La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ir abajo

Capítulo 65

Mensaje por tamyalways el Jue Feb 08, 2018 9:39 pm

Buenos días, aquí estoy un día más. Ayer tuve un buen susto cuando el ordenador le dio por hacer cosas raras, más rara de lo normal, y no había guardado lo que había hecho en los últimos dos días, casi cuatro capítulo, casi me da un algo. Al final volvió a responder y lo primero que hice fue guardarlo todo. Pero ya llevaba semanas pensando en ir a que me lo vieran y creo que este aviso ha sido suficiente para hacerlo. Seguramente la semana que viene lo haga, por lo tanto, intentaré subir los capítulos de la semana que viene por el móvil si no me da problemas. La rabia es no poder escribir ahora que todo estaba yendo tan bien. Pero ya me las averiguaré. Gracias a todos por seguir, esperemos que el arreglo no tarde mucho, crucemos los dedos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 65
POV KATE
Hoy por fin le dan el alta a mi padre, bueno es mentira, no es el alta, el alta nunca lo tendrá. Pero por fin se viene a casa, ha hecho grandes progresos estar semanas, sé que esta fuerte y con más ganas que nunca, pero tengo miedo de que la salida al exterior le haga recaer y que yo no pueda estar ahí para ayudarlo con tantas horas como estoy en la Academia. Pero tengo que confiar en él, es el momento de hacerlo, sé que lo necesita, que es de la única manera en que puedo ayudarlo.
Ahora mismo tiene que estar ya en casa y siento como los nervios corren por mis venas mientras corro detrás de mi compañero, intentando mantener su ritmo, algo que nunca me cuesta pero hoy mis pensamientos están en otro lugar y no me ayudan. Cuando el sargento dice que hemos acabado por hoy suelto todo el aire y enseguida recojo todo para volver a casa, pero el sargento me para antes de que pueda hacerlo.
-Beckett.
-¿Si señor?
-No quiero que estés despistada en las clases. Hoy su compañero le ha dado un buen repaso. Pero eso no me importa, no me importa la competición, lo que me importa es que si estuvierais siguiendo a un sospechoso, tu compañero hubiera estado solo con el sospechoso mientras tu seguías pensando en lo que estés pensando. Si no vas a estar al 100% será mejor que no vengas.
-Lo siento, no va a volver a pasar.
-Eso tenlo claro-dice mirándome fijamente antes de dejarme allí parada con la palabra en la boca. Sin duda sabía cuando empecé que el haber recibido la ayuda de Roy para entrar no me iba a poner las cosas fáciles, pero a veces sentía que tenía que nadar contracorriente, aunque eso no iba a hacer que me echara para atrás. Iba a ir a casa, cenar con mi padre, darme cuenta de que este bien y mañana volvería con las pilas puestas, esto no iba a volver a pasar.
-Kate, ¿Estas bien?-dice Tom acercándose-te he visto despistada y he intentado bajar el ritmo pero me estaba pinchando cada vez más para que apretara.
-No te preocupes, la culpa ha sido mía. Pero no te preocupes no volverá a pasar.
-YA sabes que si necesitas cualquier cosa.
-Pues la verdad… ¿te importa llevarme a casa? Tengo prisa y no tengo ganas de esperar al bus o el metro y…
-No se diga más-dice con una sonrisa cogiendo sus cosas y ambos salimos disparados hacia su coche para poder llegar a casa lo antes posible.
Llegamos enseguida a mi casa y consigue aparcar justo delante de la puerta. Se baja para despedirse y yo me bajo nerviosa, necesito entrar dentro pero no quiero ser malagradecida.
-Gracias por traerme.
-YA sabes que no es ninguna molestia para mí, compañera-dice con una sonrisa dándome un golpecito en el hombro-será mejor que me vaya, ¿nos vemos mañana?-dice con una sonrisa. Mañana es sábado, tenemos descanso casi todos los sábados y domingos, pero siempre quedamos para correr, pero siento que mañana será mejor que este en casa.
-Mañana no puedo lo siento.
-Oh-dice sorprendido-no pasa nada. Entonces ya nos vemos el lunes en la Academia.
-Claro-digo con una sonrisa a modo de despedida pero en ese instante sale mi padre por la puerta.
-Kate, ¿Eres tú?
-Si papa-digo nerviosa girándome y lo veo acercarse antes de poder fundirnos en un abrazo, dios cuanto lo había echado de menos.
-Hola, soy Jim Beckett.
-Yo soy Tom Deming, soy el compañero de Kate-dice con una sonrisa y solo espero que mi padre entienda compañero como lo que de verdad era y no como otra cosa-he venido a traer a Kate pero ya me iba.
-No digas tonterías. He estado toda la tarde preparando la cena y hay de sobra así que no acepto un no por respuesta-dice mi padre con una sonrisa mientras me aprieta contra su costado y me sienta nerviosa.
-Si a Kate no le importa…-empieza a decir Tom pero mi padre no le deja mientras abre paso para que todos vayamos detrás de él. Por una parte me alegro, sentía que iba a ser una cena más tranquila, que se centraría en otra cosa que no fuera en su salida y quizás eso le viniera bien a él, en lo que respecta a mí…prefería salir huyendo ahora mismo de allí.
Cenamos los tres juntos mientras mi padre intentaba sacarle todo a Tom, bueno todo lo que él creía aunque se sorprendió de ver que de verdad solo éramos compañeros y nada más. Hablaron sobre mí, sobre lo que hacíamos en la Academia y de como esperaba que iba a ser mi futuro en el cuerpo. Lo vi bien, relajado y disfrutando y eso hizo que me relajara.
Llego el momento de la despedida y mientras yo salía para despedir a Tom mi padre se quedó limpiando todo. Cuando volví a entrar lo vi sentado en la mesa de la cocina con un taza de té en la mano y otra en la mesa puesta para mí, era más de café, pero acepte la taza y me senté a su lado.
-Me cae bien.
-A mí también-digo con una sonrisa.
-Pasáis mucho tiempo y juntos, sois jóvenes, guapos…de verdad no me creo que no tengáis nada.
-Papa-digo en modo de queja, pero no deja de mirarme, no iba a dejarlo pasar-solo somos compañeros, es lo mejor, nada de relaciones, ambos lo dejamos claro nada más empezar esta relación-digo sin mentirle, aunque le estoy ocultando que en realidad, sigo enamorada de Rick, pero para que decirle eso cuando ni si quiera he conseguido hablar de él con mi padre, no he podido, sentía que de esa forma lo mantenía alejado de mi realidad, como si solo hubiera sido un sueño, un sueño difícil de alcanzar.
-No sé, creo que hay algo más pero que no quieres contármelo.
-DA igual, no hay nada entre nosotros y no lo va a haber.
-Pues será por ti, ese chico sin duda te mira con otros ojos.
-Que va, somos buenos amigos, solo eso.- aunque en realidad, era más mi prototipo que Rick, no es que fuera un chico malo, pero tenia aspecto de más duro que Rick, era un poli como yo, era distinto, pero quizás por eso lo de Rick es diferente, quizá por eso a pesar de pasar el tiempo aun sigo pensando en él.
-Bueno, espero que cuando alguien aparezca en tu vida me lo presentes-dice con una sonrisa y yo cabeceo algo sonrojada.
-¿Cómo estás?-pregunto de repente y lo veo bajar la mirada, dar un trago a su te antes de contestarme.
-Estoy bien, de momento estoy bien, sé que esto no va a ser para nada fácil, pero estoy bien.
-Ojala pudiera estar más tiempo aquí contigo, no quiero que estés solo.
-Tú tienes que seguir con lo tuyo cariño, pero siempre con cuidado. ¿Me lo prometes?-dice colocando su mano en la mía y yo asiento-estoy muy orgulloso de ti cariño.
-Papa….prométeme que cuando tengas un bajón, cuando creas que puedes llegar a recaer…prométeme que me llamaras antes de hacerlo, prométemelo.
-Lo haré.
-Voy a ayudarte en todo lo que pueda…pero sabes que si tú no…
-Cariño., estoy listo, más listo que nunca.
-Quizás…no deberías estar solo. Podrías irte con la tía o…
-No, quiero estar contigo.
-Está bien-digo asintiendo y lo veo sonreír.
-Debería irme a dormir, tú también deberías descansar.
-Sí, ahora iré. Mañana podemos salir fuera, dar una vuelta, pasear…-digo con miedo porque no sé cómo ayudarlo, quizás el aire libre o quizás sea peor…
-Deja de preocuparte, se te arruga la frente-dice con una sonrisa dándome un beso en la frente-descansa, mañana ya veremos que hacemos-dice yéndose a dormir mientras yo me quedo allí parada pensando en él, en que puede ser lo mejor para él. Quizás debería haber esperado a que estuviera mejor antes de entrar en la Academia, no quiero dejarlo solo, no debe estar solo en esta casa…solo espero que de verdad este fuerte para luchar él solo, espero que todo no se derrumbe en cualquier momento.
Recojo las tazas y me voy a la cama. Miro la puerta cerrada de la habitación de mis padres, aun ahí luz y estoy tentada por dar en la puerta, pero tengo que confiar en él. Sigo adelante y me meto en mi habitación cerrando justo detrás de mí y apoyándome sobre la puerta. Cierro los ojos y de repente aparece los suyos delante de mí y una sonrisa aparece en mi cara, dios cuanto lo echo de menos, ojala…ojala fuera valiente y fuera a verlo, ojala le hubiera dicho lo que sentía a pesar de lo que él me dijo. Ahora ya da igual, ahora solo puedo pensar en mi futuro en la Academia, en mi futuro junto a mi padre, aunque no puede negar que siempre, siempre estará en mis recuerdos, en mi memoria, siempre pertenecerá a los mejores momentos de mi vida, tanto él como lo demás.
Me tumbo a la cama y cierro los ojos, tengo que ir a verlos, algún día, les debo una visita, les necesito, esa es la verdad, solo tengo que esperar a que se ponga bien, cuando pueda recuperarse un poco más, cuando tenga unos días en la Academia iré a verlos, quizás lleve mi padre, seguro que le gustara saber dónde he estado ese tiempo y con quien, si, algún día lo haré.
CONTINUÁRA…
Bueno pues Kate sigue ayudando a su padre mientras sigue acordándose de Rick y quizás en el fondo de su corazón aún sigue esperando en que aparezca a la vuelta de la esquina. Pero para saber qué pasa con los dos habrá que esperar un poco más. La semana que viene veremos cómo les sigue yendo a los dos habrá otro pequeños saltos temporales.
Gracias y nos vemos la semana que viene XXOO
Buen fin de semana y aquí en mi tierra que es muy carnavalera, disfrutad del Carnaval.
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 66

Mensaje por tamyalways el Dom Feb 11, 2018 9:55 pm

Buenos días, aquí estamos una semana más, este es el último capítulo que subo antes de que me arreglen el ordenador, espero poder subir por el móvil mientras me lo arreglan, pero de todas formas, os avisaré como siempre por twitter y si no os saldrá notificaciones a los que me seguís en la página. Como siempre gracias a todos y espero que esto se solucione pronto para así poder volver a escribir sin problemas.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 66
POV KATE
TRES SEMANAS DESPUÉS
Todo en la Academia va de maravilla, me siento mejor que nunca, siento que empiezo a ser alguien que empiezo a pertenecer a este mundo, a esta familia. Me encantan las clases, las disfruto, estoy a tope, mejor que nunca, dispuesta a darlo todo como le prometí al sargento y como le prometí a Roy.
La mayor parte la paso con Tom, lo paso muy bien, ambos somos competitivos y eso nos hace mejor, pero cuando tenemos que hacer tareas de compañeros, siento que puedo confiar en él, es más creo que somos la mejor pareja que hay en toda la Academia.
En casa tenemos nuestros momentos, a veces es complicado, sobre todo los primeros días, tantas horas solo sin hacer nada era complicado. Ha empezado a ir a grupo de apoyo y también va a pescar con un par de amigos. Parece que esta algo mejor, pero sé que para él es complicado y sé que me oculta muchas cosas para no preocuparme.
Hoy hemos salido antes para celebrar el trabajo bien hecho. Quería irme a casa pero Tom me ha convencido para tomar una antes de irme a casa. Decido tomarme un refresco, no quiero llegar a casa oliendo a alcohol. Lo estoy pasando genial, cuando siento como mi móvil vibra en el bolsillo.
-Es mi padre, tengo que cogerlo-digo alzando la voz para que pueda oírme y salgo fuera para poder hablar mejor-hola papa-digo contestando y oigo su respiración alterada al otro lado del teléfono.- ¿Qué pasa? ¿Estás bien?
-Cariño…estoy en la calle…he comprobado una botella. He conseguido llamarte antes…pero….no sé si voy a poder aguantar…
-Papa, ¿Dónde estas?
-Yo…
-No lo hagas, estoy aquí ¿Si? Solo dime donde estas para que vaya a por ti.
-Estoy justo en el callejón detrás de la tienda de Josh…
-No te muevas, voy para allá-digo colgando el teléfono y parando un taxi para no perder ni un solo minuto, tengo que llegar cuanto antes, tengo que llegar antes de que sea tarde.
Cuando llego pago rápidamente al taxista y lo busco por todos los lados, cuando creo que ya lo he perdido oigo un ruido dentro del callejón. Me acerco rápidamente y lo encuentro sentado en el suelo moviéndose de forma nerviosa y agarrando con fuerza una botella.
-Papa-digo suavemente-ya estoy aquí.
-No la he abierto-dice de repente y me cuesta entenderlo, hasta que coge la botella entregándomela.
-Lo has hecho muy bien.
-Yo…tenía miedo, he estado a punto cariño…quería tanto, lo necesitaba tanto.
-Pero no lo has hecho, estoy aquí, vamos, levántate, vamos a irnos a casa.
Intenta levantarse pero falla, creo que tiene que ver con la tembleque que tiene en la mano, sin duda tiene que ser el mono que lo está consumiendo, estaba empezando a creer que esto iba a funcionar, que iba a ser más fácil de lo que pensaba, pero estaba equivocada.
Le ayudo a levantarse y quiero coger un taxi para llegar cuanto antes a casa, pero estamos a un par de minutos de casa y creo que el aire puede venirle bien. Tiro la botella y agarrados del brazo llegamos juntos a casa.
-Hace frio, creo que lo mejor será que encienda la chimenea-digo dejándolo sentado en la silla mientras coloco la olla al fuego para hacer un poco de té y mientras tanto enciendo la chimenea para poder entrar en calor, y también para tomarme un tiempo, para saber que tengo que decirle para ayudarle, cada vez estoy más segura de que yo no puedo ayudarle, que no soy la persona idónea para ayudarle.
Cuando acabo de encender la chimenea y de preparar el té me siendo a su lado con dos tazas en la mano colocándolas sobre la mesa. Lo miro lo veo como le tiemblan las manos mientras coge la taza e intenta no mirarme, evita la mirada todo el tiempo en silencio, pero tengo que decir algo, tengo que hacerlo.
-Papa…no sé cómo ayudarte.
-Lo estás haciendo muy bien cariño, soy yo, quizás sea más débil de lo que pensaba.
-No, no lo eres, y ya sabíamos que no iba a ser fácil. Pero estoy orgullosa de ti papa-digo sin poder evitar las lágrimas y lo veo acercarse para abrazarme.
-Voy a hacerlo mejor, voy a conseguirlo.
-Lo sé, pero solo no puedes, quizás pueda dejar la Academia para más adelante.
-No, eso sí que no, no podría vivir con eso.
-Pero solo no puedes…quiero decir, sería más fácil para ti con ayuda. Parece ser que tus amigos y la asociación no son suficiente. No puedes pasar tantas horas solo en casa dándole vueltas a todos.
-Pues que tus dejes la Academia no es una opción.
-Y si…-pienso de repente pensando en Roy, en la pensión, y sobre todo en la conversación aquella que tuve con Rick, quizás ellos si puedan ayudarle, quizás ellos son lo que necesito y mi padre necesita para salir de esto.
-¿Qué?
-Puedo llevarte a un sitio donde no estés solo, donde puedan ayudarte.
-No quiero volver a la clínica, cuando vuelva otra vez al mundo normal estaré otra vez en esta situación.
-No es eso. Solo…quiero llevarte a donde yo estuve todos esos meses. Son buena gente, son una familia, a mí me ayudaron y puede que a ti también puedan ayudarte.
-Parece una secta así como lo cuentas.
-Eres un exagerado. Solo prométeme que lo pensaras. Podemos ir el fin de semana para que veas todo aquello y entonces decides, ¿sí?
Lo veo darle vueltas a lo que le acabo de plantear, no sé cómo no se me ocurrió antes, supongo que quería tenerlo cerca para poder cuidar yo de él, pero no podía hacerlo, eso estaba ya bien claro y solo me quedaban dos opciones, pedir ayuda o dejar la Academia para estar con él. Solo esperaba que esto acabara bien para él, para los dos.
-Está bien, pero no te prometo nada.
-Me vale con eso-digo con una sonrisa-ahora será mejor que vayamos a acostarnos ¿sí?
-Está bien-dice asintiendo y tras darme un beso lo veo como se acerca hacia su habitación completamente cansado, solo espero conseguir convencerlo de que la pensión es lo mejor para él, y espero no equivocarme con eso.

POV RICK
He conseguido mi primer trabajo. Es verdad que solo llevo una semana viajando, pero no quería irme con dinero y viajar simplemente, quiero vivir en cada lugar que vaya, trabajar para poder vivir allí donde este, y sé que así me iré conociendo poco a poco.
Acabo de salir del trabajo. En realidad solo tengo que trabajar limpiando en un restaurante. Solo eso, no es algo que no pueda hacer pero me da lo justo para poder quedarme en una habitación compartiendo baño con otras tres personas, algo que en realidad tampoco me molesta, ya lo he hecho antes. Pero el idioma es algo complicado. Nunca pensé en aprender ruso y quizás debería haberlo hecho antes de venir aquí, pero es solo temporal.
Cogí el dinero justo para pagar el billete para llegar hasta aquí y después no tenía ningún otro plan, me moveré gracias al dinero que vaya ganando o a la generosidad de la gente, no quiero quedarme mucho tiempo en un lugar, bueno solo si encuentro el lugar apropiado para quedarme lo haré sin dudarlo.
Hay una cabina justo debajo del piso. Aun no la he usado porque no me sobraba mucho dinero para ello. Hoy he conseguido algunas monedas como propina y he pensado que la mejor manera de usarlo será llamando a mi madre. Llevo siete días sin verla, los mismos días sin hablar con ella. Creo que merece una llamada por mi parte, aunque eso haga que puede que no pueda comprarme algo para cenar esta noche, o al menos algo más decente que un simple sándwich.
Introduzco las monedas y marco su número, sé que apenas tendré unos minutos, pero con oír su voz sé que conseguiré llenarme de energía de nuevo para seguir. Oigo cada tono con la esperanza intacta en el estómago, casi estoy perdiendo esa esperanza de oír su voz cuando antes de dar el último tono la oigo, esa voz cantarina suya que hace que no pueda evitar sonreír con todas mis fuerzas.
-¿Si? Martha Rodgers al aparato-la oigo al otro lado y quiero bromear pero sé que no tengo mucho tiempo.
-Hola mama.
-Oh cariño, ya pensé que te habías olvidado de mí.
-Nunca podría-digo con una sonrisa-no tengo mucho tiempo, solo quería decirte que estoy bien, que todo va genial.
-¿Seguro?
-Seguro. ¿Cómo va todo por ahí?
-Bien, Kira me dice como van las cosas, están unidos como siempre, Kevin y Jenny van mucho a cenar con ellos, se pasaron hace un par de días por aquí con la niña, esta preciosa, se le nota ya estos días, está creciendo.
-Me encantaría verla.
-Si me dieras una dirección te mandaba una foto-dice intentando que picara, pero la verdad es que no iba a estar mucho tiempo asentado en un sitio como para dar una dirección, en realidad tenía dos semanas pagadas en este piso y no creía que llegara a volver a pagar otras dos semanas.
-Sabes que voy a estar moviéndome constantemente, es lo que necesito. Estate tranquila ¿sí? Se cuidarme muy bien. Prometo llamarte al menos una vez a la semana ¿sí?
-Está bien cariño, pero no tardes mucho más ¿sí? No quiero preocuparme mucho más.
-No tienes que preocuparte ni un poquito-digo justo cuando oigo el pitido, quedan solo unos segundos para que el dinero se acabe-tengo que dejarte mama, prometo llamarte en cuanto pueda ¿sí?
-Está bien, ya sabes que si necesitas algo solo tienes que llamarme cariño.
-Lo sé.
-Te quiero-dice mi madre y quiero contestarle, pero entonces suena el pitido de final de llamada, demasiado tarde.
Cuelgo el teléfono y tras estirarme subo las escaleras en silencio. Todos están reunidos en el comedor, todos hablando y haciendo mucho ruido, pero necesito estar solo así que me meto dentro de la habitación y me tumbo en la cama cerrando los ojos.
Cierro los ojos y enseguida la imagen que se crea en mi mente es la de todos juntos en el comedor, o fuera en el jardín, todos disfrutando, hablando sonriendo y una sonrisa aparece en mi cara, y como siempre la última imagen es la suya, siempre está ahí, y me doy cuenta de que la echo mucho de menos, quizás esté equivocado y todo esto es por ella, porque tengo miedo de admitir que solo ella puedo hacerme realmente feliz. Abro los ojos y me levanto para lavarme la cara con agua fría, tengo que despertar, eso solo es un sueño. Ahora esto es lo que tengo, y es lo que necesito para encontrarme, necesito ayuda para seguir adelante cada día, todo lo contrario a estar en casa, y eso sin duda ayudara a encontrarme a mí mismo, a encontrar a ese hombre que hay dentro de mí y que solo ella pudo sacar, solo ella.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por seguir ahí, bueno pues seguiremos haciendo saltos en el tiempo, viendo cómo les va, como se van echando de menos hasta que lleguemos al presente donde el tiempo se pare y entonces…
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 67

Mensaje por tamyalways el Jue Feb 15, 2018 8:13 am

Con retraso pero aquí estoy, ya de vuelta, mañana otro más.
Capítulo 67

POV KATE

Estamos llegando a esa parada, esa parada que siempre me va a recordar a él, esa parada en la que me di cuenta de que de verdad me quería, tenia que hacerlo para dejarme ir, para hacerme daño solo para que pudiera cumplir mis sueños, para que hiciera lo que él pensaba que me haría feliz. En ese instante, en ese abrazo eterno, entonces me di cuenta de que no era una idiota, que el amor que sentía era correspondido, incluso mejor, me había enamorado de un hombre bueno, de un hombre que prefería no ser feliz solo por verme feliz. Esa parada siempre sería especial para mi, solo esperaba que esta parada fuera el inicio real de la recuperación de mi padre, algo más que añadir.

Para el autobús y veo como mi padre está nervioso. Le agarro de la mano y le dedico una sonrisa para que se tranquilice. Salimos fuera y ya se nota el aire fresco, el aire cálido a pesar del frio y ese aire ligero, sin el peso que tiene en Nueva York por toda la contaminación, sin duda se nota.

Llegamos caminando tranquilamente, quería que descubriera los alrededores, que se abriera a la oportunidad de quedarse. Cuando llegamos a la casa una sonrisa aparece en mi cara y unos nervios empiezan a crearse en la boca del estómago, sin duda por la posibilidad de verlo.

-Vamos-digo con una sonrisa y tiro de él hacia dentro. Mi padre no deja de mirar todo a su alrededor, sin duda está igual de sorprendido como yo la primera vez que pise este lugar.

Oigo ruido dentro, y puedo imaginármelos a todos en el comedor jugando a las cartas contándose que tal la mañana, disfrutando del niño o haciendo cualquier otra cosa, pero todos juntos, como una familia.

Doy en la puerta y me giro para mirar cómo está el jardín y miles de recuerdos se me agolpan en la memoria haciéndome sonreír, he pasado momento malos aquí, momentos de ansiedad, pero sin duda prevalecen los buenos, y si la mayoría son con él, la mayoría me recuerda a él y tanto es así que casi puedo sentir como me abraza, como me acaricia suavemente haciendo que mi cuerpo se estremezca.

-Kate…-escucho una voz conocida, estaba tan ausente recordándole que ni me había dado cuenta de que la puerta se había abierto y cuando me doy la vuelta veo allí a Allie con una sonrisa y mirándome sin entender muy bien que hacia allí junto a un hombre mayor que ni si quiera había abierto la boca ni se había movido de la puerta, pero antes de poder decir nada la veo dar un par de pasos hasta que nos fundimos en un emocionante abrazo.

-No sabes cuánto me alegro de verte de nuevo-digo apretándola todo lo que puedo.

-No sabes lo que te hemos echado de menos cariño-dice separándose y en ese instante salen todos para ver qué era lo que pasaba.

Puedo ver allí a Roy, Noah, Kira y el pequeño sin entender que pasaba pero en el instante que me ven sonrisas aparecen en sus caras, para mi sorpresa en la de todos.

-Katie-dice Noah dándome un abrazo mientras Roy se acerca también.

-¿Qué tal recluta?-dice sacándome una sonrisa.

-Bastante bien, gracias a ti-digo muy agradecida y lo veo sonreír y entonces veo como se acerca Kira con una sonrisa y me da un abrazo.

-Me alegro de verte Kate-dice con una sonrisa y veo sinceridad en sus palabras, me alegraba que hubiera podido perdonar y olvidar todo lo que le hice, todo lo que le hicimos.

-A mí también me alegra verte-digo con una sonrisa-¿Y tú?-digo mirando a el niño que esta algo avergonzado mirándome detrás de su madre.

-Venga, dale un beso a Kate ¿sí?-dice su madre y sale moviéndose nervioso y me agacho para darle un beso.

-Estás muy grande campeón.

-Si-dice con una sonrisa entrando corriendo en la casa.

-Yo…vengo a haceros una visita, él es mi padre ha decidido acompañarme en este viaje-digo obviando cual era el verdadero motivo, antes tenía que ver como se sentía mi padre con la idea de quedarse aquí.

-Encantada-dice Allie empezando a presentarse y todos le siguen, sin duda es la pieza principal del grupo junto a Rick, que mantiene unida a este grupo.

Se presentan uno a uno antes de entrar dentro de casa y enseguida Allie se ofrece a preparar café para todos. No puedo dejar de mirar a todos los lados, sin duda era evidente que había echado en falta a alguien, pero tenía miedo a preguntar, así que espere al momento idóneo, a estar a solas con ella para poder hablarlo con tranquilidad. Por eso cuando vi como todos estaban hablando tranquilamente en el comedor y como parecía que mi padre empezaba a estar más tranquilo, decido dejar el comedor sigilosamente y entrar en la cocina para ayudarla, aunque en realidad necesitaba saber de él, lo necesitaba.

-Hola, ¿Te ayudo?

-Claro, coge las tazas del estante de arriba-dice como si no lo supiera, y en realidad ha pasado más tiempo del que pensaba.

-Oye…estaba preguntándome que… ¿Dónde está Rick? ¿En la cafetería?-pregunto como si nada pero ella se gira dejando lo que estaba haciendo y me ofrece sentarme mientras ella hace lo mismo.

-Mira Kate…él…se marchó hace una semana.

-¿Qué?-digo sorprendida-¿ha ido de viaje?

-Algo así. Ha decidido buscar su destino por decirlo de alguna manera. Necesitaba encontrarse a su mismo y lo que quería hacer con su vida.

-Terminara volviendo, esto es su vida-digo con una sonrisa.

-No lo creo-dice de repente sorprendiéndome-aquí ha sido feliz, y sin duda lo seria, pero no creo que él este hecho para esto, o solo para esto. Es grande, puede hacer cosas muy grandes. Se sentía atado a esta familia a este lugar, no como cosa mala, pero si atado. Va en serio Kate, ha puesto la casa a nuestro nombre para no sentir esa obligación de estar aquí, de ayudar.

-¿No va a volver?-pregunto sin duda sorprendida por su decisión.

-No lo sé, quizás vuelva quizás no, pero solo espero que esto le sirva, ese chico tiene que volar alto, porque es un ser increíble que necesita ser libre. Aunque pueda parecer mentira, aquí se ha sentido encerrado, su vida dependía de como fuera la nuestra, es injusto para él. Tú le hiciese sentir libre, y creo que necesitaba encontrar ese sentimiento de nuevo, necesitaba sentirse vivo, sentirse libre. Solo eso conseguirá hacerle feliz. Quien sabe, quizás algún día lo encuentres en la puerta de tu casa-dice con una sonrisa y yo sonrió pensando en él, había sido valiente, había luchado contra sus miedos y eso hacía que me sintiera súper orgullosa de él. Y si, le deseaba todo lo mejor, aunque no puedo dejar de darle vueltas a algo, ojala hubiera sido yo todo lo que necesitaba, lo que le hacía feliz, ojala hubiera llamado a mi puerta, ojala.

-Espero que encuentre lo que está buscando, de verdad, ¿sabes? En el fondo no me sorprende-digo mirándola-creo que necesitaba volar, que esto se le hacía demasiado pequeño, tienes razón, aunque pensé que…

-¿Qué no iba a ser capaz de dejar esto? Creo que ni si quiera él lo pensaba. Creo que por eso dejo todo esto en nuestras manos. No quería que esto se acabara, la labor que hacia esta pensión, este lugar, pero él necesitaba salir de aquí. Si no lo hubiera hecho, creo que la final hubiera sido infeliz. Dentro de esa felicidad que desbordaba, que daba a los demás, era triste, era un chico que estaba triste porque esto no es lo que quería.

-Él era un escritor, pero ese mundo se lo quito.

-Sí, yo también lo creo. Esto le sirvió de escape de ese mundo y de ese dolor, pero tienes razón, él es escritor y quizás el tener eso hay encerrado tanto tiempo, no le ha hecho estar bien del todo.

-Pero él era feliz, quizás no estaba del todo realizado, o necesitaba buscar otras cosas, pero Allie, él era feliz, os tenía a vosotros, a todos vosotros, él era feliz, os quería tanto, os quiere tanto.

-Lo sé, lo sé cariño-dice con una sonrisa dándome un abrazo-anda será mejor que le llevemos el café a todos antes de que llamen a los bomberos para ver si se nos ha quemado la cocina o algo-dice sacándome una sonrisa y le ayudo a llevar las tazas hacia el comedor.

Cuando entramos allí estaba todos hablando tranquilamente, y cuando entro veo como mi padre me mira, y lo veo tranquilo, con una sonrisa y sé que he acertado, ellos pueden ayudarlo, y lo sé, porque me ayudaron a mí de una forma increíble, ellos, cada uno de ellos influyeron en mi de una manera increíble, gracias a ellos soy la persona que soy ahora, gracias a ellos soy más fuerte y estoy más segura de mi misma que nunca, gracias a ellos, he conseguido a aprender a amar de una forma completamente distinta, un amor incondicional, un amor en el que no esperas nada del otro aunque sabes que si alguna vez necesitaras algo, siempre extendería su mano para ayudarme, todos y cada uno de ellos lo harían, y eso me hace sentir especial, sentir amada y valorada como nunca antes en mi vida.

CONTINUÁRA…
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 68

Mensaje por tamyalways el Vie Feb 16, 2018 12:38 am

De vuelta con mi ordenador, ya estoy aquí jaja

Los personajes no me pertenecen...

Capítulo 68

POV KATE

Iba a ir a visitar a Kevin y a Jenny, estaba deseando verles y ver a esa pequeña que me habían dicho que ya había crecido y estaba hecho una princesita. Pero Allie decía que esto había que celebrarlo y quería que fuera especial así que decidimos invitarles a cenar y darles una sorpresa. Así que decido irme a ver a Lanie y a Martha a la cafetería, pero antes quiero cerciorarme de que mi padre está bien.

Lo encuentro sentado en el jardín junto a Roy y Noah, parece que han congeniado y sé que es lo mejor que le puede pasar si se decide a quedarse, sobre todo en cuanto a Roy que estoy segura de que puede ayudarle después de pasar él por algo igual.

-Papa, ¿Puedo hablar un minuto contigo?

-Claro-dice levantándose y acercándose a mí y le dedico una sonrisa a esos dos hombres que han llegado a ser como otros padres para mí.

-¿Estas bien?-le pregunto cuando lo tengo al lado y me dedica una sonrisa como forma de respuesta-iba a salir, voy a ir a ver a unas amigas, si quieres venir…

-No, estoy bien aquí y no quiero molestar.

-No molestas, aunque me parece bien que te quedes con ellos-digo mirándoles con una sonrisa-son buena gente papa, gente que me hicieron…me hicieron sentir en casa.

-No sabes lo que me duele no haberte podido dar eso yo-dice poniéndose triste.

-Estabas enfermo, aun puede que lo estés, pero papa, tu eres mi familia, tu eres lo que…lo que más quiero en la vida. Siempre serán mi hogar-digo mirándole con una sonrisa y lo veo sonreír mientras me abraza con fuerza.

-Cariño, tu sí que eres mi hogar, y no me malinterpretes, estoy feliz de que encontraras a gente que te cuidara y te quisiera, me alegra saber que estuviste bien, y sin duda solo llevo aquí unas horas y entiendo perfectamente porque lo estuviste, son buena gente, son gente increíble.

-¿Estás pensando en quedarte?

-Aun no lo sé, déjame pensarlo, reflexionarlo esta noche ¿Si?

-Claro, tomate tu tiempo papa-digo con una sonrisa dándole un beso-será mejor que me vaya, no quiero que se me haga tarde para la hora de cenar. Pórtate bien-digo con una sonrisa.

-Me porto bien-dice con una sonrisa dándome un beso antes de salir de la casa camino de la cafetería.

Cuando llego a la cafetería siento un chispazo en el estómago, y si, no es solo por la cafetería, puedo ver el apartamento allí arriba y todos los recuerdos hacen que mi corazón se agite y se creen unos nervios en el estómago mágicos. Dios… ¿Cómo lo echo tanto de menos?

Tomo aire y entro por la puerta intentando que la emoción no me traicione, y siento como si fuera la primera vez otra vez, recuerdo cada sensación, cada olor, cada ruido en el ambiente, este pequeño lugar tan lleno de una energía tan especial.

Es una hora buena, al menos durante media hora todo estará más o menos tranquilo y luego toda la cafetería volverá a llenarse por completo. El momento perfecto para poder disfrutar de las dos sin molestarlas demasiado.

Entro y las encuentro a ambas en la barra colocando y limpiando todo lo que han usado, no me equivocaba solo había un par de mesas ocupadas, dos habituales que creo que se pasaban todo el día aquí. Cuando la puerta se abre ambas giran la cara solo un segundo, me dan los buenos días y siguen con lo suyo, pero solo son tres segundos hasta que ambas se dan cuenta de quien ha entrado por la puerta he sido yo.

Entonces todo cambia, dejan lo que están haciendo y ambas salen disparadas chocando una con la otra para abrazarme y yo me acerco con una sonrisa cortando la distancia. Nos abrazamos las tres y gritando y emocionadas, sin duda era lo mejor del trabajo, haberlo compartido con ellas.

-¿Qué tal estas? ¿Cuándo has venido? Dios estas guapísima-dice Lanie despotricando y Martha y yo nos miramos y empezamos a reírnos.

-Anda relájate, vamos a sentarnos-dice Martha tirando de mí y Lanie se viene detrás sentándonos en una mesa.

-No quiero molestar e interrumpir-digo mirando a mi alrededor.

-Son de la familia, no se quejaran si quieren tener su café diario-dice mirando a los clientes que le dedica una sonrisa-¿ves? Ahora dime, ¿Qué tal?

-Bien, bastante bien.

-¿Cuándo has venido?

-Esta misma tarde, en realidad solo llevo un par de horas o algo más.

-Dios no sabes cuánto nos alegramos de verte-dice Martha dándome un beso-¿Qué tal todo?

-Bien, he venido con mi padre.

-¿No lo has traído?

-No, esta con los chicos en la casa. Está intentándolo-digo tragando saliva-en realidad paso mucho tiempo en la Academia, siento que no puedo ayudarlo.

-Cariño, haces lo que puedes.

-Sí, pero no es suficiente, había pensado en que se quedara aquí, a mí me vino bien a todos nos vino bien así que quizás…

-¿Se va a quedar?

-No lo sé, estaba reacio, pero parece que al menos ahora lo está pensando así que…algo es algo.

-Me alegro.

-Y yo-dice Lanie dándome un abrazo justo cuando se abre la puerta y entra una pareja-yo me ocupo-dice con una sonrisa dejándome a solas con Martha.

-Me he enterado de lo de Rick-digo como si nada.

-Sí, ese hijo mío. Estoy segura de que encontrara su felicidad en este viaje, aunque me costó un mundo dejarlo ir, casi me meto en la maleta-dice sacándome una sonrisa-lo peor que llevo es no poder saber en todo momento que está bien. Hace un rato me ha llamado, era la primera vez desde que se fue. Hace apenas unos días, pero para mí ha sido todo un mundo. No puedo evitar estar preocupada por él.

-Es normal-digo colocando mi mano sobre su brazo.

-Solo espero que de verdad encuentre lo que busca porque si no…

-Lo encontrara, lo sé-digo con una sonrisa y la veo sonreír.

-¿Sabes? Pensé que iría a buscarte solo unas horas después de irse, que él no lo sabía pero que terminaría allí-dice con una sonrisa y es la segunda persona que me lo dice, y eso no sé si me hace sentir bien o no, porque definitivamente no lo hizo y eso…me hace sentir mal, porque yo hubiera firmado porque hubiera venido a buscarme, pero quizás no es lo que él necesita, o quizás piense que no es lo que necesito y entonces me pongo triste, porque él, es todo lo que necesito.

-Quizás no era yo lo que buscaba-digo con una sonrisa pero pienso que el corazón se me encoje, porque yo habría dejado mi carrera por él, o al menos la hubiera atrasado o habría intentado compaginarla con él, pero quizás para él solo fue un cambio de clic, eso le hizo cambiar pero yo no era eso que quería, o que necesitaba o vete tú a saber qué.

-No digas tonterías, quizá si él hubiera sido más valiente, o menos responsable, quizás entonces, hubierais sido la pareja más envidiada del mundo-dice con una sonrisa colocando su mano sobre la mía-aún puede que pase, pero mientras tanto…hay que disfrutar de la vida. ¿No has conocido a nadie?

-¿En serio?-le pregunto con una sonrisa.

-Bueno si mi hijo es tan tonto de no darse cuenta de que tú eres lo mejor que le puede pasar entonces, pues es su problema ¿no? te mereces ser feliz Kate.

-DE momento solo me centro en lo mío y en mi padre, es lo único que me importa ahora.

-Pues muy bien, pero de vez en cuando se puede disfrutar ¿no?-dice con una sonrisa y entonces empieza a entrar un montón de gente, ha llegado la hora punta y yo debería irme a casa para recibir a Kevin y Jenny y para poder ver a esa pequeñaja, además no quería molestar.

-Martha tengo que irme, solo tenía un rato.

-¿YA te vas? ¿Cuándo vuelves a Nueva York?

-Mañana, tengo que volver, lo único que no sé si me iré acompañada o no.

-Espero que tu padre se dé cuenta de que este es su lugar, por él y por nosotros, ¿Por qué eso significa que vendrás más a vernos?

-Si claro, todo el tiempo que pueda-digo con una sonrisa-mañana puedo pasarme a desayunar ¿te parece?

-Me parece muy bien, es más espero que no se te olvide-dice con una sonrisa levantándose para abrazarme y yo me dejo envolver por sus brazos mientras una sonrisa ilumina mi cara.

-¿YA te vas?-dice Lanie y yo solo asiento antes de fundirnos también en un abrazo-me alegro mucho de verte y espero que puedas venir más ahora.

-Yo también lo espero, además, recuerda que siempre serás bienvenida en mi casa.

-No te creas que me he olvidado-dice volviendo a abrazarme y con esas sonrisa me voy feliz y con la tranquilidad de que si mi padre decide quedarse, va a estar mejor que nunca.

CONTINUARÁ…
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 69

Mensaje por tamyalways el Dom Feb 18, 2018 11:26 pm

Buenos días, aquí estamos una semana más, espero que todo siga bien por aquí, mucho animo a todos los que viváis en México o tengáis amigos y familiares allí, mucha fuerza. Sin más, os dejo con un nuevo capítulo, ya va quedando muy poquito, ya vamos contando los capítulos hasta el final.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 69
POV KATE
Estoy llegando a la pensión y estoy tan feliz de este viaje a pesar de no verlo, a pesar de que había deseado tanto ese encuentro, pero lo quiero y será que algo se me pego de él pero quiero lo mejor para él, ojala encuentre lo que es mejor para él aunque no sea yo. Creo que sin darme cuenta todo este tiempo aun he mantenido la esperanza a pesar de que pensaba que era imposible de que dejara esto. Ahora lo ha dejado, pero nada tiene que ver conmigo. Tomo aire y camino los últimos metros hasta entrar dentro de la casa. Todos están felices y nerviosos preparando todo, saludo a todos y subo para cambiarme antes de que lleguen.
No tardo mucho y cuando bajo me voy directa a la cocina para ayudar a Allie que me recibe con una sonrisa. Le ayudo con una sonrisa y rápidamente tenemos todo listo. Entonces suena la puerta de casa y se oye la voz de Jenny y de Kevin saludando a todos y antes de que pudieran preguntarse quien era ese hombre que estaba allí sentado salgo por la puerta de la cocina.
- ¿A mí no me saludáis? -digo como si nada y veo como los dos se giran sorprendidos, tanto que Kevin se queda allí parado mirándome sin hacer ni decir nada mientras Jenny se acerca para abrazarme con cuidado porque lleva a su pequeña en brazos.
-Dios Kate, cuanto me alegro de verte-dice con una sonrisa sincera y yo se la devuelvo emocionada al ver como tiene a esa pequeñaja en brazos que sin duda ha crecido y esta preciosa.
-ES hermosa-digo emocionada mientras acaricio su carita y la veo removerse en los brazos de su madre y entonces en cuando veo como se acerca Kevin y me abraza-me alegro de verte-digo abrazándole.
-Yo también y sorprendido-dice con una sonrisa.
-Si ya se ha notado-dice Roy haciéndonos a todos reír.
-Coge a la pequeña-dice Jenny entregándomela y yo me limpio las lágrimas antes de prepararme para cogerla, era pequeña, quizás algo más de lo normal, pero era normal después de por todo lo que paso, ahora estaba bien, estaba sana y empezaba a coger peso, se notaba que ya lo malo había pasado y estaba poniéndose hermosísima.
-¿Todo bien?-pregunto con miedo.
-Todo perfecto, es buenísima, ni si quiera nos molesta mucho por la noche-dice el papa mirándole, se le caía la baba.
-Bueno a la mama un poco-dice Jenny sin duda recriminándole que él se duerme mientras ella se levanta a darle de comer.
-No nos quejemos-dice Ryan riéndose-y tampoco hablemos muy alto-dice poniendo cara de pánico.
-Tiene unos ojos preciosos.
-Sí, los de su papa-dice Jenny emocionada, sin duda tener a un hijo tenía que ser lo mejor que te pasaba en la vida.
-¿Todos listo para la comida?-dice Allie como siempre deseando que todos estuviéramos bien comidos, aunque creo que era por tenernos a todos juntos, era la hora en la que todos coincidían, en la que todos estaban juntos, y creo que por eso se convirtió en la hora más importante para ella, y sin duda, la que más disfrutaba.
Nos sentamos en la cocina tras presentarle a mi padre y comimos todos recordando buenos momentos, poniéndonos al día de todo este tiempo que habíamos estado separados, y me di cuenta de que parecía que no había pasado el tiempo, parece que fue ayer cuando cenamos juntos por última vez, y eso me hace mirar de nuevo la cara de todos y cada uno de ellos, buscando la suya de nuevo, pero en cambio veo la de mi padre, más callado de lo normal pero con una sonrisa mientras escucha a todos detenidamente.
Acabamos todos en el comedor disfrutando de la compañía como siempre con un refresco cada uno, cosa que agradezco en silencio a Allie porque mi padre todavía no estaba listo para estar cerca de alguien que está bebiendo, no como Roy, aun no, estoy segura que llegara ese momento pero hasta entonces es mejor no tentar a la suerte.
Los miro allí a todos y no puedo evitar sonreír, pertenezco a esta familia y siempre voy a pertenecer a ella, eso me hace sentir orgullosa. Me levanto sin que nadie se dé cuenta y salgo fuera a ese aire fresco que siempre necesitaba cuando me sentía agobiada, ahora me doy cuenta de que los agobios que tuve aquí fueron una tontería, solo tenía miedo a lo que estaba sintiendo eso me aterraba. No quería reconocer que me estaba enamorando de alguien que creía que quería a otra persona, pero sé que eso no es así, no necesito que me lo dijera para saber que él también sentía lo mismo, el mismo miedo a lo desconocido, a lo que no podíamos controlar.
Siendo un ruido detrás de mí y cuando me giro veo a mi padre acercándose, me mira con una sonrisa y luego se sienta a mi lado. Coloco mi mano sobre la suya y estamos así en silencio durante un buen tiempo, hasta que sentimos la necesidad de decir algo.
-Hace una noche increíble-digo para romper ese silencio pero él sigue mirando a la nada unos segundos más.
-Voy a quedarme-dice de repente sorprendiéndome y me giro para mirarle sorprendida.
-¿Qué?
-Voy a quedarme, esta gente…es increíble, tienes razón, nunca me sentiré solo, nunca lo estaré-dice con una sonrisa-creo que eso puede ayudarme, además…estar en casa….no me ayuda-dice de repente.
-Papa yo…
-No, no es tu culpa, son demasiados recuerdos, demasiadas cosas vividas.
-Debería haberlo sabido.
-Pensaste que era lo mejor. Puede que este sea mi lugar, el lugar donde lo consiga.
-Papa…prométeme que vas a estar bien o no pienso dejarte e irme de aquí.
-Voy a estar bien, pienso llamarte todos los días, y espero que vengas a verme todo el tiempo que puedas-dice con una sonrisa intentando tranquilizarme.
-Voy a echarte mucho de menos-digo con lágrimas en los ojos y siento como tira de mi para abrazarme, aunque sé que está haciendo lo correcto, aunque estoy súper orgullosa de él, a pesar de que siento que yo no puedo hacer mucho más, tengo miedo de volver a equivocarme, de que esta no sea la mejor decisión que pudiera tomar para ayudarlo.
-Todo va a ir bien, estaré muy orgulloso de ti cuando consigas ser una gran poli cariño-dice de repente y me doy cuenta de que ese es el motivo principal de quedarse, que yo no tenga que dejar la Academia, quizás si no fuera por eso…-será mejor que entremos a preguntar, quizás no me quieran aquí.
-No digas tonterías-digo levantando y tirando de él para que se pusiera en pie y así poder entrar los dos.
Entramos dentro donde todos siguen conversando unos con otros con total tranquilidad. Entonces nos ven entrar y no necesitamos decir nada para que dejen todos de hablar.
-Chicos, yo…quería pedirles un favor-empecé sin saber muy bien que decir, aunque sabía la respuesta por parte de todos.
-Déjame a mi ¿Si?-dice mi padre agarrándome de la mano con una sonrisa-quería pediros si podía quedarme aquí un tiempo, por supuesto pagare lo que haga falta o ayudaré con lo que sea, en realidad necesito estar ocupado así que…-dice ya explayándose demasiado.
-Eres más que bienvenido a esta casa-dice Allie levantándose-aquí todos somos una familia, cada uno cuidamos del otro. Ya te acostumbraras. En cuanto a pagar algo….todo es común en esta casa, todos ayudamos de la mejor manera que podemos ¿sí? No te preocupes por nada, ya te explicare las reglas no quiero que te eches atrás antes de tiempo-dice haciéndonos reír a todos-bienvenido-dice acercándose y dándole un abrazo y me alegra saber que a partir de ahora él también va a pertenecer a esta familia.
Ya se han ido Jenny y su familia, Kira está acostando al pequeño y Allie está enseñando a mi padre cuál será su habitación a partir ahora. Estábamos solo Roy, Noah y yo, pero entonces Noah se levanta disculpándose para irse a descansar y me quedo a solas con Roy. Aprovecho para acercarme y sentarme a su lado y me recibe con una sonrisa.
-Tengo que agradecerte muchas cosas lo sabes ¿no?
-No tienes nada que agradecerme, lo hice con mucho gusto, además sé que no me he equivocado contigo, vas a ser una gran policía.
-Lo voy a intentar con todas mis fuerzas.
-Estoy seguro de ello.
-Roy…tengo que pedirte otro favor.
-No hace falta que lo hagas, todos cuidaremos de él.
-Lo sé, pero necesito que le ayudes, que le expliques por lo que pasaste y como saliste de eso. Creo que tú puedes entenderle mejor que nadie, yo pensé que podría ayudarle pero no entiendo por lo que está pasando tu sí.
-Tranquila, ya te he dicho que lo cuidaremos, haremos todo lo posible para que este bien, para que lleve su enfermedad lo mejor posible. Quiere salir de esto Kate, eso es lo más importante.
-Lo sé, aunque tengo miedo de que no lo logre, de que recaiga o yo que sé.
-Es normal, pero siempre va a tener que luchar contra esto, el resto de su vida Kate, esto es para siempre.
-Lo sé, lo sé.
-Pero todo se ira suavizando, te lo prometo.
-Eso espero-digo dándole un abrazo-gracias por todo.
-Gracias a ti Kate, me has recordado la mejor etapa de mi vida, y es un placer y un honor poder ayudarte a cumplir tu sueño, a que pertenezcas a esta familia-me levanto y lo abrazo con todas mis fuerzas antes de despedirme y subir las escaleras para meterme a mi habitación, aunque me quedo parada porque Allie le ha dado esa habitación a mi padre. Y entonces aparece de la nada.
-¿Te importa dormir en la habitación de Rick?-dice Allie sorprendiéndome y no sé si debería, aunque estaba deseando hacerlo-a él no le importara te lo aseguro-dice con una sonrisa acompañándome hasta la puerta-descansa, nos vemos mañana.
-Gracias-digo dándole un beso antes de abrir la puerta y en cuanto lo hago todos los recuerdos se me pasan por la cabeza, él enfermo tumbado en esa cama, yo abrazada a su cuerpo, su mirada fija en mí, su corazón latiendo con fuerza, el calor que desprendía su cuerpo. Me acerco a la cama y paso con cuidado mi mano por encima como si pudiera acariciarlo.
Me desvisto y me meto dentro de las sabanas y a pesar de que ya hace días que no duerme aquí, aun puedo notar su olor en la habitación, en su cama, en la almohada, pero ya no puedo notar su calor, él ya no está.
CONTINUARÁ…
Bueno pues en el próximo capítulo tendremos un salto temporal algo más largo. Gracias a todos por seguir leyendo, ya se va acercando el final y con ello lo bueno. Además, ya tengo algo más avanzada la nueva historia. Estoy empezando a disfrutarla y creo que tiene que ver con que ya sé por dónde van a ir tirando los tiros. La tengo algo más avanzada, aunque espero que pueda avanzarla más mientras acabamos con esta historia. Gracias a todos y seguimos.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 70

Mensaje por tamyalways el Mar Feb 20, 2018 11:05 pm

Buenos días, hoy es uno de esos días en que los extraño mucho, mucho, mucho. He estado meses sin ver ni un capítulo porque era raro, y complicado. Pero es verdad que llevo un par de semanas que casi todos los días veo algún capítulo y estoy muy nostálgica, quiero despertar de esta pesadilla y volver a tener a nuestros chicos haciendo nuevos capítulos, haciéndonos reír y llorar a partes iguales. Sé que eso no es posible, pero dejadme soñar jaja.
Bueno pues, centrándome en la historia, aquí os dejo un gran salto en el tiempo, y bueno además llega un salto importante en la historia, un salto que nos lleva al final. Gracias por seguir ahí, siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 70
POV RICK
OCHO MESES DESPUÉS
En viajado por todo el mundo, nunca he estado más de tres semanas seguidas en algún lugar, pero ya llevo un mes y medio aquí, y por un momento he pensado que quizás este era el lugar al que estaba destinado, quizás era el lugar que he estado buscando todo este tiempo.
Estoy en una pequeña aldea de Etiopía que ni si quiera se deletrear. Conocí a una chica hace un par de meses en España, pertenecía a una ONG que actuaba por aquí e iba a destinada como voluntaria. Me hablo de ello y no pude evitar unirme a ella, sentí de repente que era lo que había estado buscando justo en el momento en que me lo dijo.
Ya llevo aquí un mes y medio y aun no siento la necesidad de irme, estoy bien, siento que hago algo por los demás, por estas familias que no tiene nada para vivir, que ni si quiera tienen agua potable y que apenas tiene medicinas para poder sobrevivir a enfermedades tan insignificantes para el resto del mundo.
Camino rodeado de todos los chicos, corriendo y sonriendo mientras van hacia la pequeña sala que tenemos reservada como colegio, al menos un pequeño avance que han conseguido. Ana, que es la chica con que vine aquí, está reunida, llevamos dos semanas preparándolo todo. Parece ser que una empresa iba a donar una buena cantidad de dinero que iba a ayudar en cuanto al agua potable, solo espero que lo consiga.
Mi trabajo aquí por llamarlo de alguna manera, es darle clases a estos chicos, es lo más cerca que he estado de escribir desde que me fui de casa, pero enseñar leer a estos pequeños es algo increíble, es algo que me acerca a esa Rick que fui hace muchos años. Soy feliz y me siento realizado, pero mentiría si dijera que no los echo de menos, a todos, y si, también sigo pensando en ella, después de todo es la persona que me hizo empezar todo esto, es la persona de la que de verdad he estado enamorado.
Salgo del colegio dejando a la pequeña Abeba en el suelo y veo como Amín sale corriendo detrás de ella sacándome una sonrisa, entonces veo a Ana como se dirige hacia la pequeña casita donde pasamos la mayor parte del tiempo libre, no tiene buena cara así que decido ir a ver qué pasa.
-¿Puedo?-digo asomándome y la veo limpiarse la cara, ha estado llorando.
-Pasa-dice haciendo como si nada pasara pero no podía ocultarme nada.
-¿Qué ha pasado?
-No van a darnos la donación, parece ser que no es suficiente para limpiar su imagen así que prefiere no donar nada-dice sin duda abatida y llena de rabia, llevaba mucho tiempo intentando esa donación para conseguir el agua, sabia como se sentía.
-Lo siento, pero no podemos rendirnos. Podemos conseguir de otra manera ese dinero ¿no?
-Tu no eras rico ¿no? -dice bromeando-llevo meses, desde que estaba en España hablando para conseguir esa donación, tardaré meses en conseguir entablar conversación con alguien más y solo esperar que no pase lo mismo que ahora, esto es lo que más me frustra. Ojala tuviera todo el dinero del mundo para esos chicos.
-Ojalá-digo pensando en sus palabras y me despido yéndome hacia mi habitación.
No podía dejar de darle vueltas a las palabras de Ana, ¿y si podía hacer algo por estos niños? ¿Y si este no era mi destino? ¿Y si yo pudiera hacer algo para conseguir ese dinero? Siento como mi corazón late con todas sus fuerzas, estaba cada vez más seguro de que lo que estaba buscando, está cerca, más cerca cada vez. Solo tenía que hacer una cosa más, una cosa que me lleve hacia mi destino final.
Espero hasta la hora de la cena para hablar con ella, quería tomarme mi tiempo para pensarlo bien, pero no había cambiado de opinión, lo tenía claro, iba a hacerlo. Solo esperaba que funcionara, que yo encontrara lo que buscaba pero sobre todo, que consiguiera el dinero para que estos pobres niños pudieran tener agua potable de una vez por todas.
Me siento junto a Anna que está alejada del resto, sin duda seguía enfadada y no quería que nadie lo notara. Me siento a su lado y me mira como casi suplicándome que le dejara en paz que no estaba de humor, pero me daba igual no me iba a ningún lado.
-Rick….
-¿Qué? ¿Está ocupado este asiento?-digo haciéndome el inocente con una sonrisa y la veo cabecear con una pequeña sonrisa, me alegro de verla sonreír.
-¿Qué quieres?
-Yo…quiero hablar contigo, pero quizás después de cenar.
-Pues vamos, no tengo hambre.
-Pero yo sí, así que hasta que no te comas eso no cuentes con que te cuente nada-digo advirtiéndole y piensa que no voy en serio pero con mi mirada se lo dejo claro así que empieza a comer.
Comemos en silencio poca cosa porque tampoco hay mucho y la verdad es que poca variedad, pero no puedo quejarme, no cuando hay niños aquí que se tienen que conformar con la comida que le damos al día, luego llegan a su casa y no pueden comer nada más. Así que me como todo lo que hay en mi plato y espero a que ella acabe y nos vamos a su habitación para estar más tranquilos y poder contarle mi plan.
Le he contado mi plan y lleva cinco minutos sentada en la cama con las piernas cruzadas sin decir nada, estoy a punto de marcharme o de volver a contárselo por si no se ha enterado cuando rompe el silencio.
-¿Estás seguro? ¿Es lo que de verdad quieres?-me pregunta y yo la miro sorprendido, pensé que su primera pregunta sería si estaba seguro, pero sí de iba a poder conseguirlo.
-Quiero hacerlo-digo seguro.
-Eso lo sé, pero no quiero que tu vida se joda, que hagas algo que no quieres solo por ayudar.
-Creo que siempre he estado destinado para ello, quizás no encontré la razón al hacerlo de forma correcta, esto me ha ayudado para hacerlo bien, para hacer que eso sea algo más que solo hacerme sentir bien, puedo ayudar a esos niños así que…
-Si estás seguro-dice con una sonrisa.
-Si lo estoy, solo espero que funcione.
-Yo confió en ti.
-Está bien, tengo que hacer una llamada. Necesito volver a casa cuanto antes.
-Dile a John que es importante, serás el primero en poder usarlo.
-Está bien-digo guiñándole el ojo y la veo levantarse y darme un fuerte abrazo.
-Gracias Rick, no sabes todo el bien que vas a hacer, no sabes lo agradecida que me siento.
-Al menos, ¿Me echaras de menos?-digo bromeando con una sonrisa.
-Ya sabes que sí, ojalá pudieras quedarte.
-Quien sabe, quizás pueda volver…-digo pensativo, aunque no sé porque sentía que ya había encontrado mi camino, y que no era estar aquí, aunque eso sí, vendré de visita más de una vez, esto me ha ayudado mucho, y siento que también les debo mucho, han hecho que mi vida coja su camino por fin, y ha hecho que me sienta mucho mejor conmigo mismo.
-Siempre serás bienvenido-dice con una sonrisa y yo se la devuelvo mientras me dirijo hacia el teléfono para poder hacer la llamada que me devuelva de nuevo a casa.
POV KATE
Me despierto sobresaltada, no, no ha sido una pesadilla, al revés, ha sido un sueño bastante movidito, bastante intenso. Hacía mucho que no soñaba con él, casi pensaba que me había olvidado de él, no pensaba hacía mucho tiempo en él pero supongo que el inconsciente va por libre. Tomo aire y me levanto de la cama para darme una ducha rápida y fría, sin duda la necesitaba después de ese maldito sueño.
Preparo el café como cada día mientras tacho otro día en el calendario, un par de semanas y abre conseguido mi sueño, aunque sé que en realidad solo estaré empezando, será un camino largo y complicado, pero estaré muy feliz haciendo algo por lo que tanto he luchado.
Mi padre lleva ya meses en la pensión con el resto, esta genial, se ha integrado perfectamente en la familia, creo que más rápido de lo que yo lo hice, siento envidia porque él está rodeado de buena gente, de gente que le quieren, de una familia. En momento como este, en el que estoy sola, quiero pedirle que venga que vuelva conmigo, pero sé que no puedo pedírselo, tiene que salir de él, y además no quiero que recaiga, esta tan bien de su enfermedad que casi estoy sorprendida, aunque confiaba en él.
Quedan dos semanas para poder salir de la Academia, dos semanas para por fin pertenecer a esa familia y no podía dejar de `pensar en ello, pero eran dos semanas claves, dos semanas intensas en las que no iba a poder viajar ni si quiera el fin de semana o un día para verlo, y sentía que en este momento lo necesitaba más que nunca, supongo que necesito a las personas que quiero conmigo, porque esto al fin y al cabo lo estoy haciendo por la persona que más he querido en mi vida, mama, esto es por ti.
Escucho como un coche pita en la calle, me limpio una lágrima que está cayendo por mi mejilla, echo el café en un par de tazas para llevar y salgo corriendo, Tom me está esperando fuera como siempre, y me doy cuenta de lo que Roy me dijo, vas a entrar a forma parte de una gran familia, y sé que tiene razón cuando veo a Tom, porque para mí ya es parte de mi familia, de mi otra gran familia.
CONTINUARÁ…
Bueno pues parece que Rick ha encontrado lo que busca, para los que no hayáis leído entre líneas, en el próximo capítulo, Rick os contaré cuál es su idea. Pero lo más importante, es que vuelve a casa.
En cuanto a Kate, estas a punto de conseguir lo que busca, por todo lo que ha luchado. Ambos están donde querían estar, ¿Es el momento de reencontrarse?
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 71

Mensaje por tamyalways el Jue Feb 22, 2018 10:19 am

Bueno para celebrar los 300 comentarios os dejo un capítulo extra, aunque ya os aviso que a veces esas cosas no son un regalo jaja. Pero recordad, que mañana haya otro capítulo. Gracias a todos por comentar, por leer, por vivir esto conmigo con la misma intensidad que yo lo hago.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 71
POV RICK
Acabo de llegar al aeropuerto, miro alrededor, le dije que no hacia falta que viniera, pero sabia que estaba ahí en algún lado esperándome. Bajo con la mochila, con lo poco que había utilizado durante casi todo este año, no había necesitado mucho para ello, tres o cuatro mudas y un par de libretas repletas de montón de historias y anécdotas que he vivido. Solo eso he tenido, y es lo único que he necesitado. Pero cuando veo allí de pie a la mujer más importante de mi vida, mirándome sin llegar a creerse que estaba ahí de pie delante de ella, me doy cuenta de que quizás no era suficiente lo que llevaba en la mochila, aunque había intentado vivir sin ellos, ahora me doy cuenta de que siempre, siempre, voy a necesitarla a ella y a todos.
-Cariño-dice abrazándome con todas sus fuerzas y yo sonrió mientras la aprieto dejándome llenar por su olor, el contacto con su piel y por esa energía que desprendía.
-Hola mama.
-Dios, este más delgado, y esa barba…estas guapísimo-dice mirándome con una sonrisa y con lágrimas en la cara.
-Tú también esta guapísima mama-digo con una sonrisa dejando un beso en su mejilla.
-Vamos, todos te están esperando-dice con una sonrisa tirando de mí y quería decirle que no había venido a eso, que tenía que hacer algo importante, y quizás no era justo para Ana y el resto, pero no quise hacerlo, necesitaba verlos, lo otro tendría que esperar, aunque fueran unas horas, sabía que no todo iba a solucionarse en un abrir y cerrar de ojos, así que quería verlos, disfrutar de ellos antes de hacer lo que tenía que hacer.
Llegamos a la pensión y miro a mi alrededor, parece que no ha pasado el tiempo que todo sigue igual, pero puedo ver como hay plantas nuevas en la entrada y como han pintado la fachada de nuevo, aunque manteniendo el color antiguo, han hecho un gran trabajo con el mantenimiento y eso me hace sentir bien, sin duda no me equivoque en dejarles la casa, era lo que tenía que hacer.
Como siempre la puerta está abierta y la sonrisa aparece en mi cara, entramos dentro sin llamar y están Kira con Rony sentados en el sofá leyendo un libro mientras Noah y Roy juegan a las cartas con otro hombre y Allie está tejiendo un trajecito, parece que no ha pasado el tiempo, parece que fue ayer cuando los vi por última vez.
-Vaya manera de recibir a la gente en esta casa-digo alto para que todos me oyeran y veo como todos levantan la cabeza de lo que están haciendo y me miran como si estuvieran viendo un fantasma, quizás ya habían perdido la esperanza de volver a verme.
-Rick-escucho a Kira con una sonrisa y es la primera en levantarse y darme un abrazo mientras el resto se levanta y se acerca para darme un abrazo.
-Oh hijo-dice Allié dándome un abrazo mientras siento como las lágrimas vuelven a asomar a través de mis ojos, como les había echado de menos.
-Como os he echado de menos-por fin consigo decir y entonces veo como el pequeño me mira pero no se mueve. Ha pasado un año, un largo año en la vida de un niño tan pequeño puede cambiarlo todo, ¿Se había olvidado de mí?
-Rony cariño, es Rick, dale un beso ¿Si?-dice Kira apremiándole pero el niño no se mueve-Rony.
-No, él me abandono-dice con rabia y sale corriendo escaleras arriba y siento como una patada en el estómago, había hecho daño a ese pequeño y eso no iba a poder perdonármelo.
-No le hagas caso, iré a hablar con él.
-No, déjalo, ahora subo yo ¿Si?-digo y la veo asentir, entonces me quedo mirando al desconocido que sigue allí sentado en la mesa con las cartas en la mano y mirándome.-perdona ¿nos conocemos?
-No, no lo creo-dice levantándose-soy Jim, Jim Beckett.
-¿Beckett?-digo quedándome parado con la mano aun estirada después de estrechársela.
-Sí, soy el padre de Kate-dice con una sonrisa y yo asiento con la boca aún abierta, me sentía un idiota-me han hablado mucho de ti.
-Espero que bien-digo con una sonrisa y ambos sonreímos más relajados-encantado de conocerlo, ya tendremos más tiempo para hablar y ponernos al día todos, pero quiero antes de nada ir a ver al peque.
-Claro, ve tranquilo.
Subo las escaleras sin duda con el estómago encogido, ¿Qué decirle a ese pequeño para hacerle entender que era lo que me había pasado para irme? ¿Cómo explicarle que lo necesitaba? ¿Cómo explicarle que no era por él? ¿Qué había sido muy complicado?
Golpeo suavemente la puerta y lo veo allí tumbado en su camita enfurruñado. Había crecido tanto, ¿Cuánto me había podido perder de este pequeño en un año? Tantas cosas que ya no iba a poder recuperar.
-¿Puedo pasar?-le pregunto desde la puerta y no me contesta, solo me mira un segundo antes de volver a apartar la mirada de mí. Me acerco despacio a la cama cerrando la puerta detrás de mí-sé que estas enfadado, tienes razones para ello, pero me gustaría que me dejaras explicarme. ¿Puedo?-le pregunto y lo veo asentir mientras se acomoda un poco para mirarme lo que me relaja, al menos va a dejar que le hable.
Me siento en la silla que hay al lado de la cama e intento ver por dónde puedo tirar, siempre he tenido dificultad para explicar que me pasaba, ¿Cómo lo hago con un niño? Al final decide ser sincero y luego ya vería.
-Cariño yo…necesitaba irme, estar solo. Yo os quería mucho, os quiero mucho. Erais todo lo que tenía en mi vida, y necesitaba saber si era lo único que necesitaba.
-No lo entiendo.
-Verás, tú tienes a mama, y a todos nosotros. Y nos quieres mucho, pero también te gusta leer, te gusta jugar al futbol ¿no? pero que quieras ir a jugar a futbol en vez de estar con mama no significa que no la quieras ¿no? -Pues yo…solo os tenía a vosotros. Y era increíble. Pero necesitaba saber si había algo ahí que me gustara también. Pero eso no significa que no os quisiera o que no quisiera estar con vosotros, contigo.
-Pero fue mucho tiempo y lejos…no podía verte nunca.
-Lo sé, cariño, fue mucho tiempo. Pero los mayores somos así de complicados-digo con una sonrisa-pero ahora estoy aquí. Y prometo que voy a verte todo el tiempo que pueda, que voy a hacer lo posible para verte cada vez que quieras ¿sí?
-¿No vas a quedarte?
-No lo sé, pero voy a estar cerca eso tenlo claro y estaré en tu vida si aún es lo que quieres-digo esperando a ver su respuesta y parece pensarlo durante unos segundos que se me hacen eternos hasta que veo como se levanta y me abraza y siento como todo vuelve a ser como antes, como todo lo que necesito es esto, estar a su lado, al lado de todos ellos.
Cenamos todos juntos y hablamos, hablamos sin parar de todo y de nada, me vuelvo a sentir en casa, es una locura, pero una locura tan familiar que siento que me va a explotar el corazón, ¿podía ser que hubiera estado todo un año viajando buscándome a mí mismo y que solo unos segundos aquí hubiera bastado para darme cuenta de que esto era lo que quería? estoy volviéndome loco.
Salgo fuera y encuentro al padre de Kate sentado donde por primera vez hable con su hija, una sonrisa enseguida aparece en mi cara nada más recordarlo. Había pensado tanto en ella durante este viaje, demasiado tiempo, y siempre con una sonrisa y agradecido de haber podido pasar ese tiempo.
-Hola-digo acercándome y lo veo levantar la cabeza con una sonrisa y ofreciéndome un asiento que yo enseguida agradezco-¿Sabe? Nunca imagine verle aquí, pero Kate en cambio…
-¿Qué?
-Una vez me conto su…
-¿Mi enfermedad?
-Sí, tenía miedo de no saber ayudarte, dijo en broma que quizás pudiera mandarte aquí, quizás no fuera una broma después de todo.
-Cuando me lo conto, quería mandarle a la mierda-dice con una sonrisa-lo único que me mantenía sobrio era saber que la tenía cerca, pero tenía razón, la casa, la culpa, fue demasiado complicado de soportar. Tienes ahí dentro gente que…que vale la pena, muchísimo. Son muy grandes, y me va a costar un mundo volver a casa.
-No tienes por qué volver.
-Sí, si tengo, pero ya llegará el momento. Tengo que darle las gracias.
-¿Las gracias? Yo no he hecho nada-digo sin entender.
-Sí, tú creaste esto, pero no es por eso, es por cuidar de mi hija cuando debería haberlo hecho yo, me alegra de que se encontrara contigo en ese difícil momento. Le ayudaste a encontrar fuerzas para luego ayudarme a mí, le diste el amor y el apoyo que necesitaba en ese momento, le regalaste una familia completa cuando pensaba que todo lo había perdido. Por eso las gracias.
-Pues creo que yo también tengo que darle las gracias. Por su hija, gracias porque conocerla, ha hecho que mi mundo cambiara por completo, gracias a ella encontré una parte de mí que tenía encerrada, gracias a ella me he descubierto a mí mismo y me ha enseñado a amar de un forma completamente distinta-digo con una sonrisa sintiendo como mi corazón latía con fuerza solo de hablar con ella.
-¿Sabes? Ella le gustaría verte, deberías ir a verla.
-Lo haré, yo también estoy deseándolo.
-Dentro de dos semanas se gradúa, creo que le encantaría que estuvieras allí.
-Y estaré siempre que ella quiera-digo con una sonrisa pensando en ella, en ese reencuentro, un reencuentro que me hacía sentir nervioso, no sabía que iba a sentir en ese momento, pero si sabía que quería verla, que ella formara parte de mi vida, quería que fuera el centro de mi vida en realidad, pero no sabía que sentía ella, no sabía que iba a sentir yo en ese momento, pero si tenía claro una cosa, quería verla, verla para darle las gracias por conseguir que este hombre volviera a ser eso un hombre, un hombre que vive, que sueña, que lucha y que ama por encima de todo.
CONTINUARÁ…
Pues nada, en unas horas subiré otro capítulo así que… se acerca el reencuentro que todos esperáis, pero antes, Rick necesita hacer algo, algo para poder llegar a donde quiere estar.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 72

Mensaje por tamyalways el Jue Feb 22, 2018 9:54 pm

Buenos días, me he despertado con ganas de más y más después de leer vuestros comentarios. Bueno no me voy a enrollar mucho, y os dejo con el capítulo, espero que os guste jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 72
POV RICK
Me he levantado bien temprano esta mañana para poder viajar a Nueva York, no tenia hora, pero esperaba que me recibiera, no sé porque lo haría la verdad, solo esperaba no perder el día.
Llego al lugar de la reunión y entro hasta la recepción voy a dar mi nombre, pero parece que por aquí aun me reconocen.
-No sé si va a poder recibirte.
-Bueno, me da igual esperar todo lo que tenga que esperar de verdad, solo necesito hablar con ella.
-Está bien, se lo diré, aunque no puedo prometerte nada.
-Me vale-digo sentándome a esperar.
Llevo ya aquí dos horas esperando, estaba empezando a cansarme, pero sabia que lo estaba haciendo para molestarme, para que supiera que yo aquí ya no era nadie importante, que había perdido mi oportunidad, pero no me iba a ir de aquí hasta que al menos me dejara hablar. Me levanto y empiezo a pasearme por el pasillo porque ya no podía aguantar más y entonces veo como se abre otra vez la puerta, pero esta vez sale y enseguida la recepcionista se acerca para recordarle que estoy aquí y para llevarle unos papeles que firma rápidamente. Pasa por mi lado y ni si quiera me mira aunque sabe que estoy allí y le sigo rápidamente escaleras abajo.
-Gina, ¿tienes cinco minutos? Solo eso, por favor.
-¿Por qué tendría que darte cinco minutos? Ni si quiera te debo un segundo Rick, vete de aquí-dice mirándome fijamente, sé que le deje tirada en la estacada, pero joder no podía hacerlo.
-Gina…por favor…solo cinco minutos ¿sí?
-Uno.
-Está bien, tengo algo bueno para ti. He vuelto a escribir, es algo distinto, pero creo que puede llegar a interesarte, de verdad.
-No me hagas reír. No me interesa nada de lo que hayas escrito-dice con una sonrisa, segura y siento que puede que esto haya sido un error, pero entonces recuerdo porque estoy aquí y no pienso darme por vencido.
-No pude con ello, y quizás ahora tampoco, no de la misma forma, pero sabes que soy bueno, lo sabes, tu confiaste en mí, tu sabias lo que valía y sabes que aún es así, lo sabes. No querrás perderme.
-Te crees muy listo ¿verdad? Pues no lo eres, no te quiero en mi editorial, ni ahora ni nunca.
-Bien, pensé que te lo debía, pero si no lo aceptas me iré a otro lado, ¿Crees que no me lo publicaran? Después de todo este tiempo sabes que se venderá mucho mejor que el primero, que todo el mundo se quedó esperando a que volviera a escribir. Quería darte las gracias y pedirte perdón ofreciéndotelo a ti, pero hay muchas editoriales en esta ciudad Gina, no te preocupes por mí-digo guiñándole el ojo mientras me giro esperando que antes de que llegara a la puerta ella dijera algo, ya tenía la mano sobre la manija y había perdido toda esperanza cuando escuche como me llamaba.
-Rick…
-¿Si?
-Tienes cinco minutos, vamos-dice girándose, sé que quería que supiera que tenía la sartén agarrada por el mango y no me importaba que lo creyera, lo había conseguido y lo sabía.
Nos sentamos en su mesa y recuerdo el entusiasmo con lo que me senté la primera vez, ahora mi vida había cambiado, ahora sentía otro tipo de sentimiento.
-Bueno, ¿Qué es lo que tienes?
-Es algo distinto. He estado un año fuera, viajando simplemente con una mochila a cuesta. He escrito sobre mi viaje, creo que puede gustar a la gente.
-No sé, a la gente le gustaba lo que escribías. No creo que funcione.
-¿De verdad? A la gente le gustara saber dónde he estado este tiempo, que he estado haciendo. Después puede que escriba otro de misterio ¿Qué te parece?
-No lo sé, sabes que es algo que no puedo decidir yo.
-Lo sé, pero necesito una respuesta lo antes posible. Lo necesito de verdad.
-Pues tendrás que esperar a que hable con mi jefe. Pero creo que esta vez tendremos que firmar algún contrato para que no vuelvas a huir.
-No voy a huir, te prometo al menos dos libros, pero yo también tengo mis condiciones. Ya sabemos porque acabo la otra vez, ninguno de los dos queremos que eso vuelva a pasar. Pensaba escribir con un seudónimo, pero sabía que no ibas a aceptar. Entonces, solo voy a proponerte algo. Un par de entrevista como mucho de promoción y después os ocupáis vosotros. Yo solo quiero escribir, crear y recibir el dinero por mi trabajo, nada más que ver con fiestas, promociones y todas esas mierdas.
-Bueno…ya hablaremos más delante de eso ¿sí? Ahora no puedo decirte nada, así que será mejor que me dejes sola, cuando sepa una respuesta te llamare.
-Está bien. Gracias Gina, esto es importante para mí.
-Espero que también lo termine siéndolo para mí-dice mirándome fijamente y yo asiento mientras salgo, todo dependerá de lo beneficioso que les salga.
Camino por la ciudad como perdido, hacia demasiado tiempo que no paseaba por esta ciudad, la ciudad de mi infancia, la que creo mis sueños y los llevo a cabo para terminar haciendo que me dé cuenta de que era lo que detectaba y amaba de esta vida. Aquí pase grandes momentos y también los peores momentos de mi vida, pero he aprendido todo este tiempo en quedarme con la parte buena, y por eso volví a escribir, por eso quiero publicar otro libro, porque ese dinero, ese dinero puede ayudar gente que de verdad lo necesita, es mi sueño de verdad, el sueño que nunca pensé que tenía y que ha aparecido de nada, poder hacer algo que amas, que necesitas, que disfrutas, como es escribir, y darte cuenta de que con ello puedes ayudar, que ese dinero no es por fama, por simple avaricia, saber que con ese dinero podré ayudar a gente que quiero, a gente que necesita eso para poder vivir, es el sueño que nunca podré ni llegar a imaginar.
Camino por la ciudad con la cabeza en alto y con una sonrisa, siento que he conseguido todo lo que he buscado en esta vida, estoy rodeado de gente que quiero, que me quieren por como soy, estoy escribiendo, he vuelto a disfrutar haciéndolo y además, puedo ayudar a gente que lo necesita. No puedo ser más feliz, o eso pensaba cuando me doy cuenta que casi sin darme cuenta estoy aquí, delante de la Academia de policía, rodeado de un montón de gente con un mismo uniforme, pero da igual cuanta gente haya, puedo verla a través de todo esos uniformes iguales, ella es la luz que ilumina mi camino, y eso es lo que me falta para ser plenamente feliz, ella, ella siempre será la chispa que encienda mi alma.
POV KATE
Estamos todos aquí fuera, acabamos de llegar de hacer una prueba fuera, un simulacro increíble, estamos todos aun con la adrenalina a tope por lo que acabamos de vivir, era lo más real que hemos vivido desde que empezamos en la Academia, todo ha salido bastante bien y eso hace que estemos así todos contentos y disfrutando de los últimos momentos antes de que esto se acabe y empecemos en el mundo real.
-Dios esto hay que celebrarlo, todavía me tiembla todo, tengo adrenalina para parar un tren-dice Tom sin parar de moverse y yo no puedo dejar de reír, puede ser también debido a la adrenalina o puede ser porque estoy cerca muy cerca de cumplir un sueño.
-Te sienta increíble el uniforme-escuchamos de repente a mi espalda y enseguida veo como Tom salta.
-Será mejor que se vaya antes de que…-pero yo le paro la mano para dejarle claro que nadie tenía que defenderme.
-Yo sé defenderme muy bien…-pero no acabo cuando me giro despacio y me lo encuentro allí de pie con esa sonrisa con la que he soñado todo este tiempo, como si no hubiera pasado ni un solo día, como si fuera ayer cuando lo vi por última vez allí en aquella estación diciéndonos adiós, un adiós que terminé pensando que era para siempre. Y me doy cuenta de que ha pasado tanto tiempo, que ya había olvidado hasta su voz, pero aun así…aun así, siento como mi corazón empieza a latir con un ritmo muy diferente al que estaba latiendo hasta ahora.
- ¿No vas a decir nada? -dice con esa sonrisa y con los ojos brillantes y siento como mi mano tiembla, pero ya no es por la adrenalina, es por él, porque siento como mi corazón llora sin poder llegar a creérselo del todo, pero si, era él, estaba aquí. Y tengo miedo a que la voz se me rompa o a decir algo que no quiera o deba así que lo hago, lo que siempre he querido hacer desde que esto se acabó. Doy varias zancadas rápidas y coloco mis manos en su cara mientras lo acerco y lo beso, si lo beso porque es lo que he deseado todo este tiempo y ahora que lo tengo aquí, no puedo pensar en hacer otra cosa.
CONTINUARÁ…
Vale, ya os avisé que podía ser peor el remedio que la enfermedad, pero pensando bien, vais a tener que esperar el mismo tiempo que si este capitulo hubiera ido el lunes, y además, pues ya podéis disfrutar el fin de semana del reencuentro jaja.
Gracias a todos de nuevo por seguir ahí, y seguimos la semana que viene, esto esta llegando al final, se han encontrado, sus corazones han hablado, pero tienen mucho de lo que hablar y mucho que aclarar para poder dejarse llevar por esos sentimientos que dejan de gritar lo que sienten.
Buen fin de semana a tod@s XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 73

Mensaje por tamyalways el Lun Feb 26, 2018 3:29 am

Buenas tardes ya, si, se me ha pasado esta mañana, pero aquí estoy como cada lunes deseándoos una buena semana, y empezándola con Caskett siempre.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 73
POV RICK
Si, me toma por sorpresa el beso, si, tanto que me cuesta reaccionar, pero cuando lo hago, lo disfruto y participo de él pensando que esto tiene que ser un sueño. Siento sus manos en mi cara mientras sus labios se aprietan a los míos y mi lengua busca ese acceso a su boca mientras la aprieto por la cintura contra mi cuerpo, olvidándonos de todo, disfrutando del momento, disfrutando de este sueño.
Nos separamos solo unos centímetros mientras recuperamos el aliento tras el beso. Una sonrisa enseguida se dibuja en mi cara, para nada esperaba esto, para nada, es sin duda mucho mejor que cualquier sueño que haya podido tener.
-Yo…
-Lo siento-dice nerviosa pero con una sonrisa y yo coloco mi mano en su cara para que me mire.
-No lo sientas ¿sí? -digo con una sonrisa mientras me acerco de nuevo a ella-no lo sientas-le repito justo antes de volver a besar sus labios despacio, saboreando el momento, y sobre todo demostrándole que yo para nada sentía que hubiera pasado. Nos separamos de nuevo, mirándonos como si fuera la primera vez, y siento que esto no puede ser real, no merezco tanta felicidad.
-Has venido-dice de repente sorprendiéndome-al final has venido-dice con una sonrisa y yo le sonrió de vuelta.
-Me ha costado un poco encontrar el camino-digo casi como un susurro y la veo sonreír mientras me acaricia el pelo mientras me mira como si no se creyera que esto estuviera pasando de verdad.
-Has cambiado-dice de repente mirándome.
-Ha pasado un tiempo, tú en cambio estas más guapa que nunca-digo mirándole con una sonrisa-y repito de nuevo que te queda muy bien el uniforme-digo consiguiendo que se sonroje y entonces escuchamos como alguien se aclara la voz y veo como Kate se sonroja de golpe y baja la mirada sin duda avergonzada antes de girarse.
-Yo…dios que vergüenza
-No pasa nada, ya veo que no tenía motivos para golpearlo-dice el chico con una sonrisa-soy Tom, soy su compañero.
-Yo soy Rick, soy…-pero me paro porque no sé qué responder a aquella pregunta.
-Es un viejo amigo-dice Kate agachando la mirada-Tom ¿Nos vemos mañana?-dice mirándole y este asiente con una sonrisa.
-Claro, nos vemos mañana-dice con una sonrisa y yo estoy empezando a preguntarme si entre ellos había algo más que simplemente la palabra compañeros, pero antes de poder mirar más o preguntar siento la mano de Kate tirando de la mía para sacarme de allí.
Vamos todo el camino en silencio mientras el taxi nos lleva hacia la dirección que ella ha dado. Intento mantener mi manos en mis piernas aunque lo que más quería era agarrarle de la mano y mirarla todo el tiempo, pero esto me había tomado por sorpresa así que no hago ningún movimiento.
Cuando bajamos del coche veo como saca unas llaves y se dirige hacia un pequeño dúplex que hay al otro lado de la calle, con un pequeño jardín bastante descuidado, supongo que no tiene mucho tiempo para ello.
-Es la casa de mis padres-dice cuando entra y me hace pasar-llevo un tiempo pensando en irme a algún otro lugar pero luego pienso en que si la mantengo quizás mi padre vuelva. Aunque parece que no lo va a hacer nunca, está bastante bien en la pensión…o no te lo había dicho-dice rápidamente, está demasiado alterada, demasiado acelerada y así no podemos hablar bien.
-Ya lo sé, he pasado por allí antes.
-Claro yo…
-¿Por qué no nos sentamos?
-Sí, ¿Quieres un café?
-Está bien-digo siguiéndole hacia la cocina y me siento en la pequeña mesa que ahí esperando a que preparada el café y se sentara, esperando que así pudiéramos hablar más tranquilos.
No dejo de mirarla, como se mueve con ese uniforme aun puesto y una coleta que recoge su pelo, lo tiene más largo y un poco más claro que la última vez, y tenía una luz especial, supongo que el estar cumpliendo su sueño es lo que le hace aun estar más bella, no lo sé, pero no puedo dejar de mirarla y sé que está nerviosa igual o más que yo.
Se acerca con dos tazas de café y esta tan nerviosa que cuando va a colocarla sobre la mesa se vierte un poquito de una de las tazas haciéndola maldecir. Se va a mover para ir a limpiarlo, pero sé lo impido, le hago que se siente y me levanto yo a por un trozo de papel de cocina y lo paso con cuidado por la mesa limpiándola antes de sentarme a su lado.
-Estoy tan nerviosa que…-dice con una sonrisa mientras mira hacia abajo, la verdad es que yo también estaba nervioso, nunca me había sentido así, eran unos nervios buenos, no sabía cómo explicarlo.
-Yo también estoy nervioso-digo con una sonrisa agarrando su mano entre las mías y la veo mirarme con una sonrisa-si te digo la verdad…no sé cuáles eran mis intenciones viniendo aquí, para nada esperaba lo que ha pasado-digo y veo como su cara cambia, por un segundo, creo que no me ha entendido-Kate, fue mucho mejor de lo que podía haber llegado a imaginar, y mucho más después de como todo acabo…por cierto, lo siento mucho Kate, lo siento mucho-digo mirándole fijamente hasta que la veo sonreír y eso hace que yo también sonría.
-Yo tampoco esperaba reaccionar como he reaccionado. Pero sabia que dijera lo que dijera ni iba a poder decir todo lo que quería decir…no iba a ser capaz de explicarme. Y en cuanto a lo otro…sé porque lo hiciste…y lo importante es que…estas aquí-dice con una sonrisa tímida haciéndome sonreír.
-Te has explicado increíblemente-digo con una sonrisa.
-Sabes…durante algún tiempo lo dude, pero creo que siempre lo supe. Sabía que vendrías, que algún día te encontraría allí de pie delante de mí, aunque tardaste mucho en venir-dice con lágrimas y yo se las limpio con delicadeza.
-Yo no lo sabía…pero al final, aquí estoy. Estuve perdido durante todo este tiempo, pero ese segundo, ese beso…hizo que me diera cuenta que estaba en el lugar que siempre había soñado estar, ¿Cómo lo supiste tu antes que yo?-pregunto mirándola y la veo mirarme con una sonrisa.
-Porque lo notaba aquí-dice colocando su mano en su pecho-siempre estabas aquí, sabía que este era tu lugar, lo sabía-dice emocionada y me levanto arrodillándome delante de ella para poder abrazarla y así, sintiendo su corazón latiendo con fuerza, ese corazón que latía al mismo ritmo que el mío, lo digo, lo digo por fin.
-Te quiero Kate-digo por fin dejando caer esas palabras que durante un largo año he mantenido en mi interior sin dejarlas salir, por miedo o por no estar preparado.
-Ya era hora-dice riéndose y haciéndome reír-yo también te quiero Rick-dice con lágrimas en los ojos y una amplia sonrisa y sin duda, hoy es el día más extraño y feliz de mi vida.
-Dios llevo tanto tiempo con esas palabras en la punta de la boca, sin dejarlas salir que…ha sido todo un alivio-digo acariciando su cara y su pelo-creo que no estaba preparado…y creo que tú tampoco…tenías que vivir esto, tenías que ayudar a tu padre, tenías que buscar tu sueño. Ahora todo es distinto, yo me siento bien, liberado por completo y tú, has conseguido lo que querías.
-Aun no-dice con una sonrisa.
-Si quieres podemos esperar hasta que…-digo bromeando
-Ni se te ocurra decirlo-dice haciéndome reír-tienes razón…quizás no fuera el momento, pero me alegro que al final…que al final llegara nuestro momento.
-Sí, creo que me negaba a verlo, pero creo que sabía perfectamente que tú eras mi destino Kate, creo que lo sabía desde el primer día que te vi allí en la puerta de la pensión con aquella mochila y esa cara de…de dolor-digo mirando hacia el pasado-siempre lo he sabido-digo mirándola a los ojos mientras me acerco para dejar un suave beso en sus labios.
-¿Qué…que has hecho todo este tiempo?-pregunta de verdad interesada.
-Viajando todo el tiempo-digo sentándome y tirando de ella para que se siente sobre mis piernas-no he parado mucho tiempo en ningún lugar, buscaba mi sitio, ese lugar donde quedarme para siempre. No lo he encontrado en este viaje porque ya lo había encontrado antes-digo mirándola y la veo como mira con una sonrisa-solo he parado durante un tiempo en un solo lugar-digo poniéndome serio-me uní a una ONG en África, he estado allí dos meses. Pensé que aquel iba a ser mi lugar, de verdad lo pensé, hasta que me di cuenta de que aquí iba a ser de más ayuda que allí.
-¿Cómo es eso?
-He encontrado la manera de hacer lo que me gusta y poder ser de ayuda para aquellos chicos y sus familias-digo mirando hacia la nada-he vuelto a escribir, y voy a publicar un libro-digo de repente y veo sorpresa en su cara-lo hago porque soy feliz escribiendo…y publico porque…ese dinero va a tener un buen fin, voy a poder ayudar haciendo lo que me gusta, creo que he conseguido saber cuál es mi objetivo en la vida-digo con una sonrisa y siento como su mano acaricia mi cara.
-Estoy feliz por ti Rick.
-Esto en parte es gracias a ti., tú me animaste a escribir, tú me animaste a ver lo bueno de aquella vida que deje atrás. Todo te lo debo a ti.
-Eso es mucho decir no crees-dice con una sonrisa mientras me besa suavemente-¿Sabes?
-¿Si?-digo poniéndole morritos.
-Estoy cansada, podíamos dejar la conversación para mañana ¿no? -dice con una sonrisa mientras se muerde el labio y dios es tan sexy que creo que me va a matar en este mismo instante.
-Creo que tienes razón, hay mucho tiempo para hablar-digo de forma exagerada haciéndole reír mientras me levanto con ella en mis brazos y entre risas la llevo a su habitación.
CONTINUARÁ…
Mil gracias a todos, espero que os haya gustado el capítulo, ya solo queda lo bueno, nos toca disfrutar de ellos en estos últimos capítulos. Mucho Caskett nos espera. Gracias, gracias y gracias, es lo único que os puedo decir. ¿Terminamos con buen pie esta larga historia? Si, vamos a terminarla bien para poder empezar la nueva con fuerzas renovadas.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 74

Mensaje por tamyalways el Mar Feb 27, 2018 10:12 pm

Buenos días, aquí estamos un día más, estoy feliz de leer vuestros comentarios, de ver que leéis, y después de un par de comentarios que he leído ayer y esta mañana nada más levantarme, de historias antiguas, estoy aun más feliz, me alegra saber que seguís leyendo mis historias, que las releéis o que incluso sigue llegando a gente, esa gente a la que pertenezco, que se niega a dejarlos ir, si a ellos, a nuestro Caskett. Bueno ya no me enrollo mucho más, solo daros las gracias y deciros que este capítulo sin duda esta calificado como M por si alguno no debe estar leyendo jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 74
POV KATE
No puedo parar de reír mientras me lleva hacia la cama entre sus brazos y recuerdo porque me enamore de él, no solo porque era sexy, o la mejor persona que había conocido en mi vida, sino porque conseguía sacarme una sonrisa con tanta facilidad, me hacia feliz, por eso lo que quería, por eso mi corazón ha estado esperándolo y por eso, hubiera estado esperándolo eternamente.
Me tira sobre la cama con cuidado pero aun así reboto haciendo que me ría aun más y lo veo sonreír. Empieza a mirarme con esa intensidad que solo él sabe y empieza a quitarse la camisa bailando mientras bromea y no puedo dejar de reírme hasta que la camisa acaba en el suelo y empieza con el pantalón, moviéndose bastante mal, para nada el baile era lo suyo. Consigue quitarse el cinturón con dificultad golpeándose en la pierna y pone cara de dolor antes de tirarlo al suelo.
Me coloco con los brazos atrás de mi cuerpo para mantenerme sentada mientras lo miro deshacerse del pantalón siendo tan patoso como con el resto de la ropa, lo que me provoca otro ataque de risa.
-Eres muy graciosa-dice dejándose caer sobre la cama.
-Lo siento, es que eres muy malo.
-Si crees que puedes hacerlo mejor adelante-dice con una mirada pillina, era lo que quería sacar, y aunque me da vergüenza, no quiero darle la satisfacción del triunfo, aunque quizás se la este dando si lo hago. Da igual, me levanto y le sonrió mientras me muerdo el labio provocándole, lo veo allí sentando, solo con sus boxes que dejan ya entrever una incipiente erección debajo de ellos. Le sonrió y voy hacia la radio y pongo música hasta que encuentro una apropiada para el momento.
Empiezo poco a poco al ritmo de la música a quitarme la ropa, quizás la música va demasiado lento, por lo que el pequeño baile va más lento de lo que ambos nos gustarían. Pero aguanto intentando provocarlo con la mirada hasta que veo como se levanta de golpe casi haciéndome retroceder del susto, me agarra en sus brazos levantándome y me deja sobre la cama con cuidado colocándose sobre mí mientras ataca mi cuello.
-Rick…
-Ibas demasiado lento-dice haciéndome reír-pero sin duda lo has hecho mucho mejor que yo-dice con una sonrisa acariciando mi cintura mientras me mira con esa sonrisa que hace que se me mojen las bragas solo de mirarla.
Me besa con pasión mientras yo me agarro a su cuello alargando ese beso, intentando hacerlo eterno. Siento como tira de sus boxes fuera y yo quiero hacer lo mismo con mi ropa interior, pero él me sujeta la mano, sin duda no quiere que yo lo haga.
Me mira desde arriba con adoración y pasión, una mezcla de ambos que hace que me vuelva loca. Pasa sus manos por mis braguitas y una sonrisa se crea en su cara cuando suelto un gemido y cuando nota como mis bragas ya están húmedas, esperándolo, deseándolo.
Introduce su mano en el interior de mis braguitas haciendo que se me corte la respiración, mientras me acaricia sin dejar de mirarme mientras yo me agarro a las sabanas con todas mis fuerzas, demasiado tiempo sin estar con él, demasiado tiempo sin estar con nadie.
Siento sus manos jugueteando con mi clítoris mientras su boca juega con mi cuello y dios esto tiene que ser estar en el cielo. Agarro su cara con mis manos y lo beso, lo beso con fuerza, con pasión, disfrutando de él como si no hubiera un mañana, hasta que siento como sus dedos se introducen en mi interior y me separo para soltar un gemido mientras respiro con dificultad el aire que sale de su boca. Lo veo sonreír mientras sigue moviendo los dedos en mi interior y sobre mi clítoris volviéndome completamente loca mientras yo solo puedo removerme debajo de él y agarrarme con todas mis fuerzas donde puedo mientras no puedo dejar de gritar, de soltar todo tipo de improperios de mi boca entremezclados con los gemidos que no puedo evitar sacar del interior de mi cuerpo.
Siento como mi corazón cada vez va más y más rápido y mi cuerpo arde con su contacto, es tan bueno que es imposible no sentir como mi cuerpo entra ebullición llegando al orgasmo con un fuerte grito soltando su nombre de mi boca.
Intento recuperar el aliento mientras lo siento aun sobre mi cuerpo besando mi cuello, mi hombro, acariciando mi cuerpo con esas magnificas manos que tiene. Siento como corazón va latiendo algo más lento, pero aun sigue alterado, y no es por el orgasmo, es por tenerlo a mi lado, siempre hace que mi corazón vaya más rápido de lo que debería.
Y estoy aun sintiendo como mi cuerpo vibra, estoy aun temblando por lo que acaba de pasar, pero estoy segura de algo, esto no acaba así, sé que no va a acabar así.
Coloco una de mis piernas entre las suyas y haciendo un fuerte gesto con mi cuerpo consigo darnos la vuelta dejándolo sobre la cama. Me quito el sujetador sentada sobre su cintura sin dejar de mirarlo, sin dejar de provocarlo. Me muerdo el labio de forma sensual, o al menos eso creo y paso mis uñas por su pecho desnudo consiguiendo que un escalofrío recorra su cuerpo. Me levanto agarrando su erección entre mis manos y despacio me dejo caer sobre ella uniéndonos por fin de nuevo, un año después, muchos sueños atrás, mis sueños, pero sobre todo, muchos sueños sin cumplir juntos que ahora más que nunca están cerca, cerca de ser cumplidos.
Empiezo a moverme despacio sobre el, sin dejar de mirarlo, apoyada con mis manos sobre su pecho y disfrutando de estar juntos, de sentirnos uno. Me muevo en círculos, arriba y abajo, despacio sintiendo como me llena por completo, mirando esos ojos que me miran comiéndome pero aguanto, sigo lento, sigo haciendo esto eterno, dejándole claro que no, no pienso dejarlo ir de nuevo, no voy a dejar que esto acabe, esto es nuestro, ahora y siempre.
Siento sus manos por mi cintura, por mi pecho acariciándome con sus manos, con su mirada, acariciándome con todo su ser. Lo veo levantarse hasta quedar sentado frente a mí, unidos, moviéndonos a la par y besándonos, uniéndonos por completo, siendo solo uno. Me agarro a su cuello mientas sigo moviéndome a su ritmo, lento, sinuoso, placentero, mirándonos a los ojos como dos enamorados que se vuelven a encontrar.
La habitación se llena de nuestros suspiros, de nuestros gemidos, de besos desesperados, de besos cálidos y tiernos, del sonido del roce de nuestro cuerpo. El ambiente se llena del calor de la pasión, del calor que desprende nuestro corazón cuando están juntos. Siento que esto es para lo que he estado esperando toda mi vida, para sentirme así con alguien, para sentirme deseada, amada, respetada, segura y plenamente feliz al lado del amor de mi vida, ese momento ha llegado y no puedo evitar sentirme tan feliz que siento como las lágrimas empiezan a caer de mi cara mientras siento como ambos nos movemos más deprisa, al unísono, como si fuéramos uno hasta explotar de emoción, de pasión a través de un solo cuerpo, el nuestro unido para siempre.
Caemos desplomados sobre la cama, con todas nuestras miembros enredados, sintiéndonos piel con piel mientras recuperamos el aliento, y puedo sentir su corazón alterado mientras poco a poco va recuperándose mientras yo sigo apretada a él todo lo que puedo y dejando suaves besos sobre su pecho hasta que coloco mi cabeza sobre su pecho y cierro los ojos dejando que el latido de su corazón se acompasara con el mío.
Pasado unos minutos y cuando pienso que me he tenido que quedar algo traspuesta siento como tira de las sabanas para arroparnos a los dos y me remuevo aun sobre su cuerpo, me muevo para quitarme, pero él me lo impide apretándome más contra él.
-No te muevas, solo no quería que cogieras frio-dice acariciándome las espalda y sonrió sobre su pecho.
-¿Esto no es un sueño?-digo bajito, casi creo que no me ha escuchado hasta que siento como me besa la cabeza.
-Esto es real Kate, lo más real que me ha pasado en la vida-dice y sé que está sonriendo, aunque no puedo verle la cara.
-Te quiero Rick…te quiero-es lo único que consigo decir y veo como las lágrimas vuelven a brotar mojando su pecho cálido. Siento su mano tirando de mi cara para que pudiera mirarlo y me mira con una sonrisa en la cara.
-Yo también te quiero Kate, ¿Y sabes? Es de la cosa que más seguro y orgulloso he estado en mi vida, de quererte-dice mirándome y siento un nudo en el estómago mientras me apoyo para poder besar sus labios en un beso tierno, lleno de sonrisas, promesas, amor, mucho amor, esperanza, amistad, sueños, pasión y apoyo de uno al otro para siempre, solo uno, solo somos uno.
CONTINUARÁ…
Bueno pues espero que os hay gustado el capítulo, la verdad es que últimamente me cuesta mucho escribir este tipo de capítulos, pero ahora releyéndolo, pues me ha gustado la verdad jaja. No en serio, me cuesta mucho escribirlos, pero sé que lo esperáis como agua de mayo así que al menos espero que haya merecido la pena.
Mil gracias a todos y nos vemos el viernes, esto se acaba amig@s
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 75

Mensaje por tamyalways el Jue Mar 01, 2018 10:14 pm

Buenos días, aquí estamos un día más, para acabar la semana. Repito, la historia tendrá 80 capítulos, así que aun nos queda para disfrutar unos pocos de capítulos, tranquilos. En cuanto a la nueva historia, ya os dejé un resumen hace mucho, mucho tiempo, pero ahora cada día que publique, os dejare algún personaje. Hoy os dejo resumen para quien no recuerde, y os presento a Kate.
Se ha producido un asesinato hace ya un par de semanas, y los investigadores no han conseguido nada. Royce, jefe de operaciones secretas, llega a la comisaria Doce decidido a hacer la operación que cierre por fin este caso. Para ello, busca a una antigua aliada, a una antigua compañera, con la que ya trabajo, y aunque no fue del todo bien, sabe que ella es la detective perfecta para infiltrarse. Kate, tendrá que infiltrarse para conseguir averiguar de una vez por todas, quien de entre todos los sospechosos del bar donde trabajaba la víctima, es el culpable.
Es un resumen algo distinto al que deje la otra vez, para que vayáis conociendo todo un poquito, y además como hoy os voy a hablar sobre Kate pues quería poneros en antecedente. Bien ahora, os dejo un poco reflejada la personalidad de Kate.
Kate es la detective más joven de la doce, pero aun así, es la jefa de su equipo, todo lo que pasa en esa comisaria termina pasando por ella, para eso tiene el índice de casos resueltos más alto de toda la comisaria. Kate vive, por y para el trabajo, solo su familia, sus padres, son capaces de sacarla de ahí (si Johanna esta viva). Es muy metódica, vive por el trabajo y además no cree que todo vale, es muy disciplinaria con las reglas, las reglas siempre por delante, por eso es tan buena, no necesita saltarse las normas para conseguir cerrar los casos.
Su vida cambia, cuando aparece por la comisaria su antiguo jefe, en realidad, solo trabajaron en un caso antes, un caso que no acabo nada bien y que los separo por completo. Viene con otro trabajo debajo del brazo, un trabajo que no puede declinar, un trabajo que le cambiara para siempre la vida.
Bueno pues ya estaría, os dejo con el capítulo, espero que lo disfrutéis, tenemos que cerrar algunas cosas antes de poder decirle adiós. Mil gracias a todos, el lunes seguimos con otro personaje.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 75
POV RICK
Me levanto y la siento removerse justo a mi lado y la sonrisa que aparece en mi cara es tan amplia que hasta duele. Acaricio su cara y la escucho murmurar mientras se remueve y beso suavemente su cabeza mientras me levanto para ir a hacerle el desayuno, cosa que se complica cuando me doy cuenta de que no se donde esta ni la cocina.
Tardo en encontrar las cosas, y la verdad es que hay poco para poder hacerle un buen desayuno, pero hago lo que puedo con lo que hay. Preparo unos huevos revueltos, con tostadas y algo de fruta y por supuesto su taza de café. Lo coloco en una bandeja y se lo llevo a la cama.
Me quedo allí mirándola desde la puerta como duerme, tan perfecta, tan bella, tan natural. Aprovecho que está dormida para mirar a mí alrededor, su habitación, sin duda es su habitación de siempre y a pesar de que lleva ya aquí un año viviendo apenas tiene nada que pueda recordarme a la Kate que conozco.
-Buenos días-escucho de repente y giro la mirada para mirarla con una sonrisa.
-¿Desayuno?-digo acercándome con la bandeja y la pongo con cuidado sobre sus piernas para que no se vierta. Me mira con una sonrisa antes de coger una tostada y pegarle un mordisco mientras me mira con una sonrisa.-Me encanta despertar así-digo justo cuando suena mi móvil-solo recuérdame que la próxima vez lo apague-digo dándole un beso antes de coger el teléfono mientras ella sigue comiendo su tostada-es de la editorial, tengo cita con ella a las diez, debería irme arreglando, no tengo nada aquí la verdad tenía pensado volver a casa y…
-Ves duchándote, voy a meter tu ropa a lavar y a secar, en un rato podrás vestirte.
-Gracias, ¿Qué haría yo sin ti?-digo con una sonrisa besándole antes de coger un trozo de fruta y dirigirme hacia la ducha.
Salgo de su casa, con ganas de saber por fin si poder hacer lo que quiero, pero también con ganas de acabar cuanto antes para poder volver a su lado, aunque seguramente ella tarde más en acabar que yo, tiene que ir a la Academia y hasta la hora de la cena no podré volver a verla. Ya la echo de menos, no sé cómo he podido estar un año sin ella.
Camino hacia la reunión, no es que vaya con mucho tiempo, pero quiero disfrutar de la ciudad, creo que porque estoy pensando en si este será mi nuevo hogar o no. Me siento bien en la pensión con todos, pero no está muy lejos de aquí. No sé, supongo que estaré bien donde ella este.
Llego a la editorial y miro hacia arriba, es un gran rascacielos como todos los que ocupan esta gran ciudad. En este lugar he pasado grandes momentos, he cumplido sueños, pero también he visto como los sueños pueden convertirse en pesadillas, pero esta vez es distinto, lo tengo claro, lo sé, puedo conseguirlo.
Trago saliva y empiezo a subir las escaleras, necesito hacerlo, no quiero llegar demasiado pronto. Subo los tres pisos hasta la puerta de Gina, la secretaria me mira me sonríe y me hace un gesto para que pase. Tomo aire, quiero estar fuerte, que soy yo quien tiene la sartén por el mango y tras poner mi mejor cara de duro entro dentro.
-Pasa y siéntate-dice de forma seca mientras termina de colocar unos papeles sobre la mesa. Me siento y espero pacientemente, sé que quiere demostrarme que allí manda ella, y de momento aguanto, aguanto hasta que llegue mi momento de demostrarle que eso no es así-Bien ya estoy contigo. Me han hecho una oferta. Los dos libros.
-Genial-digo sin demostrar mi excitación.
-Hay algunas cosas que queremos de ti.
-¿Qué?-digo serio esperando para contratacar.
-Queremos que hagas entrevistas.
-Ya sabes que solo aceptaré hacer dos, eso es lo máximo que te ofrezco.
-Lo sabemos y aceptamos. Queremos una en el New York Times y otra con Ellen Degeneres-dice con una sonrisa y yo trago saliva, sin duda eso iba a hacer que mi cara saliera en todos los lados, la publicidad necesaria para vender libros, en realidad era lo que quería así que tampoco iba a quejarme.
-Bien, acepto.
-Hay más. Queremos que el primer libro no sea solo sobre tu viaje.
-¿Qué?
-Queremos que cuentes que te hizo dejarlo todo y que has hecho todo este tiempo.
-No…dijimos que era sobre mi viaje.
-Pues si no aceptas…
-No-digo levantándome.
-Está bien, solo dime una cosa, ¿Por qué has vuelto? ¿Por qué quieres volver a publicar si era lo que menos querías volver a hacer en tu vida?-dice mirándome fijamente, y recuerdo aquellos niños teniendo que caminar durante horas para conseguir un poco de agua y siento que no puedo hacer esto, tengo que hacerlo. Me siento de nuevo en la silla y la miro fijamente antes de responder.
-Acepto.
-Bien, también vamos a tener que conseguir unos números para poder publicar el otro, sino…
-Se conseguirán, lo sé.
-Perfecto, pues eso son nuestros puntos para firmar. Si los aceptas todos solo tiene que firmar aquí y volveremos a ser socios Rick-dice mirándome con una sonrisa y yo miro esos papeles con miedo, pero sé que esta vez es distinto, sé que es lo que quiero, se el bien que va a hacer ese dinero, sé que voy a seguir escribiendo, haciendo lo que me gusta y lo que es más importante, la tengo a ella, ella me ayudara cuando me fallen las fuerzas, lo sé. Cojo el contrato con seguridad y lo firmo con una sonrisa, en poco tiempo recibiré mi primer pago y entonces podré mandárselo a Ana para que empiece con las obras para el pozo, una sonrisa enseguida ilumina mi cara.

POV KATE
He pasado la mañana más o menos bien, pero después de la comida todo se ha complicado, lo echo de menos, demasiado, necesito verlo, necesito estar con él, creo que me estoy volviendo loca.
Creo que todo se volvió peor cuando me llamo durante la comida y me dijo que todo había ido bien con la editorial, que no sabía qué hacer y estaba pensando en volver a la pensión. Sentí que todo esto había sido un sueño, que se había despertado y se había dado cuenta de que esto había sido un error. Por suerte había decidido dejarlo para mañana, tenía que hacerlo, no podía dejarlo pasar, pero que quería verme, necesitaba darse cuenta de que esto no había sido un sueño. Sentí tanto alivio al escucharlo que casi me desmayo. Pero ahora, los minutos parecen que no pasan, estamos en una maldita clase teóricas, en realidad suelen gustarme también, sé que son más importante aún que las clases físicas, pero hoy no puedo concentrarme, no cuando sé que él está esperándome.
-Kate, coge los apuntes. Sabes que yo no puedo y luego te los pediré, así que concéntrate compañera-dice Tom haciéndome volver a la realidad y yo intento de verdad concentrarme, pero solo puedo ver como sus labios se mueven pero no puedo oír nada más.
Cuando por fin se acaba la clase nos dicen que tenemos que esperar un momento, mañana trabajaremos en grupo en distintos lugares, distintos ejercicios y están decidiendo como nos vamos a dividir. Nunca antes desde que sé que mi padre está bien, he deseado tanto salir de la Academia, en realidad, siempre deseaba dar todas las horas necesarias, no me gustaba acabar para volver a una casa vacía, pero ahora era distinto, no estaba vacía, él estaba allí, sin ropa, sin maleta, sin nada, pero aun así se había decidido a quedar aunque fuera un día más solo por mí.
-Estas nerviosa.
-No.
-Venga, te conozco, es mi trabajo hacerlo para saber si voy a estar en problemas. Hoy lo estaría, no puedes concentrarte.
-Ya yo…
-¿Es por ese tipo? ¿Por el chico de ayer?
-Bueno algo así. Y no es un tipo.
-No, ya veo. ¿Es tu novio?-dice con una sonrisa sin duda picándome y no puedo evitar sonreír.
-Es complicado.
-¿Complicado? Vi cómo te lanzaste a sus brazos, sin duda eso no fue para nada complicado, fue raro la verdad pero complicado no sería la palabra con la que lo definiría.
-Es una larga historia-digo con una sonrisa-da igual, el caso es que no es un tipo cualquiera ¿Si?
-¿Por qué no me habías hablado antes de él?
-Porque hasta ayer no estaba al cien por cien segura de que volvería a mi vida. ¿Ves cómo es complicado?
-Está bien, pero ¿Sabes con que me quedo? Nunca antes te había visto sonreír tanto como ayer lo hiciste, y nunca antes habías deseado tanto volver a casa que no fuera solo por preocupación…cuando tu padre ya sabes. Me alegro mucho por ti Kate.
-Gracias-digo dedicándole una sonrisa justo en el momento en que nos llaman, por fin podremos acabar el día y podré volver a su lado.
CONTINUARÁ…
Bueno pues hasta aquí hemos llegado hoy. Parece que les cuesta separarse, aunque no pueden estar las veinticuatro horas juntos, aunque creo que en estos momentos es lo que los dos más desean. En cuanto a Rick, parece que a firmado el contrato que tanto tiempo había estado esperando, por fin va a poder volver a publicar, por fin ha encontrado los motivos correctos para hacerlo.
Buen fin de semana y nos vemos la semana que viene XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Mensaje por Ruth Maria el Dom Mar 04, 2018 12:47 pm

Ya casi llegando a su final!!
Como le ha cambiado a vida a Kate, Rick es el hombre perfecto para ella y ambos se hacen mucho bien. Los dos estan cumpliendo con sus objetivos y el hecho que Rick vuelva a publicar sera un exito garantizado.
Tu nueva historia pinta muy, pero muy bien!!
Saludos y te felicito por seguir escribiendo de nuestra pareja favorita!!

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 76

Mensaje por tamyalways el Lun Mar 05, 2018 3:15 am

Buenas tardes, hoy de nuevo tarde, pero estoy aquí. Gracias a todos por seguir leyendo, me alegro de que os guste la pequeña pincelada que os he dado de la nueva historia. Ahora os dejo la presentación de otro personaje importante.
Richard Castle: es un chico que un millón de sueños, unos sueños que se ven frustrados cuando de un día para otro tiene que dejar todo aparcado para hacerse cargo de la empresa de su padre, detrás de un escritorio y rodeado de números, no es donde se imaginaba estar. Por eso, y porque quería crear algo desde cero, decide abrir junto a su mejor amigo un bar, un bar donde poner todos esos sueños que quería cumplir, pero nada termina siendo como él quería, como él había soñado. La empresa le tiene tan retenido que apenas puede participar en las obligaciones del bar, teniendo que dejar todo en manos de su socio y amigo. Hasta que un día algo malo, muy malo ocurre, una muerte lo revoluciona todo por completo.
Espero que os haya gustado, el miércoles os presento a otro personaje. Gracias a todos por seguir ahí, seguimos luchando por mantener vivo a nuestra pareja favorita.
POV RICK
Estoy llegando de nuevo a mi casa, si siempre será mi casa pase lo que pase porque aquí pase los mejores años de mi vida. No puedo evitar pensar en Kate, en que ojala hubiera venido conmigo pero le era imposible, la graduación estaba a la vuelta de la esquina y no podía dejar ahora mismo Nueva York, pero quería estar tranquilo y pensar que solo estaríamos separados unas horas, pasado mañana volvería con algunas de mis cosas para quedarme con ella al menos hasta el día de la graduación y luego ya veríamos a partir de ahí.
Cuando cierro los ojos puedo verla así, con mi camisa puesta tras hacer el amor anoche de nuevo. Recuerdo sentarnos con un montón de tapes de comida para llevar mientras sentados en el suelo comemos sin dejar de mirarnos, sin dejar de sonreírnos. No entiendo como pude estar tanto tiempo sin ella, ¿Cómo no fui consciente de lo que sentía por ella? ¿Cómo no lo fui si cuando la vi sentía como mi corazón volvía a latir después de un año? Ella, ella hace que mi corazón lata de nuevo.
Llego a la pensión y me quedo mirándola desde fuera, y siento como mi corazón se acelera, y me doy cuenta porque, porque, aunque esta sea mi casa, o siempre lo haya sido, tengo que empezar a pensar que quizás esta ya no vaya a ser mi casa más, tengo que estar donde Kate este, sea donde sea, porque ella me hace feliz, aunque no puedo negar que también necesito esto, y a todos ellos. Supongo que es algo que tengo que hablar con ella.
Cuando paso dentro veo a Kira sentada en la mesa del jardín fumándose un cigarro. Miro hacia la puerta, pero al final término caminando hacia esa mesa y me siento enfrente de ella.
-Hola-dice con una sonrisa.
-Hola. Fumas más que antes…-digo como si nada y ella me mira fijamente.
-Cualquiera que te oiga diría que me fumo un paquete o algo. Antes solo me fumaba uno antes de acostarme y ahora pues de vez en cuando me fumo otro. Dos al día no es para tanto ¿no?
-No, por eso debería ser más fácil dejarlo-digo con una pequeña sonrisa y ella me la devuelve.
-¿Y tu? ¿Ya no fumas?-pregunta y yo niego con la cabeza-que pena que todos no seamos como tu, tan perfectos-dice bromeando con una sonrisa.
-Si claro-digo sonriendo.
-¿Qué tal tu viaje? ¿Conseguiste lo que buscabas?
-Creo que mucho más que eso-digo con una sonrisa pero después me pongo serio, ¿Debería hablar sobre Kate con Kira? No se si es justo.
-La has visto ¿no?-dice con una sonrisa y yo miro hacia un lado intentando no mostrarme tan feliz delante de ella, pero creo que no pude lograrlo, me salía la sonrisa sola.
-No iba a eso, tenía una reunión, en realidad, he vuelto a escribir y me van a publicar.
-Oh, felicidades, no pensaba que quisieras volver.
-Bueno…creo que lo necesitaba, era un espinita que tenía y además es por una buena causa.
-Me alegro, aunque has encontrado mucho más ¿no?
-La he visto-digo bajando la mirada-y todo ha ido muy bien.
-Me alegro mucho Rick, no tienes que preocuparte. Ya ha pasado un año o incluso más. Eres increíble pero puedo vivir sin ti-dice bromeando con una sonrisa-me alegro muchísimo de que seas feliz Rick, muchísimo. Y que ella también lo sea. Os merecéis ser felices.
-Tú también lo mereces Kira.
-Lo sé-dice con una sonrisa-no te preocupes por mi ¿si? Llegará mi momento, pero ahora mismo estoy muy bien, de verdad, tengo mucho más de lo que he tenido nunca-dice con una sonrisa.
-No sabes…lo que me arrepiento de hacer las cosas como lo hice, lo hice fatal.
-Eso ya da igual. Además, al corazón no se le manda. Ya te lo dije cuando lo hablamos. Si solo hubiera sido por sexo, morbo o por huir de lo nuestro me hubiera enfadado y mucho, pero ¿Por amor? Por amor no se puede hacer nada. El corazón es el que manda Rick. Al final, creo que es lo mejor para todos.
-Ya, pero no quería hacerte daño.
-Lo sé, pero al final todos tuvimos nuestro momento de dolor. Sé que para vosotros tampoco fue fácil. Pero dejemos eso, ¿sí? Disfruta de lo que te esta pasando y por supuesto, piensa en ti ¿sí? Se feliz y los demás, todos los que te queremos y estamos a tu alrededor seremos felices-dice con una sonrisa y yo alargo mi mano para tocar la suya con una sonrisa y entonces escuchamos al pequeño gritando mi nombre y lo veo como corre hacia mí y me levanto para abrazarlo.
-Hola enano.
-Hola Rick. Tenías razón-dice con una sonrisa y yo no entiendo que es lo que dice-ayer te llame, grite que quería que vinieras y aquí estas.
-Yo siempre cumplo mis promesas-digo con una sonrisa-pero por si acaso, la próxima vez llámame por teléfono porque estoy algo sordo ¿sabes?-digo sacando una sonrisa a Kira y a mí.
-Vale-dice con una sonrisa pateando para que le bajara-vamos a jugar-dice tirando de mí y yo miro a Kira con una sonrisa disculpándome y saliendo detrás de el con una sonrisa, era tan feliz.
Comemos todos juntos, la excusa era que había vuelto, pero creo que no necesitan una excusa para verse, sin duda creo que este tipo de reuniones se dan muy a menudo, y me alegro muchísimo por ellos. Me alegra que mantengan esa unión tan fuerte, que mantenga a la familia en alto mientras yo…yo les abandone de alguna manera, no puedo dejar de pensar en ello.
Decidimos seguir con la fiesta en el jardín, la verdad es que hace algo de frio pero parece que a nadie le importa. Miro al padre de Kate y lo veo bien, me recuerda a Roy después de un tiempo en la casa, no sé qué tiene estas cuatros paredes, pero ayuda a todo el mundo, creo que es de lo que más orgulloso me siento en la vida, de poder haber dado un hogar a esta familia y de forma parte de ellos.
Me acerco a él que está hablando con Noah, no sé de qué pero ambos están muy sonrientes cada uno con su vaso, no puedo evitar quedarme mirando el vaso del padre de Kate, supongo que con Roy me pasaba lo mismo.
-Es un refresco-dice mirándome con una sonrisa y yo me siento avergonzado.
-Lo siento no quería…
-No pasa nada, es normal.
-No, no debería. Solo venía a preguntarle qué tal esta.
-Bien, bastante bien. ¿Has visto a mi hija?
-La verdad es que sí. Está preocupada por ti, pero feliz por ver todo lo que has mejorado.
-Lo sé. ¿Iras a la graduación?
-Creo que todos iremos, nadie va a querer perdérselo.
-Bien-dice con una sonrisa y yo le dedico otra sonrisa cuando veo como mi madre me llama desde el otro lado, me despido y me acerco a donde está mi madre junto a Lanie, sé que es lo que quieren saber y no puedo evitar sonreír para mis adentros, esto iba a ser divertido.
-Hola.
-Hola, ahora suéltalo, dicen que la has visto-dice Lanie adelantándose a mi madre que también me mira con las mismas ansias.
-¿Ver? ¿A quién?-digo intentando ocultar una sonrisa.
-Tú o yo-dice Lanie mirando a mi madre y no entiendo a que se refieren hasta que siento como Lanie me golpea en el brazo.
-Auch-me quejo-están bien, está bien. Si la he visto.
-¿Y?
-Y nada.
-¿Y nada? Eso no se lo cree nadie-salta mi madre ahora y no puedo evitar reírme hasta que recibo otro golpe esta vez de mi madre.
-Vale está bien, nos besamos ¿sí?
-¿En serio?-dice las dos en alto haciendo que todos giraran sus miradas hacia nosotros.
-SCH…ya os explico pero callaros ¿sí? Después de mi reunión en la editorial me paseé por la ciudad, no sé cómo acabe delante de ella. De repente allí estaba delante de mí y todo fue tan rápido. No sabía qué hacer, no sabía que decir. Estaba tan nervioso.
-¿Y?-dice Lanie impaciente.
-Y se lanzó a besarme. Eso paso.
-Si hombre…-dice sin creerme.
-Lo hizo, y yo me quede paralizado dos segundos antes de darme cuenta de que eso era lo que había querido, era lo que había estado buscando todo este año. Fue lo más increíble de mi vida.
-¿Lo dices de verdad?
-Sí, claro. He estado con ella este tiempo, vamos a intentarlo, de verdad-digo con una sonrisa y las dos se lanza a abrazarme mientras yo cierro los ojos con una amplia sonrisa, parece que ahora que lo he contado es real, temía que todo hubiera sido un sueño, pero era real, muy real, y ya solo pensaba en estar con ella, en volver a estar a su lado.
CONTINUARÁ…
Bueno pues nos vemos el miércoles con otro capítulo, espero que os este gustando, y con ganas de poder empezar historia nueva, para ello sigo escribiendo, ahora mismo estoy en un momento de esos de inflexión que me gustan jaja. No creo que llegue al numero de capítulos de esta, pero si será larguita.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 77

Mensaje por tamyalways el Mar Mar 06, 2018 10:01 pm

Buenos días, ahora si empiezo a sentir ya los nervios de que esto se acaba y me da penita, mucha penita. Ha sido la historia más larga que he escrito, y eso que ha llegado en un momento en el que quizás más cuesta escribir estas historias, porque cada vez hay menos gente que seguimos queriendo mantener vivo al Caskett y también porque quizás somos yo misma me incluyo, somos menos pacientes para llegar a ese momento que tanto nos gusta, que es verlos juntos. Así que si, cuesta cada día más seguir, pero solo pensar en dejarlo puf se me crea un nudo en el estómago, sé que ese día llegara, algún día, y quizás no este muy lejos, pero ahora mismo, sé que no estoy preparada para dejarlo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 77
POV KATE
Estoy nerviosa, he esperado tanto para este momento que ahora no puedo dejar de estarlo. Iba a cumplir mi objetivo, mi sueño, iba a poder empezar a luchar por esas otras personas que necesitan la justicia, tanto como yo, quizás yo nunca consiga justicia para mi madre, y se que es algo que me marcó para llegar hasta aquí, que es algo que me obsesiono durante un tiempo, pero ahora es solo algo motivador, algo que hace que me de cuenta de que quizás nunca pueda conseguir esa justicia para mi madre, y lo siento mucho, pero estoy segura de que mi madre se sentirá orgullosa si consigo que otra gente no pase por lo que nosotros pasemos. Hoy es el primer día, mi primer día de muchos, hoy por fin tendré mi placa, hoy por fin entrare a formar parte de esta gran familia.
Miro a Rick a mi lado y vuelvo a sonreír. Después de que volviera tras estar un par de días con el resto de la gente, no se ha separado de mi todo el momento que ha podido. En realidad, hemos pasado juntos todos los minutos que yo he estado fuera de la Academia, cada segundo. Me iba a recoger, me llevaba, me preparaba el desayuno, la cena, dormía a mi lado, hablábamos, comíamos juntos, todo lo hacíamos juntos. Creo que han sido los mejores días de mi vida, y eso ha sido gracias a él.
También ha conseguido que me tranquilizara, creo que me hubiera vuelto loca si no hubiera estado a mi lado. Y aquí está ahora, muy guapo mirándome mientras termino de colocarme la chaqueta, siempre atento y ayudándome en todo.
-Estas guapísima-dice mirándome con una sonrisa y me acerco mordiéndome el labio inferior pasando mis manos por su cuello y acercándome para besarlo.
-Tu tampoco estas nada mal-digo mirándole y se pone a dar la vuelta sobre si mismo para que pueda verlo mejor-sin duda nada mal-digo con una sonrisa y él se acerca agarrándome por la cintura acercándome a él.
-Te quiero tanto Kate, no sabes cuanto-dice mirándome fijamente y sonrió porque sé que es verdad, porque siento su amor, lo siento, me lo demuestra cada minuto que paso con él.
-Yo también te quiero. Sabes que te dije que al final terminarías volviendo, pero creo que ya estaba empezando a perder la esperanza, no sabes lo importante que es para mi que hoy estés aquí, bueno ya sabes que todos los días, pero hoy…
-Hoy es especial para ti, lo sé. No me hubiera perdonado nunca haberme perdido este día.
-Me gusta que estés aquí pero si no hubieras estado porque seguías perdido…lo hubiera entendido, siempre que hubieras encontrado el camino de nuevo a casa.
-A ti-dice con una sonrisa mientras se acerca y deja un pequeño beso en mis labios antes de separarse. -Vamos, no quiero llegar que llegues tarde-dice con una sonrisa tirando de mí y yo me dejo llevar porque a su lado sé que siempre, siempre, todo irá bien, todo ira mucho mejor.
Me cuesta separarme de él, pero tengo que ir a mi asiento, junto a mi compañero que me mira con una sonrisa burlándose de lo pegajosos que somos Rick y yo. No puedo evitar mirar para atrás cada poco tiempo, aun no han llegado todos y estoy nerviosa sobre todo porque mi padre no este, pero siempre me encuentro con la sonrisa de Rick que intenta relajarme.
-Aún queda para empezar, llegaran-dice Tom sin mirarme, y yo asiento mientras vuelvo a mirar el reloj mientras en el escenario todo se prepara para el momento de la graduación.
Veo como el teniente empieza a subir las escaleras hacia el escenario. Empiezo a ponerme nerviosa, ese tipo de nervios cuando sabes que vas a conseguir algo que has estado buscando y luchando por ello durante bastante tiempo. Todo está listo ya, solo tengo que subir ahí arriba jurar mi cargo y recibir mi placa, y entonces siento que lo necesito y busco de nuevo su mirada, pero esta vez no está solo, todos están ahí de pie con una sonrisa y veo como todos me saludan con la mano cuando ven como les miro. Sonrió y busco su mirada su apoyo antes de volver la mirada hacia adelante, hacia mi destino.
El discurso del teniente es muy emotivo, habla sobre formar parte de una familia, de confiar en tu compañero más incluso que en ti mismo, en trabajar en equipo siempre. Cuando empiezan a llamar a cada uno de nosotros para ir subiendo uno a uno, siento como mis pulmones se llenan de aire, estoy nerviosa y deseosa de que llegue mi momento, y sé que no voy a tener que esperar mucho, se lo debo a mis antepasados, Beckett, un apellido que me hará subir ahí arriba antes de darme cuenta, sin tener que esperar hasta el final.
Y entonces llega mi momento, cuando dicen mi nombre me cuesta creérmelo, pero si, ha llegado mi momento. Me levanto miro a Tom por un momento y subo las escaleras hacia donde se encuentra el teniente que me mira con una sonrisa, después de todo, ha conseguido sacar todo lo mejor de mí, algo que sin duda siempre le estaré agradecida.
-¿Juras o prometes por tu conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo con lealtad al presidente, a la república, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado?
-Si, lo juro.
- ¿Juras o prometes proteger a los ciudadanos/as de este nuestra ciudad como principal objetivo de tu trabajo?
-Lo juro.
-Bienvenida al cuerpo de policía, oficial Beckett, numero de placa 41319-dice entregándome mi placa y yo la recibo acariciándola con los dedos de mi mano mientras los miro con una sonrisa como todos aplauden con todas sus fuerzas, levantó la mano saludándoles con algo de vergüenza y bajo las escaleras sintiendo que ahora sí, formo parte de algo importante.
Abrazo a Tom cuando lo veo bajar también con su placa y siento como la emoción empieza a apoderarse de mí, y entonces llega el último discurso, todos estamos ya dentro de la misma familia, esto se acaba y por fin voy a poder ir a abrazarlos. Me levanto en cuanto veo como el teniente se baja y por fin todos empiezan a moverse, doy un abrazo a Tom de nuevo y salgo corriendo para abrazar a mi padre con todas mis fuerzas.
-Estoy muy orgulloso de ti cariño-dice apretándome y yo no puedo dejar de sonreír mientras me separo y entonces siento como todos se acercan a abrazarme, todos, mi familia y sonrió emocionada sin querer que este momento acabe nunca.
Entonces todos se separan y allí esta él mirándome con una sonrisa y yo solo puedo devolverle la sonrisa antes de que él se acerque y me envuelva con sus brazos.
-Estoy orgulloso de ti Kate, muy orgulloso-dice sonriéndome.
-Gracias, gracias por estar a mi lado-digo emocionada y siento como vuelve a abrazarme.

POV RICK
Estamos todos en la casa de los Beckett, la casa familiar de Kate celebrando este día tan importante para ella. Me gusta verla así de feliz con su padre, con mi madre, con Lanie, con Allie, con los chicos, hasta con Kira. Me gusta ver como la mira su padre y Roy, con tanto orgullo como la miro yo a ella, pero yo no solo estoy orgulloso de ella, estoy locamente enamorado de ella.
Sé que todos quieren estar con ellas, todos quieren disfrutar de ella, quieren felicitarla, abrazarla, charlar, pero yo la necesito también así que me acerco y se la robo al resto para poder estar un ratito a solas.
-No quiero compartirte-digo poniéndole morritos y la veo sonreír mientras se ríe y sé que toda la espera ha merecido la pena solo por este momento.
-Eres un avaricioso.
-Cuando se trata de ti si-digo acercándola por la cintura mientras la beso y veo como mira con vergüenza hacia nuestros padres.
-Rick…
-¿Qué? Es algo bonito ¿no?-digo volviéndola a besar y la veo cabecear mientras me sonríe-estoy tan orgulloso de ti Kate. Cuando te he visto ahí arriba, estabas tan preciosa, tan segura, estaba tan emocionado por ti. Has conseguido tu sueño.
-Mi sueño lo conseguí ya hace unos días-dice mirándome con una sonrisa antes de volver a juntar nuestros labios.
-Tú también eres mi sueño cumplido-digo emocionado.
-¿Quién ha dicho que tú lo seas?-dice con una sonrisa picándome y la veo reírse.
-Muy graciosa-digo mientras la atrapo entre mis brazos.
-Chicos siento molestar-dice Kevin acercándose junto a Jenny y la pequeña que está en sus brazos, sin duda ha crecido en todo este tiempo, es guapísima y muy despierta.
-No molestáis-dice Kate con una sonrisa acercándose para hacer carantoñas a la pequeña y no puedo dejar de imaginármela como madre, aunque sé que para eso aún queda tiempo, pero sé que llegara, lo sé.
-Queríamos hablar contigo Rick-dice Kevin mirando a su mujer.
-Entonces…-empieza Kate pero no la dejan acabar.
-No, quédate.
-Bueno vosotros diréis.
-Hemos estado esperando para este momento, quizás demasiado pero…queríamos invitaros al bautizo de la niña-dicen con una sonrisa.
-¿Aun no la habéis bautizado?-pregunto sorprendido.
-No, el problema era que su padrino ni si quiera sabíamos donde andaba así que tuvimos que esperar a que viniera.
-Que yo…-digo sorprendido.
-Rick sería un orgullo que fueras el padrino de nuestra pequeña-dice Jenny con una sonrisa y yo solo puedo asentir emocionado mientras me abrazo a los dos con cuidado de no hacer daño a la pequeña, de hacer daño a mi ahijada.
-Muchas gracias, espero estar a la altura de los grandes padres que tiene.
-Lo serás, estamos seguros-dice sonriéndonos antes de dejarnos de nuevo solos pero yo sigo aun emocionado y flipado por lo acababa de pasar.
-Serás un gran padrino.
-Dios, esto es…soy tan feliz.
-Lo sé-dice sonriéndome y la abrazo con todas mis fuerzas mientras pienso en la suerte que tengo.
CONTINUARÁ…
Bueno pues Kate ya es oficialmente parte de la policía, ya ha conseguido su sueño, y Rick ha estado ahí para ella, para poder cumplir sus sueños juntos. Espero que os haya gustado el capítulo y nos vemos el viernes con un poco más de esta pareja nuestra.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Mensaje por Ruth Maria el Miér Mar 07, 2018 1:01 am

Muy emotiva la graduacion!! al fin Kate logro su meta y ya forma parte del cuerpo policial. Todo se le ha dado de forma satisfactoria pues no solo logro su objetivo sino que ademas tiene a Rick a la par, asi que qué mas se puede pedir??
Todos forman una gran familia y se lo estan demostrando al final pues estan a su lado en un momento importante de su vida!!

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 78

Mensaje por tamyalways el Jue Mar 08, 2018 10:30 pm

Buenos días y lluviosos días, aunque desde hace dos semanas aquí al menos es lo normal, quizás eso me ayude ha tener que estar más tiempo en casa y con eso a tener más ganas de escribir, no sé qué será, quizás la inspiración ha vuelto de golpe, pero llevo cuatro capítulos en tres días contado hoy, lo poco que he podido escribir esta mañana, y seguro que alguno más cae hoy. Estoy on fire, y estoy disfrutándolo a tope, quedan tres capítulos para acabar esta historia, contando con el de hoy, y me propuse que para poder publicarlas seguidas tenia que llegar a un numero concreto, algo que cuando lo pensé pensaba que seria imposible, seguramente hoy llegue a esa cifra, lo que significa que la semana que viene tendremos fin y principio de historia, estoy contenta.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 78
POV RICK
Hoy es el día en que me voy a convertir en padrino de la personita más bonita de este mundo. Estoy nervioso y emocionado a partes iguales. No dejo de dar vueltas a la maldita corbata, la verdad es que nunca he sido bueno para esto y no me esta ayudando con mis nervios.
-Déjame a mí-dice Kate quitándome la corbata de la mano mientras me la coloca con toda la facilidad del mundo-Voy a tener que enseñarte a hacerlo.
-¿Qué dices? Prefiero que sigas haciéndolo tú-digo con una sonrisa mientras la miro a través del espejo como me sonríe antes de acabar de vestirse.
-Anda date prisa no querrás llegar tarde ¿no?
-Ya voy-digo ocultando una sonrisa y la veo sonreír mientras se coloca los zapatos, la verdad es que estaba preciosa.
Salgo de la que fue mi habitación durante años seguida por ella, el haber podido estar un par de días aquí juntos ha sido increíble. La verdad es que tampoco pasamos mucho tiempo separado, al menos del libre que tenemos, pero el poder estar las veinticuatro horas juntas y aquí donde nos conocimos fue increíble. Ojalá pudiéramos estar más tiempo así, aunque sé que ahora mismo ella tiene que demostrar más, porque está empezando y la verdad es que yo paso todo mi tiempo entre la editorial y llamadas a Ana para saber si el dinero le ha llegado o no y si han podido empezar las obras. Mientras estoy ocupado todo va bien, pero cuando estoy solo en esa casa tan grande puf le echo demasiado de menos.
Cuando bajamos las escaleras ya están todos listos, hasta la pequeña. Habían decidido que el bautizo fuera en el jardín de la casa, Allie, Kira y Kate se habían ocupado de que quedara precioso todo. La verdad es que iba a ser una ceremonia increíble.
Llega el momento, Kira y yo estamos juntos a los padres y la pequeña, preparados para convertirnos en los padrinos de esta preciosidad. Ambos sonreímos nerviosos, sin duda para nosotros es emocionante pero también sabemos que es una responsabilidad, esta niña será nuestra ahijada, tendremos que cuidar de ella siempre.
La ceremonia como preveía fue preciosa, emotiva, divertida y muy familiar. Todos tuvieron su protagonismo hasta el pequeño. Y entonces llega el momento. Kira coge a la pequeña mientras yo me acerco y acaricio la cabecita de la niña que sonríe cuando lo hago. Nos sonreímos y entonces pasa, me convierto en el padrino de una niña hermosa que no deja de sonreírme, y aunque sé que tampoco es para tanto, o no debería serlo, lo es, es un acto increíble, es algo especial.
Kira me mira con una sonrisa, sé que se siente igual. Me acerca a la niña y la cojo mientras se ríe en mis brazos y por primera vez siento esa necesidad, esa inquietud por saber cómo se siente al ser padre.
-¿Qué? ¿A que tienes un padrino guapo?-digo haciéndole gesto con la cara haciéndole reír y dios es la cosa más bonita que he visto en mi vida, supongo que me siento atraído por la sonrisa de la gente, que es lo que me hace sonreír a mí.
Miro a Kate y veo como mira con una sonrisa mientras yo sujeto a mi ahijada entre mis brazos mientras hace ruiditos y se mete los dedos en la boca y no puedo dejar de mirarla, quizás ese deseo de ser padre se esté acercando cada vez más y más rápido. Pero acabamos de empezar, ni si quiera hemos hablado de vivir juntos aunque prácticamente lo estamos haciendo. Estamos bien ahora como para meter algo más en la apuesta, despacio y con buen paso, así nos ira genial.
Paso la niña a Allie con una sonrisa y me acerco a Kate que está mirándome con una sonrisa mientras habla con mi madre.
-Hola, aquí están las dos mujeres más guapas de mi vida, aunque ahora ahí otra más-digo mirando a la pequeña.
-Ha sido precioso-dice mi madre dándome un beso.
-Ha sido increíble-digo agarrando a Kate por la cintura-de verdad, es tan preciosa-digo con una sonrisa cayéndoseme la baba.
-Sin duda vas a ser un gran padre, cuando llegue el momento-dice mi madre con una sonrisa y yo quiero matarla porque no quiero que Kate se sienta mal por el comentario, pero me sorprende su sorpresa.
-Estoy segura que lo será.-dice sonriéndome y yo solo la miro con tanta adoración que no puedo mirar más allá, solo a ella.
-Podemos hablar un momento-digo mirándola y veo como mi mira sorprendida antes de dejar la copa en la mesa y seguirme hacia la parte de atrás donde se encuentra la piscina y de repente los recuerdos se me agolpan en la memoria.
-Bien ¿de que querías hablar?-dice mirándome con una sonrisa aunque sé que está nerviosa.
-Yo…solo quería estar a solas un rato-digo mirándole con una sonrisa mientras la abrazo y ella me devuelve el abrazo mientras acaricia mi cuello haciéndome sentir unas cosquillas tan relajantes.
-Suéltalo-dice con suavidad cuando nos separamos-sabes que puedes contarme cualquier cosa, conmigo no tienes que hacerte el fuerte ni ocultarme nada, puedes contarme cualquier cosa.
-No hemos hablado de lo que va a pasar a partir de ahora con nosotros. Estamos bien, genial, pero quiero más.
-¿Más? ¿En qué sentido? Creo que estamos muy bien ¿no?
-Sí, y no quiero que eso cambie, pero quiero…quiero compartir mi vida contigo por completo.
-Ya pasamos todo el tiempo que podemos juntos.
-Sí, pero en casa de tus padres.
-Y…
-Quiero que nos vayamos a vivir juntos, a un hogar de los dos, a uno que sea nuestro hogar.
-Oh… ¿Por qué?
-No es que no me guste tu casa, es…no sé es…
-¿Para hacerlo más real?-pregunta mirándome y yo le agarro de la mano con una sonrisa.
-No necesito hacer nada para saber que esto es real Kate, es solo para poder disfrutar más juntos. Solo quiero que sea algo de los dos, algo nuestro. No te estoy pidiendo que te marches de tu casa ni que te deshagas de ella. Solo…quiero que hagamos esto juntos. Que encontremos un hogar para los dos, un lugar donde crear nuestra propia familia. No tiene que ser ahora…yo…-digo tragando saliva nervioso de que no pudiera gustarle la idea.
-Creo que es buena idea-dice de repente con una sonrisa y siento que me relajo.
-¿De verdad?
-Sí, yo tampoco me sentía cómoda estando en casa de mis padres desde antes de que tu aparecieras, y creo que sería bueno para nosotros encontrar algo para los dos, un lugar donde empezar, donde crear nuestra familia.
-Dios menos más que estás de acuerdo, pensé que ibas a mandarme a la mierda.
-¿En serio?-dice mirándome extrañada-es algo normal ¿no? queremos estar juntos así que supongo que esto es un paso ¿no?
-Sí, es un buen paso-digo sonriendo mientras le abrazo-entonces ¿puedo hablarte de boda y niños?
-No te pases-dice haciéndome reír.
-Está bien paso a paso. ¿Cuándo empezamos a buscar casa?
-Sin precipitarnos ¿sí? Quiero que sea nuestro hogar para siempre.
-Sé que cuando encontremos el lugar lo sabremos, estoy seguro-digo agarrándola de la cintura acercándola para besarla suavemente en los labios.
-Creo que yo ya lo he encontrado-dice y la miro sin entender-tu eres mi hogar Rick, me da igual donde vayas, voy a ir a donde vayas. Lo tengo más claro que nunca, tú eres mi hogar, tú eres lo que quiero, tú eres lo que necesito.
-Dios si supieras lo importante que es para mí oír eso. Porque es justo lo que yo siento. Me da igual donde ir, donde estar, me da igual todo mientras este a tu lado.
-Pues recuérdalo siempre, ¿sí? No vuelvas a irte, no sin mí-dice mirándome con una pequeña sonrisa.
-No pienso irme Kate, ahora más que nunca, sé que juntos somos mejores, juntos somos más fuertes y juntos somos más felices. ¿Para qué iba a irme?
-No lo sé, solo ten presente eso, tú me haces feliz, tú, lo demás da igual, lo demás puedo dejarlo, pero a ti nunca voy a dejarte ¿sí? Nunca, por nada ni por nadie-dice dejándome claro que sabe que me fui por ella, que la deje ir una vez pensando que su futuro era más importante que yo, y escuchar lo contrario de su boca, pedirme que no me vaya nunca, hace que mi corazón lata nervioso, pero unos nervios buenos, unos nervios increíbles, unos nervios que me hacen creen en el amor verdadero, en ese amor que sentimos el uno por el otro, ese amor que sale a través de los poros de nuestra piel y que cualquiera que esté a nuestro alrededor puede ver con solo mirarnos, con solo estar cinco minutos a nuestro lado. Quiero a esta mujer por encima de todo, la quiero tanto que sé que daría mi vida por ella si fuera necesario, la quiero tanto que no puedo imaginar una vida sin ella, solo me hubiera gustado darme cuenta antes, me hubiera gustado estar toda mi vida a su lado. Pero no quiero pensar en ello, no quiero pensar en el tiempo perdido, sino en todo el tiempo que tenemos por delante y disfruto de eso, disfruto de estar a su lado y lo haré por el resto de mi vida.
CONTINUARÁ…
Bueno, pues así acabamos la semana, pero aun quedan dos capítulos más para poner el broche a esta historia, espero que os haya gustado. Seguimos juntos.
Buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Mensaje por Ruth Maria el Dom Mar 11, 2018 12:48 pm

Que lindos!! estan tan compenetrados!! le estas dando un buen cierre a la historia!!

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 79

Mensaje por tamyalways el Dom Mar 11, 2018 9:46 pm

Buenos días, aquí estamos empezando la semana con el penúltimo capítulo, estoy triste porque esto se acaba, pero como siempre cuando algo se acaba otra cosa empieza, siempre hay que ir mirando el lado bueno de las cosas. Gracias como siempre por estar ahí, durante toda la historia, y por vivirla intensamente en los buenos y en los malos momentos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 79
POV RICK
Han pasado seis meses desde que Kate se graduó, seis meses que llevamos juntos sin separarnos ni un solo día, hasta hoy. Mi libro se ha publicado, y está siendo todo un gran éxito. He decido venirme a ver a los chicos y a Ana, ver como por fin han conseguido el agua potable. Miro a mí alrededor y me doy cuenta de que esto fue el último paso para llegar a mi hogar, esto me hizo darme cuenta de que mi futuro estaría arraigado a este lugar también. Lo tenía claro, quería volver y quería hacerlo con ella.
Kate va a venir, en realidad, en unas horas estará aquí. Quería venir con ella, pero tenía que trabajar el día de hoy antes de poder venirse conmigo. Pero va a venir, va a pasar sus vacaciones aquí conmigo, y eso me hace sentir bien, quiero que vea esto, quiero que vea donde ha ido el dinero, pero sobre todo, quiero que vea donde estuve, quiero que vea lo que hizo que me enamorara de este lugar y de esta gente, que entienda porque hice lo que hice y que fue lo que me termino de llevar a ella.
Y aquí estoy viendo como los niños corren, como disfrutan con lo poco que tienen, y me doy cuenta de nuevo de lo afortunado que soy. Tengo a toda la gente que quiero cerca, la tengo a ella, y me doy cuenta de que eso es lo que necesitaba, era lo único que necesitaba.
Veo a Ana sentarse a mi lado y me mira con una sonrisa mientras apoya su cabeza sobre mi hombro. Y yo sonrió mientras ambos miramos a nuestro alrededor.
-No sabes lo que has hecho aún ¿no? -dice mirándome-has dado a toda esta gente algo tan necesario y primario, como es el agua, pero no solo eso, les has dado esperanza Rick, míralos, no sabes cómo van a aprovechar y a disfrutar y cuidar esta magnífica oportunidad.
-Ellos me han dado más, me ayudaron, me guiaron hacia mi destino. Si no hubiera estado aquí, nunca hubiera pensando que tenía que volver, nunca hubiera vuelto, o quizás no tan pronto, no creo que hubiera vuelto a atreverme a publicar, no me hubiera reencontrado con mi felicidad. No me hubiera encontrado con ella.
-Es muy afortunada.
-No, te equivocas, soy yo el afortunado-digo con una sonrisa y la veo mirarme.
-Estás enamorado, madre mía, completamente enamorado-dice riéndose-me alegro mucho por ti Rick, me alegro de que seas feliz, te mereces todo, y te debo…no sé cómo mil favores que lo sepas.
-No me debes nada, encontrarte aquel día, y los casi tres meses que pase aquí, eso es mucho más de lo que yo he hecho por ellos o por ti, de verdad esos meses me hicieron creer en la humanidad, me hicieron darme cuenta de la importante que es estar al lado de la gente que quieres, me hizo darme más cuanta que nunca, que el dinero no sirve para nada si no puedes compartirlo con la gente que adoras, que amas.
-Eres genial Rick, ojala hubiera más gente como tu.
-No, para mi es fácil. Solo por hacer lo que me gusta me dan un montón de dinero, solo tengo que donar ese dinero. Para mi es fácil, lo complicado es lo tuyo, dejar toda tu vida para estar aquí, ojala pudiera hacerlo yo, pero ahora que he vuelto a casa, me doy cuenta de que no puedo dejarlos de nuevo, no puedo. Ellos son mi vida, mis ganas de seguir adelante. Aunque creo que esos dos meses, casi tres, fueron los meses más reveladores de mi vida.
-¿Sabes? Para mí también es fácil, no tengo una familia por así decirlo, ellos, todos y cada uno de ellos, es mi familia, son los que me mueven, los que me hacen sonreír y levantarme cada día con más fuerza. Tu familia es tu mayor apoyo, lo que necesitas para seguir adelante, no los dejes nunca Rick.
-No lo haré-digo con una sonrisa abrazándola sabiendo que tiene razón, me fui pensando que era algo que me retenía, y al final me he dado cuenta que en realidad es lo que me da fuerza, solo necesitaba asimilarlo y tomármelo con más calma, además de que la necesitaba a ella, necesitaba soltar mis sentimientos, dejar que fueran libres para poder ser feliz.

POV KATE
Llego al aeropuerto y vienen a buscarme. Rick dijo que le gustaría venir a por mí pero tenía que conseguir un coche que le llevara al aeropuerto y luego nos volviera a llevar. Le pedí que no lo hiciera, que no era necesario. Tenía ganas de descubrir algo de él durante ese año que estuvo fuera, y él dice que este lugar es el lugar donde más tiempo estuvo, donde mejor se encontró, y supongo que será verdad cuando se volvió a atrever a publicar solo para poder ayudarlos. ¿Cómo no iba a enamorarme de este hombre?
Tenía casi una hora de camino, pero pensar en que iba a volver a verlo hacia que estuviera muy feliz, muy alterada. Necesitaba verlo, solo habíamos pasado unas horas sin vernos, tampoco había sido tanto, pero no podía perder tantos días, así que le dije que se viniera para adelante. Quería esperarme, quería que fuéramos junto, pero llevaba tantos días esperando para ese viaje, que le dije que no pasaba nada si yo me iba un día después, que lo importante es que estaríamos juntos allí. Se refunfuño un poquito, pero al final termino cediendo, y ahora aquí estoy con ganas de abrazarlo, como si hubiera pasado de nuevo casi un año, aunque solo han sido unas horas. Supongo que cada vez me cuesta más estar lejos de él.
Miro por la ventanilla todo el camino, todo es tan distinto a Nueva York., pero es precioso, entiendo porque Rick se enamoró de este lugar. Hay decenas de fotos de este lugar en nuestra casa, es casi como si lo conociera, como si ya hubiera estado aquí.
Recuerdo el día que fuimos a buscar casa. Estábamos ya cansados de buscar, queríamos encontrar un lugar que sería para siempre nuestro hogar. Recuerdo el día en que por fin la encontramos. Está lejos de mi trabajo, si, lo está, pero me gustó nada más verla y cuando vi la sonrisa de Rick como le recordaba sin duda al lugar donde nos conocimos, supe en ese instante que ese iba a ser nuestro hogar, que juntos conseguiríamos que lo fuera. Ha sido complicado, Rick ha tenido que hacer algunas reformas, ha trabajado mucho en el jardín, pero al final, ha terminado siendo nuestro hogar, nuestro.
Veo como el coche llega a un pequeño poblado y como de repente el coche se llena de niños corriendo alrededor del coche y no puedo dejar de sonreír al verlos, no se lo he dicho a Rick, pero desde hace unos meses siento la llamada, la llamada de la maternidad. No he querido comentarle nada para que no se asustara, supongo que es pronto aun, pero desde que lo vi, desde que nos volvimos a encontrar, supe que era real, que siempre lo había sido. Que estábamos hecho el uno para el otro, que quería estar con él para siempre y que quería forma una familia a su lado.
Se para el coche y los niños salen corriendo y riendo hacia todos los lados. Me quedo mirándolos con una sonrisa antes de pagar al taxista y bajarme del coche.
Tomo aire, aire fresco, un aire completamente distinto al que hay en Nueva York. Siento como todos los niños de repente me rodean con sonrisas y acaricio sus cabezas con una sonrisa mientras me dejo guiar por ellos hacia unas pequeñas cabañas. Y entonces, entonces lo veo, allí está de pie hablando con unos niños que se ríen de lo que está diciendo. Me quedó mirándolo durante unos segundos y después recobro mi camino hacia él con mucha prisa.
Y no sé cómo ni cuándo, pero entonces me mira, me mira y cuando lo hace veo esa mirada angelical, esa mirada de adoración, esa mirada tan limpia y pura que hace que mi corazón grite que lo ama con todas su fuerzas, porque si lo amo, lo amo, lo amo, lo amo.
Entonces nuestros cuerpos se encuentran, y nos tocamos, nos sentimos, nos acariciamos, nos besamos, nos amamos con la mirada, con el roce de nuestra piel, con todos los sentidos, y ahora, aquí y ahora, sé que es mi vida, todo lo que necesito, todo lo que quiero.
Nos tiramos el resto de la tarde presentándome a todos y conociendo un poco el lugar. Es verdad, solo llevo aquí un par de horas y ya me he enamorado de él, es un lugar especial, es como él.
Ahora estoy aquí sola, disfrutando del lugar mientras pienso en él, en lo importante que es para él que hoy haya estado aquí y estoy tan feliz por ello. Entonces oigo unos pasos y cuando me giro allí esta él mirándome con una sonrisa.
-¿Qué haces ahí expiándome?-digo con una sonrisa.
-Mirando lo hermosa que eres-dice sonriéndome, con cara de embobado que hace que me sonroje.
-Rick eres…-pero no me deja continuar. Me calla con su mano mientras se acerca rápidamente a donde me encuentro, y pienso que va a besarme y me preparo para recibir sus labios, pero solo apoya sus manos en mi cintura y me mira fijamente y lo veo nervioso y entonces yo también me poco nerviosa y entonces, entonces lo suelta como si nada.
-Cásate conmigo Kate-dice mirándome fijamente y casi me cuesta entender que es lo que está diciendo, pero entonces lo entiendo y sonrió, porque soy feliz, porque sin darme cuenta es algo que he estado esperando mucho tiempo, creo que desde el primer día que le vi, aunque me costó demostrarlo, aunque me costó admitir que sí, que de él podía enamorarme, que él podía ser al amor de mi vida.
-¿Por qué has tardado tanto en pedírmelo?-le contesto con una sonrisa y lo veo como me mira sorprendido antes de que una sonrisa aparezca en su cara.
-Estaba esperando a que tú lo hicieras pero como no lo hacías al final he tenido que dar yo el paso-dice continuando con la broma sacándome una sonrisa y consiguiendo que me riera, como siempre-¿Entonces…?
-Claro que quiero casarme contigo Rick. ¿Tenías alguna duda?
-Bueno…alguna tengo aun-dice picándome ocultando una sonrisa y coloco mi mano en su cuello acercándolo a mí para dejarle claro, más que claro que estoy completamente enamorada de él, que quiero pasar el resto de mi vida con él, que quiero ser su mujer, la madre de sus hijos y su compañero por siempre jamás.
CONTINUARÁ…
Bueno pues solo uno más para despedirnos, ha sido un pelín más largo que los últimos, aunque seguro que ni os habéis dado cuenta jaja. Bueno pues eso, espero que os haya gustado y nos vemos el miércoles, para decirle adiós.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Mensaje por Ruth Maria el Mar Mar 13, 2018 12:51 am

Todo principio tiene un final!! Hasta que rick se animo a pedirle matrimonio, Kate fascinada con el lugar y plenamente identificada. Me gusta que ya piense en tener familia pues esta segura que rick es su pareja de por vida.
Esperando tu nueva historia que de seguro nos enganchara!!

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 80-Final

Mensaje por tamyalways el Miér Mar 14, 2018 2:56 am

Buenas tardes, creo que no quería que llegara este día y por eso he tardado tanto en publicar jaja, en realidad, lo había olvidado, demasiado ajetreada la mañana para acordarme, pero no iba a olvidarlo. Ahora bien, para despedir bien esta historia, tengo que daros las gracias a todos, por tener paciencia y por confiar hasta el final en que esto iba a acabar bien. Mil gracias por vuestros mensajes, vuestro apoyo y vuestra ilusión al leer y dejar comentarios, recordad que esto siempre es por y para vosotros.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 80
POV KATE
Ha llegado el día, y si, estoy muy nerviosa, mucho, demasiado, pero también estoy tan emocionada de que este día haya llegado que me da todo igual. El amor que siento en este momento lo supera todo. Aunque no puedo evitar pensar que me falta ella, hoy más que nunca, pero sé que tengo a dos grandes mujeres aquí a mi lado que no van a dejar que me siente mal porque mi madre no este aquí a mi lado. Ellas hoy entre las dos ayudaran a que ese papel, el de mi madre, no quede ausente.
-Cariño, estas guapísima-dice Martha acercándose mientras me mira con una sonrisa y Allie asiente allí a mi lado.
-Gracias Martha-digo sonriendo mientras me miro en el espejo.
-Tengo que dejarte un momento, tengo que ejercer de madrina, pero te dejo en buenas manos-dice dándome un apretón en la mano.
-Si, ocúpate de que no huya de nuevo ¿sí? -digo con una sonrisa y ella se aleja con otra sonrisa dejándome a solas con Allie.
-Ven, siéntate, tenemos que hacer esperar al novio-dice con una sonrisa y me siento a su lado con nuestras manos entrelazadas-Sabes que para mi los dos sois como mis hijos ¿no? -dice y yo solo asiento con una sonrisa porque tengo miedo de que la emoción me juegue una mala pasada-os deseo toda la felicidad del mundo cariño, os merecéis lo mejor. Y sabes una cosa, estoy segura, de que vais a ser feliz, solo hay que veros juntos para saberlo. Cuidaros mutuamente ¿si?
-Lo haremos-digo dándole un abrazo.
-Bien, tampoco queremos hacerle mucho sufrir, será mejor que nos vayamos ya.
-Si-digo quitándome alguna lágrima que no había podido evitar y salimos fuera donde mi padre esta esperándome y veo su cara de absoluta felicidad y yo también sonrío.
-Estoy tan orgulloso de ti cariño y tan feliz.
-Yo también estoy orgullosa de ti papa-digo abrazándome con fuerza antes de agarrarme a su brazo para que me lleve a su lado, al lado del hombre al que amo, con el que voy a pasar el resto de mi vida.
Cuando llego a ese pasillo, a ese pasillo que parece inacabable y lo veo allí de pie sin duda nervioso esperándome, siento como las hormiguitas que tenían en el estomago empiezan a moverse haciendo que me ponga mucho más nerviosa y que de la emoción no pueda evitar que alguna lágrima caiga por mi cara mientras agarrada y guiada por mi padre me acerco a él.
-¿Bien?-pregunta cuando nuestra mano se tocan por fin y yo solo asiento con una sonrisa mientras con la otra mano limpia mis lágrimas con una sonrisa.
Empieza la ceremonia y yo no puedo dejar de mirarlo con una sonrisa, lo veo nervioso y emocionado, creo que los dos no necesitamos estos para saber que nos queremos, pero es como un paso para saber que esto es real ahora y que lo va a ser siempre. Estamos tan bien juntos, es todo tan perfecto, que en muchas ocasiones parece irreal, pero solo sentir su mano sobre la mía, ver su sonrisa y como me atraviesa con su mirada, lo hace tan real, no necesito, papeles, ni una gran ceremonia, por eso estamos aquí, solo con las personas a las que queremos, y como celebración y demostración al mundo de que un amor como el nuestro puede ser real, aunque al principio nos pareciera imposible, a pesar de todo, aquí estamos, juntos, felices y convencidos de que será para siempre.
Y llega el momento de los votos, y estoy nerviosa, pero estoy tan segura de lo que quiero decirle, de lo que siento y quiero hacer con mi vida que se que todo lo que salga por mi boca será real, y solo tengo que sonreír, simplemente eso.
-Rick, ¿Empiezas tú?
-Claro-dice con una sonrisa agarrando cada una de mis manos con las suyas y mirándome con una sonrisa nerviosa, esta el pobre temblando-Kate yo, gracias, simplemente darte las gracias por aparecer en mi vida, por hacerme sentir yo por completo, por hacerme feliz, por apoyarme y ayudarme siempre. Gracias por amarme Kate, gracias por esperarme, gracias por ser como eres. Te quiero, te quiero como nunca he amado en mi vida a nadie, te quiero tanto que siento como mi corazón sonríe cuando te ve. Así que, aquí estoy, enamorado de tu risa, de tu sonrisa, de tu corazón, de tu mirada que brilla por si sola. Aquí estoy para decirte que te quiero y que quiero pasar el resto de mi vida a tu lado-dice con una sonrisa y siento como mi corazón late con fuerza mientras algunas lagrimas caen por mi cara, me toca, sé que me toca pero no sé como voy a poder superar esto, solo tengo que ser sincera, tengo que abrirme como él acababa de hacerlo.
-Te quiero Rick, y dios, no sabes lo que te agradezco que aparecieras en mi vida. No sé cómo hubiera sido mi vida si aquel día no me hubieras abierto las puertas de tu casa, de tu familia, pero estoy segura de que mucho más infeliz. Te quiero porque sabes escucharme, porque sabes apoyarme, porque sabes hacerme reír. Me gusta tu mirada limpia y pura, me gusta tu sonrisa tan dulce y atractiva, me gusta lo increíblemente bueno que eres, me encanta que seas increíblemente bueno-digo sacándole una sonrisa-te quiero Richard Rodgers, y quiero pasar el resto de mi vida a tu lado, ahora y siempre-digo sonriéndole y lo veo asentir y como sus ojos brillan por la emoción.
-Bien después de estos votos, será mejor que no diga mucho más, solo que os declaro marido y mujer y que os podéis besar-dice con una sonrisa y yo me adelanto a él y coloco mis manos en su cuello tirando de él para poder besarnos por primera vez como marido y mujer.
Disfrutamos de la cena y sobre todo de la compañía. Disfruto viendo como ellos disfrutan también de esto que nos está pasando. Incluido una persona a la que le hicimos mucho daño, y de lo cual me arrepiento un mundo, porque no lo merecía, y quizás ahora nosotros no merezcamos su perdón, pero aquí está feliz por nosotros. Y precisamente la veo como se acerca con una sonrisa tras dejar al pequeño con mi marido, si mi marido.
-Hola Kate-dice con una sonrisa dándome un beso y yo le devuelvo la sonrisa- muchas felicidades, me alegro mucho por vosotros.
-Muchas gracias Kira, de verdad por todo. Eres un ejemplo como persona, de verdad-digo emocionándome y ella me abraza.
-No digas tonterías, somos familia Kate, siempre vamos a serlo. Me alegro mucho que seáis felices, es más, creo que os lo merecéis demasiado como para no serlo-dice sonriéndome y yo asiento con una sonrisa de verdad agradecida por haber conseguido al final no sentirme mal estando a su lado, poder por fin disfrutar de su amistad.
-Perdón por interrumpir. No he encontraba el momento para felicitarte, venía a hacerlo y a despedirme yo no…-dice Tom acercándose pero no lo dejo acabar.
-No digas tonterías, la fiesta acaba de empezar y formas parte de esta familia-digo dándole un abrazo. Tom quiero presentarte a Kira, es de la familia-digo mirándola con una sonrisa-él es mi compañero.
-¿Eres policía?
-Eso dicen-dice Tom bromeando y veo como Kira le sonríe.
-Bueno yo os dejo, hazle sentir en casa ¿sí?-le dijo a Kira con una sonrisa mientras me acerco a donde se encuentra mi marido con una sonrisa.
-Hola guapo-digo con una sonrisa dándole un beso.
-¿Qué me he perdido?-dice señalando con la cabeza hacia Kira y Tom.
-De momento creo que nada, pero quien sabe. ¿Me sacas a bailar?-digo con una sonrisa y veo como tira de mi rápidamente hacia la pista de baile.
POV RICK
Ha acabado la celebración del día más importante de mi vida con la familia, ahora solo estamos nosotros dos, sin necesidad de nada ni de nadie más. La miro con el traje puesto y dios no puede ser más preciosa, más perfecta.
-Ven anda-dice asomada en el balcón de la habitación y yo me acerco rápidamente colocándome detrás de ella.
-¿En que estas pensado?
-En nada-dice con una sonrisa-estoy tan feliz que no puedo ni pensar, estoy como en una nube-dice con una sonrisa y la abrazo porque es lo mismo que siento en este momento.
-Te quiero tanto, hoy es el día más feliz del mundo. Cuando pensé en casarnos, no pensé que fuera tan importante, ¿sabes? Pensé vamos a celebrarlo con la gente que queremos, vamos a celebrar que estamos enamorados. Pero hoy…ha sido todo tan mágico, que me hubiera arrepentido de no haberlo hecho. Te quiero Kate, te quiero tanto que quiero gritarlo, es más voy a hacerlo. Quiero a Kate Beckett-digo gritando por el balcón y ella me intenta tapar la boca pero yo intento evitarlo mientras los dos nos reímos hasta que ella acababa saltando sujetándose a mi cintura mientras me tapa la boca.
-Cállate Rick-dice sin poder dejar de reírse.
-Te quiero, te quiero, te quiero-digo intercalando cada palabra con un beso en sus labios.
La llevo hacia la cama dejándola suavemente sobre ella y me tumbo a su lado. Estaba cansado, dios pero a pesar de todo quería hacerle el amor, no porque es lo que todo el mundo espera de la noche de boda, es porque es una forma más de demostrarle que la amo, que la deseo y que nunca, nunca en mi vida voy a dejar de sentir eso por ella.
Le quito ese magnífico y maravilloso vestido que lleva puesto y la dejo con la mejor vestimenta que puede tener, su piel, su preciosa piel desnuda sobre la cama, mirándome fijamente con esa sonrisa que hace que mi cuerpo vibre, que mi corazón salte. Me coloco sobre ella y la miro fijamente mientras ambos sonreímos felices.
-Te quiero-me susurra despacio mirándome fijamente y siento como el corazón se me acelera, ¿hay algo más bonito que escuchar esas palabras de la persona a la que amas?
La penetro despacio, sintiéndonos, mientras no dejamos de mirarnos, mientras no dejamos de tocarnos, de besarnos en todo momento, de decirnos que nos amamos con todo nuestro ser.
Acabamos derrumbando el uno al lado del otro, abrazados y sin dejar de besarnos en todo momento, este momento era el mejor del día, el estar solos, tranquilos, solo abrazados y dedicándonos mimos el uno al otro.
-Rick, quiero ser mama-dice de golpe haciendo que le mire para saber si esta de broma o no.
-¿Lo dices en serio?
-Claro-dice mirándome como sin entender la pregunta.
-Bueno imagine que llegaría ese momento, ¿Ahora?
-Me gustaría que fuera pronto sí, quiero que disfrutemos de él mientras seamos jóvenes.
-Pensé que como acababas de salir de la Academia no ibas a querer frenar tu carrera…
-Puedo seguir con mi trabajo y tener mi papel de madre. Puedo compaginar las dos cosas, es más quiero hacerlo. Adoro y necesito mi trabajo, pero también tengo esas ganas de ser madre, si no las tuviera no te lo diría Rick, ni si quiera me lo plantearía, pero me gustaría, quiero, y deseo ser madre, quiero que seamos papas. ¿Y tú?
-¿En serio me preguntas? Creo que deberíamos ponernos ya a ello-digo colocándome sobre ella haciéndola reír.
-No hace falta que sea ahora, hoy, o mañana. Solo quiero que sepas que estoy preparada para intentarlo.
-Yo también lo estoy.
-Entonces estamos de acuerdo.
-Más que de acuerdo-digo con una sonrisa besándola suavemente en los labios-Soy tan feliz Kate, tan feliz que me parece todo irreal, ¿Cómo pude ser tan idiota de no darme cuenta?
-Deja ya eso Rick, si lo sabias solo querías que yo cumpliera mis sueños, ¿Hay una mayor prueba de amor?-dice con una sonrisa-te quiero, y vamos pasar el resto de nuestra vida juntos, así que asúmelo, esto es real, muy real, somos felices y yo al menos pienso disfrutarlo y aprovecharlo.
-Yo también quiero-digo mirándole con una sonrisa mientras tiro de ella hacia mí para poder descansar juntos, y así me duermo, con la felicidad reflejada en mi cara, y sabiendo que mañana cuando despierte será el primer día del resto de mi vida a su lado, siempre suyo, siempre.
FIN
Hasta aquí hemos llegado, gracias a todos los que me habéis acompañado en este viaje, ya estoy preparando el siguiente, y quiero que me ayudéis a decidir que día queréis que lo empecemos. Haré encuesta en Twitter, pero como siempre podéis dejarme por aquí un mensaje y también contará.
Opciones: jueves, viernes, sábado o domingo. Recordad que el segundo capítulo será el lunes, vosotros sabréis cuanto queréis esperar para el segundo jaja.
Gracias y seguimos
#CastleAlways
#CaskettAlways
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Mensaje por Ruth Maria el Jue Mar 15, 2018 12:42 am

Exclente final!! son tan tiernos juntos! me parece que entre Tom y Kira pudiera nacer algo o me equivoco?? me hizo falta un epilogo para saber de los hijos de ellos.
Me gustaria nuevo capitulo el domingo para no tener que esperar tanto por el segundo de ellos.
Gracias nuevamente por dedicar parte de tu tiempo a escribir!!

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La pensión-Tamyalways-Final Publicado

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.