BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Página 1 de 16. 1, 2, 3 ... 8 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Castle el Lun Sep 10, 2012 8:39 pm

Capitulo 1


Imagínate una noche como cualquier otra, un bar copas, conversaciones banales, mujeres preciosas. Imagínate que es un lunes, porque la gente con cierto nivel adquisitivo no sale cuando hay oportunidad, crean la oportunidad.

Imagínate estar rodeado de amigos que no son amigos, que solo están un escalón por encima de “conocidos”. Imagínate estar bebiendo y dejándote llevar. No tienes porque volver a casa, nadie te espera, hace casi un año que nadie lo hace y pese a que la casa se te hace enorme las paredes se te vienen encima. Cada segundo que pasas allí, fingiendo que todo está bien, es un segundo más con un nudo en el pecho.

Imagínate que ya eres habitual de los bares, de los locales de moda. Todo el mundo te conoce, bien por tus libros, o bien por ser un gran bebedor, mejor amante pero pésimo marido. Lleva tiempo en boca de todos y llevas mucho tiempo haciendo oídos sordos. Pero ya lo decía la prensa rosa, la amarilla…Ya lo decían todos. Tu matrimonio se iba a hundir. Ibas a hacerla enormemente infeliz.

Y a eso súmale las malas bocas añadiendo que no eres buen escritor, ni un buen modelo a seguir, y que deberías de retirarte lentamente sin dar la espalda y no volver a asomar la cabeza. Quizás llevar una vida normal, monótona y aburrida. Justo el tipo de vida que odias.

Imagínate que recibes miles de llamadas, de miles de personas a las que solo les interesa que te dejes ver por su local, o si les puedes conseguir dos entradas para el partido del sábado. No les interesa si tienes el corazón roto, o te sientes perdido, o confundido. Solo lo que puedes ofrecer y lo barato que lo ofreces.

Así que ahí estas, una noche de entre semana, entre los besos en el cuello de una rubia despampanante y los pechos turgentes de una morena de ojos salvajes. Te abrazan, te besan entre copa y copa y no sabes muy bien si es por tu dinero o porque aún conservas un poco de ese encanto que te hizo llegar a lo más alto.

Bebes cada vez más y cada vez más caro, y todos parecen tus amigos, se ríen de tus gracias, te dan palmaditas en el hombro y tu sabes con certeza infinita que ese es el tipo de vida que siempre te ha llevado al abismo del que eres incapaz de salir, incluso tras haberlo perdido todo. Así que bebes más, y te tomas dos pastillas más, y así cada hora. Hasta que se te duermen los labios. Pero siguen poniendo música, y sigue habiendo chicas bonitas, y amigos que no lo son tanto, y sabes que esto es lo más cerca que vas a volver a estar de la cumbre. Y que durará hasta que te aburras o tu dinero se acabe, y parece que va a ser lo último.

Así que tomas algo que te han dado, mezclado con algo que tú ya tenías, mezclado con alcohol, y entre eso y las luces de colores centelleando, la música alta, los sobeteos indecorosos, las carcajadas desencajadas…Te dejas llevar.

Y en un abrir y cerrar de ojos ya estas fuera del bar con las llaves del coche en la mano, envuelto aún por el mareo de estar dentro, con restos de pintalabios por todas partes, pero solo, pensando “Da igual, otras vendrán”, convenciéndote de que no buscas solo dormir con alguien.

Arrancas, aceleras, vuelves a acelerar, te saltas el primer semáforo, el segundo, derrapas fuerte, y disfrutas de que la música alta te haya dejado ese pitido en los oídos para así no oírte pensar.

Y entonces cierras los ojos un instante, solo un instante, y ya nada vuelve a ser igual.

* * *

72 horas antes

Viernes

Esperaba impaciente en la puerta de los juzgados, mirando al reloj y a todas partes. Mientras un par de pasos por detrás, apoyado en un coche, Josh también se mostraba impaciente:

- Es un impresentable – Murmuró y ella fingió que no tenía importancia.
- Lo hace para sacarnos de quicio – Se había vuelto un experto en eso, en sacarla de sus casillas.

Seguía de espaldas a él y solo tuvo que mirar una vez, cuando oyó el ruido del motor acercándose, para saber que era a quien esperaba.

El rugido del Ferrari hizo que todos los abogados y clientes, jueces y demás se giraran. Ella chasqueó la lengua y puso los ojos en blanco consciente de que eso también estaba en sus planes.

El descapotable rojo se acercaba a gran velocidad y aunque no lo veía con claridad se imaginó su estúpida sonrisa de medio lado y su flequillo moviéndose levemente mientras se ocultaba gallito tras sus gafas de sol de 300 dólares.

Casi derrapó en la puerta, y a ella le enervó más si cabe que ni siquiera fuera capaz de complicarse a la hora de aparcar.

Ella apartó la mirada, tensando la mandíbula y mientras él sonreía saliendo del coche:

- Señor Castle, es un honor – Su propio abogado hacía referencia al hecho de que llegara una hora tarde – el juez debe estar impaciente.
- Sería lo suyo – Dijo con malicia y subió las escaleras y pasó justo por delante de ella, pero pasando de largo, como si no existiera.

Mientras el abogado le seguía detrás, cruzaron la puerta.

Josh le miró con cierto desprecio, dejó de estar apoyado en el coche y se acercó a ella, cogiéndole la mano para distraerla de la entrada de Castle en los juzgados:

- Ya hemos hablado de esto.
- Lo sé – Dijo seria, entrando de su mano.

Su abogado esperaba dentro.


Cuando Josh se disponía a entrar en la sala todavía cogiendo la mano de ella, y ambos tras su abogado. El escritor se quitó las gafas de sol:

- Odiaría romper este momento tan – Miró las manos cogidas de los dos que se habían detenido para prestarle atención – romántico, pero ya sabes cómo son estas cosas. Solo abogados y clientes – Josh notó el tono de desprecio y fue a encararse.

Ella le paró sin decir nada, solo poniendo la palma de su mano en su pecho. Josh, que no le quitaba la mirada al escritor, accedió:

- Está bien – Tensó la mandíbula.

Se apartaron un segundo para que el escritor pasara, y aunque intentó pasar de largo, no pudo evitar girarse cuando ya estaba casi a punto de sentarse, para ver como Josh y ella se besaban en los labios, de una manera tan tierna que tuvo que sentarse para que no se le partiera el corazón.


- Ha quedada demostrada la buena fe de mi cliente señoría, ya ha quedado claro que se hará responsable completo de la educación, y gastos de la hija habida dentro del matrimonio. Como es partidario de que la misma viva con su madre. En una casa que ha puesto a nombre de ella…
- Y aún así es capaz de llegar una hora tarde – Interrumpió la jueza - Entonces para que quede bien claro señor Castle ¿Hicieron repartición de bienes? porque no creo que pueda aguantar otra sesión.
- Así es señoría.
- Creo que voy a llorar de felicidad – Dijo la jueza cerrando los informes – Bien, entonces fines de semana alternos, un mes en verano y la mitad de las vacaciones. ¿Está claro?

A la salida y mientras Beckett se marchaba con Josh en su estupenda y veloz Harley. Castle pensó que creer que era estupenda y veloz era mejor que pensar en otras palabras. Su abogado se acercó. Pero antes de que este hablara se limitó a acelerar y a marcharse.


* * *

Sábado - Domingo

Se despertó con resaca, y como si le hubieran dado una paliza. El timbre sonaba y sonaba y se estaba poniendo de peor humor mientras ocurría, pensó que se cansarían de llamar, pero parecía ser que era alguien que le conocía demasiado bien, porque no paró por mucho que se esforzó por no prestarle atención:

- Por lo menos podrías ponerte algo encima – Es lo primero que escuchó al abrir la puerta.

Se miró y se dio cuenta de que iba en calzoncillos. Gina pasó por delante de él:

- Adelante – Dijo sabiendo que era inútil, ella ya está dentro y sentada en su sofá poniendo caras porque lo tenía todo tirado por ahí, pero sin decir una palabra.

Castle fue a la cocina, cogió la caja de cereales y se lanzó en el otro sofá:

- En realidad y puestos a pedir no estaría de más que te duchara y afeitaras, y por dios limpia esto.
- Es admirable tu persistencia. No lo conseguías cuando estábamos casados, pero aún así no te rindes – Murmuró con la boca llena de cereales.
- En realidad estoy aquí por otra cosa.
- Sorpréndeme… - Levantó gracioso las cejas mientras engullía.
- Te queda un libro para cumplir con tu contrato. El anterior de Derrick Storm se sigue vendiendo genial 3 años después, pero tienes que ponerte las pilas.
- Querida – Dijo con guasa – esta conversación ya la hemos tenido, tú dijiste esto, yo te pedí tiempo, tú dijiste que sí, y yo creía que me habías entendido.
- El plazo se acabó la semana pasada.
- No estoy en mi mejor momento, y notar tu aliento en mi oreja no mejora la situación.
- No tengo la culpa de que seas incapaz de ser – Hurgó entre los cojines buscando el motivo por el que estaba tan incómoda y sacó un tanga rosa fosforéscete – Profesional.

Gina cogió el tanga con repelús, y se lo lanzó a la cara, el escritor no se apartó y sonrió orgulloso:

- Tu querida editorial sigue ganando un montón de pasta a mi costa, lo que te convierte en una maldita avariciosa. Nadie es perfecto.
- Entiendo que no has pasado por un buen momento…
- Amor, cuando te llevaste hasta la mitad de todo mi dinero me dijiste las mismas palabras, y después te llevaste hasta el último jarrón, marco y figurita de la casa que compartíamos, tu comprensión es una mierda.
- Supongo que un segundo divorcio te hace dudar de tus capacidades – Soltó con maldad pero él ni siquiera se ofendió.
- Antes de que sigas por ese camino, lo primero es que Katherine y yo estamos SEPARADOS – Recalcó – Y lo segundo, podré dudar de muchas cosas, pero no de mí… - Se acercó sugerente y ella se dejó arrastrar.


- Una semana más - Salió de la casa, mientras se terminaba de colocar el vestido y el peinado, y Castle sujetaba la puerta con sonrisa triunfante.
- Ya veremos – Sonrió cuando cerró la puerta.


Marcó el número y espero comiendo un chupa chup:

- Esposito.
- Eres un representante bastante penoso.
- Tampoco eres mi mejor cliente – Soltó una carcajada - ¿A qué debo el honor?
- Acabo de recibir el cheque de la editorial.
- ¿Y?
- Casi mil dólares menos que el mes pasado. He visto las listas de libros más vendidos y sigo estando el primero. Por encima de Juego de Tronos, Harry Potter, El Señor de los Anillos…
- Estoy a punto de llorar – Se encendió un cigarro y puso los pies encima de su escritorio - ¿Puedes ir al grano?
- Si escogí la vida de escritor fue para trabajar tres meses y poder vivir como un señor 5 años.
- Sabes cómo es Gina, que fuera a tu casa y la liaras, no quiere decir que no siga siendo una maldita avara.
- ¿Cómo lo sabes? – Esposito seguía riendo.
- ¿Sabes que ella podría mandar a su ayudante, o una carta urgente? O cualquier otra cosa - Ya que pasas absolutamente de leer los emails - En cambio siempre se presenta en tu casa. Crees que tu la usas, pero en realidad es ella la que te usa a ti.
- ¿Y qué se supone que debo hacer?
- Gina y su editorial se quedarán un tanto por cien de los beneficios, cada vez más altos, hasta que les des un manuscrito de tu próximo libro.
- ¿Podrías haber llamado para decírmelo?
- Sabes que me gusta hacerme el interesante – Castle sonrió al otro lado.
- Me obliga a escribir y tú lo permites.
- Soy tu representante, cuantos más libros saques más dinero gano.
- Somos amigos.
- Esa es una mentira que te conté hace mucho tiempo para que me invitaras a cenar – Rió – No, ahora en serio. La cosa va a sí. Puedes hacerte un poco el loco, pero tienes que cumplir con el contrato, o si no Gina te irá cerrando el grifo y legalmente tiene las de ganar.
- ¿Y qué hago?
- Escribe – Lo soltó como si fuera lo más obvio – Ordena tu vida y escribe, deja de vivir en la inmundicia, empieza a comer sano, haz deporte, dúchate, aféitate…Haz lo que hacías cuando escribiste tus Best Sellers y será Gina la que llame tu puerta llorando para que firmes otro contrato, pero tienes que dar el paso – Oyó refunfuñar al escritor al otro lado del teléfono - Odio a Gina tanto como tú, pero ya lo has hecho antes.
- Hace tres años escribí ese libro, que se sigue vendiendo tan bien, porque tenía cosas que ya no tengo.
- Entiendo tu punto de vista, soy el primero que lamenta lo de Katherine…yo estaba allí el día de vuestra boda…
- No sigas por ahí… - Se había prohibido pensar durante un tiempo en eso.
- Pues haz algo.
- No creo que comprendas que he hecho de todo para que se quedara…
- No – Le interrumpió – Te has dejado una cantidad indecente en abogados para retrasar el divorcio.
- Separación, estamos separados – Volvió a aclarar ya mosqueado.
- ¿Hasta cuándo? – Tomó aire – ¿Hasta que el enfermero cachas le pida matrimonio? Lo sabes tan bien como yo – Al escritor volvía a dolerle el corazón.
- Tengo que colgar.
- Richard, lo siento – Resopló – No quería…
- Está bien. Tengo que ir a recoger a alguien – Esposito le notó triste al otro lado.


Llamó a la puerta, y Josh abrió, en vaqueros y camisa de tirantes blanca, marcando músculo, con esa barba de tres días y ese aire de tío duro, que le hizo difícil al escritor aguantarse la arcada. Josh tampoco disfrutó viéndole y ni siquiera saludó. Se limitó a irse hacía la tele, dejándole en la puerta. Cinco minutos después aparecía Beckett, y Castle tomó aire despacio:

- Está terminando de recoger sus cosas – Castle la observó en silencio y deseó con todas sus fuerzas que las cosas fueran distintas, lo deseo tan fuerte que tuvo que apartar la mirada.
- Papá – Atravesó la casa y acabó en sus brazos de un salto.
- Amy – La abrazó con fuerza y la subió en brazos.
- Espero que esta vez hayas cogido la silla del coche – Ella estaba encantada viéndoles. Independientemente de cómo fuera él con ella, lo innegable es que era un buen padre.
- Aja – Dijo mientras sujetaba en brazos a su hija que iba cargada con una pequeña mochila de clase mientras lo demás lo traía Josh que venía detrás, con cara de mal humor.
- Nada de correr con el coche, ni de parques de atracciones, ni de mala comida, que se vaya a dormir a su hora… - No se veía capaz de seguir enumerando, cuando los veía juntos se le caía la baba – Recuerda que no llega a los 3 años – Eso ya lo dijo tan bajito que parecía que daba igual. Iba a ser responsable.

Seguía en sus brazos, contenta y el escritor se dio cuenta de que era la primera vez que sonreía así en mucho tiempo y se sintió mejor:

- La llevaré a clase el lunes – Antes de que ella hablara continuó – Puntual.

Cogió la bolsa que Josh había dejado en el suelo. Y vio como pasaba el brazo por el hombro de Beckett como si fueran la pareja más feliz del mundo.

Se alejó llevando de una mano a su hija y de otra la bolsa de deporte. Mientras Amy le contaba entusiasmada como eran sus nuevos compañeros de clase.


Lunes

“Lo primero que echó de menos cuando ella se marchó fue el olor a café recién hecho por la mañana, “que absurdo” se repetía para sí mismo cada vez que caía en la cuenta de que lo que echaba de menos eran las pequeñas cosas. Esa mierda cotidiana con la que la familia y tú os aburrís mutuamente a la hora de la cena.

Empezó por echar de menos eso, luego las revistas encima de la mesa del comedor, su cepillo de dientes en el baño, sus cremas…Lo más insignificante, y cuando por fin fue del todo consciente de que ella se había marchado y de que no iba a volver fue un día cualquiera comiendo, ya habían pasado casi tres meses, y era como si su cerebro se hubiera empeñado en estar ocupado, pero de repente ese día sin más, rompió a llorar sin consuelo. Y supo que todo estaba perdido.”


Eso fue lo último que escribió antes de coger su chaqueta, las llaves y la cartera y salir de casa sin rumbo fijo. No podía seguir allí, dejando que los fantasmas del pasado siguieran riéndose de él a sus anchas.

Ya hacía horas que había dejado a Amy en la guardería y volvía a sentirse vacío e insatisfecho. Volvía a odiarse de nuevo.

* * *


Última edición por Castle el Sáb Ene 05, 2013 7:32 pm, editado 18 veces

Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 617
Fecha de inscripción: 15/11/2010
Localización: Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Shura-chan el Lun Sep 10, 2012 9:00 pm

Al parecer va a tener mucho drama.Me gusta, sigue actualizando para ver que tal es.

Shura-chan
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 535
Fecha de inscripción: 07/09/2012
Edad: 16
Localización: Por ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por eectcastle el Lun Sep 10, 2012 9:04 pm

Me gusta!!! algo diferente si señor!!!
sigueee pronto!!!!

eectcastle
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes: 136
Fecha de inscripción: 06/04/2012
Edad: 27
Localización: Castellon

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Invitado el Lun Sep 10, 2012 10:00 pm

Lo que no entiendo de esta historia, ¿Castle es malo? ¿No estan juntos?
La verdad es que suelo leer Caskett pero está historia me atrae muchisimo, espero que sea interesante, aunque no me emociona que esten separados, me intriga este nuevo estilo.

Continúa pronto..Heart

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por DannyyFranco el Lun Sep 10, 2012 10:19 pm

Va a estar muy bueno... supongo que estan divorciados, con una hija de por medio y de vez en cuando se tira a Gina para satisfacers pero no lo logra... Esposito no es policia, sino el representante Smile sueenaa excelente! Quiero mas!!

DannyyFranco
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 686
Fecha de inscripción: 25/01/2012
Edad: 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Massycb el Miér Sep 12, 2012 5:28 am

Me encanta!!

Massycb
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes: 145
Fecha de inscripción: 25/04/2011
Edad: 26
Localización: Santo Domingo, Rep. Dom.

Ver perfil de usuario http://massycb.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Jorja el Jue Sep 13, 2012 12:25 am

Me gustó mucho el comienzo! Espero pronto la actualización!

Jorja
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes: 1887
Fecha de inscripción: 13/03/2011
Edad: 25

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/jorja07

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por choleck el Jue Sep 13, 2012 1:26 am

has empezado fuerte y me he enganchado a tu fic no todo



iba a ser bonito.
pero si me gustaria que tuvieran un buen momento y casket claro por que no
y se recupere nuestro rick. gracias. sigue pronto plis

choleck
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes: 1967
Fecha de inscripción: 07/06/2012
Localización: en la parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Castle el Sáb Sep 15, 2012 5:18 pm

Capitulo 2

- ¿Entiende por qué está aquí?
- Me hago una idea.
- Tuvo un intento de suicidio…
- Eso no es del todo cierto – Interrumpió y se llevó una reprimenda silenciosa por hacerlo.
- Tiene miles de adicciones que debe dejar.
- Eso sí es cierto – Sonrió orgulloso.
- Y si no pone empeño en esta terapia, y hago un informe positivo su ex mujer no le dejará volver a ver a su hija e hará trabajos comunitarios.

Su semblante se volvió serio, nunca se acostumbraría a esa última parte. Así que sin decir nada agachó las orejas dispuesto a no interrumpir más. Volvió a leer “Martha Rodgers , Psiquiatra” y volvió a sentir el nudo de culpabilidad en el estomago:

- Por lo que puede ver, sí que es importante que se tome esta terapia en serio.
- ¿Podríamos no llamarlo terapia? – Ya se sentía incómodo en aquella silla y no hacía ni 20 minutos que estaba allí.
- ¿Y cómo quiere llamarlo? – La doctora cruzó los dedos y las manos sobre el escritorio y dejó que sus gafas resbalarán hasta casi la punta de su nariz.
- ¿El peor momento del día? – Protestó bajito.
- Ya – Vio que se lo pondría difícil – Pero es que estamos aquí para hacer terapia. Para que deje el alcohol, las pastillas y las drogas.
- La verdad es que habla como si realmente estuviera al borde de la indigencia y colgado en cualquier esquina.
- ¿Sabe que hay peor que un yonki indigente colgado en una esquina? – No esperó respuesta y continuó – Un yonki rico con loft en el Soho.

Castle agachó la mirada y se centró en su brazo escayolado y en las magulladuras que aún le quedaban:

- Tendremos visita 3 veces por semana y las mismas duraran de dos horas en adelante – El escritor fue a protestar – Es parte del acuerdo, aunque siempre puedo dar una recomendación para que sean más extensas.
- Está bien – Protestó malhumorado.
- A esto hay que unirle que estará bajo arresto domiciliario a la espera de juicio.

Castle puso la pierna encima de la mesa y se remangó un poco los pantalones para que viera el dispositivo:

- Creo que ahora mismo estoy en la cumbre de mi vida – Desde su estomago supo que no podía ser más irónico.
- Bien, después de informarle de todos los puntos. Creo que lo mejor será que empecemos cuanto antes.

Colocó bien las carpetas que tenía con los antecedentes, las denuncias, y demás partes de la biografía del escritor:

- Desde el principio.

* * *

Bajó las escaleras agotado por la sesión y peleándose con la escayola de su brazo, incómodo y malhumorado. En la calle le esperaba Esposito:

- ¿Cómo ha ido? – Parecía dispuesto a hacer aquello de algo mejor.
- No quieres saberlo.
- Es mejor que te lleves bien con este ella… - Abrió el coche y subieron.
- Si tengo que oír una advertencia más acerca de cómo es de importante la intensidad con la que le lama el culo a esta señora me vuelo la cabeza. Lo juro – Dando por zanjada cualquier conversación antes de que empezase.

Paró en la puerta de casa del escritor y le paró antes de que saliera sin decir nada:

- Tienes que pensar también en los que estamos a tu alrededor y solo queremos lo mejor para ti...
- Soy totalmente consciente de que Kate podría amargarme la vida si realmente se lo propusiera: solo una prueba de orina y no me dejarían volver a ver a mi hija nunca. Ni siquiera creo que me dejasen con supervisión. Por eso he aceptado este trato de mierda – Suspiró rendido – Lo que me mata es que le importo tan poco que no va a hacerlo hasta que sea una amenaza para Amy.

Dicho eso salió del coche y se metió en el patio, y Esposito después de quedarse un instante pensativo arrancó y se fue.

* * *

Se sentó en su escritorio y hurgó en uno de sus cajones hasta que sacó una botella de whiskey que tenía escondida. Antes de llenarse el vaso releyó la copia de las condiciones que le dieron:

“…Por lo que el acusado se someterá a pruebas de orina cada quince días para determinar si hay sustancias prohibidas en su organismo. Así mismo un equipo de “limpieza” se llevará del apartamento cualquier sustancia que consideren nocivas para hacer inventario y recabar un informe que podrá ser usado contra el acusado en caso de que no cumpla las normas establecidas…”

La llenó siendo generoso, y se detuvo observando el apartamento tan silencioso antes de empezar.

* * *

- ¿Por qué bebe?
- Esa es fácil, para emborracharme – Era imposible que aquella mujer se riera con cualquiera de sus gracias, es más, el escritor ya contaba con la posibilidad de que no se riera nunca.
- ¿Y por qué quiere emborracharse?
- Porque así se me hace más fácil pasar por la vida – Reflexionó triste.
- ¿No le gusta su vida?
- ¿Hay alguien a quien le guste 100% su vida?
- No hablamos de otras personas, hablamos de usted – De vez en cuando tomaba apuntes en una libreta.
- ¿No debería tener un diván o algo así?
- Céntrese en contestar.
- Son incómodas estás sillas – Protestó.
- Limítese a contestar a las preguntas – Anotó algo sin prestarle atención - ¿Por qué bebe señor Castle?
- Debería de cambiar las cortinas, no pegan con las paredes…
- No se lo volveré a repetir – Aquello sonó demasiado contundente.

El escritor se mordió la comisura del labio y volvió apartar la mirada:

- Hace mucho tiempo que no soporto mi vida.
- Vayamos por partes; trabajo, amistad, familia, amor, tiempo libre… ¿qué es lo que no le gusta?
- Fui hijo único y mis padres murieron en un accidente de coche – Dijo solemne – Pero eso usted ya lo sabe porque se ha leído mis informes.
- Pero quiero que me lo diga usted.
- Cuando tenía 8 años mis padres murieron – Le clavó la mirada desafiante – Y pasé a estar bajo la tutela del orfanato de Nueva Jersey. Fui rodando de casa de acogida en casa de acogida hasta que me independice a los 16.
- Según esto usted también iba en el coche, y salvó la vida de milagro. ¿Qué recuerda de sus padres? – Algunas imágenes sueltas del día del accidente volvieron a su cabeza.
- Poca cosa – Y se sintió fatal.

La psiquiatra se dio cuenta de que era demasiado temprano para hurgar tan hondo:

- Es escritor de novelas ¿No es cierto?
- Eso dicen – Se le notaba rendido.
- ¿Cuándo fue la última vez que escribió algo?
- Hace tres años publiqué una novela…
- No – Le interrumpió – No me refiero a lo último que publicó.

Castle se tomó un segundo, y sintió como si le hubieran dado una patada en su orgullo:

- Me frustro y empiezo una botella de lo que sea, antes solía ser una copa de vino…Ahora me da igual, whiskey, bourbon, ginebra…A veces lo mezclo con pastillas u otra cosa, Vicodina mayoritariamente, suena más atractivo en House, ya lo sé. Después escribo durante tres horas seguidas sin parar y cuando vuelvo a leerlo todo me parece una mierda y vuelvo a empezar.

* * *

Llegó a casa y dejó el cuaderno, que la doctora Rogers le había dado, encima de su escritorio. Fue concreta en lo que dijo; escriba sus pensamientos y luego los analizaremos aquí:

- Terapia – Farfulló sirviéndose Bourbon de otra botella que tenía escondida.

Dijo que sería bueno para la inspiración, que le ayudaría a ver las cosas claras. Y al recordarlo se sirvió otra copa.

* * *

Se obligó a sí mismo a ducharse y afeitarse, quería tener buena cara. Al fin y al cabo era la primera vez que iba a ver a su hija en algo más de un mes.

Esperó bajo y se cruzó con Beckett cuando esta parecía venir de la compra. Se acercó al verle esperando en el patio:

- Llegas pronto – Parecía alegrarse de verle, por lo menos mejor que en la última vez.
- Quería ser puntual – Había sido previsor y se había puesto las gafas de sol.
- Josh ha ido a recogerla a la guardería – Aquello le crispó pero no dijo nada.

Se dio cuenta de la tensión que había e intentó ser amable aunque no surtió el efecto que ella esperaba:

- No quiero ser pesada, pero recuerda que en un par de horas tienes que traerla de vuelta.

Si, era totalmente consciente que parte del pacto miserable que tenían ahora era un par de horas los sábados, y casi se sentía como si le obligasen a darle las gracias.
Sacó un cigarro y lo encendió:

- ¿Desde cuándo fumas? – Preguntó extrañada pero sin maldad.
- No sé – Fingió pensar - ¿Cuánto hace que te fuiste? – Él si estaba dispuesto a ser mezquino y a herirla.

Aunque se sintió mal, notaba que era su única manera de afrontar la situación por la que ahora pasaban los dos. Ella se limitó a intentar no mostrarse herida, sacó las llaves de casa y se dio media vuelta sin decir nada más.

* * *

El domingo por la mañana llamaron a la puerta, y aquello era tan extraño que no supo si abrir, hasta que oyó las palabras mágicas.

Aunque ellos dijeran que eran medio hermanos, la verdad es que Kevin Ryan y Richard Castle no eran familia. Aunque una vez, por un corto periodo de tiempo, lo fueron.
Cuando Castle pasó de casa de acogida en casa de acogida llegó a la residencia de los Ryan, un matrimonio con dos hijos, Naya y Kevin. Era la primera vez que Castle acababa en una casa con más gente de su edad. Con algo parecido a unos hermanos, y aunque la estancia no duró demasiado nunca perdió el contacto con los Ryan. Al fin y al cabo eran lo más parecido a una familia que había tenido:

- ¿Bombones y flores? Pero que te crees ¿Qué acabo de parir o algo?
- No sabía exactamente que regalo representaba “Siento que seas un capullo, pero eres mi hermano y te quiero” – Se abrazaron sonriendo.
- Creo que eres el único que me regala flores.
- También soy el único que te aguanta – Entró en la casa que seguía pareciendo un hogar después de que le cayera una bomba nuclear.
- Antes de que digas nada, lo tengo todo en un orden dentro de mi desorden.
- Si tu lo dices habrá que creerte – Castle abrió la caja de los bombones y empezó a devorarlos – Ya veo como funciona tu alimentación – Dijo insinuando que se había abandonado.
- Siempre he pensado que comer bombones de naranja es como comer una pieza de fruta al día.

Se sentaron en el sofá y el escritor trajo algo de beber, sin alcohol:

- ¿Qué tal con Amy?
- Le he tenido que decir que estoy ocupado trabajando para que no piense que su padre no quiere verla.
- Habla con el abogado, pide pasar más tiempo con ella.
- Tengo que cumplir ciertos requisitos para que me dejen pasar más tiempo con ella.
- ¿Y cómo lo llevas?
- Pues no hace ni dos semanas y ya parece que han pasado años.
- ¿Qué tal Katherine? – Preguntó prudente mientras el escritor seguía dándole a los bombones.
- ¿Nunca has tenido la sensación de que la gente que continua sin ti parece mucho más feliz?
- No digas eso…
- Me alegro por ella, por fin ha encontrado a alguien que la considera lo primero. Aunque sea un capullo integral.
- Es buen tío.
- Si, ya sé que te encanta… - Protestó incómodo.
- No hace falta ser psiquiatra para decir que si te centras en lo malo y piensas mal solo vas a conseguir ponerte de peor humor.
- Deja de leer las revistas de tu mujer. Nos harás un favor a todos.
- Me gusta animarte pero yo no veía por eso – El escritor levantó una ceja – Voy a ser padre.

La noticia le alegró, tanto que parecía que había luz después de las últimas semanas:

- Enhorabuena. Me alegro por vosotros. ¿Nervioso? – Vio la expresión en su rostro y acertó.
- Me siento todavía muy inmaduro para ser padre. Pero a la vez no puedo estar más contento.
- Todo hombre es un crio pero cuando tienen un hijo te sorprendería de lo que son capaces de hacer.

* * *

Logró hacer trampas en el primer test de orina igual que logró engañar a los policías que le custodiaban fuera de casa, para conseguir algo con lo que alegrarse un martes noche en casa.

Sabía que estaba mal, que realmente era peor para él, pero las últimas semanas habían sido infernales. Eso unido al dolor del brazo y el hecho que al ser un adicto a los calmantes le hubieran recetado unas pastillas que no le servían de nada. Que no le quitaban el dolor y que lo único que conseguían era ponerle de peor humor.

La única idea coherente que pasó por su cabeza, era que se merecía un instante de desconexión mental. Se merecía dejar a un lado a Beckett, a Amy, el libro, la separación…

Pero la buena idea no lo fue tanto. A mitad de la noche y sin haber terminado su pequeña fiesta privada. Se levantó tambaleándose y llegó a duras penas al baño. Para descubrir que la nariz le sangraba en abundancia desde hacía unos minutos. Eso unido a la jaqueca, a los vómitos y al dolor de estomago, pensó seriamente que era el castigo que le mandaba el universo por ser un gilipollas.

* * *


Última edición por Castle el Dom Sep 16, 2012 6:11 pm, editado 1 vez

Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 617
Fecha de inscripción: 15/11/2010
Localización: Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Maku_Stanathan el Sáb Sep 15, 2012 5:42 pm

Soy la primera en comentaaaaarrrr... Siiiii
Espero que Castle se de cuenta de lo que esta haciendo... Espero leer pronto como sigue esta historia Smile

Maku_Stanathan
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 652
Fecha de inscripción: 08/10/2011
Edad: 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Castle el Dom Sep 16, 2012 5:35 pm

Maku_Stanathan escribió:Soy la primera en comentaaaaarrrr... Siiiii
Espero que Castle se de cuenta de lo que esta haciendo... Espero leer pronto como sigue esta historia Smile

Primera y única jaja.
Gracias Awesome

Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 617
Fecha de inscripción: 15/11/2010
Localización: Valencia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Shura-chan el Dom Sep 16, 2012 6:06 pm

Sigue asi, en serio, esta muuuy bien

Shura-chan
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 535
Fecha de inscripción: 07/09/2012
Edad: 16
Localización: Por ahí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Jorja el Dom Sep 16, 2012 6:08 pm

Me encanta porque es algo completamente distinto! cuando otro cap?

Jorja
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes: 1887
Fecha de inscripción: 13/03/2011
Edad: 25

Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/jorja07

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por choleck el Lun Sep 17, 2012 3:31 am

por fa sigue pronto, como me gusta tu historia

choleck
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes: 1967
Fecha de inscripción: 07/06/2012
Localización: en la parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: BitterSweet Symphony - FIN - Capitulo 17 (+ Epílogo)

Mensaje por Mizz_Castle el Lun Sep 17, 2012 6:39 am

Es algo completamente distinto a lo que hemos leido aki en los fics pero me gusto, y mas con esos giros inesperados y por el exceso de drama en la historia, sin duda alguna seguire tu historia!! Thumb

Mizz_Castle
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes: 547
Fecha de inscripción: 08/01/2012
Edad: 27
Localización: Paris

Ver perfil de usuario http://mizzbones87.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 16. 1, 2, 3 ... 8 ... 16  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.