dolía era el hecho de no tenerla cerca, eso era lo que me dolía, no había podido mantenerla a mi lado por mucho que hubiera querido y todo empezó el maldito día que perdí el móvil, ¿Por qué tuve que separarme del móvil cuando estaba tan bien hablando con ella? ¿Y si me perdí algún mensaje suyo que para ella era importante? ¿Qué he podido hacer tan malo para perderla así de repente?
Suspiro, tomo aire y en ese instante dan en la puerta, ya ha llegado. Miro a mi madre y no tengo que decirle nada más, se acerca me da un beso y es ella la que se ocupa de la puerta, solo espero para irse y no volver más, tengo que dejar de pensar en ella, en Kate, aunque sé que siempre va a estar en mis recuerdos.
CONTIUNUARÁ
Gracias a todos por seguir, espero que os haya gustado, en el próximo capítulo habrá un salto temporal de unos meses, veremos cómo siguen y entonces es cuando empezara otra parte de la historia.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 29

Mensaje por tamyalways el Lun Ago 14, 2017 9:01 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, hoy día festivo que en mi casa toca de cerca porque todas somos María. Aquí viene el salto y veo que tenéis opiniones al respecto (algo exageradas, luego soy yo la mala jaja), veremos a ver como he visto yo estos meses separados. Gracias a todos por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 29
POV RICK
VARIOS MESES DESPUÉS
De nuevo tengo reunión con Gina para hablar del avance de las ventas. Sé que ya ha pasado el momento del arranque y creo que ya no tiene sentido seguir con el paripé. Me gusta estar con ella, lo paso bien, pero no quiero tener que estar fingiendo delante de la gente y no quiero estar en todas las portadas. Quiero tomarme un tiempo libre, un tiempo para poder ponerme manos a la obra con el próximo libro, y para ello necesito volver a estar tranquilo, fuera de todo el meollo, para poder tranquilizarme y para poder volver a buscar esa inspiración que necesito para poder llegar a hacer otro libro.
Veo a Gina acercarse con una sonrisa y entra dentro de su despacho donde ya estoy esperándola. Se quita el abrigo y el bolso y se toma su tiempo para sentarse mientras yo busco las palabras para decírselo.
-Bueno ¿Qué querías?
-Necesito…necesito frenar un poco esto.
-¿Esto?
-Esto de los dos-digo haciendo un gesto señalándonos a ambos.
-Oh…
-No me malinterpretes, lo pasamos bien, pero necesito un tiempo para ponerme manos a la obra con el próximo libro, al menos es lo creo que querríais.
-Claro, tenemos que aprovechar el buen inicio de tu carrera. Por mi está bien-dice sin mirarme y no sé si es porque le ha molestado que se lo dijera o es por otra cosa, pero sé que no le ha gustado del todo.
-Gina quiero que sepas que esto no tiene que ver contigo. Me agobia la prensa, el tener que estar bajo lupa en todo momento, y necesito esa soledad para poder meterme de lleno en una nueva historia.
-No, lo entiendo-dice con una pequeña sonrisa.
-Menos mal-digo suspirando-de verdad ha sido una tortura todo esto. Pero de verdad quiero que sepas que lo mejor que saco de esto es que haya sido contigo. Me lo has hecho pasar bien y me lo has puesto todo muy fácil, de verdad gracias.
-A ti-dice con una sonrisa.
-Por cierto, me gustaría salir a cenar esta noche. ¿Me acompañarías?
-¿No has dicho que querías dejar todo esto?
-He dicho a la prensa, eso no quita que no quiera cenar contigo. ¿Nos vemos sin tener que llamar a nadie?
-Por mi perfecto-dice con una sonrisa más real consiguiendo una sonrisa mía.
-Ahora tengo que dejarte. Tengo que reunirme con mis fuentes para poder ver si me llega la inspiración para empezar con mi nuevo libro. Nos vemos esta noche-digo acercándome para darle un beso en la mejilla antes de salir del despacho contento de poder dejar ese incordio atrás.
Llego casi corriendo a mi cita, sé que se van a enfadar cuando llegue porque siempre están con el tiempo muy justo para verme y sé que hacen un esfuerzo, pero me he entretenido más en mi charla con Gina de lo que esperaba, pero lo mejor es que he conseguido lo que quería y lo que es mejor, ya estoy aquí y justo a tiempo.
-Hola chico, ya era hora-dice Espo mirándome como siempre con la mala cara.
-No seas tan duro con él, ahora es famoso y nosotros ya no somos nadie-dice Kevin con una sonrisa.
-Lo siento chicos, he tardado un poco más de lo que esperaba. ¿Ya os han servido?
-Claro, si esperamos por ti no podemos ni comer, algunos tenemos que trabajar.
-Ya he dicho que lo siento.
-¿Qué quieres Rick?
-Ya sabéis lo que quiero.
-No es fácil para nosotros, y menos después de que se publicara tu libro, no podemos ayudarte.
-Venga ya, podéis contarme algunas cosas como en el otro, nadie sabrá que sois vosotros.
-Ahora no tenemos nada entre manos-dice Kevin más abierto a la idea que su compañero.
-¿Pero me tendréis informados?
-Ya sabes que en lo que podamos ayudarte lo haremos hermano.
-Sabía que podía confiar en vosotros. Yo invito a esto-digo con una sonrisa.
-Es lo mínimo-dice Espo con cara de pocos amigos.
-¿Qué te pasa bro?
-Lo siento, no tiene que ver contigo. La nueva capitana nos tiene cogidos por las pelotas. No vamos a poder ayudarte tanto como te gustaría.
-Me vale con que me ayudéis con algunas dudas.
-Está bien, para eso estamos amigo.
-Gracias chicos.
-Tengo que cogerlo-dice Kevin separándose y dejándonos solos un momento.
-¿Cómo es la nueva capitana?
-Una tocapelotas.
-Quizás le dedique un personaje en el nuevo libro.
-Mejor no-dice sacándome una sonrisa justo cuando aparece Kevin.
-Tenemos que irnos, es importante.
-¿Algo bueno para mi próximo libro?-digo en tono de broma pero me llevo la mirada desaprobaste de los dos-lo siento.
-Ya hablaremos. Paga esto-dice Espo saliendo detrás de Kevin dejándome solo pero sabiendo que ahora es cuando necesito volver a ser de nuevo yo, el chico que hacia su vida y no que tenía una vida completamente dirigida.

POV KATE
He quedado con Francesco para comer. Me siento bien con él desde que empezamos a trabajar, y aunque quizás Lanie tenga razón y quiera algo más, le he dejado claro que de momento solo me importa mi trabajo, pero lo pasaba bien con él, tenía buena conversación aunque casi todo era sobre nuestro trabajo, ¿Por qué iba a dejar de verlo?
Lo veo llegar y una sonrisa aparece en mi cara, me hacía sentir bien y especial, y ahora era algo que me gustaba y que necesitaba. Quizás no sé, nunca me había sentido con necesidad de ser importante para alguien, quizás sea culpa de alguien de quien prefiero ni acordarme.
-Hola-dice con una sonrisa y ese acento italiano que tanto me gusta. Sé que se siente más cómodo con el italiano pero que haga el esfuerzo cada vez que estamos juntos para hablar inglés para que me sienta como en casa hace que me sienta bien.
-Hola.
-Siento llegar tarde he tenido una reunión y…
-No pasa nada-digo con una sonrisa-¿vamos?
-Claro-dice colocando su mano sobre mi cintura para guiarme hacia dentro del restaurante.
Comemos tranquilamente con una gran conversación y cuando salimos paseamos por las calles siguiendo con la conversación hasta que suena mi móvil.
-Lo siento-digo separándome un momento para poder hablar.
-¿Si?
-Hola Kate, menos mal que te encuentro.
-¿Qué pasa Lanie?-digo mirando a Francesco con una sonrisa para tranquilizarlo.
-No lo sé, pero tu padre ha llamado varias veces al número de casa. ¿No te ha llamado al móvil?
-Cuando salí del trabajo tenía un par de llamadas suyas, pero pensé que no sería importante.
-No sé, es raro que llame tanto, llámalo ¿sí?
-Está bien ahora lo llamo. Gracias por avisar Lanie.
-¿Estas con tu novio?
-Cállate-digo con una sonrisa.
-Llama a tu padre ¿sí?
-Ahora lo hago, gracias Lanie-digo antes de colgar y camino hacia donde esta Francesco, la llamada puede esperar un poco más.
-¿Todo bien?
-Sí, ¿te apetece tomar algo?
-Claro-dice con una sonrisa sin duda sorprendido por mi petición y caminamos uno pegado al otro hacia un bar cercano a la Fontana y entonces una imagen pasa por mi cabeza sin poder evitarlo y me maldijo por ello y por evitar ese recuerdo, por no relacionarlo con esta preciosa imagen que tengo delante, hago una idiotez de la que sé que terminaré arrepintiéndome pero aun así lo hago, me acerco a Francesco y sorprendiéndole le agarro por el cuello y lo beso.
En el instante en que lo estoy haciendo me arrepiento porque sé que le voy a confundir, y porque a pesar de que ahora mismo quiera odiar a Rick, no quería olvidar algo tan bonito como lo que habíamos vivido aquí y en otros lugares, y porque sé que esto nunca va a borrar lo que paso aquí con Rick.
-Lo siento…no sé qué me ha pasado…de verdad lo siento-digo negando con la cabeza avergonzada por haber cometido ese error y más cuando lo veo con una sonrisa en la cara.
-No pasa nada, puedes volver a hacerlo cuando quieras-dice con una sonrisa como si nada, pero sé que le he dado unas esperanzas infundadas ¿no? ¿Puedo tener algo con él? Para responder a esa pregunta antes tengo que hacerme otra ¿Puedo llegar a sentir algo por él? Eso solo el tiempo y el roce puede decirlo, yo ahora solo quiero vivir este momento, y sobre todo, tengo que olvidarme de él como sea.
CONTINUARÁ…
Bueno pues parece que Rick sigue soltero y va a intentar mantenerse un poco al margen de la prensa para volver a escribir, toca modo investigación. En cambio Kate, aunque es reacia a tener una relación con Francesco porque aun siente algo por Rick, se está dejando llevar y no descarta tener algo con él. Veremos cómo sigue esto.
Mañana nuevo capítulo XXOO
Twitter: tamyalways

avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Mar Ago 15, 2017 8:59 pm

Buenos días, os dejo con el penúltimo capítulo de la semana y por tanto el penúltimo antes de las vacaciones y parón. Espero que os siga gustando, y por cierto, que disparatéis me encanta, seguid así que aunque no lo creáis en muchas cosas ya me vais conociendo y me alegra ver en lo que acertáis y en lo que consigo engañaros a pesar de que ya son muchas historias. A los que no os gusta el giro que ha dado la historia solo pediros paciencia y espero que al final el largo viaje merezca la pena y os guste.
Gracias a todos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 30
POV RICK
Llevo un buen rato intentando escribir algo, pero necesito un gran caso que me ayude. Sé que para los chicos es complicado ayudarme pero necesito su ayuda así que me decido a levantarme y salir casi corriendo hacia la comisaria, no sin antes pararme a por un buen café para ambos.
Cuando llego a la comisaria todo el mundo corre de un lado para otro, y no puedo evitar recordar lo que los chicos dijeron ayer cuando se despidieron, era algo importante.
Paso por el lado de la gente que ni si quiera me miran y llego hasta la mesa de Kevin que esta vacía, miro un poco más allá y la de Espo también lo está. Miro alrededor y parece que nadie me viera, todos corriendo de un lado para otro como locos. Me hago un poco el tonto y me acerco hacia la pizarra del caso de los chicos, pero no me da tiempo a ver nada cuando escucho una voz a mi espalda.
-¿Qué haces aquí?-me giro y encuentro a Espo con un montón de papeles sentándose en su mesa.
-Venía a traeros café-digo colocando un café sobre su mesa-¿Y Kevin?
-Ocupado.
-¿Algo importante?
-¿No has visto las noticias?
-No, ¿Ha pasado algo?
-El caso Brown.
-¿Qué ha pasado? ¿Ya ha sido el juicio?
-Lo mataron ayer y casi matan a su abogada.
-No me jodas-digo impresionado y muy interesado.
-¿En qué mundo vives?
-He estado ocupado. ¿Quién le ha matado?
-No lo sé, eso intento averiguar-dice con cara de pocos amigos.
-Lo siento. ¿Cómo los mataron?
-En la puerta del juzgado, un francotirador. La abogada está muy mal.
-Pero fallo, no es tan bueno ¿no?
-No fallo, solo tuvo la suerte de tener el maletín cerca de donde disparó. Se salvó por los pelos. Aunque todavía no podemos cantar victoria.
-Es el caso que estaba esperando…-digo girándome para mirar la pizarra y entonces es cuando lo veo, una foto de una mujer, una mujer que me recuerda a alguien pero no consigo relacionarla-¿Quién es?
-La abogada.
-¿Cómo se llama? Me suena de algo-digo engurruñando el ceño intentando pensar de que la conozco.
-Johanna, Johanna Beckett-dice y siento como una puñalada se clava en el estómago cuando oigo su nombre.
-¿Cómo?
-Johanna Beckett, es una gran abogada por lo que he escuchado, por lo visto pensaba que iba a ser su último caso, iba a jubilarse después de este caso. ¿La conoces?
-Conozco a su hija-digo tragando saliva.
-¿Hija? Solo he hablado con el marido.
-Su hija viva fuera del país. Tengo que irme. ¿Le das el café a Kevin?
-Claro.
-Una última cosa, ¿Sabes en que hospital esta?
-New York Presbyterian Hospital.
-Gracias, te debo una.
-Otra más que me apunto-dice con una sonrisa y salgo de allí corriendo sin parar sin saber muy bien que debo y voy a hacer pero solo sé que no puedo quedarme de brazos cruzados.
No sé qué hacer, quiero estar a su lado, pero ni si quiera sé si está aquí o no, ni si quiera sé si quiere verme o no. Al final, tras mucho dudar y caminar, acabo en la puerta de casa.
Entro dentro de casa, dejo las llaves sobre la mesa y camino hacia la cocina. Cojo un vaso de agua y agarro mi móvil hasta que me doy cuenta de que no puedo hacer nada con él, no puedo llamarla. Estoy martirizándome con ello, cuando escucho como la puerta de casa se abre y entra mi madre con una sonrisa.
-Hola hijo. ¿Qué te pasa? Tienes mala cara-dice cogiendo otro vaso de agua para ella y tirando de mi hacia la isla para poder sentarnos.
-Ha pasado algo y tengo un dilema.
-Aquí está tu madre para sacarte de él.
-´He estado con los chicos en la comisaría.
-¿Qué han liado ahora?
-No es eso-digo con una sonrisa-ha pasado algo grande. ¿Te has enterado de lo de Brown?
-¿Cómo no voy a enterarme? El chico rico que mato a su novia, que encima era hija de otro magnate.
-Sí, pues resulta que ayer lo mataron.
-¿Eso es de lo que habla todo el mundo? He odio algo pero no sabía que se trataba de él. ¿Pero qué te afecta en eso a ti?
-Su abogada ha resultado gravemente herida. Es la madre de Kate.
-¿De Kate? ¿Tu Kate?-dice sorprendida y yo solo asiento.- ¿Sabes dónde está?
-Sí, los chicos me han dicho el hospital.
-Es tu momento ves a verla.
-No creo que sea el mejor momento. Pero no sé si tengo que ir a darle mi apoyo o me echara de allí como una basura. No sé qué hacer.
-Creo que tienes que hacer lo que tú creas que debes hacer. No pienses en lo que pensara ella o como le sentara. Piensa en lo que debes hacer.
-Debería ir, aunque si no está ella…no los conozco será raro.
-Será lo raro que tú quieras que sea. Sabrás que hacer hijo-dice dándome un beso y dejándome aún más loco de lo que estaba antes de verla.

POV KATE
Llego a casa y allí me encuentro a Lanie nerviosa dando vueltas. Dejo las cosas sobre la mesa de la entrada y me acerco a donde está. Cuando levanta la cabeza y me mira veo lágrimas en su cara y sé que ha pasado algo.
-¿No has llamado a tu padre?
-No, ¿Qué ha pasado?-digo sintiendo como mi corazón va a todo trapo casi sin dejarme respirar.
-Es tu madre Kate, le han disparado-dice a la vez que sale disparada para abrazarme y siento como el peso de sus palabras se van clavando en mi alma y siento una fuerte presión que me impide hasta respirar.
-¿Cómo…?
-No sé mucho, ha llamado tu padre de nuevo y lo he cogido. Te ha estado llamado para que no te enteraras por la televisión, parece que llevaba un caso muy gordo.
-¿Cómo está?
-No muy bien. Deberías llamarlo.
-Bien-digo limpiándome las lágrimas mientras con las manos temblorosas saco mi móvil.
-Kate.
-¿Si?
-Estoy aquí-dice mirándome y asiento con una pequeña sonrisa mientras marco el número de mi padre.
Espero pacientemente a que me coja el teléfono. Cuando lo hace un silencio se da en los dos lados del teléfono, ya sabe que lo sé y yo no sé ni que decirle.
-Cariño…
-Papa…
-Quería decírtelo yo pero…
-Lo siento…no pensé que fuera algo importante yo…lo siento.
-No pasa nada.
-¿Cómo está?
-La han operado. Tenemos que esperar las malditas 48 horas. Pero está muy mal, creía que la había perdido.
-Lo siento papa, tenía que haber estado allí. Ahora mismo voy a comprar un billete para ir.
-No hace falta si tienes algo que hacer cariño.
-No hay nada más importante.
-Está bien. ¿Me avisas cuando sepas algo?
-Si claro y tu llámame si hay alguna novedad ¿sí?
-Claro cariño, estate tranquila ¿sí?
-Lo estaré cuando pueda verla y sepa que está bien.
-Lo sé. Te quiero cariño.
-Yo también-digo antes de colgar y siento como las lágrimas brotan con fuerza de mi cuerpo mientras Lanie se abalanza sobre mí para abrazarme contra el suyo.
Ya han pasado dos horas desde que recibí la noticia, ya he conseguido un vuelo para primera hora, pero tengo que pedir permiso en el trabajo y por eso aquí estoy, en la puerta del despacho de Francesco para pedirle unos días por asunto personales. Sé que no voy a tener problemas en conseguirlo, pero no quería derrumbarme delante de él aunque no sé si lograré conseguirlo.
-Pasa-dice con esa sonrisa suya y yo paso sentándome en la silla-me alegro que hayas venido. Van a traernos una obra única, sé que te va a… ¿Te pasa algo?-dice mirándome al ver que no he dicho ni una palabra.
-Tengo que pedirte unos días libres-digo tragando saliva intentando no derrumbarme.
-Sabes que si los necesitas no hay problemas. Pero si necesitas ayuda sabes que puedo ayudarte en lo que necesites.
-Gracias…solo necesito unos días…-digo sin poder evitar derrumbarme un poco.
-Hey Kate-dice levantándose dando la vuelta a la mesa y arrodillándose a mis pies.
-Lo siento….
-No lo sientas-dice abrazándome y yo me dejo abrazar.
-Solo necesito unos días…
-Está bien, si necesitas cualquier otra cosa Kate, cualquier cosa…-dice mirándome fijamente y sé que lo dice en serio y me muero por pedirle que venga conmigo, no quiero estar sola en estos momentos, pero no merecía que lo usara por miedo, tenía que afrontarlo sola, solo esperaba tener la fuerza necesaria para hacerlo.
-Gracias. No sé cuánto tiempo voy a estar fuera.
-Tomate todo el tiempo que necesites. Llámame cuando lo necesites ¿sí?
-Lo haré. Muchas gracias-digo dándole un beso en la mejilla antes de levantarme y salir corriendo de su despacho para no volver a derrumbarse delante de él, tenía miedo, mucho miedo, y este miedo no se me irá hasta que la vea bien, a pesar de todo lo que habíamos vivido, a pesar de que no teníamos la mejor relación entre madre e hija, era mi madre, y necesitaba verla bien, necesitaba saber que estaba bien.
CONTINUARÁ…
Bueno pues aquí tenemos el cambio de rumbo, parece que Kate tiene que volver a Nueva York y que Rick quiere apoyarla, ¿Habrá reencuentro?
P.D: habéis acertado alguna en lo que iba a pasar, creo que ya me conocéis demasiado y soy muy previsible jaja
Hasta mañana XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Roma-Tamyalways

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 17, 2017 12:37 am

Buenos días, os dejo con el último capítulo de la semana y el ultimo antes de mis pequeñas vacaciones jaja. Gracias a todos por estar ahí, solo espero que podáis estar esos diez días sin capítulo, vuelvo el 28 con un nuevo capítulo. Gracias por estar ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 31
POV RICK
Al final, acabo en el hospital. No sé cómo he llegado aquí pero me da igual, aquí estoy y ya no hay marcha atrás. Solo tengo que entrar ahí y… ¿entonces qué? No tengo ni idea.
Paso dentro y me dirijo hacia el mostrador de enfermería, sabía que no me iba a decir nada sin ser de la familia y mucho menos en un caso tan importante como este. Tenían todo controlado para que nada saliera a la luz. Tenía que conseguir el número de alguna otra forma, quizás con mis encantos.
Me hago un poco el tonto, buscando un buen objetivo, y como buen depredador, esperando a que haya un objetivo fácil y solo. Inspecciono bien a todos y entonces doy con mi objetivo. Me siento en una silla y espero paciente a que llegue el mejor momento.
Veo como dos enfermeras se alejan tras dar un aviso, quedándose sola la más joven, mi objetivo. Me levanto tranquilo y me acerco hacia el mostrador.
-Hola.
-Hola-dice al verme con una sonrisa.
-Perdona, pero me he perdido. Tengo la cabeza loca. He venido a ver a una amiga y venía con su marido pero lo he perdido de vista-digo con una sonrisa-me dijo la habitación, pero ya no la recuerdo. Tengo la cabeza que no sé dónde la meto, ¿Podrías…?
-No puedo darle el número a nadie-dice sonrojada, sé que si empujo un poco me la dará, solo necesito darme prisa antes de que vuelvan las otras.
-Lo sé, sé que no debería ni pedírtelo, sé que no puedes pero…he perdido mi móvil y no puedo llamarlo. Si no te fías de mi puedes llamarlo para que te lo confirmes. Llama a la habitación, verás cómo es verdad, no quiero dar vueltas como un tonto de un lado para otro-digo arriesgándome, solo esperando que no necesite llamar para creerme. Pongo mi mejor cara de bueno y un poco de sonrisa mientras la miro fijamente consiguiendo que se sonroje.
-Está bien, dame un nombre-dice tecleando en el ordenador y rápidamente se lo doy con una sonrisa. Duda al escuchar el nombre pero finalmente lo escribe y me da el numero-347.
-Gracias, muchas gracias-digo con una sonrisa casi saliendo corriendo de allí cuando veo como se acercan el resto de enfermeras.
Cojo el ascensor casi huyendo de las enfermeras y espero paciente mientas sube el ascensor sin saber muy bien que hacer o decir cuando llegue a mi destino. ¿Qué decirle a su padre? Solo quiero saber si está bien, solo quiero darle mi apoyo a ella y a su familia, ¿y si esta ella? Creo que entonces no sería capaz ni de acercarme.
Salgo del ascensor y camino por el pasillo mirando los números para ver si he llegado ya a la habitación o cuanto me queda para llegar. Pero antes de llegar, cuando me quedan un par de habitaciones, veo en la puerta a un hombre delgado, con canas que está hablando con un médico, y aunque no tiene un parecido con Kate, sé que es él. Ni si quiera sé porque pero lo sé.
Espero a que termine de hablar y cuando lo hace, lo miro y no tiene buena cara. Pienso en irme de aquí sin mirar atrás, e incluso me doy la vuelta pero termino tomando aire ya acercándome a él con paso firme.
-Buenos días, ¿Señor Beckett?
-¿Quién lo pregunta?-dice mirándome de arriba abajo y no sé qué contestar, me quedo callado con la boca seca-si es periodista será mejor que se vaya por donde ha venido-dice girándose pero antes de que lo haga del todo coloco mi mano sobre su hombro parándole.
-Perdone. Soy Richard Rodgers, no soy periodista soy…-y recuerdo las tarjetas que me regalaron los chicos el día de la presentación del libro, fue una broma pero que ahora puede ayudarme-soy un soy un colaborador civil de la policía-digo entregándole la tarjeta-ayudo a los detectives que llevan el caso de su mujer.
-Oh… ¿Saben algo nuevo?
-De momento no. Solo queríamos saber si su mujer está bien.
-Está en coma, así que no, no está bien.
-Lo siento…yo…
-No yo lo siento, tú no tienes la culpa.
-¿Cree que pudieron ir a por su mujer?
-No, claro que no, fueron sin duda a por Brown. Seguramente fue el padre de la chica ¿no? si hubiera matado a mi hija yo también lo hubiera matado.
-No lo sé, él no creía que Brown lo hubiera hecho, ¿Por qué iba a matarlo?
-No lo sé. Eso creo que os toca a vosotros averiguarlo.
-Claro…solo si su mujer despertara, quizás supiera algo de quien intentó matarla y quien mato a Brown.
-¿Crees que puede saberlo?
-No lo sé. Quizás en sus papeles pueda haber algo.
-La policía no los ha pedido, además necesitan una orden.
-Ya, pero creo que podría ayudarnos si no los diera.
-Si lo crees….pásate mañana por su despacho, mandaré a alguien para que se los de-dice sorprendiéndome, y más aun de que no lo hubieran pedido ya los chicos.
-Claro, muchas gracias.
-Lo que sea por encontrar a quien lo hizo.
-Quizás debería pedir a la policía que le pusiera protección, quizás puedan volver a intentarlo.
-Ya la he pedido, pero creen que no hay peligro porque nadie sabe dónde está.
-Cualquiera con un poco de labia puede averiguarlo-le digo recordando como he llegado hasta aquí-pídela de nuevo, y si no llámame y yo me encargo-digo entregándole una tarjeta-para lo que necesite.
-Gracias, ahora si me perdona…
-Claro-digo haciendo un gesto para dejarlo ir y me quedo allí de pie dándome cuenta de lo que acababa de pasar, no estaba dentro del caso pero le había mentido a ese hombre, no solo eso, era el padre de Kate. Creo que me estoy metiendo en un buen lio, tengo que llamar a los chicos antes de liarlo mucho más.
POV KATE
Estoy nerviosa, mi padre me ha llamado y me ha dicho que mi madre ya ha salido de la operación y que sigue igual, que eso es algo bueno, pero sé que me quiere mantener un poco al margen para que este más tranquila, pero no puedo estarlo.
-Hola Kate-dice Lanie entrando.
-¿Cómo estás?
-Puf…no lo sé, necesito verla para saber cómo estoy-digo sintiendo como me pican los ojos.
-Es normal que estés preocupada, pero tu padre ha dicho que está mejor ¿no?
-Que esta igual, eso no es estar mejor. Además creo que me está ocultando algo. Solo pensar que puede pasarle algo…
-Kate-dice abrazándome.
-Lo siento, soy una idiota, hace apenas unos días ni si quiera me apetecía hablar con ella y ahora daría cualquier cosa para poder volver hablar con ella.
-Es normal Kate, es tu madre, la quieres. Por muchas diferencias que hayáis tenido.
-Quizás debería haberla entendido más, después de todo estaba todo el día trabajando para darme lo mejor.
-Solo querías el amor de tu madre, estar con ella, es algo normal Kate.
-Pero ella no tenía tiempo para eso.
-Es complicado llevar una vida laboral y luego estar en tu casa. Se puede hacer pero es complicado. Sabes que tu madre podía haber pasado más tiempo con vosotros, tu padre lo hacía.
-Lo sé, creo que en eso me parezco a ella, cuando estoy trabajando se me pasa el tiempo volando.
-Bueno, hace un par de meses no te importaba estar en casa.
-Lanie…-digo con una sonrisa.
-Aunque luego resultara un capullo, me alegre verte disfrutar por una vez Kate. Quizás sea lo único que le pueda agradecer, pero se lo agradezco, aunque si me lo encontrara ese se iba a enterarse de quien es Lanie Parish-dice sacándome una sonrisa incluso ahora que no tenía ninguna gana-¿Te imaginas que te encuentras con él?-dice de repente haciéndome pensar.
-Eso no va a pasar.
-Nunca se sabe, vais a estar en la misma ciudad.
-Te recuerdo que es una ciudad muy grande. Además voy a ver a mi madre, no voy a salir del hospital.
-Y también que ahora tienes novio.
-Lanie…
-No puedes decirme que no habéis avanzado en los últimos días.
-Me encuentro bien con él, tenemos buenas conversaciones, pero nada más.
-Si tú lo dices-dice sonriéndome-¿Estas segura de que no quieres que te acompañe?
-No, estaré bien. Además tengo que irme ya antes de que pierda el avión. Gracias por todo Lanie. Espero volver pronto y que mi madre este bien.
-Eso es lo importante, no tengas prisa, disfruta y relájate.
-No voy a la playa de vacaciones.
-Bueno, siempre se puede disfrutar ¿no?-dice abrazándome y me lleno de su energía antes de salir por esa puerta para volver al que un día fue mi hogar, para volver al lado de mi familia, y solo espero que todo va a ir bien, que vuelva sabiendo que dejo las cosas en buen estado, sé que va a pasar más tiempo del que me gustaría, pero es hora de devolverle a mi madre todo el trabajo que hizo para que yo estuviera en donde siempre había soñado estar.
CONTINUARÁ…
Espero que os haya gustado el capítulo y también espero que la pausa no sea tan larga, o no se os haga tan larga. Ya empieza la cuenta atrás…
Hasta el lunes 28 XXOO
Vacaciones…
XXOO
Twitter: tamyalways


avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32

Mensaje por tamyalways el Dom Ago 27, 2017 9:43 am

Buenas noches, ya estoy de vuelta, y no he podido esperar hasta mañana para publicar, lo reconozco tenía algo de mono de vosotros jaja. Bueno pues espero que la espera haya sido leve pero que estéis contentos de la vuelta de la historia, allá vamos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 32
POV RICK
Tengo que contárselo a los chicos, he conseguido algo importante para su caso, pero sé que van a querer matarme por hacerlo. Tendré que explicarle los motivos de mi locura. Pero espero que al menos sirva para algo.
Pienso en lugar idóneo. Primero pienso en casa, para que podamos hablar más tranquilos, pero tengo miedo de que quieran matarme y decido quedar en el bar que siempre quedamos, sé que allí tendremos nuestros lugar, estaremos tranquilos, pero es un lugar publico, allí no podrán matarme ¿no?
Cuando ya estoy decidido, marco el número de Ryan, pero no me lo coge. Quería empezar por el más fácil y me ha salido el tiro por la culata. Tomo aire y marco el numero de Espo, tarda bastante en descolgarlo tanto que estoy apunto de echarme atrás, pero antes de hacerlo escucho su voz.
-¿Qué quieres ahora?
-Solo quería invitaros a cenar.
-Eso me suena a que quieres algo, no pienso contarte nada.
-No es eso. Quiero contaros yo algo, y para eso quiero invitaros a cenar.
-Tenemos mucho que hacer no sé si…
-Tenéis que cenar ¿no?-digo intentando convencerlo y solo se escucha durante los siguientes segundos un silencio al otro lado, sin duda estaba pensándoselo.
-Está bien, quiero la hamburguesa más grande de todas.
-Eso está hecho, llamare ahora a Tony para que nos prepare tres hamburguesas extra grande.
-Está bien, nos vemos en un par de horas.
-¿Un par de horas?
-Rick…
-Vale, está bien. Nos vemos en un par de horas.
Me tiro dos horas enteras dándole vueltas a como contárselo a los chicos sin que me maten. No encuentro las palabras exactas, solo espero que lleguen en el momento oportuno y sobre todo, espero que al final sepan ver lo bueno de esto, he conseguido algo bueno para el caso, solo espero que pueda ayudarles a cerrar el caso y encierren a quien le hizo esto a la madre de Kate. Kate… ¿Cómo estará? Ojala pudiera llamarla, ojala todo no se hubiera venido abajo casi sin darnos cuenta.
Llego al bar y Tony enseguida me recibe con un whisky corto, sonrió lo recojo y me siento en una mesa alejada para que podamos tener esa intimidad. Tony se acerca enseguida para saludarme.
-¿Vienen los chicos?
-Si, tienen que estar al caer.
-¿Voy preparando esas hamburguesas?
-Espera diez minutos y empieza ¿Ok?
-Claro.
-Necesito que si la cosa se pone fea…
-¿Ponerse fea? Ya sabes que no quiero peleas.
-No vamos a llegar a eso, pero ya conoces a Espo se vuelve loco y hoy va a volverse muy loco. Pero en cuanto hable con él todo pasara y en cuanto llegues con esa magnifica hamburguesa-digo sonriéndole.
-Eso espero-dice dándome una palmadita y marchándose justo cuando ve como entran Espo y Ryan por la puerta.
-¿Qué pasa?-dice Espo como siempre al grano sentándose enfrente de mí dejando a Ryan allí sin saber dónde sentarse. Me levanto y le dejo pasar para que se siente a mi lado, pero sigue girando sentándose enfrente también al lado de su compañero, sin duda no iba a tener su apoyo, esto va a ser más duro de lo que pensaba.
-¿No podemos empezar con esa enorme hamburguesa?
-Suéltalo cuanto antes, no sé porque nos va a meter en un lio.
-Siempre piensas mal de mí-digo bromeando con una sonrisa pero no tiene ganas de broma-está bien, he ido a hablar con alguien que…
-Rick…
-Está bien he ido a ver a Jim Beckett y le he dicho que trabajo para vosotros.
-¿Qué?-dice Espo levantándose como un resople y Kevin enseguida lo agarra del brazo para que se calme.
-Rick ¿Qué has hecho? Dijimos que te quedaras fuera-dice Kevin más tranquilo.
-Lo siento, pero conozco a su hija, no he podido quedarme de brazos cruzados, quería ayudar pero cuando he llegado allí…
-No se te ha ocurrido otra cosa que decirle que trabajas con nosotros.
-Más bien le he entregado una de vuestras tarjetas.
-Te dije que era mala idea-dice Espo mirando a Kevin.- ¿De que conoces a su hija? Es una de tus ligues-dice haciendo que le mire mal, Kate no ha sido una más, a pesar de no haber llegado a más, a pesar de que habíamos perdido el contacto, para mi Kate nunca será una más.
-No-digo enojado-la conozco y ya está.
-A mí me parece que hay algo más detrás de esa historia-dice Kevin con una sonrisa intentando aligerar el ambiente.
-Muy larga historia. Pero eso ahora da igual, lo importante es que os he conseguido algo.
-¿Tu?-dice Espo riéndose y provocando a su compañero para que ría con él.
-Sí, he conseguido que el marido os permita ver todos los archivos de la mujer. Quizás allí encontréis algo que os lleve hacia el asesino.
-No te creo.
-Pues créeme. Y ha sido fácil, solo he tenido que poner un poco de mi encanto.
-¿Cuándo podemos tenerlos?
-En cuanto me llame. Mañana mismo.
-¿Estás seguro? No me lo creo hasta que no lo vea.
-Pues tu tranquilo, ya mañana me lo agradecerás-digo con una sonrisa justo cuando llega Tony con las hamburguesas.
-Aquí está la comida chicos, que aproveche.
-Gracias Tony-decimos los tres a la vez.
-Te has librado por esta hermosura-dice cogiendo su hamburguesa para pegarle un buen bocado.
Sabía que al final todo no había salido mal, solo esperaba que mañana todo fuera bien, que el padre de Kate no se eche atrás, porque si no, creo que no tendré ciudad para correr. Pero por ahora había ganado esta partida, mañana daré un pasito más, en cuanto Espo vea que le he conseguido algo tan bueno, conseguiré que me metan en el caso, puede ayudarme con el libro y sobre todo, podré resolver esto por Kate.
POV KATE
Estoy llegando a casa, o al menos la que fue mi casa durante la mayor parte de mi vida. Me bajo del avión sin duda cansada por las horas sentadas en el avión, pero deseando llegar al hospital para verla. Necesito verla y saber que está bien.
Cojo las maletas y salgo para buscar un taxi para ir al hotel a dejar las cosas antes de ir al hospital. Pero cuando voy a pedir uno allí está mi padre sin duda cansado y preocupado pero con una sonrisa solo para recibirme. Me acerco a él y me aprieto contra su cuerpo. Cuando me llega su olor, ese olor familiar no puedo evitar que caigan algunas lágrimas, no me había dado cuenta de lo que le había echado de menos hasta que lo tenía aquí pegado a mí.
-Hola papa.
-Hola princesa, déjame que te mire. Está muy guapa-dice sonriéndome.
-¿Cómo… como esta mama?-pregunto con miedo.
-Ya te he dicho que…
-No me mientas ¿si?-digo mirándole fijamente y lo veo tomar aire.
-Está en coma. Pero va a despertar y se va a poner bien, ya lo verás.
-Joder papa dijiste que estaba bien.
-No quería preocuparte-dice bajando la mirada.
-Está bien-digo colocando mi mano en su hombro para intentar animarlo-va a ponerse bien, ya lo verás. Vamos quiero verla-digo mirándole y veo una pequeña sonrisa salir de su boca.
-Tenemos que ir a casa a dejar todo esto-dice mi padre metiendo la maleta en el coche.
-No voy a quedarme en casa, he cogido una habitación en el hotel.
-Pero no hace falta.
-Papa he venido para estar con ella. No voy a alejarme y el hotel esta junto al hospital-digo seria para que le quede claro y asiente con una sonrisa corriendo hacia el otro lado del coche para poder poner rumbo al hotel.
Llegamos al hotel y coloco las cosas más o menos antes de irme. Quiero correr hacia el hospital pero mi padre me obliga casi a tomarme una ducha tranquila y termino agradeciéndoselo. Siento como mis músculos poco a poco van relajándose después del estrés de los últimos días, después de tanto pensar en cómo estaría por fin ha llegado el momento y tengo miedo de lo que pueda pasar y de cómo pueda encontrármela, pero sé que lo único que puedo hacer estar ahí para ella, y es lo que pienso hacer.
Cierro el grifo y salgo de la ducha. Me visto rápidamente y salgo del baño para encontrarme a mi padre sentado en el sofá pensativo, pero cuando me ve sonríe.
-¿Nos vamos?-dice impidiéndome preguntarle que le pasaba, pero aunque lo dejo pasar por ahora, sin duda es algo que pienso averiguar.
-Nos vamos-digo cogiendo mi bolso y saliendo detrás de él para verla con el miedo aun metido en el cuerpo.
CONTINUARÁ…
Bueno pues así va la cosa, Kate ya está en Nueva York y Rick se está metiendo de cabeza en el caso de su madre, ¿Habrá reencuentro? Tendremos que esperar un poco más para averiguarlo. Mañana más Wink
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33

Mensaje por tamyalways el Lun Ago 28, 2017 3:20 am

Buenas tardes, aquí estamos de vuelta ya al 100%. Para los que no os hayáis dado cuenta ayer ya hubo un capítulo de regreso, pero hoy ya empezamos la semana con fuerza y como siempre con cuatro capítulos semanales que como siempre serán lunes, miércoles, viernes y sábados. Espero que encontréis lo que necesitáis en este capítulo, aunque no lo sé jaja. Ya me diréis.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 33
POV KATE
Llego al hospital con mi padre al lado, siento que me fallan las piernas mientras nos acercamos poco a poco a su habitación. Intento mantener las lágrimas bajo control mordiendo el interior de mi boca pero siento que voy a perder esa batalla y aún no he podido verla.
De repente mi padre se para delante de mí y sé que hemos llegado. Me da mi tiempo para poder hacerme a la idea y me doy cuenta de que eso no va a suceder. Asiento sin estar segura, pero no puedo esperar más.
Mi padre abre la puerta y entra dentro quedándose lejos de la cama para darme mi privacidad. Entro con los ojos mirando al suelo intentando tomarme mi tiempo y camino un poco hacia la cama. Tomo aire para llenarme de valor y cuando levanto la cabeza y la miro allí tumbada en la cama con un montón de tubos alrededor de su cuerpo y tan parada, siento como el esfuerzo que había hecho por no llorar se venía abajo de golpe.
Siento como unos pasos se acercan y siento a mi padre abrazándome mientras lloro desconsoladamente viendo como la vida te puede cambiar de golpe, como puedes pasar de ser la mujer más fuerte y vital del mundo a estar tumbada en una cama sin poder moverte.
Salimos fuera cuando consigo calmarme un poco y nos sentamos en los asientos de fuera. No puedo estar ahí viéndola así, creo que esto me está superando, no sé cómo mi padre puede con todo esto, aunque supongo que haciéndose el fuerte y por hacérnoslo mucho más fácil a los demás.
Lo miro allí pensativo de nuevo, sé que hay algo a lo que le está dando vueltas y esta vez no pienso dejarlo pasar.
-¿Qué pasa?
-¿Qué?-dice mirándome, creo que ni si quiera me ha oído.
-¿Qué pasa?
-Oh…nada.
-No puedes engañarme.
-Estoy dándole vueltas a algo que me dijo un chico el otro día, es sobre encontrar a quien le hizo esto a tu madre. Quiero encontrar a ese hijo….pero no sé si para eso tengo que tirar por la borda mi ideales.
-¿Qué pasa?
-La policía quiere que le entregue el informe del caso que llevaba tu madre, el de Brown. No sé si hacerlo o no. quiero hacerlo, pero no sé si tu madre querría hacerlo.
-Lo haría por cualquiera de nosotros y lo sabes. Papa sabes que es lo que tienes que hacer.
-Tengo que entregarlo, no puede escapar, tiene que pagar por matar a ese chico y por lo que le ha hecho a tu madre. Solo espero que esto sirva para algo si no…
-Hay que intentarlo.
-Sí, voy a llamarlo ahora mismo, no sabes lo que me cuesta hacer esto.
-Si quieres puedo hacerlo yo.
-No, yo lo hago, pero ¿podrías ir allí a entregarle las llaves y a que no toquen nada que no tenga que ver con el caso?
-Yo…
-No quiero dejar a tu madre sola-dice mirándome y asiento porque en realidad necesito salir de aquí, siento que estoy huyendo de todo esto pero tengo que hacerlo, no puedo quedarme aquí.
-Está bien.
-Bien, llamo y en cuanto vayan a ir para allá te vas ¿no? ¿Sabes ir?
-Papa pase mucho tiempo allí de pequeña-digo con una sonrisa.
-Más del que te hubiera gustado y me hubiera gustado a mí-dice mirándome con pena y sé que se arrepiente de la infancia que pase, sé que le hubiera gustado que los tres hubiéramos estado juntos, pero ahora ya poco se puede hacer, ¿o si? Ojala despierte y quizás podamos estar más tiempo juntos, recuperar algo de tiempo perdido.
Llego con tiempo al bufete de mis padres, siempre que llegaba aquí venía con una sonrisa porque iba a ver a mi madre, pero nunca terminaba bien, solo podía pasar cinco minutos con ella antes de que tuviera que atender alguna llamada importante. acabe por dejar de venir, lo que iba a ser algo bonito después de estar casi días enteros sin verla, acababa siempre en una decepción, así que terminé olvidándome de todo y lo único que quise fue formarme para poder salir de aquí.
Ahora cuando vuelvo a este lugar me doy cuenta de que puede que fuera uno de los lugares que más odiaba del mundo, el me alejo de mi madre, de mi padre también pero él siempre estaba para mí, me llevaba al colegio, me hacia la comida, estaba todo el tiempo posible y más conmigo, pero ella, ella pasaba toda su vida entre estas cuatro paredes, y odio este lugar por haberme alejado de ella, por no haberme permitido pasar el tiempo que quería con ella.
Enciendo todas las luces y miro alrededor, nada ha cambiado. Me acerco a la mesa de mi madre y saco la llave que me ha dado mi padre para que les entregue todo lo que hay sobre el caso, solo eso y nada más. No quiere que la policía toque en sus casos, y lo entiendo. Abro el cajón y cuando lo hago me quedo paralizada cuando lo primero que me encuentro es una foto de ella y mía en el parque, ni si quiera me acuerdo de aquel día, y puede que fuera uno de los días más especiales de mi vida. Siempre tuve a mi madre por encima de todo, la quería, la respetaba, la idolatraba, pero entonces poco a poco sentí como la iba perdiendo y eso hizo que todo acabara mal. Pero ahí estaba esa maldita foto que hace que me sienta mal por no haberlo intentando aunque fuera solo un poco más.
Aparto la foto y busco entre todos los documentos el nombre de Brown, pero antes de llegar me paro en seco cuando leo mi nombre en una de las carpetas. Dudo si sacarla o no, me tiembla la mano mientras lo hago. La coloco sobre la mesa sin ser capaz de abrirla, pensando en lo que puede haber dentro y si tengo que abrirla o no. Antes de arrepentirme lo hago y cuando lo hago siento como mi corazón late con fuerza cuando veo un montón de fotos y recortes de prensa míos. Ha estado siguiendo todos mis pasos y eso hace que aún me sienta peor. Ella ha seguido mi vida mientras yo ni si quiera la he llamado durante este tiempo que he estado fuera, siempre hablaba con mi padre y solo en un par de ocasiones ella se puso un par de minutos para saber cómo estaba. Pensaba que no le importaba, pero ahora aquí está esta carpeta dándome un fuerte bofetón en la cara.
Escucho dar en la puerta y cierro rápidamente la carpeta metiéndola de nuevo en su sitio mientras sacaba la de Brown. Me limpio las lágrimas rápidamente y vuelvo a cerrar el cajón para que nadie pudiera ver nada, pero sobre todo para que nadie viera ese archivo tan privado de mí, algo sin duda especial para mi madre, pero ¿Por qué nunca me lo dijo?
Dejo eso a un lado cuando veo como entran dos hombres al despacho y enseguida me enseñan sus placas para que me quede claro que son detectives. Cojo la carpeta para acercarme y dárselas cuando escucho como vuelve a abrirse la puerta y a cerrarse y una voz aparece mientras la persona que acaba de entrar se acerca.
-Chicos, podíais esperar-dice terminando de entrar y dejándose ver y entonces siento como la carpeta se me cae de las manos y todos los papeles se extienden por la habitación. Veo como uno de los detectives enseguida se acerca para recogerlos y yo me agacho para ayudarle porque no quiero mirarlo, ¿Qué hace él aquí?
-Lo siento-digo entregándole la carpeta al detective que con una sonrisa la recoge.
-No pasa nada, gracias por esto. Espero que nos pueda ayudar en el caso.
-Yo también lo espero-digo mirándole al detective para evitar mirarlo a él-ahora si me disculpan, tengo que irme así que…-digo señalando la salida y todos asienten mientras hacen el amago de salir mientras él se queda allí plantado sin moverse.
-Kate….podemos…
-Por favor…tengo que irme-digo intentando mantener las lágrimas bajo control, porque hasta ahora, hasta este mismo instante en que lo tengo delante, no me he dado cuenta del daño que me hizo aquel mensaje, pero sobre todo perderlo. Pensé que todo se había acabado y ahora siento como ese dolor vuelve y se clava dentro de mí.
-Solo quiero explicarme….
-No quiero saber nada, solo quiero estar al lado de mi madre así que…
-Está bien. Tu padre tiene mi número. Llámame si necesitas algo ¿sí?-dice mirándome fijamente y me quedo cejada con la luz de su mirada. Siento que tengo que irme de aquí, que tengo que alejarme de él porque sé que voy a romperme y no quiero que él este delante.
Lo veo girarse con los hombros hundidos mientras sale del despacho de mi madre y solo cuando escucho como la puerta se cierra a su paso me rompo a llorar de nuevo por él, por lo que vivimos, por lo que perdí, y a pesar de le promesa que me hice cuando paso, no puedo evitar volver a dejarme ganar por el dolor y la rabia mientras lloro desconsoladamente por todo lo que está pasando.
CONTINUARÁ…
Bueno el reencuentro ha llegado, creo que no es el que todos esperabais pero creo que es el que toca, Kate está rota por lo que le está pasando a su madre y el dolor de volver a verlo después de todo, le impide poder enfrentarlo, al menos en este momento, en cuento a Rick, aún sigue sin entender que pasa ¿Luchara por encontrar respuestas? ¿Le dará su espacio?
Bueno pues el miércoles tendremos más, encantada de volver a leeros.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 34

Mensaje por tamyalways el Mar Ago 29, 2017 10:37 pm

Buenos días, seguimos con ganas y esperando conseguir que vuestros deseos se hagan realidad, pero como comprenderéis solo mi yo pasado puede daros eso, porque ya estaba escrito hace mucho jaja. Solo espero que hace unos meses supiera ya lo que me ibais a pedir jaja. Espero que lo disfruten.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 34
POV KATE
Llego al hospital aun un poco tocada por haberlo visto, pero necesito saber que es lo que estaba haciendo allí, y para ello tengo que preguntárselo a mi padre. Tomo aire y me acerco a él cuando lo veo allí junto a la puerta sentado sin duda intentando estar tranquilo y aquí vengo yo a revolverlo todo.
-Papa.
-Hola cariño. ¿Ya has acabado?
-Si, pero tengo que hacerte una pregunta.
-Claro, ¿Ha pasado algo?
-No…bueno si… ¿Con quién hablaste por lo de los papeles?
-Con un chico que dijo que trabajaba con la policía. ¿Por qué? ¿Me engaño? Tenía hasta una tarjeta, tengo que tenerla por aquí…-dice levantándose rápidamente para buscarla.
-No déjalo papa, no pasa nada. Vino la policía a por ellos con ese tipo, no hay problema.
-¿Entonces?
-Yo…lo conozco…no entiendo porque está metido en esto.
-Quizás sea por eso ¿no? por ayudarte.
-No lo sé, no estoy tan segura.
-Cariño si haya algún problema…
-No. déjalo, todo está bien-digo con una sonrisa para tranquilizarlo, aunque no sé si lo he logrado-¿Has comido algo? venga vamos-digo tirando de él para llevarlo a la cafetería, necesitaba que se alimentara para que no enfermera.
Comemos tranquilos con una charla amena, como cuando estábamos los dos solos en casa mientras mi madre trabajaba y trabajaba sin parar. Me sentía así de nuevo, pero esto no era igual, ya no era una niña y mi madre no estaba trabajando, estaba luchando por su vida y eso hacía que esto fuera aún mucho peor.
Cuando acabamos volvemos hacia la habitación y cuando entramos allí está el médico como cada día viendo que todo fuera correcto. Pasamos y lo dejamos hacer, mientras esperamos pacientemente a que nos diga algo, cuando lo hace creo que ambos nos sentimos derrotados.
-Sigue igual, no hay mejora, pero al menos tampoco va para mal, está estabilizada.
-¿Cuándo despertará?-digo de repente mirando a mi madre allí parada sin moverse haciendo que me sienta tan mal.
-Aún no sabemos, tenéis que tener paciencia, pueden pasar horas, días o incluso años. Nunca se puede saber con seguridad, lo siento.
-Está bien-dice mi padre con una leve sonrisa acompañando al médico hacia la puerta dejándome sola y de nuevo apenada y derrotada. ¿Qué podía hacer? No podía ayudarla y eso hacía que me sintiera aun peor.
POV RICK
Llego a casa frustrado y tocado. Había conseguido lo que habíamos ido buscando, tenía la posibilidad de participar en el caso, de encontrar algo que me llevara al asesino, pero aquí estoy en casa con una copa en la mano.
Cuando la he visto allí parada de pie he sentido como el corazón se me aceleraba de golpe, necesitaba acercarme a ella y abrazarla y besarla sin soltarla, eso era lo que quería, pero he visto su mirada y he sentido como se helaba la sangre, sin duda ella no se alegraba tanto de verme. ¿Qué coño paso? ¿Qué hice para que no quiera ni verme?
Escucho la puerta de la entrada y justo después oigo como mi madre se acerca cantando alguna canción, sin duda tenía un buen día.
-¿No hay uno para mí?-dice quitándome el vaso de la mano y tomándoselo de un trago.
Me levanto para coger otro vaso y lleno ambos mientras vuelvo a mi sitio y ella se sienta enfrente de mí con una sonrisa mientras yo no dejo de jugar con el vaso.
-¿Has tenido buena noche?-digo sin levantar la mirada.
-Si muy buena, pero créeme que prefieres no saber. Pero yo si quiero saber qué te pasa. Saliste muy contento esta mañana y solo hay que verte para saber que no estas para nada feliz.
-La he visto-digo tomándome un buen trago.
-¿La has visto? ¿A quién?
-A Kate, a la chica de Roma.
-No me jodas. Eso es bueno ¿no?
-Ni si quiera ha querido hablar conmigo.
-¿Le has dicho lo que has estado haciendo? Lo de ayudar a su madre.
-No ha dejado que hablara. Tenías que haber visto como me miraba. No sé qué he hecho pero sin duda le he tenido que hacer algo…ojala supiera al menos que he hecho para poder disculparme o algo.
-Habla con ella aunque no quiera. Oblígale a que te escuche y escúchala tú también, quizás todo fuera un malentendido.
-No sé. No puedo obligarla.
-Ve a verla. No te quedes con esa duda-dice tomándose la copa justo en el momento en que suena mi móvil-te dejo con esa llamada-dice levantándose y dejándome solo.
Miro el teléfono y no tengo introducido el número en la memoria, pero recuerdo que hace apenas unas horas me llamo ese número, es el móvil del padre de Kate, y por un segundo pienso que puede ser ella, que quizás me esté llamando para darme la oportunidad de explicarme y lo cojo rápidamente.
-¿Si?
-Hola, soy Jim Beckett-dice haciendo que mi corazón se encoja porque había deseado que fuera ella.
-Hola señor Beckett.
-¿Podemos vernos? Necesito hablar contigo.
-Claro-digo extrañado aunque supongo que querrá saber algo sobre el caso de su mujer.
-¿Nos vemos en una hora en el hospital? No quiero alejarme de aquí.
-Claro, allí estaré.
-Te espero en la cafetería-dice justo antes de colgar y siento que la conversación ha sido algo rara, pero tengo que ir y hablar con él, se lo debo, aunque en realidad no puedo decirle nada del caso, primero porque me lo impiden porque es confidencial, pero sobre todo, porque aún no sé nada nuevo.
Estoy hecho un manojo de nervios cuando piso el hospital solo media hora después de la llamada. Temía encontrarme con Kate, bueno en realidad no sé si quería encontrármela. Pero solo si me deja hablar con ella porque no podría volver a ver esa mirada que me dedico hace unas horas. Me sentía muy mal por todo pero solo esperaba que pudiera ayudar a su familia en esto, por eso sabía que mañana tenía que volver a la comisaria para ponerme manos a la obra.
Me siento tras pedir un café y no dejo de mirar el reloj en todo momento contando los minutos. Cuando lo veo entrar me la puerta siento como me tiembla todo el cuerpo y me sudan las manos. Me las seco en el pantalón antes de poder estrechársela con fuerza.
-Hola.
-Hola. Siento decirle que aún no hemos descubierto nada. Mañana mismo intentaré enterarme de algo pero aun así no puedo…
-No quiero hablarle de eso-dice sorprendiéndome-¿Por qué le interesa el caso de mi mujer? Y por favor sea sincero.
-Yo soy escritor y por eso sigo a la policía, no puedo negar que el caso de su mujer me atrajera-digo mirándole y veo que no le está gustando mi respuesta, y sin darme cuenta estoy contándole la verdad-pero estoy aquí porque conozco a su hija, sentía que se lo debía.
-¿De qué conoce a mi hija?-dice serio y pienso si tengo que contárselo o no, pero no puedo evitarlo, creo que se lo merece después de haberle mentido un poco ayer con lo del caso.
-La conocí en Roma hace unos meses. Fui de vacaciones y por casualidad me encontré con ella. Perdimos el contacto.
-¿Te has metido en el caso de mi mujer por volver a recuperar el contacto con mi hija?
-En parte sí, no puedo negarle que tenía la esperanza de volver a verla. Pero no solo por eso, solo quería ayudarla porque sé que en este momento lo tiene que estar pasando fatal. Quiero ayudarla y la única forma que tengo de ayudar es intentar encontrar a quien le hizo esto.
-¿Te importa mi hija?
-Claro que me importa-digo serio y lo veo asentir pensativo.
-Está bien, espera aquí ¿sí?
-Yo…
-Tu espera-dice levantándose y yo asiento mientras me quedo allí sin saber qué hacer ni que decir.
Me siento nervioso, no sé qué va a pasar y eso que hace que me ponga aun peor. No sé si va a echarme a patadas, si va a dejarme aquí abandonado, no sé qué es lo que va a hacer.
Pero cuando llevo allí unos minutos, la sorpresa es mayúscula cuando lo vuelvo a ver entrar, pero esta vez no viene solo. Kate le sigue de cerca, y cuando nuestras miradas se cruzan me doy cuenta de que no sabía nada, de que no sabía para nada que yo estaba aquí. Pero lo peor está por venir cuando me levanto casi sin darme cuenta y le veo salir casi corriendo sin mirar atrás dejándonos completamente descolocados a ambos, y aunque quiero salir corriendo detrás de ella me quedo allí paralizado como idiota, dejando escapar de nuevo la oportunidad de hablar y de solucionar estas dudas que me está matando.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir ahí, parece que Kate sigue reacia mientras Rick necesita esa conversación tanto como respirar. Veremos a ver si su padre le consigue convencer o se da cuenta ella sola de que tiene que afrontarlo para poder seguir adelante.
El viernes más hasta entonces disfruten de la vida XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 35

Mensaje por tamyalways el Jue Ago 31, 2017 8:41 pm

Buenos días, aquí estamos de nuevo con un nuevo capítulo, feliz de que os esté gustando, pero como siempre os digo paciencia, la historia es larga y aún le queda un largo recorrido. Pero de momento toca vivir lo que está pasando ahora mientras yo me ocupo de seguir con la nueva historia. Gracias a todos por seguir, intentaré mantener una conversación con mi yo pasado a ver como se portó con vosotros jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 35
POV KATE
Salgo corriendo sin poder evitarlo, me siento una idiota por hacerlo, pero solo verlo allí ha vuelto a remover cosas en mi interior. ¿Por qué no podía dejarme en paz? ¿No era lo que él quiso hace unos meses? Yo he seguido con mi vida sin él, ahora que se aleje y me deje en paz, solo pido eso.
Escucho unos pasos detrás de mi y me giro enfadada pensando que es él, pero me encuentro la cara preocupada de mi padre y vuelvo a maldecirme por dejar que mi padre me vea así, rota por un hombre, rota por un niñato que me dejo tirada.
-Cariño-dice acercándose mientras me abraza y quiero estar fuerte, quiero dejar de llorar y decirle que no pasa nada, pero no puedo. Me siento fatal por estar llorando por él cuando he venido por mi madre, por mi madre que esta luchando por su vida y si encima él no entiende eso, que debería estar centrada en mi madre y no me deja en paz, es que merece la pena aun menos de lo que pensaba.
-Lo siento mucho-digo limpiándome las lágrimas con rabia.
-Ven sentémonos-dice tirando de mi para sentarnos en un par de sillas, no me esta dejando huir, y ahora mismo es lo que me gustaría-¿Qué ha pasado?
-Nada, lo siento.
-¿Es por él?
-¿Por él?
-Por el chico que dijiste que conocías. Yo lo llame para que viniera.
-¿Tu? ¿Por qué?
-Solo quería saber el motivo de porque se metió en el caso.
-¿Qué te ha dicho?
-Que quería ayudarte y no sabia como-dice sacándome una sonrisa sarcástica-pero ahora te veo a ti y veo que no quieres que te ayude.
-Que haga lo que quiera, solo no quiero verlo.
-Es algo más de un conocido ¿no? me dijo que te conoció en Roma.
-Si.
-¿Qué paso? Si puede saberse claro.
-Que llego aquí y por lo visto la fama se le subió a la cabeza, yo ya no era alguien a quien quería tener en su vida.
-Entonces es un idiota.
-Si lo es, no quiero verlo. Si esta dentro del caso de mama muy bien, pero yo no quiero verlo.
-Si quieres voy a decírselo.
-No, creo que es algo que tengo que hacer yo, algo que tengo que cerrar yo.
-Está bien, ¿Estarás bien?
-Creo que si-digo con una pequeña sonrisa y lo veo levantarse sin dudas para irse con mi madre mientras yo tomo el valor para volver a la cafetería y dejarle claro que no quiero que se acerque más a mí, que ahora soy yo la que no le quiero en mi vida.
Me acerco hacia la cafetería queriendo acabar con esto, aunque en parte deseaba que se hubiera marchado para evitarme este mal momento, pero cuando entro por la puerta allí sigue cabizbajo con su café en la mano.
Me acerco despacio y cuando estoy gusto delante de su mesa levanta la mirada y cuando me ve una sonrisa se crea en su cara, esa sonrisa que enseguida sacaba una de la mía pero hoy no, esta vez no y él tiene que darse cuenta porque enseguida esa sonrisa también desaparece sin dejar ni rastro.
-Kate….
-No, solo quiero que me escuches, solo voy a decirte lo que siento y se acabo-digo seria y lo veo asentir-no quiero que te vuelvas a acercar a mí nunca, no quiero que te acerques a mi familia nunca, solo quiero que te quede claro que no quiero verte más.
-Kate yo…
-No, he dicho que me escuches-digo casi sin poder evitar que salieran las lágrimas por la rabia que sentía-ahora soy yo la que no te quiero en mi vida, solo espero que seas feliz así-digo limpiándome un par de lágrimas que se habían atrevido a salir y me giro sin dejarle tiempo a replicar para huir de allí, para perderlo de vista para siempre.
POV RICK
Me quedo paralizado y siento como el pecho me quema por dentro. Quiero gritarle que la necesito, que la quiero en mi vida, quiero pedirle todo tipo de explicaciones porque no entiendo nada, pero siento que me ha quedado claro, no me quiere en su vida y yo pienso cumplir con ello, pero antes, voy a descubrir quién le hizo eso a su madre, pienso hacerlo no por ella, sino porque creo en la justicia, me gusta ayudar y pienso acabar con este caso, sino es por ella por mí.
Me levanto dejo el dinero sobre la mesa y salgo del hospital sin mirar atrás, es tarde, casi de noche pero me da igual, agarro el coche y me dirijo a la comisaria necesito respuestas, necesito estar metido en algo para no pensar en lo que acaba de pasar.
Llego a la comisaria y subo por las escaleras rápidamente. Cuando voy a entrar veo cómo sale la capitana de su despacho, sin duda dando por acabado el día. Me escondo para que no me vea aunque tenga permiso para seguir en el caso, no quiero que me moleste. Cuando veo que no hay moros en la costa me acerco a donde están los chicos y cuando llego veo que están colocándose los abrigos para dar por acabada la jornada.
-Hey Rick, ¿Vienes a invitarnos a una cerveza?-dice Javier con una sonrisa.
-¿Ya habéis visto los documentos?
-Que dices, había demasiados y la mayoría no sirve para nada. Mañana continuaremos.
-¿Puedo quedarme yo para ver si saco algo?
-Rick ya es tarde.
-Siempre decís que como no trabajo puedo hacer lo que quiera. ¿Puedo?-veo que los dos se miran y terminan quitándose de nuevo las chaquetas.
-Solo un par de horas, después nos vamos a casa ¿sí?
-Está bien-termino aceptando solo para poder estar entretenido este tiempo, si no voy a volverme completamente loco.
Me intento concentrar en los papeles que tengo delante, aunque apenas puedo dejar de pensar en esa mirada suya de odio y esas palabras que se clavan haciendo todo el daño posible. Cabeceo para intentar volver a meterme de lleno en lo que tengo entre manos.
-¿Qué es esto?-digo señalando un papel apartado del resto.
-Creo que está equivocado de caso. No es sobre nuestra víctima-dice Javier pero yo agarro el papel mirando que es lo que realmente es.
Cuando lo leo puedo ver que son las finanzas de alguien, cuando leo el nombre enseguida me suena de algo pero no sé de qué.
-¿Quién es Thomas Harris?
-Espera-dice Kevin buscándolo en la computadora-es un magnate de petróleo. Sin duda tenía que conocer a la víctima-dice enseñándome la foto y entonces es cuando recuerdo haberlo visto en una foto hace apenas unos días, cuando hablaban del caso en la televisión.
-Estaba con la chica antes que Brown.
-¿Qué?
-La chica a la que supuestamente culpaban a Brown de matar, estaba con él. Puede ser esto lo que tenía la abogada para sacar a su cliente.
-Solo son sus cuentas.
-Ahí tiene que haber algo que se nos ha pasado por alto-digo levantándome para hacer un par de copias para que los tres pudiéramos ocuparnos de ello.
Llevo media hora cuando veo a Kevin levantarse a por un rotulador y hace varias señales en el papel mientras Javier y yo esperamos pacientemente.
-¿Qué?-dice ya Javier sin poder esperar más.
-Creo que he encontrado algo, pero no lo sé. Hay pagos de dos mil dólares, varios pagos a una cuenta. Los pagos se realizaron durante todo un mes.
-¿Qué mes?-pregunto yo ahora impaciente.
-Durante el mes en que murió la chica-dice mirándonos y sonrió, sin duda esto era lo que tenía la madre de Kate, había dado con el asesino, solo tenía que conseguir que esto le llevara a algún lugar.
-Con esto no tenemos nada. No podemos ir con esto a ningún lado.
-Pero está claro, él la mato, seguramente es el pago para que alguien lo hiciera por él, es demasiado listo tendrá cuartada para ese día.
-Ese es el problema. Son pequeñas cantidades y por tanto no es nada ilegal para que podemos ir a por él. Esto no demuestra nada.
-Si lo demuestra.
-Quizás para ti y para mí, pero no para un juicio. Pero ahora tenemos algo por lo que tirar. Kevin tenemos que mirar en los movimientos de las últimas semanas, quizás contrato al mismo para matar a Brown y a su abogada, pero eso lo vamos a dejar para mañana, hay que descansar. Ya tenemos un sospecho y tenemos que encontrar algo para encerrarlo, pero muchachos tenemos que ir con piel de plomo, nada de cagarla, nada de avisos, no podemos dejar que escape.
-No vamos a conseguir encerrarlo, es muy listo.
-No seas aguafiestas. No hay un crimen perfecto. Ya ha dejado un rastro, seguramente haya dejado alguno más.
-Quizás demos con el asesino a sueldo y él nos lo ponga en bandeja-dice Kevin sin duda intentando animarme, aunque él sabía perfectamente que eso iba a ser muy pero que muy difícil.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir, parece que Kate sigue demasiado dolida como para permitirle hablar, ¿Pero que harías vosotros en su situación? Quiero decir si aún hay sentimientos por medio claro, si no los hubiera todo sería mucho más fácil. Bueno veremos a ver si Rick adelanta algo con el caso y eso le acerca a Kate o la aleja aún más de ella.
Hasta mañana XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36

Mensaje por tamyalways el Vie Sep 01, 2017 8:49 pm

Buenos días, pues aquí estamos para acabar la primera semana tras las vacaciones, aún sigo echando de menos las vacaciones, ¿Es normal? Jaja. Bueno pues espero que os guste, y la semana que viene seguiremos con la historia pero quizás…mejor no os adelanto nada.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 36
POV RICK
No sé si voy a poder quedarme parado sabiendo quien hizo esto, y mucho menos sabiendo que va a ser intocable. Odiaba esa sensación, la odiaba y necesito atraparle, necesito hacerle pagar por lo que hizo, no se puede escapar, no puede hacerlo.
No se como he llegado hasta aquí, pero no he podido evitar venir a su magnifica empresa, no tenia pensado venir, pero no he podido evitarlo.
Entro dentro, solo quiero verle la cara, solo quiero mirarle a los ojos para ver como se siente pensando que se ha librado de todo. Subo las escaleras y justo cuando voy a llegar a la puerta de su despacho, suena mi móvil.
-¿Si?-contesto y oigo ruido de papeles al otro lado.
-Castle soy yo.
-No me llames Castle.
-¿Por qué?-dice Kevin sin duda sonriendo.
-¿Qué pasa?
-No hemos conseguido una orden para mirar sus cuentas. No sabemos como lo consiguió la abogada, pero sin duda no fue de forma legal por lo tanto no nos vale para nada. Y sin otra cosa en contra de él no vamos a conseguirlo.
-Vamos, que se librará ¿no?-digo enfadado.
-No tiremos aún la toalla ¿sí? Todavía queda mucho tiempo, podemos pillarle por algún lado.
-Eso no te lo crees ni tú y lo sabes-digo enfadado justo cuando lo veo salir por la puerta del despacho-tengo que dejarte-digo colgando rápidamente y dirigiéndome hacia él para poder cortarle el paso.
-Perdona-dice intentando pasar por el otro lado y me muevo de nuevo para cortarle el paso-Perdona, ¿Le conozco?-dice mirándome con los ojos engurruñados.
-No, gracias a dios no nos conocemos. Pero vamos a hacerlo. Sé lo que hicisteis, y voy a hacerte pagar por ello-digo con una sonrisa para que supiera que no iba a parar hasta que lo consiguiera.
-No sé quien coño eres, ni de que coño me hablas. Pero será mejor que te vayas antes de que llame a seguridad.
-Sabes perfectamente de lo que hablo. Disfruta de tu libertas mientras puedas-digo acercándome a unos centímetros de su cara y le escupo las palabras con asco y rabia antes de irme de allí como un rayo dispuesto a dar con algo para meterlo dentro cueste lo que me cueste.
Vuelvo a casa muy enfadado, pero sabía que no podía volver ahora a la comisaria porque no me ayudaría, terminaría renegado gritándole a todos y quizás diciéndoles lo que acabo de hacer. Si los chicos se enteran me van a matar así que lo mejor es alejarme un poco de ellos.
Entro en casa y me encuentro a mi madre allí sentada hablando por teléfono. Paso a la cocina y aunque me apetece una copa bien cargada, acabo cogiendo una botella de agua y llevándomela al salón donde me siento junto a mi madre que acaba de colgar el teléfono.
-¿Te marchas?
-Dentro de un rato.
-Creo que he hecho una locura-digo soltando una sonrisa sarcástica.
-¿Qué?-dice mi madre preocupada.
-Sabemos quien mato a Brown y casi mata a la madre de Kate. Pero no podemos tocarle, no podemos…
-¿Qué has hecho Rick?
-He ido a gritarle que lo sabía.
-Cariño si es un asesino….
-Me da igual, quiero que pague, necesito que pague.
-¿Por ella?
-¿Por ella?-digo mirándole-no es por eso madre.
-Yo creo que en parte si cariño. Crees que así tendrás una oportunidad con ella, que se sentirá tan agradecida que al menos te dejara explicarte.
-No…-pero no podía negarlo del todo, en parte tenía razón.
-Cariño me parece bien que luches por ella si te gusta, si te importa, pero a mí me importa tu bienestar, no quiero que te pongas en peligro cariño. Piensa un poco antes ¿sí?
-Sé que quizás me he precipitado, pero necesitaba hacerle saber que no se ha librado aun, no puedo permitir que se libre.
-Lo sé cariño, lo sé-dice abrazándome y cierro los ojos intentando mantenerme lo mejor posible, para poder luchar, para poder encerrarlo.

Tras la charla de anoche con mi madre estaba algo mejor, quería encontrar algo para poder meter a ese hijo de…en la cárcel. Tenía que hacer todo lo posible, y esta vez no era por Kate, lo tenía claro, después de mirarle ayer a la cara quería que se pudriera en la calle, que no pudiera librarse de eso.
Llego a la comisaria y en cuanto Javi me ve llegar ya esta resoplando, me conoce lo suficientemente para saber que estaba de lleno en esto, que hasta que no diera con la clave no iba a parar.
-¿Qué haces madrugando?-dice guardando unos papeles.
-Quiero ayudar.
-Rick no tenemos nada.
-Pero podemos lograr algo ¿no?
-Solo tenemos esos papeles y no podemos sacar nada.
-Bueno quizás podamos, ¿Puedo hacerlo yo?
-Bien, haz lo que quieras. Nosotros vamos a hablar de nuevo con Pelmuter para ver si ha sacado algo nuevo.
-Está bien-digo sentándome y cogiendo de nuevo los papeles del caso.
-Rick.
-¿Si?-digo levantando la cabeza.
-No te obsesiones ¿sí? Este caso…va a ser muy complicado cerrarlo.
-Pero puede cerrarse, tú mismo dijiste que no hay crimen perfecto.
-¿Eso dije yo?-dice con una sonrisa-ten cuidado ¿sí?
-Lo tendré-digo con una sonrisa aun recordando la visita de ayer.
Dos horas después me duele la cabeza de tanto leer y me levanto para ir a tomarme un café a la sala de espera. Noto como la cafeína entra en mi cuerpo corriendo por mis venas cuando oigo como alguien carraspea detrás de mí. Cuando me giro me encuentro con la capitana justo detrás de mí.
-Me alegro que se sienta como en casa-dice de forma sarcástica y yo no sé ni dónde meterme.
-Yo…
-Mira señor Castle, no me gusta para nada que este aquí, pero eso ya lo sabes. Pero…
-¿Pero?-pregunto sorprendido.
-Pero sé que nos ha ayudado en el caso y eso es algo que debo admitir-dice con una sonrisa.
-En realidad no ha servida para nada-digo apoyándome en la encimera sin duda hundido por no poder conseguir algo.
-Pero está dándolo todo. Lo he visto llegar y aún sigue ahí trabajando. ¿Puedo decirle algo?
-¿Si?
-A veces no ganamos, por desgracia no siempre hay justicia, pero si hemos hecho todo lo que hemos podido, no podemos quedarnos con esa espina. Tú lo has dado todo.
-Aun no…-digo negándome a rendirme.
-Pues siga luchando, nunca se sabe. Ojala podamos cerrar este caso y quizás así cerremos dos en uno-dice recordando la muerte de la chica ya que ahora nadie creía que fuera Brown quien la matara.
-Voy a pillarle como sea.
-Tenga paciencia señor Castle, tenga paciencia-dice con una sonrisa dando la vuelta y dejándome de nuevo a solas.
Me quedo pensando en sus palabras durante unos minutos y luego vuelvo a rellenarme la taza antes de volver a la mesa para intentar ver si algo se me ha podido pasar.
No se cuánto tiempo llevo allí con los papeles cuando veo a Kevin entrar por la puerta y dirigirse a su mesa, justo al lado de la que estaba ocupando yo en este momento.
-¿Hay algo?-pregunta señalando los papeles que tengo delante.
-No nada.
-¿Has comido algo?
-No, ¿Qué hora es?-digo a la vez que miro el reloj y veo que no solo me he saltado la comida, sino que ya es hora de cenar-¿Las 8?
-Sí, anda vamos. Te invito a cenar.
-¿Y Javi?
-Se ha ido a casa.
-Quizás debería hacer lo mismo-digo levantándome cogiendo la chaqueta-vete con tu mujer ¿sí?, estaré bien.
-Está bien, nos vemos mañana.
-Nos vemos mañana-digo saliendo, pero cuando estoy a punto de salir vuelvo para atrás para coger el historial y llevármelo a casa.
Salgo fuera y camino hacia el coche que lo tengo justo enfrente. Estoy cansado apenas puedo abrir los ojos, pero sabía que tenía que comer algo antes de irme a la cama. El día había acabado, pero no pensaba darme por vencido, todavía no.
Escucho un ruido al otro lado y me giro asustado descubriendo a un gato corriendo como una bala detrás de alguna animalito. Respiro hondo y vuelvo hacia el coche para poder irme a casa, cuando oigo otro ruido, un ruido que viene seguido de un fuerte dolor en el pecho que me hace caer al suelo mientras siento como poco a poco todo se vuelve oscuro, como poco a poco voy perdiendo la batalla por la vida.
CONTINUARÁ…
Bueno…espero amenazas de muerte por ahí, o quizás no, aunque si las hay no me importa leerlas para saber a qué me atengo jaja. Bueno pues como veréis la semana que viene va a ser más que movidita en cuanto a la historia, pero esto puede que dé un giro a la historia que nos lleve hacia el asesino o hacia otra cosa…bueno ya lo veréis si seguís leyendo.
Buen fin de semana a todos XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje por tamyalways el Dom Sep 03, 2017 8:44 pm

Buenos días, empezamos una semana nueva con muchas ganas aunque algo de sueño jaja. Bueno como siempre daros las gracias por seguir ahí, me gusta que estéis ahí pendientes y con ganas de avanzar en la historia así que no me enrollo y os dejo con el nuevo capítulo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 37
POV KATE
Estoy sola en la habitación de mi madre, se la han llevado para hacerle unas pruebas mientras mi padre ha ido a casa para ducharse. No hay ninguna mejora desde que llegue y eso me desespera.
Hace un par de días desde que vi a Rick, y desde entonces no dejo de darle vueltas a quien ha podido hacerle esto a mi madre, sé que no han ido a por ella, que seguramente fueran a por su cliente, pero eso de todas formas no ayuda.
¿Quiero que pague alguien por ello? Por supuesto, pero ahora mismo solo pienso en que despierte, eso es lo más importante, pero aun así no puedo dejar de pensar en que persona desalmada puede matar a otra.
Veo como se abre la puerta y entran dos enfermeras tirando de la cama de mi madre. La colocan en su sitio cuidando que todo este bien colocado y yo espero a que acaben para poder preguntar que tal ha ido, pero no me da tiempo a preguntar.
-No hay nada malo, solo queda esperar-dice y yo suspiro por desesperación.
-Gracias-digo y la veo asentir mientras ambas salen dejándome a solas con mi madre.
Me acerco a la cama apartando el pelo de la cara de mi madre. Ha cambiado mucho en este tiempo, pero tiene esos rasgos que siempre me recordaran a ella. Le agarro de la mano, casi por primera vez me atrevo a tocarla y siento su mano cálida sobre la mía.
-Lo siento mama, siento no haberte agradecido como debía todo el trabajo que hiciste para que cumpliera mis sueños, pero había otro sueño que no he podido aun cumplir y que necesito cumplir, necesito que me ayudes una vez más. Necesito pasar más tiempo contigo, necesito tener una relación de madre e hija, lo necesito. Así que necesito que despiertes, necesito que despiertes para que pueda cumplir mi sueño. Sé que harás lo necesario para volver, lo sé-digo limpiándome con rabia las lágrimas.
Suena la puerta de nuevo y cuando me giro allí está mi padre con la cara descompuesta, sé que algo ha pasado solo con verlo. Me levanto y me hace un gesto para salga. Suelto la mano de mi madre echando una ultima mirada hacia su cuerpo inerte y sigo a mi padre hacia fuera.
-¿Qué ha pasado?
-Kate…
-Papa, sé que ha pasado algo ¿vale? Mama este bien así que no tiene que ver con ella. ¿Qué ha pasado?
-Cuando entraba llegaba una ambulancia…yo…
-Papa me estas asustando-digo con cara de preocupación sin dudas.
-Es Rick. Le han disparado-dice mirándome fijamente.
-No…no…no-me niego a creerlo mientras siento como todo el cuerpo me tiembla mientras pienso en él, mientras todos los momentos que vivimos juntos en Roma se pasan por mi cabeza, hasta que siento que todo se vuelve negro, el dolor puede conmigo hasta que acabo inconsciente.

Despierto con un fuerte dolor en la cabeza mientras me remuevo entra unas sábanas frías. Abro los ojos despacio cejándome una luz. Puedo oír la voz de mi padre llamándome y yo solo quiero pedirle que aparte esa maldita luz de mi cara. Abro los ojos y veo allí a mi padre junto a una doctora.
-¿Qué ha pasado?
-Te has golpeado la cabeza tras desmayarte.
-¿Desmayarme?-pregunto y en ese instante me doy cuenta de lo que paso-¿Cómo…?
-No sabemos nada todavía.
-Quiero verlo-digo intentando levantándome con lágrimas de rabia en la cara cuando me lo impiden.
-No puedes moverte. Tenemos que tenerte controlada, puede sufrir una conmoción por el golpe.
-Me siento bien.
-No me mientas-dice mi padre serio-vas a quedarte ahí hasta que la doctora lo diga y entonces solo entonces podrás ir donde quieras-dice con severidad sin dejarme replicar y la doctora se va dejándonos solos.
-¿No sabes nada?-pregunto casi suplicante.
-Lo están operando, ahora mismo está en quirófano-dice con tranquilidad para que no me alterara pero creo que eso no ayuda.
-¿Cómo ha pasado? ¿Quién querría dispararle?
-No sé, he hablado con el policía del caso de mama, creen que puede que haya sido el mismo.
-¿Por qué?-digo sin entender que tendría que ver.
-Parece que pulso la tecla equivocada, presiono a quien no debía-dice y yo asiento con la mirada ausente mientras intento no pensar en que puede estar pasando en ese maldito quirófano.
-No puede pasarle nada-digo en alto sin pensar.
-No va a pasarle nada ¿vale? Estará bien.
-Eso no lo sabes-digo con rabia llorando de nuevo-si le pasa algo….
-Cariño…
-Fue mi culpa, si le hubiera dejado hablar no se hubiera metido de lleno, es mi culpa por no dejarle explicarse.
-No es tu culpa, no lo digas ¿vale? Es culpa de quien disparo, solo de ese.
-Papa si le pasa algo yo…-digo rompiéndome del todo y siento como me abraza con fuerza contra su cuerpo.
-TE importa, te importa mucho más de lo que quieres admitir. ¿Y sabes? Solo hable un par de minutos con él, pero me valió para darme cuenta de que tú también le importas.
-Pero no era suficiente para él.
-Sí que es un poco idiota pero no todos somos perfectos-dice sacándome una sonrisa-todos nos equivocamos Kate, pero si tienes oportunidad deja que se explique quizás todo fue un malentendido o algo parecido.
-Si tengo la oportunidad…-digo esas palabras con terror, ahora mismo dos de la personas más importante de mi vida, las que más he querido y odiado a la vez, están luchando por su vida y yo me siento en un sin vivir, necesito que estén bien, lo necesito por encima de todo.
POV RICK
Despierto y siento que me duele todo, poco a poco abro los ojos aunque estoy muy cansado y me muevo, pero cuando voy a levantar la mano siento que algo me tira.
-Castle, tío. No te muevas ¿sí?-dice una voz conocida y cuando abro los ojos del todo veo a Kevin allí de pie con cara de preocupación.
-¿Tan mala cara tengo?-digo con una sonrisa sacándole otra a él.
-Será mejor que no te mires al espejo, estás que das pena-dice con una sonrisa.
-¿Qué ha pasado?
-Te encontré en el aparcamiento tirado. Te habían disparado dos veces.
-Yo…-digo intentando levantarme sintiendo un fuerte dolor en el hombro.
-Te dieron en el hombro. Por suerte la segunda bala choco contra el informe del caso. Nunca antes me había alegrado más de que no siguieras las reglas.
-Has visto como soy el mejor-digo con una sonrisa cansado.
-Deberías descansar.
-¿Lo habéis cogido? Sin duda ha sido él.
-Rick seguimos sin tener nada. Pero no vamos a parar hasta cogerlo, ahora menos que nunca.
-Lo sé-digo pensativo.
-Rick, descansa y deja de darle vueltas a todo ¿sí?
-Está bien-digo aceptando lo que me decía justo un segundo antes de que mi madre entrara como un torbellino saltando sobre mis brazos.
-Hijo, ¿Qué te ha pasado?-dice con gran preocupación y me encargo enseguida de relajarla.
-Estoy fantástico, ¿no me ves?-digo bromeando con una sonrisa pero no logro sacar una de su cara-estoy bien, solo ha sido un rasguño-digo serio para que me crea.
-Perdonad, yo ya me voy. Mejórate pronto ¿sí? Mañana venimos para ponerte al día.
-Gracias bro-digo con una sonrisa chocando su mano antes de dejarlo ir.
-¿Qué ha pasado?
-No lo sé…
-Si lo sabes.
-Ha sido el que estábamos vigilando, quizás solo fuera un aviso.
-¿solo un aviso? Pues quiero que se quede en eso. Quiero que te alejes del caso.
-Mama no puedo hacerlo, y ahora menos aun. Tengo que hacerle pagar por todo lo que ha hecho.
-Hijo…
-Me conoces ¿no?
-Sí, no pararas hasta lograrlo, pero…prométeme que tendrás más cuidado. Eres listo hijo, no seas un idiota.
-Lo prometo, esta vez no lo haré solo e iré más despacio, lo prometo.
-Está bien, ahora túmbate y descansa ¿sí?
-Si tú haces lo mismo.
-Claro, esto no se consigue sin un buen descanso-dice señalándose sacándome una sonrisa.
-Vete a casa ¿sí? Mañana estaré aquí cuando vengas.
-Ni hablar. Me quedo aquí, este sillón tiene pinta de ser cómodo, además, he visto un doctor guapísimo y no pienso irme hasta que consiga su número-dice sacándome una sonrisa.
-Gracias madre.
-¿Por qué?
-Por ser tu-digo sonriendo mientras me recuesto algo más sobre la cama y cierro los ojos intentando descansar, mañana mismo iba a ponerme mano a la obra de nuevo para poder atraparle, no iba a dejar que se escapara, pero mi madre tiene razón, no puedo ser un idiota, no puedo volver a cometer un error porque puede que ese fuera mi último error.
-Cabeza Rick, cabeza-digo para mí mismo antes de cerrar los ojos y antes de darme cuenta estaba completamente dormido.
CONTINUARÁ…
Bueno pues parece que Kate está muy preocupada, mucha, veremos a ver si esa preocupación hace que vaya a verlo y puedan por fin hablar. En cambio Rick, este susto ha hecho que se meta más aun en el caso, está más seguro que nunca de querer atraparlo cueste lo que cueste, esperemos que eso no le cueste la vida.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 38

Mensaje por tamyalways el Mar Sep 05, 2017 9:10 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo de la historia, creo que es un capítulo importante, pero no menos que el de mañana, ni el de mañana que el de pasado y así sucesivamente jaja. Bueno quería hablaros un poco de mi forma de trabajar en una historia, creo que os sorprenderá que cuando empiezo una historia solo sé de qué va a ir en rasgos generales la historia, no me planteo un final ni un desarrollo largo. Solo a rasgos generales de que va, cuando empiezo a escribir es cuando empiezo a decidir, pero en cada capítulo, por eso a veces es un poco locura ensamblar todo, pero creo que en parte esa locura es la que hace que leáis mis historias, así que bendita mala organización jaja. Esto en realidad no era necesario explicarlo, pero escribiendo la nueva historia, me he dado cuenta de ese descontrol aún más. Empezó siendo una historia, y ahora está siendo otra, y terminara siendo otra jaja, eso es lo que me divierte. Voy a daros un pequeño apunte sobre la nueva historia, solo porque os estáis portando genial jaja, va a ser una historia diferente, sé que siempre digo lo mismo pero esta vez es verdad, no solo girara alrededor de la historia de Rick y Kate si es que hay una, sino que habrá otros personajes secundarios, que también tendrán sus historias y que también van a ser contadas, siempre con el protagonismo de nuestros chicos claro, pero tienen su porque y cuando la leáis espero que lo entendáis. Va a ser sin duda la historia más compleja, porque sin ese control que no suele tener con mis historias, tener que inventar y desarrollar tantas historias a la vez y durante un montón de capítulos, sin duda va a ser una locura, pero espero que al final merezca la pena. Gracias por “escuchar” estos locos pensamientos míos, ahora os dejo con la historia que sé que es lo que realmente queréis leer.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 38
POV KATE
Me despierto aun con dolor de cabeza, pero sin duda bastante mejor que ayer. Me levanto despacio sintiendo un pequeño mareo pero enseguida se me pasa. Cuando voy a levantarme entra la enfermera y me mira como cuando mi madre me veía tirar piedras contra la casa del vecino.
-¿Qué haces levantada?
-Me siento mucho mejor-digo con una sonrisa mientras se acerca.
-Mira hacia arriba-dice encendiendo una luz que me ciega-abajo-y yo obedezco solo porque me deje salir de aquí-parece que todo va bien, pero no quiero que te levantes aun, deberías estar al menos unas horas más aquí.
-Pero si me encuentro bien.
-Kate puede parecer que estas bien y entonces….
-Voy a estar aquí en el hospital, no voy a moverme de aquí, pero no quiero estar metida en esa cama-digo casi suplicante y la veo pensarlo.
-Está bien, pero estarás pidiendo el alta voluntaria.
-Está bien, firmo lo que haga falta para salir de aquí.
-Ok, voy a por ellos. Pero nada de coger peso y nada de hacer mucho esfuerzo ¿si?
-Claro-digo con una sonrisa por poder salir de aquí de una vez por todas.
Tras tener el alta me dirijo hacia la habitación de mi madre donde encuentro a mi padre sentado junto a la cama. Cuando me ve la cara de preocupación es máxima.
-¿Qué haces aquí?
-Tengo el alta-respondo pero veo que no me cree del todo-¿Cómo está?
-Igual, sin novedad-dice mirando de nuevo hacia la cama y yo asiento resignada.
-Voy a ir a ver si consigo averiguar algo.
-He hablado con el policía que lleva el caso. Ya ha salido del quirófano, está bien-dice consiguiendo que respire por fin desde que me dijo que había pasado.
-¿No sabes dónde está?
-Tiene que estar en la planta de arriba.
-Bien, vengo en un rato.
-Tranquila, tomate tú tiempo.

Subo por las escaleras para poder intentar tranquilizarme, porque estoy muy nerviosa, pero consigo todo lo contrario. Me muevo por el pasillo buscando alguna pista para saber dónde está, pero no tengo que buscar mucho cuando escucho su nombre y me quedo frenada de golpe mientras saco mi móvil para poder pasar desapercibida.
-El señor Rodgers está bien, en unos días creo que podemos darle el alta.
-Tómese su tiempo ¿sí?-contesta una señora mayor al doctor, y por lo que Rick me conto de ella, enseguida la relaciono con su madre.
-Podemos mantenerlo unos días más, pero ya está. Su hijo está fuera de peligro y la herida puede venir a curársela, pero lo mantendremos un par de días para poder tener más vigilado-dice el doctor comprensivo ante una madre preocupada.
El doctor se va dejando a la madre de Rick allí sola pensativa, era muy guapa, ahora entendía a quien había salido Rick, tenía ese aire que atraía solo con mirarla. Tomo aire y me acerco a ella para poder preguntar por su hijo, aunque las palabras del doctor me han tranquilizado bastante.
-Perdona-digo acercándome con mucha vergüenza.
-¿Si?-dice con una sonrisa.
-¿Es la madre de Rick?
-Yo…-dice mirándome como si intentara averiguar quién era o que quería de su hijo-sé quién eres-dice de repente y no entiendo a qué se refiere.
-No lo creo-digo con una sonrisa.
-Claro que sí, he oído hablar mucho de ti-dice con una sonrisa-Kate ¿no?-dice sorprendiéndome y yo asiento sonrojada.
-Sí, ¿Cómo esta Rick?
-Está bien, aunque estoy preocupada por él.
-¿Por qué?
-Porque lo conozco, ahora que está metido en esto no va a parar, tengo miedo de que vuelva a intentar matarlo y esta vez lo consiga.
-Lo entiendo-digo asintiendo nerviosa-¿Puedo verlo?
-Ahora está descansando, pero en menos de una hora tendrá que comer y podrás verlo.
-Oh claro yo…
-No, ¿Has comido?
-No.
-Ven-dice agarrándome del brazo-vamos a comer juntas-dice tirando de mí y la sigo a pesar de que tengo miedo a esta conversación.
Nos sentamos una enfrente de la otra en la cafetería y tras pedir la comida me quedo callada mientras siento su mirada sobre mí.
-¿Puedo hacerte una pregunta?
-Claro-digo tragando saliva.
-¿Llegaste a conocerlo?-dice mirándome fijamente y no hace falta que explique nada más, sé a quién se refiere.
-No lo sé, ¿se puede conocer a alguien en 15 días?
-No, puede que no. Mi hijo recuerda esos días como unos de los mejores de su vida, tuvo que ser bonito para él, pero entonces….todo se acabo.
-Yo…-no sé qué decir, pero ella me corta con la mano.
-No sé qué pasaría. Ni quiero saberlo, creo que es algo de los dos. Pero creo que deberíais hablarlo, y después, decidid si lo bueno supera a lo malo o al revés.
-Creo que tiene razón, me puse muy cabezona con no querer hablar con él, supongo que me dolió más de lo que pensaba que se acabara lo que teníamos.
-A él también le dolió, nunca le he visto tan abatido. Pero como he dicho antes no voy a meterme, es él quien te tiene que explicar y tú a él. Aunque es mi hijo y es normal que me preocupe por él.
-Lo entiendo.
-¿Sabes? Mi hijo se quedó corto, eres mucho más guapa aun de lo que él decía-dice haciendo que me sonrojara.
-Él también me habló mucho de usted.
-Tutéame, el usted me hace sentir vieja-dice con una sonrisa.- ¿Qué te hablaba de mí?
-Cosas buenas, está muy agradecido y orgulloso de su madre-digo con una sonrisa y la veo sonreír.
-Me alegro que al menos a la gente le hable bien de mi-dice sonriendo-bueno comamos antes de que se enfrié.
Comemos con tranquilidad y acompañados por una buena conversación, una conversación amena y en donde mantuvimos a Rick a un lado, sorprendiéndome gratamente. Cuando acabamos, nos despedimos en la puerta de la cafetería, iba a casa a ducharse, aunque sé que quería darnos algo de privacidad y se lo agradezco, necesito tener esa conversación que he estado evitando durante varios meses, pero se merece al menos que le dé esa oportunidad.
Me acerco hacia la puerta de la habitación donde esta y puedo oír su voz al otro lado, está despierto y parece que como siempre de buen humor y bromeando por el aspecto de la comida de hospital. Estoy a punto de echarme para atrás cuando se abre la puerta y sale con una sonrisa una enfermera.
-Mira, parece que tienes visita, a ver si así se te hace más fácil la comida-dice la enfermera saliendo con una sonrisa y yo trago saliva cuando sale y me deja ver el interior.
Miro hacia dentro y enseguida mi mirada se conecta con la de Rick y siento de nuevo esas cosquillitas en el estómago. Lo veo soltar el tenedor y apartar la comida mientras intenta averiguar si esto es real o no.
-¿Se puede?-pregunto nerviosa y lo veo asentir mientras hace un gesto con la mano para que pase hacia dentro.
Entro para dentro y me quedo un poco alejada de la cama, no quiero acercarme mucho para poder mantenerme firme, no por los motivos de antes, más bien para poder hacer esto lo más fácil posible.
-¿Qué haces aquí?-pregunta sin dudas sorprendido de que este aquí.
-Me entere de lo que te había pasado-digo tragando saliva.
-¿Qué te ha pasado?-dice señalando el pequeño corte que me hice al desmayarme.
-Nada importante, al menos nada comparado con lo tuyo-digo señalando su brazo.
-¿Esto?-dice señalando su herida-es solo un rasguño-dice bromeando haciéndonos a los dos sonreír algo más relajados.
-Siento no haberte dejado hablar, estaba enfadada.
-¿Puedo preguntarte por qué?-dice despacio, con pausa.
-¿De verdad no lo sabes?-digo mirándole fijamente para saber si decía la verdad.
-No sé ya lo que sé…pero necesito saber qué es lo que hice, de verdad lo necesito-dice casi suplicante y no entiendo como no puede entender que ese mensaje me molestara.
-Está bien-acepto, porque necesito entender que fue lo que paso, necesito que él me lo explique y me lo diga a la cara-me dejaste claro que no querías saber nada de mí, que no me querías en tu vida.
-¿Qué dices? ¿Cómo?
-El mensaje.
-¿Mensaje?
-Sí, me…me mandaste esa foto medio desnudo que iba dirigida a otra mujer y luego me dijiste que ahora ya no podía pertenecer a tu vida, que querías disfrutarla. Y lo respeto, de verdad lo hago, pero como comprenderás ahora no puedo mirarte bien, me echaste como si fuera una colilla-digo sacando toda esa frustración de estos meses sin poder soltarla, subiendo el tono palabra a palabra.
-¿Qué mensaje?-pregunta de repente haciendo que levante la mirada para poder mirarle a los ojos y veo completa sorpresa en ellos, ¿No sabía de qué hablaba? ¿Cómo no podía saberlo?
CONTINUARÁ…
Vale si, sé que ahora queréis matarme. Pero me encanta el suspense, así que tendréis que esperar 48 horas para saber cómo les va la conversación, pero pensad que ha pasado algo bueno en el capítulo, al menos sabéis que van a hablar, que Kate le va a dar la oportunidad de hablar jaja.
Bueno no os enfadéis mucho ¿sí?
Pasad un buen día XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 39

Mensaje por tamyalways el Jue Sep 07, 2017 11:05 pm

Buenos días, estoy de fiesta hoy es el día de todos los extremeños, no sé si alguno de vosotros lo sois si es así felicidades. El caso es que son las fiestas de mi pueblo, empezaron ayer y debo admitir que pensaba cuando me he levantado que era domingo jaja, si no es todo acostumbrada a salir los jueves (y esto solo empieza) el caso que me olvide que hoy había que publicar, pero bueno parece que mi cabeza al final se ha situado jeje. Bueno os dejo con un momento importante de la historia, que habéis estado esperando mucho tiempo, tanto o más que Rick jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo39
POV RICK
No entendía de qué estaba hablando ¿una foto? ¿Un mensaje? ¿Cuándo? ¿Cómo? No entendía nada, me estaba empezando a doler la cabeza de darle tantas vueltas, pero no encontraba salida. La miro para ver si me explica que es lo que pasa pero la veo callada mirándome fijamente, creo que está intentando averiguar si hablo en serio o no.
-¿No recuerdas que me mandaste un mensaje?-dice mirándome fijamente.
-No lo recuerdo porque no te mande ningún mensaje, no al menos diciéndote eso.
-Pues a mí me llego un mensaje, y era tu número Rick.
-¿Cuándo fue?
-Al día siguiente de la presentación de tu libro, no entendía que había pasado, bueno si, pensé que te había gustado demasiado lo que habías vivido en la fiesta y que yo…-dice con una sonrisa sarcástica y se calla sin seguir.
-Kate, aquella noche, el último mensaje que te mande lo recuerdo perfectamente, bromeamos sobre la mujer del vestido azul, estaba bebiéndose el bar entero-digo sonriendo solo con recordarlo-no te mande ningún mensaje más porque lamentablemente perdí el móvil-digo mirándola fijamente y veo como hace que su cara cambie-al día siguiente lo busque como un loco pero no conseguí encontrarlo. No había memorizado tu número y no podía llamarte. Enseguida compre un nuevo móvil y espere a que me mandaras algún mensaje o me llamaras, nunca llego-digo serio recordando aquellos malos momentos.
-Pero…
-Kate si dices que recibiste ese mensaje lo recibirías, pero yo no fui, de verdad que no fui. No entiendo quién pudo hacer eso, yo…lo siento.
-Si tienes razón no tienes la culpa, así que no tienes porque pedir perdón-dice con una pequeña sonrisa y cuando la veo no puedo evitar sonreír yo también.
-Ha sido una locura.
-Si-dice sonriendo.
-¿Salía al menos guapo en la foto?-digo haciéndola reír y acabando con esa rareza que había aun entre los dos.
-Siento haber dudado de ti.
-No me conocías del todo. Pero si es verdad que me quede esperando esa llamada mucho tiempo, incluso pensé en escribirte una carta, pero pensé que si no me habías escrito ya es que quizás todo quedo en Roma y ya se había acabado.
-No podía escribirte no después de eso…
-Lo entiendo, lo raro es que no me mandaras no sé, una maldición o me echaras un mal de ojo. Es eso ¿no? me ha echado un mal de ojo por eso estoy aquí-digo haciéndola reír y me doy cuenta de lo que he extrañado ese sonido-¿Cómo está tu madre?
-Igual, no hay novedades-dice de repente poniéndose seria-¿Y tú?
-Perfectamente, creo que puedo ponerme a correr como un loco. Pero creo que mi madre no está de acuerdo.
-Sí, eso tenlo por seguro.
-Parece que lo has dicho muy segura.
-He hablado con ella.
-¿Qué dices? Eso no es justo.
-Tú hablaste primero con mi padre.
-Touche-digo con una sonrosa-Te habrá hablado bien de mi ¿no?
-Bueno…
-Pero...-me quejo haciéndola reír de nuevo.
-Hemos tenido una buena charla-dice sonriendo-me alegro de que estés bien y de haber hablado contigo-dice con esa sonrisa que hace que me derrita-tengo que irme.
-Oh, claro.
-Luego vendré a verte ¿sí?
-Aquí estaré-digo sonriéndole.
Me quedo solo durante bastante tiempo, quizás demasiado tiempo para pensar y volverme loco. La conversación que he tenido con Kate me ha dejado tocado, me ha dejado completamente loco.
Por fin había averiguado que había pasado, pero eso no había ayudado tanto como pensaba, ahora tenía muchas dudas. ¿Quién me robo el móvil? ¿Quién le mando ese mensaje a Kate? ¿Por qué lo hizo? Solo sé que tiene que odiarme para hacerme algo así, y ahora solo quiero saber quién fue para sacarlo o sacarla de mi vida para siempre.
También me sentía emocionado, el poder hablar con ella había significado más para mí de lo que pensaba, pero no puedo hacerme ilusiones, esta conversación no significa nada, no creo que nada pueda volver a ser como antes ni si quiera parecido.
Se abre la puerta y veo entrar a mi madre con una sonrisa y con ropa nueva, sin duda había ido a casa para ducharse y cambiarse, entra con una sonrisa y se sienta a mi lado sin dejar de mirarme.
-¿Tengo monos en la cara?
-Si un par-dice con una sonrisa-¿Y?
-Y qué.
-¿Qué tal? Y no me digas que bien, no me vale esa respuesta, quiero saber todo-dice con una sonrisa y sacándome a mi otra.
-He hablado con ella, pero parece que tú también lo has hecho.
-Sí, me gusta esa chica y me alegro de que hayáis hablado. ¿Habéis aclarado las cosas?
-Si más o menos. ¿Recuerdas que perdí el móvil?
-Si claro.
-Pues resulta que no lo perdí, alguien me lo robo, y lo hizo de forma intencionada.
-¿Por qué dices eso?
-Le mando un mensaje diciéndole que no quería saber nada más de ella. Ahora entiendo porque no me llamaba ni me escribía nada.
-¿Quién crees que fue?
-No lo sé.
-Yo tengo una idea.
-¿Quién?-pregunto sorprendido.
-Una editora que ambos conocemos.
-¿Qué dices?-digo con una sonrisa sin creerme lo que decía.
-Bueno no te lo creas pero yo estoy casi segura.
-Gina no haría algo así, no tiene motivos.
-¿Qué no? primero contigo ha ganado mucho dinero y segundo creo que está interesada en ti desde el minuto uno, así que creo que ella tiene muchas papeletas para ser la culpable.
-Dejémoslo, no podemos culpar a alguien si tener pruebas, pero pienso averiguar quién lo hizo-digo seguro porque me conozco y sé que no voy a parar hasta conseguirlo.
-¿Dónde está ahora?
-Esta con su madre, dijo que luego vendría aunque no lo sé…
-Si lo dijo vendrá. Parece que os va muy bien.
-Bueno nos queda mucho camino y sé que no vamos a llegar donde me gustaría, pero me alegro de haber vuelto a verla y hablar con ella.
-Seguro que todo va mejor de lo que esperas-dice guiñándome el ojo y haciéndome sonreír.

No sé ni la hora que es, las horas no pasan encerrados en esta maldita habitación, quiero pedir el alta médica, quiero irme a casa, quiero empezar a buscar las pruebas necesarias para encerrarlo. Pero no lo hago, no lo hago porque sé que mi madre está preocupada, sé que no está bien viéndome mal. Sé que esa preocupación seguirá cuando salga de aquí, pero al menos el médico dará el visto bueno y ya no podrá decir nada en contra de ello. Además, si lo hago ahora, sé que terminaré cagándola de nuevo.
Se abre la puerta y espero que entre mi madre con ese aire puro que desprende allí por donde pasa, pero me sorprende ver allí a Kate, a pesar de que había dicho que vendría pensé que terminaría no haciéndolo.
-Hola.
-Hola, traigo algo para cenar.
-¿Hamburguesas?
-Sí, espero que te gusten.
-Cualquier cosa menos la comida del hospital-digo sentándome con algo de dificultad.
-A lo mejor es mejor que no te muevas.
-Solo es un rasguño, nada que no pueda aguantar-digo con una sonrisa para que se relaje y la veo acercarse con la bolsa de la comida y sentándose en el sillón de al lado. La veo sacar una hamburguesa junto a un batido y me lo pasa y luego saca otro para ella.
-¿Qué?-dice cuando nota mi mirada sobre ella-yo también tengo que cenar-dice con una sonrisa y yo sonrió mientras le pego el primer bocado a la hamburguesa y no puedo evitar saltar un gemido.
-Esto está buenísimo.
-Sí, la verdad es que está muy buena.
-Creo que repetiría, una y mil veces.
-Yo también, hacía mucho que no comía una buena hamburguesa.
-Podemos repetir en alguna ocasión, si quieres claro-digo tragando saliva por haberme metido en este lio.
-Te tomo la palabra-dice tras varios segundos de silencio sacándome una amplia sonrisa.
-Entonces así será, esta vez me tocara invitar a mí.
-Más te vale-dice sonriendo de nuevo y me quedo embobado mirándola aunque cuando siento que me mira aparto la mirada para que no se sienta cohibida, necesito que todo vuelva a ser fácil como la primera vez, pero ahora siento que aún hay una barrera que no nos deja avanzar, que no nos deja ser nosotros mismos.
Comemos las hamburguesas en silencio y casi sin quitar la mirada del suelo aunque no puedo evitar mirarla de soslayo de vez en cuando. Estaba nervioso solo por estar sentando enfrente de ella.
Nos quedamos un buen rato charlando, poniéndonos al día y parece que poco a poco la cosa va mejorando lo que hace sentirme mucho más relajado, tanto es así que no me doy cuenta ni si quiera de la hora que es.
-¿Son ya la 1?
-Dios mío-dice levantándose-debería irme, tengo que ir a ver a mi padre y tu deberías estar descansando.
-Si es por mí no hace falta que lo hagas-digo con una sonrisa y la veo sonreír.
-Tengo que irme, pero…Nos vemos mañana ¿sí?
-Aquí estaré esperándote-digo sonriendo como un niño el día de reyes, y no la dejo de mirar hasta que desaparece de mi vista dejándome solo pero sonriendo como hacía mucho que no lo hacía.
CONTINUARÁ…
Bueno pues ese sí que es un reencuentro, el que vosotros queríais o eso espero. Espero que os haya gustado. Han hablado y aclarado todo, parece que van charlando y mejorando todo, pero es complicado volver a tener esa química y relación que tenían antes, solo el tiempo y el roce pueden hacer su trabajo.
Nos vemos mañana si la feria y las fiestas no me nublan la razón jaja
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Roma-Tamyalways

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Vie Sep 08, 2017 5:45 am

Happy Clap
avatar
BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 412
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 40

Mensaje por tamyalways el Vie Sep 08, 2017 9:13 pm

Buenos días a todos, veo que os gusto el capítulo de ayer pero que estáis deseando que la cosa avance, bueno veremos a ver que decidió mi yo del pasado jaja. Gracias a todos por leer y por dejar vuestros comentarios, seguimos…
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 40
POV KATE
Anoche me fui a dormir al hotel, solamente porque mi padre prometió irse a casa aunque estoy casi segura de que termino volviendo. Estoy aun en la cama cogiendo fuerza para levantarme, pero aun no las he conseguido.
No puedo dejar de pensar en él, eso es lo que me pasa. Cuando me entere de que le habían disparado sentí que se me paraba el corazón, eso tenía que significar algo, o al menos eso pensaba.
Cuando me decidí a ir a verlo y hablar un poco de lo que paso, nunca imagine que pasaría lo que paso. No se me había pasado por la cabeza que no fuera él el del mensaje, aunque si pensé que se le tenía que haber ido la cabeza o algo, no reconocía a ese Rick, y ahora lo entiendo, no era él.
Me alegra volver a charlar con él, no me importaría que pudiéramos mantener esa amistad que quisimos hace tiempo mantener sobre todo, pero no pudimos, quizás era por lo que habíamos vivido, creo que ahora sería mucho más fácil, ya no hay esos sentimientos que había antes, ya no podría volver atrás.
Suena mi teléfono y con mala gana me estiro para poder contestar. Cuando miro la pantalla veo la cara de Lanie en él y una sonrisa enseguida aparece en mi cara.
-Hola Lanie-digo contestando al teléfono.
-Hola amiga, ¿Cómo estás?
-Bien, algo mejor.
-¿Y tu madre?
-Igual, sin cambios.
-Seguro que se pondrá bien, saliste a ella, tiene que ser muy fuerte-dice haciéndome sonreír.
-Si, siempre ha sido muy fuerte.
-¿Dónde estás?
-En el hotel, durmiendo.
-¿Qué hora es allí?
-Las 9.
-Hora de levantarse hermana-dice haciéndome reír-los días supongo que se pasaran muy lentamente ¿no? y más sin mi.
-Bueno, no me ha dado tiempo a aburrirme.
-¿En serio? ¿Tengo que decirle a tu novio que se preocupe?
-No es mi novio, y no tiene que preocuparse de nada.
-Qué pena. Aquí todo sigue igual de aburrido.
-Bueno yo…estoy entretenida, enfermeras, médicos, gente corriendo por todos lados, gente recibiendo balazos.
-Si vamos emocionante al máximo-dice haciéndome reír.
-Bueno también he visto a viejos amigos.
-¿Am si? ¿Alguien que conozca?
-Bueno sí, he visto a Rick.
-¿A Rick? ¿Quién es…? No me jodas, cuando, como-dice como una loca sacándome una carcajada.
-Por lo visto ayuda a la policía en casos, esta ayudado en el caso de mi madre.
-Joder.
-Bueno aprovechó para hablar con mi padre antes de que yo llegara.
-¿Qué paso cuando…?
-¿Cuándo lo vi? Flipe. No podía creerlo.
-Es un cerdo.
-Bueno prácticamente eso le dije, bueno en realidad no, solo le dije que ahora no lo quería yo en mi vida.
-¿Él quería hablar contigo?
-Sí, pero no lo deje.
-Muy bien, que le den.
-Pero…
-¿Pero?-dice pegando un gritito sin duda lo estaba viviendo y eso hizo que sonriera.
-Hace un par de días, mi padre me dijo que…que acababa de entrar Rick en el hospital, lo habían disparado.
-Joder, ¿Esta bien?-pregunta preocupada.
-Si…pero…tuve tanto miedo cuando escuche esas palabras-digo con el corazón encogido solo de pensarlo.
-Kate…
-Me desmaye, tenía tanto miedo que me desmayé Lanie.
-Dios Kate, estas aun loca por él.
-No creo que sea para tanto-digo a la defensiva.
-No es malo.
-Lo sé, pero no quiero volver a eso, estoy bien, ahora lo estaba.
-Has hablado con él ¿no?-dice conociéndome sin duda.
-Si.
-¿Y?
-Él no mando el mensaje, perdió el móvil o mejor dicho alguien se lo robo para mandarme ese mensaje. Él pensó igual que yo, que me había olvidado de él-digo con la voz rota.
-Joder que asco de vida.
-Sí, todo hubiera podido ser mucho más fácil.
-Bueno ahora tenéis una segunda oportunidad ¿no?
-Hemos hablado y aclarado todo, pero nada va a volver a ser lo mismo.
-Eso no lo sabes.
-Si lo sé, pensé que aquel no era nuestro momento, pero ahora lo sé, aquel fue nuestro momento y por una confusión lo dejamos pasar. Ya no hay marcha atrás.
-Bueno, al menos ya te has quitado esa duda que tenías de encima, no hiciste nada, y en realidad, lo conocías de verdad, no era un capullo.
-No, no lo era. Tengo que levantarme para ir a ver a mi madre, ¿Te llamo mañana?
-Claro, pero llama a Francesco ¿sí? Me tiene la cabeza como un bombo.
-Claro luego más tarde si me acuerdo lo llamaré.
-Acuérdate-dice sacándome una sonrisa.
-Adiós.
-Adiós amiga-dice antes de colgar y guardo el teléfono con una sonrisa mientras me levanto para ir a arreglarme, tenía que ir a ver a mi madre y a él, si, a él también.
POV RICK
Estoy aquí esperando al doctor para que me dé el alta, por fin voy a poder salir de aquí, por fin voy a poder ponerme manos a la obra para poder atraparle para siempre. Estoy vistiéndome aprovechando que no está mi madre cuando se abre la puerta, no sé porque pero una sonrisa se me pone enseguida en la cara, bueno si sonreía porque pensaba que era ella, pero no, no era.
-Hola.
-Hola Gina, pasa, pasa-digo terminándome de colocar la camiseta, listo ya para marcharme.
-¿Cómo está?-dice ayudándome con la manga del brazo malo.
-Bien, mucho mejor.
-No he podido venir antes. Me alegra saber que estas bien.
-Sí, estoy esperando el alta para salir.
-Perfecto. Vengo para decirte que han llamado mucho la prensa para preguntar por ti. Vamos a dar un comunicado para que la gente esté tranquila, solo quería avisarte.
-Gracias, por mi está bien. Pero no quiero que se preocupen. Solo decid que estoy bien y que he sufrido un accidente.
-Pero…
-Por favor, quiero solucionar esto y si la prensa se mete no…
-Está bien-dice con una sonrisa.
-Muchas gracias por todo. ¿Me acompañas a por el alta?-digo con una sonrisa.
-Claro-dice ayudándome a salir por la puerta.
Charlamos amenamente como siempre mientras caminamos hacia el mostrador donde está el doctor firmando mis papeles esto es real, por fin, voy a salir de aquí.
-Me voy de aquí-digo casi saltando y veo como el doctor y Gina se ríen por mi entusiasmo.
-No sé si debería esperar a tu madre para entregarte este papel-dice el doctor sin duda bromeando, o eso esperaba.
-Ni lo sueñes.
-Creo que deberías entregársela antes de que se vuelva loco-dice Gina haciéndonos sonreír.
-Bien, tienes el alta, espero que no vuelvas a meterte en un lio-dice dándome una palmadita mientras me entregaba mi libertad.
-Creo que hace mucho tiempo que no era tan feliz-digo dando un salto-¿Un abrazo?-digo lanzándome al doctor y después a Gina como un loco, y entonces la veo, allí esta Kate mirándome y no tiene esa sonrisa que hace que ilumine el mundo.
-Kate…-digo mirándola fijamente.
-¿Qué?...-dice Gina pero yo no la oigo, no cuando veo como Kate me hace un gesto de despedida y se da la vuelta yendo hacia la dirección contraria a la que me encontraba, pero esta vez no quiero dejarla ir.
-Gina, ¿Nos vemos luego?-digo casi saliendo corriendo por donde va Kate sin esperar ninguna respuesta por parte de Gina.
Corro entre los pasillos evitando a la gente que por allí anda, cuando cruzo la esquina por fin la veo sentada en una silla mirando hacia el pequeño ventanal que allí se encuentra. Me paro y voy andando despacio para sentarme a su lado.
-Te han dado el alta-dice de repente sorprendiéndome.
-Si.
-Me alegro-dice aun con la mirada fija al exterior.
-Kate…voy a descubrir quien hizo todo esto, voy a atraparlo, es lo que quiero, es lo que necesito.
-A pesar de que eso te ponga en peligro-dice aun sin mirarme.
-Voy a estar bien, pero Brown, su mujer, tu madre y yo, todos merecemos justicia, todos merecemos que ese hijo de puta pague por lo que ha hecho.
-Me da igual la justicia si…si estas en peligro-dice por primera vez mirándome y siento como el corazón se me encoje cuando veo la tristeza y el miedo en su mirada.
-Voy a estar bien-digo con una leve sonrisa mientras le agarro de la mano apretándosela con fuerza llenándole de fuerza e intentándome llenar de su fuerza para poder luchar con esto, para poder ganar.
CONTINUARÁ…
Bueno hoy a habido momentos separados, pero Kate necesitaba hablar con una amiga y bueno quizás ¿poner algo de celos? Aunque Kate no ha podido ni sentirlos, lo que ha sentido ha sido miedo de poder perderlo, ¿Eso significa que hay aún más sentimientos de los que ella misma sabe o de los que ella quiere intentar demostrar? Bueno habrá que seguir leyendo para saberlo.
Buen fin de semana y nos vemos el lunes XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 41

Mensaje por tamyalways el Dom Sep 10, 2017 9:04 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Gracias a todos por seguir con ganas, yo sigo con las mismas ganas que siempre gracias a vosotros. Tengo la sensación de que esta semana va a estar llena de emociones, creo que va a ser una gran semana, espero que os guste jaja, empezamos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 41
POV KATE
Han pasado dos días desde que le dieron el alta, y yo sigo aquí junto a mi madre que no tiene ninguna mejoría. Sueño cada día con ese día, con el día que le den el alta a mi madre, pero cada vez lo veo más lejos, y lo que es peor, veo como mi padre poco a poco se va apagando.
No sabía que la cosa iba a estar así cuando vine, pensé que en un par de semanas todo se solucionaría, pero ahora viendo las cosas como son, sin que mi padre pueda ocultarme nada, sé que esto puede durar demasiado tiempo, quizás tanto que no pueda permitirme quedarme a su lado.
Ayer volví a llamar a Lanie y después llame a Francesco. Me dijo que me tomara mi tiempo, que no pasaba nada, pero no sé hasta cuando no pasara nada, supongo que no podrá estar con mi puesto ahí en el aire durante meses. Tengo miedo de perder mi trabajo, pero sobre todo, tengo miedo de tener que alejarme de ella.
Salgo de la habitación un rato mientras estiro mis músculos después de pasar toda la noche sentada a su lado para que mi padre pudiera irse a descansar. Termine convenciéndole para que fuera a mi hotel que al menos estaba más cerca, apenas había amanecido cuando ya estaba aquí de vuelta, me estaba empezando a preocupar por su salud.
-Kate cariño.
-¿Si?-digo girándome cuando le oigo hablarme.
-Vete a descansar, date un ducha y come algo ¿si?
-No…-pero me echa esa mirada con la que se que no me voy a salir con la mía-esta bien, nos vemos luego.
Me doy una buena ducha, cuando voy a sacarme el pelo me doy cuenta de que no me apetece ni arreglarme y acabo tumbada sobre la cama cerrando los ojos por el cansancio. Cuando estoy cerrando los ojos oigo como dan en la puerta.
-Servicio de habitaciones-oigo que dicen pero no recuerdo haber pedido nada, quizás allá sido mi padre para que comiera algo.
Me levanto resignada y abro la puerta encontrándome allí a Rick con una sonrisa y una bolsa con las hamburguesas del otro día.
-Te lo debía ¿no?-dice con una sonrisa y sonrió mientras me aparto para dejarlo pasar.
Nos sentamos en un pequeño sofá que hay en la habitación y saco un par de botellas del mini bar mientras Rick saca las hamburguesas. Nos sentamos el uno al lado del otro y comemos en silencio. Cuando acabamos me levanto para recoger las cosas y cuando acabo vuelvo a mi asiento echándome para atrás y cerrando los ojos.
-¿Estas cansada?
-Un poco.
-Si quieres…-dice haciendo un gesto para irse pero yo le agarro del brazo para impedírselo, no quiero que se vaya.
-Quédate un rato ¿si?
-Si me lo pides así-dice con una sonrisa-¿Conseguiste el ascenso?
-Si.
-Lo sabía-dice sonriendo y haciéndome sonreír-¿Pueden vivir sin ti?-dice con una sonrisa.
-Por ahora parece que no notan mucho mi ausencia-digo con una sonrisa sarcástica-no sé cuánto tiempo voy a poder estar aquí, quiero estar pero…
-Tu trabajo, lo entiendo.
-No sé cuánto vamos a estar así. Quiero estar con ella cuando despierte, pero no puedo aparcar mi vida por mucho más.
-El problema es que estas muy lejos.
-Sí, tengo miedo de irme y no darme tiempo a volver y estar con ella si…
-No va a pasar, estará bien. Pero sabes que puedes conseguir aquí trabajo también ¿no? tienes un gran curriculum y sin pides una recomendación por parte de tus jefes la tendrás.
-No sé si estoy preparada para volver.
-Nunca lo sabrás si no lo haces-dice mirándome fijamente y siento un nudo en mi estómago cuando me mira así-a mí me gustaría que te quedaras-dice de repente sorprendiéndome por completo y haciendo que mi estómago se encoja por completo.
-Yo…
-No tienes que decir nada…-dice bajando la mirada-solo quiero que sepas que lo paso entre nosotros…lo que vivimos en Roma, para mí fue…lo mejor que me ha pasado en la vida-dice de repente levantando la mirada para mirarme fijamente y trago saliva por la sinceridad de su mirada-no sabes…no sabes lo jodido que fue dejar de hablar contigo, te…te necesita mucho más de lo que pensaba. El día de la presentación…recuerdo las ganas que tuve de huir de allí. Tú me hiciste entrar en razón, tú me hiciste dar un paso adelante y ahora…he cumplido mi sueño. Nunca te hubiera echado de mi vida Kate, eras mi fuerza-dice con una sonrisa y siento como poco a poco voy perdiendo la batalla y las lágrimas luchan por brotar de mis ojos.
-Rick…
-No hace falta que digas nada.
-Pero quiero-digo quitándome una lágrimas que ha terminado cayendo.
-Está bien-dice moviéndose un poco para poder mirarme mejor.
-Yo…para mí tampoco fue fácil recibir ese mensaje y darme cuenta de que se acababa, fue una mierda, te odie, te insulte mucho.
-Lo siento-dice sonriendo.
-Me dolió mucho, y si me dolió fue porque me importas Rick, me importas mucho. Lo que vivimos para mí también fue increíble, nunca me lo hubiera llegado a pensar que pudiera pasarme algo así…pero…
-¿Pero?
-Ha pasado mucho tiempo, y todo este tiempo…
-No has pensado lo mejor de mí, lo entiendo. Pero ahora estamos aquí los dos y todo fue un malentendido-dice agarrándome de la mano y siento un escalofrió que me recorre la espalda cuando me toca-intentémoslo Kate, aunque sea despacio, tomándote todo el tiempo que quieras ¿sí?-dice mirándome fijamente visiblemente emocionado y quiero gritarle que sí, que quiero estar con él, que deseo estar con él pero hay algo que me para, no sé qué es, quizás sea el miedo a volver a sufrir.
Sé que quizás tenga que decir algo, pero creo que mi mirada y mi cara estar diciéndole más de lo que mis palabras pudieran hacer, lo veo acercarse despacio hacia mí, noto como sus labios se acercan cada vez más y más a los míos y quiero alejarme pero no puedo, me siento tan atraída hacia ellos que en vez de echarme hacia atrás, doy un paso en busca de ellos. Pero entonces, entonces suena mi móvil de forma insistente haciendo que el momento mágico desaparezca.
-Tengo que cogerlo-digo tragando saliva mientras agarro el móvil con las dos manos para que no se note el temblor que tengo-¿Si?-contesto al teléfono.
-Kate soy yo.
-Hola papa, ¿Ha pasado algo?
-Sí, mama ha despertado-dice casi gritando y no puedo ni imaginarme la felicidad que siento cuando oigo esas palabras.
-¿Lo dices en serio?
-Si cariño, acaba de despertar.
-Voy para allá-digo rápidamente colgando el teléfono y recojo corriendo mis cosas de nuevo en el bolso.
-¿A pasado algo?
-Sí, mi madre ha despertado-digo con una amplia sonrisa, creo que nunca antes había sido tan feliz.
-Venga vamos, te llevo-dice levantándose con una sonrisa y salimos ambos casi corriendo fuera del hotel.
-No puedo creérmelo-digo cuando vamos camino hacia el hospital-ya estaba perdiendo la esperanza.
-Nunca se puede perder la esperanza-dice con una sonrisa colocando su mano sobre mi pierna durante un par de segundos, y no sé muy bien de lo que habla, pero me gusta oírlo hablar así.
-No sé…no sé qué decirle.
-Solo dile lo que sientas, deja que tu corazón hable.
-Se nota que eres un escritor-digo con una sonrisa.
-Solo un gran escritor-dice haciéndome reír y ayudándome a quitarme ese miedo que tenía-solo dile lo que sientes, dile que las quieres y el miedo que has pasado. O mejor, deja que tu cuerpo hable, a veces una mirada, un abrazo, un beso, habla mucho más y mejor que mil palabras-dice mirando hacia la carretera y lo agradezco porque siento como vuelve a encogerse todo mi ser con sus palabras.
Llegamos al hospital nos bajamos y salgo casi corriendo dejándolo atrás, pero cuando llego a la puerta de entrada del hospital me quedo parada, dándome cuenta de lo que voy a hacer, voy a ver despierta a mi madre después de años casi sin hablarnos, voy a verla por fin acabando con esta pesadilla de los últimos días, y siento que tengo miedo mucho miedo.
Cuando creo que no voy a lograrlo, siento una mano pegada a la mía y entonces siento como entrelaza mis dedos a los suyos y no necesito mirarlo para saber que está ahí. Tomo todo el aire que puedo y junto a él, a su lado, caminamos hacia el interior, hasta la que puede ser la conversación más importante de mi vida.
CONTINUARÁ…
HUYYY…Casi pero no jaja, bueno al menos ha habido dos noticias buenas, han hablado de sus sentimientos, y la madre de Kate ha despertado, esperemos que esto sea una buena noticia y no traiga más problemas jaja. Bueno avise que sería una semana cargada de sentimientos y creo que hemos empezado ¿bien? Ya me contaréis jaja.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 42

Mensaje por tamyalways el Mar Sep 12, 2017 8:21 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, un capítulo intenso emocionalmente, y un capítulo importante para la historia, seguimos con fuerza.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 42
POV KATE
Entro por la puerta y cuando veo a mi madre allí sentada, como si nada hubiera pasado siento un nudo en el estomago, ¿Había sido todo una maldita pesadilla? Me quedo allí paralizada mientras la miro intentando saber si esto era real o no.
-Cariño…ven acércate-dice haciendo un gesto con su mano, y a pesar de que su voz era mucho más baja y sus movimientos cansados, estaba bien, estaba muy bien.
Me acerco rápidamente a la cama y sorprendiéndonos a las dos, me tiro a abrazarla mientras pierdo toda la batalla llorando como cuando era una niña, pero esta vez ella estaba ahí.
-Lo siento-digo separándome mientras me quito las lágrimas pero entonces siento su mano sobre mi cara ayudándome a limpiar esas lágrimas malditas que habían salido sin permiso.
-No pasa nada cariño, puedes abrazarme todas las veces que quieras-dice con una sonrisa, esa sonrisa que tanto disfrutaba cuando la veía.
-¿Estas bien?
-Si, quien lo diría pero lo único que me pasa es que estoy cansada-dice con una sonrisa.
-Me alegro de verte incluso bromeando…no sabes…
-Ya me ha contado tu padre, gracias por venir cariño.
-Tenía que estar aquí.
-No…
-Si mama, tenía que estar aquí, con mi familia-digo mirándole fijamente hasta que veo que una sonrisa vuelve a surgir en su cara haciendo que aparezca otra sonrisa en la mía.
-Hola chicas, mirad a quien he encontrado fuera-dice mi padre entrando, cuando me giro me encuentro allí a mi padre con Rick con cara de susto y con las manos en los bolsillos sin saber donde meterlas haciéndome sonreír.
-¿Nos conocemos?-dice mi madre mirándole para ver si consigue averiguarlo.
-No señora, soy Rick. Encantado-dice acercándose para ofrecerle la mano.
-Encantada-dice mi madre.
-Rick es amigo de Kate-dice mi padre con retintín y quiero matarlo.
-Am ¿sí? ¿De qué os conocéis?-pregunta mi madre y Rick me mira para saber si puede responder.
-Nos conocimos en Roma. Me perdí y la encontré. Soy muy malo con los mapas-dice con una sonrisa-o muy bueno-dice con otra sonrisa mirándome y no puedo evitar sonreír.
-Sin dudas eres muy bueno-dice mi madre mirándome.
-Rick ayuda en tu caso.
-Am, ya me he enterado que os ha entregado los documentos del caso-dice mi madre.
-Sí, nos ha servido para saber por dónde tirar y descartar algunos sospechosos pero…
-Pero no podéis demostrarlo.
-No, no podemos.
-Intentaré ayudaros.
-Gracias-dice Rick con una sonrisa, me alegro que tengan algo en común, aunque ojala fuera otra cosa.
-¿Que te ha pasado?-dice señalando el brazo de Rick donde aun sobresale la venda de la herida.
-Una pequeña herida-dice Rick.
-Le han disparado-dice mi padre-creen que fue el mismo que…-dice parando sin poder continuar.
-Oh…
-Creo que lo presioné demasiado, me frustre al ver que no podíamos dar con él, me jodía no poder atraparlo y que se escapara-dice serio y me quedo mirándole dándome cuenta de que también podía haberlo perdido y saber que fue por intentar atrapar a quien hizo esto a mi madre me hace sentir orgullosa de él, pero también me aterra, me aterra de que pueda volver a intentarlo, de que pueda pasarle algo a ellos.
-¿Lo vais a atrapar?-pregunto tragando saliva.
-No pararé hasta conseguirlo-dice serio y muy seguro y siento como el miedo se apodera de mí.
-Lo siento-digo saliendo disparada de la habitación sin mirar atrás. Corro casi sin parar hacia fuera y tomo todo el aire que puedo intentando tranquilizarme pero ahora mismo me he dado cuenta de lo que podía haber perdido y lo que es peor lo que puedo aun perder y eso me tiene asustada, no aterrada, estoy aterrada.
POV RICK
Salgo casi corriendo detrás de ella porque no necesito ser un lince para saber que está mal que se encuentra bastante mal. La encuentro sentada en un banco fuera con la mirada perdida en el infinito.
Me siento a su lado y parece que no se ha dado ni cuenta de que he llegado pero si lo ha hecho, lo sé cuándo siento su mano cálida sobre la mía. Me quedo allí en silencio dándole su tiempo.
-No vuelvas a hacerlo-dice de repente y no entiendo porque dice eso.
-¿Qué…?
-No vuelvas a ponerte en peligro, no vuelvas…-dice mirándome con lágrimas en los ojos y con la voz tomada por el sofocón que tiene encima.
-Kate-digo tirando de ella mientras la abrazo para intentar consolarla.
-He estado a punto de perderos a los dos, y a pesar de que en parte he querido odiaros a los dos, de que estaba enfadada con los dos…si os pierdo…si os pierdo creo que no sé qué haría-dice mirándome y no puedo evitar sonreír-no sonrías tonto-dice sonriendo también mientras me golpea el hombro.
-Eres muy cuqui cuando quieres.
-¿Cuqui?-dice poniendo mala cara.
-Yo también me preocupo por ti Kate, y ten por seguro que no voy a irme a ningún lado-digo sonriéndole y ella sonríe mientras se acerca y me sorprende dándome un beso-¿y eso?
-¿Tienes algún problema?-dice con una sonrisa y soy yo ahora quien me acerco a besarla con ganas.
-Si, que solo me hayas dado uno-digo haciéndole sonreír-tenemos que volver.
-¿Por qué tenemos que hacerlo?-dice agarrándome de la mano y yo sonrió mientras tiro de ella para que se apoye en mi costado.
-¿Estas mejor?
-Estaré bien mientras no os metáis en líos, aunque creo que hasta que no lo pillemos no vamos a estar a salvo.
-Voy a atraparlo Kate, tenlo por seguro, no va a escaparse.
-Con cuidado ¿sí?
-No voy a volver a hacer ninguna locura, lo prometo-digo mirándola para que viera la sinceridad en mi cara.
-No puedo creerme que mi madre este despierta, parece que no ha pasado nada que solo estaba dormida.
-Y en parte es así-digo sacándole una sonrisa.
-He tenido mucho miedo de perderla, ni si quiera sabía lo que la quería, ni si quiera había valorado nunca lo que trabajo para que yo pueda tener lo que tengo-dice seria y sé porque se sintió así, supongo que su madre también se arrepentirá de no haber pasado más tiempo con ella, pero aun están a tiempo de cambiar eso. Pero yo ahora mismo, en lo único que puedo pensar, es en que su madre está bien y que ya nada la mantiene así, y aunque ahora ya no hay problemas entre nosotros, que el malentendido se ha solucionado, pero eso no quita en que ella se irá y yo me quedaré aquí de nuevo solo, sin ella, haciendo que los días pasen y pasen.
-Todo terminara saliendo bien-digo con una sonrisa para tranquilizarla, pero ahora mismo soy yo quien tiene miedo a perderla.
-Anda vamos-dice levantándose y tirando de mí.
-¿A dónde vamos?
-Voy a ir a ver a mi madre, quiero hablar con ella, tener la conversación que he querido tener siempre.
-Está bien, yo te puedo esperar aquí, o me voy y luego…
-No, no te vayas muy lejos-dice tirando de mi mano como una niña y sonrió al verla así.
-Está bien.
-Quédate en la cafetería. Luego podemos ir a cenar o a dar una vuelta.
-Si quieres podemos ir a mi casa-digo de forma inocente pero al ver su cara me doy cuenta de que no se lo ha tomado de la misma forma-para cenar, hablar…
-Si si-dice riéndose-anda tonto vamos-dice tirando de mí y voy detrás de ella como un loco.
Cuando llegamos a la puerta se para y se gira para encararme. Se para allí delante mirándome y sé que está nerviosa. Aparto su pelo de su cara y me acerco para darle un suave beso y ella me lo devuelve fundiéndonos en un beso lento y lleno de tantas, tantas cosas.
-Ve haz lo que tengas que hacer, te sentirás mucho mejor después.
-No sé si seré capaz de decirle todo lo que quiero y necesito.
-Si serás capaz, eres Kate Beckett nada se te resiste. Solo tienes que pensar en que si puedes aguantarme a mí-digo bromeando consiguiendo lo que quiero verla sonreír y escuchar esa risa tan mágica que tiene.
-Espérame.
-Te espero, siempre-digo con una sonrisa dejándola ir y quedándome solo, con miedo, pero con ganas de disfrutar de esto dure lo que dure, y seguro esta vez sí, de que esta vez no pienso perderla de ninguna manera, ni si quiera la distancia va a hacer que la pierda de nuevo, nada va a conseguirlo.
Miro por última vez hacia la puerta por la que acaba de pasar, antes de girarme y salir de allí para darle ese tiempo que necesita, pero no me voy a ir muy lejos, no pienso alejarme de ella ni un solo centímetro en cuanto salga por esa puerta.
CONTINUARÁ…
Bueno pues ya tenéis vuestro beso de reencuentro, se ha hecho esperar un poco pero ya lo tenéis. Ahora llegan otra vez los miedos de ambos por perderse, pero la experiencia es un grado, ya saben los errores que cometieron y ahora no querrán volver a cometerlos.
Más el viernes, hasta entonces disfruten XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Roma-Tamyalways

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Miér Sep 13, 2017 1:23 pm

Un capítulo genial... Y si a pesar de los miedos y que quieran rstar juntos aparece francesco.. Algo de celos no estaría mal...sigueee
avatar
BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 412
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 43

Mensaje por tamyalways el Jue Sep 14, 2017 8:44 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Gracias siempre por leer y a los que os molestáis un poquito más para dejar un comentario. Estoy feliz con cómo va las cosas, mientras yo sigo preparando la siguiente historia para seguir un poco más con este amor al Caskett que todos tenemos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 43
POV KATE
Entro por la puerta tranquila, quizás más tranquila de lo que pensaba, por fin voy a hacer algo que tenía que haber hecho hace mucho, mucho tiempo. Necesitaba esta charla por mí, y también por ella, para intentar esta vez sí, tener la relación que siempre quise tener con mi madre.
Paso dentro y veo a mi madre sentada junto a mi padre y riéndose de algo que le acababa de decir. Pocas veces había visto así a mi madre y eso hace que tenga que tragar saliva.
-Hola cariño.
-Hola-digo con una sonrisa-papa puedes…-digo sin acabar y veo como me mira algo preocupado pero al final le da un beso a mama y otro a mí y sale por la puerta dejándonos solos.
-Pasa, siéntate-dice haciendo un gesto para que me acerque y tomo el puesto de mi padre a su lado. Me tomo un par de segundos antes de poder levantar la mirada del suelo y cuando lo hago siento que nada de lo que tenía pensado va a salir con la facilidad que pensaba.
-Yo…
-Cariño, ¿Qué pasa?´-dice agarrándome de la mano y siento un fuerte nudo en el estómago.
-Lo siento- es lo primero que digo.
-¿Lo sientes? ¿Qué tienes que sentir?
-No… no haberte agradecido el esfuerzo que has hecho toda tu vida para que yo consiguiera mis sueños-digo sin poder evitar alguna lágrima.
-Cariño, eres mi hija, tus sueños, son mis sueños.-dice tranquila limpiándome las lágrimas-no sabes lo difícil que fue para mí tener que dejarte casi todo el tiempo a cargo de tu padre, el no poder verte, el perderme algún cumpleaños, fiestas. Pero solo tenía un objetivo en mi mente, ese objetivo era darte el mejor futuro posible, el que ahora tienes. Estoy tan orgullosa de ti cariño, de todo lo que has logrado.
-Yo solo quería estar contigo, yo solo quería estar con mi madre-digo sin poder evitar romperme.
-Lo siento cariño-dice levantándose con algo de esfuerzo extra y me abraza con todas las fuerzas que puede y yo lloro desconsolada en los brazos de mi madre después de muchos, muchos años.
Se separa y ambos estamos llorando, me siento un poco tonta pero al verla allí llorando también conmigo pero con una sonrisa hace que no pueda evitar sonreír igualmente.
-Parecemos dos tontas-dice riéndose y haciéndome reír-cariño estoy tan orgullosa de ti, y sé que me he perdido mucho y ojala hubiera sido capaz de conseguir hacerlo de otra manera, pero no lo conseguí, y aunque muchas veces pienso en volver atrás y recuperar ese tiempo, no puedo decir que me arrepienta, no cuando estas donde siempre has querido, no cuando has conseguido tus sueños.
-Pero… ¿Por qué ahora ya no me llamabas? Podíamos haber recuperado algo de esa relación.
-Tenía miedo a tu reacción, aún recuerdo tu adolescencia, no fue la mejor época para las dos.
-Quizás es cuando me di cuenta de lo que había perdido en mi infancia, aunque tú no lo creyeras, para mí lo más importante era estar a tu lado, estar contigo mama.
-No fue fácil para ninguno.
-Lo sé, ahora lo sé-digo agarrándole de la mano y sacándole una sonrisa.
-TE quiero mucha hija-dice mirándome fijamente y sonrió como nunca antes lo había hecho, no recuerdo la última vez que lo oí, pero tampoco la última vez que lo dije.
-Yo también te quiero mama-digo antes de levantarme y fundirme en un fuerte abrazo con ella.
POV RICK
Jim acaba de irse a la cafetería a por un café, pero yo he decidido quedarme aquí esperándola como le prometí, no quiero alejarme de ella quiero aprovechar cada segundo que pueda para estar con ella, me he dado cuenta de que cada minuto que paso con ella es un regalo que me da la vida, y pienso disfrutarlo.
Suena mi móvil en el bolsillo y lo saco para ver quien llama, cuando lo saco veo el nombre de Gina. Dudo si cogerlo o no pero término ignorando la llamada. Ahora mismo no me interesa otra cosa. Justo cuando voy a meterme de nuevo el teléfono en el bolsillo suena la entrada de un mensaje. Lo abro y lo leo, es de Gina.
¿Dónde estás? ¿Quieres quedar para tomar algo? podíamos hablar del próximo libro. Bueno ya me dirás 
Miro el mensaje y me siento mal por no habérselo cogido. Pero ahora mismo no puedo quedar con ella, que digo si puedo pero no quiero, quiero estar con Kate, tanto es así que no estoy escribiendo nada, que he dejado el caso apartado a pesar de cómo me pongo cuando me meto de lleno en uno, creo que me estoy volviendo loco.
Lo siento, tengo planes, ¿Nos vemos otro día? Te llamo y quedamos
Lo envió rápidamente para poder volver a meter el móvil en el bolsillo y olvidarme de eso por ahora, solo quiero pensar en Kate, en ella, y en lo feliz que soy cuando estoy a su lado. Así que aunque sé que no está bien dejarla así, ahora mismo no tengo la cabeza para nada más, y mucho menos cuando la veo salir por la puerta con una sonrisa pero con los ojos rojos de tanto llorar.
La veo acercarse y sonrió mientras se mueve despacio hacia mí. Cuando llega a mi lado me sorprende abrazándome con fuerza y yo la atrapo contra mi cuerpo mientras beso su cabeza sintiéndola de nuevo cerca, dándome cuenta de nuevo cuanto la he extrañado.
-¿Nos vamos?-pregunto mirándola.
-Si.
-¿A dónde quieres ir?
-Tengo ganas de estar tranquilos, solos los dos.
-Tu hotel o….
-Tu casa, quiero conocer dónde vives.
-Bien, pero no te pongas criticona, si esta algo descolocado todo es por culpa de mi madre-digo haciéndola reír mientras caminamos agarrados de la mano en busca del coche para llegar a mi casa.
Entramos por la puerta y tras asegurarme que estábamos solos y que mi madre no aparecería de la nada, tiro de ella para poder besarla. Nos separamos con una sonrisa y siento como tira de mí hacia el sofá de la sala de estar.
-¿No tienes hambre?-digo al ver que se sienta y tira de mi para que me siente a su lado.
-Ahora no. Quiero que hablemos.
-Huy…eso no suena muy bien.
-Solo charlar, tonto-dice con una sonrisa.
-Bien tú dirás.
-Cuéntame que tal has estado, yo ya te he contado algo sobre mí.
-Bueno como ya sabrás porque salgo en todas las portadas-digo de forma comida sacándole una sonrisa-no puedo quejarme. La venta del libro fue genial.
-Y tu vida sentimental también-dice de repente y me doy cuenta que de verdad ha seguido mi vida, y por lo tanto, ha visto las fotos de Gina y mía.
-Kate no…-intento justificarme pero no me deja.
-No pasa nada, yo también he tenido mis cosas no quiero…
-¿En serio?-pregunto dolido.
-Bueno tú también…
-Era todo por publicidad, no estaba muy de acuerdo pero al final…no era real.
-Oh…
-¿Entonces? ¿Quién es ese afortunado?
-En realidad no es nada, no ha sido nada.
-Kate…puedes contármelo.
-Estaba enfadada contigo y luego llego el puesto nuevo y…él estaba ahí siempre, pero no fue nada. En realidad creo que a parte de un par de besos no hemos tenido nada más que eso.
-¿Pero…tienes alguna posibilidad…?
-Para mí nunca ha habido una oportunidad. ¿Y para ti?
-No, Gina es increíble y me ha ayudado mucho, pero no podía, yo no estaba preparado para nada más ni con ella ni con ninguna otra-digo mirándole y ella me mira con una amplia sonrisa.
-No puedo creerme esto.
-Yo tampoco-digo apartando el pelo de su cara para poder mirarla mejor y veo como se sonroja ante mi mirada y la aparta. Entonces veo como sonríe antes de levantarse y la veo acercarse hacia la estantería de libros que tengo junto a la televisión. La veo sacar un libro, pero no cualquier libro, mi libro. Lo veo abrirlo con una sonrisa mientras pasa los dedos por las hojas con pequeñas caricias y solo pienso en cómo se sentiría volver a sentir sus manos sobre mi cuerpo, o lo que es mejor las mías sobre el suyo.
-¿Por qué Castle?-dice de repente mirándome.
-¿De verdad quieres saberlo? Es una historia muy graciosa.
-Cuéntame-dice sentándose de nuevo a mi lado con el libro entre sus manos.
-El día que tuve que ir en Roma a firmar unos papeles me dijeron que tenía que elegir un nombre artístico. No tenía ni idea.
-¿Y llegaste a Castle?
-Sí, ¿Sabes cómo? Mire a mi alrededor y lo único que encontré fue un mapa de Roma.
-¿El Castelo San Angelo?
-Sí, fue lo primero que vi. Aquella tarde antes de ir a por ti fui a visitarlo, quería saber que era lo que había hecho que todo el mundo me llamara así por el resto de mi vida-digo riéndome.
-A mí me gusta.
-¿En serio?
-Sí, tiene fuerza.
-¿Cómo yo?-digo tirándome sobre ella haciéndole cosquillas y verla reír era estar en el cielo. La veo morderse el labio inferior haciendo que me ponga nervioso y trague saliva. Allí estaba tumbada, con el pelo alborotado, con el labio rojo de mordérselo y con esa mirada que hacía que mi mundo se volviera patas para arriba.
-Bésame Rick-dice mirándome fijamente y yo corro por cumplir cada una de sus peticiones.
CONTINUARÁ…
Espero que os haya gustado, ¿Escucho algún gritito por dejarlo así? Lo mejor siempre se deja para el fin de semana jaja. Mañana nuevo capítulo, y espero que os guste Smile
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Roma-Tamyalways

Mensaje por BRIGITTEALWAYSBELIEVE el Vie Sep 15, 2017 2:06 am

No puedo esperar 24 horas mas..y tener que esperar mas por uno nuevo..
avatar
BRIGITTEALWAYSBELIEVE
As del póker
As del póker

Mensajes : 412
Fecha de inscripción : 15/06/2015
Localización : BOGOTA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 44

Mensaje por tamyalways el Vie Sep 15, 2017 9:10 pm

Buenos días, os dejo con el último capítulo de la semana espero que os guste jaja. Gracias por seguir ahí y por vuestros comentarios que siempre me sacan una sonrisa y me animan para seguir. Pues dicho esto a disfrutarlo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 44
+18
POV KATE
Lo beso con ganas sin dejarlo que se separe, no quiero que se vaya, no quiero que se aleje de mi. Siento sus manos en mi cara suavizando el beso y separándose poco a poco del beso dejando suave besos sobre mi boca sacándome una sonrisa, hacía mucho tiempo que no me sentía así, él siempre me había echo sentir querida.
-¿Cómo eres tan preciosa?-dice mirándome fijamente consiguiendo que me sonroje, no podía evitar ponerme nerviosa cuando me miraba así-ahora tienes que decir que yo tampoco estoy nada mal-dice con una sonrisa haciéndome reír.
-Es mucho más que eso-digo colocando mis manos en su cuello para acercarlo a mí y lo beso de nuevo disfrutando de su lengua junto a la mía.
Me separo sonriéndole y me levanto mirándole mientras me muerdo el labio de nuevo nerviosa. Agarro su mano y tiro de él levantándole mientras le miro con una sonrisa juguetona.
-¿Me enseñas tu cuarto?-digo mirándole con una sonrisa juguetona y lo veo sonreír mientras me agarra por el culo levantándome y sorprendiéndome me lleva en brazos hacia lo que espero sea su habitación.
Caminamos agarrados de la mano el último tramo y cuando veo su cuarto quiero conocerlo mejor a través de sus cosas, es algo que no puedo evitar. Lo siento justo detrás de mi sin tocarme con las manos pero si puedo sentir su calor.
Me giro despacio intentando no tocarle yo también, alargando y aumentando esas ganas que tenia de tocarlo, de tenerlo pegado a mi hasta el final. Le miro mientras juego con mi labio con la lengua y los dientes provocándole, pero sin moverme ni un solo centímetro, jugando con esa necesidad de ambos hasta que rompiera por algún lado.
Acerco mi boca un poco a la suya pero si llegar a tocar sus labios y lo escucho suspirar mientras cierra los ojos y sé que esta intentando aguantar como yo, quiero hacer esto aún más excitante todavía.
-Bésame Rick-digo suavemente sobre su oído antes de volver a separarme para poder mirarle con una sonrisa y miro como se muerde el labio como cierra con fuerza su puño, como ambos respiramos alterados a pesar de no hacer ningún esfuerzo, y entonces, como si alguien hubiera dado la señal, nos lanzamos el uno al otro como si no hubiera un mañana.
Me besa con fuerza, con todas las ganas del mundo. Me lleva contra la cama y me deja caer sin dejar de mirarme. Lo veo sonreír y yo también sonrió mientras me muerdo el labio sabiendo lo que ese gesto le provoca. Se quita la ropa mientras no deja de mirarme y se tumba sobre mí haciéndome reír. Le acaricio todo su cuerpo sintiendo como su erección saltaba de emoción al poder sentir mis caricias.
Quito las ultimas partes de ropa que tengo en mi camino y vuelvo a besarlo con ansia. Volví a besarlo a torturar su boca con la mía dejando pequeños mordiscos en sus labios, esos labios que no podía tener cerca sin querer besarlos. Empecé a impacientarme con sus caricias aunque intente que no lo notara e intente hacer que él también se impacientara mientras atacaba su cuello. Pero de repente, sorprendiéndole nos vuelco, quedando yo en la parte de arriba. Me acercó hacia él y empiezo a besarle con devoción con pasión, bajo mis labios hasta su cuello y de ahí justo detrás de la oreja mordiéndosela haciendo que casi pierda el control, Empiezo a bajar de nuevo por su pecho desnudo jugando con sus pezones y sé que necesita tocarme, pero cuando quiere intentarlo, se da cuenta de que le había atado a la cama con la camiseta. Lo oigo soltar un fuerte gemido por la frustración pero lo dejo gruñir mientras yo sigo a lo mío, lo había echado demasiado de menos, y pensaba demostrárselo.
Sigo bajando con mis labios por su torso desnudo y empecé a sentir un hormigueo por todo el cuerpo que terminaba en mi entrepierna, y sé que a él también le está pasando, lo noto en su erección a punto de explotar. Lo miro y puedo ver una sonrisa en su cara y de repente empiezo a subir y bajar por su longitud volviéndole loco, pero lo peor estaba aún por llegar, de repente bajo mi boca sobre mi erección y empiezo a chuparla metiéndola completamente dentro de mi boca, y provocándolo con la mirada, y sé que estaba a punto de estallar pero se sentía tan bien al sentir su enorme erección en mi boca y pensado en cómo sería teniéndola en mi interior. Lo noto removiéndose intentando tocarme pero sin conseguirlo por la camiseta que lo mantiene agarrado sobre la cama. Vuelvo a metérmela en la boca muy, muy profundo y con mis manos mientras tantos jugaban con sus testículos estimulándolos y volviéndole completamente loco.
Sigo con una gran ritmo hasta que ya no podía más, si seguía así íbamos a acabar la noche mucho antes de lo que quería así que me separo y lo dejo ir, para que pueda recomponerse un poco antes de seguir.
Empezamos a besarnos y no dejo de acariciarle volviéndolo loco. De repente cojo su erección de nuevo subiendo mi mano arriba y abajo un par de veces y separando mis braguitas aún puesta, y sin quitármela junto nuestros sexos dejándome caer sobre su erección, enorme erección. Empiezo a moverme arriba y abajo y lo intercalo con movimientos circulares, llevándole al límite.
-Suéltame por favor, necesito tocarte-termina rogándome y sacándome una sonrisa.
Me quedo parada por un momento y bajo mis labios para unirlos con los suyos mientras liberaba sus manos. En cuanto siente sus manos libre va directo a tocarme, a sentir mi piel caliente sobre sus dedos.
Se incorpora quedando sentado, nuestras frentes juntas, hasta que baja su cara para chupar uno de mis pezones, haciendo que me estremezca. Y entonces me penetra de nuevo, esta vez de forma fuerte haciéndome soltar un gemido que retumba a través de las cuatro paredes de la habitación. Empezamos a movernos ambos, chocando nuestros cuerpos calientes y sudorosos, buscando la liberación. El cambio de postura hizo que la penetración fuera más profunda dándonos más placer a ambos, nos besábamos sin descanso y sin sentido. Empecé a sentir como mi liberación se acercaba, él también tiene que estar cerca porque coloca su mano entre nuestros cuerpos, acariciándome donde más lo necesitaba para poder acelerar mi liberación. Siento mis paredes contraerse atrapando su pene en mi interior consiguiendo que no pueda controlarse más y se corra en mi interior.
Intentamos recuperar el aliento uno sobre el otro. Una vez más había sido increíble, había sido único y me daba rabia haber estado tanto tiempo mal cuando esto era lo único que había querido y añorado durante todo este tiempo.
-Sin duda cuando quieras podemos repetirlo-dice sacándome una sonrisa.
-Tienes una bonita casa.
-¿En serio te ha dado tiempo a fijarte? Si es así, creo que he hecho algo mal-dice volviendo a hacerme reír.
-No, en serio, es increíble.
-Es lo primero que compré con el dinero que gane del libro. Solo tiene una cosa mala.
-¿Qué?-digo extrañada.
-Que mi madre viene en el paquete-dice como si fuera un secreto bajito haciéndome reír.-la verdad es que puedes pasarte cuando quieras pero cuando vayas llegando deberías llamarme para avisar a mi madre de que no este, sería algo vergonzante ya sabes…
-Sí, mejor que no sigas-digo poniendo mala cara solo de imaginármelo.
-Tranquila, hoy ya está avisada.
-Estabas tú muy seguro ¿no?-digo con una sonrisa bromeando.
-Bueno, tenía alguna duda pero…-dice sacando una sonrisa de ambos, aunque era fácil conseguirlo, estamos felices y eso hace que todo sea mucho más fácil.
-¿Cómo hemos podido estar tanto tiempo sin esto?-digo abrazándome a su cuerpo.
-¿Sin sexo?-dice bromeando antes de ponerse serio.-Hemos sido un poco idiotas, no confiamos el uno en el otro.
-Fui yo quien no confió en ti.
-Yo tampoco lo hice. Iba a mandarte una carta para decirte lo que me había pasado, no lo hice porque supuse que no me querías en tu vida cuando no me habías escrito en días. Tenía que haber mandado la carta.
-No sé si la hubiera leído. Estaba muy enfadada.
-Lo entiendo. Ojala supiera quien nos hizo esto. Fue cruel por su parte. Pero no sé quién pudo hacerlo.
-Ya da igual-digo apretándome más contra su cuerpo.
-No, no da igual. Ese día, ese mismo día si no fuera por ti…no tendría todo lo que tengo. La persona que lo hizo lo sabía, sabía la importancia que tuvo esa conversación contigo para dar la cara, para afrontar mi futuro.
-¿Quién sabia de esa llamada?
-No lo sé…mi madre, el conductor y Gina.
-Piensa en quien confías y en quien tendrías un motivo-digo encogiéndome de hombros porque la verdad me daba igual, solo sé que paso y eso ya no podemos solucionarlo. Lo veo pensativo, quizás en lo que había dicho, pero no quería que pensara en eso ni en nada. Me pego más a él y beso su hombro intentando alejarlo de esos pensamientos-vamos a descansar ¿sí? Mañana será otro día-digo sonriéndole y veo una pequeña sonrisa salir de su cara.
-Buenas noches-dice dejando un suave beso en mi cabeza y tirando de mi cuerpo hacia el suyo. Cierro los ojos e intento dormirme, aunque creo que no voy a tener ningún problema, en sus brazos, siempre me siento segura.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por leer, espero que os haya gustado, cada vez me cuesta más escribir este tipo de capítulos pero sé que muchos estáis esperándolos desde que empieza la historia jaja, bueno espero que al menos os haya gustado un poquito jiji.
Que paséis un buen fin de semana, al menos no os he dejado con algo abierto ni en el aire, lo han cerrado bien cerrado estos dos el capítulos jaja.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

capítulo 45

Mensaje por tamyalways el Dom Sep 17, 2017 8:30 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo. Empezamos la semana ya juntitos pero aun con muchos problemas a su alrededor que poco a poco se tendrán que ir solucionando de una manera u otra. Gracias y seguimos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 45
POV KATE
Estoy aquí en su casa, en su cocina, sentada mientras lo miro hacer el desayuno para los dos, y aun no puedo creérmelo, ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? la respuesta no la sé, solo sé que pienso aprovechar el tiempo lo mejor que puedo, aunque eso pensaba la otra vez y luego cuando se fue me quede tan mal.
Lo miro atontada sin poder evitarlo, aunque sé que al final tendré que volver a irme y ese sufrimiento volverá, pero no puedo estar mal ni triste cuando lo tengo delante, cuando lo tengo a mi lado.
-Aquí esta-dice colocando un plato con todo tipo de comida delante y por supuesto mi taza de café. Me encantaba que fuera tan atento, me encantaba todo de él.
-Gracias.
-Creo que puedo acostumbrarme a todo esto-dice mirándome con una sonrisa y me tapo con la taza porque me siento cohibida con su mirada, siento que puede atravesarme con la mirada de una forma tan especial que me hace sentir la mujer más importante del mundo.
-Creo que yo también-digo nerviosa mirándole.
-Sabes…tengo que hacer algunas cosas por la mañana, pero luego no te vas a librar de mi-dice acercándose mientras me agarra por la cintura mirándome desde arriba.
-¿Está todo bien?-digo mirándole fijamente porque ahora que lo tengo cerca noto que hay algo a lo que le está dando muchas vueltas.
-Estoy bien, solo tengo que arreglar algunas cosas ¿sí?-dice con una sonrisa aunque sé que hay algo a lo que le está dando vueltas.
-Está bien, yo voy a ir a ver a mi madre ahora…-pero cuando iba a levantarme coloca su brazo sobre mi hombro impidiéndome levantarme-¿Qué?
-Terminemos de desayunar ¿sí? No tenemos prisa-dice con una sonrisa agarrando su plato y colocándolo junto al mío para poder sentarse a mi lado.
Salgo camino hacia el hospital dejando a Rick en su casa pero quedando para que me llame en cuanto acabe con esos asuntos que tiene. Tengo algo de miedo de que pueda pasarle algo, de que siga con el caso y pueda pasarle algo. Pero intento no pensar en ello.
Entro en la habitación para encontrar a mi padre allí de pie junto a mi madre con cara de preocupación y al médico apuntando algo en esa maldita carpeta que lleva siempre.
-¿Qué pasa?-digo a modo de entrada y todos se giran para mirarme.
-Vengo enseguida-dice el medico saliendo por patas de la habitación.
-¿Ha pasado algo?
-No-dice mi madre con una sonrisa-solo quieren asegurarse de que estoy al 100% bien antes de darme el alta.
-¿Seguro?
-Cariño estoy bien.
-Bien-digo sin estar del todo confiada pero ahora mismo no me apetece discutir.
Paso para adelante y me coloco al lado de mi madre dedicándole una sonrisa. En seguida me tira de mi mano para que me agache y pueda besarme en la mejilla. No recuerdo la última vez que eso paso, quizás nunca sucedió.
-¿Cuándo te dan el alta?
-No lo sé, pero ya prontito.
-Ojala pudiera quedarme mucho más tiempo pero…
-Lo sé cariño. Pero esta vez va a ser distinto.
-¿Distinto?-pregunto sin entender.
-Quiero estar en tu vida cariño. He decidido que ya he tenido bastante y que voy a jubilarme. Tu padre y yo vamos a viajar mucho y podemos ir a visitarte de vez en cuando, si quieres claro.
-Yo…
-Cariño entiendo que estas ocupada si no puedes…
-No, no es eso. Me ha pillado por sorpresa. Pero me encantaría que vinierais a visitarme-digo mirándole a ambos.
-Siento mucho que te tome por sorpresa, debería ser algo normal-dice de repente poniéndose seria y triste, y no quiero verla así.
-Vamos a pensar en el presente y en el futuro ¿sí? Dejemos el pasado atrás-digo sonriéndole mientras le aprieto la mano y la veo sonreír y eso hace que me sienta mucho mejor y más tranquila.
-Cuéntame que tal estas allí. ¿Tienes amigos? ¿Vives sola? ¿Qué tal el trabajo?-suelta pregunta tras pregunta volviendo a sorprenderme aunque no debería, esto debe ser una conversación normal entre madre e hija y sin dudas es algo de lo que pienso disfrutar todo el tiempo que pueda.
POV RICK
Llego a la editorial con ganas de quitarme este miedo y estas grandes dudas de la cabeza. Me siento mal por estar dudando de ella, pero las palabras de Kate me han hecho pensar, solo tres personas sabían sobre Kate en aquel momento, no puedo dudar de mi madre, no quiero dudar de Gina, pero el conductor no tiene ningún motivo para hacer lo que hizo y tampoco tuvo oportunidad. No quiero que tengan razón, quiero estar equivocado, no quiero que Gina tuviera algo que ver, pero necesito averiguarlo y como no puedo hacerlo de frente tengo que intentar tenderle una trampa.
Entro dentro y Gina sonríe al verme, me siento mal por estar aquí y aún tengo más dudas de lo que voy a hacer. Pero no tiene porque enterarse nunca, no al menos si no es culpable.
-Hola Rick, me alegro de verte-dice acercándose para colocar un beso en mi mejilla.
-Hola-digo con una sonrisa.
-Me alegro de que hayas venido, el jefe quiere algo nuevo tuyo. ¿Cómo vas con eso?
-Algo mal-digo empezando con el plan-tenia cosas apuntadas en mi antiguo móvil, mis notas. Sin ella es tener que volver a empezar y no sé porque no puedo avanzar solo intento pensar e intentar recordar aquellas notas pero no consigo recordarlas.
-Bueno es una pena. No creo que puedas recuperarlas si ya no lo has hecho.
-Bueno estaba ya casi convencido de eso. Pero un amigo mío que es un crack de informática me ha dicho que quizás pueda encontrarlo.
-¿Cómo es eso?-pregunta pero no sé si está inquieta, tranquila, sorprendida.
-Bueno cuando empecé con todo esto me pidió el móvil para ponerme a tope de seguridad. Hace meses que no lo veía y no le conté lo que me había pasado. Por lo visto le puso un localizador al móvil. Tiene que ponerse a ello…-pero me callo cuando me suena el móvil, justo a tiempo llegaba la ayuda de mi madre-es él-digo sonriendo como si estuviera leyendo un mensaje-he quedado en una hora. Dice que puede localizarlo. Menos mal ¿no?-digo sonriéndole y la veo moverse de un lado para otro.
-Claro, si eso te ayuda con el libro-dice con una leve sonrisa-ya veo que has quedado, así que no quiero alargar más esto. Pero tendremos que hablar la semana que viene para ir poniéndote fechas.
-Claro, ahora que voy a recuperar mis notas no habrá ningún problema-digo acercándome para darle un beso en la mejilla antes de salir por la puerta con la esperanza de que salga y de la cara, o quizás sea mejor que no lo haga así será inocente.
Salgo sin mirar atrás directo a mi coche a esperar si esto ha funcionado o no, solo espero que todo haya sido una pérdida de tiempo. Estoy esperando cuando suena mi móvil.
-¿Si?
-¿Todo bien?-escuchó la voz de mi madre al otro lado.
-Aun no lo sé, llevo aquí diez minutos y no ha salido. Creo que estabas equivocada y yo he hecho el idiota.
-Ten paciencia. Además quizás lo tuviera allí en el despacho o quizás ya se haya desecho de él. Eso no prueba que este equivocada.
-Espero que te equivoques.
-No sé porque confías en ella.
-Porque me ha ayudado a estar donde estoy.
-Porque a ella le convenía también, ella es la que más ha salido ganando con todo esto. Además recuerda lo de fingir una relación ¿De quién vendría?
-Fue idea de su jefe.
-Si claro lo que tú digas-dice con gran sarcasmo en su voz y esta poniéndome de mal humor. Quiero colgarle y dejarle tirada pero no me deja cuando sigue-¿Quieres saber la verdad?
-Pregunta idiota.
-No pregunta retórica hijo. Si quieres saber la verdad solo tienes que aguantar un poco ahí, confía en el instinto protector de una madre, nunca me llego a gustar. En cambio, hay una chica morena que me gusta mucho-dice sacándome una sonrisa, era oír hablar de ella y ya estaba sonriendo como un tonto, y me recuerda porque estoy aquí, necesito saber quién fue el culpable o la culpable de que estuviera tanto tiempo sin poder tenerla en mi vida, aunque fuera con un gran océano entre medio.
-Tengo que dejarte madre, creo que voy a esperar diez minutos más y me voy a ir. He quedado con dicha chica morena-digo sonriendo.
-Está bien, me gustaría que algún día la trajeras a casa a cenar.
-Seguro que le gusta la idea, pero porque no te conoce-digo sonriendo justo cuando veo como Gina sale por la puerta rápidamente hacia su coche, no sé si esto es lo que pensaba o no, pero tenía que averiguarlo-mama tengo que dejarte-digo colgando rápidamente y poniéndome en marcha para seguirla hacia donde me lleve.
CONTINUARÁ…
Bueno pues parece que Kate recupera el tiempo perdido y mientras Rick, intenta afrontar el problema que cambio su vida para siempre. Veremos a ver qué pasa el miércoles XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vacaciones en Roma-Tamyalways

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.