La última copa-Tamyalways-Final Subido

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Re: La última copa-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por Ruth Maria el Jue Abr 19, 2018 12:47 am

Poco a poco kate se va convenciendo que Rick no es culpable!! es logico que despues de semejante susto este temblorosa y con miedo a la gente

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 18

Mensaje por tamyalways el Vie Abr 20, 2018 2:27 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, muy feliz de seguir y feliz de que os este gustando. Esperando poder sorprenderos, aunque cada vez es más complicado jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 18
POV KATE
Me levanto con otro ánimo, pero sin dejar de darle vueltas a lo de anoche. Me deje llevar por la necesidad de no estar sola, pero por un momento me olvide de todo, del caso, de que él era sospechoso de un asesinato y que yo era policía. No podía dejar que eso volviera a ocurrir, y sé que no va a volver a pasar, todo fue por lo que paso, por el miedo y asqueada que me sentía. Pero sobre todo, porque me sentía sola, no podía contárselo a nadie y eso hacía que estuviera mal y necesitara ese apoyo, ese apoyo que llego de su parte sin esperarlo. Pero ahora tengo que despertarme, tengo que coger todas mis fuerzas y tirar hacia delante, ahora tengo un gran sospechoso y voy a intentar cerrar este caso me cueste lo que me cueste.
Me preparo el café que me de la fuerza para seguir en pie cuando siento como suena el teléfono. Tomo aire para poder hacerme cargo de la llamada, allí estaba Royce de nuevo.
-Buenos días.
-Buenos días. Tenemos reunión. ¿Allí, aquí, en la comisaria?
-Mejor voy yo para allá. Creo que deberíamos dejar de usar este piso para reuniones. Esta demasiado cerca del bar-digo en modo de excusa, pero ahora sabiendo Rick donde vivo no es bueno que vea a los policías del caso salir de mi piso.
-Está bien. Te espero aquí, hoy estamos solos.
-Bien, no tardo-digo colgando y tomando aire, sé que no va a dejar pasar lo poco que le conté ayer, pero tenía que seguir manteniéndome en mis treces para que no me sacara del caso.
Llego al piso y no puedo dejar de mirar a todos los lados. Tomo aire antes de tocar y cuando abre la puerta esta con el cepillo de dientes en la boca. Me hace un gesto para pasar mientras él va hacia el baño para acabar.
Cuando vuelve se sienta directamente y me mira fijamente esperando una explicación por mi parte. Yo intento mantener la calma, porque no es lo mismo engañarlo al teléfono que mirándole a los ojos. Tengo que dejarle claro que no pasó nada.
-Bueno… ¿Algo nuevo?
-¿En serio? Dime que paso ayer Kate.
-Ya te lo dije. No estaba bien enganchado. En cuanto me sonó el teléfono enseguida lo arregle.
-Si ¿Y luego?
-¿Luego?
-Estabas nerviosa, podía oír tu corazón latir demasiado rápido.
-Vale, rompí otra botella, soy demasiado torpe y pensé que podrían echarme y que todo se fuera al traste. Por eso hice como si estuviera mal. Parece ser que soy mejor actriz que camarera-digo con una sonrisa como su no pasara nada, pero no deja de mirarme intentando descifrar si decía la verdad o no, pero no dejo que llegue al fondo del verdad-Bueno aclarado eso creo que tenemos que hablar de algo importante.
-Tú dirás.
-Quiero que investigues a un cliente en especial. Will Sorenson.
-¿Will Sorenson? ¿Algo en particular? ¿Paso algo ayer…?
-Sí, paso que desde el día de la entrevista no había vuelto. Ayer volvió y…no sé me miraba…no me gusta cómo me miraba.
-Kate mucha gente te mira, allí dentro te miraran todos porque eres una mujer increíble y la única en aquel lugar.
-No es eso. Es su forma asquerosa de hacerlo.
-¿Crees que es un baboso? ¿Crees que tengo que investigarlo por eso?
-Puede que sea un violador. O puede que se crea que por ser quien se puede tener a quien quiera y que ella se negara.
-¿Crees que es ese el móvil?
-Puede ser.
-Ya hemos investigado a todos y nada.
-Pues vuelve a hacerlo. Es rico y tiene mucha influencia, puede que lo taparan.
-Vale volveré a investigarlo. Pero no te prometo nada, si lo borró no vamos a conseguir nada. Pero intentaré investigarlo y puedo llamarlo si quieres para hacerle declarar, quizás así se asuste y cometa un error.
-Todavía no, aguanta un poco y busca por todos los lados y luego si no conseguimos nada es todo tuyo.
-Bien. Confió en tu criterio Kate, así que…ten cuidado ¿sí?
-Lo tendré-digo con una sonrisa mientras siento como el móvil vibra en mi bolsillo. No podía ser Royce y solo había otra persona que tenía este número, tenía que ser él-si no tienes nada más que decir, voy a irme.
-Está bien, pero recuerda que somos un grupo Kate. Y aunque estés enfadada conmigo, soy tu compañero y quiero que confíes en mí, te prometo que puedes hacerlo.
-Lo sé-digo levantándome para salir de allí lo antes posible, esperando que volviera a llamar, tenía que aprovechar lo de anoche para sacarle algo más, para descubrir que es lo que paso.
Salgo fuera intentando calmarme, había pasado por su detector de mentiras, no sé si lo había aprobado del todo, pero al menos lo había dejado pasar por ahora. Solo esperaba que cumpliera su promesa e investigara a Will, ojala encontremos algo contra él sea lo que sea.
Vuelve a sonar el teléfono en mi bolsillo. Miro la puerta del piso de vigilancia antes de salir de allí lo más rápido posible para poder contestar lo más sola posible.
- ¿Si? -pregunto como si no supiera quién es.
-Hola Kate, soy yo-dice nervioso, lo puedo notar por cómo le tiembla la voz y eso me hace sonreír.
-OH hola.
-Bueno, te dije que te iba a llamar para ver si querías acompañarme.
-¿A dónde vas?
-Bueno a lo que quieras, me da igual.
-No puedo estar mucho tiempo.
-Prometo que estarás a tiempo en el trabajo.
-Está bien, dime dónde y allí estaré.
- ¿Te da igual que hacer?
-Confió en ti-digo con una sonrisa.
-Bien, te mando la dirección.
Voy a casa para arreglarme un poco, no es que sea una cita pero tampoco pasaba nada si iba un poco arreglada ¿no? me doy prisa porque no quiero llegar tarde.
Llego al lugar acordado y no puedo verlo por ningún lado. Miro mi reloj pero veo que es justo la hora, ni tarde ni pronto. No sé porque me siento nerviosa, supongo que, porque tengo mucha presión, porque quiero que esto sirva para algo y, además, me pone nerviosa estar a solas con él, no porque sea una cita o le tenga miedo, no sé es algo raro.
-Perdón, ¿Has visto una chica guapa por aquí? -escucho su voz en mi espalda y no puedo evitar sonreír, en momentos como este me cuesta mucho verlo como sospechoso, pero tenía que ser profesional.
-No sé, eso es algo subjetivo ¿no?
-Algo parecido a lo que estoy viendo ahora mismo me vale-dice con una sonrisa sin duda flirteando conmigo y yo le sonrió siguiéndole el juego.
-Bueno, será mejor que dejemos eso a un lado. ¿Dónde me llevas?
-Aquí mismo-dice señalando un edificio que teníamos justo detrás.
-¿Una galería?
-Sí, vamos quiero probar si esto es lo mío-dice agarrándome de la mano y tirando de mi hacia dentro.
Caminamos por la galería viendo todo las obras que están en exposición, la verdad es que el poco tiempo que pase en la Universidad estudie arte, era una de mis asignaturas favoritas. Ahora pasado el tiempo a veces pienso si tendría que haber seguido con los estudios, pero la verdad es que tenía claro lo que quería, por eso lo deje para entrar en la Academia, era lo que quería y necesitaba y creo que siempre supe para que estaba hecha. Me parece curioso que Rick aun no sepa que quiere hacer con su vida.
-Bueno y ahora-digo tras dar dos o tres vueltas a la pequeña sala.
-Bueno no sé qué se debe sentir-dice serio haciéndome reír- pero tengo algo que puede solucionarlo.
-¿Qué has preparado?-digo con una sonrisa.
-Tienes que seguirme para averiguarlo.
Veo como la chica de la entrada le sonríe mientras le hace un gesto para que le siga. Rick abre una puerta y allí hay un grupo de personas con un caballete, donde estaban pintado a una mujer que estaba en el centro sirviendo de modelo. Rick me mira con una sonrisa mientras tira de mí y nos colocamos en dos sitios que estaban libres.
-¿Qué es esto?-pregunto bajito sorprendida.
-De alguna manera tendré que saber si valgo para esto ¿no? -dice con una sonrisa mientras empieza a dibujar y yo cabeceo con una sonrisa mientras hago lo mismo.
Todo el mundo empieza a moverse y a observar sus obras mientras hablan unos con otros. Miro a Rick y lo veo muy concentrado mientras pinta y no puedo evitar reírme al ver su cara de concentración, la verdad es que estaba muy gracioso.
-¿Has acabado?
-No espera-dice con el ceño fruncido concentradísimo mientras da un par más de pinceladas-Ya-dice con una sonrisa y me muevo para ver su obra, pero estoy a punto de tirarla del caballete cuando lo veo, para nada tiene que ver con la realidad, y no podía dejar de reírme-Oye.
-Lo siento, pero creo que no has encontrado tu lugar aquí-digo sin parar de reír.
-A ver el tuyo-dice agarrándome despacio para apartarme y mirar el mío-joder, creo que podrías hacer esto mucho mejor que ser camarera, aunque eso es fácil-dice bromeando con una sonrisa en la cara.
-Muy gracioso-digo haciéndome la ofendida.
-No en serio, lo haces muy bien.
-Bueno di arte en la universidad.
-¿En psicología?
-Sí, una optativa.
-Am, pues eso no vale, yo no pintaba desde que era un niño, y no es que sacara muy buena nota, además creo que tú tampoco sabes mucho, seguro que eso se vende muy bien.
- ¿Sí? Puedes intentarlo-digo riéndome y sacándole una sonrisa.
-Bueno será mejor que decida cuando pruebe todo.
-¿Si? ¿Ahora que toca?
-Bueno…había pensado que podíamos ir a otro sitio cuando salgas de trabajo.
-Bueno… no puedo prometerte nada.
-Bueno, yo te espero si no puedes pues voy solo-dice con una sonrisa y yo solo puedo devolvérsela.
-Bien, ahora tengo que irme. Pero antes tienes que decirme a donde piensas ir esta noche.
-Es una sorpresa, quizás hasta me sorprendes y eso también se te da bien-dice con una sonrisa. -entonces te llevo.
-No, no hace falta-digo pensando en que mejor que no nos viera nadie juntos, y eso hace que recuerde que llevare micro todo el tiempo que este en el bar-Rick.
-¿Si?
-No es que estemos haciendo nada malo, bueno ya sabes. Pero me gustaría que nadie lo supiera en el bar, después de todo eres mi jefe.
-¿Entonces?
-En el bar prefiero que no me pidas salir ni nada de eso.
-¿Todo modo profesional?
-Eso.
-Bien, entonces ¿Cómo te pido para quedar?
-Tienes mi móvil.
-Está bien-dice con una sonrisa-para no ser nada parece que tengamos una relación en secreto.
-Y es lo que tenemos ¿no? una amistad secreta-digo con una sonrisa y después de hacerlo siento que estoy flirteando con él, pero no lo he hecho adrede, y ahora que lo pienso, al final no he conseguido nada con esta quedada, bueno me he ganado su confianza ¿no? eso es bueno. Creo que esto va a darme mucho más problemas que beneficios.
CONTINUARÁ…
HUY, aquí hay tema…se nota que se sienten cada vez mejor el uno con el otro, parece que a Kate le esta constando un poco separar lo personal de lo profesional. ¿Qué pasará en la siguiente cita? ¿Conseguirá Kate sacarle algo? ¿Perderá de nuevo otra oportunidad y se dejará llevar?
Pues nada, sintiéndolo mucho, habrá que esperar hasta el lunes, bueno os pongo un reto difícil. Si llegamos a los 80 comentarios antes del lunes, pues habrá capítulo extra justo cuando se consiga.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 19

Mensaje por tamyalways el Sáb Abr 21, 2018 2:15 am

Buenos días, como lo prometido es deuda aquí tenéis vuestro capítulo extra, aunque no sé yo si ha habido alguna estrategia por ahí para conseguirlo, pero me da igual, soy feliz igual, sois increíbles, y que coño yo también tenia ganas de daros este capítulo extra. Disfrútenlo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 19
POV RICK
Camino hacia el bar con una sonrisa, había disfrutado mucho de la compañía de Kate por la tarde y esperaba que aceptara salir esta noche conmigo, ya tenía un buen plan preparado y tenia ganas de poder disfrutarlo con ella.
No sé qué tenía, pero me gustaba, disfrutaba estando con ella y había dejado atrás el recuerdo que me traía de Emily, aunque a veces era imposible no recordarlo. También me gusto lo de querer mantener apartado esto del bar, entiendo que es raro verse con su jefe, no es que fuéramos a citas, pero sin duda era algo muy parecido. La verdad es que no me sentía para nada su jefe, pero me gustaba eso lo hacía aún más divertido.
Entro en el bar y no puedo evitar sonreír al verla, era guapa demasiado guapa y me sentía ahora mismo como un acosador viéndola desde lejos. Cabeceo y me dirijo hacia mi mesa, como si no me importara que estuviera allí, aunque me estaba muriendo porque se acercara y poder tener una conversación que durara toda la noche, si, me gustaba, era algo que no podía negar.
Espero allí pacientemente a que acuda mientras intento no mirarla, para ello me centro en mi móvil pero desde que se creo la junta y desde que dije ayer que necesitaba unos días libres, me lo estaban concediendo. Apenas me llegaban mensajes y eso era de agradecer, solo esperaba que todo fuera bien, pero yo había elegido a mi equipo confiaba en ellos y pensaba demostrárselo.
-Buenas ¿Qué quieres para tomar?-dice con esa sonrisa que tiene y siento que me derrito, dios si, me gustaba mucho, demasiado. Me abre quedado un buen tiempo sin decir nada porque vuelve a hablar antes de que pueda contestarle-¿Lo de siempre?
-Oh, no. Agua.
-¿Agua?-pregunta con una sonrisa burlona.
-Si, tengo una cita y quiero estar sobrio.
-¿Una cita?-dice mirándome mientras se muerde el labio y dios no puede ser más sexy.
-Si, con una mujer increíble. Así que será agua-digo sonriéndole y veo como cabecea con una sonrisa antes de ir a por mi pedido, espero que esa sonrisa signifique que va a quedar conmigo, que acepta quedar conmigo.
Aparece un rato después con la misma sonrisa un botellín de agua y un vaso. Lo deja sobre la mesa y me sonríe.
-Muy bien, vas progresando, no has tirado nada al suelo.
-Muy gracioso-dice con una sonrisa-todavía no ha acabado el día.
-Eso es verdad-digo con cara de pánico haciéndola reír-¿Mejor que ayer?
-Si, mejor. Tengo que volver-dice cortando abruptamente la conversación y yo me quedo allí mirándola ¿he dicho algo malo?
Solo puedo esperar a que la noche acabe por lo tanto me quedo con mi agua mirando a mí alrededor. Intentando saber si todo iba bien en el bar, aunque para eso tenia que haberme implicado desde el principio, esto iba a convertirse en mi escapada y ahora siento que esto no es mío.
Pasa la noche y cuando ya esta empezando a quedar poco gente decido irme fuera para cumplir su deseo de que nadie nos vieran juntos. Me levanto y acerco el vaso con la botella a la barra mientras ella esta limpiando otra mesa. Cuando vuelve me sonríe.
-¿Ya te vas?
-Si, tengo que prepararme. Tengo que estar guapo.
-Claro, claro-dice con una sonrisa.-Ten cuidado que si te ve feo quizás se eche para atrás.
-Entonces lo mejor será que me vaya corriendo-digo haciéndole reír.-Ten cuidado al cerrar-digo serio preocupándome de verdad.
-Tranquilo vivo cerca.
-Está bien, pero aun así ten cuidado.
-Si-dice con una sonrisa-tengo que acabar sino no me voy de aquí en toda la noche.
-Está bien, ya te dejo. Buenas noches-digo con una sonrisa y veo como me sonríe antes de irse a hacer su tarea.
Salgo fuera y no se muy bien que hacer para darle ese tiempo de acabar con su trabajo. Al final acabo apostado en la acera de enfrente junto a su edificio y saco un cigarro para fumármelo tranquilamente. La calle esta bastante tranquila para la hora que es, y más siendo sábado, aunque la verdad es que esta parte de la ciudad era bastante tranquila, por eso me sorprende cuando escucho como dos personas pelean, o al menos eso me parece al ver como suben el volumen tras salir de un edificio de enfrente, justo tres portales más allá del bar. Me quedo mirando desde mi sitio hasta que veo como un hombre empuja a una mujer hasta que esta acaba en el suelo, entonces ya no puedo mantenerme más al margen. Cruzo rápidamente la calle tirando el cigarro mientras me acerco.
-Hey, ¿Qué pasa?
-Oh hola Rick-dice de repente cuando llego a su lado dándome cuenta de que es Will uno de nuestros clientes.
-¿Qué pasa?
-Nada esta puta, que no sabe que le pago para que me haga lo que quiera-dice mirándole con una cara de superioridad que me entran unas ganas de romperle, mientras ella le mira desde la lejanía con autentico miedo.
-Será mejor que te vayas Will-digo intentando relajarme aunque no estaba consiguiéndolo del todo.
-¿Qué dices? He pagado por un servicio y…-pero no le dejo acabar cuando lo cojo por el cuello de la camisa y lo atrapo contra la pared.
-¿No sabes lo que es un no? te ha dicho que no.
-Le he pagado, es una puta.
-Da igual, ha dicho que no, no es no. así que vete a tu casa antes de que te lo tenga que dejar más claro.
-Está bien, está bien-dice levantando las manos-pero esto no queda así-dice mirándole fijamente con una sonrisa que me da asco y ya no puedo evitarlo más y lo golpeo con todas mis fuerzas haciéndole caer, y dios duele mucho pero ahora mismo me siento genial por haberlo echo.
-Será mejor que te vayas-le digo a la chica que recoge sus cosas y se va de allí sin mirar atrás mientras Will me mira desde el suelo con cara de pocos amigos, pero me daba igual, no iba a permitir que siguiera siendo un idiota.
-Vas a arrepentirte de esto, te lo prometo-dice levantándose con esa sonrisa de nuevo y se va por el lado contrario de donde se ha ido la chica y mientras yo me quedo mirándole hasta que desaparece. Y entonces siento como la mano me tiembla entre rabia y dolor. Me apoyo sobre la pared he intento relajarme, aunque para nada va a ser fácil.
No sé muy bien cuanto tiempo pasa, pero veo como Rob sale del bar y sé que en unos minutos también saldrá Kate así que intento cumplir sus deseos y me alejo de allí pero no lo suficiente, quería verla salir, no podía dejar de lado lo que le paso a Emily, y sentía que con ella podía evitarlo si alguien también lo intentaba, no podía evitar ese miedo que sentía de que saliera sola.
La veo salir desde donde me encuentro, la veo cerrar el bar y mirar a todos los lados como si notara que estaban observándola y luego cruza la calle hacia su casa, pero antes de entrar veo como separa mientras descuelga su teléfono. Me quedo todavía en mi sitio viendo cómo se sienta en la puerta de su casa y habla durante un par de minutos de teléfono antes de colgar.
La observo y la veo preocupada, no está bien, y entonces siento que puede echarse hacia atrás y no quiero, quiero estar con ella, quiero cumplir con mis planes y quiero hacerlo con ella.
Saco mi móvil rápidamente y le mando un mensaje rápido a su móvil. Cuando lo siente vibrar en su bolsillo se levanta para sacarlo y entonces empieza de nuevo a buscar por todos los lados hasta que consigue verme, y aunque no puedo verla bien desde donde me encuentro puedo entrever una sonrisa en su cara y eso hace que me sienta tan especial.
La veo levantarse y acercarse hacia donde estoy mientras la espero con una sonrisa. Cuando está a mi lado veo como ladea la cabeza con una sonrisa y yo no puedo evitar sonreír como un idiota.
-¿Qué haces aquí?
-Esperando a mí cita.
-¿Al final te ha abandonado?
-Espero que no-digo con una sonrisa y veo como se muerde el labio pero la sonrisa ya no está en su cara.
-No sé si hoy es un buen momento.
-Siempre es buen momento para estar conmigo te lo prometo-digo sacándole una sonrisa.
-Eres muy creído ¿no?
-Dice que eso es sexy.
-No, no lo es para nada.
-Entonces soy una mierda mi autoestima acabara por los suelos si no sales conmigo-digo exagerando haciéndole reír.
-Vale, vale, no quiero ser la culpable de que pase algo así-dice con una sonrisa y dios es tan hermosa cuando sonríe.
-¿Entonces?
-Acepto. Pero… ¿Dónde me llevas?
-Tendrás que venir para saberlo. ¿Vienes? -digo con una sonrisa y veo como se muerde el labio de una forma tan sensual que siento unas ganas enormes de besarla y no soltarla nunca. Pero entonces la veo andar mientras me mira y salgo rápidamente detrás de ella.
CONTINUARÁ…
Mil gracias a todos, espero que os haya gustado el capítulo extra, lo mejor está por llegar ????
Buen fin de semana a todos XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última copa-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por Ruth Maria el Lun Abr 23, 2018 12:29 am

De verdad que a como pintan las cosas este will es bastante problematico.

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 20

Mensaje por tamyalways el Lun Abr 23, 2018 2:26 am

Buenos días y feliz día del libre y feliz San Jordi a todos. Disfruten del día y regalen libros.
Para los que preguntáis, son 55 capítulos, a no ser que se me vaya la pinza y termine escribiendo alguno más, jaja. Mil gracias a todos por leer siempre, por estar ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 20
POV KATE
Caminamos despacio disfrutando de la buena noche que se ha quedado. No necesitamos decir nada para estar bien, aunque el fin de esta salida era hacerlo hablar, necesitaba que hablara que me contara eso que estaba segura que sabia pero que él ocultaba. Pero para eso, antes tenia que hacer que se relajara, que disfrutara de mi compañía y luego quizás consiguiera sacarle algo. Tenía que saber de una vez por todas si podía dejarlo de considerarlo sospechoso o no.
Llegamos a una fachada que con solo mirarla no puedo averiguar que puedo encontrarme dentro. Lo veo sonreírme y entonces me agarra de la mano y con una sonrisa tira rápidamente de mí hacia dentro. Cuando entramos enseguida la música me transporta, la gente cantando, la gente riendo, disfrutando, bailando. Era un karaoke, sin duda el lugar que menos esperaba que pudiera llevarme.
-¿En serio?
-Bueno, creo que tengo buena voz.
-¿Qué dices?-digo riéndome-has perdido el tiempo, ya te digo yo que como cantante no tienes futuro-digo riéndome.
-Muy graciosa-dice haciéndose el ofendido-pero para ello tenemos que probarlo. Y como me da vergüenza hacerlo solo voy a apuntarnos en dúo.
-Ni de coña.
-Parece que ya no te ríes tanto.
-Yo se lo que quiero y esto no lo es.
-Pero has venido a ayudarme, un dúo siempre es mejor-dice con una sonrisa desapareciendo de mi vista imposibilitando que pudiera evitar que se fuera.
Siento como empiezo a morirme de la vergüenza y aun ni si quiera hemos cantado. No sabía cómo huir de todo esto, pero lo veo llegar con dos copas en la mano y una sonrisa y siento que puedo conseguirlo, que he venido aquí por algo y tengo que lograrlo me cueste lo que me cueste.
-¿Cómo sabes lo que quería?
-No lo sabia, pero me he arriesgado-dice con una sonrisa y cojo la copa pensando en bebérmela de golpe para aguantar todo esto, pero para conseguir mi objetivo tenía que estar sobria, pero quizás tenía que conseguir que él bebiera alguna copa de más.
-No está mal.
-Ya nos he apuntado. Hay mucha cola, pero tres o cuatro canciones y nos toca.
-¿Qué has elegido?-digo temiéndome lo peor.
-Es una sorpresa.
- ¿Y si no me la sé?
-Es un clásico. Además es un karaoke puedes leerla. Va a ser increíble ya lo veras.
-No estoy tan segura.
-¿Tienes miedo?
-No me da vergüenza ajena y pena que todos tengan que oírte cantar-digo sonriéndole mientras le pico.
-Oye, si no me has escuchado, seguro que te sorprendes.
-No lo creo-digo riéndome mientras veo como se pica.
-Vas a ver como lo clavo, lo que no tengo tan claro es si podrás seguirme el ritmo. No quiero que quedes mal.
-¿Mal yo? Estaba en el coro en el colegio.
-Dios mío, que pena de colegio-dice exagerando mientras se lleva las manos a la cabeza y no puedo evitar reírme, hacía que todo esto fuera tan fácil de llevar, demasiado fácil.
-Cállate-digo con una sonrisa mientras me centro en la copa, en juguetear con ella mientras él le da el primer trago mirándome con una sonrisa.
Disfrutamos y nos reímos durante el rato que estamos esperando a que llegara nuestro momento. Rick se toma su copa y yo disimuladamente lo vierto despacio sin que se dé cuenta.
-¿Quieres otra?
-Claro-digo con una sonrisa mientras va a por otras dos copas mientras yo lo miro, intentando descifrarlo, pero lo que su cuerpo y su forma de actuar y moverse me cuenta, es muy diferente a lo que me cuenta lo que sale por su boca.
Aun así lo observo, lo observo como se mueve como me mira desde lejos con una sonrisa, como tamborilea con sus manos sobre la barra, y como habla con un chico y luego me mira con una sonrisa mientras se acerca con las copas.
-Nos toca después.
-Dios voy a matarte por esto que lo sepas-digo consiguiendo que empiece a reírse sin parar.
Y entonces veo como el chico hace un gesto para que nos acerquemos y Rick me agarra de la mano tirando de mi hacia el escenario y dios me estoy muriendo de vergüenza, menos mal que al menos no hay nadie que me conozca.
-Os toca chicos. Suerte y disfrutad-dice dándonos los micros mientras nos insta a subir y yo me veo allí de pie observada por todo el mundo mientras Rick está a mi lado con una sonrisa como si para él esto fuera lo más normal del mundo, y entonces empieza a sonar la música y solo tardo dos segundo en reconocerla y lo miro sin duda sorprendida por la elección de la canción.
Nos miramos con una sonrisa y ambos empezamos a la par a cantar algo nerviosos al principio, tanto que apenas nos sale la voz, pero la gente grita, cantan con nosotros, bailan y me doy cuenta de que da igual como lo haga, esto es para disfrutarlo y entonces me olvido de todo y canto a su lado disfrutando de la canción, disfrutando de la compañía. Y cuando llega el estribillo, ambos cantamos a todo pulmón olvidándonos de la vergüenza, olvidándonos de donde estábamos.
He says, "Son, can you play me a memory
I'm not really sure how it goes
But it's sad and it's sweet and I knew it complete
When I wore a younger man's clothes."
La la la, di da da
La la, di da da da dum
Sing us a song, you're the piano man
Sing us a song tonight
Well, we're all in the mood for a melody
And you've got us feelin' alright
Acabamos la canción saltando, sonriendo, rodeado por toda la gente bailando y riéndonos de lo que acababa de pasar. Nos bajamos del escenario mientras todos aplauden a nuestro alrededor y siento la mano de Rick sobre la mía y sonrió mientras tiro de él lo más lejos de la gente.
Terminamos en un rincón donde no hay nadie, recuperamos nuestras copas y cuando nos miramos no podemos dejar de reírnos.
-No ha ido tan mal ¿no? los tenemos locos-dice hacíneme reír.
-Podía haber sido peor, bueno no-digo haciéndole reír a él ahora.
-Hacemos un buen dúo.
-Si de lo malo que somos-digo riéndome-creo que tampoco puedes dedicarte a esto.
-¿Qué dices? Si ya tenemos fan. ¿Hacemos un dúo?
-Va a ser que no-digo haciéndole reír.
-Es una pena, entonces tendré que seguir buscando, y tú me tendrás que ayudar.
-¿Yo?
-Claro, si por mi hubiera sido ya sería pintor o cantante y estaría en la calle por haberme arruinado-dice sacándome una sonrisa.
-Está bien, te ayudo, pero a cambio quiero otra copa.
-Pero si aún…-dice señalando mi copa llena la miro y me la bebo de un trago-está bien-dice bebiéndose la suya mientras corre para rellenar nuestra copas, solo esperaba tener más aguante que él.
Nos tomamos varias copas, solo de la mitad consigo deshacerme, solo doy gracias a Royce, gracias a él tengo el aguante que tengo, y ahora mismo es algo que me está siendo de lo más útil.
Rick está bien para andar, y para hablar aunque parece bastante más extrovertido, con la lengua más suelta y era lo que quería y necesitaba, era el momento.
-¿Estas bien?-le pregunto con una sonrisa y él sonríe mientras se acerca colocando su boca sobre mi oído.
-Estoy bien, pero creo que es mejor que nos vayamos.
-Bien-digo con una sonrisa dejando mi copa sobre una mesa y saliendo detrás de él. La temperatura ha caído de golpe y la verdad es que hace un poco de fresco.
-¿Tienes frio?
-Un poco pero estoy bien.
-Puf, creo que no me sienta bien beber tanto-dice apoyándose sobre la pared.
-No vales para nada.
-No suelo beber.
-Pues yo ya te he visto un par de veces así-digo con una sonrisa.
-Muy graciosa, ¿Cómo puedes estar como una rosa bebiendo lo mismo que yo?
-Haciendo mucho ejercicio-digo con una sonrisa.
-Que va, tienes que ser rusa o algo por el estilo-dice haciéndome reír- puf, ¿Puede dejar todo de moverse?
-Creo que te has pasado un poco-digo mirándole, así no voy a poder sacarle nada, pero creo que puedo tener la mejor solución.-Ven creo que sé que es lo que necesitas.
-YA lo sé, volver atrás y no beber nada.
-No puedo viajar en el tiempo.
-Eso sería muy chulo-dice sonriendo como un niño.
-Un café-digo señalando la única cafetería que estaba abierta a estas horas.
-Sí, eso sin duda puede venirme muy bien, y quizás uno o dos tortitas, que digo muchas, muchas tortitas-dice con una sonrisa y no puedo evitar sonreír mientras lo sigo, y quizá la última copa ha sobrado porque solo ver cómo va andando me deja claro que necesita más que un buen café cargado, solo espero que sea suficiente para mantener una pequeña pero interesante conversación.
CONTINÚARA…
Pues hasta aquí hemos llegado. Mil gracias a todos por seguir, estoy feliz de ver que seguís todos ahí, de verdad, después de tanto tiempo del final de Castle sorprende ver un fandom tan entregado.
Seguimos con fuerza XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última copa-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por Ruth Maria el Mar Abr 24, 2018 12:44 am

Tramposa Kate! veremos si logra sacarle algo de informacion!!

Ruth Maria
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 565
Fecha de inscripción : 14/11/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 21

Mensaje por tamyalways el Miér Abr 25, 2018 2:03 am

Buenos días, aquí estamos un día más, feliz por todos vuestros mensajes y por ver que seguid leyendo, últimamente solo doy las gracias, pero de verdad es que estoy muy agradecida. Informaros, que la nueva historia va tomando ya forma, voy por el capítulo 9 pero ya siento que va tomando forma, espero que llegue el día en que la publique y como siempre estés ahí, deseándolo a tope.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 21
POV KATE
Nos sentamos en la cafetería mientras nos tomamos un café bien cargadito y no bromeaba con las tortitas lleva ya unas cuentas y parece que le esta sentando bastante bien.
-Que aproveche-digo intentando ocultar una sonrisa por la forma tan ansiosa con la que está comiendo.
-¿De verdad que no quieres? Estas buenísimas-dice ofreciéndome pero yo niego con la cabeza-pues tú te lo pierdes-dice sacándome una sonrisa.
-Creo que esta búsqueda de lo que quieres hacer no te va a sentar bien-digo con una sonrisa.
-Claro que si, además fue idea de mi madre y tenía razón-dice tirando la servilleta al plato vacío que tenía ya delante.
-Te llevas muy bien con ella ¿no?-pregunto empezando el camino hacia donde quería llegar.
-Bueno…hemos tenido nuestro momento-dice parando y creo que no va a decir nada más, pero de repente continua-yo siempre me he parecido mucho a ella, tenía ese gen de gente como ella, desde que empecé a andar siempre estaba detrás de ella a donde fuera, siempre decía “vas a ser un artista cariño”. Creo que siempre quiso que siguiera sus pasos. Y yo también creo que era lo que quería, por eso lo estoy intentando ahora. Pero…
-Pero tu padre enfermo.
-Si-dice bajando la cabeza-lo hizo y pensé que mi madre nunca me pediría algo así pero lo hizo. Sé que solo quería salvar la vida de mi padre pero…sin quererlo o sin saberlo, fue matándome a mí poco a poco. Yo no quería la empresa de mi padre, era suya, yo quería algo mío.
-Pero ahora estáis bien.
-Siempre lo hemos estado. Yo no quería estar en la empresa y mi madre tampoco, pero termine aceptando que era lo que tenía que hacer. Mientras mi padre estaba mal, yo hacía algo que no quería y sé que ella no era feliz porque yo no lo era. Ha sido difícil, muy difícil. Pero siempre la he tenido.
-Sí, tienes que dar las gracias por eso-digo metiéndome en mi papel y pidiéndole a mi madre y a mi padre, perdón por lo que iba a decir-yo perdí a mis padres cuando era una adolescente, fue muy duro, estaba sola y aun a veces me siento sola.
-Lo siento, la verdad es lo que mío no tiene nada que ver con lo tuyo. Tuvo que ser muy duro.
-Lo fue, pero en realidad nunca estuve sola, mis tíos se ocuparon de mí hasta que fui mayor de edad y mis amigos estuvieron ahí.
-Ya, pero…
-Pero fue doloroso, aún lo es, perder a alguien siempre es duro. Tú lo sabes ¿no? ya me entere lo de la chica.
-Oh…si…-dice bajando la mirada y cuando la levanta puede ver como los ojos los tiene húmedos, sin duda hay ahí algo más y ahora es el momento de sacarlo.
-Rick si no quieres…-digo cuando lo veo tan tocado pero lo veo negar con la cabeza.
-Fue duro.
-¿La conocías mucho?
-Era como una hermana-dice con una sonrisa.
-¿En serio?-pregunto con una sonrisa.
-Sabes soy un idiota, un gran idiota. No voy a negar que soy algo mujeriego. Que he cometido durante mucho tiempo el error de buscar solo sexo. Y si, con ella también paso lo mismo nada más llegar. Fue el mayor error.
-¿El mayor error?-pregunto sorprendida.
-Con ella gracias a dios no hubo problema. Le dije que no quería nada y ella lo acepto como si le hubiera dicho que quería café-dice con una pequeña sonrisa-era un ángel. Pero si eso hubiera hecho que se enfadara conmigo hubiera sido el mayor error de mi vida. Era como una hermana para mí. Lo digo de verdad…así que si fue muy doloroso-dice limpiándose las lágrimas.
-Lo siento mucho.
-¿Sabes? Las últimas semanas apenas nos vimos. Yo no iba por el bar por culpa de la empresa y estaba enfadado con todo el mundo. No quería hacer nada. Si hubiera sabido que eran las últimas…
-Te entiendo-digo estirando mi mano para colocarla sobre la suya y veo como se limpia alguna lágrima más antes de mirarme.
-Creo…que es hora de irse-dice serio y sé que ahora mismo se arrepiente de contarme todo esto, y que para él ha sido bastante duro hablar de ello, pero era algo que necesitaba saber, y si me guio por mis sensaciones, por mi instinto, sé que él no fue, no pudo ser.
Paseamos en silencio el resto del camino, no quiero pasarme y hacer que se cierre así que lo dejo durante todo el trayecto, sin duda está dolido por la muerte de la chica, sin duda había algo detrás de su silencio y es el dolor por la pérdida de un ser querido. Y ahora, también entiendo su silencio, esa relación del principio sin duda es un motivo, un móvil para haberlo puesto en el punto de mira.
Estamos a un par de esquinas de mi casa, no puedo dejarlo seguir hasta la puerta, no creo que Royce siga en pie pero tampoco me extrañaría demasiado. Me paro y él enseguida hace lo mismo.
-Será mejor que nos despidamos aquí.
-Pero ahora no hay nadie…-dice mirándome sin entender.
-Rick ya te dije que…
-Lo sé, está bien-dice aceptando-gracias por acompañarme Kate. Lo he pasado bien-dice con una sonrisa pero noto su mirada triste sin duda le ha dejado tocado el tema.
-Yo también lo he pasado muy bien-digo con una sonrisa y veo como baja la mirada para ocultar una sonrisa que aun así puedo ver.
-Quiero…quiero darte algo-dice sacando un papel de su cartera y entregándomela, yo le miro sin entender nada.-Es una entrada para el teatro. Es para mañana, como es tu día libre pensé que…pero no es obligatorio de verdad si no quieres…
-Rick…-digo parándole pero en realidad no sé qué responderle, me siento mal por lo de esta noche pero era necesario, pero lo de mañana, no tendría ningún sentido para la investigación.
-Mira…quédatela ¿sí? Sé que es tu día libre y quizás tengas planes. Así que no pasa nada si no quieres o no puedes ir. Solo quédatela y si te apetece pues…allí estaré-dice sonriéndome y siento un nudo en el estómago.
-Está bien, lo pensaré.
-Bien-dice con una tímida sonrisa-¿Sabes? Amaba el teatro. Mi madre es actriz de teatro, bueno lo era. Yo siempre estaba detrás del escenario y salía cuando todo acababa para saludar. Era un niño pero me encantaba, pero también era un niño cuando todo acabo. Así que…quiero saber si sigue gustándome.
-Aunque no podrás saber si se te da bien-digo sonriéndole.
-Bueno…seguro que tú sabrás verlo-dice sonriéndome y dios me mira de una forma que hace que me ponga nerviosa, lo mejor será acabar cuanto antes con esto.
-Bueno…yo…me voy.
-Claro hasta mañana, bueno hasta cuando sea-dice trabándose y sacándome una sonrisa.
-Hasta pronto.
-Hasta pronto-dice con una sonrisa mientras me giro y camino este último trozo sola hasta llegar al piso, pero todo el camino sentía su mirada pegada a mi espalda y eso me ponía nerviosa, aunque sin llegar a conocerlo del todo, sabía que era lo que iba a hacer.
Cuando llego a la puerta miro hacia su dirección y ahí está mirándome desde lejos y a pesar de la lejanía, puedo sentir su sonrisa, siento que me sonrojo y tras levantar mi mano a modo de despedida entro al interior sintiéndome de nuevo fuera de todo esto, sintiéndome sola y aterrada de nuevo.
Me dejo caer sobre el sofá y cierro los ojos, puedo verlo ahí delante de mí y me doy cuenta de que tengo dos visiones de él, dos visiones que chocan y que me descolocan. La primera es mi visión como detective, no puedo dejar de verlo como un sospechoso, no puedo. En algunos momentos, siento que saltan todos mis instintos detectivescos. Pero luego está la Kate de casa, la Kate mujer, la Kate persona. Cuando puedo mirarle a los ojos, cuando lo escucho, cuando veo como me sonríe, siento que es imposible que haya hecho algo mal, puedo ver bondad y verdad en sus ojos. Cuando las separo tengo las cosas muy clara, el problema es llegar a casa y que esas dos visiones se junten y se enfrenten.
Después de lo de esta noche, todo sigue igual. Después de esa conversación sobre su relación con la victima otra vez esas dos parcelas de mi vida chocan. La Kate detective piensa en que si no tenía nada que esconder ¿Por qué miente? ¿Me habrá contado toda la verdad? ¿Sera que era ella la que no quería nada más y él no lo quiso aceptar? ¿Puede que ella no lo quisiera escapar y lo chantajeó? Pero luego está la Kate mujer, la Kate persona y tras hablar con él, tras verlo a través de sus ojos, dios…este chico la quería, la quería y está dolido por la perdida, esta Kate cree imposible que pudiera matarla, no ve motivos, no ve razones. Y aquí estoy ahora, en casa, con estas dos Kate enfrentadas y sin saber muy bien que hacer a partir de ahora.
CONTINUARÁ…
Mil gracias a todos por leer, el viernes nuevo capítulo.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 22

Mensaje por tamyalways el Vie Abr 27, 2018 6:42 am

Buenas tardes, os dejo con un nuevo capítulo, os prometo que esto empieza a ponerse interesante, sobre todo a partir de este capítulo, bueno quizás a partir de la semana que viene, pero se viene lo bueno y espero de verdad no decepcionaros, yo lo he releído estos días para ver si me ayudaba para escribir el final y la verdad…estoy contenta con esos capítulos principalmente, espero que a vosotros también os guste.
Los personajes no nos pertenecen…
Capítulo 22
POV KATE
Despierto con un fuerte dolor de cabeza, al final bebí más de lo que debía y también puede ser que hacia demasiado tiempo que no me iba de fiesta con Lanie o con Royce, aun recuerdo las largas noches que pasábamos la otra vez cuando trabajamos juntos. De eso ya hace mucho tiempo, ahora me cuesta mirarlo con los mismos ojos, ahora hasta me cuesta estar en la misma sala con él.
Entonces suena el timbre y maldijo haber pensado en él como si eso le hubiera atraído hasta aquí. Cojo una taza de café y le doy un buen trago antes de ir a abrir la puerta. Cuando la abro allí esta como si nada, con esa sonrisa que en algún momento me atrajo mucho, que digo me volvió completamente loca, que pena pensar en la admiración que sentía por él y que he perdido con el paso del tiempo.
-Hola Kate.
-Hola-digo mientras que pasa por mi lado sin esperar a nada-pasa, pasa-digo con sarcasmo mientras se para en la puerta de la cocina.
-¿Puedes ofrecerme un café?-pregunta sin mirarme, sin duda ha venido por algo y no quiere que nada le distraiga de lo que ha venido a hacer.
Entro en la cocina y le preparo un café, le paso la taza y vamos hacia el salón donde nos sentamos uno enfrente del otro. Lo veo mirarme intentando descifrarme y siento que he cambiado yo también, antes era una niña que se moría por él, que lo admiraba y que podía hacer con ella lo que quería, ahora no tenia miedo, ahora era otra distinta, era más inteligente y fuerte y no iba a dejar intimidarme.
-¿A qué has venido? No hay nada nuevo desde anoche que pueda decirte. ¿Tienes algo de Will?-pregunto esperanzada de poder meter a ese idiota en la cárcel de una vez por todas.
-Bueno…anoche vi algo, algo que me llamo mucho la atención-dice mirándome con una sonrisa y dios no puede ser que me viera con Rick ¿no? no pude haberla cagado tanto ¿no? me estaba mirando fijamente con esa sonrisa y sentía que me temblaba todo, aunque intentaba mantener mi mejor cara. -Vi a tu amigo Will-dice de repente haciendo que me relaje-y a Rick.
-¿Juntos´?-pregunto sorprendida.
-Si, justo antes de que tú salieras del bar. Minutos antes.
-¿Qué hacían?
-Pues mira salí a por la cena, los chicos se quedaron a la escucha y resulta que me encuentro a Rick golpeando a Will así como si nada.
-¿En serio?-digo ya más relajada e intentando entender un poco de que iba la cosa-¿No escuchaste nada?
-Solo había una chica en medio, creo que era una prostituta. Pero no sé qué pasaría. No pude oír mucho. Solo lo vi golpearlo y después Will se fue como si nada con una sonrisa. No sé qué paso, pero luego seguí a Will. Se metió en un bar y salió dos horas después borracho como una cuba y con un ojo bien morado-dice de repente y yo asiento aliviada de que decidiera seguir a Will y no a Rick.
-Ese tío guarda algo raro ya te lo dije.
-¿Por qué se pelearían?
-No lo sé, y no creo que podamos averiguarlo. Pero sin duda eso reafirma mi sospechosa.
-Sobre los dos-dice de repente-Rick esconde algo y de momento no le has sacado nada Kate. Empiezo de verdad a pensar que esto es una perdida de tiempo.
-De verdad puedo lograrlo. Estoy acercándome lo sé.
-¿Acercándote? Tenemos horas de escuchas y no tenemos nada de nada.
-Confía un poco en mi ¿Si?
-Está bien. Pero consigue algo. Quizás debas centrarte algo en Rob, quizás debamos saber qué es lo que esconde ese bar, que proporciona a sus clientes. Sería algo por dónde empezar.
-Está bien, intentaré averiguar algo. Pero ya mañana, hoy es mi día libre y pienso tomármelo.
-Está bien, ya me voy-dice levantándose para irse pero antes de salir se gira encarándome-Kate, ten cuidado ¿sí?´-dice mirándome y veo de verdad preocupación en su cara. Asiento tragando saliva antes de cerrar la puerta. Tenia que concentrarme en el caso, tenía que hacerlo antes de que decidieran dejarlo olvidado en un cajón y ya no sabia por donde tirar más.

POV RICK
He dormido bien a pesar de que me costó bastante dormirme cuando llegue a casa tras salir con Kate. Disfrute muchísimo de su compañía, me gusta no puedo negarlo, me gusta pero el final de la cita fue duro y doloroso. No quería hablar sobre Emily, y menos con ella. Pero cuando me habló sobre sus padres me sentí con la necesidad y el deber de hacerlo, de sincerarme con ella. Fue duro recordar todo, pero se lo debía después de que ella se abriera conmigo. Pero cuando llegue y estuve de nuevo solo todo el dolor volvió, toda la rabia, toda esa culpa. Pero no podía hacer nada, ya no.
Me levanto, me tomo mi café mañanero y me doy una buena ducha. A pesar de la resaca emocional y no tan emocional, empiezo a sentirme mejor, será el sol que hace milagros. En ese momento veo como mi madre se acerca hacia donde me encuentro y se sienta a mi lado.
-Hola mama.
-Hola hijo. Ayer llegaste tarde.
-¿Aun me controlas?
-Sabes que nunca lo he hecho, pero quizás empiece a hacerlo ahora-dice con una sonrisa.
-Será mejor que no-digo sacándole una sonrisa.
-¿Qué tal en tu búsqueda?
-De momento, sigo buscando.
-Tranquilo encontraras lo que buscas lo sé.
-Ya pero hasta entonces.
-Hasta entonces no veo que te hayas quejado mucho-dice sonriéndome y yo le sonrió mientras me sonrojo un poco.-Que sepas que no me he olvidado de la chica del otro día. Todavía tengo una invitación para ella.
-Bueno, se lo recordare cuando la vea.
-Más te vale, sino tendré que ir yo a buscarla.
-No hace falta. Ya lo haré yo.
-Está bien. Me gusta esa chica que lo sepas.
-Ya me lo has dicho-digo con una sonrisa-y para que lo sepas a mí también me gusta-digo con una sonrisa y veo como se le ilumina la cara.
-Me alegra verte así de bien cariño. De verdad. Creo que necesitas ilusionarte con alguien, quizás eso hace que salgas y disfrutes y te olvides de lo demás. Si te relajas quizás encuentres antes lo que buscas.
-No sé, ¿Y si a ella no le gusto?
-¿TE ha demostrado eso?
-No, nos hemos visto y lo hemos pasado bien juntos, pero quizás me vea como un amigo no como otra cosa.
-Cariño eres un partido, la chica que no vea eso no merece estar a tu lado-dice bromeando mientras me da un beso en la mejilla.
-No quiero ilusionarme…tengo miedo…pero me gusta de verdad, no sé me hace sentir bien, hace que me olvide de todo. Por primera vez tengo miedo de cagarla.
-Eso es que es de verdad cariño. No sabes cuanta ilusión me hace verte así, después de cagarla tanto contigo…
-No has hecho nada de eso mama.
-Sí, y tendré que vivir el resto de mi vida con ello. Pero si consigues cumplir tus sueños, si consigues ser feliz, ese dolor terminara calmándose un poquito.
-Pues no quiero que tengas ese dolor mama, de verdad. Estoy bien, hiciste lo que tenías que hacer, y yo también. Ahora nos toca volver a vivir por nosotros. Papa estará bien si nosotros estamos bien. Tenemos que cuidarlo como siempre pero también tenemos que cuidar de nosotros. Tú también deberías salir más, disfrutar, ir al teatro, al cine, no sé, hacer lo que quieras.
-Tu padre necesita que este a su lado.
-Papa estará bien si sale un rato, no le va a pasar nada. Además si quieres que no este solo yo me quedare con él. Pero tienes que salir.
-Te tomo la palabra, pero antes, deberías llamar a esa chica y salir con ella. Creo que podéis hacer una gran pareja.
-La verdad es que…esta noche voy al teatro. Y la verdad es que espero que ella me acompañe.
-¿Entonces qué haces ahí parado? Ve a arreglarte y ve a buscarla.
-Es su día libre, no quería que se sintiera agobiada. Le di una entrada por si le apetecía ir. No quería que se sintiera obligada ni nada.
-Has hecho bien hijo.
-Sí, así sabré si de verdad está conmigo porque quiere o no.
-Bueno, tampoco te rayes, quizás ya tenía planes.
-No sé, me sorprende que digas tu eso. La gran Martha Rodgers que cree en el destino, que cree en las señales que nos da el universo. Pues esta es la señal que estoy esperando, si aparece esta noche quizás…tengamos una oportunidad sino…me alegrara tenerla como amiga, pero sabré que no estamos echo el uno para el otro.
-Está bien, es verdad que te he dicho tantas veces eso que es normal que te lo creas. Pero ¿sabes? También creo en las segundas oportunidades, también creo en que las cosas importante ahí que luchar para ganárselas. El amor es lo más importante en esta vida, y tenemos que ser fuertes y luchar por ello. Díselo a tu padre-dice con una sonrisa-no te cierres si no va ¿Si? A veces las señales llegan tarde o no sabernos verlas-dice con una sonrisa-te dejo, ponte guapo para esta noche, me da que va a ser una buena noche-dice levantándose después de darme un beso y desaparece dejándome solo y con muchas más preguntas que antes, pero sentía en mi corazón, que esta noche, era la señal que necesitaba para intentarlo o no.
CONTINUARÁ…
Pues hasta aquí esta semana, mil gracias a todos y nos vemos el lunes con nuevo capítulo. Gracias a todos por seguir ahí.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 23

Mensaje por tamyalways el Lun Abr 30, 2018 1:52 am

Buenas tardes a todos, aquí estamos de nuevo, siento que esta semana va a ser divertida, a ver que os parece a vosotros, bueno no sé si divertida es la palabra jaja. Gracias a todos por seguir, y por vuestros mensajes, los leo todos, por Twitter, y por las dos páginas. Mil gracias me dais los ánimos para seguir. Como muchas veces os he pedido, vuelvo a hacerlo, ahora mismo estoy con una historia nueva, pero si tenéis algunas ideas, o os gustaría que tocara algún tema en mis próximas historias, sois más que bienvenidos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 23
POV RICK
Estoy con mi traje de nuevo, después de un par de días sin tener que usarlo vuelvo a sentirme algo presionado, no dejo de mirarme en el espejo, si, puede que me siente bien pero yo no me encuentro en él.
-Estas guapísimo-dice mi madre apareciendo como siempre.
-Bueno…no sé.
-Si lo estas, pero no hace falta que vayas tan arreglado. Déjame a mí-dice quitándome la corbata, abriéndome un par de botones y mirándome.-Quítate ese pantalón y ponte esto.
-Es un vaquero.
-Si, va mejor contigo. Póntelo con esa chaqueta y la camisa y sin duda caerá rendido a ti-dice con una sonrisa.
-Mama…-digo quejándome pero ella no me deja y ya esta sacando el pantalón para que me lo ponga-esta bien, pero algo de intimidad.
-Ya te he visto desnudo hijo.
-Hace mucho de eso, créeme mama-digo con una sonrisa.
-Bien, disfruta de la noche, pásalo bien pero ten mucho cuidado-dice dándome un beso antes de irse dejándome solo.
Miro el reloj y veo que voy muy justo, me cambio rápidamente el pantalón y tras ver que el pelo esta perfecto, salgo corriendo hacia el teatro, con la esperanza de poder volver a verla hoy.
Llego con veinte minutos de adelanto y no sé muy bien que hacer. Pero sé que pienso esperar hasta el último minuto e incluso más si hace falta. Es verdad que estaba aquí para buscarme a mí mismo, pero no sé que me pasaba, pero la necesitaba a mi lado para saberlo, quizás no era el mejor momento para encontrar nada, solo quería estar con ella, solo quería conocerla mejor, quería ver esa sonrisa suya y estar escuchándola por horas. Me gustaba mucho, demasiado y eso me daba miedo, porque, ¿Qué pasa si no viene? Puede que mi madre tenga razón, quizás tenía planes anteriores, quizás le apetecía hacer otras cosas, quizás no tenga mucho que ver con estar conmigo o no, pero siento que si no viene pensare que no quiere tener nada que conmigo, que soy un idiota por ilusionarme sin tener que hacerlo.
Sigo esperando es lo único que puedo hacer. Escucho como el chico del ticket grita que quedan cinco minutos para que empiece la función y siento como que ahora si ya no hay nada que hacer. Me quedo allí parado sin saber muy bien que hacer, podría entrar y disfrutar de la obra pero no me sentía con el ánimo, lo mejor sería irse a casa. Saco la entrada agarrándola con rabia dispuesto a partirla en mil pedazos pero una voz impide que lo haga.
-¿Llego tarde?-dice consiguiendo que me gire y allí esta y yo embobado mirándole porque no podía llegar a creérmelo.
-No, justo a tiempo-digo con una sonrisa.
-Estás muy guapo-dice con una sonrisa mordiéndose el labio y yo me quedo embobado mirándola sin poder decir ni una palabra, algo de lo que poco después me arrepentiré, pero ya era demasiado tarde.
Entramos dentro justo cuando el chico iba a cerrar la puerta, me mira con una sonrisa sin duda sabiendo la suerte que tengo de que ella pudiera estar conmigo esta noche, la suerte que tenia de que ella me permitiera poder compartir esa compañía.
Nos sentamos como podemos recibiendo las miradas de desaprobación del resto, pero me daba igual nada ni nadie iba a quitarme esta felicidad que sentía.
Nos sentamos y no puedo evitar mirarla, ella hace lo mismo y puedo ver una sonrisa en su cara antes de acomodarse justo cuando las luces se apagan y empieza la función.
Disfruto como cuando era un niño, recuerdo esta obra como si hubiera sido ayer. Recuerdo como mi madre encandilaba a la gente con esta obra y como yo corría por detrás gritando y sonriendo porque mi mama era una estrella. Aun puedo recordar la mayoría de los fragmentos principales con los que mi madre triunfaba, habían pasado muchos años pero aun así, no creo que pudiera olvidarlo porque formaban parte de la mejor época de mi vida. Siento su mirada clavada a mí todo el tiempo, pero intento no mirarla porque me muero de la vergüenza, solo lo hago cuando siento como se mueve enfocando su mirada al escenario. Era tan hermosa, que casi me costaba quitar la mirada de ella, pero la vergüenza de ser pillado hace que intente no mirarla aunque se me hace casi imposible.
Cuando acaba la función volvemos a salir al exterior y no decimos nada hasta que estamos alejados un poco del resto de la gente. Kate empieza a reírse y entonces es cuando rompo con el silencio.
-¿Qué es tan gracioso?-pregunto sin entender.
-Creo que hemos encontrado tu vocación.
-¿En serio?
-Sí, te sabias las líneas de forma increíble, eres muy exagerado, tienes mucha cara y eres guapo así que creo que si puede ser que te vaya bien.
-Oh…me quedo con que piensas que soy guapo-digo sacándole una sonrisa pero veo como se sonroja-Entonces creo que debemos celebrarlo ¿no?
-No quiero beber nada, ayer creo que nos pasamos.
-Está bien, ¿Un café? -digo tentándola y veo como se queda pensándolo durante unos segundos, solo esperaba que no me dijera que no porque no quería que se acabara la noche tan pronto, en realidad, no quería que se acabara nunca la noche.
-A un café no puedo negarme-dice con una sonrisa y dios me duele la cara incluso de sonreír tanto.
Caminamos despacio sin decir nada pero al menos a mí me da igual, estoy muy feliz, de verdad que lo estoy y nada ni nadie va a quitarme eso. Entramos en la primera cafetería que encontramos abierta y nos sentamos con una café cada uno.
-Dios, que bien sienta un cafelito calentito.
-¿Tienes frio?
-Ahora estoy bien-dice con una sonrisa y siento como una sonrisa se me crea en la cara y dios tengo que parecer un idiota.
-Ha estado bien la obra ¿no?-digo sin saber que decir pero sin poder aguantar el silencio, porque si le hablaba podía mirarla de forma más disimulada.
-Ha estado genial-dice con una sonrisa, pero luego se centra en su taza de café hasta que veo como levanta la mirada de nuevo mordiéndose el labio y entonces…-Rick…desde ayer le estoy dando vueltas a una cosa. Cuando estaba en el bar, salí a fumarme un cigarro y…
- ¿Te has fumado un cigarro? -digo con una sonrisa-has perdido la apuesta.
-Sí, es verdad he perdido la apuesta.
-No pensabas decírmelo tramposa.
-Oye lo estoy diciendo ahora ¿no?-dice con una sonrisa.
-Está bien, pero he ganado. Ahora ¿Qué querías contarme?
-Am…pues eso que salí y te vi con Will-dice y trago saliva-estabais discutiendo, bueno algo más que eso.
-Ya, no estoy orgulloso de eso. Bueno en realidad si-digo serio mirándole.
-No te veo como uno de esos que van pegándose con cualquiera.
-Y no lo soy.
-Entonces…-dice parando para que yo continuara pero de verdad no me apetecía tocar mucho el tema porque no estaba contento con lo que paso, y en como lo afronte.
-Bueno…estaba enfrente y lo vi sacar a una chica del edificio. La empujaba y quise estar tranquilo pero cuando la vi tirarla al suelo no pude evitar encararlo. Le dije que la dejara pero cuando dijo que era un puta y que se había atrevido a decirle que no, no pude aguantarme y le partí la cara. Eso fue lo que paso.
-Hiciste lo que tenías que hacer-dice con una sonrisa.
-No, lo que tenía que haber hecho seria llamar a la policía y denunciarle. No sé si intento algo con la chica, no sé si llego a terminar de hacerlo pero ya solo con sus palabras…dios me da tanto asco. Pero la chica desapareció y sabía que iba a ser mi palabra con la suya. Pero aun así, tenía que haberlo hecho.
-Algún día pagara por lo que hizo-dice colocando su mano sobre la mía y cuando la miro veo en sus ojos un fuego que no había visto antes, un fuego lleno de determinación y de algo que no logro descifrar.
-La verdad…espero que nunca pase eso. Porque si pasa es que puede volver a pasar y yo pude haberlo evitado y no lo hice.
-No será tu culpa Rick, de verdad-dice mirándome y yo asiento aunque no estaba del todo de acuerdo con eso, pero prefería dejar el tema porque me ponía de mal humor.
-Creo que será mejor que nos vayamos ya-digo dejando el dinero sobre la mesa y levantándome, no quería que la noche se jodiera por esto, pero sabía que ahora quizás no estaba del mejor humor posible y no quería que ella lo tuviera que sufrir.
Se levanta detrás de mí y salimos de nuevo al exterior. La temperatura ha bajado aun un poco más y me quito la chaqueta para que se la ponga sobre los hombros mientras vamos el resto del camino en silencio, pero un silencio que en este momento necesitaba.
-¿Hasta aquí?-pregunto al ver que llegamos al mismo punto de anoche.
-Sí, gracias por esta noche. Lo he pasado muy bien.
-Gracias a ti Kate-digo bajando la mirada algo intimidado por su mirada pero entonces siento como me toca la mano y levanto la mirada para poder mirarla.
-Eres un gran hombre Rick-dice mirándome fijamente demasiado cerca, o quizás no demasiado. Pero lo único que sé que en ese mismo momento el mundo se para a nuestro alrededor y solo estamos los dos solos, y nuestras miradas hablando por nosotros, sintiendo como mi corazón late a la misma velocidad que el suyo, y antes de darme cuenta, antes de que ella pueda pensarlo, he cruzado la línea y estoy besando y acariciando sus labios con los míos como si lo hiciera por primera vez.
CONTINUARÁ…
Pues hasta aquí hemos llegado, el miércoles más y mejor. Mil gracias a todos por seguir leyendo, como siempre feliz de que sigáis ahí y feliz de leer vuestros comentarios.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 24

Mensaje por tamyalways el Miér Mayo 02, 2018 6:53 am

Buenos días, aquí estamos un día más, a partir de mañana todo va a ser más caótico y voy a tener menos tiempo para escribir, si a eso le añadimos que esto escribiendo dos a la vez es una puta locura. De momento, no voy a hacer cambios, seguiré subiendo tres capítulos diarios, pero lo de los regalitos va a tener que acabarse jaja. Lo bueno, es que sé que al final todo merece la pena, gracias por llegar a los 100 comentarios, sois los mejores.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 24
POV KATE
Siento como me besa y quiero morirme en este instante. No puedo dejar que esto pase, pero sentir como sus manos más agarran por la cintura mientras sus labios despacio tantean el terreno haciendo que mi cuerpo tiemble como nunca antes lo ha hecho, lo hace irresistible, y entonces pasa. No sé cómo, pero pasa, dejo a La Kate detective a un lado y solo está aquí la Kate mujer, la Kate que se muere por besarlo y atraparlo entre mis brazos, y es lo que hago.
Coloco mis manos en su cuello acercándolo más a mi besándolo con todas mis fuerzas sintiendo como todo mi cuerpo se fusiona con el suyo y no quiero que esto acabe no quiero que acabe nunca.
Nos separamos un poco, aunque mantengo mis manos en su cuello mientras las suyas presionan mi cintura hacia él. Lo miro tragando saliva, estaba nerviosa, no es que fuera la primera vez que hago esto, pero joder se siente tan distinto que da miedo. ¿qué coño me está pasando?
Le miro y solo veo una amplia sonrisa en su cara y sus ojos, sus ojos están tan brillantes que parecen dos luceros apuntando hacia mí. Me suelto de él volviendo a la realidad, porque no podía hacerlo, no podía.
-Kate ¿estás bien?
-Si-digo con una sonrisa nerviosa.
-Siento si me he sobrepasado, de verdad, no quiero que te sientas incómoda-dice mirándome serio, su sonrisa había desaparecido y me sentía mal por ello, aunque no debía hacerlo. Pero sentía una fuerte presión solo de que estuviera pensando en que me había obligado a hacer algo que no quería cuando en realidad era algo que había deseado todo este tiempo, aunque me había costado admitirlo.
Y no sé cómo, no lo sé, pero cuando me doy cuenta estoy acercándolo de nuevo a mí, besándolo como si no hubiera un mañana, como si solo estuviéramos los dos, como si no existiera ese mundo por el que nos habíamos encontrado. No, no podía pensar en nada de eso sino me volvería completamente loca.
Siento como aprieta con todas sus fuerzas mientras nuestros labios se encuentran, se tantean, se conocen y no se sueltan, seguramente por miedo, aunque son miedos distintos.
No sé cómo hemos llegado hasta aquí, pero estamos subiendo las escaleras que llevaban a mi piso y sé que esto está mal, sé que estoy poniendo en peligro todo, pero no puedo evitarlo, no puedo pensar en otra cosa que no sean sus labios y lo que su cuerpo provoca en el mío.
Entramos por la puerta y cuando lo hacemos, cierro la puerta a mi espalda, pero antes de que pueda girarme siento como se coloca apoyado sobre mi espalda mientras pasa sus brazos por mi cintura atrayéndome hacia su pecho haciendo que mi cuerpo entre en ebullición.
- ¿Estas bien? -pregunta en mi oído, haciendo que un escalofrío recorra todo mi cuerpo.
-Si-digo girándome quedando cara a cara con él y puedo ver esa sonrisa suya, y sé que este es el momento ahora o nunca, es mi última oportunidad para decirle que se vaya, y lo tengo en la punta de la lengua, quiero gritarlo, quiero hacerlo porque me da miedo, me da miedo a hacer algo que rompa con mi vida, con mi futuro para siempre. Pero no sale nada de mi boca no puedo cundo lo veo allí de pie mirándome con una sonrisa, mirándome fijamente con esa luz que sale de su mirada tan brillante y tan...tan pura. Ahora mismo soy Kate una mujer que desea a este hombre que tiene delante, una mujer que cree por encima de todo que es un buen hombre, un hombre que le hace sentir como nunca antes, y por ello, porque soy esa mujer, hago lo que quiero hacer, lo beso atrayéndolo hacia mi sintiéndolo por todo mi cuerpo, vibrando con él y por él y llevándolo hacia donde quiero ir, hacia mi habitación de donde sin duda no voy a querer salir.

POV RICK
Me siento en el cielo cuando entramos en su habitación agarrados de la mano. No quiero separarme de ella, y la verdad es que por momentos pensé que se iba a arrepentir, pero por ahora todo va muy bien demasiado bien para mi sorpresa.
Tiro de su mano para frenarla y así encararla, nos quedamos allí de pie mirándonos y por primera vez de verdad la veo relajada y eso me gusta. Quiero que le quede claro que nunca haría nada que ella no quisiera, es más sino está segura me da igual esperar, me da igual mientras pueda seguir conociéndola más y más.
Le agarro de la mano mientras me acerco y coloco mi otra mano sobre su cara acariciándole mientras le sonrió y veo como se sonroja mientras se muerde el labio y me acerco quedando mi cara a solo un par de centímetros de la suya.
-Kate si quieres que paremos solo tienes que decirlo. No quiero que te sientas incómoda. Quiero que estés completamente segura-digo sin dejar de mirarla para que lo tenga muy claro.
La respuesta que recibo me sorprende mucho, pero me gusta, me gusta mucho sentir como sus labios chocan con los míos con todas sus fuerzas. Mientras sus manos empiezan a acariciarme y entonces ya no hay vuelta atrás, solo pienso en esto en lo que siento, en lo que me hace sentir.
Nos desvestimos el uno al otro, de forma bastante pausada disfrutando de cada toque, de cada roce, de cada parte de piel descubierta. La tumbo sobre la cama despacio dejándome caer sobre ella mientras no dejo de besarla, mientras no dejo de acariciarla.
Siento sus manos en mi cuello, mientras me mira fijamente y yo me pierdo en esos ojos verdes que me miran llenos de deseo el mismo deseo que siento yo.
Quiero mirarla durante todo este tiempo, quiero sentir una conexión total con ella y por eso, no dejo de mirarle mientras poco a poco empiezo a penetrarla haciendo que su boca se abra dejando escapar un pequeño hilo de voz mientras ambos nos adecuamos a estar unidos.
Bajo despacio sin apoyarme mucho sobre ella y dejo un beso suave en sus labios antes de empezar a moverme despacio en su interior, mientras ella se abraza a mi cuello y enreda sus dedos en mi pelo haciéndolo aún más íntimo.
Nos besamos y nos movemos a la par disfrutando y haciendo disfrutar al otro a la vez, sintiéndonos uno, siendo uno. Siento como sus piernas envuelven mi cintura abrazándome con ellas mientras yo sigo moviéndome en su interior mientras nos besamos y nos acariciamos sin parar, hasta que llegamos, llegamos al orgasmo más increíble de mi vida, sabiendo que al menos ella también ha disfrutado, o al menos eso espero.
Me quitó despacio de encima de ella dejándome caer a un lado, pero no me separo de ella colocando mi brazo sobre su torso desnudo mientras la acerco a mi intentando mirarla para saber qué es lo que piensa, pero solo puedo tranquilizarme cuando la miro y veo una sonrisa en su cara.
- ¿todo bien? -pregunto con una sonrisa y lo que recibo es una sonrisa por su parte mientras esconde su cara en mi cuello haciéndome cosquillas con su pelo.
-Todo bien-dice apretándose contra mi costado y dios, no puedo ser más feliz, sin duda si tuviera que quedarme con un momento en mi vida sería este, y pensar que cuando empezó el día creía que iba a ser un día complicado, el día del final de algo que aún no había ni empezado, y ahora, ahora no puedo ser más feliz.
Estiro como puedo de las sábanas para poder arroparnos y ella se mueve para dejarme hacer, pero yo no quiero que se separe así que vuelvo a tirar de ella hacia mí para poder estar apretaditos durante toda la noche.
Y la siento respirar, y por primera vez la noto tranquila del todo, como si eso que estuviera molestándole hubiera dejado de molestar, eso que me había hecho pensar si de verdad quería hacer esto o no, eso que me hizo dudar. Pero ahora, ahora aquí apretados el uno con el otro, me siento bien y sé que ella también está bien y dios, ojalá no tuviera que salir de esta cama nunca más, ojalá pudiera pasar el resto de mi vida aquí a su lado. Ya no tengo miedo, ya no tengo dudas, y si ella tiene alguna, si ella piensa que esto no puede ser real, voy a demostrárselo, lo prometo, prometo demostrarle de todas las formas posible que estoy aquí para hacerla feliz, ahora y siempre.
CONTINUARÁ…
Mil gracias a todos, espero que os haya gustado y os haya sorprendido la reacción de ambos, es complicado sorprenderos después de tantas historias jaja. Veremos a ver como reaccionan estos dos con la luz del día.
Hasta el viernes XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 25

Mensaje por tamyalways el Vie Mayo 04, 2018 8:38 am

Buenas noches, os dejo con el capítulo de hoy, no he podido revisar mucho así que siento si hay algún error. Mil gracias por seguir.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 25
POV KATE
Siento como me aprietan con fuerza contra un cuerpo desnudo, pero no siento miedo ni rechazo, al revés me dejo guiar y me apoyo sobre su pecho desnudo mientras disfruto del calor de su cuerpo. Pero entonces recuerdo todo, recuerdo lo que paso anoche, recuerdo quien es y quien soy yo, y entonces empiezo a sentir un desazón.
Me separo un poco de él y siento como protesta intentando volver a acercarse para poder abrazarme, pero solo se queda en un intento. Lo miro aun tumbada en la cama y pienso en la locura en la que me he metido y de la que no se salir, porque sé que haga lo que haga, una parte de mi pierde.
Por momentos, me quiero dejar llevar por la mujer que hay dentro de mí, y por momentos sale esa detective que llevo dentro, pero el problema viene en que no puedo separarlas al menos no en este caso y eso me trae estos problemas.
La Kate mujer perderá cuando todo esto acabe, sea él o no el responsable. Si lo es, me sentiré tan engañada y tan idiota que no sabré salir de ahí, y si no lo es, si de verdad lo que veo a través de sus ojos es real, cuando esto acabe lo habré perdido, cuando sepa toda la verdad me odiará tanto que no querrá verme ni en pinturas. Y lo mismo pasa con la Kate detective, pase lo que pase al final, mi carrera se verá afectada por esto, toda una vida luchando contra todo y contra todos para tirarlo por la borda en una noche, pero lo peor es que...sé que no es solo cosa de una noche, porque lo miro y siento un temblor por todo mi cuerpo, y no, no es por miedo, es porque lo necesito, lo necesito tocar, lo necesito besar, necesito sentirme bien a su lado.
Lo miro y no puerco evitar tocarlo, con cuidado, con ternura, enamorada de su mirada, aunque con miedo, espero que abra esos ojos, solo para poder mirarlo de nuevo, solo para que ellos puedan decirme que esto es real, que él no lo hizo, que él no pudo hacerlo.
Abre los ojos despacio a través de la neblina del sueño puedo ver cómo me miran esos ojos azules cargados de tanto sueño como amor. Cuando lo miro a esos ojos, cuando lo veo a través de ellos, no puedo, no puedo ver mal, no puedo.
-Buenos días-dice con una sonrisa mientras vuelve a tirar de mi para que esté más cerca y una sonrisa aparece en mi cara sin poder evitarlo.
-Buenos días-digo con una sonrisa y siento como me besa la nariz haciendo que me sonroje.
-Creía que había sido un sueño-dice apartándome el pelo de la cara y yo solo deseo que hubiera sido así, todo hubiera sido más fácil-Pero aquí estas, tan real-dice acercándose mientras me besa con una sonrisa y tengo ganas de llorar, porque me doy cuenta de lo que más miedo me da, es terminar haciéndole daño.
Me doy cuenta de que ya no hay vuelta atrás, y también de que cuando salga de debajo de estas sabanas todo va a cambiar y mucho, de que tengo que decidir qué hacer, de que tengo que dejar atrás a una de las Kate antes de que esto no tenga una salida. Por eso no quiero salir, quiero quedarme debajo de ellas para siempre, ahí donde nadie me ve, aquí donde nadie va a juzgarme, aquí a su lado.
-¿No podemos quedarnos aquí todo el día?-digo abrazándome a él y escondiéndome en su cuello.
-No tengo ninguna pega a eso. Pero tengo una maldita reunión hoy-dice separándose para mirarme-pero si me pides que me quede llamó ahora mismo para cancelar-dice con una sonrisa y dios quiero pedírselo, pero se que no puedo, tengo que volver a la comisaría así que debería dejarlo ir, debería decirle adiós.
-No está bien-digo con una sonrisa- ¿A qué hora tienes la reunión?
-A las diez.
-Pues creo que no llegas-digo con una sonrisa mientras se mueve para ver el reloj.
-Dios, tengo media hora-dice levantándose completamente desnudo.
- ¿por qué no te duchas mientras yo hago el desayuno?
-Eres increíble, no te merezco-dice dándome un beso mientras con una sonrisa se mete en la ducha y yo me levanto con una sonrisa sintiendo dolores donde hacía tiempo que no los sentía, dolores placenteros después de la gran noche que habíamos pasado.
Preparo el desayuno para dos cuando escucho como suena la puerta, enseguida siento como todos mis músculos se tensan. Me limpio las manos, cojo una bata para taparme y voy a abrirla. Me encuentro allí a Royce con cara de pocos amigos y siento como los nervios se apoderan de mí, pero tengo que mantenerme en pie, tengo que impedir que pase.
-Royce ¿se puede saber qué haces aquí?
- ¿No puedo venir a saber de mi compañera? -dice mirándome fijamente y creó que sabe algo, pero no sé cuánto.
-Royce ayer fue mi día libre no tengo nada que contarte más y además tenemos una reunión en la comisaria en un rato-digo colocando estratégicamente para que no pueda ver el interior.
-Bueno, pensé que podrías invitarme a un café.
-pues lo siento pero voy a tomarme una ducha. ¿Nos vemos luego? -digo intentado acabar con esto cuanto antes.
-Está bien luego hablaremos. Tenemos mucho de lo que hablar-dice mirándome fijamente dándome a entender que sabe que le oculto algo, pero si supiera todo lo que de verdad está pasando, sin duda ya me habría sacado del caso sin ni si quiera dejarme explicarme.
-Claro, hablaremos de lo que quieras-digo con una sonrisa intentando demostrarle que no tengo nada que ocultar.
-Está bien, se puntual-dice antes de darse la vuelta marchándose por donde había venido y haciendo que por fin pueda entrar una buena bocanada de aire en mis pulmones.
Justo en ese instante escucho ruido en el interior del piso. Entro rápidamente y cierro la puerta justo cuando veo como Rick sale ya vestido del baño con el pelo mojado y revuelto mientras busca su móvil y su chaqueta.
- ¿buscas esto? -digo recuperando la chaqueta del suelo sonriendo al recordad como acabó ahí.
-No ves, eres mi salvadora-dice con una sonrisa mientras se acerca para darme un beso que me hace cerrar los ojos mientras siento un escalofrío. - ¿Desayunamos? Tengo dolo cinco minutos-dice mirando el reloj con cara de pánico.
-Claro-digo dirigiéndolo había la cocina donde coloco un café para cada uno y un par de tostadas algo quemadas.
-La próxima vez me ocupo yo del desayuno-dice haciéndome reír
-lo siento, no he tenido mucho tiempo y.…la verdad no soy muy buena cocinera.
-No pasa nada, no es importante para mí, siempre puedo cocinar yo-dice con una sonrisa haciendo que me sonroje.
Comemos rápidamente, la verdad es que solo le da tiempo a darle un par de bocados a su tostada y a tomarse el café antes de levantarse dispuesto para irse.
-Tengo que irme. Pero, ¿nos vemos esta noche? -dice mordiéndose el labio de una forma sensual.
-No sé si podre-digo recordando todo lo que nos rodea, todos lo que puedo perder si sigo con esto.
-Bueno, esta noche iré al bar, al menos podremos vernos-dice con una sonrisa-gracias por lo de anoche, quiero decir gracias por todo por...-dice nervioso haciendo me reír.
-Lo he entendido-digo con una sonrisa.
-Dios eres demasiado hermosa lo sabes ¿no? -dice consiguiendo de nuevo que me sonrojara antes de volver a besarme, haciéndome sentir que podía ser el último, pero sobre todo haciéndome sentir que pase lo que pase, esto, aunque dolo dure por una noche, ha merecido la pena.
-Creo que debes irte-digo mirando el reloj y hace una mueca de desaprobación.
-Nos vemos luego ¿sí? -dice sonriéndome y no puedo evitar morderme el labio porque ahora mismo lo cogería por el brazo y no lo dejaría ir nunca, pero nunca, y la verdad, es que no tengo ni idea de porque, no sé qué paso anoche, o estos días, la verdad, es que no sé cuándo he empezado a sentirme así, pero me da miedo, mucho miedo y a la vez, no quiero que se separe de mí nunca más, no quiero.
-Ya sabes que no…
-Bueno, tu déjame ir contento-dice sonriendo mientras se acerca a la puerta y entonces recuerdo la visita de hace unos segundos, y actuó como una detective de nuevo.
-Rick-digo agarrándole del brazo.
-Si no quieres que me vaya-dice con una sonrisa.
-No, es que…es de día y…seguro que Rob está ya en el bar, y no quiero…
-No quieres que me vea salir.
-Eso…
- ¿Entonces…?
- ¿La escalera de incendio? -digo avergonzada como si fuera una niña de nuevo ocultándole a mi madre la visita de mi primer novio.
-Está bien, lo que hay que hacer para tener otra cita-dice sonriéndome mientras ambos vamos hacia la ventana por donde sale despacio y antes de que empiece a bajar le paro agarrándole del brazo y tirando de él para dejar un rápido beso en sus labios.
-Gracias-digo con una sonrisa y lo veo bajar con una sonrisa y me doy cuenta de que ya no puedo hacer nada para arreglar esto, ya no podía hacer nada.
Continuará…
Bueno espero que os haya gustado, ahora empezara a complicarse todo porque Kate sin duda esta empezando a sentir cosas, pero también ama su trabajo. ¿Chocaran sus dos mundos? ¿Perderá todo? Habrá que esperar para saberlo.
Buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 26

Mensaje por tamyalways el Lun Mayo 07, 2018 6:54 am

Buenas tardes/noche, aquí estamos una semana más, con un nuevo capítulo. Intento sacar tiempo para todo, de momento lo llevo complicado porque los ratos qu tengo estoy demasiado cansada para escribir, para pensar, pero cuando mi cuerpo coja el nuevo ritmo supongo que todo volverá más o menos a la normalidad. Mi vida ahora es un poco caos. Por cierto, mil gracias por los comentarios y por seguir ahí, veremos que pasa a partir de ahora con nuestros chicos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 26
POV KATE
Me arreglo sin dejar de pensar en que va a pasar ahora con mi vida y mi carrera. Aun puedo olerlo en el piso, en todo lo que ha tocado, en cada una de esas cosas. Me siento una idiota, ¿Cómo con un par de citas he llegado hasta aquí? Al principio pensé que podría manejarlo, incluso utilizarlo para sacar algo para el caso, y ahora, ahora siento que cuando estoy con él no manejo nada, él es el que maneja, no puedo ser objetiva cuando estoy a su lado.
Llego a la comisaria pensando en que debo hacer, quizás lo mejor sea salir del caso, ya no soy objetiva, quizás no sea la detective que merece llevar este caso, quizás por mi culpa no consigamos encontrar al culpable, quizás por mi culpa aún sigue libre.
Entro en la comisaria y saludo a todos los que me voy encontrando por el camino, pero acabo en la sala de descanso sola, necesitaba unos minutos antes de la reunión con el resto del equipo. Tengo miedo, porque quizás después de esto mi carrera se vaya al traste, todo por lo que he luchado, todo por dos malditas citas y por una noche…joder Kate no puedo creer que haya hecho algo así, no puedo creerlo.
Me preparo un café mientras pienso en todo lo que he conseguido estos años, en todo lo que el equipo ha conseguido y de lo que siempre me he sentido orgullosa, ahora todo eso puede acabar, y me doy cuenta de que no podría vivir sin hacer algo que me gusta, algo por lo que he nacido. Me doy cuenta de que esto no ha acabado aun y quizás pueda hacer que esto siga adelante, pero solo puedo hacer una cosa, solo vale una cosa, cerrar el caso, tengo que cerrarlo y solo así podré perdonarme a mí misma, podre reconciliarme conmigo misma.
Veo desde la ventana como todos entran ya en la sala preparada para la reunión. Tiro el resto del café y me acerco hacia la puerta, tomo aire y entro mientras veo como todos están ya sentados, incluida Lanie que me mira de arriba a abajo, intentando descubrir que era lo que mis ojeras escondían.
-Ya estamos todos-dice el capitán cuando cierro la puerta y lo veo nervioso-bien, siento decir estas palabras, pero no hemos conseguido nada, así que sintiéndolo mucho la operación va a ser cancelada.
-Pero señor-digo sin poder evitarlo hasta levantándome de la silla.
-Kate siéntate por favor, no es algo que quiera, pero no puedo mantener a mi equipo, a mi mejor equipo en un caso donde no haya avances, no cuando no dejan de entrar nuevos casos por esa puerta. Lo siento mucho.
-Yo creo que tiene razón-dice Royce de repente sorprendiéndome, él que me había metido en todo esto se estaba echando atrás, no podía permitirlo, no porque…porque Emily merecía justicia, y porque yo necesitaba esa liberación, lo necesitaba.
-Señor, le pido unos días, estoy segura de que conseguiré algo.
-Kate…
-Yo no me bajo del barco como otros, señor, entré pensando en que lo conseguiría y estoy segura de ello. Solo necesito unos días más, solo unos días. Le prometo que conseguiré algo, solo unos días.
-Esta bien, te doy una semana-pero ve mi mirada suplicante-diez días, ni un minuto más. El tiempo ha empezado ya.
-Gracias señor. Los que quieran seguir conmigo serán bienvenidos, los que no, gracias por su trabajo y hasta nunca-digo mirando a Royce que evita mi mirada mientras mira sus manos pensando en que hacer o que decir.
-Está bien, estoy dentro, diez días, ni uno más, y espero que todos estemos al cien por cien en lo que estamos-dice mirándome fijamente y le mantengo la mirada, demostrándole que no le tengo miedo, que estoy muy segura de lo que hago y de lo que pienso hacer.
Salgo de la reunión sin mirar atrás, decidida a lo que tengo que hacer, tengo que dejar todo a un lado, todo por mi profesión, como siempre he hecho, lo de ayer, lo de esta mañana, todo eso ha sido un espejismo, tengo que olvidarme de ello para centrarme en el caso, lo verdaderamente importante, después ya tendré que hacer frente a las consecuencias de todo lo que he hecho.
-Kate-escucho la voz de Lanie a mi espalda, pero antes de poder contestarle siento como me agarra del brazo y se dirige hacia el baño tirando de mí. Mira que no haya nadie más antes de seguir hablando- ¿Vas a contarme que es lo que ha pasado?
-No ha pasado nada.
- ¿Qué no? Tienes una cara que dice todo lo contrario.
-Es complicado estar encubierto, pero todo va a acabar en diez días, y espero que bien.
-De verdad sé qué te pasa algo amiga, pero de momento voy a respetar tu silencio.
-Gracias.
-Pero ya sabes que estoy aquí, para cualquier cosa.
-Lo sé Lanie, te lo agradezco.
-¿Tomamos un café?
-No puedo, tengo diez días ya lo has oído, no tengo tiempo que perder. Ya recuperaremos el tiempo, te lo prometo.
-Está bien, pero cuídate.
-Lo haré-digo dándole un abrazo saliendo rápidamente de allí, tenía que ir cuanto antes al bar, inventarme alguna excusa, no lo sé, pero tenía que encontrar algo, tenía que hacerlo, pero sobre todo no podía meter la pata, tenía que ser la detective de siempre, tenía que mantener la calma y la cabeza fría, todo estaba en juego.

POV RICK
La reunión ha ido mucho mejor de lo que esperaba, he salido con muchas más ganas y con la certeza de que la he dejado en las mejores manos posibles. La verdad es que es bastante más tarde de lo que pensaba, pero tenía que pasar por casa para cambiarme antes de ir a ver al bar, en realidad quería ponerme guapo porque sabía que iba a ver a Kate, solo ojalá aceptara salir, aunque solo fuera a dar una vuelta, después de lo de ayer no puedo dejar de pensar en ella.
Llego a casa rápidamente y me cambio de ropa, aunque la verdad me cuesta mucho decidirme con que ponerme, creo que nunca antes había estado tan nervioso por ver a una chica, que digo de una chica era una mujer, una increíble mujer.
Una sonrisa tonta aparece en mi cara solo de pensar en ella y me doy cuenta de que esto ha ido demasiado rápido, y que quizás tenga que frenar un poco antes de asustarla y que salga disparada sin mirar atrás.
Llego al bar y creo que desde que…dios solo acordarme de Emily hace que me venga abajo, no era tan feliz de pisar este lugar desde que ella se fue, y la verdad es que solo lo pisaba para venir a charlar un rato con ella, pero ya ha pasado un tiempo, no demasiado, nunca será demasiado.
Siento como el ánimo me ha bajado de golpe y no quiero estar así el poco tiempo que pueda estar con ella, decido fumarme un cigarro antes de entrar, con la esperanza de que esto pudiera relajarme.
Estoy fumándomelo cuando veo como Tom sale del bar, unos de nuestros mejores clientes, está bastante perjudicado y voy a ir detrás de él para que no cogiera el coche, pero me sorprende ver que entra en el edificio de al lado, de donde Will salía el otro día. Me toma por sorpresa, pero tengo tantas ganas de verla que lo dejo pasar y me meto dentro para poder buscarla.
Cuando entro veo que el bar está bastante lleno, pero ella no está por ningún lado, así que me dirijo hacia el almacén, y allí de espalda a mí la encuentro recogiendo algunas botellas. Enseguida la sonrisa vuelve a mi cara y me acerco a ella colocándome gusto a su espalda, pero en ese momento se gira quedando cara a cara conmigo, asustándose y tirando todo lo que lleva en sus manos, la suerte es que ambos tenemos el reflejo de cogerlos al vuelo.
-Joder, tenemos que dejar de vernos así-digo con una sonrisa, pero ella no sonríe.
-Podías avisar cuando entres en los sitios-dice ¿enojada?
-Kate lo siento, no quería asustarte, solo…quería verte, de verdad lo siento-digo agarrándole las cosas de las manos para que las soltara y se resiste un poco, pero termina soltándolas.
-Rick tengo trabajo.
-Está bien, solo… ¿Está todo bien? -digo agarrándole de la mano mientras intento mirarla a los ojos, pero evita mi mirada y eso hace que me preocupe-no, no está todo bien-digo contestando por ella y temiéndome lo peor, había pensado demasiado sobre lo de anoche, quizás para ella no significo ni una cuarta parte que para mí.
-Rick…solo…estamos en el trabajo ¿sí? -dice mirándome por primera vez y veo dudas en su mirada.
-Está bien, ¿Podemos vernos luego?
-Rick…
-Solo para hablar, solo serán cinco minutos ¿sí?
-Está bien, cinco minutos.
-Estaré esperándote fuera.
-Bien-dice por primera vez con una pequeña sonrisa y estoy dispuesto a irme cuando…-Rick…de verdad siento si he estado borde.
-No pasa nada, puedo aguantar que estés borde un poquito, pero solo un poquito ¿sí? -digo bromeando y la veo sonreír por primera vez y entonces siento como me agarra por el cuello acercándome a ella y deja un rápido beso en mis labios, un beso que me deja con ganas de más de mucho más, de no separarme de ella nunca, pero sabía que tenía que dejarla ahora, tenía que darle su espacio y quizás luego pueda explicarme que es lo que le está pasando.
CONTINUARÁ…
Pues hasta aquí hemos llegado, el miércoles más, muchas gracias a todos por leer y por vuestros mensajes XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje por tamyalways el Miér Mayo 09, 2018 3:25 am

Buenas tardes, aquí os dejo un nuevo capítulo, mil gracias a todos por seguir ahí, yo también sigo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 27
POV KATE
Ya me he quedado sola en el bar, no sé muy bien que hacer, no he conseguido nada nuevo a pesar de que he tenido cinco minutos para buscar entre los papeles de Rob, pero no he encontrado nada nuevo. También he estado más cerca de los clientes para ver si podía sacarles algo más, pero mi gozo en un pozo, no he sacado nada.
Estoy terminando de recoger todo cuando oigo como suben la persiana que ya tenia bajada. Me asomo y puedo ver como Rick ha entrado y está bajando de nuevo la persiana, me alegro de haberme quitado el micrófono hace apenas unos minutos.
Lo veo como casi me está pidiendo perdón con la mirada mientras se va acercando, y me doy cuenta de que no puedo enfadarme con él.
-Sé que te dije que iba a esperar fuera, pero hace frio y pensé que como solo iban a ser cinco minutos…
-Está bien-digo dejando lo que estoy haciendo para sentarme en un taburete y él se acerca colocándose en uno justo a mi lado, tan cerca que nuestras rodillas se tocan.
-Kate yo, primero de todo quiero decirte que estoy súper a gusto contigo, que me gustas y que quiero intentarlo contigo. Pero quiero que estés segura de esto-dice mirándome-si no estás segura no pasa nada, solo no quiero que hagas algo que no quieras o…
-Rick…no estoy segura-digo de golpe y veo como me mira de repente con dolor, mucho dolor en su mirada. -Quiero decir, no lo tengo tan claro como tú, esto…dios solo fue ayer, tengo miedo de ir tan rápido-digo con casi timidez, y no, no estoy actuando, necesito tiempo, aunque sé que cuando esto acabe quizás sea él quien no quiera estar conmigo.
-Entonces…
- ¿Vamos más despacio? Sin nombres, sin tener que vernos cada día, sin…hacerlo tan real, no es que no quiera que sea real solo…es demasiado rápido. Todo paso ayer.
-Lo sé…pero fue tan increíble, de verdad yo…-pero se calla al ver mi cara-pero puedo ir todo lo lento que tú quieras-dice con una sonrisa.
-Gracias.
-Ahora, me voy a ir parar darte tu aire, bueno mejor…puedo llevarte a casa, no quiero que andes por ahí sola a estas horas, pero solo es para que no te pase nada no es que…
-Rick se cuidarme sola.
-Ya, pero después de lo que paso el otro día con Will en la puerta y hoy que estaba por ahí Tom borracho por aquí rondando también, y después de…bueno ya sabes-dice poniéndose serio de repente.
-No va a pasarme nada. ¿Dónde has visto a Tom? Estaba bastante borracho la verdad, pero se fue porque le dije que no le vendía nada más.
-Pues estaba entrando en el edificio de donde salía el otro día Will, ¿Sabes? Casualmente cuando abrimos el bar, Rob vivía ahí, pero luego se cambió de piso, al centro, no sé qué haría con él. Bueno da igual, vaya tontería, seguro que no te interesa nada-dice con una sonrisa sin darse cuenta de que me ha dado algo en lo que pensar.
-Rick, tengo que acabar aquí.
-Vale, te espero.
- ¿Puedes esperarme fuera? -digo intentando poner cara de inocente, no quería que pensara en nada malo. -No quiero que venga Rob y nos vea juntos.
-No creo que vuelva…pero si necesitas ese espacio te lo doy-dice con una sonrisa-estaré fuera esperándote, no tardes.
-No lo haré-digo levantándome y siento como aun sentando me agarra por la cintura atrapándome entre sus piernas.
-Sería ir muy rápido si te doy un beso-dice mirándome los ojos y a los labios y siento como mi cuerpo tiembla solo de sentir su tacto y sin darme cuenta estoy cortando la distancia y besándolo mientras él me acerca más a él y yo me agarro a su cuello profundizando el beso, jugando con su lengua y sus labios hasta que me separo, pero sin dejar de respirar el mismo aire, sintiendo aun sus labios sobre los míos, sin separarnos, sin dejar de buscarnos. Y entonces, una sonrisa aparece en su cara mientras se levanta y sale de nuevo por la puerta, dejándome allí parada como una tonta con la boca abierta y sintiendo unas ganas locas de salir corriendo detrás de él para no dejarlo escapar.
Vuelvo a la realidad, tenía como mucho unos cinco minutos para conseguir averiguar qué había pasado con el piso de Rob, si aún era propietario de él o no, y, sobre todo, que era lo que hacían allí los clientes.
Dejo todas mis cosas sobre la barra y abro la puerta del despacho, agradeciendo que esta vez Rob no la haya cerrado con llave, significa que quizás es porque aún no haya acabado la noche para él, quizás vuelva, lo que hace que tenga que darme aún más prisa sino quiero que me pille y entonces sí que todo habrá acabado.
Me pongo a buscar por todas partes, algo que me diga que pasa en ese piso, pero entonces, una luz aparece en mi cabeza, cuando veo una llave colgada detrás de la puerta, a simple vista. Me acerco dejando todo donde estaba y saco la llave del clavo. Allí en la llavera está escrito todo lo que necesitaba.
PISO ANTIGUO
La saco guardándomela en el bolsillo con una sonrisa, ahora sí, ahora sí que hemos encontrado algo con lo que avanzar. Dejo todo como lo he encontrado, recojo mis cosas y salgo fuera del bar, cerrándolo rápidamente. Cuando me giro ahí esta él ya con una sonrisa mirándome, y aunque sé que ahora mismo nos está vigilando Royce, me da igual, no finjo, no puedo hacerlo.
- ¿Ya has acabado?
-Si, y sigues aquí.
-Ya te lo dije. No me iba a ir hasta que te deje en casa-dice acercándose con una sonrisa y tengo unas ganas terribles de besarlo, pero me contengo, aquí no.
-Entonces…-digo señalando el camino y él sonríe mientras el uno al lado de otro cruzamos la carretera para pasar a mi piso, no puedo evitar mirar hacia la puerta cerrada del piso que puede darme todas las respuestas.
-Kate…
- ¿Si? -pregunto sabiendo que me he perdido algo.
-Que ya hemos llegado, en realidad te estaba contento un chiste muy bueno, pero ahora…
-Pues cuéntamelo otra vez-digo con una sonrisa agarrándome a su cintura segura de que ahora no podían vernos.
-No, tendrás que ganártelo-dice con una sonrisa y me muerdo el labio mientras me acerco quedando mis labios a milímetros de los suyos, mientras nos miramos ambos con una sonrisa y siento de nuevo ese cosquilleo en el estómago, ese cosquilleo que hace que me olvide de todo.
Y entonces siento como tira de mi un poco más hasta que nuestros labios se encuentran con muchas, muchas ganas, mucho más después de lo de anoche, mucho más después de lo que ha pasado esta mañana, porque a pesar de todos mis esfuerzos, no puedo luchar contra mi cuerpo, ese que lo busca sin descanso.
Y me pierdo en el beso, mientras me abrazo a su espalda y mientras siento como él tira de mi cintura más aun hasta él hasta que siento como se separa un poco, pero yo no quiero así que empiezo a dejar pequeños besos en sus labios, besos juguetones.
-Me encanta tu manera de ir despacio-dice con una sonrisa bromeando, pero sin darse cuenta me devuelve a la realidad. -No he dicho nada ¿sí? -dice al ver como mi cara a cambiado.
-No, tienes razón. Pero ir más lento no significa que no pueda darte un beso de buenas noches-digo con una pequeña sonrisa.
-Vale, me estas echando ¿no?
-No, solo te estoy dando las buenas noches.
-Está bien, ya pillo la indirecta-dice con una sonrisa-pero antes, me debes unas buenas noches de esas que hagan que valgan la pena tener que irme solo a casa.
- ¿Y cómo es eso?
-Un besito…-dice poniendo morritos y sacándome una sonrisa. Me acerco a él y le doy un beso rápido en sus labios, pero cuando voy a apartarme él me agarra volviendo a juntar sus labios con los míos para dejar un beso que hace que casi pierda el equilibrio. -Ahora si-dice con una sonrisa-buenas noches.
-Buenas noches-digo intentando ocultar una sonrisa, pero cuando voy a entrar vuelve a tirar de mi mano deteniéndome. - ¿Y ahora? -digo sonriendo.
-Tengo un mensaje de mi madre y si no te doy va a matarme.
- ¿Un mensaje?
-Quieres que te recuerde que estas invitadas a casa cuando quieras.
- ¿Eso no es ir lento?
-Oye, es mi madre quien te ha invitado, yo no tengo nada que ver con eso-dice con una sonrisa.
-Am bueno, pues ya quedare yo entonces a solas con tu madre, seguro que lo pasamos muy bien, podemos hablar no sé… ¿de ti?
-Eres muy mala que lo sepas-dice con cara de asustado haciéndome reír-eso no va a pasar que lo sepas. A solas nunca-dice con cara de pánico haciéndome de nuevo reír.
-Ya veremos, más adelante ¿sí? -digo con una sonrisa, aunque sabía que era muy complicado que él algún día aceptara que eso pasara cuando todo esto acabe.
-Está bien, se lo diré a mi madre-dice con una sonrisa-vale, ya me voy de verdad-dice alejándose un par de pasos parando de nuevo. -Pero venga entra.
- ¿Y si no lo hago?
-Pues aquí me quedo toda la noche-dice sonriéndome y haciéndome sonreír a mí también.
-Hasta mañana-digo mirándole y veo su sonrisa antes de cerrar la puerta dejándolo fuera, y me dejo caer sobre la puerta porque ahora mismo necesito toda la fuerza de voluntad posible para no volver a abrirla, lanzarme a sus brazos y no dejarlo salir de casa el resto de mi vida.
CONTUNUARÁ…
Bueno pues ¿Qué os ha parecido el capítulo de hoy? ¿Conseguirá Kate algún avance? ¿Podrá seguir llevando la doble vida? Veremos a ver que pasa en el próximo capítulo, aunque para eso tendremos que esperar hasta el viernes.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 28

Mensaje por tamyalways el Vie Mayo 11, 2018 3:35 am

Buenas tardes, aquí os dejo el ultimo capitulo de la semana, mil gracias a todos por seguir. La semana que viene va a ser movidita, yo aquí, cebando un poco la historia jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 28
POV KATE
Tras conseguir volver a la realidad, me siento en la ventana desde donde puedo ver el piso de Rob pensando en cual puede ser el siguiente movimiento, pero solo veo uno, tenemos que entrar allí para poder ver que es lo que podemos encontrar. Y antes de darme cuenta y sin mirar la hora, estoy marcando el numero de Royce.
- ¿Sí? -escucho su voz soñolienta al otro lado y es la que hace darme cuenta de que quizás era demasiado tarde.
-Royce soy yo. ¿Dónde estás?
-Pues en casa durmiendo.
-Yo…creo que tengo algo. Si no tienes nada que hacer…
- ¿Vas a hacer una locura?
-Si.
-Entonces espérame.
-Te veo en el piso espía-digo refiriéndome desde donde lo oían todo y vigilaban el bar- ¿en media hora?
-Allí estaré-dice antes de colgar mientras yo sigo apostada en la ventana mirando hacia la puerta esperando que se abra y me de todas las respuestas a estas dudas que me están consumiendo.
Cuando pasan unos quince minutos me doy cuenta de que no puedo aguantar más aquí esperando así que decido bajar y cuando salgo a la calle, no puedo dejar de mirar a mi alrededor como si alguien estuviera mirándome desde algún punto sin que yo pudiera verlo. Tan real es esa sensación que siento como la piel se me eriza mientras camino despacio hacia el otro piso sin dejar de mirar a todos los lados, y no, no tenía miedo era otra sensación, una sensación real, la sensación de que podía ser descubierta ahora que estaba tan cerca, o más cerca que nunca de la verdad.
Me quedo apoyada en la pared mirando a todos los lados, estaba terminando volviéndome una paranoica con este caso, tenía que relajarme, no había nadie y tenía que dejar de pensar en que alguien lo estaba haciendo si no, no iba a estar preparada para lo que tocaba.
-Kate-escucho de repente a mi lado haciendo que me sobresalte- ¿está bien? -dice Royce colocando su mano de forma protectora sobre mi brazo, pero yo me aparto para intentar que no se diera cuenta de que en realidad no estaba para nada bien.
-Si, será mejor que subamos-digo aun sintiendo que alguien está vigilándonos y enseguida abre el camino hacia el interior.
Cuando llegamos al interior Royce enseguida empieza a hacer café mientras yo me siento nerviosa, aunque sé que ahora estamos a salvo. A los cinco minutos llega con un café para cada uno y se sienta esperando a que le cuente que es eso tan importante.
-La grabación.
- ¿La grabación? ¿Qué grabación?
-La cámara que tienes, ¿apunto solo a la puerta del bar?
-Bueno, a ratos. Si sale alguien le doy al zoom, sino coge algunos metros más.
-Quiero verlo-digo instándole a que encienda el ordenador rápidamente.
- ¿Ya, que quieres ver?
-Quien ha salido de esa puerta durante estos días-digo señalando justo el piso.
-Bien, espera-dice toqueteando mientras lo pone a velocidad rápida mientras veo como días tras día, salen y entran algunos de los clientes del bar.
- ¿Ves lo que yo veo?
-Joder-dice maldiciéndose por no haberse dado él cuenta.
-No sabes lo mejor. El piso está a nombre de Rob.
-No me jodas.
-No, no lo hago. Pon la cinta de esta noche-digo metiéndole prisa y él obedece rápidamente. -Mira, ese es Tom entra, dale para adelante para ver si entra o sale alguien más.
-Bueno pues parece que sale, justo media hora antes de que dejara de grabar. Pero ya no tenemos más imágenes.
-Llevo media hora mirando y no ha entrado nadie.
-Bueno da igual, ¿Qué importa eso?
-Pues esto-digo sacando la llave-podemos entrar ahora-digo con una sonrisa y me mira sin duda sorprendido.
-Tenemos una hora en la que no tenemos ni idea si ha entrado o salido nadie.
-Bueno, podemos acercarnos un poco y ver que descubrimos ¿no?
-No lo sé.
-Puede ser nuestra última oportunidad. Si Rob se da cuenta de que falta la llave.
-Está bien-dice con una sonrisa, sin duda le encanta la idea.
Salimos y cruzamos la calle para ir hacia la zona donde está el bar, sigo mirando a mi alrededor, aunque ya no noto esa presencia como antes, supongo que es mi instinto de detective.
Llegamos a la puerta y ambos nos miramos con una sonrisa, sin duda estamos entusiasmados con la idea de encontrar algo, ojalá no nos llevemos una desilusión, porque si no conseguimos nada en estos días, todo se habrá acabado.
- ¿Estas listas? -dice cuando estamos ya dentro del edificio, en el piso que pertenece a Rob y sí, estoy lista más que lista, solo espero que no haya nadie dentro, al menos no se oye a nadie dentro.
Saco la llave y la meto en la cerradura, pero la cerradura no cede y estoy a punto de maldecir, cuando aprieto un poco más, lo justo para que la puerta ceda. Entonces sonrió mientras empujo la puerta para que quede por completo abierta y Royce me sonríe mientras entra primero con la pistola en la mano. Le sigo de cerca mientras nos cerciorarnos de que no haya nadie dentro.
-Libre-dice acabando de buscar por todo el piso. Cierro la puerta y le sigo para poder rebuscar algo. Encontramos un montón de condones repartidos por la casa, tantos que me da asco hasta tocar en cualquier lugar. Rebusco entre los papeles y junto a al teléfono encuentro una guía, pero cuando la abro la sorpresa que me llevo es importante, nos es una guía cualquiera.
-Royce, mira esto-digo entregándosela.
-Bien, esto es un prostíbulo de lujo ¿no? -dice mirándome con una sonrisa.
-Ya sabemos que es lo que ofrece el bar a parte de la bebida…
-Y las drogas-dice señalando la mesa del comedor donde aún hay resto de un polvo blanco que sin dudas tiene toda la pinta de que sea cocaína.
-Pero nada de esto nos lleva a la muerte de Emily.
-Bueno, seguimos buscando ¿sí? -dice mirándome y yo acepto mientras sigo rebuscando, tenia que tener esperanza, tenia que tenerlas porque si no…
Pasamos casi una hora entera buscando algo sobre Emily, pero a parte de un montón de ropa interior usada, condones y restos de drogas, no hemos encontrado nada, lo que hace que me desespere y termine golpeando la puerta recibiendo una mirada de advertencia por parte de Royce.
-Se acabo, lo mejor será que salgamos de aquí ya.
-No.
-Si, no hemos encontrado nada, y no vamos a encontrar nada.
-Pero…
-Kate, era una gran idea, y nos ha dado algo para cerrar ese bar. Pero en cuanto a lo de la investigación, seguimos igual. Y tenemos que buscar otras ideas ¿Sí?
-Pero pudo estar relacionado con algo de esto, en realidad, seguro que lo está.
-Mira, vamos a hacer una cosa ¿sí? Voy a poner un par de micros aquí.
-No podemos…
-Ya no tenemos muchas más opciones, ni mucho tiempo. Pondré un par de micros por si alguno decide hablar, y tu pondrás otro mañana en el despacho de Rob.
-Nada de lo que digan valdrá en un juicio.
-Pero nos servirá a nosotros.
-Está bien.
- ¿Bien? Pues entonces, vamos a dejar todo como estaba y vámonos de aquí antes de que nos pillen.
-Esta bien-digo mientras me pongo rápidamente manos a la obra.
Ya estoy de vuelta en el piso y sola. No puedo dejar de estar decepcionada por lo que ha pasado, quería resolverlo ya hoy, y poder volver a mi vida de antes, junto a mis padres. Dios los echaba de menos, pero sobre todo echaba de menos el sentirme segura, segura de mí misma, creía que nada ni nadie podía hacerme daño y ahora, ahora estoy aterrada en todos los sentidos.
En momentos como esto, solo se me ocurre una cosa, llamar a mi madre, ella siempre me protege, me hace volver a sentir en casa, me hace volver a sentir protegida, pero ahora no lo puedo hacer, en realidad si puedo, pero no podría contarle nada de lo que estoy haciendo y eso, eso no nos ayudaría a ninguna de las dos, la preocuparía y yo…yo me sentiría peor.
Me tumbo en la cama y me abrazo a la almohada, y entonces, toda la estancia se llena de su olor, ese olor que aún permanece en la cama y eso hace que me de cuenta de que esto no va a ser para nada fácil, ¿Qué pasara cuando todo esto acabe? Porque va a acabar, eso lo sé, todo va a acabar y entonces…entonces lo habré perdido para siempre, y no debería ser tan horroroso ¿no? Estoy deseando que todo esto acabe, estoy deseándolo, pero también, tengo miedo, miedo porque sé que voy a perderlo para siempre.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por leer, volvemos el lunes con más, que paséis un buen fin de semana.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 29

Mensaje por tamyalways el Lun Mayo 14, 2018 2:47 am

Buenas tardes, aquí estamos empezando una semana más, esperando como siempre que os guste el capítulo. Mil gracias a todos por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 29
POV KATE
Me levanto de mal humor, y todo tiene que ver con las esperanzas que había puesto en el día de ayer. Nada había cambiado, no al menos para mejor y eso me tenia de muy mal humor. Me levanto sin saber muy bien que hacer. En realidad, tendría que ir a hablar con los chicos para hablar de las novedades, pero Royce podía hacerlo, no me necesitaban para ello, así que lo mejor seria no levantarme así nadie tendría que aguantar mi mal humor. Pero parece que no me van a dejar, porque empieza a sonar mi teléfono, lo dejaría anoche en el comedor, y puedo oírlo desde lejos. Maldigo tener que levantarme para cogerlo, aunque quizá no tenga porque hacerlo ¿no? Recuerdo que ese numero nada más lo tiene Royce, los chicos y Rick, y ese pensamiento hace que termine levantándome.
Cuando llego al sofá donde esta el móvil tirado, este ya ha dejado de sonar. Me dejo caer al lado de él y cierro los ojos intentando calmarme. Lo cojo y miro la pantalla, Llamada perdida de Rick, cierro los ojos de nuevo intentando pensar en que hacer, ¿debo llamarlo? No, no puedo hacerlo, no hoy, si lo llamo hoy sé que todo acabara antes incluso de lo que esperaba, aunque quizás sea lo mejor, si le dejo antes de que pueda meter aun más la pata, antes de hacerle más daño, quizás, eso sea lo mejor, aunque sé que ya no voy a poder evitarle ese dolor.
Pero, aun así, a pesar de todas mis dudas, estoy desbloqueando el móvil para poder llamarlo, estaba decidida, a pesar de todo, necesitaba oír su voz. Pero entonces el maldito teléfono vuelve a sonar, pero esta vez no es él, es Royce y tengo que cogerlo.
- ¿Sí? -contesto con mal humor, que sin duda trasmito a través de mi voz.
-Buah, no sé si dejarlo y llamarte más tarde.
-Venga, ya me has molestado, así que suelta lo que tengas que soltar.
-En realidad, me gustaría verte, tengo algo, pero me gustaría contártelo cara a cara. Además, creo que necesitas tu café.
-Si, pero no sé si tu compañía-digo aun de mal humor, aunque me arrepiento al segundo.
-Vale, ya veo que estas de mal humor de verdad, no me lo voy a tomar como algo personal, aunque seguramente lo sea, te veo en diez minutos en la cafetería de siempre, junto a Central Park.
-Está bien-digo sintiéndome mal antes de colgar.
Recojo todo y me visto rápidamente para no llegar tarde, con todo el mal humor que tenia ni si quiera me había dado cuenta de que me había dicho que tenía algo, después de lo de ayer no quería ilusionarme, pero necesitaba algo que me hiciera salir de la cama hoy, y esto podía ser sin duda lo que necesitaba.
Llego a la cafetería, y Royce ya esta allí, sentado en el lugar más alejado y oscuro de la cafetería, hoy quería esconderme del mundo, pero no así. Me acerco sentándome justo enfrente de él y enseguida me acerca un café.
-Gracias-digo dándole el primer trago con muchas ganas, demasiado, tanto que termino quemándome toda la boca y la garganta-Esta caliente.
-Tu verás-dice con una sonrisa.
-Suéltalo ¿sí? No tengo mi mejor día así que…
-Tengo unas imágenes interesantes-dice sacando unas fotos de su bolsillo, pero impidiendo que aun pueda verlas.
-Royce-digo quejándome y me las pasa a través de la mesa.
Cuando miro las fotos, veo a la víctima, sentando en una terraza junto a un hombre, un hombre que me recuerda a alguien, a Rick, pero con unos años de más. En las fotos se puede ver como discuten, o al menos eso es lo que parece por los gestos y sus caras.
- ¿Qué significa esto?
-No lo sé, solo sé que se vieron una semana antes de que murieran y no creo que se hicieran amigos-dice con una sonrisa.
- ¿Qué crees que paso?
-No lo sé, pero pienso averiguarlo ahora mismo. Voy a llamarlo a declarar.
- ¿Con esto? No tenemos nada. Es un hombre de negocios no vas a sacarle nada. Tendrá a todos sus abogados a los dos minutos.
- ¿Entonces? ¿Tienes algún plan?
-Bueno, podemos intentar hacer lo mismo que con los otros. Déjame verlo cara a cara, si él la mató creo que verme le afectará ¿no?
-Su reacción no va a ayudarnos en mucho.
-Pero lo pondrá nervioso. Imagínate, me ve, esta en casa, nervioso, sin duda sería un buen momento para hacerle unas preguntas.
-Me estoy perdiendo algo.
-Esta bien, el otro día por casualidad conocí a la madre de Rick, desde ese momento no ha dejado de querer invitarme a comer. Si acepto, él estará allí, me verá, podré ver su reacción, estará nervioso, en familia, le preocupará que piensen su hijo y su mujer. Entonces entráis diciéndole que tenéis que hablar con él, que tenéis pruebas de que conocía a la víctima. Te aseguro que, si tenemos alguna oportunidad de que nos cuente algo, es así.
-Puede ser, pero no estoy muy seguro.
-Llevaré el micro todo el tiempo puesto, no me pasará nada. Sabes que es la mejor oportunidad que tenemos, si lo lleváis a la comisaria no dirá nada, sus abogados no le dejaran hacerlo.
-No sé, si sale algo mal…
-No va a salir nada mal. No me va a matar delante de su familia-digo con una sonrisa.
-Pero si no es culpable y le pasa algo…no esta bien de su corazón. Si lo matamos y todo sale a la luz.
-Royce no quiero matar a nadie, solo quiero que esto acabe y de la mejor manera posible.
-Ya somos dos-dice serio mirándome-Esta bien, lo haremos. ¿Puedes conseguirlo para esta noche?
-No creo que haya problemas, bueno tengo que llamarlo y pedir el día en el bar. Aunque si todo sale bien, me daría igual que me echen.
-Tú consigue que sea hoy y yo tendré todo listo para entrar justo en el momento indicado. Saca todo lo mejor de ti Kate, consigue que sea esta noche, porque si el capitán se entera, no nos va a dejar hacerlo. Querrá que lo llevemos a comisaria y le hagamos un interrogatorio oficial, así que…
-Tranquilo, lo conseguiré, pero para eso, tengo que irme ya.
-Esta bien, yo invito-dice dejando los billetes sobre la mesa mientras se levanta con una sonrisa dejando su mano en mi hombro a forma de apoyo antes de irse dejándome sola, y por unos momentos he vuelto a sentir eso que sentí hace años, el placer de poder trabajar con él.
Vuelvo al piso de nuevo con esperanza, aunque la verdad, detener al padre de Rick por asesinato no sea lo mejor que me pueda pasar en el día de hoy, pero si todo acaba, si todo acaba y se hace justicia que sea lo que dios quiera.
Me siento en el sofá y cojo el teléfono entre mis manos, tengo claro que voy a conseguirlo, no es complicado, lo complicado es saber que voy a utilizarlo para hacerle daño a su padre, y eso hace que me sienta mal, que me cueste hacerlo. Pero estoy seguro que si su padre lo ha hecho le gustaría saber la verdad, estoy segura.
-Hola preciosa-escucho su voz al otro lado y no puedo evitar sonreír a la vez que se me crea un nudo en el estómago.
-Hola.
-Te he llamado antes, pensé que no querías hablar conmigo-dice a media voz y no puedo evitar sonreír, era demasiado mono.
-Si, no había llegado a tiempo y luego me han surgido cosas, pero ahora tenia un tiempo y pues te he llamado.
-Me alegro de que lo hicieras.
- ¿Querías algo importante?
-Si, escuchar tu voz-dice sacándome una sonrisa.
-Que exagerado eres, hablamos ayer.
-Ya, pero…después de lo de anoche…necesitaba oír tu voz-dice casi con miedo de decirlo y eso hace que me sienta mal.
-Yo también he pensado en lo de ayer.
- ¿Has cambiado de opinión?
-No, pero…siento que quizás no me explique bien. No quería que tuvieras dudas, o algo así, solo que me gusta ir despacio.
-Entonces te explicaste bien, solo que yo soy un poco paranoico-dice sacándome una sonrisa.
-En realidad, también he estado pensando en otra cosa.
- ¿Sí?
-En la invitación de tu madre.
-Ya te dije que no voy a dejar que os veáis a solas, por encima de mi cadáver-dice haciéndome sonreír.
-No, no es eso. Es que no quiero que piense que soy una desagradecida.
-Kate si no estas preparada para ello o no te apetece no pasa nada, lo entenderá, y si no pues que se aguante.
-No, no es eso. Solo…no quería que bueno pensara algo sobre nosotros. En realidad, no sé era como correr mucho y me daba miedo.
-Ya te he dicho que vamos a ir despacio, podemos esperar para esa comida.
-Sé que tu quieres ir más rápido y que esto te esta costando mucho, se que estas haciendo un esfuerzo porque me sienta bien y…yo quiero darte algo a cambio. Claro, si tu madre aun esta de acuerdo y sigue con la invitación en pie.
- ¿Lo dices en serio?
-Bueno, si a ti no te apetece…
-No, no digas tonterías, será un placer. ¿Mañana?
-Bueno…mañana no sé si podré, es que mañana hay más jaleo en el bar y no quiero pedirle ese día a Rob porque no quiero que piense mal de mí, estoy aun a pruebas como aquel que dice.
-No tienes que pedirle nada a Rob, yo te doy el día libre sin problemas.
-Rick, ya sabes que quiero mantener eso fuera.
-Esta bien, a mi madre seguro que le gustaría tener más tiempo, pero seguro que consigue preparar todo para esta noche.
-No quiero molestar, ni…
-No molestas, verás como esta feliz de que vengas. Y yo mucho de poder verte esta noche.
-Yo también tengo ganas de verte. Pero…no quiero que tu madre…
-Tranquila vamos lento. Somos solo amigos-dice y se que esta sonriendo-solo quiero algo a cambio.
- ¿Qué?
-Que me dejes invitarte luego a una copa, los dos solos.
-Bueno…creo que puedo aceptar eso-digo con una sonrisa, aunque sabía que había muchas posibilidades de que eso no ocurriera.
-Nos vemos esta noche.
-Nos vemos-digo antes de colgar sintiendo como el nudo del estomago esta empezando a subir hasta mi garganta, y antes de darme cuenta estoy corriendo hacia el baño para echar el maldito café enterito, esto no iba a ser para nada fácil.
CONTINUARÁ…
Mil gracias a todos por seguir leyendo, parece que la cosa se esta complicando un poco. ¿Estará el padre de Rick implicado? ¿Cómo irá la cena? El miércoles más, XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Miér Mayo 16, 2018 3:12 am

Buenas tardes, aquí os dejo con un nuevo capítulo, espero que os guste.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 30
POV KATE
Estoy en la puerta de la casa de sus padres, estoy nerviosa por la situación, porque se que para nada va a ser fácil, va a ser muy complicado todo y encima, no puedo dejar de pensar en que voy a hacerle daño, y de que llevo un micro, un micro que esta vez no puedo desconectar y eso, eso me pone nerviosa porque hace que este a descubierto, hace que me sienta desnuda. Pero no me puedo echar atrás, así que golpeo la puerta esperando encontrarlo al otro lado.
-Hola, has venido-dice con una sonrisa abriendo la puerta y cuando lo veo siento que esto no tiene nada que ver con el caso, que es solo una cita entre dos personas que se gustan, pero solo es un espejismo.
-Hola-es lo único que logro decir y lo veo como mira hacia atrás supongo que para ver donde están sus padres, pero no ve a nadie, porque se acerca agarrándome la cara con sus manos y dejando un beso en mis labios, un beso que por suerte no pueden ver los chicos, aunque sin duda, si pueden escuchar como mi corazón martillea por debajo del micro.
-Será mejor que pasemos-dice con una sonrisa y mientras yo, intento mantener el control de mi respiración para que mi corazón vuelva a la normalidad.
Lo sigo por un largo pasillo y cuando estamos casi llegando al final siento como su mano toca la mía dejando una caricia mientras me mira con una sonrisa. Luego sujeta mi mano con la suya y así continuamos hasta que llegamos al comedor, un enorme y hermoso comedor preparado para que cuatro personas se sentaran en la mesa.
-Mama, ha llegado nuestra invitada-dice Rick haciéndose oír mientras yo me suelto de su mano, intentando hacer esto lo más fácil posible, aunque en realidad lo más fácil sería dejarme llevar por su apoyo.
-Oh, hola Darling, estas guapísima. ¿Ya se lo has dicho hijo? -dice con una sonrisa mientras me abraza haciendo que me sonroje.
-La verdad es que no, no quería incomodarla mama, no como tu-dice con una sonrisa.
-No sabes lo que me alegro de que decidieras terminar viniendo.
-Siento que todo haya sido tan rápido…
-Que va, a Martha Rodgers no se le resiste nada-dice con una sonrisa-James cariño, ya ha llegado Kate-le dice a un hombre alto canoso que estaba en la cocina recogiendo una botella de vino. Se acerca el momento, al menos no iba a tener que pasar por la comida, sino estoy iba a ser mucho peor.
-Ya voy cariño-dice con una voz muy parecida a la de Rick. Miro a Rick y este me sonríe, pero yo no puedo, no puedo cuando siento que voy a poner su vida patas para arriba en apenas unos segundos. Pero no puedo dejar de mirarle, intentando pedirle perdón con mi mirada por lo que va a pasar, no puedo dejar de mirarle para poder ver en sus ojos ese dolor que voy a acarrearle, porque con ese dolor voy a tener que seguir viviendo.
-Hola, soy James-escucho una voz justo a mi lado y cuando dirijo mi mirada hacia su dirección, todo ocurre muy rápido, su mirada se clava en la mía, mientras veo a cámara lenta como la botella se le cae de las manos haciéndose mil pequeños trozos que llenan toda la estancia.
-Perdona-digo agachándome para ayudarle a recogerlo todo, pero entonces veo como él sigue mirándome de pie completamente paralizado. - ¿Se encuentra bien? Ya se que me parezco a la chica esa… ¿Cómo se llamaba? -digo mirando a Rick.
-No…mi padre no la conocía-dice mirándole fijamente sin duda sorprendido por la reacción de su padre.
-Yo…-pero entonces se para de golpe cuando suenan un par de golpes en la puerta mientras todos estamos allí en silencio cada uno intento averiguar que era lo que pasaba por la cabeza del otro.
-Voy a abrir-dice Martha rompiendo el silencio y dirigiéndose a abrir la puerta sin saber que lo que iba a pasar ahora iba a marcar la noche, y probablemente el resto de sus vidas.
Entonces todo pasa demasiado rápido. La puerta se abre y allí esta Royce junto a los chicos y un par de policías más de paisano, demasiado para lo que de verdad se necesitaba, pero él siempre tenia que montar un espectáculo con todo. Los veo pasar seguidos de Martha y entonces Rick reacciona colocándose entre ellos y su padre y yo, sin duda enfadado y desafiante.
- ¿Qué hacen en mi casa? Ya os dije que no pensaba volver a hablar con vosotros, que para eso estaba mi abogada-dice enfadado cruzado de brazos y veo que esto va a ser mucho más complicado de lo que pensaba.
-Señor Castle, no venimos a verle a usted, en realidad, tenemos unas preguntas para su padre-dice Royce sin duda disfrutando con todo esto.
- ¿Qué? -dice sin duda descolocado quitándose del medio para poder mirar a su padre que ya estaba algo recuperado de la impresión, pero sin duda aún estaba tocado.
-Tenemos unas fotos que queremos que vea-dice Royce siguiendo disfrutando con todo esto y haciendo que me hierva la sangre.
- ¿Fotos? ¿Qué fotos? -pregunta Martha sin duda preocupada por todo esto.
-Será mejor que hablemos en el despacho-dice haciendo el amago de salir por la puerta, pero Rick no estaba por la labor.
-Merecemos saber que es lo que pasa, así que hazlo aquí, delante de tu hijo y tu mujer-dice mirando a su padre fijamente y este le devuelve la mirada y termina aceptando mientras se sienta en la silla más cercana que encuentra. Royce aprovecha para acercarse un poco y todos nos dispersamos un poco, quedándonos cerca, pero dándole espacio a los dos.
- ¿Reconoce estas fotos? -dice colocándolas sobre la mesa para que todos puedan verla y puedo ver la reacción de los dos. Marhta se lleva las manos a la boca sin duda sorprendida, pero Rick, Rick en cambio mira con odio a su padre, sin duda está culpándole de algo antes ni si quiera de que Royce pueda acusarlo.
-Contesta papa-dice mirándole fijamente.
-Si las reconozco, estaba ahí.
-Entonces conocía a Emily Byrne.
-Bueno no sé si podía llamarlo así, esa fue la única ocasión en la que nos vimos.
-En las fotos podemos ver que no fue un buen encuentro.
-No, no lo fue.
- ¿Puede decirme como quedaron?
-Yo contacte con ella. Sabia que trabajaba en el bar de mi hijo, es más, sabia que tenían buena relación-dice mirando a Rick y este traga saliva porque era algo que había ocultado todo este tiempo a la policía.
- ¿No le parecía bien para su hijo?
-Bueno…no la conocía. Pero me habían hablado de ella. Un amigo mío que es cliente del bar. Me dijo que…que se dedicaba a la prostitución, como padre…tuve que actuar.
- ¿Cómo? ¿Matándola? -le grita Rick sin duda enfadado.
-Hijo-le regaña Martha que sin duda esta pasando por un mal momento, pero al menos mantiene la calma no como Rick.
-Yo solo quería lo mejor para ti. Pero yo no mate a la chica, no volví a verla. Yo solo quería darle algo de dinero para que se alejara de ti, si, estuvo mal, pero era lo único que quería.
- ¿Ella acepto? -pregunta Royce siguiendo con el interrogatorio.
-No, dijo que quería mucho a Rick, que era el único amigo que tenía aquí y que lo necesitaba. Me confirmo que sí, que se había prostituido un par de veces.
-Eso es mentira-dice Rick con lagrimas en los ojos, estaba conociendo cosas de su padre y de Emily que no sabía, cosas que le estaban haciendo daño.
-No, es verdad, ella me lo afirmo, pero me dijo que se había acabado. Lo hizo porque necesitaba el dinero, pero me prometió que iba a dejarlo. Y yo la creí.
- ¿Cuándo fue esto?
-Una semana antes de su muerte-responde Royce por James y veo como Rick mira a su padre, sin saber muy bien si creerlo o no, el problema, era que yo si lo creía, eso hacia que esto no hubiera servido para mucho, bueno, en realidad, une el bar con Emily en cuanto a la prostitución, pero no nos acercar al culpable, aun sigue habiendo muchos sospechosos.
-Ya tienen todo lo que querían, ahora si pueden irse-dice Martha de repente tomando las riendas del asunto.
-Aún tenemos algunas preguntas.
-Ya les ha contestado a todo, ahora si no les importa, estamos en familia y queremos seguir así-dice seria y dejándoles claro que es hora de irse sin intentar quejarse.
Royce y los chicos me miran un segundo antes de que Royce se levante y dirija al resto fuera de la casa, dejando la casa echa un desastre como bien imaginaba, pero en cuanto al caso, nos dejaba igual o peor de que todo esto pasara.
CONTINUARÁ…
Pues hasta aquí hemos llegado por hoy, parece que se ha montado un buen lio para nada, bueno para nada no, han averiguado que Emily se prostituía en el bar y eso al menos les aleja del padre de Rick, aunque les acerca a cualquiera que este relacionado con el bar. ¿Cómo le afectara a Rick todo esto? El tiempo corre, tic, tac, tic, tac.
Hasta el viernes, intentaré subir, aunque voy a tener el día complicado. Si me es imposible, nos vemos el domingo por la noche, aunque haré todo lo posible.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje por tamyalways el Vie Mayo 18, 2018 2:33 am

Buenas tardes, casi corriendo, pero aquí estoy para dejaros un nuevo capítulo, me voy el fin de semana a disfrutar de la despedida de soltera de mi hermana, pero estaré feliz de leer vuestros comentarios jaja. Gracias a todos por seguir, el otro día hacía dos años del final de Castle y como dije, somos la resistencia y esto va a durar mientras nosotros queramos.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 31
POV KATE
Miro a Rick en todo momento esperando a ver que es lo que va a hacer ahora, sé que puede ser importante para la investigación que este aquí, pero ahora mismo solo quiero huir de aquí, o ser su apoyo sin saber que ahora mismo lo estoy traicionando.
- ¿Por qué no nos sentamos? -dice Martha intentando que todo se calme.
-No, lo mejor es que me vaya-dice Rick mirando a su madre sin poder mirar a su padre a la cara.
-Hijo…quiero que me creas, no puedo…
-Sé que no la has matado-dice mirándole fijamente-pero aun así…no tienes derecho a meterte en mi vida, nunca.
-Eres mi hijo, quiero todo lo mejor para ti.
-Pues lo mejor es que me dejes tomar mis decisiones, que me dejes equivocarme por mi mismo, que no tengas que vigilarme, ni investigar a la persona que tengo a mi lado. Eso es lo que quiero y lo que necesito.
-Lo siento. De verdad…-dice su padre intentado acercarse, pero él se echa hacia atrás-esta bien, te daré el tiempo que necesites, pero eres mi hijo, no voy a dejarlo pasar Rick, te pediré perdón mil veces si hace falta, haré lo que sea necesario para conseguir tu perdón-dice sin duda de forma sincera y veo como Rick duda, pero al final se acerca a su madre para darle un beso como despedida.
-Nos vamos.
-Siento que hayas tenido que pasar por esto-dice dándome un abrazo como despedida.
-No te preocupes Martha, ojalá ninguno hubierais tenido que pasar por eso.
Siento como Rick me agarra de la mano y ambos salimos por la puerta, yo quiero estar con él, quiero ser su apoyo, pero antes, antes necesito hablar con Royce, y, sobre todo, necesito quitarme el micro.
- ¿Puedo invitarte a una copa? -dice de repente parándose en la mitad de la acera.
-Claro, pero antes me gustaría entrar en el baño.
-Claro…mi casa es esa, si quieres…
-Esta bien-digo con una sonrisa agarrándole de nuevo de la mano y así, juntos caminamos hacia su casa.
Cuando entramos enseguida voy hacia el baño donde saco mi móvil y me quito rápidamente el micro. Sé que no puedo hablar con tranquilidad porque Rick podría oírme así que decido mandarle un mensaje rápido.
-No ha salido como esperábamos. Pero al menos podemos unirlo con lo de le bar y la prostitución. Quizás este relacionado con la muerte de Emily.
-Yo he pensado lo mismo. Deberías venir para hablar de ello, quiero saber que opinas tu sobre lo que ha pasado-me contesta al instante.
-Ahora no puedo, mañana te cuento.
-Está bien, mañana reunión a primera hora en la comisaria.
-Allí estaré-digo mandándolo antes de guardármelo de nuevo poniéndolo en silencio. Meto todo en el bolso, me miro en el espejo para ver que todo estaba bien, y salgo como si nada hubiera pasado.
Cuando salgo, lo encuentro perdido en sus pensamientos, mirando por un amplio ventanal, la casa de sus padres, sin duda intentando entender que es lo que acababa de pasar, e intentando creer a su padre, porque necesita hacerlo.
-Rick…-digo llamando su atención y veo como se gira, cuando lo hace tiene aun lágrimas en sus ojos, y los tiene tan rojos los ojos que me hace saber que no ha parado desde que entre en el baño. Me acerco despacio colocando mi mano en su cara y limpio con cuidado sus lágrimas, esas lágrimas que en parte son culpa mía. -Quizás, es mejor que me vaya-digo mirándole y entonces siento como me agarra por la cintura tirando de mi para que le abrazara y siento como se me encoge el estómago.
-No te vayas…no me dejes solo-dice aun llorando sobre mi hombro y siento que no merezco esto, no lo merezco a él. Le he provocado todo este daño, y ahora…ahora no sé cómo ayudarlo.
-Rick…-digo intentando apartarlo para poder mirarle, pero me aprieta con todas sus fuerzas para impedir que el abrazo se acabe, y yo dejo de luchar y me centro en apretarlo contra mi cuerpo mientras acaricio su espalda intentando darle mi apoyo.
Acabamos pasando un rato medio tumbados en el sofá, abrazados el uno al otro, mientras la televisión esta encendida, aunque ninguno de los dos le esta haciendo caso, solo estamos disfrutando del silencio, ese silencio que en ocasiones es lo mejor que te puede pasar. Solo siento como su mano acaricia mi espalda, mi hombro, mi brazo, y con el otro acaricia mi pierna mientras deja suave beso sobre mi pelo. Sé que ahora mismo lo que necesita es olvidarse de todo lo que ha pasado, pero yo no sé como ayudarlo, no sé como se puede ayudar a alguien a no pensar en que su padre le ha engañado y que es sospechoso de matar a alguien a quien quería, no, para nada es fácil.
Le acaricio la mano mientras me inclino para poder mirarlo y veo como está mirándome serio, pero con tanta ternura que hace que me sienta como una adolescente cuando conoce por primera vez el amor, es como si todo lo que estuviera viviendo con el fuera la primera vez de todo, a pesar de que sé que esto…esto tiene un final, y no es para nada un buen final.
- ¿Estas mejor? -le pregunto intentando centrarme en el momento y dejando de pensar en aquello que me duele y que me hace no estar centrada.
-Shh…no quiero hablar-dice mirándome fijamente mientras se acerca despacio colocando su mano en mi mejilla haciéndome temblar por la espera.
Nos besamos lentamente, nuestros labios se juntan, se rozan, se acarician casi con miedo, casi con temor de que esto no fuera real. Coloco mi mano en su pelo, enredando mis dedos en su sedoso pelo mientras me acerco mejor a él, mientras paso mi lengua por sus labios hasta que él abre su boca para recibir mi lengua en su boca, y entonces siento que pierdo todo el sentido, todo lo de no llevarlo más lejos queda olvidado y solo puedo centrarme en él y yo aquí, besándonos y sintiéndonos deseados el uno por el otro.
Siento como mi cuerpo empieza a sentir ese calor, como radia desde nuestros labios al resto del cuerpo. Puedo sentir sus manos en mi espalda acariciándome de forma tan tierna que me hacia sentir de nuevo especial, como cada vez que estaba con él.
Me muevo colocándome sobre sus piernas, a horcajadas sobre él, mientras sigo besándolo y jugando con su pelo, dios como me gusta tocarle su pelo. Nos besamos cada vez más y más acalorados, con necesidad de más mucho más.
Nos separamos un segundo, lo justo para mirarnos y sonreírnos, para entendernos con el mejor lenguaje del mundo, la sonrisa, esa sonrisa unido a esa mirada suya que hace que me este matando, que hace que no piense con claridad, que me hace sentir que estoy en otro mundo, que estoy en el paraíso, en el paraíso terrenal.
Nos colocamos de pie mientras no dejamos de besarnos, mientras no dejamos de desvestirnos el uno al otro, sin dejar de sonreír, sin dejar de sentirnos como en una nube. Nos movemos sin saber muy bien a donde, hasta que siento como choco contra algún mueble y lo veo sonreír. Deja un beso en mis labios, lento, muy lento y entonces, siento como me agarra por las nalgas levantándome y haciéndome gritar por la impresión haciéndolo reír. Me coloca sobre un gran escritorio y él se coloca entre mis piernas mientras me mira con devoción, con una amplia sonrisa, se ha olvidado de todo lo malo, lo ha hecho, y eso hace que todo, todo valga la pena.
Le agarro por el cuello mientras lo acerco para poder besarlo. Y nos volvemos a besar mientras no dejamos de tocarnos, de sentirnos. Lo aprieto contra mi cuerpo rodeando mis piernas alrededor de su cintura y puedo sentir su miembro erecto tan cerca de donde lo necesito, que no quiero ni puedo esperar más. Apartamos la poca ropa que nos queda, liberándonos al fin. Y agarro su miembro con mi mano para ayudarlo a penetrarme, y entonces siento como tira de mi cara hacia arriba para mirarnos justo en el momento en que nos unimos los dos, haciéndolo más íntimo, más personal, haciendo que mi corazón lata con fuerza como nunca antes lo ha hecho, haciendo que esto sea real, por y para siempre, real.
Y nos movemos juntos, unidos, sintiendo como nuestros cuerpos arden llevados por la pasión, pero también por esa magia que sentimos cuando estamos juntos, y entonces me doy cuenta, de que no puedo luchar contra esto que siento, me doy cuenta de que a pesar de todo, lo necesito y es algo que no puedo ni voy a poder evitar, me hace sentir tan viva, tan llena energía, de pasión, de…de algo que no se ni como llamarlo, pero es algo que me hace sentir tan bien, tan especial.
Me siento tan cerca del orgasmo, que solo quiero abrazarlo, sentirlo, presionarlo para llegar cuanto antes, pero él en cambio para, para para poder mirarme, y me pierdo en su mirada mientras se vuelve a mover dentro de mí, pero despacio y profundo, cambiándolo todo, pero nada de eso hace que sea menos pasional, al revés, el poder mirarle a los ojos, así fijamente, mientras nos unimos, mientras nos movemos al unísono, esa mirada donde puedo perderme, esa sonrisa que hace que mi corazón lata con tanta fuerza, eso, eso es lo único que necesito para llegar al orgasmo, para sentir como mi cuerpo explota por todo lo que me hace sentir, por todo lo que hace que mi corazón grite una y otra vez, que él, que él es lo único que quiere.
CONTINUARÁ…
Gracias a todos por leer, buen fin de semana a todos, nos vemos el lunes, espero vuestros comentarios como siempre.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 32

Mensaje por tamyalways el Lun Mayo 21, 2018 2:56 am

Buenas tardes, aquí estamos de nuevo, gracias como siempre por seguir ahí. Disfruten del capítulo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 32
POV KATE
Despierto en su cama, a su lado, sintiendo como juega con mi pelo, y esto lo que quiero y necesito en este momento. Me aprieto a su cuerpo llenándome de su olor, y sintiendo el calor que desprende su cuerpo, soñando con que esto es posible, soñando con que nada de lo que nos hace separarnos, sea real. Pero sé que eso es imposible, tengo una reunión en un rato, una reunión que no va a ayudarnos a acercarnos, o quizás sí, si todo esto acaba bien, quizás pueda llegar a entenderlo quizás…no, sé que estoy mintiéndome a mi misma, no va a perdonármelo, yo tampoco lo haría. Por eso quiero aprovechar cada instante, cada minuto que pase a su lado.
- ¿Estas despierta? -dice casi en un susurro en mi oído haciendo que mi cuerpo tiemble.
-No…-digo sacándole una sonrisa.
-Eres una mentirosilla-dice bromeando, pero haciendo que mi estomago se cierre-no me quejo si quieres que pasemos el resto del día en la cama-dice dejando un pequeño beso en mi nariz que me saca una sonrisa.
-No me tientes, pero tengo una cita.
- ¿Una cita? -dice serio mirándome y no puedo evitar sonreír.
-En la Uni…ya te dije que quería volver a estudiar, tengo una reunión.
-Oh, me alegro mucho por ti-dice con una sonrisa triste, aunque se que dice la verdad, pero creo que eso le ha hecho pensar un poco en Emily y eso, en todo lo que paso anoche.
- ¿Estas mejor?
-Bueno…cuando estas conmigo siempre estoy bien así que…no tengo quejas-dice apretándome aun más contra él mientras deja un suave beso en mis labios, un beso que me deja con ganas de más.
-Rick…sabes que vas a tener que hablar con tu padre ¿no?
-Lo sé, aunque con quien me gustaría hablarlo ya no puedo hacerlo. Si me lo hubiera contado…la hubiera ayudado. Quizás fue culpa mía por no estar tanto encima de ella las últimas semanas.
-Tu no tienes ninguna culpa Rick. Ella no te lo conto porque no quería decepcionarte. Ella te quería y no quería decepcionarte, sabia que eso lo haría.
-No es decepción, puedo llegar a entenderlo si me hubiera explicado el por qué, solo me da rabia que tuviera que hacerlo si necesitaba dinero, yo se lo hubiera prestado, no hubiera tenido ni que pedírmelo.
-Rick a veces nos gusta hacer las cosas por nosotros mismos, sin que nos lo regalen todo. Tu abriste el bar porque querías demostrar que no todo lo tenias por tu padre, querías hacer algo por ti mismo ¿no?
-Pero es distinto. Siempre hay otros modos para encontrarlo ¿no? Siempre hay otras salidas.
-No nos podemos meter en la cabeza de los demás Rick, quizás ella no quería, quizá se vio obligada.
-Entonces con mas motivo me tenia que haber dejado ayudarla.
-Quizás lo intento.
-Quizás…-dice pensativo y poniéndose triste de golpe.
-Será mejor que lo dejemos por ahora. ¿Por qué no me invitas a desayunar antes de que me vaya?
-Eso esta echo-dice con una sonrisa levantándose rápidamente vistiéndose y dándome un beso- ¿Dentro o fuera?
- ¿Fuera? Quiero tomar algo de aire.
-Podemos hacerlo en la terraza. Es que…me gustaría hacerte el desayuno, para que veas lo que puedes ganar estando conmigo-dice con una sonrisa que hace que pierda toda la cordura.
-Esta bien, pero voy al baño antes…
-Si quieres puedes ducharte y mientras te lavo la ropa.
-No hará falta, de verdad, pero gracias-digo levantándome recogiendo mi ropa y dándole un beso antes de meterme en el baño cerrando la puerta a mi espalda.
Salgo del baño tras mandarle un mensaje a Royce de que iba a llegar tarde, sabia que iba a cabrearse, pero podía ser el último momento que tuviera con Rick, y no quería tener prisa, en realidad, no quería que se acabara.
Lo encuentro en la pequeña terraza que daba a la parte de atrás de la casa, no tenía grandes vistas, pero si un pequeño césped bien cuidado y un montón de arbustos que tapaba la vista de la casa de al lado y por supuesto daba intimidad a la casa. Lo veo moverse rápidamente colocando todo, moviendo las cosas dos y tres veces sin duda intentando que todo este perfecto.
Cuando se gira por fin con todo listo, y me ve, una sonrisa aparece en su cara y enseguida se acerca para agarrarme por la cintura mientras yo me agarro a su cuello y nos miramos ambos con una sonrisa.
-Estas guapísima.
-En realidad, no lo creo, tengo que tener una cara de dormida.
-Pues tienes la cara de dormida más bonita del mundo-dice con una sonrisa consiguiendo que me sonrojara mientras se acerca para dejar un rápido beso en mis labios. -Vamos, ya está todo listo-dice girándome colocándome delante de la mesa y colocándose justo detrás de mí, dejándome ver todo preparado, no faltaba nada de nada. - ¿Qué te parece?
-Que como sigas así, no vas a conseguirme sacar de tu casa.
-Ese es el plan-dice con una sonrisa-es más, creo que deberías pensarte lo de desayunar cada día en mi casa, de verdad no me importaría ser tu cocinero.
-Empezaré a pensarme lo de renovar mi contrato en el piso-digo en broma, pero entonces veo cara de felicidad.
-La verdad es que si, te podrías ahorrar un dinero y…
-Rick para, lento ¿Recuerdas?
-Bueno…ya, pero…está bien me he embalado. Lo mejor será que nos sentemos a desayunar antes de que decidas huir y ni si quieras pruebes mi comida-dice bromeando mientras agarra la silla de forma caballerosa para que pueda sentarme y yo le dedico una sonrisa antes de que él coja una silla colocándola justo a mi lado y entonces comemos junto, entre risas, caricias y besos robadas, como una pareja más, como una pareja que recién está empezando.
-Estaba increíble.
- ¿Vas a pensarte en lo de venir más a menudo?
- ¿Cuánto es más a menudo?
-No sé, cinco días a la semana.
- ¿Cinco? -digo con una sonrisa-bueno al menos me das dos días para descansar.
-No, los otros dos tocan en tu casa-dice con una sonrisa de pillo haciéndome reír.
-Eres muy listo-digo con una sonrisa y tira de mi mano hasta que me levanto y me siento sobre sus piernas mientras me abraza con sus brazos fuertes y yo acaricio su pelo mientras nos miramos sonrientes.
-¿Dónde te has metido toda mi vida?-dice mirándome fijamente serio consiguiendo que me pusiera nerviosa-vale esto no es ir despacio ¿no?-dice con una pequeña sonrisa-dios en serio, yo sería de ir despacio siempre, de verdad, pero contigo…me cuesta un mundo, y no sé por qué, no lo sé-dice mientras me acaricia la cara haciéndome cerrar los ojos-sé que parece una locura, pero ahora mismo si miro hacia delante, si pienso en donde estaré dentro de cinco años, me veo a tu lado, es lo único que tengo claro-dice serio mirándome y siento un nudo en el estómago, no podía seguir aquí, no podía dejar que esto continuara por este camino, no porque sé que todo va a ser mucho más doloroso después.
-Rick…
-Ya, lo siento, ya me callo-dice poniéndose serio, creo que nos es precisamente lo que quería, pero lo hacía por mí y eso lo hacía aun peor.
-No es eso, bueno si, pero no es que…vale me lio. Tengo que irme.
-Claro, está bien.
-Pero todo bien ¿sí? -digo haciendo que me mire y me sonríe, pero es una sonrisa triste y cansada y me siento culpable. - ¿Nos vemos esta noche?
-No lo sé. Tengo que hablar con mi padre.
-Claro, pero si puedes…estaré en el bar.
-Esta bien-dice con una pequeña sonrisa dándome un beso antes de dejarme ir, despidiéndonos sin saber muy bien si es definitivo o no.
Llego a la comisaria sintiendo como el peso de la investigación y de todo me esta consumiendo. Lo que más quería en este momento, es irme, dejarlo todo y no cagarla más. Nunca antes había querido dejar un caso como ahora, nunca antes. Pero ahora, puede que fuera lo mejor que me pasara, dejarlo todo atrás y huir, eso sería lo más fácil.
Todo va mucho peor cuando la reunión acaba, cuando me doy cuenta de que no soy lo suficientemente valiente para dejarlo todo, para dar un golpe sobre la mesa y explotar de una vez por todas. Pero aquí estoy igual que antes de entrar o peor aún, porque queda un día menos y aun no tenemos nada, me siento frustrada, estresada, sin fuerzas para seguir, quizás lo que necesite es volver a casa, aunque solo sean unas horas, estas con mis padres, estar con ello siempre me viene bien, pero sé que si me ven como estoy, todo será peor mucho peor, porque no me dejaran volver, y después de por todo lo que he pasado, esto tiene que valer la pena, y solo lo valdrá si ponemos al asesino entre rejas, eso es lo único importante, o eso al menos es lo que intento repetirme una y otra vez.

CONTINUARÁ…
Pues hasta aquí hemos llegado hoy, parece que a Kate cada vez le cuesta más seguir con todo esto, y parece que los sentimientos están ganando, aunque no es capaz de dejar el caso. ¿Lo llegara a dejar por amor? ¿Seguirá a pesar de las consecuencias? ¿Y Rick? ¿Hablara con su padre? ¿Aguantara lo de ir más despacio?
El miércoles más, XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33

Mensaje por tamyalways el Miér Mayo 23, 2018 2:39 am

Buenas tardes, aquí estamos un día más, feliz por ver que os sigue gustando la historia y que estáis metidos de lleno en ella jaja. Yo sigo aprovechando el poco tiempo para escribir. Cualquier momento siempre es bueno. Se esta acercando el momento en que todo vuele por los aires.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 33
POV RICK
Aquí estoy, haciendo lo que tanto temía desde anoche, esperando a que mi padre llegue, esperando para hablar sinceramente con él, sin miedos, necesito saberlo todo, necesito saber la verdad de una vez por todas.
Mi madre quería estar, para que ninguno de los dos nos sobrepasáramos, pero yo no quería que nadie interviniera, quería saberlo todo y si mi madre pensaba que nos estábamos pasando pararía de golpe, no podía permitirlo, necesitábamos estar solos, y aunque le costo al final ha terminado aceptando.
Veo como mi padre se acerca cruzando el pequeño camino que separa su casa de la mía, yo espero paciente, viéndolo desde el ventanal, esperando a que pasara dentro y por fin pudiera conocer la verdad.
Pasa y se sienta directamente en el sofá, justo a mi espalda mientras yo tomo todo el aire, pensando en como hacerle entender que me debe toda la verdad, pero al final termina sorprendiéndome.
-Voy a decírtelo todo. Todo lo que quieras saber.
- ¿Quién te lo dijo?
-Smith, me lo dijo Smith-dice de repente y me giro sorprendido.
- ¿En serio?
-Si, por eso supe enseguida que era real.
- ¿Cuándo?
-No sé una semana antes de vernos. Un par de semanas antes de que…ya sabes.
- ¿Qué te dijo?
-En realidad, fue durante una de las fiestas de la empresa. Tu madre hablo de ella como muy amiga tuya, nos enseñó una foto y dijo que creía que había algo entre vosotros. Fue entonces cuando me lo dijo. Me llevo a un lado y me dijo que tuviera cuidado, que era una prostituta.
- ¿Era su cliente?
-Lo imagino.
- ¿Dónde?
-Eso fue lo peor. En el bar, Rick.
- ¿En el bar?
-En tu bar.
- ¿Cómo? Eso es mentira, ¿Cómo puede ser posible?
-No lo sé. Hable con Rob, y me dijo que era mentira. Que, si sus clientes se prostituían, no podía impedirlo. Pero que él no tenía nada que ver. No tenía pruebas así que…
-Es que eso no es posible. Me hubiera dado cuenta, me hubiera…-y entonces pienso en algunas cosas raras que he visto últimamente, dos clientes saliendo del mismo lugar, uno de ellos con una prostituta y siento como la sangre mi hierve, Rob está detrás de todo esto, lo está-tengo que irme.
- ¿No querías saberlo todo?
-Solo necesito una respuesta más. ¿Lo hiciste? ¿Tuviste algo que ver?
-No, claro que no. Aunque…a veces lo dudo. Si no le hubiera presionado para dejarlo…quizá ahora estuviera viva-dice mirándome seriamente y le creo, y recuerdo como yo también me siento igual, como yo también me culpo por no estar con ella más, y, sobre todo, me culpo por aquella noche, por no preguntar por…
-Tengo que irme.
-Esta bien, ten cuidado ¿sí?
-Lo tendré-digo dejándole allí parado, estaba lleno de rabia por enterarme de todo, necesitaba hablar con Rob, necesitaba gritarle todo y pedirle explicaciones si es que podía darme alguna, necesitaba que me dijera de una vez por todas toda la verdad y la necesitaba ahora.
El bar todavía no ha abierto cuando llego, pero sé que él estará ahí, como siempre, no puedo dejar de pensar en que esto es en parte culpa mía, me avergüenza que sea así, pero en parte es mi culpa, yo podía haber evitado que todo pasara si hubiera estado mas metido en llevar el bar, pero lo deje en sus manos, creyendo que lo llevaría por buen camino, pero ahora sé que me equivoqué, ahora lo sé.
Entro en el despacho sin llamar y allí esta con la calculadora y un montón de papeles sobre la mesa. Lo primero que veo es su cara de sorpresa, sin duda para nada que me esperaba aquí.
-Hola Rick-dice con una sonrisa mientras guarda los papeles, pero yo se lo impido, aquí y ahora tengo esas cuentas que tanto tiempo han permanecido lejos de mi vista.
- ¿Qué es todo esto?
-Rick solo facturas, algo que nunca te ha interesado ¿recuerdas?
-Si, pero ahora si me interesa y mucho-digo arrebatándoles los papeles y él se queda allí mirándome con una sonrisa, son las mismas facturas de siempre, y sé que por aquí no voy a pillarle, aunque eso me da igual, lo que me importa es que tiene que ver él y el bar con la prostitución.
-Rick ¿Estas bien?
-No, no lo estoy, me he enterado de algunas cosas y quiero que me ayudes a resolver algunas dudas.
-Tu dirás.
- ¿Qué pasa en tu antiguo piso?
- ¿En mi antiguo piso? No te entiendo.
-Si me entiendes, que no quieras hacerlo es distinto. Lo sé todo, todo Rob-digo mirándole serio y veo como su cara va cambiando poco a poco- ¿Desde cuándo? ¿Desde el principio? ¿Cómo pudiste meter a Emily?
-Rick tranquilízate ¿sí?
- ¿Qué me tranquilice? ¿En serio? Estas loco. ¿Tienes un prostíbulo vinculado al bar y me dices que me tranquilice? -digo levantado la voz- ¿Emily murió por esto? -pregunto con miedo de saber la respuesta.
-Yo no tuve nada que ver con eso. Yo no obligue a nadie, aquí todos son mayorcitos Rick-dice con una sonrisa que tengo ganas de partírsela, pero tengo que mantener la calma, aunque no sé porque tengo que mantenerla, no lo merece.
-Eres un hijo de puta, la pena es no haberme dado cuenta antes.
-Será mejor que te vayas Rick, estas caliente y no piensas con claridad. ¿De verdad pensabas que todo esto se mantenía de la nada? -dice con una sonrisa y ya no puedo más me levanto golpeado con todas mis fuerzas la mesa por no darle a él mientras le miró fijamente.
-No, esto no va a quedar así. Esto se acabo Rob, esto se acabó-digo con toda la rabia del mundo y salgo de allí sin mirar atrás.

POV KATE
Llego al bar cansada después de todo el día, y sobre todo después de la noche tan intensa en todos los sentidos, demasiado cargada de emociones. Dejo mi bolso en la barra y voy a dirigirme hacia el almacén para rellenar lo que hiciera falta cuando escucho voces, y después de eso como se cierra de golpe la puerta del despacho, me asomo gusto a tiempo para ver como Rick sale disparado hacia fuera del bar con muy mal humor y sin mirar atrás. Estoy tentada a ir detrás de él, pero recuerdo que ya llevo micro y, es más, tengo que conseguir poner el micro en el despacho, lo de Rick puede esperar un poco, aunque imagino que era lo que estaba haciendo aquí, sin dudas, seguramente se entero de que el bar esta relacionado con la prostitución y con lo que le paso a Emily.
Voy al almacén y me ocupo de lo que tengo que hacer, antes de ir a ver a Rob con alguna excusa para poder poner el micro, necesitamos algo, algo cuanto antes.
Cuando salgo del almacén y de preparar todo, veo como ya han ido llegando los primeros clientes. Enseguida me pongo a servirles, mientras no dejo de mirar la puerta de Rob que esta cerrada, lo que significa que esta ocupado, si no, normalmente la tiene abierta para cualquier cliente, ahora sé para que, para ofrecerle lo que necesite.
Entonces la puerta se abre y veo salir a Will con una sonrisa, lo veo hablar con Rob en la puerta mientras ambos asienten y entonces, como si se hubieran dado cuenta de mi presencia, ambos me miran, desafiantes, y vuelvo a sentirme como el otro día, como descubierta, como desnuda, y siento como la rabia me llena por dentro.
Veo como se despiden, y se que es mi momento para hacer lo que tengo que hacer. Tomo aire y me dirijo hacia la puerta del despacho. Golpeo, aunque la puerta esta abierta y él me mira, me mira fijamente y vuelvo a sentir que algo no va muy bien.
-Pasa, pasa y cierra la puerta-dice con una pequeña sonrisa y yo lo hago sentándome gusto enfrente, impidiendo así que pueda ver mis manos que la tapan la mesa, y que me permite ajustar el micrófono ahí abajo, esperando que no fuera descubierto al menos, hasta el final, hasta que todo esto acabe. -Tú dirás.
-Solo quería saber qué hace aquí Will, pensé que no iba a venir de momento.
-Bueno ya ha pasado unos días y tampoco es que pasara nada ¿no? -dice mirándome tranquilo apoyando los brazos sobre el escritorio. -Este es mi bar, soy yo quién decide quién puede entrar. Si no estas de acuerdo ya sabes donde está la puerta.
-Tampoco quería decir eso, pero solo pensé que tardaría más en volver.
-Paga, es un buen cliente, ¿Por qué iba a tardar en dejarle entrar? -dice con una sonrisa-ahora, si no tienes nada más, me gustaría que volvieras a tu trabajo, para algo se te paga ¿no? -dice serio echándose hacia atrás en su silla y yo me levanto tragando saliva, y sin poder dejarme quitar de la cabeza, que algo iba mal.
CONTINUARÁ…
Parece que Rick ya sabe todo, ¿Qué hará ahora con esa información? ¿Estará pasando algo en el bar como Kate sospecha? Solo sé, que todo se va a venir abajo en los próximos capítulos, el viernes más.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 34

Mensaje por tamyalways el Vie Mayo 25, 2018 2:16 am

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, el último de esta semana, espero que no se os haga muy largo el fin de semana, yo en cambio no me importaría que lo fuera jaja. Estoy escribiendo dos historias y esta siendo complicado llevar el ritmo, aunque estoy aprovechando cada minuto libre que tengo y creo que esta semana no ha estado nada mal, así que, de momento, tendremos una nueva historia cuando acabe esta.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 34
POV RICK
No sé cuántas copas llevo, pero ahora mismo necesito olvidarme de todo, o eso creo que iba a hacer unos tragos, pero lo único que estoy consiguiendo es cabrearme mucho, mucho más. Siento como me hierve la sangre, como siento como mi cuerpo se tensa y se agarrota del cabreo que tengo, y antes de poder pensarlo, estoy dejando unos billetes sobre la barra y estoy caminando rápidamente de vuelta al bar, de vuelta al que iba a ser mi sueño y acabo convirtiéndose en una autentica pesadilla.
Llego y entro como un torbellino de nuevo, lleno de rabia y con ganas de pelea, si es lo que quería. Por eso, cuando entro por la puerta del despacho lo primero que hago es abalanzarme sobre él y golpearlo un par de veces hasta que acabamos los dos en el suelo.
Acabamos ambos rondando sobre el suelo hasta que consigue separarme de él y me quedo sentando en el suelo mientras él se levanta separándose rápidamente de mi poniendo de nuevo la mesa entre los dos.
-Rick ¿Qué coño haces?
-Lo que tenía que haber hecho antes-digo levantándome mientras le miro con asco-tu, tu tienes toda la culpa, por tu culpa ella…-pero no acabo la frase, no puedo seguir porque siento un nudo en mi garganta que no me deja seguir.
- ¿Quieres que te diga yo que te pasa? -dice mirándome desafiante-lo que pasa es que te odias ahora mismo, lo que odias en realidad a ti mismo Rick-dice con una sonrisa-sabes que yo no tengo culpa de su muerte, yo no estaba ahí, ¿lo recuerdas? ¿Recuerdas quien estaba aquí esa noche? -dice repente haciendo que mi cuerpo se tense mientras siento como las lágrimas se acumulan en mis ojos-tu mismo me lo dijiste, tu mismo me dijiste que ibas a venir a verla. Fue aquella misma noche, unos minutos antes de que muriera, cuando la encontraron aun estaba caliente Rick, tu las viste minutos antes, tu, tu fuiste él ultimo en verla con vida. Así que eso te pasa Rick, estas enfadado contigo mismo, estas enfadado porque tu tienes la culpa-dice mirándome fijamente dejando clara cada palabra, haciendo que se vaya clavando en mi interior una a una, haciéndome retroceder incluso del impacto.
-Yo no…
- ¿Tu no estuviste aquí? ¿No le viste esa noche? Tu podías haberlo impedido ¿no? Tu eres el mayor culpable Rick y lo sabes. ¿Puedes vivir con ello? -dice asestándome el último golpe, haciendo que me de cuenta de todo, tiene razón, yo soy el mayor culpable, yo pude evitarlo, yo pude y no lo hice, yo pude evitar todo, absolutamente todo, y por eso estoy aquí, por eso estoy así de enfadado, enfadado y culpable, así es como me siento ahora, pero es conmigo todo lo que siento es conmigo mismo.
-Yo lo hice…yo lo hice…-es lo único que me sale decir antes de dejarme caer en la silla mientras las lágrimas salen de mis ojos haciéndome sentir completamente perdido, haciéndome sentir de la peor manera, tocado, tocado y hundido.

POV KATE
Acabo de ver pasar a Rick casi corriendo hacia el despacho de Rob, iba como loco, y aunque se han escuchado ruidos dentro parece que ahora no se oye nada. Veo como me llaman en una mesa y me dirijo rápidamente hacia allí para poder servirla, sintiendo que todo esto es una pérdida de tiempo.
Estoy sirviendo la mesa cuando de repente por el rabillo del ojo veo como entra alguien por la puerta del bar. Me giro como siempre, por instinto policial, pero cuando lo hago y veo a Royce seguido por los chicos y un par de policías de uniforme, no puedo creer lo que estoy viendo.
Todos enseguida dirigen sus miradas hacia ellos y empiezan a cuchichear. Dejo los vasos en la mesa y me dirijo hacia el despacho donde acaban de entrar. Cuando llego a la puerta entonces veo lo que pasa, y sin dudas es algo que no logro entender.
-Richard Castle, queda detenido en relación al asesinato de Emily Byrne-dice Royce mientras levanta a Rick que no se resiste y lo esposa antes mis ojos mientras veo como Rick baja la mirada aunque puedo ver lágrimas en ellos y lo veo salir del despacho cabizbajo seguido por Royce que lo lleva agarrado con fuerza mientras él solo se deja llevar, pero cuando llega a la puerta, levanta un segundo la mirada y cuando se cruza con la mía, puedo ver derrota y tanto dolor en su mirada que siento un pellizco en el corazón, mientras Royce seguido por el resto lo sacan del bar como llegaron, como si nada hubiera pasado, pero dejando un reguero de murmullo a su paso.
Entonces me giro mirando a Rob que está ahí de pie como si nada, y puedo ver durante un segundo un atisbo de sonrisa, una sonrisa que me deja claro que algo va mal, otra vez ese sentimiento, otra vez ese miedo.
-Voy a llamar a su padre, creo que va a necesitar un abogado-dice mirándome y yo trago saliva mientras salgo de allí para ir a recoger mis cosas, no podía estar aquí ni un solo segundo más sin saber que había pasado, necesitaba saber, y solo había un lugar al que podía ir, solo un lugar.
Llego enseguida a la comisaria, creo que nunca he tardado tan poco, puede ser porque haya cometido algunas inflaciones al volante, pero ahora no puedo pensar en otra cosa. Cuando llego encuentro a los chicos en sus escritorios, pero no veo a Royce ni a Rick por ningún lado.
- ¿De dónde está?
-En la sala de interrogatorios-dice Kevin sin entender nada.
- ¿Alguien va a explicarme que es lo que ha pasado?
-Bueno si…pero creo que Royce puede hacerlo mejor-dice haciendo un gesto con su cabeza, señalando la puerta de la sala de interrogatorios número 2, cuando me giro, de allí esta saliendo Royce con cara de satisfacción.
-Lo conseguimos-dice con una sonrisa cuando llega a mi altura.
- ¿Conseguir? ¿Conseguir que? -digo sin entender nada.
-Creo que lo mejor será que lo escuches por ti misma, puesto que ha sido todo gracias a ti-dice guiándome hacia la zona donde se encontraba Tory, especialista en red de la comisaria, enseguida me dedica una sonrisa cuando me ve entrar.
-Me alegra tenerle de vuelta inspectora.
-Yo también me alegro de verte-digo con una sonrisa sincera.
-Enséñaselo-dice Royce cortando todo y en realidad se lo agradezco, porque necesito saber que es lo que nos ha traído hasta aquí.
Veo como le da al play y empieza una grabación, las voces enseguida las reconozco, son Rick y Rob, discutiendo, incluso se oyen golpes, una pelea, algo que había odio yo, pero para nada me esperaba que hubiera sido para tanto. Entonces escucho como Rob habla, de forma calmada, y empieza a hablar sobre Rick y sobre Emily, y entonces suelta el bombazo, Rick la vio la noche que murió, justo minutos antes de su muerte, ambos estaban en el bar, solos y miro a Royce que me mira con una sonrisa, y ya entiendo a que se refiere, sin duda eso le daba motivos para pensar que él podía haber sido el asesino.
-Espera, queda lo mejor-dice sonriendo y entonces lo oigo, oigo como Rick dice que él lo hizo, en dos ocasiones, pero entonces empieza a sollozar justo antes de que se corte la grabación.
-No puedes creer que eso sea una declaración. Puede que se sienta culpable de no haberse quedado. Con eso no vale.
-Pero si para traerlo. Voy a hacerle hablar Kate, voy a conseguirlo, y por fin podrás volver a tu vida normal. Se ha acabado-dice feliz y yo siento el peso de estos días cayendo sobre mí. Tenia una cosa clara, si él quería, conseguiría que Rick dijera lo que quería. Y más ahora, tenia que estar solo, destrozado después de todo lo que le ha pasado, cansado de mentir y guardarse todo, iba a caer, lo sabía, y debería estar contenta porque todo acababa, debería, pero no puedo, no cuando siento que es imposible que él fuera, no, me niego a creerlo, no mientras no se lo oiga decir con todas las palabras, no mientras no me lo diga mirándome a los ojos, mientras tanto, no, no puedo creerlo.
-Necesito un café-digo saliendo de allí casi corriendo y encerrándome en la sala de descanso. Solo unos segundos después, Royce entra detrás de mi y se sirve otro café, mientras yo intento asimilar lo que ha pasado.
-Voy a entrar a interrogarlo. Ya no tienes que mantener tu papel, así que si quieres entrar conmigo.
-Yo…prefiero verlo desde fuera, al menos por ahora.
-Esta bien, cógete un buen sitio, porque voy a conseguirlo, es más, creo que de esta noche no pasa.
-Mientras no pida un abogado.
-Bueno, voy a aprovechar mientras tanto-dice con una sonrisa saliendo de mi vista mientras yo tomo aire, pensando en lo que puedo hacer, pero la verdad, es que no puedo hacer nada, solo puedo rezar para que no diga nada que le impida un juicio justo, que aguante el tirón, o que sea listo y llame a un abogado, porque si no, nada podré hacer para poder ayudarlo.
CONTINUARÁ…
Bueno pues hasta aquí hemos llegado hoy, todo ha saltado por los aires, pero ¿Pueden ir las cosas aun peor?
Buen fin de semana a todos, XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 35

Mensaje por tamyalways el Lun Mayo 28, 2018 2:18 am

Buenas tardes, empezamos la semana con lo mejor por delante, bueno lo mejor…al menos no creo que os aburráis jaja. Gracias a todos por seguir conmigo este camino.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 35
POV KATE
Me dirijo a la sala contigua a la de interrogatorios, intentando poder escuchar que se cuece dentro, rezando porque Rick no diga nada, que sea listo y espere a su abogada, aunque siento que si cae no será por eso, ni por el cansancio que siente, si no por todo lo que ha pasado que lo mantienen demasiado emocional para poder luchar contra esto.
Cuando entro allí se encuentran los chicos y algunos compañeros más sin dudas deseosos de ver al gran Royce en acción. Me quedo en la parte más atrás posible, escondida de los ojos del resto mientras escucho el interrogatorio, no necesito verlo para saber que es lo que está pasando ahí dentro.
- ¿Sabes por qué te encuentras aquí? -pregunta Royce, pero no recibe respuesta. -Te aseguro que esta vez tenemos pruebas Rick, esta vez no vamos de farol. -dice, pero Rick sigue en silencio y yo agradezco que sea así, aunque estoy segura de que no es por aguantar, se que ahora mismo esta tan perdido que no consigue ni decir una palabra.
-Tiene que empujarle más-salta uno emocionado casi golpeando el cristal y siento como me crispo.
-Así nunca serás un gran interrogador-digo como si nada y todos se giran para verme-paciencia, eso es lo más efectivo siempre, y más si tienes tiempo, si pide un abogado es distinto, pero mientras no lo haga, el tiempo es un aliado-digo como si les estuviera dando una clase y veo como todos me sonríen mientras el chico que había saltado se sonroja y se gira para volver a disfrutar del interrogatorio.
-Quiero que vuelvas a ver algo-dice y sé sin verlo lo que esta haciendo, y puedo imaginarme ahora mismo a Rick viendo esas fotos, esas fotos que no va a poder borrar de su memoria nunca y me duele, me duele mucho por él.
-Dios mira, esta llorando, este cae en nada-dice otro festejando y siento que esto está pudiendo conmigo.
-Sé que no querías, te enteraste de que había estado prostituyéndose, ¿no? ¿TE lo conto ella? ¿no lo pudiste aguantar? Sabemos que teníais una relación especial, fue demasiado saberlo ¿no? Lo entiendo, fue un arrebato, estabas lleno de rabia y…pues paso ¿no? Puedo llegar a entenderlo. Míralas Rick, ya ha pasado demasiado tiempo, ella no descansara hasta que se sepa la verdad, y tu tampoco lo harás. Tienes que hacerlo-dice suave intentando llegar a él y entonces se oyen de nuevo sollozos que hacen que se me encoja el estómago, un sollozo que hará imposible que hable durante al menos algunos minutos y Royce como gran interrogador lo sabía-vamos a dejarlo por un rato ¿sí? Te traeré algo de agua-dice levantándose, pero sé que ha dejado las fotos sobre la mesa para que el tiempo que estuviera solo pudiera seguir viéndolas y así terminara rompiéndose del todo.
-Vale, se acabó el espectáculo de momento. ¿No tenéis otra cosa que hacer? -digo tranquila sin alzar la voz, pero dejando claro que quería que todos saliera de allí.
Me quedo sola y aunque me cuesta la vida, doy los pasos necesarios para colocarme delante del espejo, desde allí puedo ver a un hombre totalmente roto. Con la cabeza apoyada sobre sus brazos, recostado sobre la mesa roto de dolor, con un profundo llanto, e intentado por todos lo modos no ver más esas fotos, pero por mucho que lo hiciera, esa imagen ya está grabada en su memoria.
Siento que tengo que entrar ahí, que tengo que hacerlo, que tengo que ayudarle, sé que si me pillan dentro hablando con él mi carrera habrá acabado, pero no puedo evitar sentir esas ganas de entrar abrazarle y decirle que aguante, que tiene que aguantar sea como sea.
Cojo una botella de agua y me escabullo mirando hacia todos los lados para que nadie me vea entrar en la sala contigua, en la sala donde esta el sospechoso para todos, aunque para mí, no tengo dudas él no pudo hacerlo, no puedo creerlo.
Entro por la puerta y disimuladamente lo primero que hago es apagar la cámara, por supuesto no quiero que esto quede grabado. Cuando me giro veo como Rick sigue en la misma posición y ni si quiera me ha visto entrar. Me acerco a la mesa y cojo una silla de enfrente para colocarla a su lado, pero de espalda al espejo, o por lo menos lo más de espalda que puedo y luego me siento, esperando a que note mi presencia.
Cuando levanta la cabeza y me mira, puedo ver sus ojos completamente rojos, irritados de tanto llanto, pero puedo ver también esperanza, esperanza al verme, porque aun no sabe toda la verdad, no sabe esa verdad por la que todos siempre luchamos por conseguir y una vez conseguida, muchas veces, preferiríamos no haberla sabido.
-Kate…-dice sin llegar a creérselo y yo coloco la botella de agua sobre la mesa y le incito a que beba un poco, eso le ayudara, o eso quiero creer. - ¿Qué haces aquí? -pregunta tras mojarse un poco los labios.
-Eso…da igual. Quería verte-digo mirándole a los ojos y veo como coloca su mano sobre la mía acariciándome.
- ¿Sabes por qué estoy aquí? -pregunta mirándome fijamente y yo solo puedo asentir. -Te prometo que no tengo nada que ver con eso yo…no puedes creerlo.
-Deberías llamar a tu abogado Rick, lo digo en serio.
-Pero no he hecho nada, me crees ¿no?
-Te creo, pero de verdad Rick, necesitas un abogado, no puedes decir nada ¿sí? ¿me estas escuchado? -digo al verlo ausente dejando pequeñas caricias en mi mano.
-No…no quiero que pienses que soy culpable yo…
-Rick…-iba a volver a decirle que estaba segura de que no lo era cuando de repente la puerta se abre y pienso que aquí acabo todo, pero entonces mi sorpresa es mayor, cuando veo allí de pie a Rob con una sonrisa, una sonrisa que desaparece cuando me ve.
- ¿Qué haces aquí? -pregunto de golpe sin poder creérmelo.
-Eso mismo puedo decir yo-dice mirándome fijamente.
-Fuera de aquí ahora mismo-dice Rick que lo miraba fijamente, sin titubear.
-He venido con tu abogada, solo he podido entrar dos minutos. Rick después de todo somos amigos, somos socios, solo quería que lo supieras. Nos ayudamos siempre.
-Yo no quiero tu ayuda, nunca más, ¿Me oyes?
- ¿Sabes? Eres un desagradecido, te he dado todo, he hecho que el negocio vaya hacia adelante, te he apoyado con lo de tu padre, con lo de Emily y tu me lo pagas así.
- ¿Qué? -dice Rick intentando levantarse, pero yo apoyo mi mano en su brazo para que se siente, esto solo puede perjudicarle.
-Si, yo siempre te he ayudado. Y para que veas que es así, voy a hacerlo una vez más, pero esta vez es la última Rick, no lo haré más.
-Vete no quiero saber nada de ti.
-Muy bien, desconfía de mí, desconfía de quien siempre ha estado ahí, y confía en la gente que conoces de hace dos días, de la gente que de verdad te traiciona, que nos ha traicionado a los dos sin ni si quiera pestañear-dice mirándome a mi fijamente, y lo sé, lo sabe todo.
-Rob deberías salir de aquí ahora mismo, esto solo le perjudica-digo levantándome para poder echarlo, pero entonces…
- ¿Quieres que me vaya para poder hacerle la zancadilla de nuevo? -dice con una sonrisa mirándome y luego mira a Rick que no entiende nada-amigo, si estás aquí es por ella.
-No digas idioteces y vete, no quiero oírte-dice Rick alterado.
- ¿Idioteces? Ella trabaja para la policía Rick-dice soltando el golpe haciendo que casi pierda la compostura, aunque ya todo se había venido abajo.
-No digas tonterías.
-Venga díselo, ya has conseguido lo que querías ¿no? Díselo. -dice mirándome y yo trago saliva, sin saber que hacer o que decir, aunque siento la mirada de los dos sobre mí y yo no puedo decir nada, no sé como salir de esto, en realidad, quizás lo mejor sea acabar con esta falsa de una vez por todas.
-Kate…-dice Rick de repente mirándome y sé que ha notado algo de dudas en mi cara, ya no hay vuelta atrás.
-Te equivocas en algo-digo mirando a Rob fijamente-no trabajo para la policía, soy la policía. Soy la detective Kate Beckett y llevo el caso del asesinato de Emily Byrne-digo metida en mi papel de policía, segura, manteniendo la voz firme, aunque siento que mi mano ahora mismo esta temblando por lo que acaba de pasar-así que ahora mismo quiero que salga de esta sala, ya-digo firme, segura, pero entonces una voz me devuelve a la realidad.
-Vete, quiero que os vayáis los dos-dice firme, realmente firme y cuando lo miro directamente veo tanto dolor, tanta rabia, pero tanta determinación que sé en este mismo momento, todo lo que he perdido.
-Rick…-intento hacerle entender, pero él lo tiene todo muy claro.
-Fuera, los dos, fuera-dice levantando la voz y le miro a los ojos y él me devuelve la mirada, pero ya no noto esa dulzura, esa esperanza, ese amor, ahora solo veo dolor, rabia, odio, eso es lo que desprende su mirada y eso se clava en mi pecho, haciendo que me cueste hasta respirar.
Trago saliva, poco mi mejor cara de póker mientras salga de la sala, sin mirar atrás, sabiendo que, en este instante, lo he perdido todo, todo lo que de verdad me importaba.

CONTINUARÁ…
Gracias a todo por leer, ya va quedando menos, pero estamos en el momento más complicado para los dos, un momento que sabíamos que iba a llegar y del que no va a ser nada fácil salir de él.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36

Mensaje por tamyalways el Miér Mayo 30, 2018 2:18 am

Buenas tardes, os dejo con un nuevo capítulo, el boom ya ha saltado, aunque creo que hay cosas aun por explotar…
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 36
POV KATE
Salgo casi corriendo de la sala de interrogatorios con ganas de romper a llorar, con ganas de salir huyendo de todo, con ganas de irme de aquí sin mirar atrás y refugiarme en mi casa, encerrada en mi habitación, metida en mi cama, debajo de mis sabanas y allí en mi refugio, dejarme llevar, romperme tranquila, sin preocuparme de nadie que tenga alrededor.
Salgo corriendo, queriéndome meter en el baño, en el único lugar donde podría estar sola y tranquila, pero cuando tengo el mano justo en la puerta escucho la voz de Royce llamarme y me maldigo porque ahora mismo no puedo con esto también.
-Royce, ¿puedes darme dos minutos?
-No-dice serio y me giro para mirarlo, esta más que serio, esta enfadado, esta decepcionado-quiero que me entregues tu placa y tu arma, estas suspendida.
- ¿Qué? Tu no puedes hacer eso-digo intentado mantener la calma.
- ¿Prefieres que le cuente al capitán todo lo que has estado haciendo? Lo sé todo Kate, he visto lo que acaba de pasar en el interrogatorio. Ya me imaginaba algunas cosas, la verdad es que lo sabia pero pensaba que tu instinto de policía terminaría ganando y que todo eso nos beneficiaria, pero ya me he dado cuenta de que me equivocaba, eres más idiota de lo que pensaba-dice con un tono duro que me duele, porque a pesar de todo, siempre ha sido un referente para mi y oír esas palabras de su boca me hacen daño, mucho daño, pero sé que en parte tiene razón, he sido una idiota pensando que podía llevarlo bien, que podía funcionar ambas cosas, y al final, aquí estoy sola, sin nada, he perdido, todo absolutamente todo.
- ¿Entonces…?
-Como tu misma has dicho, no puedo echarte. Y no es mi intención, espero que algún día te des cuenta de lo que has perdido. Eso si, por supuesto estas fuera del caso, a partir de ahora no quiero verte cerca de nada que este relacionado con él, y por tu bien, espero que esto no perjudique al caso Kate, porque si lo hace, estate segura que tu carrera estará en peligro.
- ¿Sabes? Me da igual-digo llorando de rabia, pero con seguridad, me daba igual, me daba igual cuando ahora mismo acababa de ver la desilusión, el dolor en la mirada de Rick, ahora mismo era lo único en lo que podía pensar, era lo único que no podía quitarme de la cabeza.
-Kate te lo digo en serio, estoy seguro de que en algún momento te darás cuenta del error que has cometido, de todo lo que has podido perder por hacer esa tontería, solo espero que no sea demasiado tarde. Creo que deberías irte a casa, pensar en lo que has hecho y ya mañana hablaremos.
-No tenemos nada más de que hablar.
-Kate te das cuenta de que estas echando todo a la borda por un asesino.
-No, me doy cuenta de que te has equivocado, de que has cometido un error, eres tu quien no lo ves. Es inocente Royce, y con eso, si que no podría vivir, no podemos meter a un inocente en la cárcel, con eso si que no podría vivir.
-Es una pena que estés tan ciega Kate. Este caso podría haberte encumbrado. Podrías haber llegado a lo que quisieras.
-Solo quiero hacer justicia.
-Pues suerte con eso fuera de aquí-dice mirándome fijamente y entonces me hace pensar, tiene razón, mientras este aquí no voy a poder ayudarlo, no puedo pertenecer a los dos mundos, pero si puedo ayudarle fuera, si puedo hacer justicia desde fuera, aunque solo sea con él, voy a lograrlo.
- ¿Sabes? Creo que si luchas y sabes por lo que luchas, consigues esa justicia. Así que…toma mi placa-digo entregándosela junto a mi arma-haz lo que creas conveniente con ella, me da igual, estoy fuera-digo saliendo de allí sin mirar atrás, segura de que estaba haciendo lo correcto, segura de que ya no había marcha atrás.
Salgo de allí y acabo en la puerta, apoyada en la pared de la comisaria, de la que siempre fue y considere mi casa. Siento que todo a mi alrededor va derrumbándose, pero a pesar de ello, sé que tengo que estar fuerte, tengo que mantenerme de pie, tengo que hacerlo para poder ayudarle, eso es lo importante, eso es lo que importa. Y parece que el mundo me da una señal, cuando veo a la madre de Rick en la cafetería de enfrente donde Lanie y yo siempre íbamos a comer, a tomar un café o simplemente a charlar de cualquier cosa que no fuera el trabajo.
Me lleno de valor y cruzo la calle para ir a hablar con ella, tenia que intentar hacerle entender que Rick necesitaba ayudaba, que tenían sobre todo que impedirle hablar, al menos hasta que pasen esas 48 horas y por fin pueda salir de ahí, ya habría tiempo para demostrar su inocencia, pero lo mejor sería hacerlo desde fuera.
-Martha-consigo sacar su nombre de mi boca y veo como me mira, veo tristeza en su mirada y algo más, algo que enseguida me hace saber.
-Lo sé todo-dice mirándome y yo trago saliva mientras asiento manteniendo la cabeza baja. -Así que…-dice de repente y sé que se va a ir y no me va a dejar hablar, pero necesito que me escuche, aunque solo por esta vez, lo necesito.
-Solo serán cinco minutos. Por favor-digo intentando hacerle entender que iba en serio, casi suplicándole esos cinco minutos.
-Kate…bueno no sé ni si quiera si te llamas así.
-Si, eso es verdad…y otras cosas. Por favor déjame explicarle.
-Vale, pero con un café será mejor-dice con una tímida sonrisa y yo asiento siguiéndola al interior de la cafetería sin dejarle pensárselo mejor.
Nos sentamos en la primera mesa que encontramos libre y tras pedir un par de cafés nos quedamos allí las dos mirándonos sin decir nada, sé que me va a dar poco tiempo y poco chance, y lo entiendo, cree que por mi culpa su hijo se encuentra en esta situación, es más les he engañado durante demasiado tiempo.
-Martha primero de todo, quiero pedirle perdón. Yo…lo he hecho bastante mal. Pero como sé que no tengo mucho tiempo, permíteme centrarme en lo importante. Soy policía, y llevaba el caso del asesinato de Emily Byrne.
- ¿Llevaba?
-Si, he dejado el caso. Primero porque la he cagado mucho, pero también porque no puedo seguir con esta división. No puedo permitir pertenecer a una investigación que culpe a Rick, no cuando creo que es inocente-digo haciendo que me mire sin dudas sorprendida.
- ¿Crees que es inocente?
-Estoy…-pero antes de contestar lo pienso bien, y no tengo ninguna duda, lo sé, lo tengo claro-estoy segura. Por eso, no podía seguir en la investigación. Pero como policía también tengo que decirte que lo mejor ahora mismo para Rick es tener una buena abogada, y sobre todo que no diga nada. Sé que no tiene que confiar en mí, sé que él ahora mismo no lo hace y seguramente no lo haga más en su vida. Por eso, sé que solo os escuchara a vosotros, a sus padres, él necesita oír eso.
-Ya lo sabemos. El problema, es que la abogada ya ha hablado con él y dice que está perdido. No mantiene ni la mirada fija Kate, estoy muy asustada por él, no sé que puede hacer en este estado, no escucha a nadie. Solo si pudiera verlo…
-No creo que se lo permitan, tienen 48 horas y van a aprovecharla al máximo. Si supera esas horas, si no dice nada…puede que salga de esta. Pero si habla, aunque sea algo poco importante…será su condena.
-Tengo mucho miedo, no estoy preparada para esta situación.
-Creo que nadie lo está.
- ¿Puedo hacerte una pregunta?
-Claro.
- ¿Por qué haces todo esto?
-Porque mis padres me inculcaron que la justicia esta por encima de todo. Lo justo es que Rick no pague por algo que no ha hecho. Y, además, siento que en parte todo esto es mi culpa. Que yo pierda todo…puede ser justo, yo lo he hecho mal, él…él solo tiene la culpa de confiar en mi y de estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.
-Espero que todo salga bien.
-Creo en la justicia, todo saldrá bien.
-Eso espero. El padre de Rick esta buscando un buen abogado, nuestra abogada ha dicho que ella no debería llevar el caso porque no es una abogada criminalista, que de momento solo puede aconsejarnos eso, que busquemos al mejor y que Rick no hable.
-Deberíais hacerle caso, es lo único que podéis hacer ahora, y creo que yo…podría ayudaros en eso.
- ¿Sí? -pregunta Martha incrédula y yo asiento pensando ya en la persona ideal para poder sacarlo de allí, para sacarlo de este problema que en parte le había metido yo misma.
CONTINUARÁ…
Bueno, pues parece que Kate al final lo ha perdido todo, pero no va a darse por vencida, va a luchar por darle esa justicia para Rick, ¿Qué opinara Rick de esto? ¿Podrá salir de esta?
El viernes más, XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 01, 2018 2:24 am

Buenas tardes, aquí os dejo el último capítulo de la semana, mil gracias a todos por seguir, esto se pone duro, muy duro, ¿Cómo puede gustarme tanto el drama?
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 37
POV KATE
Empieza a llover mientras voy caminando hacia la casa de mis padres, esa que no he vuelto a pisar desde que todo esto empezó, tenia ganas de despejarme y tanto es así que el agua no me estaba sintiendo nada mal.
Cuando llego a la puerta me quedo allí de pie como si hiciera una eternidad de la ultima vez que estuve delante de esta puerta, no hace tanto, pero creo que nunca antes había estado tanto tiempo sin vernos, no desde el poco tiempo que pase en la universidad antes de darme cuenta de que era lo que de verdad quería.
Los he necesitado demasiado, más de lo que pensaba que lo haría, los he necesitado mucho y ahora necesito un abrazo de ellos, pero solo un abrazo porque necesito su ayuda, Rick necesita su ayuda mucho más que yo.
Entro dentro de casa como si nada, como siempre, es las pocas casas de esta ciudad que mantiene abierta todo el tiempo, quizás por el lugar donde vive se lo pueden permitir. Camino dejándome ir, apenas noto como los pies se mueven, pero lo hacen hasta llegar al patio de atrás, donde mi padre esta sentado leyendo un libro y mi madre está regando, disfrutando de su tiempo libre. Me quedo un par de segundos allí mirándoles, disfrutando del momento, aunque sé que no puedo perder mucho el tiempo.
-Cariño, ¿Qué haces ahí parada? -escucho a mi padre de repente haciéndome volver a la realidad y haciendo que mi madre se gire de repente deje todo corriendo y salga rápidamente a abrazarme, envolviéndonos en un abrazo eterno.
Veo como se levanta mi padre, sonriendo cuando nos ve abrazadas. Lo miro haciéndole un gesto para que se acerque y me separo de mi madre lo justo para poder abrazarnos los tres, solo son unos instantes, pero unos instantes que tanto necesitaba que cierro los ojos y siento como vuelvo a llenarme de energía, esa energía que necesitaba, que había desgastado este tiempo.
-Dios hija, como te he echado de menos-dice dándome un beso antes de soltarme, y enseguida noto un frio que me recorre el cuerpo, no quiero soltarla, pero necesito su ayuda, y cuanto antes mejor.
-Mama, necesito hablar un momento contigo-digo mirándola y veo como me mira, sabe que es importante.
-Cariño, ¿Por qué no nos traes un café? -dice mirando a mi padre que enseguida lo pilla todo y se va dejándonos solos. -Ven siéntate conmigo-dice tirando de mí y yo le sigo de cerca intentando saber cómo decírselo. - ¿Qué ha pasado? Sé que estabas en un caso importante, ha sido mucho tiempo esta vez cariño, y ahora vienes y estas…estas muy mal, no puedes ocultármelo.
-Mama tengo que pedirte un favor. La he cagado mucho, pero eso puedo solucionarlo yo. Necesito a la mejor abogada del mundo, y esa eres tú.
- ¿Para quién? ¿TE has metido en un lio?
-No es para mí. He conocido a alguien…y necesita tu ayuda.
- ¿Qué ha hecho?
-Nada, pero creen que ha matado a una chica.
- ¿Cómo estas tan segura de que no ha hecho nada?
-Porque lo estoy-digo sintiendo como los ojos me pican y veo como mi madre asiente mientras me agarra de la mano.
-Está bien, ¿Cómo está de mal la cosa?
-No lo sé muy bien, lo tienen en comisaria, todos creen que es culpable, si supera las horas de interrogatorio bien sino… creo que puede estar en un buen problema, cualquier tontería que diga les servirá para mantenerlo en prisión mientras consiguen más pruebas.
- ¿Pero ahí pruebas?
-No, ninguna. Pero creo que puede conseguir muchos indicios si habla. Él fue la ultima persona que la vio con vida, bueno antes de su asesino-digo enseguida corrigiéndome y mi madre me mira intentando saber que pasa, porque estaba tan segura de algo sin haber estado presente.
-Cariño hay algo que no me cuentas.
-Da igual, solo quiero saber si puedes ayudarle. Eso es lo único que necesito.
-Esta bien, si él quiere puedo hacerlo.
-Claro, solo…no puedes decirle que eres mi madre.
-Pero…
- ¿Por favor?
-Esta bien, que tengo que hacer.
-Ves a la comisaria, ahora, de verdad es urgente, su madre estará allí fuera esperándote, convéncele para que no hable ¿sí?
-Si es mi cliente, hare lo mejor para él-dice con una sonrisa dándome un beso en la mejilla.
-Gracias mama, vamos, te acompaño-digo levantándome rápidamente y ella me mira con una sonrisa antes de hacer lo mismo y salimos de allí rumbo a la comisaria, solo rezando porque no fuera demasiado tarde.

POV RICK
Llevo horas aquí, entraba uno y otro, las mismas preguntas, pero yo estaba lejos, muy lejos de aquí, no podía dejar de pensar en lo engañado que me sentía, en lo utilizado, en lo idiota que he sido. Pero tampoco puedo dejar de pensar en que necesito que todo esto acabe, y sé que no lo hará hasta que hable hasta que diga lo que ellos quieren escuchar, aunque sea mentira.
Estoy cansado, agotado, no se cuantas horas llevo aquí, pero ya he dejado de escuchar, ya casi ni veo, pero mi corazón sigue tan herido, tan dañado, que solo respiro por la rabia, por el dolor.
-Rick-escucho como me llaman de nuevo y levanto la cabeza intentando enfocar la mirada, aunque ya casi me cuesta-sé que estas cansado, pero puedo estar así durante horas. Hasta que no me contestes que paso aquella noche.
-Rick no digas nada-escucho a mi abogada, pero yo no dejo de pensar en todo esto, en todo el dolor que me ha traído. Pensé que ocultando lo que paso todo quedaría atrás y me liberaría, pero solo ha traído más y más dolor, quizás si digo la verdad de una vez por todas.
-Rick volvamos a empezar. Solo queremos saber que paso aquella noche, Emily merece justicia ¿no?-repite por no se cuanta vez ya, pero aun así sigue doliéndome esas palabras, nadie más que yo quiere esa justicia para ella, nadie, pero yo no puedo decir nada que ayude a dársela.-Rick si estuviste allí aquella noche, a lo mejor vistes algo, sabemos de antemano, que estuviste allí con ella, lo sabemos-dice mirándome fijamente y yo solo pienso en Kate, en como me utilizo para conseguir eso, en lo lejos que llego, y siento como vuelvo a derrúmbame y las lágrimas vuelven a salir de golpe y no sé como pararlas, no lo sé pero entonces…siento como las palabras salen de mi boca, como si yo no estuviera diciéndolas.
-Si…estuve allí.
-Rick no digas nada más-dice mi abogada, pero yo solo miro al otro tipo que está allí sentado enfrente de mí.
- ¿Dónde estuviste?
-En el bar, yo la vi. Quería decirme algo importante, o eso creo, no llego a decírmelo.
- ¿A qué hora fue?
-No lo sé, poco antes de cerrar, ya no quedaba nadie.
-Rick…-vuelve a protestar mi abogada, pero ya no puedo más, no quiero mentir más, no puedo con esto más.
-Estábamos solos, iba a decirme algo, pero mi madre me llamo, mi padre estaba volviéndose loco con unas cuentas y mi madre tenia miedo de que le pasara algo. Me fui…sin que ella me dijera que le pasaba…si me hubiera quedado…pero yo no lo hice, nunca podría haberlo echo nunca-digo sin poder dejar de llorar sin poder dejar de hacerlo.
- ¿Alguien puede verificarlo?
-Mis padres, llegue poco después a casa.
-Bueno, pero podías haberla matado y haber vuelto antes de que nadie se diera cuenta.
-No…yo no…-repito como si con eso bastara, pero sé que acabo de darle todo lo que quería, y me da igual, me da igual porque todo ha acabado, todo esto ha acabado.
-Ya puedes estar tranquilo, todo ha acabado-dice con una sonrisa mientras mi abogada cabecea sin dudas descontenta por lo que acabo de hacer, pero estaba cansado, demasiado cansado, y no, en realidad no tenia esperanza de que me creyeran, solo quería dejar de ver esa imagen de Emily allí tirada, solo quería dejar de escuchar sus palabras una y otra vez solo quería eso, aunque nada de esto había ayudado.
-Rick no tenias que haber dicho nada, esto solo va a perjudicarte.
-Me da igual, me da igual ya todo-digo como en trance y la veo como se levanta saliendo y dejándome solo en aquellas cuatro paredes, y cierro los ojos cansado, pero los abro al instante, no puedo dejar de verla allí tirada con sangre por todos los lados, no puedo dejar de ver esa imagen y siento que nunca voy a conseguirla eliminar de mi cabeza. Y luego esta la otra imagen, la imagen de Kate diciéndome que todo era mentira, esa imagen también la tengo clavada, esa imagen también me hace daño, más del que merecía, porque para mi fue real, muy real, me deje llevar después de mucho tiempo, me deje llevar y ahora siento como mi corazón esta roto en mil pedazos.
CONTINUARÁ…
Pues parece que Kate ha buscado ayuda cerca de casa y Rick…Rick esta tan destrozado que solo quiere que acabe todo, ya le da igual como, solo quiere olvidarse del dolor que siente.
Buen fin de semana, nos vemos el lunes
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 38

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 04, 2018 2:17 am

Buenas tardes, os dejo un nuevo capítulo, seguimos luchando para sacar a Rick de ahí, todos juntos jaja.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 38
POV KATE
Llego junto a mi madre y enseguida veo a Martha que esta junto a su marido. En cuanto me ve lo deja y se acerca a donde nos encontramos, yo no puedo dejar de sentir como una extraña en el lugar que siempre ha sido mi casa.
-Hola Kate.
-Hola Martha, quiero presentarte a Johanna Beckett, puedo asegurarte que es la mejor abogada criminal de la ciudad.
-Encantada-dice Martha dedicándole una sonrisa a mi madre.
-Encantada-repite mi madre-me gustan las presentaciones, pero antes de nada me gustaría hablar con su hijo para saber si me acepta como su abogada, sino no tengo mucho que hacer aquí.
-Claro, ahora mismo esta con su otra abogada, en cuanto salga podrá pasar.
-Claro, voy un momento a hablar con quien este al mando-dice separándose de nosotras y dejándonos a solas.
-Martha yo…me gustaría pedirle que no digas a Rick que yo le he conseguido la abogada, no la aceptaría.
-Si es tan buena como dices será su abogada quiera o no, pero conozco a mi hijo, y si, es mejor que no lo sepa-yo asiento algo ausente, me daba pena haber llegado a esta situación.
Entonces veo como mi madre esta hablando con una mujer rubia como compañeras y enseguida la asocio con la abogada de Rick, aunque no la conozco, pero enseguida mi vista cambia de lugar cuando veo como los chicos están sacando a Rob de la otra sala de interrogatorios, y por su cara, de él no han sacado nada.
Ambas se acercan a nosotros con mala cara, enseguida empiezo a ponerme en el peor de los casos. Y siento como Martha esta igual porque siento como me agarra con fuerza de la mano mientras su marido también se acerca hacia nosotros.
- ¿Qué pasa? -consigo hablar por todos.
-Rick acaba de confesar que aquella noche estuvo con la víctima a solas y sobre la hora de su muerte.
-Joder-digo mientras sus padres se abrazan intentando consolarse.
-Martha, Jackson, conozco a Johanna y ahora mismo es la mejor para defender a vuestro hijo, se ha metido en un lio, van a buscar hasta debajo de las piedras, es más, ya han pedido órdenes de registro.
- ¿Para el bar también? -se escucha a Rob de repente y le miro queriendo saltar por encima de él y meterle la lengua de nuevo en la boca.
-De momento de su casa y el coche-dice mi madre-no podemos oponernos. Si no encuentran nada, lo tendrán que dejar libre, mientras no encuentren ninguna prueba más, no está todavía todo perdido.
- ¿Ninguna prueba? -vuelve a preguntar Rob.
-Si, algo que diga que él pudo hacerlo.
-Pero mi hijo no lo hizo así que no encontraran nada-dice Martha segura y yo asiento mientras le doy un apretón en su mano.
-No entiendo que hace ella aquí, por ella vuestro hijo está ahí dentro-dice Rob volviendo al ataque y siento como pierdo la paciencia.
-Tu tampoco has ayudado mucho Rob, y sé que Rick saldrá de esta porque no ha hecho nada, pero a ti, a ti iré a verte ya pronto a una celda, tenlo por seguro-digo mirándole desafiante.
-Por favor, dejad de discutir ahora mismo lo importante es sacar a mi hijo de ahí-dice su padre mirándonos a los dos y bajo la mirada avergonzada, tenía toda la razón. -Haga lo que tenga que hacer para sacar a mi hijo de ahí.
-Claro, pero primero tengo que hablar con él, tiene que aceptarme como abogada.
-Haré lo posible porque así sea-dice su padre-si me acompañas.
-Claro-dice mi madre mirándome y yo asiento dejándola ir mientras me quedo allí con Martha.
Veo revuelo en la comisaria, algo común cuando están preparando todo para el registro de la casa de un sospechoso, tenia miedo, pero sabia que no iba a encontrar nada, él no había echo nada así que después del registro tendrían que dejarlo libre y tendrán que seguir buscando, entonces todos entenderán porque he tomado la decisión que he tomado.
Veo a los chicos salir y me disculpo con Martha para acercarme a ellos. Veo como se meten en la sala de descanso y hacia allí que voy yo. Los encuentros en la cafetera, preparándose un café, bueno si a eso podía llamársele un café.
Golpeo la puerta haciendo que ambos miren hacia mi dirección, cuando lo hacen se miran entre ellos, creo que ya saben al menos que no estoy dentro del caso.
-Hola chicos.
-Hola Kate-dice Kevin sin saber muy bien que hacer.
-Ya se que os estoy poniendo en un compromiso, solo quería explicaros. En realidad, más bien pediros perdón porque se que no os he puesto en una buena situación.
-Kate puedes volver, ya sabemos que tú has decidido irte.
-Porque no lo había echo bien. No merezco llevar esa placa en este momento, no merezco pertenecer a este grupo. Además…no puedo participar en algo que no creo.
-Pero puedes hacerlo. ¿Cuántas veces ha pasado y hemos luchado por descubrir la verdad? Daba igual que pensáramos que era culpable o no, lo importante siempre nos enseñaste que era descubrir la verdad. Puedes hacerlo desde dentro, si tienes razón…nadie mejor que tú para descubrirlo.
-No soy objetiva, además lo he hecho mal. En realidad…esto no debería ser solo por un tiempo, deberían echarme.
- ¿Por qué…?
-Por dejarme llevar, por poner mi corazón por encima de la investigación. Hubo un momento en que crucé la línea y ya no pude volver a atrás. Y ya no puedo hacerlo. Tengo que sacarlo de aquí, tengo que hacerlo y si estoy dentro, no podré hacerlo, o al menos no me sentiré bien conmigo misma, como no lo he hecho este tiempo. No quiero volver a dividirme, no quiero estar ahí y decepcionar a las dos partes y a mi misma. Tengo que decidir, y ya lo he hecho. Tengo que demostrar su inocencia, cueste lo que me cueste.
-Espero que no te equivoques Kate, porque estas perdiendo mucho.
-Lo sé, pero estoy segura, muy segura. Estoy feliz de que vosotros llevéis el caso, sé que luchareis por saber la verdad, que nada ni nadie os parara.
-Eso tenlo por seguro, sea lo que sea, lucharemos por conseguir la verdad.
-Gracias chicos por todo por estar ahí siempre, y aunque ahora este en el otro bando, siempre recordaré que luchamos por lo mismo.
-Eso siempre jefa-dice Kevin con una sonrisa-y ¿sabes? Si necesitas algo, lo que sea ya sabes donde encontrarnos.
-Eso, además estoy seguro de que antes de que nos demos cuenta estarás por aquí dándonos la tabarra.
-Eso tenedlo claro, ya sabéis tenéis mucho papeleo por hacer-digo con una sonrisa-os dejo, tengo otra visita que hacer antes de irme.
-Claro, suerte jefa.
-Suerte chicos-digo saliendo de la sala con una sonrisa, nunca antes había imaginado que era tener una familia en el trabajo, ellos son eso, pero son más son mis hermanos dentro y fuera, y sé que si en alguien puedo confiar mi vida es en ellos, ahora y siempre.
Miro a mi alrededor y veo como los padres de Rick se abrazan, no veo a mi madre ni a la otra abogada por ningún lado he imagino que por fin están con Rick y pronto podre saber algo más sobre él, para mi sorpresa tampoco veo a Rob por ningún lado, lo que hace que me relaje, porque no quería verle la cara, y menos fuera de donde tenia que estar, porque él si merecía estar en la cárcel por todo lo que ha hecho en ese bar, y ojala los chicos logren demostrarlo en algún momento.
Ahora me dirijo hacia el despacho de mi jefe, ha sido un padre para mi todo este tiempo, a cuidado y a apostado por mi desde el principio, y estaré en deuda con él siempre, por eso creo que debo decirle la verdad, se lo debo. Debo explicarme con él, debo hacerlo.
Encuentro como siempre la puerta abierta, golpeo un poco y veo sorpresa en su cara, pero enseguida me hace pasar y sentarme. Tomo aire porque sé que esto es de lo más complicado que voy a hacer en mi vida.
-Capitán yo…
-No digas nada ¿sí? -dice mirándome y cortándome de golpe-sé lo que tengo que saber. Pero sabes una cosa, desde el día en que te conocí sabia que eras perfecta para este trabajo, aun lo pienso, se que eres perfecta para este trabajo Kate. Pero también sé que has cometido un grave error, un error que…no puedo creerme que lo hayas cometido tu-dice haciendo que mi pecho se encoja, porque decepcionarlo a él era algo de lo que iba a poder perdonarme en la vida. -Pero todos cometemos errores Kate, eres humana, y sé que ahora mismo tu eres la más crítica contigo misma, así que solo tengo que decirte una cosa más. Cuando este caso acabe, cuando estés preparada, tu placa estará aquí esperándote, no pienso perder a la mejor detective del mundo-dice con una sonrisa y yo asiento mientras siento como algunas lágrimas caen por mi cara-sé que estas haciendo lo que crees que es correcto, y antes eso, solo puedo apoyarte, siempre voy a apoyarte-dice haciendo que ya no pueda evitar más las lágrimas-ahora, sal de mi despacho ¿sí?-dice con una sonrisa sacándome una risa de mi boca después de todos estos malos momentos , de estos días tan difíciles para mí.
- ¿Puedo darte un abrazo?
-Ya estas tardando-dice levantándose y me doy prisa para poder fundirme en un abrazo con mi padre profesional, del que he aprendido todo de esta profesión, del que me siento tan orgulloso de poder trabajar con él, de poder aprender cada día un poco más de esta profesión, pero sobre todo de la vida misma.
CONTINUARÁ…
Bueno, pues veremos si Rick acepta a la madre de Kate de abogada y esas ordenes de registro a donde nos llevan, lo que, si podemos tener seguro, es que Kate no va a rendirse ni un solo minuto, ¿Y vosotros?
Hasta el miércoles XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 39

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 06, 2018 6:43 am

Buenas tardes-noches, no he podido subir antes como me hubiera gustado, pero después de como se dio el día es increíble que haya al final conseguido poder subir. Daros como siempre las gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 39
POV RICK
Estaba tan cansado que solo quería dormirme y despertarme y que todo fuera una pesadilla, pero sabia que no iba a conseguir dormir bien probablemente por el resto de mi vida. Me doy cuenta de porque estoy aquí y quizás lo merezca, lo merezca porque me olvide de lo que había pasado muy pronto, la olvide y deje de luchar por ella cuando ella ya no podía, merezco esto, merezco todo lo que me esta pasando.
Me duele todo de estar aquí sentado, pero me da igual, porque el dolor que siento ahora en el pecho es insuperable, me siento una mierda, así es como me siento, y quizás estar aquí no este tan mal, no me puedo imaginar estar ahora mismo solo fuera…no sé qué podría pasar, no sé qué podría llegar a hacer.
Siento como la puerta se abre y entra Gina junto a otra mujer, pero yo no quiero recibir a nadie, yo solo quiero salir de aquí, de entre estas cuatro paredes, yo solo quiero olvidarme de todo, necesito olvidarme de todo.
-Hola Rick-dice Gina sentándose al lado de la otra mujer a la que apenas miro, pero cuando lo hago noto algo en ella, algo que no sé que es pero que me hace sentir como si la conociera de toda la vida. -Quiero presentarte a Johanna, la han traído tus padres para que se ocupen de tu caso.
-Ya estas tu para eso ¿no?
-Pero yo no me dedico a casos como el tuyo, ella es la mejor en su sector, si alguien puede ayudarte es ella.
-No necesito ayuda.
-La necesitas mucho más de lo que piensas, te has metido en un gran lio-dice de repente la otra mujer con tono firme haciendo que le preste atención- ¿Puedo llamarte Rick? -pregunta y yo asiento cansado-Estamos hablando de un caso de asesinato, pueden meterte de por vida en la cárcel, y da las gracias de que aquí no exista la pena de muerte. Así que espero que te tomes esto con toda la seriedad que tiene. Van a registrar tu casa y tu coche después de lo que dijiste, no tendrán problemas para conseguir las órdenes. Ahora solo nos toca esperar para ver si no encuentran nada.
-No lo encontraran porque él no lo hizo-dice Gina defendiéndome, pero a pesar de sus palabras, no puedo llegar a sentirme bien, no cuando siento como la culpa me recorre el cuerpo.
-En realidad todo fue culpa mía, yo tenia que estar allí, yo pude salvarla, yo…yo fui, fui yo…yo la deje ir, yo…
-Rick, eso no nos sirve para nada. Y aunque sea por tema de culpabilidad por no haber podido impedirlo, te pediría que no se te ocurra decir eso en una comisaria ¿sí? Todo intentaran llevárselo a su terreno, cualquier cosa que digas lo tergiversaran. Lo mejor que puedes hacer para ayudarte a ti mismo, es no decir nada conmigo dentro o conmigo fuera. Nada es tu mejor defensa. Claro si me quieres como tu abogada-dice seria mirándome y a pesar de su seriedad y profesionalidad hay otra cosa, no sé que es, que me da confianza en ella y en lo que dice y, además, ¿Qué más me daba a mi una que otra? Me daba igual ya lo que pasara conmigo, me daba completamente igual.
-Esta bien, me da igual-digo sintiendo como la voz vuelve a cortarse- ¿Cuánto tiempo pasaré más aquí? -pregunto casi con miedo de saber la respuesta.
-Esperemos que poco tiempo más, cuando acaben los registros lo sabremos.
- ¿Pero hasta entonces tengo que estar aquí?
-Mejor aquí que en un calabozo, créeme.
-No estoy tan seguro, aquí…aquí he vivido un infierno.
-Lo sé, vamos a presentar también una queja y vamos a intentar demostrar que te viste forzado a decir lo que dijiste, si no encuentran nada tendrán que dejarte libre, pero las órdenes ya no puedo evitarlas.
-Si con eso cambia todo…que hagan lo que quieran.
-Bien, entonces lo mejor será que este allí para ver que todo va bien.
-Claro-digo y ambas se levantan.
-Rick, tienes muy mala cara, aguanta ¿sí? -dice Gina con preocupación verdadera y yo asiento-intentaré que te traigan algo para comer.
-Gracias.
-Aguanta, tus padres están ahí fuera esperando para llevarte a casa-dice y yo asiento mientras siento como otra vez mis ojos vuelven a picar, pero siento que ya no tengo más lagrimas para derramar, que ni si quiera consigo ya llorar tranquilo, siento que todo esto esta pudiendo conmigo, y que no voy a conseguir ganar esta batalla.

POV KATE
Veo como mi madre sale de la sala de interrogatorios con su cara de profesional en la cara, esa que tantas veces había visto en los juicios. Solo esperaba que todo hubiera ido bien porque esta era la única manera que tenia de momento de poder ayudarle.
Se acerca a los padres de Rick y solo asiente con un movimiento de cabeza dándonos a entender que estaba dentro de este barco, este barco que nos llevaría a sacar a Rick de ahí dentro, tras demostrar su inocencia.
-Esta bastante mal-dice mirando a sus padres y luego a mi-lo necesitamos entero, pero mientras este ahí dentro será imposible. Pero ahora mismo no podemos hacer nada por eso hasta que no acaben los registros. Esperemos que si todo va genial podamos sacarlo de aquí. Es lo principal porque esta fatal de verdad, ahora mismo como esta solo puede perjudicar a la defensa.
- ¿Podemos verlo?
-Claro, no pueden negarse, ya ha declarado. Pero creo que solo podréis pasar uno.
-Yo-dice su madre y mi madre asiente.
-Está bien, hay que levantarle el ánimo, he pasado por muchos casos como este, es complicado salir impune de un interrogatorio así. Va a estar mal mucho tiempo. Y va a necesitaros. Le he mirado a los ojos y sin conocerlo, sé que ahora mismo esta en su límite, está ahora mismo al borde de un precipicio. No quiero asustaros, pero os va a necesitar mucho.
-Ahí estaremos-dice Martha con lágrimas en los ojos y me dan ganas de darle un abrazo, pero su marido se me adelante.
-Ahora voy a conseguir que puedas entrar, Gina está consiguiéndole algo de comida, y en cuanto estés las órdenes listas, quiero estar presente durante los registros. También seria bueno que alguno de vosotros estuviera allí también.
-Lo haré yo-dice su padre y veo como Martha tiene miedo por él, pero termina aceptando.
-Bien, pues vuelvo enseguida-dice despidiéndose y yo le sigo rápidamente para poder hablar con ella, necesito saber cómo de mal esta.
-Mama, espera-digo haciendo que se pare de golpe.
- ¿Sí?
-Puedo hablar contigo, aunque sea cinco minutos.
-Claro, ven vamos-dice tirando de mí, y acabamos en un pequeño patio interior que ahí en la comisaria, donde suelen salir a fumar los compañeros, o los que habían sido mis compañeros.
- ¿Cómo está? ¿De verdad esta tan mal?
-Kate no lo conozco, pero apenas podía mantener la mirada fija, tenia los ojos super irritados y estaba tan agotado que parecía que se iba a derrumbar en cualquier momento. Pero lo peor es que de verdad se siente culpable, no se si la habrá matado de verdad o no, pero si se siente culpable.
-Él no la ha matado, lo sé, lo conozco…
- ¿Vas a contarme que pasa con él?
-Solo…sé que con mirarle a los ojos puedo verlo. Sé que nunca le haría daño a nadie, lo sé, él no es así.
-Cariño…
-Sé que todos piensas que estoy loca o cegada, pero lo sé.
-¿Estas enamorada de él?-pegunta mi madre sorprendiéndome, pero para mi sorpresa no me molesta su pregunta, no me altera como lo hubiera echo en otra ocasión, no lo hace, porque esta vez es verdad, porque estoy enamorada de alguien, pero no cualquiera sino de él, y estoy segura de ello, estoy segura porque cuando le miro a los ojos siento como corazón late con fuerza, lo sé porque cuando me besa me transporta a otra mundo, y lo sé porque esta culpa que siento porque él se encuentre en la situación actual en la que se encuentra es real y duele, duele mucho.
-Mama…si le pasa algo yo…yo tengo la culpa de que este ahí, si le pasa algo…-digo terminando rompiéndome y siento como me atrapa en sus brazos y lloro como si fuera una niña de nuevo, sintiendo como todos los errores que he cometido estos días, caen de golpe sobre mi cuerpo, y estoy a punto de caer, estoy a punto, pero tengo que mantenerme de pie, tengo que hacerlo.
-Cariño él te necesita ahora mismo.
-No…él me quiere lejos de él…le he hecho daño, le he mentido, le he traicionado y lo que es peor me he traicionado a mi misma, pero sabes…me daba igual, todo me daba igual cuando estaba con él.
-Estoy segura de que él ahora esta dolido, esta hundido y es normal Kate. Pero si esta así es porque te quiere de verdad.
-Si, y yo he consigo romperlo por completo.
-Pero vas a ayudarle.
-No sé cómo…
-Cuando llegue el momento lo sabrás, se lo debes y lo más importante, te lo debes a ti hija. Vamos a sacarlo juntas ¿sí? -dice limpiando alguna lágrima y yo asiento antes de tirar de ella para poder volver a abrazarla y encerrarme en ella.
CONTINUARÁ...
Vale sé que no está avanzando mucho, pero necesitaba mostrar como se encuentran ambos, lo hundidos que están. Pero tienen que mantenerse fuerte, porque esto no ha acabado.
El viernes más, y como siempre, gracias por seguir ahí XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 764
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última copa-Tamyalways-Final Subido

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.