The Dragon (Capítulo 13)

Página 2 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Lun Ene 14, 2013 10:08 am

Hoooooola! ^^ Siento haber tardado tanto en subir capi Crying or Very sad el insti me tiene hasta arriba y luego necesitaba planear todo muajajaja. Bueno, espero que os guste este capi, ya se va entrando en calor y tal. Y muchas gracias por leer y comentar, de verdad! Love

***

Capítulo 2: Honor

-Por favor, dime algo que suene esperanzador –Beckett entra por la puerta del instituto forense casi a tropezones, resoplando, suena acalorada. Lanie se sobresalta ante su voz, que es notablemente más grave de lo normal. Más profunda, más seria y casi se puede apreciar el matiz de desesperación. E intuye que las cosas no deben ir demasiado bien para ella. Y entre Castle y Beckett, tampoco.
-¿Y Castle? –pregunta extrañada. Porque entra sola. Totalmente, y por alguna razón tiene el presentimiento de que su ausencia explica parte del estado anímico de su amiga.
-En casa –su tono de voz disminuye, tratando de hacer del ambiente algo más relajado y Lanie lo agradece enormemente, sobre todo por el hecho de que ahora es ella la que habla.

Y no trae buenas noticias.

-Castle tenía razón –con mirar a los ojos a Beckett, puede ver como su voluntad se tambalea-. La estranguló con una cuerda trenzada de tres hebras, de hilo de nylon verde y blanco –de repente todo se convierte en una especie un déjà vu, Lanie puede percibir cómo Beckett se estremece ante el pronóstico-. La franja de su homicidio la situaría entre las nueve y las once de la mañana.
-Eso no es esperanzador.
Lanie traga saliva, no puede decir que resulte igual de doloroso para ella, pero se acerca- Mantuvo relaciones sexuales a las horas previas, hay restos de espermicida en sus genitales, lo que indica que usó preservativo, así que de ahí no he podido sacar nada en claro. Por suerte, no se duchó antes de su asesinato. Su asesino no fue muy precavido ante eso. Es más, hemos encontrado restos de sudor en su cuerpo, así que podemos partir de eso. Los he mandado analizar, así que te llegarán los resultados dentro de poco. Y también… –se siente reviviendo un amargo recuerdo, con todo el realismo, y cada vez le resulta más difícil soltar otra palabra porque es otra mala noticia- he encontrado restos de cloroformo en sus vías respiratorias y tejido pulmonar. He querido hacer un análisis riguroso del cuerpo. Como la última vez que… –pero se arrepiente casi al instante de haber empezado por ahí cuando ve a Beckett hacerse más pequeña, más débil y ella no sabe por dónde agarrar todo esto, ni qué decir, porque nada suena muy alentador.

Beckett da una pequeña vuelta sobre sí misma, sin moverse del baldosín. Se lleva ambas manos sobre los labios, pensativa. Irradia una tensión altamente perceptible, que embriaga progresivamente a Lanie. La sensación empática es lo peor de todo eso, la forense prácticamente no sabe qué hacer. Qué pedir. Y las cosas no se lo están poniendo fácil. Ni a ella. Ni a Beckett. Ni a Castle.

Nada. Cero.

-Encima el muy capullo se burla de nosotros. Sabe lo que hace. Sabe a qué está jugando. Por eso ni se molesta en borrar evidencias.
-Beckett, no tiene por qué ser Tyson.
-Ni siquiera podemos relacionarlo porque no tenemos su ADN –la voz de Beckett suena frustrante.
-¡Exacto! –intenta transmitir optimismo, prácticamente de forma inútil-. Este tipo de criminales suelen ser comunes. Adoptan el modus operandi de algún asesino conocido, se hacen pasar por él y salen prácticamente inmunes del asesinato. Deberías empezar por ahí, Beckett –rodea la mesa, hasta situarse frente a frente con Beckett. Le agarra las manos intentando reducir ese dolor de alguna manera, solo por intentarlo-. Mira, Kate. Sé cómo eres. Sé cómo trabajas. No dejes que una semejanza como esta te haga apuntar en otra dirección.
-Las pruebas hablan por sí solas, Lanie.
-Si quieres ayudar a Castle, haz lo mismo que hiciste la última vez –suena duro, demasiado. Y tiene la sensación de que ni debería haber pronunciado su nombre, pero por algún motivo sabe que va a ser lo más adecuado-. No dejaste que las pruebas hablasen por sí solas. Escucha a los muertos. Son los únicos que dicen la verdad –sonríe, y consigue que su amiga levante un poco su mirada-. Fue lo que hiciste. Y salvaste a Castle. Podrás hacerlo otra vez.
Pero Beckett no se encuentra por la labor de dar su brazo a torcer- Hemos discutido, ¿sabes? –susurra Beckett, y probablemente Lanie se da cuenta antes que ella de que la detective está temblando- Lo peor es mirarle a los ojos, Lanie. Y no tener ni puta idea de qué decir en esos momentos, porque ser realista es demasiado cruel, pero de la otra forma estaría mintiendo. Y no puedo mentir a Castle. No puedo.

---

Posiblemente lo peor de seguir en esa casa es mirar a cada rincón y ve a Castle haciendo cualquier gilipollez como solía hacer todos los días. No hay un solo objeto dentro de esas paredes que consiguiera que el recuerdo de su novio le viniese constantemente a la cabeza, en forma de visiones. Juntos habían reformado la casa de Beckett, juntos habían hecho una transición física para que se notase que Castle también pertenecía a ese hogar, y gran parte de su esencia está impregnada en cada mueble, cada baldosa y cada pared.

Y la hora de ir a la cama a dormir es lo más fatídico del día, porque Beckett sabe que se levantará a alguna hora de la madrugada al borde del infarto porque ha vuelto a tener pesadillas. Pesadillas en las que ve a Castle, encerrado en ese sótano.

Pesadillas en las que Tyson le tortura, mortifica, de todas las maneras habidas y por haber. Sangre, Castle rendido sobre una silla y ella, que nunca llega a tiempo para salvarle. Y lo vive cada día, y siente que el sueño del día siguiente es más cruel y difícil de llevar que el del día anterior.

Piensa que debería llamar al doctor Burke. Piensa que debería contárselo, quizá eso le ayude. Pero no mejorará las cosas.

El doctor Burke le podrá decir misa, pero eso no cambia nada. No cambia el que Beckett siga abrazándose a la almohada porque no puede dormir sin imaginarse a Castle amoldándose a sus brazos. Sus sábanas las ha mudado tantas veces que ninguna huele a él, pero por alguna razón, algo suyo sigue sobre las piezas. Demasiados recuerdos vividos sobre todas y cada una de ellas.

Por no hablar del armario. Su ropa sigue ahí dentro. La limpia, la medio ensuciar, la sucia completamente. Castle tenía poco sentido del orden. Beckett ahoga una carcajada cuando se acuerda y luego empieza a sollozar, como una introducción a lo que viene después. Calma antes de la tormenta y cosas así. Es como si se avecinase algo terriblemente peligroso.

La ropa sigue oliendo a él, y no puede evitar recordar ese último día. Había planchado algunas camisas y las había metido ahí. Y cuando veía alguna hecha prácticamente un higo, con prisa, se enfadaba. Castle probablemente tenía planeado doblarla después, o meterla en la lavadora. Tenía planeado volver a abrir ese armario, y es como si nunca se hubiera ido realmente.

Eso es lo que va asfixiando a Beckett todos los días. Bueno, e ir al baño a lavarse los dientes o a cualquier otra cosa y ver que su cepillo sigue ahí. En la misma posición.

No se ve capaz de tirarlo.

---

El repiqueo del timbre del ascensor provoca que Ryan y Esposito eleven sus miradas y dejen lo que están haciendo, solo esperan que venga. Que aparezca saliendo de entre las dos puertas y se siente en su silla. Ahí podrán relajarse y saber que, aunque las cosas no vayan bien –porque, siendo sinceros, van mal. Van desesperadamente mal- la situación aún no ha tocado fondo.

Cuando Beckett entra en la oficina, a paso ligero, dirigiéndose hacia su mesa, su tensión muscular se degrada notoriamente. Suspiran a la vez, prácticamente y vuelven a su posición relajada.

Tampoco es agradable para ellos. Si pueden evitan a toda costa beber café. La máquina sigue ahí, erguida sobre el mueble y cada vez que recuerdan en el aroma que embargaba la oficina es una punzada más en el pecho. La cafetera ha pasado a ser un objeto meramente decorativo desde entonces. Además el recuerdo evoca descanso, y los dos no están para echarse una cana al aire. Ryan sabe callárselo y pocas veces se le oye, pero Esposito aprovecha la mínima para jurar en todos los idiomas que se va a cargar al cabronazo que le hizo eso a su compañero.

Y a veces se sorprenden de que, a pesar de haber pasado un año, siguen con las narices metidas en el tema. Sin pruebas, sin resultados, sin un día que ambos puedan darse por satisfechos. Ni por orgullosos. Pero lo siguen intentando. Y sienten que, de algún modo, no están honrando a Castle como se merece.

Cuando dicen esa reflexión en alto, casi se asustan porque lo piensan al unísono. Después se miran con tristeza y sueltan “qué clase de polis somos”.

-¿Cómo crees que lo estará llevando? –inquiere Ryan, su voz suena bastante atormentada.
-Tío, hoy es su cumple, y seguimos sin tener una puta pista ni un rastro que seguir sobre su asesino. ¿Cómo va a estar? –Javier está tan enfadado como siempre. Rebufa, cruzándose de brazos-. Igual deberíamos–
-No –le corta, mirándolo seriamente-. No deberíamos reabrirlo. No vamos a hacerlo. La última vez casi nos pega un tiro, y eso que estaba en uno de sus mejores días. No podemos, Javier.
-Hay un capullo que anda suelto por ahí, asesinando a mujeres. Un capullo que también ha asesinado a un amigo mío. A mi compañero. Y tú dices que no hagamos nada.
-También era mi amigo, Javi. Pero no podemos dejar que Beckett se haga el harakiri. Ya sabes cómo era con lo de su madre. Ahora es peor, porque tiene que cargar con dos –pone sus dedos índice y corazón en forma de uve, remarcando su tono- pesos sobre la conciencia. ¿De verdad quieres ver cómo se arrastra?

Y Esposito se calla. Odia cuando Ryan le quita la razón. Lo odia demasiado. Sobre todo porque tiene que ver con Castle y con el hecho de que, muy a su pesar, lleva razón.

No pueden hacer nada.

---

-¿Cómo va el caso de la florista?
-Bien, bien –Beckett procura respirar como si estuviera relajada, como si tuviera todo bajo control-. Resulta que la causa de su asesinato se remonta a hace unos… tres años, más o menos –la atenta mirada de su capitana pone a Beckett bajo presión-. Era ecologista, solo utilizaba fertilizantes naturales. Tuvo un pequeño pleito con una empresa que trabajaba con fertilizantes que resultaban dañinos para el organismo a largo plazo si se consumían sus productos. Por aquellos entonces perdió contra ellos, pero decidió reabrir el caos, consiguió contactos, pruebas que meterían al dueño de todo eso en todo tipo de problemas… Ya sabe, venganza.

Pero no está bien. A pesar de haber esclarecido el caso no está bien. Nada está bien y la mirada de Gates lo autentifica. Y Beckett sabe que cuando ella la mira así es porque no tienen nada que ver con ese caso. Ni el anterior. Ni nada relevante a la actualidad. Agacha su cabeza, rompiendo el contacto visual. Aparenta que está todo bajo control, pero para Gates nada lo está. Y lo sabe.

-Kate.

Cuando oye eso, Beckett se esfuerza por volver a elevar su mirada y conseguir rehacer la comunicación. Su tono de voz es conciso, serio. No va a conseguir evitar esa conversación. Y salir corriendo no es la opción más adecuada. Suspira, cerrando los ojos y concentrándose en poner su mejor sonrisa, aunque sepa que todo esfuerzo por demostrar que sus nervios de acero no se tambalean pase a ser algo totalmente inútil al cabo de unos segundos.

-¿Sigue replanteándose abandonar?

Claro y con brevedad. Hoy no es ni el día apropiado ni el lugar para preguntar eso. Pero así siempre ha sido ella. La Dama de Hierro, nacida con el irremediable don de la inoportunidad, haciendo que la poca estabilidad física y mental de Beckett caiga por su propio peso. No le apetece contestar esa pregunta. No quiere, como tampoco quiere hablar del tema. Ni dar explicaciones.

Y a pesar de rogarle a Gates con la mirada que no dijera nada, parece empeñada en sacar todo a relucir. Kate maldice la situación mentalmente, antes de encontrar las palabras y el tono apropiado para que no sonara como si planease un asesinato mordaz o algún tipo de tortura maquiavélica con ella.

-Eso fue hace casi un año.
-Pero actúa como si solo hubiera sido ayer.

Y Beckett está a punto de hacerse sangre de lo fuerte que está apretando sus dientes contra su labio inferior. Eso y que le ha empezado a doler la cabeza por contenerse firmemente ante la necesidad de llorar.

-No está al cien por cien, Beckett. Nunca lo está. Sé que ha sido una gran pérdida y sé que cuesta tener que acostumbrarse a la ausencia de un compañero y vivir con eso cada día. Créame, lo sé –en su voz suena cierto ápice de empatía y Beckett se relaja levemente-. Pero no creo que Castle la quisiera ver de este modo, Beckett. Porque él la admiraba, y es muy triste ver como cae un ídolo.

Beckett siempre se ha quejado mucho de lo que le hizo Royce. Se estuvo quejando hasta el día que lo mataron, y aún después se volvía a quejar del rumbo que había adquirido su vida y la de mierda que tenía que tener para que acabase cayendo tan bajo. Pero, ahora mismo, se ve a sí misma como su puro reflejo. No de la misma manera. Pero las palabras de Gates suenan tan desgarradoras que Beckett se infravalora hasta ese punto. Traga saliva, y se da cuenta de que está llorando.

Mal momento. Se insulta mentalmente varias veces antes de proseguir.

-Tampoco creo que Castle quisiera que lo mataran. Y un buen día, de repente, bang. No me pida que haga como si todo estuviera bien porque no. Porque nada está bien. Nada.
Su capitana la sigue mirando con esa expresión, impasible- ¿Entonces por qué sigue aquí? –a Beckett esas palabras le cortan de tal manera que no es capaz de responder- Aquí solo hay policías.
-¿Qué insinúa?
-Que se comporte como si lo fuera. La seguridad de su ciudad depende de usted –en el tono de voz de su superior se nota cierto trasfondo de admiración y seguridad. Algo que suena como un reclamo, pero también como una aceptación. Como si Gates supiera que Beckett es la que corta el bacalao y eso la hace sentirse un poco más segura.

Pero no es suficiente.

-Quiero quedarme aquí –espeta, firme. Su tono es casi tan inequívoco como el de la capitana.
-¿Está segura?
Beckett arruga sus labios- No. Pero nunca lo estoy, ¿sabe? –lleva su mano hacia los anillos de su collar, que sobresales por debajo de su cazadora- Y supongo que de eso va mi trabajo, ¿no? De buscar preguntas hasta que obtenga una respuesta de qué es exactamente a lo que me estoy enfrentando.

Ella no dice nada. Solo sonríe, dándose la vuelta.

Beckett jura que es la primera vez que ve una cierta calidez exudando de la expresión de su jefa. Y la primera vez que se siente recogida y bajo protección en ese despacho, como si tuviera algo a lo que agarrarse si se cae. Ella también se da la vuelta, sonriendo de la misma manera.

---

Ha interrogado a los familiares y amigos cercanos, pero nada parece lo suficiente verídico como para sacar una conclusión que alivie un poco la tensión que le está causando del caso. No hay nada que la ayude a ver la luz, y cada vez tiene menos papeletas de enfocar el caso hacia una visión optimista. Todos dicen lo mismo: hombre apuesto de treinta y pocos, alto, encantador a simple vista, rico. No le conocían porque eran muy reservados con su relación, y a Beckett le parece el cuento de nunca acabar, pero con un final previsivamente trágico. Y a veces le cuesta demasiado no temblar bajo las palabras de las testificaciones de cada persona que pasa enfrente de ella. Habrá entrevistado a once o doce conocidos, y cada vez le costaba más respirar y asimilar cada palabra.

A veces hasta tenía que preguntar dos veces qué habían dicho. Y está agotada. Es invierno, hace frío, puede pisar la nieve allá donde va y aun así sale del trabajo sudando y rozando la hipertermia.

Y para colmo, ahí está. Tumbado en la cama, con los ojos abiertos, mirando al techo de su habitación sin ninguna expresión. Solo está inmóvil y Beckett puede percibir su estado anímico con mucha claridad. Tanta que en el fondo le resulta una desgracia entenderle tan bien. Lo único que le consuela saber es que, al menos, le ve. Es tangible. Le ha hecho caso y no se ha movido de casa. Todavía tiene tiempo pero siente que nunca va a ser suficiente, ni para uno ni para otro. Puede percibir que está muerto de miedo. Esa noche no dormirá, y ella tampoco.

-Castle.

No contesta. Beckett rodea la cama, lentamente. Llevan viviendo juntos cerca de un año, conociéndole casi seis. No pide permiso para invadir su espacio personal, pero en estos momentos siente que es algo ineludible. Es demasiado incómodo, pero a la vez es una necesidad. Se ha pasado todo un día sin verle, y le ha resultado difícil asentar la cabeza y relajarse y no perder la calma a la mínima de cambio.

Ni siquiera ha podido beber café. No era capaz de sostener algo entre sus manos sin que se le cayese.

-
Rick –esta vez, suena como una súplica. Se sienta en el borde de la cama más cercano a él, y se muere por tirarse en la cama y abrazarle. Pero se resiente, al menos hasta verse con el permiso concedido.

Como si fuera una epifanía, gira la cabeza levemente hasta poder mirarle los ojos. Se produce un momento de conexión empática tan fuerte que a Beckett le entran ganas de llorar. Lo ve en sus ojos, se está derrumbando por dentro y ella, con él.

-Lo siento –murmura, haciendo un esfuerzo considerable por no dejar que es nudo en la garganta pueda con ella. No todavía- De verdad, perdóname.
-¿Por qué no me dejas ir? –su voz suena resquebrajada, sin ánimos, y eso la bloquea un poco- ¿Por qué no me dejas ayudarte, Kate?

El rostro de Beckett es ensombrece más, aún así se las apaña para sonreír. Con tristeza, pero lo intenta. Aunque sea para restarle importancia a la situación y hacer que ambos se sientan cómodos en su propia casa. Lleva su mano a su mejilla, acariciándola suavemente, mientras se incline hacia él lenta y cuidadosamente.

-Porque no voy a ponerte en peligro, Castle –le besa con dulzura su sien, apoyando su frente contra la de él. Y ahí siente que, por fin, tiene permiso-. No quiero tenerte cerca de lo que puede ser un riesgo para ti.
-Pero va a por mí, Kate –la detective empieza a sentir los dedos de Castle en su cuello, jugueteando con sus mechones y acariciando varias veces su nuca. Respira, hondamente, y por primera vez en todo el día se siente a salvo-. ¿De verdad pretendías que no hiciera nada? –Kate traga saliva, y maldice en su interior el instinto de supervivencia humano- Además, ¿y si va a por ti? No quiero perderte.

Cierra los ojos porque sabe qué es lo que viene ahora. Deja de resistirse y decide dar rienda suelta a sus emociones, hasta notar cómo unos finos hilillos húmedos discurren por sus mejillas. Supone que Castle se ha dado cuenta, porque la atrae más hacia él. Nota otro brazo envolviendo su cintura, empujándola suavemente contra su cuerpo, y ella se deja caer. Se acomoda sobre su novio, abrazándose más a él. Sigue sintiendo su frente sobre la de Castle, hasta que este ladea un poco la cabeza. Ella cierra los ojos. Cuando nota los labios del escritor cerrándose sobre los suyos, la agradable sensación de confianza y protección que ha estado buscando todo el día se extiende por todo su cuerpo, y una atmósfera de tranquilidad se cierne sobre ellos.

-Yo tampoco quiero perderte, Castle –murmura sobre sus labios, sus alientos se entremezclan y Beckett nunca había agradecido tanto estar en esa posición. Lo valora muchísimo más cuando está bajo peligro inminente-. Te necesito.
-Y no lo harás –contesta, antes de volver a dejar un intenso, profundo beso y dejar que sus cuerpos se unan en una clara necesidad vital por sentirse el uno al otro y ser consciente de que siguen vivos y están ahí. Juntos.

---

Cuando sale de su despacho, todavía le cuesta dejar que su aliento brote con normalidad. Siente una clara opresión sobre su pecho. Sabe que Gates tiene razón. Hace tiempo que ha dejado de estar segura de qué quiere hacer y a base de monólogos mentales y ausencia de actos no consigue nada. Y aunque la cosa pinte tan mal todavía se sorprende de cómo se capaz de mantenerse de pie e ir todos los días a aquella comisaría.

Supone que es su hogar. Contra eso no puede hacer nada. Casi en un acto reflejo va a aparecer ahí, en su despacho aunque ni ella sea muy consciente de adonde va. Sonríe, con suficiencia. Los malos hábitos nunca se dejan.

-Beckett –Ryan la saca de su profunda reflexión. La mira con preocupación y ella niega con la cabeza, restándole importancia al asunto mientras le sonríe. Él sonríe levemente también- Tenemos caso nuevo.
-¿Dónde?
-En la 278 de Spring Street –responde Esposito, que se acerca a ellos. Cuando Beckett le mira, este le sonríe, siente cómo le pregunta con esa mirada. Beckett se siente casi halagada y encuentra un punto de apoyo más para responder a la pregunta de Gates.
-¿Eso no está cerca del Fire Museum? –levanta una ceja, extrañada, mientras se dirigen hacia el ascensor. Sus compañeros se encogen de hombros, y ella se pregunta qué clase de lugar es ese para cometer un crimen. Los criminales se vuelven cada vez más sofisticados, supone.

---

Cinta policial, agentes de acá por allí y una amplia masa de gente curioseando mientras satisfacen su incertidumbre alimentada por una fuerte morbosidad. Algo que nunca dejará de ponerla nerviosa aún sabiendo que consta una parte fundamental de su trabajo. Quizá antes era más fácil. Tenía los chistes de Castle sobre todo aquel panorama altamente impropios. Tan impropios que si alguien los llegase a oír, no tardarían mucho en meter a Castle dentro de algún contenedor. Intenta ir con la cabeza alta, echa mucho de menos reírse de aquellas tonterías poco éticas y darle algún codazo disimulado para que parase.

Sacude su cabeza, intentando centrarse en su víctima. Se coloca los guantes de látex, azules. Trabajo, otra vez. Puede visualizar a Lanie agachada al lado de lo que parece el cuerpo. Se abre paso entre toda aquella maraña, sin perder de vista a Esposito y Ryan, señalándoles el camino.

Cuando llegan, la situación es aún más inexplicable.

-Vaya –Esposito se adelanta-. ¿Alguien más le pilla la ironía?
Lanie mira con suspicacia al moreno, y Beckett se muerde el labio en un intento de parecer seria y no reírse- Está claro que no lo mataron aquí –explica Lanie-. Vamos, es obvio, ¿no?

Obvio es, piensa Beckett. Un hombre de treinta y pocos años, congelado hasta la médula al lado del Fire Museum. Vuelve a reprimir una carcajada, se ha vuelto demasiado macabra. Mecanismo de auto defensa, supone. Lo mejor es reír por no llorar.

-¿Causa de la muerte? –pregunta la detective, colocándose frente a su amiga.
-A priori diría que es por un disparo. Mira este orificio de bala –señala su sien izquierda-. Es de uno 9 mm. Seguramente no vivió. Aunque todavía tengo que esperar a que se descongele y hacerle la autopsia.
-Lo que no entiendo es por qué lo congelaron y lo dejaron justo aquí –inspecciona su ropa. Llevaba una camiseta de tirantes, negra, ajustada, y unos vaqueros. Todo manchado de sangre. Demasiada para un solo disparo. Y la escena del crimen en sí plantea una cuestión demasiado grande-. ¿Lleva identificación?
-El carné de conducir –responde Lanie, hurgando en el bolsillo de su pantalón-. A nombre de Jack Harbor. Ya tiene algo por dónde empezar.
-Gracias. Te veo luego –sonríe, para ponerse en pie y hacer un gesto con la cabeza a sus dos compañeros, que asienten y la siguen.

Solo espera que este caso sea lo suficiente intricado como para mantenerle la cabeza despejada y se olvide un poco de qué día es hoy. Y en sí era un chiste la disposición del cuerpo y el lugar en el que ha sido hallado. Tiene la sensación de que al asesino le gusta jugar, y es lo que ella necesita. Que la den juego y sentirse poderosa, porque lo va a descubrir.

Sabe que lo va a descubrir.

Y en algún punto, antes de subirse a su coche, siente una pequeña opresión en su pecho, que desciende hacia su estómago. A él le gustaban este tipo de casos. A él le gustaba sentirse desafiado por el criminal y le gustaba desafiar. Adoraba los casos puzle. Después recuerda las palabras de Gates y decide hacerle honor de alguna manera mientras inspira hondo y se autosugestiona la confianza que necesita.

-Esto va por ti –susurra, casi sin darse cuenta, antes de arrancar el coche.

***

Gracias por tomaros la molestia de llegar hasta aqui y haber leido. Se que me repito mucho, pero... assdfsafsd de verdad Big Crying. Nos vemos en el próximo capi! :3










Última edición por iamaplatypus el Lun Ene 14, 2013 12:39 pm, editado 3 veces

saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Lun Ene 14, 2013 10:18 am

xisaa escribió:AAAAAAHHHHH! I\'m Dead me encanta esta historia!! Inlove Inlove espero que Castle esté vivo, no seas malaaa! Este Tyson nunca se cansará de dar el follón. Mad espero ansiosa la continuación Happy Clap

Juuuup, muchas graciaaas <33. Yaaa, ya sabes. Así es Tyson jajaja. Pues ya la he subido, espero que te guste! ^^

AlwaysSerenity escribió: I\'m Dead P-per p-pero affraid JERRY TYSON!
Ufff... esto se pone interesantee!!
CONTINUA PRONTO SARA!!

jajajaja pareces sorprendida xdd. Aiiiins, muchas gracias por leer Clau <33. Ya he subido el capi 2, espero que te gusteee Razz.

rubiodav escribió:me encanta.
Continua cuando puedas.

Muchas graciaaas ^^. Ya he subido el segundo capi, espero que te guste! Very Happy

Toñi20 escribió:Me ha encantado aunque espero que castle viva por dios Sad PEro esta genial Continua Happy Clap Happy Clap

Jajaja bueno, eso ya se ira viendo Razz. Muchas graciaaas Toñi <3. Espero que te guste el capi 2 :3.

forever23 escribió:Me gusta la historia Wink pero espero que Castle siga vivo Think
Siguee pronto! Very Happy

Muchas gracias Lauuuuu <3. Bueno, si sigues leyendo lo veras jajaja Razz.

Beckett_Castle_Alba escribió:Con el primer capítulo has hecho que definitivamente crea que es una gran historia. El que hayas introducido al 3kx como asesino de Castle me encanta. Tengo que admitir que es uno de los villanos que más me gusta de Castle, siempre parece tenerlo todo calculado y ser capaz de salirse con la suya y que vuelva a aparecer en tu historia me encanta, porque seguro que va a dar mucho juego al fic.

Si no se ha encontrado el cuerpo de Castle, cabela posibilidad de que no haya muerto. Ojala siga vivo y el que no haya aparecido sea porque no puede por algún motivo.

Buen comienzo de la historia! Happy Clap

Juuuup muchas gracias <3. ya, a mi es que el 3XK me encanta como villano, tenia que hacerle una mencion en mi fic <3. Ains ya iras viendo conforme vayas leyendo Razz. Ya he subido el 2, espero que te siga gustando! (L)

Fanny_123 escribió:WOW... espero q Castle este vivo Razz
Sigue!!!

Jujujuju eso ya lo veras Wink. Muchas gracias por comentar! ^^ Y espero que el capi 2 te guste Very Happy.

RcKb escribió:Sabes.... despues de leer el prologo y el primer capitulo he llegado a un conclusion, una teoria:

El cuerpo de Castle todavia no se ha encontrado, lo cual quiere decir que puede seguir vivo. El que no haya aparecido todavia me lleva a bastantes conclusiones pero la mas... acertada creo yo es que Tyson le tiene secuetrado. ¿Por que no se a escapado? ¿Por que no les a avisado de que sigue vivo? Facil. Le a amenzado. Con Beckett o Alexis pero me inclino mas por Beckett. Puede que le este pegando un paliza dia tras dia por haberle echo estar durante 1 año creo que era sin pdoer matar (tal y como dijo en el capitulo 5 de la 5º temporada) y le este haciendo pagar. Tambien puede que este secuestrado pero sin haberle herido de gravedad. Puede que tal y como dijo tmb en el episodio 5, le quiera hacer pagar por todo el tiempo que le ha echo estar desaparecido y le haga pagar enseñandole por un video o algo asii como sufren sus familiares y amigos, sobre todo Beckett y Alexis. ¿Como lo haria? Facil, ya les estuvo observando un tiempo tal y como dijo otra vez en el episodio 5. Tambien puede que haya dicho k escogiera si "matarle a él" (con sus respectivas palizas y demas antes) o "matarla a Kate" y claro esta Castle se eligio a si mismo.

Bueno creo que ya he escrito suficiente por ahora xD jejej sin darme centa te he escrito la biblia Laughing Espero que alguna de mis teorias sea acertada o al menos se aproxime un poco a la tuya pero por favoor te lo pido, que Castle este vivo!!!!

Guaaaau, pedazo de plantramiento que te has montado jajajaja. Jups, me siento muy halagada con eso, de verdad Razz. Y me ha llamado mucho la atencion como te lo has imaginado. Ya iras viendo y comrpobaras si has acertado o te has equivocado Wink. Muchas gracias por leer y comentar! Love espero que el segundo capi sea de tu agrado! ^^

Maria román@caskett escribió:Me estremecí, me emocioné y sentí aflicción y tristeza pirque terminó el primer capítulo...se me hace tan corto lo que escribes porque es tan bueno, emocionante e intrigante, que te deja con ganas de más...esta historia me tiene muy enganchada, no spe si es porque quería una historia así, porque me encantas o simplemente porque me encanta el drama(es uno de mis géneros favoritos tanto para películas como para libro)pero estoy deseando que sigas con esta historia, igual que con tu otro fic...Sigue! Te espero impaciente... Smile

Joooo, muchisimas gracias T___T leer estas cosas me ayuda muchisimo, de verdad. No se si sabes lo mucho que significa <3. Pues muchas gracias por leer y me alegro de que te haya hecho sentir asi (es lo que pretendia y me encanta ver que esta surtiendo su efecto *-*) y te este gustando Razz. Ya he subido el capi 2, asi que espero que siga a la altura! ^^

suika escribió:Simplemente?? El rumbo que está tomando esta historia me encanta y creo k nos va a enganchar a mas de un@. Además, escribes de tal forma que hace que nos pongamos en la piel de los personajes, en especial en la vida de la propia Beckett. Pobrecillaaa lo mal que lo está pasando

Jooooo muchas gracias! <3 Ya, a veces creo que me paso un poco con los personajes. Pero es que me encanta hacerlos sufrir un poquitin Razz. Pues me alegro mucho de que te este gustando y te exprese todo eso, de verdad (L). Ya he colgado el segundo, espero que te siga gustando y tal Love.




saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por xisaa el Lun Ene 14, 2013 10:54 am

I\'m Dead Inlove Big Crying
qué buena pinta tiene ésto... espero que todos los capis sean así de largos, qué gusto leerte, de verdad! Clap no nos hagas sufrir y vuelve a juntar a la parejita, que Kate no puede estar así taaaaaaan triste Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad continúa pronto porfaaaaaaaa Love

xisaa
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 187
Fecha de inscripción : 25/11/2012
Edad : 25

Ver perfil de usuario http://twitter.com/luchacontigo

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Lun Ene 14, 2013 11:52 am

Guau, me he hecho fan de tu forma de escribir, es genial como describes cada escena, prácticamente puedo verla.
Me gusta mucho como mezclas las escenas pasadas del caso cuando aun vivía Castle y las escenas presente en las que Castle ya no está.
Me ha sorprendido lo comprensiva que se ha mostrado Gates con Kate, como la ha animado y le ha hecho darse cuenta de lo importante que es para el equipo.
Me ha encantado este capítulo, cada vez la historia me gusta más, se está convirtiendo en un gran fics.

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por choleck el Lun Ene 14, 2013 12:32 pm

wow wow me estaba perdiendo este fic
como escribes, eres profesional seguro
sigue es autentico este relato

choleck
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1967
Fecha de inscripción : 07/06/2012
Localización : en la parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Fanny_123 el Lun Ene 14, 2013 2:03 pm

Continua Exclamation esta historia me encanta Razz

Fanny_123
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 831
Fecha de inscripción : 15/09/2012
Edad : 16
Localización : Chile!!! c:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por R_P el Mar Ene 15, 2013 6:56 am

Eres una profesional eh. Es tan fácil imaginarse lo que escribes... Wink Esperando con ganas el siguiente! Happy Clap

R_P
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 02/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Cata Castillo el Mar Ene 15, 2013 7:41 am

Un gran capítulo... y que conste que no lo digo por la extensión del mismo. Me gusta mucho como vas describiendo cada situación y mezclando los distintos tiempos.

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por MariaRomn@caskett el Mar Ene 15, 2013 8:43 am

Todas esa sensaciones que te mencioné siguen aquí, y se hacen más grandes por capítulo.
Me emocionas, Kate no se merece esto...
Espero que nada sea lo que parece, pero te digo que este es un MAGNIFICO, FANTÁSTICO Y MARAVILLOSO fic.
sigue! PLEASE SIGUEEEEE!

MariaRomn@caskett
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 08/10/2012
Edad : 18
Localización : Ceuta (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por AlwaysSerenity el Miér Ene 16, 2013 10:02 am

Muy bueno Sara...pobre Kate... Crying or Very sad
CONTINUA PRONTO!

AlwaysSerenity
Autor de best-seller
Autor de best-seller

Mensajes : 966
Fecha de inscripción : 14/10/2012
Edad : 19
Localización : Málaga (Andalucia) España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Yaye el Miér Ene 16, 2013 11:30 am

He leído los dos capítulos seguidos y he de deirte que me encanta, pero he estado todo el tiempo con el corazón encogido, que penita me da Katie. Aunque por otro lado, el hecho de que no haya aparecido su cuerpo nos da algo de esperanza, espero que aparezca algo que les haga reabrir el caso y que lo localicen cuanto antes.

Continúa pronto.

Yaye
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1743
Fecha de inscripción : 05/06/2012
Localización : Huelva

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por suika el Jue Ene 17, 2013 1:28 am

Acabo de leer el 2º y siento como me engancho cada vez más a tu fic. Me intriga muchísimo como va a intentar superar esto kate y cuándo tendrá noticias de castle!!
Sigue así! Clap

suika
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 26/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por casckett 2012 el Vie Ene 18, 2013 4:43 am

por diosss! sigue ,mientras estaba en clase no podia dejar de pensar en tu fic, porfavor necesito saber que le pasa a kate y si de verdad castle esta muerto.por favor sigue prontito

casckett 2012
Escritor novato
Escritor novato

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 15/01/2013
Edad : 16
Localización : madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Delta5 el Vie Ene 18, 2013 5:00 am

Bonita historia, me gusta mucho. Sigue.

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Emily Claire el Vie Ene 18, 2013 2:46 pm

porfavorrrrrr que castle este vivo... no me gusta ver a kate sufrir tanto, sospeche desde un principio que era 3xk, como lo odio... espero que sigas pronto con el capitulo 3, me encanto este fic. Razz

Emily Claire
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 215
Fecha de inscripción : 16/10/2012
Edad : 24
Localización : Chile, Viña del Mar

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por R_P el Sáb Ene 19, 2013 6:12 am

Delta5 escribió:Bonita historia, me gusta mucho. Sigue.

Te gusta porque Castle está muerto no?? Laughing

R_P
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 161
Fecha de inscripción : 02/09/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Dom Ene 27, 2013 7:53 am

Bueeeeenas! ^^ Perdon por la tardanza y tal, ya se que ha sido mucho tiempo desde el capi 2. Pero es que tenia que terminar 30 y ademas, estaba sufriendo una crisis de inspiracion jajaja. Pero bueno, aqui os vengo con este capitulo ^^ Espero que la espera haya merecido la pena! :3

PD.: muchisimas gracias por leer y comentaaaar! <3

***

Capítulo 3: Relación

-¿Habéis interrogado a sus compañeros de trabajo? A lo mejor tuvo algún tipo de problema con un cliente, un caso importante que no salió bien –pregunta con desesperación, a la expectativa de encontrar algo que le diese esperanzas.
-No, era abogada de pequeños pleitos, y los que protagonizó salieron a su favor –Ryan mira con detenimiento el expediente de la víctima-. Es curioso, nunca metía la pata. Cobraba una cuota alta, pero visto lo visto… –siguió pasando hojas, cada vez más asombrado. Beckett está empezando a sudar- realmente merecía mucho la pena. Era extraordinaria. Se ganó su fama entre los bufetes de abogados.
-A lo mejor tenía competencia. Igual levantó recelo entre los demás abogados.
-Puede ser, pero lo veo improbable –deja la carpeta sobre su escritorio, levantándose y dirigiéndose hacia su compañera hasta quedarse enfrente de ella-. Cuando hablé con sus conocidos nadie me dijo que estuviera preocupada por su vida, ni que hubiera recibido alguna advertencia de ningún tipo. Estaba como siempre –se encoge de hombros y Beckett solo puede mirar hacia el suelo, frustrada-, de vez en cuando absorta en sus propios pensamientos, dios sabe por qué. Pero no era algo raro en ella, se concentraba mucho en lo que tenía entre las manos.

La detective percibe que Kevin deja de hablar y eleva su mirada, con atención y extrañeza por la cesión de su compañero. Cuando le mira a los ojos siente que hasta él se ha dado cuenta de su paupérrimo estado anímico y las pocas ganas que tiene de seguir inquiriendo en todo ese asunto, porque hay un trasfondo notablemente afligido e inquieto. Traga saliva, rompiendo el contacto visual para mirar a la pizarra por encima de su hombro.

Está más vacía que de costumbre, eso no ayuda a relajarla. Solo la atribula más e incrementa sus ganas por volver a casa, quitarse la placa y mandar todo a la mierda.

Cuando se encuentra a punto de levantarse para desaparecer de allí y dejar de respirar el ambiente altamente criminal y taciturno que está empezando a ahogarla, nota la mano de Ryan posándose sobre su hombro, mientras la acaricia. Beckett lucha contra sí misma para demostrar que está levemente reconfortada, pero no le ayuda. Agradece a su compañero con la mirada su insistencia por intentar animarla y hacerla sentirse segura consigo misma, mientras maldice su falta de aplomo a la hora de confrontar estas situaciones.

-No dejes que esto se convierta en algo personal, Beckett.
-Kevin, no me pidas eso –le mira, con fatiga. Odia a muerte ser dura con Esposito y Ryan y menos cuando ponen todo de su parte y más en ayudarla. Pero no es capaz de sonreír y mostrarse sosegada. No en esos momentos-, porque lo es. Es algo personal. Va a por Castle.
-Eso no lo sabemos. Ni siquiera sabemos que es él –la detective se muerde la lengua-. Mira, yo también se la tengo jurada a Tyson –una sensación de congoja y culpabilidad le recorre el cuerpo, y sabe que Ryan nunca ha sido capaz de quitarse ese peso de encima. Sabe que todavía se acuesta pensando en el hecho de que, indirectamente, una mujer ha muerto por su culpa- y algún día voy a cogerle. Vamos a cogerlo, juntos. Y vamos a hacerle pagar por lo que ha hecho. Pero no te presiones hasta el punto de ponerte por debajo de él, porque tú y yo sabemos que no eres así.

Su móvil empieza a vibrar contra su pierna. Cuando lo saca de su bolsillo, mientras mira la pantalla su mente se pone en blanco. Empieza a temblar y a vacilar antes de ser capaz de hacer algo. Se lleva el altavoz a su oído, esforzándose por coordinar correctamente sus movimientos y que su voz suene lo más paliada y optimista posible.

-¿Sí?
-¿Tienes algo nuevo, Beckett?
-No, bueno, no mucho. Creemos que ha podido tener una especie de rivalidad, ya sabes –sabe que miente de pena. Además, su voz se quiebra con cada una de las palabras que suelta por esa boca-. Era una buena abogada, puede que demasiada competitiva y–
-Kate, no me mientas, por favor –se calla, y el silencio reina durante diez segundos. Los suficientes para que ella vuelva a recobrar el color y la compostura. La voz de Castle suena casi igual o más inestable que la suya-. No tienes nada, ¿verdad?
Ella suspira y sabe que Castle puede oír la irregularidad de su respiración, quizá ser tan empáticos nunca ha sido tan favorable como parece- Lo bueno, por así decirlo, es que el ADN del agresor no está fichado, así que no podemos sacar una conclusión para todo esto. Además, no es del tipo de chicas que le gustan a Tyson. No es rubia.
-Si tuvieran el ADN de Tyson fichado, esto sería otra cosa.
-Castle, te prometo que lo voy a coger. Sea o no sea el asesino, este caso lo cerraré y tú estarás bien. No te pido que te animes, ni que hagas como si no pasara nada. Pero sí que te pido que confíes en mí –agacha su mirada, recordando las numerosas veces que ha tenido esta misma conversación-. Te protegeré, ¿vale?
-Lo sé –casi percibe la sonrisa de su novio al otro lado, y de alguna manera ella sonríe también. Insegura, aflojada, pero lo hace-. No tardes en venir, por favor. Te echo de menos.
-Ya –se muerde el labio, casi sorprendida del exceso de necesidad mutua que sacan ambos a relucir cuando se ven envueltos en una situación de alerta máxima. Y sabe que ella siempre ha sido su tierra firme y él, la suya-. Y yo a ti.

---

Beckett está sentada sobre su escritorio, observando la pizarra casi vacía. No tiene casi acotaciones, solo un par de nombres y fotos. Y Beckett está igual, en blanco. Intenta reconstruir mentalmente los hechos, pensar cómo ha podido acabar así. Pero no es capaz de llegar a una conclusión mínimamente lógica. Tampoco se explica el hecho de que, justo en ese momento, las cámaras de seguridad no grabasen nada. Es como si hubiera sido premeditado. Bueno, eso y la ironía de que aparezca congelado al lado del Fire Museum.

Al menos al asesino no le falta sentido del humor. Y pensar en el curioso chiste criminal de vez en cuando la obliga a esbozar una sonrisa. Se pregunta qué clase de persona haría algo así. No sabe si es por amor al arte, por amor a la gracia o por amor a poner de los nervios al cuerpo de policía.

-Es falso –Esposito se acerca hacia ella, sosteniendo el carné de la víctima entre sus dedos índice y corazón-. He indagado un poco más en el tema, se lo sacó hace un año y poco más. Al igual que su identidad.
-Genial, ahora solo tenemos a un cadáver, sin pasado, ni presente ni nada –suspira, tomando el carné sobre sus manos, observándolo. Se pregunta en qué clase de lío estaría metido para acabar así. Y sobre todo, a qué se dedicaba para requerir una identidad falsa-. ¿Había algo más en su cartera?
-Sí, unos recibos bancarios. Y atenta, esto te va a gustar –lo mira, expectante, rezando para conseguir una pista fiable qué seguir-, he metido su número de cuenta en la base de datos. Al parecer se abrió esa cuenta cerca de cuando se hizo ese carné falso. Y tenía un ingreso de quinientos de los grandes.
-Eso es demasiado dinero, ¿no? –sonríe, con suficiencia, relajándose- ¿Has averiguado a qué se dedicaba?
-No, pero he comprobado las gestiones que hizo con ese dinero. Se las arregló para alquilar una habitación en el Four Seasons. La Ambassador Suite. Además se lo gastó en varios restaurantes, de estos caros. Y en un collar de doce mil pavos. También pagaba un alquiler de un piso del SoHo. No sé en qué andaría metido este tío, pero me suena a algo muy sucio. ¿A ti no?
-Sí. Y parece que tenía pareja. Ha pasado un año, pero supongo que una persona así no pasa muy desapercibida –se levanta, cogiendo su abrigo y la foto de su escritorio-. Reza para que se acuerden los del hotel de ellos.
-Te sigo.

---

-Sí, sí que me acuerdo de él –el gerente del hotel analiza rigurosamente el rostro de la víctima, sosteniendo la foto. Beckett y esposito suspiran casi a la vez, aliviados, esperando que aquel hombre les aportase algún tipo de información que fuera lo suficiente útil como para conseguir un nuevo destino al que dirigir toda la investigación-. Me pareció bastante raro que no volviera a aparecer por aquí, ¿Saben? Venía todos los fines de semana, todos.
La detective mira a su compañero con una sonrisa de suficiencia, denotando preparación- ¿Siempre alquilaba la Ambassador Suite?
-Sí, y siempre se las apañaba para reservar un hueco la semana siguiente a la que estaba. Ese hombre manejaba dinero. Ya sabe a lo que me refiero –explica, les sonreía con confidencia-. Fuera quien fuera su… acompañante debía de estar muy contenta con él.
-¿A ella la llegó a ver? –asiente- ¿Se acuerda de ella?
-Veo a mucha gente todos los días, señorita. Y esta, precisamente, era muy discreta. Solo la veía cuando aparecía con este hombre. Tampoco me preocupaba mucho, aquí nadie hace preguntas. Supongo que sabrá qué clase de hotel es este, nos gusta… mantener la intimidad de nuestros clientes.
-Supongo que con eso se referirá a que se aseguran de mantener el secreto el número de cuernos que se cuelgan por día en sus habitaciones. A saber cuántos motivos de divorcio mancillan sus paredes –acusa Esposito, atrevido y desafiante. Beckett le mira con desaprobación, reprimiendo una carcajada.
-¿Qué quiere decir? –el gerente parece ofendido, así que Beckett decide cortar por lo sano, cambiando el tema y apartando a Esposito con un pequeño empujón.
-Señor, ¿por casualidad no vio alguien que les siguiera? O que tuviera alguna disputa dentro o fuera del hotel.
-No, parecían gente relativamente normal. Como ya le digo; venían, subían a su habitación, pasaban la noche, bajaban, se iban. Así durante dos meses.
-Y tampoco oyó ninguna queja de los otros huéspedes por alguna discusión que tuvieran o algo parecido.
-No que yo sepa.
-Por cierto, ha dicho que dejó de venir. ¿Hace cuánto fue eso, aproximadamente?
Aparta su vista, pensativo, mientras arruga sus labios. Por su expresión, Beckett deduce que tuvo que ser hace bastante tiempo, y eso no la ayuda, porque es volver a donde estaba antes, y no quiere dar palos de ciego- Hace un año, por lo menos. O más incluso.
Ella resopla, abatida, con frustración. Odia cuando un caso parece imposible desde el principio, le saca de quicio verse con las manos vacías. Es superior a ella- Respecto a la mujer que iba con él, ¿cree que podría facilitarnos una descripción?
Niega con la cabeza, con decepción y la frustración crece cada vez más dentro de su cuerpo- Lo único que puedo decirle es que no era ni muy alta ni muy baja. Morena.
-¿Eso es todo? –asiente, encogiéndose de hombros- Está bien, muchas gracias por su colaboración.

Beckett y Esposito se dirigen hacia la salida del hotel. No le gusta el cariz que está tomando todo eso. Para nada. La muerte, que ya es todo un misterio, su identidad falsa y el hecho de que no tengan ninguna relación personal con la que conectar el asesinato. Solo tienen un rostro, una especie de juego macabro y un interés monetario muy grande de por medio. Podría hacer cualquier teoría descabellada sobre todo eso, pero no llevaría a ningún sitio. Solo a cabrearse consigo misma, y lo que menos necesita ahora mismo es ser víctima de su propio derrotismo. No quiere ofuscarse, solo quiere justicia.

Dirige su atención hacia Esposito, también parece cabreado. Todo esto sigue una regla esquematizada; cuando un caso tiende a la imposibilidad desde el principio, lo más probable es que acabe archivado entre los crímenes sin resolver. Y ese es el miedo de todo policía. La no resolución de un asesinato, porque eso implica que una familia no pueda descansar sin antes recordar cada noche que no se le ha hecho justicia como mereciera.

-Esto es una mierda, seguimos como antes –Beckett asiente. Su compañero parece cansado-. ¿Qué vamos a hacer?
-Tenemos que ir al piso, a lo mejor encontramos algo. O eso espero.

Antes de salir del Four Seasons y su elegante puerta giratoria, revive momentáneamente un recuerdo. Le viene a la menta todas esas noches en las que Castle la llevaba sin rumbo por alguna calle para acabar ahí, alegando que después de un día sofocado su musa necesitaba un poco de inspiración propia. Se acuerda del calor del jacuzzi depurando su piel y llevándose todo resquicio de estrés y las burbujas tintando el momento de intimismo y delicioso romanticismo. Se acuerda del sabor de las fresas con nata y chocolate y cómo las seguían saboreando cuando se besaban.

Y sobre todo, se acuerda de sentirse volando por las nubes porque sabía que él estaba ahí y la hacía sentir como si todo mereciera la pena. Cosas del amor, suponía, simples gestos que te vuelven loca.

Sonríe, intentando pensar en cualquier otra cosa que fuera lo suficiente útil como para ayudarla a deshacerse de esa melancolía que estaba renaciendo.

-¿Te pasa algo?
Ella niega con la cabeza, sabe que su sonrisa es puramente artificial- ¿Sabías que la Ambassador Suite tiene un jacuzzi? Se lo tuvieron que pasar bien.

Y Esposito sabe por qué ese tono de voz y esa expresión nostálgica en su cara y no dice más. Solo sonríe levemente, con compasión y la acaricia suavemente el hombro. Ella lo agradece. Detrás de todo ese trato fraterno-profesional, lleno de bromas y risas se escondía un fuerte vínculo de comprensión y familiaridad. De esa confianza que te reconforta y consigue que te sientas un poco mejor.

Y ella sabe que, si ha vuelto a resurgir, también es por él y Ryan. Les debe muchísimo.

-Javier.
-¿Sí?
-Gracias.

---

-Se te ve cansada –cuando entra por la puerta de su casa es lo primero que oye. Lo segundo, el propio impacto de sus labios contra los de su novio, en un beso que parece hambriento y ella se deja llevar. Es lo que más necesita ahora, un apoyo extra por donde cojea.
Se separan y ella se acomoda entre sus brazos, ahí es donde mejor recogida se siente- Parece que vamos para atrás, Castle. No tenemos ninguna pista, el novio es como si no existiera y en el trabajo no sabían nada sobre su relación. No sé por dónde abordar todo eso –nota al escritor estrechando más el abrazo, el calor que irradia su cuerpo le hace sentir algo más aliviada.
-Tranquila, ¿vale? Lo resolveremos –se enfada más consigo misma cuando este tipo de cosas pasan. Cuando es Castle el que tiene que darle ánimos, teniendo en cuanta la clara situación en la que se encuentra. No dice nada, solo se deja alentar por él.

Se quedan un rato más, abrazados. Después de un día más en el que se siente con el peso del mundo aplastándola, sin darle una tregua ni siquiera para respirar, eso es lo que consigue curarla y hacer que todo se aligere. Notar a Castle cerca, tan cerca que puede sentirse parte de su propio cuerpo. Oír el acompasado latido de su corazón, la respiración y su piel rozando contra la suya. Ese contacto físico es lo que la hace sentirse viva cada día. Lo que le proporciona las fuerzas que necesita para volver a levantarse al día siguiente.

Castle la separa y la agarra de la mano, llevándola hacia el sofá. Se tumba ligeramente y la acomoda entre sus piernas, envolviendo su cuerpo entre sus brazos, mientras deja suaves y dulces besos alrededor de su cuello. Beckett ha echado de menos su presencia, mucho. Cuando no está le resulta más difícil centrarse en las pruebas, en lo que tiene entre manos. Necesita ese respaldo que la impulsa a razonar y relacionar conceptos, porque es lo que de verdad la hace sentirse segura de lo que hace. Casi se asombra de su considerable dependencia hacia Castle.

-Te voy a contar una historia –la detective se relaja, el escritor le acaricia los brazos, con delicadeza, calmándola. Beckett se muestra expectante.
-¿De qué trata?
-Es una historia de amor –ella sonríe, mordiéndose el labio inferior. Castle sabe cómo tratarla-. Es una historia sobre doce personas que quieren conquistar a una mujer –se aclara la voz, Kate sabe que siempre que hace eso es porque va a poner su mejor tono narrativo, con esa jactancia propia de él pero que tanto le encanta-. Aries y sus doce amigos querían conquistar a Virgo. Un día Aries partió hacia el este.
-¿Aries? –pregunta, extrañada.
-Tauro quería hacerle un regalo y buscó por todas partes la primera estrella de la noche.
-¿Horóscopos? ¿De verdad? –ella suelta una carcajada, girando su rostro para mirarle y él la observa con reparo.
-¿Quieres oírla o no? –pregunta, desafiante pero sin quitar esa sonrisa de su rostro. Beckett se mueve, buscando la comodidad sobre su cuerpo, pegándose más hacia él.
-Sí, sí. Sorpréndame, señor Castle. Lo estoy deseando. Por cierto, Tauro tiene unos detalles muy bonitos –suelta, haciendo alusión a su cuento.
-Géminis en un arroyo le cantó una canción: “
Espero que esta melodía te alcance” –Beckett susurra algo que no entiende Castle, pero su tono de voz indica emoción-. Cáncer se dirigía al promontorio donde estaba Virgo: “cuando el sol se hunda en el mar, ¿te veré?” –antes de seguir, Castle besa con ternura el cabello de Beckett, para luego apoyar su barbilla sobre su hombro, ella suspira, embelesada-. En el mar Leo esperaba la puesta del sol. Llegó Cáncer, pelearon y al agua fueron a parar.
-Pobre Cáncer, me caía bien.
Castle se ríe, y sigue relatando- En el promontorio del ocaso, Virgo dijo: “
solo deseo contemplar la puesta del sol contigo”.
-Así que Virgo también está enamorada de alguien.
Asiente, sobre su clavícula- Libra llevaba siempre la contraria. Si el sol iba para aquí, él iba para allá. ¿Podría ver a Virgo? –traga saliva, la inspectora busca su mano para entrelazar sus dedos con los suyos- Escorpio vivía mirando su sombra. Ese día le dio espaldas a su sombra y subió por la colina.
-Me gusta Escorpio –aclama, suena pretenciosa.
-¿Alguna otra razón que no sea “porque es mi horóscopo”? –inquiere, divertido.
Ella suelta una carcajada- En realidad, me ha llamado la atención. No sé, parece valiente.
Castle se dispone a continuar la historia- Por la noche, Sagitario fue a buscar a Virgo. El viento del norte le acariciaba la mejilla derecha. Capricornio corrió y corrió hacia el sol. Pero cuando el sol llego a la cima, cayó dormido.
-Será vago –Castle, ante esto, se ríe, abrazándola más.
-Acuario, que llegó el último, preguntó: “
¿Quién ha besado a Virgo?”. Y Piscis dijo en voz baja: “Ve a donde estaba el elegido de Virgo. Él te contará el resto”. ¿Qué te ha parecido?
-¿Ya? ¿Ese es el final? –Beckett se da la vuelta, decepcionada. El escritor se encoge de hombros- Venga ya, Castle. ¿Quién se queda con Virgo?
-¿Con quién crees que se queda?
-No vayas a decirme que esta es una de esas historias con moraleja incluida cuyo final se queda a juicio del lector.
La mira divertida- Te sientes un poco timada, ¿a que sí, Beckett? –la detective lo observa, escéptica y con falsa molestia- Pero, en serio, ¿con quién crees que se quedaría?
-Bueno –vuelve a acurrucarse sobre él, pensativa. Mientras juega con sus dedos y los del escritor-, esto no tiene nada que ver conmigo, pero Escorpio se lo merece. Me gusta, ¿sabes? Tiene su propio modo de vivir y es como si nunca lo hubiese querido dejar. Pero por Virgo, es capaz de cambiar y enfrentarse a un nuevo modo de ver las cosas. Me parece tan romántico.
-¿Seguro que no es porque es tu signo del zodiaco? –Beckett le asesta un suave golpe con su hombro, reprochándoselo. Se le escapa la risa cuando ve a Beckett así, enfurruñada y eso a ella le gusta, pero luego se encarga de mimarla e intentar ganarse su perdón- Yo también creo que se lo merece. Me recuerda a ti, ¿sabes?
-¿Y eso?
-Por lo que has dicho. Has cambiado tanto desde que te conocí, Kate. Escorpio es como tú. Vivía dentro de su muro, pero decidió echarlo abajo porque sabía que, solo así, conseguiría lo que más quería. Y eso es algo que, cada día, te hace aún más extraordinaria.

Beckett no responde, solo se sorprende. Lleva su mano a la nuca de Castle, atrayéndole hacia ella para atrapar sus labios, en un acto totalmente impulsivo. Le gusta saborear sus labios, sobre todo cuando tiene la irrefrenable necesidad de sentirle sobre ella. De hacer de su relación algo tangible a base de gestos como esos.

Beckett se separa, para preguntarle-: Has vuelto a jugar a la Play Station, ¿verdad?
Él se muerde el labio, con culpabilidad, encogiéndose de hombros- Hay veces que estoy muy aburrido.
-Pues si cada vez que te aburres vas a hacerme esto, al final voy a tener que encerrarte de forma indefinida en casa.
Castle se ríe sobre sus labios, dejando un pequeño beso- ¿Sabes cómo acaba la historia? –Beckett se muestra interesada- Con Ofiuco, relatando el final.
-¿Y qué dice?
-"
Sin pensar en el pasado ni en el futuro, Virgo y Escorpio se besaron a la luz del ocaso”.
-Lo sabía –indica la detective, en tono triunfal-. ¿Sabes qué? Me recuerdan a nosotros.

Y puede ver la clara imagen de los dos amantes frente al crepúsculo. Cuando lo hace, también se ven a ellos mismos, y se ve a ella superando todo tipo de barreras. Castle sabe qué contarle. Sabe cómo animarla y eso es lo que necesitaba oír. No nada relacionado con el caso, ni unas palabras de ánimo. Solo algo totalmente trivial que no tiene ninguna relevancia con lo que está experimentando, pero que, curiosamente, tiene el efecto que ella buscaba. Evadirse un poco, recordarse que son humanos y que están ahí, juntos, el uno reconfortando al otro y viceversa.

Y, sin pensar en el pasado ni en el futuro, como Escorpio y Virgo, disfrutar de eso que solo ellos pueden construir.

-Lo sé –corrobora el escritor, antes de volver a buscar sus labios y saciar esa exigencia fisiológica producida por sus propias emociones.


---

El bloque de viviendas donde se hospedaba es uno de esos en los que hasta te cobran por mirarlos. Se alzaba sobre la calle, robusto, de diez pisos y minuciosamente decorado tanto por fuera como por dentro. Las plantas caían perezosas por los balcones como parte de la estética medianamente vanguardista. Aunque tampoco se pueden esperar menos de algo que se construye en el SoHo.

El piso del hombre está en el décimo, tiene hasta un ático. Esposito y Beckett no dejan de preguntarse qué clase de persona era. Muy famoso no puede ser porque su noticia ya se habría hecho eco en la prensa de todo tipo, así que suponen que vive en el anonimato. Lo que no saben es cómo, teniendo tanto dinero. Ni a qué se dedicaba para justificar esa suma de dinero en su cuenta bancaria.

-Le he dicho a Ryan que rastree desde qué cuenta le ingresaron todo ese dinero –Esposito mete el móvil dentro de su bolsillo, volviendo a tener su atención puesta sobre la inspectora-. Ahora solo nos queda esperar a que dios nos sonría.
-Con un poco de suerte será antes de que nos salgan canas. De momento, espera a que la novia esté dentro.

Después de subir en el ascensor –muy espacioso y cargado con todo tipo de florituras que dejan entrever el estatus social de los que viven en esos pisos-, buscan la puerta número cuatro. Según los pagos efectuados desde su cuenta y buscando el registro de la propiedad, es el piso en el que se alojaba. Cuando están frente a él, pulsan un par de veces el timbre. Esperan quince segundos, pero no hay respuesta. Vuelven a insistir, sin éxito.

-Qué raro –observa Esposito, golpeando ahora la superficie-. Policía de Nueva York, abra la puerta.
-Puede que no esté en casa –el sonido de su móvil interrumpen la investigación. Lo saca, con prisas, llevándoselo al oído-. Beckett.
-He terminado el análisis forense –la voz de Lanie suena dubitativa, cosa que no tranquiliza a Beckett. Inexplicablemente, le contagia su tensión-. Necesito que vengas.
-¿Ha pasado algo malo, Lanie? –puede ver a Esposito dejando de prestar atención a la puerta para centrarse en su conversación.
-Hablamos aquí. Trae a Javier y a Kevin, por favor.

Cuelga, con una intranquilidad presionándola el pecho. Su compañero inquiere con su mirada, inseguro. Kate vuelve a guardar el móvil, pensativa, y no sabe por qué se prepara para lo peor. No tarda en ponerse nerviosa y, mucho menos, angustiada.

Y parece que, si las cosas pueden ir a peor, van a ir a peor.

---

-Lanie, ¿qué ha pasado? –pregunta Beckett, impaciente. Esposito y Ryan la siguen por su espalda.

Ella está al lado del cuerpo, nerviosa. La mira, afligida y sabe que no puede decir nada bueno. Que son malas noticias y, por un momento, ve su caso abordado desde otro punto de vista mucho más diferente, complicado, en algo de lo que no va a estar segura de meterse. No se dicen nada, solo se miran durante el breve rato que se toman los detectives para ir desde las puertas hasta la mesa. Y durante ese periodo, puede leer la expresión de Lanie y lo ve todo.

Ni siquiera sabe si quiere oír lo que le va a decir.

-¿Te acuerdas de cuando te dije que tenía que esperar a que se descongelara? Si no me era imposible averiguar cuando fue asesinado –ella asiente-. Bien, resulta que a este tío lo mataron hace un año, por lo menos. Y ese es el tiempo que lleva congelado.

Se acuerda de la charla que tuvo con el gerente alegando que hacía un año que no aparecía. Beckett agradece que haya un cabo atado, porque pueden situar más o menos los hechos en una línea temporal. Pero, por alguna razón, tenía la sensación de que lo peor está aún por llegar.

-También he sacado las muestras de sangre de su ropa, como me pediste. He cotejado su ADN con los de la base de datos y ha dado positivo –puede percibir a Lanie tensándose y ella se tensa también- en dos escenas del crimen. Además, hay sangre de otra persona.
-¿Dos? –pregunta Ryan, extrañado. Todo eso va adquiriendo un cariz más seguro, y Beckett casi sonríe. Pero la expresión de su amiga vuelve a intranquilizarla. Tanto que le empieza a doler el estómago.
-¿Cuáles? –Beckett no quiere esperar más y se nota.
-Una es la del asesinato de Helen Murray. ¿Te acuerdas?

La inspectora, durante un momento, nota como el tiempo se detiene. Helen Murray, el caso donde todas las pruebas apuntaban a Jerry Tyson. Niega con la cabeza, confusa. Y no puede evitar que un nudo se forme en su garganta. No es capaz de coordinar su respiración y siente que en cualquier momento se va a asfixiar. No solo porque las pruebas le apuntan como potencial asesino, sino porque eso lo relaciona directamente con la muerte de Castle. Comienza a sufrir ligeros espasmos y busca la pared que tiene detrás para apoyarse. Los otros tres no tardan en acercarse a ella, pero les hace un gesto con la mano indicándoles que, por ahora, está bien.

-¿De quién es la sangre? ¿Quién es la otra persona? –a Beckett le cuesta hablar, pero se las apaña para rogar la información que le queda por saber. Dubitativa, como si no quisiera saber la verdad, pero a la vez queriendo tener el control sobre todo lo relacionado con el crimen.

Y cuando Lanie va a abrir la boca para decir algo, con todas esas sensaciones imprimidas en sus ojos, sabe que no tenía que haber hecho esa pregunta.

-Es Castle. La otra escena del crimen es en la que desapareció el cuerpo de Castle. La sangre que había allí era la de él y la de este hombre.

***

Muchas gracias por leeeeeer! ^^ Por cierto, la historia que le cuenta Castle a Beckett es el cuento de los stelleazios, sacado de Final Fantasy IX. Cuando la escuche, me parecio una historia super bonita y tuve que ponerla Razz eso sumada a que cuando quiero, soy muy, muy friki jajaja.

Bueno, espero que os haya gustado, nos vemos en el proximo capitulo! ^^




Última edición por iamaplatypus el Dom Ene 27, 2013 8:14 am, editado 2 veces

saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por saratheplatypus el Dom Ene 27, 2013 8:09 am

xisaa escribió: I\'m Dead Inlove Big Crying
qué buena pinta tiene ésto... espero que todos los capis sean así de largos, qué gusto leerte, de verdad! Clap no nos hagas sufrir y vuelve a juntar a la parejita, que Kate no puede estar así taaaaaaan triste Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad Crying or Very sad continúa pronto porfaaaaaaaa Love

Jajajajaja me alegro de que te haya gustado :3. Y si, los capis seran mas o menos asi. Me gusta explayarme cuando escribo Razz. Y bueeeeeno, no puedo decir mucho, solo que sigas leyendo y veas que te depara la historia jajaja. Muchas gracias por leer y comentar! <3

Beckett_Castle_Alba escribió:Guau, me he hecho fan de tu forma de escribir, es genial como describes cada escena, prácticamente puedo verla.
Me gusta mucho como mezclas las escenas pasadas del caso cuando aun vivía Castle y las escenas presente en las que Castle ya no está.
Me ha sorprendido lo comprensiva que se ha mostrado Gates con Kate, como la ha animado y le ha hecho darse cuenta de lo importante que es para el equipo.
Me ha encantado este capítulo, cada vez la historia me gusta más, se está convirtiendo en un gran fics.

Juuuuuu, muchas gracias! Crying or Very sad. Pues yo pensaba que los de mezclar presente y pasado iba a ser un poco lioso, pero es que asi doy pie a lo que paso y tal Razz. Y es que tengo muchisimo amor a Gates, MUCHISIMO. Se que detras de esa mujer de hierro se esconde un corazoncito hecho de algodon de azucar <33 jajaja. Ayyyy me alegro mucho de que te guste! Big Crying Muchas gracias por comentar y leer todo <3. Espero que el proximo capitulo tambien te guste! ^^

choleck escribió:wow wow me estaba perdiendo este fic
como escribes, eres profesional seguro
sigue es autentico este relato

Jajaja tampoco hace falta que lo leas Razz. Uy no, que va. ya me gustaria a mi ser una profesional jajajaja. Muchas gracias, en serio Big Crying. Espero que el siguiente capitulo tambien te guste! ^^

Fanny_123 escribió:Continua Exclamation esta historia me encanta Razz

Ñaaaa muchas gracias! ^^ Ya he colgado el tercer capi, espero que te siga encantando Very Happy.

R_P escribió:Eres una profesional eh. Es tan fácil imaginarse lo que escribes... Wink Esperando con ganas el siguiente! Happy Clap

jajaja que voy a ser una profesional. ya me gustaria a mi Razz. Ains, muchisimas gracias, Raquel Love. Pues ya he colgado el siguiente, a ver que te parece! ^^

Cata Castillo escribió:Un gran capítulo... y que conste que no lo digo por la extensión del mismo. Me gusta mucho como vas describiendo cada situación y mezclando los distintos tiempos.

jajaja muchas graciaaaas Razz. Me gusta hacer los capis largos cuando se trata de un fic. Bueno, ya he colgado el tercero, espero que te siga gustando! ^^

Maria román@caskett escribió:Todas esa sensaciones que te mencioné siguen aquí, y se hacen más grandes por capítulo.
Me emocionas, Kate no se merece esto...
Espero que nada sea lo que parece, pero te digo que este es un MAGNIFICO, FANTÁSTICO Y MARAVILLOSO fic.
sigue! PLEASE SIGUEEEEE!

En serio, comentarios como estos me hacen llorar Crying or Very sad. Muchas graciaaaaas Big Crying. Ya, cuando lo escribo a veces pienso que me estoy pasando mucho con Beckett, mi pobrecita jajaja. Y bueno, si quieres saberlo, solo puedo decir que... leas Razz jajaja. He colgado el tres, ya me diras que te parece! ^^ Gracias por leer y comentar! :3

AlwaysSerenity escribió:Muy bueno Sara...pobre Kate... Crying or Very sad
CONTINUA PRONTO!

Juuuuu muchas gracias, mi Claaaaau <33. Ya, pobrecita, me estoy pasando tres pueblos con ella jajaja. Ya he subido el tercero, espero que te gusteee! Inlove

Yaye escribió:He leído los dos capítulos seguidos y he de deirte que me encanta, pero he estado todo el tiempo con el corazón encogido, que penita me da Katie. Aunque por otro lado, el hecho de que no haya aparecido su cuerpo nos da algo de esperanza, espero que aparezca algo que les haga reabrir el caso y que lo localicen cuanto antes.

Continúa pronto.

Jooooo muchas gracias! ^^ Ya, estoy siendo un poco mala con Kate en este fic Razz. Pero bueno, el fic acaba de empezar, todavia hay mucho por ver... solo espero que este a la altura de lo que os esperais Very Happy. Bueno, el tercero ya esta colgado, espero que te guste! ^^

suika escribió:Acabo de leer el 2º y siento como me engancho cada vez más a tu fic. Me intriga muchísimo como va a intentar superar esto kate y cuándo tendrá noticias de castle!!
Sigue así! Clap

Ayyyyy muchas gracias! <33 Jo, entonces esta teniendo el efecto que pretendia Razz jajaja. Bueno, eso ya se vera Smile. He colgado el siguiente, espero que te guste! ^^

casckett 2012 escribió:por diosss! sigue ,mientras estaba en clase no podia dejar de pensar en tu fic, porfavor necesito saber que le pasa a kate y si de verdad castle esta muerto.por favor sigue prontito

Madre, me alegro de que te haya enganchado jajaja. Pues solo puedo decir que sigas leyendo y veas lo que va pasando Razz. Muchas gracias por leer y comentar! Very Happy He subido el 3, espero que te gusteee! <3

Delta5 escribió:Bonita historia, me gusta mucho. Sigue.

Muchas graciaaaas! ^^ He subido el 3, a ver que te parece! Very Happy Muchas gracias por leer y comentar <3.

Emily Claire escribió:porfavorrrrrr que castle este vivo... no me gusta ver a kate sufrir tanto, sospeche desde un principio que era 3xk, como lo odio... espero que sigas pronto con el capitulo 3, me encanto este fic. Razz

Jajajaja ya, la verdad es que me estoy pasando un rato con la pobre Razz. Bueno, no puedo deciros nada, solo espero que las continuaciones te sigan gustando ^^. Ya he colgado el capitulo 2, a ver que me dices! :3 Muchas gracias por leer y comentar Inlove.


saratheplatypus
As del póker
As del póker

Mensajes : 346
Fecha de inscripción : 30/10/2012
Edad : 22
Localización : Platypusland

Ver perfil de usuario http://iamaplatypus.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Delta5 el Dom Ene 27, 2013 8:17 am

Pues me parece genial, largo e interesante, me gusta mucho. Clap


Última edición por Delta5 el Dom Ene 27, 2013 8:18 am, editado 1 vez

Delta5
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 10298
Fecha de inscripción : 30/07/2012
Localización : Ciudadano del Mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Cata Castillo el Dom Ene 27, 2013 8:17 am

Genial. La historia está cada vez más interesante. Espero que puedas seguir pronto

Cata Castillo
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 25/09/2010
Localización : Al sur del sur

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por MariaRomn@caskett el Dom Ene 27, 2013 9:03 am

Hay dios, ¿por qué nos haces esto?...
Sigues emocionándome e intrigándome.
SIGUE.

PD: Espero que ya que no tienes que hacer un fic cada día puedas actualizar este más a menudo. Pero sin prisas eh, que las cosas con prisas no saen, jejeje y lo tuyo ha merecido la espera. Ya te digo si la ha merecido. SIGUE.

MariaRomn@caskett
Policia de homicidios
Policia de homicidios

Mensajes : 502
Fecha de inscripción : 08/10/2012
Edad : 18
Localización : Ceuta (España)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por rubiodav el Dom Ene 27, 2013 9:30 am

No te preocupes por la tardanza porque esta genial como los anteriores.
Me encanta como escribes, las descripciones y las emociones de los personajes se pueden sentir como propias a traves de tu narración.
Enhorabuena. Me encanta.

rubiodav
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 240
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por corona93 el Dom Ene 27, 2013 10:08 am

Sigue...pero tienes que juntar a estos dos....no puede ser un final feliz si la pareja caskett no estan juntos.... Crying or Very sad
Pero muy bueno tu fic!!! Happy Clap continua asi...lo haces genial Exclamation

corona93
Ayudante de policia
Ayudante de policia

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 23
Localización : Vallirana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por monsta el Dom Ene 27, 2013 11:26 am

Me a encantado Sara continua por favor Very Happy

monsta
Actor en Broadway
Actor en Broadway

Mensajes : 171
Fecha de inscripción : 24/04/2012
Edad : 24
Localización : madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Beckett_Castle_Alba el Dom Ene 27, 2013 11:49 am

Que interesante se pone la historia, me encanta además la cuentas de tal forma que parece muy real, es como si fuese un guión de la serie.
Me da mucha pena de Kate, lo mal que lo está pasando por todo el caso y más ahora que sabe que está ligado con el de Castle. Pero yo sigo pensando que Castle no murió, que está vivo y por algún motivo no puede dar la cara...
Me encanta esta historia Sara, espero que la puedas seguir pronto Wink

______________________




Castlet: What happens if you don’t like what you see?
Beckett: What happens if you don’t let me look?

Beckett_Castle_Alba
Escritor - Policia
Escritor - Policia

Mensajes : 3909
Fecha de inscripción : 30/05/2012
Edad : 25
Localización : Cádiz (España)

Ver perfil de usuario http://outofthevirginia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: The Dragon (Capítulo 13)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:51 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.