La última copa-Tamyalways

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Capítulo 40

Mensaje por tamyalways el Jue Jun 07, 2018 11:11 pm

Buenos días, os dejo con un nuevo capítulo, gracias a todos por seguir ahí, sigo escribiendo ritmo algo más lento, aunque es verdad que hacia tiempo que no escribía todo los días aunque solo sean unos párrafos, aunque escribir varias historias a la vez es complicado, pero la nueva historia va bien y eso me tiene contenta, solo toca finalizar esta como dios manda, 15 capítulos para el final
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 40
POV JOHANNA
Creo que me he metido en un buen lio, después de hablar con mi pequeña, sé lo importante que es para ella esto, sé lo importante que es ayudarle, pero más aun saber que es inocente. No sé en realidad si lo es o no, voy a defenderlo igual, pero, aunque ella este tan segura, aunque confió en su instinto, a veces es verdad que el amor nos ciega, y por su bien, y por el de todos, espero que tenga razón, porque si no, lo que está sufriendo ahora no será nada comparado con lo que espera si esto no acaba como ella quiere.
Acaban de llegar las órdenes y hemos salido camino a casa de Rick, su padre me acompaña en todo momento, se ve que quiere hacerse el fuerte, que quiere estar fuerte por su familia, pero sin duda, el peso de todo lo que esta pasando esta haciendo mella en su cuerpo, y por Kate, sé que no esta muy bien de salud, espero que esto no sea demasiado para él.
Cuando llegamos a la casa enseguida todos se ponen a rebuscar, en realidad estar aquí tampoco era muy útil, porque tenían derecho a rebuscar en todo lo que querían, no podíamos evitar hacer nada, solo vigilar que todo lo que encontraran se empaquetara bien y que nadie colocara nada que no estuviera aquí.
Puedo ver a los compañeros de mi hija, en el otro bando, bueno algo que ya ha pasado en varias ocasiones, incluso con mi hija enfrente, pero ahora, ahora es distinto, porque ella esta en mi bando y ver a sus compañeros del otro lado es raro y para todos difícil, muy difícil.
Llevamos ya aquí un par de horas y han recogido muchas cosas, sobre todo carpetas relacionadas con la empresa que lleva Rick y algunas otras cosas, pero nada de lo que ellos esperaban encontrar, lo puedo ver por sus caras de desilusión. Veo como el que lleva el caso se acerca a mí.
-Hemos acabado aquí, nos queda el coche de su hijo-dice mirando al padre de Rick.
-No sé dónde está. Si lo detuvisteis en el bar, estará allí.
-Bien, pues vamos, mis compañeros acabaran aquí mientras tanto. Ryan, Esposito, venid conmigo-dice autoritario y algo enfadado por no conseguir lo que quería, y el padre de Rick y yo le seguimos de cerca con la esperanza en alza, puede que todo acabara bien después de todo.
Cuando llegamos al destino, nos bajamos y enseguida nos acercamos a la puerta donde se encuentra el chico que estaba antes en la comisaria.
-Hola Rob-le saluda el padre de Rick-vienen por el coche de Rick.
-Oh claro, creo que esta allí justo a la vuelta, siempre lo dejaba allí-dice con sonrisa y siento que esconde algo, no sé el que, pero ya entiendo porque a mi hija no le gusta, está demasiado tranquilo para haber detenido a su amigo y compañero.
-Vamos-dice el policía al mando y todos les seguimos. Incluido el chico que nos sigue de cerca en todo momento.
- ¿Tenéis la llave? Porque supongo que la tendría Rick, seria un horror tener que forzar la cerradura de esa maravilla.
-Tenemos la llave-dice el policía sacándola con cuidado de una bolsa de pruebas y abriendo el coche con un pitido. Enseguida empiezan a rebuscar en la guantera y en los asientos, pero la verdad es que estaba todo bastante limpio. El policía al mando se dirige hacia el maletero mientras todos seguimos de cerca como rebuscan entre los papeles del coche que es lo único que encuentran en él, aunque también buscan y sacan algunas huellas y algún pelo del coche. Pero todo queda paralizado cuando se escucha la voz del policía desde atrás del coche. Chicos dejad eso, tenéis que ver esto-dice alzando la voz, y por el tono de su voz, creo que ha encontrado algo interesante para él. Le hago un gesto al padre para que se quede donde esta y me acerco yo para ver que es lo que han encontrado. Cuando lo hago siento como de repente ha dado un giro por completo a la investigación.

POV KATE
Estoy en la sala de espera esperando a que la madre de Rick salga de hablar con él. Solo puedo pensar en que ojalá pudiera estar ahí a su lado y darle mi apoyo, ojalá pudiera ayudarle, pero sé que mi presencia ahora seria mucho peor para él. Sé que ahora mismo tiene que odiarme y eso me duele mucho, aunque lo entiendo, no quiero ni imaginarme como me sentiría yo si hubiera sido al revés, pero eso no lo hace menos doloroso.
Veo como sale Martha y enseguida me levanto, esta casi para caerse de lo blanca que esta y enseguida saco un par de cafés y le ayudo a sentarse.
- ¿Cómo está?
-Nunca lo he visto así, esta tan derrotado…solo quiere que todo esto acabe, creo que le da igual como…creo que no tiene fuerzas después de lo de hoy. Dice que no deja de verla…tengo mucho miedo por él…
-Las fotos…es un juego cruel, pero se usa para sacar una confesión…es algo que le costara olvidar.
-Si lo meten en prisión, creo que no va a conseguir salir de esta, no creo que salga. Lo estoy perdiendo Kate.
-Es fuerte Marta, más de lo que pensamos, saldrá de esta ¿sí? -digo abrazándola y siento como la mujer se rompe en mi hombro llorando y perdiendo la esperanza, solo espero que mi madre pueda darnos buenas noticias y al menos podamos sacarlo de aquí, necesitamos sacarlo de aquí.
Llevamos aquí sentadas un buen rato cuando veo como llegan todos casi corriendo, empieza a producirse movimiento en la comisaria, como si algo gordo estuviera pasando y mi instinto salta de repente. Me pongo de pie y miro a mi alrededor intentando averiguar qué es lo que pasa, pero entonces entra mi madre por la puerta seguida por el padre de Rick, y veo como tiene de nuevo la careta puesta, su cara de profesional y no sé si eso es bueno.
- ¿Qué ha pasado? -pregunta Martha levantándose de golpe al verlos llegar. Veo como mi madre baja la mirada antes de volver a levantarla y antes de hablar ya sé que algo no va bien, nada bien.
-Han encontrado algo en su coche…han encontrado un bate con alguna salpicadura de color rojo, le han hecho la prueba y es sangre. Creen que puede ser el arma homicida-dice de repente y se escucha como un aullido salir de la boca de Marta y veo como su marido se acerca rápidamente para abrazarla y sostenerla y yo miro a mi madre intentando entender lo que acaba de decir, ¿Cómo podía ser posible? -Van a hacerle la prueba del ADN, quizás no puedan sacar unos resultados, porque sin duda lo han limpiado. Pero por las heridas, sin duda puede ser el arma homicida. Esto nos deja en graves problemas.
-Mi hijo no…mi hijo no…-solo sabe repetir Martha haciendo que se me rompa el corazón solo de verla, siento como empiezo a perder la batalla y las lágrimas caen por mi cara sin control. Esto no puede estar pasado, si antes tenían alguna duda ahora no las tienen, van a ir a por él, ahora más que nunca van a ir a por él. Y antes de darme cuenta, salgo corriendo y pienso que no llevo ningún rumbo. Pero cuando me doy cuenta estoy en la sala de espera del médico forense, toda esta zona esta con un gran revuelo, sin duda aquí es donde han traído todas las pruebas. Sé que no debo estar aquí, que no puedo, pero necesito ver a Lanie, necesito verla porque ella es la única que puede entenderme, con ella puedo hablar sin tapujos siempre.
La veo llegar por el pasillo con un café en la mano y canturreando como cualquier día, sin saber que era lo que estaba pasando allí arriba, y sin saber como mi vida había cambiado por completo. Cuando me ve, una sonrisa aparece en su cara y se acerca corriendo para darme un abrazo.
-Hola amiga, ¿Desde cuándo estas de vuelta?
-Es una larga historia. ¿Tú eres la encargada de las pruebas del caso de los chicos?
-Claro, del caso tuyo ¿no?
-Bueno…en realidad ya no es mi caso.
-Kate…entonces…no puedo contarte nada.
-No necesito que me cuentes nada, solo…necesito a mi amiga, solo eso-digo con los ojos otra vez a punto de ceder a las lágrimas y veo como me mira.
-Joder Kate, ¿Qué coño ha pasado?
- ¿Tienes cinco minutos? -digo casi suplicante y la veo como mira hacia la puerta donde todos están ya manos a la obra, pero luego me mira agarrándome del brazo y tirando de mí.
-Todo lo demás puede esperar-dice sonriéndome y salimos de allí juntas deseando poder soltar de una vez por todas esto que me tiene casi ahogada, necesita soltarlo para poder resurgir de mis cenizas para poder estar fuerte, para poder ser fuerte para él, aunque él no quiera a mi ayuda, aunque no me quiera ni ver, no pienso dejar de luchar hasta que lo vea libre, nunca.
CONTINUARÁ…
Bueno pues BOOM, ¿y ahora? Parece que Kate aun sigue confiando en él a pesar de las pruebas, pero… ¿Qué pasara ahora con Rick? ¿Podrá salir de esta? ¿Será el arma homicida? ¿Qué hacia en su coche? Todas estas respuestas se irán resolviendo poco a poco, de momento gracias por seguir ahí, que paséis un buen fin de semana y nos vemos el lunes.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 41

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 11, 2018 1:59 am

Buenas tardes, aquí os dejo con un nuevo capítulo, espero que la espera no os haya sido larga, ya veo que odiáis mucho a Rob y no entiendo por qué jaja. Bueno daros como siempre las gracias por leer y vivirlo conmigo.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 41
POV KATE
Me siento junto a Lanie y siento que todo el cansancio de estas horas, y de todos estos días se me echan encima. Siento como la presión ya se hace insoportable, que necesito soltar todos mis miedos, todos mis temores.
-Me han echado del caso-es lo primero que suelto, y espero a que salte con algo, pero creo que se da cuenta de que no estoy bien, porque solo coloca su mano sobre la mía en forma de apoyo-he hecho todo mal…yo…no se que es, pero siento algo por él, yo…estoy enamorada de él Lanie, y lo han detenido, lo han detenido-es lo único que consigo decir de primera antes de romperme y enseguida Lanie se levanta colocándose a mi lado y me abraza hasta que el sofoco para, dejándome seguir-No sé como paso todo, de verdad que no lo sé. Todo paso muy rápido, cuando me quise dar cuenta ya era demasiado tarde. Pero…es inocente, tiene que serlo. Lo conozco…él no puede haber hecho algo así.
-Kate voy a hablarte como mi amiga que eres ¿sí? Ambas hemos trabajado en mil casos, normalmente la familia cree que es imposible que su familiar haga eso, tu lo sabes mejor que nadie. Hay personas que saben engañar muy bien, o que comenten un grave error y ya no pueden hacer nada por solucionarlo.
-Esto no un error, es un asesinato.
-Lo se cariño. Pero tengo una pregunta para ti. Tu no eres cualquier persona, tu has trabajado en miles de casos, has interrogado a miles de personas, tu mejor que nadie sabes ver a través de la gente. ¿Crees que es inocente?
-Siempre lo he creído…pero joder ahora…han encontrado la posible arma en su coche…yo siempre he creído en las pruebas, en hacia donde nos lleva. Todo apunta a él…no sé que creer., tengo miedo de haber tirado mi vida por la borda, he roto con todos mis principios por…por él, por lo que me hacia sentir. ¿Y ahora?
-Vuelvo a preguntártelo. ¿Crees que es inocente? -dice mirándome fijamente y yo aparto la mirada para pensarlo, y mi cabeza no puede creer que lo sea, todas las pruebas, las evidencias, pero entonces mi boca se abre sin permiso, y es mi corazón el que habla.
-Es inocente-digo sorprendiéndome a mí misma.
-Pues entonces solo tienes que esperar, crees y defiendes la justicia mejor que nadie, y sabes, no confió mucho en lo que piensa la gente solo en las pruebas, pero si confió en tu instinto, siempre lo he hecho y voy a seguir haciéndolo. Así que confía en ti, confía en tu instinto y haz lo que tienes que hacer, apoyarlo y ayudarlo como puedes, es la única manera de no decepcionarte a ti misma. Sé que conseguirás que se haga justicia en este caso-dice y yo asiento aun con lágrimas en los ojos, porque tengo miedo a equivocarme, pero tengo mucho más miedo a que metan a un inocente en la cárcel, y no cualquier inocente, sino a él.
-Estoy tan cansada ya-digo frustrada y de verdad cansada por todas estas horas.
-Pues descansa, vete a casa, en cuanto tengas tus horas de descanso, veras como lo ves todo mejor. Él te necesita fresca.
-Él no quiere verme, está ahí dentro por mi culpa, le he engañado y cree que le he utilizado. Y en realidad así ha sido, he jugado con los dos bandos, ¿Cómo he podido cagarla tanto?
-Todos cometemos errores amiga, pero aun puedes solucionarlo. Cuando vea que estás ahí se dará cuenta de que no todo era mentira.
-No me quiere cerca.
-Eso nunca te ha parado amiga-dice sacándome una sonrisa-de verdad, se ve que estas cansada, ves a casa, descansa, aunque sea un par de horas, date una buena ducha y vuelve como nueva.
- ¿Lo de la ducha lo dices por algo? -digo con una sonrisa.
-No quería decirlo claramente, pero sin duda la necesitas-dice sacándome una sonrisa.
-Gracias por todo Lanie, pero no tengo derecho a quejarme, él esta peor y sigue ahí así que…
-Kate, sabes que ahora lo meterán en el calabozo hasta que tengan los resultados. No van a marearle más hasta que no sepan si es o no el arma homicida. Él podrá descansar un poco, y él te necesitará fuerte y a tope en esto, necesitas irte a descansar, hazme caso ¿sí? Yo voy a ponerme a ello enseguida, cuanto antes salgamos de dudas mejor ¿sí? -dice mirándome y yo asiento, aunque tengo miedo a saber si es o no el arma, porque entonces… ¿Cómo poder seguir defendiéndolo? No sé si tendría fuerzas para seguir. -Toda ira bien, eres la persona más fuerte que conozco, no te olvides de eso.
-Gracias-digo dándole un abrazo con todas mis fuerzas, antes de salir de allí para volver arriba, no, no podía irme aun, no, quizás…quizás pueda verlo, aunque sea a través del espejo, no sé necesito verlo, saber como esta, saber si va a poder luchar, aunque no creo que eso sea lo mejor para mí, tengo la necesidad de verlo, necesito verlo tanto como respirar.
Llego de nuevo al piso de la comisaria y veo como mi madre esta hablando con los chicos, sin duda para alguna cosa de la investigación. Yo decido aprovechar ese momento y me escurro hasta meterme al otro lado de espejo, para poder verle.
Cierro la puerta despacio a mi espalda y me acerco al cristal casi con miedo, quería verlo, pero me daba miedo que fuera a ver. Levanto la cabeza despacio y cuando puedo mirarlo siento un nudo en el estómago. Allí estaba sentado, hundido en su asiento, con la mirada perdida, y los ojos irritados de tanto llorar.
Me acerco colocando la mano en el botón para poder oírlo. Puedo escuchar sollozos al otro lado de la sala y siento que no voy a poder con todo esto, sé que tengo que ser fuerte, sé que tengo que serlo, pero verlo así, tan derrotado no me esta ayudando, y menos el no poder estar ahí a su lado, poder tocarlo, abrazarlo y decirle que estaba aquí, solo eso necesitaba.
Me dispongo a volver a darle al botón para poder apagar el sonido, no podía escucharlo así, pero entonces la puerta del otro lado se abre y entra Royce seguido por mi madre, puedo ver su sonrisa desde aquí, y se que algo no va bien.
-Señor Castle, vengo para decirle que está detenido oficialmente como sospechoso del asesinato de Emily Byrne-dice con una sonrisa mientras da la vuelta para ponerle las esposas. ¿Cómo estaba ocurriendo todo esto? Era imposible que tuviera ya todos los resultados, conocía a Lanie y repetiría varias veces las pruebas antes de entregarlas.
- ¿Qué pruebas tienen contra mi cliente? -dice mi madre para intentar averiguar algo y entonces veo como Royce sonríe, sabe que ha ganado y eso me aterra.
-Hemos encontrado el bate, que puede ser el arma homicida en el coche del acusado-dice con una sonrisa y veo como Rick lo mira, acaba de enterarse.
- ¿Qué? ¿Cómo? -pregunta con miedo.
-Eso ya lo sabíamos, ¿Qué ha cambiado?
-Bueno, de momento sabemos que contiene sangre humana, concuerda con lo que puede ser el arma que se uso para matarla, y que esa sangre que tiene es del grupo A-, ¿Sabes quien era A-? sí, nuestra víctima, eso me sirve para mantenerlo bajo custodia. Cuando consigamos hacer el ADN a la prueba ya tendremos todo lo que necesitamos. De momento, esta detenido y lo llevo al calabozo, donde tiene que estar-dice seguro y con superioridad mirando a mi madre y con desprecio a Rick lo que hace que me hierva la sangre.
Apago rápidamente el micro y salgo rápidamente de la habitación antes de que ellos salieran de la sala de interrogatorios. Cuando lo hacen veo como Royce va empujando a Rick que esta en shock, sin entender nada, y al que le cuesta hasta dar pequeños pasos.
-Rick, no hables con nadie más, ¿me oyes? Voy a sacarte de aquí-dice mi madre sin duda convencida, cumpliendo su papel.
Pero Rick esta ausente, no la esta oyendo, y lo miro y entonces veo como su mirada se fija en la mía, como nuestras miradas se encuentran y siento su dolor, lo siento en mi interior y veo como sus ojos se llenan de lágrimas y no los aparta de mi mientras se lo llevan y entonces lo noto, noto todo el dolor que siente y me doy cuenta de que tengo miedo, mucho miedo, miedo de que no pueda con esto, ahora que lo he visto, ahora que he podido mirarle a los ojos, me doy cuenta de algo, no va a poder con esto, no va a poder.
CONTINUARÁ…
Bueno pues hasta aquí hemos llegado, las cosas para Rick se han puesto muy complicadas, pero Kate cree en su inocencia, y a cabezona no le puede nadie, no va a parar, le cueste lo que le cueste, nada ni nadie la va a parar.
Nos vemos el miércoles, XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 42

Mensaje por tamyalways el Miér Jun 13, 2018 2:20 am

Buenas tardes, os dejo con un nuevo capítulo, gracias a todos por seguir leyendo, y si, quizás tenéis razón y he alargado mucho el momento, pero ya quedo menos ¿sí?
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 42
POV KATE
Veo como los padres de Rick están abrazados, cansados y sin parar de llorar por lo que acaba de pasar, confían en su hijo, pero creo que están perdiendo la esperanza en la justicia…incluso yo, que siempre he vivido por y para ella, estoy empezando a perderla.
Todos estamos cabizbajos en esa pequeña sala, todos con los ánimos bajos y sin dudas con pocas fuerzas para seguir luchando, aunque ninguno nos íbamos a rendir eso lo sabia.
-Creo que por hoy hemos hecho bastante aquí, tenéis que iros todos a descansar, hasta mañana a primera hora no tendrán los resultados finales, hasta entonces aquí solo estamos molestando y perdiendo fuerza para seguir con la lucha-dice mi madre mirándonos a todos, y entiendo a los padres de Rick porque yo tampoco quiero moverme de aquí, pero mi madre tiene razón, si no descansan no van a poder sobrellevar esto y entonces Rick no podrá salir de esto bien, aunque no creo que pueda salir bien, y menos después de verlo…solo espero que aguante un poco más, solo un poco más.
-Tiene razón, debemos ir a descansar, mañana será un día duro y Rick os va a necesitar con todas las fuerzas.
-Cariño, tienen razón-dice el padre de Rick abrazando a Martha que sigue negándose-estamos muy cansados, esto no nos viene bien, tenemos que estar fuertes por él, necesita de nosotros para salir de esta-dice mirando a su mujer que con lágrimas en los ojos termina aceptando y salimos juntos todos de allí.
Cuando estamos en el garaje veo como Martha se separa de su marido acercándose a mi y siento como me envuelve en un abrazo haciendo que un nudo se me cree en el estómago, mientras yo también paso mis brazos por su cuerpo devolviéndole el abrazo.
-No dejes de confiar en él…por favor-le escucho susurrarme y siento como mis ojos me pican por las lágrimas.
-Nunca dejaré de hacerlo-digo susurrándole de vuelta y siento como me aprieta un poco más fuerte antes de soltarse, me mira con una triste sonrisa antes de darse la vuelta y volver junto a su marido, mientras yo siento como las lágrimas que amenazan con caer, caen por mi cara libres.
Cuando llegamos a casa de mis padres, aparco el coche esperando a que mi madre se baje, pero no lo hace. Se queda allí en silencio en el asiento de al lado, y mirando hacia el horizonte, y yo espero a que se decida a hablar.
-Cariño, ambas estamos cansadas de sufrir casos como este. De verdad… ¿sigues confiando en él a pesar de todo?
-Si, sigo confiando en él-digo segura, después de todas las veces que había tenido que contestar a esa pregunta, es la primera vez que lo hago con más claridad.
- ¿Lo has visto? He visto mil veces a asesinos que se derrumban cuando se ven pillados, quizás no quiso hacerlo, quizás se le fue de las manos y al final todo se complicó.
-No mama-digo levantado la voz-él no lo hizo, no lo hizo. He visto a mil asesinos como tú dices, y también he visto a cientos de personas inocentes en la misma situación de Rick, muerta de miedo porque no saben como defenderse, rotos por tener que vivir un interrogatorio como él ha hecho, muertos en vida dándose cuenta de que no pueden con esto, que quizás lo mejor es que se acabe ya. Él es inocente, lo sé mama, he podido mirarles a los ojos todos estos días, lo he mirado y he visto bondad en sus ojos, es bueno…él no podría hacer algo así…
-Hija entiendo que te sientas culpable y…
-No, no es por mí, esto no es por mi-digo enfadada mirándola y veo como mi madre me mira fijamente-no es por mí, es por él, es por un inocente que esta pagando por algo que no hecho…y también por ella, porque ella merece justicia, no que una persona a la que quería y admiraba, se encuentre en esta situación mientras el verdadero culpable esta fuera. Tiene que haber alguna explicación, tiene que haberla. Tu mama me enseñaste a creer en la justicia, no pierdas tu ahora esa creencia.
-Cariño-dice abrazándome-yo voy a luchar por Rick porque es mi cliente, y porque creo en la justicia-dice con una sonrisa haciéndome sonreír-pero va a ser muy complicado, tienes que ser fuerte pase lo que pase.
-Lo seré…lo seré por los dos.
-Esperemos que esto no dure mucho, mientras este en el calabozo estará bien, pero cuando lo lleven a prisión, que será mañana mismo si se demuestra el ADN, no sé si podrá aguantar mucho más.
-Deberías pedir vigilancia, no creo que pudiera hacerle eso a sus padres, pero ahora esta tan hundido, que por dejar de sentirse así seria capaz de cualquier cosa.
-Haré lo necesario para mantenerlo bien todo el tiempo que este ahí dentro.
-Me muero por hablar con él, quizás si saca su odio por mí, quizás eso le de fuerzas-digo con una sonrisa triste, -haría lo que fuera por verle levantarse y luchar.
-Estoy segura que no te odia, nadie puede odiarte cariño.
-Yo ahora mismo me odio a mí misma.
-No digas eso ¿sí? -dice dándome una abrazo-anda vamos dentro.
-No, me voy a casa.
-No, nada de eso, hoy te quedas, así me aseguraré que vas a descansar. Vamos-dice no dejándome otra opción, aunque la verdad, no quería estar a solas hoy, me daba miedo verme sola.

Me he despertado temprano, en realidad he dormido poco muy poco, pero lo necesario para poder mantenerme en pie. Me tomo un café y tras dejarle una nota a mi madre para que sepa que estoy en comisaria, emprendo rápidamente el viaje, quería verlo, después de un poco de descanso, necesitaba verlo, lo necesitaba.
Llego a la comisaria y como imaginaba, encuentro a los chicos ya en pie, dándole al trabajo, pero como esperaba, Royce estaba segura de que estaría presionando a Lanie para conseguir los resultados cuanto antes, lo que no sabía que a Lanie no le presionaba nadie. Me acerco a la mesa de Javi y cuando nota mi presencia levanta la cabeza de los papeles.
- ¿Podemos hablar un segundo? -digo mirándole fijamente, casi suplicándole.
-Claro-dice levantándose y caminamos hacia el pasillo que estaba libre para que nadie pudiera oírnos.
-Tengo que pedirte un favor, entiendo que te niegues…pero necesito que me lo hagas, te lo pido como amiga y compañera.
-Suéltalo.
-Necesito hablar con él…solo dos minutos.
-No puedo hacer eso-dice girándose para irse, pero coloco mi mano en sus brazos impidiéndoselo.
-Por favor, eres como mi hermano, de verdad, si no lo necesitara no te lo pediría. Solo serán dos minutos, puede que menos…no querrá ni verme, pero lo necesito.
-Joder Kate…
- ¿Entonces?
-Está bien, solo dos minutos. Vamos-dice emprendiendo el camino, como si no supiera como llegar de sobra. Le sigo de cerca hasta la puerta que daba a las celdas.
-Hasta aquí, no debería, pero…toma-dice entregándome la llave-yo no he estado aquí.
-Gracias Javi, te debo una.
- ¿Una? Me debes mucho más que eso-dice con una sonrisa y yo se la devuelvo mientras lo veo desaparecer. Cojo aire y entro dentro. Solo hay una celda ocupada, la suya. Lo encuentro sentado en la litera con la cabeza agachada.
Me acerco abriendo la celda y paso dentro antes de cerrar de nuevo. Él no se mueve permanece todo el tiempo en la misma postura, como si no hubiera notado mi presencia, pero me equivocaba por completo.
-Deberías irte-dice sin levantar la mirada. Su voz sale oscura, como si tuviese la garganta irritada o puede ser de estar sin hablar durante bastante tiempo.
-Necesitaba verte-digo intentando que la voz saliera de mi cuerpo, y entonces es cuando levanta la cara y me mira a los ojos, esos ojos que apenas reconozco. -Yo…quería pedirte perdón por todo…solo hacia mi trabajo…
-Ya…ya solo tu trabajo-dice moviendo la cara de forma sarcástica.
-No es eso, déjame explicarme ¿sí?
- ¿Por qué? ¿Por qué tendría que hacerlo?
-No, no tienes porque hacerlo, dios Rick…de verdad no quería que pasara esto. Yo solo quería averiguar lo que le paso a Emily, de verdad, todo paso muy rápido, yo no quería que pasara, pero pasó. Y no me arrepiento-digo y entonces veo como me mira sorprendido-no, no lo hago, solo me arrepiento de haberte hecho daño.
-Ya claro-dice de nuevo sarcástico.
-Rick, sé que te he hecho daño, yo también me odiaría si estuviera en tu situación, pero no eres el único que ha perdido con todo esto. Además, esto fue cosa de dos.
-Si, pero tu tenías todos los papeles sobre la mesa, tu sabías todo yo no, no tuve elección de no sentir, de seguir…tu si, y no lo hiciste-dice mirándome con rabia y levantándose, por primera vez lo veo con ganas de pelea desde que empezamos esta conversación.
-Lo siento-digo sintiendo que los ojos me pican, porque veo odio y dolor en su mirada, y sé que soy la culpable de que esa mirada tan pura, ahora pueda verse alterada por ese dolor que yo le había provocado.
-Vete de aquí, déjame solo, vete…-dice, pero no lo dice gritando, ni enfadado, solo cansado, sin ganas de discutir, sin ganas de nada, y quiero acercarme, darle un abrazo, aunque él luche, porque quiero sacar esa garra de él quiero que luche, que siga luchando, aunque sea contra mí, pero entonces oigo un ruido a mi derecha y cuando me giro me encuentro con la mirada de Royce fija sobre la mía.
CONTINUARÁ…
El viernes más, y prometo que las cosas van a cambiar, poco a poco, aunque algo más rápido que hasta ahora. Gracias a todos por leer siempre.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 43

Mensaje por tamyalways el Vie Jun 15, 2018 2:09 am

Buenas tardes, os dejo con el ultimo capítulo de la semana, gracias a todos por seguir, siento el sufrimiento, bueno en realidad no, ya sabéis que me gusta y mucho, y sintiéndolo mucho aun queda mucho sufrimiento por delante.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 43
POV RICK
Veo como de repente ha parado y esta mirando fuera de la celda, cuando me giro me encuentro allí ese maldito policía, creo que ahora mismo solo a él puedo odiarlo más que a ella.
-No deberías estar aquí, pero…me alegro que estés-dice con una sonrisa mirándola y veo como ella le devuelve una mirada dura. -Tenemos los resultados, ¿puedes explicarme como el arma homicida estaba en tu coche? -lo dice, pero mirándola a ella, retándole, pero yo me quedo con sus palabras, es el arma, y estaba en mi coche, en mi coche. -Su sangre, es su sangre la que hemos encontrado en el bate, lo tenemos todo. Va a pudrirse en la cárcel, una pena que estés en el bando contrario-dice volviendo a mirarla y veo como Kate aprieta el puño, ¿de que coño estaban hablando?
-No, estoy en el bando que debo y tengo que estar. Te voy a demostrar que estoy en el lado correcto. Esto no ha acabado Royce, y sabes que lo que más me hace levantarme es la injusticia.
- ¿Injusticia? ¿Qué más pruebas necesitas?
-Voy a demostrarte que es inocente, lo voy a hacer-dice segura y me quedo mirándole fijamente sin poder creerlo. ¿De que estaba hablando? Ella me había metido en esto, ella nunca había confiado en mi durante este tiempo ¿Por qué ahora? ¿De verdad confiaba en mi? No, estoy tenia que ser una estrategia para hacerme confesar o algo así, tenía que ser eso.
-Por favor, quiero estar solo-digo en alto para que todos pudieran oírme y veo como todos me miran-si ya ha acabado, quiero estar solo.
-Claro-dice el policía con una sonrisa-pero en unos momentos, nos reencontraremos porque ya hemos acabado contigo, a partir de ahora el fiscal se encargará de todo, esta misma tarde estarás ya en prisión-dice con una sonrisa haciéndose a un lado para que Kate salga por la puerta.
Noto su mirada sobre mí, pero aparto la mirada de ella, no quiero mirarle, no quiero tenerla cerca, solo quiero huir de todo, pero no puedo hacerlo…no puedo.
-Deberías llamar a tu abogada-dice Kate justo antes de salir, pero yo apenas la oigo, solo puedo pensar en Emily, en quien le hizo esto…y quien está haciéndome esto a mí. ¿Cómo podía estar el arma en mi coche? ¿Y si es un castigo por no haberla ayudado? Si es así…quizás sea justo que lo cumpla, quizás esto es lo que merezco, quizás esto es mi rendición por mis pecados, y tengo que pagarlo, tengo que hacerlo.

No se cuanto tiempo ha pasado, cuando escucho como la puerta vuelve a abrirse y veo como entra un hombre, cuando levanto la cabeza lo reconozco como uno de los policías que llevan el caso. Lo veo acercarse y pasarme algo de comida a través de la pequeña portezuela. No dice nada y esta a punto de irse cuando veo como se para y se gira mirándome y yo le miro esperando para ver si tenía algo que contar.
Se coloca de nuevo en la puerta y me mira fijamente, como si quisiera leerme el pensamiento, y quizás fuera así. Cuando habla soy yo quien le mira fijamente pero muy qué muy sorprendido.
-Intento averiguar que es lo que ella ve en ti-dice mirándome fijamente-pero por mucho que te miro no lo entiendo.
- ¿Qué quieres? -pregunto sin entender que es lo y me quiere decir.
-Desde que llegue aquí, siempre ha sido mi compañera, mi jefa, siempre he confiado he confiado en su criterio, siempre. Ahora me pregunto si se ha vuelto loca o tiene razón contigo. Pero te miro y no sé que es lo que ella ve en ti.
- ¿Ella? ¿Kate? -pregunto sintiendo un nudo en el estómago- ¿Esto es un juego? ¿Queréis volverme loco? No confió en nada que me digáis, y menos en nada de lo que ella diga.
-Joder tío, ahora lo entiendo menos-dice con una sonrisa sarcástica-esa persona de la que desconfías, esta tirando por la borda su carrera solo para defenderte, seguramente pondrá en contra a muchos de sus compañeros por esto que esta haciendo, aunque al final consiga demostrar que eres inocente. Esta tirando toda su vida a la borda por algo que es imposible que este seguro. Pero confía en ti, confía y si lo hace a pesar de todo, es porque tiene que ver algo en ti. Confió más en su instinto que en el mío. Aunque de verdad me cuesta creerlo, tenemos todo para meterte de por vida en la cárcel, y se que ella no va a parar de buscar algo que te inculpe. No debería decir esto, pero espero que tenga razón porque si no…sino te juro que te encontraré y entonces te hare pagar todo el tiempo que ella haya gastado en sacarte de aquí-dice serio mirándome fijamente y me creo que lo que dice, al menos esto último, creo que sería capaz de hacerlo. -Ahora come, en unos minutos llegara tu abogada-dice saliendo y dejándome allí parado sin entender que coño estaba pasando. Sin duda hoy estaba siendo un día para nada aburrido.

POV KATE
Después del encuentro en el calabozo con Royce, me han echado de la comisaria, sabía que podía pasar, pero necesitaba verlo. Cuando lo he visto allí sentado sin levantar ni si quiera la cabeza, pensé que ya no iba a poder sacar fuerzas, incluso intente que saltara contra mí, pero, aunque termino haciéndolo vi que le costaba un mundo, ni si quiera por la rabia es capaz de levantarse. Pero cuando Royce le ha atacado, cuando ha entrado y ha dicho todo eso, me he dado cuenta de una cosa, no hace falta que él luche, porque pienso hacerlo por los dos, voy a luchar hasta que me sangren las manos si es necesario. Pero tengo que hacerlo con cabeza, la verdad es que aquí no puedo hacer nada, todo lo que se necesita aquí es a mi madre y a su familia para que le de apoyo, yo tengo que salir ahí fuera e investigar, es para lo que valgo, es donde puedo servir de ayuda.
Veo como Martha se acerca sola, me sorprende porque no se ha separado de su marido en ningún momento. Cuando me ve se acerca, me saluda con un abrazo que sin duda agradezco.
- ¿Cómo estás?
-Bueno bien, Jackson ha tenido que quedarse en casa, estoy preocupada por él, me preocupa que su corazón no aguante todo esto.
-Tenéis que tener un poco de paciencia, por desgracia esto no va a ser nada fácil, ni rápido.
-Lo sé, pero lo necesito fuera de ahí. Me ha llamado tu madre…no entiendo cómo podía estar eso en su coche.
-Eso es lo que quiero averiguar. ¿Hay otra llave de su coche?
-No lo sé, supongo.
- ¿Podrías preguntarle a Rick por ello? Puede que eso nos de otro sospechoso.
-Claro lo haré si me dejan verlo.
-Si no, díselo a mi madre, que ella le pregunte. Yo aquí siento que no puedo ayudar mucho, creo que ahí fuera puedo hacer mucho mejor mi trabajo. Voy a ir al bar a ver si veo algo que se nos haya pasado. No puedo hacer mucho más aquí y eso me vuelve loca.
-Esta bien, no sé cómo agradecerte todo lo que estas haciendo. Si mi hijo lo supiera sé que también estaría agradecido.
-Me da igual, se lo debo, le debo todo esto y más-digo sintiendo un nudo en el estómago.
-Estoy segura que cuando lo saquemos lo vera todo con otros ojos.
-Estaría bien, pero de verdad…no hago esto por ganarme su perdón, quizás ni lo merezca, solo quiero hacer justicia, no me gusta ver a un inocente dentro, y menos cuando yo he colaborado para que eso pase.
-Gracias chica, ahora entiendo por qué mi hijo se enamoró de ti-dice mirándome con una sonrisa y bajo la mirada porque siento como estoy a punto de romperme, porque a pesar de que él cree que todo fue una falsa, con él siempre fui yo, esa Kate asustadiza que vivía por primera vez un amor intenso.-Suerte-dice antes de irse dándome un fuerte abrazo que me recarga de energía para empezar con mi lucha, para poder encontrar por fin algo que me de esperanzas de que esto va a salir bien, de que esto va a llegar a un buen puerto.
CONTINUARÁ…
Pues nada, un poquito más de carga para Rick, aunque puede que ese reencuentro y esa charla con Espo, haya echo algún click en su cabeza. Mientras tanto, Kate va a empezar a hacer lo que mejor saber, investigar para sacar todo a la luz, cueste lo que le cueste.
Buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 44

Mensaje por tamyalways el Lun Jun 18, 2018 2:27 am

Buenas tardes a todos, empezamos una semana que creo que va a ser muy larga para mi, pero sacando tiempo para escribir y subir de donde sea. Gracias a todos por seguir ahí, y durante esta semana ya va a empezar a moverse las cosas un poquito más…
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 44
POV KATE
Llego al bar y no puedo dejar de sentir como miles de imágenes se me crean en la cabeza, miles de buenos y malos recuerdos. Pero a pesar de todo, necesito que este caso acabe con una sonrisa, y eso solo puedo ocurrir si consigo sacar a Rick de ahí, pero también solo si conseguimos encontrar al verdadero asesino, porque después de todo la verdadera victima en todo esto es Emily, es la que merece justicia por encima de todos.
Miro el mensaje que me ha mandado mi madre de donde estaba situado el coche cuando llegaron para su registro y hacia allí me dirijo. Me coloco en la acera de enfrente y miro el hueco libre que ha dejado el coche de Rick, sitiado por una cinta policial. La verdad es que no lo había visto mucho montado en ese coche, desde el primer día que nos conocimos que no le deje coger el coche tras beber, siempre lo he visto andado, ¿puede que el coche estuviera allí desde esa noche? ¿Desde mucho antes? ¿lo recogió al día siguiente? Eran preguntas que me rondaban la cabeza, pero sobre todo sentía que había algo ahí que no sabia que era, que no me cuadraba, pero a la que no llegaba y eso me estaba volviendo loca.
Me coloco justo donde debería estar el coche, colándome por las cintas y miro a mi alrededor, buscando, intentando encontrar algo, pero no, no hay cámaras por ningún lado que apunte hacia el coche. Salgo por debajo y camino de nuevo hacia la puerta del bar, pero entonces me freno de golpe. Puedo ver un espejo de señalización, desde donde se puede ver perfectamente esas cintas donde estaba el coche, y sonrió al ver como una cámara de una pequeña tienda apunta directamente a la dirección de ese espejo. ¿Pudo grabar algo? Tenía que averiguarlo.
Voy rápidamente hacia esa tienda, pero me freno en la puerta al darme cuanta que ya no tenia ni si quiera mi placa, no podía pedir tan fácilmente esas imágenes, y si se lo pedía a los chicos, tardarían un mundo en conseguir una orden para ello, si Royce lo permitía que no creo que lo hiciera si pensara que eso podía complicarle el caso. Tenia que conseguirlas yo, ¿pero ¿cómo?
Tomo todo el aire que puedo y entro dentro de la tienda con toda la seguridad que sentía siempre cuando llevaba mi placa en el bolsillo de mi chaqueta, y aunque ahora notaba su ausencia tenía que conseguir que no se notara.
Veo a una mujer mayor detrás del mostrador e intento aligerar mi cara de policía, no quería asustarla. Cuando me acerco veo como me saluda con una sonrisa mientras se levanta de una silla en la que estaba sentada con algo de dificultad.
-Hola buenos días-digo a modo de respuesta.
-Buenos días, ¿Puedo ayudarla en algo? -dice con una sonrisa.
-Si, soy policía-digo enseñándole rápidamente mi carnet de gimnasio intentando que no se diera cuenta. - ¿Las cámaras que tienen en la puerta graban? -pregunto señalando el exterior.
-Bueno, en realidad no, solo se ven en directo, no graban-dice haciendo que esa emoción que había sentido fuera se fuera al traste. -Lo siento, ¿es por la chica del bar?
-No puedo contar nada.
-Claro, la verdad es que sabia que pasaban cosas raras en ese bar, ¿sabes? No dejaban de salir hombres y se dirigían allí a la casa aquella de enfrente para verse con mujeres…bueno ya sabe. No me gustaba para nada ese sitio.
-Ya…-digo recordando lo que encontramos en aquel piso- ¿nunca vio nada raro? No sé…
-Bueno más de lo mismo. Alguna pelea también, pero si se refiere a lo que le paso a la chica no. Me sorprendió muchísimo. Era una buena chica ¿sabes? Venia aquí a comprar algunas cosas. Se veía que era una buena chica, una pena que se metiera en ese bar.
-Si-digo pensativa- ¿ningún cliente del bar se pasaba por aquí?
-No…bueno…el dueño…el dueño vino un día a comprar unas bolsas de basura, recuerdo que estaba nervioso, pensé que era normal si llevaba un bar como ese.
- ¿El dueño? ¿Recuerdas como era?
-Si he visto en la prensa que han detenido a uno de ellos-dice haciéndome pensar en Rick-pero ese no era, era el otro.
- ¿Recuerdas cuando fue eso?
-Hace mucho.
- ¿Antes de que mataran a la chica?
-No lo sé…esta memoria ya no da para tanto, pero cerca de esas fechas era.
-Gracias, muchas gracias. Me ha ayudado más de lo que pensaba. Si recuerda algo-digo entregándole mi tarjeta-llámame, espere-digo colocado mi móvil personal en la parte de atrás-mejor a este ¿sí?
-Claro, por ayudar a la policía lo que sea.
-Muchas gracias-digo saliendo de allí con esperanza, seguramente no fuera nada e hiciera limpieza en el bar o algo, pero siempre había sido un claro sospechoso para mí y quizás esto me ayude a descubrirlo de una vez por todas, aunque para ello necesitaba algo más para poder tirar de ello.

POV RICK
Me sacan del calabozo para llevarme de nuevo a la sala de interrogatorios. En cuanto me dejan allí sentado solo, todas las imágenes de estos días vuelven a venirme a la cabeza y intento que desaparezcan cerrando los ojos con fuerza, pero no consigo hacerlas desaparecer. Trago saliva intentando mantener la comida en el estómago, pero entonces, vuelvo a verla ahí tirada en el suelo, con su cara destrozada, con sangre por todos los lados y…es lo único que necesito para sacar toda la comida de mi estómago, dos segundos después veo como entra uno de los policías mirando con asco en suelo y luego me mira a mí.
- ¿Estas bien?
-Si…-digo tragando saliva- ¿Puede traerme un vaso de agua?
-Si-dice mirando hacia el suelo y maldiciendo que le fuera a tocar a él tener que limpiar ese desastre.
Cuando lo limpian todo y tras traerme el vaso de agua, intento mantenerme calmado, intentando mantener la mente en blanco y así evitando aquellas imágenes, pero por momentos me cuesta un mundo hacerlo, estaba a punto de romperme de nuevo cuando veo como la puerta se abre y entra mi nueva abogada.
- ¿Cómo estás? -pregunta mirándome.
-Por tu cara no muy bien-digo resignado echándome hacia atrás. -He estado mejor-digo mirándola porque de repente me había sentido mal hablándole así, yo nunca he sido así pero ahora…ahora parece que todo me de igual…y es que no tengo más fuerza para luchar contra esto, no puedo…no puedo hacerlo.
-En cuento salga de aquí van a trasladarte a la cárcel hasta que el juicio de tu fianza, aunque no tengo muchas esperanzas de poder sacarte de allí si no conseguimos nada.
-Lo entiendo-digo cabizbajo.
-Para conseguir ese algo que te saque de aquí, necesito que seas sincero conmigo y que me ayudes con algunas dudas que tengo.
-Esta bien-digo resignado, aunque ahora mismo no creo que hubiera nada que me ayudara a salir de aquí.
- ¿Cuándo fue la ultima vez que cogiste el coche?
-No lo sé…bastante tiempo…ya no recuerdo ni el día.
- ¿Llevaba mucho tiempo en la puerta del bar?
-Bastante, había empezado a tomarme la vida con más calma, iba sin prisa por la vida así que prefería ir andado.
-Aquella noche… ¿Tenias el coche? -pregunta por la noche fatídica y yo asiento mientras siento el nudo en el estómago. - ¿Alguien más tiene una llave de ese coche?
-No…bueno…creo que hay una en el bar. El deje allí cuando compre el bar, por la fecha en que abrimos el bar, supongo que seguirá allí no lo sé.
-Bien, lo averiguaré ¿No le has dejado a nadie el coche en este tiempo?
-No, creo que no se ha movido en estos días. Aunque ni si quiera recuerdo haberlo mirado estos días. No sé…de verdad…-digo frustrado porque no recordaba nada bien y no entendía que importancia podía tener eso, en realidad no era tonto y quería buscar otro sospechoso, pero…eso de momento no iba a sacarme de aquí…
-Bien…por ahora tengo lo que necesito. Cuando estés en la cárcel tendremos más tiempo para hablar y cuadraremos las horas desde que te llamo tu madre hasta que llegaste a casa, quizás podemos demostrar que no lo hiciste, el problema que hay poco tiempo de margen, ellos dirán que las mataste antes de recibir la llamada. Pero no vamos a perder la cabeza por esto, voy a sacarte de ahí ¿sí?
-Gracias-digo casi sin levantar la cabeza y entonces vuelve a entrar otra vez el detective ese que la tenia cogía conmigo, solo esperaba que no trajera una maldita prueba más contra mí, porque ya estaba empezando a perder toda esperanza.
- ¿Ya han acabado?
-Si, aunque me gustaría que llamara antes de entrar cuando estoy reunida con mi cliente-dice mi abogada levantándose y diciéndoselo con toda la seguridad del mundo, una seguridad que me hace acordarme de alguien, a ese alguien que enseguida el maldito detective me confirma.
-Eres como tu hija, me parece increíble que incluso haya metido a su madre en todo esto-dice con una sonrisa y yo me quedo allí clavado mirando a mi abogada fijamente recordando por fin porque me era conocida, ¿Cómo era posible que no lo hubiera visto antes? Entonces siento una fuerte presión en el pecho, vuelvo a sentir que nada de lo que me rodea puedo controlarlo, y de repente siento que no puedo respirar y veo como enseguida ambos se acercan a mi rápidamente, pero yo no puedo oír nada de lo que dicen, no puedo, solo intento respirar, intento que entre aire en mis pulmones, aunque me duele, me duele mucho.
CONTINUARÁ…
Hasta aquí, hemos llegado por hoy. Rick esta empezando a conocer algunos detalles que no sabía, y prometo que se dará cuenta del todo de que Kate esta de su lado en el próximo capítulo. Ahora mismo, lo esta pasando demasiado mal, está en su límite, solo esperemos que pueda aguantar. Mientras Kate se acerca a la verdad, aunque eso pueda traerle algún que otro problema.
Hasta el miércoles XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 45

Mensaje por tamyalways Hoy a las 2:12 am

Buenas tardes, os dejo con un nuevo capítulo, un capítulo que va a significar un cambio en la historia, espero que os guste y como siempre gracias por seguir ahí.
Los personajes no me pertenecen…
Capítulo 45
POV KATE
Sé que no puedo estar en la comisaria, pero tras el chasco con las cámaras, he decidido venir a ver que tal le ha ido a mi madre y si ha sacado algo. Cuando entro escucho voces, algo que no me sorprende, a veces los acusados se ponen muy agresivos cuando se les detienen, pero cuando veo que es Royce el que da voces me acerco corriendo justo a tiempo para poder escucharlo.
-Necesito una ambulancia, ahora-grita y justo en ese momento su mirada se fija en la mía, y veo miedo en ella. Salgo corriendo pasando mi mirada hacia el interior de la sala de interrogatorios, donde esta mi madre de espalda tapándome lo que estaba pasando.
-Mama-digo desde la puerta y cuando se separa puedo ver a Rick sentando en la silla de interrogatorios, con la mirada perdida, con la respiración agitada y su mano en el pecho. ¿estaba sufriendo un ataque?
Me acerco rápidamente haciendo que mi madre se quite del medio y me coloco a su lado. Giro la silla para que pudiera estar más cómodo y me coloco justo delante de él. Le agarro de la cara intentando llamar su atención.
-Rick mírame-digo sintiendo como las lágrimas caen por mi cara, pero no consigo que pose su mirada en mí, y siento como el pánico se está adueñando de mí.
-Hija hay que esperar al médico.
-No, no…Rick mírame ¿sí? -digo casi obligándole a posar su mirada sobre la mía, cuando lo hace veo como me mira con miedo mucho miedo. -Estoy aquí, céntrate en mi voz ¿sí? Tranquilo todo va a estar bien ¿sí?-digo consiguiendo que se centre en mi voz, y aunque aun le cuesta respirar, veo como se esta tranquilizando, solo era un ataque de pánico, pero tenia que intentar tranquilizarlo.-Esto no ha acabado…esto no ha acabado…-le repito despacio-esto solo va a acabar cuando consigamos demostrar tu inocencia, mírame Rick…voy a hacerlo te lo prometo, te lo prometo-digo mirándole y veo como empiezan a caer lágrimas de sus ojos, estaba escuchándome, lo estaba haciendo.-Shhh…ya esta viniendo el médico ¿sí? Aguanta-digo acariciándole suavemente, consiguiendo que se relajara un poco justo en el mismo momento en que entra el médico rápidamente.
-Tenemos que tumbarlo en la camilla-dice mientras dos enfermeros abren la camilla y Royce me ayuda a subirlo a la camilla-Voy a tomarle la tensión y voy a motorizarlo para saber que todo va bien-dice intentando relajarnos y yo voy a separarme para dejarles hacer su trabajo, pero siento como Rick me agarra con fuerza de la mano impidiendo que pueda alejarme y yo me quedo allí apretándole la mano y demostrándole que estaba allí y que no me iba a ningún lado.
Mientras el medico está haciéndole las pruebas necesarias, Royce no se aparta de la puerta y mi madre también está ahí cerca, pero dejando espacio, mientras yo no dejo su mano en ningún momento y acaricio su mano dejando pequeñas caricias mientras él poco a poco va recuperando el aliento y no deja de mirarme, y me sorprende ver en esa mirada cansancio, pero ni rastro del odio de estos días.
Espero ahí a su lado mientras los médicos hacen su trabajo, sin dejar de mirarle, sin dejar de decirle con la mirada que estaba aquí por y para él. Lo veo cerrar los ojos, sin duda cansado, completamente agotado, pero ya estabilizado lo que hace que me tranquilice. Y entonces es cuando el médico nos da el parte.
-Ha sufrido un ataque de ansiedad, estará bien, aunque me gustaría mantenerlo vigilado al menos durante la noche-dice el doctor y veo como Royce va a protestar, pero no le dejo.
-Su padre tiene problemas de corazón, ¿Eso puede ser hereditario?
-Si claro, aunque no sabemos si es el caso.
-Por si acaso, creo que lo mejor es llevarlo al hospital y hacerle más pruebas ¿no? -digo mirándole al médico que asiente.
-Yo es lo que aconsejo.
-No, por un poco de ansiedad no va salir de aquí.
-Si le pasa algo será tu responsabilidad, y lo sabes-digo mirándole fijamente y lo veo cabecear.
-Esta bien, pero en cuanto sea innecesario tenerlo allí, lo quiero de vuelta para poder entrar en prisión, además habrá dos policías de custodia permanente-dice serio y yo asiento mirando a mi madre mientras el médico se pone manos a la obra para preparar todo para llevar a Rick al hospital, un Rick que ya apenas podía mantener los ojos abiertos después de que el médico colocara una bolsa con suero en su brazo.
-Todo listo-dice el médico y Royce ayuda a sacar la camilla de la sala de interrogatorio, yo estaba dispuesto a dejarlo ir cuando siento como aprieta su mano con fuerza a la mía. Lo miro a los ojos y veo que esta intentando decirme algo, así que me agacho los sufriente para poder oírle.
-No me dejes…-le escuchó decir con apenas un susurro y siento como un nuevo nudo se crea en mi estómago. Le miro y le dedico una sonrisa antes de darle un apretón en la mano.
-Aunque no puedas verme, estoy aquí siempre-digo dedicándole una sonrisa antes de verlo salir, dejándome allí llena de energía y más segura que nunca, de que tengo que conseguir sacarlo de aquí, sea como sea.
Cuando veo como lo sacan, siento que todo puede ir bien, pero que no tenemos nada de tiempo que perder, así que cojo a mi madre del brazo y la saco de allí, llevándola a un pasillo donde solo estuviéramos los dos.
- ¿Qué haces? -me pregunta cuando paramos.
-Tenemos muchas cosas que hacer.
-Deberías irte con él.
-No me van a dejar estar con él, y ahora mismo lo que necesita es que lo saquemos.
-Después de lo que acaba de pasar lo mejor es que nos vayamos a descansar.
-No-digo levantando la voz y arrepintiéndome al segundo-solo quiero sacarlo de ahí…después de lo que ha pasado…tengo que sacarlo cuanto antes. Ahora esta bien, esta en buenas manos, pero mañana estará en prisión, rodeado de criminales. Tenemos que sacarlo.
-Cariño esto no es fácil, ni va a ser rápido.
-Lo sé, pero no podemos perder mucho tiempo-digo mirándole con suplica y veo como al final termina cediendo.
Le cuento todo lo que he estado haciendo, y como al final mi búsqueda ha quedado en nada. Ella me cuenta lo que ha hablado con Rick, haciendo que de nuevo Rob se ponga en cabeza en mi lista de sospechosos.
-Tuvo que ser Rob, tenia mucho que perder y tenía al alcance el coche para meter allí el arma, solo tuvo que esperar el momento indicado.
-No-dice de repente y la miro sin entender ese rotundo no-he visto las cámaras, he comprobado su coartada. Él no estuvo a esas horas en el bar, él no pudo matarla.
- ¿Qué?
-Dijo que estaba en un restaurante cenando con amigos. Eso pude comprobarlo. Salió temprano, pero cogió la dirección opuesta al bar, camino a su casa.
-Pero pudo girar y volver para matarla ¿no?
-Por el tiempo en el que fue encontrada fue imposible que le diera tiempo de volver al bar, matarla y desaparecer antes de que la encontraran. Queda descartado.
-Pero…él tiene todos los motivos para hacerlo…tiene que ser él-digo dándome cuenta de que había apostado todo por un caballo perdedor.
-Lo siento cariño, pero él no fue.
- ¿Entonces?
-Tenemos más sospechosos.
-Si, pero sería volver otra vez al punto de partida, sería como…no tener nada-digo dejándome caer en una silla, totalmente agotada por el día, pero sobre todo agotada psicológicamente, este caso me estaba superando y me daba miedo no poder cumplir la promesa que le había echo.
-Al menos, él confía en ti cariño-dice como si me estuviera leyendo la mente-esta mejor que él principio, ahora confía en ti, algo que no pensabas cuando se lo contaste-dice sacándome una sonrisa sarcástica.
-Ni si quiera tuve el valor de decírselo, si no hubiera sido porque Rob…-y entonces me callo, eso era lo que siempre había estado ahí molestándome, ¿Cómo sabia Rob que trabajaba para la policía? -Él lo sabía, él lo sabía todo-digo saliendo corriendo y mi madre me sigue de cerca.
- ¿Qué buscas?
- ¿Tienes la cinta de la conversación de Rick?
-Si, me la han dado esta mañana.
- ¿La del bar?
-Si, aunque eso no pueden usarlo quería tenerla.
-Déjamela-digo casi arrebatándosela y metiéndola en el primer ordenador que encuentro libre, sin fijarme a quien corresponde la mesa.
Escuchamos la conversación ambas en silencio, ya la había escuchado antes, pero ahora lo estaba haciendo con otra visión, encontrado lo que estaba buscando.
- ¿Lo has visto?
- ¿Que?
-Él lo provoca todo el tiempo…lo busca, lo intenta hacer hablar, hacer estallar.
-Si ¿y?
-Él sabia que trabajaba para la policía, seguramente pensaba que había un micro, o incluso lo encontró cuando empezó a desconfiar de mí. Sabia que Rick iba a denunciarlo e iba a dejar el bar, fue dos maneras de matar un tiro. Lo echo a los leones para salvar su culo.
-Kate entiendo lo que dices, pero sigue sin poder haber sido él quien la matara.
- ¿Y si tiene un cómplice? ¿Y si en realidad él solo ayudo al cómplice a deshacerse del arma y la ropa?
- ¿Por qué dices eso?
-Bueno compro bolsas de basura. Puede que, al día siguiente del asesinato, seguramente para deshacerse de todo.
- ¿Por qué quedarse con el arma?
-Para poder chantajear al culpable, para tenerlo bien atado.
-Puede ser, pero aun así…no tenemos a nadie. ¿Cómo pudo averiguar que eras poli?
-No lo sé…en realidad solo pensaba que trabajaba para ellos…quizás me vio con Royce…-digo pensando, recordando aquella noche donde me sentía vigilada. -tuvo que ser eso…tuvo que…-y entonces me callo, entonces me viene de golpe el sospechoso perfecto, pero sé que no voy a conseguir nada y lo que menos tengo es tiempo. Así que decido como siempre cometer una locura, como siempre. -mama tengo un sospechoso.
- ¿Quién?
-Todavía es pronto para decírtelo. Pero tengo que ir a hacer una cosa… ¿puedes ir a ver a Rick? Eres a la única que le dejaran entrar.
-Claro. Pero…
-Estaré bien ¿sí? Solo dile que estoy cerca, muy cerca de sacarlo de ahí-digo con una sonrisa dándole un beso a mi madre y saliendo corriendo de allí para acabar con esto de una vez por todas.
CONTINUARÁ…
Bueno, parece que Rick por fin se ha dado cuenta de que ella esta ahí para ayudarla, es más por fin le ha pedido ayuda. Y Kate, Kate tiene un sospechoso y como ella misma dice va a cometer una locura, esperemos que esto no traiga consecuencias graves para ella o para Rick.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 722
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La última copa-Tamyalways

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.