El guardaespaldas que no necesitaba-Tamyalways -Final Subido

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Capítulo 26

Mensaje por tamyalways el Mar Sep 25, 2018 9:05 pm

POV KATE
Llegamos a la pequeña aldea, donde acabo de llamar a mi padre para decirle donde estaba y para asegurarle que estaba bien y lista para volver a casa, aunque no estaba muy segura de eso, sé que él tiene razón, al final no creo que pudiera vivir aquí el resto de mi vida, pero ahora mismo…me da más miedo tener que aprender a vivir sin él a mi lado. ¿Cómo alguien en tan poco tiempo puede cambiar tu vida tanto?
Me acerco tras colgar el teléfono a donde él se encuentra, en cuanto me ve acercarme, se separa de la pared en la que estaba apoyado y me mira con semblante serio, sé que para él esto tampoco está siendo fácil, quizás para él es peor pero, aun así, sigo siendo una egoísta de mierda y en lo único que pienso es en que se quede conmigo, en que se quede conmigo vaya a donde vaya.
Me acerco a él y no puedo evitar abrazarme a él con todas mis fuerzas como si pudiéramos fusionarnos en uno y así nadie pudiera separarnos nunca. Siento como besa mi cabeza y siento como alguna lagrima sale de mis ojos mojando su camiseta.
Me separo con todo el dolor de mi corazón y cuando lo miro con los ojos brillantes por las lagrimas contenidas, enseguida él limpia las pocas que han caído por mi cara y besa mis labios haciendo que mi corazón se encoja.
-He llamado a mi padre, va a mandar un coche para que me lleve de nuevo a casa-digo mirándole y esa última palabra hoy más que nunca está lejos de ser real, porque nunca había sentido aquel lugar como mi casa, pero ahora…ahora la siento aun más lejos que nunca.
-Esta bien, ven-dice tirando de mi y me lleva hacia una zona alejada donde no hay nadie solo nosotros dos. Nos sentamos en un pequeño prado y me abrazo de nuevo a él.
-No quiero irme-digo como si fuera una niña sin poder evitar un puchero y lo veo sonreír mientras me aprieta con más fuerzas contra él.
-Ojalá todo fuera distinto Kate, no sabes lo que me cuesta a mi dejarte ir…pero si no lo hiciera…no te estaría demostrando lo que de verdad me importas. Cuando quieres a alguien tanto…a veces tienes que dejarla ir si crees que para ella es lo mejor.
- ¿Cómo estas tan seguro de que es lo mejor? Porque yo ahora mismo…no estoy para nada segura de estar haciendo lo correcto, de estar haciendo lo que esto me pide-digo señalándome el corazón y lo veo tragar saliva mientras me mira con los ojos brillosos.
-Te darás cuenta Kate, cuando seas la mujer que siempre has querido ser, cuando por fin la vida te agradezca todo lo que vas a hacer por lo demás. Voy a estar tan orgulloso de ti cuando eso ocurra, porque se que eso va a ocurrir y entonces, entonces te darás cuenta de que estás haciendo lo correcto.
- ¿Y si me doy cuenta de que he cometido el mayor error de mi vida?
-Entonces siempre estaré aquí esperándote-dice mirándome con una sonrisa y me lanzo a besarlo, sintiendo como mi cuerpo vibra como siempre que estoy a su lado, si esto no es felicidad, ¿Entonces qué es?
-Sabes que, si un día decides volver, sabes dónde encontrarme ¿no? Mi casa siempre será la tuya y yo…siempre voy a estar ahí. Que me vaya no significa que no vaya a estar ahí-digo tomando aire-de verdad Rick, si necesitas ayuda con tus padres, o por lo que sea, solo tienes que llamarme, aunque me vaya a doler oírte y no poder verte, peor sería si cortarás relación para siempre. Así que prométeme que eso no va a pasar. 
-Quizás eres tú quien corta esa relación. 
-Rick, esto no es un juego para mí, de verdad, nunca antes había sentido algo así, contigo he conseguido conocerme mejor que en toda mi vida. No quiero que pienses que esto para mí no ha sido…no es importante-digo de nuevo con lágrimas en los ojos y siento como me aprieta contra su cuerpo. 
-Lo sé, lo sé y siento haber insinuado lo contrario. Kate te prometo que dentro de las posibilidades que tengo, no voy a dejar que esto que tenemos se pierda, de alguna manera. 
-Si no tienes teléfono siempre puedes mandarme una carta chico de pueblo-digo bromeando sacándonos una risa a los dos. 
-Es sin duda mucho más romántico-dice con una sonrisa mirándome, y aunque ninguno lo decimos, ambos sabemos que esto es un adiós, que por muchas promesas que hagamos al final...esto se acababa aquí y eso duele mucho, pero mucho mucho. 
-Te quiero mucho-digo con una sonrisa y lo veo sonreír antes de dejar un beso en mi cuello. 
-Yo también te quiero, y eso no va a cambiar, aunque…no volvamos a vernos-dice sin poder mirarme haciendo que el estómago se me cierre-quiero que sepas que siempre vas a ser importante para mí, puede que algún día aparezca alguien, pero te prometo que tu siempre vas a tener tu hueco aquí-dice señalando su pecho-con esto quiero decirte… 
-No me digas adiós-digo cortándole porque tengo mucho miedo de oírlo, aunque sepa que sea así. 
-Kate solo quiero que sigas con tu vida, si esto es un hasta luego, y terminamos encontrándonos en algún lugar o en otra vida, que nuestros corazones en ese momento hablen, pero mientras tanto intenta ser feliz, intenta que tu vida sea lo más feliz posible. Prométeme que serás feliz. 
-No puedo prometértelo. 
-Lo necesito-dice agarrándome de la mano llamando mi atención. 
- ¿Cómo puedes ser tan bueno? Yo ahora mismo, no puedo desearte ser feliz, soy una egoísta de mierda, pero sé que yo sólo puedo ser feliz contigo y si tú puedes serlo sin mi yo…sé que soy una mierda de persona, pero quiero ser feliz contigo y que tú lo seas conmigo. 
-No eres una mierda de persona, te quiero Kate, créeme que no me enamoro de cualquiera. Eres una gran mujer, con tus cosas como todos-dice sacándome una sonrisa-sé que conseguirás ser feliz y yo lo seré por ti. 
-Entonces estaremos juntos-digo con una sonrisa convencida de que solo podría ser feliz a su lado, ahora mismo no podía ver más allá de eso, no podía. Veo como sonríe con una sonrisa triste y yo escondo de nuevo mi cara en su cuello intentando guardar su olor y todo lo que me hacia sentir hasta que nos volviéramos a encontrar, porque estaba segura de que algún día, no se cuándo, nos volveríamos a encontrar, y entonces, no pensaba dejarlo ir otra vez.
No se cuánto tiempo llevamos aquí cuando se escucha un revuelo a lo lejos entonces me mira fijamente y lo veo de repente más triste de lo normal.
- ¿Qué pasa? -le pregunto sin dejar de mirarlo y veo como baja la mirada juntando su mano con la mía.
-Ese tiene que ser el coche de tu padre, aquí no es normal que venga uno y seguro que tu padre no ha mandado cualquier coche-dice intentando bromear, pero veo tanta tristeza en su mirada como la que tiene que reflejar ahora mismo la mía.
Nos levantamos sin separarnos en ningún momento, y agarrados de la mano nos dirigimos hacia donde viene el sonido de la gente, pero sin ninguna prisa, se notaba que ninguno de los dos quería que llegara este momento.
Cuando llegamos, Rick tenia razón, mis padres había mandado un coche a por mí, para mi algo normal, pero parecía que era una feria lo que habían montado allí porque todos estaban a su alrededor admirándolo.
Me giro encarándolo, frenándolo para poder tener una despedida los más solos posible antes de meternos entre toda aquella multitud. Nos miramos y solo con la mirada le digo todo lo que necesito decirle, que le quiero, que voy a estar aquí siempre, y que estaré esperándolo, voy a hacerlo.
Lo veo acercarse y depositar un tierno beso en mis labios que hace que el tiempo se pare, pero no lo suficiente para poder vivir permanentemente en este momento. Lo miro por ultima vez y me alejo hasta que nuestras manos se separan, y sin mirar atrás, me dirijo hacia el coche entrando dentro y dejando escapar las lagrimas de dolor por tener que dejarlo atrás, por tener solo que pensar en una vida sin él. No puedo hacerlo, se que no puedo vivir sin él, pero sé que tengo que intentarlo, tengo que hacerlo por él, tengo que ser esa mujer que siempre he querido ser, esa de la que él se enamoró. Voy a centrar mi vida en ayudar a los que no tienen todo como yo, voy a centrarme en ello para intentar calmar este dolor por no tenerlo cerca, por no sentirlo cerca, y aunque sé que estar a su lado me hace ser mejor, por mucho que tenga que luchar contra mis demonios, voy a ser esa mujer voy a serlo para cuando el vuelva, porque lo hará, vea que estoy aquí, que sigo aquí y voy a seguir siempre por él, por mí, por nosotros.

Continuará...
Gracias a todos por leer, las despedidas nunca son buenas, pero el tiempo pasa y entonces...todo queda atrás, ¿O no? el viernes nuevo capítulo, gracias a todos y me alegra saber que os esta gustando, sigo dándole pico y pala para que tengáis una buena historia.
XXOO
Twitter: tamyalways



avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 27

Mensaje por tamyalways el Vie Sep 28, 2018 1:46 am

POV KATE
Han pasado solo dos semanas desde que tuve que despedirme de él, aun duele demasiado. Hace dos días le mande una carta, y sé que la recibió porque me ocupe de que él la recogiera en manos, antes de eso solo habíamos hablado una vez por teléfono. Sé que para él es complicado comunicarse, pero me duele que ni si quiera saber nada de él, no es lo que me prometió, y aunque sabia que era mentira, que esto iba a pasar quería creer que no sería así. Sé que él quiere alejarme de él para que pueda seguir adelante para que luche por lo que siempre quise, pero no entiende que sin él esto no es igual.
El día que llegue de nuevo a casa, vi que mis padres estaban preocupados, pero entendieron que no iban a poder hacer nada para mantenerme aquí encerrada, y yo les ayude a que lo entendieran. Ya no podía seguir así, así que les deje claro que ya era mayorcita así que o dejaban que hiciera mi vida o tomaría mi camino fuera de casa. Terminaron aceptando porque vieron seguridad en mis palabras, y ahora tengo a Tom detrás de mí, sí, pero de otra manera, en casa soy libre y fuera esta siempre a una distancia prudencial.
Ahora estaba en el despacho de Will, habíamos conseguido avanzar un poco, al menos creo que José esta más cerca de salir de la cárcel de lo que estaba hace menos de un mes, aunque sobre el otro tema estamos aun muy lejos de solucionarlo.
-Kate, es lo que hay, podemos conseguir una duda razonable y exculpar a José, pero demostrar que la policía estaba detrás de todo esto va a ser misión imposible, va a ser demasiado complicado. Para mí sería increíble solucionarlo ya lo sabes que no es por eso, pero ¿Cómo lo hacemos? No tenemos nada y como nos arrimemos un poco puede que seamos hombres muertos.
-Lo sé, pero esto no puede quedar así. Seguirán haciendo lo que quieran.
-Bueno, podemos denunciarlo a la policía lo que sabemos, pero no sabemos quien esta metido y quien no. Eso puede ser problemático.
-No, no podemos arriesgarnos, la verdad es que esto es una mierda.
-Si, lo es, sé que no es lo que querías, pero al menos un inocente estará fuera ¿no? -dice colocando su mano sobre la mía y por instinto la aparto.
-Si, tienes razón, eso es lo verdaderamente importante. Creo que debería ir a contárselo a María antes de que sigamos.
-Podíamos salir a comer, si te parece bien.
-En realidad, quiero quedar con María, así le cuento todo más tranquilas. Pero otro día ¿sí? Gracias por todo Will-digo levantándome-voy a intentar seguir con esto, si encuentro algo…
-Sabes que puedes contar conmigo-dice levantándose con una sonrisa y acerca su boca a la mía, pero yo ladeo mi cara haciendo que su boca acabe en mi mejilla.
-Gracias-digo con una sonrisa saliendo de allí disparada huyendo de él, porque a pesar de que Rick no da señales de vida, para mí no hay cabida para otro en mi corazón, al menos de momento, aunque no quiero que eso cambie nunca, espero que pronto nuestros caminos vuelvan a encontrarse.

Me encuentro con María, en una cafetería cercana, pedimos algo para comer y comemos tranquilas antes de tener una conversación, que podía cambiarlo todo. Cuando ya hemos comido algo me dispongo a contarle las buenas noticias con una sonrisa, aunque no puedo evitar echarlo en falta, con él esta victoria sería mucho mejor.
-María, tengo buenas noticias, vamos a sacar a José de la cárcel.
-Lo sé, confió en vosotros.
-No, en unos días estará fuera, es real María-digo con una sonrisa y veo como se levanta rápidamente para darme un abrazo y yo cierro los ojos emocionada por haber podido conseguirlo y por ver la emoción en su mirada, por ver como puedes hacer feliz a alguien, le puedes darle la paz que necesitaba.
-Gracias, gracias, no sé cómo agradecértelo.
-María, vamos a sacarlo, pero no podemos demostrar que es inocente-digo haciendo que su expresión cambie-lo siento, pero solo podemos sacarlo por una duda razonable. No podemos demostrar que la policía le puso una trampa, al menos de momento. Creo que en cuanto José salga, deberíais volver a casa, es lo más seguro para los dos.
-Entonces para todos seguirá siendo culpable.
-Lo siento, voy a luchar hasta que esos corruptos acaben fuera de la policía, pero no sé cuanto voy a tardar en lograrlo.
-Soy una desagradecida, sé cuanto te ha costado lograr esto, de verdad que voy a pagártelo como pueda, aunque…
-No tienes que pagarme nada María, este caso, me ha cambiado la vida creo que te debo yo más a ti que vosotros a mí. Solo sé felices ¿sí? Intentad recuperar vuestra vida, aunque sea lejos de aquí.
-Eso haremos, muchas gracias.
En ese momento, suena su teléfono, y la veo levantarse de la mesa para hablar más tranquila, al mismo tiempo suena mi móvil con la entrada de un mensaje, al mismo tiempo que lo estoy leyendo, escucho un llanto a mi lado, no, no puede estar pasando esto, no ahora.

POV RICK
Llevo aquí casi un mes ya y aunque estoy más aclimatado, aunque estoy volviendo a coger el ritmo del trabajo, cada vez me siento peor. Y no solo porque siento que este no es mi hogar, o quizás si es por eso, porque mi hogar esta donde ella esta.
Me prometí que intentaría olvidarme de ella, que haría lo posible para alejarme de ella, pero me esta costando mucho más de lo que esperaba. Nada más una llamada para saber que había llegado bien y porque me moría por oír su voz y después nada, hasta que hace dos días llego una carta suya, una carta que me ha dejado completamente tocado, que debería servirme para darme cuenta de que hice lo correcto, de que estoy haciendo lo correcto, pero también que me da miedo, si tengo miedo a perderla.
Aquí estoy en mi cama, dos días después y sin poder dejar de leerla, aunque estoy agotado, aunque se que mañana tendré que dar otra vez el callo, a pesar de que mi padre cada vez esta peor, a pesar de todo, no puedo dejar de leerla una y otra vez.
Necesitaba saber algo de ti, sé que estas ocupado, sé que es complicado, pero necesito saber de ti Rick, necesito saber que estas bien, necesito saber si necesitas mi ayuda, necesito saber…si aun piensas en mí. Estoy intentando seguir con mi vida, luchar por lo que siempre he querido, por mí, por ti, por ellos. Pero sin ti no es igual, me cuesta un mundo, te necesito aquí a mi lado para que seas la voz de mi conciencia, para que me apoyes en mis locuras, para que seas mi apoyo cuando creo que ya no puedo más. Hemos avanzado mucho, creo que vamos a lograr sacar a José de la cárcel, estoy feliz, pero te necesito para celebrarlo juntos, porque esto también es gracias a ti. Sé que no puedes aun estar aquí, pero quiero que sepas que estoy aquí, que estoy esperándote. Te quiero Rick, y sabes que, si necesitas algo, solo tienes que llamarme, hacerme una señal de humo o lo que sea, que estaré ahí, aunque tenga que subir tres montes para llegar a ti. Estoy ahí contigo, siempre. Te quiero.
Cada palabra suya me daba fuerzas para seguir, pero a la vez, me daban ganas de salir corriendo a sus brazos, la necesitaba y la quería más de lo que pensaba, más de lo que nunca llegue a imaginar. Y aunque sabía que tenia que estar aquí, que este era el lugar donde más me necesitaban, tenia ganas de huir, aunque solo fuera por una noche y refugiarme en sus brazos, allí donde nada malo podía pasarme, allí donde era feliz, allí donde siempre iba a sentir que estaba mi hogar.
Dejo la carta a un lado una noche más y cierro los ojos mientras intento centrarme en dormir, en no pensar en lo que he dejado si no en lo que tengo, tengo a mis padres, unos padres que me necesitan y de los que tengo que disfrutar porque no se cuando puede ser el ultimo día. Solo espero, o quiero soñar con ello, con que algún día nos volveremos a encontrar, y entonces, nada ni nadie podrá separarnos más, puede que sea solo un sueño, pero es tan bonito que prefiero vivir en él que despertarme y darme cuenta de que he perdido la oportunidad de mi vida para ser feliz.
CONTINUARÁ...
Gracias a todos por leer, espero que os siga gustando, estoy on fire escribiendo para ir avanzando rápidamente, sinceramente no sé muy bien a donde me llevara la historia, pero si se, que va a ser un camino largo y complicado, como todos...
Buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 28

Mensaje por tamyalways el Dom Sep 30, 2018 11:43 pm

POV KATE
La oigo gritar mientras solloza con el móvil en las manos. Dejo el mío sobre la mesa y salgo corriendo hacia ella abrazándola con todas mis fuerzas, sabia que acababan de darle la noticia más aterradora que podían darle en la vida, y me sentía mal por ella, por no haber llegado un poco antes, por no saber como ayudarla. La abrazo con fuerza mientras se derrumba llorando sin parar, rota de dolor, rota por dentro mientras siento como sus lágrimas mojan mi camiseta y siento unas ganas terribles de llorar, aunque se que tengo que mantenerme fuerte, que no puedo ser débil ahora, no después de la noticia que me acaban de dar, ella me necesitaba ahí fuerte de pie a su lado, siento ese bastón que ahora mismo necesita.
Llegamos a la puerta de la cárcel sintiendo el peso de su cuerpo aun sobre el mío, no tenia a nadie que le acompaña a este momento y sabia que tenía que está aquí para ella. Ver el cuerpo sin vida de un hermano tiene que ser una de las peores cosas del mundo, y aunque sé que no valgo para esto, tengo que hacer de tripas corazón y apoyarla, apoyarla hasta el final.
Cuando recibí el mensaje de Will diciéndome que José había aparecido muerto en su celda, que se había suicidado sentí tanta rabia, porque habíamos llegado tarde, si hubiera sabido que en unos días estaría en casa con su hermana, quizás no hubiera pasado esto. Pero José no confiaba en que pudiéramos sacarlo y quizás pensó que su hermana no iba a poder con eso, pero ahora la ha dejado sola y eso es mucho peor. Tengo tanta pena y rabia por dentro que es lo que hace que me mantenga aquí de pie a su lado.
Entramos dentro de la enfermería y yo me quedo junto a la puerta para darle esa intimidad que necesita. La veo acercarse a aquella camilla donde esta el cuerpo de su hermano y siento un nudo en el estómago, y solo puedo pensar en que ojalá él estuviera aquí conmigo, en que ojalá pudiera apoyarme en él, en su pecho allí donde siento que nada malo puede pasar. Pero él no está aquí y siento que todo lo que he hecho no ha servido para nada solo para sentirme perdedora, para sentir este dolor que me está matando por momentos.
Cuando ve el cuerpo de su hermano los gritos son aterradores, veo como se abraza al cuerpo inerte de su hermano y no puedo evitar que algunas lágrimas se caigan por mi cara mientras me acerco para colocar mi mano sobre su hombro para que sepa que no esta sola, que estoy aquí para ella, es lo único que puedo hacer ya, y pienso cumplirlo, no pude sacar a su hermano a tiempo pero pienso protegerla, pienso ayudarla a salir de esto me cueste lo que me cueste.
-Asesinos, lo habéis matado, vosotros lo habéis matado-se pone a gritar con rabia mientras llorar sin parar y me quedo paralizada al escucharla así con tanta rabia, con lo dulce que era, y entonces vuelve a repetir esas palabras una y otra vez.
-O la saca de aquí o tendremos que detenerla-dice uno de seguridad y tiro de ella sacándola de allí, aunque ella no deja de repetir una y otra vez las mismas palabras haciendo que su grito se clave en mi interior para siempre.
Salimos de allí y la llevo a un lugar mas tranquilo en una gasolinera de la carretera, la dejo apoyada en el coche y entro a por un par de cafés para las dos. Cuando vuelvo la encuentro perdida en sus pensamientos.
-Gracias-dice cuando le entrego el café.
- ¿Estas mejor? Que pregunta más tonta lo siento.
-Yo…Kate, mi hermano no se ha suicidado-dice consiguiendo que mi atención se vaya a esas palabras enseguida.
- ¿Qué quieres decir?
-Él era religioso, nunca se suicidaría, nunca. Lo conozco y él no lo haría nunca, antes no sé qué haría, pero eso nunca.
- ¿Estas seguras? Nadie pudo entrar en su celda…
-Si, la policía sí. Si quería que se cerrara el caso esta era la mejor manera ¿no?
-María.
-Tu misma lo dijiste, ellos lo hicieron, ellos le pusieron la trampa, ellos han hecho lo posible para que dejaras el caso, son ellos, ellos lo han matado.
-María, no tenemos pruebas y va a ser imposible demostrarlo.
-Pero si podemos demostrar que le pusieron una trampa podemos…
-No podemos y lo sabes. Ojalá María pudiera, pero…
-No voy a parar hasta que quien le hizo esto a mi hermano pague.
-María te matarán si lo intentas, si han matado a tu hermano contigo será todo mucho más fácil.
-Me da igual, prefiero intentar y morir en el intento que olvidarme de todo, no puedo hacerlo.
-Te entiendo…-digo colocando mi mano sobre su hombro-pero si te matan no conseguirás nada y José, ¿Cómo crees que se sentiría? Puedo ayudarte si quieres, pero creo que tenemos que hacerlo bien, es raro que lo diga yo, pero si han matado a tu hermano ya sabemos de que son capaces, creo que debemos tener cuidado y hacerlo despacio, con pie de plomo y en silencio, no dejemos que se nos adelanten.
- ¿Me ayudaras?
-Claro María, no sabes la rabia que me da no haber podido cumplir la promesa que te hice. No puedo prometerte que vamos a conseguirlo, pero si que voy a intentarlo hasta el último día de mi vida-digo con confianza y con seguridad y siento como me abraza y ambas lloramos abrazadas por la muerte de un inocente y porque hoy a muerto algo más, mi fe hacia la justicia, hoy se ha demostrado que esta vida para nada es justa, para nada.
Llego a casa donde María se ha quedado a dormir hoy. Me costo mucho conseguir que viniera, pero no quería que se quedara hoy sola, sabia que tenia que ser el peor día de su vida y no quería que cometiera una locura. Ahora estaba dormida en un pequeño colchón en el suelo de mi habitación mientras yo no puedo dejar de darle vueltas a sus palabras. Claro que tenia mis sospechosas de que pudieran haberlo matado, pero eso me daba miedo, porque entonces mi padre tenía razón y estaba en peligro, pero no tenia miedo por eso, si no porque los malos ganaran, tenia mucho miedo de vivir en un mundo en que la maldad gana sobre la bondad.
Cojo mi teléfono y marco su número, aunque sabia que me iba a salir apagado o fuera de cobertura, sabia que lo tenia apagado desde que se quedó sin batería, pero siempre tenia la esperanza de que ese maldito mensaje no sonara y en cambio me encontraría con su voz. Hoy más que nunca la necesitaba. Pero otra vez no esta disponible, y sé que no es porque no quiera, o eso quiero creer, pero en realidad podía mandarme alguna carta o bajar al pueblo a llamarme y no lo había echo en estos días y me estaba volviendo loca porque sentía que me estaba alejando de él, que me estaba dejando atrás y yo no podía hacerlo, no sabia porque pero no podía, en realidad si lo sabía, estaba enamorada de él, de una forma casi irracional y eso me hacia imposible alejarme de él.
Sin darme cuenta de lo que estoy haciendo, estoy marcando otro numero de teléfono, ese que siempre que marco me contesta, y aunque no me importa tanto como si fuera Rick, ahora mismo necesitaba no estar sola y si él no estaba….

Salgo al jardín para recibirlo. Cuando lo veo llegar y acercarse a donde me encuentro, no puedo evitar romperme, había sido fuerte durante todo el día, pero ya no podía seguir así y me rompo como si fuera una niña y enseguida siento como me envuelve en sus brazos.
-Will…
-Estoy aquí…estoy aquí-dice abrazándome mientras lloro sobre su hombro y siento su cuerpo cálido reconfortándome. Y aunque sé que no debo hacerlo, aunque sé que me estoy dejando llevar por el dolor y porque él esta aquí, no puedo evitarlo, ahora mismo no puedo pensar con claridad, solo necesito no estar sola, solo necesito que alguien me quiera, que alguien esté ahí para mí. Y sentir eso de su parte, sentir que me esta ayudando más de lo que pensaba que podía creer que podría, hace que me sienta vulnerable. Me separo, nos miramos y antes de darme cuenta, estoy besándolo, y aunque no es él, aunque no es lo mismo, ahora mismo necesito esto, necesito no sentirme sola, necesitaba sentirme acompañada, aunque no fuera de la persona que de verdad quería sentirme acompañada, aunque sintiera que esto no estaba bien, aunque sintiera que esto iba a dolerme, no pude evitarlo, él estaba aquí, él estaba aquí.
Continuará...
Vale sé que ahora mismo me odiáis a mi y a Kate. Pero prefiero que me odiéis a mi, Kate esta en un estado demasiado vulnerable, se sienta sola y desprotegida en uno de los peores momentos de su vida, solo busca lo que siempre le ha echo falta, cariño. No la odiéis mucho ¿Si?
El miércoles más XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 29

Mensaje por tamyalways el Miér Oct 03, 2018 1:46 am

POV RICK 
Hoy es un día de mierda, cada día que pasa es peor al otro. Mi padre cada vez está peor y los dolores que está sufriendo son demasiado, no puedo verlo así, pero se niega a salir de su casa.  
-Papa, debería verte un médico. No tienes por qué pasar por esos dolores. 
-No voy a moverme de aquí hijo. Si muero en otro lugar no me iré tranquilo-dice mirándome suplicante y yo ya no sé qué hacer. 
-Mama-digo pidiendo su ayuda, pero ella solo se encoje de hombros, no quiero ver así al hombre de su vida, pero sabe lo importante que es para él dar su último suspiro de vida en casa. Solo pensar en ello un escalofrío recorre todo mi cuerpo. -Está bien, iré al pueblo a ver si puede venir el doctor a verte o me da algo para esos dolores-digo perdiendo la batalla y poniendo rumbo hacia el pueblo. 
El camino es largo y estar solo no ayuda a no pensar en lo que está pasando. Quiero ayudar a mi padre, no quiero verlo así pero tampoco me deja ayudarle. Estoy en un punto en el que ya no sé qué hacer más. Me siento tan impotente y con tan poca fuerza que siento que no voy a lograr superar esto yo solo, pero tengo que hacerlo, estoy aquí para apoyarlos no para yo apoyarme en ellos. Solo pensar en ello hace que piense en ella, mi apoyo, ella es el apoyo que necesito. Pero todo este lio, no poder llamarla lo hace imposible. Vale quizás no he intentado todo, ella sí, incluso me escribe por carta porque sabe que no puede llamarme. Pero yo… yo no puedo escribirle, porque, aunque quiera ser egoísta y tenerla a mi lado, ella tiene que volar, ella tiene que buscar su camino. Aunque solo pensarlo me mate, me mate tenerla lejos, me mate no poder oír su voz, me mate incluso que no me saque de mis casillas. 
Todo este tiempo andando me hace darme cuenta de lo sólo que estoy y de que al final he fallado a todo el mundo. No he cumplido con mis sueños fallando a mis padres, tampoco he estado con ellos cuando más me han necesitado, la he fallado a ella dejándola sola y me he fallado a mí mismo por no luchar por ser feliz. Soy un despojo de mí mismo, de lo que fui, y de lo que deseaba ser. Ahora entiendo un poco mejor a la Kate que conocí, esa que no se reconocía, esa que se sentía lejos de ser la mujer que quería ser. Pero ella lo ha logrado, y yo, estoy más lejos que nunca de conseguirlo. 
Cuando llegó al pueblo enseguida me dirijo al pequeño ambulatorio, donde solo disponíamos de un médico y un par de enfermeras. Cuando entro me encuentro con la enfermera en la entrada. 
-Vengo buscando al doctor Davidson. 
-Ha salido a una visita no creo que tarde mucho. Si quiere puede esperarlo ahí-dice señalándome una silla y yo asiento con la cabeza, después de todo no podía hacer otra cosa que esperar. 
No llevo ni cinco minutos allí sentado y no he podido dejar de apartar mi mirada de una de las pocas cabinas que ahí en el pueblo, en realidad aparte de esta nada más había otro teléfono en el pueblo y era en el ayuntamiento. 
Tengo unos deseos increíbles de llamarla, de hablar con ella, de decirle que la quiero y que la necesito, por eso me mantengo aquí sentando porque sé que sería egoísta si lo hiciera. Pero la verdad es que me muero por saber algo de ella, necesito saber algo de ella y antes de darme cuenta estoy de pie junto al teléfono y marcando un número de la ciudad, pero no su número, el suyo no. 
Cuando oigo la voz de Javi al otro lado, tengo que controlar las lágrimas, porque me recuerda a la vida que he dejado atrás, una vida nada fácil pero una vida que me había luchado y que me ha hecho crecer y me ha hecho más fuerte para luchar y luchar.
-Hola bro.
-Joder, pensé que te habías olvidado de mí.
-Ya sabes que no…pero aquí todo es complicado para comunicarme y eso.
-No pasa nada bro. ¿Cómo lo estas llevando?
-Pues bastante mal la verdad…pero tengo que aguantar.
-Eres fuerte amigo…podrás con eso y más. Sé que volverás a levantarte y que conseguirás todo lo que te propongas-dice creando un nudo en mi estómago.
-Gracias hermano… ¿Cómo va todo por ahí?
-Por casa bien…pero si te refieres a ella…-dice leyéndome el pensamiento-parece que todo esta más relajado porque no han llamado a nadie para sustituirte, pero he oído algo que quizás deberías saber.
-Soy todo oído.
-El chico ese al que queríais sacar de la cárcel, se ha suicidado.
- ¿Qué?
-Si, en la cárcel. Aunque por lo que he oído, Kate estaba cerca de sacarlo de la cárcel. Es una pena la verdad, tan cerca de la libertad y…pierde la fuerza por seguir…
- ¿Está seguro de eso?
-Claro, he hablado con un amigo, te prometí que cuidaría de ella de alguna manera y lo estoy haciendo, aunque desde lejos. Aunque también me he enterado de otra cosa.
-Dime.
-La hermana no cree que se suicidara, creen que lo mataron. Es una locura, supongo que es dolor de ver morir a su hermano cuando estaban a punto de conseguirlo.
-Claro será eso-digo pensativo porque no sabía si eso podía ser así o no, pero si tenía claro que Kate pensaría igual que la hermana y eso la pondría de nuevo en peligro. -Bro, ¿Puedo pedirte un favor?
-Claro.
-Puedes mantenerla un poco más vigilada. No quiero que le pase nada y no se siento que el instinto me esta gritando de que se va a meter en un buen lio que le traerá problemas.
-Este bien hermano, no te preocupes por eso.
-Gracias, tengo que dejarte, pero…de verdad que no sabes todo lo que te debo por este favor.
-Solo esta bien y vuelve a casa pronto y todo habrá valido la pena-dice y yo asiento tragando saliva porque no sabia si eso iba a ser posible.
Cuando cuelgo, siento como un escalofrió recorre mi cuerpo, tengo miedo, mucho miedo de que pueda pasarle algo, se que no va a parar hasta resolver que es lo que paso y si ella tiene razón y la policía está detrás de todo esto, sin duda su vida estará en peligro y eso me tiene paralizado. Tengo tanto miedo que, a pesar de negármelo mil veces, cojo de nuevo el teléfono y marco su número con la esperanza de oír su voz para poder tranquilizarme, solo eso, oír su voz es lo único que necesito.
Pero su voz no llega al otro lado del teléfono, suena, suena y suena hasta que me salta el maldito contestador y siento como todo mi cuerpo se paraliza pensando en que algo malo podía haberle pasado, pero sin duda si algo así le pasaba a la hija de un embajador, sin duda hasta aquí me enteraría. Aunque esperaba que nunca, nunca esa noticia llegara a mis oídos porque si no…sino me moriría. Cierro los ojos colgando el teléfono y tomando aire, necesito saber que esta bien, pero para eso tendré que esperar y mientras tanto…me moriré por dentro, si lo haré día a día por la incertidumbre de no saber nada de ella. Pero eso tengo que dejarlo a un lado cuando veo como el doctor entra por la puerta y enseguida salgo corriendo a su encuentro recordando porque estaba aquí.
-Doctor, soy el hijo de Rodgers.
-Oh hola, ¿Cómo se encuentra?
-Mal, por eso estoy aquí. Tiene muchos dolores, pero no quiere que lo traigamos no quiere salir de casa.
-Lo sé, ya lo he intentado yo mil veces. Sé que no se puede hacer mucho por él, pero al menos en un hospital podríamos ayudarle con el dolor y estaría mejor atendido. Pero no me hace caso.
-Necesito que le vayas a ver o que le des algo. No sé…no puedo verlo así.
-Nada que le pueda dar puedo dárselo en casa. Puedo darle unas pastillas, pero apenas le harán nada. Necesita un tratamiento y eso solo pueden dárselo en la ciudad. Él no querrá ir allí.
-Pues tenemos que hacer algo, de verdad, lo está pasando fatal.
-Hijo…yo puedo ofrecerte un trasporte hacia la ciudad, puedo ir a verlo si quieres, pero convencerlo, solo podéis hacerlo vosotros. Sé que es difícil, pero es lo que hay. Toma, dásela cada seis horas, no ayudará mucho, pero supongo que algo hará. Si quieres, puedo acompañarte, pero…
-No, gracias doctor-digo recogiendo las pastillas y saliendo de allí, peor que cuando entre, pero con una idea clara, tenia que convencerlo, tenia que hacerlo porque no podía verlo así, no podía.

 CONTINUARÁ...
Rick parece que tiene muchos problemas en casa, pero aun así sigue pensando en ella y preocupándose por ella. ¿Como le irá al padre de Rick? ¿Conseguirá sacarlo de casa y llevarlo al hospital? ¿Que pasará cuando Kate vea la llamada perdida? ¿Que estaba haciendo en ese momento? ¿Correrá Kate peligro? Esas preguntas se responderán en los próximos capítulos, el viernes más XXOO
Twitter: tamyalways
 
 
 
 
 
 
 
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 30

Mensaje por tamyalways el Vie Oct 05, 2018 1:46 am

POV KATE 
Despierto y siento un cuerpo caliente junto al mío, enseguida una sonrisa aparece en mi cara cuando pienso en él, pero entonces mi mente viaja a anoche y abro los ojos rápidamente esperando que todo fuera producto de mi imaginación, pero no, allí estaba Will con su pelo corto rubio, con los ojos cerrados completamente dormido y también completamente desnudo. 
Me levanto intentando no despertarlo y salgo de la habitación encerrándome en el baño. Ayer no me parecía tan mal, estaba fatal y él estaba ahí. Pero ahora con la luz de un nuevo día, me doy cuenta de que esto es una locura, porque a pesar de que Rick no esté aquí, porque a pesar de que no quiera contestarme ni hablar conmigo, le sigo queriendo tanto que incluso duele. Ahora me siento como si le hubiera fallado, aunque él tampoco es que me esté ayudando a seguir…el no está aquí pero tampoco me deja estar ahí. 
No a mi culpa, yo quería estar a su lado y él no deja de alejarme, no es mi culpa. O al menos eso es lo que quiero creer, pero me siento fatal sé que he cometido un error, y no solo por él sino por Will, él esta ayudándome en todo y yo…yo estoy haciendo todo mal. 
Me lavo la cara y estoy dispuesta a volver para afrontar mis errores con Will cuando miro el teléfono y veo una llamada perdida de un número que no conozco, pero ese prefijo…ese prefijo se cual es…mis ojos se llenan de lágrimas cuando pienso en que puede que me haya llamado, que quizás me necesite y yo…yo haya perdido esa llamada por estar con otro... 
¿Qué tengo que hacer? ¿Coger un avión y volver a su lado? Si claro y luego que, ¿le cuento la verdad? ¿Le cuento que he estado con otro mientras él estaba allí solo y pasando el peor momento de su vida? 
No podía hacerlo, pero si haba oído hablar de una persona alguna vez, una persona que quizás supiera algo más de él que yo, una persona que quizás pueda ayudarme a saber si está bien o no. 
Antes de ver a esa persona, tengo que hablar con Will tengo que afrontar mis actos, tengo que…no sé ni que tengo que hacer. Vuelvo sobre mis pasos hacia mi habitación, y lo encuentro sentado en la cama con el pantalón ya puesto y abrochándose la camisa. Cuando me ve una sonrisa aparece en su cara y yo me siento mal, muy mal.
-Hola.
-Hola-dice con una sonrisa levantándose y acercándose a mi mientras me agarra por la cintura y besa mi cuello. Yo cierro los ojos intentando saber que hacer o que decir, pero sin lograrlo-Lo de anoche…fue increíble-dice mirándome y yo solo asiento mientras siento un nudo en el estómago-me encantaría quedarme, pero tengo que irme, es sobre José. Van a entregarme todas sus pertenecías y todo lo hizo los días que estuvo encerrado, quizás así podamos darle una explicación a María para poder sobrellevarlo todo-dice serio mirándome y recuerdo lo que me ha ayudado, lo que necesitaba ayer un abrazo y como fue él que me lo dio, recuerdo que esta aquí, que está aquí para mí, y todo lo que tenia que decirle de repente me parece demasiado egoísta, así que no lo hago.
-Gracias por todo-es lo único que consigo decir y veo como me sonríe antes de dejar un beso en mis labios.
-Sabes que voy a ayudarte siempre ¿no? -dice con una sonrisa-aunque…tenemos que hablar de todo, ya sabes sobre lo que paso ayer…sobre nosotros-dice mirándome y yo agradezco que tenga que irse, porque ahora mismo no sé ni que decirle, necesito a mi amiga, necesito a Lanie para que me eche la charleta, para que me abra los ojos, para que me diga lo mal que estoy haciendo todo.
-Si, claro.
-Nos vemos…te llamo ¿sí? -dice con una sonrisa dejando un beso en mi mejilla antes de desaparecer por la puerta dejándome sola y mucho peor que cuando he entrado.

He salido para cumplir mi segundo objetivo, encontrar esa persona que me diga si esta Rick bien o no, que me diga algo sobre él. Lo mejor, es que no tengo que buscarlo, solo esperar y él me encontrara a mí. No tardo ni unos minutos en visualizarlo.
Vuelvo a andar y sé que lo tengo justo detrás, llego a la esquina y tuerzo, quedándome allí detrás esperando a que llegue. Cuando lo hace, veo como se asusta de verme allí y hace como si nada para seguir hacia delante, pero le corto el paso.
-Perdón, ¿Le conozco? -dice como si nada, pero yo sonrió.
-Lo siento, no sé como será como guardaespaldas, pero para perseguir a alguien que no quiere que se entere, sin duda no eres muy bueno.
-No se de que me hablas-dice el chico moreno intentando huir, pero yo no lo dejo.
-Lo sé todo. Sé que conoces a Rick, él te lo pidió ¿no?
- ¿Pedirme?
-Da igual, me da igual este juego…necesito saber que está bien-digo cortando todo y veo que termina cediendo cuando asiente con la cabeza y ambos nos dirigimos hacia un banco que esta justo al lado donde nos sentamos él uno al lado del otro.
-Él solo quería que estuvieras a salvo.
-Me da igual eso. Quiero que dejes de hacerlo. Se acabo perseguirme-digo seria y veo como me mira.
-Se lo prometí…
-Si sigues persiguiéndome te denunciaré así que tu sabrás.
-Está bien-dice aceptando.
-Ahora…tengo una llamada de Rick, sé que tu hablas con él…necesito saber que todo está bien.
-Su padre esta peor…pero él está bien-cuando escucho esas palabras siento como los ojos empiezan a picarme-estaba preocupado por ti porque se entero de lo de José…sabia que te meterías en un lio y por eso me dijo que aumentara la vigilancia.
-No tiene que preocuparse por mí.
-Te conoce…si tiene que preocuparse…no sabes donde te estas metiendo ¿no?
-Solo quiero hacer justicia.
-Si, es muy bonito todo eso, pero tu vida y la de la gente que quieres estará en peligro, creo que eso no es muy inteligente.
-Mientras los que hicieron esto estén fuera seguirán haciendo daño a gente, dejarlo fuera tampoco es muy inteligente. Y por mucho que quiera vivir, mi vida no vale más que la de José ni la de nadie que pueda pasar por lo que él paso.
-Ahora entiendo lo que decía Rick de ti. Veía pasión en tu mirada, se enamoro de tu forma de ver la vida, de tu forma de luchar por un mundo mejor. Pero también sabía que eso sería tu perdición, que el mundo te perdería antes de tiempo. Ese es su miedo, por eso me mando a seguirte, por eso se quedo a tu lado todo el tiempo que pudo. Es bonito lo que haces y muy grande por tu parte, pero si lo haces todo así tan rápido y sin planificarlo, sin tomarte tu tiempo sin hacerlo a fuego lento, terminaras quemándote, o lo que es peor, muerta y enterrada sin que nadie sepa nada más de ti. Piensa antes de actuar-dice levantándose-yo voy a dejar te seguirte, a pesar de que rompa la promesa a mi mejor amigo, pero a cambio, espero que pienses en él, que pienses en el daño que le haría saber que te ha perdido y que él no estaba aquí para hacer nada. Piensa en él, porque créeme que ese chico te ama como nunca he visto a nadie amar a alguien, porque ese chico, es luz, es la mejor persona que he conocido en mi vida, y no merece que le pase nada malo, no merece que esto le marque su vida para siempre, no, no lo merece-dice levantándose y yéndose por donde ha venido, dejándome allí sentada en ese banco, más sola que nunca, y pensando en él, en que ojala estuviera a mi lado, en que ojala fuera mejor, ojala lo mereciera, porque ahora mismo creo que eso no es posible.

La tercera parada del día y conversación, es con Lanie. Necesitaba a mi amiga. Hacia mucho tiempo que no había hablado con ella, todo este lio de Rick y de José me había mantenido alejada de ella, pero ahora la necesitaba, necesitaba que me dijera las cosas claras, necesitaba que me dijera las cosas que no quería oír.
-Hola amiga, creía que te habías olvidado de mí.
-Lo siento, desde que llegue de ver a Rick todo ha sido una locura.
-Si, ¿Qué tal con eso?
-No sé, no he vuelto a hablar con él, creo que me esta alejando de él y…he cometido un error amiga.
- ¿Un error?
-Me he acostado con Will.
-Bueno yo no veo ningún error, si él otro te esta alejando pues que le den.
-Lo hace porque piensa que eso es lo mejor para mi.
- ¿Y lo es?
-No lo sé, sé que él tiene que quedarse allí y que mi vida es esta, aquí y luchando por lo que quiero.
-Entonces tiene razón, tienes que seguir viviendo ¿no?
-Pero estoy enamorada de él, nunca antes he querido a alguien así y joder me he sentido como si le estuviera engañando.
-Entonces el problema lo tienes tu amiga. Tienes que saber que es lo que quieres. El error no esta en haberte acostado con Will, sino en haberlo echo sin saber que es lo que de verdad quieres. Piensa en ello. Si quieres a Rick, lucha por él, si piensas que es tan importante para ti, no dejes de luchar por él. Si crees que no merece la pena, pasa página, y bueno si el cuerpo te pide marcha pues ya sabes de donde tirar ¿no? -dice sacándome una sonrisa.
-Lanie eres increíble.
-Tu eres mi amiga, estaré aquí para lo bueno y lo malo ¿sí? Pero si puedes evitar lo malo mejor. Mira y rebusca aquí-dice colocando su mano en mi pecho-este es el que manda, hazle caso a él, porque este nunca se equivoca-dice mirándome con una sonrisa-bueno no me hagas mucho caso, solo tienes que ver mi vida amorosa para no hacerme caso-dice siendo ella de nuevo sacándome una sonrisa y relajándome, haciéndome sentir bien después de este día tan largo y complicado.

CONTINUARÁ...
Pues hasta aquí hemos llegado por hoy. Parece que Kate tiene miedo y dudas, ha tenido un día largo y duro pero que puede que le haya ayudado a abrir los ojos. ¿Luchara por Rick? ¿Decidirá seguir adelante dejándolo atrás? ¿Se centrará en el caso dejando todo lo demás a un lado? para eso habrá que esperar a los próximos capítulos.
Buen fin de semana y nos vemos el lunes XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31

Mensaje por tamyalways el Lun Oct 08, 2018 1:40 am


POV RICK 
Hace ya unas horas desde que le traje la medicación. No ha surtido efecto, sigue con los fuertes dolores y poco a poco consumiéndose. Y con él mi madre.  
No podía seguir así viendo cómo se apagaba con tantos dolores, no podía verlo así no podía verlo sufrir cuando podía hacer algo para que sus últimos momentos fueron menos dolorosos.  
Y ya no puedo aguantar más. Me levanto y salgo disparado hacia la habitación seguido por mi madre que viene detrás de mí casi corriendo para impedir lo que sabe que voy a hacer.  
-Papa no puedes seguir así. 
-Hijo estoy bien, estoy en casa. Estoy bien -dice con mucha fatiga y casi sin poder abrir los ojos mientras veo tanto sufrimiento en su cara. 
-No, no puedo ver cómo te mueres de dolor, como poco a poco te consumes. -Papa no hay necesidad de morir así, tienes alternativas. Joder mira a mamá. Esta también fatal por verte así. No puedes pedirme que me quede aquí de brazos cruzados mientras tú estás sufriendo tanto, no puedo. 
-Cariño voy a morir igual.  
-No, puedes morir sin tener que sufrir tanto. Ya has sufrido bastante papá, déjame ayudarte. 
-No puedes hacer nada cariño. 
-Mira a mamá, mira como está. Si, quizás nosotros no podemos ayudarte. Pero tú si puedes ayudarnos a nosotros. Por favor no permitas que pasemos por esto. Verte así nos está matando papá. Porque no mueras en esta casa no significa que vayas a abandonar tu hogar. Se lo importante que es este lugar para ti por favor-digo suplicante con lágrimas en los ojos y sin saber que hacer más. 
-No, mi hogar es donde vosotros estéis -dice mirando a mi madre -está bien, dejaré que me lleves a donde quieras -dice a media voz y sé que esto le está matando y doliendo más que el dolor físico, pero tenía que hacerlo, tenía que hacerlo. 

Sus primeras horas en el hospital las pasa durmiendo, por fin el dolor ha desaparecido y está descansando. Se que estar aquí le duele y además sé que la medicación le mantendrás fuera de juego mucho tiempo. Pero no ver ese dolor en su cara, el poder hacer el mínimo aunque sea por él, hace que pueda volver a respirar. Aunque sé que cuando esto acabe porque lo va a hacer seguramente me sienta culpable de no haber cumplido con sus deseos, pero mi madre y yo no podíamos ayudarlo, y eso acabaría matando a mi madre también. 
-Cariño, has hecho lo correcto-dice mi madre al ver mi cara. 
-No se mama, él quería pasar este tiempo en casa, era su último deseo y… 
-Él ha aceptado. 
-Porque casi le he obligado. He sido egoísta, pero… no podía seguir viéndolo así… 
-Tu padre hubiera hecho lo mismo cariño. Además, estamos con él y eso es lo importante-dice abrazándome y yo le devuelve con fuerza el abrazo mientras intento recomponerme, aunque ahora mismo siento que las fuerzas me fallan justo cuando más fuerte tengo que estar. 
-Voy a tomar un poco el aire mama. Si pasa algo. 
-Yo te aviso, ve tranquilo. 
Salgo a la puerta del hospital y siento que el aire me ahoga. Cierro los ojos intentando recuperar el aliento, pero no lo consigo. Cuando los abro, solo una imagen me viene a la cabeza, ella, la necesito más que nunca y a pesar sé que mi prometí dejarla seguir con su vida, no puedo evitar buscar un teléfono. 
Marco su número antes de pensarlo y espero la impacientemente que su voz aparezca al otro lado. 
- ¿Sí? -escucho su voz y una sonrisa de repente aparece en mi cara, pero un nudo se me crea en la garganta que me impide decir nada, y quizás sea lo mejor. 
- ¿Quién es? Hola, hola…-dice mientras siento como las lágrimas se van formando en mis ojos, la echo de menos y la necesito tanto…-Rick… ¿eres tú? -escucho como me llaman y tengo que tapar el teléfono porque no puedo evitar romperme a llorar-Rick si eres tú por favor di algo…no te quedes callado. Por favor sólo quiero saber que estas bien, Rick-escucho su voz al otro lado y pensé que eso me haría sentir mejor, pero escuchar su voz rota suplicándome hace que me sienta aun peor y con todo el dolor cuelgo el teléfono mientras me dejo caer en el suelo roto por completo, dándome cuenta de que ahora mismo mi vida no podía le a peor. 

POV KATE 
 Siento como las lágrimas corren por mi cara, no lo he escuchado, pero estoy tan segura de que ha sido él, ahora me siento aun peor por lo que paso con Will. Lo quiero, y aunque estaba enfadada porque no se había puesto en contacto conmigo tenia que entender que no estaba pasando por la mejor situación del mundo. Puede que lo haya perdido solo por ser una egoísta y sentirme sola, cuando él lo esta pasando aun peor. Cierro los ojos y me dejo caer en el suelo con el teléfono en la mano, ojalá solo pudiera haberlo escuchado decir algo, aunque solo fuera un hola, solo con eso sabría como se encontraría, pero quizás por eso no ha dicho ni pio, quizás por eso, no ha hablado para que no me diera cuenta de que estaba mal.
Tendría que coger ahora mismo un coche e irme en su búsqueda…solo pensar en que puede necesitarme y que yo estoy aquí. Pero le prometí que iba a luchar que iba a ser esa mujer que siempre quise ser, esa de la que él se sintiera orgulloso, y ahora estaba cerca, lo notaba, además tenia que hacerles pagar la muerte de José, él se merecía esa justicia, él y María e iba a conseguirlo para que cuando acabara todo esto, estar a su lado, porque era lo que quería, estar a su lado y ayudarle a él a ser la persona que quiere ser, a cumplir su sueño.
Me recompongo para ir a ver a María para poder ir a hablar con Will, desgraciadamente necesitamos su ayuda para poder acabar con ellos. La verdad es que Will no me ha hecho nada malo, es más solo me ayudado en todo lo que ha podido y lo que paso, lo que paso no fue su culpa, fui yo quien dio el paso y por mucho que me arrepienta, él no tiene la culpa, él se ha portado genial y lo sigue haciendo, aunque tengo que dejarle claro en algún momento que no va a poder pasar nada porque estoy enamorada de otro, esa es la verdad, no puedo estar con nadie más cuando mi corazón lo tiene Rick, y mientras eso siga así, no debo hacer nada que pueda hacer daño a nadie y mucho menos a él…solo espero que este donde este sepa que estoy pensando en él y rezando porque todo le vaya bien, porque pronto podamos vernos de nuevo, porque pronto podamos ser el apoyo del otro, porque con él, soy mejor, porque juntos podemos con todo.
Llevo todos los papeles de mi investigación de estos días de los policías que detuvieron a José, apenas he podido conseguir nada de ellos, tenían muchos casos gordos contra la droga, pero un caso gordo cada cierto tiempo y pocos trapicheos. Se que es mucho rebuscar, pero supongo que lo hacían para limpiarse las manos, perder un poquito solo para poder entrar mucho más de forma segura, como hicieron con José, perdieron un poco culpando a un inocente, mientras seguramente por otro lado entraba un arsenal mayor. El problema era poder probarlo, y hacerlo de forma discreta para que nadie se diera cuenta.
Will había estado en la cárcel, le habían entregado el informe de la muerte de José y todo lo que tenía en la cárcel como lo que había hecho durante esos días. Apenas se había relacionado con nadie, pasaba muchas horas a solas en su celda y aquel día ni si quiera salió al patio, se negó diciendo que estaba enfermo, o al menos eso dicen los guardias, aunque probablemente ya estaba muerto o decidieron aprovechar esos momentos para matarlo.
-John Miller-dice Will llamando mi atención-es el guardia que estaba allí cuando lo encontraron muerto.
- ¿Crees que es el que le mato? -pregunto mirándolo.
-Si, es más, lo he investigado. Recibió dos pagos de dos mil dólares. Uno antes y otro después. Sin duda ha sido él, aunque es un peón.
-Si, pero un peón que nos puede llevar al rey-digo con una sonrisa levantándome de golpe.
- ¿A dónde vas?
-A hablar con él, no tenemos tiempo que perder-digo mirándolos y María se levanta enseguida conmigo y entonces veo como Will resopla, pero se levanta.
-Vas a conseguir que nos maten…pero bueno al menos moriremos juntos ¿No? -dice con una sonrisa y ambos nos miramos y con una sonrisa salimos de allí los tres para luchar por la justicia, para llegar de una vez por todas al fondo del asunto.
 
CONTINUARÁ...
El miércoles más, gracias por leer.
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32

Mensaje por tamyalways el Miér Oct 10, 2018 1:35 am

POV KATE

Nos separamos en la entrada aunque Will se niega a hacerlo, pero no quiero que se escape, no quiero que aproveche para escapar. María viene justo detrás de mí por un largo pasillo oscuro. Si digo que no tengo miedo estaría mintiendo, la realidad es que estaba cagada. Entonces oímos un fuerte ruido que hace que nos los quedemos paradas.

-¿Qué ha sido eso?-pregunta María sin duda asustada.

-Llama a la policía ¿si?-digo entregándole mi móvil y ella enseguida empieza a marcar mientras yo me quedo allí sin dejar de mirar desde donde ha venido el ruido.

-No hay cobertura.

-Sal fuera-digo mirándola.

-¿Y tu?

-Me voy a quedar aquí. Corre ve-digo casi sacándola de allí a rastras. No quería que se escapara sin que nos dijera quien la había contratado, pero sin duda íbamos a necesitar la policía, había algo en el ambiente que no me gustaba.

Cuando sale me quedo allí sola en ese pasillo oscuro. Siguen sonando ruidos al final del pasillo aun quedan un par de giros más para llegar a la casa del sospechoso. Antes de darme cuenta, estoy de nuevo andando hacia adelante, solo me queda ya una esquina más y estaré delante de su puerta, aun no he pensado en que voy a hacer o decir cuando lo tenga delante.

Cuando giro la última esquina choco contra un cuerpo con fuerza tanta que a punto estoy de caerme para atrás.

Veo a alguien salir de allí, un tipo alto y fuerte pienso que puede ser nuestros sospechoso pero por lo que he visto de nuestro sospechoso, este tipo tiene que sacarle una cabeza mínimo.

Me toco la camiseta y la siento mojada y pegajosa, ese tío tenia que estar bien sudado o algo.

-Que asco-digo sintiendo un escalofrío antes de tomar fuerza para seguir adelante intentando no chocar con nada más.

Cuando llego a la puerta del sospechoso, la encuentro abierta en par en par. Siento como el miedo se apodera de mi, pero sigo hacia adelante intentando no pisar nada de todo lo que esta tirado por el suelo.

Grito su nombre pero no en encuentro ninguna respuesta. Sigo recorriendo habitación a habitación, hasta que entro en la que tiene que ser el dormitorio. Esta todo muy oscuro no se ve nada y busco un interruptor, cuando lo encuentro y la habitación se ilumina un grito desgarrador sale de mi boca al ver la imagen que me encuentro. Allí esta nuestro sospechoso, con los ojos abiertos y perdidos desangrándose en el suelo. Me tapo la boca mientras las lágrimas salen de mis ojos sin parar y entonces oigo como alguien entra en la habitación y me tenso, pero cuando veo que es Will, me lanzo a sus brazos escondiendo mi cara en su pecho llorando sin poder evitarlo mientras empapo su camisa.

-Esta bien…estoy aquí, estoy aquí-dice intentando consolarme mientras yo no dejo de llorar y entonces oigo como alguien más llega y veo entrar a María seguido de un par de policías. Cuando María ve la imagen que yo había visto minutos antes empieza a gritar y a llorar porque sabia que esto nos devolvía a la casilla de salida.

Nos sacan de allí hacia la puerta y Will se encarga de conseguir un café caliente para ver si así podemos entrar en calor, pero sentir el sabor amargo bajando por mi cuerpo solo consigue que mi cuerpo vuelva a esa imagen y termino echándolo todo.

-¿Esta bien?

-No-digo con más rabia de la que Will merecía pero ahora mismo no podía estar tranquila. Nuestras mejor baza estaba allí dentro tirado sin vida y la policía se haría cargo de investigarlo, nuestro enemigo, así que ese camino había sido por completo tapiado y estaba empezando a cansarme de no conseguir nada, de dar un paso hacia delante y tres hacia atrás.

-Kate…

-Lo siento Will estoy frustrada y no es justo que lo pague contigo.

-No, no lo es. Pero lo entiendo.

-Perdonen, necesito hacerles unas preguntas. ¿Quién ha encontrado el cadáver?-pregunta un policía de paisano acercándose a nosotros.

-Yo…

-¿Cómo lo encontró?

-Pues como estaba, ni me acerque a él. Estaba por aquí y escuche gritos y fuertes golpes y llamamos a la policía pero pensé que quizás podía ayudar y por eso…

-Claro pensó que podía ayudar-dice con una sonrisa-puede explicarme si no se arrimo a la víctima porque esta manchada de sangre-dice señalando mi camisa y cuando bajo mi mirada hacia esa dirección lo veo, esa humedad pegajosa no era sudor, era sangre. Había tenido al asesino a mi lado y ni si quiera me había dado cuenta.

-Yo…quizás si me acerque no se, estaba en shock-digo ocultando el encuentro con el asesino porque la verdad no me fiaba de la policía.

-Claro, claro-dice apuntando en su libreta aunque no creo que este escribiendo nada de lo que le estoy diciendo, quizás solo este haciendo garabatos.-Pueden irse pero no salgan de la ciudad por si tengo que hacerles más preguntas.

-Claro-digo agarrando a Will de la mano y acercándole a María para salir de allí lo mas rápido posible.

Vamos todo el camino en silencio, decidimos ir a casa de Will para que mi padre no me viera llegar así. Cada uno coge su habitación y nos duchamos antes de nada. Cuando salgo de la ducha me encuentro allí a Will ya duchado y con una copa en la mano que enseguida me ofrece.

-Gracias-digo cogiéndola y dándole un bien trago-¿Y María?

-Me ha dicho que estaba cansada, se ha ido a dormir.

-La entiendo yo también estoy reventada…pero no quiero dormir…creo que esa imagen va a perseguirme toda mi vida.

-Todo pasara-dice abrazándome y yo le devuelvo el abrazo mientras siento como las lágrimas vuelven a salir sin permiso. Estaba empezando a estar cansada de todo esto, quizás es demasiado para mi, quizás debería abandonar quizás…

POV RICK

Estamos en el hospital jodidos. El médico ha pasado esta mañana a ver a mi padre, y aunque no tiene dolores, no significa que esta mejor. Nos ha dicho que nos preparemos porque el final esta cerca. Solo pensar en que no voy a volver a verlo, hace que me sienta destrozado. Pienso en que le he fallado trayéndole aquí sin dejarlo morir en su casa, pienso en todo lo que luchó porque yo cumpliera mis sueños y en que no he conseguido nada y me siento echo una mierda. Le he fallado tanto...yo quería que se sintiera orgulloso de mi y ahora...siento que he sido una mierda, que no le he dado ninguna alegría, o al menos que fuera real, porque no le había dejado de mentir todo este tiempo.

Estoy tan hundido y echo una mierda que no puedo estar ahí dentro en esa habitación con mis padres, me siento tan mal, que siento que no merezco ni esas ultimas horas con él. ¿Qué he hecho en esta vida para que se sienta orgulloso? Nada, esa es la verdad. Solo pensar en eso, hace que piense en ella. Ella lucho para cambiar eso...pero yo ya no tengo tiempo. Tenia que haber luchado más, tenia que haber luchado antes. ¿Y ahora? Ahora solo puedo estar aquí, sin hacer nada, pero si prometerme que ya que no puedo cumplir mis sueños, si voy a cumplir los de mi padre, pienso cuidar de todo lo suyo como si fuera mio o mejor. Voy a mantener todo lo que él ha creado, todo eso que yo no he podido hacer, y con mi madre, con mi madre voy a hacerlo todo mucho mejor, voy a contarle la verdad, voy a ser sincero cuando todo esto acabe, voy a ayudarla todo lo que pueda, y voy a estar con ella. Ya esta decidido, tengo que estar aquí, tengo que hacer que mi padre este orgulloso de mi aunque sea ya tarde, solo espero que cuando este ahí arriba pueda sentir el orgullo que en vida no ha podido sentir, o al menos un orgullo real y no creado por miles de mentiras.

Veo como mi madre sale de la habitación con lágrimas en los ojos y me hace un gesto para que me acerque cuando lo hago la abrazo mientras siento un nudo en el estómago.

-Quiere despedirse de ti cariño-dice mirándome y siento como esas palabras me matan solo de escucharlas, eran las palabras que había temido desde que me entere de su enfermedad y ya habían llegado.

Tomo aire para intentar no romperme antes de entrar, abro la puerta y paso al interior. En la cama se encuentra mi padre con una leve sonrisa y costándole un mundo mantener los ojos abiertos.

Me acerco sin poder evitar ya algunas lágrimas caer por mi cara. Cuando llego a la cama le agarro de la mano y se la aprieto con fuerza mientras me mira con una sonrisa.

-Mi niño pequeño-dice con una sonrisa y casi en un susurro que hace que rompa aun más a llorar-vuela alto cariño, vuela alto. Eso es lo único que quiero, que vueles alto porque tu eres un pájaro libre, esto se te queda corto hijo...vuela y sé feliz. Prométeme que lo harás.

-Papa...

-Prométemelo, prométeme que serás feliz y que buscaras tu hogar. Este ha sido mi sitio pero no es tu hogar, no lo es hijo. Solo quiero que seas feliz...solo eso.

-Papa...lo intentaré...

-Lo lograrás mi campeón-dice con una sonrisa-cuida a mama ¿si? Dale todo lo que yo no pude darle, enséñale tu mundo, estoy seguro de que se enamorará de él. Haz lo que yo no pude, ella es como tu cariño...dale lo que yo no le di.

-Papa, voy a cuidar de ella, te lo prometo, como tu lo has hecho siempre, pero recuerda, lo importante no es el lugar, es con la gente con la que este. Tu le has dado todo a mama, has estado con ella siempre. Y a mi...a mi también me lo diste todo. Te quiero mucho papa...no se como agradecerte todo lo que has hecho por mi...ojala yo hubiera podido hacer algo yo...

-Hijo lo has hecho todo. Estoy orgulloso del hombre que eres, de la persona que eres. No te olvides nunca de eso, da igual lo que hagas con tu vida, lo que seas, lo que hagas, tu padre siempre va a estar orgulloso de su muchachito-dice con una sonrisa mientras algunas lágrimas corren por su mejilla y yo me acerco para abrazarlo, porque hasta en el último momento esta diciendo las palabras que necesito escuchar.

Cuando me separo y lo miro, sus ojos sin vida me miran con lágrimas en los ojos, siento como el corazón se me rompe en pedazos mientras cierro sus ojos sin vida y lloro por haberlo perdido, lloro por no haber tenido la oportunidad de pasar más tiempo con él, pero sobre todo lloro, porque una parte de mi se va con él.
CONTINUARÁ...
Gracias a todos por leer, nos vemos el viernes XXOO
XXOO
Twitter: tamyalways




avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33

Mensaje por tamyalways el Jue Oct 11, 2018 10:40 pm

POV RICK

Hoy es sin duda el día más triste de mi vida. Acabo de perder a mi padre y me siento perdido. Por mucho que pienso en la conversación que he tenido con él en esa última conversación, no puedo evitar sentir que no he estado a la altura. Él que tanto trabajo para cuidar de mí, para hacerme feliz, para que volará alto y yo no he hecho nada con ese esfuerzo, solo lo he tirado a la basura.

Todo ha acabado, ya no puedo hacer nada para devolverle todo lo que me ha dado, y ahora siento que nada merece la pena.

Siento una presencia a mi lado y cuando miro allí está mi madre con tristeza en la mirada pero calmada, ella puede estar tranquila porque ha hecho todo por él, todo y más. Coloco mi mano sobre la suya consiguiendo que me mire con una sonrisa, levantó su mano y dejó un beso en ella mientras la aprieto con fuerza contra mi pecho.

-Cariño, ¿Estas bien?

-No, pero lo estaré-digo con una sonrisa y siento como me acaricia la cabeza.

-Has hecho todo lo que has podido y más cariño. Tienes que estar tranquilo por eso. Tu padre no le gustaría verte así-dice abrazándome y yo le devuelvo el abrazo mientras siento como los ojos me pican.

-Mama…tenemos que preparar todo.

-Todo está preparado, tu padre lo dejo todo listo para que no tuviéramos que preocuparnos por nada. Ya sabes como es…como era-dice con tristeza.

-Mama, estoy aquí lo sabes ¿No? No estás sola.

-Lo se cariño, lo se-dice con una sonrisa triste.

-Tengo que hacer una llamada pero si quieres puedo dejarlo y quedarme un rato más.

-No, haz lo que tengas que hacer, yo debería llamar también a sus amigos, tienen que saberlo.

-Claro-digo levantándome y dejando un beso en su frente antes de dirigirme al teléfono.

Había pensado en llamarla a ella, si lo había pensado pero creía que lo mejor era dejarlo. No estaba preparado para hablar con ella y no rogarle que volviera a mi lado. Pero si tengo que llamar a alguien. Tenía que llamar a Javi porque a pesar de que no podía pedirle que viniera, necesitaba pedírselo no quería estar solo y a ella, a ella no podía pedírselo.

- ¿Sí?

-¿Bro?-digo intentando mantener las lágrimas bajo control sin conseguirlo del todo.

-Rick, ¿Va todo bien?

-No-digo a media voz-mi padre ha muerto Javi-digo tragando saliva porque aún no había conseguido decir esas palabras.

-Rick...lo siento mucho hermano, en cuanto pueda cojo el primer vuelo para estar allí-dice y me alegro de que no haya tenido ni que pedírselo, aunque sabía que sería así.

-Gracias...no quiero estar solo.

-No estás solo-dice y escucho un golpe como si alguien golpeara la puerta y se dirige a abrirla y entonces lo vuelvo a oír-hermano, tengo que dejarte, pero nos vemos mañana ¿Sí?

-Gracias-digo antes de colgar y tomo aire, tengo que hacerme a la idea de lo que acababa de pasar y aun no sé cómo voy a lograrlo.



POV KATE

Cuando abre la puerta lo veo con el teléfono en la mano, había dudado mucho en venir hasta aquí para ya que había dado el paso, no podía echarme para atrás. Lo veo cortar rápidamente la llamada antes de mirarme con cara de pocos amigos.

- ¿Qué haces aquí?

-Necesito tu ayuda-es lo único que digo y veo cómo piensa si hace lo correcto o no dejándome pasar. Se lo piensa mucho pero finalmente abre la puerta dejándome vía libre para pasar.

-Que sepas que voy a escucharte por mi amigo, pero solo por escucharte no significa que vaya a ayudarte.

-Te agradezco que lo hagas-digo pasando y quedándome de pie porque al fin y al cabo sabía que no era bienvenida aquí, pero ya no sabía qué hacer y esto era la última locura que se me había ocurrido, solo esperaba que sirviera para algo.

Lo miro y lo veo nervioso sin dejar de mirar el teléfono y me pregunto qué importante sería esa llamada para que le haya dejado algo tocado.

-Siento si he interrumpido algo importante.

-Si, lo has hecho, tengo que salir de viaje así que si me lo cuentas rápido...

-¿Es por Rick?-pregunto de repente cuando siento como una corriente recorre todo mi cuerpo y lo veo pensar antes de negar con la cabeza aunque sé que me está mintiendo-si le ha pasado algo tengo derecho a saberlo.

-Si le ha pasado algo y quiere contártelo puede hacerlo, así que...-dice dejándome claro que no me iba a poner las cosas fáciles.

-Está bien...no he venido por eso-digo cerrando eso porque sé que no me va a contar nada, aunque siento que algo está pasando y no me deja pensar con claridad, pero tenía que dejarlo atrás si quería conseguir su ayuda-estoy aquí por el caso que estoy llevando. Ya sabes de lo que hablo porque Rick te hablaría de él y encima supongo que en tu investigación de seguirme algo habrás descubierto-digo con una sonrisa sarcástica-ayer mataron a nuestro sospechoso. En realidad, era solo un peón, pero era alguien que no podía llevar a donde queremos llegar al principal culpable de todo esto.

-No entiendo que quieres de mí.

-Te he investigado y he descubierto que has estado en el ejército y que quisiste ser policía. Pues bien es tu oportunidad.

-Mi oportunidad para qué.

-Para que este dentro de una investigación, para jugar a ser policía.

-No te estoy entendiendo y no sé si prefiero no hacerlo-dice haciéndome suspirar,

-Ya saber que sospechoso de la policía, no puedo confiar en ellos. Ellos van a llevar la investigación de la muerte de este chico y no podremos sacar nada, dirá que se suicidio también o vete tú a saber y se acabó la investigación. Necesito que me ayudes para descubrir quien le hizo esto a José, necesito hacer justicia de una vez por todas, lo necesito.

-No puedo ayudarte.

- ¿No puedes o no quieres?-digo mirándole fijamente.

-Kate no soy policía ni nada por el estilo.

-Yo tampoco y aquí estoy...no puedo mirar a un lado cuando veo algo injusto.

-Lo entiendo, pero yo...

-Está bien, no puedo obligarte a que me ayudes. Voy a dejarte todo esto aquí, no tengo a mucha gente que me pueda ayudar en la que confié. Rick confiaba en ti por eso estoy aquí, pero si no confías...si no quieres...da igual. Te dejo esto, es todo lo que he conseguido hasta ahora, piénsatelo ¿sí?-digo levantándome y dirigiéndome hacia la puerta sin esperar una respuesta pero antes de hacerlo me giro encarándole de nuevo sin poder quitarme de la cabeza la otra conversación- Si ves a Rick...si hablas con él...dile que estoy aquí si me necesita, da igual a qué hora sea, da igual cuando o donde...estoy aquí-digo mirándole fijamente antes de darme la vuelta y dirigirme de nuevo a casa, sabiendo que no había conseguido nada con esta visita, pero sabiendo que al menos tenía que intentarlo, ahora ya no podía hacer más, al menos por hoy, porque buscaría bajo tierra si hacía falta ese punto de partida por el que empezar, aunque tuviera que hacerlo sola, aunque fuera lo último que hiciera.

Llego a casa cansada por completo, agotada mentalmente y físicamente, pero sin poder quitarme de la cabeza a Rick, sin dejar de pensar en que era eso que podía haber pasado, solo espero que este bien, solo espero que, si me necesita, me quiera a su lado, porque yo quiero estar a su lado.

-Hola cariño-escucho a mi madre que hace que me sobresalte.

-Hola mama.

- ¿Cómo estás? Te veo cansada.

-Estoy bien mama, una buena ducha y unas horas de sueño y estaré perfecta.

-Ojalá durmieras un poquito más y te cuidaras más. Sé que te iba a apoyar y lo estoy haciendo...pero tengo miedo cariño-dice mirándome y me siento mal por verla asi, me acerco a ella y le abrazo con todas mis fuerzas.

-Mama, estoy haciendo las cosas bien...lo prometo. Pero tienes que entender que tengo que hacerlo.

-Lo sé y estoy tan orgullosa de ti, pero...tengo miedo...eres mi hija, si te pasa algo...

-No va a pasarme nada mama. Tiene que triunfar el bien, me niego a pensar que no sea así.

-La vida no es una película lo sabes ¿no?

-Lo sé, pero estoy segura de que estoy haciendo lo correcto...y antes eso...

-Te hemos educado bien hija, pensaba que no, pero al final...

-Lo habéis hecho muy bien mama, incluso me parasteis cuando lo tuvisteis que hacer. No era el momento, no estaba preparada, pero ahora lo estoy, estoy haciendo las cosas bien, y estoy segura de que vamos a lograrlo.

-Prométeme que te mantendrás segura.

-Te lo prometo-digo abrazándola con fuerza y sintiendo como sus lágrimas me mojan la camiseta, sabía que lo que hacía estaba afectando a la gente que quería, y a pesar de todo seguía a delante porque sentía que no había otro modo que hacerlo, pero saber que ellos sufrían no me lo ponían fácil, nunca lo iba a hacer, ellos, las personas que querían, era mi motor para seguir, era lo que hacía que me mantuviera con fuerza cuando pensaba que ya todo estaba acabado, y si, él, él estaba entre esas personas, entre esos pilares que me mantenían en pie cuando las fuerzas ya ni existían.

CONTINUARÁ...
Gracias por leer, nos vemos la semana que viene, buen fin de semana XXOO
Twitter: tamyalways



avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 34

Mensaje por tamyalways el Dom Oct 14, 2018 10:41 pm

POV RICK

Estoy esperando a que llegue Javi antes de volver al lado de mi madre. Estaba agotado por las largas últimas horas que había vivido, tenía ganas de acabar todo esto, pero también tenía miedo porque entonces era cuando me daría cuenta de verdad de todo lo que había pasado y tendría que empezar a pensar en que iba a pasar ahora con mi vida y no estaba preparado para ello. Quizás tener a Javi cerca, quizás tener algo de la vida que he dejado me ayude a decidirme o a darme cuenta de donde de verdad tengo que estar.

Cuando lo veo llegar siento como las lágrimas vuelven a caer por mi cara mientras me acerco hacia él y él hace lo mismo haciendo que ambos nos fundamos en un fuerte abrazo, él, él era el amigo que había conseguido que toda mi lucha fuera más fácil, la persona que me había aguantado y ayudado en todas mis locuras, y ahora, ahora estaba aquí el peor día de mi vida ayudándome a mantenerme en pie.

-Gracias-digo abrazándole y siento como me aprieta aún más contra él.

-Hey bro-dice separándose para que le mire- ¿Tomamos un café por los viejos tiempo?-dice sacándome una sonrisa y ambos nos sentamos en la única cafetería del pueblo con un café entre nuestras manos, ambos estamos en silencio hasta que él corta ese silencio-lo siento mucho hermano.

-Lo sé...todo está siendo una locura...no sabes cuánto me alegro de que estés aquí...no quería estar solo. Estoy con mi madre, pero con ella...necesito ser fuerte.

-Lo sé...me alegro de que me llamaras, sabes que puedes contar conmigo siempre.

-Lo sé y gracias de verdad, por todo-digo mirándole y veo que hay algo que cambie en su cara- ¿Pasa algo?

-No...da igual...no es momento.

-La verdad es que ahora mismo si me hablas de cualquier otra cosa será bienvenida-digo con una sonrisa triste y veo como duda, pero al final se decide por contarme que era eso que estaba pasando por su cabeza.

-Ayer la vi-no hizo falta que dijera nada más para saber de quién hablaba-justo dio en la puerta de casa cuando estaba hablando contigo. Me pregunto por ti y estuve tentado de contarle lo que había pasado-dice y le miro nervioso por si lo había hecho-no lo hice, no sabía que querías que hiciera y pensé que si hubieras querido que lo supiera tú mismo la habrías llamado-dice y yo asiento tragando saliva, y pienso en las últimas horas y las veces que estuve a punto de llamarla pero no fui capaz, sabía que lo mejor era que la dejara en paz, aunque siendo egoísta la necesitaba a mi lado.

- ¿Qué quería? No creo que se presentara solo para preguntar por mi ¿no? -digo mirando hacia la taza del café.

-La verdad es que desde que me pillo siguiéndola apenas la había seguido, decidí cumplir con mi palabra, pero aun así sabia sus movimientos porque no quería que le pasara nada porque te prometí que cuidaría de ella. Por lo visto, vino a buscarme para que le ayudara.

- ¿En serio?

-Si, sabe que no puede confiar en la policía y creo que esta en una situación de la que no sabe seguir.

- ¿Qué le dijiste?

-Que no podía ayudarla.

-Pero si puedes, puedes ayudarla, es más necesito que lo hagas.

-No sé si merece la pena-dice de repente cambiándole la cara.

- ¿Por qué no? Puedes hacer justicia y me harías un favor-digo mirándole con suplica, sabía que si él estaba a su lado ella estaría más a salvo.

-Rick...no te he contado esto porque sabía que estas pasando por un mal momento y porque sé que la quieres, en realidad no sé si contártelo...no estoy seguro de ello, pero creo que si lo sabes te alejaras de ella, dejaras de tomar decisiones por y para ella.

- ¿Qué quieres decir?

-Ella ha pasado página, la vi besando a otro hace unos días, él salió de su casa el día siguiente. Rick...siento decirte esto no sabes cuando me duele, pero...-siento como si me estuvieran clavando miles de puñales en el corazón, aunque sabía que esto podía pasar, es más parecía que todo lo que había hecho este tiempo era para eso, para que ella pasara página, pero ahora...ahora me estoy muriendo porque eso haya pasado-Joder Rick, no tenía que haber dicho nada, pero...

-No, has hecho lo correcto...además...era lo que quería-digo bajando la mirada porque me dolía decir esas palabras porque en el fondo no las sentía, ¿Cómo iba a estar feliz de que ella me hubiera olvidado?

-Rick solo te lo he dicho para que te olvides de ella de una vez por todas y luches de nuevo por tus sueños, por ti y por tus padres-dice y yo asiento con la cabeza, pero a pesar de todo...no podía olvidarla, no podía ni quería dejarla atrás.

-Gracias por cuidar de mi bro, pero aun así...necesito que le digas que sí, necesito que cuides de ella.

- ¿Por qué?

-Porque necesito que este a salvo, lo necesito.

-Estás loco.

-Puede-digo mirando mis manos y cerrando los ojos recordando su rostro, recordando porque estoy haciendo esto, y solo es por el amor que siento por ella-necesito que le ayudes.

- ¿Estás seguro?

-Si-digo con seguridad y lo veo dudar, pero luego asiente con la cabeza.

-Está bien, haré lo posible por ayudarla, pero espero que tu hagas todo lo posible para estar bien, para seguir adelante, para luchar.

-Ahora no puedo...todavía no, me siento unido a esta casa por él y por mi madre. Pero no sé, quizás en un tiempo y si mi madre...si mi madre me acompaña, entonces...entonces puede que vuelva, pero necesito volver con fuerzas renovadas, necesito saber qué es lo que quiero, y entonces puede que lo haga.

-Espero verte allí pronto hermano, anda será mejor que nos vayamos-dice y yo me levanto siguiéndole mientras vamos a darle el último adiós a mi padre.



POV KATE

He quedado con Will para saber si ha conseguido algo, estoy algo desanimada porque siento que de momento no puedo hacer mucho más y que me esté venciendo el desanimo, me está matando. Solo espero que el amigo de Rick al final decida ayudarme. Rick...puf pensar en él me hace sentir mal, siento que debería estar a su lado, no sé porque, pero desde ayer siento un nudo en el estómago. Y si, lo había vuelto a llamar a su número a pesar de que sabía que su móvil iba a estar apagado, como así sucedió. Me hubiera gustado poder hablar con él, esa es la verdad, me hubiera podido estar ahí para él, siempre, joder si no fuera porque sé que él no me quiere a su lado ahora mismo estaría volviendo a hacer ese largo viaje solo para estar a su lado. Pero él no me quiere a su lado, no me quiere si no...sino una sola llamada, solo eso...intento dejar ese pensamiento a un lado porque me estaba empezando a frustrar, y prefiero centrarme de nuevo en ayudar a María y a José, aunque a este último poco puedo hacer ya por él.

Cuando llego a casa de Will, para nada esperaba encontrarlo con una copa en la mano y sin su chaqueta, estaba bastante relajado, sin duda no estaba en modo trabajo y eso me asustaba porque aún no habíamos hablado claramente sobre lo que paso, y hoy más que nunca estoy segura de que no debería haber pasado lo que paso.

-Hola Kate, pasa-dice dejándome pasar y enseguida me ofrece una copa de vino, la acepto, pero no puedo evitar quedándome mirándola fijamente sin saber si debería beber, no al menos si él espera algo de esta noche.

-Will yo...tenemos trabajo que hacer y...

-Un poco de vino nos ayudara ya lo verás-dice con una sonrisa-además que trabajemos no significa que no podamos tomar algo o comer algo ¿no?-dice con una sonrisa mirándome y siento que sin duda he dejado que esto vaya muy lejos, no puedo ni quiero nada con él, sé que no puedo porque quiero a otra persona, y desgraciadamente, lo sé desde el primer día, pero como siempre fui egoísta, necesitaba olvidarme de Rick y por eso deje que pasara, y no lo he cortado antes porque sabía o tenía el miedo de que él dejara de ayudarme, pero no era justo para él, tenía que ser sincera, tenía que dejarle las cosas claras antes de que esto fuera hacia un lugar al que yo no tenía ninguna intención de ir.

-Will...creo que tenemos que hablar-digo tragando saliva y veo su cara de sorpresa mientras deja la copa sobre la mesa, y sin duda, no esperaba para nada lo que iba a decirle.

CONTINUARÁ...
Pues parece ser que Rick ha recibido un jarro de agua fría, ¿Que pensará ahora? ¿Que pasara ahora? Kate, ha decidido cortar todo de raíz, pero quizás ya sea demasiado tarde.
Nos vemos el miércoles XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 35

Mensaje por tamyalways el Mar Oct 16, 2018 11:31 pm

POV KATE

Han pasado unos días desde que hablé con Will, le dejé claro que no quería una relación, ni con él ni con nadie. Que había estado bien lo que pasó pero que no podía volver a pasar porque ahora mismo no estaba para eso, evite decirle que era porque estaba enamorada de otra persona, porque esa era la verdad, la realidad de porque no puedo estar con nadie, con nadie que no sea él.

Cómo había sospechado, había decidido dejar el caso, había sido de un día para otro, estaba claro que había sido por la conversación, porque sabía que no iba a ir a nada más lo nuestro. Quizás por eso motivo estuve más tiempo sin hablarlo en serio con él, porque soy una egoísta de mierda, una egoísta que me he pasado la vida haciendo daño a la gente que está a mi lado, una mierda de persona que utiliza a todo aquel que tiene a su alcance para conseguir sentirme bien, para conseguir mis objetivos.

Y no puedo evitar sentirme mal cuando recuerdo como lo utilice a él en un principio, porque si, lo utilice para que me ayudara, para que no me abandonará porque sentía que él era el único apoyo que tenía. Pero al final…aunque quizás demasiado tarde, me di cuenta de que lo estaba utilizando pero simplemente porque me hacía sentir tan bien, tan especial, porque me hacía sentir completa. Me di cuenta de que estaba enamorada de él demasiado tarde, y en vez de luchar, en vez de por una vez dejar de ser egoísta y centrarme en lo que él necesitaba, volví a dejarlo y me centré de nuevo en ser egoísta, solo pensé en lo que yo necesitaba.

Ahora estaba sola, en una lucha en la que sabía que estaba perdida, y aún así, estaba dispuesta a luchar sola contra quien se me pusiera delante. Y por eso, aquí estaba en comisaría, cometiendo un grave error al ir de cara con lo poco que tenía, pero sentía que si yendo despacio y a escondidas no había funcionado quizás si hacia que todo saltará por los aires, quizás si gritaba al mundo entero todo, entonces. Sabía que era una locura llegar a una comisaría donde quizás estuvieran los asesinos a gritar que sabían lo que hacían, y lo que eran. Sabía que tenía poco que ganar pero si quizás alguno no estuviera salpicado, quizás pudiera ayudarme a luchar, porque yo, ya no tenía muchas más fuerzas para hacerlo, y mi promesa de lograrlo, cada vez estaba más lejos de ser cumplida.

Entro dentro y me coloco en medio de la comisaría. Iba a gritarlo allí delante de todo el mundo, no había preparado nada, pero sabía que no iba a ser un problema lo tenía grabado en mi pecho con tantas ganas de salir.

Cierro los ojos, tomó aire y cuando voy a abrir la boca un sonido me frena, es mi móvil, miro a mi alrededor y veo que nadie ni si quiera es consciente de mi presencia. Tomó aire y sacó mi móvil, es un número desconocido y en mi corazón vibra de repente más rápido de lo normal y pienso que es él y una sonrisa nerviosa aparece en mi cara enseguida mientras descuelgo rápidamente, y la voz al otro lado del teléfono, cambia todo por completo.

POV RICK

Ya ha pasado unos días desde que mi padre murió, pero nada ha cambiado. Sigo con mis tareas, ayudando a mi madre pero sobre todo llenando mi tiempo para no tener que pensar en todo lo que había sucedido en tan poco tiempo.

Ni si quiera había bajado al pueblo después del entierro, estaba aquí rodeado de montañas intentando evadirme de mi mundo, evadirme de lo que pasará a partir de ahora.

Estoy sentado después de un largo día, mirando las estrellas, intentando pensar si ahí arriba estará mi padre viéndome. Siento como alguien se sienta a mi lado, solo podía ser una persona mi madre. Apenas hemos hablado desde que todo sucedió, yo me he encerrado en el trabajo y ella en los recuerdos. Ambos hemos estado huyendo de la realidad, pero parece que mi madre ya no está dispuesta a huir más.

-Tenemos que hablar de que va a pasar ahora.

-Mama no tenemos que hablar nada.

-Si, ya has hecho todo lo que tenías que hacer hijo, tienes que volver.

-No, tengo que quedarme, tu todavía estás aquí, y alguien tiene que mantener lo que papá hizo. Él merece que alguien mantenga algo por lo que tanto lucho.

-Pero tú también has luchado mucho por lo tuyo como para perderlo ahora-dice y me siento mal, por haberla mentido todo este tiempo y me doy cuenta de que ya no tiene sentido seguir haciéndolo.

-Mama no tengo nada que perder allí, soy un fracasado, no he conseguido nada, todo era mentira-digo sintiendo las lágrimas caer por mi cara-él consiguió todo esto con su esfuerzo, ahora voy a poner todo de mi parte para mantenerlo, se que no está orgulloso de mí, pero va a estarlo-digo bajando la mirada y siento como mi madre me abraza apretándome contra su cuerpo.

-Ya lo sabia-dice haciendo que levante la mirada para mirarla fijamente-ambos lo sabíamos, y también sabíamos cuando te mandamos que iba a ser muy complicado. Pero sabíamos también que ibas a luchar hasta el final, que terminarías consiguiéndolo. No creas que ha sido fácil para nosotros saber que no estabas del todo bien allí, pero sabíamos que el camino no iba a ser nada fácil.

-Pero no lo he logrado.

-Por eso tienes que volver, sé que tu padre creía en ti por encima de todo y se sentía orgulloso de que estuvieras luchando tanto por lograrlo. Tienes que seguir luchando por tus sueños, si no lo haces es cuando él dejará de estar orgulloso.

-Mama no te voy a dejar sola.

-Este es mi mundo y mi vida, no la tuya.

-No…mi vida es donde estés tu-digo levantándome y salgo de allí disparado, porque tenía miedo, había estado estos días evitando esos pensamientos porque sabía que era lo que quería y porque sabía que no podía, no podía porque tenía que estar con ella.

Siento como se acerca de nuevo y coloca su mano en mi hombro y me doy la vuelta abrazándome a ella como cuando era un niño pequeño y rompo a llorar mientras ella intenta consolarme.

-Vuela alto hijo, vuela alto y yo seré la madre más feliz y orgullosa del mundo, aunque quiero que sepas que pase lo que pase y hagas lo que hagas siempre voy a estar orgullosa de ti, siempre. Pero…

-¿Pero?

-Pero me haría tan feliz saber que estás luchando por tus sueños.

-No puedo dejarte sola…vente conmigo. No dejas de decir que este era tu mundo, tu vida, pero en realidad no era así. Estabas aquí por papá, él ahora no está.

-Si está cariño, está en mis recuerdos, en esta casa, en sus labores.

-Los recuerdos puedes llevarlos aquí-digo señalando su pecho.

-Cuando vivas lo que yo he vivido con tu padre, cuando crees un hogar, entonces lo entenderás.

-Porque siento que te estoy abandonando solo por pensarlo.

-Porque eres un buen hijo-dice sonriendo-voy a quedarme aquí, pero buscaré ayuda, no estaré sola y no tendré que hacer todo el trabajo, haré eso, sí me prometes que no te vas rendir, se que has nacido para ser grande, lo sé-dice mirándome con una sonrisa y lleno mis pulmones de aire pensando en que sentiría al volver, y solo pensarlo una sonrisa aparece en mi cara, mi madre tiene razón este no es mundo por mucho que quiera hacerme creer que si, mi mundo está lejos y por ellos, está vez, si voy a luchar por conseguirlo, está vez nada va a estar por delante de conseguir mis objetivos, de lograr mi futuro soñado, y es que ellos, mis padres por fin puedan estar orgullosos de lo que he logrado.

CONTINUARÁ...
¿Qué será eso que ha frenado a Kate de hacer una locura? ¿Volverá Rick de verdad? ¿Volverá con la cabeza puesta en sus objetivos solo? ¿O volverá ella a ponerse de nuevo en su camino?
Gracias por leer XXOO
Twitter: tamyalways

avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36

Mensaje por tamyalways el Jue Oct 18, 2018 10:54 pm

POV KATE

Sin duda había sido una sorpresa recibir aquella llamada, y ahora estaba expectantes esperando que era eso tan importante que tenía que contarme.

-Tu dirás-digo mirándole desafiante la verdad estaba cansada y enfadada con el mundo.

-He pensado sobre lo que me contaste el otro día.

-Eso a lo que te negaste.

-Bueno fue una sorpresa y tenía que pensarlo en frio, además no llegaste en buen momento-dice mirándome mientras me recuerda ese mal presentimiento de aquel día y volviendo a acordarme de Rick sin poder evitarlo.

-¿Qué es lo que te ha hecho cambiar de opinión?

-Pues que me he dado cuenta de que si puedo ayudar, y que quiero hacerlo.

-¿Solo eso? ¿Tu amigo no ha tenido nada que ver?-pregunto con miedo a su respuesta.

-En está decisión no, quizás en la anterior si. No quería ayudarte porque él es mi amigo y tú…

-¿Yo que? Yo lo quiero, nunca voy a querer nada malo para él. ¿Él quiere algo malo para mí?-digo algo enojada.

-Él no quiere nada malo para nadie, es un gran tipo, mejor que tú y que yo, eso tenlo por seguro.

-Lo sé, por eso no entiendo porque te negaste por él.

-Porque no creo que tú seas como él, no creo que te importe tanto como dices.

-¿Qué no? ¿Qué sabes tú?-digo levantándome mientras levanto la voz- Sabes me importa una mierda todo, no quiero tu ayuda-digo dispuesta a irme pero siento como me agarra de la muñeca frenándome y yo me giro haciendo un gesto fuerte lleno de rabia para que me suelte.

-Sola no puedes hacerlo.

-¿Qué te hace pensar que contigo si?

-Porque tengo a alguien dentro, a alguien que puede ayudarnos, a alguien que si le demostramos que tienes razón no parará hasta encerrar a esos hijos de putas traidores-dice con seguridad mirándome fijamente y aunque quiero huir por el cabreo que tengo, tiene razón, sin él ahora mismo solo tengo la locura que tenía en mente y con él, no se que tengo pero necesito gastar todos los cartuchos antes de hacer saltar todo por los aires hasta seguramente mi seguridad y la de la gente que quiero. Así que, a pesar de que estoy cabreada, vuelvo a sentarme enfrente de él, y escucho atentamente todo lo que tiene que contarme.

-Entonces, ¿Por dónde empezamos?

-Por hablar con mi mentor, explicarle todo lo que ha pasado y todo lo que has conseguido este tiempo. Él puede acceder al caso y a los agentes que llevaron el caso, él puede hacer lo que nosotros no podemos.

-¿Y luego?

-Paso a paso ¿Si? Y lentos, sobre todo lentos, no quiero que comentamos un fallo que me lleve de este mundo antes de tiempo.

-No sé si voy a poder ir otra vez más lento, esto está siendo una tortura.

-Una tortura que puede salvarte la vida. Así que ¿Trato hecho?

-Trato hecho-digo estrechando su mano con fuerza mientras una sonrisa aparece en mi cara, de nuevo empezaba a tener esperanzas, solo esperaba que está vez me durarán un poco más y que llegarán por fin a buen puerto.

UNA SEMANA DESPUÉS

POV RICK

No puedo creerme lo que estoy haciendo, pero lo estoy haciendo. He conseguido convencer a mi madre para que se venga conmigo, no podía dejarla allí, simplemente no podía. Para ello tuve que contarle la última conversación con mi padre. Eso me sirvió para demostrarle que ella tenía razón que papá quería que luchará por mis sueños, y que ella por fin pudiera ver mundo.

Por supuesto no teníamos dinero para hacer algo así, yo podía volver al piso que compartía con Javi se que no le importaría que fuera con mi madre, pero aún así necesitaría un trabajo para tirar hacia delante.

Lo que me sorprendió después, fue la idea de mi madre de poner todo en venta. Yo quise negarme porque era el recuerdo que teníamos de mi padre, pero ella me dio la mejor razón del mundo. Era mejor dejárselo a alguien que pudiera empezar una nueva vida allí, que dejarlo morir.

La venta ha sido rápida y aunque no hemos sacado mucho, sabemos que hemos dejado la casa y el ganado en buenas manos, y hemos conseguido dinero para empezar una nueva vida.

Esta vez estaba seguro de que iba a lograrlo, no iba a parar hasta conseguirlo y tener a mi madre al lado me recordará para que voy y que es lo que quiero.

Si, no voy a mentir, se me ha pasado su imagen por mi cabeza, aún la quiero y creo que siempre voy a quererla, pero creo que acercarme a ella no me va a ayudar a conseguir lo que quiero, al revés me alejara y eso es lo último que quiero. Tengo claro cuáles son mis prioridades y ahora mismo ella no puede ser una de ellas, porque si lo hago, si la pongo como prioridad el resto volverá a quedar en un segundo plano y entonces estaré de nuevo perdiendo la batalla y volviendo a decepcionar a mis padres, por ellos y por mi, por orgullo por conseguir mis sueños, voy a luchar contra todo, incluso contra mi corazón.

-Mama, ¿Esto donde lo meto?

-En esa caja de allí-me contesta mientras ella sigue recogiendo la cocina. Nos íbamos a llevar poco, pero algunas cosas eran parte de su vida, y eran cosas de las que nunca iba a querer deshacerse.

-Con esto he acabado mamá, voy a bajar al pueblo para avisar de nuestra llegada.

-Vale hijo, yo recojo todo esto.

-Vale, pero luego descansa, mañana tenemos un largo viaje ¿Si?-digo dejando un beso en su cabeza.

Tardo más de la cuenta en llegar al pueblo, porque siento que cada paso me aleja de casa, o al menos de la que ha marcado mi vida para siempre. Aquí mis padre me enseñaron que en la vida hay que trabajar mucho para conseguir resultados, y que con poco se puede ser feliz. Me daba penar tener que decir adiós, pero era el momento de hacerlo.

Cojo el teléfono entre mis manos, tomó aire y marcó el número de Javi para darle la noticia que iba a cambiar mi vida de nuevo, pero esta vez definitivamente.

-¿Si?-contestan al otro lado del teléfono y no puedo evitar emocionarme.

-Hola, soy yo Bro.

-¿Cómo estás?

-Bueno…llevándolo-digo con la voz tomada, habían sido demasiadas emociones en muy poco tiempo.

-Hermano ya sabes que si necesitas que vaya yo…

-No va a hacer falta-digo a modo de respuesta-aunque si tengo ganas de verte y estoy deseando que sea pronto.

-Pues si no quieres que vaya no sé cómo…-pero entonces para dándose cuenta de todo- ¿Vienes?-dice emocionado y me alegro demasiado de tenerlo como amigo.

-Bro vuelvo a casa-digo sin poder evitar una sonrisa y escucho gritos de júbilo al otro lado de la línea.

-¿Cuándo vienes? Tengo que prepararte la habitación, joder qué guay.

-Frena-digo sin poder evitar reírme-mañana mismo estaré de camino, pero no voy solo.

-¿Te has echado una novia?

-No seas burro, voy con mi madre.

-Oh. Ha decidido al final acompañarte, me alegro mucho amigo.

-Si, tengo que pedirte un favor.

-Claro lo que necesites.

-Aun no te lo he pedido.

-Me da igual, lo que me pidas, lo haré.

-Eres un gran amigo. Necesito que mi madre se quedó unos días en el piso con nosotros. Vamos a buscar algo pero vamos a necesitar algo de tiempo.

-O sea, que me abandonas.

-No es eso. No puedo dejarla sola.

-Te entiendo.

-Pero pienso pagarte los próximos meses no voy a dejarte en la estacada, hasta que consigas a alguien...

-No te preocupes por eso, estoy aquí y no voy a ir a ningún lado-dice riéndose-además si en algún momento quieres volver sabes que estoy aquí.

-Bueno ya veremos como le va a mi madre en la gran ciudad-digo con una sonrisa-lo importante es que vuelvo, y estaba vez para quedarme y luchar por mis sueños de verdad.

-Lo conseguirás y yo estaré ahí a tu lado.

-Lo sé, gracias por todo, de verdad.

-Bueno, entonces te veo mañana no puedo esperar a que eso pase.

-Ni yo, creo que hasta que no llegue no voy a poder creérmelo.

-Pues creételo, mañana estarás por fin en casa.

-En casa-digo con una sonrisa antes colgar, y me dejó caer sobre la pared y cierro los ojos con una amplia sonrisa, ahora sí, ahora se notaba que estaba cerca, ahora sí sabía que había llegado mi momento e iba a luchar hasta el final por conseguirlos.

CONTINUARÁ...
Mientras KAte empieza una nueva lucha esta vez acompañada por Javi, Rick vuelve a casa con la cabeza puesta en un futuro en el que ella no esta presente. ¿Durará mucho con ese pensamiento? ¿Se volverán a ver?
XXOO
Twitter: tamyalways











avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37

Mensaje por tamyalways el Lun Oct 22, 2018 1:23 am

POV RICK

Acabamos de llegar a la gran ciudad, no puedo dejar de mirar hacia mi madre para ver si se encuentra bien con todos los cambios que está a punto de sufrir. Voy a su lado tirando de las pocas pertenencias que hemos traído con nosotros, el resto nos lo mandarían en unos días cuando ya hubiéramos conseguido un lugar donde quedarnos, cuando encontráramos el que sería nuestro próximo hogar.

-Rick-escucho como me llaman y cuando me giro allí esta Javi corriendo hacia mí, suelto todo y con una sonrisa me fundo en un fuerte abrazo con mi hermano, porque es lo que es para mí, casi desde el primer día y ahora...ahora cuando más lo he necesitado es cuando más me ha demostrado que siempre va a estar ahí para mí.

-Joder, pensé que te habías olvidado.

-¿Qué dices? Estaba ocupado, pero luego te cuento-dice mirando a mi madre-señora Rodgers.

-No me llames señora, me hace sentir mayor-dice mi madre con una sonrisa dándole un abrazo a Javi.

-Pues bueno...si quieres...os llevo a casa.

-Claro-digo yo y enseguida él me quita una de las maletas para ayudarme a llevarlas.

Mi madre va delante, mirando a su alrededor, todo el mundo se movía con prisa a nuestro alrededor y ella no dejaba de mirar a todos los lados como si estuviera conociendo un mundo nuevo, en realidad así era.

-Bro-dice Javi llamando mi atención.

- ¿Si?

-Tengo que contarte algunas cosas...-dice sin mirarme y sé por dónde va.

-Yo también, pero ahora no es el momento-digo señalando a mi madre-pero si tenemos que hablar de muchas cosas, quizás luego con una cerveza.

-Eso está hecho-dice con una sonrisa abriendo el coche para llevarnos de nuevo al que por un tiempo consideré mi hogar, ese lugar que nos acogerá por los próximos días hasta que por fin encontremos el lugar ideal para que mi madre y yo podamos vivir y cumplir nuestros sueños.

Cuando llegamos al pequeño piso mi madre mira a su alrededor, sin duda quiere saber dónde ha estado su hijo todo este tiempo. Parece que le gusta porque la veo sonreír antes de acercarse y darme un abrazo.

-Me gusta.

-A mí también mama.

-Y él también me gusta-dice sonriendo a Javi que le devuelve la sonrisa-pero estoy algo cansada y...

-Claro, te voy a llevar a mi habitación, yo me quedo en el sofá-digo cogiendo una de las maleta y llevándola hacia la que fue mi habitación, en cuanto entro por la puerta, miles de recuerdos de cansancio aparece en mi cabeza, solo estaba ahí para dormir después de largas horas de trabajo, menos aquella tarde, aquella tarde en que ella estuvo aquí, aquella tarde en la que le hice el amor sobre el escritorio y luego dormidos sobre mi cama, aquella tarde en la que por primera vez se preocupó por saber por mí, por conocer algo más de mí.

-Cariño, ¿Estas bien?

-Si, solo...muchos recuerdos. Descansa mama, mañana ya preparamos todo para que estés más cómoda y empezaremos a buscar nuestro hogar ¿sí?-digo con una sonrisa y siento como me besa.

-Descansa tú también hijo-dice antes de empezar a acomodar las cosas para dormir.

Salgo de la habitación volviendo sobre mis pasos para volver a la cocina donde Javi ya tiene preparada un par de cervezas, ha llegado el momento de hablar, ha llegado el momento de tomar las riendas de mi futuro.

Nos sentamos ambos durante unos segundos disfrutando de la cerveza y de la paz que reinaba en aquella cocina, aunque sabia que después de lo que tenía claro que iba a hacer, sería de los pocos momentos de paz que iba a tener en un buen tiempo.

-Rick...quiero decirte que al final...la llamé, estoy trabajando para ella, quiero que sepas que lo hice porque me lo pediste que si no...

-Lo sé, eres un gran amigo.

-La verdad es que estamos avanzando poco pero he hablado con alguien de comisaria y esta ahora mismo investigando a los que detuvieron a José, aunque me costó convencerlo, son sus compañeros.

-Lo entiendo.

-He conseguido que me deje hacer, aunque no sé hasta cuando, esta jodida esa tía, yo creo que quieren que la maten porque sino no lo entiendo.

-Solo necesita ganar, no quiere morir solo...es un poco impaciente-digo tranquilo-Javi yo también estoy dentro.

-¿Qué?-dice sorprendido por mis palabras.

-Yo también quiero ayudar.

-¿Por ella? Yo estoy bien porque estoy poniendo la cabeza pero si te dejas llevas por sus locuras acabaras como ella.

-No lo hago por ella-digo cortándole y veo como me mira sorprendido-no he vuelto por ella, no voy a ayudaros por ella. Lo hago por ese chico, por su hermana y por mi.

-¿Por ti?

-Si, quiero sentirme útil, además si conseguimos destapar todo esto, quiero ser yo quien se lo cuente al mundo en primera persona.

-¿En serio tio?-dice con una sonrisa.

-He venido para poder conseguir por fin mis sueños, no voy a dejar que nada ni nadie me aleje de ellos, pero también quiero ser listo, y esta historia puede abrirme todas esas puertas que ahora permanecen cerrada.

-¿Y ella?

-Ella...solo será una compañera en esta lucha, solo eso, no voy a dejar que mi corazón gane, no esta vez no. No he venido por ella.

-¿Por lo que te conté?

-No, por mi, porque siento que tengo que hacer algo con mi vida, porque siento que es mi momento para ser egoísta, y si estoy con ella, si estoy con ella no puedo ser egoísta, siempre la pondré por encima, siempre, y ahora mismo no quiero hacerlo, no quiero-digo seguro y veo como levanta su cerveza para chocarla con la mía.

-Me alegra escucharte hablar así, no me malinterpretes, quiero que seas feliz, pero creo que hubo un momento en que perdiste el norte, creo que es buena chica de verdad, pero que tiene que ver más allá de ella, cuando lo haga quien sabe.

-Yo prefiero no saberlo-digo serio mientras le doy un sorbo a mi cerveza, aunque sabía que hablar era muy fácil y lo complicado sería trabajar a su lado como si nada, como si mi corazón no se alterara solo con oír hablar de ella, pero tenia que hacerlo, tenía que hacerlo por mi y por mis padres, era mi momento y tenia que aprovecharlo.



POV KATE

Había decidido quedar con Lanie después de...ya había perdido la cuenta desde que no quedaba con mi amiga, pero todo lo del caso me había mantenido alejada de todos y todo. Ahora que me tocaba esperar parecía que el tiempo se había parado y no avanzaba, así que decidí llamar a Lanie para salir de casa porque si no me iba a volver completamente loca.

Me siento en una pequeña cafetería, completamente sola, ya ni recordaba cuando podía estar sola en un lugar público, fue algo que me costó conseguir y que quizás hasta este momento no lo había apreciado.

Veo llegar a Lanie con paso tranquilo y con una sonrisa en la cara, me levanto para el reencuentro y veo como me abraza con fuerza y yo me dejo abrazar mientras cierro los ojos, la verdad es que la había echado de menos. Entonces se separa y me golpea casi sin fuerza en el brazo.

-No vuelvas a abandonarme tanto tiempo nunca más-dice sacándome una sonrisa.

-Lo siento-digo sentándome a su lado.

- ¿Cómo estás?-dice cambiando de repente sin duda preocupada.

- ¿Tan mala cara tengo?

-Bueno...te conozco...

-Estoy bien, aunque ya sabes lo mal que llevo tener que estar parada sin hacer nada, me vuelvo loca.

- ¿Por qué me da que te pasa algo más?

-Joder Lanie, ¿Por qué me tienes que conocer tan bien?

-Venga suéltalo-dice con una sonrisa.

-Te acuerdas de Rick...

- ¿El guardaespaldas macizo que se fue?-dice sacándome una sonrisa.

-El mismo.

- ¿Qué pasa con él?

-Que...que no puedo dejar de pensar en él...no sé...y más desde hace unos días para acá...siento que me necesita no sé cómo lo sé, pero lo siento así. Dios Lanie, es que lo echo tanto de menos.

- ¿Es por qué ahora te sientes sola?-dice soltándome una pullita que tenía bien merecida.

-No es eso...lo necesito a mi lado...pero de otra manera, joder Lanie sé que era importante para mí y sigue siéndolo, es más, siento que fui una idiota con él, ojalá pudiera volver atrás y hacer las cosas de forma distinta.

- ¿Qué cambiarías? Él se fue Kate y tú fuiste en su búsqueda si no te acuerdas de eso.

-Si, pero no se fue porque quiso, joder él me necesitaba y me vine.

-Él te lo pidió.

-Pero yo no tenía que haber aceptado, él lo dejo todo por mí y yo no pude hacerlo...ahora no he avanzado nada en el caso, estoy peor que nunca y él...lo he perdido, y siento que me necesita no se el corazón me lo dice y yo...yo no estoy ahí para él. No sé me siento como una mierda.

-Amiga...

-No da igual Lanie, quizás me lo merezco, no supe cuidar algo bueno que por fin tenía en mi vida.

-Oye-dice quejándose y sacándome una sonrisa.

-Lanie ya sabes...

-Si, te entiendo, pero si era importante, si para él también lo era, estoy segura de que os reencontraréis y entonces harás las cosas bien ¿no?

-Ojalá tengas razón-digo cerrando los ojos con fuerzas porque de nuevo sentí un escalofrió recorrer mi cuerpo, algo me decía que estaba más cerca de lo que pensaba.

CONTINUARÁ...
¿Que os parece? El reencuentro esta cerca...
Gracias por seguir leyendo XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 38

Mensaje por tamyalways el Miér Oct 24, 2018 9:14 am

POV KATE

Después de días sin saber de él y al fin ha dado señales de vida, hemos quedado para tomar un café, solo esperaba que me trajera alguna novedad, me estaba matando no tener avances y más después de hablar con María y ver que poco a poco iba perdiendo toda esperanza e incluso se estaba planteando volver a España.

Quizás lo mejor para ella era volver alejarse de todo esto, pero quería cumplir mi promesa de conseguir la justicia para su hermano. Aunque mis fuerzas también empezaban a flaquear, ahora mismo no tenía nada que hacer, estaba como agarrándome a un clavo ardiendo porque me sentía que estaba completamente perdida desde que…

Dejó a un lado eso cuando veo como se abre la puerta y lo veo entrar, me levanto para recibirlo cuando veo que no viene solo, ¿Será el capitán del que me habló? Una sonrisa aparece en mi cara solo de imaginarme que eso significa que todo va mejor de lo que esperaba, pero entonces, Javi se aparta dejándome ver al otro hombre, cuando lo veo casi me caigo para atrás de espalda. Pero antes de ser consciente si quiera de nada estoy casi corriendo a su encuentro y me lanzo a sus brazos abrazándome a su cintura mientras entierro mi cara en su pecho, no puedo creerme que este aquí, no puedo creerlo. Siento como las lágrimas mojan su camiseta pero lo que hace que me separé es que no siento sus brazos sobre mi cuerpo, es como si estuviera metida dentro de un sueño, que esto no es real.

Me separo y lo miro, lo veo mirándome fijamente frío, o al menos intentándolo, porque en sus ojos azules puede ver una chispa de emoción, y entonces caigo, si él está aquí….

-Rick…tu padre…-digo con un nudo en el estómago y veo como su cara cambia por un segundo antes de bajarla y volver a fijar su mirada en mí, no necesita decir nada más para saber qué es lo que ha pasado y vuelvo a abrazarlo mientras no dejo de susurrarle en su oído-lo siento mucho, lo siento mucho…

Entonces siento un movimiento sobre mi cuerpo y por fin noto como me abraza por la cintura, suspirando sobre mi oído mientras noto como la humedad de las lágrimas de sus ojos humedecen mi cuello y yo solo quiero ayudarle pero no sé cómo.

No sé cuánto tiempo estamos así hasta que siento que sus brazos dejan de hacer presión sobre mi cuerpo y me separo para buscar su mirada, pero él evita la mía todo el tiempo y yo me separo aún más cuando Javi hace apto de presencia.

-Creo que deberíamos sentarnos-dice serio y ambos obedecemos sentándonos cada uno en una punta y Javi se sienta entre los dos.

El silencio reina en la mesa, yo supongo que es Javi quien tiene que romperlo, pero mientras lo hace o no busco la mirada de Rick intentando descifrar que es lo que pasa, pero él la mantiene todo el tiempo sobre sus manos que están sobre la mesa. Miro a Javi y este suspira antes de empezar a hablar.

-Estamos todos aquí por el caso, así que creo que...-dice parando de golpe, creo que sin duda por mi cara, no entendía que tenia que ver Rick con todo esto.-Vamos a centrarnos en eso y luego...-dice dejando claro que él no quiero meterse en nuestras cosas y yo acepto porque quiero saber que tiene que contar, pero sobre todo para que lo cuente cuanto antes para que podamos hablar Rick y yo a solas, lo necesitaba.

-¿Tienes algo de tu amigo?-pregunto dejándole claro que ya estaba metida de lleno en la conversación.

-Ha estado investigando a los que detuvieron a José, ya había visto cosas de ellos que no le gustaban, por eso accedió a investigarlos, es complicado hacerlo porque todos se protegen entre ellos, pero sabe que si hay gente así dentro del cuerpo ensucia la imagen de todos. De momento ha podido sacar poco, aunque ha desaparecido drogas en varias ocasiones en la misma comisaria y han participado en detenciones importantes en cuantos a casos de drogas, seguramente para tapar su coartada o incluso para quitarse competencia, pero nada que demuestre eso. No puedo investigarlos de forma oficial sin nada, pero si conseguimos algo...

-O sea que estamos igual que antes.

-No, si conseguimos algo tendremos ayuda de arriba.

-Pero para eso necesitamos algo, y no tenemos nada-digo frustrada.

-Pero podemos conseguirlo-dice por primera vez metiéndose en la conversación-podemos si alguno de nosotros se infiltra dentro o si le hacemos la competencia o si...

-Luego la loca y suicida soy yo-digo mirándole y siento sus ojos clavados en los míos por primera vez.

-Por supuesto no lo haríamos solos ni sin planearlo con tiempo-dice mirándome-el capitán puede ayudarnos.

-Si...no sería oficial, pero puede protegernos y proporcionarnos material para grabar.

-Pero nada de eso será oficial, no valdrá para un juicio.

-Pero si para darle eso que haga que lo investiguen, tenemos que hacer algo ¿no? -dice Javi y yo miro a Rick, pero él solo me mira y no dice nada, tengo miedo por primera vez, porque veo que la voz de mi conciencia que era él estaba ahora mismo metiéndose de lleno tanto o más que yo y eso me tenía aterrada.

-Esta bien, puedo hacerlo yo.

-Tu no puedes, saben quién eres-dice mirándome fijamente.

-Tu tampoco seguramente te vieron conmigo.

-Puede...

-Lo voy a hacer yo y un amigo mio, Rick se encargará de grabarlo todo y de las conversaciones-dice Javi cortando esa conversación de ambos que no llevaba a ningún lado.

-¿Y yo?

-Tu lo mejor es que te mantengas alejada-dice Javi y suelto una risa sarcástica.

-No lo dirás en serio, no voy a ir a ningún lado, esto lo empecé yo y voy a acabarlo-digo seria y segura.

-Bueno...pero si te ven con alguno de nosotros puedes poner todo en peligro.

-Puedo ocuparme también de las escuchas ¿no?-digo de repente y veo como levanta la mirada para centrarla en mi sin duda sorprendido.

-Bueno ya veremos, eso ahora mismo no es importante. Solo quería hacerte participe de lo que vamos a hacer y comunicarte como van las cosas, ahora lo mejor es que me vaya ya estamos corriendo mucho peligro con estar juntos en un lugar publico-dice levantándose y veo como Rick hace lo mismo pero yo me levanto también rápidamente.

-Rick...¿Podemos hablar un momento?-digo impidiendo que siga su camino, veo mirar a Javi y este le hace un gesto antes de salir dejándonos solos.

Nos sentamos cada uno en nuestros sitio y yo no puedo dejar de mirarle intentando leerle, pero no consigo hacerlo y entonces estiró mi mano buscando la suya para llamar su atención.

-Me alegro de verte-digo con una sonrisa y veo como me mira y asiente pero no dice nada-siento mucho lo de tu padre…si lo hubiera sabido antes yo…

-No tienes que sentir nada, no lo sabías ya esta-dice serio.

-No sabes cuánto te he echado de menos-digo mirándole con una sonrisa y veo como se pone serio-Rick…-digo llamando su atención.

-Estoy aquí porque de una vez por todas quiero conseguir ser ese que siempre he querido ser, estoy aquí para luchar de una vez por todas por mis sueños-dice y yo le aprieto la mano con una sonrisa.

-Me alegra oír eso…déjame ayudarte como tú lo hiciste conmigo-digo con una sonrisa y veo como suspira toma aire y me mira fijamente a los ojos, pero lo veo tan frío que siento un escalofrío recorrer todo mi cuerpo.

-No lo has entendido. Estoy aquí solo por eso, voy a ser egoísta por una vez en mi vida, y solo voy a pensar en eso. Tu no me ayudas a acercarme a ello, tú me alejas de eso, siempre lo has hecho, y sintiéndolo mucho, es algo que no puedo ni quiero permitirme. Vamos a trabajar juntos en el caso, pero nada más. Te deseo todo lo mejor Kate, sin rencores, ni nada por el estilo, siento si he sido brusco, pero necesitaba ser sincero y que todo quedará claro-dice mirándome y siento como sus palabras se clavan en mi pecho haciendo que casi no pueda ni respirar. Lo único que consigo hacer es un pequeño asentimiento con la cabeza antes de levantarme y salir por la puerta sin mirar atrás antes de dejar que las lágrimas cayeran por mi cara, no quería darle la satisfacción de verlas. Lloro desconsoladamente mientras no dejo de escuchar esa frase una y otra vez en mi cabeza.

Tu no me ayudas a acercarme a ello, tú me alejas…

continuará...
Más vale tarde que nunca, no he podido subir antes pero no pensaba dejaros sin capítulo. Tengo que ponerme a escribir, porque no llevo muchos capítulos y al final me voy a pillar los dedos, pero ya tengo el final en mente y no creo que me quede mucho por escribir. Gracias a todos por leer.
XXOO
Twitter: tamyalways



avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 39

Mensaje por tamyalways el Vie Oct 26, 2018 9:32 am

POV RICK

Me he levantado con toda energía recuperada. Enseguida me he puesto manos a la obra con todo lo que me he perdido en este tiempo sobre el caso, Javi ha hecho un buen trabajo en cuanto a reunirme todo lo que Kate había conseguido este tiempo. Debo admitir que ha trabajado sin parar, que ha luchado con todas sus fuerzas, pero supongo que es demasiado complicado ante un adversario tan poderoso, solo espero que todos juntos lo logremos.

Son apenas las 9 de la mañana y ya tengo los ojos agotados de tanto leer. Pongo la cafetera para poder mantenerme en pie justo cuando escucho unos pasos. Cuando me giro allí está mi madre tan guapa como siempre, como si no acabará de levantarse.

-Hola madre.

-Hola hijo, ¿Cuánto llevas despierto?

-No mucho.

-Tu ojos cansados dicen todo lo contrario-dice cogiendo dos tazas y sirviendo el café para ambos.

-Solo ha sido que el viaje y todo…no podía dormir.

-Eso sofá tampoco creo que ayude mucho, deberíamos buscar otro sitio cuanto antes, además no me gusta estar aquí, tu compañero el pobre no tiene que aguantar todos nuestros trastos tirados por todos los lados.

-Mama a él no le importa, es un buen amigo. Pero tienes razón, tenemos que empezar a buscar casa, y casualmente tengo la mañana libre, ¿Qué te parecería?

-Me parece perfecto, pero antes tengo que ponerme guapa.

-¿En serio? Estás genial.

-Por dios hijo, estoy en la gran ciudad, aquí puedo ponerme guapa-dice guiñándome el ojo antes de desaparecer y yo sonrió, porque a pesar de no salir nunca de nuestra pequeña casa, siempre ha tenido ese aire soñador que en parte yo acogí para mí.

Minutos después salíamos por la puerta de casa, en realidad sin ningún destino fijo, tampoco esperábamos encontrar hoy nada, pero salir y que mi madre paseara por la que va a ser su nueva casa ya era suficiente para mí.

Llevábamos un buen rato paseando cuando decidimos parar a tomar un café, ambos lo necesitábamos.

-¿Qué te parece la gran ciudad?

-Completamente diferentes al valle, hay un montón de gente y ruido.

-Si… tienes razón, pero también tiene cosas buenas. Estoy deseando llevarte al cine o al teatro, creo que te enamoraras-digo con una sonrisa y la veo asentir, sé que aunque esto es lo que quería le va a costar hacerse al lugar aún recuerdo mis primeros días que parecía un cachorrito abandonado.

-¿Qué tal te fue ayer?

-Bien mama-digo con una sonrisa-estamos investigando un caso y creo que eso me ayudara a publicar mi primer artículo, estoy seguro.

-¿Es peligroso?-pregunta preocupada.

-No estoy solo en esto y además estamos haciendo algo bueno mamá, sé que vamos a estar bien.

-Entonces me alegro, pero ten cuidado. Y recuerda hijo, no todo puedo ser trabajo.

-Claro que no, vamos a hacer muchas cosas juntos mama-digo con una sonrisa.

-No me refería a eso, yo…ya he vivido mi vida y voy a empezar una nueva en cuanto…pase un tiempo en el que asimile todo lo que me ha pasado. Quiero que tú hagas lo mismo, no quiero que tú vida se centre solo en el trabajo o en mi. Eres joven mereces ser feliz.

-Y si cumplo mis sueños y estoy contigo lo seré.

-Ya sabes a lo que me refiero.

-Ahora no puedo ni quiero pensar en esas cosas.

-Uno no piensa en esas cosas, cuando llegan, llegan pero tienes que tener el corazón abierto para recibirlo, no te cierres nunca antes eso cariño, estar con tu padre ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida, junto a tenerte a ti-dice con una sonrisa y yo asiento, aunque siento un nudo en el estómago, porque por mucho que me dijera, yo ahora mismo no estaba para ello, aunque sin duda estaban golpeando duramente en la puerta de mi corazón, lo estaba oyendo pero no quería dejarle entrar…o más bien, lo tenía allí encerrado sin querer escucharlo porque sino…todo se vendrá abajo, lo sé.

POV KATE

He quedado con Lanie para desahogarme necesitaba contarle mi encuentro de ayer y como me sentía al respecto. Estaba agotada porque no había podido dormir en toda la noche, llevaba meses soñando con ese encuentro y para nada fue como soñé.

-Hola amiga ¿Qué son estas prisas? Es demasiado temprano.

-Lo sé, pero no he dormido en toda la noche…

-Vamos, un café nos vendrá bien a las dos-dice tirando de mi hacia la cafetería más cercana.

Íbamos la una pegada a la otra cuando llegamos a la entrada la puerta se abre y nos separamos para dejar salir.

-Gracias-escucho una voz dulce y cuando levanto la cabeza con una sonrisa me encuentro con una mujer que conocía de algo, pero cuando lo veo allí a él detrás no necesito pensar más todo encaja perfectamente.

-Hola…-digo con un hilo de voz mirándole a él sintiendo de nuevo como ese dolor por lo de ayer me recorre todo el cuerpo.

-Eres Kate ¿No?-dice su madre con una sonrisa y yo le sonrió asintiendo y veo como se acerca y me da un abrazo-me alegro de verte, ¿No vas a saludarla?-dice mirando a Rick que traga saliva sin saber que decir.

-Ya nos vimos ayer-digo con una pequeña sonrisa para acabar con ese momento pero aún así veo como su madre pone cara de no entender que tenía que ver eso con no saludarme.

-Mama, tenemos que irnos.

-Este hijo mío siempre con prisas. Estamos en casa de un amigo suyo, pero estamos buscando casa, cuando la tengamos estás invitada a comer, y no me vale un no por respuesta-dice y yo miro a Rick que enseguida aparta la mirada de mi y yo solo le dedicó una sonrisa.

-Me alegra haberla visto de nuevo y…siento mucho…-digo parando porque no soy capaz de seguir.

-Gracias hija-dice dándome un abrazo antes de salir seguida por Rick de aquella cafetería, dejándome aún peor que antes. Pero no me da mucho tiempo a pensar en ello cuando siento como Lanie tira de mi hacia dentro hacia la mesa más cercana.

-Ahora entiendo porque no has dormido hoy. ¿Qué pasó ayer?-dice casi sin dejar que me siente.

-Pues eso…que nos reencontramos.

-Por lo que veo no fue muy bien.

-No…él ha venido con unos objetivos en la cabeza, y yo no es que entre dentro de ellos, sino que parece que le alejo de ellos-digo con una sonrisa sarcástica.

-Oh…Kate, ¿Qué esperabas después de tanto tiempo?

-No lo sé…sé que ha pasado un tiempo y que yo he hecho cosas también…joder que la he liado mucho todo este tiempo, pero yo lo quiero…lo quiero con todo mi alma. Joder Lanie estoy enamorada de él dejaría todo por él, quizás me he dado cuenta demasiado tarde.

-Nunca es tarde si la dicha es buena, ¿No se dice así? Si lo quieres lucha por él.

-¿Y si tiene razón y yo soy mala para él? Lo quiero Lanie no quiero nada malo para él y menos si es por mi culpa.

-¿Entonces lo vas a dejar escapar? Pensé que querías luchar…dices que él te hace ser mejor y que quieres ser mejor…

-Porque él me hace mejor no puedo ser egoísta, quizás lo mejor para él sea que me aleje de él.

-Tu sabrás lo que haces amiga. Pero me parece que eso es de ser tonta y de no ser valiente. Si quieres algo lucha por ello, lucha pero siendo la mujer mejor que él ayudó a que fueras.

-¿Cómo?

-Siendo tu Kate, la mujer luchadora, la que no cree en las injusticias, la que lucha contra todo. Se esa mujer fuerte que no se deja vencer, mete a los malos en la cárcel a su lado, ayúdale a cumplir sus sueños para que vea que tú también le haces bien, que tú también puedes ayudarle a ser mejor, a ser el hombre que siempre quiso ser.
CONTINUARÁ...
Gracias a todos por leer, pasad un buen fin de semana y nos leemos el lunes.
#CaskettAlways
XXOO
Twitter: tamyalways
avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 40

Mensaje por tamyalways el Lun Oct 29, 2018 4:12 am

POV RICK

Empezamos otra etapa, o eso espero que me diga ahora Javi cuando llegue a casa. Ha estado reunido con el capitán y con su jefe que será el encargado de introducirse dentro, de llevar todo desde dentro. Estoy nervioso pero con ganas, necesito empezar esto para tener la mente ocupada, para no tener que pensar en ella, porque desde ayer, solo puedo pensar en ella. ¿Cómo puede dolerme tanto verla?

Escucho la puerta abrirse y se que es Javi, miro hacia la habitación cerrada dónde está mi madre para asegurarme que estaremos tranquilos durante un tiempo, lo justo para hablarlo todo sin que mi madre tenga que enterarse de más para no preocuparla.

-Hola tio-digo levantándome pero él enseguida hace un gesto para que me siente.

-Necesito sentarme-dice sin duda agotado.

-¿Quieres algo?

-No, necesito soltarlo todo rápidamente para que me dejes descansar cuanto antes.

-Vale-digo con una sonrisa.

-Pues bien, tenemos el apoyo del capitán, nos va a ayudar en todos lo que podamos pero ellos no pueden dar la cara, no sería válido. Pero en cuanto demos el aviso tendremos allí a todo el apoyo inimaginable. He conseguido todo un equipo de escucha para ti, y una furgoneta increíble, te va a gustar-dice con una sonrisa-Kevin, mi jefe ya lo conoces, va ayudarme. Él estará dentro conmigo. El capitán nos ha conseguido también darnos una buena tapadera. Ahora tengo más antecedentes que los que podría haberme imaginado en la vida-dice con una sonrisa-ya somos unos narcos de la ostia-dice haciéndome reír-ahora solo tenemos que conseguir que oigan hablar de nosotros para que vayan a por nosotros, no les gusta la competencia así que vendrán pronto.

-Puede ser peligroso.

-No nos harán nada. Según los antecedentes somos buenos y tenemos grandes contactos, nos querrán dentro, y cuando eso pase, solo necesitaremos ganarnos su confianza para dar con todos, no nos vale con el escalón inferior.

-No, no nos vale, pero siempre con cuidado.

-Eso siempre hermano-dice con una sonrisa-a partir de mañana seré Derrick para que lo sepas.

-¿Derrick?

-Si ¿Por qué?

-No sé, es gracioso-digo riéndome.

-No te rías capullo -dice haciéndose el enojado.

-No en serio, gran trabajo amigo.

-Aun no he hecho nada.

-¿Qué dices? Lo tienes ya todo pensando.

-No, todo no. Kate.

-¿Qué pasa con Kate?

-Tu decides qué papel quiere que tome en este juego. Tú decides si quieres que juegue o no-dice dejándome sorprendido.

-No entiendo.

-Necesito que estés al cien por cien en esto, mi vida y la de Kevin están en juego. Si no crees que puedas aguantar su presencia…

-No puedo dejarla fuera. Ella ha hecho todo el trabajo hasta ahora…ella ha luchado por esto mucho más que nosotros. Entiendo tu preocupación, pero prometo que no voy a dejar que os pase nada. Ese será mi primer objetivo.

-Me alegro que mi vida te importe.

-Javi lo digo en serio.

-Lo sé, pero aunque estés al cien por cien nada asegura que salgamos con vida de aquí ni victoriosos.

-Lo sé…por eso Javi aún estás a tiempo de echarte para atrás, tú y tú amigo.

-Todos queremos justicia, y también ayudar a un amigo, a alguien a quienes queremos. Él a mí, yo a ti, ¿Y tú? ¿por qué estás dispuesto a dar tu vida? Piénsalo hermano, es algo que sin duda tienes que pensar. Yo me voy a descansar.-dice levantándose y dejándome allí solo sin saber muy bien por dónde tirar. ¿Por qué estaba haciendo esto? Por mis objetivos, porque esto me acerca a ellos, por José y María para darles justicia…y no podía negarlo por ella, lo hacía por ella para que por fin después de tanta lucha tuviera algún incentivo para seguir, para que su lucha no acabará aquí.

POV KATE

Aquí estaba en otra fiesta de mi padre, bueno más bien huyendo de ella porque ni si quiera había salido de mi habitación. Esta vez ni si quiera mi padre ha intentado convencerme es como si se hubiera dado cuenta de que ya me ha perdido…al menos en cuanto a eso. Ahora casi incluso echo de menos que esté tan encima de mi, creo que es porque me siento sola, ya ni si quiera tengo a Tom pegado a mis talones todo el tiempo.

He pensado tanto en lo que hablé con Lanie, tantas dudas, luchar no luchar, dejarlo seguir con su vida, hacerle ver que estoy aquí para ayudarle. Mil dudas de las que aún no he conseguido sacar ninguna claridad.

Quería centrarme solo en el caso, exclusivamente en ello pero no podía…me había dado cuenta de que él era lo importante de verdad, supongo que cuando lo pierdes es cuando te das cuenta. No entendía que había pasado para que cambiará de opinión así de golpe…pero sus palabras aún se clavan en mi pecho y duele, duele demasiado.

Suena mi móvil y pienso en no cogerlo, estaba cansada pero solo pensar en que pudiera ser Javi con noticias hace que descuelgue el teléfono.

-¿Si?

-Hola soy Martha la madre de Rick-cuando escucho esas sietes palabras tengo que sentarme de la impresión.

-¿Ha pasado algo? ¿Le ha…?

-No, él está bien, solo necesitaba hablar contigo. ¿Podemos vernos?

-Si claro-digo tragando saliva nerviosa.

-No conozco nada de la ciudad…

-¿Estás en casa de Javi?

-Si.

-Conozco la dirección puedo ir para allá.

-Perfecto, pero no tardes mucho ¿Si? Me gustaría aprovechar que estoy sola.

-Esta bien-digo nerviosa por saber que era eso tan importante de lo que tenía que hablarme.

Cuando llego al edificio enseguida miles de recuerdos vienen a mi cabeza. Solo había pisado una vez esa casa con él, pero ese día todo cambió, ese día conocí al verdadero Rick, ese día me dejo ver que había detrás de esa fachada convertido en mi guardaespaldas, en mi apoyo. Ese día me habló del Rick niño y de todos sus sueños, ese día empecé a verlo con otros ojos pero aún así…aún así no cuide sus sueños, no le ayude y ahora él no quiere mi ayuda. Me merezco todo lo que me paee por no saber valorarlo cuando lo tuve a mi lado, pero ahora…ahora puedo ayudarle, y debo hacerlo, debía ayudarle a cumplir los sueños de aquel niño que se ha convertido en un hombre increíble, y aunque no tenga ninguna posibilidad de recuperarlo, voy a luchar por ayudarle como él lo hizo por mi, sin ningún interés oculto solo por ayudarle por verlo feliz.

Cuando la puerta se abre y me encuentro allí con sus madre me doy cuenta de que no sé que es lo que hago aquí y no controlar eso hace que me ponga nerviosa y más porque estoy segura de que él no tiene ni idea de que estoy aquí y que se enfade ahora es lo que menos quiero.

-Pasa, ¿Quieres un café?

-Si gracias-digo pasando detrás de ella y no puedo evitar mirar a todos los lados y una sonrisa aparece en mi cara solo de recordar lo que pasó en ese pasillo camino a su habitación.

-Tengo que entender que él no sabe que estoy aquí ¿No?

-No, no lo sabe, pero me da igual si lo sabe. Solo soy una madre preocupada por su hijo. Yo he venido aquí solo para que él viniera. Este es su lugar, no creo que sea tanto el mío, pero él necesitaba venir, o eso creía. Tengo miedo de que se meta en algún lío, de que se ciegue porque quiere que su padre se sienta orgulloso. Y no quiero que se equivoque porque su padre ya está orgulloso de él. Yo solo necesito que sea feliz. Su padre trabajaba todo el día, pero lo hacíamos juntos y cada segundo que podía lo pasábamos juntos. Éramos felices porque nos teníamos el uno al otro.

-Eso es muy bonito, pero no sé que tengo que ver yo con eso.

-Muy fácil. Mi hijo te quiere, lo sé porque no va lo había visto tan feliz como aquel día que te presentaste en casa, tenía la cara iluminada.

-De eso hace ya un tiempo…

-Pero sus sentimientos no han cambiado. Y por tu forma de actuar el otro día, tampoco lo has olvidado-dice haciendo que baje la mirada porque siento que me sonrojo.

-Da igual eso, otras cosas si han cambiado.

-Pero pueden volver a cambiar. Si le quieres, no lo abandones. Ahora mismo aunque él no quiera reconocerlo, te necesita…es un cabezón como su padre pero es un trozo de pan como él. Está a su lado…no le dejes que deje pasar la oportunidad de ser feliz, no dejéis pasar esta oportunidad-dice mirándome mientras sujeta mi mano y siento como sus palabras se clavan en mi pecho, y entonces la puerta se abre y ya no podemos decir nada más.
CONTINUARÁ...
Gracias a todos por leer, ¿Que hará Kate al final? Empieza la cuenta atrás para conseguir que el caso se acabo pero el proceso será duro y lo pasarán juntos, eso puede unirles para siempre o todo lo contrario...
XXOO
Twitter: tamyalways











avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 41

Mensaje por tamyalways el Miér Oct 31, 2018 7:42 am

POV RICK

Cuando entro por la puerta de casa después de ir a por la furgoneta para esta noche, para nada esperaba encontrarme con lo que me encuentro.

Allí está Kate sentada junto a mi madre, y no sé ni qué pensar. ¿Qué hace aquí ella? ¿Y que hace hablando con mi madre?

-¿Qué pasa?-pregunto mirando a mi madre porque a ella no soy capaz de hacerlo.

-Venia buscándote y tu madre me dejó pasar para que te esperará-contesta ella y yo tragó saliva pero no le quitó la mirada a mi madre para saber si dice la verdad.

-Ya lo has oído hijo, y ya que estás aquí yo os dejo solos -dice dándole un beso a Kate antes de salir de la cocina dejándonos solos.

No sé muy bien que hacer y como no quiero estar sentado donde tenga que estar mirándola me muevo por la cocina para prepararme un café dándole la espalda. Tardo todo lo que puedo y ella se mantiene en silencio, no quiero acabar y tener que encararla así que decido empezar yo mientras sigo con el café.

-¿Vas a decirme a qué has venido?

-Bueno ya que no me habéis dicho nada en estos días de cómo va las cosas pues he tenido que venir yo a preguntaros.

-¿Y porque tienes que venir a verme a mí?

-No seas egocéntrico. Es el único lugar que conozco, ambos vivís aquí, me daba igual con quién hablar-dice dura y no puedo evitar girarme y mirarla para cerciorarme de que había vuelto la Kate del principio, pero a pesar de la seguridad en su voz, su mirada me dice lo contrario, no hay nada de dureza en ella, al revés parece que va a romperse.

Me siento quedando justo enfrente de ella mirándola por primera vez a los ojos y tras tomar aire vuelvo a hablar.

-Iba a llamarte luego. Acabo de ir a por la furgoneta, la que será nuestra casa durante no se cuento tiempo. Javi tiene todo ya preparado…él lo ha hecho todo. Esta noche empezarán a hacer ruido para atraerlos…tendremos que estar preparados, aunque no va a ser cosa de un día ni de dos. Va a ir para largo. Kate…iba a contártelo…nunca te dejaría fuera, se lo importante que es esto para ti y todo lo que has luchado…en realidad-paro tomando aire-en realidad te acabo de mentir, vamos a estar en peligro desde el momento en que empecemos esto, quizás ya lo estemos, pero si ese peligro llega a primer plano si…si creo que es peligroso es más que real no me temblará la mano para apartarte sea como sea-digo mirándola.

-Ya no eres mi guardaespaldas ya no tienes que cuidar de mi-dice sería mirándome fijamente.

-No…ahora es peor ahora serás mi compañera…los compañeros se cuidan las espaldas.

-Tu mismo lo has dicho es algo recíproco, así que…

-Espero que ese momento nunca llegue, pero mientras tanto si es verdad que los que corren peligro son ellos, aunque tengamos a la policía cerca si pasa algo seguramente cuando actúen ya será demasiado tarde. Con esto quiero decir, que tenemos que centrarnos al cien por cien en escuchar y vigilar y…

-Tranquilo, se a lo que he venido-dice segura y yo solo asiento con la cabeza-Bien si ya no tienes que contarme nada más.

-Yo…te recojo esta noche.

-Mejor te paso una dirección, no quiero que mis padres sospechen algo y me retengan o peor se metan por medio estropeando todo el plan.

-Esta bien-digo levantándome y garabateado mi número en una servilleta. Cuando me giro ella ya está de pie dispuesta a irse-este es mi número.

-Perfecto-dice recogiéndolo de mi mano haciendo que nuestros dedos se rocen dando una descarga a mi cuerpo.

-Nos vemos esta noche.

-Nos vemos-dice saliendo por la puerta sin mirar atrás dejándome tocado y con la sensación de que mantener las cosas frías y profesionales va a costarle menos a ella que a mí.

POV KATE

Estoy esperándole a la vuelta de la esquina de mi casa, estaba nerviosa porque sabía que lo que estábamos haciendo podía ser grande pero muy peligroso. Sabía que lo hacía por María y por José, sabía que merecía la pena pero aún así…no podía evitar estar preocupada por si les pasaba algo, después de todo yo les metí en todo esto.

Cuando veo como se acerca una furgoneta negra, me hecho a un lado esperando a que pare, pero pasa de largo así que me apoyo en la pared y sacó mi móvil intentando no pensar en que se haya echado atrás y me haya dejado fuera. Estaba perdida en esos pensamientos cuando escucho un pitido cuando levanto la cabeza me encuentro una furgoneta de helados delante de mí. Mi cara de sorpresa sin duda tiene que ser un poema. Entonces la ventanilla se baja y lo veo asomarse.

-Vamos, no quiero llegar tarde-dice haciendo que reaccione y me monte rápidamente a su lado.

-¿En serio? ¿De verdad pensáis que así vamos a pasar desapercibidos?

-Cuando más se vea menos sospechoso será-dice con una sonrisa-siempre he querido ver una, desde que era un niño. Solo lo había visto en libros-dice sonriendo como un niño y no puedo evitar sonreír.

-¿No habías visto ninguna en todo el tiempo que estuviste aquí?

-¿Cómo esta? Ni de coña-dice ilusionado y no puedo evitar reírme, al menos la noche no empezaba tan mal.



Llegamos al lugar en el que vamos a tener que pasar casi toda la noche, bueno bastantes noches durante un buen tiempo. Pasamos a la parte de atrás de la furgoneta que está repleta de pantallas, micros y cascos para saber todo lo que pasaba al otro lado de la calle donde se encuentra ese antro donde se concentra gran parte de esos polis que tenemos entre ceja y ceja porque fueron los que detuvieron a José. Allí son tratados como reyes cosa que sorprende siendo policías, no tanto si le suministran dinero y drogas a esportones.

-¿Cuánto queda para que empiece la fiesta?-digo nerviosa.

-Están saliendo, en diez minutos estarán dentro. Estoy más nervioso de lo que pensaba-dice sin dejar de moverse.

-Yo también estoy nerviosa pero eso no nos ayuda. ¿Por qué no me cuentas algo…? No sé sobre qué has hecho este tiempo.

-Ya sabes lo que he hecho este tiempo, cuidar de mi padre.

-Lo siento.

-No…seguro que tú has hecho cosas más interesantes ¿No?-dice mirándome fijamente de forma dura y veo como me está avisando pero no sé porqué.

-No sé, he luchado mucho por sacar a José hasta que…luego por hacerle justicia. Tampoco ha sido fácil, no creas que lo he pasado bien.

-Ya claro-dice con sonrisa sarcástica mientras aparta la mirada de mi.

-Rick si tienes que decir algo será mejor que lo hagas ya.

-No tengo nada que decir, yo no.

-Mira, de verdad prefiero que lo sueltes-digo levantando la voz estaba empezando a molestarme todo esto.

-Ya te he dicho que yo no tengo que contar nada. Yo solo he estado cuidando a mi padre, con ellos hasta el final.

-¿Qué se supone que he hecho yo?

-Tu sabrás.

-Rick…

-¿Qué? ¿Qué quieres que te diga? Yo no he estado por ahí pasando bien con otra, no lo he hecho quizás porque no he tenido la oportunidad o no soy así pero vamos que cada uno…-dice haciendo que sus palabras me golpeen de lleno. ¿Cómo sabía lo mío con Will? ¿Eso era lo que le molestaba? ¿Eso era lo que ha hecho que venga así?

-Rick…yo

-Nada no tenía que haber dicho nada, cada uno hace lo que le da la gana con su vida-dice intentando centrarse en las pantallas toqueteándolo todo.

-Rick-digo colocando mi mano sobre ella la suya consiguiendo que me mirara y veo todo el dolor en sus ojos haciendo que me sienta mal, tanto que tengo que apartar mi mirada de la suya.

-Chicos, ¿Me oís? Estamos aquí, listo para entrar-escuchamos como la voz de Javi llena la furgoneta cortando la conversación pero dejándonos a los dos complemente tocados.
CONTINUARÁ...
Pues parece que Rick ha explotado, pero eso no le ha ayudado mucho aunque puede que le haya ayudado a Kate a saber que es lo que ha pasado. ¿Hablaran del tema? ¿Les llevara a buen puerto?
XXOO
Twitter: tamyalways


avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 42

Mensaje por tamyalways el Vie Nov 02, 2018 7:53 am

POV RICK

Nos tiramos el resto de la noche sin decir nada, solo escuchando lo que pasaba allí dentro esperando a que esto empezará con buen pie. Menos mal que no hemos vuelto a sacar el tema porque estaba maldiciéndome por haber sacado el maldito tema, tenía que haberme callado no tenía que haberle dicho nada. Supongo que aunque me quise hacer el duro y pensar que era algo normal que yo mismo le pedí que siguiera su vida, supongo a pesar de todo eso, me dolió mucho saber que estaba con otro, más cuando yo no podía dejar de pensar en ella. Pero hice todo lo posible para que me olvidará para que siguiera con sus vida así que ahora no tenía derecho de pedirle explicaciones, fui un idiota solo por mencionarlo, aunque sabía que el estar así juntos tanto tiempo acabaría mal.

-Rick-escucho su voz después de un tiempo sin hacerlo cuando la miro veo como señala la cámara que va fijada al pecho de Javi, en ella se puede ver a uno de nuestros sospechosos acercarse a él.

Enseguida dejo todo a un lado y me enfoco en ello en ver que es lo que va a pasar ahora.

-Hola tío ¿pasa algo?-pregunta Javi cuando le empuja el tipo ese.

-Quítate, estás en el medio.

-Hay mucho sitio libre para pasar-dice como si nada girándose hacia Kevin dándole la espalda al tipo que parece que no le gusta mucho pero se aleja.

Javi sigue tan tranquilo con su copa en la mano junto a Kevin cuando de repente se acercan varios tipos y sin darle tiempo a decir nada los sacan de allí a los dos a base de empujones.

-Tenemos que llamar a la policía-dice de repente Kate levantándose pero yo le agarro del brazo.

-No tenemos nada tenemos que esperar.

-¿Y si los matan?

-No lo harán, confía en mi-digo mirándola directamente a los ojos y siento como mi cuerpo tiembla antes su mirada. La oigo suspirar antes de volver a sentarse a mi lado y colocarse de nuevo los cascos donde solo se oía de momento ruido y palabras que no llegaban a entender hasta que de repente vuelve a verse algo a través de la pantalla.

-¿Qué pasa amigo?-pregunta Javi mirando directamente al tipo que está allí de pie con una sonrisa dándole un trago a su copa tranquilamente.

-Ya te he dicho que estás en el medio.

-¿No te dije que había mucho hueco? Mira no entiendo que pasa contigo pero de verdad…-hace el amago de irse pero enseguida le retienen.

-¿Sabes quién soy?

-Pues la verdad que no, ¿Debería saberlo?

-Si aprecias tu vida si-dice tan serio y seguro que casi me caigo de la silla.

-Lo siento pero soy nuevo por aquí, bueno en realidad he vuelto de un lugar muy frío ¿Sabes? No sé cómo han cambiado las cosas por aquí, pero creo que podremos entendernos-dice Javi como si nada acercándose a él dándole un apretón en la mano dejando algo de su mercancía en ella. El tipo se ríe antes de coger la bolsita y tirarla al suelo.

-Te crees muy listo ¿No? Este es el territorio del Dragón, si alguien osa ha pisarlo acaba dentro de un hoyo, o en el río. ¿Qué prefieres tu?

-No sabía que había que repartirse las ciudades, yo siempre he repartido aquí, es más, seguro que tengo más clientes que ese amiguito tuyo. ¿Como dices que se llama?

-Eres muy gracioso pero…-de golpe se para cuándo siente como su móvil empieza a vibrar y lo saca alejándose de allí mientras sus matones impiden que Kevin y Javi puedan irse.

Se aleja lo suficiente para que no podamos escuchar a través del micro que es lo que está pasando con esa llamada pero el ambiente estaba bastante caldeado.

Enseguida vuelve y se mete el móvil en el bolsillo del pantalón y vuelve a meter su mano en la chaqueta.

-Va a sacar un arma-dice Kate poniéndose de pie y yo me quedó paralizado mirando la pantalla, no podía ser no… Pero entonces veo como saca una tarjeta de su bolsillo y se acerca con paso seguro a Javi aunque con cara de pocos amigos.

-Mi jefe quiere verte, mañana en este mismo lugar. Espero que vengas sino…eres hombre muerto-dice entregándosela y saliendo de allí por donde entró con cara de pocos amigos.

Cuando veo esa escena en la pantalla me cuesta reaccionar hasta que veo como Kate se pone de pie y se pone a saltar como una loca sin parar de gritar y entonces me doy cuenta, estábamos dentro, el paso más complicado acabábamos de superarlo.

No puedo evitar sonreír al verla tan feliz, después de todo ella es la que más ha apostado por esto, es la que más a luchado y por fin parece que algo le sale bien.

Vuelvo a la realidad cuando escucho a Javi desde el micro. Ambos nos miramos y volvemos a sentarnos delante de la pantalla con el oído puesto en sus palabras.

-Chicos…parece que todo ha ido bien. Ahora no podemos cagarla-dice como si nada mientras sigue bailando y tengo que esforzarme para no reírme al verlo darlo todo en la pista-no podemos quedar a partir de ahora, disfruta de mi casa y cuídala me quedaré con Kevin hasta que todo esto acabe. De momento está será la mejor manera de comunicarnos. Además te he dejado un móvil desechable en mi habitación, puedes usarla mientras tanto. Usa solo el móvil para cosas importantes, muy importantes. Para lo demás ya sabes cómo quedamos en comunicarnos-dice y veo como Kate me mira yo le hago un gesto dejándole claro que luego le explicaría.-Espero que valoréis mi vida-dice con una sonrisa-estamos dentro chicos, estamos dentro-dice mientras no para de moverse y Kate y yo no podemos dejar de reírnos sin parar, sin duda felices de que esto haya salido bien.-Descansad, mañana nos vemos hermano-dice mientras sigue bailando tirando de Kevin que aparece que no está muy por la labor.

Desconecto todo con una sonrisa mientras me estiró en el asiento, estaba agotado de estar tanto tiempo sentado pero parece que está valiendo la pena todo el esfuerzo.

-Esto es una putada pasada-digo con una sonrisa y la oigo reírse-por cierto-digo mirándola -lo de antes entre Javi y yo, es que aclaramos dejarnos mensajes como si fuéramos dos espías-digo y la oigo reír.

-¿Am si? ¿Cómo?

-A través de la publicidad del periódico. Ya sabes yo vendo un cachorro en perfecto estado.

-¿Qué dices?-dice sin parar de reír y yo me uno a ella, dios era tan preciosa cuando se reía, y entonces recuerdo que la noche no había sido siempre así, que ojalá hubiera sido así porque se nos hubiera hecho mucho más corta pero yo la cagué sacando algo que no tenía que haber sacado.

-Kate…yo...siento lo que dije antes, no tenía que haber dicho nada, no era algo que me incumbiera, de verdad lo siento.

La veo mirarme mientras asiente pero su cabeza la baja demasiado impidiéndome ver sus ojos.

-Yo también lo siento…Rick ahora…ahora lo importante es el caso y todo lo que ello conllevará, justicia y quién sabe si un futuro para ti-dice con una pequeña sonrisa-pero espero que también me dejes explicarme en algún momento…creo que nos debemos una conversación de verdad, sin tapujos-dice levantando la mirada y centrándonos en la mía. Siento como me pican los ojos solo de poder ver esos ojos de nuevo.

-Yo también lo espero-digo tragando saliva.

-Cuando todo acabe…cuando ya no sea más un estorbo para tu carrera y eso-dice con una sonrisa triste y se que fui a doler, sé que tire con todo porque tenía miedo de que ella volviera a ponerse ahí arriba en mis prioridades. Me pase, y ahora no puedo hacer nada para arreglarlo, o quizás si, pero quizás no es el momento. Ahora tenemos que centrarnos en buscar justicia pero sobre todo en mantenernos vivos durante este proceso porque sino nada habrá merecido la pena.

-Creo que deberíamos irnos a descansar, nos esperan unos días intensos.

-Tienes razón, será lo mejor-dice apartando la mirada de la mía mientras se sigue hacia la parte delantera de la furgoneta. Yo tomó aire y la sigo de cerca dispuesto a acabar el día sin meter más la gamba, aunque sin duda eso era complicado.


CONTINUARÁ...
Gracias a todos los que seguís leyendo. Tengo que confesaros que me esta costando un mundo escribir el final de la historia y que tengo sentimientos encontrados. Por un lado estoy deseando acabarla porque no me esta dando demasiadas alegrías...esta siendo como una montaña rusa de emociones, y por otro lado, no quiero acabarla, siento que estoy alargando el momento porque puede ser la ultima y eso...me da pena, mucha pena. Me esta costando escribir el final, pero ya estoy cerca, solo que quiero hacerlo bien, quiero quedarme tranquila con ella, por si es el final, por si no hay más. Daros las gracias a todos los que estaís ahi y los que habéis estado siempre, vuelvo el lunes XXOO
Twitter: tamyalways






avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 43

Mensaje por tamyalways el Lun Nov 05, 2018 9:51 am

POV KATE

Ya no sé cuántas noches llevamos metidos en esta furgoneta, los primeros días había algunos avances porque poco a poco les iban enseñado que iban las cosas pero ahora avanzamos poco hasta nada.

Ilusa de mi pensé que con solo admitir que estaba traficando valdría, pero el capitán necesita muchas pruebas y quiere también culparlos de asesinatos y para eso necesitan ganarse su confianza, lo que significa días y días de infiltración y de vigilancia que se terminan haciendo eterno.

Además de todo eso, estaba lo otro, el Dragón, él era el que manejaba todo, él era el cabecilla de todo y el principal culpable de los he le pasó a José, si no fuera porque sabemos que existe pero no quién es, quizás ya hubiera tirado la toalla, pero solo pensar que si pillamos a estos peones él puede conseguir más y volver a hacer daño a más gente hace que aguante todo, incluso compartir momentos con Rick en una furgoneta que por momentos me agobiaba.

Compartir momentos con él no todo el tiempo era malo, pasábamos buenos momentos viendo a los chicos hacer algunas cosas, o hablando de libros o de series que habíamos visto el día anterior, pero había momentos en los que la tensión de un día más otro y otro, hacia que nuestro humor cambiará de repente y entonces lo mejor era que alguno de los dos saliera a tomar el aire.

No habíamos vuelto a sacar el tema del primer día, aunque me mataba por preguntarle si sabía algo y como, pero solo tener que hablar de ello me hacía sentir tan mal y sucia que preferí no sacarlo. Iba a cumplir mi promesa de ayudarlo y si para eso lo mejor no era meterme en su vida así lo haría.

-Parece que hoy va a ser un día sin más-dice de repente devolviéndome a la realidad.

-Si cada día son más-digo sin poder evitar la frustración en mi voz.

-Kate…vamos a ganar-dice de repente seguro mirándome y yo solo asiento con un nudo en el estómago, porque ahora mismo siento que pase lo que pase yo ya he perdido.

-Voy a por algo para beber. ¿Quieres algo?

-No gracias-dice volviendo a fijar su mirada en la pantalla y yo salgo de allí sin mirar atrás pensando en lo duro que es estar con la persona que quieres y no poder ni si quiera darle un abrazo.

Cojo un montón de guarrerías y algo para beber y lo llevo a la caja. Pago y salgo con mi bolsa recibiendo el frescor de la noche. Camino de vuelta a la furgoneta cuando veo como del club empieza a salir gente, entre ellos estaba uno de los policías que teníamos fichados. No sé qué coño se me pasa por la cabeza pero enseguida cruzo la calle y le sigo de cerca intentando no ser pillada.

Cuando ya llevamos un buen trozo andado me doy cuenta de que he cometido un error, no sabía dónde iba y encima estaba sola, nadie sabía dónde estaba.

De repente las dudas me acechan y me freno sacando el móvil, quizás debería avisarlo o quizás debería volver sobre mis pasos, pero una mano en mi hombro hace que me tense de golpe.

-Si llega a ser él no hubieras tenido tanta suerte-escucho una voz conocida justo a mi espalda y ese miedo que me tenía paralizada hace que me giré y me lance a sus brazos abrazándole con fuerza.

-Dios…lo siento. Qué susto, iba a llamarte ahora.

-Menos mal que te he visto y sabía que ibas a hacer una locura -dice separándose.

-Lo siento Rick, no sé que se me ha pasado por la cabeza.

-Sera mejor que volvamos, los chicos ahora mismo están solos sin protección.

-Pero podíamos ver…

-Lo importante es que ellos estén bien no lo que haga ese tipo ahora-dice serio y yo bajo la cabeza avergonzada.

-Tienes razón, lo siento.

-Ya no sé escucho tantas veces decir esas palabras de ti, que ya no sé ni cómo tomármelas-dice mirándome con seriedad antes de girarse y emprender el camino de vuelta haciendo que me sienta aún peor.

Cuando llegamos de nuevo a la furgoneta, tengo la necesidad de pedirle perdón de nuevo pero no quiero que esto acabe en una discusión, aunque quizás era en el único momento en que por fin sacaba todo, todo lo que no le gustaba de mi, todo lo que lo mantenía enfadado, y no sé si fue por saber, por martirizarme o por martirizarle a él, pero sacó el tema.

-Lo siento mucho.

-Eso ya lo has dicho mil veces, lo que no se ya que es lo que sientes-dice sin duda enojado sin mirarme.

-Siento muchas cosas…de verdad.

-Si ya-dice soltando una risa sarcástica que me duele más que cualquier otra cosa.

-Al menos podías mirarme mientras te hablo.

-¿Para qué?-dice levantando la voz-acabas de pedir perdón supuestamente por hacer una tontería en vez de proteger a nuestros amigos y ahora quieres hablar mientras ellos están dentro. Muy coherente todo.

-Necesito que hablemos…por favor, si lo hacemos quizás esta tensión acabe y podamos ocuparnos de eso, pero mientras no hablemos no puedo hacerlo, no puedo dejar de pensar en…

-¿En como la has cagado tanto?-dice mirándome fijamente.

-Si…la he cagado mucho, pero no he sido la única.

-Claro, para que mi mierda no se vea tan grande esparzo un poco para los demás, se responsable de tus actos, crece de una vez-dice haciendo que cada palabra se clave como un puñal en mi pecho mientras las lágrimas caen sin parar-¿No querías que habláramos? Suelta, ¿Qué te ha molestado de mi?

-Rick.

-Venga dilo, ¿Qué he hecho que no haya sido pensando en ti antes que en mi? Todo, todo lo pensé porque era lo mejor para ti, siempre te he puesto por delante siempre. ¿Y tú?

-Yo nunca te lo pedí.

-Lo sé, y no te lo reclamo, lo hizo porque te quería-sus palabras en pasado me duelen más que el resto de palabras-llámame raro, pero cuando quiero alguien siempre voy a querer lo mejor para él.

-Pero te equivocaste-digo soprendiéndole-lo mejor para mí era estar a tu lado, tú me hacías ser mejor persona, tú hacías que me sintiera mejor conmigo misma. Me alejaste de ti cuando yo solo quería estar contigo-digo sin poder evitar llorar.

-Siento que estar con mi padre en sus últimos días de su vida fueran más importante para mí que estar contigo.

-No seas injusto. Yo iba a quedarme contigo.

-Cuanto, dos días, en cuento fueras consciente de donde estabas te hubieras marchado.

-Eso nunca lo sabremos no me diste la oportunidad para vivirlo.

-No te obligue a irte.

-Eso es injusto y lo sabes-digo mirándole y veo como baja la mirada-desde ese día me he equivocado muchas veces, muchas…pero nunca he dejado de quererte ni de pensar en ti, nunca. No sabes cuánto he necesitado estar contigo, no lo sabes. Soy una idiota, no puedo hacer nada sola, y por eso la he cagado tanto, pero eso no significa que no te quisiera, que no te quiera, porque lo hago Rick, lo hago con todas mis fuerzas-digo desagarrándome con cada palabra.

-Tienes una manera rara de demostrar las cosas.

-Lo he hecho todo mal, todo. Ya no me queda nada. Solo quiero acabar con todo esto, que ese hijo de putas se pudra y poder volver a empezar desde cero. Esta vez quiero hacerlo todo bien Rick, se que no me crees. Pero esta vez, voy a hacer todo bien. Solo quiero lo mejor para ti, solo eso-digo sintiendo como una última lágrima cae por mi cara desapareciendo por mi cuello.

-Yo…no se qué decir.

-Solo dime qué vas a luchar por tus sueños y que algún día podré enmarcar algún artículo tuyo o que voy a tener un libro en ese hueco guardado en mi librería-digo con una sonrisa-no voy a interponerme más en tu vida, pero voy a estar ahí, en un segundo plano viéndolo todo, viendo como por fin te conviertes en quien quieres ser. Estaré muy orgullosa-digo con una sonrisa y veo como me mira sin llegar a creerse mis palabras, pero entonces la voz de Javi corta toda la tensión del momento devolviéndonos a la realidad.
CONTINUARÁ...
Gracias a todos por leer, estoy acabando de escribir los últimos capítulos pero mañana empiezo a trabajar y voy a tener poco tiempo para escribir, o casi ninguno, intentaré acabar lo poco que me queda cuanto antes, pero voy a estar apuradilla para subir, intentaré mantener los tres capítulos de aquí al final que es poco, pero a lo mejor habrá algún día en que no podré subir porque no tenga nada que subir, espero que no pase porque de verdad ya queda muy poco para el final.
XXOO
Twitter: tamyalways







avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 44

Mensaje por tamyalways el Jue Nov 08, 2018 10:32 am

POV RICK

La voz de Javi al otro lado de la pantalla rompe el momento, Y es algo que voy a tener que agradecerle, porque las palabras de Kate estaban empezando a calarme, a hacerme sentir un idiota por alejarla de mi, por no dejarme llevar por lo que de verdad sentía, por lo que de verdad necesitaba y quería, que era estar a su lado.

-Tenemos que hablar, hora de sacar ese móvil de tu mesita de noche-son las palabras que nos hace volver a la realidad. La miro y no necesitamos decir nada más, ambos volvemos a la parte de delante de la furgoneta y salimos de allí rumbo a mi piso deseosos de saber si había alguna buena noticia por fin.

Llegamos a mi casa con la suerte de que mi madre ya esté dormida. Sin hacer ruido cogemos el móvil y nos lo llevamos hacia la cocina, donde nos sentamos alrededor de aquella pequeña mesa para el desayuno y tras mirarnos durante unos segundos nerviosos, marcó el único número que hay en la agenda, y los segundos de espera hasta que oímos una voz al otro lado del teléfono se hacer eterna.

-Hey bro.

-Hola-dice Kate para que supiera que ella también estaba allí.

-Hola a ti también, no me pasas una ¿eh?-dice sacándonos a los dos una sonrisa.

-Bueno tío no te enrolles y cuéntanos eso que ibas a contarnos, vamos a morir por saberlo.

-Pues allá va...joder ahora vendría super bien una música de esa de misterio ¿sabes lo que te digo?

-Javi-digo cortándole porque sé que si empieza nos tiramos toda la noche sin saber nada.

-Vale impacientes, ¿Sabes a quien voy a conocer mañana? Tengo una cita increíble, creo que lo he soñado toda mi vida...

-¿En serio nos llamas para decirme que has quedado con alguna chica?-digo desesperado.

-Pues la verdad, tienes razón, la cita de mañana tampoco es para tanto si me pones un pibón bueno por delante quizás deje esta cita a un lado, Kate, ¿No conoces a ninguna que puedas presentarme?

-Depende de como te portes.

-Vale aguafiestas. Mañana es el día chicos, he quedado con el mismísimo Dragón, lo he conseguido-dice haciendo que la bomba nos deje a los dos con la boca abierta sin saber que decir-¿No vais a decir nada? Pensé que estaríais felices de que todo esto acabara.

-Joder Javi, es que pensé que esas palabras nunca las llegaría a oír-digo sonriendo y veo como ella también sonríe-¿Entonces?

-Bueno solo tengo que esperar a que se presente, entonces vosotros llamáis al capitán y todo esto habrá acabado.

-¿Tan fácil?-dice sin duda Kate sin ser capaz de creérselo del todo.

-Eso espero.

-Tiene que salir bien-digo con una sonrisa porque estaba empezando a ver luz al final del túnel.

-Bueno chicos, os dejo que Kevin me esta mirando con mala cara, parece que es necesario dormir para él-dice haciéndonos reír.

-Venga bro, mañana nos vemos.

-Mañana empieza todo no acaba-dice dejando que esa frase cale en todos nosotros hasta que el pitido de final de llamada nos devuelve a la realidad.

La miro y la veo sonreír mientras mira al teléfono y se que ahora mismo esta intentando averiguar si todo eso ha sido un sueño o ha sido real.

-No puedo creérmelo-dice con una pequeña sonrisa.

-Es normal, no estamos acostumbrados a las buenas noticias-digo bromeando y veo como sonríe-deberías llamar a María y contarle la buena noticia.

-Creo que deberíamos esperar. Cuando pensé que iba a sacar a su hermano de la cárcel corrí para decírselo y...fíjate como acabó. Necesito tenerlo todo seguro antes de contárselo.

-Tienes razón.

-Creo que debería irme-dice levantándose pero entonces me doy cuenta de que no quiero que se vaya, no al menos que parece que ahora hay algo que va bien por fin después de tantos días.

-Quédate-digo casi suplicante y veo como me mira sin entender-creo que debemos celebrar. ¿una copa?

-No sé...

-Solo una, ¿si?-digo mirándola y veo como se lo piensa y después vuelve a sentarse en el mismo sitio mientras yo con una sonrisa me levanto para preparar una copa para cada uno.

No sé cuántas copas llevamos ya pero la primera ha quedado muy largo. Estamos más relajados y eso se nota porque nos permitimos incluso a bromear.

-Tu te ríes, pero lo conozco y cuando esto acabe no va a ver quién lo soporte-digo riéndose-se va a creer Superman o algo así-dice consiguiendo que se ría.

-Déjalo creo que se lo merece.

-Claro como tú ya no vas a tener que aguantarlo. Menos mal que no voy a quedarme mucho tiempo en esta casa sino…-digo exagerando y la oigo reír.

-¿Te vas a ir de aquí?-dice de repente sería.

-Voy a irme de esta casa, Javi ya tiene bastante como para tener que aguantar que estemos aquí. Pero me quedo en la ciudad…

-Para conseguir tus sueños.

-Bueno…al menos para intentarlo.

-Vas a tener tu historia y María justicia para su hermano…creo que es un buen comienzo.

-Gracias a ti-digo mirándola y veo como aparta la mirada.

-Yo solo conseguí que José no pueda disfrutar de este momento.

-Tu no lo mataste.

-Pero yo conseguí que lo mataran.

-Seguramente lo hubieran matado, no querrían dejar ni un cabo suelto.

-nunca lo sabremos.

-¿Crees que María se sentirá culpable? Ella fue la que nos pidió ayuda.

-Supongo…pero es normal que hiciera lo posible por sacar a su hermano.

-¿Entonces por qué te tienes que sentir culpable? Tú solo querías ayudar, a veces no vale con eso, pero tú intención siempre fue buena.

-Si-dice bajando la mirada aunque sé que no la he convencido.

-Kate luchas por ser una mujer mejor…y creo que lo has conseguido.

-No que va, solo soy un despojo de esa mujer con la que soñaba ser.

-Creo que es un buen comienzo, si mañana ganamos, tu tendrás mucha culpa de eso y aunque puede que no seas la mujer que querías ser, esa mujer idealizada, estoy seguro de que está cerca de ser una gran mujer, una gran abogada…esa mujer real, que siempre supe que llegarías a ser-digo mirándola con intensidad y ella me devuelve la mirada haciendo que todo mi mundo se derrumbe ante su mirada, y aunque sabía que esto no estaba del todo bien, no puedo evitarlo, coloco mi mano en su cara acariciándole suavemente antes de acercar mis labios a los suyos en un tierno beso que se convirtió en todo menos en algo inocente.

Nos besábamos levantándonos mientras no dejamos de buscar más contacto, y no me separo del beso aunque me falta el aire por miedo de que esto se acabe.

A trompicones vamos hacia la habitación mientras la temperatura no deja de subir. Casi me había olvidado de cómo sabían sus besos, de como se sentía su cuerpo debajo del mío.

Nos desvestimos despacio, sin prisas disfrutando del momento haciéndolo eterno porque ninguno de los dos pensaba que esto fuera a cambiar algo, aunque yo estaba empezando a replanteármelo muy seriamente.

Sentir su cuerpo desnudo entre mis manos hace que mi parte más loca salga. La miro para ver que todo está bien y empiezo a besar todo su cuerpo consiguiendo que se retorciera de placer. La necesidad hace que no podamos continuar con más juegos, me coloco entre sus piernas y la penetro de golpe consiguiendo sacar un gemido de su boca. Y sin dejar de besarnos, sin dejar de tocarnos, empezamos una baile de dos que nos lleva más allá del cielo, a un lugar del que no estoy dispuesto a volver.
Nos quedamos tumbados en la cama un rato sin decir nada, solo descansado cuando siento como suspira antes de levantarse y empezar a vestirse. Entonces me doy cuenta, no quiero que se vaya, no quiero volver a perderla y me levanto para intentar frenarla.

-Kate…no tienes que irte, no quiero que te vayas-una sonrisa aparece en su cara pero no es esa sonrisa que lo ilumina todo.

-Tengo que irme…es lo mejor para todos.

-No tiene por qué…-digo agarrándola por la cintura y la veo cerrar los ojos mientras apoya su cabeza en mi hombro.

-Rick te quiero…te quiero y por eso…por eso tengo que irme. Tenías razón no soy buena para ti, no voy a ayudarte a conseguir tus sueños.

-Kate estaba enfadado…yo no debí decir lo que dije. Me deje llevar por los celos cuando no debería, tú estabas libre y yo también no…

-Eso es lo de menos Rick, lo importante es que no soy buena para ti, al menos la Kate que tienes delante, la que has tenido delante todo este tiempo-dice bajando la mirada-quiero ser mejor, voy a luchar por ello y entonces quizás merezca tu amor.

-Kate te mereces mi amor…-digo limpiando alguna lágrima de su cara.

-Pero quizás tú no merezcas estar con una mujer rota como yo. Pero voy a luchar esta vez de verdad, cuando todo esto acabe tu conseguirás tus sueños lo sé, y yo seguiré luchando por ser mejor, por ser la mujer que siempre quise ser y si entonces…

-Seguiré estando aquí-digo mirándole con una sonrisa y la veo sonreír mientras baja la mirada.

-Te dejo ir como tú me dejaste ir, ahora sé lo que te costó, ahora sé que de verdad fue una prueba de amor-dice antes de acercarse y dejar un beso en mis labios, una pequeña caricia que me llega hasta lo más profundo de mi ser-nos vemos mañana-dice antes de recoger sus últimas cosas y salir de mi casa, dejándome solo pero con la esperanza de que a lo lejos había un futuro para los dos esperándonos.
CONTINUARÁ...
Siento no haber subido ayer, pero no tengo tiempo para escribir y tenía miedo de que se me acabarán los capítulos y luego estar mucho sin poder subir. Hoy he conseguido sacar algo de tiempo para escribir y por eso estoy aquí, mañana no habrá capítulo, pero seguramente el fin de semana habrá otro y así tendremos los tres semanales. Estoy a dos capítulos de acabar de escribir la historia, por lo que estamos en los últimos capítulos, quedaran alrededor de cinco capítulos, intensos. Gracias a todos por leer.

XXOO
Twitter: tamyalways












avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 45

Mensaje por tamyalways el Dom Nov 11, 2018 10:34 am

POV KATE

Había llegado el día que había soñado durante demasiado tiempo, estaba nerviosa peor feliz de que por fin hubiera justicia para José y su familia.

Salgo de la cama y me meto en la ducha con una sonrisa, cuando el agua toca mi piel siento un escalofrío recorrer mi cuerpo, sintiendo aún el tacto de su piel sobre la mía. Sabía que lo de ayer no estuvo bien, pero no me arrepentía, porque fue acto de nuestro amor, no por el deseo, no por la pasión. Sentí sus besos, sentí sus caricias, sentí como me amaba a través de su cuerpo, y eso nunca puede ser malo nunca aunque no fuera el mejor momento.

Me costó la vida tener que dejarlo, tener que irme, pero sé que hice lo correcto, necesitamos conseguir ser quién queremos ser, necesitamos asentarnos, conocernos mejor a nosotros mismos, antes de intentar algo, pero sé, estoy segura de que él estará ahí, en un futuro no muy lejano.

Pasó el día lo más tranquila posible aunque me muero por ganas de llamar a María no lo hago, si algo sale mal esta noche, no quiero que se lleve otra desilusión, ella más que nadie merece que todo salga bien, merece poder empezar una vida nueva demostrándole al mundo lo equivocado que estaba respecto a su hermano, por ella, por ella hoy los astros se tienen que unir, para que todo salga bien, para que por fin podamos hacer justicia.

Estamos de nuevo en esa furgoneta, con el móvil cerca y con el número del capitán ya marcado solo para tener que darle al botón de llamada. Estábamos ilusionados porque por fin todo acababa pero veía a Rick nervioso y entendía que era porque sus amigos a pesar de todo estaban en peligro.

-Todo va a salir bien-digo agarrándole de la mano y veo como me mira, no hemos hablado desde anoche pero aún así no parece que sea raro.

-No sé tengo un mal presentimiento, da igual no me hagas caso-dice intentando poner una sonrisa en su cara pero lo veo muy nervioso.

-Rick esto va a acabar en cuanto ese tipo pise ese almacén, entonces la policía los tendrá rodeados.

-Ya lo sé…pero es algo irracional, algo me dice que es demasiado fácil.

-Creo que por fin los astros se han aliado con nosotros, solo eso. Todo va a salir bien-digo mirándole intentando trasmitirle tranquilidad aunque la verdad es que es él el que me ha trasmitido ese temor.

Intento mantener la cabeza fría mientras veo como los chicos están allí dentro solos, esperando a que llegue ese Dragón. Solo esperaba que todo saliera bien, por María, por José, por Javi y Kevin que no merecen que les pase nada, y por él, para que no tenga que sufrir, para que no tenga que perder otra vez a alguien a quien quiere.

-Mira-escucho a Rick y enseguida sigo su dedo, acaban de llegar varios coches, sin duda demasiados, no era algo que hubiéramos visto estos días. Nos miramos una sonrisa aparece en nuestras caras porque ambos estamos pensando lo mismo, eso significa que algo gordo está por pasar.

-¿Has visto? Todo va a salir bien-digo con una sonrisa mientras cambiamos la cámara para poder ver que está pasando en el interior.

Cuando vemos el interior, enseguida vemos como un grupo de al menos veinte personas, se acercan a donde se encuentra Javi y Kevin, ambos estamos en silencio y de forma inconsciente nos arrimamos aún más a la pantalla como si eso nos acercará más al lugar donde todo estaba pasando.

-Bueno, bueno-dice una voz fuerte, y una risa que retumba en aquel almacén vacío-¿Cuánto tardará en venir mi amigo y compañero?-dice con una risa que mi hiela la sangre.

-¿Estamos esperando a alguien más?-dice Javi con una sonrisa y el tipo empieza a reírse haciendo que todo retumbe haciendo que mi cuerpo se tense y un frío recorra todo mi cuerpo. Miro a Rick de reojo y veo como ha cogido el móvil y está marcando el número del capitán.

-¿Cuánto tardará en estar aquí mi amigo y compañero Roy Mongmery?-dice con una sonrisa y veo como Javi se tensa mientras Rick suelta.

-Mierda.

-¿Qué?

-Es el capitán…sabe que estamos con la policía sabe que…

-¿Y por qué ha venido entonces?-pregunto sin entender nada pero Rick no tiene que responderme porque ya lo ha hecho ese tipo que tanto miedo daba.

-No sabes cuánto voy a disfrutar viendo como os matan, lo haría con mis propias manos pero no quiero ensuciármelas con alguien tan insignificante-dice con una sonrisa escalofriante y antes de darme cuenta Rick se ha levantado, lo veo trastear en una caja que ni si quiera sabía que estaba ahí y entonces lo veo sacar una pistola, ¿Una pistola? ¿Qué hacía con una pistola?

-¿Qué haces?

-Cuando venga la policía ya estarán muertos, no puedo quedarme de brazos cruzados.

-¿Qué coño te crees Bruce Willis?

-No puedo quedarme aquí viendo como los matan.

-Rick no puedes hacer nada, te mataran a ti también.

-Yo les metí en esto. Espera a la policía ¿Si?-dice saliendo de la furgoneta dejándome sin entender nada, y antes de ser consciente de lo que estoy haciendo, he salido corriendo detrás de él hacía el interior de ese almacén, buscando la que puede ser mi muerte, pero sin importarme lo más mínimo si esos significa que puedo salvarle la vida.

Salgo corriendo mientras el frío se cala en mis huesos. Cuando entro dentro del almacén, me freno escondiéndome detrás de unas cajas vacías. Lo busco por todos los lados pero no puedo verlo, pero si puedo ver allí a Javi y Kevin junto los otros. No sé qué hacer, en unos segundos pueden que esten muertos, Rick tiene razón y no podría vivir con eso en mi conciencia, después de todo es culpa mía. Y antes de poder pensar, salgo de mi escondite haciendo el ruido justo para que todos se giren hacia mi.

-Pero bueno, mira quien está aquí, ¿Te acuerdas de mí?-dice mirándome y yo intento averiguar de qué me suena ese tipo.-¿No? Qué decepción, tuve que matar a aquel funcionario de prisión con mis propias manos. Qué pena no tener mucho tiempo para pararme contigo aquella noche, pero parece que ahora el destino te ha traído de vuelta-dice con una sonrisa y yo tragó saliva, solo espero que esta maldita locura sirva al menos para ganar algo de tiempo.

-Sabia que daría contigo, esto se ha acabado.

-Jajaja-se ríe con voz estridente que hace que retroceda un paso-traedla-dice y enseguida dos de los policías que habíamos estado vigilando de cerca todo este tiempo se acercan agarrándome y llevándome a su lado. Miro a Javi y Kevin intentando tranquilizarla mientras pienso en donde estará Rick y sino hará una locura igual o peor que la mía.

-Así con luz eres aún más guapa me gusta-dice pasando sus manos por mi cuerpo haciendo que me muera de asco y con toda la rabia que siento le escupo en la cara, pero lo único que logró es que se ría antes de agarrarme con fuerza contra su cuerpo agarrándome del cuello con fuerzas-una pena que tenga prisa y no pueda disfrutar de ti antes de matarte. Fíjate, contigo si pienso ensuciarme las manos.-en ese momento empiezan a sonar sirenas que se acercan rápidamente pero no se pone para nada nervioso, al revés, él sabe que su lado oculto, su parte de policía ha acabado ya pase lo que pase esta noche pero no va a querer perder su libertad tan fácilmente.-Perece ser que va a tener que ser más rápido de lo pensaba, bueno da igual-dice empujándome y sacando un arma de su bolsillo. Lo miro sin miedo a la muerte, sabiendo que por fin he podido mirarle a los ojos, que por fin he descubierto la verdad, y esperando que con esto sirviera para que la policía llegará para salvar al resto era lo único que me importaba.

Miro a la muerte a los ojos sin miedo sabiendo lo que estaba haciendo, segura de ello, cuando de repente oigo un grito, un fuerte grito justo a mi derecha, cuando me giro, es su cara y su mano portando un arma, antes de que todo sea ruido, todo sea oscuridad.

Continuará...
Lo prometido es deuda aquí tenéis el capítulo que prometí. Gracias por seguir leyendo, esta semana solo habrá dos capítulos porque es lo que tengo escrito de momento y no creo que pueda escribir nada más hasta el fin de semana, el final esta cerca.
XXOO
Twitter: tamyalways









avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 46

Mensaje por tamyalways el Sáb Nov 17, 2018 4:44 am

POV RICK

Me quedó paralizado con el arma aún en mis manos quemándome con fuerza. Me quedo allí mirando lo que tengo delante, dos personas tiradas en el suelo, dos personas que no se mueven y una era ella…

-Rick al suelo joder-siento como me gritan mientras tiran de mi detrás de ciento de cajas mientras aún no soy muy consciente de lo que ha pasado, pero entonces…una presión en el pecho me impide respirar.

-Ella…está…no…

-Rick enseguida estará aquí la policía y podremos…

-No necesito saber que estás bien necesito-digo intentando levantarme pero él me lo impide arrebatándome el arma cuando empiezan a volar cientos de balas a nuestros alrededor.

-Ya está aquí la policía, solo unos minutos ¿Si?-dice Javi entregándole la pistola a Kevin que enseguida empieza a disparar para mantenerlos lejos de nosotros.

-He disparado…-digo aún en shock por lo que había pasado.

-Has hecho lo que tenías que hacer.

-Pero he dudado y por eso ella…-digo tapándome la cara llena de lágrimas porque no quería ni imaginarme que ella ya no estuviera aquí conmigo.

-Rick lo has hecho bien, nunca antes habías disparado, es normal tener dudas, es normal que el arma te tiemble y te paralice, pero nos has salvado la vida.

-Yo necesito que ella esté bien…yo…-y entonces me levanto a pesar de los esfuerzos de Javi, y salgo corriendo a pesar de que balas volaban a mi alrededor, y escucho un fuerte golpe y veo decenas de policía entrando pero yo sigo mi camino hacia el cuerpo que yacía inmóvil en el suelo, con el corazón desbocado en mi pecho.

Cuando llego a su lado, no me lo pienso, me tiro al suelo a su lado apartando el pelo de su cara, y veo sangre salir de su costado y siento como las lágrimas me impiden ver más allá. El llanto es incontrolable mientras la aprieto con fuerza contra mi cuerpo sin dejar de llorar sin dejar de gritar que volviera.

Y entonces, entonces la oigo toser mientras se remueve y me separo para mirarla para ver si eso era real. Cuando mis ojos se encuentran con sus ojos cansados, una pequeña sonrisa aparece en mi cara.

-Tengo frío…-es lo único que sale de su boca y es lo que hace que reaccione.

-Un médico, necesito un médico-digo gritando mientras veo como Javi se acerca junto a uno de los policías.

-Rick apartarte ¿Si?-dice Javi sacándome de su lado casi a empujones y veo como empieza a presionar su herida con fuerza mientras ella suelta un grito de dolor-se que duele, pero tengo que hacerlo, estate tranquila, te pondrás bien-dice Javi para tranquilizarla pero ella apenas puede mantener los ojos abiertos y eso me tiene completamente cagado.

Enseguida los sanitarios llegan y Javi desaparece de escena para acercarse a mi.

-Se va a poner bien, es fuerte ¿Si?-dice intentando animarme pero yo no puedo sentirme bien mientras ella está ahí aún tirada en el suelo rodeada de sangre.

-Vamos a llevarla al hospital lo antes posible-dice apareciendo el capitán Mongmery-habéis echo un gran trabajo aunque no deberíais haber entrado.

-Sus vidas estaban en peligro-digo en un suspiro.

-Lo entiendo, has tenido instinto de policía, a los compañeros no se les deja tirados-dice mirándome con una sonrisa.

-¿Ya se ha acabado?-pregunto con miedo de saber la respuesta.

-Los principales están detenidos y…-dice haciendo un gesto hacia el otro cuerpo que estaba tirado sobre el frío suelo del almacén-ya no será un problema. Esto se ha acabado gracias a vosotros. Deberíais estar orgullosos-dice dejando un apretón en nuestros hombros antes de dejarnos solos.

-¿Por qué deberíamos sentirnos orgullosos? Yo no me siento así de haber matado a nadie…aunque fuera un hijo de puta-digo con rabia y dolor.

-Porque eres demasiado bueno, Rick no te martirices por esto. Piensa que gracias a eso, Kate está viva-dice al mismo tiempo que la levantan para llevársela y yo solo asiento mientras me acerco a ella.

-Tenemos que llevárnosla-dicen los paramédicos y yo lo entiendo pero necesitaba verla una vez más para cerciorarme de que estaba vivía, de que estaba bien, de que lo de antes solo fue una pesadilla.



POV KATE

Despierto en una cama con sábanas frías, siento como el frío recorre todo mi cuerpo hasta que un dolor punzante me atraviesa el costado. Abro los ojos despacio y miro a mi alrededor, el pitido intermitente de una máquina me dice dónde estoy, y los recuerdos vuelven a mi de forma atropellada. Me dolía todo, aún tenía miedo de todo, pero aún así, estaba viva y eso era lo importante.

Escucho como la puerta se abre y una enfermera entra. Una sonrisa aparece en su cara cuando ve que estoy despierta.

-Bueno se días bella durmiente. Déjame ver que todo está bien y dejo a tu novio pasar.

-¿Novio?

-Bueno no se, ¿como no se ha separado en toda la noche en esta puerta pensé…?

-Si claro, lo siento estoy algo confundida aun…-digo para que no lo echaran, necesitaba verlo, necesitaba saber que estaba bien después de lo que había pasado en aquel almacén.

-Ahora mismo le hago pasar-dice saliendo de nuevo con una sonrisa y yo me levanto un poco intentando arreglarme un poco, no entendía porque pero no quería que me viera tan mal.

De repente la puerta se abre y allí está él, con grandes ojeras, con su pelo despeinado y con todo el cansancio del mundo encima. Puedo ver algo más en su mirada, ¿Miedo?

-Hola-digo casi en un susurro sintiendo la boca pastosa, supongo que algo normal después de estar horas bajo los efectos de sedantes.

-Hola-dice desde la puerta casi con miedo a acercarse. Le hago un gesto con la mano para que se acerque y lo veo bajar la mirada mientras se acerca a la cama y se sienta justo al lado de mi cadera, cuando levanta la cabeza y nuestros ojos se encuentran siento un latigazo en el estómago, no me gustaba verlo mal, no podía, así que intentó bromear, intento sacarle una sonrisa.

-Al final has resultado ser un gran guardaespaldas-digo con una sonrisa y lo miro pero apenas veo cambio en su mirada-Rick…-digo colocando mi mano sobre la suya.

-Pensé que…pensé que era tarde…pensé que…-dice con la voz a tomada. Intento acercarme a él pero solo el movimiento hace que un dolor insoportable recorra todo mi cuerpo.-Kate.

-Estoy bien…si tú estás bien-digo mirándole fijamente y veo como se acerca más a mí y pasa su mano con cuidado por mi mejilla haciendo que sienta un escalofrío.

-Kate…tú…has sido una heroína. Tú les salvaste a todos…ojalá no lo hubieras hecho ojalá…pero lo hiciste, tú has sido la que ha cerrado todo esto, tú has sido la que has guardado la espalda a todos-dice mirándome fijamente y siento como me pican los ojos.

Lo siento acercarse cada vez más y más hasta que su frente está pegada a la mía, hasta que siento como su aliento choca con el mío y entonces sus labios acarician los míos en una pequeña caricia antes de volver a separarse.

-Pensé que te perdía…pensé que…

-Estoy aquí…estoy bien-digo pasando mi mano por su cuello y aunque me moría por volver a besarlo sabía que no podía, esto no cambiaba nada, solo nos acerca un poco más a donde queríais llegar. Nuestros ojos se encuentran y hablan por nosotros.

-¿Y ahora?-pregunta sabiendo la repuesta.

-Ahora vas a conseguir tus sueños, y yo voy a estar orgullosa.

-¿Y tú?

-Yo lucharé por esa mujer que quiero ser, pero antes voy a acabar la carrera y voy a hacer las cosas de forma distinta…no voy a dejar que esto vuelva a pasar.

-¿Lo que?

-Lo de poner a la gente que quiero en peligro-digo mirándole fijamente-no es el momento Rick…ambos estamos heridos, ambos tenemos que cicatrizar esas heridas, tenemos que crecer y luchar por un futuro-digo y lo veo asentir.

-¿En ese futuro estarás tú?-pregunta mirándome y una sonrisa aparece en mi cara.

-Solo el destino lo sabe-digo sonriéndole, y lo veo sonreír, porque ambos sabíamos que el destino era las decisiones que ambos pudiéramos tomar y al menos yo tenía claro, que todo…todo terminaría llevándome a él.

-Entonces, que el destino decida-dice con una sonrisa acercándose a mi de nuevo depositando un beso en la comisura de mis labios y levantándose saliendo de esta habitación de hospital, dejándome sola pero son la certeza de que algún día volveríamos a encontrarnos.

CONTINUARÁ...
Siento no haber podido subir antes, ha sido una semana complicada de trabajo, no he podido escribir nada, espero mañana poder escribir algo para poder daros el final que merecéis y merece la historia. Mañana otro capítulo para compesaros por haberos tenido toda la semana abandonados
XXOO
Twitter:tamyalways










avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 47

Mensaje por tamyalways el Dom Nov 18, 2018 3:24 am

POV KATE

Han pasado ya días desde que salí del hospital, prácticamente estoy recuperada ya de la bala que atravesó mi cuerpo, y aunque físicamente estoy bien, las pesadillas no dejan de atacarme en toda la noche.

No puedo dejar de ver sus ojos justo antes de disparar, tarde para él, justo a tiempo para mí. Sé que es lo más difícil que ha hecho en su vida, se que ahora mismo tiene que estar echo una mierda por haberle quitado la vida a alguien, pero también sé que se recuperará, que sabrá darse cuenta de que ha hecho más bien que mal, de que nos ha salvado la vida a todos.

No hay ningún día que no me despierte directa al periódico para saber si por fin ahí está su portada, eso que le haga avanzar en cumplir sus sueños, pero nunca está, y temo que al final…no le haya valido la pena todo esto.

Me levanto saliendo hacia la cocina donde me encuentro a mi madre sentada con el periódico abierto. En cuanto me ve entrar una sonrisa aparece en su cara, para ellos no ha sido nada fácil estos días, y sé que tienen miedo de que vuelva a cometer una locura. Lo malo es que no puedo prometerles que no lo haga, pero si se que está vez las cosas serán distintas. A partir de ahora lo haré todo con cabeza y lo que es mejor, ahora sí tengo a gente en la policía en la que pueda confiar en la que pueda apoyarme. Sabía que Javi al final…encontraría también su camino, aunque como al resto será un camino largo y duro pero sé que lo conseguirá.

-Hola cariño, creo que te gustará ver esto, hablan de una mujer especial-dice con una sonrisa levantándose dándome el periódico y saliendo de la cocina dejándome sola.

Cojo el periódico con miedo y me siento en el primer taburete que encuentro. Cuando destapo el periódico allí está la portada.

“Destapado a un grupo de policías corruptos acusados de asesinatos y de narcotráfico”

Enseguida busco su firma al final del artículo y el orgullo que siento cuando veo allí su nombre es superior a cualquier otra cosa.

Me pongo cómoda para leerlo, pero no puedo evitar quedarme petrificada al leer el último párrafo.

“Ni la policía, ni yo, ni toda la gente que lo intento pudo conseguirlo. Todo esto se consiguió gracias a ella, llamémosla X. Ella ha luchado y sacrificado mucho para que este mundo sea mejor, solo ella luchando con todas sus fuerzas ha conseguido vencer a Goliat, y nunca, nunca vamos a poder agradecérselo como debemos, nunca vamos a poder agradecerle que gente como yo que había dejado de creer en la justicia ahora creamos firmemente. Tu mi heroína, la heroína de todos, siente el orgullo que este pueblo, que todos sus ciudadanos y que este servidor sentimos hacia ti. Gracias por creer cuando nadie lo hacía, gracias por luchar cuando parecía una causa perdida, gracias por poner mi mundo patas para arriba hasta que pude ver que tu lucha tenía que ser la lucha de todos. Ella es mi heroína pero es la heroína de todos. Luchemos por un país mejor, en donde las diferencias no existan, en donde haya justicia para todos, en donde podamos confiar en los que deberían cuidar de nosotros.”

Las lágrimas caen por mi cara sin control, había conseguido el artículo soñado, podía alardear se todo lo que había conseguido y medio artículo me lo dedicaba a mi. Sentí una ganas terribles de salir corriendo a su lado, de abrazarlo y no soltarlo nunca, pero sabía que este era el principio de su brillante carrera y que yo aún tenía mucho camino por delante, pero algún día…algún día será…



Meses después

POV RICK

Si ya estaba aquí, mi primer libro ha salido y no puedo dejar de sentirme tan feliz y completo. No puedo dejar de pensar en mis padres, sin ellos, esto nunca hubiera sido posible, y si en ella, no, no me he olvidado de ella y nunca voy a hacerlo. Ella me acerco a este sueño, ella me lo puso en bandeja y ella, es la protagonista de mi libro.

Es un libro de ficción aunque sin duda hay muchos detalles del caso y por supuesto está la protagonista una mujer que lo tenía todo y decide arriesgar su vida para ayudar a descubrir la verdad. Es una mujer fuerte, segura, decidida, que no tiene miedo a nada, a veces esa falta de miedo la lleva a situaciones que le lleva a un peligro extremo.

Ella había sido mi inspiración, ella era la que me había dado las fuerzas desde la distancia aunque ni si quiera ella lo sabía. Desde aquel día, desde la última vez que nos vimos. He de confesar que he seguido de cerca sus pasos, quería saber que estaba bien que se recuperaba del disparo, que se recuperaba del caso en si. Pero ha estado bien, ha vuelto a estudiar y ya casi está graduada, ya casi es abogada del todo y podrá por fin ejercer y ayudar sin que tenga que meterse de lleno sin que sea esa heroína que se pone delante de una bala si hace falta por conseguir justicia. Esta bien, está progresando, se que está contenta con cómo van las cosas con lo que quería y yo estoy feliz por ello y deseando que el destino vuelva a ponernos en el mismo camino. Si, el destino, aunque tenga que darle un pequeño empujón ese momento va a llegar lo sé, aunque ahora mismo aún es pronto…un poquito más y se que ese momento se dará, se que nos volveremos a encontrar y entonces, voy a demostrarle que ella es importante para mí, que la necesito para conseguir mis sueños, que suma, voy a demostrarle que la felicidad que me da tenerla cerca me hace sentir tan feliz y pleno que nada ni nadie va a poder superar nunca eso, y voy a demostrarle que yo, yo también puedo hacerla feliz.

Tenía los primeros libros sobre la mesa, mañana estaría en todas las librerías pero había pedido unos pocos para regalar. Mi madre tenía el primero. Había guardado otro para mi padre, y tenía pensado hacer un viaje al pueblo para poder llevárselo a la tumba, se que puede parecer un tontería pero quería verlo y decirle que lo había conseguido, y aunque ya no pudiera leerlo él merecía uno. Otro era para Javi, mi hermano, él también estaba en el libro estaba como un niño cuando se los dije, decía que tenía que ponerlo como si fuera un superhéroe y la verdad es lo fue, así que se lo merecía después de todo lo que hizo. Es otro al que le ha cambiado la vida en estos meses, ahora está de nuevo luchando por ser policía, buscando esa segunda oportunidad y sé que lo va a conseguir.

El último libro que había pedido era para ella, junto al de mi padre era los dos únicos que estaban sobre la mesa, lo dos únicos que aún no habían sido entregados. Había pensado llevárselo personalmente pero sabía que si lo hacía iba a querer acelerar las cosas, sabía que si la volvía a ver no iba a poder evitar no querer estar con ella cada minuto y sabía que ella aún no estaba preparada.

Abro el libro por la primera página y me quedo mirando las palabras que allí estaban escritas con bolígrafo, esas palabras que había escrito yo hace un rato y por muchas veces que la leyese, siempre se me quedaba corto, pero ya no había marcha atrás solo esperaba que entendiera los que quería decirle con aquella dedicatoria.

“Para la mujer que ha hecho todo esto posible, espero que te veas reflejada en esta mujer fuerte, segura y poderosa, en esta mujer que lucha para el salvar el mundo. Espero haberte hecho justicia. Espero que lo disfrutes tanto como yo al escribirlo y que recuerdes que siempre estaré ahí, protegiendo tu espalda”.

Continuará...
Dos capítulos más para el final, habrá uno a mitad de semana y espero si el domingo que viene puedo escribir, poder daros ese final que merecéis vosotros y la historia. Gracias a todos por estar ahí siempre XXOO
Twitter: tamyalways





avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 48

Mensaje por tamyalways el Sáb Nov 24, 2018 2:33 am

POV KATE

Ha pasado mucho tiempo pero poder formar mi pequeño bufete yo sola ha sido lo mejor que me ha pasado. Tengo mucho trabajo que hacer demasiadas horas de mi vida aquí metida pero sabía que era lo que quería y necesitaba. Había creado un pequeño bufete para ayudar a la gente más desfavorecidas, gente como José y María que no pueden pagarse un buen abogado y terminan poniéndole uno de oficio que terminan mandándoles a la cárcel sin luchar. Llegan cientos de caso a la oficina pero no puedo coger todos, de momento me es imposible solo estoy yo y Lanie que me ayuda a elegir el mejor caso o el caso más prioritario. De momento en un par de meses que llevamos abiertos ya hemos conseguido cerrar unos pocos de casos, no todos los hemos ganado y aunque cuando eso sucedía me daba pena y rabia, había aprendido que era imposible ayudar a todo el mundo por mucho que quisiera, lo que tenía que hacer era levantarme y seguir ayudando porque no había un día en el que alguien no necesitará mi ayuda.

Escucho como golean la puerta de mi despacho y veo como entra Lanie con un par de cafés.

-¿Has encontrado alguno?-dice mirando entre todos lo casos que había sobe mi mesa, todos merecían y necesitaban mi ayuda pero no sabía cuál la necesitaba más tenía miedo a equivocarme.

-No sé…esto es muy frustrante a veces.

-¿Y si te digo que yo tengo algo para ti?

-¿Algo? ¿Algo como qué?

-Acababan de llamar tú amigo ese el policía-dice con una sonrisa y es que desde que me acompaño un día a hablar con Javi después de que entrara en el cuerpo, se que no ha dejado de pensar en tirárselo, ella que es así.

-¿Tiene algo interesante?

-Me ha dicho que tiene un confidente que tiene algo importante, un caso importante.

-Yo solo quiero ayudar a gente que nos necesite nada de casos importantes.

-Por lo visto con este vas a poder ayudar a mucha gente. Me ha dado un dirección para que te encuentres con su confidente dentro de una hora. Puedes seguir ahí echándolo a papel o tijeras o levantarte y ver de qué se trata, supongo que para lo primero aún tienes tiempo.

Me levanto y me dirijo hacia la dirección que me ha dado Javi, es una cafetería cercana al bufete así que no tardo mucho en llegar. No sé muy bien si entrar y esperar tomándome un café o esperar en la acera de enfrente para ver si llega alguien que me pueda decir quién es esa cita misteriosa, pero el olor a café me llama desde la puerta así que no pierdo ni un segundo y paso dentro donde el calor del local y el olor a café me hace sentirme en casa.

Me siento cerca de una de las ventanas y me quedo observando el exterior, mirando la gente de fuera, esperando y pensando si conocería a esa persona misteriosa o no. Solo esperaba que de verdad me trajera un caso en el que pudiera ayudar, un caso que de verdad fuera prioritario porque tenía demasiados casos sobre la mesa como para perder el tiempo.

Estoy tan perdida en esa ventana y en la gente que pasa de largo de la cafetería, que cuando siento un carraspeo a mi lado casi me da algo. Cuando me giro, allí está mi cita misteriosa, no tengo que preguntar ni nada se que es él. He echado tanto de menos esos ojos azules tan profundos, que casi me echó a llorar allí mismo.

-Hola-dice con una sonrisa y una sonrisa aparece en mi cara mientras me levanto y él hace lo mismo y nos fundimos en un fuerte abrazo. He echado demasiado de menos su olor, su fuerte cuerpo contra el mío, y su cuello donde siempre me perdía cuando necesitaba un abrazo, allí donde sentía que estaba como en casa, totalmente protegida de todo.

Siento como deja suaves beso en mi pelo mientras me aprieta con fuerza y no quiero separarme, y menos cuando siento como algunas lágrimas caen por mi cara, había estado demasiado ocupada para darme cuenta de todo lo que le había echado de menos.

Nos separamos y cuando nos miramos ambos estamos con una sonrisa tonta en la cara. Él enseguida limpia con delicadeza las lágrimas que habían caído sin cuidado por mi cara.

-Esta preciosa-dice con una sonrisa y con mucha intensidad tanto que hace que me sonroje.

-Tu tampoco estás nada mal-digo haciendo que se ría.

-¿Nos sentamos?-dice señalando la mesa y yo asiento porque por momentos me había olvidado de donde estábamos y para que estaba aquí.

Nos sentamos y nos mantenemos en silencio durante unos minutos disfrutando del café, sin decir nada solo mirándonos, intentando averiguar del otro a través de la mirada.

-Tengo tantas cosas que contarte que no sé por donde empezar-dice con una sonrisa, voy a contestarte pero me corta-no digas por el principio ¿Si?-dice haciéndome reír.

-¿Entonces por dónde quieres empezar?

-Por el final, por lo feliz que me hace verte Kate, estás guapísima y se te ve cansada pero feliz.

-Estoy feliz, estoy haciendo por fin lo que siempre he querido hacer.

-Lo sé-dice y le miro extrañada pero luego pienso en que yo también he seguido sus pasos este tiempo y lo entiendo.

-Tu también has conseguido mucho.

-Si, gracias a mucha gente, entre ellas tú-dice sonriéndome y quiero morirme en aquel instante, tiene la sonrisa más bonita del mundo.

-Gracias por el libro y…por la dedicatoria.

-Era lo que pensaba. Creo que me quede corto-dice consiguiendo que me sonrojara.-¿Qué tal con el bufete?

-Bien, por momentos un caos, pero era lo que quería, me gustaría tener más horas para poder llevar más casos pero es imposible. Ojalá pudiera contratar a más gente o algo pero…de momento es lo que hay.

-Kate si ayudas a una, dos, tres o cuatro personas, ya es mucho, esas personas estarían perdidas sin que nadie les ayudará. No puedes ayudar a todos, pero no puedes pensar en los que no puedes ayudar si no es los que ya has ayudado, si no sería una puta locura.

-Lo sé pero no sabes lo complicado que es, elegir un caso entre todos los que hay sobre mi mesa. ¿Por qué uno lo merece más que otro? ¿Por qué merece ser libre uno antes que otro? Es complicado elegir, demasiado, y cuando se pierde después de tanto esfuerzo después de la esperanza que depositan en ti es…

-Kate no es tu responsabilidad. Quiero decir tú das lo mejor de ti, pero no siempre se gana, ya lo sabes.

-Lo sé, pero ver sus caras de decepción.

-Al menos han tenido un juicio justo donde alguien les ha defendido hasta el final, sin ti a lo mejor estarían pudriéndose toda la vida en la cárcel sin ningún derecho ni nada. No te fustigues, haces mucho bien, lo sé.

-¿Y tú cómo sabes tanto?-digo preguntándole con una sonrisa burlona.

-Porque necesitaba documentarme sobre mi personajes principal para mí próximo libro, y necesitaba fijarme en una mujer luchadora hasta el cansancio, que no se da por vencida por nada, una mujer que lucha por la verdad y la justicia sin descanso, una mujer que lo da todo sin pedir nada a cambio y por supuesto una mujer sexy y guapa a rabiar-dice con una sonrisa haciéndome reír mientras le miro intentando ocultar las ganas locas que tengo de besarlo.

-¿Para que me has buscado?-pregunto mirándole fijamente y lo veo tragar saliva mientras me mira.

-Tengo un caso que puede interesarte-dice devolviéndome la mirada con intensidad, y sé que no me está diciendo toda la verdad, creo que le pasaba como a mí sobre todo es estos últimos días, estábamos cansados de que el destino no diera el paso para que el reencuentro se diera, le miro con una sonrisa y lo veo sonreír, no necesitamos decir nada para saber que ambos estamos pensando en lo mismo.

-¿Entonces? ¿De que se trata ese caso?-digo con una sonrisa completamente relajada, disfrutando de por fin volver a tenerlo a mi lado, siendo ya el hombre y la mujer que ambos deseábamos ser.

Continuará...
Ahora mismo estoy escribiendo el final de la historia, si no pasa nada malo o fuera de mi alcance, mañana lo publicaré. Ha sido un placer como siempre escribir una historia Caskett, y aunque voy a tomarme mi tiempo para pensar si seguir o no, siempre, siempre vas a estar en un hueco de mi corazón, porque me habéis dado mucho más de lo que pensáis. Si decido volver, espero volver a veros a todos por aquí
XXOO
Twitter: tamyalways










avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 49-Final

Mensaje por tamyalways el Sáb Nov 24, 2018 10:59 pm

POV RICK

Aquí estoy en el juzgado viendo como gana el caso que sabia que solo ella podía llevar, disfrutando de verla ahí delante de la jueza y del jurado demostrando con hechos que su cliente es inocente. El orgullo que siento es tan grande que no me cabe en el pecho.

Cuando la jueza por fin da su veredicto y un inocente es puesto en libertad, enseguida veo como se gira y me busca con la mirada, una amplia sonrisa esta dibujada en su cara y hace que se dibuje otra en la mía.

Hace solo un par de semanas que nos volvimos a encontrar, hace solo un par de semanas que ayude al destino para que ese encuentro se diera, necesitaba verla, necesitaba encontrarme con ella, y también necesitaba que ayudara a esta familia, sabia que solo ella podía hacerlo y no me equivocaba. Al final, puede que el destino si exista, puede que el destino hiciera que conociera a John y que necesitara su ayuda para poder ayudarle. Sea como sea, ahora que todo esto ha acabado, no tenemos porque volver a vernos si no queremos, ya el caso no nos mantiene unidos, pero yo no quiero separarme de ella más, es más, quiero más mucho más con ella.

-Felicidades-digo abrazándola y la oigo reír contra mi pecho haciéndome tan feliz.

-Gracias a ti él tiene su libertad Rick-dice con una sonrisa mirándome y no puedo evitar quedarme embobado mirándola.

-Hacemos un buen equipo.

-Si, yo también lo creo-dice sonriendo mientras se muerde el labio y siento que me pierdo. -Creo que me apetece celebrarlo con una copa. ¿Qué te parece?

-Que ya estamos tardando-digo haciéndola reír y salimos juntos del juzgado hombro con hombro sintiendo que por fin esos hombros estaban ya liberados de la carga de tener que ser mejores, de la carga de luchar por esos sueños. Ya se habían cumplido, ahora solo teníamos que mantenerlos que era lo más difícil, pero sabía que si podíamos lograrlo, pero solo si estábamos juntos, porque ya me lo dijo mi padre una vez, nada merece la pena si no tienes a alguien a quien quieres a tu lado. Yo la quiero a ella, la quiero tanto que me duele, y no quiero ni puedo estar más tiempo separado de ella, no puedo.

No sé por cual copa vamos, y no estaba borracho ni mucho menos, pero se había hecho de noche y aun seguíamos los dos sentados en una mesa de un bar con nuestras copas en la mano y sin parar de reír recordando anécdotas y contándonos cosas que nos había pasado todo este tiempo que habíamos estado separados. Habían pasado unos meses, pero habían pasado tantas cosas que podíamos escribir un libro, en realidad era lo que yo había estado haciendo.

-Todo lo que puede pasar en unos meses-digo con una sonrisa y veo como para de reír y me mira.

-Si...muchas cosas.

-Sabes...pensaba que iba a ser plenamente feliz cuando por fin viera mi nombre en algún artículo...y además de verlo ahí lo he visto en un libro. He conseguido tanto y aun así...-digo mirándola y siento como tengo que tragar saliva para seguir. Me levanto y me siento en la silla que esta a su lado mientras le agarro de la mano y vuelvo a posar mi mirada sobre la suya. -Te he extrañado tanto Kate, no sabes cuanto. No sabes las veces que he estado tentado a ir a buscarte, tantas que he perdido la cuenta-digo con una sonrisa-tenía miedo de que...el destino nunca nos llevara a este momento...

-Yo...

-Déjame acabar ¿si? No lo hice antes por no...porque sabia que necesitabas tu tiempo, no sé si aun necesitas más, ni si quiera sé si necesitabas de verdad ese tiempo. Yo pensé que también lo necesitaba, pero lo que necesitaba...lo que necesitaba era estar contigo. No necesitaba ningún tiempo, no necesitaba sacar un libro o escribir un articulo de portada. Lo que de verdad necesitaba era a ti. Pero si tu necesitas más tiempo si...

-Cállate ¿Si?-dice de golpe haciendo que me corte y le miro sorprendido.-Yo...no necesitaba tiempo para estar contigo...yo...joder Rick yo te quiero, te quería y te querré por el resto de mi vida-dice sacándome una sonrisa-pensé que necesitabas un tiempo...joder en realidad lo necesitábamos, estábamos en un momento en el que habían pasado muchas cosas, necesitábamos encontrarnos...pero esto no tenia nada que ver con que no quisiera estar contigo, para nada, es lo que más quería. Solo quería que consiguieras tus sueños y yo necesitaba reencontrarme conmigo misma. Pero siempre te he querido y siempre he soñado con este momento, con el destino poniéndonos en el camino del otro.

-Al final he tenido que darle un pequeño empujón-digo mirándola con una sonrisa.

-Pues ahora soy yo quien va a darle un pequeño empujón-dice con una sonrisa mientras se acerca lentamente hasta que sus labios chocan con los míos y una sonrisa tonta aparece en mi cara no podía creerme que esto hubiera tardado tanto tiempo en pasar.

-Joder ¿Por qué hemos tardado tanto tiempo en volver a hacer esto?-digo haciendo que se ria y no espero más para volver a acercarme a ella y volver a besarla mientras cierro los ojos y me concentro en lo que me hace sentir todo esto.

Nos separamos y nos quedamos allí el uno al lado del otro sin dejar de sonreírnos. La veo sonreír mientras coloca su mano sobre mi cara y me acaricia haciéndome sentir tanto que tengo que cerrar los ojos, y cuando lo hago tengo miedo de abrirlos y que todo haya sido un sueño.

-Es nuestro momento-dice casi en un susurro, tanto que creo que lo he soñado. Abro los ojos y me quedo allí mirando fijamente a los suyos y entonces lo vuelve a repetir-Es nuestro momento, el nuestro-dice mientras vuelve a pasar su mano por mi mejilla haciendo que todo mi cuerpo tiemble antes su contacto y me acerco de nuevo a ella besándola suavemente pero ese beso poco a poco empieza a subir de tono, siento que ya todo me sabe a poco, necesito más, necesito besarla y no soltarla nunca, no quiero volver a estar sin ella ni un minuto más.

Cuando nos separamos no tenemos que decir nada más. Nos levantamos ambos con una sonrisa y salimos a la calle riéndonos y corriendo bajo la lluvia llegamos a su nueva casa. No puedo dejar de mirar a mi alrededor. Me decía tanto está casa de ella. Me acerco lentamente a la gran librería que recorría todo el salón. Pasó con cuidado mis dedos por los lomos de los libros hasta que llegó a uno en especial, mi libro.

-Te dije que había un hueco reservado para él-dice abrazándome por la espalda.

-Eso era en la embajada-digo girándome mientras la miro con una sonrisa.

-Ahí ya también ocupa un lugar importante-dice acercándose mientras deja un beso muy cerca de mi boca.-Y aquí…el hueco siempre lo has tenido tú-dice colocando mi mano sobre su pecho encima de su corazón y una sonrisa tonta aparece en mi cara mientras no puedo aguantarme más las ganas y me acerco rápidamente para besarla y no soltarla más.

Acabamos sobre su cama, quitándonos poco a poco la ropa el uno al otro haciendo del momento algo especial, más si aún era posible. No podía dejar de mirar la preciosa mujer que tenía allí delante pero entonces mi mirada baja hacia su costado donde se encontraba esa cicatriz, esa cicatriz que no había visto nunca antes, porque la última vez que la vi aún estaba tan fresca que dolía.

-Rick…es un recuerdo constante de que me salvaste la vida-dice al ver como mi cara había cambiado. Coloca sus manos en mi cara y vuelve a besarme haciéndome volver al presente, a ella desnuda sobre la cama y yo sobre ella amándonos como el primer día, no, amándonos aún más y mejor que el primer día.

Acabamos agotados el uno sobre el otro en aquella gran cama, pero a mí me sobraban tanto espacio, tenía ganas de abrazarla y no soltarla, quería que ni el aire pudiera pasar entre los dos.

-Te quiero mucho Kate-susurro en su cuello y siento como me aprieta aún más contra ella.

-Yo también te quiero.

-Aun no me creo que esto sea real.

-Pues créetelo el destino así lo ha querido-dice haciéndonos reír a los dos.

-El destino…-digo con una sonrisa.

-Si el destino mi guardaespaldas-dice sacándome una sonrisa.

-Siempre cuidare tu espalda y tus sueños Kate, te prometo que a partir de ahora solo voy a dedicarme en cuerpo y alma en hacerte feliz.

-Ya me haces feliz…solo con estar aquí, prométeme que siempre estarás aquí que no dejaremos que el destino vuelva a separarnos.

-Siempre estaré aquí, siempre.

FIN
Espero que os haya gustado este último capítulo y la historia. Mil gracias a todos los que habéis estado ahí desde el principio y los que os habéis ido uniendo por el camino. Ha sido un viaje precioso todo mi recorrido escribiendo sobre el Caskett, ha habido malos momentos como en todas las cosas pero me quedo con todo lo bueno que me ha dado. No se si esto es un final, pero si lo es, gracias a todos por sacarme una sonrisa con vuestros mensajes, por hacerme disfrutar cada día y por supuesto, por valorar algo que para mi es un pasatiempo. Gracias al Caskett, empecé a escribir, empecé a desahogarme a través de las palabras. Espero que esto no sea un final, sino un hasta luego...espero que nos volvamos a encontrar en el camino...si el destino así lo quiere, estaré feliz de volvernos a encontrar.
XXOO
Twitter: tamyalways





avatar
tamyalways
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 779
Fecha de inscripción : 04/09/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El guardaespaldas que no necesitaba-Tamyalways -Final Subido

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.